Page 1

1

Aテ前 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011


Visita, revisa, comenta. www.rufian-revista.blogspot.com

AÑO 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011

Escríbenos, participa. rufian.revista@gmail.com

2

Dirección General: Daniela Acosta Grupo Editorial: Paula Arrieta Camila Bralic Guillermo Jiménez Paz Irarrázabal Alejandra Salgado Cynthia Shuffer Constanza Villa Corrección: Camila Bralic Portada y gráfica: Cynthia Shuffer Diseño y diagramación: Chilenitox


Circuitos cerrados: miradas urgentes sobre políticas culturales

Índice 6 Editorial Momentos políticos, voces cruzadas. 9 Muerte, pasión y vida de la cultura en Chile. Francisca Rivera Robles 15 Cómo matar al intermediario. Hernán Casciari 23 Un gestor cultural: un haceypiensatodo. Lys Gainza Peñagaricano 29 Las industrias creativas: otra ilusión mercantil. Marilina Winik

43 Entrevista a Darío Sztajnszrajber. “La gestión cultural es una mediación más que necesaria sin la cual la cultura solamente se mediría en términos productivistas”. Daniela Acosta 49 El Delgado espesor cultural chileno: a merced de las películas “tanque”. Pablo Andrada Sola 55 Música para camaleones. María Isabel Molina V. 59 Tensión y trama: Breves apuntes sobre cultura y espectáculo. Eduardo Peñafiel Lancellotti 63 ¿Economía de la cultura o cultura de la economía? Felipe Ramos

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

37 Cultura: Derechos y deberes ciudadanos. Daniela Acosta

3


4 Aテ前 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011


5

Aテ前 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011


Editorial Rufián

Abrir el circuito de la cultura: de la acumulación a la distribución Las aparentes aperturas institucionales avaladas por una combinación conveniente de democracia y mercado, instauraron un discurso que parecía urgente, y que nos invitaba a socializar las distintas plataformas culturales; al AÑO 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011

fin, a “generar cultura para todos”.

6

Entonces el problema se vuelve conocido. ¿Cómo es posible pensar siquiera un programa que garantice el acceso amplio a cuestiones tan esenciales para el desarrollo de subjetividades? O, ¿qué es la cultura?, si esta es un derecho, ¿a qué tenemos derecho y cuáles son nuestras responsabilidades cuando hablamos de cultura? La cultura, tal y como nos proponemos discutirla en esta entrega de Rufián Revista, no es el producto de una clase social sino el conjunto de procesos donde se elabora, como bien dice García Canclini, la significación de las estructuras sociales, se la reproduce y transforma mediante operaciones simbólicas. Así, la cultura es ante todo una acción política imprescindible para el desarrollo de cuestiones tan fundamentales como la defensa de los derechos de las personas, la memoria histórica, el pensamiento y la construcción de sociedad.


Precisamente por esta razón, el peligro inminente de quedar a la deriva en un mercado dominante, convierte a la cultura en una poderosa arma de formación de élite y de aumento de las brechas sociales. De ahí la lucha por quién detenta la cultura y quién simplemente “consume” la cultura de los otros. El desarrollo de las relaciones entre cultura, Estado y sociedad nos ha entrampado en una defensa gremial de los actores culturales, ya sean estos creadores, productores, gestores o autoridades varias. Pero si al mismo tiempo se están produciendo en el mundo millones de descargas de libros, música, películas; si en cada movimiento social, y cada ciudadano que sale a la calle, se resignifica un lenguaje político y simbólico entero; y si en cada necesidad humana se busca la interacción con otros, entonces, ¿dónde está realmente teniendo lugar la discusión acerca de la generación de cultura, y lo que es más importante, su distribución? En este contexto, el gestor cultural aparece como una pieza misteriosa del entramado cultural. Y, por consiguiente, también surgen las interrogantes respecto a su formación, a sus deberes y atribuciones, a su ingerencia en el desarrollo de políticas culturales y su deber ser dentro de un terreno no menos problemático: la cultura. Como parece pasar siempre, las formas de asociación y colaboración, una idea comunitaria de la producción, la eliminación de intermediarios y el necesario empoderamiento ciudadano, reclaman la urgente revisión del paradigma de la

Este, nuestro afán.

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

acumulación de la cultura y el conocimiento.

7

Referencia: García Canclini, Nestor. “Políticas culturales y crisis de desarrollo: un balance latinoamericano”. Políticas Culturales en América Latina. México: Editorial Grijalbo, 1990.


8

3

Aテ前 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011


Diecisiete años de oscuridad y mutilación de políticas culturales se hacen sentir en un país. Las escasas manifestaciones en torno a las artes, realizadas en su gran mayoría desde la clandestinidad, no constituían un verdadero desarrollo cultural. Si se trataba de sobrevivencia, en diversos ámbitos, el “rubro” de la producción cultural claramente era el más postergado e intencionalmente aniquilado por el gobierno de Pinochet. Teníamos necesidades tan básicas como la salud, la educación o la propia vida. *Francisca Rivera Robles

* Comunicadora Audiovisual del Instituto Profesional de Arte y Comunicación, ARCOS. Gestora Cultural mención Artes Visuales, Post-título Universidad de Chile, 1997. Se ha desempeñado como productora de cine y televisión cultural, corresponsal para medios extranjeros, gestora de exposiciones y proyectos culturales para Fundación Telefónica y actualmente es encargada de comunicaciones y coordinadora general del Festival Iberoamericano de Novela Policíaca, Santiago Negro, en el Centro Cultural de España en Santiago.

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

Muerte, pasión y vida de la cultura en Chile

9


No

quiero

plantear

verdades

rotundas,

ni

actores, pintores y escritores, para finalmente

afirmaciones categóricas, aunque tiendo a pensar

transformar la cultura en una forma de resistencia

que algunas verdades lo son, así, sin más, por el

que se gestaba para combatir el atropello a los

solo hecho de observarlas, vivirlas y padecerlas

derechos humanos y, de una manera o de otra,

hasta la enfermedad. Los que transitamos por el

levantar la voz para ser escuchados a pesar del

mundo de la cultura, subidos en el primer tren o en

bloqueo geográfico-cordillerano y la opresión del

el rápido europeo, estamos contagiados, unos más

régimen.

otros menos, por el mismo mal. El virus se llama gestión cultural y es una epidemia que no existía

Diecisiete años de oscuridad y mutilación de políticas

hace poco más de veinte años. Como buen virus ha

culturales se hacen sentir en un país. Las escasas

ido mutando con el paso del tiempo y es posible

manifestaciones en torno a las artes, realizadas

encontrar diversas cepas, es decir algunas con un

en su gran mayoría desde la clandestinidad, no

grado de especificidad notable y otras bastante

constituían un verdadero desarrollo cultural. Si se

básicas y hasta primitivas.

trataba de sobrevivencia, en diversos ámbitos, el “rubro” de la producción cultural claramente era el

En el caso de Chile, la incipiente cepa coincide con

más postergado e intencionalmente aniquilado por

el naciente desarrollo del ámbito artístico-cultural. Y

el gobierno de Pinochet. Teníamos necesidades tan

es que los años de dictadura de Pinochet arrancaron

básicas como la salud, la educación o la propia vida.

de cuajo la creación artística, sepultaron y quemaron la producción fílmica, mataron y exiliaron a músicos,

En este marco, para muchos es difícil imaginar que los vilipendiados fondos concursables, nacidos bajo el alero del “triunfo” de la democracia, se

AÑO 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011

transformarían en la única y verdadera salvación

10

Era necesario, si no urgente, profesionalizar la gestión de quienes intentaban sacudir el apagón cultural tras diecisiete años de dictadura militar. Y no era fácil, ni para los artistas, ni para el nuevo Estado democrático que implementó su política para la cultura en el desarrollo de diversos fondos concursables, siguiendo un modelo de economía mixta basada en la obtención de recursos públicos y privados.

de los artistas en Chile. Por fin existían recursos para teatro, artes visuales, literatura, música, danza y cine. Ese fue el momento en que el virus se hizo presente. Existían los recursos, existían los fondos, pero había que elaborar un proyecto, postular, administrar, coordinar, y difundir la actividad cultural. Era necesario, si no urgente, profesionalizar la gestión de quienes intentaban sacudir el apagón cultural tras diecisiete años de dictadura militar. Y no era fácil, ni para los artistas, ni para el nuevo Estado democrático que implementó su política para la cultura en el desarrollo de diversos fondos concursables, siguiendo un modelo de economía mixta basada en la obtención de recursos públicos y privados. En este plan el gran acierto fue la creación de la Ley de Donaciones Culturales, que beneficiaba a las empresas privadas reduciendo


su pago de impuestos en un 50%, de acuerdo al

industrias culturales dependen, hoy en día, del

monto invertido en un determinado proyecto. La

modelo paternalista de un Estado que les dice qué

trampa: el proyecto debe ser sin fines de lucro, y lo

pueden y qué no pueden hacer. Esto ha marcado

que parecía una utopía cumplida (cultura de acceso

en profundidad la ruta de la gestión cultural en

gratuito para todos) a la larga se ha transformado

Chile, llevándola de la mano, conduciéndola pero

en un camino sin retorno, la nueva generación de

de manera zigzagueante, sin metas a largo plazo,

recursos para sustentar el proyecto era una fantasía

sin continuidad y sin dejar que “aprenda a caminar

y peor aún su continuidad en el tiempo. La Ley de

sola”. Que quede claro: no digo que la forma de

Donaciones Culturales, conocida popularmente

hacer cultura en Chile deba ser dinamitada, por

como Ley Valdés en honor a su gestor, el fallecido

el contrario, es ineludible ampliar el modelo,

senador Gabriel Valdés, lleva algunos años siendo

transformarlo, reconstruirlo para que se puedan

revisada para poder modificar esta condición y

generar verdaderas industrias creativas en el

permitir el cobro de dinero (entradas, publicaciones,

entendido de una producción artística de calidad

exhibiciones, etcétera).

que cubra todas las etapas del proyecto, de manera autónoma y sostenible en el tiempo.

desde mediados de los 90 hasta hoy, en la política

Y como dicen en pueblo chico infierno grande, el

de los fondos concursables. Es decir, las incipientes

reducido grupo de quienes hacían cultura en el

La política cultural del Estado se convirtió entonces, desde mediados de los 90 hasta hoy, en la política de los fondos concursables. Es decir, las incipientes industrias culturales dependen, hoy en día, del modelo paternalista de un Estado que les dice qué pueden y qué no pueden hacer. Esto ha marcado en profundidad la ruta de la gestión cultural en Chile, llevándola de la mano, conduciéndola pero de manera zigzagueante, sin metas a largo plazo, sin continuidad y sin dejar que “aprenda a caminar sola”.

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

La política cultural del Estado se convirtió entonces,

11


país logró reunirse y aunar criterios en un histórico encuentro sobre gestión y políticas culturales, realizado en el Congreso Nacional el año 1997. Nacía el virus de la gestión cultural en Chile con nombre y apellido a solo un año de impartirse su primer Post-Grado en la Universidad de Chile. El resultado fue, como pocas veces en estas reuniones, muy concreto: se requería una institucionalidad para darle a la cultura la dimensión, peso, y soporte necesarios para su desarrollo a nivel de Estado. No era simple, de común acuerdo no podría estar constituida como un ministerio por la burocracia que aquello implicaba y tampoco bajo el alero del Ministerio de Educación, en la División Cultura, siendo apenas un departamento de una entidad y no la entidad en sí misma. Entonces, se define la creación del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes. Un organismo con rango ministerial pero “liberado” del excesivo trámite de un ministerio. Un organismo administrado mayoritariamente por los propios creadores (cosa que a poco andar se puso en tela de juicio por los escasos dotes que tienen en estas materias) que albergaría los fondos AÑO 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011

concursables, alianzas con entidades afines en Chile

12

y el extranjero y, por supuesto, todas las áreas de la concepción artística desde distintos departamentos. El proceso que vino a continuación para materializar el CNCA fue lento y tardó un par de gobiernos democráticos más en poder llevarse a cabo. Y se hizo. Lo más importante es que este enorme paso para el desarrollo de la cultura de Chile fue dado con los dos pies puestos en la tierra: un pie pertenecía a la sociedad civil, impecablemente organizada y metódica en el proceso, y otro al Estado. Frente a este escenario surgido del anhelo post-dictadura para reconstruir lo devastado por los militares y crear en nuevos tiempos de libertad, me pregunto si no será conveniente y hasta inexcusable el rol que le compete a la comunidad en tanto es tan

El gobierno de Ricardo Lagos se hizo cargo de crear una comisión asesora presidencial de infraestructura cultural, para hacer un catastro a nivel nacional de teatros, cines, centros culturales, salas de exhibición e institutos, disponibles (...). El resultado de este titánico trabajo fue concluido durante la presidencia de Michelle Bachelet, pero ni el primero, ni la segunda, pensaron en cómo abastecer dicha infraestructura.


responsable como el Estado de los cimientos que

cerraron con más de 6.000 proyectos presentados.

garanticen la construcción y resguardo de su propio

Ya no venimos a prender la luz y ver qué pasó tras el

mestizaje cultural.

desastre; la luz está encendida y la casa en pie. Ahora el Estado-papá debe soltar la mano de la sociedad

En esta historia y de manera paralela, la

civil-creadora-gestora y reestructurar sus políticas

infraestructura

tema

en materia cultural, incrementar el presupuesto

fundamental. La familia cultura debía tener dónde

para proyectar la continuidad de la producción

habitar sus exposiciones, espectáculos, obras de

artística y ocupar los boliches vacíos con la gran

teatro, recitales. La bota de los militares también

cantidad de enfermos que pululan expandiendo el

pisoteó los lugares de encuentro socio-cultural.

virus de la gestión cultural. Ya no hay excusas. Llegó

Y aunque los chilenos tuvieron no una sino varias

el momento de abrir el congreso a los portadores de

formas de contrarrestar el espacio ausente, había

la enfermedad, debatir, proponer y concretar. Como

llegado el momento de generar, abrir y re-descubrir

en aquel octubre de 1997, cuando solo éramos 60

esos espacios. El gobierno de Ricardo Lagos se hizo

“enfermitos” los que con más vida que enfermedad

cargo de crear una comisión asesora presidencial

creímos que era posible sanarse.

también

ha

sido

un

de infraestructura cultural, para hacer un catastro a nivel nacional de teatros, cines, centros culturales, salas de exhibición e institutos, disponibles para ser utilizados, para ser mejorados y para ser construidos en aquellos lugares que era imprescindible hacerlo. El resultado de este titánico trabajo fue concluido durante la presidencia de Michelle Bachelet, pero ni el primero, ni la segunda, pensaron en cómo casos existen valientes quijotes (unos profesionales, otros no, pero ese es otro tema) listos para la batalla en solitario, pero carentes de recursos básicos para hacer funcionar los “boliches”. La situación forma parte de la contingencia que día a día viven diversos municipios de la capital, zonas periféricas y regiones. Un pendiente a resolver con urgencia que no alza la voz, mientras se desperdician recursos del Estado en mantener estos espacios vacíos y se incrementa el desempleo de los gestores culturales. Y ahora, dando la despedida al 2011, podemos decir que en materia cultural tenemos muchísimo por hacer. Pero hemos avanzado en 20 años lo que tardamos más de cien en construir. Las postulaciones para los Fondos Concursables de este año se

