Rufian15 - Esta historia es sin olvido

Page 1

1

Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013


Visita, revisa, comenta. http://rufianrevista.org Escríbenos, participa. rufian.revista@gmail.com Dirección General: Equipo Rufián Revista Equipo Editorial: Daniela Acosta Paula Arrieta Camila Bralić Rosario Carmona Bosco González Cynthia Shuffer Constanza Villa Colaboración: Macarena Abarca Paco Caballero Paz Irarrázabal Guillermo Jiménez

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

Corrección: Camila Bralić/ Daniela Acosta

2

Portada: Cynthia Shuffer Gráficas: Paula Arrieta/Cynthia Shuffer Diseño y diagramación: Chilenitox/ Paula Arrieta


Esta historia es sin olvido Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

Chile, 40 aテアos

3


Índice

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

8Chile, EDITORIAL 40 años

4

10 El armazón del nuevo Chile. Fundamentos ideológicos de la democracia posdictatorial - Javier Sadarangani Leiva 16 Lo que necesitamos recordar a 40 años del golpe - Patricia Castillo 22 El legado neoliberal de la constitución de 1980 - Pablo Grez 30 Violencia y ejercicios de memoria - Constanza Ambiado 36 El ataque institucional al trabajo y su larga estela - Karina Narbona 40 Santiago, aparecer - Paula Arrieta Gutiérrez 46 Memoria, derechos humanos y emancipación - Gloria Elgueta P. 52 Inminente, incompleto, general- Víctor Quezada 60 Memorias sobrepueblo el colonialismo, descentrando algunas perspectivas sobre la dictadura y el mapuche - Enrique Antileo y Sergio Caniuqueo 66 La Memoria de la Conmemoración - María Graciela Acuña 72 Resistencia y vanguardia. ElConstanza particular caso del Museo de la Solidaridad Salvador Allende Robles Sepúlveda 80 El desafío político y la lucha de los MapucheCurin Urbanos en Santiago desde 1998 hasta hoy - Felipe 86 Cuando nos robaron la palabra - Bosco González Jiménez


94 Santa Lucía 162 (1974-1976) - Romina Ampuero

123 PORTAFOLIOS 124 119 - Cristian Kirby

134 A los 3 días de Septiembre - Paula Arrieta Gutiérrez 146 Misión Cumplida - Claudio Correa 154 Sobrevivientes de tortura - Susana Adriasola

162 Cartografías de quiebres, del hacer visibles nuestras cicatrices - Elisa Muñoz Elgueta 168 Vuelos de los que duelen - Diana Navarrete 172 Impresiones de memorias - Cynthia Shuffer Mendoza 176 Índice de imágenes originales

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

98 Profesorado, perfeccionamiento permanente y poder popular. Los Talleres de Educadores de 1972 - Leonora Reyes Jedlicki 106 De la Universidad a la calle - Milena Bralic 110 El proceso neoliberal chileno como cambio del patrón de reproducción de capital - Pablo Cuevas Valdés

5


6 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


7

Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013


Esta historia es sin olvido Chile, 40 años

Editorial Rufián

Cada año, el 11 de septiembre nos insta a revisar

la subversión como un acto creativo. Detenerse,

críticamente la Historia para volver la mirada a ese día

reflexionar, crear algo. La invitación es a recordar

de 1973, en que el Golpe Cívico-Militar dio origen a la

en un ejercicio interpretativo, volverse narradores

dictadura encabezada por Augusto Pinochet, y que

de la historia propia, ser dadores de sentido desde

se extendió en Chile hasta el año 1990.

la singularidad de la experiencia. Por lo tanto, nos

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

propusimos generar un documento que aporte

8

Hoy se cumplen 40 años de ese día que marcó

desde nuestros lugares y, a la vez, abra un camino

un punto de inflexión histórico, y que significó el

de comunicación directa con los asuntos que como

quiebre de nuestra institucionalidad democrática

sociedad aún tenemos pendientes.

y la dislocación de la sociedad chilena. Por lo tanto, esta fecha no solo nos exige el debate sobre nuestros

Consideramos que este número no está dedicado

procesos de memoria, justicia y verdad, sino también

exclusivamente a un público chileno. Por el contrario,

una atenta mirada a la herencia de la dictadura como

los temas involucrados en los relatos y análisis que

factor determinante del Chile actual: la desigualdad,

presentamos nos parecen de gran importancia para

la

la

todos quienes se interesan por los procesos sociales y

naturalización de la violencia de Estado, la ruptura

desean construir una sociedad más justa, cualquiera

de la cohesión social y la renuncia a los derechos, son

sea su nacionalidad o cercanía. Sabemos que las

parte de una enorme lista de consecuencias que hoy

historias de nuestros pueblos comparten traumas,

se plantean como formas continuas de lucha.

pero también sueños y esperanzas.

Creemos como equipo que rememorar, en sí mismo,

Los artículos que componen el presente número

solo lleva a reproducir imágenes estáticas, sin sentido.

abordan, por un lado, los legados ideológicos,

La memoria es activa, subversiva, entendiendo

culturales, económicos, laborales y constitucionales

instalación

exitosa

del

neoliberalismo,


querido ser desde sus inicios un lugar inclusivo de

teórico. Por otro lado, también presentan narraciones

discusión y reflexión política y social. Nos ha movido

testimoniales e históricas de las realidades vividas

la incomodidad ante la naturalización de situaciones

durante el gobierno de la Unidad Popular, el violento

que aplastan la dignidad de los seres humanos y

quiebre de la dictadura y sus resignificaciones en el

que impiden la construcción de espacios colectivos.

Chile de hoy. Además, en esta ocasión incluimos un

Creemos que esta lucha –que hoy materializamos en

portafolio de obras de artistas visuales que proponen

una nueva entrega– y, en el fondo, todo el trabajo que

nuevos acercamientos a nuestra historia reciente

realizamos, mucho le debe a las historias y personas

desde la perspectiva de la imagen.

implícitas en estas páginas. Hombres y mujeres incansables, cuyo valor y convicción no pudo ser

Sabemos que esta selección no agota las diversas

acallado con la violencia, la brutalidad, el terror y

temáticas que nos atañen a 40 años del Golpe de

el crimen, ni siquiera con la muerte. Nos sentimos

Estado. Sin embargo, con ella pretendemos abrir

fuertemente convocados a ser los herederos de este

campos de discusión e invitar a nuevas reflexiones.

camino ya abierto, sin el cual Rufián Revista hoy no

Nos propusimos mirar de frente nuestros conflictos,

sería posible. A estas personas, a los que están y a los

reunir visiones actuales y críticas que nos ayuden a

que no están, está dedicado este número.

comprender la memoria como una entidad dinámica, propulsora de cambio y futuro, pero sobre todo de

Equipo Editorial Rufián Revista

compromiso con las resistencias de nuestros tiempos.

Santiago - Iquique - Buenos Aires Septiembre de 2013

Por último, quisiéramos señalar que este número de Rufián Revista tiene un especial significado para nosotros. Este proyecto nacido el año 2010 ha

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

de la dictadura, desde un análisis principalmente

9


10 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


El armazón del nuevo Chile

Fundamentos ideológicos de la democracia posdictatorial

* Javier Sadarangani Leiva Es una suerte de lugar común cuando, al momen-

el gobierno de la Unidad Popular, a manos de quie-

to de caracterizar los años de Dictadura Militar en

nes pregonaban los valores y ventajas del libre mer-

Chile, historiadores y cientistas sociales se refieran

cado. Sin embargo, cabe preguntarse si estos cam-

a este proceso como el éxito en la instalación de un

bios tan significativos se desarrollaron solo en una

modelo neoliberal en materia económica, una con-

dimensión económica o fueron capaces de permear

clusión que no nos parece apresurada ni superficial

otras.

en lo absoluto, pues es indudable que la estructura económica chilena mostró bruscas y profundas

El asalto del control político y económico por estos

transformaciones respecto a las planteadas durante

paladines del neoliberalismo entre los años 70 y 80

* Licenciado en Historia por la Universidad Nacional Andrés Bello; Licenciado en Educación y Profesor en Enseñanza Media con mención en Historia, Geografía y Ciencias Sociales por el Departamento de Estudios Pedagógicos (DEP) de la Universidad de Chile. Actual miembro del Centro de Estudios Sudamérica (CeSud).

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

El presente trabajo busca indagar respecto a los preceptos que dieron origen a la nueva democracia de la posdictadura, advirtiendo su matriz neoliberal en función de un predominio de la labor del mercado en el desarrollo del país. Así, esta democracia debiese garantizar que el mercado no vea trabas en su funcionamiento.

11


nos advierte que estos principios sí estuvieron pre-

el reencuentro de Chile con la democracia significará

sentes al momento de fraguar una nueva democra-

también nuestra incorporación activa a todas las ins-

cia. Entonces, la pregunta que nos surge es ¿cuáles

tancias de colaboración internacional que correspon-

son los principios político-ideológicos que susten-

da para contribuir con nuestro aporte al desarrollo de

tan la democracia de la posdictadura?

los pueblos (1).

El escenario económico chileno a inicios de los años

Entonces, estas aspiraciones económicas conduje-

80 parecía propicio para la inversión extranjera, ya

ron a plantear una democracia coherente con los

que se daban todas las condiciones políticas y eco-

principios de la economía que se buscaba proteger,

nómicas para que el sector privado proliferara en sus

es decir, una democracia con fundamentos neolibe-

ganancias. No obstante, esa situación cambió con la

rales.

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

crisis mundial en 1982, pero particularmente con

12

la irrupción de las Jornadas de Protestas entre los

Si existe un denominador común entre James Bu-

años 1983 y 1986. La preocupación por la goberna-

chanan, Friedrich Hayek y Karl Popper –padres del

bilidad del país por parte de quienes detentaban el

neoliberalismo– es que para ellos la democracia de-

poder político creció exponencialmente cuando las

biese apuntar a proteger los derechos del individuo

manifestaciones sociales comenzaron a constituirse

y el ámbito privado de sus ciudadanos, sin importar

como frenos para que esta inversión se desarrollara

el país o la condición de estos, si no sería un mero

sin contratiempos. En definitiva, fue esta oposición

formalismo; pero además proponen que son los

al régimen del dictador –más que el plebiscito en sí,

hombres quienes deben ser celosos defensores de

como sostienen muchos–, lo que gatilló finalmente

la retención de sus libertades individuales al interior

que el poder político pensara seria y concretamen-

de un orden social. Esta convergencia de los tres au-

te en una “transición” política hacia una democracia

tores también se percibe en muchos otros aspectos

estable para garantizar gobernabilidad y, a su vez,

al momento de definir cuál es el rol que debe jugar

un país amable para la empresa extranjera.

la democracia en la tierra prometida del libre cambio.

Este argumento de orden histórico nos sugiere que la necesidad de edificar una democracia para Chile estuvo motivada por aspiraciones principalmente económicas, más que políticas o ideológicas, lo que explica que, eventualmente, el gobierno civil erigiese un régimen que asegurara que este libre mercado fuera efectivamente “libre”: Podéis tener la seguridad –afirmó Patricio Aylwin una

La instalación de un modelo con dichas características en nuestro país hubiese sido imposible bajo un régimen democrático

vez asumido el mando del poder ejecutivo– de que

(1) Discurso de Patricio Aylwin en el Estadio Nacional. Santiago, 12 de marzo de 1990.


En segundo lugar, la democracia no se concibe como un fin en sí mismo, es más bien un método político o, en palabras de Karl Popper, un “armazón dentro del cual los ciudadanos pueden actuar de una manera más o menos organizada y coherente”. Es decir, una forma de gobierno que no enviste categorías valorativas pues está en manos de los ciudadanos el carácter concreto de este. Así, el mismo autor señala: “En realidad, la democracia no

¿Cuáles son los principios político-ideológicos que sustentan la democracia de la posdictadura?

puede hacer nada; solo los ciudadanos de la democracia pueden actuar” (2). Es entonces en la figura del individuo en quien recae toda responsabilidad las reglas de aquella (las cuales son incuestionables pues esta es solo un “armazón”), sino en cómo llevar dichas reglas en el ejercicio político práctico. Así lo verbaliza Patricio Aylwin en 1990 en el Estadio Nacional: El hecho de que ahora tengamos un gobierno del pueblo no significa que los problemas se van a solucionar milagrosamente; significa, sí, que de inmediato, desde ahora mismo nos vamos a poner a trabajar para solucionarlos, y contamos para ello con el esfuerzo y participación de todos (3). Asimismo, resulta interesante relevar dentro de la propuesta de los autores el rol que le cabe a las mayorías. Estas no pueden determinarlo todo, plantea Hayek, no puede una mayoría circunstancial derogar aquello que conforma el perfil más básico, pero a la vez más hondo, de una sociedad. De aquello, Jorge Jaraquemada –cientista político– concluye que la democracia no es un mecanismo por el cual deban pasar todas las decisiones públicas, ni es la

forma de resolver todos los conflictos sociales. A partir de lo anterior, Hayek enfatiza que “no existe justificación para que ninguna mayoría conceda a sus miembros privilegios mediante el establecimiento de reglas discriminatorias a su favor. La democracia no es, por su propia naturaleza, un sistema de gobierno ilimitado”. A una conclusión similar arriba James Buchanan cuando acuña el concepto de “democracia limitada”, la que apunta a una contención del poder por parte del electorado sobre las mayorías, para evitar que estas se vuelvan absolutas: “La democracia también puede volverse un drama cuando se la absolutiza”, arguye Buchanan. Democratizar a todos los sectores políticos y sociales implicaría para el país el derrumbe de su gobernabilidad, puesto que ya no serían las instituciones quienes gobiernan (entendidas como las más altas manifestaciones del gobierno), sino las personas comunes:

(2) Jorge Jaraquemada, El concepto de democracia en el Neoliberalismo: Buchanan, Hayek y Popper, Universidad Central de Chile, 2003, Santiago. (3) Discurso de Patricio Aylwin, óp. cit.

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

al momento de plantear una democracia, pero no

13


Tanto los problemas sociales como el funcionamiento institucional buscan solución en la medida que la estructura económica actúe plenamente: esto es con comodidad para la inversión extranjera y plena libertad para la empresa privada, ambas concebidas como el motor del desarrollo, no solo económico, sino también político, social y cultural. Una de las características que el Estado debe tener en

ción histórica fiel a sus preceptos.

su función productora o subsidiaria es que los indivi-

Este es justamente uno de los papeles que interpre-

duos deben sentirse gobernados por instituciones y no

ta el gremialismo a la hora de cristalizar la doctrina

por personas, y en esas instituciones el individuo debe

neoliberal: el de situarse como un nexo, vínculo,

tener una participación tanto en la generación, como

puente entre los valores del libre mercado y la po-

en el control de actuaciones (4).

lítica nacional, ya que los principios de Buchanan,

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

Hayek y Popper no se ven íntegramente reflejados

14

No es casual que Milton Friedman, arquitecto del

en la institucionalidad posdictatorial, pero sí lo está

proyecto neoliberal en Chile, sostuviera en 1975

el “neoliberalismo a la chilena” de Jaime Guzmán (el

que la instalación de un modelo con dichas carac-

cual mutó desde el abortado corporativismo anties-

terísticas en nuestro país hubiese sido imposible

tatal que lo caracterizó inicialmente) y los gremialis-

bajo un régimen democrático, ya que analizando

tas, quienes fueron los autores en la configuración

las propuestas neoliberales recién esbozadas, se in-

de la nueva institucionalidad para el país.

fiere que los cambios sustanciales tanto en asuntos políticos como económicos son altamente lentos e

La Constitución Política de 1980 “reconocía la li-

interrumpidos bajo el ritmo de un gobierno demo-

bertad económica, permitiendo la mantención del

crático.

capitalismo de orientación neoliberal, en lo cual adhería al ideario moderno”, sostuvo Verónica Valdivia.

Este esquema de democracia se percibe con esca-

Sin embargo, más adelante aclara que la Carta Fun-

so movimiento político por su carácter limitado, lo

damental –entendida como la máxima expresión

cual invita a que los distintos sectores involucrados

del espíritu institucional de la época– respondía a

se restrinjan constantemente entre ellos. Pero más

orígenes mixtos y no todos de matriz neoliberal (5).

importante aún, vemos que se disocian los elementos teóricos al momento de situarlos en la historia,

Ahora, estos elementos no solo se manifiestan en el

donde el relato neoliberal no encuentra una situa-

documento constitucional, sino en el modo en que

(4) Citas extraídas desde Jaraquemada, El concepto de democracia…, óp. cit. (5) El humanismo cristiano y el liberalismo restringido son otras matrices que según la autora se encuentran al interior del documento. Verónica Valdivia, Rolando Álvarez y Julio Pinto, Su revolución contra nuestra revolución. Izquierdas y derechas en el Chile de Pinochet (1973-1981), LOM Ediciones, 2006, Santiago, pp. 96-98.


comienzan a operar los distintos organismos del Es-

democracia neoliberal, es decir, aquella que se arti-

tado una vez iniciado el gobierno de Aylwin en rela-

cula en función del libre mercado y que persigue el

ción con la economía a partir de los años 90:

bienestar económico antes que el político. Esta idea responde a que el éxito del neoliberalismo no solo

Para salir de la pobreza tenemos que crecer, y esto exige

se situó dentro de una esfera económica, sino que

estimular el ahorro y la inversión, la iniciativa creado-

debió condicionar otras para que el triunfo fuese

ra, el espíritu de empresa. Las políticas gubernamen-

viable en el tiempo, es decir, que el mundo político

tales deberán conciliar los legítimos requerimientos en

y social estén alineados y sean garantes en el funcio-

la satisfacción de las necesidades fundamentales, con

namiento del modelo económico, en el entendido

espíritu de justicia social, y las exigencias ineludibles

de que este no puede presentar preceptos ideoló-

del crecimiento (6).

gicos distintos a los que se encuentran en la institucionalidad. Estado y mercado debiesen funcionar

Tanto los problemas sociales como el funcionamien-

bajo los mismos propósitos.

to institucional buscan solución en la medida que la estructura económica actúe plenamente: esto es

Estas transformaciones en los elementos que defi-

con comodidad para la inversión extranjera y plena

nen el carácter de la democracia estuvieron respal-

libertad para la empresa privada, ambas concebidas

dadas por la lectura de la coyuntura y del proceso

como el motor del desarrollo, no solo económico,

histórico que realizaron sus promotores provenien-

sino también político, social y cultural.

tes del sector empresarial, por lo cual no debe extrañar el predominio de lo económico al momento de

No obstante, esta concepción economicista de la

diseñar el nuevo armazón de Chile.

democracia dista de las concepciones republicanas fundamentos no se encontraban exclusivamente supeditados al devenir económico de Chile, sino a las necesidades que gradualmente hacían notar los distintos actores políticos y sociales. Entonces, lo ocurrido durante la transición política no sería un “retorno” a la democracia, sino una “nueva” democracia, con principios y prácticas distintas a las que encontramos en Chile antes de 1973. Vemos, así, que los fundamentos empleados para plantear esta nueva democracia en Chile están alimentados por un sustento ideológico tanto neoliberal como gremial en su relación con la economía, lo cual nos permite hablar derechamente de una

(6) Discurso de Patricio Aylwin, óp. cit.

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

que se ejercían en los 60 y años anteriores, pues sus

15


16 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


LO QUE NECESITAMOS RECORDAR A

40 años del Golpe

¿Qué y cómo recordar el fin de la Unidad Popular hace 40 años? Parece más fácil acordarse de la forma aberrante con la que se nos arrebataron los derechos, que de la sensación de ser dignos y de recibir lo justo. Parece más fácil recordar que fuimos derrotados que sacar esa valentía, rigor y disciplina que se utilizó durante la resistencia. Estas líneas no pretenden idealizar la militancia en dictadura, sino salir al paso de quienes quieren ubicarnos solo como víctimas.

“El uso adecuado de la memoria es el que sirve a una causa, no el que se limita a reproducir el pasado.” Tzvetan Todorov, 2002, p.208 ¿Qué y cómo recordar el fin de la Unidad Popular hace 40 años? En esta fecha inmensamente simbólica, en que el escenario se muestra propicio para realizar una reflexión acerca de las marcas, las secuelas o los traumas que generó la violencia

* Académica y Psicóloga Clínica

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

* Ph.D. Patricia Castillo

17


de Estado en un país como el nuestro, no faltará quien, con muy buenas intenciones, desee hacer un recuento de heridos, balas, muertos, desaparecidos, desorientados, escabullidos e impunes. Sin embargo, no es lo que yo quisiera decir en estas líneas, y no porque sea irrelevante medir, cuantificar, dimensionar el dolor y el impacto del Golpe en millones de personas, sino porque eso está bastante dicho y sigue localizado ahí donde también está la inexorable impunidad con la que este país ha tratado el tema de las violaciones a los derechos humanos pasadas y presentes.

Los compañeros del partido se juntaban clandestinamente, y nosotros los niños estábamos ahí, muchas veces pensando que eran invencibles, que eran gigantescos, que su sola presencia nos permitía no tener miedo.

Yo quisiera hablar de algo distinto, no porque crea

del derecho al olvido y de la funcionalidad del

que dicho con otras palabras la dolorosa realidad

olvido. Nuestra memoria está en disputa todo el

cambie, sea otra; no se trata de esa clase de poder

tiempo y se resignifica a cada momento, y a 40

que algunos le suponen al lenguaje, casi naïf

años del Golpe, creo humildemente que se hace

diríamos, ese cliché en el que se ha transformado

urgente disputar las representaciones de esa época,

eso de que “el lenguaje construye realidad”.

para que sea parte de aquello en lo cual también se siembra la vida, incluso donde la vida gana.

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

No es por eso que quiero hablar de otra cosa, sino

18

porque cuando se habla de memoria, es preciso

Por ello me rebelo contra la reducción del pasado

hablar también del olvido –como diría Todorov–,

a un recuento de los daños, pues curiosamente, en la medida en que la hegemonía ideológica es más fuerte, más conveniente e inmenso es el olvido del pasado de las organizaciones, el olvido del hacer cotidiano, del gesto leal pero invisible, del amor, de

Los niños éramos un amor caro, porque aumentábamos el riesgo, porque de una u otra forma transformábamos a los luchadores políticos en personas vulnerables, chantajeables con el peor de los castigos.

la valentía, de todas esas cosas en las que le ganamos a la muerte, o sea, que permiten que estemos vivos y podamos recordar. Ahora se cumplen 40 años, yo nací en plena dictadura, mis padres, como muchos compañeros, estuvieron presos antes de eso. Crecí en dictadura, me cambié de casa en casa. Tuve miedo muchas noches, pero otras muchas no. Crecí, como muchos hijos, bastante pobre. Tuve una familia inclasificable, esa en la que los compañeros existían: ni nuclear, ni ampliada, ni ensamblada; otra cosa: la de la


Las raíces que le dieron razón al gobierno de la Unidad Popular siguen tan vivas como hace 43 años; lo que ha cambiado es nuestra disposición para hacerles frente, es nuestra disposición para volver a organizarnos en contra de la injusticia.

organización de la gente pobre, que trabaja y que

horas de comida, en medio del cigarro del papá

resiste; esa familia. Una familia como esas que están

y los compañeros, en los panfletos que la mamá

detrás de los personajes de los documentales,

lanzaba por la ventana de la micro, en los miguelitos

donde los compañeros eran parte cotidiana

lanzados a la calle en la madrugada de los días de

de la vida, cuidaban niños, hacían comida, y se

protesta nacional, durante las eternas reuniones,

levantaban doloridos todos los días a escuchar la

esas en las que a mí se me compraba un pastel y

radio cooperativa con temor, pero con valentía.

donde tenía permiso para lanzarme por la escalera

Los

niños

éramos

un

amor

caro,

porque

aumentábamos el riesgo, porque de una u otra

Los

compañeros

del

partido

se

juntaban

forma transformábamos a los luchadores políticos

clandestinamente, y nosotros los niños estábamos

en personas vulnerables, chantajeables con el peor

ahí, muchas veces pensando que eran invencibles,

de los castigos. Y sin embargo, la mayoría decidió

que eran gigantescos, que su sola presencia nos

correr el riesgo de amar y construir la vida en todos

permitía no tener miedo.

los lugares posibles, y la familia también fue uno de ellos.

Sí; sobrevivimos luchando contra la dictadura, sobrevivimos a las secuelas transgeneracionales

A nosotros, los hijos, amarnos y darnos un lugar en

de la prisión política y a la pobreza, y sí, puedo

el que crecer, fue una tarea difícil, pero había algo

confesarlo, fueron mucho más dolorosos los

que permitía sobrellevar la angustia del día a día, y

momentos en que nuestros padres creyeron

que en mi caso era trascendental. Había que acabar

desamarse o se desamaron definitivamente, que

con la dictadura y cuando lográramos eso, todo

los apagones, los cadenazos y los allanamientos.

cambiaría en nuestra vida, en la vida de todos. En

Creíamos en la capacidad del pueblo y de los

nuestra casa se construía el socialismo en todas las

compañeros, de construir nuestra seguridad.

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

de la casa de Llico.

19


Participamos de la resistencia, como niños que sabían lo que pasaba y cuál era nuestra trinchera.

Es más fácil acordarse de la forma aberrante con la que se nos arrebataron los derechos, que de la sensación de ser dignos y de recibir lo justo. Es más fácil recordar que fuimos derrotados que sacar esa valentía, rigor y disciplina que se utilizó durante la resistencia.

Yo no creo que esta historia, o estas líneas, tengan que ver con idealizar la militancia en dictadura. En realidad, mi pretensión es otra, es salir al paso de quienes quieren ubicarnos solo como víctimas. Nosotros también queremos recuperar la memoria, pero esa donde están guardadas las cosas que hacían que valiera la pena hacer lo que se hizo. Desde el Golpe de Estado en adelante, la historia de los poderosos ha transformado los heroicos actos de lucha y de vida cotidiana del pueblo en historias de puro dolor y derrota para que nadie las vuelva a replicar. Nadie puede negar el dolor y la derrota, pero eso no lo fue todo. El dolor era provocado sistemáticamente por los aparatos represivos y no tenía más fin que doblarnos frente a él. No lo lograron aunque la derrota fue profunda, no solo

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

en el Golpe, no solo en la pérdida de compañeros,

20

Nuestros padres no andaban lesiando en reuniones,

también lo fue en las condiciones de viabilizar un

estaban construyendo condiciones para que

proyecto de sociedad diferente.

pudiéramos ser felices. Estaban en desventaja, pero eran valientes, y eso vale más que cualquier

En esos casos, la memoria estaría al servicio de

otra imagen parental que usted hoy nos quiera dar.

la hegemonía ideológica y de quienes quieren

Habían cosas que no podíamos decir, pero si las

invisibilizar nuestras posibilidades de resistir, con

sabíamos nos sentíamos una parte importante de la

una clara intensión de perpetuar las injusticias que

política.

existen en Chile desde su fundación.

Tuvimos problemas como todos, a veces no

El Golpe de Estado no vino a instalar inequidades

entendíamos por qué nos decían que no, porque

en Chile. La Unidad Popular fue el resultado de

esos no, no siempre tenían que ver con la dictadura,

la organización de los chilenos que luchaban

sino más bien con las arbitrariedades en las que

precisamente

los adultos construyen familia. Sabíamos que el

desigualdades que arrastramos desde antes de la

país era desigual e injusto, pero conservábamos a

conformación de Chile como Estado. La injusticia,

fuego la moral trabajadora, esa en donde hay que

la desigualdad, el abuso de la patronal, la violencia

estudiar y portarse bien, donde no se roba para fines

del Estado siguen y se han profundizado. Las

personales y donde uno se come toda la comida

raíces que le dieron razón al gobierno de la Unidad

cuando es visita, porque si no los amigos se ofenden.

Popular siguen tan vivas como hace 43 años; lo

por

acabar

con

esas

atroces


que ha cambiado es nuestra disposición para hacerles frente, es nuestra disposición para volver a organizarnos en contra de la injusticia. En Chile los derechos sociales tuvieron cortos años de vida, y todos fueron conquistas populares. Es tan poca la memoria que tenemos como pueblo de haber ejercido derechos sociales, que hoy cuando se nos convoca a luchar por esos derechos no hay huellas históricas en las que podamos reconocer esa experiencia. Es más fácil acordarse de la forma aberrante con la que se nos arrebataron los derechos, que de la sensación de ser dignos y de recibir lo justo. Es más fácil recordar que fuimos derrotados que sacar esa valentía, rigor y disciplina que se utilizó durante la resistencia. Chile a 40 años del golpe necesita una memoria que tenga el propósito de convocar manos y voces para construir la justicia que se nos ha negado durante más de dos siglos. Usted, yo y todos necesitamos

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

recordar, no todo, pero necesitamos recordar.

21


22 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


El legado neoliberal de la Constitución de 1980 Al cumplirse 40 años del golpe que derrocara al gobierno institucional de Salvador Allende, nuestra comunidad política comienza a despertar de un extenso letargo constitucional, y cuestiona algunas de las instituciones políticas esenciales para la defensa del modelo neoliberal impuesto a través del miedo y las armas por la Dictadura de Pinochet.

La Constitución que actualmente nos rige fue

constitución de una comunidad política fundada

redactada con estrecha asesoría de un grupo de

en el neoliberalismo económico y en una visión

profesores de derecho constitucional designados

moralmente conservadora de la sociedad. Si bien

a dedo por la Junta Militar, absolutamente leales

la dictadura intentó legitimar popularmente el

a la dictadura, que en caso alguno representaron

texto de la Constitución mediante la convocatoria a

–y menos representan hoy– la diversidad de

un plebiscito el año 1980, este no cumplió con los

pensamiento

nuestra

mínimos criterios de legitimación, pues tuvo lugar

sociedad. Muy por el contrario, en un contexto

en un contexto de persecución, tortura, asesinato y

histórico donde el pensamiento de izquierda

desaparición forzada de ciudadanos, proscripción de

había sido derrotado mediante la fuerza, este

los partidos políticos, carencia de padrón electoral y

grupo de personas intentó sentar las bases para la

restricciones a la libertad de expresión, de reunión,

político

existente

* Abogado de la Universidad de Chile.

en

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

* Pablo Grez Hidalgo

23


de asociación y la libertad de prensa, entre otros.

Ambas constituciones, en consecuencia, eran compatibles con el ideal democrático. El diseño de

Es cierto que tras el fin de la dictadura nuestra

sus instituciones privilegiaba la Ley como expresión

Constitución ha sido objeto de múltiples reformas

de la voluntad de la mayoría del pueblo.

–siendo las más relevantes aquellas aprobadas los años 1989 y 2005–, que han modificado algunas

Sin embargo, la Constitución de 1980 consagró un

de sus reglas originales con el objeto de intentar

régimen político institucional radicalmente distinto.

congeniarlas con el régimen político institucional

En efecto, su diseño original estableció varias

propio de una sociedad democrática, abierta,

instituciones con el objeto de evitar que la voluntad

pluralista y respetuosa de los derechos de las

popular se impusiera al momento de aprobar las

personas. Sin embargo, las modificaciones continúan

leyes, como explicaré a continuación.

mostrándose absolutamente insuficientes. Hoy con cada vez mayor fuerza nuestra sociedad reclama

En primer lugar, la institución de los senadores

la aprobación de una nueva Constitución, con

designados, que no eran electos por votación

el objeto de refundar las bases sobre las que se

popular y alcanzaban a 9 de un total de 38 senadores.

estructura nuestra comunidad política.

