Page 1

RAFAEL RUIZ DAVILA e IGNACIO TENORIO ZAPATA

Prologo de ANTONIO SANTOS


1898:

Otro mundo es posible LaRAÑA de Sevilla presenta... #2 1898: Otro mundo es posible Idea original y guión Rafael Ruiz Dávila Dibujo, tinta y rotulación Ignacio Tenorio Zapata Portada Ignacio Tenorio Zapata (ilustración) Rafael Ruiz Dávila (rotulación) Edita LaRAÑA de Sevilla ISSN 2172-2153 Sevilla, diciembre 2010 LaRAÑA de Sevilla y LaRAÑA de Sevilla presenta..., son creación y propiedad de Rafael Ruiz Dávila / Elisa Seoane Domínguez © 2010 Más información: http://laranadesevilla.eshost.es laranadesevilla@gmail.com


NO ES PAÍS PARA SOÑADORES Por Antonio Santos La obra que se me pide prologue padece la emasculación de un formato concreto: el de las bases de un concurso para aparecer en un periódico. El lector en seguida apreciará que los eslabones que faltan son los que darán aún mayor riqueza a la fábula. En última instancia, los autores, RAFAEL RUIZ DÁVILA, al guión, e IGNACIO TENORIO ZAPATA, dibujante, han preferido mostrarnos el tuétano a renunciar a participar, y si bien el resultado en absoluto desencanta, un poco de aderezo, esos eslabones mutilados, se agradecerían. Bueno, Fali, como es conocido por sus amigos, promete que, ya que esta parábola ha sido rechazada, acogerá la idea en su propia iniciativa electrónica de promoción y la ampliarán. Así, la obra que estáis a punto de leer crecerá considerablemente, se diversificará y tomará incluso senderos y vericuetos que ni ellos mismos imaginan ahora. Sé de qué hablo. OTRO MUNDO ES POSIBLE es un título profético. Si bien la leyenda se ajusta a la trama del relato, que describe una insólita ucronía distópica donde el Imperio Español tiene un original protagonismo, equivalente (pero más incisivo) al de PAVANA, este serial es también alegoría que pide ofertar una propuesta diferente a un ambiente tebeístico patrio dominado por la morcilla costumbrista y soez, la caricatura barata política, o un conglomerado hasta confuso de sexo y propaganda empotrado con violencia para que cumpla con la subvención estatal. Las grandes historias, las epopeyas épicas, han sido arrinconadas, marginadas, despreciadas, por ser íntegras y honestas consigo mismas y servir lealmente a sus fines, indiferentes a la política. Tienen el pelaje de lo yanqui, de lo lúdico-y-comercial, y por lo tanto, la letra escarlata del repudio nacional. Estamos ante la disyuntiva de hacer nulidades estilístico-ideológicas, o nada. En teoría, en un ambiente de creación libre, la equidad debería imperar; tanto una historia como la otra poseerían la oportunidad de germinar, crecer, sobrevivir o perecer, pero eso es, ahora, pedir que otro mundo sea posible. Este país no quiere héroes. Ha repudiado los suyos, mal mirándolos. Evita recordarlos. Y de eso va Otro mundo es posible: de héroes (una heroína, en verdad). Los autores han cometido el grave pecado de mirar a la lejanía, soñar con la forma fantástica que adoptan los montes allá lejos, túmulos quizás de dioses antaño vencidos, preguntándose si en los bosques que los festonean hay dríades, elfos y otros asombrosos seres fabulosos. Ingenuamente, en un ambiente de ‘creación libre’, apostaron por lo grande, derrotándolos el viejo y feo chiste político o el vicioso de nariz ganchuda que husmea bajo las faldas de una rubia bobalicona, o algo así. Una cosa ramplona, pequeña, criterios miopes de jurados que parecen proclives a una opción lingüística más que a valorar la calidad de una potente historia, los ha tumbado. Otro mundo es posible rinde homenaje a grandes clásicos de la literatura y el cómic que no les costará al lector reconocer pese a hallarlos en las oscuras mazmorras de un mundo insípido, donde reside un taumaturgo digno de historieta de MOEBIUS, con el poder de transformar la realidad volviéndola benevolente. Valor grande es el dibujo de Ignacio Tenorio, con ese sesgo a DAVID V DE VENDETTA LLOYD, pero, también, a esos viejos seriales-tiras dominicales de héroes ímprobos/íntegros del ayer, y atrapa y cautiva, jugando con las sombras y los espacios blancos para realzar la historia. No nos defraudéis, muchachos: ampliadla. Lo merece, en serio.

3


4


5


6


7


8


NOTAS Y CURIOSIDADES Ante todo, gracias, amigo lector, si has llegado al final pues, de ser así, ello significará que al menos hemos podido entretenerte durante cinco páginas. Y con eso nos damos por satisfechos. 1898: Otro mundo es posible nació como idea para un certamen de tiras de prensa, de ahí su particular formato. Se inspira en las tiras gráficas seriadas del siglo pasado como Rip Kirby o Modesty Blaise, en lugar de buscar la carcajada en cada tira por separado. Así, nuestra historia busca una linealidad, de principio a fin. Y creemos haberla conseguido. Como te habrás dado cuenta, es una narración que se desarrolla en nuestro mundo (la primera viñeta muestra el skyline del Madrid del s.XIX) aunque algo más cambiado ya que algo cambió en el pasado, algo que trastocó la historia tal y como la conocemos desde ese punto. A eso lo llamamos ucronía. Aquí, ese instante decisivo fue la derrota inglesa por parte de la Armada Invencible del Imperio Español, lo que implica hegemonía del catolicismo, un desarrollo distinto de la tecnología (que aquí se evidencia en las muestras de steampunk) y unas islas británicas ocupadas y gobernadas por la Corona Española. Entre otros detalles, podemos reconocer en la Resistencia a los famosos literatos de la Generación del 98 Ramón María del Valle-Inclán, Antonio Machado o el modernista y maestro de los noventayochistas Rubén Darío (en honor a este último, el barco en el que zarpa Ana Verónica lleva por nombre, a modo de homenaje, Azul), reunidos en el Café de Fornos, uno de sus lugares favoritos de reunión de algunos de ellos, que aquí está decorado con obras de arte de todos los tiempos. El personaje protagónico, una mujer en un mundo bastante machista, tiene el nombre de Ana Verónica, una de las obras de defensa de las mujeres escrito por el otro protagonista de la historia: H.G. Wells (que no pertenece a este universo paralelo, sino al nuestro). En efecto, el escritor de ciencia ficción es un visionario en varios campos, no en vano el manuscrito que puede “modificar” esta línea temporal no es otro que La Máquina del Tiempo (y A story of the days to come, que muestra Machado). Sin más detalles que contar, por eso de dejar algo a descubrir por el lector, tanto al dibujante como a mí, nos gustaría, si esta historia ha sido de tu agrado, esperamos poder continuarla, ampliarla, hacerla crecer y pover volver a sentir el orgullo de que la leas. Con eso, nos damos por satisfechos. Rafael Ruiz Dávila Guionista y editor


© 2010

LaRAÑA presenta... 2  

Segundo monográfico de LaRAÑA presenta... '1898: Otro mundo es posible' es un ucrónico relato de ciencia ficción escrito por Rafael Ruiz Dá...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you