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

abastecer dicha infraestructura. Peor aún, en algunos

13


14 Aテ前 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011


Cómo matar al intermediario La idea era hacer una revista imposible. Hacer desde el patio de mi casa, en un pueblo de Cataluña, sin oficina, y con un staff integrado solamente con gente de mi familia y por mis amigos de la infancia, una revista que se iba a llamar Orsai, como mi blog. * Hernán Casciari (Trascripción de la charla dictada el 1/11/2011 en TEDxRíodelaPlata 2011, Centro Costa Salguero, Buenos Aires, Argentina). Ustedes van a notar en mi voz, en el preciso

cinco presidentes en una semana y caos social. Y una

momento que me se pase el susto, que tengo un

cosa todavía peor, más o menos en la misma fecha,

acento un poco raro porque hace 10 ó 12 años que

y es que Racing salió campeón. Yo soy de Racing,

vivo en España.

y es horrible ver por primera vez a tu equipo salir

Me fui a Paris hace 11 años, por 15 días, a recibir un

caso particular lejos de mi padre, con el que siempre

premio literario y ahí conocí a una catalana y me

pensábamos que íbamos a ver ese acontecimiento,

quedé a vivir con ella. En Argentina tenía trabajo,

si ocurriera, juntos.

tenía una casa y no tenía ninguna intención de cambiarme de tierra. Mientras tanto en España no

Esas dos circunstancias, la crisis económica de

tenía nada, no tenía ni casa, ni trabajo, ni siquiera

Argentina y el hecho de que tu equipo salga

tenía papeles para conseguir casa y trabajo. Para

campeón, ocurrieron a la vez y me enseñaron algo

peor, a los 8 ó 9 meses que yo estaba viviendo

que yo no tenía la menor idea que podía pasar, y

de prestado en España, solamente porque estaba

tiene que ver con que el dolor y la fiesta, la tragedia

enamorado, pasaron en Argentina dos cosas

y el triunfo, son lo mismo cuando estás en otra

horribles: primero vino la crisis del 2001: cuatro,

parte. No poder estar llorando con los tuyos cuando

* Hernán Casciari dirige la Editorial Orsai (www.editorialorsai.com) y es el escritor virtual más leído en habla hispana. Ganador del 1º Premio de Novela en la Bienal de Arte de Buenos Aires (1991) y el premio Juan Rulfo (París, 1998). Ha publicado las novelas ‘El pibe que arruinaba las fotos’ y ‘Más respeto que soy tu madre’, y los libros de relatos ‘España, decí alpiste’ y ‘El nuevo paraíso de los tontos’. Sus libros han sido traducidos a varios idiomas. En octubre de 2011 publicó, con su propia editorial, su último libro de relatos: ‘Charlas con mi hemisferio derecho’.

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

campeón y estar lejos. Lejos de tu tierra, pero en mi

15


pasa algo horrible, no poder estar festejando con

escribiera columnas en sus periódicos, parecidas a

tu gente cuando pasa algo maravilloso, te pone

esas cosas que yo escribía en Internet.

inmediatamente fuera de juego. Yo ahí -y esto lo sé ahora, no lo sabía entonces- en Como yo estaba en España solo y estaba triste, se

ese punto, me parece que cometí un error bastante

me ocurrió abrir un blog y me puse a escribir. A ese

grave: me fui a trabajar con la industria. Suspendí

blog le puse de nombre Orsai, que quiere decir en

la comunicación directa con mis lectores y me

jerga futbolística, justamente, que uno está “fuera

dejé poner intermediarios: un representante, una

de juego”, que no estás habilitado para jugar. Yo en

editorial, un administrador, un editor de contenidos,

esa época no conocía Internet más que para mandar

un gestor. Toda esa gente se fue poniendo en fila india

correos electrónicos y para chatear cada tanto con

entre mis lectores y yo. Las editoriales, además, me

mis amigos de Mercedes. Por eso lo que ocurrió

pidieron para la publicación de mi primer libro que

con ese blog fue para mí una sorpresa tremenda.

yo quitara todos los textos gratuitos de Internet para

Imagino que en esa época a todos les pasó lo mismo.

que ellos pudieran venderlos. Ahí la cosa se puso un poquito tensa porque yo les dije inmediatamente

Empecé a escribir cuentitos en ese blog, a veces

que eso no lo podía hacer, porque esos textos yo los

con mi voz propia, a veces disfrazado de personajes

habías regalado. No podía ir casa por casa de cada

(un ama de casa, un vidente, una princesa) y de a

lector diciéndole si por favor me devolvían el regalo

poco se fue acercando gente, gente de países raros,

porque ahora se me había ocurrido con gente de

de Honduras, de Nicaragua, también de acá, de

cuello y corbata vendérselo. Pero lo peor fue, con

España, y Orsai se fue convirtiendo en una especie

el paso de los libros y del tiempo, la sensación

de comunidad involuntaria de lectores. Yo no hacía

permanente de que las editoriales me robaban.

AÑO 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011

absolutamente nada para reunirlos. Quiero decir

16

que no ponía carteles en mi blog diciendo “pasen

Una anécdota que cuento siempre y que parece

por acá, póngase cómodos, generen comunidad”.

paradigmática es que una vez me liquidaron unos

Yo lo único que hacía era escribir cuentitos. También

800 o 900 ejemplares durante un año entero en

escuchaba los comentarios que dejaban los lectores

Argentina, de un librito de bolsillo. Y yo sabía,

de esos cuentos y, casi todo el tiempo, conversaba

porque soy muy amigo del librero de Mercedes, de

con esos lectores.

una de las tres librerías de Mercedes, que en una de esas librerías se habían vendido 750. Es decir, en

Cuando esa comunidad se hizo todavía más grande,

toda Argentina 800, en una librería de un pueblito

por culpa del boca a boca, y sobre todo cuando se

de la Provincia de Buenos Aires, 750.

hizo más fervorosa, las empresas tradicionales de la comunicación y de la cultura empezaron a escuchar

Y no solamente era esa sensación de robo a

ese barullo de voces que había: “mira, hay un tipo

mano armada, de la imposibilidad de ver ventas

que escribe y la gente está ahí”. Y empezó a sonar

e impresión, sino que también empecé a recibir

el teléfono de casa. Me empezaron a ofrecer que

muchísimos mails de lectores del blog diciendo

trabajara con ellos. Las editoriales me ofrecían hacer

que mis libros no estaban en sus países. Y es que la

libros con las historias que yo escribía gratuitamente

industria solamente distribuye libros en castellano

en Internet y la prensa me invitaba para que yo

en los países donde es negocio: Argentina, España,


Para peor, a los 8 ó 9 meses que yo estaba viviendo de prestado en España, solamente porque estaba enamorado, pasaron en Argentina dos cosas horribles: primero vino la crisis del 2001: cuatro, cinco presidentes en una semana y caos social. Y una cosa todavía peor, más o menos en la misma fecha, y es que Racing salió campeón. México. Pero si un salvadoreño o un peruano quiere

Mientras hacía esto volví a comunicarme, después

mi libro, se tiene que joder, no lo va a conseguir

de un año entero de estar en silencio, con la gente

nunca.

de mi blog. Y les conté que se me había ocurrido

Con la prensa me estaba pasando más o menos lo

divertida, sobre todo riesgosa, pero por otro lado

mismo: me pedían columnas de 400 palabras, pero

tenía un objetivo secreto que era demostrar, y

si entraba media página de publicidad en ese sector

demostrarme también a mí, que la famosa crisis de la

el editor me llamaba para decirme que eran 200

industria de la que tanto se habla no es económica,

palabras. Cuando viene la crisis económica europea

sino que más bien es moral. Es una crisis codiciosa.

y las empresas dejaron de hacer publicidad en los periódicos yo dije “podré volver a las 400 palabras”,

La idea era hacer una revista imposible. Hacer desde

pero no, le sacaron un pliego al diario y yo me quedé

el patio de mi casa, en un pueblo de Cataluña, sin

con 150.

oficina, y con un staff integrado solamente con gente de mi familia y por mis amigos de la infancia,

El año pasado cuando empezaron a arreciar

una revista que se iba a llamar Orsai, como mi blog.

estas cuestiones, yo me hastié un tanto de todo y

Una noche con Chiri que es mi amigo del alma,

renuncié públicamente a las editoriales Mondadori

redactamos una especie de decálogo, una suerte

de Italia, Plaza y Janés de España, Sudamericana

de promesa a los lectores. Esto ocurrió exactamente

de Argentina y Grijalbo de México. Y renuncié

hace un año. Prometimos que la revista no tendría

también públicamente a los periódicos La Nación

publicidad, ni un centímetro de publicidad, ni

de Argentina y El País de España. En 1 400 palabras

subsidios privados ni estatales. Prometimos que

libres, en el blog, los mandé a cagar.

tendría la mejor calidad gráfica del mercado en

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

una idea. Una idea que por un lado podía ser muy

17


cualquiera de los países donde se distribuyera. Que

Yo ahí -y esto lo sé ahora, no lo sabía entonces- en ese punto, me parece que cometí un error bastante grave: me fui a trabajar con la industria. Suspendí la comunicación directa con mis lectores y me dejé poner intermediarios: un representante, una editorial, un administrador, un editor de contenidos, un gestor.

prescindiría de todos los intermediarios posibles. Que tendría una versión en papel y otra versión dinámica para iPad, para iPhone, para Blackberry y además un PDF gratuito, diez días después, para que la revista se leyera independientemente del costo. Prometimos que escribirían y dibujarían únicamente personas que Chiri y yo admirásemos muchísimo. Que sería trimestral y tendría más de 200 páginas por edición. Que en cada país costaría lo mismo que quince periódicos del sábado en esa región. Dijimos en el punto 8 que la plata la íbamos a poner nosotros y que la íbamos a hacer aunque no se vendiera. En el punto 9 decíamos que si salvábamos la inversión íbamos a ser felices. En el punto 10, que si no salvábamos la inversión, nos chupaba un huevo. En ese momento ocurrió una cosa increíble entre la comunidad que se había generado en el blog, algo

AÑO 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011

que no teníamos previsto: Los lectores de Orsai se

18

encargaron de difundir la idea, de contarle a sus amigos que había unos cuarentones en un pueblito escondido en la montaña, que querían hacer una revista de literatura, popular, de crónica narrativa, con textos larguísimos, justo en medio de la crisis del papel. Antes incluso de contarles de qué se iba a tratar esa revista, los lectores la empezaron a comprar en masa. La gente se volcó con una fe que yo no había visto en mucho tiempo en un producto cultural. La compraron 10 mil personas. Repito: sin saber los contenidos, en pre-venta, antes de salir. Y era una revista cara, sale 16 euros en Europa y 12 dólares en Latinoamérica. La compraron de todas partes, incluidos salvadoreños, costarricenses, peruanos,


latinoamericanos viviendo en Tailandia, en Japón.

Sobre todo, en vez del 8 o el 10%, el autor recibía, está recibiendo, el 50% del precio de venta al público, el

Los lectores de cada región decidieron distribuirlas

50%. Y más que eso: el autor tiene la posibilidad,

ellos mismos. La revista -decidimos- no se vendía

con contraseña, de entrar a una página donde ve

de a una, sino en paquetes de 10, para que puedas

la venta on line directa de cada lector, y tiene un

colocar las nueve restantes con lectores de tu zona.

correo electrónico de ese lector, para agradecerle o para decirle yo sé que vos me estás comprando y

De este modo, matábamos también al intermediario

me estás pagando a mí.

de la distribución, que es una mafia: la distribución se queda con el 50% del precio de venta de cada

Fuimos notando, a medida que avanzábamos, que

publicación que nosotros compramos. El autor, el 8;

Orsai dejaba de ser un blog, o una revista, o incluso

el Corte Inglés, Carrefour, el 50.

dejaba de ser una editorial y se convertía en un proyecto de los lectores.

El uno de enero de este año salió a la calle el primer número de Orsai y así lo hicimos, cada tres meses,

Hace dos meses se nos ocurrió la posibilidad de

hasta llegar al objetivo de los cuatro números

abrir un bar en Buenos Aires, un lugar de encuentro

anuales. El número cuatro acaba de salir a la venta

entre la gente que lee la revista. Le pusimos Orsai.

hace una semana.

Una tarde, yo le conté a los lectores del blog si tenían ganas de que hubiera un bar y también les

Cada revista pesa más o menos un kilo y a la vista es imponente: no tiene publicidad. Escribieron, en

pregunté si alguien quería sumarse al proyecto bar como inversor. En 24 horas recibimos 204 correos

Entre ellos, Juan Villoro, Abelardo Castillo, Nick Hornby, Agustín Fernández Mallo. La ilustraron el Negro Crist, Horacio Altuna, Miguel Rep, Alberto Montt, entre muchísimas firmas. A todos, les pagamos en euros. En medio de todo ese fervor, descubrimos que el sueño era únicamente posible conversando con los lectores. Y entonces, a mediados de este año, cuando estábamos en el número dos y empezando a hacer el tres, decidimos, de una forma también bastante arriesgada, convertirnos en editorial. La idea fue agarrar un contrato estándar de mis antiguas editoriales y poner todo lo contrario. La idea era no cagar al autor, no asfixiarlo. Los derechos, siempre para ellos. Si te querías ir al día siguiente, “buenas noches, andate, todo bien”.

Y no solamente era esa sensación de robo a mano armada, de la imposibilidad de ver ventas e impresión, sino que también empecé a recibir muchísimos mails de lectores del blog diciendo que mis libros no estaban en sus países. Y es que la industria solamente distribuye libros en castellano en los países donde es negocio: Argentina, España, México. Pero si un salvadoreño o un peruano quiere mi libro, se tiene que joder, no lo va a conseguir nunca.

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

estos cuatro números, más de 100 autores invitados.

19


electrónicos, con gente que quería poner 1.000 dólares, o 10.000, un loco quería poner 80 mil.

Las decisiones culturales empiezan de a poco a estar en nuestras manos. Ya no le hacemos caso a altavoces únicos que nos dicen lo que hay que hacer.

También hubo gente que sin capital se ofreció para pintar el bar cuando empezáramos a armarlo, que se ofrecían para ayudarnos con la habilitación, porque trabajaban en algún ministerio, etcétera, o que se postulaban, una vez el bar abierto, para exponer sus cuadros o para tocar con sus bandas de música. Esto ocurrió a principios de agosto de este año. El bar Orsai abrió el jueves pasado, en el corazón de San Telmo, Humberto Primo 471, cerveza 2 x 1 antes de las 22. Y en la inauguración hubo tanta gente que tuvimos que hacer cuatro presentaciones: jueves, viernes, sábado, y el domingo pasado. En marzo intentaremos abrir otro bar en Barcelona con el mismo sistema: la inversión de los lectores. Y el objetivo para el próximo año, además de seguir haciendo revistas, esta vez bimestrales, y además de hacer muchos más libros, será el de abrir un tercer bar en Centroamérica para armar una especie

AÑO 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011

de triángulo iberoamericano de la cultura o de los

20

borrachos que leen, o algo. Hace una semana estuvimos a punto de que dos toneladas y media de nuestros libros y revistas se quedaran retenidas en el puerto de Buenos Aires, por un malentendido con la Secretaría de Comercio. Los lectores de Orsai de todo el mundo hicieron -fue un jueves maravilloso- explotar twitter con una frase que decía ‘liberen Orsai’ y eso fue tremendo, porque a las 12 horas el gobierno argentino escuchó ese reclamo, respondió por twitter el jefe de Gabinete de Gobierno, diciendo que se iba a encargar personalmente del asunto y al día siguiente las revistas estaban liberadas. Yo creo que eso -es la última anécdota que voy a contar- quiere decir algo. Estoy seguro que es


el principio de algo. Las decisiones culturales empiezan de a poco a estar en nuestras manos. Ya no le hacemos caso a altavoces únicos que nos dicen lo que hay que hacer. Somos nosotros los que comunicamos. Somos 400 millones de personas las que hablamos en español. Cada uno de nosotros, cada región, tiene una jerga distinta, que nos hace únicos, pero que también nos enriquece. Nos entendemos. Internet llegó hace un tiempo para unirnos, para decirnos que se pueden hacer cosas juntos y sobre todo en la cultura, que es la base fundamental de la complejidad de la mente. Hace casi diez años abrí un blog porque me sentía solo en un país extraño, me sentía fuera de juego, necesitaba comunicarme con los míos, y por eso le puse Orsai. Hoy estoy seguro que la industria de la cultura somos los lectores y los autores y nadie más. Y que la otra industria, la que le teme a los cambios, la que intenta hacernos creer que Internet es un lastre, la que rasguña y la que daña, se está muriendo. Y la vamos a ver morir. La cultura tiene que ser libre y tiene que ser gratuita. Yo convoco a los autores y editores a que cada vez que vendan un libro lo pongan en PDF gratis el mismo día que sale a la venta en góndolas, porque van a vender más. Estuvimos años dependiendo de una industria codiciosa, comprando lo que ellos querían que comprásemos, y de repente, y cada vez más, están quedando en Orsai.

