Page 48

IV. Distribución de los activos y estrategias de vida en las zonas de ladera de Honduras

E

n este capítulo se presenta una caracterización de los hogares muestreados según su dotación de activos. Asimismo, exponemos los principales elementos de las estrategias de vida observados en la muestra.

Distribución de activos en los hogares Lo primero que hicimos fue tomar los datos de las encuestas de hogares para generar estadísticas descriptivas que caracterizaran cada categoría de activos. En esta sección utilizamos un sistema de clasificación de los ingresos que coloca a los hogares en una de tres categorías de ingreso, a saber, hogares que no son extremadamente pobres (ingreso per cápita > US$1,00), hogares extremadamente pobres (ingreso entre US$0,50 y US$1,00), y hogares desesperadamente pobres (ingreso per cápita < US$0,50).37 Capital natural El tamaño medio de las propiedades de los hogares encuestados es de aproximadamente 14 manzanas (mz), pero la distribución de la tierra es bastante asimétrica (Cuadro 4.1). Más del 70 por ciento de todas las familias trabaja menos de 10 mz. Si bien la intensidad de la pobreza se asocia al tamaño del terreno propio, la relación no es 37 El Instituto Nacional de Estadística de Honduras (INE) emplea definiciones de pobreza y extrema pobreza basadas en los ingresos (< US$1,50/ día/persona y < US$1,00/día/persona respectivamente). No obstante, dado que solo 17 hogares en la muestra de nuestra encuesta (4,5 por ciento) ganan más de US$1,50/día/persona, introdujimos el término “hogares desesperadamente pobres” para designar a aquellas familias con un ingreso per cápita de menos de US$0,50/día. Este último grupo consta de 291 hogares (o el 76 por ciento del total de la muestra).

36

uniforme ni continua: los índices de pobreza son menores entre los hogares que cultivan de 2 a 5 manzanas que entre los que cultivan de 5 a 20. Incluso la mitad de las familias que siembran más de 20 manzanas son desesperadamente pobres. Por ende, una mayor cantidad de tierra, por sí misma, no es garantía de prosperidad. La seguridad de la tenencia de la tierra entre las familias en las zonas de ladera es limitada; únicamente el 35 por ciento tiene alguna porción de tierra con título legal, pero este porcentaje disminuye con el nivel de pobreza (51, 35 y 32 por ciento de los hogares que no son extremadamente pobres, hogares extremadamente pobres y hogares desesperadamente pobres, respectivamente). Además, los hogares menos pobres suelen tener mejores suelos y viven a menor altitud y en áreas con mayor precipitación (Cuadro 4.1). Capital humano En promedio, las familias están compuestas por poco más de seis personas, y no se observa una relación clara entre el nivel de pobreza y la cantidad de miembros en el hogar. Sin embargo, la relación de dependencia media de los hogares que ganan > US$1,00/persona/día es menos de la mitad que la de los hogares desesperadamente pobres (0,45 en comparación a 1,0). Los niveles de escolaridad son muy bajos: en promedio, los miembros de la familia tienen menos de tres años de educación formal (Cuadro 4.2). En Honduras, aunque la matrícula en las escuelas continúa creciendo, la deserción estudiantil se mantiene bastante alta (Banco Mundial 2000). En vista del limitado progreso educativo que se observa a través del tiempo (los miembros más jóvenes del hogar normalmente tienen un poco más de estudio que sus padres) la base de activos humanos en el interior de Honduras ha permanecido prácticamente estancada de 1993 a 2003 (Banco Mundial 2004a).

Políticas de desarrollo rural y uso sostenible de la tierra en las zonas de ladera de Honduras  
Políticas de desarrollo rural y uso sostenible de la tierra en las zonas de ladera de Honduras  

Políticas de desarrollo rural y uso sostenible de la tierra en las zonas de ladera de Honduras

Advertisement