Issuu on Google+

abril 2012

Nº6 Balances parciales Felipe Zapico

Poetas de aca y alla Dolors Alberola Lolo Rovira Ana Patricia Moya Óscar Martín Domingo Faílde Elena Mª Redondo Poeta invitado Felipe Zapico


EDITORIAL

Revista poética. Gatos y Mangurrias. Abril 2012 Textos: © Autores Coordinación: Santiago Tobar Ricardo Bórnez Diseño y maquetación: www.rumorvisual.com Fotografías: Daniel Fernández

GATOS Y MANGURRIAS nace en una noche de vapores poéticos en Punta Umbría, a resultas del encuentro fortuito, propiciado por la intensa lluvia de los componentes de Rumorvisual de Cáceres y algunos de Cultura Indigente de Madrid. Explicar qué quiere ser GATOS Y MANGURRIAS es fácil y difícil. Digamos que pretende ser ese cascarón que guarda la bellota que alimentará a un futuro pata negra, con gatos alrededor que la defenderán panza arriba en este mundillo cibernético. También pretendemos hacernos un hueco con una propuesta sencilla y atractiva donde publicar junto a invitados ya reconocidos, esos futuros pata negra que viven por debajo de su validez, calidad y buen hacer. Popularizar a los que están arriba e intentar subir a los indigentes de la cultura que desean ser escuchados y que muchas veces acaban perdidos en los helicones del trastero llenos de polvo. Nacemos con una impronta, hacer cultura de base huyendo de los falsos elitismos; cultura para el panadero, el camarero, o para el catedrático o el ingeniero, con una duración que vendrá marcada por vosotros, porque aquí lo auténticamente importante es vuestra participación. Ricardo Bórnez, poeta.

Dolors Alberola Lolo Rovira Ana Patricia Moya Óscar Martín Domingo Faílde Elena Mª Redondo Felipe Zapico

Página

03


Dolors Alberola (Sueca, Valencia, 1952) ha publicado, entre otros, los siguientes títulos: Cementerio de nadas (Madrid, 1998), Conversaciones con Uriel (Cádiz, 2001), El monte trémulo (Barcelona, 2003), El libro negro (Madrid, 2006), Arte de perros (Jerez, 2006), El ojo y el tiempo (Madrid, 2007), Del lugar de las piedras (Gijón, 2009) y De piedra y sombra. Antología poética (1982-2006). Traducida al gallego, catalán, portugués, francés, italiano, árabe, serbio, rumano y ruso, su obra, distinguida con numerosos premios, ha sido recogida en diversas antologías: La palabra debida (Sevilla, 2000), Mujeres de carne y verso (Madrid, 2001), Poetisas españolas, antología general (Madrid, 2002) y Trato preferente. Voces esenciales de la poesía actual en español (Madrid, 2010), entre otras. Ha colaborado en la prensa literaria, revistas especializadas y numerosas publicaciones colectivas.

Dolors

Alberola

Página

04

1

2

Y resulta que, a veces, en la mar, se inaugura un silencio de pétalos y cienos. Las criaturas altas que bajaron a su constelación profunda llaman pecios a todo ese derrumbe de cristales. Nada hay más allá del color boquiabierto de sus células. Pero la tarde cae con sus orillas siempre al descubierto y les indica el sitio de la luz. Jóvenes delgadísimos con amarillas máscaras indagan las corrientes y aprenden a cantar. Llega la noche y todo sigue en calma. Hay un opio detrás de cada cosa.

Ella dijo de pronto una palabra. Una palabra abierta que desprendía flores. Una sílaba sola. Luego, no se oyó nada y de sus manos brotaron caudalosas las caricias. Siguió cantando entonces, moviendo sus caderas ondulando sobre el tibio amarillo de las aguas. El sol acarició sus ojos y bramaron los vientos rodeándola. Ella siguió despacio pronunciando. Nadie la oía ya. Era la noche sola con su látigo solo de luz contra las olas. Yo la hubiera llamado Alfonsina.


3 BBaila, aila, baila contra contrtraa la noche y su quimera. con quimera. Se Se envuelv en vuelvee y desenvuelve, desenvuelvee, hila y deshila la desenvuelv envuelve tela que la ahoga. VVaa y viene, viene, ret rretorna etorna orna lujuriosa tela osc uroo para para prender prender de nuevo nuevo en el de lo oscur oscuro oc ultoo. Viene Viene y va va de un paisaje un alfiler ocult oculto. otro lado del azogue az ogue.. Y baila, lado hacia otro azogue. desenvuelv desen vuelvee la danza como como un vítreo vítreo cor ccordel ordel del desenvuelve muerte. muert que la anuda a la muerte.