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

Hoy estoy seguro que la industria de la cultura somos los lectores y los autores y nadie más. Y que la otra industria, la que le teme a los cambios, la que intenta hacernos creer que Internet es un lastre, la que rasguña y la que daña, se está muriendo. Y la vamos a ver morir.

21


22 Aテ前 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011


Un gestor cultural: un haceypiensatodo ¿Por qué considerar al universo de los trabajadores de la cultura del sector privado o público, todos bajo el ala de “gestores culturales”? ¿Por qué no determinar sus competencias y nombrarlos profesionalmente de maneras distintas? ¿Por qué no pensar en distintos actores culturales para la gestión cultural, de un proyecto o de la puesta en marcha de una política pública? * Lys Gainza Peñagaricano Gestor cultural vs “hacetodo”

idea, debe fundamentarlo, debe ser realizable y

Un gestor cultural, como actor cultural, como

proyecto, quizás deba generar un equipo de trabajo

productor, técnico, también como un agente

con otros recursos humanos, luego venderlo para

cultural que genera redes, un asesor o consultor en

obtener fondos que pondrán en funcionamiento el

proyectos culturales, un coordinador de la gestión

proyecto, para que finalmente trabaje en el mismo

cultural, o en un rubro artístico particular: un

de forma productiva, lo comunique y lo administre.

manager, un agente literario, un representante, un artista.

Es cierto que muchas veces se trabaja con una plataforma de gestión cultural, pero ¿cada miembro

Son varias las denominaciones que se le da o que

del equipo se llamará profesionalmente gestor

se le ha dado al hoy llamado gestor cultural. Pero,

cultural? Por ejemplo, la producción audiovisual

¿todas ellas determinan un mismo perfil de persona,

distingue recursos humanos como eslabones

de gestor?

diferenciados: un productor ejecutivo, un jefe de producción, un locacionista, un asistente de

El gestor puede crear o pensar el formato de

producción. Todos ellos tienen roles definidos.

equis proyecto creativo, armar el esqueleto de esa

* Licenciada en Ciencias de la Comunicación; Postgrado en Gestión y Políticas de la Cultura y la Comunicación (a término); Cursos de especialización en cine y audiovisual. Facilitadora del Conglomerado Editorial del Uruguay. Asistente Técnica de Industrias Creativas - Dir. Nac. de Cultura - Ministerio de Educación y Cultura del Uruguay. Fundadora del Centro Cultural Café La Diaria - Montevideo, Uruguay. Música. Realizadora audiovisual.

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

sustentable, debe presupuestar, debe escribir el

23


A priori las características del futuro gestor parecen

formando creadores críticos, individuos generosos,

ser muy amplias y deberá cumplir funciones por

cuestionadores, con visión objetiva de desarrollar

demás abarcativas. Quizás se deba enmarcar

diversos proyectos aplicables, necesarios para

mejor su rol, describir sus tareas para vislumbrar

brindar a la población lo que es un derecho humano:

que podrían ser repartidas en distintas personas,

Cultura.

cada una con diferente funcionalidad, y esto nos demostraría que los perfiles de estas personas se

Se puede decir que el estudiante se irá perfilando

diversificarían y -en definitiva- tendrían expectativas

con las capacidades de un investigador.

diferentes de formación académica. En Cultura, se debe mantener la amplitud, no ¿Por qué considerar al universo de los trabajadores

hay que monopolizar el enfoque de la realidad,

de la cultura del sector privado o público, todos

porque si no, se está enmarcando al arte, y por

bajo el ala de “gestores culturales”? ¿Por qué

extensión también a la cultura. La heterogeneidad

no determinar sus competencias y nombrarlos

es fundamento básico de la cultura. Hay que poder

profesionalmente de maneras distintas? ¿Por qué

brindar un abanico de posibilidades a la sociedad.

no pensar en distintos actores culturales para la

Desde la diversidad se construyen culturas mixtas o

gestión cultural, de un proyecto o de la puesta en

mestizas. Esto es la cultura iberoamericana.

marcha de una política pública? Emir Sader (filósofo y politólogo brasileño que Por lo tanto, ¿por qué no cuestionarnos la formación

inicia el Foro Social Mundial de Porto Alegre) dice

en Gestión Cultural?

refiriéndose al vínculo entre economía y cultura: “La Cultura es expresión de cuestionamientos

La institución educativa perspicaz

de sentido, de sentimientos del alma, de formas

AÑO 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011

poéticas de expresar emociones.”; y respecto a la

24

La educación del gestor debe generar conocimiento,

relación entre cultura y política: “[…] más compleja

mantenerse al margen de las pequeñas diferencias

aún […] la política es la esfera del poder, en el doble

del mercado, de la política y debe proponer

sentido gramsciano: consenso y fuerza. Su nivel

que la persona esté inmersa en la sociedad. Y es

de consenso implica expresiones discursivas que

fundamental que haya intercambio y discusión

buscan argumentar y convencer. El arte también

entre colegas y también con personas de diferentes

puede prestarse a esto. Pero no es fácil asociar

disciplinas.

argumentación política con trazos estéticos. Indudablemente, de la misma manera que la cultura

La cátedra debe brindar las herramientas para que se capacite con una mentalidad crítica, y también con un ojo crítico. La

pretensión

está condicionada por la economía, también lo está por la política, las relaciones de poder, el tipo de fuerza dominante, los enfrentamientos políticos,

es

generar

conocimiento

interactuando en sociedad y particularmente

y por las formas de constitución del campo popular.”(1)

(1) Revista Nuestra Cultura, Argentina, Año 3, edición 13, Setiembre - Octubre 2011. Esta publicación es dedicada al IV Congreso Iberoamericano de Cultura en Mar del Plata, Setiembre 2011. Entrevista a Emir Sader “Economía y Cultura. Creación de valor y desarrollo”.


Por ello la necesidad de una formación que

creadores, las comunidades y colectivos, o sea,

cuestione, que pueda tener una visión crítica, que

sobre el desarrollo humano y cultural. Esto también

pueda desmembrar qué intereses hay y, por lo

delinea la necesidad de fortalecer y empoderar a la

tanto, que también pueda ver en la génesis de un

población y sus gestores de la cultura en la noción

proyecto qué fortalezas tiene tal o cual creación

del derecho cultural como derecho humano.

artística o simplemente un proyecto cultural. En este reciente congreso se presentó que los Para resumir, retomo una idea de Carlos Musso,

proyectos culturales contribuyen con la mejora

artista uruguayo con trayectoria en pintura, dibujo,

de la calidad de vida de sus participantes, al

artes escénicas, diseño industrial y docencia: “el

generar espacios donde se hacen visibles los temas

artista investigador actualizado”(2).

culturales emergentes, señalando las migraciones, la cultura de frontera, los jóvenes y los procesos de

Esta descripción es por demás interesante, ya

paz, entre otros.

que se trata de un artista docente que hace una

Patricio Rivas (sociólogo chileno y especialista en

recomendación a sus colegas, considera que hoy

legislación de políticas culturales) hace énfasis

en día el artista debe reinventarse, expandirse, estar

en la necesidad de promover las capacidades

aggiornado y estar necesariamente inmerso en la

creativas, de formar gestores culturales locales y

sociedad; pero también es una proposición para las

desarrollar destrezas de investigación y evaluación

instituciones educativas de Bellas Artes, de la alta

que permitan identificar, implementar, transformar

cultura, de la cultura popular, y aplicable para la

y multiplicar las políticas y los programas culturales.

formación en Gestión Cultural. A priori parece bastante evidente que nuestros El debate actual: IV Congreso Iberoamericano de

países latinoamericanos tienen mucho por hacer

Cultura (Septiembre 2011) (3)

en materia de cultura. Hay mucho por pensar, cuestionarse y poner en acción. Necesariamente, el

Los tres primeros Congresos tuvieron sus ejes en las

eslabón que engrana esto es la gestión cultural.

industrias culturales. El IV Congreso trata y reflexiona sobre las personas, los gestores, los artistas, los

Si hacemos un esquema de las necesidades que

(2) Revista La Pupila, Uruguay, Año 4, edición 17, Abril 2011. Entrevista a Carlos Musso “Acerca del arte y su contexto: <No nos podemos asombrar…>” (página 14 a 21). (3) Revista Nuestra Cultura, Argentina, Año 3, edición 13, Setiembre - Octubre 2011. Esta edición es dedicada al IV Congreso Iberoamericano de Cultura en Mar del Plata, Setiembre 2011.

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

La pretensión es generar conocimiento interactuando en sociedad y particularmente formando creadores críticos, individuos generosos, cuestionadores, con visión objetiva de desarrollar diversos proyectos aplicables, necesarios para brindar a la población lo que es un derecho humano: Cultura.

25


Por ello la necesidad de una formación que cuestione, que pueda tener una visión crítica, que pueda desmembrar qué intereses hay y, por lo tanto, que también pueda ver en la génesis de un proyecto qué fortalezas tiene tal o cual creación artística o simplemente un proyecto cultural.

de visualizar en el universo ápices faltantes y que serían útiles para construir o mejorar la sociedad, y por lo tanto fomentar la cultura en un sentido amplio: todo lo que ha sido y es desarrollado por el humano. Algunos emprendimientos culturales han tenido su génesis desde la agudeza del punto de vista intelectual. Una idea puede ser presentada por una persona que será la piedra angular de una iniciativa cultural que por ejemplo vincule aspectos interdisciplinarios para el desarrollo humano y la mejora de la calidad

nos acometen, y en cada vértice de un cuadrado

de vida.

estuviera: sociedad, política, arte y cultura, en el centro donde confluyen estos ejes, unidos también

Una persona no proveniente de las áreas de la

horizontalmente, está la gestión cultural que crea la

cultura o de las artes puede ver una carencia, juzgarla

red. La gestión de la cultura es el plano tangencial

necesaria, evaluarla realizable y con chances de

de nuestros objetivos de mayor o menor pretensión.

sustentabilidad; pero si además se complementa

AÑO 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011

con formación en gestión cultural y conocimientos

26

Sobre esto estamos hablando hoy, este es nuestro

sobre las artes y sus prácticas, este recurso humano

debate actual. ¿Pero tan solo un perfil abarca el

es mayormente calificado, y quizás se vuelva cada

“hacetodo” y además el “piensatodo”?

vez más indispensable para pensar un proyecto cultural. Parece ser muy necesario considerar este actor como

Gestor cultural vs “piensatodo”

parte de la gestión cultural. Y no necesariamente sería un gestor-productor-”todolohace”, por lo que

Quizás debamos ahondar en la diferencia propuesta

a priori no tiene por qué recibir la misma formación.

al principio cuando describíamos al gestor “hacetodo”, con un nuevo perfil: el “piensatodo”.

Pensar la formación académica en gestión cultural

Se intuyen ciertos delineamientos o características de una persona que quiere capacitarse en gestión

Los sudamericanos que venimos de la gestión

cultural, pero que tiene otras necesidades y quizás

cultural, casi todos fuimos aprendiendo de forma

aptitudes mayormente vinculadas al pensamiento,

intuitiva con la práctica. Esto se nos ha dado

o al ejercicio del cuestionamiento.

de diversas maneras: las oportunidades que se abren casualmente, la garra personal para

Esta persona puede venir de diversas esferas o prácticas profesionales teniendo la particularidad

autoconvencerse y convencer a los demás que “esto va a funcionar”, una necesidad expresiva de


un/a artista; y el aprendizaje más tangible, además

“El todólogo no es bien visto por los otros

del ensayo y el error, es sin duda el compartir

intelectuales” dice el académico argentino Carlos

experiencias con colegas que transitan el mismo

Altamirano en su ensayo: “Las competencias

camino, con el mismo interés.

intelectuales

se

han

hecho

también

más

especializadas y hoy difícilmente alguien pueda Cuando tuvimos que elegir una carrera universitaria,

tomar la palabra y producir la credibilidad que le

no existía esta especialización, ni dentro de una

permita hablar de todo. La idea del intelectual total

facultad, ni como materia dentro de una cátedra.

no tiene el crédito que tenía”(4).

Algunos pensamos en estudiar Arquitectura (para poder estudiar Historia del Arte), Ciencias de la

Esto es a considerar. Me ha resonado en algunos

Comunicación (que visibiliza la cultura), o bien por

círculos de la cultura (y prejuzgo que en el campo de

aproximación, elegir una asignatura de las Bellas

las ciencias también) que existe cierto desprestigio

Artes o de la alta cultura.

del gestor cultural. Y pienso que esto es por lo que dice Altamirano. Una cosa es tener cultura general,

Sin duda se gana mucho tiempo si estudiamos

otra cosa es ser un “todólogo”.

reflexionar sobre el perfil de los estudiantes:

En definitiva, la formación en Gestión Cultural

su heterogeneidad recoge distintas vertientes.

podría ser encarada primero con una introducción

Además, veamos que esta carrera terciaria es

para dar a entender las venas y ramificaciones de la

considerada por individuos que se encuentran

Cultura, y una descripción de Gestión a nivel global;

sensibilizados en cultura, pero hay quienes están

y una segunda etapa, especializar a las personas de

más alejados que pueden contar con la intuición de

diferentes perfiles que se sientan estimuladas por

la gestión, y quizás logren acercarse tímidamente a

algunas aplicaciones de la cultura, bajo nombres

esta carrera, pero tal vez nunca lo hagan. Y, pienso

profesionales que las especifiquen.

que es de interés de la cultura, en su naturaleza interdisciplinaria, que estas personas se acerquen a

Por ejemplo, el gestor cultural y/o artista como

la Gestión Cultural.

productor; el agente cultural como pensador o intelectual; el administrador cultural como

Así que, con el pasar del tiempo veremos un círculo

facilitador en políticas públicas, cooperación

humano cada vez más ampliado y enriquecido, pero

internacional y gestión de fondos; el comunicador

habrá que poder brindar herramientas de la Gestión

como mediador cultural.

Cultural más específicas para no caer en la vaguedad de cúmulo de experiencias (sin desmerecerlas); si

Y así, sucesivamente, seguir nombrando o rubrando

además afinamos el lápiz, podemos tener mayores

eslabones según el perfil y las tareas a realizar

resultados en la capacitación, lo que significa una

dentro de la Gestión Cultural.

mejora para la sociedad, brindando cultura como derecho humano.

