Issuu on Google+

Sección Economía Periódico De Nuevo El Día

Pérdida la pelea del Salario contra alzas desmedidas Orlando Luna Ochoa El poder adquisitivo de los mexicanos enfrenta entre otros retos, el repunte de la inflación, la escasez de empleos, el encarecimiento de la energía eléctrica, los aumentos mensuales en combustibles, el que la riqueza se encuentra repartida entre algunos, el incremento de los precios en la canasta básica, por lo que cada vez el salario es más incompatible y asume pérdidas ante tales aumentos. De acuerdo con los grupos financieros de más importancia en el país como Banco Nacional de México (Banamex), BBVA Bancomer y Santander, en el mes de septiembre aumentó la inflación general en México en un promedio de 0.54, por lo que la tasa anual se ve elevada a 3.72 por ciento. Según datos de la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas), este es el décimo incremento que sufren los precios de los combustibles automotores en lo que va del año. Como ya se sabe, se pagan por primera vez 10.02 pesos por litro, sumado a este, otro combustible que se encuentra por alcanzar tal costo es el Diesel, que en breve rebasará los 10 pesos y por si fuera poco, el gas LP a partir de septiembre tiene un costo de 9.81 pesos en el DF. ¿Qué es el salario mínimo? El salario mínimo es la parte proporcional, que recibirá un individuo por su labor o trabajo, de acuerdo al periodo en que lo realice, háblese de hora, día o mes. Pero ¿Qué es y que debe incluir la canasta básica de un mexicano promedio sin hacer énfasis en sus percepciones salariales? Según define la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO), la canasta básica son los bienes y servicios indispensables para que los integrantes de una familia compensen sus necesidades básicas de consumo a partir de su ingreso. Parte de una canasta básica son, el agua embotellada, azúcar, tortilla de maíz, expectorantes y descongestivos, bistec de res, café soluble, café tostado, carne molida de res, línea telefónica, cerillos, papel higiénico, detergentes, pasta dental, fríjol, galletas, jabón, harinas de trigo, huevo, gasolina, leche, Cuadernos y carpetas, pan blanco, plumas, lápices y otros.


Si bien el salario aumentó a partir del mes de enero en un 4.85 por ciento (cuatro pesos ochenta y cinco por cada 100 recibidos), de acuerdo con el estudio Impacto del Incremento en Precios en el Poder Adquisitivo del Salario Mínimo, en el Gobierno de Felipe Calderón, realizado en abril de este año por investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), por igual los costos de los productos de la canasta básica, lo que derivó en ese momento, en la pérdida del 42.7 por ciento del poder adquisitivo del salario. Este estudio no incluyó los gastos de transporte, hogar, educativos, por enfermedad, vestido, calzado o diversión. Uno de los gastos más altos, es el traslado de los habitantes ejemplo de ello el Metro bus, con un costo de $4.50 por viaje o el Tren Suburbano, con un costo de 6 pesos (tarifa que aumento .50 centavos en abril) para el recorrido corto y 14 si se realiza uno largo (estación Buenavista a Cuautitlán). Si un poblador suma a su gasto diario el uso del transporte, en promedio gastaría 22 pesos, si consideramos que para llegar a alguno de estos transportes, haga uso de otro como el Microbús, con la tarifa menor que es de 3 pesos o el metro. ¿Qué se puede adquirir con 57.46 pesos?, con esta cantidad y dentro de los gastos del consumidor para subsistir a diario, están productos como la tortilla con un costo de $ 9 kg y de la cual recordemos su aumento desmedido en el presente sexenio con la liberación de su precio, el bolillo en $1 o la telera en $1.40 la pieza, ahora con un aparente pacto con el consumidor, leche $13.50, huevo $16.50 kg, el frijol en 15 kg y las frutas o verduras, de las cuales el aguacate está dentro de los más encarecidos con $44 por kilogramo, el jitomate $22, el limón a $12 kg, el plátano tabasco $14, la manzana nacional en $28 kg, la de importación en $32 kg respectivamente. El costo de la carne, es otro lujo para muchos, la carne para deshebrar cuesta en promedio $20 ¼, entonces podremos imaginar el costo del kilogramo, cuyo costo oscila entre $75 y $80 de acuerdo al corte y sus distintos usos alimenticios. Desglosando el costo de estos y haciendo el balance de lo que consume una persona en un día común con la cantidad de $57. 46 pesos, se obtuvo el siguiente resultado: 1 lt de leche

$13.50

1kg de Tortilla

$9

8 bolillos

$8

1/2 de Huevo

$8

½ kg de frijol

$7.50

Chiles

$3

Transporte

$ 22

Para resaltar lo anterior se compararon productos en una tienda de membrecía, Cotsco, Sam´s Club, que aparte de expender lo básico, poseen beneficios no tan visibles en los supermercados coloquiales, ejemplo de ello el Pressciotto Aumado (jamón de pierna) y Queso tipo Mozzarella


454g $119, Ensalada libanesa Taboule Mediterránea 500g $65, Salmón Atlántico 1.360kg $349, etc., todos ellos con un costo superior a un salario mínimo o al parejo, lo que hace visible la desigualdad social, dejando al descubierto la existencia de dos México: los que tienen para comer y los que dividen al extremo sus pocos ingresos para ello. En una comparación con el salario mínimo del primer mandatario de México, Felipe Calderón Hinojosa, tenemos que es 92.81 veces más alto que el de cualquier trabajador del país, los $160,000 pesos aproximados que gana por mes y los $5333 que gana por día laborable, no son comparables con los $57.46 que corresponden a la zona A, dónde se encuentra el Distrito Federal y que de acuerdo a la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos mediante la resolución publicada en el Diario Oficial de la Federación del 23 de diciembre de 2009 y con vigencia desde el primero de enero de 2010 debe ganar un ciudadano. El presidente de la republica, tiene un salario mensual aproximado de $160,000 pesos, cantidad que si es dividida entre los 30 días que comprenden un mes, equivale a ganar $5333.33 pesos diarios, lo que ridiculiza la cantidad de $57.46 pesos, correspondientes a un trabajador promedio radicado en el Distrito Federal. Nuestro el país está dividido en tres zonas respecto a la percepción de salarios, A, B y C, la Ciudad de México se encuentra en el área A, dónde la percepción económica del trabajador es de 57.46 pesos. Tenemos entonces que el poder adquisitivo de un día de salario del mandatario, equivale incluso al sueldo ofrecido por algunas empresas a un trabajador por un mes de labores. Con este ingreso diario, sus necesidades son otras, no necesariamente del mismo nivel que el promedio de los ciudadanos, pero si, de uno mucho más elevado. Con un salario mínimo de $5333.33, podría acceder a la compra de artículos de lujo, quizás un vino portugués de 40 años de añejamiento por la cantidad de $ 3345.00 o Champagne Cuvée Brut por $ 2950.00 y acompañarlo de Bloc de Foie Gras D'Oie Truffé ( pate de ganso), un jamón serrano español, cuya pieza de 5 kg se cotiza en $0.40 centavos el gramo, todo ello es adquirible como un solo salario mínimo del representante. Por lo anterior, se puede decir, que a cinco meses de distancia parece ser mayor la decadencia del salario,que la fortuna, tal cual como lo predijo el documento del Centro de Análisis Multidisciplinario de la máxima casa de estudios.


PérdidaSalarial