Page 14

12 • José Cercas

El gran vuelco que el sevillano Gustavo Adolfo Bécquer dio a la poesía lleva sutilmente de la mano alguno de estos versos, otros parecen navegar bajo la protección amable y sonriente de nuestro gran maestro Pablo Neruda, pero en ningún caso deja de ser la voz de José Cercas la que maneja el barco del poema; lo de ellos son alas, alas sobre la piedra de los días, alas sobre la piedra de las olas, alas sobre el acento o sobre el silabeo de la imaginación más propia del poeta, alas que no desvirtúan jamás su propio y exactísimo decir, su voz ya personal, su entonación mistérica, pues mistéricas son las imágenes altas que nos dejan con más luz en los ojos y detenida ya toda carrera en busca de lo hermoso. Leer a Pepe Cercas es un gran patrimonio. Cuando se nos concede el grato placer de inaugurar un libro, neonato y nonato, nos acercamos siempre con la duda en el silente pálpito de la voz, nos preguntamos siempre que nos deparará el archivo, tememos que no sea la medida precisa en el preciso momento en que partimos. Se superó, fue más allá de toda mi cautela, me invadió la sorpresa al ir adelantando por el texto y ver cómo mi mente, mi total contextura, saltaba verso a verso, cada vez más abierto mi tacto hacia la luz. Realmente, me quedo absorta ante la imagen; hay momentos de envidia sanísima y respeto, momentos en que una se siente zahorí de metáforas y, cada vez que encuentra la poesía líquida de ese maravilloso hallazgo, quisiera beber todo, ahogarse en lo dicho, devolver para sí las perfectas hechuras de su voz. Leer a Pepe Cercas es deglutir el mundo, para pasar al rato a ese

Dana o la luz detenida  

Colección Me Pirra, poesía. José Cercas.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you