Cuatro de ellos debían ser ex miembros de las

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

Fuerzas Armadas y de Orden y Seguridad Pública,

24

Para comprender las causas de este descontento,

conformando la denominada “bancada militar”. A

en las siguientes líneas intentaré explicar cuál

estos se sumaban los ex Presidentes de Chile, que

es el lastre que nuestra sociedad arrastra como

por derecho propio eran senadores con carácter

consecuencia de la Constitución aprobada por la

vitalicio. De aquí se generó el absurdo de otorgar

dictadura, habiendo transcurrido 40 años desde

un escaño senatorial al propio dictador Pinochet en

el golpe militar, y 23 desde la recuperación de la

plena democracia.

democracia. En Profunda desconfianza a la democracia

segundo

lugar,

la

existencia

de

leyes

“contramayoritarias”; esto es, leyes para cuya aprobación no era suficiente el voto conforme de la

La

constitución

chilena

profundamente

mayoría de los senadores y diputados, sino que un

desconfiada de la voluntad popular. Sin embargo,

número mayor. De esta manera, los comisionados

ello no fue siempre así, porque nuestra comunidad

por la dictadura para redactar la Constitución

política disfrutó desde sus inicios de una tradición

quisieron otorgar un poder de veto a las minorías

institucional

la

respecto de materias que debían ser reguladas por

Constitución de 1833 declaraba que “el Gobierno

ley y que se estimaron especialmente sensibles,

de Chile es popular representativo”, y la de 1925,

tales como educación, régimen electoral, partidos

que “su Gobierno es republicano y democrático

políticos, Fuerzas Armadas, concesiones mineras,

representativo”. Ambas constituciones, en términos

y las atribuciones de ciertos importantes órganos

generales, establecían congresos bicamerales,

estatales. Como el lector correctamente sospechará,

elecciones populares directas de sus miembros y

la Junta Militar se preocupó de aprobar las

reglas de aprobación mayoritaria de leyes incluso

respectivas leyes antes del retorno a la “democracia”,

para la aprobación de reformas a la Constitución.

dificultando su modificación posterior.

democrática.

es

Por

ejemplo,


En tercer lugar, el Tribunal Constitucional, órgano encargado de censurar todas aquellas leyes que se discuten o se aprueban por el Congreso, cuando a su juicio son contrarias al texto de la Constitución aprobada por Pinochet. La designación de los

miembros

de

esta

institución

resulta

particularmente relevante, porque la aplicación de la Constitución como parámetro de control de las decisiones legislativas exige la adhesión por parte de estos a una determinada concepción de la justicia. Ello ocurre porque las disposiciones de la Constitución guardan estrecha relación con las bases de la organización política de la comunidad, y se caracterizan por ser particularmente vagas y amplias. A sabiendas de esta especial característica de las disposiciones de la Constitución, sus redactores diseñaron un sistema de nombramiento

La Constitución que actualmente nos rige fue redactada con estrecha asesoría de un grupo de profesores de derecho constitucional designados a dedo por la Junta Militar, absolutamente leales a la dictadura, que en caso alguno representaron –y menos representan hoy– la diversidad de pensamiento político existente en nuestra sociedad.

total de 7 miembros, 3 de ellos eran designados

en el evento que una lista obtenga más del doble

por la Corte Suprema –cuyos miembros, a su vez,

del número de votos a favor de sus candidatos que

habían sido cuidadosamente seleccionados por

el número de votos de los candidatos de la lista que

la dictadura de Pinochet y con el retorno de la

le sigue en preferencias (“doblaje”), la lista ganadora

democracia, una vez que se produjeran vacantes,

elegirá a sus dos candidatos, aun cuando el segundo

deberían ser visados por el Senado–, y otros dos

de ellos, individualmente considerado, obtenga

por el Consejo de Seguridad Nacional –que era

menos votos que el primero de la lista perdedora.

controlado por las Fuerzas Armadas.

Este sistema binominal, por consideraciones de racionalidad estratégica, obliga a los diversos

Como si todo lo anterior no fuera suficiente obstáculo

partidos políticos a conformar dos grandes bloques

para la expresión de la voluntad de las mayorías, la

o alianzas, y a negociar internamente los candidatos

dictadura militar estableció un curioso y absurdo

de cada circunscripción y distrito. Lo relevante de

régimen

“binominal”.

este sistema, para los propósitos de los abogados

Conforme a este sistema, el país fue dividido

de la dictadura, era que garantizaba a los partidos

en circunscripciones senatoriales y distritos de

políticos minoritarios una sobrerrepresentación,

diputados, con derecho a elegir dos representantes

pues no obstante no reunir las preferencias de

cada uno en el Senado y la Cámara de Diputados.

la mayoría de los ciudadanos, bastaba con que

Los candidatos se organizan en listas, compuestas

alcanzan el 33,4% de las preferencias para asegurar

generalmente por dos personas. Resultan electos

la elección de uno de sus candidatos en cada distrito

en cada circunscripción y distrito dos candidatos, de

o circunscripción.

electoral,

denominado

entre quienes reúnan las más altas votaciones en las dos listas con mayor número de preferencias. Solo

Por un lado, entonces, el sistema electoral fue

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

que garantizara jueces leales al modelo. Así, de un

25


diseñado para garantizar que existan dos grandes bloques o alianzas políticas. Entre ellos se repartan en las diversas circunscripciones y distritos un candidato al Senado y otro a la Cámara de Diputados cada uno. De este modo, cada alianza o bloque, con independencia del número de preferencias que reúna en las votaciones, está representado en un porcentaje cercano al 50%. Por otro lado, existen leyes relativas a materias especialmente relevantes cuya aprobación exige el voto de 4/7 de los diputados y senadores, otorgando con ello poder de veto a las minorías. Finalmente, en el

La constitución chilena es profundamente desconfiada de la voluntad popular. Sin embargo, ello no fue siempre así, porque nuestra comunidad política disfrutó desde sus inicios de una tradición institucional democrática.

improbable evento que uno de los grandes bloques

la derecha conservadora. En definitiva, bastante

o alianzas políticas logre superar ambos escollos—

hábiles fueron los redactores de la Constitución

logrando, por ejemplo, varios doblajes—, cabe la

para establecer mecanismos de protección de las

posibilidad que el Tribunal Constitucional objete la

instituciones antidemocráticas.

ley aprobada por esta supramayoría.

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

¿Por qué la Constitución de 1980 impuso tantos

26

¿Cuánto hemos logrado avanzar en 23 años de

obstáculos a la expresión de la voluntad popular? La

“democracia” para modificar este complejo diseño

respuesta oficial de la dictadura –defendida hasta

institucional creado para impedir el gobierno de

el día de hoy por los sectores más conservadores

las mayorías? Bastante poco. Recién el año 2005,

y reaccionarios de nuestra sociedad– postuló que

durante el gobierno de Ricardo Lagos, se aprobó

los partidos políticos fueron incapaces de resolver

una reforma que eliminó a los senadores designados

sus profundas diferencias sobre el modelo de

y vitalicios, y modificó el mecanismo de designación

sociedad que proponían a los ciudadanos. De este

de los ministros del Tribunal Constitucional. Sin

modo, la causa de la crisis de 1973 estribaría en que

embargo, equivocadamente, se ampliaron sus

el sistema político institucional de la Constitución

atribuciones de tutela sobre las leyes aprobadas por

de 1925 era completamente susceptible de

el parlamento.

manipulación por supuestas “mayorías pasajeras”. Continúa este argumento, si las reglas básicas de

¿Por qué hemos avanzado tan poco? La respuesta es

la comunidad política hubieran estado dotadas de

sencilla, la Constitución solo puede ser modificada

mayor “estabilidad”, y no entregadas al arbitrio de

si se reúnen quórums de aprobación sumamente

mayorías políticas contingentes, la autodestrucción

elevados. En efecto, tratándose de las materias

del sistema político institucional se hubiera evitado.

más relevantes, se requiere de la aprobación de 2/3 de los miembros en ejercicio del Senado y

En las sociedades verdaderamente democráticas,

la Cámara de Diputados, y tratándose del resto,

abiertas y pluralistas, las reglas básicas de la

3/5 de ellos. Así, toda reforma a la Constitución,

comunidad política que son protegidas respecto

debe ser necesariamente el fruto de complejas

de la contingencia de la política son los “derechos

negociaciones y transacciones con las minorías de

fundamentales”. Nos interesa, por ejemplo, impedir


que

mayorías

parlamentarias

circunstanciales

establezcan la esclavitud, permitan a agentes del

Este diseño constitucional pretende garantizar plena

Estado privar de libertad a las personas por su

libertad a los particulares para desarrollar negocios

mera apariencia física o pensamiento, establecer

en todos los ámbitos de la economía, incluyendo

garantías para aquel que es sometido a la potestad

algunos que, bajo concepciones políticas con énfasis

punitiva del Estado, entre otras materias. Alejados

en lo social, deben estar otorgados preferentemente

de esta concepción constitucional republicana, la

al Estado, tales como educación, salud, previsión

dictadura chilena fue mucho más allá de los derechos

social, vivienda, transporte y obras públicas.

fundamentales de las personas, y extendió el carácter de regla fundamental de nuestra comunidad política

Como si lo anterior fuera poco, muchos profesores

a un conjunto de regulaciones que tenían por

de derecho se han permitido sostener que nuestra

objeto consagrar un régimen económico neoliberal

Constitución establece un “Estado subsidiario”. Esta

y conservador en lo moral. Por ello, la verdadera

tesis –que carece de todo sustento en la Constitución

motivación para “otorgar estabilidad” a estas reglas

y en realidad se inspira en ciertas encíclicas papales

supuestamente “básicas o fundamentales” consistió

y en un neoliberalismo radical– postula que existe

en que la experiencia de la Unidad Popular llevó a

una primacía “ontológica” del ser humano sobre

las elites políticas y económicas a la conclusión que

el Estado. Las consecuencias que se derivarían

un régimen democrático podía conspirar contra sus

de esta preeminencia del individuo son, por una

intereses de clase.

parte, que la libertad empresarial de los particulares

Sistema económico neoliberal y restricciones a la

principio debe abstenerse de ejecutar actividades

posibilidad del Estado de desarrollar actividades

económicas, y que sólo podrá desarrollar en aquellos

económicas

negocios respecto de los cuales los particulares no se interesen, o se encuentren impedidos de

La Constitución establece que todas las personas

ejecutar. En términos simples, la subsidiariedad

son libres para desarrollar emprendimientos en

supone confinar la actividad empresarial del Estado

las más diversas esferas de la economía, y prohíbe

únicamente a los negocios no lucrativos, que son los

al Estado establecer discriminaciones en materia

únicos en los cuales los particulares no se interesan.

económica. Así, toda persona que cumpla los requisitos legales, tiene derecho a desarrollar

La tesis de la subsidiariedad, naturalmente, genera

cualquier actividad económica. De otra parte, la

consecuencias absurdas. Por ejemplo, si fuera

Constitución restringe las posibilidades del Estado

correcta, la ley que autoriza la existencia de Codelco

para desarrollar empresas, porque exige para

sería inconstitucional porque existen muchos

ello autorización mediante una ley que debe ser

particulares interesados en desarrollar negocios

aprobada por la mayoría de los miembros de cada

en el ámbito minero. Como puede apreciarse, la

Cámara. Al autorizar el negocio, la Constitución

subsidiariedad nos privaría del “sueldo de Chile”.

salvo en casos excepcionales, impone al Estado que

Otro ejemplo lo constituye la propuesta de creación

se someta al régimen legal común aplicable a los

de una AFP estatal, que por las mismas razones

particulares, porque no desea que se establezcan

también sería inconstitucional.

ventajas competitivas en su favor.

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

debe ser privilegiada, y por otra, que el Estado en

27


En definitiva, si bien no existe ninguna disposición

una cláusula general discriminaciones positivas

en la Constitución que consagre la subsidiariedad

razonablemente fundadas.

del Estado, se debe reconocer que ella impone restricciones inaceptables a la política para

Tampoco le interesa a la Constitución garantizar la

implementar modelos económicos alternativos a

igualdad en el acceso a condiciones de bienestar

aquellos que otorgan primacía a los particulares.

material en el ámbito de la educación, la salud,

Se trata de un segundo gran lastre heredado de la

la protección social y la cultura. Se satisface con

dictadura de Pinochet.

garantizar el acceso a los mismos, sean estos

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

bienes fundamentales provistos por privados o,

28

Asimetría en el reconocimiento de derechos

en defecto de ellos, por el Estado. Así, gracias a

fundamentales individuales, respecto de los

este diseño constitucional, nuestra comunidad

derechos sociales

política queda irremediablemente dividida en dos

clases de ciudadanos: los de primera categoría

La Constitución chilena se caracteriza por reconocer

—que disponen de los medios económicos para

un

amplio,

acceder a prestaciones de mayor calidad y nivel

particularmente en la esfera económica (libertad

de selectividad en materia de salud, educación,

económica y derecho de propiedad), pero también

vivienda y protección social, ofrecidas por los

la libertad de desplazamiento, conciencia, culto,

particulares—, y los de segunda categoría, que

expresión, etc. Sin embargo, no se advierte el

carecen de medios económicos suficientes, y

mismo énfasis y preocupación cuando se trata del

acceden a una red estatal de prestaciones de baja

reconocimiento y protección de derechos sociales

calidad. Gracias a nuestra Constitución, los chilenos

básicos de las personas. Adicionalmente, mientras

vivimos en una sociedad fracturada que difícilmente

la Constitución establece un mecanismo judicial de

podemos denominar “comunidad”, porque sectores

protección rápida y eficaz de los derechos liberales

mayoritarios de la población son confinados a vivir

sistema

de

libertades

bastante

individuales cuando ellos son vulnerados (el “recurso de protección”), los derechos sociales carecen de dicha protección. Detrás de esta asimetría entre la protección de los derechos liberales individuales y los derechos sociales, donde los primeros ostentan una posición de privilegio y preeminencia sobre los segundos, existe otra manifestación más del prejuzgamiento político económico de nuestra Constitución vigente. En efecto, la Constitución no protege intereses tan básicos como el derecho al trabajo ni el derecho a huelga; mira con sospecha a los sindicatos, no establece deberes de protección especial del Estado respecto de minorías étnicas, sexuales ni inmigrantes, sino que se limita a permitir mediante

Tampoco le interesa a la Constitución garantizar la igualdad en el acceso a condiciones de bienestar material en el ámbito de la educación, la salud, la protección social y la cultura. Se satisface con garantizar el acceso a los mismos, sean estos bienes fundamentales provistos por privados o, en defecto de ellos, por el Estado.


en ghettos, educarse en colegios municipales de pésima calidad, tolerar largos tiempos de espera para acceder a prestaciones de salud especializadas, percibir pensiones de vejez miserables, etc. Desafíos para el futuro proceso constituyente chileno Las consideraciones formuladas tornan evidente la necesidad de desarrollar un proceso constituyente que nos permita sentar nuevas bases para nuestra comunidad política. Para ello, es necesario terminar con el primer gran pecado de la Constitución vigente: su ilegitimidad de origen, que ha impedido un verdadero proceso de “apropiación” de la Constitución por parte de los ciudadanos. Chile necesita transitar desde la Constitución impuesta por la dictadura a la Constitución aprobada por el pueblo. En íntima conexión con lo anterior, un proceso de identificación ciudadana con la Constitución

debe asumir como primer desafío terminar con el desprecio a la voluntad popular. Es necesario sentar las bases de un régimen verdaderamente democrático y representativo, que consagre el gobierno de la voluntad de la mayoría. No es aceptable que transcurridos 23 años desde el regreso a la “democracia” se siga desconfiando de la madurez política de los ciudadanos y se limiten sus posibilidades de decisión. Con el objeto de generar un marco institucional respetuoso de la diversidad de proyectos políticos existentes en nuestra comunidad, se debe equiparar el sistema de derechos fundamentales, ya sea otorgando menor protección a las libertades individuales,

o

bien

estableciendo

deberes

especiales de protección y garantía de los derechos sociales. A mi juicio, un modelo constitucional que opta por consagrar en términos breves, simples y equitativos ciertas libertades fundamentales y ciertos derechos sociales ineludibles, ofrece un espacio adecuado para que los diversos proyectos políticos rivales, por una parte, se esfuercen por ofrecer razones a los ciudadanos para otorgarles su voto y, por otra, dispongan de la posibilidad institucional de desarrollar sus programas de gobierno si logran la adhesión de las mayorías. Los ciudadanos esperamos que el próximo gobierno asuma esta responsabilidad política de transformar la Constitución, y que las minorías parlamentarias sobrerrepresentadas que insisten porfiadamente en mantener el régimen político institucional de la dictadura, comprendan de una vez que nuestra comunidad política se merece una Constitución democrática, abierta y pluralista.

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

Las consideraciones formuladas tornan evidente la necesidad de desarrollar un proceso constituyente que nos permita sentar nuevas bases para nuestra comunidad política. Para ello, es necesario terminar con el primer gran pecado de la Constitución vigente: su ilegitimidad de origen, que ha impedido un verdadero proceso de “apropiación” de la Constitución por parte de los ciudadanos.

29


30 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


Violencia y ejercicios de memoria

* Constanza Ambiado

Nos encontramos a 40 años del golpe militar en

aún una difusión amplia de las vías de acceso

Chile. Los asesinos y autores intelectuales de la

a la información de tales asesinatos ni de los

dictadura siguen libres por las calles de nuestro

dispositivos puestos en funcionamiento durante

país o están cumpliendo penas excesivamente

los 17 años de dictadura, como tampoco es fácil

pequeñas para las acciones cometidas. No hay

encontrar un espacio público habilitado para el

* Licenciada en Historia de la Universidad Católica, y prontamente Licenciada en Estética de la misma casa de estudios. Participa en el Núcleo de Sociología del Cuerpo y las Emociones de la Universidad de Chile y también ha colaborado con el Comité de Derechos Humanos de Curacaví. Se ha especializado en formas de transmisión de memoria y representación de la violencia, con particular énfasis en las experiencias vividas durante la última dictadura militar en Chile.

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

La dictadura militar en Chile fue el despliegue de una maquinaria del castigo que terminó por exterminar a toda una generación que pensó un país distinto. En un contexto posdictatorial se vuelve necesario repensar las herencias que la violencia dictatorial ha dejado en nuestros cuerpos y el nivel de impunidad en que vivimos, tarea para la cual se vuelven clave los ejercicios de memoria y la rearticulación de diálogos entre las generaciones pasadas y las futuras.

31


debate ni una masa crítica que pueda romper

se transforman en el enemigo, la cual es una

con los monopolios de la memoria. Después de

denominación plagada de nociones y metáforas

cuatro décadas, lo que tenemos es una ciudadanía

que lo alejan de lo humano, como “ratas marxistas”

desinformada (si es que tal contradicción es

o “humanoides”. Entran a los centros de castigo,

posible), dos comisiones de la verdad, un número

encierro y exterminio, los cuales son, en palabras

acotado de casas de memoria y un Museo de la

de Roberto Merino Jorquera, los lugares donde se

Memoria y los Derechos Humanos. Tenemos muy

vuelve concreta “la política de castigo, encierro y

poco y en su mayoría se trata de datos: cuándo

exterminio, producto de una concepción binaria

lo detuvieron, dónde estuvo, qué castigos le

de lo político, de la política y de lo social. La

aplicaron y luego un silencio. Sin ilación, carente

eficacia de la barbarie organizada, administrativa,

de relato. El peligro del dato es que cae en las

burocrática y jerarquizada necesita de la actividad

ficciones cuantitativas; empezamos a comparar

humana y sobre todo del sufrimiento” (1). Una

cifras, cuántos muertos, cuántos castigos y cuánto

vez dentro de estos espacios, se da inicio a un

tiempo de encierro, pero ¿es realmente medible?

proceso de animalización a través de estrategias

¿El hecho se vuelve más grave dependiendo

tales como colocarles números, nombrarlos

si fueron asesinadas 100 o 300 personas?, ¿si

como “paquetes” o mantenerlos desorientados

estuvo una semana o tres meses?, ¿si le aplicaron

por medio del constante tránsito. Los cuerpos se

electricidad o si lo tuvieron en aislamiento durante

vuelven desechables, algunos son tirados al mar,

días? Yo diría que no. Hace diferencias, pero no lo

otros son dejados en el desierto. Es usual pensar en

vuelve más grave, no lo vuelve más importante.

los castigos y desapariciones como actos de una

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

violencia desmedida, irracional, bárbara, cuando

32

Durante la dictadura militar en Chile, las personas

son todo lo contrario. No hay nada más medido y

identificadas y clasificadas como “subversivas”

preciso que el castigo. Prefiero, por tanto, hablar de castigo antes que de tortura, de forma de develar el carácter técnico de este, su absoluta

Los cuerpos que fueron castigados, y que en algunos casos desaparecieron, fueron castigados y desaparecidos por personas que recibieron un entrenamiento para hacerlo de forma eficaz y prolija.

racionalidad. Se está hablando de procedimientos técnicos, los cuales requirieron de dedicación y tiempo, ensayo-error y mejoras. Se vuelve bastante siniestro pensar en que se enseña a castigar, pero se debe ser enfático en esto: los cuerpos que fueron castigados, y que en algunos casos desaparecieron, fueron castigados y desaparecidos por personas que recibieron un entrenamiento para hacerlo de forma eficaz y prolija.

(1) Merino Jorquera, Roberto. “La experiencia concentracionaria chilena (1973-1977)”, en Revista Actuel Marx Intervenciones, Vol. 6, Santiago, primer semestre año 2008, p. 98.


Es importante darse un tiempo para pensar qué

castigados relatan sus propios interrogatorios, las

se ha heredado de tales conocimientos técnicos

sesiones de preguntas, los golpes, la electricidad,

en la posdictadura, en especial cuando vemos

el olor a quemado, el dolor en las articulaciones,

la intensidad con que se golpea y reprime a los

la sensación del cigarro en la piel, de repente un

estudiantes durante las manifestaciones por la

respiro, los dos ejecutores conversan entre ellos,

educación de los últimos años. Recuerdo bien

sobre lo que viene, sobre lo que harán, el castigado

la foto de un chico que fue secuestrado por dos

siente la intriga, es testigo de la decisión de su

hombres vestidos de civil arriba de una camioneta

destino sin derecho a voto, finalmente deciden,

blanca sin patente, ¿no les suena familiar eso

electricidad dice uno, están a punto de empezar

de auto blanco sin patente? La dictadura habrá

cuando de pronto uno de ellos le dice que son las

terminado oficialmente pero al parecer hay

seis y algo, que ha terminado el turno, apagan la

herencias

reproducidas,

máquina, le tiran una talla al castigado, lo dejan ahí

enseñadas, aplicadas. Me pregunto qué técnicas

para irse a sus casas. ¿Qué se puede pensar de esto,

están siendo enseñadas en las Academias de

más que se trata de un trabajo? En otra narración

Guerra, en las Escuelas Militares o de Carabineros

leí a un hombre reflexionando sobre las picanas,

en Chile. Cuánto han mejorado después de

sobre la primera vez que se encontró con una y

cuarenta años de aplicación y qué novedades

solo pudo pensar en lo bien hecha que estaba, en

han inventado. ¿Habrá una ética del castigo? ¿Se

cómo él creía que sería una herramienta hechiza,

les enseñará como un trabajo o será más bien

pero no, estaba complemente bien elaborada. Y su

un gaje del oficio? Siempre me he preguntado

reflexión terminaba con la pregunta de cómo era

qué pasará por la mente del ejecutor cuando se

posible que en alguna parte existiera una fábrica

encuentran en plena faena. ¿Pensará en algo?, ¿se

de picanas. Es impresionante lo certera que es su

preguntará si está haciendo un buen trabajo, o en

pregunta.

que

siguen

siendo

que si sigue así sus jefes van a felicitarlo? Vuelvo a reiterar lo siniestro que es pensar estas cosas,

¿Qué pasa cuando esas personas, quienes han sido

pero por otro lado he leído narraciones en que los

castigadas, salen a la calle y se vuelven visibles

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

El miedo se instala y expande, se contagia: miedo de hablar, miedo de caminar por la calle, miedo de volverse “indeseable”. Lo preocupante es que una vez que se instala, ese miedo también se hereda.

33


para los otros, aquellos que aún no han caído en el encierro? El sobreviviente se vuelve una medida ejemplificadora de lo que pasa cuando se desobedece, de cómo terminan los “indeseables”, los “enemigos de la patria”. El miedo se instala y expande, se contagia: miedo de hablar, miedo de caminar por la calle, miedo de volverse “indeseable”. Lo preocupante es que una vez que se instala, ese miedo también se hereda. Probablemente a más de alguno de ustedes los han hecho callar al hablar un tema demasiado político, no necesariamente con palabras, puede ser un gesto, una mirada, una omisión. Henos aquí, una sociedad acallada pidiendo permiso para todo, incluso para protestar por las calles de la ciudad. Podríamos encontrar los efectos de la dictadura en nuestros gestos más pequeños, en los más cotidianos, en lo poco conmovidos que nos mostramos cuando 81 hombres mueren quemados en una cárcel pública, o en lo agresivos que nos ponemos cuando estamos frente a nuevas oleadas de inmigrantes latinoamericanos. Es la desconfianza, el temor con AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

que tratamos al otro.

34

Durante la dictadura, los llamados “subversivos” eran ese otro. La mayoría de ellos y ellas eran jóvenes con una idea diferente de la sociedad. En ese sentido, no solo exterminaron personas o cuerpos, sino que se quiso terminar con la idea y promesa de una sociedad distinta. Recuperar aquellas historias en función del duelo social nos pone en vías de recuperación de las ideas transformadoras de la sociedad. Estamos en una época clave para nuestra memoria pública, cada vez quedan menos supervivientes de aquellas experiencias y cada vez es mayor la ciudadanía que nada sabe respecto a estas. Trabajé por un tiempo con el Comité de Derechos Humanos de Curacaví, y cada vez que hablaba acerca de ese

Aparentemente, hemos decidido que el asunto de la memoria es algo privado, individual. Sin embargo, no lo es. La transmisión de las experiencias de violencia debe ser una responsabilidad que comprometa a la sociedad entera. El recuerdo del desaparecido no solo debe vivir en su familia, sino que todos debemos compartir y comprender ese dolor para construir una sociedad que no vuelva a ser azotada por la maquinaria de represión estatal.


trabajo era recurrente que alguien me preguntara si tenía algún familiar desaparecido, ejecutado o superviviente. Parece que es imposible pensar que alguien luche por la memoria pública cuando no ha sido afectado directamente por la violencia. Aparentemente, hemos decidido que el asunto de la memoria es algo privado, individual. Sin embargo, no lo es. La transmisión de las experiencias de violencia debe ser una responsabilidad que comprometa a la sociedad entera. El recuerdo del desaparecido no solo debe vivir en su familia, sino que todos debemos compartir y comprender ese dolor para construir una sociedad que no vuelva a ser azotada por la maquinaria de represión estatal. La violencia rompe las relaciones sociales, las atomiza, por tanto la transmisión de memoria debería tener como objetivo su reconstitución. Los ejercicios de memoria no se tratan sobre el espectáculo de la muerte, sino de procesos de reorganización del tejido social. Se vuelve imperativo volver a repensar la dimensión de ejercicios de memoria que rearticulen a las viejas y nuevas generaciones, pues a pesar de que han pasado 40 años, la dictadura tiene efectos residuales. Tal como estima Pilar Calveiro, “el poder muta y reaparece, distinto y el mismo cada vez. Sus formas se subsumen, se hacen subterráneas para volver a reaparecer y rebrotar” (2). Volver a mirar esas historias es también una forma de unir lo que fue con lo que es, reconocer las violencias pasadas en las presentes.

(3) Calveriro, Pilar. Poder y desaparición. Buenos Aires: Colihue, 2001, p. 169.

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

social de la recuperación de este pasado a través

35


36 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


El ataque institucional al trabajo

y su larga estela

La intervención del Estado ha sido decisiva para establecer una correlación de fuerzas a favor del gran capital. La represión física en dictadura fue un allanamiento inicial del terreno, que dio paso luego a una violencia institucional más intangible y permanente... * Karina Narbona Nuestro proceso político reciente da cuenta de

el poder del trabajo, en particular el poder

una debilidad de la organización sindical y una

sindical, neutralizando cualquier contrapeso al

desestabilización de la crítica del trabajo, fruto de

funcionamiento del mercado.

múltiples factores. Uno de ellos es la influencia desorganizadora del

que ha llevado a que el país ostente el séptimo

aparato estatal, que se ha ejercido durante los

lugar en el ranking mundial de libertad económica,

últimos 40 años.

superando a países como Estados Unidos y Reino Unido; que clasifique entre los países de “ingresos

En efecto, la intervención del Estado ha sido decisiva

altos” (pero donde el ingreso de la gran mayoría

para establecer una correlación de fuerzas a favor

de los ocupados, el 75%, es menor a $437.000);

del gran capital. La represión física en dictadura fue

y que, además, sea premiado con el Premio a

un allanamiento inicial del terreno, que dio paso

la Institucionalidad Económica por parte de la

luego a una violencia institucional más intangible y

organización empresarial ICARE al cumplir 60 años

permanente, con dispositivos desmovilizadores que

de existencia, con honores a Alejandro Foxley y

hasta el día de hoy están a la base del Código del

Felipe Larraín, dos representantes del establishment

Trabajo.

continuista de la herencia militar.

Es en este aspecto, el de la institucionalidad laboral,

¿En qué ha consistido esta captura institucional del

donde más se palpa el proyecto político de la

trabajo y cuáles son sus efectos?

revolución de la dictadura, orientado a desmontar

* Antropóloga Social Universidad de Chile, Investigadora Área Tendencias del Trabajo de Fundación SOL.

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

Se trata de un proyecto con frutos ya maduros,

37


El sistema de relaciones laborales histórico, que transcurrió desde el Código Laboral de 1931 hasta el golpe militar, discriminaba abiertamente entre “obreros” y “empleados” y ejercía una clara intervención sobre la autonomía sindical (1) como forma de control político, es decir, no estaba libre de escollos. Con todo, brindó niveles progresivos de protección, institucionalizó, en el último tiempo, una negociación colectiva de alta cobertura (por rama) y permitió ejercer una influencia también de vía contraria, desde los trabajadores hacia el Estado, que los perfiló como actores sociales relevantes para decidir el destino del país. Es eso lo que desbarató la dictadura. El esfuerzo más minucioso de desestabilización del poder de los trabajadores se vio plasmado en el Plan Laboral de 1979, que cercó los derechos colectivos del trabajo. José Piñera, su ideólogo, explica que este Plan se sostuvo en 4 pilares, “como las cuatro patas de una mesa”: 1) la negociación colectiva prohibida AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

más allá de la empresa, 2) la huelga “no monopólica”

38

(que no paraliza, pues se permite el reemplazo de los huelguistas), 3) libertad sindical con paralelismo organizacional y 4) la despolitización sindical. Tras este plan, más otros cuerpos legales complementarios, el modelo laboral resultante es altamente prohibitivo en el derecho colectivo y a la vez laxo en el contrato individual, con tal de favorecer la libertad de contratación y despido. El espíritu del Plan Laboral, como sostuvo José Piñera, era dejar atrás la “lucha de clases” y hacer que la “disciplina del mercado” sea la que rija la actuación del trabajador.

El espíritu del Plan Laboral, como sostuvo José Piñera, era dejar atrás la “lucha de clases” y hacer que la “disciplina del mercado” sea la que rija la actuación del trabajador. Ese es el espíritu del actual Código del Trabajo que, luego de un único intento de cambio global en 1995, no tuvo pretensiones profundas de modificación en los gobiernos de la Concertación. Estos gobiernos incluso ensancharon la flexibilidad contractual con la reforma del 2001 y mantuvieron intactos los pilares del Plan Laboral, levantando solo algunas restricciones de sindicación, pero manteniendo limitado el funcionamiento sindical. Y es que ese continuismo era consecuente con el nuevo paradigma de “relaciones laborales modernas”, según el cual los “empresarios y trabajadores son socios”. Un esquema que ha participado de un esfuerzo pedagógico de generación de consentimiento, con su más fiel correlato práctico: los Acuerdos Marco de 19901993 entre la CUT, la CPC y el Gobierno, que elevaron los salarios por fuera de la negociación colectiva (vía política del sueldo mínimo, ya que la negociación tendría un escaso lugar) a cambio de paz social. Es así como se asiste en el país a un desmembramiento del brazo organizado del trabajo, en términos numéricos (menos de 15% de sindicalización y menos de 8% de negociación colectiva con derecho a huelga) y también cualitativos, en la medida que

(2) Rojas, I. (2007). “Las reformas laborales al modelo normativo de negociación colectiva del Plan Laboral”. Revista Ius et Praxis, año 13, N°2. Santiago de Chile.


las cúpulas sindicales por largo tiempo estuvieron centradas en cuestiones de empleo, capacitación y condiciones mínimas de trabajo, aceptando la más exigua raya para la suma. Pero dicho problema no obedece solo al margen de lo local. La reestructuración mundial del capitalismo fue un ataque frontal al trabajo tras la crisis de los años 70 que ha tomado diversas formas sobre la base común de la flexibilización laboral. En el plano de sus secuelas ideológicas, como atestigua el libro El Nuevo Espíritu del Capitalismo de Boltanski y Chiapello (2002), ha tenido una clara influencia en la marginación de la visión sindical, en el desarme de la crítica y principalmente de la “crítica social” al capitalismo, la más ligada al problema del trabajo. Esa crítica se ha desdibujado en especial en Chile, que, bajo una refundación neoliberal adelantada, desplazó el problema del trabajo y del conflicto capital/trabajo como nervio del sistema, por el asunto sectorial del “empleo”, y la figura del trabajador por la del “colaborador”. Sin embargo, la larga estela del ataque institucional al trabajo no ha dado muestras solo de desmembramiento de la resistencia laboral, sino también de otro orden de consecuencias. Obligó a buscar nuevos medios de reconstitución del tejido social, empujó a la articulación de sindicatos de base y a la emergencia de nuevos actores allí donde habían más escollos organizativos (trabajadores subcontratados y eventuales). En el último tiempo,

además, hay signos de un reencantamiento de la población con las demandas laborales, al menos lo suficiente como para sostener una marcha de 150.000 personas (independiente de que, como se ha dicho, haya sido subsidiada por otros actores movilizados). Y, es cierto, no se ha reconstituido una crítica mayúscula. Boltanski y Chiapello (2002) definen a la crítica como un régimen de categorización racional de la injusticia que, superando el germen emocional de la indignación y la constatación de lo individual, establece nexos explicativos que permiten poner al mundo en orden y actuar sobre él, posibilitando la lucha ideológica. No obstante, si bien esa crítica mayor aún no cuaja, se puede observar en el último tiempo que la banalización de la injusticia, propia de la habituación a la precariedad, ha dejado abierta rendijas para la emergencia de un sufrimiento consciente. En efecto, la última encuesta Barómetro de la Política del CERC, correspondiente al mes de junio, reveló que el 82% de los chilenos cree que el desarrollo económico solo beneficia a los sectores más ricos. Y el fenómeno ni siquiera es nuevo; un nivel sobre el 70% ya se registraba desde la década de 1990. Asimismo, en el período 1990-2013, la mayoría ha contestado que es partidaria de la negociación colectiva en lugar de la negociación individual para mejorar sus condiciones de vida y trabajo. Es decir, no por falta de voluntad ha evitado colectivizar sus reivindicaciones. ¿Hasta cuándo resistirá el dique de contención institucional? Como Marta Harnecker enfatiza: “Hasta ahora el capitalismo dominaba por consenso, pero esto empieza a resquebrajarse. Eso no significa que de forma automática surja una hegemonía popular: hay que construirla” .