Página

05


Lolo Rovira es un segoviano bajito y muy peleón. Se define como “un golfo con mala memoria y bohemio de vida cómoda, que no ordenada”. Hace treinta años escribió un soneto y desde entonces se sueña poeta. Destripó Humanidades y Lenguas clásicas en Salamanca donde se enamoró perdidamente del Siglo de Oro, y todavía hoy sigue alimentando su platónico idilio a golpe de “quebedismos, lopeznos y gongoritos”. Antologado en Italia y España en varias ocasiones y autor de la antología “Palabristas en la cuerda floja”. Si veis un poeta vestido de negro con un wisky de malta en la mano, posiblemente se trate de este sujeto…

Lolo Página

06

Rovira

1

2

Soy Nada

Buscándome

Quise serlo todo y no soy nada. Qué digo nada… soy vacío. Quise ser leyenda o cuento de hadas, el rey Sol brillando en el estío. Quise hacer el mundo entero mío y he perdido hasta la mar en que me ahogaba.

Me empeñé en bajarme a los negros abismos para, poco a poco, regresarme. Y no paré en el camino de encontrarme con cientos de yoes y casi miles de nadies.


3 El vendedor He sido vendedor toda la vida; vendí arena al dueño del desierto, vendí años de paz al hombre muerto y al que todo lo tiene… lo que pida. Yo me vendí a todo sin medida convirtiendo mi lado falso en cierto y lo hice al final con tanto acierto que pude dar mi alma por vendida. Hoy quiero rescatar mis realidades donando los valores que conservo: pellejo, huesos, corazón y poesía; sembrar el mundo entero de bondades, matar con dulzor mi triste acerbo y comprar con amor el alma mía.

Página

07


Ana Patricia Moya (Córdoba, 1982). Estudió Relaciones Laborales y es Licenciada en Humanidades. Eterna pluriempleada, artífice de Editorial Origami y culpable de la amenaza digital Groenlandia. Autora de “Bocaditos de Realidad” (poesía, Groenlandia) y “Cuentos de la carne” (narrativa). Sus poemas y relatos aparecen en diferentes publicaciones (plaquetes, revistas, fanzines, panfletos), digitales e impresas, de España e Hispanoamérica, así como en antologías, páginas Web y blogs. Sus poemas han sido traducidos a seis idiomas. Alguna que otra mención ha obtenido por sus despropósitos lírico-narrativos. Amenaza con publicar este año sus mierdas escondidas del cajón. Huraña, ermitaña, misántropa: un personaje entrañable.

1 Mi iglesia (en el nombre del padre, de la madre y del plato que tengo en la mesa)

Ana Patricia Página

08

Moya

Padre mío, que trabajas horas y horas para que no nos falte de nada, santificado seas, hombre enfermo de amor, señor del reino de los humildes, haz tuya la voluntad con esas manos víctimas de sabañones, quemaduras y cortes, perdona a Dios por ser tan blasfemo y a los desgraciados que no merecen ni unas miserables migajas de compasión, no me dejes sola en este agrietado camino, cercado con alambres de espinos, y libérame de la "poesía" de profetas impostores, amén.

2 Animales domésticos Solo los “poetas” y los perros ladran: alborotan mucho pero son incapaces de morder.


3 Manzana azul De nuevo, pluriempleada, atesorando con avaricia mis sueldos en la cartilla; de nuevo, sin tu calor necesario para estas interminables noches invernales; de nuevo, la preocupación por el mundo que enseña la televisión: más paro, más corrupción, más muerte; de nuevo, los roces incómodos con historias sin sentido… De nuevo, me tientan las cajas de pastillas del fondo del frigorífico, las de la felicidad química y artificial, las que me prohíbo por respeto a mí misma. Página

09


Óscar Martín Centeno es Licenciado en Historia y Ciencias de la Música. 2006 “Premio Internacional Florentino Pérez-Embid” de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras por “Espejos enfrentados”, editorial Rialp, colección Adonais. 2007 “Premio Nacional Nicolás del Hierro” por “Las cántigas del diablo”. 2007 “Premio Internacional Paul Beckett” por “Sucio tango del alma”, Fundación Valparaíso. 2010 “Premio Internacional Antonio Gala” por “Circe”, editorial Alhulia. Otras publicaciones: Manual de creación literaria en la era de Internet (2009) y Animación a la lectura mediante las nuevas tecnologías (2010). Ha publicado en numerosas antologías y revistas literarias. Sus poemas han sido traducidos al inglés, al alemán, al francés y al griego. Coordina el Centro de Estudios de la Poesía de la U.P. José Hierro de San Sebastián de los Reyes, así como el ciclo Poesía en la Esfera del Ayuntamiento de Alcobendas. Ha realizado recitales poéticos donde la música en directo y el uso de las nuevas tecnologías audiovisuales acompañan la lectura de los versos.