(4) Ensayo dentro de“Historia de los intelectuales en América Latina”- 2do. tomo, del intelectual argentino Carlos Altamirano.

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

directamente Gestión Cultural, pero, hay que

27


28 Aテ前 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011


Las industrias creativas: otra ilusión mercantil En este artículo nos interesa pensar por qué los productores culturales independientes y críticos deberían hacer uso consciente de las herramientas libres que posibilita la cultura copyleft en su recorrido en relación directa con las Industrias Creativas. Tomaremos como ejemplo la Feria del Libro Independiente y Alternativa. *Marilina Winik Derecho de autor

siglo XVIII ha mutado al compás de los cambios en

La aparición histórica del concepto“derecho de autor”

la segunda mitad del siglo XX hasta hoy en día, el

se remonta a la invención de la imprenta en el siglo

copyright se relaciona directamente con aquellas

XVI. Eran los reyes quienes atribuían o denegaban

lógicas económicas que posibilitan su existencia.

el derecho de impresión a aquellos que poseían

Es decir, si bien en un primer momento el objetivo

los medios de producción y las ideas. El derecho de

de su regulación tuvo como finalidad ayudar,

autor “moderno” o como lo conocemos, surge luego

potenciar y distribuir reconocimiento simbólico

en el siglo XVIII cuando los Estados occidentales,

(y económico), las políticas culturales -públicas y

gracias a las revoluciones burguesas, comienzan a

privadas- fueron, por el contrario, delegando poder

considerar que el arte y la ciencia deben tener un

de decisión a las empresas culturales analógicas

régimen propio y autónomo, regulando a partir

construidas a lo largo y ancho de la modernidad.

del copyright o “todos los derechos reservados”: la retribución económica sobre la explotación por el

29

Industrias creativas

trabajo artístico en beneficio directo a los artistas. Uno de los interrogantes que surgen en el El derecho de autor tal como fuera concebido en el

semiocapitalismo(1)

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

los modos de producción capitalista. Y a partir de

es

acerca

del

traspaso

* Socióloga UBA, Maestranda en Comunicación y Cultura, FSOC UBA y Becaria. Desde hace más de diez años forma parte de diversos proyectos de comunicación y cultura, entre los que se destacan )el asunto(, Hekht Libros y la Asociación Civil C.R.I.A (Creando Redes Independientes y Artísticas).


simbólico que se ha hecho de las industrias culturales

tradicionales. Su organización ya no se basa

-tan criticadas por la Escuela de Frankfurt- hacia la

en conglomerados sino más bien en pequeñas

nueva concepción de “industrias de la creatividad”.

productoras culturales en el campo de los nuevos

Bajo este nuevo/viejo paraguas conceptual se

medios

añade el contexto digital, o -como sostienen

arquitectura, la moda, el diseño gráfico, el arte, el

algunos teóricos (2) la política de la sociedad de la

cine, la tv y la radio, la edición, la música, el software

información. Sin embargo sus primeros pasos fueron

interactivo, las artes expresivas, etc. Según Gerald

augurados por el neo laborismo en Gran Bretaña,

Raunig “si nos preguntamos por las industrias de

cuando el conjunto de servicios públicos del Estado

la creatividad, parece más adecuado hablar de no-

pasaban a manos del mercado. Las industrias de

instituciones o de pseudo instituciones. Mientras el

la creatividad distraen con sus luces de colores

modelo de institución de la industria cultural era la

la ideología que porta, (aunque en sus inicios las

gran empresa establecida a largo plazo, las pseudo-

condenen). En su definición, se hace mención al

istituciones de las industrias creativas se muestran

de

comunicación:

la

publicidad,

la

AÑO 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011

temporalmente limitadas, efímeras y basadas en

30

Quienes ejercen la precariedad se ilusionan con ser “emancipados” del trabajo rutinario pero terminan contribuyendo y reproduciendo las condiciones que permiten transformar el trabajo en parte activa de las relaciones políticas y económicas del sistema.

proyectos” (2008; 37). La argumentación sobre las pseudo instituciones podemos pensarla en los modos, los tipos de contratación y los roles que asumen los “creativos” en este escenario. Su trabajo deviene precario, en general los trabajadores creativos poseen múltiples trabajos ya sea autónomos, free lance o temporarios. Según Raunig “la flexibilidad se vuelve norma déspota, la precarización del trabajo la regla, las fronteras entre tiempo de trabajo y tiempo libre se diluyen del mismo modo que las de empleo y

abordaje sobre la creatividad, la habilidad, el talento

paro, la precariedad se extiende desde el trabajo a

individual, y se destaca la potencia para crear trabajo

la vida entera” (2008; 38).

y riqueza mediante la generación y la explotación de la propiedad intelectual.

Un productor cultural es un trabajador virtuoso(3) como propone Paolo Virno, aunque él/ella no se

Como un modelo no sustituye al otro, las industrias

“encuentre” en esa categoría ya que es parte de

creativas tienen lógicas de funcionamiento propias

un engranaje político que legitima este modelo.

que complementan a las industrias culturales

Isabell Lorey lo denomina “precarización de sí”

(1) Según Franco Berardi “el semiocapitalismo es el modo de producción predominante en una sociedad en la que todo acto de transformación puede ser sustituido por información y el proceso de trabajo se realiza a través de recombinar signos. La producción de signos se vuelve, entonces, el ciclo principal de la economía, y la valoración económica se vuelve el criterio de valorización de la producción de signos”. (Berardi: 2007; 107) (2) Entre otros se encuentran algunos teóricos de la economía de la cultura como: Nicholas Garhnam, Philip Schlesinger y Enrique Bustamante.


pretendiendo de esta manera desenmascarar la

manera irregular. Los empleadores por lo general

supuesta práctica de libertad y autonomía por

no pagan ningún tipo de cobertura laboral, ni

parte de quienes “eligen” vivir en ese estado.

horas extras, ni vacaciones, ni maternidad, etc. Son

Desde la lejanía pareciera ser un alto al sistema

los mismos trabajadores quienes deben pagar su

de producción, siendo el individuo quien maneja

monotributo o bien trabajar enteramente en negro.

sus tiempos o decide no insertarse formalmente en el mercado laboral. Pero según la autora, la

Pero sin dudas lo más curioso de esta nueva

precarización del trabajador virtuoso no lo salva del

sujeción laboral es que lo que obtienen a modo de

sistema sino que por el contrario, la flexibilización

plusvalor no es sólo el tiempo de trabajo, sino las

constituye una estrategia muy utilizada y beneficiosa

ideas que aportan a la construcción de un producto

para los dueños de los medios de producción.

cultural. De esta manera el trabajador vende el fruto de su creatividad cediendo el copyright finalizado el proyecto. De

productores

culturales

a

trabajadores

virtuosos En este escenario en permanente movimiento, el rol que debería cumplir el copyright para los artistas, creativos, o productores culturales tendría más que ver con una protección y retribución que con una prohibición e intermediación. El rol y el modelo de negocios que establecieron las mega productoras públicas-privadas (a)portan lógicas consumistas y mercantiles. Si bien este

Quienes ejercen la precariedad se ilusionan con ser

modelo activo-pasivo de sociedad espectacular,

“emancipados” del trabajo rutinario pero terminan

funcionó maquínicamente durante el siglo XX

contribuyendo y reproduciendo las condiciones

y en este escenario digital, se presentan nuevas

que permiten transformar el trabajo en parte activa

tensiones. En ese sentido el rol de las industrias

de las relaciones políticas y económicas del sistema.

creativas funcionan a pequeña escala y generan otros modos de subjetivación, fascinación o la

Aquello que fomentan las industrias de la creatividad

apariencia donde todo se hace entre “amigos”.

son formas de vida precarias y flexibles. En este modelo se vive sin certezas, transitando proyecto

En la industria de la creatividad la reconversión de

a proyecto, con sueldos negociables cada vez de

cada disciplina en relación a los formatos busca tanto

(3) Según Paolo Virno “el virtuosismo, con su intrínseca politicidad, caracteriza no sólo a la industria cultural sino al conjunto de la producción social contemporánea. Se podría decir que la organización del trabajo postfordista, la actividad sin obra, de ser un caso especial y problemático, se convierte en el prototipo del trabajo asalariado”. (Virno: 2004; 59)

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

En ese sentido, a partir del uso del copyleft en el software se establecen cuatro libertades: 0, que autoriza la ejecución del programa; 1, que refiere la posibilidad de copiar; 2, que alienta la modificación; y 3, que permite la distribución de versiones modificadas, siempre que se respeten las cuatro libertades mencionadas.

31


(re)conquistar mercados como inventar y abrir otros.

-complementaria y no opuesta al copyright- creada

Y nos referimos a que si bien en la lógica digital se

por el incipiente movimiento de Software Libre

cree que las intermediaciones han sido eliminadas,

(SL), en respuesta a la privatización del código

lo que observamos es que, por el contrario, éstas

informático en los años 80. En ese sentido, a partir

se han incrementado. Además de los clásicos

del uso del copyleft en el software se establecen

intermediarios -agentes, productoras, agentes de

cuatro libertades: 0, que autoriza la ejecución del

derechos, editores, etc.- se han reconvertido las

programa; 1, que refiere la posibilidad de copiar;

nuevas lógicas digitales: programación, streaming,

2, que alienta la modificación; y 3, que permite la

posicionamiento en buscadores, uso de redes

distribución de versiones modificadas, siempre que

sociales, etc.

se respeten las cuatro libertades mencionadas.

Por lo tanto, bajo este escenario el “artista” no

A partir de la experiencia del Software Libre, la

está cubierto con el copyright, pero ¿alguna vez

herramienta copyleft mutó hacia otro tipo de

lo estuvo? ¿No son las industrias culturales y

prácticas y colectivos donde fue resignificada

creativas quienes se benefician mayoritariamente

por una multiplicidad de actores creativos o

con el copyright? ¿Cuáles son los deseos que los

proyectos culturales o quienes instintivamente

productores culturales tienen para expresar en

comprendieron que las políticas culturales en esta

relación a la distribución sus obras?

época se juegan no más en una puja dentro-fuera de las instituciones, sino en cómo es posible traficar

Otro modelo de neo-ocio

ideas e idearios simbólicos, que vayan a contramano de las lógicas de las industrias creativas. Sólo con ese

Desde otra mirada, el copyleft, entendido como una herramienta que interviene intersticialmente en este AÑO 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011

mismo escenario, plantea una diferencia que marca

32

sutilmente una bisagra en las recientes industrias creativas. En el contexto de “revolución tecnológica” que se dio en el MIT, los científicos compartían códigos de sus avances en programación, hasta

presupuesto se vuelve fundamental potenciar otros escenarios donde la creación de obras, las relaciones laborales, las situaciones de colaboración, los proyectos artísticos en cualquier formato, puedan atravesar los rayos catódicos que las industrias del copyright establecen como límites en pos de generar contenidos e ideas de libre apropiación.

que las restricciones se hacían notar, y las empresas “compraron” a los programadores utilizando una

Copyleft y reproducción económica de la vida

política de copyright del código fuente. El copyleft surge en respuesta de ese momento y se transforma

Es posible esgrimir al menos tres argumentos

en una herramienta que remite a un tipo de licencia

en favor de concebir las producciones culturales

(4) También se usa el nombre “True Finns”, ya que es la traducción proporcionada por el partido mismo, por razones obvias. Sin embargo, ya que Basic Finns entrega el sentido y contenido completo del nombre original en finlandés, de forma más exacta y clara, he preferido usar éste aquí, en lugar de lo que el partido propone. (5) La Coalición Nacional, los Social Demócratas, y el Centro. Sus porcentajes de apoyo bajaron en un 1,9%, 2,3% y 7,3% respectivamente.(6) World Competitiveness Reports, World Economic Forum. URL: <http://www.weforum.org> Visitado el 22 de septiembre de 2011. Más acerca de los éxitos de Finlandia, en: <http://www.vexen.co.uk/countries/best.html>.


con copyleft. En primer lugar, en la situación de un productor cultural autónomo, es decir que no tiene un contrato con ninguna corporación o pequeño sello, la puesta en circulación en la web y la autorización de su distribución y derivación, sin fines comerciales, produce un efecto más positivo que estableciendo las restricciones típicas del copyright, además que nadie le asegura a esa persona que el producto esté igualmente en la web. De esta manera, con su consentimiento da a conocer el material, y por lo tanto a sí mismo, teniendo en cuenta que lo que se pone en juego en esta “economía creativa” es la “atención” que los usuarios le brindan a un contenido determinado. Si este

La cultura se defiende compartiéndola, la manera en que la cultura se crea y recrea es a partir de la participación de todos y todas. (...)Poner a disposición una obra en cualquier formato, es una manera de demostrar que el autor puede ejercitar una conciencia crítica y de esa manera evidenciar los modos en que la “cultura” es producida.

productor cultural, luego de poner en circulación su material es contratado, o recibe a cambio un premio/

construye -sobre todo- con trabajo constante y cada

beca/subsidio, su trabajo se pagó en primer lugar.

día. Podemos decir que la licencia es una manera

Es que en esta economía creativa los “productores

de “devolver” simbólicamente la producción en la

culturales” reciben, en líneas generales, paga previa

rueda de circulación-reapropiación.

por la producción de su obra. industrias creativas pensar que toda expresión de

con la comunidad donde se presenta la obra muy

ideas persiga únicamente la retribución económica.

diferente que licenciándola con copyright. La cultura

Justamente lo que da cuenta la utilización de

se defiende compartiéndola, la manera en que la

licencias copyleft, es que los fines y los medios

cultura se crea y recrea es a partir de la participación

son múltiples como los sujetos. No se puede

de todos y todas. Y las personas que devienen

estandarizar la experiencia cultural, y por lo tanto

productores culturales fueron influenciados por

no podemos pensar que todos buscan realizar un

tantos otros, así que es posible converger en la idea

camino similar ya que no necesariamente todos

que a gran parte de la gente con sensibilidad crítica

persiguen los mismos fines.

le pase un poco así. Poner a disposición una obra en cualquier formato, es una manera de demostrar que

Mundo FLIA…

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

En tercer lugar, es una falacia que proponen las En segundo lugar, hay un guiño que se produce

33

el autor puede ejercitar una conciencia crítica y de esa manera evidenciar los modos en que la “cultura”

La construcción en este escenario puede devenir

es producida. Así también se cae la idea del genio, si

resistente ya que según nuestra concepción no sólo

bien el producto final es parte de un talento que se

de autores habla el ideario del copyleft sino que sus

(6) Asociación que busca establecer un impuesto a las transacciones financieras destinado a obtener fondos de ayuda a la ciudadanía. Ver URL: <www.attac.org>.


fronteras se extienden cada vez. De esa manera se

fuerza estos emprendimientos. Es decir, el trabajo

pueden observar proyectos que confluyen en pos

mancomunado de escritores y editoriales pequeñas

de colectivizar experiencias comunes o economías

ha producido un quiebre en la subjetividad de

creativas, pero también afectivas, artesanales,

aquella comunidad que rechazaba este tipo de

domésticas, críticas, activas e impuras, que mixturan,

producción por su precariedad, artesanalidad, y

complejizan y dinamizan procesos culturales. Son

trabajo sin editorial y con el tiempo la valorizan y

aquellas que pueden poner en relación directa a

legitiman exhibiéndolas en sus anaqueles.

productores/creadores con los usuarios/públicos (aunque cada vez se haga más difícil encontrar las

También, la diversificación y proliferación de la red

diferencias entre unos y los otros). En definitiva, son

FLIA hace que hoy haya un cronograma nacional

aquellas que buscan ser alternativas de modos de

provincial y municipal de FLIAS en el país. Así

vida en permanente construcción.

