Page 72

Políticas de desarrollo rural y uso sostenible de la tierra en las zonas de ladera de Honduras. Un enfoque cuantitativo de los medios de vida.

endogeneidad de la participación en la capacitación agrícola, es decir, que los hogares que participan en dicha formación podrían ser los que ya perciben mayores ingresos. El hecho que estos resultados controlen muchos otros factores determinantes del ingreso familiar, y que son robustos en el modelo IV, lo que aborda la cuestión de la parti­cipación endógena, reduce nuestras inquie­tudes acerca de esta explicación alternativa. Otra explicación puede ser que el resultado sea una anomalía estadística, producto de valores atípicos y errores al estimar el ingreso. Los resultados en el modelo de regresión de medianas, que es más robusto ante estos errores, respaldan esta explicación dado que el coeficiente de capacitación agrícola en dicho modelo es mucho más pequeño y estadísticamente insignificante. Sin embargo, tampoco confiamos plenamente en el modelo de regresión de medianas dado que no es capaz de abordar las probabilidades de muestreo de los hogares en la muestra (de ahí que esta regresión no es representativa de la población de los 19 municipios muestreados para este estudio, sino solo de los hogares de la muestra). Por consiguiente, puede darse un impacto positivo de la capacitación agrícola sobre el ingreso, pero no podemos estar seguros y dudamos de que el efecto sea tan grande como sugieren los coeficientes de regresión en las regresiones MCO e IV. Tampoco encontramos evidencia estadísti­ca robusta de que la participación en progra­mas de las ONG, organizaciones de producto­res o instituciones financieras rurales tenga efectos significativos sobre el ingreso. En el modelo con términos de interacción investiga­mos si la incidencia de la maquinaria/ equipo y de la capacitación agrícola varía entre las distintas estrategias de vida, como para poder valorar si se puede garantizar la focalización de intervenciones específicas en estrategias de vida específicas (Cuadro 5.4). Determinamos que el impacto positivo de la maquinaria y el equipo ocurre sobre todo en los hogares que adoptan estrategias de sustento de producción de café, cultivo de granos básicos/ trabajo agrícola y cultivo de granos básicos/ganadería/ trabajo agrícola, observándose el mayor impacto en los productores de granos básicos/trabajadores agrícolas, seguido por los caficultores y los hogares que elijen la estrategia de granos básicos/ganadería/trabajo agrícola. En el caso de los hogares que buscan empleo fuera de la finca, el equipo agrícola puede generar altos rendimientos al permitirles liberar mano de obra para aprovechar oportunidades más remuneradas fuera de la finca, así como posiblemente contribuir a crear oportunidades de empleo

60

agrícola fuera de su propia finca (si los integrantes del hogar utilizan su propio equipo cuando trabajan para otros). Para los hogares involucrados en la caficultura, la tenencia de equipo como, por ejemplo, un aspersor, probablemente resulte muy importante para la rentabilidad de la empresa. Nuestros resultados sobre los determinantes del valor de la producción de plantas perennes (véase más adelante el Cuadro 5.9), que muestran impactos fuertes de los insumos externos como fertilizantes, plaguicidas y herbicidas sobre el cultivo de plantas perennes, respaldan el argumento de que el equipo para aplicar dichos insumos constituye una inversión rentable en la caficultura. La maquinaria y el equipo parecieran ser mucho menos lucrativos para los hogares que únicamente se dedican a la siembra de granos básicos o a la ganadería. En el modelo con términos de interacción, vemos que la capacitación agrícola tiene una asociación positiva significativa con los ingre­sos para los productores de solo granos básicos (el ingreso per cápita de estos productores es 1.779 lempiras más alto entre quienes recibieron capacitación), aunque el efecto es menor que en el Cuadro 5.3 y solo es débil­mente significativo en términos estadísticos. Encontramos una asociación positiva bastante grande y muy significativa de la capacitación con los ingresos de los ganaderos (+10.447 lempiras con capacitación). Igualmente, es difícil creer que la capacitación pueda tener tanta influencia sobre los ingresos de estos productores, y estos resultados no son robustos en el modelo de regresión de medianas47. Por consiguiente, si los programas de capacitación agrícola tienen efectos positivos, éstos son mayores para los productores ganaderos.

47 En el modelo de regresión de medianas con interacciones, los coeficientes de la capacitación agrícola y de la capacitación interactuada con las estrategias de sustento fueron estadísticamente insignificantes. El único coeficiente estadísticamente significativo en esa regresión fue la interacción de la tenencia de equipo/maquinaria con la estrategia de cultivo de granos básicos/trabajo agrícola, para la cual el coeficiente era positivo y de magnitud similar a lo reportado en el Cuadro 5.3. De ahí que tengamos confianza de que los rendimientos de la inversión en maquinaria y equipo son considerablemente mayores para los hogares en la categoría de granos básicos/trabajo agrícola, pero menos confianza en los otros resultados de interacción. Estos resultados de la regresión pueden solicitarse a los autores.

Políticas de desarrollo rural y uso sostenible de la tierra en las zonas de ladera de Honduras  
Políticas de desarrollo rural y uso sostenible de la tierra en las zonas de ladera de Honduras  

Políticas de desarrollo rural y uso sostenible de la tierra en las zonas de ladera de Honduras

Advertisement