1 Génesis

Óscar Página

10

Martín

Yo tenía ocho años. Y un día hablé con Dios y le pedí una mente distinta; dije: Dios, no puedo soportar mis pensamientos, ni las noches de oscuro endecasílabo que azotan sus metáforas a través de mis párpados. Señor buen Dios, le dije, tenemos que hacer algo, negociar una tregua, un armisticio, ya no aguanto este insomnio. Concédeme, buen Dios, una mente distinta, una luz donde bailen las neuronas agitando sus tibias cabelleras,  con lujuriosa magia.

Concédeme  una voz grave  y mil canciones tristes. Y Dios, cansado y deprimido de tanto soportar la misma historia, apartó la mirada, supongo que pensando en el libre albedrío -y sus complicaciones-. Y así fue que empecé a dirigirme al diablo.


2 Cuando enciendas los párpados Nos quitamos el cobre y las hermosas armas que ni Homero describe con justicia, y observamos el mundo recién amanecido. Las viejas carreteras brillaban inasibles;  lo que antes fue un sendero que parecía ahogarnos ahora era la pista de despegue donde soñaba el aire. Ni los más optimistas de nosotros imaginaron esto. Lo nuestro era alcanzar una bella derrota, el premio leve de una simple sonrisa por haberlo intentado. Y sin embargo hoy estamos juntos, brindando enloquecidos. A lo lejos alguien grita mi nombre, y yo conjuro la vida que he llevado, Cierra los ojos. Deja que corra el llanto. los sufrimientos y alegrías, Sonríe hasta que sientas que te aúlla la cara. el dolor y la angustia; y  Y deja que desciendan por tu cuerpo con la mano en las brasas, te aseguro los mil besos del mar. Cuando enciendas los párpados  que mereció la pena. el universo entero será un baile de espumas. Página

11


Domingo F. Faílde (Linares, Jaén, 1948) Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Granada. Profesor de Literatura. Fundador de revistas y otras publicaciones, es autor de una veintena de títulos, entre los que destacan Materia de amor (1979), Cinco cantos a Himilce (1982), Patente de corso (1986), De lo incierto y sus brasas (1989), Náufrago de la lluvia (1995), Manual de afligidos (1995), La noche calcinada (1996), La Cueva del Lobo (1996), Elogio de las tinieblas (1999), Conjunto vacío (1999), Testamento de Náufrago. Antología poética, 1979-2000 (2002), El resplandor sombrío (2005), Las sábanas del mar (2005), La sombra del celindo (2006), Región de los hielos perpetuos (2008) y Retrato de heterónimo (2008). Su obra ha sido recogida en diversas antologías y traducida a varios idiomas.

1 El filo No hace falta morir para sentir el filo de la muerte en el cuerpo, una navaja que penetra sin ira, lentamente, buscando los caminos más oscuros, veredas imprevistas, que conducen adonde el corazón desgrana sus incógnitas.

Domingo

Faílde

Página

12

Asusta su hoja helada, su cruel alevosía y, no obstante, buscamos en una cita a ciegas su opaco resplandor, el brillo de su acero, la insistencia rotunda de su ataque.

Luego, cuando se enciende la luz y percibimos la herida en el costado, la sangre recorriendo la dimensión del pánico, alcanzamos la cima de lo exacto, la certeza absoluta de que, tarde o temprano, la fría cuchillada encontrará el objeto de su avance mortal.


2

3

Noches de verano

Sala de espera

Las noches, largas noches de verano en el sur, cuando las calles van languideciendo y queda un poso tibio de silencio en el aire: así fueron acaso en años tan remotos que no dejaron huella, sino indicios, palabras y recuerdos ajenos de luces mortecinas apagándose, ventanas y balcones de par en par, persianas recogidas y aquella calma espesa que todo lo impregnaba de vapor. En el cielo, la luna enorme y roja, con su cara de tango, alentaba el subsuelo de los grillos y todo el pueblo era un holocausto de insomnio y madrugadas con olor a jazmín. Mi memoria de niño dormía a pierna suelta. Por eso me sorprende recordarlas sin haberlas vivido.