damos cuenta que el copyleft funciona tanto en la

AÑO 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011

virtualidad como en el territorio. Y su programática

34

En ese sentido la FLIA(4), desde hace más de cinco

deviene copyleft ya que libera todos sus “códigos

años y tal vez de manera involuntaria, propone un

fuentes” posibilitando que se propaguen ferias en

tipo de proyecto que logra ser sustentable incluso

cada lugar donde se juntan artistas que quieren

económicamente para editoriales, autores, librerías,

iniciar nodos. Es necesario el territorio para

distribuidoras, pequeños sellos y vendedores de

poder generar el encuentro sin mediaciones; en

libros. Con los años fue creciendo la construcción de

el espacio de la FLIA se encuentran autores con

redes que se ampliaron tanto en la diversificación

lectores a charlar de los libros (y de cualquier otra

de las producciones como en la extensión territorial.

cosa). Es posible entonces generar cultura copyleft

Eso genera que los libros independientes o

afectivamente, creativamente, pero sobre todo

autónomos o autogestionados(5) sean portadores

de manera resistente a otros modelos que son la

de reconocimiento y visibilidad por dentro pero

hegemonía de la industria creativa y que sólo se

también por fuera del circuito que construyeron, sin

sabe manejar con copyright.

necesidad de recurrir al “marketing” tradicional. Finalmente para comenzar… Esto se ve claramente en la práctica, a través de los suplementos culturales, donde autores y editoriales

Las ideas que se construyen en torno a la cultura

aparecen en reseñas de libros; cuando librerías

libre como se (auto)denomina este espacio

de autor piden y distribuyen los libros; cuando

semiótico, forma parte de uno de los tantos

se han creado en el tiempo librerías, espacios de

relatos que recorren los formatos culturales y

arte y distribuidoras donde confluyen con mucha

que se visibiliza en este fecundo campo cultural

(4) La FLIA: Feria del Libro Independiente y A (autónoma, amiga, anarquista, autogestiva) se crea en la ciudad de Buenos Aires en 2006 como espacio de intercambio entre escritores, editoriales y libreros que no tienen otros espacios donde exhibir sus materiales. (5) La nominación de “libros independientes” no está cerrada, y está en discusión permanente. Es por eso que preferimos tomar otras denominaciones, para mostrar que estamos discutiendo estas nociones.


comunicacional y tecnológico. Una de sus “victorias”

Bibliografía:

se da con múltiples estrategias debido a la creciente indiferenciación que se crea entre usuarios y

Berardi, Franco (2008): Generación Post-Alfa.

productores culturales, lo cual abre a nuevos

Patologías e imaginarios en el semiocapitalismo.

debates posibles en las maneras de construir

Tinta Limón: Buenos Aires.

imaginarios radicales, resistentes, afectivos. Bustamante,

Enrique

(Ed.)

(2011):

Industrias

Pero no estamos pensando en un movimiento

Creativas. Amenazas sobre la cultura digital. Gedisa:

político tradicional cuando nos referimos a la

Barcelona.

cultura libre, sino que por el contrario, creemos que a través de múltiples prácticas brotan rizomáticas desplegándose en redes territoriales y virtuales, que se contagian, se contraen y se dilatan según los contextos. Al no haber una definición programática que tenga un consenso absoluto, que englobe la cultura libre como “paradigma”, este espacio crece en libertad de experimentación en todas y cada una de las disciplinas conformando de manera creciente un cúmulo vital. Algunos experimentan con el software, otros con objetos culturales: libros, mesas, cuadros, fotos, obras de arte, performances, espacios, etc. Algunos con el audiovisual, otros

Lorey, Isabell (2008): “Sobre la normalización de los productores y las productoras culturales”. En Producción cultural y prácticas instituyentes. Líneas de ruptura en la crítica institucional. Traficantes de sueños: Madrid. Raunig, Gerald (2008): “La industria creativa como engaño de masas”. En Producción cultural y prácticas instituyentes. Líneas de ruptura en la crítica institucional. Traficantes de sueños: Madrid. Smiers, Joost y Marieke Van Schijndel (2008): Imagine no Copyright. Gedisa: Barcelona.

comunicación. Lo importante es que entre muchos

Virno Paolo (2004): Gramática de la multitud. Para

se construyen formas culturales liberadas y críticas al

un análisis de las formas de vida contemporáneas.

poder, a los conglomerados, a las industrias creativas.

Colihue: Buenos Aires.

Y para eso hay que quitar la idea de la identidad fija y pensar desde el presupuesto de la mutación. Mutar, cambiar estrategias según la necesidad, para que el semiocapitalismo no reenglobe, no defina, no reifique, no cristalice, ni paralice; para seguir resistiendo a la cultura que tiende a la privatización de lo único que no podemos permitirnos que nos quiten: nuestro tiempo y nuestras ideas de cambiar el mundo cada vez.

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

con el pensamiento y las palabras, y otros con la

35


36 Aテ前 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011


La cultura es un campo en disputa y, en tal sentido, la entendemos como un proceso en el que se despliegan relaciones de poder. En el siguiente artículo, un breve acercamiento al concepto de cultura que construye el CNCA de Chile, en el documento “Chile quiere más cultura. Definiciones de Política Cultural 2005-2010”, también un pequeña reconstrucción de la modelación de la ciudadanía en relación a las figuras del receptor y productor de objetos culturales, en el marco de la post-dictadura y de la consolidación del modelo neo-liberal de mercado. Además, un llamado a preguntarse por el rol de la ciudadanía y el gestor cultural en este complejo escenario. * Daniela Acosta

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

Cultura: Derechos y deberes ciudadanos

37

Santiago, 1982. Licenciada en Comunicación Social y periodista de la Universidad de Chile. Diplomada en Crítica Cultural por la Universidad de Chile y en Gestión y Política en Cultura y Comunicación por Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), sede académica Argentina. Ha escrito en las revistas “Ciertopez”, “Aisthesis” y para el blog de literatura La Calle Passy 061.Ha publicado la versión digital el libro de poesía “la otra velocidad”, por La Calle Passy 061 Ediciones, disponible en http:// bit.ly/dT0fiL y forma parte de la antología de narrativa chilena “Voces -30”. Actualmente trabaja en el portal Sicpoesiachilena. cl, proyecto de investigación del que es co-creadora.


Los intentos en la historia de Chile de establecer

Durante el gobierno de Eduardo Frei (1994-2000),

una

remontan

precisamente en el año 1997, gestores culturales

quizás al año 1966, en que Chile adopta el “Pacto

y un grupo de diputados representativo de todas

Internacional de Derechos Económicos, Sociales

las

y Culturales” de la ONU, que se ratificaría en 1972

convocaron al “Encuentro de Políticas Públicas,

y se promulgaría en 1989, haciéndose efectiva su

Legislación y Propuestas Culturales” en la ciudad de

entrada en vigencia como Ley de la República(1).

Valparaíso. En el documento resultante surgieron

institucionalidad

cultural

se

corrientes

con

expresión

parlamentaria,

120 propuestas para la cultura y se reiteró la Como vemos, el final de la dictadura militar en Chile

necesidad de avanzar hacia la creación de una

trajo consigo, además de la apertura del horizonte

institucionalidad cultural.

AÑO 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011

de expectativas democráticas, la renovación de ese

38

proyecto de institucionalidad cultural, olvidado

Pero no fue sino hasta el gobierno de Ricardo

en el espacio que se abre entre los años 1972

Lagos (2000-2006) cuando estas intenciones se

y 1989. En este sentido, el gobierno de Patricio

verían cristalizadas. En julio de 2003 se promulga

Aylwin (1990-1994), por intermedio del entonces

la ley de “Institucionalidad Cultural”, que creó el

Entre las posibles consecuencias que hemos podido constatar a más de un lustro de la publicación del documento “Chile quiere más cultura”, es la sensación -desde nuestra experiencia como ciudadanos chilenos- de que la cultura es un bien de consumo, al que podemos tener acceso siempre y cuando tengamos cómo pagarla.

“Consejo Nacional de la Cultura y las Artes”.

Ministro de Educación, Ricardo Lagos, convocó a

estatal” (1996; 189).

Entendemos la apertura a una institucionalidad cultural en Chile desde una perspectiva particular, pues el proceso de redemocratización de la vida social en el que se enmarcan los proyectos de ley arriba citados que redundan en la posterior cristalización del CNCA, deben su coherencia -a pesar de las referencias a la superación del pasado dictatorial- a la instauración del modelo económico neo-liberal. Junto a Willy Thayer podemos decir que la transición es primordialmente la dictadura: “el proceso de ‘modernización’ y tránsito del Estado nacional moderno al mercado transnacional post

la constitución de una Comisión con el objetivo de elaborar una propuesta para la institucionalidad cultural chilena, la que terminó su labor en agosto de 1991.

Pero la cultura es un campo en disputa: “[Existe] un capital común y la lucha por su apropiación [...] A lo largo de la historia [se] ha acumulado un capital

(1) De este modo, el Estado de Chile se comprometió a respetar el “Derecho a la cultura y a gozar de los beneficios del progreso científico”, además de reconocer el “Derecho de todos a participar en la vida cultural, a gozar de los beneficios del progreso científico y de sus aplicaciones y a beneficiarse de la protección de los derechos de autor” y asume “la obligación de adoptar medidas orientadas a la conservación, el desarrollo y la difusión de la ciencia y de la cultura, así como a respetar la libertad en la investigación científica y en la actividad creadora” (“Derechos consagrados en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales”).


(de conocimiento, habilidades, creencias, etcétera) respecto del cual actúan dos posiciones: la de quienes detentan el capital y la de quienes aspiran a poseerlo” (García Canclini, 1990; 14). En este sentido abordamos todo intento por definir el espacio cultural, pues esta caracterización es productiva en la medida en que sugiere la idea de un “proceso”, y se aleja de la producción unilateral de una clase política, ya que sitúa su atención sobre el carácter conflictivo de las relaciones entre los participantes políticos y sociales de la “comunicación estética”(2). Una cultura no es el

Si la cultura es indispensable en la formación de una identidad social (...),la única identificación posible para el ciudadano es la del excluido, del receptor pasivo de lo que otro hace por él y le entrega ya definitivamente terminado, primordialmente alejado de su experiencia y, por tanto, imposible de modificar.

producto de una clase social sino el conjunto de

Entre las posibles consecuencias que hemos

procesos donde se elabora, como bien dice García

podido constatar a más de un lustro de la

Canclini, la significación de las estructuras sociales,

publicación del documento “Chile quiere más

se la reproduce y transforma mediante operaciones

cultura”, es la sensación -desde nuestra experiencia

simbólicas.

como ciudadanos chilenos- de que la cultura es un bien de consumo, al que podemos tener acceso

De este modo, el hecho de que la cultura pase a ser

siempre y cuando tengamos cómo pagarla.

internacionalmente reconocido, dista de la visión

Así, la cultura es un derecho en la medida en que

neoliberal preponderante y de “particular” vigencia

consumir en una sociedad de libre mercado lo es.

en el Chile actual respecto de la educación y la

La cultura es caracterizada, además, como un bien

cultura como bienes de consumo y no derechos

simbólico que no está al alcance del bolsillo del

inalienables del hombre. En este espacio de tensión

que está en los bordes, ni tampoco del que está

se inscribe el documento “Chile quiere más cultura:

en el centro si no cuenta con el dinero necesario.

Definiciones de política cultural 2005-2010”.

La cultura es algo de otros, que otros hacen y que a nosotros se nos aparece en las formas del

La definición de cultura que se hace en el primer

entretenimiento y lo que pudiéramos caracterizar

documento del Consejo Nacional de Cultura

como el “perder el tiempo” de algunos pocos

y las Artes es bastante compleja, por no decir

privilegiados.

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

vista y reafirmada legalmente como un derecho

39

contradictoria y poco clara. Lo mismo pasa con la modelación del ciudadano chileno, quien resulta

La cultura como elemento necesario en la

ser más bien un consumidor, en un rol pasivo y

conformación de la identidad de los pueblos,

receptor de esta cultura que hacen los otros.

es un factor más de segregaciones y define espacios sociales particulares, se confunde -muy

(2) Tomamos prestado este concepto de Sigfried Schimdt, solo en la medida en que suscita una escenografía en la que participan diferentes actores: productores, receptores y los diferentes intermediarios o agentes de transformación. (En: La comunicación literaria).


a contrapelo de la idealidad de las consignas- con

Fuera de los fondos que año a año nos dan la

los demás mecanismos de exclusión que operan

posibilidad de realizar proyectos -buenos o malos-,

en la jerarquía social.

el Estado termina tercerizando las labores que le corresponderían; no hay una política de gestión

Si la cultura es indispensable en la formación

de los espacios estatales ni de las artes estatales:

de una identidad social, y lo que es más, de una

en el Teatro Municipal, por ejemplo, se ha decidido

identidad en la diversidad del mundo actual, la

traer compañías extranjeras porque es menos

única identificación posible para el ciudadano es la

costoso que mantener un “staff ” permanente de

del excluido, del receptor pasivo de lo que otro hace

trabajadores; el “Festival Santiago a Mil”, el gran

por él y le entrega ya definitivamente terminado,

festival de teatro chileno, es una iniciativa privada

primordialmente alejado de su experiencia y, por

que genera millones en ganancias y aun así recibe

tanto, imposible de modificar.

aportes estatales.

Dejemos a productores, facilitadores y otros a un lado -no de lado, por supuestopara hablar del gestor cultural pensante, el que por supuesto ha de tener una mirada crítica sobre su quehacer y el mundo.

En síntesis, podríamos situar esta política cultural dentro de lo que García Canclini denominó -para el paradigma político de la acción cultural del Estado- como la “Privatización Neoconservadora”, cuyo

principal

objetivo

es “fundar

nuevas

relaciones ideológicas entre las clases y un nuevo consenso que ocupe el espacio semivacío que ha provocado la crisis de los proyectos oligárquicos, de los proyectos populistas, y de los proyectos

Esta visión instaurada del ciudadano chileno AÑO 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011

frente a la cultura, refleja no solo el rol pasivo de

40

un sujeto receptor, sino también el del Estado, que prefiere dejar en manos de otros la regularización y realización del “hacer”, funcionando, desde el “Consejo Nacional de la Cultura y las Artes”, como un ente administrador de fondos. Estas dificultades prácticas, sumada la mala socialización de los procesos de concurso de los fondos, vienen a formar -con las características de la educación pública chilena- una figura (para jugar un poco con la metáfora de la “primavera cultural”) oscurecida a la percepción de los ciudadanos que no participan de los círculos del arte y la cultura. Los núcleos identitarios básicos creemos que se encuentran en la televisión, el fútbol y el trabajo remunerado.

socialistas de los años sesenta y setenta” (1990; 40). Lo que resulta abrumante es que para lograr dicho objetivo, “los principales recursos son transferir a las empresas privadas la iniciativa cultural, disminuir la del Estado y controlar la de los sectores populares” (García Canclini, 1990; 40), cuestión que reafirma, para el campo de la cultura, lo que Willy Thayer ya había adelantado en la década de los noventa al entender la dictadura militar de Pinochet como la “transición”, no de la dictadura a la democracia, sino del Estado al mercado. Y acá, ¿qué rol le cabe al gestor cultural? Supongamos que el gestor cultural es el que piensa -sobre todo- la cultura, la problematiza, la relaciona y la cuestiona. Partamos desde ahí. Dejemos a productores, facilitadores y otros a un lado -no de lado, por supuesto- para hablar del


gestor cultural pensante, el que por supuesto ha

Web:

http://www.iniciativamercosur.org/index.

de tener una mirada crítica sobre su quehacer y

php?option=com_content&task=view&id=19&Ite

el mundo. Ese gestor cultural, tiene en su poder

mid=1

una herramienta que no debe desperdiciar en eventualidades ni acciones pequeñas. Es hora de

UNESCO.