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

la banalización de la injusticia, propia de la habituación a la precariedad, ha dejado abierta rendijas para la emergencia de un sufrimiento consciente.

39


40 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


Santiago, aparecer Si la ciudad es el lugar político por excelencia, una experiencia de Santiago podría darnos algunas luces acerca del estado de nuestra democracia y los intersticios que permiten la acción emancipadora. La simbología cotidiana de la ciudad principal, sin vista al mar, de un país costero.

Santiago carga con la pesada mochila de la

emancipadora. La simbología cotidiana de la ciudad

centralización exagerada. Su geografía apretada

principal, sin vista al mar, de un país costero.

se convierte, a poco andar por estas calles, en una metáfora completa de las dinámicas sociales y

*

políticas que determinan el quehacer de la capital

Pensábamos que el rendimiento político del

de Chile. Este es el lugar donde sucede todo: aquello

símbolo aparecía, en su versión más potente,

que está entre los márgenes definidos por el poder

cuando cada estrategia estaba dirigida por una

(económico fuertemente neoliberal, por un lado;

intención de develar una realidad. Y realidad era

policial y represivo, por otro) y eso que lo desborda.

todo: el entorno del barrio, la ciudad y sus itinerarios,

¿Es posible dibujar un paisaje del Santiago

el mundo sensible y hasta el atormentado mundo

posdictadura? Si la ciudad es el lugar político por

interior. Ocupar la ciudad era, en la mejor versión

excelencia, una experiencia de Santiago podría

que pudimos encontrar, pasear por la calles en

darnos algunas luces acerca del estado de nuestra

un día libre, disfrutar del sol de la primavera; ir a

democracia y los intersticios que permiten la acción

las fondas el 18, sacarse la ropa en masa para un

* Santiago de Chile, 1982. Artista visual, Universidad de Chile.

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

* Paula Arrieta Gutiérrez

41


fotógrafo gringo, o agolparse para lograr ver a una

- poder político) se convertía ante el país completo

marioneta gigante: al fin, atrapar los pocos espacios

en la doble supresión de la construcción de ciudad:

disponibles como si el día fuera más corto que en

una vez el golpe en la calle, otra vez el golpe en la

otros lugares. O el invierno más largo.

opinión pública. Una realidad inequívoca dibujaba una capital en fresca crisis. Una certeza de que la

Tal vez porque la aparente caída de la dictadura nos

democracia en Chile no se ejerce en la ciudad.

trajo esta tradición de vivir la ciudad de la manera más individual posible es que el movimiento social

Todo está muy bien pensado aquí. Las marchas se

estudiantil del 2011 removió las sólidas estructuras

autorizan, el derecho a reclamo está bien delimitado

de una ciudad vacíamente orgullosa de ser cada día

en nuestras leyes. Y esa autorización evitará a

más desarrollada, más limpia, más cosmopolita. Y

cualquier costo el paso por aquellos lugares de la

el remezón no solo tenía que ver con un uso poco

ciudad que representan el poder político, como por

habitual de las calles, sino también con quitar el

ejemplo, la casa de gobierno.

velo (grueso, gruesísimo, más parecido a una manta de fierro) que nos hacía pensar en Santiago como

Santiago Policial había quedado al descubierto.

Sanhattan, o cualquier brutalidad similar. Dejar al

Pero había otro factor, aquel que podríamos

descubierto, sin nombrar. Hacer visible, sin poner

considerar de contenido. Las marchas para exigir un

ahí algo evidente. Eso que, pensábamos, era nuestra

cambio en el sistema educacional chileno (“pública,

labor.

gratuita y de calidad”) traían consigo otra desnudez.

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

La educación es un negocio, sí. Pero también lo es

42

Y lo que salió a relucir no era nada bonito. La

casi todo en este país: la salud, las pensiones, las

violenta represión de cualquier ocupación del

leyes laborales, los recursos naturales, el transporte

espacio público tenía un pesado eco en el noticiero

público, la cultura, en fin… todo, o casi todo.

de la noche, la acción policial justificada por el brazo comunicacional del poder (poder económico

Algo pasaba con Sanhattan. La ciudad pujante de los ránkings internacionales de calidad de vida se desmoronaba entre su papel doble de policía y de

La línea aparentemente discontinua entre SantiagoPinochet y esa fatídica noche de Agosto esconde un trazo largo, tapado con un montón de tierra y escombros, de historia silenciada, de esquinas adoloridas, de memoria anestesiada.

ladrón de traje. Las marchas siguieron, la represión también. El mes de Agosto de 2011 muere Manuel Gutiérrez, 16 años, abatido por una bala policial durante una manifestación nocturna en la comuna de Macul. Cambia el paisaje. Santiago ahora tiene balas y muertos. Como en los días más oscuros que estas esquinas pudieron ver. No se trata de una línea discontinua entre los últimos días de la dictadura y los primeros años del gobierno de ultra derecha de Sebastián Piñera. Eso que llamamos transición no fue precisamente la instalación de los ciudadanos en la ciudad que


habitan; no fue tampoco la devolución del espacio público a las manos de todos. La línea aparentemente discontinua entre Santiago-Pinochet y esa fatídica noche de Agosto esconde un trazo largo, tapado con un montón de tierra y escombros, de historia silenciada, de esquinas adoloridas, de memoria anestesiada. ** CONSIDERANDO: Que la gesta del día 11 de Septiembre de 1973, que libró al país de la opresión marxista, debe ser recordada por las generaciones presentes y futuras, en una obra de gran importancia urbanística, DECRETO: I.- Denomínase “Avenida 11 de Septiembre” a la nueva vía pública que corre semiparalela a la actual Avenida

Ciertamente la protesta social, la ocupación física de un espacio a la vez llenado de contenido político, aparece hoy como un arma poderosa. [...] Lo público se arma en esa relación de los seres humanos con su contexto y sus pares, una trama social específica con una firme orientación constructiva, tanto de realidades comunes como de los sentidos de la historia.

Providencia, formando un sistema vial con esta II.- Tal denominación comprende por ahora los dos

ni será la misma que cobijó a los capitalinos antes

lóbulos que configuran la nueva vía; el primero, desde

del paso implacable de los militares por ella. Y

Avda. Miguel Claro hasta Avda. Manuel Montt; el

justamente la forma en que se realiza este cambio

segundo, desde calle Carlos Antúnez hasta Avda. Los

de nombre emerge como un ejercicio democrático

Leones.-

más significativo que la acción de renombre.

Anótese, comuníquese y archívese.-

Responde a una propuesta de gobierno municipal

Alfredo Alcaíno Barros

llevada a cabo por una dirigente comunal, Josefa

Alcalde

Errázuriz, que llega a la alcaldía apoyada por fuerzas

Decreto N.º 500, I. Municipalidad de Providencia, 29 de

no partidistas, derrotando en dicha elección al

septiembre de 1980

ex coronel pinochetista y funcionario de la DINA, Cristián Labbé Galilea. Es decir, una voluntad social

El 2 de Julio de 2013, el Concejo Municipal de

expresada a través del voto, el que debería ser uno

Providencia aprobó el cambio de nombre de la

de los tantos momentos de la democracia, hoy

Avenida 11 de Septiembre por Avenida Nueva

convertido en casi el único, sacaba del poder a un

Providencia. Se trataba de un cambio histórico,

símbolo de la tortura, la persecución y la violencia

derribar el autohomenaje del gobierno de facto

de Estado, para abrir ahí un camino colectivo a la

en el corazón de la ciudad para abrir un lenguaje

construcción de la historia.

nuevo, alejado de ese legado de autoritarismo y muerte. Se trataba de recuperar el nombre original

¿Resume, entonces, el nombre de Avenida Nueva

de la avenida; un recurso simbólico para restaurar

Providencia

un espacio al estado anterior al trauma. Pero dicha

simbólica de una parte de nuestra democracia?

avenida, al igual que el resto de la ciudad, ya no es

No. Durante cuarenta años, Chile ha asistido a lo

este

proceso

de

reconstrucción

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

última.-

43


avenidas principales de Santiago y todo el esfuerzo

Santiago de Chile tiene un lado oscuro: el de los centros de detención clandestinos, el de los cuerpos en el río; el de los allanamientos violentos a las poblaciones, de los secuestros, de las filas de detenidos, de los tanques en las calles; de la casa de gobierno en llamas, de la caída de Manuel Gutiérrez; el Santiago desaparecido.

ciudadano por renombrar nuestro contexto pasará a ser un dato detenido, anecdótico, destinado ya no a las personas que por aquí transitan sino a aquellos que se dedican a estas cosas curiosas que a veces conforman la historia oficial. Me permito una sugerencia: “Avenida Nueva Providencia (ex 11 de Septiembre)”. *** Retomo la relación que mueve este artículo: la pregunta por el espacio público es la pregunta por nuestra democracia (2). Y agrego, es también, y por consiguiente, la pregunta por nuestra historia. ¿Cómo es que nuestra polis disgregada, clasificada, delimitada y fuertemente estratificada tiene la chance de volver a ser (tiendo a pensar que por algunos años lo fue) el lugar clásico del desarrollo

que Rancière (1) denomina una doble supresión:

de lo político?

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

la supresión de miles de chilenos y chilenas, “y la

44

supresión de los rastros de su supresión”. Cualquier

Ciertamente la protesta social, la ocupación física de

argumento histórico tendiente a construir una

un espacio a la vez llenado de contenido político,

ficción de víctimas y verdugos se desarma ante

aparece hoy como un arma poderosa. Es una

esta trama mucho más compleja en el cual la

defensa de lo público, en cuanto esto se configura

representación —esta función simbólica del

no como un conjunto de muebles e inmuebles de

lenguaje— adquiere una importancia vital. Que

propiedad del Estado y por tanto disponibles a la

empecemos a hablar de Avenida Nueva Providencia

comunidad; tampoco como una medida cuantitativa

no restaura una escala de relación con la historia

de participación ciudadana; menos aún, el ejercicio

reciente. Más aún, en la simpleza de su accionar,

electoral de ir a votar cada cierto tiempo. Lo público

cae en la peligrosa trampa del borrón. No es labor

se arma en esa relación de los seres humanos con

del nombre de una calle actualizar la memoria,

su contexto y sus pares, una trama social específica

está claro, pero las decisiones colectivas dirigidas

con una firme orientación constructiva, tanto de

a la construcción de una memoria activa deben

realidades comunes como de los sentidos de la

dar cuenta de nuestros procesos. Con el pasar de

historia. Santiago de Chile tiene un lado oscuro: el

los años, podría suceder, nuevas generaciones no

de los centros de detención clandestinos, el de los

tendrán noción del ominoso pasado de una de las

cuerpos en el río; el de los allanamientos violentos

(1) Rancière, Jacques (2011). El destino de las imágenes. Buenos Aires: Prometeo Libros. (2) Ramoneda, Josep (2009). “A favor de un espacio público”, en Ciudades (im)propias: la tensión entre lo global y lo local, Valencia: Centro de Investigación Arte y Entorno, (CIAE), Universitat Politècnica de València.


a las poblaciones, de los secuestros, de las filas de detenidos, de los tanques en las calles; de la casa de gobierno en llamas, de la caída de Manuel Gutiérrez; el Santiago desaparecido. Y, como siempre sucede, un lado luminoso: el de la lucha valiente, el enfrentamiento directo con el poder represivo, el de la rebeldía contra el régimen; el de la resistencia, de las ollas comunes de las poblaciones, de los murales y las iniciativas comunitarias; el del 2011, colmado de personas exigiendo una educación pública bajo el sol, la lluvia, la violencia policial. Un Santiago oculto que emerge cansado de tanta maqueta que de él han hecho, Santiago aparecido, que se sacude el polvo y reclama su lugar: aquel que se ofrece como material disponible para la transformación

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

colectiva.

45


46 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


Memoria, derechos humanos y emancipación Urge un debate público que interrogue la comprensión hegemónica de los derechos humanos y su reducción a un desafío cultural. Un debate que reinstale su dimensión política, su relación con el orden existente y con un orden deseable.

Con motivo de la construcción del monumento

En Chile, desde la precariedad de la derrota, los

al holocausto en Berlín, el artista alemán Horst

vencidos hemos construido lugares de memoria

Hoheisel propuso demoler la parte central de la

buscando denunciar, recordar, conmemorar, marcar,

puerta de Brandemburgo y repartir sus pedazos en

en última instancia, visibilizar. Y lo hemos hecho a

el espacio vacío destinado al memorial. Explicando

través de sitios, lugares, rituales y señalizaciones

su propuesta –que como se puede suponer no

de diverso tipo, reproduciendo frecuentemente la

llegó a materializarse–, Hoheisel señaló que “es

estética y las formas tradicionales de recordación,

mejor pensar en lugares vacíos en los que se

entre ellas los recursos museales, el monolito, la

puede reflexionar sobre la historia, y no construir

placa de nombres, la escultura alegórica, pero

monumentos gigantescos que funcionan como la

también utilizando otras formas y lenguajes, como

última palabra de la historia”. Espacios que puedan

la opción por el “espacio vacío” hecha por Londres

ser lugares de habla y rememoración.

38, ex centro de detención, tortura y exterminio (1).

* Licenciada y Magister © en Filosofía. Su experiencia laboral está vinculada a la gestión de proyectos culturales y patrimoniales, así como al ámbito digital. Ex militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), es miembro del Colectivo Londres 38. (1) Mas información en Londres 38, Propuesta para la discusión, consultado en julio de 2013 en: http://www.londres38.cl/1934/ articles-85513_recurso_1.pdf, y Una memoria en construcción, consultado en julio de 2013 en: http://www.londres38.cl/1934/ articles-91296_recurso_1.pdf

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

* Gloria Elgueta P.

47


Estos lugares hoy tienen diversos usos sociales, entre

De cuáles derechos hablamos

ellos la difusión cultural y la generación de discursos, relatos y testimonios. Las formas y modalidades

En el pasado reciente ha habido momentos de

de esa producción, los actores involucrados, así

controversia en torno a este tema. Uno de ellos en

como las temáticas consideradas son parte de

los años 80, a propósito de la decisión de la Vicaría

múltiples debates aún en curso. Entre las cuestiones

de la Solidaridad de denegar apoyo y defensa

más frecuentemente abordadas está la historia

jurídica a los prisioneros políticos que en dictadura

relacionada con el terrorismo de estado y con las

fueron acusados de “delitos de sangre”, aludiendo

víctimas cuya presencia se busca actualizar. Más

a aquellos delitos con motivación política que

recientemente, en algunas experiencias también se

atentaran contra la vida o integridad de una

ha ampliado la mirada al tiempo anterior al golpe

persona. Esa decisión llevó a organizaciones como

de estado, a las prácticas sociales y a los proyectos

el Comité de Defensa de los Derechos del Pueblo

políticos de aquella época.

(Codepu) a asumir la defensa de los militantes de las organizaciones políticas involucrados en acciones

Pero el tema que la mayoría de las iniciativas

de lucha armada contra la dictadura.

conmemorativas y de memoria ha convertido en uno de los ejes de su discurso y accionar es la

Una segunda controversia se produjo en 1991,

“promoción de los derechos humanos”, vinculada a

a raíz de la calificación que hizo el Informe de la

la educación en torno a ellos.

Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, más

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

conocido como Informe Rettig, de los asesinatos

48

Más allá de algunas discusiones académicas, la

con motivación política a manos de privados,

concepción con que se ha abordado este trabajo no

como “violaciones a los derechos humanos”. La

ha sido objeto de revisión crítica y debate público, y

polémica surgió debido a que dicha calificación

se ha dado por supuesta una suerte de unanimidad

homologaba estos casos a los de las “víctimas de

en torno a la comprensión de su alcance y

violaciones a los derechos humanos” cometidas

significados, por lo que parece necesario preguntar

por agentes del estado en virtud de la política

si en verdad existe esa comprensión común.

sistemática de aniquilamiento y desaparición forzada implementada por la dictadura.

En Chile, desde la precariedad de la derrota, los vencidos hemos construido lugares de memoria buscando denunciar, recordar, conmemorar, marcar, en última instancia, visibilizar.

Otra cuestión polémica y escasamente discutida, introducida por el Informe Rettig, es la supuesta excepcionalidad de las violaciones a los derechos humanos entendidas como transgresiones propias de tiempos de dictadura, y la creencia –derivada de la anterior–, de que el mandato implicado en el Nunca más podría verificarse casi naturalmente en democracia, en virtud del imperio del estado de derecho, lo cual, además, sería la base de la reconciliación de la sociedad.


Como sabemos, las violaciones a los derechos

En cuanto a su contenido, el Nunca más puso

humanos no terminaron en 1990 y el mandato

el énfasis en lo que se conoce como derechos

prescrito por el Nunca más es hoy letra muerta.

negativos –entre ellos el derecho a la vida y a no

La democracia ha sido el escenario de la

sufrir tratos crueles y degradantes–, antes que en los

impunidad, de la represión al pueblo mapuche

derechos positivos, civiles, políticos y sociales como

y de la criminalización de la movilización social,

el derecho a la autodeterminación, a la organización

por mencionar las transgresiones a los derechos

y a la libre expresión, entre otros. Los primeros son

humanos más graves y visibles.

derechos principalmente individuales y los últimos de carácter colectivo. Se estableció así una suerte

Ese discurso reconciliatorio y la mezquina oferta

de jerarquía que ha desviado el foco y limitado el

de “verdad y justicia en la medida de lo posible”

alcance de la doctrina de los derechos humanos,

realizada por el gobierno de Patricio Aylwin, fueron

situando su defensa en el ámbito de la educación

funcionales a la “política de los acuerdos” impulsada

y la cultura, y desvinculándola de la política. Una

durante los últimos veinte años, y al tipo de

crítica de fondo debería partir del reconocimiento

democracia pactada entre la dictadura saliente y los

de la interdependencia de todos los derechos

nuevos gobernantes.

humanos.

Los consensos originados en ese momento

Estado de derecho y estado de excepción

exigieron introducir en la comprensión social del pasado una separación entre terrorismo de estado

Las violaciones a los derechos humanos en Chile

y proyecto dictatorial, descontextualizando las

no constituyen solo una serie de temas pendientes

violaciones a los derechos humanos. Es lo que

del pasado, sino,un conjunto de ininterrumpidas y

hoy expresa cierto sentido común que afirma que

continuas transgresiones que conforman un sistema

“la dictadura tuvo cosas buenas y cosas malas”. Así,

en el cual la impunidad ha sido su piedra histórica

junto con proclamar el Nunca más, la Concertación

angular. Vivimos bajo un régimen que consagra el

aseguró la continuidad del modelo económico y del

estado de derecho para algunos, e instala el estado

régimen político.

de excepción para aquellos que no tienen “derecho a tener derechos”. Ambos estados se superponen,

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

Como sabemos, las violaciones a los derechos humanos no terminaron en 1990 y el mandato prescrito por el Nunca más es hoy letra muerta. La democracia ha sido el escenario de la impunidad, de la represión al pueblo mapuche y de la criminalización de la movilización social, por mencionar las transgresiones a los derechos humanos más graves y visibles.

49


en una dinámica que es invisible para la mayoría del país. El contexto histórico de este problema es el de la globalización. Incluso más, según Franz Hinkelammert esta es la que ha conducido a la descomposición y al vaciamiento del estado de derecho, reduciéndolo a su esqueleto contractual. Comúnmente se piensa que el estado de derecho tiene por misión la protección de los derechos humanos pero, en realidad, “el núcleo desnudo de este es otro, el principio de contractualidad, basado en relaciones contractuales entre individuos propietarios” (2).

Vivimos bajo un régimen que consagra el estado de derecho para algunos, e instala el estado de excepción para aquellos que no tienen “derecho a tener derechos”. Ambos estados se superponen, en una dinámica que es invisible para la mayoría del país.

Para Hinkelammert, lo que estamos viviendo es un retorno de la dictadura de seguridad nacional pero ahora “como dictadura mundial de la seguridad

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

nacional de Estados Unidos: El primer 11-S (de

50

Chile) creó la dictadura de seguridad nacional, el

de los derechos humanos arroja luces al respecto.

segundo la recrea” (3). Lo nuevo es que este proceso

Hanna Arendt lo ha formulado de una manera

se produce al interior del estado de derecho y no

más radical al afirmar que “sólo existe un único

al amparo de dictaduras como en los años 70.

derecho humano”, ya que “el hombre es privado

Según este autor “hay un camino directo de Tejas

de sus derechos humanos cuando se le priva de

Verdes en el Chile de Pinochet hasta Camp Delta de

su derecho a tener derechos, esto es, cuando

Guantánamo” (4).

se le priva de aquella relación por la cual recién adquieren publicidad sus opiniones y eficiencia sus

Derechos y emancipación

acciones—la pertenencia a un orden político”(5). Pero este derecho tan fundamental no forma

¿Cómo es posible el estado de excepción

parte de aquellos consagrados en la Declaración

en democracia? Ello no es evidente ya que

Universal, y puede ser conculcado en democracia,

comúnmente se entienden como conceptos

introduciendo así la excepción.

opuestos. El reconocimiento de la interdependencia

(2) Franz Hinkelammert, “La transformación del estado de derecho bajo el impacto de la estrategia de globalización”, en Guillermo Hoyos Vásquez, Filosofía y teorías políticas entre la crítica y la utopía. CLACSO, Buenos Aires. 2007 pág. 183 (3) Ibídem. (4) Franz Hinkelammert, óp.cit., pág.188 (5) Norbert Lechner, Los derechos humanos como categoría política, documento de trabajo n° 201, Flacso, Santiago, 1983; pág. 4.


Las violaciones a los derechos nunca son transgresiones circunscritas a los individuos, ya que siempre constituyen agresiones sociales, no a causa de su extensión o masividad sino porque “se lesiona en cada caso individual, el principio constitutivo de la colectividad” y porque en la medida en que son violaciones sistemáticas “está en tela de juicio el sistema político, económico y también jurídico (…). El problema de los derechos humanos es primordialmente un problema del orden: crítica del orden existente y discernimiento del orden posible” (6). Habría que agregar, imaginación de un orden deseable. Reconocer que el actual es un estado de excepción implica hacerse cargo de la necesidad de su transformación y de la necesidad de actuar también desde la política, en consonancia con las luchas del presente que buscan abrir paso a prácticas políticas emancipadoras y liberadoras. Y no solo, como proponen las concepciones hegemónicas en materia de derechos humanos, desde la educación la ‘tolerancia’, para la ‘prevención’ y la ‘no repetición’. Como si tal repetición no existiera y no fuera parte de la existencia cotidiana de amplios sectores para quienes la excepción es la norma que regula la vida.

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

para el fortalecimiento de una ‘cultura’ basada en

51

(6) Nobert Lechner, óp. cit., pág. 12.


52 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


Inminente, incompleto, general El papel de la cultura en la sociedad estaba cifrado en la búsqueda de una nueva conciencia que acompañase y diera sustento simbólico a la preparación del socialismo. Se tramaba, así, una vía hacia formas culturales en las que los valores de la clase obrera tendrían que ocupar un contenido dominante, y la cultura misma transformarse en una práctica fundamental de la vida cotidiana.

Una cultura nueva, nacional y democrática

de la lucha por la fraternidad contra el individualismo; por la valoración del trabajo contra su desprecio;

La cultura fue, desde el inicio, parte de las

por los valores nacionales contra la colonización

prioridades del gobierno de la Unidad Popular,

cultural; por el acceso de las masas populares al arte,

pues se entendió que a través de ella se afianzaría

la literatura y los medios de comunicación contra su

la profundidad de los cambios involucrados en

comercialización (p. 28).

el camino al socialismo. En el Programa Básico de Gobierno de diciembre de 1969, se consigna:

El papel de la cultura en la sociedad estaba cifrado en la búsqueda de una nueva conciencia

La cultura nueva no se creará por decreto; ella surgirá

que acompañase y diera sustento simbólico a la

* Antofagasta, Chile, 1983. Autor de “Veinte” (2004), “Muerte en Niza” (2010) y “Compost” (2013, www.compostlibro.org).

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

* Víctor Quezada

53


preparación del socialismo. Se tramaba, así, una

etapa pre-socialista en un estado de ambigüedad

vía hacia formas culturales en las que los valores de

que posibilitó su desarrollo crítico desde dos

la clase obrera tendrían que ocupar un contenido

instancias fundamentales: las producidas en el

dominante, y la cultura misma transformarse en

entorno universitario por cierta “intelectualidad de

una práctica fundamental de la vida cotidiana.

izquierda” de carácter heterogéneo (Canto, 2012) y las que surgieron desde el frente de cultura del

Sin embargo, más allá del lugar otorgado a la

Partido Comunista.

cultura en sus intenciones programáticas, es un hecho que la Unidad Popular, constreñida por

El Taller de escritores de la Unidad Popular

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

la contingencia política, no alcanzó siquiera a

54

proponer un modelo cultural conciso, definido con

Del contexto modernizador que se vivió en el

claridad (1): en el programa se precisó su carácter

entorno universitario durante la década del 60 (2),

nacional, pero en simple oposición a los modelos

emerge el Taller de escritores de la Unidad Popular,

culturales importados, además de la tentativa de

un grupo de narradores, poetas, ensayistas y

asegurar su acceso a las “masas populares”, dos

críticos literarios que, empapados por el ambiente

puntos que tenían completa consonancia con los

revolucionario, quisieron, a dos meses de la

valores antiimperialistas y antioligárquicos que

ratificación del triunfo en la carrera presidencial

marcaron el perfil del programa de gobierno.

de Salvador Allende, participar de la construcción

Esta laxitud en la definición de la cultura nueva,

de la cultura que por esos años se fraguaba en

su carácter abierto, sumado el fracaso en la

Chile. A través de la revista Cormorán, publicaron

implementación del Instituto Nacional del Arte y

el documento: “Por la creación de una cultura

la Cultura (prometido como una de las 40 medidas

nacional y popular”, en donde discuten el Programa

de aplicación inmediata en la campaña electoral

de Gobierno de la UP relevando la necesidad de

del 70), dejaron a la cultura que acompañaría a la

una instancia organizativa central que otorgase

En este sentido, el papel del artista y del intelectual vendría a ocupar un lugar de “vanguardia del pensamiento”. El intelectual de la etapa pre-socialista cumpliría un “complejo papel orientador”, de crítico permanente y “conciencia vigilante” del proceso de advenimiento de la sociedad nueva.

valor institucional al desarrollo cultural. ¿Pero qué entendieron estos escritores por desarrollo cultural? Si en el Programa de Gobierno la cultura nueva quedaba definida por dos características generales (ser nacional y democrática), la propuesta del Taller de escritores, haciendo propios tales aspectos, puede entenderse como la formulación de un proyecto contra la alienación, en el que se percibía a la cultura como un agente de subjetivación política, pues:

(1) Escaparía a esta generalización la experiencia de la Editora Nacional Quimantú, punto que será tratado más adelante. (2) Para mayor información, ver Subercaseaux (1983).


El proceso de generación de conciencia crítica entendió que la función de la producción artística —y de la creación en un sentido general— era la de “revelar la realidad”, no de reflejarla o representarla, sino de desenmascararla exponiendo su dimensión ideológica en aras de comprenderla críticamente. si ha de haber un ingreso al territorio de la libertad, el

en algunos casos de traducción, una tarea que

combate debe librarse donde estalla el conflicto: en

generaría la autocrítica necesaria en el pueblo

el interior de nuestras conciencias, y con las únicas

para abrir paso “al nacimiento de un lenguaje

armas que disponemos: las armas traicioneras del

propio que suplante al lenguaje alienado […] y

subdesarrollo, siempre prontas a volverse contra el

que sea auténticamente revelador de nuestras

mismo ser que las empuña (p. 7).

características esenciales” (p. 8).

En este sentido, el papel del artista y del intelectual

El Frente de cultura del PC

pensamiento”. El intelectual de la etapa pre-

En la “Asamblea Nacional de Trabajadores de

socialista cumpliría un “complejo papel orientador”,

la Cultura” realizada a un año de la elección

de crítico permanente y “conciencia vigilante”

presidencial, el PC concluyó que las tentativas

del proceso de advenimiento de la sociedad

culturales del gobierno eran insuficientes en su

nueva; el intelectual de izquierda pondría las

propósito de lograr que la ideología del proletariado

herramientas de análisis de la compleja realidad al

“llegara a ser el contenido cultural dominante de la

alcance del “pueblo”, sería su traductor “cuando el

nueva sociedad” (Albornoz, p. 164), por lo que se

lenguaje especializado las haga inabordables” (p.

hacía un llamado a acelerar ese proceso mediante

8); al generar conciencia crítica, el intelectual de

la implementación definitiva del INAC y, además, a

izquierda permitiría la liberación del pueblo, con

través de la organización de los actores culturales

lo que se emprendería el verdadero proceso de

para propiciar –en palabras del encargado del

revolución, aquel que podría saturar a la sociedad

frente de cultura del PC, Carlos Maldonado- “un

entera de un “contenido que hoy no podemos

diálogo íntimo entre el pueblo y sus creadores,

siquiera vislumbrar. [El pueblo] será el verdadero

pero no sólo a través de sus obras o de encuentros

actor y sólo entonces se habrá inaugurado el

ocasionales, sino en un conocimiento vital y diario”

verdadero proceso” (p. 8).

(citado en Albornoz, p. 165).

En la etapa de transición al socialismo, el Taller de

Asimismo, en un texto publicado en el primer

escritores entendió la tarea del intelectual dentro

número de la revista cultural La quinta rueda en

de la institucionalidad como una tarea pedagógica,

octubre de 1972, Carlos Maldonado vuelve a insistir

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

vendría a ocupar un lugar de “vanguardia del

55


en que la cultura es un problema que no se puede

hasta sus auténticas expresiones musicales, literarias

eludir y que debe desarrollarse paralelamente al

o teatrales.

trabajo del gobierno en otros frentes, con el fin de crear nuevas formas de vida cultural que superen

El pueblo no es ni ha sido nunca ajeno a este quehacer.

el esquema clasista, a la vez que desarrollen su

Posee sus propias manifestaciones culturales que

estricto carácter nacional, porque “no se trata

debe enriquecer y desarrollar (p. 12).

tampoco de imitar modelos de los países de Europa socialista, Cuba o China” (p. 12).

¿Un proyecto inmunológico?

Para Maldonado el papel del “pueblo” es

Esta escena discursiva en la que la posición del

fundamental en este proceso y, en algún sentido,

intelectual y su papel contra la alienación en

difiere de las primeras propuestas del Taller de

la empresa re-organizativa de la sociedad fue

escritores de la Unidad Popular, pues la lucha

uno de los principales ejes, el historiador Martín

principal del desarrollo cultural es contra la “cultura

Bowen (2008) la entiende como el proceso inicial

como privilegio de una clase determinada; [que]

de un “programa inmunológico de izquierda” de

en el fondo le ayuda a mantener su dominación

carácter transversal que tuvo por finalidad, en una

[…] estrechamente entrelazada con los intereses

primera etapa, generar una conciencia crítica en el

del imperialismo” (p. 12). El papel del intelectual

proletariado en virtud de crear sujetos autónomos

militante, por tanto, es contribuir “con elementos

y, luego, la generación de comunidades de sentido

de reflexión y con acciones concretas”, pero la

y de espacios colectivamente determinados.

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

meta general es “la participación popular en

56

el proceso cultural” (p. 12). Alejándose de las

El proceso de generación de conciencia crítica

concepciones que entendían a la cultura como la

entendió que la función de la producción artística

producción vertical de objetos artísticos en las que

–y de la creación en un sentido general– era la de

los receptores tenían un rol pasivo, Maldonado es

“revelar la realidad”, no de reflejarla o representarla,

claro en decir que la cultura es, antes que todo,

sino de desenmascararla exponiendo su dimensión

una manera de construir las nuevas formas de vida

ideológica en aras de comprenderla críticamente

popular de la sociedad futura, las que proliferarán

(3).

desde la herencia cultural misma del pueblo: La creación, entonces, en este primer proceso del La cultura no es un adorno ni un mero pasatiempo

proyecto inmunológico, portaba una “promesa

para ociosos. Cultura es la capacidad de un

emancipatoria” que produjo una reformulación

pueblo para construir su futuro de acuerdo con las

de la idea del arte como esfera autónoma, con un

peculiaridades de su medio, de su propio pensar,

lenguaje y unas prácticas propias, hacia la tentativa

sentir y hacer. Esta comprende desde sus formas de

de considerarlo como parte integrante del proceso

organización, pasando por sus objetivos políticos,

cultural, de una cultura que no podía sino ser la

económicos y sociales, sus conceptos morales, etc.,

manifestación esencial del pueblo. El desarrollo

(3) Entendiéndose aquí a la ideología como “falsa conciencia”.