Al espigón azul de la mañana van llegando los náufragos. Dirás que la marea los sacó de las aguas y fue depositando sus cuerpos en la piedra de este muro, al abrigo de los golpes de mar y esos otros, tan fuertes, que suele dar la vida; sin embargo, sus llagas están frescas y oscuras cicatrices cruzan su piel o acaban en los bares de sucias callejuelas, donde el mundo es tan sólo una línea lejana de edificios en la que brilla el sol. Dirás lo que tú quieras, siempre encuentran coartada la palabra y el crimen: contar la misma historia, hacer literatura.

Página

13


Elena Mª Redondo estudió Ciencias Ambientales. Obtuvo el primer premio de poesía de las Casas Regionales de Alcobendas. Ha participado en diferentes recitales: Teatro Pablo Iglesias de Alcobendas, Adolfo Marsillach de S.S. de los Reyes, varios Centros Culturales, Los Diablos Azules y en el Café Libertad, 8.

Elena Mª Redondo

Página

14

1

2

El tacto retenido

La ambigüedad del otro lado

El que no espera, nunca hallará lo inesperado, pero nadie puede retener el agua sostenido en el aire ni tocar con los pies descalzos el aroma que cruje. Solo cabe la música en la última bocanada, cuando el tacto ha dejado de ser la primera pregunta.

Se sumerge en la roca como si la distancia cubriera los cuerpos, con destino y sin rumbo. Cuando se ha dominado el arte de la pérdida todo se desvanece descalzo; con niebla en el aliento los ojos acallan las texturas. Somos tiempo, memoria y lejanía que muerde con desgana cuando la soledad se sienta a nuestro lado, y solo queda la ubicuidad de estar en ningún sitio, y arder, con llama indiferente como el pabilo blanco, a oscuras por la casa. Cuando rompe.


3 Cuestión de tiempo Inesperadamente como el que se tira al vacío incompleto de desatar la lluvia y vuelca el aire en un cuenco de cristal que no tiene remedio. Y si morir a veces, es solo un PASAtiempo, un CRUCIgrama inerte a los pies del preámBULO, un paso ciego al borde de la luz, y luego todo un silencio por delante. Vivir, a veces, es lo mismo un pasaTIEMPO o viceVERSA, y por delante la muerte.

Página

15


Felipe Zapico Alonso, mamífero de la camada de 1960. Mamífero y muy mamífero. Mamífero leonés si eso importa. Escribe desde pequeño (que lo fue) a escondidas. Por ahí se puede encontrar casi todo lo que escribe, lo que ve, lo que canta y lo que fotografía. Vive en la carretera, duerme en la redes sociales y tiene un blog, ya que no tiene hijos. http://narcisoelvalvulista.blogspot.com/

1 Poema antes de la tormenta El afilador toca el chiflo y las nubes se van amontonando. Dos gotas han caído en mi muñeca izquierda. El sol se resiste y el afilador espera que le lleve dos cuchillos y unas tijeras. Y que le deje tu lengua, toda la noche hasta mañana para que ya no duela.

Felipe

Zapico

Página

16

Para Manolo Ferreras en el día de su cumpleaños.

2 Poema con chiflo a lo lejos. Vuelve el afilador, su chiflo hoy es en medio de la tormenta, otra tormenta, otra ciudad. Y me despojo de mi alma, o lo que sea y se la entrego pero él me dice que no puede hacer nada que espere a que pase el hojalatero que tal vez me la pueda remachar.


3 454 han preguntado a 453 mujeres sobre sus fingimientos sus mentiras sus jadeos de metrónomo sus éxtasis pensando en la quinta planta de el corte inglés pero a mí solo me importan los fingimientos de la 454 de mi 454 pero por favor, no me digas la verdad o miénteme o mejor aún olvida la pregunta olvídate

y no recuerdes por qué a partir de hoy te voy a llamar 454. Página

17


¿Quieres recibir la revista en tu e-mail? Mándanos un correo a: gatosymangurrias@rumorvisual.com Revista poética de difusión digital. Periocidad bimestral.

Puedes visualizar todos los números en: http://www.rumorvisual.com/gatosymangurrias.html Agradecimientos: A los poetas que han colaborado en este sexto número y han apostado por la difusión digital. A Ricardo y Santiago por la coordinación tan entusiasta. A Felipe Zapico por su disponibilidad absoluta. A Daniel por cedernos el material fotográfico. Y a Rumorvisual por darle forma.


www.rumorvisual.com

CULTURA INDIGENTE


Nº 6 Gatos y Mangurrias. Abril 2012