Page 105

Capítulo VI. Resumen de los Resultados, las conclusiones y las repercusiones de política

mercados, y el acceso a mercados y carreteras aumenta las oportunidades de trabajo fuera de la finca para las familias con una cantidad limitada de tierra que se ven “obligadas” a buscar trabajo fuera de la finca. En consecuencia, la construcción de carreteras puede alentar estrategias de vida que hagan énfasis en el trabajo fuera de la finca, lo que resulta más rentable que el trabajo en la propia finca. Incentivar la planificación familiar. Dado que las altas tasas de dependencia en las regiones donde se realizó el estudio son causa importante de la baja productividad y la pobreza, los programas de planificación familiar que logren disminuir estas relaciones de dependencia podrían ayudar a elevar el ingreso per cápita. Mejorar el acceso a la tierra. Mejorar el acceso a la tierra (no la titulación en sí misma) puede repercutir de manera positiva e indirecta sobre el ingreso de las familias al permitirles adoptar estrategias de vida más remunerativas como la ganadería. Dada la relación inversa que encontramos entre el tamaño de la finca y su productividad, un mejor acceso a la tierra podría también aumentar la producción agrícola total en las laderas al ayudar a los agricultores pequeños más productivos a expandir su producción. Lo anterior se podría lograr mejorando el funcionamiento de los mercados de alquiler de tierras. Además de la evidencia inversa entre tamaño de la finca y la productividad, podría encontrarse justificación para los programas de redistribución de tierras que buscan aumentar la tenencia de los pequeños agricultores con base en consideraciones de sostenibilidad, dado que la adopción de ciertas prácticas de conservación de suelos es más amplia en tierras propias que en las arrendadas. Ampliar la base de activos físicos de los hogares. Promover inversiones en la base de activos físicos domésticos (sobre todo en maquinaria y equipo) mediante programas de ahorro y préstamo, o por otros medios, puede aumentar la rentabilidad de los recursos de mano de obra y tierra, y elevar los ingresos. Dichas inversiones deberían focalizarse principalmente en los productores de cultivos, pero quizás haciendo hincapié en los hogares que tienen un costo de oportunidad de la mano de obra relativamente alto, como los que buscan empleo fuera de la finca o la caficultura. Promover una mayor sostenibilidad de la producción agrícola, tomando en cuenta las condiciones locales. Las medidas que mantengan o mejoren la fertilidad de los suelos

pueden tener un efecto positivo sobre la productividad de los cultivos y el ingreso familiar, tal y como lo indican los fuertes impactos positivos de la fertilidad del suelo y el uso de fertilizantes sobre la productividad agrícola (en especial la de las plantas perennes) y los ingresos. Igualmente, con medidas dirigidas a conservar la humedad de los suelos se podría ayudar a los hogares que se concentran en el cultivo de granos básicos a cambiar a una estrategia de vida más remunerativa. La adopción de prácticas sostenibles de uso del suelo en la producción agrícola se puede estimular a través de programas de capacitación y extensión agrícola orientados a la conservación. Nuestros resultados sugieren que diferentes tecnologías de manejo de la tierra son aptas para diferentes tipos de fincas y condiciones agroecológicas. Por ejemplo, la no-quema es más acatada en zonas que poseen características agroclimáticas favorables y acceso a las carreteras por parte de los agricultores que buscan empleo fuera de la finca y se dedican a la producción de granos básicos, mientras que la labranza cero/mínima la adoptan más los agricultores más pobres que solo producen granos básicos en suelos pesados, en las zonas con menor precipitación pluvial. Los programas de asistencia técnica deben tomar en cuenta estas diferencias respecto de la idoneidad de las prácticas de ordenación del suelo en diferentes contextos. Desarrollar y promover tecnologías de producción que aumenten los rendimientos y los ingresos. Aunque mejorando la sostenibilidad de la producción de cultivos es posible aumentar los rendimientos a largo plazo, en el corto a mediano plazo se necesitan tecnologías de producción que ahorren tierra con el propósito de aumentar la productividad y la rentabilidad de los cultivos anuales, en particular, de los granos básicos. Nuestro estudio sugiere que el uso de fertilizantes orgánicos e inorgánicos y de otros insumos químicos como los plaguicidas, puede ayudar a elevar la productividad. Es evidente que es necesario dar mayor énfasis a los programas de asistencia técnica en insumos que mejoren la productividad, así como a medidas de conservación de más largo plazo, en vista de que se ha determinado que actualmente dichos programas tienen un efecto limitado sobre la productividad. Además de asistencia técnica, se necesitan mejores tecnologías, aptas para las zonas de ladera. En Honduras, la capacidad actual en investigación de tecnología agrícola es sumamente limitada, por lo que el gobierno debe encontrar maneras para diseminar tecnologías agrícolas adecuadas que hayan probado ser

93

Políticas de desarrollo rural y uso sostenible de la tierra en las zonas de ladera de Honduras  
Políticas de desarrollo rural y uso sostenible de la tierra en las zonas de ladera de Honduras  

Políticas de desarrollo rural y uso sostenible de la tierra en las zonas de ladera de Honduras

Advertisement