Habría una musicalidad, entonces, pero también hay, “al saludarnos como compañero”, una música que es vínculo intersubjetivo, un índice de la fraternidad.

a los ciudadanos, construyó la figura de un lector que deseaba participar de la cultura y la política, pasando a tener un rol más activo en la sociedad. En este sentido entendemos, entonces, las políticas editoriales de Quimantú: los tirajes que fluctuaron entre los 30.000 y los 100.000 ejemplares, los precios de acceso popular, la tentativa de editar un libro semanal; políticas que apuntaron, en el caso de la colección “Nosotros los chilenos”, a la

naturalización de un orden desigual, debía delinear un nuevo modelo social que integrara a las masas populares (Canto, 2012). La concepción de ese nuevo modelo social condujo, como parte del proceso de reconfiguración comunitaria del proyecto inmunológico, a la creación de “modos de convivencia particulares, asociados a fuertes sentimientos de pertenencia” (Bowen), en los que, por ejemplo, la fundación de la Editora Nacional Quimantú, ocupó el lugar de mayor visibilidad, convirtiéndose, a partir de 1972, en el principal productor de arte bajo el control estatal, y en el proyecto editorial y social más ambicioso de la historia de Chile. La proyección de una sociedad lectora, aunque fundada en una visión iluminista de la cultura que privilegió al libro como medio superior de transmisión de conocimientos, quiso producir, además, una cultura “para” las masas en virtud de profundizar la democracia que fue, quizás, el objetivo más relevante del proyecto global de la Unidad Popular. Quimantú operó la re-integración de la cultura ilustrada para un ámbito de receptores que sobrepasó los de su circuito tradicional, diversificando la distribución; además, apelando

“constitución de una identidad cultural nacional” por la que el patrimonio popular ingresaba “al canon vivo de la sociedad y la cultura chilena” (Subercaseaux, 2000, p. 144), o que quisieron, a través de otras colecciones como “Camino Abierto” o “Cuadernos de Educación Popular”, construir un sujeto políticamente culto y comprometido con el proceso de transición al socialismo. La música de la palabra “compañero” Destacamos del Programa básico de Gobierno de la Unidad Popular, el carácter nacional y democrático de la cultura, desoyendo quizás un aspecto primitivo y, por tanto, difícil de conceptualizar. Recordemos: “La cultura nueva no se creará por decreto; ella surgirá de la lucha por la fraternidad contra el individualismo”. Creo que este fragmento del Programa de Gobierno –la tercera característica de la cultura nueva, bien distinta de la naturaleza, finalmente, “concreta” de las otras dos– nos llama a reflexionar sobre una dimensión, digamos, teórica, que enmarcaría una pregunta bastante árida. Si la cultura nueva surgirá de la lucha contra el individualismo, ¿qué significa la música de la palabra “compañero”?: Música de la U.P, música de la palabra ‘compañero’

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

de la práctica estética, además de impugnar la

57


(...). El régimen de Salvador Allende pudo tener los

cualidad es la “idea de un fenómeno” (§404). Una

orígenes sociales, históricos, económicos que se

cualidad, entonces, es lo potencial del signo sin

quiera. Pero, para quienes lo vivimos a través de la

llegar a su existencia concreta; así, es la musicalidad

música de la palabra ‘compañero’, constituyó la única

de la palabra “compañero”, no el signo mismo de

experiencia ético-política de nuestra vida, de nuestra

lo fraterno, sino que su “posibilidad de concretarse”

absoluta superioridad moral –ese ser distinto, de

(Magariños, p. 89), ese carácter general del signo

otra especie– sobre otros quienes nada supieron de

sin el cual sería imposible su existencia.

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

la palabra ‘compañero’. (...) Música, palabra, que dice

58

cuáles eran las fuerzas de ese proceso histórico y nos

Habría una musicalidad, entonces, pero también

señala –sólo eso– la posibilidad de un co-responder a

hay, “al saludarnos como compañero”, una

ese proceso. ‘Compañero’. Pues una cosa es Salvador

música que es vínculo intersubjetivo, un índice

Allende, otra esa música ‘compañero Presidente’, ese

de la fraternidad. Es la musicalidad –según el

fundamento de la grandeza de Salvador Allende.

Programa– de la lucha “contra el individualismo”

Atenuándose, las desigualdades persistían entre

y es –según Marchant– la música de la igualdad

nosotros; iguales éramos, sin embargo, al saludarnos

entre los hombres (“las desigualdades persistían

como ‘compañero’ (Patricio Marchant, citado en

entre nosotros; iguales éramos, sin embargo, al

Bowen).

saludarnos como ‘compañero’”).

Este signo de la fraternidad (la música de la UP,

*

la música de la palabra “compañero”) se inscribe,

El signo de la cultura nueva en la vía chilena al

de alguna manera, es cierto, en el proceso de re-

socialismo debía ser nacional, democrático y

organización comunitaria que creo, finalmente, es

fraterno, un signo configurado por, al menos,

el fundamento de la experiencia de la cultura en la

tres dimensiones que son las que, por otro lado,

vía chilena al socialismo; pero, formando parte de

señalarían las condiciones de producción de

él, me parece que no es reductible a ese proceso:

sentido de la cultura del periodo. Así:

es, primero, la música como la mera posibilidad de la palabra “compañero” y, luego, su enunciación

-El proyecto contra la alienación, de generación

efectiva, su ocurrencia perdida en el pasado.

de conciencia crítica contra la “falsa conciencia” que marcó las discusiones sobre el papel del

La música de la palabra “compañero”, si es que

intelectual de izquierda y del intelectual militante,

es la pura posibilidad de lo fraterno y, así, no un

lo entendemos como parte de las tentativas de

signo más desarrollado, podría conceptualizarse

creación de una identidad nacional que quiso

mediante lo que Charles S. Peirce entiende por

encontrar en “el pueblo” su inasible punto de

cualidad.

llegada.

Pero ¿qué es una cualidad? Peirce nos dice que “una

-Las intenciones democráticas de crear una cultura

cualidad es una mera potencialidad abstracta”. Sin

“para” las masas (y sus prácticas efectivas, como en

llegar a tener una “identidad perfecta”, una cualidad

el caso de la Editora Nacional Quimantú), trazaron

es una “similitud” o una “identidad parcial” (§422),

las bases de la creación de espacios colectivamente

no es un fenómeno, un hecho o una existencia, una

determinados, por los que un lenguaje y una


manera de vivir comunes, pudieran nacer como

http://www.academia.edu/4003113/El_lugar_

formas futuras.

de_la_cultura_en_la_via_chilena_al_socialismo._ Notas_sobre_el_proyec to_estetico_de_la_

-Lo fraterno, en su carácter general, abstracto,

Unidad_Popular

vendría a representar, pienso, la posibilidad misma

del proyecto de la cultura nueva y, con ella, de una

“¿Dónde está la política cultural? Teoría y práctica”,

identidad y de un lenguaje nuevo. Lenguaje del

La Quinta Rueda, Santiago, Nº1. P. 12-14. Url:

que el profesor Nelson Osorio, crítico de “El Siglo”,

http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/

vio, en la poesía chilena joven del periodo, signos

MC0025892.pdf

inminentes aunque incompletos (4 de abril, 1971):

Maldonado,

Carlos

(octubre,

1972).

Magariños de Morentin, José (1983).

“Charles Sanders Peirce: sus aportes a la …una nueva manera de amar […], una manera

problemática actual de la semiología”. El signo. Las

nueva de sentirse en el mundo, de ser amigos,

fuentes teóricas de la semiología: Saussure, Peirce,

amantes y compañeros, una nueva manera de ser

Morris. Buenos Aires, Hachette.

feliz y de estar triste. Y eso es lo que no tiene aún

expresión y lenguaje en la poesía ‘nueva’.

Cuestión del nombre de Salvador Allende”. Escritura

Marchant, Patricio (2000). “Desolación.

y temblor. Santiago de Chile: Cuarto Propio. Entendemos lo fraterno –inminente, incompleto,

Peirce, Charles S. (1987). “La lógica de

general- como posibilidad de existencia de la

la matemática: un intento de desarrollar mis

experiencia de la cultura en la etapa pre-socialista;

categorías desde adentro”. Obra lógico-semiótica.

creemos que esta tercera dimensión se construyó

Madrid, Taurus.

como el espacio posible del proyecto de re-

configuración comunitaria de la sociedad chilena.

estado como agente cultural”; “Transformaciones en la cultura del libro”. Historia del libro en Chile

BIBLIOGRAFÍA

(Alma y cuerpo). Santiago de Chile, LOM.

Albornoz, César (2005). “La cultura en la

-----------------------------

(1983).

Unidad Popular: porque esta vez no se trata de

“Transformaciones de la crítica literaria en Chile:

cambiar un presidente”. En: Pinto, Julio (coord.).

1960-1982”. Santiago de Chile, CENECA.

Cuando hicimos historia. La experiencia de la Unidad

Popular. Santiago de Chile, LOM.

(diciembre 1970). “Por la creación de una cultura

Bowen Silva, Martín (enero, 2008). “El

nacional y popular”. Cormorán N°8. Pp. 7-10 Url:

proyecto sociocultural de la izquierda chilena

http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/

durante la Unidad Popular. Crítica, verdad e

MC0013724.pdf

inmunología política”. Nuevo Mundo Mundos

Nuevos. Consultado el 21 julio 2013. Url: http://

Gobierno de la Unidad Popular. Candidatura

nuevomundo.revues.org/13732

presidencial de Salvador Allende.

Canto, Nadinne (2012). “El lugar de la

cultura en la vía chilena al socialismo. Notas sobre el proyecto estético de la Unidad Popular”. Revista Pléyade 9, Enero-Junio 2012, pp. 153-178. Url:

Taller de escritores de la Unidad Popular.

VV.AA.

(1969).

Programa

básico

de

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

Subercaseaux, Bernardo (2000 [1993]). “El

59


60 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


Pretendemos comentar algunos elementos comunes en las memorias sobre el colonialismo en la reflexión desde/sobre el movimiento mapuche contemporáneo, articulando la exposición en torno al período que nos convoca, los 40 años del golpe militar y la dictadura chilena. Trataremos dos ideas o imágenes: a) la visión de la dictadura chilena como la agudización de las violencias históricas (correlato en los procesos de división de las tierras indígenas de 1979 y en la desaparición y ejecución de personas mapuche) y b) la organización mapuche como resistencia (caso de Ad-Mapu). Sin embargo, nos interesa delinear algunas tensiones respecto a la construcción de la memoria o las memorias, inquietudes presentes en el pensamiento mapuche de la posdictadura, en particular el debate entre recuerdos, olvidos, silenciamientos, que guarda relación con experiencias o vivencias del colonialismo generalmente no narradas, no representadas (el trabajo, la migración, los cuerpos, las violencias internas). * Enrique Antileo y **Sergio Caniuqueo

* Antropólogo, Doctorando en Estudios Latinoamericanos, Universidad de Chile. Miembro de la Comunidad de Historia Mapuche y de la Universidad Libre Mapuche. ** Historiador, Doctorando en Estudios Latinoamericanos, Universidad de Chile. Miembro de la Comunidad de Historia Mapuche y del Grupo de Estudio de Descolonización Leeliaiñ Taiñ Awin.

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

Memorias sobre el colonialismo, descentrando algunas perspectivas sobre la dictadura y el pueblo mapuche

61


Descentrar el tiempo

en las conmemoraciones a las que asistimos– y el rol y lugar que esta tiene en la construcción de nuestras

Las escrituras mapuche en la posdictadura (1990-

propias formas de pensamiento. La posibilidad de

2013), las referidas al movimiento y sus diversas

un análisis histórico desde lo mapuche muchas

intelectualidades, han trabajado en una lectura

veces se desmarca de las temporalidades anudadas

diferente, propia, los procesos históricos que marcan

fuertemente a las narrativas estatales chilenas y

la anexión de la sociedad mapuche al Estado a fines

desmonta la noción de la política como una esfera

del XIX y sus ya 130 años a cuestas. Una lectura

de disputa partidaria. En este caso hablamos de lo

a su vez subversiva, porque se posiciona como

que se guarda en nuestras memorias familiares por

contraparte a los relatos de la negociación, el pacto

ejemplo, memorias que son colectivas en tanto

y la amistad, o también contra las retóricas mestizas

comparten experiencias comunes, particularmente,

que aún perviven en la idea del blanqueamiento, tal

relacionadas con los primeros cincuenta o sesenta

cual fórmula química, para argumentar una entre

años de instalación del sistema colonial. Algunas

comillas disolución biológica y/o cultural. Estas

de ellas alcanzaron una mayor notoriedad al pasar

líneas de pensamiento mapuche –subalternas en

a la esfera pública de la escritura (inscritas como

tanto autores o investigadores respeto al peso de

parte de otros relatos o como biografías); otras

otras historiografías– reinterpretan su experiencia

siguen los cursos del silencio. Es probable que estas

en la idea del colonialismo, cuyo eje circula desde la

memorias constituyan o sean edificadas como

violencia fundacional de la ocupación de Wallmapu

pilares estructurantes de los procesos identitarios

y se reformula en el análisis de la continuidad

o de reclutamiento social de la sociedad mapuche.

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

colonial y el fortalecimiento de relaciones de

62

dominación en el siglo XX. Esta idea cada vez más

En términos de memoria, quizás podríamos agregar

arraigada como propuesta de análisis del pasado

que se comienza a construir, de manera más clara,

y del presente mapuche, ha sido construida, por

a partir de 1978, lo que no quiere decir que antes

cierto, en torno a la documentación y registro de

no existieron ideas similares dentro del mundo

archivos y a la generación de un conocimiento

mapuche. Una memoria del largo plazo y una del

situado y comprometido.

corto palazo comienzan a tensionar la situación colonial. Es cada vez más recurrente la revisión

He ahí un punto relevante en la lucha por las

histórica que nos da la memoria del largo plazo,

narrativas y el establecimiento de temporalidades,

vinculada a la vida autonómica (1600-1862) o a

y en el significado que tiene o pueda tener la

la guerra de ocupación militar chileno-argentina

dictadura para una sociedad que ha debido

(1862-1884), frente a una memoria del corto plazo

enfrentar la incrustación de la violencia como pilar

que hace un balance de 1910 en adelante, activada

de la colonialidad. La especialización en historia,

por la coyuntura de la subdivisión de la comunidades

antropología, sociología y otras disciplinas ha

por parte de la dictadura militar de Pinochet en co-

complementado ese trabajo de análisis mencionado.

gobierno con el sector empresarial.

Sin embargo, es necesario decir que un elemento importante que sostiene una mirada anticolonial en

La cuestión es que la reflexión mapuche actual,

la reflexión mapuche actual, tiene que ver con la idea

si quiere hablar de realidades silenciadas por

de memoria –un concepto utilizado con frecuencia

la historia estado-céntrica, debe remitir a esas


memorias. La transmisión oral de esas experiencias adquiere un valor sostenedor en la trayectoria de la cuestión colonial en el Chile del siglo XX y, por cierto, en la configuración del movimiento mapuche y sus transformaciones. El relato de las vivencias y violencias coloniales en muchos casos se articula desde el seno familiar. La actividad del weupin (el acto de narrar la historia) se quiebra en la tensión que existe entre lo que fue la vida mapuche en los tiempos de libertad (kuyfi mapuche mongen) y lo que ha sido bajo la estructura colonial. El acto de memoria que llamamos tukulpan se reconfigura en

La posibilidad de un análisis histórico desde lo mapuche muchas veces se desmarca de las temporalidades anudadas fuertemente a las narrativas estatales chilenas y desmonta la noción de la política como una esfera de disputa partidaria.

los tiempos actuales y brega contra lo que llamamos ngoyman u olvido. Imágenes de la dictadura: agudización de la

posibles. Respecto del problema de la violencia, la

violencia y articulación de la resistencia

dictadura viene a sellar un proceso de muchísimos

En

la

crítica

anticolonial

mapuche,

las

decreto ley de división de tierras 2.568 de 1979

temporalidades apuntan a procesos de larga

culminó las intenciones del Estado colonial de los

duración e intentan incorporar otras vivencias

años treinta. La propiedad se volvió individual y se

subalternas, política y económicamente fracturadas

facilitó su mercantilización. Además, dicho decreto

por las separaciones estado-nacionales del cono

versaba “que una vez subdividido el espacio, dejaba

sur y sus procesos políticos. La dictadura chilena

de ser indígena la tierra y el habitante”, componente

marca la incrementación de la misma violencia

fáctico que dejaba entrever otras intenciones

colonial arrastrada desde fines del siglo XIX y, hoy,

estatales. Según Héctor González, la cifra de

en el conjunto de actividades que llaman a recordar

subdivisión durante la dictadura alcanzó las 1.700

los dramáticos acontecimientos sucedidos en

comunidades, es decir, un 60% de la propiedad

Chile luego del golpe, hemos pensado en algunas

mapuche. En lo que corresponde a la co-optación,

posibilidades de reflexión desde una perspectiva

la dictadura posiciona agentes mediadores de los

de sujetos mapuche que observan su pasado (un

procesos de subdivisión que provienen desde el

enfoque limitado y con más dudas que respuestas).

mismo mundo mapuche. A su vez, en lo que respecta a la representación, establece un esencialismo

La dictadura chilena posee varios anclajes en lo

como forma de situar en un pasado remoto a la

que podríamos llamar una mirada desde/sobre

sociedad mapuche, despojándola de su presente

lo mapuche: por un lado se reformula/intensifica

como actores políticos.

la violencia, utilizando paralelamente estrategias de co-optación y representación y, por otro lado,

Otro elemento que caracteriza este primer punto

constituye un momento de respuesta o articulación

de la violencia tiene relación con el número de

del movimiento mapuche que marcará los futuros

mapuche desaparecidos y ejecutados políticos,

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

años relacionado con la situación territorial. El

63


la mayor parte de ellos dirigentes campesinos o profesionales. De acuerdo a las investigaciones de Roberto Morales Urra, esa violencia no se produjo únicamente por la participación mapuche en la articulación campesina durante la Unidad Popular –cuya experiencia puede leerse en los testimonios dejados por Rafael Railaf, Rudecindo Quinchavil, Lucy Traipe en el libro A desalambrar publicado en

El acto de memoria que llamamos tukulpan se reconfigura en los tiempos actuales y brega contra lo que llamamos ngoyman u olvido.

2006 o en el trabajo de Florencia Mallon (La Sangre del Copihue)– sino que dicha violencia se produjo también “por las características conflictivas de la relación entre mapuche y sectores del poder de la sociedad chilena”. La estructura racial permitía en los militares mezclar la imagen que dibuja Morales entre la admiración por el indio indómito guerrero y el temor a un posible agente subversivo. El segundo elemento que destaca en la reflexión mapuche sobre los ochenta es la relevancia de la articulación política en la época, tanto en la producción ideológica mapuche como en la resistencia frente a la dictadura. Esta memoria tiene AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

relación con un primer grupo de intelectuales de los

64

noventa, en el que la mayor parte de sus expositores se habían vinculado anteriormente a ese proceso. Esas reflexiones y otras realizadas sobre el período entregan un lugar fundamental a la formación de los Centros Culturales Mapuche y posteriormente al referente Ad-Mapu. Según esas visiones, desde AdMapu se produce la transformación del movimiento mapuche hasta nuestros días; Ad-Mapu articula la resistencia y es a su vez el órgano que produce el giro ideológico hacia la autodeterminación, aun cuando Ad-Mapu desde su fundación fuese una organización con múltiples tensiones internas, cruzada por las militancias partidarias, con la influencia de la Iglesia, las ONGs (nacionales e internacionales), y aun cuando su proyecto oscilaba entre reivindicaciones y demandas mapuche, la lucha antidictatorial y la construcción de un referente político amplio.

Olvidos y silenciamientos de la memoria anticolonial Diríamos que esas han sido las formas más comunes de recordar el período dictatorial y sus consecuencias en la sociedad mapuche. Hoy en día, cuando nos referimos a la dictadura, estas reconstrucciones del pasado ocupan o constituyen un tipo de memoria que provoca los silencios sobre otras. Allí se encuentran los nuevos desafíos para el análisis de la cuestión colonial en contexto mapuche y sus constantes reformulaciones. Los silenciamientos no son gratuitos, así como tampoco lo es el abuso de cierto tipo de memorias. Muchas de estas memorias han sido agenciadas por actores políticos y cientistas sociales, en muchos casos no mapuche, que han dado valor a ciertos recuerdos o memorias en determinadas claves. Desde ahí surge la narrativa sobre una lucha épica, la idea de que existe una homogeneidad de pensamiento mapuche en el período y una articulación del esencialismo estratégico. Incluso se han fomentado prácticas que poco han contribuido al desarrollo del movimiento, como puede ser el izquierdismo romántico o el imaginario de que el pueblo mapuche es patrimonio de la izquierda. Estas formas de recordar silencian las complejidades que vivió el mundo mapuche e invisibilizan algunas


Son más las dudas que tenemos ahora al mirar

Ad-Mapu articula la resistencia y es a su vez el órgano que produce el giro ideológico hacia la autodeterminación.

el pasado, pero también un potente desafío de repensar nuestra historia, de reconsiderar la dictadura chilena en un marco más extenso de violencia colonial. Asimismo, el desafío de resituar otras memorias mapuche. Hemos consagrado en la historia mapuche casi exclusivamente la acción de los movimientos y los dirigentes, pero nos hemos

visiones críticas existentes dentro del mismo movimiento.

del colonialismo u otras articulaciones anticoloniales. Incluso en esta misma línea más clásica de la política

complejidad de este momento histórico, en relación con procesos regionales/internacionales y considerando que la articulación mapuche es más diversa que homogénea. La reflexión de la época llevó a pensar en la combinación de derechos, salir de la reclamación sobre derechos civiles o ciudadanos a la noción de Pueblo y de derechos colectivos. La lucha de pueblos como los Miskitos, en el triunfo de su guerra de liberación contra los Sandinistas, reforzó la idea de construir un proyecto autonómico. La conformación de grupos de trabajo en instancias internacionales permitió profundizar en la idea de derechos y de repensar la relación Mapuche.

El

participar

de circuitos de discusión de pueblos a nivel de Latinoamérica visualizó otros tipos de luchas y estrategias políticas. A nivel interno, el abordaje de la historia permitió encarar de mejor forma al Estado, pues el eje anterior era la corona española. La recuperación del mapudungun permitió pensar en la proyección de la lengua, ya sea a partir de su valoración positiva, la escrituración o la recuperación de aspectos culturales. Se plantearon temas sectoriales estratégicos, como la salud y educación, como una forma de mostrar vitalidad cultural y proyección como pueblo.

y las representaciones, en la misma dictadura nos olvidamos de experiencias orgánicas un tanto menos mediáticas, pero igualmente significativas. Hacia allá apuntan las recientes publicaciones sobre el Consejo Regional Mapuche y Comité Exterior Mapuche, las alianzas con la izquierda y la derecha, y las confluencias de un discurso contra la negación. Por otro lado, la historia de los cuerpos y los lenguajes ha quedado archivada, muchísimo hay que indagar en los procesos políticos del mapudungun, y paralelamente la represión y castigo físico sobre los hablantes que marcó una época muy cruda de las relaciones coloniales en el siglo XX. Las experiencias raciales en el trabajo tampoco surgen como experiencias coloniales en estos relatos. La escritura de Héctor Nahuelpan nos abre sin duda nuevos desafíos donde el valor testimonial de las familias mapuche que formaron parte de la servidumbre en las casas patronales y luego en su periplo por las ciudades, tienen un lugar importante.

65

Para terminar, hoy la oportunidad de reflexionar sobre la dictadura nos abre campos de disputa al interior de nuestra labor intelectual, que esperamos sirvan

para

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

Al mismo tiempo, es necesario señalar la alta

Estado-nación-Pueblo

olvidado de hablar de otras formas de experiencias

profundizar

aún

más

nuestras

experiencias coloniales y bregar contra otras memorias hegemónicas, como contra nuestros propios silenciamientos.


66 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


La Memoria

de la conmemoración Las siguientes páginas sitúan la importancia y la fuerza que han tomado las memorias de las violaciones de los Derechos Humanos en este año conmemorativo, dentro de un contexto político social intenso. También hacen referencia a algunos Sitios de memoria y Archivos de Violaciones a los Derechos Humanos, que contribuyen a fomentar este tipo de memorias de la historia reciente del país. Podemos atribuir la fuerza que ha tomado la

tipo de memorias en el centro de discusión,

conmemoración de los 40 años del Golpe de Estado

donde los movimientos sociales han tenido un

a dos grandes acciones. Por un lado, en estos

rol importante al cuestionar el neoliberalismo,

últimos años, las memorias de las violaciones a

el modelo económico-cultural impuesto por la

los Derechos Humanos se han fortalecido, aunque

dictadura cívico-militar que violó sistemáticamente

para algunos teóricos este tipo de memorias

los derechos básicos de mujeres y hombres que

dolorosas, traumáticas e intensas, más bien dividen

lucharon y creyeron en la construcción de un Chile

a la sociedad chilena y, por lo tanto, “se constituye

más igualitario. Son justamente estas memorias

en una memoria débil” (1). Sin embargo, el nuevo

las que se han fortalecido en este nuevo escenario

escenario político ha contribuido a instalar este

político. Se vuelve a oír en las calles las consignas

* Magíster en Historia, Universidad de Chile. Desde 2007 trabaja en Archivo Histórico FASIC. Es co-investigadora del Proyecto FONDART Folio 7357, Habitando el Montijo Sur. Historias de Vida de Mujeres Pobladoras. Fondo Patrimonio Inmaterial. Participa en la Red de Archivos de Derechos Humanos y Memoria. (1) Citado por Nancy Nicholls, de acuerdo a lo estipulado por Enzo Traverso, quien escribe en un momento en que estas memorias se consideraban subalternas, sin gran presencia en la opinión pública. Presentación Proyecto Archivo Testimonial de la Representación Dictatorial. Ediciones FASIC. 2008.

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

* María Graciela Acuña Flores

67


de verdad y justicia, las que interpelan a la clase

Museo Neltume, Estadio Nacional, entre otros. Su

política, que ha heredado y profundizado lo

propósito principal es difundir y preservar estas

impuesto por la dictadura. Vuelve a resonar en las

memorias, por medio de diferentes acciones, las

calles que ya no se quiere la educación de Pinochet,

que se inscriben en esta conmemoración.

en nuevas voces llenas de rabia, pero también de fuerza y convicción para cambiar lo impuesto por

Estos dos aspectos se unen con otras iniciativas

una de las dictaduras más sangrientas del Cono

que diferentes Archivos (2) estamos llevando

Sur.

a cabo desde algún tiempo, como es la sistematización y conservación de Archivos de

Por otro lado, el recordar y transmitir estas

Violaciones a los Derechos Humanos. Tal es la

memorias en charlas, foros y plenarios se ha

labor del Archivo Histórico FASIC (3), que cuenta

tornado un ejercicio más cotidiano, rompiendo

con un importante acervo documental puesto

el cerco académico e instalando la historia

a disposición del público: Procesos Judiciales,

reciente en distintos espacios que han invitado

como La Operación ALBANIA, Villa Baviera,

a la reflexión, con una serie de iniciativas que

Víctor Jara, Paine, entre otros; Cuadernos de

se están desarrollando en los distintos sitios de

Trabajo, realizados por los profesionales durante

memorias, como Londres 38, Villa Grimaldi, Museo

la dictadura; Informes de represión, de presos

de la Memoria y los Derechos Humanos, Casa

políticos, de relegación; fotografías; videos; entre

de la Memoria “José Domingo Cañas”, Nido 20,

mucha otra documentación. Pero sin duda, es la serie Testimonio, la que me gustaría destacar en

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

estas páginas.

68

En otras palabras, estos testimonios son relatados por personas insertas en la dictadura, pues la mayoría fueron dados a días, semanas, meses o a pocos años de haber sufrido la represión. Por tanto, la subjetividad que contienen es profunda.

Los documentos de la serie Testimonio se encontraban en cajas, sin ningún tipo de clasificación y preservación. Estos son resultado del Programa Médico Siquiátrico (PMS), que comienza a funcionar en el año 1977 a instancias de las psiquiatras, doctoras Fanny Pollarolo y Paz Rojas, quienes diagnosticaron “ya a fines de 1973… la necesidad de dar apoyo emocional a la gente”. En septiembre de 1977, se abre a la comunidad el PMS, al cual “la gente no tardó en llegar,

(2) El Archivo Oral de Villa Grimaldi, el Archivo Digital de Londres 38, el Archivo de la Vicaría de la Solidaridad, el Archivo de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, entre otros. (3) Fundación de Ayuda Social de las Iglesias Cristianas. Nace en abril de 1975. Durante la dictadura cívico militar de Augusto Pinochet, trabajó denunciando las violaciones a los Derechos Humanos y defendiendo a las víctimas, prestando tanto asesoría legal, como ayuda social y terapéutica. (4) Garcés, Mario y Nicholls, Nancy. Para una historia de los DD.HH. en Chile. Historia institucional de la Fundación de Ayuda Social de las Iglesias Cristinas, FASIC, 1975-1991. Ediciones LOM, Santiago de Chile, 2005, p. 17.


demostrando que la necesidad de una atención

Los Testimonios FASIC, que se elaboraron en un

terapéutica era real y urgente” (4). Este Programa

contexto de dictadura, se diferencian de otras

prestó ayuda a aquellas personas que sufrieron la

memorias recogidas en testimonios entregados

represión del Estado, que sintieron el imperativo

en el contexto de la democracia, que fueron

de contar sus experiencias traumáticas, su dolor, su

elaborados en un acto “dialógico del presente”

rabia, penas y miedos “como si fuera una necesidad

(7), es decir, existió un otro que escuchó las

para sobrevivir” (5). Y fue el PMS de FASIC quien

experiencias vividas. Estos testimonios presentan

prestó oído a esta necesidad imperiosa de contar,

toda una problemática y debate dentro de la

en tiempos donde la censura y el miedo rodeaba a

historiografía –aún no resuelta– y tiene que ver con

la sociedad chilena. Se elaboraron más de dos mil

la subjetividad que contienen, al ser fuentes orales.

testimonios. Entre ellos, se encuentran Informes

Estas “no son nunca anónimas e impersonales…,

Sociales, Cartas, Calugas (6).

por cuanto la narración y la memoria pueden contener materiales compartidos con otros, los

El valor de este tipo de documentos es que nos

que recuerdan y cuentan son siempre individuos

relatan hechos acaecidos en un contexto social en

singulares” (8). Es por ello que en los relatos

desarrollo. En otras palabras, estos testimonios son

podemos hallar errores, omisiones, silencios, que

relatados por personas insertas en la dictadura,

no encontraríamos en fuentes escritas, ya que esta

pues la mayoría fueron dados a días, semanas,

subjetividad también se torna memoria, que es el

meses o a pocos años de haber sufrido la

elemento clave para aportar a la reconstrucción del

represión. Por tanto, la subjetividad que contienen

pasado reciente y quizás, solo quizás, comprender

es profunda.

qué fue lo que nos pasó durante la dictadura. Estas narraciones relatan la vida cotidiana; cómo fue la

(5) Jelin, Elizabeth. Memorias de la Represión. Ediciones Siglo Veintiuno, Argentina, Buenos Aires, 2002-2006, p. 15. (6) Notas de papel, de diminuto tamaño, que las y los Presos Políticos sacaban de la Cárcel, en forma clandestina, a través de sus familiares, amigos, abogados y trabajadoras sociales. (7) Alessandro, Portelli. La orden ya fue ejecutada. Roma, las Fosas Adreatinas, la memoria. En: http://www.pais-global.com.ar/ biografias/portelli.pdf, p. 12. (8) Ibíd. 10.

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

Aunque el objetivo fue la paralización y el exterminio de mujeres y hombres, el trauma también abarcó el entorno más cercano de las personas. Y de allí surge el compromiso de promover, debatir y construir espacios, para que estas memorias circulen, dotarlas de nuevos sentidos y no paralizarnos en conmemoraciones.

69


Hasta hoy, en las escuelas no se da espacio en el Currículum para una pedagogía de memoria, que aporte a conocer el pasado reciente e invitar a pensar un proyecto alternativo de sociedad, donde la solidaridad sea lo cotidiano y no lo individual, donde la participación política no se censure ni criminalice, sino que sea parte de la construcción social, como sujetos.

vida en la cárcel; cómo fue el exilio y el retorno a un

Estas memorias, frente a hechos traumáticos,

Chile diferente; el dolor de la tortura; el aislamiento

presentan silencios y olvidos (esta acción es

de la relegación; pero también, las esperanzas, las

involuntaria en oportunidades); sin embargo,

luchas por derrotar la dictadura.

como sociedad no debemos permitir que se torne

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

habitual. Del mismo modo, para superar el trauma

70

Es así que estos testimonios, por su valor

que se generó, el cual no se asila en un aspecto

terapéutico, por el estatus de denuncia y como

fisiológico, sino que implica un planteamiento

un mecanismo de reapropiación político-social,

complejo, pues involucró a un importante grupo

permiten introducirnos no solo en un período

de chilenos, no debe entenderse como una

poco conocido, del que para muchos es mejor

experiencia individual unívoca. Aunque el objetivo

no hablar, sino que nos aproximamos a conocer

fue la paralización y el exterminio de mujeres y

los cambios, transformaciones, mutaciones de los

hombres, el trauma también abarcó el entorno

sujetos, durante la dictadura. Este Archivo aporta

más cercano de las personas. Y de allí surge el

a la batalla contra el olvido y la reconciliación, y

compromiso de promover, debatir y construir

transporta al presente un pasado que para muchos

espacios, para que estas memorias circulen,

es negado y para otros es incómodo.

dotarlas de nuevos sentidos y no paralizarnos en conmemoraciones.