Declaración

de

México

de

1982.

pensar en grande, en crear redes y volcarnos no

Web:

a mirarnos el ombligo, sino a defender nuestros

files/35197/11919413801mexico_sp.pdf/mexico_

derechos y -a la vez- los de toda la ciudadanía.

sp.pdf

La responsabilidad por defender sus derechos

Programa de gobierno de Ricardo Lagos: Para

no le cabe solo a los gestores culturales, si bien

crecer con igualdad. Web: http://www.lib.utexas.

podrían constituirse como un grupo muy fuerte en

edu/benson/lagovdocs/chile/federal/presidente/

este ámbito, y es la sociedad civil también quien

programa-de-gobierno.pdf

http://portal.unesco.org/culture/es/

debe enterarse que la cultura no es lo entretenido el dinero y el tiempo de sobra para ello, sino que es parte de sus derechos como ciudadanos y, por tanto, debe exigirlos y vivirlos plenamente. Es hora de que estudiemos las políticas culturales de nuestro país, generemos conocimiento y también -y quizá sobre todo- veamos concretamente qué podemos hacer para mejorarlas y no simplemente seguir reproduciendo un discurso que -ya sabemos- tiene bastantes falencias. Por supuesto que no se trata de arrasar con la institucionalidad cultural. No. Creemos que se trata más bien de tomar la responsabilidad, hacernos cargo -desde la academia, la sociedad civil, la política y la gestión cultural- de lo que nos pertenece por derecho: la cultura. Hacerla nuestra, compartirla, tomar un rol activo, para que esto no sea solo una queja y un ahondar en el neoliberalismo más salvaje, sino un acto de

Chile quiere más cultura. Definiciones de política cultural (2005-2010). Santiago de Chile: mayo, 2005.

Web:

http://www.consejodelacultura.cl/

portal/galeria/text/text105.pdf Schmidt, Sigfried. “La comunicación literaria”. Ed. José Antonio Mayoral. Pragmática de la comunicación social. Madrid: Arlo, 1986. García Canclini, Nestor. Políticas culturales y crisis de desarrollo: un balance latinoamericano. En: García Canclini, Nestor (ed). “Políticas Culturales en América Latina”. México: Editorial Grijalbo, 1990. García Canclini, Nestor. La sociología de la cultura de Pierre Bordieu. En: Bordieu, Pierre. “Sociología y cultura”. México: Editorial Grijalbo, 1990. Thayer, Willy. La transición no moderna de la Universidad moderna. En: “La crisis no moderna de la universidad moderna”. Santiago de Chile: Cuarto Propio, 1996.

reflexión y proposición. Williams, Raymond. “Marxismo y literatura”. Buenos Referencias “Derechos consagrados en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales”.

Aires: Las Cuarenta, 2009.

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

que se hace cuando se puede o cuando se tiene

41


2


Entrevista a Darío Sztajnszrajber

Darío Sztajnsrajber es filósofo, pero no solo trabaja haciendo clases en colegios y universidades. También forma parte del Colectivo Cultural Judío Yok y conduce el programa de televisión sobre filosofía “Mentira la verdad”, transmitido por el Canal Encuentro, el primer canal de televisión del Ministerio de Educación de la República Argentina. Además, tiene una amplia labor en el ámbito de la Gestión Cultural en su país. Junto a Rufián conversó sobre su acercamiento desde la filosofía a la gestión cultural, las tensiones del campo y el estado de las políticas culturales en Argentina. Por Daniela Acosta

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

“La gestión cultural es una mediación más que necesaria sin la cual la cultura solamente se mediría en términos productivistas”

43


Darío, has desarrollado una extensa tarea en el

¿Qué es para ti la gestión cultural? (Desde tu

ámbito de la Gestión Cultural. Fuiste Gerente

labor de académico, filósofo y también como

Editorial de EUDEBA y Coordinador del Programa

gestor)

de Cultura Literaria de la Secretaría de Cultura de la Nación. Coordinaste y asesoraste proyectos en

Es la capacidad de encontrar las formas necesarias

los Festivales de Cine Independiente y de Teatro

para que la cultura pueda seguir explayándose en

de la Ciudad de Buenos Aires. ¿Podrías contarnos

toda su libertad y en toda su potencialidad. Aunque

cómo fue tu acercamiento a la Gestión Cultural y

confronte muchas veces con el artista mismo, sin

cómo fueron esas experiencias?

embargo se va transformando en una mediación más que necesaria sin la cual, la cultura solamente

Como siempre, los acercamientos determinantes

se mediría en términos productivistas. No es que no

en las historias de vida son generalmente azarosos.

haya gestión cultural únicamente preocupada en la

De muy jovencito trabajaba en las dependencias

cultura como mercancía, pero no puede ser la única

administrativas de la UBA, en su CBC que es el

manifestación.

primer año que cursan todos los alumnos de nuestra universidad libre y gratuita. El CBC decidió abrir una

La gestión cultural es una profesión reciente,

Oficina de Publicaciones y yo entré a trabajar allí sin

de los últimos 20 años. ¿Cómo ves el campo?

ningún tipo de experiencia, pero con el tiempo fui

¿Cuáles creen que son las tensiones que habría

aprendiendo el oficio. Una vez ya instalado se me

que superar, si es que hubiera que hacerlo?

fueron abriendo diferentes propuestas de trabajo. En todos estos casos que tú mencionas, estamos hablando de experiencias en la gestión pública con todo lo que ello implica, en especial con la AÑO 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011

sensación de estar siempre creando contra marea, o

44

mejor dicho, haciendo “a pesar” de las instituciones. No importaba si había más o menos presupuesto: siempre faltaba para lo que uno ideaba. En mi caso, instalado en la producción editorial pude trabajar en diferentes áreas. No es lo mismo gerenciar una editorial universitaria que elaborar catálogos de festivales, pero el “know how” en el proceso productivo es bastante parecido: en esa línea que va desde el diseño hasta las imprentas mismas. A pesar de los impedimentos múltiples, el ejercicio de ir encontrándole la posibilidad y ver plasmados los proyectos es muy gratificante.

Creo que lamentablemente la administración pública no está acostumbrada a trabajar con la cultura y no puede dar respuesta a la celeridad y flexibilidad que los diferentes proyectos culturales necesitan. Además, existe una fuerte inercia burocrática que se traduce no solo en los tiempos sino en la administración de cierto poder autónomo que termina siendo nocivo para cualquier política, no solo cultural.


Básicamente las tensiones que se producen en toda

de la gestión. Creo que lamentablemente la

mediación. En la gestión pública, el gestor cultural

administración pública no está acostumbrada a

se halla atravesado por intereses muy divergentes

trabajar con la cultura y no puede dar respuesta

entre sí, pero de un modo casi fundante, ya que

a la celeridad y flexibilidad que los diferentes

en el Estado son recurrentes las voluntades que

proyectos culturales necesitan. Además, existe una

preferirían descartar todo gasto en cultura y por

fuerte inercia burocrática que se traduce no solo

otro lado el campo de las artes y el público exigen

en los tiempos sino en la administración de cierto

del Estado más inversión.

poder autónomo que termina siendo nocivo para cualquier política, no solo cultural.

Se trata de encontrar el equilibrio entre cierto pragmatismo para la consecución de recursos y

En general, las resoluciones han dependido más de

cierto utopismo para profundizar el desarrollo de la

personas que de estructuras…

cultura. ¿Qué crees que significa ser un gestor cultural ¿Cómo se han enfrentado los conceptos de

en Argentina en la actualidad? ¿Cuáles son las

cultura y gestión en los diferentes proyectos en

cualidades que un gestor cultural debe poseer?

los que has trabajado? El concepto de cultura se ha difundido demasiado En mi caso particular, siempre me ha costado la

y ha ido invadiendo toda esfera donde lo simbólico

relación con los aspectos más administrativos

se ha vuelto determinante. En este sentido, la

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

Hoy hace cultura también cualquier difusión de una marca en el mercado. Creo que en este contexto, la gestión cultural depende del tipo de entramado institucional en la que se encuentre. No es lo mismo ser un gestor cultural de una empresa que del Estado, y tampoco es lo mismo serlo de gobiernos que entienden la cultura de modo tan distinto.

45


mercantilización de la vida cotidiana supone también el desarrollo de fuertes contenidos culturales. Hoy hace cultura también cualquier difusión de una marca en el mercado. Creo que en este contexto, la gestión cultural depende del tipo de entramado institucional en la que se encuentre. No es lo mismo ser un gestor cultural de una empresa que del Estado, y tampoco es lo mismo serlo de gobiernos que entienden la cultura de modo tan distinto. Si nos atenemos a la gestión cultural pública, creo que hoy las condiciones son óptimas para encontrar ese equilibrio siempre ondulante entre las apuestas estatales y su apoyatura privada. Por ejemplo, en el mundo de la televisión cultural donde me desempeño, hay una fuerte presencia presupuestaria del Estado, pero hay al mismo tiempo un compromiso que excede lo económico en el caso de pequeñas productoras independientes que apuestan por una televisión alternativa. ¿Cómo se resuelven desde la filosofía las AÑO 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011

tensiones que se pueden presentar al hablar de

46

cultura, siendo un concepto tan problemático, por sus múltiples acepciones y también por el presupuesto sobre que la cultura es para otros o de otros o incluso cuando se la compara con otros problemas o carencias sociales, como la vivienda, la educación, etc.? Habría que separar escenarios. En un mundo ideal, la gestión cultural no seria necesaria, pero tampoco sería necesario el Ministerio de Economía. Hay gestión en la cultura porque la cultura no tiene espacio y no tiene espacio porque no reditúa, o si tiene espacio, lo tiene en la medida en que reditúe, y para que reditúe se espectaculariza, o mejor dicho se mercantiliza.

En un mundo ideal, la gestión cultural no seria necesaria, pero tampoco sería necesario el Ministerio de Economía. Hay gestión en la cultura porque la cultura no tiene espacio y no tiene espacio porque no reditúa, o si tiene espacio, lo tiene en la medida en que reditúe, y para que reditúe se espectaculariza, o mejor dicho se mercantiliza.


Está claro que siguiendo con esta lógica, en relación a las necesidades básicas de cualquier individuo, primero está el hambre. Pero también está claro que por algo alcanzamos sociedades tan falentes y con tanta miseria e indigencia socializada. Tal vez no hubiera sido así con seres humanos más sensibles y justos. ¿Y no es la cultura quien puede generar este tipo de conexiones? Tuviste un cargo en la Secretaría de Cultura de la Nación. ¿Podrías contarnos sobre las políticas culturales de la Argentina, cómo las ves, cuáles son sus puntos altos y sus falencias? Creo que en los últimos años se han ido desarrollando políticas

culturales

claras,

porque

se

están

desarrollando políticas y no solo emprendimientos culturales

o

eventos

multitudinarios

pero

esporádicos. Y donde creo que mejor se visualiza es en ese cruce entre cultura y comunicación: la ley de medios y todo el funcionamiento de una infraestructura puesto al servicio de la construcción

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

de un sistema de medios alternativo al hegemónico.

47


48 Aテ前 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011


El Delgado espesor cultural chileno:

a merced de las películas “tanque”

*Pablo Andrada Sola La sociedad contemporánea tiene como una de

Una de las manifestaciones culturales que

sus características la globalización de la cultura,

actúa en ambas dimensiones es la industria

en tanto sustrato cultural de la sociedad, y a la

cultural, ya que construye imaginarios y

vez, en cuanto conforma un campo específico,

valores que se insertan en gran parte del

referido a las manifestaciones, aparatos y

mundo repercutiendo no solo en el mercado

expresiones culturales(1).

específico de la cultura, sino en los principios y valores que atraviesan a la sociedad.

*Profesor tutor de la versión a distancia del Diplomado de Comunicación y Políticas del Instituto de la Comunicación e Imagen de la Universidad de Chile. Magister © en Ciencias Sociales, mención Sociología de la Modernización en la Universidad de Chile. Su línea de investigación actual aborda las expresiones socioespaciales del desigual acceso a la cultura. Además es corresponsal en Chile de No Toquen Nada, programa informativo de radio Océano FM, de Uruguay. (1) La ciudadanía se relaciona directamente con la cultura, ya que el acceso que tenga a los bienes que ella ofrece constituye una condición básica para conocer, reflexionar y expresar respuestas propias acerca del tipo de sociedad que se quiere construir. En este contexto, la posibilidad de responder a la industria cultural global, estará dada en gran parte por el acceso que tenga la población a la cultura.

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

La ciudadanía se relaciona directamente con la cultura, ya que el acceso que tenga a los bienes que ella ofrece constituye una condición básica para conocer, reflexionar y expresar respuestas propias acerca del tipo de sociedad que se quiere construir. En este contexto, la posibilidad de responder a la industria cultural global, estará dada en gran parte por el acceso que tenga la población a la cultura.

49


Esta penetración, que posee características

mundo”(2).

hegemónicas, encuentra distintas respuestas. Por un lado, están las sociedades que se hacen

La ciudadanía se relaciona directamente con la

eco o muestran una exigua oposición de las

cultura, ya que el acceso que tenga a los bienes

tendencias mercantiles de los bienes de la

que ella ofrece constituye una condición

industria cultural y, por otro, las que generan

básica para conocer, reflexionar y expresar

resistencias que buscan desarticular y entregar

respuestas propias acerca del tipo de sociedad

un sentido local a los productos globales.

que se quiere construir. En este contexto, la posibilidad de responder a la industria cultural

Debido a esto, la cultura se ha puesto en el

global, estará dada en gran parte por el acceso

centro de las preocupaciones y constituye un

que tenga la población a la cultura.

AÑO 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011

elemento fundamental al momento de pensar

50

en el futuro, ya que marcaría el desarrollo de

En Chile este acceso a la cultura es de dos

una identidad local de una comunidad en tanto

tipos: uno bajo y amplio, caracterizado por el

ciudadanos o la resignación de éstos a una

consumo de medios de comunicación masivos,

volatilidad conducida por la industria cultural

en especial por la radio y la televisión, y uno alto

En Chile este acceso a la cultura es de dos tipos: uno bajo y amplio, caracterizado por el consumo de medios de comunicación masivos, en especial por la radio y la televisión, y uno alto y reducido, donde el consumo se caracteriza por la experiencia vivida en un espacio-territorio cultural. Por esta razón, la sociedad chilena posee una delgada densidad cultural, puesto que la mayoría de su población no logra superar el consumo cultural domiciliario. global. En este sentido, “las sociedades de

y reducido, donde el consumo se caracteriza

mayor densidad cultural serán las que lograrán

por la experiencia vivida en un espacio-

insertarse en el mundo transnacionalizado

territorio cultural. Por esta razón, la sociedad

del siglo XXI, las otras quedarán entregadas

chilena posee una delgada densidad cultural,

al poder de aquéllas, de los mercados y de

puesto que la mayoría de su población no logra

los poderes fácticos que operan en este

superar el consumo cultural domiciliario(3).

(2) Ibíd. pp. 16. (3) Güell, Pedro, Soledad Godoy y Raimundo Frei. (2005). “El consumo cultural y la vida cotidiana: algunas hipótesis empíricas”. En Catalán, Carlos y Pablo Torche (eds.), Consumo Cultural en Chile: Miradas y Perspectivas”; CNCA, Instituto Nacional de Estadísticas y La Nación, Santiago de Chile.


