Page 77

Capítulo V. Resultados Econométricos

sombra. La labranza cero/mínima es mucho más frecuente en las parcelas donde los granos básicos constituyen el uso predominante del suelo. Al igual que con la no-quema, pareciera que la labranza cero/mínima es vista como una práctica específica que sirve de alternativa a la labranza normal para la producción de granos básicos, en lugar de simplemente la ausencia de labrar la tierra. Por consiguiente, aunque la labranza no se utiliza en las plantas perennes, la mayoría de las personas encuestadas no informaron que usaban la “labranza cero” en sus cultivos perennes. Incorporación de residuos de cosecha Los hogares cuya estrategia de sustento es principalmente el cultivo del café son menos propensos a incorporar los residuos de cosecha que los productores de granos básicos; lo que no sorprende dado que esta tecnología no se utiliza en la caficultura. La incorporación de residuos de cosecha es menos común en las zonas donde es mayor el déficit de humedad, en la segunda temporada, y en los suelos más fértiles. En las áreas con poca humedad, es probable que los residuos de cosecha sean escasos y se necesiten como pienso (debido a una menor disponibilidad de pastizales por la falta de lluvia) o como fuente de combustible, lo cual limita el interés de los productores por incorporarlos. Donde los suelos son más fértiles, el beneficio en la productividad derivado de incorporar los residuos de cosecha puede ser más reducido. La incorporación de residuos de cosecha es menos común en las familias más grandes y en los hogares con una mayor relación de depen­dencia, y más común en los hogares encabeza­dos por una mujer. No se anticipaba la asocia­ción negativa con el tamaño de la familia, ya que se pensaba que una mayor dotación de mano de obra familiar en los hogares más grandes favorecería las prácticas de manejo de la tierra con un uso más intensivo de la mano de obra como esta. Estos resultados pueden reflejar una mayor demanda por estos recursos y una mayor pobreza entre las familias más grandes: los hogares con más miembros necesitan más combustible para cocinar y para otros fines, y los hogares más pobres podrían tener menos acceso a pienso para sus

animales o a fuentes de combustible, por lo que podrían estar menos interesados en incorporar los residuos de cosecha. Tampoco se esperaba la asociación positiva de una jefatura de hogar femenina con la incorporación de residuos de cosecha, y no estamos seguros de por qué se observó esto. El efecto negativo de la relación de dependencia podría estar reflejando mayores restricciones de mano de obra en los hogares con más dependientes, lo que inhibe la adopción de esta práctica, pero también puede deberse a una mayor pobreza y escasez de pienso y combustible que puede asociarse con la alta dependencia. La incorporación de residuos de cosecha es más probable en zonas con una mayor densidad vial, pero menos probable (débilmente significativa) en lugares con una mayor densidad demográfica. Un mayor acceso a carreteras puede incrementar los rendimientos de la mano de obra invertida en prácticas de manejo del suelo con uso intensivo de la mano de obra, como sería la incorporación de residuos de cosecha, aunque esto es contrario a nuestras observaciones en torno a los efectos del acceso vial sobre la labranza cero/ mínima. La asociación negativa con la densidad demográfica posiblemente refleje una mayor escasez de pienso y de fuentes de combustible en zonas más densamente pobladas. Es más probable que la incorporación de residuos de cosecha la utilicen los hogares que participan en programas de extensión en conservación o en programas de extensión agrícola más generales, pero es menos probable que la utilicen las familias involucradas en programas de capacitación agrícola de más largo plazo. La asociación negativa con la capacitación agrícola pero positiva con la extensión agrícola es similar a nuestras observaciones con respecto a la labranza cero/mínima, e igualmente puede reflejar un mayor énfasis de la capacitación agrícola en las tecnologías ganaderas, y un mayor énfasis de la extensión agrícola en tecnologías de conservación para la producción agrícola. Las familias que toman parte en programas de organizaciones no gubernamentales (ONG) son más propensas a incorporar los residuos de cosecha, mientras que aquellas que pertenecen a organizaciones campesinas o de productores y aquellas afiliadas a un banco o caja rural tienden menos a incorporar los residuos. Mientras que, al parecer, las ONG promueven estas prácticas de conservación, otras organizaciones de productores e instituciones financieras parecen favorecer otros usos de la mano de obra y los recursos familiares.

65

Políticas de desarrollo rural y uso sostenible de la tierra en las zonas de ladera de Honduras  
Políticas de desarrollo rural y uso sostenible de la tierra en las zonas de ladera de Honduras  

Políticas de desarrollo rural y uso sostenible de la tierra en las zonas de ladera de Honduras

Advertisement