Así, la importancia de trasmitir estas memorias radica en que permiten elaborar lo vivido en el

Si bien es cierto que las iniciativas presentadas han

pasado, el cual solo puede ser traído al presente

fortalecido estos últimos años a estas memorias,

por medio del recuerdo. Este ejercicio nunca es

debemos tener en cuenta que los juicios y las

individual, pues lo que recordamos siempre es

políticas de memorias en Chile se encuentran

colectivo, hay un otro con nosotros, un contexto.

estancadas, en el sentido de que no hay voluntad


desde el Estado para agilizar los juicios y discutir en el Parlamento nuevas políticas públicas que tengan vinculación con el rescate de las memorias. Hasta hoy, en las escuelas no se da espacio en el Currículum para una pedagogía de memoria, que aporte a conocer el pasado reciente e invitar a pensar un proyecto alternativo de sociedad, donde la solidaridad sea lo cotidiano y no lo individual, donde la participación política no se censure ni criminalice, sino que sea parte de la construcción social, como sujetos. Espero que esta conmemoración ocupe todos los espacios posibles y que no se suscriba solo a unos meses, sino que se llame a un ejercicio constante de reflexión, materializándose en acciones concretas, que posibiliten presionar al Estado para que se posesione de las responsabilidades políticas que le caben hoy.

Bibliografía: Jelin, Elizabeth. Memorias de la Represión.

Ediciones Siglo Veintiuno, Argentina, Buenos Aires, 2002-2006 •

Garcés, Mario y Nicholls, Nancy. Para una

historia de los DD.HH. en Chile. Historia institucional de la Fundación de Ayuda Social de las Iglesias Cristinas,

FASIC,

1975-1991.

Ediciones

LOM,

Santiago de Chile, 2005. •

Nicholls, Nancy. Presentación Proyecto

Archivo Testimonial de la Representación Dictatorial. Ediciones FASIC. 2008. •

Portelli, Alessandro. La orden ya fue

ejecutada. Roma, las Fosas Adreatinas, la memoria. En:

http://www.pais-global.com.ar/biografias/

portelli.pdf

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

71


72 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


Resistencia y Vanguardia

En el siguiente artículo se aborda el fenómeno de la creación del Museo de la Solidaridad Salvador Allende durante la Unidad Popular, que se basa en donaciones de artistas del mundo, y cómo ha logrado transformarse hoy en una de las colecciones más importantes de arte moderno en Chile, pese a los años de Resistencia durante la dictadura militar y su reestructuración en el periodo democrático. * Constanza Robles Sepúlveda Sobre el Museo de la Solidaridad Salvador Allende

En este caso quisiéramos comenzar exponiendo

(MSSA) podemos encontrar ya varios textos que se

un hecho que nos introduce a la problemática que

refieran a sus orígenes, entre ellos los catálogos del

rodea el Museo, pero sobre todo, ejemplifica el

Museo y algunos textos de Justo Pastor Mellado y

sentimiento que lo ha acompañado hasta hoy.

Claudia Zaldívar, sin contar numerosas entrevistas a sus ex directores José Balmes y Carmen Waugh.

El artista germano-americano Hans Haacke,

* Licenciada en Letras con mención en Literatura Hispánica y Lingüística (2007) y Licenciada en Estética (2008) de la Pontificia Universidad Católica de Chile. En 2009 cursó un diplomado en Gestión Cultural en la misma Universidad, mientras trabajaba como Coordinadora de Sala Cero en Galería ANIMAL (2009-2011). Actualmente es Coordinadora de Extensión del Instituto de Estética UC y desarrolla su tesis “La curatoría de Dore Ashton para el Museo de la Solidaridad Salvador Allende: política y abstracción entre 1971 y 1973” para obtener el grado de Magíster en Teoría e Historia del Arte en la Universidad de Chile. cnrobles@uc.cl

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

El particular caso del Museo de la Solidaridad Salvador Allende

73


como destaca David Craven en su artículo sobre

fútiles. En la Asamblea General de esta organización,

la globalización institucionalizada, elabora una

Allende denuncia ante el mundo “la participación

serie de paneles en 1974 con distintos motivos

de las corporaciones transnacionales en un plan

en los que evidencia la participación de ciertos

de ‘estrangulamiento económico, el sabotaje

personajes

en

diplomático, crear el pánico en la población, el

diversas instituciones. Este es el caso de los

desorden social, para que al ser sobrepasado el

paneles no. 1 y no. 5 de la serie de 7 paneles

Gobierno, las fuerzas armadas fueran impulsadas

llamada “Solomon R. Guggenheim Museum, Board

a quebrar el régimen democrático e imponer una

of Trustees” (1). En el primer panel se encuentra la

dictadura’” (Selser, p.75). Luego del golpe militar,

lista de los participantes del directorio del Museo

la Junta de Gobierno reinante, se comprometió a

Guggenheim en el que resaltan tres nombres

compensar a Kennecott Copper por la propiedad

(Peter O. Lawson-Johnston, presidente; Frank

nacionalizada,

R. Milliken y Albert E. Thiele), que se repiten

prácticamente premiando a dicha empresa.

norteamericanos

relevantes

restaurando

las

relaciones

y

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

en el panel no. 5, el que muestra las filiaciones

74

corporativas de estos miembros del museo con

No resulta extraño este suceso puesto que, hoy

la Corporación “Kennecott Copper”, unas de las

en día, es completamente sabido que empresas

mineras estadounidenses instaladas en el norte

norteamericanas como esta o como la ITT

de Chile, que opera la mina “El Teniente” hasta su

(International Telephone & Telegraph Company) –

nacionalización en 1971. En este mismo panel, se

responsable de gran parte del espionaje telefónico

destaca cómo la cuprífera busca resistirse a esta

de la época– apoyaron de una u otra manera al

Reforma Constitucional rehusándose a compensar

Gobierno norteamericano presidido por Richard

al país por la explotación de dicha mina desde

Nixon –con el apoyo de Henry Kissinger- para evitar

1955.

el acenso a la presidencia de Salvador Allende y, al verse este intento fracasado, pasaron a ser parte de

Pese a las disputas en las Naciones Unidas del Ex

quienes sustentaron el golpe.

Presidente Salvador Allende por responsabilizar a la minera de su deuda a Chile por la explotación de

En este sentido, quisiéramos usar el ejemplo de la

su suelo durante tantos años, sus esfuerzos resultan

obra de Haacke que nos parece suficientemente

Es decidor en términos políticos el hecho de que aquellos que buscan sabotear las iniciativas tanto políticas como culturales de Allende, son los mismos que en parte sostienen la industria del arte en Estados Unidos

explícita como para establecer un vínculo entre aquellos líderes en el mundo del arte y aquellos cuyos intereses corporativos llevaron a la intervención de la ‘Vía chilena al socialismo’ a principios de los 70. No podemos decir que hay una relación directa entre la censura artística de la dictadura y la intervención norteamericana en el apoyo a la derecha y al golpe militar, pero es decidor en términos políticos el hecho de que aquellos que buscan sabotear las iniciativas tanto políticas como

(1) Imágenes disponibles en: http://www.studyblue.com/notes/note/n/lecture-8-conceptual-and-performance-art/deck/4548454


El objetivo del Museo no es el arte político sino el arte contemporáneo de ese momento como expresión de libertad, donde el gesto del artista se inviste políticamente por medio del deseo expreso de hacer una donación en apoyo al Gobierno de la Unidad Popular, transformándolo en algo mucho más amplio que un Museo circunstancial, y convirtiéndolo en un Museo para la posteridad, que es lo que vemos hoy. culturales de Allende, son los mismos que en parte

político (…), pero en términos muy generales, no

sostienen la industria del arte en Estados Unidos.

como una política partidista. Son muy pocas las obras

Tal como lo describe David Craven:

con una alusión política, jamás se pidió a los artistas que pintaran en relación a la situación política, es un

Durante el periodo en que la compañía [Kennecott

Museo de arte contemporáneo con características

Copper] trabajó ilegalmente con el líder militar de

muy propias (…) (p.151)

ultraderecha Augusto Pinochet y la Administración de Nixon para derrocar al democráticamente electo

Por otro lado, es interesante mencionar la relación

presidente de Chile, quien fomentaba activamente el

que tuvo Haacke con el MSSA, pues fue contactado

arte de vanguardia y a los artistas Latinoamericanos,

por la crítica norteamericana Dore Ashton –quien

así como también el involucramiento popular con

se encargó de obtener la mayoría de las obras de

el arte a un nivel sin precedentes en las naciones del

este país para el museo–, pidiéndole donar una

Cono Sur. (p. 482)

obra, a lo que él accedió a través de una carta enviada el 24 de abril de 1972 a Mario Pedrosa, uno de los creadores y encargado del Museo en esa

muchas veces– que el vínculo entre arte y política

época, ofreciendo un trabajo que se encontraba en

es prácticamente inseparable, sobre todo en un

esos momentos expuesto en la Bienal de Medellín

mundo en que el mercado del arte es dominado por

en Colombia. Lamentablemente, este hecho no

empresarios y los artistas, sobre todo conceptuales

logró concretarse pues el golpe militar impidió que

y abstractos –como Haacke–, han debido buscar

muchas obras en proceso de donación pudieran

sus propias formas de subversión. En palabras de

entrar al país y fueron devueltas a sus países y a

José Balmes a Claudia Zaldívar en 1991 (2):

sus artistas. Es plausible ver una contradicción y

Lo cultural se apoya en lo político, pero hay que

evidencia Haacke en sus paneles y que luego se

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

Podemos pensar entonces –como ya se ha dicho

entender lo político en un campo positivo y muy

ven directamente expresados en la persecución y

75

amplio. (…) Está basado en la admiración por ciertas

en la obligación de pasar a la clandestinidad de la

ideas generales que son generosas con el pueblo

iniciativa del Museo de la Solidaridad que no logra

de Chile, en términos globales eso es lo que debe

establecerse y que quizás, si lo hubiese logrado,

informar esta filosofía del Museo, tiene un sustento

el resultado de las obras extraviadas o destruidas

elevar una cierta sospecha en aquellos hechos que

(2) Todas las entrevistas realizadas por Claudia Zaldívar que aquí mencionamos forman parte de su Tesis de Licenciatura en Teoría e historia del arte sobre el MSSA. Cabe destacar que es ella quien lo dirige actualmente.


habría sido aún mayor. Prueba de esto es el

por la fraternidad contra el individualismo; por la

recientemente editado Catálogo Fraternidad, Arte

valoración del trabajo humano contra su desprecio;

y Política del Museo, donde aparece un catálogo

por los valores nacionales contra la colonización

razonado de las obras donadas entre 1971 y 1973,

cultural; por el acceso de las masas populares al

incluyendo con un cuadro negro en vez de su

arte, la literatura y los medios de comunicación

imagen, las obras faltantes.

contra su comercialización”. El MSSA busca seguir esta premisa, y así lo expresa Mario Pedrosa en la

Una vez tenido esto en consideración, se nos hace

Carta que le escribe a Salvador Allende el 26 de

más fácil entender el destino y las dificultades que

abril de 1972, donde se refiere al Museo como:

ha tenido el MSSA en su constitución y prevalencia en el tiempo. Su primera exposición se realizó

la expresión más acabada de un hecho del que no se

acogida por el MAC de Quinta Normal el 17 de

tiene conocimiento en la historia cultural de nuestro

mayo de 1972, a lo que siguió una muestra en el

tiempo: un Museo que se crea por donación de los

edificio de la UNCTAD, que en algún momento se

artistas del mundo, espontáneamente movidos por la

pensó como posible sede del Museo, hecho que

solidaridad hacia un pequeño pueblo, en la periferia

también fracasó al verse intervenido por la fuerza

de la tierra, que inicia una marcha revolucionaria

militar. El caso de este edificio, merece también

al socialismo por sus propios medios, conforme a

una mención en relación con el arte y la manera en

sus tradiciones democráticas, sus determinaciones

que este era concebido en la época. Pese a que no

culturales y su fidelidad a las libertades esenciales del

fue nunca sede del Museo (aunque sí se expusieron

hombre, entre las cuales está la libertad de expresión

algunas de sus obras en él), varios artistas de la

y creación.

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

Universidad de Chile trabajaron realizando obras

76

para decorarlo. Lo interesante aquí es destacar

Pedrosa se refiere aquí mismo al Museo como

que, como expone Justo Pastor Mellado “uno

un “Museo de Arte Moderno y Experimental en

de los mayores orgullos de estos artistas es que

Chile con la designación que la vida misma le dio:

fueron pagados con el mismo salario que los

‘Museo de la Solidaridad’”, dejando en claro que

jornaleros de la construcción” (Galende, 62). En

el objetivo del Museo no es el arte político sino

este sentido, pasan a formar parte del mercado del

el arte contemporáneo de ese momento como

arte pero no de la manera tradicional, sino como

expresión de libertad, donde el gesto del artista se

“‘trabajadores de la cultura’, y para que les pagaran

inviste políticamente por medio del deseo expreso

es eso lo que deben hacer: entrar en la calificación

de hacer una donación en apoyo al Gobierno

como jornaleros”. Para Mellado, “el momento de

de la Unidad Popular, transformándolo en algo

la alianza entre la dirección política del gobierno

mucho más amplio que un Museo circunstancial,

y la dirección política de los artistas se produce a

y convirtiéndolo en un Museo para la posteridad,

propósito de la UNCTAD” (Galende, 62).

que es lo que vemos hoy. Encontramos allí grandes obras de la época que destacan por su

Estos hechos fueron fomentados por las políticas

modernidad y experimentación, mucho más que

culturales dentro del Programa Básico del Gobierno

por su contenido. Así lo declara el CISAC (Comité

de Allende que explicita que: “la cultura nueva

internacional de la Solidaridad de los Artistas con

no se creará por decreto; ella surgirá de la lucha

Chile) en una declaración de Noviembre de 1971: “Si


hay política en su acción [la del artista al donar una

supuesto la pudieron restaurar y armar completa (p.

obra], es política en el más alto sentido del vocablo,

65).

es decir, en un sentido eminentemente ético, humanista y libertario”, o también, refiriéndose a la

Por otro lado, el artista Lautaro Labbé recuerda al

obra de Frank Stella, una de las más importantes

ser entrevistado: “de repente vi en un rincón un

del Museo, Francisco Brugnoli, dice que:

montón de tela tirada, era una obra de Frank Stella” (p.91).

sería espantoso ver una obra de Frank Stella [como la que se encuentra en el Museo] con un signo que no

De esta manera, el proyecto cultural y político se vio

lo tiene, o que lo tiene en una parte mínima que no

desmantelado tras el golpe, pues todas las obras

es la parte más importante de su obra, y la mayoría

y él mismo –que aún no lograba establecerse–

de las obras son así, no tienen signos políticos, no

tuvieron que ocultarse, inaugurando una nueva

son obras revolucionarias. El signo era instalar un

etapa en el extranjero: el Museo de la Resistencia.

gran museo de arte contemporáneo, en un país que

Así lo explica Carmen Waugh en la Revista de

estaba viviendo una gran experiencia política y que

Crítica Cultural:

no podía adquirir ese museo. Fue un proyecto cultural político (Zaldívar, 169).

Al 11 de septiembre del 73 quedaron en el Museo

Sobre esto, vale la pena hacer una pequeña

Las obras permanecieron 17 años guardadas en los

digresión para explicar dentro del contexto

sótanos del museo. A partir del 74, 75, se crearon

del Museo la trayectoria que ha llevado uno de

en distintos países del mundo, comités con artistas

los cuadros más importantes de este: Isfahan

y muchos chilenos que estaban en el exilio para

III (acrílico sobre tela, 1968), de Frank Stella. Su

continuar con la idea del Museo de la Solidaridad.

caso es especialmente importante, ya que por

Este museo se llamó Museo de la Resistencia Salvador

su tamaño (3,15 x 6,15 m) debió ser sacado de

Allende en un comienzo y finalmente terminamos

su bastidor y estuvo desaparecido durante la

como Museo Salvador Allende (p.27).

Dictadura, para luego reaparecer y convertirse en uno de los cuadros más relevantes del Museo. Nos

A este periodo es al que Miguel Rojas Mix, también

parece pertinente citar a dos personas que hacen

entrevistado por Claudia Zaldívar, se refiere como

memoria sobre este. Primero, Carmen Waugh en la

el periodo “en oposición a la Dictadura y en defensa

biografía escrita por Faride Zerán manifiesta que el

a los derechos humanos” (p.145). Esta iniciativa

cuadro desapareció después del golpe:

fue ampliamente apoyada por el mundo cultural extranjero y sobre todo Latinoamericano, entre

fue el momento en que desarmaron todo y

los que destacan Marta Traba, quien participó en

mandaron las obras a los sótanos del Museo de Arte

la organización de una exposición del Museo de

Contemporáneo, y al cabo de los años, cuando se

la Resistencia en Francia, y Julio Cortázar, quien

recuperan las obras, la de Stella había desaparecido.

destacó la iniciativa haciendo un llamado aún

Sin embargo, la historia del cuadro cambió cuando

más amplio diciendo que, “así como se creó y se

un día, limpiando, se descubrió que usaban como

hizo circular en numerosos países el Museo de

banca para sentarse la donación de Frank Stella. Por

la Resistencia ‘Salvador Allende’, así imagino la

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

de Arte Contemporáneo alrededor de 500 obras.

77


creación de un fondo económico destinado a

aproximándose cada vez más a la idea de un

favorecer la obra de los plásticos chilenos en el

museo experimental, en relación a sus curatorías

exilio y hacer venir de Chile a otros cuya obra no

y al arte que alberga. Federico Galende entrevista

alcanza a cumplirse y sobre todo a conocerse en el

a Justo Pastor Mellado en su libro Filtraciones I,

país” (p. 56-57).

donde este elabora un agudo análisis sobre el arte

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

y la vanguardia en la época. Allí, se refiere a José

78

Pero varios años tuvieron que transcurrir en dicha

Balmes, quien estuvo muy cercano a la creación

clandestinidad para que el Museo pudiese volver a

del Museo y fue su director durante 10 años, y

ver la luz, dice Waugh. “En 1990, ya en democracia,

establece que este, pese a su relación con el partido

se empezaron a hacer las gestiones para traer estas

comunista, se encuentra alejado del realismo

obras de los distintos países (…) con las cuales

socialista (recordemos que sus obras se acercan

hicimos una exposición en el MNBA. Se juntaron el

más al informalismo sin dejar de ser políticas, como

Museo de la Solidaridad y el Museo Salvador Allende

en la reconocida obra “No” de 1972). Su arte, “se

y por eso el museo se llama ahora MSSA. Ambos

relaciona con un PC mucho más plural de lo que se

museos conservan alrededor de dos mil obras”

menciona, mucho más erudito, mucho más abierto

(p.27). Y aún más años tuvieron que pasar para

a la contemporaneidad”, por lo que se distancia

que este encontrase un lugar donde establecerse,

también del brigadismo, muy popular en la época.

primero en la calle Virginia Opazo junto a la

Para él “se produce algo así como una revancha de

Fundación Salvador Allende, para recién el 2004

la dirección política en contra de las artes visuales,

asentarse definitivamente en República 475. Este

en contra de la pintura. Y esa es una revancha que

lugar tiene una fuerte carga simbólica pues fue,

lastimó el sistema visual chileno durante la Unidad

antes de la dictadura, sede del Departamento de

Popular” (p.126), al diferenciar dos polos de arte,

Estudios Humanísticos, reconocido por sus aportes

dispersando el apoyo popular. Galende se refiere a

a la escena artística, para luego en convertirse en

esto poniendo de manifiesto la “relación paradojal

1978 en un Centro de Operaciones de la CNI, donde

entre el campo partidista y el campo del arte. A

hasta el día de hoy permanece el sótano con el

más extremismo partidario, más conservadurismo

sistema de espionaje telefónico instalado por ellos.

artístico” (p.131). Y es aquí donde vemos expresada

Cabe destacar que, tal como está mencionado en

también la paradoja del MSSA, pues pese a su

la página web del Museo: “Durante las obras de

partidismo y el momento de su gestación, nunca

restauración se desprendió un techo falso en el

espera albergar lo político, sino aquel espíritu de

ático. Lo que cayó de allí está hoy en manos de

cambios y contradicciones de la época, cuidando

la justicia: papeles y documentos que revelan los

también el establecimiento de un vínculo con la

seguimientos que realizaba la CNI, incluidos los

comunidad que –por esta misma razón– creemos

nombres de las personas espiadas y las chapas de

que no ha resultado tan fácil como fue pensado

los agentes”. Es por esto que la esencia del Museo

desde un principio por Salvador Allende, pues

sigue siendo extremadamente política, y esta vez,

recién en estos últimos años se ha creado un Área

no precisamente por sus obras.

de públicos, que busca reforzar dicho vínculo.

Por otra parte, quisiéramos destacar el carácter

Para terminar, quisiéramos nuevamente aludir a las

vanguardista

palabras de Mellado, quien en el texto que escribe

del

Museo

y

cómo

ha

ido

para el “Catálogo homenaje y memoria del MSSA” :


BIBLIOGRAFÍA - Craven, David. “Institutionalized globalization, contemporary art, and the corporate gulag in Chile”. En: Jonathan Harris (ed.) Globalization and contemporary art. Wiley-Blackwell. 2011 - Galende, Federico. Filtraciones I. Cuarto Propio – ARCIS, 2007. - Haacke, Hans. Carta a Mario Pedrosa. 24 de abril de 1972. Archivo Museo de la Solidaridad Salvador Allende. - Pedrosa, Mario. Carta a Salvador Allende, 26 de Abril de 1972. Archivos Museo de la Solidaridad Salvador Allende. - Selser, Gregorio. Salvador Allende y Estados Unidos: la CIA y el golpe militar de 1973. Archivo Salvador Allende Num 13. México: Centro de estudios

La coyuntura de formación del museo establece que,

latinoamericanos, 1989.

el relato de su formación no es únicamente el síntoma

- Tenorio Adame, Antonio. La vía chilena al

de unas relaciones entre arte y solidaridad política

socialismo. Mensajes al congreso nacional –

en los años setenta, sino que su persistencia durante

discursos. Archivo Salvador Allende Num 7. México:

la dictadura y su reinstalación durante la transición

Centro de estudios latinoamericanos, 1988.

chilena lo convierten en un espacio anómalo de

- VVAA. Revista de crítica cultural 29-30. Arte y

articulación de tres elementos: puesta en valor de

política desde 1960 en Chile. Revista apoyada por

una colección, mantenimiento de la memoria de

FONDART 2004.

Salvador Allende y reparación político-afectiva de

- VVAA. Homenaje y memoria, centenario Salvador

un contingente de mujeres y hombres chilenos que

Allende. Obras del museo de la solidaridad.

experimentaron en sus cuerpos el ejercicio del horror

Santiago de Chile, CCPLM, 2008.

(p.65).

- VVAA. Declaración necesaria del CISAC. Archivos Museo de la Solidaridad Salvador Allende.

El MSSA entonces, se construye desde varios

- Witker, Alejandro. Salvador Allende y la solidaridad

espacios, tanto desde una memoria política,

internacional con Chile. Archivo Salvador Allende

como desde un realce del arte que lo convierte

Num. 15. México: Instituto politécnico Nacional,

no sólo en un espacio de contemplación y de

1989.

reflexión estética sino también en un museo de

-

arte moderno, quizás el más importante en Chile,

Memoria para optar al grado de Licenciado en

por haber logrado una separación relativa entre

teoría e historia del arte. Profesor guía: Pablo

arte y política sin abandonar su compromiso con

Oyarzún. 1991.

ninguno de los dos.

-

Zaldívar, Claudia. Museo de la Solidaridad.

Zerán, Faride. Carmen Waugh. La vida por el

Arte. Santiago de Chile, Lumen, 2012.

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

El MSSA entonces, se construye desde varios espacios, tanto desde una memoria política, como desde un realce del arte que lo convierte no solo en un espacio de contemplación y de reflexión estética sino también en un museo de arte moderno, quizás el más importante en Chile, por haber logrado una separación relativa entre arte y política sin abandonar su compromiso con ninguno de los dos.

79


80 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


El desafío político y la lucha de la diáspora

mapuche enSantiago desde 1998 hasta hoy En el siguiente artículo presentan brevemente las diferentes luchas que han tenido los mapuche urbanos al proyectarse como un actor político relevante en medio de la situación de conflicto y cuáles son los desafíos que han debido enfrentar en medio de este proceso.

Desde diciembre de 1997 las manifestaciones del

lo colonial-capitalista chileno y las herencias de la

movimiento político mapuche tomaron un rumbo

dictadura cívico militar, atacando el círculo español.

diferente al que venían teniendo y la violencia política se hizo sentir en las calles en la recordada que-

dejamos la cagá… pero ahí no era odiokratas. En ese

ma de camiones en Lumaco. Esta nueva realidad en

tiempo dejamos la cagá en círculo español, pero una

el escenario político mapuche era algo que tal vez

weá que todavía andábamos peleando con los espa-

se veía venir, si pensamos lo sucedido luego de la

ñoles por una weá de cultura culiá no más… Todavía

marcha por la resistencia de los 500 años de los pue-

veíamos al enemigo como el español, fuimos a darle

blos originarios en 1992. Juntamente con la decla-

jugo al círculo español, dejamos la cagá

ración ideológica del Consejo de Todas las Tierras,

(entrevista realizada a David y Simón Aniñir en di-

algunos jóvenes de la comuna de Cerro Navia –que

ciembre de 2012)

posteriormente sería el colectivo Odiokratas– manifestaron su descontento y profunda crítica al mode-

La situación sociopolítica en la que se encuentran

* Felipe Curin Gutiérrez es Sociólogo Egresado de la Universidad Católica Silva Henríquez (UCSH), Diplomado en Políticas Públicas para Pueblos Originarios (IDEA, USACH) y Miembro Equipo Kom Kim Mapudunguaiñ Waria Mew y La Comunidad de Investigadores Mapuche.

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

* Felipe Curin Gutiérrez

81


los jóvenes mapuche, que han sido educados bajo

nificar y cuestionar qué es lo mapuche, y compren-

los patrones establecidos por el Estado chileno y

derse a sí mismos desde sus diversas trayectorias de

que hoy son parte de las personas indígenas que

vida familiar, y sus múltiples diferencias y facetas en

viven en la Región Metropolitana, que han sido for-

la diáspora, como una historia a reivindicar, y como

madas dentro del proyecto republicano chileno, en

un actor político enteramente competente y real en

una cultura distinta a la de sus abuelos y ancestros,

el pueblo mapuche actual.

partiendo desde la cosmovisión y también la lengua, que son elementos fundamentales en la cons-

para poder buscarnos, resignificarnos como mapuche

trucción del sujeto, es de una tensión constante.

estando en la ciudad po´, no se había dicho, no se había hablado porque no era parte del discurso, el discur-

Luego del hito de la conmemoración de los 500 años

so solamente era la reivindicación territorial cachay?

de resistencia, estalla una suerte de emergencia de

Entonces acá el tema era fuerte, estaba invisibilizado.

la conciencia indígena (Bengoa, 2000), sumado a la

(entrevista realizada a David y Simón Aniñir en di-

aparición de la Coordinadora Arauco Malleco y, an-

ciembre de 2012)

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

tes de ella, las nuevas generaciones de mapuche,

82

aprehenden y asumen su historia como un quiebre

El poema “Mapurbe” de David Aniñir (Mapurbe ven-

epistemológico en sus vidas, y la expresan a través

ganza a raíz, 2005), en aquellos tiempos integrante

de sus prácticas y/o acciones políticas. En el caso

del colectivo Odiokratas, ha sido objeto de estudio

de los jóvenes que viven en la urbanidad de San-

por muchos investigadores de las ciencias sociales,

tiago nombran aquel proceso como mapuchizarse,

pero también es un manifiesto que configuró a un

y algunos autores como Osorio (2009) señalan este

sujeto político al interior del pueblo mapuche (no

proceso como un tránsito social-cultural-identitario

exento de críticas y subvaloraciones), que también

denominándolo De Chorizo a weichafe.

es una voz que reivindica su historia, desde una conciencia de Indio y poblador (2):

Fundamental en este proceso socio-cognitivo entendido como un tránsito en su historia social-cultu-

Somos Mapuche de hormigón / Debajo del asfalto

ral fue la Coordinadora de Comunidades Mapuche

duerme nuestra madre / Explotada por un cabrón /

en Conflicto CAM. Esta se volvió una alternativa real

Nacimos en la mierdópolis por la culpa del buitre can-

y un destino de militancia y de combate por el “con-

tor / Somos lo que quedamos en pocas partes / El mer-

trol territorial” y la recuperación de tierras (1). Sin

cado de la mano de obra / Obra nuestras vidas / Y nos

embargo, la lucha y la reivindicación mapuche no es

cobra / Madre, vieja mapuche, exiliada de la historia /

sólo territorial, ya que desde el mismo movimiento

Hija de mi pueblo amable / Desde el sur llegaste a pa-

mapuche en Santiago, surge el concepto de mapu-

rirnos / Un circuito eléctrico rajó tu vientre / Y así naci-

che urbano Warriache (gente de la ciudad). Esta re-

mos, gritándoles a los miserables / MARRI CHI WEW!!!!

flexión personal que se transformó en una reflexión

/ En lenguaje lactante / Padre, escondiendo tu pena de

crítica colectiva, decantó en la necesidad de resig-

tierras tras el licor / Caminaste las mañanas heladas

(1) Léase Osorio, Liber (2009) De Chorizo a weichafe: nuevos elementos culturales en la identidad mapuche en Santiago, 19972009. (2) Revista Rufián N 11, Warriache, Crónicas de la resistencia mapuche en la ciudad http://www.rufianrevista.org


Las demandas tienen que ver con territorios simbólicos, que construyen las sociedades, como la educación, en el idioma mapuche (mapudungun) y en todos los derechos colectivos que tiene todo pueblo heterogéneo como el pueblo mapuche.

enfriándote el sudor / Somos hijos de los hijos de los

te por conquistar espacios de poder, en donde se

hijos / Somos los nietos de Lautaro tomando la micro

generen reflexiones críticas acerca de la situación

/ Para servirle a los ricos / Somos parientes del sol y del

de conflicto, y se busca establecer aquellas matrices

trueno / Lloviendo sobre la tierra apuñalada / La lágri-

que proyecten los análisis y pensamientos mapuche

ma negra del Mapocho / Nos acompañó por siempre /

respecto del proyecto sociopolítico de autodeter-

En este transantiagoniko wekufe maloliente.

minación. Sin embargo, no podemos desconocer la importancia que tiene la lucha por la tierra, para las

Del proceso histórico que relata el poeta Aniñir, se

comunidades, para el pueblo y para el movimiento

desprenden acontecimientos interesantes que ven-

social Mapuche.

pensar lo mapuche en la ciudad. El solo hecho de

La presencia de jóvenes en este proceso ha sido

asumir la historia mapuche urbana y popular, pre-

fundamental para la mapuchización de las nuevas

senta una apertura a la identidad mapuche y –al

generaciones de mapuche en diáspora. Las muertes

mismo tiempo– genera una ruptura con la tenden-

de jóvenes como Alex Lemun, Matías Catrileo, Julio

cia de ruralizar lo mapuche. Así, aquella noción que

Huentecura, Julio Mendoza Collio, Rodrigo Melinao

dice que los mapuche sólo están en el sur y que

y un centenar de detenciones en los acontecimien-

el movimiento social/político mapuche depende

tos de enfrentamientos directos con la policía en

únicamente de lo que sucede en las comunidades,

diversas situaciones, ha generado un despertar del

queda en tela de juicio.

oído mapuche y una apertura del ojo mapuche de las nuevas generaciones. Fuera de la violencia polí-

Aun sabiendo que la lucha por el territorio y las

tica existen otros elementos muy relevantes en este

tierras es fundamental, no es la única instancia en

conflicto, ya que la diversidad de trayectorias de

donde se está dando el weichan (lucha), hay otros

vida de la diáspora mapuche en Santiago, también

campos (Bourdieu, 1995) o territorios (3), en donde

diversifica y amplía las posibilidades de identidad

existen weichafe (guerrero) que trabajan arduamen-

mapuche, así como también las demandas. Como

(3) Amplitud del campo léxico: ampliación del significado, no se limita a un solo campo, sino que interviene en otros.

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

drán a explicar muchos de los hitos y maneras de

83


hemos mencionado antes, las demandas tienen que ver con territorios simbólicos, que construyen las sociedades, como la educación, en el idioma mapuche (mapudungun) y en todos los derechos colectivos que tiene todo pueblo heterogéneo como el pueblo mapuche. En este sentido, la categoría Weichafe también tiene una ampliación hacia los campos en donde se pro-

La lucha de la diáspora mapuche también está inserta dentro un proceso de dictadura militar que sufrió el país de Chile, dentro del cual conviven el pueblo chileno y el pueblo mapuche.

yecte una lucha por instalar políticamente el conocimiento mapuche en cada ámbito de la sociedad, como la salud, la educación, los modos de producción, el arte, la lengua, etc., entendiendo la sociedad como una red de redes que configuran la totalidad del mundo de la vida. Las diferentes organizaciones mapuche autónomas en Santiago manifiestan constantemente su respaldo político y, por tanto, su validación a las formas de lucha que puedan utilizar las comunidades en conflicto, en los enfrentamientos directos con la policía chilena o con las empresas forestales transnaAÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

cionales. No obstante, los warriache afirman que el

84

movimiento político mapuche no solo depende de lo que sucede en el sur, sino que también existen situaciones y motivos de lucha para reivindicar en la ciudad. la coordinadora mapuche en esos tiempos, era eso po´, no planteaban nada… en Santiago, y de ahí empezó a salir esa veta de lo mapuche urbano, de reivindicarse y de darle valor a lo que se hacía acá (entrevista realizada a David y Simón Aniñir en diciembre de 2012) La crítica se genera a partir de la relación utilitaria que se formaba cada vez que una comunidad se levantaba, pues había que realizar alguna actividad en función de lo que sucedía en el sur. Esa sensación de insatisfacción de la relación instrumental

que sentían los militantes de las organizaciones mapuche en Santiago, impulsó un trabajo político de base, desde y para los mapuche que viven acá en la ciudad. Y es ahí donde está el mayor desafío de este movimiento, ya que la diáspora mapuche está compuesta por todos los mapuche militantes y no militantes del movimiento social mapuche. Por quienes desean retornar a vivir al Wallmapu y quienes se reivindican como mapuche en la ciudad. La conformación de múltiples organizaciones culturales, políticas y estudiantiles en la capital, en diferentes épocas a partir del año 1998, ha significado una creciente visibilización de lo mapuche como un movimiento social, y por momentos, también político. Son muchas las organizaciones que se levantaron para ser una voz denunciante dentro de sus espacios de desarrollo y muchas son las voces que se aglutinan y configuran la diáspora mapuche. Estos son sujetos que están viviendo una tensión constante y hasta contradicciones, en términos identitarios respecto de esta especie de mapuchización que experimentan a partir del auto-reconocimiento de su historia y origen familiar.


La lucha de la diáspora mapuche también está inserta dentro un proceso de dictadura militar que sufrió el país de Chile, dentro del cual conviven el pueblo chileno y el pueblo mapuche. La primera generación de mapuche nacidos en Santiago fueron los que crecieron bajo las condiciones impuestas a sangre y a fuego, por la junta militar en acuerdo con un sector importante de la sociedad civil y empresarial chilena. Ellos son los que no tuvieron demasiadas oportunidades de inclusión e inserción académica o laboral, además los que sufrieron del racismo colonial, no solo estructural del Estado chileno, sino también de parte de sus pares estudiantes, obreros y pobladores. La segunda y tercera generación de mapuche nacidos en Santiago, no solo tienen el desafío de configurar el proyecto anticolonial de liberación nacional mapuche, o establecer las bases epistémicas y políticas de la autodeterminación, sino que además deben luchar por derribar todas las herencias de la dictadura, que siguen siendo parte de la cotidiamilitarización del Wallmapu, o la represión a las manifestaciones del movimiento mapuche, la impunidad de los asesinos de los peñi muertos, los montajes y cercos comunicacionales, las violaciones a los derechos humanos, etc. Todas herencias no solo de la dictadura, sino que de la de constitución de este Estado colonial. Ante esta situación resulta preponderante, también, la manera de socializar la causa mapuche y cómo crear el tejido social interno y generar las alianzas correspondientes con los movimientos sociales afines, para la conformación de un bloque político fuerte con el cual poder realizar un proyecto de refundación del Estado colonial y posteriormente firmar la autodeterminación del pueblo Mapuche.

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

nidad del conflicto, como es la ley antiterrorista, la

85


86 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


Cuando nos robaron En el presente artículo intento reflexionar, de manera muy general, sobre cómo se ha ido desdibujando un Chile que alguna vez sentí conocer y del que me sentí parte. Hablaré de un Chile lleno de consumo e ingestiones, pero cada vez más lleno de frustraciones y seres infelices. El chileno de hoy, gobernado por una administración neoliberal de la vida cotidiana, se acompaña de acciones erráticas que la mayoría de las veces omiten al otro y consideran que el éxito y la virtud de las personas radican en el cuidado y resguardo de una seguridad que ni el más “asegurado” puede sostener. * Bosco González Jiménez Palabras previas Si bien aún no nacía para el 11 de septiembre de Es difícil redactar un artículo sobre los 40 años del

1973, pude apreciar la experiencia de la resistencia

golpe militar en Chile, resulta complicado hablar de

cultural a la dictadura por la acción de mis padres.

ello ya que son nuestras vidas, nuestras trayectorias

En ello me tocó vivir experiencias donde parecía

las que se ponen en juego en nuestra reflexión y

que entre los hijos de los que se organizaban para

escritura.

expresarse y hacer vida en medio de la muerte existía

* Sociólogo. Miembro del equipo editorial de Rufián Revista. Estudiante del Doctorado en Historia, Universidad de Chile. Becario Fundación Volcán Calbuco.

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

la palabra

87


un sentimiento bello que nunca más pude volver a experimentar: vivir más cerca del deseo genuino y estar en medio de espacios que –aunque suene paradójico– estaban más liberados; eran pequeños y a veces grandes lugares donde nuestros padres se atrevían a ser, decir y actuar en conformidad con lo que sentían, aunque muchas veces eso fuera peligroso. Ese no es mi problema Parece que en Chile hace mucho tiempo el problema de los unos ha dejado de ser el problema de todos, y como respuesta a ello en las movilizaciones estudiantiles del 2011 y 2012 se esgrimió como consigna “tu problema es mi problema”. En el Chile actual se ha desarrollado una creciente tendencia a la resolución individual de problemáticas colectivas y pareciera que todos tenemos la posibilidad de condenarnos a nosotros mismos por medio de la condena taxativa y categórica del otro. El sistema neoliberal que reina en Chile nos ordena de una AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

manera –casi delirante–

88

en que cada uno de

nosotros es dueño de su felicidad y también dueño de su miseria. Quizás no exista nada más por fuera de nosotros que determine la posibilidad de ser felices, plenos o miserables. Esta ética del “sálvate solo” es la expresión discursiva e ideológica de un estado de las cosas caracterizado por la inseguridad social, la cual no solo conforma y reproduce la pobreza, sino que también “actúa como un mecanismo de desmoralización, de disociación social, a la manera de un virus que impregna la vida cotidiana, disuelve los lazos sociales y socava las estructuras psíquicas de los individuos e introduce una corrosión del carácter” (Castel, 2004: 40). El ser cada uno de nosotros dueño de su propio éxito y de su propia miseria nos despoja de la noción de

Me refiero a la categoría del emprendedor y a la categoría de emergente, por solo mencionar algunos sustitutos de los significantes utilizados tiempo atrás para denominar a los más, a los que trabajan, en fin, a las mayorías que viven la pobreza y la desigualdad en Chile. un Estado que debe hacerse cargo de la cobertura de derechos sociales como la salud, la educación, la cultura, la recreación, por solo mencionar algunos aspectos de la vida social. Este discurso promueve la idea de que no existe un Estado responsable y, en consecuencia, la condición social de los individuos debería ser producto de su capacidad individual para gestionar su propia vida. Dicho de otra manera, las víctimas de un Estado antipopular e impune pasan a ser “sus propios victimarios, los responsables exclusivos de un daño que, siendo provocado por un sistema social que explota, oprime y discrimina, aparece ahora como daño auto­inflingido. Es la culpa de sujetos libres cuyo comportamiento no ha sido lo suficientemente racional, o para decirlo en términos más al uso, de sujetos que no han sido lo suficientemente ‘modernos’ o ‘pragmáticos’ y que por ello, han desaprovechado la ‘libertad de elegir’ que garantiza el sistema” (Agacino, 2001: 41). Las políticas educacionales reinantes en el Chile actual son la fiel expresión de ello, ya que nos plantean que el éxito o fracaso de un sujeto en su “trayectoria” de vida no depende de las oportunidades que le brinda el sistema social, sino que más bien su éxito y posibilidad de “movilidad social ascendente” son el resultado de una elección


racional, donde la naturaleza de dicha elección

popular implicaban necesariamente definirse en

definiría la suerte de los sujetos en la “carrera a la

relación a una contraparte en la sociedad, pero esto

superación de la pobreza”.

ha sido reemplazado por significantes que niegan la posibilidad de pensarse en posición de contraparte,

Lamentablemente, eso no es así. El estudio Classism,

en relación de conflicto y también en relación de

discrimination and meritocracy in the labor market:

identidad con otros.

the case of Chile, presentado por Javier Núñez y Roberto Gutiérrez (2004), muestra cómo sujetos

Me refiero a la categoría del emprendedor y a

de sectores populares con elecciones educativas

la categoría de emergente, por solo mencionar

y un rendimiento de excelencia en su trayectoria

algunos sustitutos de los significantes utilizados

universitaria, poseen una posición en el mercado

tiempo atrás para denominar a los más, a los que

laboral absolutamente más desfavorecida que

trabajan, en fin, a las mayorías que viven la pobreza

estudiantes de clases sociales altas, con apellidos

y la desigualdad en Chile.

aristocráticos y rendimiento académico menor que el de los estudiantes de sectores populares.

En el Chile que nos heredó la dictadura y la administración civil del neoliberalismo ya no

Nos robaron la palabra

somos trabajadores, tampoco somos pobres ni mucho menos populares. Eso suena feo, nos hace

Pero las palabras, los discursos y las autoevaluaciones

ser menos. Así, muchos hoy por hoy prefieren

sobre nosotros mismos siguen hablando de algo

ser emprendedores, así como también lo son los

que opera silenciosamente detrás de nuestras

grandes empresarios de este país; innovadores al

formas de identificación actuales. Tengo la idea

igual que esos mismos empresarios.

profundiza en Chile, en cuanto las políticas de

De este modo, nos estamos haciendo cargo de

integración tienden a localizar a los individuos en

palabras que no están puestas para nosotros,

espacios particulares de intercambio de mercancías,

sino que están ahí para la necesidad de despojar

las maneras que tenemos de decirnos a nosotros

la diferencia y la identidad en nuestra sociedad,

mismos son cada vez más diversas y heterogéneas,

están puestas para dejar de lado la posibilidad

y crean una sensación generalizada de que en Chile

de sentirse en relación a una contraparte que

todos somos iguales o estamos igual y, por lo tanto,

nos obliga a “ser algo”, pues es más sencillo ser

despojan del escenario social la posibilidad de la

emprendedor o microempresario que popular o

diferenciación y la consideración de que existen

pobre, eximiéndonos de la tarea de pensar y hacer

sectores sociales que se desarrollan a costa del

colectiva e individualmente “nuestro ser”.

subdesarrollo de otros. Hoy en día los jefes de departamento en Tengo la impresión de que ser pueblo, popular,

algunas reparticiones del Estado no son jefes de

trabajador o compañero, eran formas de nombrarse

departamento, coordinadores o encargados, sino

a sí mismo y a los demás, que caracterizaban el

“gerentes de servicios”. Se trata, indudablemente,

intercambio lingüístico en las relaciones sociales

de una manera muy particular que posee el Chile

del siglo XX. Estas denominaciones respecto de lo

actual de hacer sentir a los que Eduardo Galeano

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

de que en la medida en que el neoliberalismo se

89


denominó “los nadie” en una relación de identidad

Ni juntos ni revueltos

horizontal con los que administran la riqueza y el poder en nuestro país.

Si la palabra no nos une, tampoco nos unimos en la experiencia material de la vida social. Son

Uno de los “productos comprometidos” de estos

muchos los casos, experiencias e incluso programas

40 años ha sido despojar de palabra a los sectores

y políticas públicas que podríamos comentar para

populares de Chile, y no quiero decir con esto

llegar a la conclusión de que la sociedad chilena se

que los problemas de los sectores populares se

está descomponiendo más que componiendo, pero

ubiquen solamente en el campo de la palabra y el

me interesa comentar lo sucedido en julio de este

lenguaje. Lo que me interesa argumentar es que ya

año, en el poblado de la Tirana.

no existen espacios para la palabra, que nuestras relaciones sociales están tapujadas por palabras

La popular Fiesta de la Tirana, espacio de

que invisibilizan la posibilidad de diferenciarse de

congregación y fraternidad, se vio afectada por

un otro que goza del trabajo. Esto, pues al parecer

la propagación del Virus H1N1, cambiando la

la ideología neoliberal en Chile indica que “ya no

suerte de la centenaria celebración; la tradición de

se trata de una relación entre patrón y empleado,

encuentro, mancomunión, diferencia e identidad se

una relación salarial, sino de una relación entre

vio intervenida, modificada y cercenada.

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

capitalistas, donde cada uno cuenta con dotaciones

90

de capitales complementarios… al cambiar el

El virus H1N1 entró en acción en Chile y con ello

carácter de esta relación, ya no es posible sostener

los planes de control epidemiológicos, las medidas

la ‘desigualdad originaria’ entre trabajo y capital

preventivas y de inmunización de la población por

y así parece que se desplaza, sutilmente, la

parte del Ministerio de Salud. El gran “Plan Tirana”

responsabilidad hacia los propietarios de la fuerza

consideró anteponer, como medida sanitaria, un frío

de trabajo, quienes por su escasa competitividad,

vidrio a la popular y venerada Virgen del Carmen del

aparecen como culpables de su condición de

Tamarugal, para que la gente no se acercara a besarla

pobres” (Agacino, 1997-1998).

y se infectara. Así también, algunos miembros de los equipos de salud comprometidos en el trabajo

Podríamos considerar que en lo ocurrido el mes de julio en el Norte Grande de Chile, existió una leve sugerencia que indicaba que “encuentro” refería a enfermedad y que “mancomunión” tenía que ver con infección, por lo que era necesario estar “fuera de relación”.

comentaron que era importante que “la gente no se abrazara”, pues era una manera en que este virus se podía transmitir. Alguien podría preguntarme qué hay de raro en todo lo ocurrido, si consideramos que la emergencia de los síntomas en el cuerpo social es algo independiente y autónomo de las relaciones sociales de los individuos y la formación social en la que ellos se vinculan. Pero si consideramos que los síntomas pueden estar en el orden de las leyes que regulan la vida social y nunca explícitas del todo, podríamos considerar que en lo ocurrido el mes de


julio en el Norte Grande de Chile, existió una leve sugerencia que indicaba que “encuentro” refería a

Parece ser que algo habla –en el fondo– de nuestra

enfermedad y que “mancomunión” tenía que ver

sociedad, sobre la posibilidad de que no estemos

con infección, por lo que era necesario estar “fuera

tan juntos ni tan revueltos y que tampoco tengamos

de relación”.

nombres para sentirnos parte de un todo y en la diferencia también.

Todo fue muy paradójico, ya que la acción de las vacunas no era efectiva en el periodo de vacunación

Lo mismo ha ocurrido con la prohibición del

desarrollado en la Región de Tarapacá, pues se

Carnaval de los Tambores en Valparaíso, donde las

comenzó a vacunar masivamente una semana antes

autoridades indicaron: “Nos hemos reunido con las

de la fiesta, siendo que la acción inmunizadora de la

autoridades pertinentes y esta gobernación decidió

vacuna opera después de quince días de haber sido

no autorizar la actividad ya que Valparaíso se ve más

aplicada, según comentaron las mismas autoridades

perjudicado que favorecido, pues por lo general

de gobierno y, críticamente, el Colegio Médico de

se producen desmanes, destrozos a la propiedad

Chile, entre otros expertos.

pública y privada, y se altera la limpieza y el normal funcionamiento de la ciudad, lo que es rechazado

Lo cierto es que mucha gente desistió de ir a la

por el comercio establecido” (1).

con los diarios anunciando muertes y tragedias día

Sin embargo, nada de esto es nuevo, y este mandato

a día. Lo extravagante es que después de la fiesta no

que evita la comunión y el encuentro nos desea

se anunció nunca más nada, la gente dejó de morir y

ordenar hace muchísimos años. En un muy bello

enfermar. ¿Habrá sido nuestra Tirana del Tamarugal

texto de Jorge Hidalgo Lehuede, Nelson Castro

la que nos protegió? Tal vez en Tarapacá las vacunas

y Viviana Briones (2002), denominado Fiestas,

hicieron efecto antes de la estimación estadística de

borracheras y rebeliones (Introducción y transcripción

efectividad plena a nivel internacional.

del expediente de averiguación del tumulto acaecido en Ingaguasi, 1777), podemos ver cómo en el siglo XVII las autoridades coloniales del Virreinato del Perú ordenaban a las autoridades locales de Atacama indicaciones como estas: “Los corregidores de las Provinsias tengan particular cuidado de que los Yndios en sus fiestas y conbites se abstengan de Embriagarse sin permitirles hagan combites cosstosos y de concurrensia de mucha

Virgen del Tamarugal cubierta por un vidrio. Se puede ver al Subsecretario de Salud Pública, Jorge Díaz, y al Seremi de Salud de Tarapacá, Manuel Fernández, haciendo gala de su “medida preventiva” (Fuente: Pagina web de la Seremi de salud de Tarapacá: http://seremi1.redsalud.gob. cl/?p=2032)

Jente, pues solamente podran combidar a sus Parientes parientas y afines dentro del tersser grado y seis Personas extrañas sin que de este numero se

(1) Portal de radio Cooperativa: http://www.cooperativa.cl/noticias/cultura/cultura-popular/mil-tambores-desafia-a-lasautoridades-de-valparaiso-tras-cancelacion-del-carnaval/2013-08-23/183704.html

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

fiesta, mucha gente tuvo miedo; y cómo no tenerlo

91


puedan exseder con pretexto alguno, y a los que contrabinieren se les impondra el corresspondiente casstigo

por

dichos

corregidores

sobre

lo

qual tendran particular cuidado los cassiquez, Gobernadores, Ylacatas y Alcaldes sin permitir que los Yndios se embriaguen y que en sus fiestas los combidados no ssean otros que las Personas ya expresadas” (2). Por suerte, en Chile el rito comienza a manifestarse y la vida social lentamente vuelve a articularnos, a hacernos sentir la posibilidad de decirnos, de encontrarnos y considerar a los otros en nuestros modos de ser y pensarnos, como sujetos y sociedad. Los organizadores del carnaval indicaron como respuesta a la medida gubernamental: “le advertimos a este mal gobierno, que a 40 años del golpe militar no nos van a prohibir el derecho a bailar y a manifestarnos por el derecho a la felicidad”.

Fiesta de la Tirana (Fotografía: Bosco González Jiménez)

El rito y el psicoanálisis, una opción de vida y una opción de sociedad Resulta importante comentar que si bien estamos en una sociedad que se orienta sistemáticamente a la negación del encuentro, que hace el vínculo social cada vez más dependiente y gobernado por mediaciones tecnológicas y virtuales, aunque tímidas y particulares tendencias muestran lo

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

contrario, es posible y necesario hacer permisible y

92

urgente el diálogo, la puesta en palabra de nosotros mismos, para poder, progresivamente, activar espacios donde sepamos que la contraparte y la contradicción son fuentes constitutivas de la vida social y de nuestras vidas cotidianas. Muchos piensan que la posibilidad de la puesta Carnaval de los mil tambores en Valparaíso. (Fuente: Portal radio cooperativa http://www.cooperativa.cl/noticias/ cultura/cultura-popular/carnaval-mil-tambores-finalizocon-desfile-en-calles-portenas/2012-10-14/180542_8. html)

en palabra que propone el psicoanálisis refiere a opciones individuales y curas personales. Frente a esto, me inclino por pensar que lo que se pone en palabra son grupos sociales, familias, espacios amplios de socialización que necesitan autoreflexionar sobre la posibilidad de inventarse

(2) Archivo general de indias, Charcas, 498, 1774, s/f. En Castro, Nelson, Hidalgo Jorge y Viviana Briones. 2002. Fiestas, borracheras y rebeliones (Introducción y transcripción del expediente de averiguación del tumulto acaecido en Ingaguasi, 1777). En Estudios Atacameños. N° 23, pp 77-109.


nuevamente, la posibilidad de“hacerse cargo del ser”, ya que lo que más nos ofrece este modelo neoliberal heredado de la dictadura y su administración civil son “modelos para ser” que generalmente son formados por fuera de nuestras relaciones sociales, donde incluso muchos optan por “modos de ser alternativos”, “opositores” y “revolucionaros”, que no son capaces de removernos, autocuestionarnos y crearnos libremente y en relación a los otros. Es por ello que resulta de vital importancia aceptar la posibilidad de poner en palabra eso que nos hemos negado durante 40 años, e incluso la manera en que queremos recordar y los tiempos en los que queremos recordar, también las cosas que deseamos olvidar. Hemos experimentado un uso político de la memoria histórica, donde también se nos ofrecen “modelos de recordar” y “modos de olvidar”, donde por lo general nos hacen recordar la desarticulación, la descomposición social, el aniquilamiento material una política de memoria que se orienta a recordar que existieron tiempos de organización, identificación y mucha, sobre todo mucha solidaridad. Bibliografía: Castel, Robert. “La inseguridad social”. Editorial Manantial. 2004. Buenos Aires, p.40. Agacino, Rafael. El capitalismo chileno y los derechos de los trabajadores. Cuadernos de trabajo. Instituto de investigaciones histórico sociales. Universidad Veracruzana. Veracruz. Octubre de 2001. ---. “Los derechos sociales y el problema de la impunidad. Crítica a la ideología y al sentido común dominante”. Programa Economía y trabajo, informe anual número 7. 1997-1998.

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

de compañeros y compañeras y –muy pocas veces–

93


94 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


Clínica Santa Lucía 162 (1974-1976)

Frente al Cerro Santa Lucía, a solo pasos de la estación de metro del mismo nombre y con una ubicación privilegiada, se encuentra la Casona Santa Lucía. Este antiguo edificio de color ocre con cuatro pisos y un altillo que conserva la arquitectura propia del Santiago de los años 20, resguarda en su interior una parte de la historia de nuestro pasado reciente.

“El olvido está lleno de memoria” M. Benedetti Frente al Cerro Santa Lucía, a solo pasos de la es-

años de oscuridad, y que hasta el día de hoy nos

tación de metro del mismo nombre y con una ubi-

mantiene presos de dolorosas interrogantes que

cación privilegiada, se encuentra la Casona Santa

no encuentran respuesta, nos entrega a través de

Lucía. Este antiguo edificio de color ocre con cua-

esta casona otro antecedente de la brutalidad ins-

tro pisos y un altillo que conserva la arquitectura

titucionalizada que corría por esos años.

propia del Santiago de los años 20, resguarda en su interior una parte de la historia de nuestro pasa-

En el año 1974 y dependiente de la Brigada de Sa-

do reciente. La dictadura que sumió a Chile en 17

lubridad de la Dirección de Inteligencia Nacional

* Sitio de Memoria Ex Clínica Santa Lucía. Estudiante de Derecho Universidad Miguel de Cervantes, Santiago.

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

* Romina Ampuero

95


enfermera Eliana Carlota Bolumburú fuera conocida como la “Dama del Pentotal”.

Avanzar con la recuperación de la memoria de la que fuera Clínica de la DINA, constituye un paso a la verdad.

Este centro clandestino operó durante tres años, hasta su traslado en el año 1976 a Almirante Barroso, convirtiéndose en la denominada Clínica London (en la actualidad sede de Inacap). Esclarecer estos hechos es el móvil principal del trabajo que desempeño participando en la implementación del Sitio de Memoria. La importancia de

(DINA), es creada la primera de las cuatro Clínicas

hacernos cargo de nuestra historia no me es indife-

Clandestinas de la dictadura: la Clínica Santa Lucía.

rente, y desde siempre ha existido una sensibilidad con estos temas, inculcados desde mi núcleo fa-

En términos formales, el objetivo de este recinto

miliar hasta la propia convicción construida desde

era la atención de agentes de la DINA y sus cargas

mi experiencia en el trabajo con diversas organi-

familiares, sin embargo, a través de testimonios de

zaciones sociales. En el transcurso de este camino,

ex detenidos y declaraciones de funcionarios, se

conocer y compartir con las personas que han en-

ha podido establecer que operó como un centro

riquecido en términos humanos este proyecto ha

de detención, tortura y exterminio.

generado una mayor responsabilidad y convicción

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

de que avanzar con la recuperación de la memoria

96

Dentro de sus funciones se encontraba la de “re-

de la que fuera Clínica de la DINA, constituye un

cuperar” a los detenidos que eran trasladados des-

paso a la verdad.

de otros recintos y posteriormente devueltos a su lugar de origen para ser sometidos nuevamente a

Ad portas de conmemorar el cumplimiento de 40

interrogatorios y vejaciones. En el testimonio que

años desde el Golpe de Estado en Chile, se hace

entrega el Dr. Patricio Bustos S. de su experiencia

imprescindible rememorar nuestro pasado, ese

como detenido en la Clínica Santa Lucía, la define

pasado sobre el que se discute el nombre y no el

como un “centro de torturas bajo control médico”,

fondo, y que tantos años después nos sitúa en un

donde la medicina fue puesta al servicio del terro-

flanco conflictivo entre lo que recordamos y lo que

rismo de Estado. Esta forma de operar se constata

más que olvidar por el paso del tiempo, decidimos

en el empleo de torturas sicológicas y físicas a los

no recordar.

prisioneros que tuvieron paso por este recinto. Los Sitios de Memoria o Conciencia tienen un no La “clínica” como centro de exterminio se eviden-

reconocido rol importante en lo que será la cons-

cia en la declaración de un funcionario, que seña-

trucción de nuestro futuro: solo con pleno conoci-

la haber sido testigo de la ejecución de detenidos

miento de nuestro pasado nos podemos dedicar

“mediante el suministro de altas dosis de pentotal

a construir. Los tratamientos que tienen en la ac-

sódico que les ocasionaba arritmia y paro cardio-

tualidad los diversos sitios son diferentes, no existe

rrespiratorio”. Es producto de estas prácticas que la

en nuestro país una política estatal que nos enseñe


Recorrer la casona que hasta hoy se mantiene intacta y conocer los hechos que marcaron de por vida a quienes estuvieron en este lugar, está lejos de ser un panorama de fin de semana.

Para mí, una tarea importante en los sitios de memoria no es solo demostrar la crueldad que imperó durante la dictadura o dejar de manifiesto lo bajo que puede caer el ser humano cuando pierde exactamente eso, su humanidad, sino también permitirnos ver más allá de la figura del victimario y la víctima, considerando que todos podemos lograr estar situados en cualquiera de las dos veredas, dependiendo de las circunstancias que nos rodean.

a tener viva la memoria, hoy principalmente este

recuerdo, que no deja de ser importante, pero no

trabajo está en manos de particulares, corporacio-

es suficiente. Una tarea fundamental era heredar-

nes, agrupaciones de familiares, colectivos, etcéte-

nos los sueños de ayer, que son semejantes a los

ra, que desde la autogestión intentan mantener en

de hoy, porque no se han resuelto. Se fue la dicta-

pie el recuerdo de sus seres queridos. ¿Dónde está

dura con sus estoicos trajes militares, pero no llegó

el Estado en este trabajo?, ¿cuál es el apoyo a estas

la igualdad ni la “alegría”. Al contrario, este país se

iniciativas de los organismos de Derechos Huma-

sumió en el miedo a no repetir la historia y generó

nos?, ¿dónde está la justicia? No existe; hay atis-

concesiones sobre las legítimas demandas de los

bos de cooperación y guiños que celebran a estas

que ya no están, demandas que hace no mucho

organizaciones, pero que finalmente, en términos

se volvieron a poner en la palestra, recordándonos

prácticos y reales, solo quedan en eso.

que no somos ese país desarrollado que aparece en las encuestas.

A pesar de estas dificultades de las que no es ajeno el Sitio de Memoria Ex Clínica Santa Lucía, es desde

Esa es la idea que debería heredarnos esta histo-

mi opinión necesario abrir estos espacios al públi-

ria, el sueño inconcluso junto a la herida abierta.

co en general, no con ánimo de exposición, sino

Deberíamos salir de cada sitio reflexionando sobre

más bien con la intención de generar una reflexión

nuestra responsabilidad con esas ilusiones de un

en las personas, acercarlas a su historia. Recorrer la

país mejor y empoderándonos de nuestro rol en la

casona que hasta hoy se mantiene intacta y cono-

sociedad. No es trabajo de los jóvenes, es trabajo

cer los hechos que marcaron de por vida a quienes

de todos. Así mantenemos viva la memoria, reto-

estuvieron en este lugar, está lejos de ser un pano-

mando las banderas, continuando la lucha, hacien-

rama de fin de semana, pero sí es necesario para

do que nos importe, ese es el mejor homenaje.

entendernos, para entender el Chile de hoy y los padres de ayer, darnos cuenta de que no hay tanta distancia con esos jóvenes que querían un país mejor. Hoy más que ayer es lógico vernos como un espejo con ese pasado. ¿Qué tan distintas eran las demandas de quienes cayeron en la dictadura?

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

En estos lugares no hay una memoria viva, hay un

97


98 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


Profesorado, perfeccionamiento permanente y poder popular.

Los Talleres de Educadores de 1972

El decreto N°538, conocido también como Taller de Educadores (en adelante TE), fue la fórmula elaborada por la política educativa del gobierno de la Unidad Popular para concretar formas socializadas de trabajo entre profesores y profesoras. Esta nueva concepción del trabajo docente se asociaba a las profundas transformaciones que se abrían en la escuela pública.

El decreto N°538, conocido también como Taller

masividad (abierto para los trabajadores de la

de Educadores (en adelante TE), fue la fórmula

educación); descentralización (aseguraba agilidad

elaborada por la política educativa del gobierno de

administrativa y adecuación a las características

la Unidad Popular para concretar formas socializadas

de cada región) y unificación (incluía a todos los

de trabajo entre profesores y profesoras. Esta nueva

trabajadores de la educación sin distinción de

concepción del trabajo docente se asociaba a

niveles o funciones, considerando la constitución

las profundas transformaciones que se abrían en

de un profesor único de pedagogía) del sistema

la escuela pública. Se basaba en una modalidad

escolar (1).

específica de trabajo docente amparada en la permanencia (incluía cierto número de días al año

Rodrigo Vera, el entonces Coordinador del

dedicados a perfeccionamiento de profesores),

Centro de Perfeccionamiento, Experimentación

* Departamento de Estudios Pedagógicos, Facultad de Filosofía y Humanidades, Universidad de Chile. (1) Vera, R. “Acerca de las bases para una política de perfeccionamiento...”, 100-104

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

* Leonora Reyes Jedlicki

99


e Investigaciones Pedagógicas (CPEIP) (2) definió

yo tengo que tener la capacidad de solucionar mis

a los TE como “pequeños grupos de docentes

problemas”.

por asignatura que se reunían a analizar crítica y colectivamente su práctica para mejorarla. Ese

La democratización de la educación se había

grupo era concebido como un grupo pequeño y

posicionado como un problema central para el

auto-regulado, un grupo de aprendizaje a través

proyecto socio-político de la Unidad Popular. El rol de

de la práctica, un grupo en donde los sujetos se

Vera, según sus propias palabras, era encabezar “un

complementarían con lo que hacen de manera

proceso de construcción de consenso, pues la gente

distinta a lo que un sistema como tal”. Esta idea de

de la Unidad Popular estaba de acuerdo que estos

la reflexividad sobre la propia práctica, en grupo

Talleres de Educadores eran una forma adecuada,

pequeño, auto-regulado, tiene que entenderse en el

legítima y necesaria de incorporar un dinamismo de

contexto de un proyecto mayor de democratización

cambio, una fuente de transformación educativa del

social impulsado por el gobierno de la Unidad

sistema”. En esta línea, lo que importaba era destinar

Popular. Era una manera de hacer efectiva la

los esfuerzos para “construir actores capaces de

participación de los y las docentes en los procesos

vivirla (la democracia) e impulsarla”. Se tenía clara

de transformación educacional, cuestión que ya se

conciencia de la necesidad de“desarrollar un docente

había hecho efectiva a través de la designación de

integral, un docente que no era solo trabajador, sino

Mario Astorga, presidente del Sindicato Único de

también padre, madre, ciudadano/a. Y en la medida

Trabajadores de la Educación (SUTE), como Ministro

en que los y las docentes se construyeran como

de Educación.

ciudadanos/as, no solo como docentes, su quehacer

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

educativo se vería enriquecido. En este sentido,

100

En educación, la democratización social se entendía

los encuentros de educadores eran una fiesta,

como parte de la preparación de niños, niñas,

una convivencia, de pasarlo bien, de expresiones

jóvenes y adultos para vivir una “nueva democracia”,

artísticas. Teníamos ya una concepción de que el

democracia entendida como “la transformación del

sujeto que podía estar favoreciendo la construcción

sujeto y la transformación de la propia práctica”.

de una sociedad más justa pasaba porque él

En este contexto se entendía el “mejoramiento

estuviera encontrando en este proceso satisfacción

educativo” como una búsqueda para producir

a muchas de sus aspiraciones sociales y personales”.

cambios reales y profundos, a través de la generación de un proceso participativo desde y con

El decreto que creó los Talleres de Educadores fue

los y las docentes. Según Vera, tras esta concepción

publicado en el Diario Oficial el 17 de marzo de 1973

de mejoramiento educativo existía una crítica

y materializó el que fuera uno de los ejes centrales

implícita: “no es otro el que me viene a enseñar, sino

de la nueva “política de educación permanente” del

(2) Dada la escasez de documentación sobre los Talleres de Educadores se realizaron dos entrevistas a Rodrigo Vera Godoy, Coordinador General del Centro de Perfeccionamiento, Experimentación e Investigaciones Pedagógicas (CPEIP) entre 1970 y 1973. Además de Coordinador del CPEIP, Rodrigo Vera es educador, doctorado en la Universidad de Lovaina en 1969 y exmilitante del Movimiento de Acción Popular Unitario (MAPU). Las entrevistas fueron realizadas en su antiguo lugar de trabajo (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, FLACSO) ubicada en la ciudad de Santiago, los días 24 de enero y 15 de junio de 2005.


gobierno de la Unidad Popular. Se consideraba que esta concepción educativa ofrecía una salida a la profunda crisis declarada por los actores de la época y que, a juicio de los expertos, políticos y sindicatos de profesores, atacaba el sistema educacional íntegro. La crisis, producto del desarrollo contradictorio del capitalismo dependiente (también en crisis) y los cambios educativos que requería el movimiento histórico que lo acompañaba, no alcanzaban a situarse a la par de los cambios que requería la revolución científico-técnica, la urbanización y la irrupción de los modernos medios de comunicación de masas. Un período de “transición revolucionaria”

En educación, la democratización social se entendía como parte de la preparación de niños, niñas, jóvenes y adultos para vivir una “nueva democracia”, democracia entendida como “la transformación del sujeto y la transformación de la propia práctica”.

requería pensar colectivamente, más que reformas técnicas, un proyecto educativo distinto al que

La sociedad chilena se encontraba ad portas de

venía desarrollándose desde los inicios de la

una verdadera “explosión educacional”, la que se

escuela republicana. La violenta expansión de las

desataría sobre un aparato educacional rígido,

matrículas y las estructuras, también de los recursos

organizado para una enseñanza elitista, con una

y mecanismos de administración del sistema

infraestructura débil y anticuada.

1970 y 1973, la matrícula del sistema de educación

Los fundamentos para la nueva política educacional

formal experimentó un incremento sin precedentes:

del gobierno de la Unidad Popular, que haría frente

un promedio anual de 6,5%, el más alto registrado

a la explosión, los dio el Primer Congreso Nacional

hasta entonces. La cobertura de todo el sistema se

de Educación. Este reunió, por primera vez en la

elevó desde 47% (1970) hasta un 54,5% (1973) de la

historia, no solo a los docentes sino a otros sectores,

población de 0 a 24 años de edad. En la enseñanza

como los estudiantes, padres de familia, trabajadores

especial la expansión fue, aproximadamente,

y vecinos de diversas tendencias ideológicas, para

de 55%; en la educación parvularia, de 53%; en

que propusiesen las líneas fundamentales de

la enseñanza media, de 32%; y en la educación

una política educacional (4). Haciéndose eco, en

superior, de 101%. Las construcciones escolares, por

parte, de las históricas aspiraciones y críticas de

su parte, superaron los 79.980 metros cuadrados

las iniciativas educacionales impulsadas desde la

construidos en 1970. Un año después llegaron a una

década de 1920, recomendó la organización de

superficie de 195.468 metros cuadrados (3) .

un Sistema Nacional de Educación que poseyera

(3) Iván Núñez, La ENU entre dos siglos. Ensayo histórico sobre la Escuela Nacional Unificada, (Santiago, LOM-DIBAM, 2003), 1718. (4) En el Congreso participaron 928 delegados oficiales de todo el país: 555 en representación del sector educacional; 157 en representación de los trabajadores sindicalizados, padres de familia y organismos comunitarios (vecinales y femeninos); 176 del sector estudiantil; 40 de otros organismos (directivas de los partidos políticos de todos los colores, iglesias, colegios profesionales, organizaciones culturales, etc.). Iván Núñez, La ENU entre dos siglos...., 25-26.

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

educacional, evidenciaban síntomas de crisis. Entre

101


las siguientes características: “pluralista en su orientación,

integrado

en

su

estructuración,

democrático en su participación y orientado a servir a la persona y a la sociedad en su interrelación orgánica, y descentralizado y desconcentrado en su administración”. El Sistema Nacional de Educación debía estar planificado, según se decía, “con un espíritu de participación plena del pueblo a través de sus instituciones públicas, privadas y comunitarias” (5). Dos importantes documentos surgieron en base a los acuerdos unánimes de este Congreso: el de la Democratización de la Enseñanza (aprobado como Decreto el 6 de marzo de 1973 luego de una serie de rectificaciones) y el Escuela Nacional Unificada (ENU), que nunca superó la etapa de Informe.

en la formulación, aplicación e implementación de

educacional

la

transformación

chileno.

El

del

documento

sistema de

la

democratización reglamentaba la implementación de la participación popular a nivel administrativo AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

de modo de asegurarla en cada paso de la toma de

102

y el acceso seguro de todos ellos a su pleno goce y disfrute” (6). Por otro lado, el Informe de la E.N.U. se preocupaba de fundamentar la gradual implementación de un sistema en donde “ya no habría más una rama de la Educación para la clase

Ambos documentos tuvieron extrema relevancia gradual

La tarea de los educadores y educadoras era la de motivar a los y las estudiantes a entablar relaciones de solidaridad (no competitivas), democráticas (no autoritarias) y socializadas (no individualistas).

decisiones. Así como se habían creado los Comités de Producción, de Administración, de las Empresas del área social, de los Centros de Reforma Agraria, de los Consejos y Comités Paritarios de Salud formando parte de la Política de Democratización global de la sociedad chilena conducida por el gobierno de Salvador Allende, se creaban ahora los Consejos de Educación. Estos tendrían por objetivo “resguardar la participación de los trabajadores de la Educación, de los padres y apoderados, de los estudiantes, de la comunidad organizada y de los trabajadores de la ciudad y el campo, en la dirección, administración y gobierno de los servicios de educación y cultura

alta, otra para la clase media y otra para la clase obrera, sino una sola escuela en donde se formarían todos los chilenos” (7). La política de democratización de la enseñanza del gobierno de la Unidad Popular había tomado la figura del Decreto N° 224, sin embargo, “no debía entenderse como tal, sino como un proceso de participación”. El Decreto apenas significaba un “respaldo legal” que facilitaba el desarrollo de la política. Lo que realmente importaba era el modo en que se entendía la ‘participación’. Bajo este contexto el perfeccionamiento docente consistía en “exigir del educador toda su capacidad creativa, de optar, de tomar decisiones, de mantener una permanente actividad crítica y práctica frente a su propio trabajo profesional”. Incentivaba la participación del magisterio en la política educacional en el entendido que no sólo debía “anticipar” nuevas relaciones sociales “no-competitivas y solidarias”, sino yuxtaponerse a las ya existentes “competitivas

(5) Revista de Educación 43-46, (1972), p. 53. (6) Decreto N° 224. Diario Oficial de la República de Chile, Santiago, 12 de abril de 1973, p. 2. (7) MINEDUC, Revista de Educación 43/46 (1972), p. 95.


y verticales”. Significaba “cambio” en un nuevo y más

una agrupación de trabajadores de la educación

amplio sentido (8).

en torno a un proyecto específico tendiente a la solución de un problema local, regional o nacional.

En las “Conquistas y metas educativo culturales del

Así, podrían darse talleres de problemas generales

gobierno popular para el período 1971-1972” se

de la educación, interdisciplinarios, de orientadores,

anunciaba como uno de los objetivos de la política

de profesores jefes, de asignaturas, etc. La

educacional“promover la participación democrática,

agrupación podría producirse también por niveles

directa y responsable de todos los trabajadores de la

de enseñanza, por áreas o por establecimientos.

educación y de la comunidad en la transformación

Lo que importaba era que su accionar siempre

del

estuviera sometido a los planes de acción decididos

sistema

educacional”,

exponiéndose

las

“Bases para una política de perfeccionamiento”.

por el Consejo Local, es decir, la comunidad (9).

perfeccionamiento debía adecuar su estructura

La nueva política de perfeccionamiento se definió

y su acción a los organismos administrativos y de

como un compromiso consciente en donde no

participación, es decir, a los Complejos Educacionales

se trataba de cumplir porque se obtenía un 5%

Locales (escuelas, liceos, universidades, etc. de cada

de recompensa o porque era obligación, sino

comuna). En cada una de estas unidades habría

porque significaba la posibilidad de participar

un Consejo Local de Educación, el que, bajo los

en la construcción de un proyecto y ejecutarlo;

mandatos de la comunidad, debería encargarse

como una adecuación a los planes de desarrollo

de la planificación y coordinación de las medidas

económico, social y educacional de la nación

educacionales con las de carácter económico,

en donde no se trataba solo de ampliar los

social y cultural de la jurisdicción respectiva. En

conocimientos desvinculados de las necesidades

esta misma unidad existirían las Unidades Locales

del país; como una planificación científica y

de Perfeccionamiento, las que desarrollarían

democrática que asegure la adecuada correlación

actividades enmarcadas en las decisiones de la

con la política educacional del país y la participación

comunidad local respectiva.

de la comunidad; como una forma de trabajo socializada de las que se encontraban excluidos el

El modo de operar de este nuevo sistema en

paternalismo, el verticalismo y la burocracia que

gestación era el siguiente: la Unidad Local de

eran tres características que aún predominaban en

Perfeccionamiento determinaría por sí misma

la concepción pedagógica vigente. Esta última, fue

las formas de trabajo más adecuadas para la

considerada como una característica especialmente

realización de su labor y el reconocimiento de

significativa en cuanto contemplaba la preparación

sus actividades correspondería a la dirección del

para una democracia en construcción, y en donde

Centro de Perfeccionamiento, Experimentación e

la tarea de los educadores y educadoras era la de

Investigaciones Pedagógicas (CPEIP). Se sugería

motivar a los y las estudiantes a entablar relaciones

los TE como modalidad de trabajo, definidos como

de solidaridad (no competitivas), democráticas (no

(8) Rodrigo Vera, “Acerca de las bases para una política de perfeccionamiento”, Revista de Educación, números 43-46 (1972), p. 100. (9) MINEDUC, “Bases para una política de perfeccionamiento y el programa estudiado”, Revista de Educación..., números 43-46 (1972), pp. 96-7.

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

Según lo señalaban los documentos, la política de

103


autoritarias) y socializadas (no individualistas).

El Decreto N° 538 fue derogado dos meses después del Golpe de Estado. La Junta Militar intervino

La tarea de los y las coordinadores/as de TE era

masivamente la educación pública: despidió,

la de conducir un proceso de participación y

exilió, torturó, desapareció y ejecutó. Se canceló

reflexión donde la consigna era “imaginar un

la personería jurídica del Sindicato Único de

sistema de perfeccionamiento permanente capaz

Trabajadores de la Educación creado durante el

de acompañar un proceso de cambio (...) Se fue

gobierno de Salvador Allende y se le requisaron

construyendo una mística, se va asumiendo como

sus bienes. La Junta Militar impuso una nueva

una propuesta propia de los profesores que estaban

estructura: el Colegio de Profesores. Así, se eliminó

siendo consultados por un “estado dialogante”. Lo

el Estatuto Administrativo, y con esto, los derechos

que le daba sustentación a esta propuesta, era que

conquistados por el profesorado desde principios

los profesores “querían esto”.

del siglo XX. Se le despojó de una de sus identidades históricas relevantes: la del trabajador dependiente

Orgánicamente, los TE se generaron a partir de un

del Estado, “propietario de su cargo”, dueño de su

documento que fue siendo aprobado y discutido,

proceso de trabajo, e investigador de su práctica,

primero con “treinta y luego termina con trescientos

junto con sus pares.

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

sesenta

104

profesores

de

Filosofía

discutiendo.

En Ciencias Sociales pasa algo similar. Se va

Con esto se marcaba el fin de un proceso histórico

enriqueciendo, se va puliendo. Estas actividades

iniciado durante las primeras décadas del siglo XX en

eran coordinadas desde el CPEIP y se aplicaba

que grupos de profesores y profesoras impulsaron

a las asignaturas de Filosofía, Ciencias Sociales

iniciativas pedagógicas tendientes a democratizar

y Castellano. Más tarde se agregó Francés. Ellos

las relaciones pedagógicas, además de los aspectos

contaban con un set de material bibliográfico clave

meramente laborales (10).

para su implementación los que eran repartidos en todos los liceos en forma gratuita”. Según recuerda

La fórmula legal (Núm. 1.401) que derogó el

Vera, “reuní a los catedráticos más importantes de

Decreto N°538 fue publicada en el Diario Oficial

cada asignatura, básicamente a los de la Universidad

del 6 de noviembre de 1973 y señalaba los

de Chile. Ellos diseñaron un material renovado

siguientes considerandos: “1°- Que la nueva política

para cada asignatura lo que significa un esfuerzo,

educacional ya no justifica el funcionamiento de

un apoyo bibliográfico importante. Esto generó

los llamados Talleres de Educadores. 2°- Que, en

un movimiento de profesores de filosofía, ciencias

consecuencia, es necesario derogar el Decreto

sociales y castellano de las Universidades para que

538 de 1972, de esta Secretaría de Estado que les

se vinculen al sistema escolar. Yo traté de rescatar

dio creación”. Firmaba: Augusto Pinochet Ugarte,

la intelectualidad que estaba en las Universidades

General de Ejército, Comandante en Jefe del Ejército,

con el objeto de elevar el nivel de información, de

Presidente de la Junta de Gobierno.

conocimientos”.

(10) Además de la experiencia de la Asociación General de Profesores de la década de 1920, cabe mencionar la agrupación de profesores de Talca que publicó la Revista Nervio (1934-1936), los encargados de redactar el Ante-Proyecto de Ley Orgánica de Educación (1947), los encargados de implementar el Plan Experimental en San Carlos (1945) y las Escuelas Consolidadas (a partir de 1953).


orgánica pueden contribuir positivamente al

La Junta Militar impuso una nueva estructura: el Colegio de Profesores. Así, se eliminó el Estatuto Administrativo, y con esto, los derechos conquistados por el profesorado desde principios del siglo XX.

mejoramiento del quehacer docente en los establecimientos fiscales y particulares de la Enseñanza Media; 5°-Que a través de estos Talleres de Educadores es posible adecuar con mayor eficiencia la organización escolar a los objetivos que la educación nacional persigue, Decreto: 1°- En los establecimientos fiscales y particulares de la Enseñanza Media científico-humanista y técnico-profesional, dependientes del Ministerio de Educación Pública, se suspenderán las clases el último día lectivo de cada mes, con el objeto de que

Autoriza

suspensión

clases

para

desarrollo

actividades consejos locales y departamentos locales de asignatura – Talleres de Educadores. Santiago, Diario Oficial, 17 de abril de 1972. Núm. 538.- Santiago, 9 de marzo de 1972.- Visto el oficio N°1.506, de 8 de marzo de 1972, de la Dirección de Educación Secundaria; la facultad que me confiere el Art. 72° de la Constitución Política del Estado, considerando: 1°- Que la reglamentación vigente en la enseñanza media científico-humanista y técnico-profesional consulta la organización y funcionamiento de Consejo Locales y Departamentos Locales de Asignatura: 2°- Que los consejos locales y los departamentos locales de asignatura – talleres de educadorestienden a favorecer una positiva integración de todos los sectores educacionales; 3°- Que los mencionados organismos, constituidos por los docentes de la enseñanza media fiscal y particular, deben desarrollar en forma regular y coordinada, actividades de carácter técnicopedagógico y de perfeccionamiento permanente; 4°- Que los departamentos locales de asignatura constituyen Talleres de Educadores que en forma

los jefes y el profesorado puedan dar cumplimiento a las disposiciones reglamentarias vigentes sobre funcionamiento de los Dptos. Locales de Asignatura – Talleres de Educadores- y Consejos Locales. Los alumnos deberán realizar en los días señalados, a cargo del personal paradocente y administrativo, actividades

extraprogramáticas,

oportunamente

por

los

planificadas

profesores-jefes,

el

Orientador y los profesores de asignatura. 2°- Facúltese a los Directores de Educación para autorizar, por resolución fundada, la suspensión de clases, hasta por tres días en cada año escolar, siempre que los docentes deban participar en jornadas técnico pedagógicas o de perfeccionamiento, autorizadas por el Ministerio de Educación Pública. 3°- El segundo semestre lectivo se prolongará por un período que corresponda al número de días en que se hubieren suspendido las clases para dar cumplimiento a lo dispuesto en el presente decreto. Tómese razón, comuníquese y publíquese.- S. Allende Gossens, Presidente. – Alejandro Valdivia, Ministro de Educación Pública.

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

Decreto 538

105


106 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


De la Universidad a la calle

* Milena Bralić Ya han pasado unos cuantos años desde que

Los años pasan y la generación perdida va

la macabra maquinaria del libre mercado y el

quedando

postmodernismo se alimenta de los cerebros

desconocimiento o desinterés no se pronunciaron

podridos de aquellos que han sido sometidos a

ante la realidad succionadora que nos rodea,

reglamentos esclavizadores que no hacen más que

están siendo desplazados por generaciones más

engordar las billeteras de empresarios que, por

jóvenes que se encuentran algo más alejadas de

supuesto, son los mismos que nos gobiernan. ¡De

épocas militarizadas y por lo mismo son capaces de

alguna manera debe ser sustentado el modelo, y

verbalizar sus objeciones contra la herencia de estas.

qué solución más perfecta la de gobernar y robar

Los estudiantes entonces son los que comienzan

al mismo tiempo, creando una legislación que lo

a usar sus espacios para poner los temas sobre la

permita!

mesa, y una vez consensuadas las demandas, las

atrás,

aquellos

que

por

miedo,

* Estudiante de Licenciatura en Artes, con mención en Danza, Universidad de Chile. Miembro de compañía Carnavalito Gitano.

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

Las nuevas generaciones se encuentran más alejadas de épocas militarizadas y por lo mismo son capaces de verbalizar sus objeciones contra la herencia de estas. La universidad, entonces, se vuelve un espacio de discusión. Pero cuando la discusión se da vueltas una y otra vez sobre sí misma, la asamblea de estudiantes queda reducida a una burbuja atemporal y es entonces el universitario el que da muerte a las demandas. Es urgente encontrar otro lugar de trabajo, volver a lo propio, donde se encuentran las raíces, donde las relaciones humanas se basan en lo cotidiano y las necesidades se vuelven evidentes para el ojo común y corriente. Hablo de los barrios y poblaciones.

107


calles comienzan a ser utilizadas para exigir algo

hacia a la cumbre de la admiración. Es entonces

que nos pertenece, el espacio público se convierte

el universitario el que da muerte a las demandas,

en el panel de exposición de petitorios y, al mismo

marchitándolas poco a poco con la ilusión del

tiempo, en el territorio de batalla, algo de lo que

cambio, ya que su mente ha sido atrapada por el

todos hemos sido testigos y/o partícipes estos

mundo intelectual, donde un buen planteamiento

últimos años.

es capaz de desviar la atención de los eventos violentos que están pasando fuera de las aulas.

El despertar de las generaciones es algo necesario

Nuevamente es la calle la que pide a gritos que

y para esto son imprescindibles los espacios de

se le escuche cuando la sangre de manifestantes

discusión, porque claramente debemos saber

golpeados tiñe las veredas, mientras las gruesas

de qué estamos hablando. El problema está, a

paredes de las universidades se preocupan de

mi parecer, cuando la discusión se da vueltas

aislarlo todo.

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

una y otra vez sobre sí misma, teorizando sobre

108

conceptos y formas de manera tan detallada que

Cuando los espacios donde se encuentran los

la asamblea de estudiantes queda reducida a una

epicentros de las movilizaciones comienzan a

burbuja atemporal tan impermeabilizada que ya es

viciarse de esta manera, es urgente encontrar otro

imposible volver a contextualizarla. El grave afán por

lugar de trabajo; alguien debe continuar con el

la perfección intelectual del discurso termina por

camino que ya se ha caminado, y creo que es hora de

ubicar en un segundo plano la finalidad de nuestras

abandonar las universidades que de alguna manera

demandas, ya que comienza a ser demasiado tarde

u otra son externas a uno, para volver a lo propio,

para dar el paso que yo creo más importante: el

donde se encuentran las raíces, donde las relaciones

de la acción, pues es el que da cuenta de todos los

humanas se basan en lo cotidiano y las necesidades

procesos analíticos que se están llevando a cabo,

se vuelven evidentes para el ojo común y corriente.

abriendo unos cuantos otros ojos que se unen en

Hablo de los barrios y poblaciones. Es aquí donde

la misma lucha y que no dan respiro a los opresores.

nos encontramos con una gama amplia de edades,

Una conversación eterna dentro de cuatro paredes

experiencias, géneros y estilos, que nos presentan

siempre será una conversación eterna dentro de

la realidad tal cual es, sin supuestos ni discursos

cuatro paredes; un montón de frases compuestas

representativos. Entonces se vuelve palpable la

por palabras hermosas no cambiarán nuestra

demanda y la eterna perorata del estudiante con

realidad si no somos capaces de materializarlas y

experimentada labia queda ridiculizada y reducida

darles vida en las calles. Esto ocurre generalmente

a simples palabras, pues no tiene relación con lo

en las universidades, ya que el estudiante de este

que ocurre diariamente en las calles. La acción pasa

espacio físico, a diferencia de los secundarios, se

de ser un producto a largo plazo, de mis discusiones

ve envuelto por primera vez en un lugar donde es

elevadas a una necesidad urgente ante el vecino

independiente y donde sus propias ideas son las que

que hoy no tiene qué comer o no puede ir a estudiar

lo llevan a generar proyectos e iniciativas; es ahora

por falta de dinero; ese vecino necesita respuestas

cuando la palabra propia vale y las autoridades

efectivas, pues se encuentra inmerso en la realidad

pueden ser enfrentadas, podemos hablar de tú

donde las condiciones de vida son directamente

a tú, el ego intelectual comienza a florecer y un

violentas con las personas que la habitan.

vocabulario extenso es el que te permite escalar


arriendo, comprar ropa y en algunos casos acceder

El espacio público se convierte en el panel de exposición de petitorios y, al mismo tiempo, en el territorio de batalla.

a ciertos lujos. Es más, la presencia constate de la responsabilidad irrenunciable de mantener a una familia y asegurarles un futuro que también será esclavizado, se convierte en una eterna angustia cuando la realidad te golpea directo en la cara. Todo ese esfuerzo que la mayoría de las veces creemos que es para nosotros mismos, al fin y al cabo termina siendo el sustento de la maquinaria.

Entonces, cuando nos preguntamos qué debemos

Nuestra vida no nos pertenece, cada vez que suena

hacer ante el obvio desgaste de la lucha universitaria

el despertador cuando aún no hemos recuperado

que no produce más que extensos documentos

la energía gastada de la jornada de trabajo anterior

que hablan sobre lo que nos aqueja, basta mirar a

evidenciamos nuestra triste realidad, nos hemos

nuestro alrededor, pues la respuesta está más cerca

convertido en engranajes de la gran máquina.

decisión y rompamos las barreras que nos separan

A medida que avanzo en mis reflexiones, me doy

del otro, para ir y con un simple gesto cotidiano

cuenta de que quizás la problemática principal

recuperar las relaciones humanas. El que vive al

no tiene que ver tanto con los espacios, a pesar

mi lado necesita que todo su alrededor se una y

de que es un eje determinante en cuanto a los

luche en conjunto por un fin común; la maquinaria

resultados. Debo admitir que existe un elemento

represora no podrá hacer mucho si se avecina un

transversal que es necesario considerar: si nuestra

monstruo gigante cansado de los abusos, y que

vida no nos pertenece, entonces es imposible

toma la acción como vía a la solución urgente.

planear sus tiempos en función a nuestras luchas, porque de alguna u otra manera quedaríamos

Nos enfrentamos ahora a un gran desafío: ¿Será

“fuera del mundo”. Es necesario entonces comenzar

posible superar aquellas barreras que la misma

por plantearnos qué queremos hacer de nuestras

sociedad construye para que no nos relacionemos

vidas, y si permitiremos que nos la quiten. Quizás

con el otro?, ¿podremos superar el individualismo? Si

tendríamos que comenzar por pensar si vale la pena

renunciamos y nos alejamos del mundo universitario,

vivir en un mundo donde la rutina nos desgasta

puede que estemos cada vez más cerca de lograrlo,

lentamente. Respondiendo aquello tendremos que

pero no cabe duda de que aun así quedaría mucho

elaborar los mecanismos para hacer de nuestra

trecho por recorrer. No basta con identificar una

pasada por el mundo algo que tenga que ver con

posible área de acción para tener resultados; es

el yo y la relación recíproca con el otro, y no con el

necesario encontrar los espacios personales que

servicio sesgado hacia aquellos que por la fantasía

puedan utilizarse para ello. Pero, ¿cómo lograrlo si

del dinero nos dominan.

hoy en día nuestro tiempo, y por lo tanto nuestra vida, se encuentra tan colonizado por el sistema? El día está en función de la producción y mi cuerpo es utilizado como un objeto que trabajando al límite obtiene ganancias que me permiten comer, pagar el

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

de lo que uno cree; solo hace falta que tomemos la

109


110 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


El proceso neoliberal chileno como cambio del patrón de reproducción de capital

* Pablo Cuevas Valdés Introducción

menos como hito de origen el 11 de septiembre de 1973, dicha relectura pierde su redundancia.

Cuando se cumplen cuarenta años del golpe de Estado de 1973, es necesario repensar una y otra

Para entender el Chile de hoy –desde el punto de

vez, desde la mayor cantidad de ángulos posibles,

vista que aquí se planteará– es necesario alejarse de

cuál es el sentido amplio de lo que allí ocurrió.

las modas intelectuales que, de manera no casual,

Si entendemos que buena parte de lo que hoy

han dominado desde que se declarara el “fin de la

sucede en Chile responde a la dinámica, desarrollo

historia”. Esto supone dejar de ver el mundo a partir

y agotamiento de un proceso que encuentra al

de una epistemología fuertemente anclada en el

* Maestro en Ciencias Sociales (FLACSO-México), Licenciado en Antropología Social (UAHC, Chile), Especialista en Historia del Pensamiento Económico (FE-UNAM, México), actualmente cursando el Doctorado en Estudios Latinoamericanos (FFyLUNAM, México).

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

El presente artículo consiste en un ensayo que plantea entender al golpe de Estado de 1973, más allá de la ruptura institucional, como un hito, como un acontecimiento dentro de un proceso mayor que involucra a la totalidad de la reproducción social: el cambio en el patrón de reproducción del capital. Se insiste en la unidad del proceso de cambio del patrón de reproducción del capital en Chile, con el proceso político de la dictadura y posterior democracia procedimental, dejando de lado una descripción minuciosa de los momentos particulares, a fin de favorecer una visión de conjunto.

111


pensamiento liberal, que supone que el mundo

plantea entender al golpe de Estado de 1973, más

social está “hecho” a partir de “cosas”, y que por lo

allá de la ruptura institucional, como un hito, como

tanto es divisible y parcelable. Una mirada crítica

un acontecimiento dentro de un proceso mayor que

de la historia del neoliberalismo en Chile, como en

involucra a la totalidad de la reproducción social: el

el mundo, supone ver a la sociedad a partir de las

cambio en el patrón de reproducción del capital. Se

relaciones que la constituyen, lo que deja fuera tanto

insiste en la unidad del proceso de cambio del patrón

el atomismo micro-descriptivo posmoderno, como

de reproducción del capital en Chile, con el proceso

las teorías de alcance medio del neopositivismo, el

político de la dictadura y posterior democracia

primero, asentado en una suerte de irracionalismo,

procedimental, dejando de lado una descripción

y las segundas, en la resignación kantiana. El

minuciosa de los momentos particulares, a fin de

presente artículo va en contra de estas corrientes,

favorecer una visión de conjunto.

proponiendo una breve lectura del proceso neoliberal desde la totalidad social, para pensar las

Los cambios en el patrón de reproducción del

grandes transformaciones que constituyen el Chile

capital y “el modelo”

contemporáneo.

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

Con cierta ambigüedad, suele referirse al “modelo

112

Así, estas modas intelectuales –en línea con las

económico chileno”como aquel resultado articulado

tendencias políticas dominantes– han supuesto la

de la aplicación de una serie de políticas económicas

obsolescencia de lecturas históricas estructurales

desde 1974 –a las que deben sumarse otras sociales–

(adoptando el dogma liberal de unas esferas

usualmente caracterizadas bajo la denominación de

sociales ontológicamente independientes, como

“neoliberales”, dada su vinculación con la escuela de

si de “reinos naturales” se tratase –lo económico, lo

pensamiento autodenominada como “neoliberal”.

político, lo social, lo cultural, etcétera–) en lo que no

Además, se asume un cierto orden institucional,

es sino una explosión de “relatos” particulares que

resultado, tal como “el modelo”, de su implantación

no logran articular una tan indispensable como

por la dictadura militar. Lo anterior no es, en ninguna

simple visión general. A partir de esa epistemología,

forma, erróneo, si se entiende esta división entre

surge una crítica naturalizada y estereotipada al

el proceso económico y el político en términos

“economicismo”, que deja sin críticas a aquellos

analíticos; lo es sin embargo, si luego se olvida

procesos históricos que tienen su origen en el

que ambos son parte de un proceso mayor que los

proceso de dominación que supone la relación

contiene y que en cierto sentido los antecede: el

capital-trabajo. A partir de las tenciones que se

cambio del patrón de reproducción del capital (1) en

cristalizan en esa relación, intentaremos una breve

Chile, desde uno industrial que entra en crisis, a uno

lectura del proceso neoliberal chileno.

exportador de especialización productiva, proceso en el que lo político y lo económico conforman una

El presente artículo consiste en un ensayo que

unidad diferenciada.

(1) Patrón de reproducción del capital (Osorio, 2004) es un concepto amplio, que permite caracterizar la reproducción del capital en tiempos históricos y espacios geográficos determinados, de acuerdo a los distintos sectores o ramas que el capital privilegia, dejando a su paso “huellas a base de repeticiones” (Osorio 2004: 56), y las contradicciones que este proceso genera. Esta noción remite además a los ordenamientos políticos y sociales que permiten ese formato específico de valorización del capital.


dictadura y que se relacionan con estos. El proceso

Debe tenerse presente que, al comenzar el gobierno de Salvador Allende en 1970, la economía chilena mostraba evidentes fisuras, síntomas de una crisis profunda en la reproducción local del capital.

de cambio del patrón de reproducción del capital en Chile respondió a una crisis interna, aunque sin duda en diálogo con –y parte de– la crisis mundial capitalista, pero con elementos particulares claros; se trata de una crisis de agotamiento de todo el patrón de reproducción del capital industrial, y además de la ineficacia del modelo de desarrollo –la Industrialización por Sustitución de Importaciones (ISI)– para continuar facilitando esa modalidad específica de reproducción del capital; una crisis

La versión “oficial” señala que el punto de partida

de los acuerdos de clase y en las tensiones intra-

“cuasi mítico” del “modelo” es la deriva causada por

burguesas que comenzó a suponer ese proyecto

una mala administración económica de parte del

modernizador; una crisis del sistema de dominación,

gobierno de la Unidad Popular (UP) (1970-1973),

y finalmente, luego de 1970, con el gobierno de la

donde la respuesta “creativa” a la crisis allí provocada

UP, una crisis político-institucional, derivada de la

habría tenido por resultado “el modelo”. Pensamos

inconsistencia entre el poder real en la sociedad,

que ese análisis no es del todo correcto. Pues debe

cristalizado en el Estado, y una administración del

tenerse presente que, al comenzar el gobierno de

aparato Estado que pretendía hacer una revolución

Salvador Allende en 1970, la economía chilena

desde allí, controlando únicamente la dimensión

mostraba evidentes fisuras, síntomas de una crisis

formal institucional del Estado.

como también se evidenciaba una crisis del sistema

Por una parte, la agricultura, punto débil de la ISI

de dominación y los acuerdos entre clases, que

en Chile, mantuvo cifras desastrosas desde que

entraban en contradicción con los requerimientos

se instaurara el proyecto modernizador industrial

del capital. Sin pretensión de profundizar en

a fines de la década de 1930, donde pactaran la

la explicación de la crisis del patrón industrial,

burguesía urbano-industrial, los terratenientes, los

debemos señalar al menos unos puntos generales

obreros industriales y algunos sectores financieros

que dan cuenta de algunas transformaciones

(Marini, 1976) en el contexto del denominado

que anteceden a los cambios impuestos por la

Frente Popular (3).

(2) Sin ahondar en la materia, es necesario mencionar de manera sucinta algunos elementos. El abaratamiento de los alimentos básicos –bienes salarios– necesario para aumentar la parte del salario que los obreros urbanos pudieran destinar al consumo de los productos industriales que la industria doméstica lanzaba al mercado, se realizó vía una política pública de control de precios agrícolas, lo que tuvo como efecto una baja en las ganancias del agro, descapitalizando a la agricultura y tornando inútiles las tentativas de modernización de ese sector, instalando a su vez una mayor explotación del trabajo entre los asalariados rurales (Cuevas, 2012; Santana, 2006). Como lo dijera Gunder Frank (1979) para las economías latinoamericanas, lo que sucedió allí fue “el desarrollo del subdesarrollo” del agro chileno. El descontento provocado por este contexto es un elemento determinante en la efervescencia agraria de fines del periodo, que se une a la necesidad del modelo industrializador de contar con una agricultura eficiente –y evitar así la fuga de divisas por la importación de alimentos– y a las presiones internacionales, en un escenario de crisis del sector que desemboca en la Reforma Agraria Chilena (19651973). Una agricultura en estas condiciones no favorecía una reproducción del capital por medio de la industria, dadas las dificultades macroeconómicas y contradicciones sociales que generaba.

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

profunda en la reproducción local del capital, así

113


casi simultáneamente a la implantación del “modelo económico”, se refundó una nueva institucionalidad política desde cero, la cual se adecuó a, y su vez consolidó, la nueva forma de reproducción del capital, y ello en ausencia de negociaciones sociales.

estaba reacomodando y buscando modalidades más convenientes desde antes del gobierno de la UP, y con ello iba también fracturando el sistema de dominación, lo que en parte se expresa en la elección misma de Allende. A ello se suma el problema agrario, que se transformaba en un freno al deseado proceso de industrialización. A este contexto de crisis económica y política debe sumarse el triunfo de la UP, que condensaba sobre sí un largo proceso de organización de la clase trabajadora, de luchas y conquistas políticas y sociales (3), que ahora y con más fuerza comenzaba a poner en tela de juicio la propiedad privada y amenazaba a quienes tenían realmente el poder social, con destruir su posición

Por otra parte, desde el punto de vista industrial, ya

utilizando la vía institucional. El resultado no se hizo

la década de 1960 es considerada como un periodo

esperar, y el Golpe Militar arrasó con ese gobierno,

de estancamiento. Sin embargo, como bien lo señala

teniendo claro que la “restauración del orden”

Ruy Mauro Marini (1976) más que un estancamiento,

implicaba una respuesta en favor de una clase –una

existía un cambio estructural, un desplazamiento

suerte de recuperación su poder– pero sin la misma

del eje de la acumulación de capital desde las

claridad respecto a cuál sería el proyecto específico

industrias tradicionales –textiles, vestido, calzado,

mediante el que se haría esa restauración.

pequeña burguesía) hacia industrias dedicadas a la

Sin embargo, el gobierno de la Unidad Popular

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

etcétera– (donde predominaba la mediana y la producción de bienes más sofisticados y suntuarios

tuvo la capacidad-efecto de unificar los intereses

para tales condiciones (industria automotriz y

de todos los sectores de la burguesía, antes en

electrodomésticos), en donde predominaba el

conflicto, frente a un enemigo común. Quizás lo

gran capital nacional y extranjero. Esto genera

hizo poniendo a prueba aquello Wright Mills (1956)

una dinámica de división en la burguesía que

denominara como el “acuerdo fundamental” de

favorece a los proyectos de las clases trabajadoras

una élite. Este acuerdo, en el caso de la burguesía

y particularmente la elección de Allende (Marini,

chilena, consistía en la conservación de su posición

1976) y con ello, la llegada de un gobierno que

como clase dominante, que dependía de la

114

pretendería hacer una revolución socialista desde la

existencia de la propiedad privada, cuestión que

institucionalidad liberal.

la UP parecía poner en tela de juicio. El gobierno socialista no fue capaz de despojar de su poder real

De esta manera, la reproducción del capital se

a la burguesía, por lo que esta recuperó su posición apenas cuestionada mediante el uso de su fuerza.

(3) Ese proceso es otra de las aristas importantes desde las cuales podría explicarse en parte el punto de quiebre que significa el golpe de 1973. No se profundiza en ello por simple énfasis y tamaño limitado del texto.


Esto explica, por ejemplo, el conocido apoyo del

de capital y el modelo de desarrollo aparece

partido Demócrata Cristiano –representante de la

aquí de manera evidente: el capital se sirve de la

pequeña burguesía– al golpe de Estado. Luego se

política pública (como de otros instrumentos) para

decidiría cuál sería el proyecto burgués específico,

facilitar su ciclo de reproducción, y un modelo

en lo próximo, lo urgente era eliminar aquello que

económico tiende a ordenar y coordinar la política

arriesgaba lo que el “acuerdo fundamental” protegía.

pública para estos efectos; y posterior a ello, un orden institucional tiende a su vez a organizar los

Ante ese “vació” que sucede al golpe –ante ese

elementos político-institucionales y jurídicos del

“y ahora qué…”– es que aparece la propuesta

funcionamiento de la sociedad para que estos no se

neoliberal como aquella defendida por un sector

contradigan con la particular forma en que el capital

de la burguesía –que ahora se tornaba en el

se reproduce. En Chile, dado el orden autoritario,

dominante–, propuesta que previamente había

la unidad de este proceso es claramente visible, y

tomado la forma de documento al ser planteada

es quizás un caso excepcionalmente esquemático,

como el programa de gobierno del candidato Jorge

dado el hecho de que, casi simultáneamente a la

Alessandri en 1970. Debe notarse que, previo al

implantación del “modelo económico”, se refundó

gobierno de la UP, la reproducción del gran capital

una nueva institucionalidad política desde cero, la

ya reclamaba una política más favorable a su

cual se adecuó a, y su vez consolidó, la nueva forma

sector, la cual se materializaba en un programa de

de reproducción del capital, y ello en ausencia de

gobierno concreto. Dicho texto –El Ladrillo, (CEP,

negociaciones sociales.

Universidad Católica, cristaliza en buena medida la

Un modelo de desarrollo –en abstracto– responde

propuesta de la corriente económica monetarista,

a una determinada visión global de la sociedad,

y se transforma luego de 1974 en el programa de

a una ideología, en lo que no es sino también

gobierno de la dictadura. Ese documento, inspirado

una vinculación histórica y práctica entre los

en una teoría importada, pero que refleja intereses

requerimientos de la reproducción del capital

de un sector de clase concreto, es el origen del

(de algunos sectores del capital nacional e

llamado “modelo”. Su relevancia no puede explicarse

internacional) y las maneras de pensar la sociedad.

si no es por la dinámica y conflictos de clase que

De esta forma, el llamado “neoliberalismo” –o

venían gestándose en el contexto de la crisis del

lo que bajo esa palabra ha sido nominado– es

patrón industrial.

más que solo un grupo de políticas económicas organizadas en un paquete coherente; es también

“El modelo”, el “neoliberalismo” mundial y el

una concepción de la sociedad, una utopía, que se

nuevo patrón de reproducción del capital

explica en el contexto de un proceso histórico cuya escala es evidentemente mayor a la del país que

La vinculación entre el patrón de reproducción

referimos, y a la de la región latinoamericana (4).

(4) Como ya se dijo, diversos elementos particulares internos son indispensables para comprender la manera en que ocurre el cambio en el patrón de reproducción de capital en Chile, sin embargo, si se entiende este proceso como inserto en el proceso mundial, no solo se vuelve útil el caso para explicar el proceso de la región y el mundial, sino además, facilitamos la comprensión del propio caso chileno.

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

1992)– redactado por profesores de Economía de la

115


1960, emerge con fuerza la ideología neoliberal como solución, de la mano de su teoría económica y ala más pragmática: el monetarismo. En este

El caso chileno reviste una notable importancia, dado que fue nada más y nada menos que el primer lugar donde se aplica esta política denominada como neoliberalismo.

proceso, se funden la historia del pensamiento neoliberal del mundo central, con los procesos particulares del austral país periférico. La crisis de la etapa de postguerra fue global, y se debió a una reducción de la tasa global de ganancias del capital. Por regla general, preponderaron en esta etapa, tanto en el mundo industrializado como en Latinoamérica, modelos económicos que –tanto por la constitución de mercados internos fuertes, así como lograr una “estabilidad social” y evitar

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

revoluciones– estaban basados en un “compromiso

116

Según David Harvey, el neoliberalismo es una teoría

de clases” entre el capital y el trabajo, el cual

de prácticas de política económica que sostiene

suponía una participación creciente del trabajo en

que la manera óptima de promover el bienestar

las ganancias. Como señala Harvey, “una condición

del conjunto de la sociedad “[…] consiste en no

del acuerdo posbélico en casi todo los países fue

restringir el libre desarrollo de sus capacidades

que se restringiera el poder económico de las clases

y de las libertades empresariales del individuo,

altas y que le fuera concedida a la fuerza de trabajo

dentro de un marco institucional caracterizado por

una mayor porción del pastel económico” (Harvey,

derechos de propiedad fuertes, mercados libres y

2007: 21). Y como se vio, Chile durante el periodo

libertad de comercio” (Harvey, 2007:6). El papel del

no se encuentra ajeno a esta regla. A nivel global,

Estado de acuerdo a esta concepción –al menos en

esto no fue problema, y garantizó una relativa “paz

la teoría– debe restringirse a la preservación del

social” mientras estos esquemas mantuvieron el

marco institucional apropiado para el desarrollo de

crecimiento económico. Pero todo cambió durante

estas libertades.

la década de 1970, cuando se redujo drásticamente las ganancias del capital. Aparecía una necesidad

El desarrollo de esta utopía, a nivel mundial,

internacional de parte del capital, de restaurar su

se mantuvo latente en sectores minoritarios

posición.

entre las élites y los intelectuales de los países centrales durante la postguerra (Amin, 2001a),

En

este

capítulo

de

la

historia

mundial

época caracterizada, en términos globales, por

contemporánea, el caso chileno reviste una notable

la predominancia de la acción del Estado en la

importancia, dado que fue nada más y nada menos

economía, y por economías nacionales con una

que el primer lugar donde se aplica esta política

mayor orientación al mercado interno, en modelos

denominada como neoliberalismo. Después de su

como el desarrollismo latinoamericano (ISI). Pero

violenta llegada al poder, la dictadura militar realizó

ante la crisis que comienza a afectar a toda la

esas transformaciones profundas en la estructura

economía global a partir de fines de la década de

económica y social del país. Luego de una breve


deriva política, los militares terminaron aceptando

militar chilena el “mérito” de haber anunciado el

la orientación de ese grupo de economistas

desencadenamiento del ciclo neoliberal a nivel

conocidos como los “Chicago Boys”, seguidores de

mundial en la presente fase histórica. Harvey

Milton Friedman.

(2007), por su parte, posiciona a este caso como el precedente mundial, como el experimento de la

En este nuevo y agresivo proyecto, como ya se

Universidad de Chicago para demostrar la validez

dijo, es el gran capital, en sus diferentes fracciones,

de sus teorías: “…sirvió para proporcionar una

el que termina por imponer sus condiciones, en

demostración útil para apoyar el subsiguiente giro

alianza con el capital extranjero. Articulado con las

hacia el neoliberalismo tanto en Gran Bretaña (bajo

readecuaciones que comienzan a tener lugar en el

el gobierno de Thatcher) como en Estados Unidos

sistema mundial producto de la crisis de la economía

(bajo el gobierno de Reagan) en la década de 1980”

de la posguerra, el nuevo proyecto modernizador

(Harvey, 2007: 15). Ffrench-Davis (2004) destaca la

supuso la eliminación de los “acuerdos de clase”

singularidad del proceso chileno, señalando que

que constreñían las ganancias del capital, y la

este es el principal caso de aplicación moderna de la

eliminación de las restricciones que dificultaban

ortodoxia monetarista, por su pureza, profundidad

que la producción tuviera por mercado “el mundo”,

y extensión de su cobertura; su prolongada vigencia

desvinculando el salario del consumo. En resumidas

(1973-1982, en la etapa más ultra-liberal, 1982 -

cuentas, se trataba en muchos sentidos de un

hasta la actualidad, en su fase pragmática); y la

proyecto de retorno al “liberalismo” decimonónico,

publicitación que se hizo del caso a nivel mundial

como bien ha sido señalado por variados autores

como éxito.

(Osorio, 1999; Portes y Hoffman, 2003). El caso de Chile se articula a las transformaciones de la economía mundial no solo recibiendo su influencia, sino también influenciando, dado que mostró la aplicación concreta de la teoría de aquellos

Los gobiernos electos de la Concertación continuaron manejando el modelo económico dentro de los mismos principios que lo habían hecho los militares, extremándolo en algunos casos, y sumando un leve aumento en el gasto social.

sectores que pujaban por una salida liberal a la crisis de la economía de posguerra. En la medida en que el fantasma de las revoluciones socialistas quedaba en el pasado, Chile proporcionó al mundo un ejemplo concreto de cómo el debilitamiento de los “acuerdos de clase” y la eliminación de las restricciones al libre comercio mundial, desvinculando el salario del consumo, podían ser útiles para reconcentrar la riqueza y recuperar de esa manera las ganancias del –gran– capital. El caso de Chile, con una incorporación en el mercado mundial en base a una economía abierta, con un Estado subordinado al capital transnacional, con clases trabajadoras desprotegidas y con nula capacidad de respuesta, mostró un sendero más allá de la teoría.

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

Perry Anderson (2003) asigna a la dictadura

117


Garretón, 2012; Gómez Leyton, 2010)–, y luego de un retorno a la democracia formal marcado por una visión que establece una ruptura entre lo

Las clases trabajadoras que, convertidas en ciudadanas, sin capacidad de incidir en la vida en común, se ven a sí mismas como partícipes en la vida política y económica, por medio de las elecciones y el consumo, respectivamente.

económico y lo político como ámbitos exteriores entre sí. La ilusión de participación como opuesta al autoritarismo de la dictadura, permite mistificar la dimensión política del patrón de reproducción del capital que sigue imperando, el cual lleva inscrito la imposición del proyecto de un sector específico del capital nacional y extranjero en desmedro de otros sectores de la burguesía y sobre todo de las clases trabajadoras que, convertidas en ciudadanas, sin capacidad de incidir en la vida en común, se ven a sí mismas como partícipes en la vida política y económica, por medio de las elecciones y el consumo, respectivamente.

Luego del fin de la Dictadura Militar, los gobiernos electos de la Concertación continuaron manejando el modelo económico dentro de los mismos principios que lo habían hecho los militares,

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

extremándolo en algunos casos, y sumando un leve

118

aumento en el gasto social. La ruptura ideológica entre lo económico y lo político permitió generar un escenario donde la elección del gobierno determinaba el carácter democrático del nuevo periodo, pero donde sin embargo la economía no era tocada. Así, en esta nueva fase, la instalación del nuevo patrón de reproducción del capital, caracterizado en un principio por rupturas reales a nivel de las clases trabajadoras –reducción de los salarios, aumento de la inseguridad laboral y de la explotación, etcétera– alcanza formas de legitimidad principalmente mediante dos mecanismos: el acceso al consumo sobre la base de la expansión del crédito –que “diluye” las desigualdades en la “participación” a través del mismo (Moulian, 2002, 2004, 2009;

En “democracia” el capital continuó reproduciéndose siguiendo el mismo patrón, y continuó disponiendo de la política pública para facilitar su tránsito por el ciclo del capital. Ese proceso que el gran capital conquistó por la fuerza, no por la lucha sino por la guerra de clases, se legitimó políticamente en una transición democrática que trajo gobiernos que apenas administraron el Chile creado por la dictadura, con una retórica social y popular, pero que en ningún momento tocaron en lo más mínimo los intereses del gran capital. Palabras finales La realidad chilena contemporánea se enmarca en el proceso de transformación del patrón de reproducción del capital. La crisis del patrón industrial propició una crisis económica y política, en lo que fue una metamorfosis de las maneras de reproducción del capital. El modelo económico surge como respuesta creativa a las necesidades de la reproducción de capital, en lo que es una síntesis de determinaciones históricas internas y externas.


La generalización de la idea de que el modelo económico es una imposición ilegítima, y la crítica al sistema político mismo, como producto de una imposición de la dictadura, que deja poca incidencia real a los electores en las decisiones que realmente les importan, se ha tornado crecientemente común.

Así, el triunfo de un proyecto político cristalizado

incidencia real a los electores en las decisiones

en la modalidad específica de reproducción del

que realmente les importan, se ha tornado

capital, se ha naturalizado como algo técnico

crecientemente común. La ilusión democrática se

exterior a la discusión política. Pero es precisamente

torna cada vez menos creíble para cada vez más

esa naturalización lo que ha empezado a ser

personas, y eso enciende las luces de alerta de la

cuestionado por la reciente movilización social, lo

gran burguesía, la cual, de seguro, apuesta a que

que hace pensar en el eventual fin de la forma de

el regreso del discurso social de la Concertación –

legitimidad asociada al patrón de reproducción del

ahora Nueva Mayoría– sirva para evitar que estas

capital en su fase de democracia procedimental, con

ideas sigan expandiéndose.

una consecuente y creciente pérdida de legitimidad de las estructuras tanto económicas como políticas.

¿Por qué el proceso fue tan impecable desde el punto

Esta particular legitimidad política que operó

de vista del gran capital al menos hasta 2011? Es una

eficazmente durante las décadas de 1990 y 2000,

pregunta que requiere una vasta reflexión que, por

ha comenzado a mostrar fisuras importantes. La

cierto, viene generándose desde distintas instancias

reciente irrupción de un movimiento estudiantil

sociales. Lo cierto, y en lo que aquí se insiste, es que

organizado ha logrado hacer de sentido común

para comprender a cabalidad el periodo que se

una crítica al “modelo económico” chileno y a su

abre con el Golpe de 1973, es necesario pensar a la

institucionalidad política, crítica que a su vez ha

sociedad desde una epistemología distinta a la que

trascendido a distintos ámbitos de la vida social, y se

sirve de base a la legitimación de estos procesos.

ha expresado en el estallido de otros movimientos

Para ello es fundamental dejar de lado un rechazao

de base vinculados al mundo del trabajo y a

absurdo a ver las determinaciones económicas –

comunidades. La generalización de la idea de que

cuando estas existen– y romper con el supueso de

el modelo económico es una imposición ilegítima, y

independencia entre lo económico y lo político.

la crítica al sistema político mismo, como producto

La idea, la noción vaga de que en Chile hubo una

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

de una imposición de la dictadura, que deja poca

119


impocición política de un modelo que favorece un

exportaciones sobre el crecimiento en Chile”. Revista

específico patrón de reproducción de capital, lo que

de la CEPAL. Santiago de Chile, No. 76.

se constituye como un poyecto de clase del gran

- Garretón, Manuel (2012), Neoliberalismo corregido

capital, está cada vez más “en la calle”. Han pasado

y progreso limitado. Los gobiernos de la Concertación

cuarenta años desde que se inició una dictadura

en Chile, 1990-2010. Santiago de Chile, Editorial

que aún no termina: la dictadura del gran capital.

ARCIS-CLACSO. - Gómez Leyton, Juan (2010), Política, democracia y ciudadanía en una sociedad neoliberal (Chile: 19902010), Santiago de Chile, Editorial ARCIS-CLACSO.

Bibliografía

-

Harvey,

David

(2007),

Breve historia del

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

neoliberalismo, Madrid, Akal.

120

- Anderson, Perry (2003), “Neoliberalismo: un

- Marini, Ruy Mauro (1976), El reformismo y la

balance provisorio”, en: La trama del neoliberalismo.

contrarrevolución. Estudios sobre Chile, México, Era.

Mercado, crisis y exclusión social. Emir Sader (comp.)

- Moulian, Tomás (2002), Chile Actual. Anatomía de

y Pablo Gentili (comp.). 2ª. Ed., Buenos Aires,

un mito, Santiago de Chile, LOM Ediciones.

Argentina, CLACSO.

--- (2004), De la política iletrada a la política

Disponible en:

analfabeta. La crisis de la política en el Chile actual y el

http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/

“lavinismo”, Santiago de Chile, LOM Ediciones.

trama/anderson.rtf [Consulta: 28/08/2013]

--- (2009), Contradicciones del desarrollo político

- Amin, Samir (2001a), Crítica de nuestro tiempo. A

chileno, 1920-1990, Santiago de Chile, LOM Ediciones.

los ciento cincuenta años del Manifiesto comunista.

- Osorio, Jaime (1997), Despolitización de la

México, Siglo XXI Editores.

ciudadanía y gobernabilidad, México, Universidad

- CEP varios autores (1992), El ladrillo. Bases de la

Autónoma Metropolitana.

política económica del gobierno militar chileno,

--- (1999), “Nuevos ejes productivos en el modelo

Santiago de Chile, CEP.

exportador latinoamericano. Los casos de Chile

- Cuevas Valdés, Pablo (2012), Campesinado

y México”, en: Economía: Teoría y Práctica, México,

“histórico” y neoliberalismo en Chile: la articulación

UAM. No 10.

entre las unidades domésticas rurales y el nuevo

--- (2004), Crítica de la economía vulgar. Reproducción

patrón de reproducción del capital en el sector

del capital y dependencia, Colección América Latina

silvoagropecuario (frutícola y forestal). México, D.F,

y el Nuevo Orden Mundial, México, Miguel Ángel

FLACSO México. [En línea]

Porrua.

http://www.flacso.edu.mx/biblioiberoamericana/

--- (2012), Estado, biopoder, exclusión. Análisis desde

TEXT/MCS_XVIII_promocion_2010-2012/Cuevas_

la lógica del capital, Barcelona, Anthropos-UAM.

PA.pdf [Consulta: 30/08/2013]

- Portes, Alejandro y Kelly Hoffman (2003). “La

- Duménil, Gérard; Lévy, Dominique (2007), Crisis

estructura de clases en América Latina: composición

y salida de la crisis: Orden y desorden neoliberales.

y cambios durante la era neoliberal”, Desarrollo

México, Fondo de Cultura Económica.

Económico, Vol. 43, No. 171 (Oct. - Dic.), pp. 355‐387.

- Frank, André Gunder (1979), Acumulación

- Santana, Roberto (2006), Agricultura Chilena en

dependiente y subdesarrollo. México, Ediciones Era.

el siglo XX: contextos, actores y espacios agrícolas.

- Ffrench-Davis, Ricardo (2002), “El impacto de las

Santiago de Chile, DIBAM.


- Wright Mills, Charles (1956), La élite del Poder. México, Fondo de Cultura Económica. - Zapata, Francisco (1985), “Crisis económica y movilización social en Chile (1981-1984)”, en: Foro Internacional, México: El Colegio de México, Vol. 26,

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

No. 2 (102). Oct. – Dic. pp. 214-228.

121


122 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

Portafolios

123


119 /

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

Cristián Kirby

124

“sólo puede haber acontecimiento allí donde

se inscribe en la topografía de la ciudad. Para esto

este amenaza la estabilidad del saber en el que él

adopta en su realización, de acuerdo a la noción

mismo tendría que inscribirse, haciendo fracasar, al

de testimonio y de huella, el uso de imágenes

menos en parte, su posibilidad de apropiación... ”

de archivo de los retratos de los 119, impresos

(E.C. Selby)

mediante emulsión fotosensible sobre el plano y el indice de calles de la ciudad de Santiago, generando

119 es un proyecto fotográfico referido a la

una representación dada por la yuxtaposición

detención y desaparición de personas durante la

de símbolos y señalando una posición y una

dictadura militar en Chile. El trabajo está referido

identificación con respecto al territorio y sus límites.

al caso conocido como “Operación Colombo” o “Lista de los 119”; caso de violación a los derechos

Son parte del proceso las nociones de trazo, huella

humanos, mediante el que se pretendía ocultar

y marca. “(…) como pérdida – como traza de lo que

la detención y desaparición, Infomando que sus

alguna vez fue y ya no es- y como promesa – como

muertes habían sido producto de rencillas internas.

traza de lo que habiendo sido espera aún llegar a ser descifrado” (Selby, pág. 59), además, estará asociado

El proyecto se plantea desde el reconocimiento de

al concepto de rastro como vestigio, señal o indicio

estos hechos a partir de una trama que subyace y

de un acontecimiento.


125

Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013


126 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


127

Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013


128 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


129

Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013


130 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


131

Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013


132 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


133

Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013


A los 3 días de Septiembre / AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

Paula Arrieta Gutiérrez

134

El 3 de septiembre de 2005, Carabineros de Chile

considerarse dichas contradicciones solo de carácter

detuvo en la población de Mirasol, en Puerto Montt,

administrativo.

a José Huenante Huenante, 16 años, de origen mapuche. Esa noche fue subido a un automóvil

En este trabajo se busca contrarrestar los efectos del

policial y desde entonces se desconoce su paradero.

tiempo en la memoria y la pérdida de sentido que

Este caso, aún sin esclarecer, es considerado por

experimenta una palabra al ser repetida una y otra

algunos organismos de Derechos Humanos como

vez. Los textos, rearmados a partir de entrevistas a la

el primero de un Detenido Desaparecido en

madre, declaraciones del Ministro del Interior de la

democracia. Luego de encontrarse adulteraciones

época y las pocas apariciones que este hecho tuvo

de los papeles policiales, fueron dados de baja tres

en los medios de prensa, se presentan como un

funcionarios de Carabineros, que posteriormente

ejercicio contra el desgaste de la memoria y el paso

fueron

inerte del tiempo.

reincorporados

a

la

institución

por


135

Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013


136 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


137

Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013


138 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


139

Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013


140 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


141

Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013


142 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


143

Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013


144 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


145

Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013


AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

146

Misión cumplida /

Claudio Correa

La historia reciente revisada a partir de objetos emblemáticos. “Misión Cumplida” está conformada por escultura y fotografía y utiliza como referente Medallas otorgadas por el Estado chileno, entre 1973-1990, a civiles y militares por “servicios distinguidos”. Entre las insignias consideradas se encuentran: la “11 de septiembre de 1973” y la “Misión cumplida”. Estas insignias son reproducidas en cera a gran tamaño. Una de ellas cuelga desde el cielo de la sala y combustiona durante el transcurso de la


transparencia a la que éstas aluden. En las medallas

dos fotografías de mediano formato en donde se

expuestas se reconoce una cierta iconografía fascista

aprecia el detalle de lo que parece una ceremonia

que, en conjunto con la misión que estas insignias

de premiación militar: manos colocando las

celebran, revelan una estetización de la violencia, un

medallas mencionadas en la solapa de la chaqueta,

componente emocional de lo bélico concentrado

aparentemente militar, de otro personaje. Bajo las

en estos símbolos. Así, la medalla se presenta

fotografías se lee el siguiente texto que evidencia

como un objeto trivial en su simbología básica,

una lógica de ocultamiento: “Después de su

trivialidad que resulta inquietante al contraponerse

condecoración debe desprenderla de su guerrera,

a las consecuencias que tuvo en nuestra historia los

meterla dentro de un sobre y destruirla.Tampoco

sucesos a los que alude y celebra, resultando de ello

puede mencionar a nadie que fue condecorado.”

una contradicción turbadora.

Este montaje tematiza la violencia del Estado desde

La limpidez e indiscreción de la puesta en escena

su vanidad y, fotográficamente, expone la paradoja

de estas medallas y el texto que acompaña las

entre el hermetismo de la iconografía y las frases

fotografías exponen la paradoja (entre lo perceptible

grabadas en las medallas y la supuesta nitidez o

y lo oculto) que rodea a estos objetos.

AÑO 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

muestra. A su vez, en el muro de la sala se instalaron

147


148 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


149

Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013


150 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


151

Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013


152 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


153

Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013


Sobrevivientes de tortura. Germán /

Susana Adriasola

Un pequeño rescate desde la memoria visual de aquellos que lograron sobrevivir a la tortura, el exterminio y la prisión de la dictadura. Donde habitan, quienes son y cómo viven con su pasado; en síntesis, su historia presente y pasada, que otros han querido acallar...

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

[Proyecto en proceso]

154


155

Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013


156 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


157

Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013


158 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


159

Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013


160 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


161

Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013


Cartografías de quiebres, del hacer visibles nuestras cicatrices / AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

Elisa Muñoz Elgueta

162

Consiste en un políptico compuesto por tres dibujos

El cuarto bordado es una transcripción del

bordados que representan una deconstrucción

comunicado que fuera enviado desde el campo

del mapa de sud américa, en el que se ha

de presos políticos Melinka de Puchuncaví en julio

desmembrado por partes correspondientes a los

de 1975, en el que se daba a conocer la decisión

países que participaron en la operación Colombo

de iniciar una huelga de hambre por parte de 95

(Chile, Argentina y Brasil). De esta forma se pretende

presos, como respuesta al montaje armado por

exponer mediante la técnica del bordado fracturas

organismos de seguridad del estado y en demanda

en nuestra historia y memoria. Se utiliza el bordado

de la verdad. Este cuarto trabajo corresponde a

como representación del gesto de rotura en las

un cierre que plantea dos líneas; en primer lugar

historias de

estos países, el hilo que atraviesa

la operación refiere al intento de apropiación del

destruyendo el soporte para construir nuevos

gesto en el contexto actual en que las demandas

trazados, dejando marcas.

presentadas siguen estando vigentes y en segundo


sociedad en su conjunto como parte del proceso

Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013

histテウrico de construcciテウn de memoria de nuestro

163

lugar remarcando conceptos exponer la propuesta/ deseo de un camino posible que debiera ser un ejercicio de demanda de verdad y justicia de una

paテュs.


164 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


165

Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013


166 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


167

Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013


Vuelos de los que duelen /

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

Diana Navarrete

168

La obra se presenta como la reedición de las portadas de los diarios que estuvieron involucrados en el montaje comunicacional de la Operación Colombo. En las obras la presencia del “cóndor” se entiende mediante una metáfora retomada de los escritos de la poetisa chilena Gabriela Mistral. Estos aluden a el carácter heráldico, representando el dominio de una raza fuerte.


169

Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013


170 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


171

Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013


Impresiones de memorias /

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

Cynthia Shuffer Mendoza

172

El video “Impresiones de memorias”, del cual sólo se presentan algunos fotogramas, muestra la imagen de un texto escrito a mano y como éste es borrado y destruido por el paso del agua. Esta imagen pretende cuestionar sobre cómo el paso del tiempo impacta en nuestra forma de recordar. El texto, mezcla de testimonios reales y ficción, se ve afectado por el desgaste del agua. Esto representa el roce y socavamiento que provoca el tiempo en nuestra memoria. Sin mayor pretensión que romper aquello que olvidamos.


173

Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013


174 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013


175

Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013


Índice de imágenes originales

- En “El armazón del nuevo Chile. Fundamentos ideológicos de la democracia postdictatorial”: Cambio de mando 1990. Asume Patricio Aylwin como Presidente de Chile. - En “Lo que necesitamos recordar a 40 años del golpe”: Reparto de alimentos en la Población la Victoria, Noviembre de 1987, Archivo fotográfico Fortín Mapocho. - En “El legado de la Constitución neoliberal de 1980”: Augusto Pinochet firma la constitución de 1980. - En “Violencia y ejercicios de memoria”: Personas detenidas por militares, Santiago de Chile, 1973.

AÑO 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013

- En “El ataque institucional al trabajo y su largo estela”: Cuadro del documental “El sueldo de Chile”, de Fernando Balmaceda, 1971.

176

- En “Santiago, aparecer”: Registro fotográfico, marchas estudiantiles del año 2011. - En “Memoria, derechos humanos y emancipación”: Memorial de la entrada a Londres 38, Espacio de Memorias, Cynthia Shuffer, archivo personal. - En “Incompleto, inminente, general”: Portada Cormorán: n° 1, agosto de 1969. Archivo de Memoria Chilena, Biblioteca Nacional de Chile - En “Memorias sobre el colonialismo, descentrando algunas perspectivas sobre la dictadura y el pueblo mapuche”: Fotograma del documental “Newen Mapuche”, de Elena Varela. - En “La Memoria de la conmemoración”: Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, Paula Arrieta, archivo personal.

- En “Resistencia y Vanguardia. El particular caso del Museo de la Solidaridad Salvador Allende”: Arpilleras, muestra del museo, Cynthia Shuffer, archivo personal. - En “El desafío político y la lucha de la diáspora mapuche en Santiago desde 1998 hasta hoy”: Registro fotográfico de la marcha de la Dignidad y Resistencia Mapuche convocada por la Organización Meli Wixan Mapu, Comunidades José Guiñón, Wente Winkul Mapu y Autónoma Temukuikui, 15 de Octubre del 2012. - En “Cuando nos robaron la palabra”: “La unidad y la conciencia son las armas del Pueblo”. 1000 días de la Unidad Popular, Fernando Velo © - En “Clínica Santa Lucía 162”: Fachada de la casona, Cynthia Shuffer, archivo personal. - En “Profesorado, perfeccionamiento permanente y poder popular .Los Talleres de Educadores de 1972”: Registro fotográfico de las micros escolares gratuitas que circulaban por Santiago de Chile en 1970 bautizadas como “Súbete Cabrito”. - En “De la Universidad a la calle”: Intervención de estatua de Andrés Bello durante marcha estudiantil, Casa Central Universidad de Chile, Santiago, 2011. - En “El proceso neoliberal chileno como cambio del patrón de reproducción de capital”: Registro fotográfico de una marcha del Cordón Industrial Cerrillos en la Unidad Popular.


177

Aテ前 3/ NUMERO 15/SEPTIEMBRE 2013


178 Aテ前 3/ NUMERO 15/ SEPTIEMBRE 2013