Una posible explicación de este bajo consumo cultural sería, desde una lógica economicista, su correspondencia con la desigualdad de ingreso de la población. Sin embargo, al enfocar el problema desde la sociología, aparecen otras razones, relacionadas con la ausencia del Estado en la construcción de espacios públicos que permitan un acceso equitativo a la cultura. Por el contrario, la gran mayoría de los servicios culturales se dan a través iniciativas particulares, sin que exista una visión de políticas públicas referidas al desarrollo urbano, lo que genera que la infraestructura cultural se concentre en los sectores de mayor poder adquisitivo. Una parte sustantiva de este consumo se da a través de la oferta que entrega la industria

Una posible explicación de este bajo consumo cultural sería, desde una lógica economicista, su correspondencia con la desigualdad de ingreso de la población. Sin embargo, al enfocar el problema desde la sociología, aparecen otras razones, relacionadas con la ausencia del Estado en la construcción de espacios públicos que permitan un acceso equitativo a la cultura.

cultural. En el siglo XXI encontramos que tiene carácter global y se expresa en editoriales que rentabilizan sus ganancias a través de autores o temáticas que son de gustos masivos, transformándose en Best Seller, sellos hechos a la medida de las y los adolescentes y películas que se estrenan simultáneamente en distintos países, con grandes campañas publicitarias que generan altas expectativas al momento del estreno. Dentro de estas industrias culturales, el cine parece especialmente relevante y de interés sociológico, debido a su masividad y generación de imaginarios colectivos donde existen “incluidos” y “excluidos”. La lógica

(4) Coscia, Jorge (2007). La importancia de la cuota de pantalla. Publicado por Weiner Fresco el 20 de noviembre de 2007 en el blog “Ley de cine”. Disponible en http://porlanuevaleydecine.blogspot.com/2007/11/la-importancia-de-la-cuota-depantalla.html Fecha de acceso: 17 de diciembre 2011. (5) Ibíd.

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

discográficos que generan grupos musicales

51


de la comercialización distribuye películas

las películas chilenas a los cines, luego de

denominadas

política

estrenar con éxito “Violeta se fue a los cielos”

agresiva que, en conjunto con las distribuidoras

en agosto de 2011. “No hay que demonizar

y las grandes cadenas, cumplen metas claras

tampoco, ellos están preocupados de su

para copar las pantallas. “Estrenan con una

negocio, los entendemos, pero creo que el

cantidad masiva de copias, tapan las salidas

sistema es muy complejo, es una estimación

“tanque”,

con

una

AÑO 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011

En una primera mirada a los objetivos específicos de estas tres metas resalta la ausencia de medidas concretas que apunten a cambiar la situación actual, donde los directores chilenos están obligados a enfrentarse a “tanques” y queda en ellos desmentir el prejuicio de lo poco atractivo del cine local.

52

(muy pocos títulos, muchas copias) y sobre la

de demanda en base a un gusto personal y

base de una alianza explícita con las empresas

además, se hace en base a compromisos con

de las multipantallas”(4).

grandes distribuidores”(6).

Según los datos analizados por Jorge Coscia,

Ante esta problemática, encontramos ejemplos

Secretario de Cultura de INCAA, los porcentajes

de políticas y medidas que, como en el ejemplo

de

cinematografías

citado de Brasil, buscan mejorar la presencia

nacionales en su propios mercados son

del cine local en las salas. Una de ellas es la

bajísimos: el cine alemán llega a un 12%; España

Ley de Fomento Cinematográfico Argentino,

tiene un 16%; Brasil ha oscilado del 8% el 2006 al

que establece un fondo, que se nutre del

23% sobre la base de una particular asociación

10% de toda entrada vendida, 10% de todo

entre las compañías norteamericanas y el cine

video vendido o alquilado, y un porcentaje

brasileño, mientras en Argentina las cifras han

de la publicidad televisiva. Con este fondo

estado históricamente entre un 10 y un 20%(5).

se estima que el Estado argentino contribuye

participación

de

las

a la producción de alrededor de 50 películas Esta situación fue denunciada por el director

anuales(7).

chileno, Andrés Wood, quien mostró su preocupación por el sistema en que ingresan

Por su lado, la actual propuesta de políticas

(6) Cooperativa.cl: Andrés Wood pide espacios para cine chileno: las películas sin ganchos comerciales no existen. Disponible en: http://www.cooperativa.cl/prontus_nots/site/artic/20110817/pags/20110817102108.html Fecha de acceso: 17 de diciembre de 2011. (7) Coscia, Jorge; op. cit. (8) CNCA. Política Cultural 2011-2016. Disponible en http://issuu.com/consejodelacultura/docs/politica_cultural_20112016?mode=window&backgroundColor=%23222222 Fecha de acceso: 17 de diciembre de 2011. (9) Cooperativa.cl; op. cit.


culturales 2011-2015 realizada por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes de Chile, en materia de acceso a la industria audiovisual señala tres objetivos: Visibilizar y fomentar las industrias culturales como motor de desarrollo, Promover el acceso y la participación de la comunidad en iniciativas artístico-culturales y Promover la formación de hábitos de consumo artístico-culturales en la comunidad(8). En una primera mirada a los objetivos específicos de estas tres metas resalta la ausencia de medidas concretas que apunten a cambiar la situación actual, donde los directores

chilenos

están

obligados

a

enfrentarse a “tanques” y queda en ellos desmentir el prejuicio de lo poco atractivo del cine local. “Me pasó lo mismo con ‘Machuca’, me dijeron ‘bonita la película, pero cuándo vas a hacer una película que lleve gente’. Y no sé, uno nunca sabe, esa es la sensación”(9). Siendo

generosos,

el

consumo

de

cine

superaría el 10% según una investigación en curso. A la vez, la asistencia a películas noHollywodenses sería marginal para la gran mayoría de la población. Esto, sumado a la continuidad de las políticas públicas en el área, donde se omite una reflexión de las medidas tomadas por ejemplo por Brasil y Argentina en la materia, asegura que solo unos privilegiados tendrán acceso a explorar la riqueza del arte audiovisual. La mayoría de la población seguirá con un delgado espesor en cultura cinéfila, estando a la merced de la películas “tanque” y sus distribuidoras.

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

local por parte de los chilenos y chilenas no

53


54 Aテ前 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011


Música para camaleones Situado en el escenario del ámbito cultural como el facilitador de procesos que integran a los creadores con los públicos, el gestor cultural pareciera enfrentar hoy diversos roles, pero sigue vigente la pregunta sobre su perfil como agente de cambio, heredado de su instalación en un complejo escenario social.

Su debut se dio en Chile y Latinoamérica en la

En este contexto de cambios sociales y políticos, el

década de los noventa bajo el concepto que hoy

gestor cultural aparece como una figura que maneja

conocemos a cabalidad como gestor cultural. Su

tanto los códigos culturales como los empresariales,

rol en el Chile post Pinochet se visualizaba en ese

un tipo de gestión que encajaba con el estilo del

entonces como un aporte para ampliar el acceso a

nuevo perfil de los países que, como Chile, se

cultura hacia los sectores más pobres de la sociedad

insertaban en forma pulcra (y esta vez democrática)

y para legitimar aquellos que surgieron bajo la

en el escenario mundial. Un rol muy político, por

resistencia a la dictadura, a través de las incipientes

cierto, pero disfrazado como tal, ya que como

políticas culturales estatales que comenzaban a

señala Teixeira Coelho (2009), la cultura -y el arte- se

elaborarse.

* Periodista de la Universidad Diego Portales y magíster (c) en Ciencias Sociales de la Universidad de Chile. Trabajó entre el 2004 y 2011 en el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes de Chile y como gestora cultural ha participado en la creación de PLOP! Galería y organizado diversas exposiciones y actividades en torno a la ilustración.

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

* María Isabel Molina V.

55


convirtieron en el caballito de batalla para superar

el papel del gestor cultural continúa siendo básica

las diferencias ideológicas de las sociedades trizadas

y –todavía- soterradamente político, aun cuando

por los abusos a los derechos humanos, el impacto

sus roles parecieran alternar en la superficie entre

de la instalación del neoliberalismo y en general,

mediador cultural, encargado de marketing,

todo aquello capaz de generar disconformidad.

investigador de audiencias y experto en gestión de

Hasta hoy la cultura se usa como herramienta para

recursos.

la integración y/o transformación social. ¿Pero es ese el propósito de la cultura? ¿Es la pacificación

¿Y qué le piden las políticas públicas culturales al

social, o bien su opuesto, la transformación social, el

gestor? Básicamente, y a partir de la observación

norte del gestor cultural?

de los mecanismos de apoyo estatal a la cultura, enmarcarse dentro de ciertos parámetros de lo

La legitimidad del gestor cultural como agente de

aceptado como prácticas culturales y artísticas, para

cambio -¿hacia dónde?, ¿cambio para quiénes?-

luego utilizar determinadas herramientas como los

es una discusión que merece ser relevada en la

fondos concursables, patrocinios, etc. Sin duda el

medida en que gran parte de esas expectativas

gestor cultural en Chile se ha amoldado a un tipo

siguen vigentes. Ya sea en ámbitos locales, en los

de instrumentos en un contexto social en el que

que existen demandas por mejorar la calidad de

tampoco abundan mecanismos mixtos para el

vida de sectores marginados, o en el desarrollo de

financiamiento para la creación y difusión cultural,

la labor para las grandes instituciones que deben

lo que ciertamente no justifica la poca flexibilidad de

atraer nuevas audiencias o generar interés para

los gestores para ampliar su campo de acción, sino

las empresas con áreas de responsabilidad social,

más bien pone de relieve el rol que ha ejecutado en los últimos años, en dirección contraria a ser un

AÑO 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011

agente de cambio.

56

Otra arista del caso es la creciente especialización

La legitimidad del gestor cultural como agente de cambio -¿hacia dónde?, ¿cambio para quiénes?- es una discusión que merece ser relevada en la medida en que gran parte de esas expectativas siguen vigentes.

de los gestores culturales en determinados circuitos y modelos de trabajo. La labor del gestor cultural que debe trabajar en municipios pobres que, con suerte, llegan a tener el 1% del presupuesto para el desarrollo de proyectos es evidentemente muy distinta a la de aquel ubicado en centros culturales, en los que debe balancear equilibradamente la oferta cultural para distintos públicos; e incluso ambos distan mucho de aquellos instalados en emprendimientos privados. Esto, tan obvio a primera vista, es central para preguntarse por el rol del gestor cultural hoy. ¿En qué contexto nos situamos para definir roles y elaborar expectativas? Así como ha hecho de mitigador de las diferencias


sociales, eventualmente podría pensarse que el gestor cultural también pudiera hacer el trabajo opuesto, es decir, de generar pensamiento crítico para el cambio social. Sin embargo, este objetivo requiere la implicación de muchos otros sectores sociales. Como señalan Mónica Lacarrieu y Marcelo Álvarez (2008), el lugar que ocupa la cultura como solución a los conflictos sociales es un peso que los gestores culturales observan con temor, junto con las múltiples limitaciones para enfrentar ese reto. Posiblemente sea el momento para comenzar a reflexionar sobre el rol del gestor más allá de la administración y planificación de proyectos culturales, y más bien como un agente sumergido en un complejo escenario simbólico y que está permanentemente tomando opciones políticas sin por ello tener la misión de impulsar o sofocar cambios sociales. Referencias Coelho, Teixeira (2009): Diccionario crítico de política

Álvarez, Marcelo y Mónica Lacarrieu (comp.) (2008): La (indi)gestión cultural. La Crujía Ediciones. Buenos Aires, Argentina.

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

cultural. Editorial Gedisa. Barcelona, España.

57


58 Aテ前 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011


Tensión y trama: Breves apuntes sobre cultura y espectáculo Las relaciones contemporáneas entre cultura y espectáculo demandan, ya no sólo nuevas definiciones, sino nuevas o renovadas prácticas que logren dar cuenta de esta problemática situación. Allí, la necesidad de una reflexión en torno a la crítica se vuelve ineludible para imaginar nuevos modos de dar cuenta del conflicto y abrir las posibilidades del campo cultural. * Eduardo Peñafiel Lancellotti “La conciencia de la cultura, nace cuando se la

Los límites que la actualidad reconoce entre el

las fronteras plantea problemas que no cesan de

ámbito de la cultura y del espectáculo son, cuando

acechar la posición que, antaño, parecía segura por

menos, difusos. Por supuesto, no se trata de un

la voluntad política que la animaba. La pérdida de

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

empieza a sentir amenazada”

diagnóstico muy novedoso. Éste se arrastra de las

las certezas y de la forma dual de comprensión que

59

primeras décadas del siglo pasado y sin embargo,

marcó el derrotero de la cultura en décadas pasadas

una serie de acontecimientos históricos, como

obliga a repensar los modos de su lectura y afinar

las vanguardias y los movimientos populares,

en igual línea, las posibles defensas de un campo

se ocuparon de mantener viva la intención que

que, poco a poco, cede a transformaciones de fondo

Henri de Man I

señalaba la diferencia. Hoy en día, y pasada en gran parte la resaca postmoderna, la porosidad de

Periodista, Universidad de Chile. Magíster © en Comunicación y Cultura, Universidad de Buenos Aires.


y forma como nunca antes se han visto. La manida

decae ante el tajante encomio de la medición y

metáfora del ‘campo de batalla’ no cesa de aparecer

la cifra, de la radiación espectacular que se cierne

en el horizonte de las preocupaciones culturales

amenazantemente sobre el campo cultural. Pues

y las búsquedas de apellidos y definiciones, de

resulta ingenuo pensar la cultura en completo

forcejeos pretéritos y nuevas sintaxis que parecen

desligue, imaginarla en términos puros y pulcros de

fútiles ante la nebulosa conflagración de los fines,

una lógica mercantil, elitista o fetichizada frente al

moneda cotidiana. Muy atrás, y quizás con nostalgia,

cual suenen las alarmas. No existe la posibilidad de

pero sin parodia, leemos la crítica mandarinesca

un retorno pre-espectacular. Desde 1967 se oyen las

de Adorno sólo para constatar que es algo que ya

ideas a medias comprensibles de Guy Debord que

no nos pertenece, que es un tiempo y un modo

señalan la inmensa acumulación de espectáculos

de concebir lo cultural, que irremediablemente ha

formados por el dúo economía y política capitalista,

quedado tras nosotros. Lo que el presente provee a

dando como resultado la forma mediática de la

la relación o conflicto entre cultura y espectáculo es

imagen. Ese imperio caerá por su propio peso, y no

la posibilidad de nuevas configuraciones discursivas

será, no nos engañemos, la cultura su detonante. Su

y modos de análisis, reflexiones en torno a nuevas

labor es menor, pero crucial: resistir los cantos de

prácticas, públicos, concepciones que logren

sirena para labrar una nueva entonación.

superar la simple gratificación de las ‘parcelitas interpretativas’ para ampliar sus marcos.

III

II

Llegado el momento, cada uno elegirá a los suyos.

AÑO 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011

Por tanto, aquella especie de mesianismo cultural

60

Existe una interrogante subyacente al mismo

debe ser liquidado en la materialidad del presente.

estado que revisamos. Una pregunta que articula

Y una vía la constituye la capacidad de dilucidar las

el ámbito cultural y cuya ausencia u omisión ha

tensiones que atraviesan la relación, indiscutible,

profundizado la tensión entre cultura y espectáculo.

entre cultura y espectáculo. Y si existe una práctica

La cuestión por qué tipo de cultura, o bien, qué

cuya ausencia se torna fundamental en este asunto,

sentido dar a la cultura o, incluso, más ligero, la

se trata de la crítica. La reflexión crítica, la escritura

búsqueda de un simple y determinante adjetivo:

crítica ha acabado extraviada en el paraje de lo

popular, de masas, independiente, subsidiada,

mensurable, cuando no ha sido reducida a un simple

nacional, cosmopolita. Esta idea puede funcionar

lugar común bajo el apelativo de“constructiva”, como

menos como designio imperturbable que como

si una maldad indefinible habitara la palabra. Su

elemento que logre encauzar en unos primeros

ausencia caracteriza estos tiempos espectaculares y

términos lo que luego puede devenir otro. Es decir,

fugaces, la manía numérica. Asumir, tentativamente,

volver, de costado, a la antigua y dudosa, cuando

una postura pro-cultura, por simple oposición a

no ardua, caracterización de la cultura. De costado

una pro-espectáculo, pasa, inevitablemente por

pues se trata de volver a un ejercicio “fracasado”,

fortalecer el ejercicio de la crítica incesantemente.

que sin embargo resulta fundamental para el propio

Esto, sin embargo, debe ser opuesto a ciertas

hacer cultural. La interrogación constante sobre

tendencias de revitalización doctrinaria, ortodoxa;

fines, modos, métodos y políticas como propiedad

debe necesariamente experimentar su tiempo

patrimonial de lo cultural es el primer rasgo que

sin sucumbir por completo. Se hace patente la


necesidad de un espíritu ensayista, tentativo, capaz

al contrario, se torna poderosa en su conflictividad,

de auto-interrogarse, de pensar contra sí. Nietzsche

desata los sentidos y las interpretaciones, se

lo expresa de un modo insuperable: “La objeción, la

torna problema. “La literatura interesante es una

cana al aire, la desconfianza jovial son signos de salud:

perversión” escribe Eduardo Grüner, y allí señala una

todo lo incondicional cae dentro de lo patológico”.

diferencia irreductible: el espectáculo no puede ser

Allí también podemos leer lo incondicional, lo

problemático, no puede trastocar las lógicas de la

incuestionable, la pretensión de verdad única que el

forma de producción. En lo que remite a la potencia

espectáculo encuentra en la rotundidad económica

crítica, ésta genera un horizonte de sentido que

de la cifra, frente a lo cual la frágil inscripción de la

abre la posibilidad del conflicto. No tanto, y no

crítica, con sólo un ademán, logra exhibir toda su

sólo, a un nivel discursivo, sino incluso en lo que

falsedad, a fin de lograr arrebatar la posesión de lo

puede resultar relativo a una experiencia, o incluso,

experimental signado por la mercadotecnia para

una forma de vida. Ambos conceptos de una

reinscribirlo en el permanente acto oscilatorio de la

ingerencia y complejidad que es necesario revisar, discutir el dictum de Benjamin (“No hay lugar para

escritura ensayística, de la espesura y profundidad del lenguaje: abrir sentidos, confrontar posiciones, penetrar aquello que aparece en el horizonte de nuestro tiempo como liquidado y satisfecho en rankings y medidas cristalizadas.

la experiencia en un mundo saturado de discursos culturales”) a ver si puede abrir a nuevas lecturas, nuevos ámbitos. V Se trata a fin de cuentas, de polaridades, de fuerzas antinómicas pero necesarias y, en gran medida, complementarias. La híperproducción, la lógica mercantil espectacular y la circulación incesante son problemas que no pueden ser arrancados de las sociedades contemporáneas, pero sí ser comprendidos en su real naturaleza, destinados a un espacio dentro de la sociedad. La disputa por la hegemonía entre cultura y espectáculo no cesa de negociarse, y allí la crítica, y su vínculo constante: crítica cultural, cultura crítica, políticas culturales críticas y los reordenamientos posibles marcan el ejercicio de su comprensión. No se trata, entonces, de remarcar el límite entre cultura y espectáculo,

IV

sino de concebir el límite, pensar contra él para, así, repensar las dimensiones de lo político, de lo

La crítica establece, para los propósitos de una

cultural y lo crítico, aquello que abre el campo de

diferencia, lo que, culturalmente, es irreductible a

batalla, manteniéndose irreductible a la fría lógica

una lógica espectacular, su parte maldita que no

de la cifra, y dejando entrever, con ello, que en el

puede ser minimizada al registro, a la estadística; y

campo cultural aún hay posiciones que defender.

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

Y si existe una práctica cuya ausencia se torna fundamental en este asunto, se trata de la crítica. La reflexión crítica, la escritura crítica ha acabado extraviada en el paraje de lo mensurable, cuando no ha sido reducida a un simple lugar común bajo el apelativo de “constructiva”, como si una maldad indefinible habitara la palabra.

61


62 Aテ前 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011


¿Economía de la cultura o cultura de la economía? La idea es hacer algo (se le exige al Estado que haga algo) pero que no determine los contenidos según el interés político. Pero, ¿se puede librar el Estado en su gestión de una marca o interés político? Indudablemente no, aunque esa acción política venga camuflada de un supuesto interés técnico.

Corría el año 1992 y reaparecía en Chile el Estado

¿se puede librar el Estado en su gestión de una

preocupado por las artes. Nacía el FONDART.

marca o interés político? Indudablemente no,

Los fondos de cultura son la máxima expresión

aunque esa acción política venga camuflada de

de lo que caracteriza a la política pública en

un supuesto interés técnico.

esta materia. La discusión fue cómo apoyar, sin intervenir. El eterno debate entre las políticas

Definitivamente, el gobierno en aquella época,

culturales de la Ucrania de la URSS (pautando

se vio obligado a improvisar su gestión en

todos los contenidos artísticos) y el laissez faire

cultura, sin tener una agenda muy clara. En ese

estadounidense. La idea es hacer algo (se le exige

entonces, la escena artística estaba limitada a

al Estado que haga algo) pero que no determine

las bellas artes, los espacios públicos para su

los contenidos según el interés político. Pero,

difusión se encontraban cerrados o dominados

* Antropólogo por la Universidad de Concepción. Investigador sobre políticas culturales, arte, economía y energía. Actual Investigador en CIPAC (Círculo de Investigación del Pensamiento y Arte Contemporáneo) de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile.

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

* Felipe Ramos

63


por el mercado, y existía una deslegitimización de la cultura en general y de los oficios artísticos y patrimoniales en particular. La pregunta era entonces qué hacer o cómo asir las artes y la

AÑO 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011

cultura.

64

Efectivamente, este análisis redibuja el escenario y redefine la noción de cultura como un sector de la economía, reconociendo ciertas características particulares, pero permitiendo a su vez la introducción de conceptos como consumo cultural, industrias culturales , capital, inversión, etc. Este tipo de análisis ofrecía la visibilización del aporte económico de la cultura, al mundo laboral, al PIB y a la recaudación de impuestos. Sin embargo amenaza con reducir la complejidad de la cultura a ciertas actividades productivas centradas en su valor simbólico y basadas en el derecho de autor como soporte.

El problema inicial debió ser, por lo tanto, cuál era la materia con que se estaba trabajando. Qué es arte y qué es cultura. Los ideólogos de la agenda en este sentido (Squella, Brunner, Garretón) asumieron los conceptos en sus derivaciones más extensas y se adscribieron en su documentación a las definiciones más tradicionales, para las artes, y a las más amplias, para la cultura. El resultado de todo ello fue el documento de las políticas públicas culturales de 2005-2010. El texto abarcaba alrededor de seis nociones diferentes de cultura, ya sea como actividad económica, educativa, cívica, patrimonial, política, etc., lo que permitiría leer una cierta fragilidad de un campo en discusión y debate, que se trata de afirmar y legitimar a través de todas las herramientas discursivas y, dentro de una política Estatal, intenta contentar a todos los interesados en ella. El imperio de la economía Todo el discurso, sin embargo, se ve eclipsado a la hora de entrar en acción; cómo llevar a cabo las intenciones de tales deseos. Para ello el CNCA se ha afirmado en la tendencia general de la “economía de la cultura”, que ofrecía una propuesta política como extensión a los análisis de la economía en otros ámbitos, adecuándolos a la problemática del “sector”(1) . Efectivamente, este análisis redibuja el escenario y redefine la

(1) Herrero Prieto, Luis. La contribución de la cultura al desarrollo económico regional. Investigaciones regionales, nº 19, 2011.


noción de cultura como un sector de la economía,

cultural”, donde se ha optado por términos que

reconociendo ciertas características particulares,

tratan de visibilizar la no pasividad del público,

pero permitiendo a su vez la introducción de

tales como participación o empoderamiento,

conceptos como consumo cultural, industrias

términos más acordes con la aproximación de

culturales(2) , capital, inversión, etc. Este tipo

los estudios culturales.

de análisis ofrecía la visibilización del aporte económico de la cultura, al mundo laboral, al PIB

Acá podemos ver categorías disímiles (no

y a la recaudación de impuestos. Sin embargo

necesariamente

amenaza con reducir la complejidad de la cultura

la

a ciertas actividades productivas centradas en

empoderamiento. Por ejemplo, la identificación

su valor simbólico y basadas en el derecho de

de la cultura como un “campo cultural” (al estilo

autor como soporte. Tal análisis describe como

de Bourdieu) autónomo y que sigue sus propias

ámbito de acción la creación artística (a la cual se

reglas, o de un “sector cultural” dentro del

considera como actividad no industrializada, pero

juego de la economía. Este tipo de definiciones

ya

contrapuestas)

enunciada

como

es

consumo/participación/

Contentarse simplemente con aplicar la agenda de la economía de la cultura, nos reduce a un ámbito que excluye la acción estatal, que en tal caso podría estar mayormente asentada en el ministerio de Economía o Hacienda, antes que en el de Educación o el CNCA. Entonces la pregunta queda en el aire: ¿Qué es más importante para la institucionalidad cultural, la economía o la cultura? son importantes al trabajar una política, pues

y creativas y el patrimonio cultural.

las categorías de análisis social siempre han

puede ser nociva y restrictiva. Ya se han planteado

Contentarse simplemente con aplicar la agenda

ciertas

industrias

de la economía de la cultura, nos reduce a un

culturales(3) , y dentro del espacio de la gestión

ámbito que excluye la acción estatal, que en tal

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

factible de llegar a serlo), las industrias culturales

genera escozor el uso del término “consumo

caso podría estar mayormente asentada en el

65

mostrado su carácter performativo, o sea, son en Sin duda este enfoque es un aporte para entender

sí mismos una acción política y social con miras a

ciertos procesos en las actividades artísticas y

la transformación del mundo(4).

complementarias. Sin embargo su totalización críticas

al

concepto

de

(2) Pese a que se trata forzadamente de hacer la conexión entre la “industria cultural” de Horkheimer y Adorno, el plural de “industrias culturales” tiene un origen completamente distinto. (3) Mato, Daniel. Todas las industrias son culturales, Comunicación y sociedad Nº 8, 2007. O también ver la critica compartida por Yúdice y García Canclini de que se convierta en una maquila Cultural. (4) Van Dijk establece los mecanismos en que el discurso es una acción política más, mientras que al mismo tiempo el discurso académico de las ciencias sociales ha demostrado su injerencia a la hora de definir, tratar conflictos o marcar tendencias.


ministerio de Economía o Hacienda, antes que en

instala con mayor claridad, aunque incluyendo

el de Educación o el CNCA. Entonces la pregunta

cierta discusión, sobre los términos de la economía

queda en el aire: ¿Qué es más importante para

de la cultura (se ocupa casi sin distinción el

la institucionalidad cultural, la economía o la

apelativo de sector cultural y campo cultural).

cultura? Como es común, se halla evidente descoordinación Del documento de la nueva política pública

entre lo que se dice y cómo se actúa, parcelando

cultural 2011 -2016

la cultura; cuestión que no es contradictoria con la visión de “sector”, pero sí con una visión

Volviendo al ámbito de la política en Chile, se ha

de elemento integrador de un “campo”. De esta

gestado un nuevo documento, para un nuevo

forma la institucionalidad cultural se repliega

periodo de Políticas Culturales. Ampliamente

a su espacio particular como si no tuviese

esperado, el documento de la nueva política

conexión con otras instancias. Un ejemplo es la

pública cultural, nos llega con retraso… ¿o

sorprendente contradicción entre el anuncio

retrocesos? El Estado subsidiario, que hasta el momento era evidentemente financista, se vuelve más recatado, para disminuir su filantropía y mecenazgo en pro de una regulación mercantil desbalanceada o que requiere fomento lo más indirectamente posible. Reduce su derecho de ser puntal de la cultura, al dejarlo en las manos de decisiones no planificadas AÑO 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011

y antojadizas sobre el rol de la cultura, pero más

66

aún, de la nación. El asunto es simple, se tiene fe en una industria (que en muchos casos en Chile está lejos de poder tener ese apelativo, como la cinematográfica) para que se subvencione, considerando que eso debería bastar para aumentar el capital cultural o los auxiliares que lo alimentan; y en realidad solo aumenta el capital económico, que en sí mismo no implica desarrollo de nada, sino que más veces ha demostrado que en su ausencia las cosas funcionan, en cultura y artes, de igual modo. La nueva política cultural ha abandonado el carácter de la anterior de ser conciliadora de las distintas nociones de cultura, se instala lejos del acuerdo, y esta vez el discurso hegemónico se

De esta forma la institucionalidad cultural se repliega a su espacio particular como si no tuviese conexión con otras instancias. Un ejemplo es la sorprendente contradicción entre el anuncio de la política cultural de fortalecer la formación de artistas y audiencias, mientras a través del ministerio de Educación, se reducen las horas obligatorias dedicadas a artes entre 5º a 8º básico.


de la política cultural de fortalecer la formación de artistas y audiencias, mientras a través del ministerio de Educación, se reducen las horas obligatorias dedicadas a artes entre 5º a 8º básico. Especialmente riesgoso en un Estado que justifica su acción sobre la forma y no los contenidos, pero al mismo tiempo deja a merced de su producción al encandilamiento que le producen los festivales y bienales internacionales, donde el parámetro de los contenidos no son efectivamente locales o integradores de una identidad, sino por el contrario su universalización es el criterio de su contenido. Un aspecto positivo está dado sobre el patrimonio cultural, cuestión que le ha sido esquiva al análisis económico y que ha mantenido su lenguaje, aunque desde ya es asediado por el turismo cultural, el cual sacaría a relucir su productividad económica. Aun así, es el ámbito de acción que caracteriza más a la noción de campo interconectado con las otras áreas del quehacer humano, y en tal caso la agenda en patrimonio la educación escolar. Sin duda, la economía de la cultura se ha instalado con fuerza en la política pública cultural, con todos sus beneficios y sus perjuicios. Esperemos que con conciencia no se asuma su agenda sin la reflexión adecuada y sean los términos de la cultura y no los de la economía los que reinen sobre ellos mismos, lo que es un llamado a la gestión cultural, pero también a los investigadores, de crear y promover términos propios para referirse a la gestión de la cultura y no ser arrastrados por conceptos y agendas ajenas.

AÑO 2/ NUMERO 7/ DICIEMBRE 2011

obliga a la articulación con otros ámbitos, como

67


68 Aテ前 2/ NUMERO 7 / DICIEMBRE 2011

Profile for Rufián Revista

Circuitos cerrados: miradas urgentes sobre políticas culturales  

Año 2 - Número 7 - Diciembre 2011

Circuitos cerrados: miradas urgentes sobre políticas culturales  

Año 2 - Número 7 - Diciembre 2011

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded