16 nuestras manos abiertas

Page 1

1

Aテ前 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013


Visita, revisa, comenta. http://rufianrevista.org Escríbenos, participa. rufian.revista@gmail.com Dirección General: Cynthia Shuffer Equipo Editorial: Daniela Acosta Paula Arrieta Camila Bralić Rosario Carmona Bosco González Paz Irarrázabal Constanza Villa Corrección: Camila Bralić

AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

Portada: Cynthia Shuffer

2

Gráficas: César Tasso UMLEM - Unidades Muralistas Luchador Ernesto Miranda Diseño y diagramación: Chilenitox/ Paula Arrieta


Nuestras manos abiertas

Aテ前 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

Trabajo, sindicalismo y demandas histテウricas

3


4 Aテ前 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013


Índice

8

EDITORIAL Manos que luchan

14 A 25 Años del Primer Programa de Gobierno de la Concertación:Promesas para los trabajadores, políticas para los empresarios - Álvaro Molina 22 Chile: ¿Dóndepolítico-social está el poder? Las anomalías del proyecto neoliberal y las opciones para un poder emergente. Entrevista GEM Mayo - Rafael Agacino 36 Mujeres y trabajo, una deuda pendiente - Ximena Valencia Soto 42 ¿Cómo llegamos a ser ese profesor que no queremos ser? - Carlos Araneda-Urrutia 50 Debates y temas actuales sobre el estudio del sindicalismo chileno - Camila Álvarez 58 Espacio laboral, desigualdades y cotidianeidad - Mayarí Castillo 62 Trabajo doméstico y justicia- Paz Irarrázabal 68 La mala enseñanza y la poca vergüenza - Macarena Cortés 74 Procesos y perspectivas del trabajo en el campo de lo social.Una mirada desde la Psicología Social-Comunitaria - Sebastian Seguin Peña 80 Las “Marchas del Hambre” y la Asamblea Obrera de Alimentación Nacional (AOAN) 1918-1920 José Luis Tasso Valdés 86 La nueva acción sindical - Escuela Sindical Clotario Blest 90 Carta abierta de los funcionarios a honorarios del Estado - Trabajadores a honorarios del estado

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

10 Acción sindical y distribución de la riqueza, un vínculo ineludible - Gonzalo Durán

5


6 Aテ前 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013


7

Aテ前 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013


8 Aテ前 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013


Nuestras manos abiertas

Trabajo, sindicalismo y demandas históricas Editorial Rufián

Los últimos acontecimientos del año han estado atravesados por un contexto electoral interesante. El

La democracia no ha sido especialmente considera-

regreso al gobierno de la coalición que firmó el rum-

da con los trabajadores (ni con muchos otros grupos).

bo de la particular democracia chilena viene ahora

Las innumerables injusticias tienen un efecto directo

acompañado por una enorme abstención, un cre-

en el adormecimiento de una sociedad subsumida

ciente descontento y desconfianza en las estructuras

en la mercantilización de todas las formas de rela-

de poder.

ción. El trabajo en Chile es visto simplemente como un eslabón más en la cadena de producción y no

Una gran cantidad de personas creen que la conquis-

como lugar donde los seres humanos construyen su

ta de los derechos no se realiza a través del voto, sino

realidad cotidiana, sus luchas, sus lazos y sus afectos.

Se trata de uno de los principales aprendizajes de

La acción sindical, la situación actual de los profeso-

los últimos cuatro años: la visibilización y discusión

res, la discriminación de género y las relaciones labo-

profunda de las demandas sociales nunca tienen su

rales cotidianas son solo algunos de los temas que

origen en el poder, ni en los empresarios, ni en el go-

componen el presente número, que pretende poner

bierno, ni en los medios de comunicación.

en discusión aquellas demandas que no podemos dejarle pasar a este gobierno que recién comienza:

El 21 de Febrero de este año, el joven sindicalista Juan

una mejor distribución de los ingresos, un movimien-

Pablo Jiménez murió en su lugar de trabajo producto

to sindical fortalecido, libertad en la negociación co-

de un disparo, en circunstancias que aún no han sido

lectiva y un pleno derecho a huelga.

esclarecidas. El hecho, ocurrido pocos días antes de una audiencia en la que el líder sindical denunciaría

Sabemos que la lectura crítica de la realidad no pue-

abusos contra los trabajadores de la empresa Azeta,

de ser hecha por los grupos de poder y que la tensión

lugar donde trabajaba, junto con la evidente negli-

debe venir de nosotros; desde la ocupación de los

gencia del gobierno al explicar e investigar los suce-

espacios públicos y la apertura a la discusión política

sos, hizo patente la realidad de opresión a la que son

desde nuestros lugares de trabajo, grupos y asocia-

sometidos los trabajadores chilenos y sus organiza-

ciones de trabajadores, para el cumplimiento de las

ciones desde la dictadura.

demandas históricas.

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

por medio de la organización y el trabajo de bases.

9


10 Aテ前 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013


Acción sindical y distribución de la riqueza, un vínculo ineludible El artículo brinda una contextualización de la negociación colectiva en Chile y su rol como mecanismo de distribución de ingresos. Inspirado en una corriente de pensamiento económica liberal, el sistema chileno se refunda en 1979 bajo los principios de un sindicalismo funcional al libre mercado. Han pasado 34 años, y las bases del Plan Laboral de José Piñera aún siguen intactas. * Gonzalo Durán

Hace unos años, el 4 de abril de 1981, el premio nobel

diáfanas sobre nuestro presente (y sobre nuestro

de economía e invitado estrella de los intelectuales

pasado reproducido en él), porque, efectivamente,

civiles

Augusto

el sistema productivo que se liberalizó en dictadura

Pinochet, F.A. Hayek, afirmaba: “es precisamente la

y se profundizó luego depende de la explosiva

desigualdad de ingresos la que permite el actual

desigualdad del país. Hayek, eso sí, tenía una visión

nivel de producción” (citado en Cristi, 1999).

positiva de estas diferencias sociales, considerando

del

régimen

dictatorial

de

la desigualdad como un auspicioso augurio del Y Hayek tenía razón, su frase ofrece respuestas

advenimiento del desarrollo… Hoy, sin embargo, son pocos los que se atreven a

* Economista PUC, investigador Fundación SOL en área Salarios y Desigualdad. En Fundación SOL, realiza apoyo a los sindicatos en los procesos de negociación colectiva, ha investigado el rol del sindicalismo y la negociación colectiva como inductor de igualdad salarial.

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

Artículo publicado originalmente en Red Seca. Disponible en http://www.redseca.cl/?p=4427

11


hay un vínculo ineludible entre el bajo poder de los trabajadores como sujetos colectivos de derechos (sindicatos) y el nivel de desigualdad. defender en la escena pública la visión axiológica desde donde se para el austriaco Hayek o la vieja teoría del Chorreo pontificada por Simon Kuznets en su célebre artículo “Crecimiento Económico y Desigualdad” (Kuznets, 1954). El problema, hoy por hoy, aparece instalado más bien en el espacio precisamente de las desigualdades, entendiéndolas como un mal social. ¿Pero, cuál es el diagnóstico que se hace? ¿Se reconoce la organización productiva y del mundo del trabajo, como la principal fuente de la desigualdad? Y si es así, ¿por qué las candidaturas con mayores posibilidades de llegar a la Moneda eluden las AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

reformas estructurales del trabajo –a saber, de los

12

derechos colectivos– cuando fue justamente esto lo primero que se modificó en Dictadura para sostener el actual nivel de acumulación? Lo que sostenemos acá no es nuevo, pero se ha marginado del debate aun a contrapelo de la

sindicalización vivida en EE.UU, fundamentalmente en el período de Reagan (Mishel, 2012). En otro estudio, David Card junto a otros autores arriban a conclusiones similares en el caso canadiense (Card, Lemieux y Riddell, 2004). En Alemania, las investigaciones de Antonczyk y otros autores (2010), así como la de Dustmann, Ludsteck y Schönberg (2009), concluyen la existencia de una relación causal estrecha y directa entre el desplome de la actividad sindical y de la negociación colectiva en particular y el incremento en las desigualdades salariales. ¿Y en Chile? Nuestro país, usando un aparato institucional bautizado en Dictadura como Plan Laboral, puso fin al rol del sindicalismo como mecanismo democratizador de la sociedad, como mecanismo formador de salarios y como vehículo conductor de mejoras distributivas, negando así la función histórica que tiene el sindicalismo en inducir sociedades más igualitarias. Desde 1979, por decreto, Chile impone un nuevo nivel para la estructura de la negociación colectiva, uno radicado al nivel de empresa, el más fragmentado. Con el Plan, Chile también ingresó al

evidencia: hay un vínculo ineludible entre el bajo poder de los trabajadores como sujetos colectivos de derechos (sindicatos) y el nivel de desigualdad. Tal como lo demuestran las investigaciones, un menor espacio sindical es causa de mayor desigualdad en la distribución de ingresos. De acuerdo al estudio de Larry Mishel en Estados Unidos, casi 1/3 del incremento en la desigualdad salarial de los hombres entre 1973 y 2007 se explica por la des-

Con el Plan, Chile también ingresó al selecto grupo de países –en la actualidad, no más de 10– que permite el uso de esquiroles o también llamados “rompe huelgas”


selecto grupo de países –en la actualidad, no más

laboral, que atiende directamente a la mayoría de

de 10– que permite el uso de esquiroles o también

los chilenos/as porque constituye la base de nuestra

llamados “rompe huelgas”: ello quiere decir que

estructura social, esté ausente en el debate público.

si, ante el fragor de la negociación, empleadores y

Su omisión es señal de una preferencia no revelada

trabajadores llegan a la huelga, la empresa puede

hacia el statu quo, uno en el cual, los empresarios

contratar reemplazantes y así anular el poder

mantienen sus privilegios fortalecidos en Dictadura

paralizante del acto huelguístico. La huelga se

y que han aprovechado hasta el hartazgo en los 23

transforma, entonces, en un alzamiento de challas

últimos años.

y plumeros, se trasviste, y da paso a un mendigar colectivo, algo que, sin dudas, es funcional al libre

Un aporte en este sentido, que estimula la discusión

mercado.

en la arena política, es el documento titulado “Manifiesto Laboral”, una propuesta construida

Para Luca Perrone, la base estructural del poder en

por Fundación SOL en conjunto con más de 10

las relaciones de producción es la huelga (Perrone

profesores de derecho del trabajo y en diálogo con

et al, 1984), sin ella (o con una huelga reducida a

organizaciones sindicales, que resalta la importancia

su mínima expresión) los trabajadores pierden su

de restituir los elementos de poder básicos que

principal arma y con ello la lucha entre fuerzas de

debiesen tener los trabajadores para comenzar

Clase que se contraponen.

a hablar de desarrollo y democracia en serio, y no

Han pasado ya 34 años, pero el Plan Laboral de

totalitarios. ¿O es que acaso la conmoción por los

Pinochet y de su arquitecto intelectual, José Piñera,

cuarenta años del golpe tenía que ver solo con la

sigue completamente vigente e incluso renovado,

forma (la represión abierta) y no con el fondo (el

permitiendo –en una lógica hayekiana– una libre

modelo que la dictadura inició)?

concentración de ingresos: una que, de acuerdo al estudio de los profesores López, Figueroa y Gutiérrez, técnicamente, erige a Chile como el país más desigual del mundo si se mide bajo la métrica de la participación del 1% más rico. En su investigación “La parte de León”, los autores arriban a que en Chile el 1% acumula el 30,5% de los ingresos, mucho más que en Estados Unidos y que en otros países en donde se puede hacer tal medición (López et al, 2013). Sin duda que en dicho resultado afectan varios elementos (determinantes), pero con certeza, la conexión que existe con el detrimento institucional asociado al mundo del trabajo es directa y altamente significativa. No parece lógico ni democrático que la discusión

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

continuar bajo dispositivos propios de regímenes

13


14 Aテ前 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013


25 años del Primer Programa de Gobierno de la Concertación: Promesas para los trabajadores, políticas para los empresarios

* Álvaro Molina Hacer una evaluación supone premisas y criterios

interviniendo en mayor o menor medida y a favor o

previos, por lo que comienzo explicitando los míos.

en contra de alguna de las partes, en función de su

Adhiero a la idea de que las relaciones laborales,

propio concepto de lo “necesario” para la economía.

en una sociedad capitalista, son relaciones de poder, o más propiamente dicho, de desigualdad

Dicho lo anterior, con el riesgo de simplificar

de poder donde una de las partes dirige el

cuestiones más o menos complejas ocurridas en

proceso de producción y la otra, a cambio de

casi veinticinco años, el objetivo de este artículo es

una remuneración, se somete a subordinación y

ejemplificar cómo las relaciones laborales durante

dependencia. Esta desigualdad entre las partes

los gobiernos concertacionistas confirmaron y

de la relación, evidentemente, tiene una serie de

profundizaron el mayor poder de la clase empresarial

consecuencias. Lo segundo, es que creo que en este

en la sociedad chilena y la subordinación de los

tipo de sociedad, el Estado cumple también un rol,

trabajadores, en su desarrollo como sujetos y como

* Abogado Laboralista

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

El objetivo de este artículo es ejemplificar cómo las relaciones laborales durante los gobiernos concertacionistas confirmaron y profundizaron el mayor poder de la clase empresarial en la sociedad chilena y la subordinación de los trabajadores, en su desarrollo como sujetos y como actores de la política nacional.

15


actores de la política nacional. Actualmente, la institucionalidad laboral vigente La situación laboral hacia 1990 es más o menos

no satisface estos requisitos de justicia, equidad y

conocida. La dictadura impuso violentamente un

participación. Dicha institucionalidad ha puesto a los

modelo de desarrollo neoliberal, lo que en materia

trabajadores en una situación de grave desprotección.

laboral significó traducir en normas la violencia que

Ha impedido la constitución de un sindicalismo

ya había operado con metralletas, desde 1973. Así,

fuerte y representativo, así como el desarrollo de una

desde el golpe y pasando por el Plan Laboral de

negociación colectiva equitativa para los sectores

José Piñera, se minimizó el rol de los sindicatos (los

laborales. Por lo tanto no puede esperarse de ella la

que incluso, por un tiempo, no podían reunirse sin

legitimidad social que es necesaria para regular de

autorización previa de la autoridad), se enmarcó y

manera armónica las relaciones entre trabajadores y

limitó su accionar a las fronteras de cada empresa,

empresarios en un futuro régimen democrático.

quedó prohibido que las organizaciones de mayor nivel (Federaciones, Confederaciones, etc.) tuvieran

Proponemos, en consecuencia, introducir cambios

posibilidades de negociación, se prohibió la huelga

profundos en la institucionalidad laboral, de modo

y se impuso el libre despido.

que ésta cautele los derechos fundamentales de los trabajadores y permita el fortalecimiento de las

Lógicamente, el retorno a la democracia albergaba

organizaciones sindicales para que estas se vayan

grandes

trabajadores.

transformando en una herramienta eficaz para la

Lamentablemente, estas se fueron desvaneciendo a

defensa de los instrumentos de los asalariados y en

medida que pasaron los años.

un factor de influencia sustantiva en la vida social del

esperanzas

para

los

AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

país. Sólo así podrá cumplir eficazmente su función de

16

El programa del primer gobierno democrático, en

canalizar, organizar y regular las vinculaciones entre

1989, efectuaba el siguiente balance de la situación

los actores sociales que intervienen en las relaciones

(1):

del trabajo, garantizando una mayor justicia social y participación.

La reforma del 2001, en vez de prohibir definitivamente los reemplazos en huelga, los reglamentó. Así, un empleador bien preparado para una negociación puede fácilmente anular los resultados de una huelga

En concreto, y entendiendo que en el centro de las relaciones laborales se encuentra por una parte el problema de las condiciones en el empleo y por otra la capacidad de organización y negociación de los trabajadores, el programa proponía, entre otras medidas, las siguientes: - Todo término de contrato deberá originarse en una causa legal, apoyada en fundamentos de hecho, y en

(1) http://es.scribd.com/doc/34195404/Programa-de-Gobierno-Patricio-Aylwin


la Concertación ya establecida en el gobierno efectuó un viraje, en el cual ya no se impulsó el

La situación de los subcontratados estaba escasamente regulada en el Código del Trabajo, sin embargo, se trataba de una forma de trabajo que se extendía cada vez más

fortalecimiento de las organizaciones sociales (ni sindicales), sino que se privilegió un discurso de superación de la pobreza y de mayor equidad, el cual –decían ahora– se alcanzaría con crecimiento económico, fortaleciendo así el modelo que venía de la dictadura, pero con medidas “correctivas” de orden social. Ejemplo de esto fueron el aumento de los ingresos mínimos o, posteriormente, los “bonos” a los sectores más pobres, que más tarde traerían tanta popularidad a la presidenta Bachelet. El fortalecimiento de los sindicatos y el

será equivalente a un mes de remuneraciones por cada año de servicios, y fracción de seis meses, sin límite. - Reconocer que sólo las organizaciones sindicales (sindicatos, federaciones y confederaciones) sean contrapartes de los convenios y contratos colectivos. - Reconocimiento a las federaciones y confederaciones del derecho a suscribir convenios y contratos colectivos. - Respetar el principio de libertad de organización sindical de los trabajadores. Ello supone, entre otras cosas, permitir la libertad de afiliación sindical. Sin embargo, se establecerán regulaciones para evitar la fragmentación de los sindicatos, que debiliten su representatividad. - Para hacer efectiva la negociación colectiva se requiere de normas que por su amplitud, cobertura y forma de resolver los conflictos, le otorguen legitimidad a dicho proceso de negociación. En particular, se requiere de un mayor equilibrio entre las partes que negocian que la que se da en la actualidad. Los acuerdos colectivos podrán darse a tres niveles: negociación colectiva en la empresa; negociación colectiva supra-empresa, y tarifados sectoriales. Muchas de las buenas intenciones del programa quedaron en el papel. Desde el primer momento,

empoderamiento de los trabajadores, si alguna vez fueron intenciones reales, quedaron en el olvido, situación que penosamente reflejan las estadísticas a las que haré referencia más adelante. Entendidas las cosas así, esto es, evaluando desde la calidad y estabilidad del empleo a nivel individual y desde la capacidad de organización y negociación de las organizaciones sindicales, a nivel colectivo, diría que existen tres grandes hitos de los gobiernos concertacionistas que definen la situación laboral actual: i) las primeras reformas acordadas en el gobierno de Aylwin y que derivaron en el Código del Trabajo de 1994; ii) las reformas laborales de 2001; y iii) la ley de subcontrato de 2006. Si bien es posible culpar de la pobreza del Código del 94 a los amarres de la dictadura, lo cierto es que el ex ministro del trabajo de Patricio Aylwin, René Cortázar, efectuaba un balance totalmente positivo de lo ocurrido: Durante el período 1990-1993, a través del desarrollo de sus cinco tareas, la política laboral demostró capacidad para avanzar simultáneamente hacia el tripe objetivo de crecimiento y estabilidad, equidad y participación y consolidación de la democracia. No

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

el caso que corresponda pagar indemnización, ésta

17


son muchos los procesos de transición democrática que pueden mostrar un resultado como éste (3). Esta mirada optimista quizás sostenga como grandes logros el aumentar los topes de las indemnizaciones por años de servicio de cinco a once meses (con un máximo de 90UF) y haber confirmado el despido “causado”, esto es, limitar supuestamente el desahucio (libre despido) a cambio de despidos por necesidades de la empresa, las cuales debían estar

las empresas pueden subcontratar actividades de su propio giro, con lo cual pueden tener trabajadores realizando lo mismo que un trabajador directo, pero sin que ellos sean sus empleados

“justificadas”. Lo cierto es que las necesidades de la empresa eran (y son) tan amplias, que la estabilidad en el empleo es hasta hoy bastante menos que relativa. Como sabemos, el que un despido se declare improcedente por no existir las mencionadas “necesidades” de la empresa, no significa que este queda nulo, sino que simplemente procede el régimen de indemnizaciones. En materia de derecho colectivo, la lógica de la

AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

dictadura se mantuvo. Pese a que formalmente se

18

abrió la posibilidad de negociar a un nivel supraempresa, en la realidad esto no puede ocurrir pues requiere el consentimiento de la parte empresarial, y el sindicato sigue confinado a los límites de cada unidad económica. Las organizaciones de grado superior (Federaciones, Confederaciones y Centrales) siguen sin ningún rol negociador. Tampoco se implementó ningún tarifado para sectores donde no se pudiera negociar (temporeros, pymes, etc.), como se había prometido en el programa. Pese a que las reformas bajo el primer gobierno concertacionista eliminaron el límite que existía respecto de los días que podía durar una huelga,

se mantuvo su reglamentación general: las pocas ocasiones en que ella es lícita, los momentos cuando se puede hacer, los objetos a los cuales se puede referir, su extensión al marco de la empresa , los reemplazos, etc.; en suma las dificultades para los trabajadores para ejercer este derecho fundamental se mantuvieron, y solo se efectuaron cambios menores a la situación de la huelga de postrimerías de la dictadura. Luego de once años, bajo el gobierno de Ricardo Lagos, en 2001 se efectuó una reforma algo más sustantiva a las leyes laborales. Allí, sin embargo, las ganancias para los trabajadores fueron pocas. A cambio de limitar los despidos por necesidades de la empresa, eliminándose la causal de “falta de adecuación técnica” (cuestión que no cambió en la realidad mayormente el panorama de los despidos), la legislación laboral incorporó la“polifuncionalidad”. Ahora, la ley permite a los empleadores imponer en el contrato de trabajo todas las funciones que estimen necesarias. El catálogo de funciones está restringido a la imaginación del empleador. En materia de negociación colectiva, no solo no se

(2) Una política laboral para una nueva realidad, René Cortázar: http://www.cieplan.org/media/publicaciones/archivos/15/ Capitulo_6.pdf


fortaleció a los sindicatos, sino que se les golpeó

No puede obviarse que el gobierno de Ricardo

aún más: se siguió permitiendo la existencia de

Lagos presentó como uno de sus mayores triunfos

grupos

manejables

en materia laboral la implementación de un seguro

por la parte empleadora) que pueden suscribir

de desempleo, inédito en el país. Para ser sinceros,

instrumentos colectivos y además se agregó que

se trata de un seguro que entonces también era

ellos también tienen la titularidad de la negociación

inédito en el mundo, por su forma de financiamiento

“semi-reglada”, esto es, una negociación que

tripartito, es decir, donde aportan al fondo el

cumpliendo mínimos requisitos y sin derecho a

empleador, el Estado y el propio trabajador. Este

huelga, puede conducir a un convenio colectivo

financiamiento tripartito del seguro incluía un gran

que puede amarrar a sus participantes a periodos

guiño a la patronal: los aportes que ella efectuara

de hasta cuatro años sin tener posibilidad de volver

para financiar el sistema podían ser descontados del

negociar colectivamente. Si consideramos que para

finiquito del trabajador despedido por necesidades

un sindicato es difícil obtener buenos resultados en

de la empresa. Según Lagos, un win win: tenemos

una negociación colectiva dadas las limitaciones

seguro y flexibilizamos el despido, haciéndolo más

que se han descrito, es fácil imaginar los resultados

barato para los empresarios.

negociadores

(fácilmente

y alcances de una negociación con un grupo de personas que pueden ser organizadas por los

El cuarto gobierno de la Concertación nuevamente

mismos empleadores.

alentó las ilusiones, con una mujer socialista a cargo

El derecho a huelga recibió un nuevo revés. La

un año movido para Chile. Después de 17 años (los

reforma del 2001, en vez de prohibir definitivamente

mismos que duró la dictadura), el malestar comenzó

los reemplazos en huelga, los reglamentó. Así, un

a transformarse en movilizaciones. Es curioso como

empleador bien preparado para una negociación

la revolución pingüina y el movimiento de los

puede fácilmente anular los resultados de una

subcontratistas del cobre tuvieron un resultado

huelga. A la inversa, los trabajadores deben enfrentar

similar bajo el gobierno de Michelle Bachelet. La

un escenario donde no todos sus compañeros se

primera fue diluida (3) en una comisión cuyos

encuentran sindicalizados, ya que muchos de ellos

resultados fueron obviados para, en su lugar,

prefieren no involucrarse por temor al despido

promulgar la LGE (con la ya clásica y simbólica

o porque, al final, el empleador les extenderá los beneficios del contrato colectivo que obtenga el sindicato sin tener que “enemistarse” con el jefe. Además, el empleador lícitamente puede contratar a un esquirol para eludir los efectos de la huelga. Nuevamente, la reforma del 2001, entonces, contra los buenos deseos expresados en la campaña, volvió a ratificar que la huelga es un derecho meramente nominal.

Las estadísticas de la Dirección del Trabajo muestran que los despidos con derecho a indemnización (por necesidades de la empresa) no superan el 20%

(3) Afortunadamente, de forma transitoria, como demostraron los acontecimientos de 2011.

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

del gobierno. Todos recordarán que el año 2006 fue

19


con el trabajador), sino que además autorizó la

las empresas pueden subcontratar actividades de su propio giro, con lo cual pueden tener trabajadores realizando lo mismo que un trabajador directo, pero sin que ellos sean sus empleados

subcontratación sin limitación alguna. Así, las empresas pueden subcontratar actividades de su propio giro, con lo cual pueden tener trabajadores realizando lo mismo que un trabajador directo, pero sin que ellos sean sus empleados. Esto tiene numerosas consecuencias, pero para los efectos de estas líneas, resultan particularmente nefastas aquellas que repercuten en la organización sindical y la negociación: tratándose de dos empresas distintas, los trabajadores que trabajan en un mismo

imagen de la presidenta, concertacionistas y la derecha, todos con las manos tomadas y en alto en La Moneda). La segunda concluyó con la promulgación de la ley de subcontratación, en el mes de Octubre. La

situación

de

los

subcontratados

estaba

embargo, se trataba de una forma de trabajo que se extendía cada vez más. El problema es central para las variables que estamos comentando: los despidos eran facilísimos, pues las empresas de papel AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

colectivamente en conjunto. Cuando se van a cumplir 25 años de la redacción del programa del primer gobierno de la Concertación, es curioso cómo el panorama podría describirse de

escasamente regulada en el Código del Trabajo, sin

20

lugar haciendo lo mismo, no pueden negociar

encubrían los patrimonios donde los trabajadores pudieran hacer efectivas sus indemnizaciones, y evidentemente las posibilidades de sindicalización y negociación son casi nulas. No es casual que el estallido se haya dado en la minería del cobre. Allí la situación de trabajadores de primera y segunda categoría era escandalosa. Al igual que la revolución pingüina, el remedio resultó peor que la enfermedad. La ley de 2006 no solo legalizó figuras que hasta la fecha eran ilegales (como la puesta a disposición de trabajadores, figura moderna de la trata de esclavos donde el objeto de la empresa de servicios transitorios es simplemente proporcionar trabajadores a otra empresa, la cual no tiene ninguna responsabilidad

forma similar: “la institucionalidad laboral vigente no satisface estos requisitos de justicia, equidad y participación. Dicha institucionalidad ha puesto a los trabajadores en una situación de grave desprotección. Ha impedido la constitución de un sindicalismo fuerte y representativo, así como el desarrollo de una negociación colectiva equitativa para los sectores laborales.” Las estadísticas de la Dirección del Trabajo muestran que los despidos con derecho a indemnización (por necesidades de la empresa) no superan el 20%. El resto de los contratos termina por causales que no dan derecho a indemnización (término del plazo, término de obra, entre otras), y esto sin considerar a los trabajadores sin contrato de trabajo (boletas, etc.). En solo un 7,8% de las empresas existe un sindicato. La proporción entre contratos colectivos y convenios colectivos es 2:1, es decir, al menos un tercio de los instrumentos colectivos se celebra sin que exista una negociación con posibilidades de ejercer huelga.


Durante el año 2012 se hicieron efectivas solo 161 huelgas en todo el país, sin embargo, ese mismo año había 10.585 sindicatos activos. ¿Qué estaban haciendo esas organizaciones ese año? Claramente, no negociando mejores condiciones laborales. Estas estadísticas muestran que las condiciones de trabajo no se negocian colectivamente en el 92% de las empresas del país y en el pobre 8% de las empresas con sindicatos, los 10.000 sindicatos vigentes no tienen capacidad más que para hacer 161 huelgas. Recientemente, cuando después de meses de carrera presidencial finalmente se presentó el programa de Michelle Bachelet, el Presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio, Andrés Santa Cruz, comentó: “El tema laboral tal como está planteado, no nos pone nerviosos”. A la luz de lo expuesto, me imagino que la frase que completa esa afirmación debe ser algo así como: “Nosotros ya nos leímos el programa de Patricio Aylwin, así que sabemos que

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

una cosa es el papel, otra cosa es con guitarra…”

21


22 Aテ前 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013


Chile: ¿Dónde está el poder?

Las anomalías del proyecto neoliberal y las opciones para un poder político-social emergente * Entrevista a Rafael Agacino ** Revista Materialismo Histórico, Nro. 3, año 2013 (en prensa), Edición del Grupo de Estudios Marxistas [GEM], Chile.

¿De qué manera podríamos vincular la situación

implica resolver el problema de los mecanismos de

política con la situación económica y, en el caso

apropiación y control del trabajo para garantizar la

concreto chileno, cómo podríamos aplicar esta

generación de un producto necesario –necesario

relación que existe entre estos ámbitos de la

para la auto reproducción de la fuerza de trabajo–

estructura social?

y de un excedente destinado a la reproducción de

En toda sociedad de clases existe una disputa de

reglas y prácticas que la clase dominante impone

base referida a las condiciones de reproducción

para la generación del producto social necesario

de las relaciones sociales que la fundan. La clase

y excedente son ya, evidentemente, un hecho

dominante se sirve de la dominada como medio

de poder, un hecho político estructuralmente

para la reproducción del conjunto de relaciones

imbricado a la dimensión económica. Y no solo el

sociales que la mantienen a ella como dominante

reparto del producto social, sino principalmente el

y a la clase dominada como dominada. Desde

orden social, pues el capital requiere reproducir el

un punto de vista económico, una de esas

entramado de relaciones sociales que le permiten

condiciones es la producción de un excedente,

su soberanía sobre el trabajo ajeno. No se trata

cuestión nada trivial para la clase dominante pues

solo del reparto del producto, sino también del

* Investigador de Plataforma Nexos, www.plataforma-nexos.cl. (Estas notas se dedican a Juan Pablo Jiménez Garrido, joven dirigente sindical muerto en extrañas circunstancias en su lugar de trabajo, el jueves 21 de febrero de 2013). ** Versión revisada y corregida por el entrevistado a partir de una transcripción facilitada por la revista el 25 de marzo de 2013.

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

sí misma y de su lugar dominante. El conjunto de

23


reparto bajo dominio del capital, del tiempo de

la ruptura democrática, y si acaso, lo “pendiente”

vida en tiempo de trabajo y de no trabajo. Este

para su “recuperación plena”. Pero será un recuerdo

punto es crucial para comprender el vínculo entre

a medias. El putsch golpista y la violencia burguesa

economía y política. El marxismo y la teoría crítica

no agotan el carácter de la contrarrevolución pues

se esfuerzan por mostrar esa relación indisoluble

esta no se restringió a la sola ruptura política

entre lo político y lo económico, de mostrar que

institucional. La perspectiva histórica nos permite

la reproducción de las condiciones materiales

constatar que el golpe significó mucho más que

de existencia del poder exige la reproducción de

el derrocamiento del gobierno de Allende y la

las relaciones sociales de dominación. Por ello,

supuesta restauración de la constitucionalidad

el capital no busca solo producir plusvalía, sino

vigente hasta 1973; la contrarrevolución se hizo

además una fuerza de trabajo susceptible de ser

contra esa inmensa fuerza emancipadora que el

dominada; una clase dominada que en el ciclo

movimiento obrero y popular había acumulado

social-productivo se reproduzca a sí misma como

hasta entonces y, por ello, adquirió un carácter

clase dominada.

refundacional del orden burgués. La solución y el

AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

“experimento chileno” pusieron de manifiesto una

24

Esto no es pura retórica; su carácter real la mayoría

estrategia inédita frente la crisis del capital y una

de las veces irrumpe con descarnada violencia. En

señal muy potente para América Latina y el mundo.

Chile, nos aprontamos a cumplir cuarenta años

En Chile el capital ensayó construir una forma tal

del golpe de Estado y de la contrarrevolución

de funcionamiento de la sociedad que, a pesar

neoliberal. El golpe de Estado fue una reacción

de su violencia fundante, que castigó cuerpos

violenta de la burguesía y el imperialismo para

y consciencias, se naturalizara con el tiempo, es

evitar que el movimiento obrero y popular

decir, que sus prácticas y valores individualistas

sobrepasara las instituciones y relaciones de

y hedonistas se fijaran como un sentido común

poder que lo mantenían hasta entonces como

propio de un nuevo orden reproductivo del

clase dominada; la contrarrevolución neoliberal,

capital. Chile muestra con crudeza el estrecho

por su parte, fue el proceso de transformaciones

vínculo entre política y economía, y para peor,

impulsadas

estructuralmente

el éxito del proyecto refundacional de las clases

esa fuerza emancipadora y reponer el orden

dominantes. Son cuarenta años que muestran

reproductivo del capital bajo una nueva forma.

cómo la política y la economía se combinaron

Las fuerzas republicanas, burguesas o reformistas,

de manera traumática en su etapa fundacional,

de seguro conmemorarán los 40 años evocando

y luego, al paso de las transformaciones

para

conjurar

estructurales, cómo moldearon una forma de vida

la reproducción de las condiciones materiales de existencia del poder exige la reproducción de las relaciones sociales de dominación

que ha naturalizado la dominación del capital. Por suerte han surgido fisuras que señalan los límites intrínsecos de la utopía neoliberal y que permiten abrir posibilidades a un proyecto emancipador que concilie una política y una economía liberadoras. En su opinión, ¿podríamos hablar de que existe una crisis del modelo en este momento?


En Chile el capital ensayó construir una forma tal de funcionamiento de la sociedad que, a pesar de su violencia fundante, que castigó cuerpos y consciencias, se naturalizara con el tiempo, es decir, que sus prácticas y valores individualistas y hedonistas se fijaran como un sentido común propio de un nuevo orden reproductivo del capital

Es una pregunta compleja. Si con ello quiere

precarizado y fragmentado, y en las explosiones

decir que frente a las anomalías mostradas por

comunales. Desde un punto de vista estructural,

el modelo y el mayor activismo social, se divisan

de la “fase”, más que una situación de crisis lo

fuerzas portadoras de proyectos contrapuestos

que advertimos es un proceso de maduración

a este (modelo), sean de reformas o de ruptura,

de un modelo al que le cuesta cada vez más

claramente diría que no; que no estamos en una

sostener y reproducir las formas de producción,

situación de crisis. No distingo hasta hoy un sujeto

de funcionamiento del mercado del trabajo, de la

político o un sujeto social politizado capaz de

subjetividad, etc., y que por ello deja entrever sus

levantar un proyecto anticapitalista, ni siquiera

contradicciones intrínsecas, es decir, tal y como

genuinamente anti neoliberal. Todavía, desde esa

emanan de sí mismo. Parafraseando al profesor

perspectiva, es demasiado temprano para hablar

Caputo, al neoliberalismo no lo criticamos porque

de crisis.

no funciona, sino precisamente porque funciona,

Sin embargo, la sensación de desorden social y

toda su esencia: la desigualdad y la opresión

político que observamos sí puede interpretarse

encubiertas bajo la forma de “libertad de elegir”.

como síntoma de un modelo económico y social que a la vuelta de 40 años ha madurado. Podemos

Por otra parte, a nivel de lo político, del “período

afirmar que todas las reformas estructurales –

político”, enfrentamos claramente un cambio

al mercado de trabajo, las pensiones, la salud,

iniciado en el gobierno de Bachelet y que se

la educación, el sistema de TV, la gestión

acelera a partir del de Piñera. Normalmente, esta

monetaria, la canasta productiva exportable,

idea de período se refiere a la composición del

etc.– han dado ya sus frutos y ahora comienzan

bloque en el poder y la modalidad en que se

a desplegar sus contradicciones. Tanto es así,

expresa la correlación de fuerzas, y creo que en

que en las luchas recientes, sobre todo en el

este instante, el cambio de período devela a este

caso de los secundarios, más que resistencia a las

último respecto, una tendencia bastante nueva: la

transformaciones neoliberales lo que se visibiliza

entrada en escena de una suerte de “poder dual

son fuerzas emergentes y multiformes, hijas de

burgués”. Esto es difícil de captar si no tenemos

las reformas neoliberales ya maduras; lo mismo

los lentes adecuados. La izquierda del siglo XX

en las luchas de algunos segmentos del trabajo

ha concebido la política como un campo de

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

y porque en este momento, al hacerlo, despliega

25


acción fundamentalmente restringido al Estado o

fácticos, no “formalmente” políticos, pero que

definido por este. No hay política fuera del Estado

por efecto de una fuerte centralización de capital

o sin referencia a este por cuanto la política solo se

facilitado por un ciclo largo de acumulación, no

realiza en términos de las instituciones del Estado

pueden sino expresarse como poder político. Unas

que definen el espacio de lo político. La izquierda

cuantas familias y corporaciones han cruzado el

tradicional –y hasta cierto punto también la

umbral crítico de acumulación y controlan masas

izquierda revolucionaria– quedó atrapada por una

gigantescas de recursos que las colocan en una

concepción liberal burguesa y republicana de la

condición inédita como poder previo, ex ante, a

política, una concepción que se aviene bien con

las decisiones formalizadas en el parlamento y

una visión canónica del Estado definido como una

el gobierno; un poder real, determinante, que se

estructura jurídico-política desde la cual se ejerce

ubica y opera por fuera del Estado. ¿Y qué es eso

el dominio de clase. Todos aprendimos que la

sino poder económico que se expresa directamente

infraestructura daba origen a una superestructura

como poder político, sin mediaciones jurídico-

–las relaciones jurídicas y políticas existentes– y

institucionales de ningún tipo? Sí, las instituciones

que la expresión de esa amalgama de relaciones

de la República funcionan, pero dada la escala de

de propiedad era por antonomasia el Estado. Pero,

la acumulación se han vuelto pigmeas y funcionan

¿qué pasa si lo jurídico se escinde de lo político

como simples protocolizadoras de las decisiones

y el poder político real se desplaza más allá del

del capital. Este es el síntoma más claro de la

Estado? Así como en el campo de las relaciones

existencia del “poder dual burgués”.

AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

capital-trabajo, las prácticas de subcontratación

26

han separado las relaciones económicas de

En mi opinión, esta tendencia es una manifestación

explotación de las relaciones jurídico-laborales,

de las contradicciones propias de la maduración

por cuanto quien explota no es quien contrata,

de la contrarrevolución neoliberal chilena y resulta

y quien contrata no es quien explota; del mismo

crucial tenerla en cuenta para el decurso del

modo, el Estado cada vez más parece un cascarón

nuevo periodo. Sabemos que todo poder dual es

jurídico que, si bien mantiene la potestad de la

inestable y no puede sostenerse indefinidamente;

ley, se muestra estéril respecto de la disposición

los sectores dominantes más inteligentes están

real de los recursos institucionales y materiales

conscientes de ello y debaten cómo resolver con

vitales para el destino del país. En efecto, la

prontitud este problema.

posesión, el dominio pleno –y no la propiedad jurídica formal– sobre los recursos naturales,

¿Qué salidas posibles se avizoran desde el punto

sobre la fuerza de trabajo, sobre el contenido de

de vista de la burguesía ante esta encrucijada

la política económica, de las inversiones, el crédito,

en que ven un Estado con un menor poder, más

los precios fundamentales, etc., cada vez le es más

que nada transformado en un cascarón como

ajena al Estado y se traslada a la esfera privada o

se ha señalado? ¿Qué alternativas posibles se

pública no estatal bajo control del capital. El poder

avizoran?

efectivo reside cada vez menos en el parlamento o el ejecutivo que en los edificios corporativos de los

Si consideramos que este singular “poder dual

grupos económicos y sus think tanks. Para usar una

burgués” es dual respecto del Estado, entonces es

figura propuesta por Allamand, se trata de poderes

necesario interrogarse por el carácter de este Estado


las organizaciones sociales y los actos públicos,

Naturalmente el Estado podría seguir funcionando como simple cascarón jurídico, convirtiendo en ley y política gubernamental decisiones convenientes al capital tomadas desde fuera del sistema político, y lo puede hacer porque aún mantiene el monopolio de la fuerza legítima

lo confirman a cada rato. En un caso, el poder económico

manifestado

sin

intermediación

como poder político instruyendo al poder estatal administrativo, y en otro, el carácter cada vez más policial que asume un Estado recargado de acciones y recursos coercitivos. Esta tendencia está correlacionada con la falta de sintonía entre la “derecha económica” y la “derecha política”. Para la primera, la mejor opción para la administración del modelo fue la Concertación, tanto porque esta conjuró el impulso rupturista aún presente en el movimiento anti dictatorial a

y dar paso a preguntas más específicas que afinen

co-autora de la transición pactada, otorgó la

el análisis. Por ejemplo: ¿Cuál es el rol que el capital

legitimidad necesaria al régimen político y al

asigna y asignará al Estado y al sistema político en

modelo económico-social de la Dictadura. La

condiciones de una contrarrevolución madura?

derecha política, en cambio, enredada en qué

¿Seguirán las clases dominantes apostando a la

hacer con la herencia política pinochetista,

privatización de la vida social o intentarán una

tempranamente se trenzó en luchas intestinas

nueva alianza para reponer el sistema político

cuyo resultado fue la ruptura entre el gremialismo

y el Estado como lugar de resolución de las

y la derecha tradicional hasta su separación en

contradicciones

(parlamento

dos partidos: RN y la UDI. Esta derecha política

clásico) y de procesamiento y negociación de las

no logró nunca, incluso hoy con el gobierno de

demandas de las fuerzas que reclaman el viejo

Piñera, una estatura política que le permitiera

“Estado protector”? Naturalmente el Estado podría

presentarse como “intelectual orgánico estadista”

seguir funcionando como simple cascarón jurídico,

y proyectar así el modelo neoliberal más allá de la

convirtiendo en ley y política gubernamental

transición; en tiempos de la Concertación actuó

decisiones convenientes al capital tomadas desde

como gendarme y hoy resiste, a la defensiva, sin

fuera del sistema político, y lo puede hacer porque

iniciativa, sin saber qué hacer frente a las arrugas

aún mantiene el monopolio de la fuerza legítima.

de un modelo maduro. Y esto justo cuando

Pero ello implica exacerbar su carácter coercitivo y

aparece el malestar social “desde abajo” y parece

represor, y con mayor razón si el malestar social se

llegar otra vez la “hora de la política”. En el nuevo

masifica y manifiesta por fuera del sistema político.

período, la derecha económica, que gobierna

¿Qué duda cabe que esto ocurre desde hace un

desde fuera y directamente, circunstancialmente

tiempo? Paulman con su torre y estacionamientos,

carece de los medios y de una institucionalidad,

Matte con Hidroaysén, etc., y en contraportada,

salvo el mercado, que le permita conectarse a esos

la militarización de las zonas mapuche y los

malestares, anticiparlos, procesarlos y disiparlos.

procedimientos cada vez más violentos contra

La propia sorpresa empresarial respecto del ciclo

inter

burguesas

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

fines de los años ochenta, como porque, siendo

27


de movilizaciones sociales desatado el 2010 refleja muy bien la esterilidad del Estado y del sistema político, incluyendo los partidos de derecha y de la Concertación, para administrar conflictos. No es extraño entonces que se apele con más frecuencia e intensidad a las funciones policiacas del Estado. La emergencia de la “cuestión social” cambió el

La emergencia de la “cuestión social” cambió el panorama y mostró la incompletitud de la utopía neoliberal del “orden de mercado”

panorama y mostró la incompletitud de la utopía neoliberal del “orden de mercado”. La institución mercado se revela insuficiente para procesar todos los conflictos y transformarlos en meras contiendas entre partes privadas; el dispositivo de regateo entre privados (mercado), incluyendo el dispositivo judicial para resolver en los tribunales las contiendas relativas a obligaciones consignadas en los contratos, no alcanza tampoco para contener y mantener los conflictos en la esfera civil, sobre todo cuando una de las contrapartes salta de lo individual a lo colectivo. La primera clarinada de la hora de la política fue la irrupción de “los de abajo” y “los del medio” frente a la repetida prepotencia

AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

y a las sucesivas estafas de “los de arriba”; y en

28

este instante, cuando el “orden de mercado” se desborda, los dispositivos alternativos de gestión de conflictos parecen desacreditados o no bien aceitados, salvo la violencia del Estado. Esta “anomalía”, la emergencia de la cuestión social, que triza la utopía neoliberal, ya se manifestaba en el último gobierno de la Concertación, pero se exacerbó en el de Piñera y seguirá exacerbándose. Por ello, para el capital y los sectores más talentosos de la derecha política, el problema real y sus salidas son más complejos que una mera recomposición de la unidad de la Alianza (Renovación Nacional y la UDI) o de la propia Concertación. Más bien, los esfuerzos parecen orientarse a constituir una fuerza política transversal, capaz de sostener los consensos básicos respecto de los fundamentos del modelo en circunstancias en que el dispositivo

de mercado es insuficiente, y el Estado y el sistema político se vuelven deficitarios como articuladores del orden. Les urge definir un nuevo horizonte para el modelo económico-social, y a partir de este, un horizonte para el régimen político. Esta es la tarea de fondo para las clases dominantes y hay que estar atentos a la táctica que adopten para enfrentarla. Dentro de algunos sectores de la izquierda, o inclusive de la Concertación, se ha planteado como una salida a este momento la convocatoria a una asamblea constituyente, ¿qué opinión le merece a usted esta alternativa? Una

asamblea

constituyente

supone

poder

constituyente, sujetos constituyentes, fuerzas constituyentes. Y sabemos que si hoy o en el futuro inmediato se abriera la posibilidad de una asamblea, lo cual me parece ya improbable, el estado de debilidad del movimiento de trabajadores y popular sería el marco propicio para legitimar un ordenamiento cuyas bases políticas, siendo optimistas, a lo más abrirían la puerta a un modelo cercano al que proclama el neo-estructuralismo de CEPAL: un capitalismo “más inclusivo”, que promete reducir las brechas de desigualdad con políticas redistributivas y una intervención


estatal moderada, pero que mantiene las reglas

Estado en un cascarón jurídico, amén de todas las

fundamentales del mercado y del capital. Dificulto

demás restricciones que este impone a las fuerzas

que en las condiciones actuales una asamblea

incluidas bajo clausulas de subordinación.

alocuciones a los “ciudadanos” constituyentes,

La fuerza constituyente tiene que disputar el poder

permita avanzar en reformas que trasladen

político y no un lugar administrativo. Si el poder

siquiera en parte la soberanía a los productores

real se ejerce desde el seno de la propia sociedad

y sectores populares. Pero aún así, si se definiera

civil-empresarial y no desde las instituciones

para el período este objetivo, una mínima seriedad

administrativo-estatales, la fuerza constituyente

política implicaría plantearse la tarea de construir

inevitablemente deberá enfrentarse a la patronal

una correlación de fuerzas adecuada para impulsar

directamente en su propio terreno civil no estatal

los objetivos más permanentes y emancipatorios.

que, por lo demás, el mismo capital ha politizado.

Desde ese punto de vista, nuestra urgencia no es la

En muchos momentos a través de la historia el

asamblea constituyente, sino construir una fuerza

movimiento de trabajadores y popular, cuando ha

constituyente, de trabajadores y popular, capaz

enarbolado plataformas de lucha por los derechos

de unificar organizativa y programáticamente las

generales superando la demanda salarial parcial,

voluntades en torno a un proyecto con horizonte

o cuando ha asumido la lucha por modelos de

emancipador. Y esto plantea inmediatamente la

desarrollo ajustados a las necesidades populares,

necesidad de impulsar un proceso de convergencia

ha logrado desplazar la política de lo estatal-

y el diseño de una táctica para el período cuyo

institucional a la esfera social, politizándola desde

centro sea la construcción de fuerza social y

el campo popular. Por decirlo de algún modo, son

programática en esa perspectiva que, como lo

momentos en que se enfrentan la sociedad civil-

he sugerido en otras ocasiones, contrasta con la

empresarial con la sociedad civil-trabajadora y

idea de construirla en función de “incluirse” en la

popular. Por cierto esto no significa subestimar

institucionalidad estatal, por ejemplo, como fuerza

al Estado, sobre todo por cuanto este retiene

electoral. En particular, la pretensión de ocupar

el monopolio de la fuerza legítima, pero en las

espacios estatales en razón de que el Estado es un espacio en disputa, parecería razonable solo si el poder político residiera en el Estado como lo declara el derecho constitucional burgués o como ocurrió en los períodos de estabilidad durante el siglo pasado. Pero si hoy, como afirma Mészáros, la verdadera y principal fuerza extra parlamentaria es la propia burguesía en virtud de que requiere cada vez menos de la intermediación parlamentaria para gobernar, entonces una táctica de “inclusión” en el Estado, en particular en el parlamento y el gobierno, choca contra su nuevo carácter y promete más costos que beneficios. La escisión entre lo político y lo jurídico tiende a transformar al

la propiedad estatal por sí misma no garantiza la participación ni socializa el poder, y puede operar, tal y como ha ocurrido usualmente, como simple dispositivo monopólico bajo control de los sectores dominantes

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

constituyente, más allá de las encendidas y épicas

29


condiciones del capitalismo actual la lucha no se concretará a través del Estado o desde el Estado. No; el Estado aparecerá como actor durante el proceso como aparato represivo, y después, cuando resuelto el conflicto aunque sea transitoriamente, como simple “escriba” de lo que el capital hubo de conceder o logrado imponer. ¿Qué mejor ejemplo que la reciente lucha de los portuarios cuyo verdadero triunfo, como lo han intuido sus dirigentes más talentosos, fue obligar al conjunto del capital –no solo a las empresas de estiba– a negociar por fuera de la institucionalidad estatal, recolocando a esta última como mera instancia que, representada por Matthei y Chadwick, protocolizó lo que el capital fue obligado a ceder? No tenía sentido presionar al Estado para desde allí presionar al capital, simplemente porque el Estado no era el empleador. Pero el enfrentamiento directo con el capital, en la medida en que se masificó y permitió constituir una fuerza crítica, politizó lo social y obligó al gobierno a concurrir a ese espacio y con ello sancionar con su presencia

AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

el carácter político que asumió en ese momento la

30

“sociedad civil”. Ya los estudiantes en el 2010 habían mostrado el camino y unos años antes los mismos portuarios de la VIII región. El Estado, cuando las fuerzas sociales emergen como sujetos políticos y sobre todo cuando logran constituirse en fuerzas políticas críticas, es obligado a aparecer no solo como represor, sino también como actor de facto del desplazamiento de lo político a lo social. En este mismo punto, sectores representativos de la izquierda también han planteado como propuestas para paliar un poco la desigualdad social y la desigualdad económica, la estatización de determinados sectores productivos, recursos naturales, pensiones, salud. ¿Qué opina de esto? ¿Sería conveniente, considerando el actual estado de las cosas,

No cualquier tipo de organización y de prácticas son coherentes con un proyecto emancipador por más proletaria que sea la composición de la fuerza que lo levanta o por más revolucionario que rime el discurso que lo argumenta


plantear este tipo de medidas?

este caso, el Estado, pero el control comunitario concibe instancias organizativas en que profesores

Más allá de lo inmediato, en el plano de un proyecto

y trabajadores no docentes, padres y apoderados,

emancipador, vale la pena tener en cuenta que

estudiantes y la comunidad local puedan ejercer

no estamos construyendo una alternativa en los

y controlar la gestión y definir los contenidos

años ochenta del siglo pasado, sino ahora, casi

educativos locales en coherencia con los intereses

un cuarto de siglo después de la caída del muro

más generales del país. El Estado podrá tener el

y el socialismo. Debemos hacernos cargo en

título jurídico de propiedad, pero la gestión y el

nuestras definiciones políticas de la evolución y el

derecho de uso –la posesión– residirá y deberá

rumbo que tomaron los proyectos revolucionarios

ser ejercida por órganos populares directos e

edificados en nombre del socialismo. No es posible

indirectos de poder.

mercado es el Estado; eso lo sabemos porque los

Es crucial entender que la propiedad estatal por

socialismos reales fueron sociedades estatalistas:

sí misma no garantiza la participación ni socializa

“socializaron”

los

medios

de

producción

el poder, y puede operar, tal y como ha ocurrido

al

Estado,

pero

terminaron

usualmente, como simple dispositivo monopólico

construyendo un poder estatal que sustituyó al

bajo control de los sectores dominantes. Por decir

poder popular y una tecno-burocracia que negó

algo, el cobre podrá ser del Estado y sin embargo

a los productores; ni que decir de la extinción del

eso no significa un reparto equitativo de sus

Estado y de las clases como preveía el programa

frutos ni menos que las alternativas de su uso y el

socialista. No porque el neoliberalismo inclinó

destino de los ingresos –tratándose de un recurso

la balanza al mercado debemos hacer nuestra la

tan central para el país– sean objeto de debate

encrucijada “Mercado o Estado” que declama el

público. Lo mismo con el resto de los recursos de

discurso tradicional; es la izquierda reformista la

propiedad estatal, con las políticas económicas,

que por su concepción liberal de la política está

con las instituciones gubernamentales, etc., que

entrampada en la dicotomía mercado-estado.

trazan la ruta de la economía y la vida nacional,

Demandar o argumentar que el Estado debe

pero que a los trabajadores y sectores populares

hacerse cargo de la educación, del transporte, de

le resultan totalmente ajenas. No olvidemos

la gestión de la producción o del orden interior,

que en el anterior modelo desarrollista el mismo

en nuestro caso, es no dar cuenta de la historia

cobre, el transporte, los puertos, gran parte de la

de construcción socialista. Nuestra elección no

educación y la salud, etc., pertenecían “a todos los

es entre mercado o Estado; sino por el poder

chilenos” o eran controlados por el Estado, pero

popular como históricamente lo han proclamado

de igual modo la acumulación se fundaba en la

las corrientes libertarias, socialistas, comunitaristas

explotación, se generaba desigualdad, pobreza,

y marxistas. Desde este punto de vista, es muy

subdesarrollo, dependencia y represión. No en

esclarecedora la política de la ACES que demanda

vano el movimiento obrero y popular luchó

educación gratuita, de calidad y pública, pero que

por superarlo. El capitalismo puede operar bajo

a la vez exige “control comunitario”. Como es obvio,

diferentes patrones de acumulación: unas veces

alguna entidad tiene que asumir la titularidad de

con más Estado otras con más mercado. El carácter

la propiedad de la infraestructura educativa, en

e intensidad de la lucha entre las clases dominantes

traspasándolos

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

seguir afirmando que la solución a los vicios del

31


y los trabajadores y sectores populares determina

debería abordar un programa de esta fuerza

significativamente la modalidad que asuma la

política o fuerzas sociales o de trabajadores?

acumulación capitalista. Nosotros apuntamos a la emancipación y ello significa controlar nuestras

No podría responder en detalle; tal vez un listado

vidas y necesidades. El Estado podrá representarnos

de medidas… pero me parece que ello nos desvía

“a todos” pero si no tenemos su control, aún en el

de los temas que he tratado de precisar aquí:

supuesto caso que derrotáramos a la patronal, la

las orientaciones de las demandas más que las

burocracia y los expertos constituidos como clase

demandas mismas que, por lo demás, ya las propias

se harán cargo. Por cierto estamos lejos de esa

organizaciones sociales las han ido definiendo y

posibilidad pero si se construye y educa desde ya al

enunciando en sus plataformas sectoriales….

movimiento de trabajadores y popular con la idea de que necesitamos una suerte de neo estatalismo

A lo mejor, podríamos ir a algo más genérico:

y no una construcción de fuerza y poder propios,

¿Qué es necesario para diseñar ese programa o

de seguro allanaremos el camino para que tales

qué preguntas deben plantearse, qué desafíos,

expertos y burócratas, en nombre del pueblo pero

qué asunto es fundamental para que esa fuerza

pagados por el capital, administren el poder y la

tenga la capacidad para oponerse al capital?

AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

vida colectivos. No podemos, como el sindicalismo

32

clásico, reducir las luchas sociales a una demanda

Partamos diciendo que la izquierda estaba

estrictamente redistributiva y solo por más salarios,

acostumbrada a definir el carácter de los

puesto que si logramos ganar esas demandas, el

movimientos y sus luchas en función del contenido

capital nos seguirá vendiendo más alimentación

de su programa y/o de su composición de clases.

basura, más educación basura, más salud basura,

Si el programa contemplaba cambios como una

más entretención basura, etc., minando las

reforma agraria, nacionalización de recursos

bases ambientales y sociales de la vida colectiva.

naturales, propiedad estatal de los medios de

No tiene sentido salarios más altos para seguir

producción, etc., era un programa socialista. Si no

comprando basura y horadando la sustentabilidad

consideraba tales medidas o parte de ellas, entonces

social y natural; lo que se requiere es poder para

era un programa burgués, nacional-populista o solo

decidir colectivamente qué se produce, para

antiimperialista. De igual forma, la composición

quién se produce y cómo se produce. Contra el

de clase del movimiento –campesinos, obreros

estatalismo, poder popular; contra el mercado y

industriales, mineros, sectores medios o pequeña

sus instituciones, formas de organización locales,

burguesía propietaria, etcétera– definía su carácter.

sectoriales, mixtas y participativas para definir el

No obstante, en las circunstancias actuales, pasada

modo de vida.

ya mucha agua bajo el puente, ni lo programático ni la composición de clase son suficientes para

Para finalizar la entrevista, hemos estado

caracterizar el movimiento, pues la forma en que

hablando de la construcción de un sujeto, de

las fuerzas deciden los contenidos programáticos

la construcción de una fuerza popular, obrera,

y ejercen el poder son elementos críticos. Como

social importante. Dentro de ese punto usted

ya he apuntado en otra parte, entre dos fuerzas

mencionó que era importante la generación de

de igual composición y programa, desde el punto

un programa político. ¿Qué puntos o qué temas

de vista de un proyecto emancipador, lo que


permite discriminar entre ambas es si sus formas

“socialismo histórico” buscó resolver el problema

organizativas y sus prácticas realizan y potencian

burocráticamente en que jefes y expertos

las capacidades y poder populares. No cualquier

definían las necesidades y los tipos y cantidades

tipo de organización y de prácticas son coherentes

de bienes y servicios a producir, los que luego,

con un proyecto emancipador por más proletaria

sobre la base de ciertos criterios técnicos y de

que sea la composición de la fuerza que lo levanta

reparto, definían hacia abajo la asignación de los

o por más revolucionario que rime el discurso que

recursos materiales, el trabajo y la producción. El

lo argumenta. Cuando afirmamos que las luchas

capitalismo, por su parte, bajo la ideología de la

y las demandas deben orientarse hacia el núcleo

“libertad de elegir”, encubre el hecho de que las

de decisiones sobre qué se produce, para quién

necesidades, la asignación de recursos, el trabajo

se produce y cómo se produce, estamos diciendo

y el reparto de la producción se subordinan al

que queremos soberanía para definir modos de

imperativo del capital. Si el estatalismo condujo

coordinación que permitan decidir el tipo de

a una dictadura de las necesidades, también el

objetos materiales e inmateriales a producir (“qué”);

capitalismo actual nos lleva al mismo punto: su

modos de distribución y reparto (“para quién”)

pulsión por las ganancias lo impulsa a acrecentar

sobre la base de criterios de equidad y modos

y crear necesidades para mantenernos en una

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

La izquierda “tradicional reformista”, controlada por una dirección obsecuente, ya siquiera se sonroja al aliarse con los sectores dominantes, mientras la izquierda “tradicional-revolucionaria”, sin comprender profundamente el capitalismo actual, sigue rebotando desorientada

de trabajo y producción (“cómo”) sustentables

situación de escasez permanente y así vendernos

ecológica y socialmente. Todo lo anterior supone

objetos materiales o inmateriales ad-hoc que se

33

un entramado de relaciones de convivencia que

supone nos satisfacen. El capital produce lo que

permita deliberar, consensuar y unificar voluntades

renta y lo que renta se nos muestra como “lo que

para asumir el control de la vida social a partir

necesitamos”. Mientras subsista la creencia de

de la decisión sobre las necesidades colectivas,

que las necesidades genuinas son las del mundo

superando así la imposición de necesidades sea

actual, las impuestas por el capital, las luchas

por el mercado o por el plan. Ya decíamos que el

sociales seguirán limitadas a demandas por un


mejor reparto y/o aumento de la cantidad de

se desmarquen de la visión estatalista de la

las mismas mercancías que ahora se producen,

izquierda tradicional y del sindicalismo clásico. La

postergando con ello la verdadera emancipación

izquierda “tradicional reformista”, controlada por

y agudizándose la destrucción de las bases

una dirección obsecuente, ya siquiera se sonroja

naturales de la propia existencia humana. Hay que

al aliarse con los sectores dominantes, mientras

recuperar la soberanía sobre las necesidades y ello

la

implica imaginar formas organizativas que hagan

comprender profundamente el capitalismo actual,

posible tal ejercicio soberano. Esta es la primera y

sigue rebotando desorientada. Y el sindicalismo

fundamental orientación programática.

gremialista y estatalista, cada vez con mayor

izquierda

“tradicional-revolucionaria”,

sin

AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

frecuencia, seguirá siendo superado por segmentos

34

Una segunda orientación, contracara de la

emergentes de trabajadores auto representados

anterior, es la recuperación del control sobre

que apelarán a fuerzas propias y luchas de facto por

el uso del tiempo vital, es decir, sobre el uso del

sobre la componenda, la burocracia y el legalismo.

tiempo de vida para decidir cuánto tiempo de

No afirmo que estemos asistiendo al entierro de las

trabajo y cuánto tiempo de no trabajo. Y esto que

izquierdas tradicionales y del sindicalismo clásico,

puede parecer extraño en circunstancias que una

pero se ha abierto un campo de acumulación

demanda histórica del sindicalismo clásico ha sido

social y política antes copado por esas fuerzas y

el empleo, no tiene nada de esotérico y menos para

que hace décadas no veíamos; este campo puede

la patronal. ¿Qué duda cabe que no lo es cuando la

ser un escenario favorable para la construcción de

Asociación de AFP propone aumentar la edad de

nuevos sujetos colectivos con decidido carácter

retiro para evitar la bancarrota del sistema privado

rupturista. El problema del período actual es

de pensiones, o en la misma Europa extienden los

definir, inventando o memorando experiencias,

años de trabajo como una de las tantas medidas

instancias convocantes y formas organizativas

para resolver la crisis? Este segundo punto, la

que permitan mancomunar razones, voluntades

soberanía sobre el tiempo de vida, sobre el tiempo

y subjetividades de los aún delgados pero visibles

de trabajo y de no trabajo, está directamente

segmentos de trabajadores, sectores populares

imbricado con la recuperación de la soberanía

y demás fuerzas sociales que aspiran cambiar

sobre las necesidades, pues el trabajo y las

el modo de vida actual. Para esto se requiere

capacidades colectivas, su uso y aprovechamiento,

abrir espacios de organización genuinamente

deberían decidirse social y democráticamente. Por

participativos que politicen lo social más que

algo somos los trabajadores los que producimos

socializar lo político; hay que desplazar lo político

la riqueza y resulta irracional que nuestro tiempo

desde las instituciones formales de dominación

de vida lo distribuya el capital de acuerdo a sus

a los espacios vitales, no tiene sentido intentar

propias necesidades.

“socializar” instituciones ya desprestigiadas hasta decir basta y que fueron concebidas y funcionan

Y para terminar, creo que las potencialidades

como mecanismos del poder de la patronal.

abiertas en esta fase de maduración del patrón

Nuestro problema real y el que abre futuro es

de acumulación y en medio del nuevo período

el que plantea construir formas colectivas que

político permiten avanzar en la construcción

asuman la política, ejerzan soberanía, expresen

de nuevas fuerzas sociales y programáticas que

poder desde los espacios vitales y se vuelvan


eficaces a nivel de la macro política. Que la auto representación y el ejercicio del control colectivo de las decisiones, muy propias de la micro política, sin perderse, maduren en una fuerza política tal que permita intervenir mancomunadamente en la macro política, es decir, enfrentar al poder dual burgués en su propio terreno y al propio Estado para disputar los destinos posibles para el país y su gente. La convergencia de fuerzas diversas bajo formas organizativas nuevas es el desafío principal del período y es en sí mismo un tema táctico y programático. Y permítame insistir en que hoy día las formas organizativas también son contenido y exigen una respuesta inteligente para aprovechar las posibilidades históricas y concitar la voluntad de las fuerzas emergentes. Santiago, Mayo 10 de 2013. (*) Investigador de Plataforma Nexos, www. Pablo Jiménez Garrido, joven dirigente sindical muerto en extrañas circunstancias en su lugar de trabajo, el jueves 21 de febrero de 2013). (**) Versión revisada y corregida por el entrevistado a partir de una transcripción facilitada por la revista el 25 de marzo de 2013.

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

plataforma-nexos.cl. (Estas notas se dedican a Juan

35


36 Aテ前 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013


Mujeres y trabajo, una deuda pendiente En el presente artículo pretendo cuestionar las justificaciones que se han dado para explicar la discriminación a las mujeres en el mundo laboral, afirmando que la situación laboral que experimentamos las mujeres es producto, por un lado, de la invisibilización del trabajo doméstico y correlativamente el nulo traspaso de estas responsabilidades a los hombres, y por otro lado una normativa laboral que ha solidificado estas nociones.

Según el informe anual del Foro Económico

laboral, afirmando que la situación laboral que

Mundial, Chile, de un total de 135 países sometidos

experimentamos las mujeres es producto, por un

a evaluación, descendió del lugar 46 que ocupaba

lado, de la invisibilización del trabajo doméstico

en el año 2011 al lugar 87 en materia de género.

y correlativamente el nulo traspaso de estas

Uno de los factores que incidió en dicho descenso

responsabilidades a los hombres, y por otro lado

fueron las condiciones laborales de las mujeres en

una normativa laboral que ha solidificado estas

comparación con las de sus pares masculinos: las

nociones.

oportunidades en el empleo, el acceso a puestos directivos, las brechas salariales, entre otros.

Generalmente se afirma que la inserción laboral de las mujeres es un fenómeno más bien reciente.

En el presente artículo pretendo cuestionar las

Pues bien, dicha afirmación no es del todo precisa:

justificaciones que se han dado para explicar

numerosos estudios realizados dan cuenta de que

la discriminación a las mujeres en el mundo

las mujeres trabajaban ya en el siglo XIX en nuestro

* Abogada

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

* Ximena Valencia Soto

37


país. Sin embargo, la visión que ha existido del

que existe en el mundo laboral hacia nosotras. Sin

trabajo femenino y las particularidades que tienen

embargo, la situación laboral que experimentamos

las trayectorias laborales de las mujeres, con tasas de

las mujeres es reflejo de la división sexual del trabajo

participación laboral femenina oscilantes, sumado

que existe en nuestro país.

a la preocupación de políticos y parlamentarios, quienes veían en dicha situación un riesgo de

Cuando se habla de la situación laboral femenina,

desmoralización de las familias chilenas, han

no pueden omitirse los roles que históricamente

significado que las trabajadoras tengan una historia

se han atribuido a mujeres y hombres en nuestra

laboral distinta a la de los trabajadores.

sociedad, basados en estereotipos establecidos en función del sexo; a las mujeres les ha correspondido

Ahora, sin perjuicio de que el trabajo de las mujeres

una función reproductiva y a los hombres una

tiene ya un largo recorrido, alcanzando actualmente

función productiva. De este modo, a pesar de que

un 47,6% de participación, los problemas o

la incorporación de la mujer al mundo laboral

diferencias experimentadas se han mantenido:

productivo ha implicado un quiebre de dicha

nuestras condiciones laborales, nuestros salarios,

delimitación, lo cierto es que no se produjo como

los puestos de trabajo y las áreas a las cuales somos

correlato una alteración en la distribución histórica

designadas no son los mismos que para los hombres.

de roles: las mujeres siguen estando completamente a cargo de la función reproductiva mientras

Efectivamente, hay áreas económicas que son

comparten la función productiva con los hombres.

AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

claramente feminizadas, tales como el trabajo

38

doméstico y la enseñanza. Lo anterior es muy

Asimismo, debe considerarse que la presencia de las

relevante, ya que según los datos aportados por la

mujeres en el trabajo remunerado ha sido regulada

Fundación Sol, más de la mitad de las mujeres que

por la legislación laboral, principalmente a través

se desarrollan en el trabajo doméstico no cuentan

de las normas que estructuran la “protección a la

con contrato de trabajo. Asimismo, las mujeres son

maternidad”. Haciendo una revisión breve de estos

menos contratadas formalmente que los hombres,

derechos puede observarse lo siguiente: muchos de

y muchas veces, debido a las responsabilidades

ellos efectivamente deben ser otorgados de manera

domésticas que tienen, deben laborar menos

exclusiva u originaria a las mujeres, pero muchos

horas, lo que se refleja posteriormente en las

otros no.

remuneraciones percibidas. De hecho, de acuerdo a datos aportados por la Dirección del Trabajo, el sueldo de las mujeres suele ser un tercio inferior al de los hombres. Motivos para explicar esta situación abundan: que no tenemos las mismas capacidades que los hombres, que no tenemos la misma “entrega”, que “salimos más caras”; motivos todos que, lejos de dar solución al problema, justifican y pretenden dar “criterios de razonabilidad” a la discriminación

más de la mitad de las mujeres que se desarrollan en el trabajo doméstico no cuentan con contrato de trabajo


Entre los derechos que efectivamente deben

Ahora, efectivamente en esta materia se han

ser otorgados de manera exclusiva a la madre

producido algunos avances. El primero de ellos

encontramos los permisos prenatal y parte del

se produjo en el año 2005 con el establecimiento

postnatal; el fundamento en ambos casos es un

de un permiso de cinco días para el trabajador

motivo de salud, tanto para la mujer trabajadora

tras el nacimiento del hijo o hija. El segundo

como para el niño o niña que está por nacer en el caso

avance se ha materializado a través del permiso

del prenatal, y parte del postnatal por la necesidad

postnatal parental, el cual puede ser utilizado por el

que tienen las mujeres de recuperarse físicamente

trabajador desde la segunda mitad de su duración,

tras el parto. Asimismo, parte del periodo que dura

y siempre y cuando la mujer convenga en ello.

el derecho a alimentar al hijo tiene que ser otorgado

Aun así puede observarse que dichos avances son

exclusivamente a la madre.

bastante menores, y poco efectivos, ya que solo un 0,3% del postnatal parental ha sido traspasado a los

Sin embargo, hay una serie de otros derechos que

perfectamente

podrían

ser

hombres.

otorgados

indistintamente tanto a trabajadoras como a

Generalmente se afirma que este tipo de normas

trabajadores: el permiso para cuidar al niño

son “derechos” que tenemos las mujeres; es más,

menor de un año; el permiso para cuidar a un

muy frecuentemente puede observarse a las

hijo o hija que se encuentra con una enfermedad

mujeres expresar con satisfacción que harán uso

grave; el derecho a sala cuna sin distinción para

de la totalidad del permiso postnatal sin conceder

trabajadoras y trabajadores; el derecho a alimentar

parte de él al padre. Pues bien, tras dichas nociones

al hijo transcurrida la etapa de lactancia materna,

yace la representación tradicional que nos ha

de modo que los trabajadores también puedan

instalado en la esfera doméstica y nos encarga casi

generar vínculos y apego con sus hijos e hijas en sus

de manera exclusiva las labores de cuidados de

primeros años de vida. Sin embargo, la gran mayoría

niños y ancianos y las labores del hogar, o en su

de estos derechos son otorgados a las trabajadoras

defecto, pagar por esas horas de cuidado la mayor

de manera originaria, quien puede concederlos

parte de las veces a otras mujeres. Es esta misma

al padre, en casos determinados y bajo ciertas

noción la que justifica que un derecho como el de

circunstancias.

sala cuna (derecho que incide directamente en la

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

Cuando se habla de la situación laboral femenina, no pueden omitirse los roles que históricamente se han atribuido a mujeres y hombres en nuestra sociedad, basados en estereotipos establecidos en función del sexo; a las mujeres les ha correspondido una función reproductiva y a los hombres una función productiva

39


falta de contratación de mujeres por la obligación de establecer salas cunas en caso de empresas con 20 o más trabajadoras mujeres) no sea establecido universalmente para todos los trabajadores y trabajadoras de una empresa. Siendo así, podemos observar, en primer lugar, que aun cuando la participación de las mujeres en el trabajo remunerado tiene larga data, los hombres no han entrado al espacio privado, de modo que se les sigue atribuyendo como función ser el “sostén económico”; y en segundo lugar, la normativa legal ha otorgado resguardo a las mujeres en materia de maternidad, permitiendo que esta pueda seguir estando a cargo de los cuidados familiares mientras trabaja. Resulta entonces que dichas leyes no solo han buscado establecer un resguardo legal para la mujer, sino que también han reafirmado las funciones reproductivas que “deben” seguir cumpliendo. Pues bien, transcurrido un siglo desde que se crearan las primeras normas protectoras de la maternidad, podemos observar que al día de

AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

hoy sirven de fundamento para discriminar a las

40

mujeres en el mundo laboral. El derecho laboral ha sido estructurado en base a un modelo único de trabajador, que es el masculino exento de todo tipo de responsabilidad doméstica. Tanto es así, que autores como Eduardo Caamaño han llamado a este fenómeno el “pecado original” del derecho laboral (1).

hay una serie de otros derechos que perfectamente podrían ser otorgados indistintamente tanto a trabajadoras como a trabajadores: el permiso para cuidar al niño menor de un año; el permiso para cuidar a un hijo o hija que se encuentra con una enfermedad grave; el derecho a sala cuna sin distinción para trabajadoras y trabajadores; el derecho a alimentar al hijo transcurrida la etapa de lactancia materna, de modo que los trabajadores también puedan generar vínculos y apego con sus hijos e hijas en sus primeros años de vida

Lo anterior es de mucha relevancia, porque precisamente este tipo de situaciones son las que impiden que muchas mujeres puedan trabajar, o que deban interrumpir sus trayectorias laborales, con las consecuencias que ello implica. Efectivamente,

(1) Para más detalle ver: CAAMAÑO Rojo, Eduardo. Mujer y Trabajo: Origen y ocaso del modelo de padre proveedor y la madre cuidadora, Revista de Derecho de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso XXXIV. Valparaíso, Chile, 2010.


aun cuando la participación de las mujeres es de

a las empresas privadas” (2).

casi un 48%, la mayoría de las mujeres que trabajan son las de recursos económicos más altos, quienes

Que Chile ocupe el lugar 87 respecto del grado de

tienen redes de apoyo de cuidado mayor, o más

equilibrio que han logrado alcanzar ambos sexos en

acceso a contratación de servicios de cuidado. Por

distintos ámbitos de la vida da cuenta de que no se

su parte, gran parte de las mujeres más pobres no

ha tratado la temática de género en profundidad,

trabajan remuneradamente, derivando esto en una

ni se ha logrado desarrollar una política adecuada

feminización de la pobreza.

al respecto, cuestión que debe ser cambiada si es que existe un interés y disposición real para alcanzar

En definitiva se ha operado por más de un siglo

condiciones laborales decentes para trabajadoras y

bajo la base de que el trabajo femenino es un

trabajadores. No es posible plantear un mecanismo

fenómeno reciente, al cual debemos “adecuarnos”

real y efectivo para superar las diferencias en las

y adaptarnos de a poco. Los gobiernos de turno

condiciones laborales de las mujeres, si es que no

y parlamentarios promueven constantemente

se enfrenta el tema con sinceridad. Una regulación

nuevas medidas que ayuden a las mujeres a salir

correcta pasa necesariamente por la modificación

del estado de discriminación en que se encuentran,

de los roles tradicionalmente establecidos en

sin hacerse cargo de la realidad que subyace a él:

nuestra sociedad.

una atribución de roles tradicionales a la que no se quiere renunciar. Si bien se han establecido políticas y normas que buscan disminuir la brecha existente entre las tales como la instauración de una política de “igualdad salarial” para mujeres y hombres, o el bono para la contratación de mujeres impulsado por este gobierno, estas políticas serán inútiles si se mantiene el vicio estructural de todas estas: invisibilización del trabajo doméstico y responsabilización exclusiva del mismo para las mujeres. Siendo así, el Estado tiene una deuda pendiente con las trabajadoras y los trabajadores; tal como ha afirmado la OIT, “la autonomía de las mujeres será declamatoria en tanto no se establezcan políticas efectivas, infraestructuras y esferas de cuidado que involucren no solo a los hombres en condiciones de igualdad de responsabilidades, sino que también al Estado y (2) OIT y PNUD. Trabajo y Familia: Hacia nuevas formas de conciliación con corresponsabilidad social. Oficina Internacional del Trabajo y Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Santiago, 2009.

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

condiciones laborales de las mujeres y hombres,

41


42 Aテ前 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013


¿Cómo llegamos a ser ese profesor que no queremos ser?

Gobernanza, violencia simbólica y patogenia existencial, como pilares de la mutación institucional del profesorado en el Chile conservador y neoliberal.

El primer día de mi formación inicial docente, me

desempeño como formador de profesores en una

dieron a leer la cuarta carta de “Cartas a quien

universidad pública, y mis estudiantes, los cuales

pretende enseñar”, de Paulo Freire. El escrito expresa

saldrán en pocos años al sistema educacional a

las características indispensables que los maestros y

poner en práctica su vocación, son capaces de

maestras progresistas deben poseer para hacer de

trasladarme al período de construcción de mi

su acción una tarea efectivamente transformadora.

propia subjetividad docente. En el transcurso de

Horas después, tras reflexionar y releer la carta en

una cátedra acerca de la historia del profesorado

varias ocasiones, mis expectativas habían sido

primario en Chile, una estudiante se cuestionaba la

resignificadas a tal punto que sentía, por primera

inmovilidad de los profesores frente a las injusticias

vez en toda mi formación intelectual, que había

que sufren en el ejercicio de su profesión: ¿por qué

tomado la decisión correcta.

no se unen y paralizan el sistema?, ¿qué tan difícil puede ser organizarse y sublevarse? ¡Yo puedo

Seis años después de leer a Freire y entablar

negarme a ser ese tipo de docente que ellos han

mis compromisos políticos con la profesión, me

creado!

* @araneda_urrutia Académico de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Santiago, magister en Educación, profesor de biología y ciencias naturales, biólogo, investigador en educación, fumador empedernido y nerd orgulloso.

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

* Carlos Araneda-Urrutia

43


Esas fueron preguntas que realicé cuando estaba en mi proceso formativo, y parte del compromiso y proyecto docente que emergió de esas reflexiones se basó, inicialmente, en no aceptar como connaturales a la educación las consecuencias de un sistema que fagocita la vocación transformadora. ¿Por qué debía aceptar que mis creencias políticas más íntimas fuesen subsumidas en la dramaturgia del docente homogenizado? Ciertamente, lo que las lecturas antineoliberales anunciaban, las críticas académicas al sistema educacional, mi propia intuición y el proceso de práctica profesional no fueron suficientes para caracterizar la realidad de lo que puede llegar a vivirse en una escuela. Menos aún en las dificultades para luchar contra la

el profesor que no deseamos reproducir es aquel que experimentamos en el aula desde la violencia asimétrica, la justicia aplicada con arbitrariedad, la intelectualidad pobre y falaz y la negligencia, o aquel con el cual compartimos una sala de profesores y vivenciamos su desesperanza y la deriva de sus expectativas de cambio en un quehacer tecnificado

conversión en ese simulacro de docente en el cual no deseaba converger.

AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

demandas históricas de sus pares, no colabora para

44

¿Cuál es ese profesor que no deseamos ser? Tal

revolucionar la comunidad, se invisibiliza como actor

como nuestros códigos operativos como docentes

social y político, y abandona la centralidad idealista

se forman en los primeros años de ejercicio y sobre

del ejercicio docente; ese profesor que es calificado

la base de las experiencias con los profesionales

como holgazán, irresponsable, frío o distante, y

de la educación que nos marcaron en la formación

es blanco de las críticas de padres, apoderados,

escolar, el profesor que no deseamos reproducir

docentes directivos, sostenedores y una parte de

es aquel que experimentamos en el aula desde

la opinión pública, carga sobre sus hombros la

la violencia asimétrica, la justicia aplicada con

culpabilidad de una despersonalización que, en

arbitrariedad, la intelectualidad pobre y falaz y la

algún momento de su experiencia en las escuelas,

negligencia, o aquel con el cual compartimos una

no pudo evitar convirtiese en la normalidad del

sala de profesores y vivenciamos su desesperanza

ejercicio.

y la deriva de sus expectativas de cambio en un quehacer tecnificado. Todos nos sentimos

Los estudiantes en práctica en las escuelas y los

incómodos en nuestros primeros años, leyendo

profesores principiantes suelen mostrar su rechazo

códigos, transando, cayendo en la trampa de

frente a las actuaciones de esos docentes: aquellos

una espiral descendente hacia la inacción y la

que desnaturalizan el idealismo de los aprendices

naturalización de lo precario como modus vivendi.

del oficio educacional y lo sumergen en lo naíf, ridiculizándolo como visión infantil de la vocación

Ese profesor violento, injusto, que abusa de su

docente, representando idéntico libreto cada año,

poder, no profundiza en los procesos intelectuales

como un software de madurez laboral, eficiencia

y afectivos de sus estudiantes, no solidariza con las

básica, contenidos escolares estandarizados y


afiliación a la estabilidad institucional, inserto a la

económica de la mayor parte del aparato

fuerza en el colectivo educador.

educacional y la articulación conflictiva entre el profesorado y el Estado. El profesor y la profesora

Pero ese profesor o profesora, que intuitivamente

del siglo veinte corto son mal pagados, mal

rechazamos, que calificamos apresuradamente

instruidos, mal evaluados y mal calificados. Pasan la

como mal docente, ganapán o negligente, es,

etapa de profesionalización sin realmente haberse

al mismo tiempo, un profesional abatido por

convertido en profesionales de la educación. Se

las circunstancias de un sistema educacional

convierten en funcionarios, homogenizados para

que desintelectualiza su labor y la reduce a las

facilitar el control de su tarea con su pedagogía

representaciones del fordismo. Más aún, ese

reducida a dispositivo de vigilancia y cesión bancaria

profesor fue, quizá, en algún momento de su

de conocimientos.

formación, un aprendiz que criticó cada una de las estructuras de comportamiento que hoy reproduce

La formación inicial se estandariza en las escuelas

en el aula y la escuela.

normales que forman instructores primarios y en

¿Cómo los docentes se convierten en lo que más

Estado. Ingresa la tecnología educativa de mano

odian? ¿Cómo un profesor o profesora puede

de la primera cohorte de “Chicago Boys” (no los

mutar desde el idealismo transformacional al

economistas, sino los doctores en educación), y

agenciamiento neoliberal? ¿En qué momento los

la profesionalización del docente capaz de tomar

maestros y maestras dejan de serlo, para volverse

decisiones autónomas y conformar su quehacer

reproductores de la violencia simbólica? Es imposible

como labor ética es reconvertida a una formación

dar una respuesta única a estas preguntas, pues las

técnica centrada en el modelamiento de la

mutaciones institucionales en el profesorado son,

conducta de niños y niñas, capaz de sintetizar las

a la vez, consecuencias de una violenta política

subjetividades culturales en identidades de clase,

de despojo de la dimensión intelectual y ética de

clasificación posicional y división del trabajo

los docentes, y respuestas adaptativas frente a las

reproducibles sempiternamente.

subjetividades que entran en crisis al enfrentarse al proceso selectivo de perfiles que la escuela realiza.

Pese

a

ello,

la

resistencia

organizada

del

La mutación que cada profesor sufre, por lo tanto,

profesorado, a través de sus instituciones sindicales

no es homogénea, pues la identidad biográfica de

e intelectuales, permitió que la tecnificación de la

cada trabajador será clave acerca de la dirección e

labor docente fuese contenida. Aún gozando de

intensidad con que ese cambio operará.

cierto estatus en la sociedad, los docentes pudieron forzar la mantención de ciertos privilegios y, al

La reconstrucción de la escuela como una

menos, condiciones laborales que permitiesen la

institución neoliberal no es el punto de partida de

libertad suficiente para realizar tareas significativas

la precarización de los docentes. La decadencia

al interior de las aulas, sosteniendo en el tiempo

del maestro y el reposicionamiento de la profesión

las razones que llevaron a aquellos jóvenes a

docente como labor técnica es un proceso que

convertirse en agentes de transformación.

se inicia con la masificación y nacionalización del sistema escolar, la estatización de la administración

Pero el golpe de Estado, el establecimiento de la

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

las universidades que forman los profesores de

45


Dictadura cívico-militar, la reeducación forzosa

o la vida. En ausencia de organización, la unidad y la

de la ciudadanía a través de la violencia y la

fuerza se pierden, las desconfianzas ganan terreno

revolución

y la sobrevivencia comienza a ser una variable

ideológica

gremialista-neoliberal,

terminó por hundir la operación concertada de

importante de la ecuación profesional.

resistencia del profesorado. Despojados de su aparato único de organización, con sus liderazgos

La llegada de la alegría no cambia, en lo sustancial,

muertos, desaparecidos, exiliados, relegados o

el presente de profesores y profesoras. El profesional

exonerados, reducidos sus sueldos a capitales

abatido y pesimista convive con el profesional

irrisorios, y depredada su condición de funcionarios

transformador en la misma sala de descanso

públicos, los profesores terminaron su violenta

y planificación, pero una nueva subespecie

mutación hacia la identidad del trabajador técnico,

evoluciona y se posiciona como fruto del esfuerzo

subvalorado y precarizado en su capacidad de tener

estandarizador de los sesenta y ochenta: el técnico

una vida buena.

de la educación, que enarbola los nuevos valores del trabajo neoliberal como bandera de lucha. Ese nuevo

Para los años ochenta, el golpe mortal sobre la

profesor, que en su origen probablemente vibró

intelectualidad docente había sido dado. Los

con convertirse al heroísmo de la transformación

profesores trabajan en tres jornadas distintas para

social, entiende que la sobrevivencia en las escuelas

sustentar el estilo de vida que llevaban junto a sus

está ligada a la hábil manipulación de los nuevos

familias, ocupan sus horas de esparcimiento en

significados implantados desde la concepción

cumplir con las labores que la escuela les exige,

positivista, neoliberal y conservadora de la

pierden interés por tejer redes de solidaridad y

educación.

temen que la organización signifique no solamente

AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

la pérdida del trabajo, sino la pérdida de la libertad

46

El profesor técnico de la educación, de comienzos del siglo de la gobernanza neoliberal, toma una opción

¿Cómo los docentes se convierten en lo que más odian? ¿Cómo un profesor o profesora puede mutar desde el idealismo transformacional al agenciamiento neoliberal? ¿En qué momento los maestros y maestras dejan de serlo, para volverse reproductores de la violencia simbólica?

activa por la eficiencia y la excelencia. Conoce el currículum, es capaz de planificar el aprendizaje de sus estudiantes, cree sinceramente en que los padres y apoderados toman decisiones racionales al educar a sus hijos e hijas en tal o cual proyecto educativo, sostienen que los resultados de aprendizaje son traducidos de manera inequívoca por evaluaciones estandarizadas, no tiene miedo en condenar a la repitencia a sus estudiantes y reclasificarlos en una cohorte más joven pues no fueron homogenizados adecuadamente, rinde cuentas a sus superiores jerárquicos de forma mecanizada, sin cuestionar las razones de la vigilancia pasiva que sufre. ¿Dónde quedaron los ideales de esos profesores? ¿Los tuvieron en algún momento? Es probable que


sí, aunque su formación inicial docente haya estado

Al mismo tiempo, ese buen profesor, en el peor de los

mayoritariamente desprovista de los significados

casos, se lamenta privadamente de sus condiciones

transformacionales en la escuela y los horizontes de

de trabajo y, en el mejor, acepta agradecido la

posibilidad alternativos al impuesto desde la alianza

oportunidad de dignificar su existencia a través del

entre tecnología pedagógica y neoliberalismo

ejercicio de un trabajo remunerado. No importa

educacional. La codificación de la pedagogía como

cuántas horas de trabajo continuado ejerza, a

misión heroica y revolucionaria prevalece en las

cuántos niños y niñas eduque en una sala de

instituciones formativas, aunque su presencia solo

clases, cuánto invierta en los materiales que usa

se reduzca a algunas universidades públicas, o

para llevar a cabo su profesión de forma adecuada,

se ponga en palabras de los críticos teóricos de la

cuánto tiempo no remunerado ocupe en terminar

pedagogía, como Bourdieu, Freire, Giroux, Apple o

las tareas encomendadas o autoexigidas. Ese buen

McLaren, que parecen hablar por los intelectuales

profesor sufre en silencio, luego se desapega de una

académicos acorralados por la arremetida de la

institución que no retribuye su entrega, finalmente

gobernanza en las universidades.

se enferma y pasa a engrosar la larga lista de malos profesores que renunciaron tempranamente a

La mutación del profesorado es prácticamente

sus ideales por confrontarlos con la necesidad de

completa a partir de este punto. Aunque la vocación

sobrevivir en el sistema.

en construir una ciudadanía activa para las

Ese profesor, el que odiamos, es producto de una

transformaciones sociales y culturales, la escuela,

contradicción, de una tensión, de una renuncia

cual medio ambiente darwinista, selecciona a

anticipada a los valores esenciales que levantan

aquellos docentes que son capaces de responder a

la vocación docente en los jóvenes aprendices

las necesidades de la penetración neoliberal en el

en las instituciones de formación inicial. Es el

sistema educacional. El buen profesor es resignificado:

profesional que transó su historia de lucha y

es un buen funcionario, que cumple con los

resistencia identitaria, por la adaptación evolutiva,

horarios de entrada, planifica sus tareas y cumple

la sobrevivencia y la reproducción de la cultura

con las metas que se ha impuesto, es eficiente en las

dominante.

dimensiones burocráticas que debe administrar, se identifica con los objetivos de los sostenedores de la

Ese profesor se transformó en el técnico ganapán

escuela, interpreta los valores institucionales y vigila

que nos traumatiza cuando, aun siendo profesores

su cumplimiento en el aula, reproduce el currículum

en práctica y observadores críticos, somos testigos

diseñado por los intelectuales orgánicos al servicio

de cómo aterroriza a sus estudiantes con la violencia

de los grupos hegemónicos, es capaz de emprender

de sus palabras, gestos y proximidades. Ese profesor

iniciativas técnicas dentro de sus horarios, aporta

tiene razones para odiar, para violentar, para

en la construcción y mantención de la estabilidad

resistirse frente a lo que significa ser ese tipo de

organizacional de la escuela y, por supuesto, no

operario. Ese profesor, precarizado, proletarizado,

tiene interés en la organización colectiva, pues tiene

transformado en un técnico de nivel superior

todas las habilidades para negociar individualmente

desprofesionalizado, que aceptó las condiciones

sus condiciones de trabajo en forma secreta.

para sobrevivir, y terminó, en pocos años, dándose cuenta de que había sido aplastado sin que pudiese

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

de un aprendiz de formador escolar se encuentre

47


dar la vuelta y recomenzar, se ha estresado hasta la

Es el profesor o profesora que, aunque altamente

quemazón y ha vivido la ansiedad hasta la depresión.

profesional, es despedido de la escuela, como ejemplo de que las reglas fueron construidas

Desprovisto de las armas para enfrentarse a los

para seguirlas, que el proyecto hegemónico está

victimarios reales de su mutación, volcará sus

presente en la escuela de manera explícita y

exigencias hacia sus niños y niñas: los que no

que no se tolerarán alteraciones a la estabilidad

trabajan, los que no aprenden, los que no aportan,

organizacional, vital para profundizar la gobernanza

los que no son suficientemente rápidos, los que

neoliberal en la escuela.

no son buenas personas, los que no son pequeños adultos que entienden racionalmente, los que

Este profesor tiene pocas probabilidades de llevar

son susceptibles de domeñar a través del ejercicio

a cabo sus proyectos de transformación, pues no

del poder simbólico. El técnico de la educación,

alcanza a sobrevivir el suficiente tiempo en una

incapaz de emanciparse y reflexionar acerca de la

institución escolar, sin que sea desenmascarado

precarización como causa de su dolor, neurotiza

por sus propias acciones. Tarde o temprano, la

los significados de la escuela y usa el poder de

incomodidad acumulada por la escuela explotará

violentar que se le confirió como bastón para seguir

y la frase “necesidades de la empresa” aparecerá,

sobreviviendo. Y en secreto, sin alertar a nadie,

neutra y burlona, en una carta un tiempo antes de

normalizando sus conductas patológicas, persiste

finalizar el período de contrato. La precarización de

en el sistema.

este profesor, al mismo tiempo que es subsanada

AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

por la resistencia que entabla y que impide la

48

En los años de docencia escolar que he experimentado,

conversión de su malestar ideológico en patología

viví el desplome de más colegas de los que puedo

existencial, es agravada por la inestabilidad laboral,

recordar. Como víctimas de una epidemia, los

por no poder asegurar que el próximo mes de marzo

técnicos educacionales, acostumbrados a sobrevivir

se encontrará enseñando en las mismas aulas.

a través de la aceptación de la precarización como

Resiste, pero es rápidamente eliminado, para resistir

ventaja adaptativa, caen enfermos, renuncian al

de nuevo y ser nuevamente deseleccionado, en un

profesionalismo, se despersonalizan del trabajo

ciclo que puede terminar de dos maneras: renuncia

ético que deberían realizar, se desmovilizan hasta la

y sobrevivencia, o enfermedad y retiro anticipado.

inercia y desaparecen de la vida real de las escuelas.

Estos son los profesores que vuelcan sus intereses en la mejor adaptación con las herramientas que

¿Cuál es la alternativa a ese profesor? En clave

han acumulado en el tiempo de resistencia, o

marxista: el profesor que resiste; en clave darwiniana:

escapan del sistema escolar y desaparecen de la red

el individuo seleccionado negativamente, el que

de producción de significados en las escuelas.

muere producto de las presiones del ambiente, el que no se reproduce y no transmite sus genes. Es

El proceso es perfecto y no casual: sobrevivirán

el profesor que no se conforma con ser un buen

aquellos profesores capaces de transar sus

funcionario y que pone en juego los dispositivos

vocaciones transformacionales por la mutación

de resistencia antineoliberal en su quehacer: en el

hacia la tecnificación docente y la neoliberalización

aula, en la sala de profesores, en su relación con la

de la red de significados que enseñan en la escuela;

identidad institucional y las jerarquías académicas.

desaparecerán del sistema aquellos profesores


incapaces de adaptarse a la mutación, que resisten

lo encontremos, puede ser un eficiente pedagogo

frente a esa mutación o que, debido a una formación

técnico y experto curricular, o un funcionario

inicial precaria, no tienen herramientas para

enfermo y a la deriva, sino que existen otros

integrarse, ni siquiera, como técnicos en el sistema.

caminos en los cuales es posible llevar la vocación transformadora y, resistiendo desde identidades

La perversidad del sistema educacional es tal que

compartidas y subjetividades culturales colectivas,

es capaz de reducir la profesión docente a una

intervenir decisivamente en la matriz de significados

elección existencial en el seno de la formación

de las escuelas en las que enseñan.

laboral. La deformación de la vocación heroica, revolucionaria o mesiánica, devino en una vocación consistente con enseñar con eficiencia técnica, excelencia funcionaria e identidad neoliberal. En este contexto, la educación de calidad, argumento usado ad nauseam en los últimos años, solo puede lograrse con profesores que acepten la mutación de la identidad docente y renuncien a los proyectos personales y colectivos emancipadores. Las decisiones de los profesores no están mediatizadas

por

circunstancias

únicamente,

por hechos desconectados históricamente, sino que son parte de dispositivos mucho mayores de cultural y topología biográfica. No implica esto que los profesores, sea cual sea la opción que tomemos, seamos títeres dentro de una obra orquestada desde arriba y afuera, sino que nuestra responsabilidad individual está influida (y en muchos casos determinada) por un proyecto ideológico y sociopolítico que antecede y sobrepasa al profesor y ante el cual se ve obligado decidir. La valentía que los profesores que resisten demuestran, aunque en peligro de extinción y fuera del canon de los estándares orientadores de la formación inicial docente, del marco de la buena enseñanza o de los reglamentos disciplinarios en las escuelas, es edificante como alternativa posible. No existe un único modelo de profesor que, dependiendo del momento histórico en que

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

control social, dominio ideológico, reproducción

49


50 Aテ前 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013


Debates y temas actuales

sobre el estudio del sindicalismo chileno

Este artículo tiene como objetivo dar a conocer los principales abordajes temáticos que ha tenido el estudio sobre el sindicalismo Chileno en estos últimos veinte años. Por lo tanto, priorizará, especialmente, los ejes temáticos que desde diferentes disciplinas han buscado un acercamiento al estudio del sindicalismo.

Este artículo tiene como objetivo dar a conocer los

hasta la década de los ochenta. En la segunda parte,

principales abordajes temáticos que ha tenido el es-

se hará un análisis de los ejes temáticos y analíticos

tudio sobre el sindicalismo Chileno en estos últimos

que se desprenden de la literatura especializada

veinte años. Por lo tanto, priorizará, especialmente,

para el caso chileno, específicamente desde la dé-

los ejes temáticos que desde diferentes disciplinas

cada de los noventa. Y por último, a modo de con-

han buscado un acercamiento al estudio del sindi-

clusión, se elaborará una lista tentativa de los temas

calismo.

que han sido pocos abordados.

En la primera parte del artículo se utilizará el mode-

1. Estudio del sindicalismo Latinoamericano

lo explicativo, proveniente de la sociología del trabajo, que elaboró Francisco Zapata en la década de

El estudio sobre el sindicalismo ha sido de interés

los setenta. El autor construyó, durante diversos ar-

para diferentes disciplinas, como la Historia, la Eco-

tículos, una periodización que abordó tres grandes

nomía y recientemente el Derecho, sin embargo,

transformaciones en los estudios del sindicalismo

ninguna como la “sociología del trabajo” ha sido

latinoamericano durante la segunda mitad siglo XIX

capaz de crear un campo disciplinario específico de

* Estudiante de la maestría de Ciencias Políticas en FLACSO, sede Ecuador.

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

* Camila Álvarez

51


estudio, con presencia académica, con un cuerpo

de la “ideología a la estructura”. “La lógica central de

de investigadores que lo ha desarrollado como una

esta perspectiva consiste en ir más allá de un visión

especialidad profesional. Su objeto de estudio, a pe-

puramente histórica para incluir consideraciones

sar de tener como punto fijo el trabajo, ha sido la ex-

estructurales” (Zapata, 2006: 372). En el periodo de

plicación de los fenómenos del trabajo en contexto

posguerra, se consideró que en la formación de la

de cambio social. A partir de este enfoque, como se

clase obrera no solo incidían la evolución política,

mencionó anteriormente, utilizaré el modelo expli-

sino también la organización de trabajo, de la pro-

cativo histórico de F. Zapata para el caso Latinoame-

ducción, de la migración y de las condiciones espa-

ricano. Cabe señalar que el autor buscaba realizar

ciales específicas que prevalecían en la actividad in-

una “historiografía” de la disciplina de la cual fue

dustrial (Zapata, 2000: 372-373). En este periodo la

fundador, la sociología del trabajo. Por lo tanto, su

sociología del trabajo nace muy vinculada a la socio-

modelo se ciñe a la búsqueda de una historia de la

logía del desarrollo, “la temática básica de la socio-

disciplina como tal, en otras palabras, crear memo-

logía de post-guerra puede ser caracterizada como

ria sobre el origen y desarrollo de la sociología del

la transición de una sociedad agraria y tradicional

trabajo, y con ello diferenciarla de otras disciplinas

a un sociedad urbana e industrial” (Abramo, Mon-

que compartían –en parte–, como la Historia y la

tero, 2000: 77). Se menciona que los temas estaban

Economía, su objeto de estudio: el trabajo, el traba-

fuertemente marcados por el paradigma Cepaliano

jador y la organización de estos.

o compartían las mismas influencias teóricas bási-

AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

cas con las teorías del desarrollo. Lo que se trataba

52

El primer periodo el autor lo denomina “de ideólogos

de discutir eran las condiciones de surgimiento de

y militantes”. Los pensadores más representativos

una clase trabajadora adecuada a ese proceso de

de esta etapa fueron Mariátegui 1928, Jobet 1955,

modernización; la gran pregunta académica y po-

Ramírez Necochea 1956, Segal 1953 y Lora 1967. El

lítica que se hacían los estudiosos del trabajo y los

propósito era mostrar el proceso mediante el cual

trabajadores durante esta época era, qué capacidad

se construiría un actor social a partir de la penetra-

tendrían nuestras sociedades de “producir un clase

ción del capital extranjero, de la crisis del sistema de dominación oligárquico y de la industrialización por sustitución de importaciones (Zapata 1985:17). Sin embargo, existía una atención desmesurada en los aspectos políticos e históricos, “la formación de la clase obrera se ve sólo como parte de la evolución política de la sociedad”, por lo tanto subordinada a los partidos y al Estado. Había un evolucionismo implícito que negaba la autonomía del sindicato como sujeto social. Este no era autónomo como objeto de estudio, sino que se le estudiaba en relación de subordinación al Estado. En la década de los cincuenta, para el autor, existe un cambio el estudio del sindicalismo, que sintetiza

El interés se centró en la relación entre Estado y movimiento obrero, así como en la importancia de la acción obrera en algunos sectores económicos específicos. En ese sentido, los temas que imperaron en las investigaciones fueron el conflicto laboral y las huelgas.


trabajadora adecuada a ese proyecto de cambio so-

ción de una clase obrera.

cial, tanto en actitudes, comportamiento, valores,

- modos de articulación del sindicalismo, no solo

como en sus formas de expresión social (sindicato) y

con Estado sino con instancias administrativas.

político (partidos)” (Abramo, Montero, 2000: 79). En consecuencia, los estudios de esta época se caracte-

Durante los setenta y ochenta, debido a las “tras-

rizaron por tener una fuerte preocupación por la in-

formaciones” de los diferentes regímenes políticos

vestigación empírica; unos se dirigieron a la fábrica,

en los países latinoamericanos, como menciona

para comprender las relaciones de trabajo, y otros a

Bayle, las ciencias sociales en general sufrieron un

los sindicatos, para estudiar las relaciones políticas

quiebre respecto al intenso desarrollo que venían

con el Estado y los partidos.

experimentando, específicamente en el caso chile-

El problema del enfoque estructural fue la persis-

otras tantas que desarrollaban un sostenido impul-

tente búsqueda del tipo ideal de clase trabajadora

so investigativo en la universidad pública se vieron

–como expresión, organización, presencia social y

fuertemente interrumpidas (Bayle, 2008: 52). Bajo el

política– en las características de la estructura de

proceso de re-ubicación de investigadores, tras el

la sociedad, especialmente en las características es-

golpe de 1973, la CLACSO jugó un papel fundamen-

tructurales del proceso industrializador. Debido a

tal, “pudo movilizar recursos humanos y materiales

los problemas de los procesos de industrialización

que se encontraba en una red de institucionales

en los diferentes países latinoamericanos, la imagen

internacionales y filantrópicas que lo hacían porta-

ideal del trabajador nunca fue alcanzada, había una

dor de un capital específico, vital para la coyuntura”

incapacidad de producir sujetos sociales típicos de

(Bayle, 2008: 52- 53). Bajo ese escenario, que afectó

las sociedades modernas (Abramo, Montero, 2000:

posteriormente a toda Latinoamérica con golpes de

80). En otras palabras, “la imagen de la clase traba-

Estado, en Argentina y Uruguay las ciencias socia-

jadora que se hace paradigmática representa, por

les pudieron –de a poco– reconstruir conocimiento

lo tanto, un sujeto definido por su negatividad, o

social. Sin embargo, las ciencias sociales en general,

sea por la falta de un identidad social y política co-

a pesar de los esfuerzos de reubicación de investi-

lectiva, la falta de una racionalidad coherente con

gadores dentro de la región, vivieron un profundo

su posición objetiva en el proceso de producción”

proceso de “desinstitucionalización”.

(Abramo Montero, 2000: 81). Bajo ese contexto, la academia especializada en el El enfoque sociológico fundacional consiguió:

trabajo le dio paso a otro tipo de reflexiones, más centradas en la “agencia” de los actores sociales en

- dejar a un lado el enfoque histórico aún primor-

el contexto político. La polarización predominante,

dialmente estructural: la acción sindical no solo res-

que en la época anterior era rural-industrial –tra-

ponde a la evolución política sino también a causas

dicional versus urbano–, pasó a centrarse en el bi-

como la Org. del trabajo, de la producción, del ori-

nomio dictadura-democracia, produciendo una

gen rural, de la naturaleza de la urbanización, del

ruptura en el paradigma estructural-determinista;

desarrollo industrial.

“un elemento central de esta ruptura es la crítica al

- ligar modernización con procesos políticos.

paradigma que postulaba al Estado como campo

- identificar actores que intervinieron en la forma-

fundamental de constitución de las clases sociales”

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

no; instituciones como CEPAL, FLACSO, UNESCO y

53


Lo que comienza a preocupar, a fines de los ochenta, “son los procesos de ajuste estructural y de globalización de la economía a escala internacional y sus impactos sobre la situación del trabajo”

(Abramo, Montero, 2006: 82). Se vuelca el interés

Sindicalismo latinoamericano en los noventas. Am-

en el campo de acción de los sujetos sociales, im-

bos en la biblioteca virtual de CLACSO.

portando la contingencia política del contexto. El interés se centró en la relación entre Estado y mo-

Bajo la crisis de paradigma estructuralista, la socio-

vimiento obrero, así como en la importancia de la

logía del trabajo propone:

acción obrera en algunos sectores económicos es-

- Importancia de la contingencia, no tanto la estruc-

pecíficos. En ese sentido, los temas que imperaron

tura ni la determinación histórica de esta.

en las investigaciones fueron el conflicto laboral y

- Relación entre Estado y sindicalismo.

las huelgas (Zapata, 2000: 381). En definitiva, qué rol

- Vinculación de clase obrera con la evolución polí-

debían jugar los sindicatos en contexto de dictadu-

tica.

ra y crisis del régimen político.

- Tanto factores estructurales como coyuntura/es-

AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

pontaneidad determinan el conflicto.

54

Se observa un cambio temático importante, que

- Comportamiento político de la clase obrera.

centra su mirada en la capacidad de agencia del

- Deterioro de la condición obrera junto a la toma

sindicato. Para el caso chileno, algunos estudios re-

de conciencia por parte de los obreros calificados

presentativos de este enfoque son los de Eugenio

refuerzan la aparición de nuevos liderazgos sindica-

Tironi y Javier Martínez (1985): Las clases sociales

les; crear un sindicalismo original. (Ej.: Brasil).

en Chile. Cambios y estratificación 1970-1985; La cla-

- Influencia de un enfoque centrado en el redescu-

se obrera en el nuevo estilo de desarrollo: un enfoque

brimiento de los actores sociales y su relación con el

estructural. En Chile 1973-1980. Revista mexicana de

Estado, mediada por sus organizaciones colectivas,

sociología. FLACSO. Y el trabajo de Guillermo Cam-

como los partidos y sindicatos.

pero y José Valenzuela (1984), El movimiento sindical

- Diálogo académico interdisciplinario.

en el Régimen Militar chileno. 1973-1981, ILET, Santia-

- Análisis de las prácticas de los trabajadores gana

go de Chile. Una forma interesante de recopilación

estatuto teórico, sustituyendo las razones de natu-

de trabajos empíricos y teóricos fue realizada por

raleza estructural en la explicación de la actuación

CLACSO: bajo la comisión de movimientos labora-

de la clase trabajadora.

les se editó en 1985 el compendio El sindicalismo latinoamericano en los ochentas. Una década más

2. Estudio sobre el sindicalismo chileno, a partir de

tarde, bajo la dirección de Lais Abramo y Alberto

los noventa:

Cuevas, se edita nuevamente un texto síntesis: El


En los noventa, en el caso Chileno se observan nue-

Estos espacios de estudio coinciden en su mayo-

vos enfoques analíticos que vuelcan su interés en

ría con un discurso de crisis y pesimismo sobre el

comprender el proceso de descomposición que su-

presente y futuro de la organización colectiva de

frió el sindicalismo y todos aquellos diversos acto-

los trabajadores. Surge toda una nueva epistemolo-

res que jugaron un papel histórico en la vida política

gía, que era ajena a los estudios anteriores sobre el

del país. Lo que comienza a preocupar, a fines de los

trabajo, pero que desde esa época hasta ahora se

ochenta, “son los procesos de ajuste estructural y de

vuelven “jerga” de la academia multidisciplinaria. Se

globalización de la economía a escala internacional

comienzan a utilizar nuevos términos, por ejemplo,

y sus impactos sobre la situación del trabajo” (Abra-

flexibilidad laboral, sub-contratación, precarización

mo, Montero; 2000: 67).

del empleo, etc.

En sintonía a esos cambios, las diferentes discipli-

A continuación, a diferencia de lo propuesto ante-

nas como la Historia, de la mano de la “Nueva His-

riormente, se abordarán ejes temáticos y núcleos de

toria social”, volcarán su interés ya no en el sujeto

estudio, mas no análisis desde una escuela teórica

“obrero/trabajador”, sino en el sujeto “popular”; “las

específica.

dictadura de Pinochet y el neoliberalismo habrían

Un tema articulador fue la “transición democrática”.

debilitado de tal manera las estructuras sindicales,

En relación a este tema, la ONG Programa Economía

habrían fragmentado tanto a la clase obrera, que

y Trabajo (PET), durante la dictadura y posterior-

hoy ‘la identidad de poblador [sería] más importan-

mente a ella, produjo diversos trabajos empíricos

te que la de trabajador’ [...] El trabajo aparece ahora

y teóricos que buscaban reconstruir un panorama

como una categoría secundaria” (Trotskysta, 2007:

general sobre las nuevas condiciones del trabajo y

2). Sin embargo, se destacan desde esta disciplina

cómo el nuevo régimen político dictatorial afectaba

los trabajos de Julio Pinto Vallejo, los que buscan

ese proceso. En su revista, que hoy ya no existe, se

una relectura de la construcción de la conciencia

destacaron los trabajos de Patricio Frías (1991) “De-

obrera; (1990) “La transición laboral en el norte sali-

safíos de renovación sindical”; (1993) “Movimiento

trero: la Provincia de Tarapacá y los orígenes del pro-

sindical y transición a la democracia”; (1996) “Sindi-

letariado en Chile 1870-1890”. Revista Historia N°25,

catos en la transición: en la búsqueda de una nueva

Santiago; (1997) “¿Cuestión social o cuestión políti-

identidad”. Otro tema que se vuelve central son las

ca? La lenta politización de la sociedad popular ta-

“nuevas formas organizativas que adquiere el sindi-

rapaqueña hacia el fin de siglo (1889-1900)”. Revista

calismo”, se estudian las nuevas prácticas laborales

Historia Nº30, Santiago. En la década posterior, los

y de organización que comienzan a posicionarse

trabajos de Verónica Valdivia de Órtiz (1999, 2003),

dentro del sindicalismo. Entre los autores se destaca

Sergio Grez (2001, 2007), Pablo Altarzar (2000,2003,

Pablo Guerra (1995) “Participación sindical: ¿Hacia

2006) reposicionan al sujeto obrero en sus estudios.

un nuevo perfil del sindicalizado?”.

Frente a este “desolador” panorama, surgen diferen-

Desde mediados de los noventa hasta ahora, el

tes espacios de producción intelectual que busca-

Estado, con todo lo que ello significa –léase ses-

ban explicaciones a los cambios en las condiciones

go ideológico y acomodación de investigaciones

del trabajo en general y del sindicato en particular.

a favor de leyes laborales– ha promovido diversos

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

transformaciones estructurales que impusiera la

55


estudios sobre las problemáticas de los nuevos es-

laboral” y la “heterogeneidad de intereses”, tanto

cenarios del trabajo y los espacios del sindicalismo.

para los sindicatos sub-contratados como contrati-

Sus temas han variado, destacándose en los noven-

tas. Entre los estudios que se destacan son los Jorge

ta, en relación a las inquietudes que impregnaron a

Salinero (2004) “La destrucción del sindicato: intole-

las ciencias sociales en general, los efectos del neo-

rancia a un derecho fundamental”. Serie Cuadernos

liberalismo en la Economía y en las relaciones del

de Investigación. Nº 20; (2006) “Veinte años de afilia-

trabajo y la empresa. Por medio de sus cuadernos

ción sindical y negociación colectiva en Chile: Pro-

de investigación, el Departamento de Estudios de la

blemas y desafíos.” Cuaderno de Investigación Nº29.

Dirección del Trabajo, perteneciente al Ministerio del

Un interesante estudio estadístico es el de Alberto

Trabajo, ha publicado sistemáticamente investiga-

Armstrong y Rafael Aguilar (2006) “Evolución del

ciones desde diferentes enfoques disciplinarios. En-

conflicto laboral en Chile. 1961-2002.” Ediciones UC.

AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

tre las investigaciones pertenecientes a ese centro

56

de investigación se destacan los de Malva Espino-

Destaca el trabajo realizado por la OIT, como agen-

sa, (1997) “Sindicalismo en la empresa moderna: ni

te que incide en las políticas públicas y en el imagi-

ocaso ni crisis terminal” (Nº4); (1998) en co-autoría

nario teórico de la academia y del Estado. Este ha

con Hugo Yanes “Sindicalismo en Chile: un actor que

elevado el concepto de ciudadanía laboral como di-

sobrevive contra viento y marea” (N° 8), Pablo Morris

mensión explicativa del trabajador contemporáneo,

(1998) “Sindicatos en receso: la otra cara de la esta-

“la noción de ciudadanía laboral aparece como una

bilidad sindical”. Para la década posterior, hay estu-

búsqueda de mejorar la protección social de los tra-

dios sintéticos que posicionan como tema central

bajadores en el nuevo y volátil escenario mundial”

“la sub-contratación como patología laboral”, entre

(Morris, 2002: 13). Esta visión individualista choca

los trabajos que se destacan están los de Thelma

con la categoría que ha posicionado la Confede-

Gálvez, (2001) “Para recalificar el empleo: lo clásico y

ración Sindical Internacional (CSI), el sindicalismo

lo nuevo” (Nº14) y Helia Henríquez, Verónica Riquel-

socio-político. Este, como define Ferés, “implica la

me, Thelma Gálvez y Gabriela Morales (2006) “Lejos

creación de un sindicalismo democrático e interna-

del trabajo decente: El empleo desprotegido en Chi-

cional, cuyo ideario se expresa en el logro de un de-

le” Cuaderno de Investigación (Nº30).

mocracia integral o sociedad del trabajo, que asuma la representación del conjunto de los intereses de

Falta señalar que los estudios del trabajo, desde mi-

las y los trabajadores como ciudadanos, miembros

tad de la década pasada (2000-2010), han dado un

de una sociedad, como asimismo sus condiciones

giro temático y analítico que resalta la importancia

y derechos en sus relaciones concretas de trabajo”

de la problemática que sufre el trabajador indivi-

(Febres, 2006:43). Las disputas entre lógicas globa-

dualizado. En estos trabajos, lo que importa es la

les que rigen el paradigma teórico de la OIT y las

subjetividad del trabajador, relegando la inciden-

concepciones de las macro-confederaciones sindi-

cia del comportamiento organizado en su accionar

cales, han sido temas pocos estudiados. Cabría pre-

político; el trabajo de Pablo Morris responde a este

guntarse cómo inciden las categorías mundiales,

enfoque (2002) “Transformaciones en el imaginario

emanada de órganos globales, en la conceptualiza-

sindical: Una mirada de la ciudadanía laboral desde

ción nacional del trabajo.

los sujetos.” Aportes al Debate Laboral Nº10. Se posiciona como tema relevante la “conflictividad socio-

Para finalizar, se destacan los nuevos aires que gru-


pos de estudiantes universitarios han dado al estu-

ciales y estudiantiles en los últimos años. Cómo se

dio del sindicalismo contemporáneo. Ellos señalan,

gestan esas vinculaciones, bajo qué estrategias y

en sus diversos foros y charlas, las problemáticas

tipo de organización trabajan conjuntamente.

ideológicas, la vinculación con el movimiento estudiantil y el rol político que han jugado los trabaja-

Bibliografía:

dores en los últimos años. Un trabajo sintetizador de estas nuevas miradas es el de Orlando Caputo y

- Abramo, Laís; Montero, Cecilia (2002) “Origen y

Graciela Galarce (2006) La huelga en minera escon-

evolución de la sociología del trabajo en América

dida y la reactivación del movimiento social en Chile,

Latina”. En Enrique de la Garza (comp.) Tratado La-

por OSAL-CLACSO. Cabe mencionar los interesantes

tinoamericano de Sociología del Trabajo, Fondo de

debates que desarrollan el Taller de Historia Política

Cultura Económica, México. Comisión de movimien-

–THP– de la Universidad de Valparaíso, el Grupo de

tos laborales.

Estudios Marxista –GEM– (Santiago), la Universidad

- Bayle, Paola (2008) “Emergencia académica en el

Popular de Valparaíso –UPV– y, desde otro ámbito,

Cono Sur. El programa de reubicación de los cientis-

la Fundación Sol (Santiago).

tas sociales.” En Iconos. Revista de Ciencias Sociales. FLACSO, sede Ecuador.

3. Retos y temas por abordar en el estudio del sin-

- Febres, Maria Ester (2006) Gobiernos progresistas y

dicalismo chileno actual

movimiento sindical. La experiencia chilena. Funda-

- Faltan trabajos que posicionen categorías y dimen-

- Morris, Pablo (2002) “Transformaciones en el ima-

siones contemporáneas en el estudio del comporta-

ginario sindical: Una mirada de la ciudadanía laboral

miento sindical; uso de los medios de comunicación,

desde los sujetos.” Aportes al Debate Laboral Nº10.

estrategias de comunicación y nuevas tecnologías.

Departamento de Estudios. Dirección del Trabajo.

- Estudios empíricos de cortes regionalistas, locales

Santiago.

y micro-espaciales, que den cuenta de nuevas reali-

- Trotskysta (2007) Gabriel Salazar. Contrapunto en-

dades y formas de organización política de los sindi-

tre su programa político liberal-popular y las recientes

catos. Y con esto dar importancia a los factores loca-

luchas obreras en Chile. Una aproximación preliminar.

les por sobre los factores nacionales que expliquen

En CEME, Centro de Estudio Miguel Enríquez, San-

la capacidad movilizadora de los sindicatos, de esta

tiago-Chile.

manera explicar por qué en algunas regiones hay ci-

- Zapata, Francisco (1985) “Hacia una sociología del

clos de conflictos constantes y en otras no, a pesar

trabajo Latinoamericano”. En Sindicalismo Latino-

de ser afectados, por ejemplo, por el mismo código

americano en los 80. Santiago, CL: CLACSO. Consejo

de trabajo (el de 1979).

Latinoamericano de Ciencias Sociales.

- Estudios comparados de organizaciones sindicales.

---- (2000) “La historia del movimiento obrero en

La importancia de estos estudios es la elaboración

América Latina y sus formas de investigación” en En-

de tipología del comportamiento y organización, y

rique de la Garza (Comp.) Tratado Latinoamericano

por lo tanto, de tipos de Estado regional, sociedad

de Sociología del Trabajo, Fondo de Cultura Econó-

civil y empresas.

mica, México. Comisión de movimientos laborales.

- Estudiar las vinculaciones sociales y políticas que los sindicatos han tenido con los movimientos so-

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

ción Friederich. Ebert Stiftung. Santiago-Chile.

57


58 Aテ前 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013


Espacio laboral, desigualdades y cotidianeidad Las desigualdades del caso chileno no se remiten únicamente al ingreso, como ya se ha declarado a fuertes voces desde hace unos cuantos años. En Chile hay desigualdades que están ancladas en las trayectorias de largo plazo de los individuos, delimitan su horizonte de lo posible y establecen marcos a su acción. * Mayarí Castillo Las desigualdades del caso chileno no se remiten

vestir y responder, los chilenos sabemos “con quién

únicamente al ingreso, como ya se ha declarado

nos estamos metiendo”. Cada día, cada hora.

Chile hay desigualdades que están ancladas en

Esto resulta particularmente visible en el mundo del

las trayectorias de largo plazo de los individuos,

trabajo. Es en este espacio donde los chilenos pasan

delimitan su horizonte de lo posible y establecen

la mayor parte de su tiempo y donde transcurre

marcos a su acción. Estas no solo se reproducen a

gran parte de su cotidianeidad: con una jornada

través de una distribución desigual del patrimonio

diaria de casi nueve horas, los chilenos son de los

y el ingreso, sino a través de poderosas formas

trabajadores de la OCDE que más tiempo pasan en

culturales que por un lado establecen aquello que

su espacio laboral. Si a eso sumamos las dos horas

parece justo, injusto, tolerable o indignante, pero

de tiempo promedio de viaje desde sus hogares

que por otro también marcan pautas relativas a la

al lugar de trabajo, los chilenos actúan casi todo

forma como “siempre se hacen las cosas”, establecen

el tiempo que no pasan durmiendo en relación al

el “lugar que le corresponde” a cada quien y le

mundo del trabajo. Así, su cotidianeidad transcurre

enseñan cómo “ubicarse” en este. Día tras día,

en función de un espacio que está particularmente

estas pautas ponen sobre la mesa las diferencias y

marcado por posiciones desiguales, tanto en los

desigualdades de los sujetos en cada interacción: a

niveles de inserción que tienen los diferentes sujetos

través de gestos, miradas, entonaciones, formas de

en este, como en las condiciones de esta inserción

* Mayarí Castillo es Antropóloga Social de la Universidad de Chile, Maestra en Ciencias Sociales por la FLACSO México y Doctora en Sociología de la Freie Universität Berlin. Actualmente se desempeña como Académica en la Escuela de Antropología de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano.

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

a fuertes voces desde hace unos cuantos años. En

59


y en la forma como transcurre su día a día en este

mayores niveles de pobreza y desempleo. Todo

espacio. Así, los sujetos se enfrentan e interactúan

esto sabemos en relación a los datos duros. Y no

en un espacio laboral común con trayectorias y

solo duros porque están construidos con todos los

herramientas diferenciadas, y estas diferencias

requerimientos que un dato confiable necesita, sino

les ponen en condiciones desiguales de ingreso,

porque tras esos números hay una violencia invisible

vulnerabilidad y precariedad que van a ir marcando

que se impone sobre las biografías personales de los

sus interacciones, su “habitar” en el espacio laboral.

sujetos en el Chile contemporáneo. Porque detrás de esas cifras hay historias, personas, cicatrices.

AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

En este marco, este artículo no se orienta entonces

60

al análisis de las grandes cifras, ya conocidas y

Lo que no conocemos es la experiencia que está en

analizadas. Estas nos muestran claramente que el

movimiento tras las cifras. La que establece fronteras

mundo del trabajo produce y reproduce diferencias

invisibles, miradas castigadoras, esas que impone

en Chile por las variables clásicas de estratificación

límites con silencios y con verdades a medias. Al

propias de las sociedades latinoamericanas: clase,

pensar en esto, recuerdo que cuando investigaba

etnicidad y género. Esos datos ya los sabemos.

casos de movilidad social –gente que venía de

Sabemos que a medida que suben los niveles de

hogares muy pobres, pero que hoy se encontraba

ingreso y responsabilidad en el mundo laboral

en posiciones de clase media y clase media alta– me

encontramos menor porcentaje de mujeres en casi

encontraba constantemente con relatos que, en

todos los sectores económicos. También sabemos

vez de poner el acento en las grandes diferencias

que, pese al discurso de la meritocracia y el esfuerzo,

observables de ingreso y patrimonio en el espacio

los datos sobre movilidad nos indican la bajísima

laboral, se centraban en escenas microscópicas en

probabilidad de que un sujeto proveniente de un

las que se enunciaba las desiguales posiciones de

hogar de clase trabajadora pueda convertirse en

sus participantes en sus interacciones cotidianas.

“nueva clase media”. De hecho, los datos indican que

Uno de ellos, narrado por una profesional connotada

aun cuando lo logran, la hoy llamada “nueva” clase

en el área de las consultorías ambientales, me

media accede a trabajos con condiciones peores

contaba con tristeza y con algo de culpa, cómo

que los de sus padres obreros y con sueldos peor

iba al baño cuando sus compañeros de trabajo

pagados que estos, aunque la “nueva” clase media

hablaban de viajes. Ella, cuyo único viaje había

tenga trabajos “de cuello y corbata”. De manera

sido de Antofagasta a trabajar a Santiago, se sentía

adicional, sabemos desde hace bastante tiempo que

intimidada con el “mundo” y “cultura” de los otros,

las comunas con mayor porcentaje de población

esa forma sutil que tienen los privilegiados para

indígena en nuestro país son las que muestran

marcar aquellos límites de los lugares de cada

tras esos números hay una violencia invisible que se impone sobre las biografías personales de los sujetos en el Chile contemporáneo

quien. En otro relato microscópico, un ejecutivo me decía que “no se puede competir con ellos”, porque “desde pequeños acceden a otras cosas y tienen otra mente”, aludiendo a que las posiciones más altas de la empresa siempre estarían en manos de algunos, no solo porque tenían contactos, sino porque tenían una educación que “desde la cuna los preparaba para eso”. En todos estos relatos, los


sujetos no parecían tan perplejos por la diferencia abismal de salarios o de condiciones laborales, sino que parecían más enfocados en transmitir la experiencia de esas barreras invisibles y violentas, que establecían las diferencias entre “ellos”, los que estudiaron en colegios privados, los que han viajado, los que hablan dos idiomas, y “nosotros”, los hijos del rigor y la meritocracia, los que llegaron ahí porque estudiaron, los hijos de la educación pública. De manera paradójica, si bien todos estos relatos microscópicos daban cuenta con una cierta amargura del “lugar” desigual en el que se encontraban ubicados, en todos ellos aparecía la imagen de

Estar en ese espacio laboral requería de la renuncia violenta al origen, al espacio referencial original, establecer una barrera nueva, la que diferencia a “los pobres”, los hijos de la miseria, los de los trabajos no calificados, los que no tienen motivaciones en la empresa, de la “clase media” educada, ilustrada, sobria

otro aún más golpeado, el otro “pobre”, el “más ambiguos, porque si bien se hablaba de ellos con conmiseración, todos compartían las imágenes de la pobreza marcadas por las ideas de apatía, la actitud de servicio, la falta de motivación. La mirada castigadora superaba ampliamente la mirada de la compasión o de la empatía. Y lo que resulta más violento: en todos estos microrrelatos, los sujetos se sentían amenazados, porque su aspecto físico muchas veces remitía al imaginario de la pobreza en espacios de riqueza. Era necesario cambiarlo, modificarlo, cambiar la ropa, el color de pelo. Estar en ese espacio laboral requería de la renuncia violenta al origen, al espacio referencial original, establecer una barrera nueva, la que diferencia a “los pobres”, los hijos de la miseria, los de los trabajos no calificados, los que no tienen motivaciones en la empresa, de la “clase media” educada, ilustrada, sobria. Así, en una de estas escenas cotidianas, una de las entrevistadas me contaba cómo le provocaba tanto pudor la forma de vestir de una de sus empleadas con la cual compartía el mismo origen de clase trabajadora, que había tenido que ir a decirle que algunas de las cosas que utilizaba eran muy “flaites” y que tenía “que aprender a vestirse”.

Contándolo desde el lado de quien hace un ejercicio cómplice con quien comparte su espacio laboral, no parecía estar al tanto de qué tan violento puede resultar ese juicio para quien lo recibe. De la misma forma, un entrevistado perteneciente a un estudio de abogados contaba cómo nunca lo mandaban a atender clientes, porque su “aspecto indígena” no les gustaba a quiénes contrataban los servicios de la empresa. Y así, suma y sigue. Tras estos relatos veo desigualdades persistentes, veo patrones de relaciones y artefactos culturales, que difícilmente pueden ser modificados desde las grandes transformaciones del mundo laboral y las políticas redistributivas. Veo reproducción de las desigualdades en el chiste de la jefa “que anda en esos días”, del nuevo “compañero fleto”, en el reiterado uso del término “flaite” y en la mirada castigadora sobre quien no “sabe ubicarse”. Veo el efecto que eso tiene sobre las biografías. Y veo la necesidad de que las grandes demandas del mundo del trabajo y de redistribución, se encuentren con transformaciones en estas interacciones cotidianas y este mundo cultural, el nuestro.

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

vulnerable”. Frente a ellos, los relatos se tornaban

61


62 Aテ前 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013


Trabajo doméstico y justicia

* Paz Irarrázabal En Chile el trabajo remunerado de cuidado y

tipo de relaciones que genera. En esta columna

limpieza que mujeres realizan en los hogares de

quiero detenerme en este último sentido en que

familias que no son las suyas amenaza la justicia e

la igualdad es infringida, sabiendo que constituye

igualdad. La vulneración a la igualdad se constata

una crítica muy limitada a esta compleja institución.

en este tipo de trabajo no solo si se atiende a quienes son la personas que se desempeñan

Primero una prevención. Sé que la diversidad

como empleadas o las condiciones en que

y complejidad de relaciones humanas que se

muchas ejercen su labor, sino que, en un sentido

generan entre empleadores y trabajadores es muy

más estructural, la igualdad es vulnerada por los

difícil de encasillar en una única descripción. A

principios que subyacen tras esta institución y el

pesar de que mi intención es criticar características

* Abogada Universidad de Chile, estudiante doctorado KCL, Londres

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

La institución del trabajo doméstico en Chile desafía nociones mínimas de igualdad. Combatir aquellos elementos que lo hacen injusto nos exige no solo enfrentarnos a las desigualdades en la distribución de salarios, derechos y oportunidades en nuestra sociedad, sino que también nos exige examinar con una actitud crítica nuestras prácticas sociales para evitar reafirmar y normalizar relaciones jerárquicas y opresivas. Las instituciones sociales no son neutrales. En los diferentes trabajos en nuestra sociedad subyacen distintos principios, expectativas y reconocimiento social, así como diferentes posibilidades de desarrollo personal.

63


constitutivas del trabajo doméstico que amenazan

desaventajadas de nuestro país y las condiciones

la igualdad, la diversidad de situaciones a que da

laborales reproducen dichas desventajas.

lugar dicha institución hace que una crítica como la mía sea propensa a ciertas falencias derivadas

La injusticia de la falta de oportunidades en

de generalizaciones. Con todo, creo que la

educación, en el acceso a trabajos y de la precariedad

importancia de las injusticias que quiero denunciar

laboral trae innumerables consecuencias para los

justifican asumir esos riesgos.

trabajadores. Sin embargo, quiero centrarme en el problema de dominación que genera. Existe

Trabajo doméstico y sociedades desiguales

dominación cuando el respeto a los derechos y el bienestar de los trabajadores dependen de la

El trabajo doméstico en la forma en que lo

voluntad del empleador (1). En Chile, el empleador

conocemos en Chile es característico de sociedades

cuenta, en la práctica, con la capacidad de definir a

enormemente desiguales en la distribución

su voluntad las condiciones laborales. Esto ocurre

de ingresos y provisión de oportunidades.

porque las trabajadoras, al encontrarse en una

Efectivamente, este tipo de trabajo pone de

situación de vulnerabilidad socio-económica y de

manifiesto serios problemas de justicia distributiva

limitadas oportunidades, carecen de la libertad

en Chile. En primer lugar, este trabajo es desarrollado

necesaria para defender sus derechos, negociar y

mayoritariamente por mujeres. En segundo lugar,

renunciar cuando sea necesario.

AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

estas mujeres se encuentran en situación de relativa

64

vulnerabilidad socioeconómica, educacional o de

Si bien es cierto que en sociedades desiguales

estatus migratorio. En tercer lugar, los salarios son

esta vulnerabilidad no es exclusiva del trabajo

bajos y por regla general las condiciones laborales

doméstico, en este caso se ve acentuada por las

son precarias. En consecuencia, quienes realizan

dificultades prácticas para fiscalizar las condiciones

trabajo doméstico en Chile pertenecen a clases

del trabajo. Lo que acontece diariamente en la privacidad del hogar donde el trabajo doméstico se efectúa es invisible a terceros. Para aquella

La posibilidad de desarrollar relaciones sinceras de afecto y respeto requiere de mínimas condiciones de igualdad entre las personas, para poder mirarse a los ojos sin especial deferencia o temor

trabajadora que busque defender sus derechos, su voz se enfrentará sola a la unidad de la familia y posiblemente será entendida como un agravio a la privacidad de esta. Además, las trabajadoras enfrentan

dificultades

para

organizarse

y

sindicalizarse, al no existir un lugar natural de encuentro y dados los diversos problemas que cada una tiene con los distintos empleadores. Como consecuencia de lo descrito, la suerte del trabajador está condicionada a la buena

(1) Para republicanos como Philip Pettit, existe dominación cuando una persona cuenta con la capacidad para interferir arbitrariamente en la libertad o asuntos de otra persona, independiente de que en la práctica ejerza o no dicha capacidad. Desde esta perspectiva, el dictador benevolente no hace más libres a los ciudadanos que el tirano.


Las labores de limpieza, servicio o cuidado de una familia son difíciles de delimitar. Los horarios de descanso, almuerzo y salida, por otro lado, son también en este caso más relativos que en otros empleos. En muchos casos en Chile los trabajadores están simplemente a disponibilidad del empleador, lo que se asemeja a las relaciones de patronazgo voluntad del empleador y esto deriva en una

y en el tipo de relaciones humanas que promueve.

relación de opresión. El hecho de que las condiciones laborales no estén vinculadas a la

Un análisis crítico al trabajo doméstico

a la circunstancial benevolencia del empleador,

Tal como Marx criticara en su momento las teorías

contraviene la justicia y tiene como efecto

liberales de la justicia porque daban por supuestas

distorsionar

relaciones

instituciones como la propiedad privada y los

personales entre empleado y empleador. Actitudes

modos burgueses de producción, igualitaristas

de las trabajadoras de deferencia servil o incluso

tales como Iris Marion Young han criticado las

de agradecimiento en términos personales al

teorías distributivas por no cuestionar el contenido

empleador son manifestaciones de esta injusticia.

y las características de las distintas ocupaciones.

La posibilidad de desarrollar relaciones sinceras de

Así, por ejemplo, la autora señala que el problema

afecto y respeto requiere de mínimas condiciones

no se trata solo de que personas de determinadas

de igualdad entre las personas, para poder mirarse

razas realicen las labores de servicio en ciertos

a los ojos sin especial deferencia o temor.

países, sino también del trabajo de servicio en

inevitablemente

las

sí mismo, en su contenido y las relaciones que Es necesario entonces una más justa distribución

genera.

de ingresos y oportunidades, y además de relaciones laborales fundadas en derechos, que

Una

primera

característica

constitutiva

del

garanticen relaciones de igualdad. Sin embrago, la

trabajo doméstico que lo distingue de otras

distribución de derechos y ventajas sociales no es

ocupaciones dice relación al lugar donde se

suficiente. Desde una perspectiva crítica, las mismas

desarrolla: la casa particular. Como ya adelanté

instituciones a las que se aplican las exigencias

en la primera parte, la baja visibilidad y dispersión

de justicia distributiva deben ser sometidas a

de las trabajadoras que caracteriza este trabajo

cuestionamiento. De hecho, el problema con la

impide un control de las condiciones laborales

explotación laboral no está únicamente en la

que evite relaciones opresivas. Pero además esta

diferencia de salarios ni en quiénes son las personas

característica repercute en las posibilidades de

que realizan una determinada ocupación, sino

relacionarse y compartir con otros trabajadores,

también en el contenido mismo de la ocupación

lo que se vincula a un mejor ambiente laboral y

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

efectividad de tus derechos como trabajador, sino

65


a mayores posibilidades de realización personal. Por último, esta característica circunscribe las relaciones personales del trabajador únicamente a la familia empleadora en un contexto de especial cotidianidad e intimidad. De esta forma, la intensidad de las relaciones no solo de control, sino también afectivas que se desarrollan entre el trabajador y la familia, hacen que esta labor sea especialmente confusa en términos personales. Es así como no puede desconocerse la complejidad de que relaciones de jerarquía, dependencia económica, afectivas, casi-filiales y otras confluyan en esta ocupación.

La injusticia social no solo dice relación con las diferencias en nuestro bienestar material, sino también con el hecho de que solo ciertas personas tengan trabajos creativos, desafiantes, con posibilidades de autonomía, poder de decisión y reconocimiento social

Una segunda característica del trabajo doméstico que quiero destacar aquí es la dificultad que presenta el definir con claridad los roles y obligaciones que conlleva. Las labores de limpieza, servicio o cuidado de una familia son difíciles de delimitar. Los horarios de descanso, almuerzo y salida, por otro lado, son también en este caso más relativos que en otros empleos.

AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

En muchos casos en Chile los trabajadores están

66

simplemente a disponibilidad del empleador, lo que se asemeja a las relaciones de patronazgo largamente denunciadas por igualitaristas como Elizabeth Anderson. En consecuencia, a diferencia de muchos otros trabajos, el que se desarrolla en casa particular permite amplia discrecionalidad del empleador, con el omnipresente riesgo de abuso, incertidumbre y limitada autonomía que aquello acarrea para el trabajador. Por último, las labores de limpieza y servicio que implica el trabajo doméstico constituyen otro blanco de las críticas levantadas por igualitaristas (Young). La realización de actividades manuales, repetitivas, sujetas a la dirección y decisión de otro suponen una importante limitación para la realización personal. La injusticia social no

solo dice relación con las diferencias en nuestro bienestar material, sino también con el hecho de que solo ciertas personas tengan trabajos creativos,

desafiantes,

con

posibilidades

de

autonomía, poder de decisión y reconocimiento social. Así como la feministas han señalado reiteradamente, el que algunos puedan desarrollar actividades consideradas valiosas solamente es posible gracias al sistema de división de trabajo que impone a unos labores de servicio a favor de otros. En este contexto, la realización personal y el reconocimiento social del trabajador se encuentra limitada mientras que la del empleador se potencia. El hecho de que las labores de servicio sean instrumentales o auxiliares al trabajo y realización personal de otros constituye una forma de explotación laboral. La explotación radicaría en el proceso de transferencia constante de energía, riqueza y poder desde el trabajador al empleador. Por supuesto, esta situación de explotación que se originaría de la división del trabajo no es exclusiva del trabajo doméstico. Sin embargo, existe una


dimensión de dicha explotación que se potencia especialmente en esta ocupación. Me quiero referir aquí a la transferencia de estatus. No es posible desconocer que el trabajo doméstico es una institución central de sociedades desiguales y jerárquicas. En distintas sociedades y a lo largo de la historia, se ha vinculado a la aristocracia, a los patrones y a la clase alta capitalista. La presencia del empleado claramente identificable por su vestuario, actitud servil e incluso aspecto físico u orígenes constituyen injusticias históricas que manchan nuestro presente. Efectivamente, aún es posible vislumbrar esos elementos del pasado en muchas de nuestras relaciones actuales, de forma más o menos patente (¡en algunos casos escandalosamente

evidentes!).

La

institución

del trabajo doméstico no se ha purificado de dicho pasado y no es neutral, sino que reproduce jerarquías, estereotipos y da lugar a distintos tipos de reconocimiento social en nuestra sociedad.

más igualitaria, debemos hacer un diagnóstico crítico sobre nuestras relaciones de trabajo, estando especialmente atentos a la creación y reproducción de relaciones jerárquicas y opresivas. Necesitamos sueldos y condiciones laborales justas que se basen en derechos, no en una mal entendida bondad del empleador. También necesitamos estar atentos al tipo de exigencias de afecto, lealtad y compromisos que existen en ciertas relaciones laborales, y a cómo reproducimos jerarquías y estereotipos en la división del trabajo. Tenemos que pensar, por último, en las posibilidades de realización personal de todos y en cómo asumimos y redefinimos socialmente los roles que a cada uno nos corresponde respecto de las tareas domésticas, de limpieza y cuidado.

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

En conclusión, para avanzar hacia una sociedad

67


68 Aテ前 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013


La mala enseñanza y la poca

verguenza

Mucho se ha hablado en los últimos años sobre la calidad de la educación, tal vez demasiado. En este contexto, se ha criticado una y mil veces la calidad del desempeño docente, y se ha atribuido en gran parte la culpa de la mala calidad de la educación en Chile a los profesores. Sin embargo, llama la atención la poca importancia que se le ha dado a la discusión en torno a las condiciones laborales en las que muchos, por no decir la mayoría, debemos trabajar, y cómo esto es también determinante en la calidad de la enseñanza que se entrega. * Macarena Cortés La realidad

una inquietud vocacional. La beca consistía en el

Después del año 2006, las miradas de la política, de

durante el año que dura el programa de formación,

la opinión pública, de los movimientos sociales...

además de un monto mensual que cubría gastos de

todas las miradas dieron un giro hacia la educación.

fotocopias y movilización, lo cual se veía bastante

Algunas fueron más rápidas que otras, como

bien.

Educación 2020, que de imnediato se organizó en torno a un discurso, mientras que otros sectores

Sin embargo, apenas llegué a pedagogía fui obligada

fueron poco a poco tomándole el peso a este nuevo

por la coordinadora de la carrera a abandonar mi

foco de atención.

trabajo y a firmar una carta en la cual comprometía mi vida única y exclusivamente al programa, lo que

Me tocó ser universitaria durante la revolución

para mí era inviable. Tuve que insistir una y otra vez,

pingüina y estar trabajando en una biblioteca

apelando exclusivamente al sentido común, en la

escolar durante las movilizaciones de 2011. Y sin

necesidad de tener un trabajo para mantenerme

habérmelo propuesto mientras estudiaba literatura,

económicamente, utilizando el argumento de que

el 2012 postulé y me gané una beca para estudiar

no era posible que solo pudieran estudiar pedagogía

pedagogía diseñada para aquellos que, como

con esa beca personas mantenidas por terceros. Y a

yo, quisieron probar ese camino movidos por

pesar de que costó mucho, lo logré.

* Antropóloga Social Universidad de Chile, Investigadora Área Tendencias del Trabajo de Fundación SOL.

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

pago del total de la matrícula y las mensualiades

69


Una vez terminados los estudios, a cambio de los beneficios que mencioné, la beca me pedía como retribución un año de trabajo en un colegio subvencionado o municipal con algún grado de vulnerabilidad, lo que me pareció justo. Así fue como llegué, en marzo de 2013, al colegio en el que trabajo hasta hoy: un subvencionado con sostenedor en un barrio de clase media baja de la

fuimos llamados por el mismo sostenedor a firmar un convenio colectivo en el que se nos ofrecían los mismos beneficios del sindicato, pero con la condición de no sindicalizarnos

Región de Valparaíso (1). Entré con un contrato de 31 horas, y pensé en ese momento que contaría

de parte de los estudiantes hacia los profesores,

con un sueldo base que podría complementar con

quienes señalaron en ese entonces que el hecho de

trabajo freelance para llegar a fin de mes, lo cual, si

que ellos tuviesen ahora buena educación e intriga

bien no era ideal, estaba bien para mí.

intelectual se debía en gran parte a sus profesores, como se lee en la misma nota.

AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

Una vez en el colegio, las cosas se fueron perfilando

70

de manera diferente. De partida, me enteré de que

De

esta

situación

derivaron

una

serie

de

mi contratación se debía a que se había negociado

consecuencias para el cuerpo docente, una de las

la salida del antiguo profesor de lenguaje debido a

cuales consistió en que no se le renovaría contrato

que era el presidente del sindicato, y que yo había

a ningún profesor que fuera miembro del sindicato.

sido elegida principalmente porque mi marido

Solo se mantendría a los profesores con contrato

venía del mismo colegio que el sostenedor del

indefinido, los que a la fecha han estado sometidos

establecimiento, y que eso –palabras textuales de

a acosos constantes y ofertas económicas para

él– me transformaba en una “persona confiable”.

que abandonen el establecimiento. Me tocó llegar cuando quedaban solo cinco sindicalizados de un

Al poco tiempo de mi incorporación, fuimos

cuerpo docente de aproximadamente cuarenta.

llamados por el mismo sostenedor a firmar un convenio colectivo en el que se nos ofrecían

Con este panorama, uno se puede hacer una idea

los mismos beneficios del sindicato, pero con la

de las condiciones laborales al interior del colegio.

condición de no sindicalizarnos. Esto, debido a que

Pero hay más. Uno de los hechos que mejor grafica

el año anterior alumnos, exalumnos, apoderados

el grado de enajenación del espacio laboral de los

y profesores lo habían denunciado por constantes

docentes es nuestra sala de profesores. Son alrededor

malas prácticas laborales, acoso a funcionarios y

de 15 metros cuadrados ocupados con una gran

posible venta del inmueble, tal como señala una

mesa rodeada por doce sillas, es decir, poco más de

nota de prensa de un conocido medio que cubrió

una por cada cuatro docentes. Nuestros casilleros

el hecho. Lo particular del caso fue la defensa

se encuentran en un bajo nivel de esa sala en cuya

(2) Voy a mantener los nombres de las personas y de la institución anónimos sobre todo para no dañar en modo alguno el aprendizaje de los estudiantes.


entrada han puesto un acolchado para proteger nuestras cabezas, ya que hay que agacharse para poder entrar. Por último, pegado a este espacio se encuentran dos baños, uno para hombres y otro para mujeres. En estos baños, frente al WC se encuentra un papel impreso donde se presenta este delirante texto: “Profesores: se entienden las necesidades fisiológicas, pero se pide defecar en otro baño (secretaria, lisiados) entendiendo que estamos en un espacio cerrado, sin ventilación y, además, se usa para tomar desayuno y otros. ¡Respetemos este espacio por favor!”. A pesar de ello, aún disfruto enseñando a la media, y no puedo dejar de preguntarme cómo un sistema permite este tipo de condiciones laborales, y con plata del Estado. Así también, no puedo dejar de preguntarme qué piensa el sostenedor de esto mientras se relaja por las tardes en la piscina de tres niveles que tiene en su enorme casa ubicada en uno de los barrios más caros de la región. La teoría Hace un par de días, en una columna de opinión del diario El Mostrador que se titulaba ¿Qué es ser un buen profesor?, Alfredo Gaete (2013) señala que: “los especialistas en educación de todo el mundo parecen estar de acuerdo en que la mejora de la educación pasa necesariamente, y sobre todo, por

la posibilidad de contar con buenos profesores”. Algo obvio a todas luces: para tener educación de calidad se requiere de profesores de calidad que logren aprendizajes de calidad en sus estudiantes. En Chile las políticas docentes han tratado de responder en este último tiempo al evidente déficit en la calidad de la formación de los profesores. Desde hace un par de años hemos visto en televisión comerciales de la Beca Vocación Profesor, la cual se diseñó para que más –y mejores– estudiantes se sientan atraídos por la pedagogía. Otra iniciativa es la prueba INICIA, que busca subir los estándares de los docentes de Chile. Si bien se puede mejorar la formación de los profesores, se puede captar a más y mejores estudiantes de pedagogía, y se puede intentar subir sus estándares profesionales, ninguna de estas medidas asegura que las condiciones laborales con las que se enfrentarán a futuro les permitirán trabajar y desarrollarse adecuadamente en términos profesionales en los colegios que más lo necesitan. El Informe McKinsey (2008) presenta un análisis de las medidas tomadas por los sistemas educativos de más alto desempeño, según los define el Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes (PISA, por sus siglas en inglés) de la OCDE. En él se establece lo siguiente: Los sistemas educativos con más alto desempeño atraen en forma constante gente más capacitada a la carrera docente, lo que lleva a su vez a mejores resultados académicos. Esto se logra por medio de un ingreso a la capacitación docente altamente selectivo, procesos efectivos de selección de los aspirantes más apropiados y buenos salarios iniciales (aunque no extraordinarios). Con estas premisas se eleva el estatus de la profesión, lo que facilita la atracción de

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

Si, como se suele decir, la calidad de un sistema educativo tiene como techo la calidad de sus docentes, a priori ya sabemos que nuestro techo es más bien bajo

71


candidatos aún mejores. (PREAL, 2008, p. 15) Sin embargo, quienes están encargados de diseñar las políticas docentes en Chile no se han dado por aludidos. En primer lugar, para entrar a estudiar pedagogía, lejos de haber una selección altamente selectiva, la carrera docente recibe los peores puntajes de la PSU sin que esto sea cuestionado. La Beca Vocación Profesor exige 600 puntos para la postulación, lo que también está por debajo de

tenemos profesores que en su pasado tuvieron bajos resultados académicos, que luego no recibieron un buen seguimiento y que actualmente son los profesionales peor pagados del país

una selección exigente. Si, como se suele decir, la calidad de un sistema educativo tiene como techo la calidad de sus docentes, a priori ya sabemos que

salarios iniciales oscilan entre el 44 y el 186% del PIB

nuestro techo es más bien bajo.

per cápita)” (2008, p. 22).

Para qué hablar del seguimiento a los estudiantes

En Chile, el Estatuto Docente establece que el

de pedagogía. Una vez terminada la universidad,

valor hora mínimo de un profesor de enseñanza

después de haber efectuado cuando mucho un

básica es $11.045 imponible y el valor hora de un

año de práctica docente, no existe seguimiento, y

profesor de enseñanza media, $11.622 imponible

cada profesor debe ingeniárselas para adaptarse a

(3). La primera vez que vi esta cifra pensé que me

situaciones de toda índole, sin que la universidad se

iba a hacer millonaria con mi primer sueldo, pero no

asegure de la calidad profesional de sus egresados.

sabía que el estatuto docente y el código del trabajo

AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

establecen un cálculo de hora donde esa cifra no se

72

Nuestro talón de Aquiles, sin embargo, no es ni la

define por la cantidad de horas mensuales, como

selección ni la capacitación, sino los bajos salarios

cualquiera entendería, sino por la cantidad de horas

iniciales y durante toda la carrera profesional. Barber,

semanales. Si se tiene en cuenta este dato –no

M. & Mourshed, M. (2008) establecen que: “todos

menor– el valor hora mínimo de un docente baja

los sistemas con alto desempeño que tomamos

a $2.761 y $2.905 para educación básica y media,

como referencia (salvo uno) pagan salarios iniciales

respectivamente.

iguales o superiores al promedio de la OCDE con relación al PIB per cápita de sus respectivos países.

En resumen, tenemos profesores que en su pasado

Lo más interesante, sin embargo, es que el rango

tuvieron bajos resultados académicos, que luego no

de los salarios iniciales ofrecido por los mejores

recibieron un buen seguimiento y que actualmente

sistemas es muy estrecho: la mayoría de ellos pagan

son los profesionales peor pagados del país. Pero

un salario inicial de entre el 95 y el 99% del PIB per

aún queda más: las horas extras no remuneradas.

cápita (considerando los países de la OCDE, los

En Chile existe un decreto que establece la cantidad

(2) Voy a mantener los nombres de las personas y de la institución anónimos sobre todo para no dañar en modo alguno el aprendizaje de los estudiantes.


de horas no lectivas que debe tener un profesor en relación a su carga horaria, donde un profesor que tiene un contrato por 44 horas cronológicas dispone de 8 horas con 45 minutos para actividades no lectivas. Ocho míseras horas a la semana para reuniones de apoderados, consejo de profesores, atención de apoderados, planificación de clases, elaboración y corrección de evaluaciones, entre otras. Inmediatamente surgen dudas: ¿es legal delegar implícitamente trabajo en horario externo al contrato? Si el estatuto docente entrega un tiempo insuficiente para realizar todas estas actividades, ¿qué recurso legal se puede invocar? Y volviendo a nuestra pregunta inicial, ¿cómo atraer a un profesional calificado a esta realidad, sin tiempo libre, sin valoración social ni económica y sin posibilidades de crecer? Y más aún, ¿cómo lograr que ese profesional permanezca en un colegio vulnerable en el que no se respetan condiciones laborales mínimas? Hasta el momento no hay respuestas, pero es preguntarse qué tanto se le puede exigir a un profesional que trabaja en todas estas condiciones. Bibliografía Barber, M.; Mourshed, M. (2008) Informe McKinsey “Cómo hicieron los sistemas educativos con mejor desempeño del mundo para alcanzar sus objetivos”. PREAL: Buenos Aires. UNESCO (2012). Antecedentes y Criterios para la Elaboración de Políticas Docentes en América Latina y el Caribe. UNESCO: París. Gaete, Alfredo. ¿Qué es un buen profesor? El Mostrador, 29 de Julio de 2013.

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

momento de iniciar al menos la discusión y de

73


74 Aテ前 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013


Procesos y perspectivas del trabajo en el campo de lo social Una mirada desde la Psicología Social-Comunitaria

Desde comienzos de los años noventa, en nuestro país la política social sufrió una transformación nunca antes vista en lo que respecta a su diseño, implementación y ejecución para con los llamados problemas sociales. En dicha década se comienzan a condensar una serie de acontecimientos que traerían como resultado una explosión de oportunidades laborales para muchos cientistas sociales y en particular para los psicólogos. * Sebastián Seguin Peña respecto al campo laboral al cual integrarse, producto de la apertura vertiginosa de muchas Desde comienzos de los años noventa, en nuestro

escuelas de psicología durante los años ochenta y,

país la política social sufrió una transformación

por otra, a una urgente necesidad del Estado, sus

nunca antes vista en lo que respecta a su diseño,

planes y proyectos sociales, por contar con actores

implementación y ejecución para con los llamados

(profesionales) idóneos que pudiesen hacer frente

problemas sociales. En dicha década se comienzan

a aquellas temáticas que comenzaban a aparecer

a condensar una serie de acontecimientos

en gran parte de la sociedad, como consecuencia

que traerían como resultado una explosión de

de 17 años de dictadura militar, profundizada por

oportunidades laborales para muchos cientistas

crisis internas y externas sobre todo en materia

sociales y en particular para los psicólogos. Estos

económica: pobreza, educación, consumo de

acontecimientos hablaban, por una parte, de

drogas, desempleo, problemas de salud mental y

una creciente cantidad de profesionales del área

disolución del lazo social, son solo algunos de una

psicológica titulándose, pero con poca claridad

larga lista para mencionar.

* Psicólogo Social-Comunitario. Docente universitario y coordinador territorial del plan Iniciativa Legua de la Subsecretaría de Prevención del Delito del Ministerio del Interior.

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

1. La historia reciente.

75


Estas y otras condiciones significaron que ya

cuando los indicadores epidemiológicos sostienen

desde mediados de dicha década, el Estado y las

que nuestra sociedad adolece de numerosos y

aún numerosas ONG que existían por aquellos

más complejos problemas de salud mental (2) que

años, dispusieran abiertamente de los psicólogos

hace décadas atrás, lo cierto es que no es hacia

tanto para diseñar, como para implementar y

esa trinchera donde llega la mayor cantidad de

ejecutar los pequeños y grandes dispositivos y

psicólogos titulados... ¡No!

tecnologías sociales (1) para combatir la pobreza con sus derivados. Aun cuando esto pudiese sonar

Paradójicamente y aun cuando la demanda por salud

auspicioso para el gremio de profesionales de la

mental se vuelve cada vez más urgente en nuestro

subjetividad, lo cierto es que la política social de

país, un número no despreciable de psicólogos se

aquellos años comenzaba a adscribir de manera

ha volcado hacia el trabajo psicosocial por medio de

sistemática a modelos aplicados en Norteamérica

la ejecución de programas y proyectos del Estado,

y Europa, con toda la distancia que eso significa,

lo cual deviene en una práctica laboral compleja

pero más preocupante aún, el trabajo lo ejecutaban

y particularmente nutrida de potentes tensiones,

psicólogos

ni

ya que una parte importante del quehacer no se

preparados profesionalmente para dichas empresas,

maneja de manera profesional o seria, y se tiende,

lo cual supuso un constante hacer y deshacer en

por el contrario, –y debido en gran medida a la

términos de metodologías, enfoques y reflexiones

presión del mismo trabajo– a la implementación

del “quehacer psicológico” aplicado al campo de lo

rudimentaria e incluso improvisada de técnicas y

social.

métodos de trabajo que muchas veces sobrepasan

que

nunca

fueron

formados

AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

al profesional o lisa y llanamente se cuestionan

76

Incluso hasta hoy, el dominio de la academia sigue

en términos éticos. Las tensiones se expresan

inclinándose por un saber psicológico individual o

también en la medida en que estos psicólogos

psicoterapéutico, más que por uno de corte social,

son llamados a contribuir con la erradicación de

comunitario o colectivo, si se quiere, a pesar de que

la pobreza, el maltrato, la violencia intrafamiliar, la

se sigue demandando de manera constante este

deserción escolar, pero siempre desde el saber del

tipo de profesionales para intervenir comunidades,

“experto” y en muy pocas ocasiones considerando el

barrios, familias, grupos de jóvenes, etc.

contexto, la historia, la experiencia y el saber de los “intervenidos” o “usuarios”.

2. Cuasi profesionales y la precariedad psicosocial Estos psicólogos, aun desde la precariedad Con cerca de 43 Escuelas de Psicología operando al

metodológica y experiencial, se introducen en

año 2010 en todo el país, podríamos sostener con

barrios críticos, familias disfuncionales y grupos

fuerza que el campo laboral se encuentra saturado

humanos en conflicto permanente. Si le temen a las

(tal cual reclaman los vecinos Comunicadores

balaceras o si son sensibles a la cruda realidad de

Sociales, también conocidos como Periodistas). Aun

muchos sectores de nuestro país, lo disimulan bien

(1) Tal como señalara Michel Foucault en sus seminarios desde 1977 en adelante respecto a las temáticas de control, disciplinamiento y gubernamentalidad. (2) Según Valdés y Errázuriz (2012): “La Encuesta Nacional de Salud realizada en 2009 muestra que un 17,2% de la población chilena mayores de 15 años ha presentado síntomas depresivos en el último año.”


Por lo tanto, y gracias a estas características, nos atrevemos a sostener que juegan un rol fundamental para el Estado y para las pocas ONG que siguen sobreviviendo, en tanto son ellos quienes ejecutan lo que la institucionalidad considera necesario para combatir los problemas ya mencionados. Me atrevería a decir que estos psicólogos son piezas clave del engranaje central de programas como el Ingreso Ético Familiar (ex Programa Puente), del Chile Crece Contigo, de los programas de SENDAPREVIENE, de Abriendo Caminos, de las Oficinas de Protección de Derechos de la Infancia, de los

estos psicólogos son llamados a contribuir con la erradicación de la pobreza, el maltrato, la violencia intrafamiliar, la deserción escolar, pero siempre desde el saber del “experto” y en muy pocas ocasiones considerando el contexto, la historia, la experiencia y el saber de los “intervenidos” o “usuarios”

Programas de Intervención Breve, Especializada,

profesionales del ámbito social, por el contrario, se

entre tantos otros. Sin embargo, y pese a estar en

copa de ingenieros, abogados y administradores

todas estas trincheras de la difícil realidad social, con

públicos, por lo tanto nuestra capacidad de influir

un conocimiento y una reflexión que se construye

en cambios desde dentro de la institucionalidad

día a día de manera intensa y con mayores o

disminuye. A su vez, y ya como una práctica habitual

menores dosis de rigor, el Estado y sus políticas

instalada en todos los ministerios, servicios y

sociales se esmeran en rigidizar los lineamientos

municipios, la tradición manda licitar los programas

técnicos, medios de verificación e instrumentos de

y proyectos sociales, es decir, “subastar” al mejor

medición y control de todo tipo, desconociendo de

postor “X” cantidad de dinero (un financiamiento)

manera radical la poca estabilidad del ámbito social

para abordar “Y” problemática social. Lo anterior

y psicosocial, el cual se caracteriza justamente por

supone que las ONG, Corporaciones privadas,

su dinamismo e imprevisibilidad. Esta posición de

públicas, y la mayoría de las agrupaciones con

saber-poder del Estado profundiza las tensiones del

Personalidad Jurídica de una región, compitan

quehacer de estos profesionales, más aún cuando

por adjudicarse una licitación o concurso. Peor

los sujetos y comunidades comienzan a reconocer

aún, la mayoría de dichos proyectos tienen plazos

y validar un trabajo psicosocial determinado, que a

de ejecución breves: hablamos de seis, ocho, diez

los ojos de la institucionalidad probablemente no

meses, lo cual tiene una doble complejidad: a) no

tienen relevancia o, dicho de otro modo, no reportan

asegura la posibilidad de fortalecer procesos en los

réditos a quienes piensan y diseñan la política.

trabajos de corte psicosocial (3), y b) determina una inestabilidad laboral considerable, ya que al término

A pesar de que se carga con estas y otras tensiones, la

de cada proyecto nunca se encuentra asegurado el

precariedad sigue. El Estado cada vez contrata menos

financiamiento para el periodo que sigue, más aún,

(3) Recordemos que el trabajo en el ámbito psicosocial, o social a secas, no es como construir una vivienda, mejorar la luminaria pública o generar un parque (con todo lo valorable que esto tiene); en nuestro ámbito el trabajo requiere de tiempo. El quehacer psicosocial habla de procesos, relaciones, cultura, por lo tanto se complejiza la posibilidad de evaluación y se aletarga la verificación de resultados.

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

(para eso sí fuimos entrenados de buena forma).

77


en tiempos de cambios político-administrativos

no puede ser otra cosa más que el comienzo de una

(elecciones de concejales/alcaldes y parlamentaria/

crisis del trabajo en el campo de lo social. Es decir, la

presidenciales) la fragilidad aumenta, siendo la

sumatoria de elementos genera una ¡resta!

negociación política la que prima por sobre los procesos, resultados o profesionalismo de quienes

Esta crisis –por ahora– me parece tiene dos vías para

ejecutan un trabajo en el campo de lo social. Como

fluir hacia algún lugar: por una parte, los psicólogos

consecuencia del problema de temporalidad del

y otros profesionales de las ciencias sociales (4)

trabajo, nos encontramos finalmente con la situación

debemos sincerar nuestras posiciones y superar

contractual: como ya adelantábamos, el Estado

la mezquindad de las barreras disciplinarias, que

ya no contrata y, de manera más nefasta, el libre

tanto criticamos, para así reunirnos y generar la

mercado y la libre competencia generaron la figura

convergencia necesaria que permita acompañar

del convenio a honorarios, instancia de formalización

al Estado y sus “expertos” en el diseño de políticas

de un empleo pero con precariedad absoluta, vale

públicas y sociales con un fuerte componente

decir, sin cobertura de salud ni previsión (esta corre

territorial, comunitario y humano. Dicha empresa

por decisión del propio trabajador), sin derecho

permitirá realizar un trabajo significativo para las

a días administrativos ni vacaciones y con la

comunidades y grupos humanos afectados por

posibilidad cierta de que en cualquier momento te

“X” problemática social, pero también posibilitará

desvinculen de la función que realizas sin derecho a

disminuir de manera considerable las tensiones

indemnización ni nada por el estilo.

ético-políticas que cruzan la reflexión y el quehacer

AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

de estos profesionales en el campo de lo social. La

78

Así es el grueso de la realidad de quienes, tanto del

segunda vía para esta crisis –quizás más oscura–

ámbito institucional público como privado, trabajan

tiene que ver con la sistemática migración hacia otros

con los problemas sociales del país, pero ¿puede

campos laborales de muy buenos profesionales

ser peor el escenario?, ¿podrían revertirse estas

que están hoy en día en comunidades y barrios

condiciones, que por cierto no son exclusivas de los

de alta complejidad, tanto por las tensiones ya

trabajadores del campo social?

sabidas como por las malas condiciones laborales. Más preocupante aún, suponemos que junto a

3. En el desfiladero

esta migración, los espacios se coparán con otros profesionales del mismo campo o de otros cercanos,

A la luz de lo expuesto, queda como corolario

quizás muchos de ellos con poca o nula sensibilidad

una operación aritmética delicada y frágil, en la

por estas temáticas, lo cual traerá como efecto (y

que podemos identificar algunos elementos y

esto es algo que lamentablemente ya ha comenzado

aventurar una sumatoria del siguiente modo: gran

a

cantidad de psicólogos + ofertas laborales de

deficientes, parcelados, enfocados exclusivamente

programas sociales + poca flexibilidad del Estado +

en resultados e indicadores y no en los procesos;

bajos salarios + baja continuidad de los proyectos

trabajos de “intervención” desmembrados de

(procesos) + precariedad contractual. Si asumimos

los diversos, complejos e incluso contradictorios

una suma con este modelo, entonces el resultado

momentos y procesos de estos territorios; trabajos,

experimentarse)

trabajos

de

intervención

(4) Trabajadores sociales, antropólogos y últimamente sociólogos y cientistas políticos con una fuerte sensibilidad por los temas socio-comunitarios.


en definitiva, que no superan el asistencialismo o las

política social se condena a sí misma si no corrige

acciones cargadas de una filantropía añeja y poco

su (mal)trato hacia quienes hoy en día ejecutan,

comprometida.

con mayor o menor “éxito”, sus programas y planes. Como bien indicábamos más arriba, son estos

Finalmente, y en un sentido complementario, la

profesionales de lo psicosocial quienes sostienen

crisis del trabajo en el campo de lo social supondrá

una parte no menor del aparato público central

que la política social siga errando en su horizonte

y local, por ello, las reivindicaciones laborales

de posibilidad para la generación de cambios

de estos actores son vitales para el mañana. No

en nuestro país. De manera crucial, me atrevo a

hay posibilidad de lograr compromisos reales

sostener que esta política social estará condenada

y efectivos con los procesos que se generan de

al fracaso si no recompone su propia lógica interna

nuestro quehacer, si se trabaja diez meses y luego

de estructuración y funcionamiento, vale decir,

no hay certeza de que los recursos sean asignados

no podrá dar cuenta del mandato a terminar con

nuevamente, y si se asignan, que se haga con iguales

los problemas sociales, si no asume que no puede

montos y no disminuyendo presupuestos. No hay

acaparar todo el saber y el poder de transformación

posibilidad de que los profesionales no enfermen,

que se requiere en sectores de alta complejidad y

renuncien y circulen por distintos espacios, si mes a

vulnerabilidad social. La política social requiere

mes los sueldos se reducen de manera considerable

literalmente salir del Estado para dialogar con

y siempre bajo la figura del “convenio a honorarios”.

experimentan diariamente los problemas que

Me parece que estamos en un momento decisivo, es

ella pretende corregir o anular. Incluso la propia

hora de profesionalizar el trabajo en el campo de lo

definición de lo que es un problema social debe ser

social, hay que superar el mito de que esto es solo

revisada. A mi juicio, los expertos deben sacudirse

un poco más que un voluntariado. Somos nosotros

de tanto diploma y credencial, para dejarse impactar

los llamados a trabajar por validar y demostrarlo.

y “contaminar” por la realidad de la violencia, la

Sin embargo, creemos que la responsabilidad

marginalidad, el abuso y el consumo, es decir,

también la tiene el aparato público (central y

por la pobreza en todas sus posibles acepciones.

local); en ellos radica la posibilidad de dignificar y

Alguien que sobrevive día a día a la pobreza puede

fortalecer nuestro quehacer, no porque esto cambie

tener muchas claves para avanzar en esa línea ¿o

significativamente nuestras prácticas laborales, sino

no? Esto, los expertos no lo reconocen. Harvard (5)

porque contribuirá a que quienes estamos haciendo

difícilmente podrá reconocer que son los mismos

algo a diario por acabar con una parte de los

afectados los que pueden guiar la construcción de

problemas sociales de nuestro país, lo hagamos con

las posibles soluciones a los problemas sociales.

una sonrisa un poco más grande y con una energía

Aquí aparece un nuevo desafío para quienes

distinta, una energía que seguro se transmitirá y

estamos en el terreno de lo social y en la academia.

posibilitará otros cambios, otras transformaciones que ni los expertos ni los profesionales podremos

Por último, conviene señalar también que esta

imaginar.

(5) Solo por mencionar un centro de pensamiento con influencia planetaria en términos de políticas de toda índole para países en desarrollo.

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

aquellos sujetos, grupos y comunidades que

79


80 Aテ前 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013


Las “Marchas del Hambre” y la Asamblea Obrera de Alimentación Nacional (AOAN) 1918-1920 * Cuando terminaba la segunda década del siglo XX, Chile enfrentaba una severa crisis de abastecimiento alimenticio, lo cual estaba asociado tanto al agotamiento del modelo económico primario-exportador, como a la indolencia de las clases dirigentes. En este escenario, los sectores obreros en particular, y populares en general, se organizan y articulan las multitudinarias movilizaciones asociadas a la carestía de la vida, con el fin de poner el tema sobre el “tapete” y participar de la solución que, bajo la mirada de la dirigencia del movimiento, debía incluirlos no solo en la discusión, sino también en la puesta en práctica de la solución.

Cuando terminaba la segunda década del

La Asamblea Obrera de Alimentación Nacional,

siglo XX, Chile enfrentaba una severa crisis de

creada en este contexto, es la primera instancia

abastecimiento alimenticio, lo cual estaba asociado

histórica de creación de un espacio de deliberación

tanto al agotamiento del modelo económico

construido desde abajo y con carácter nacional,

primario-exportador, como a la indolencia de las

y da cuenta no solo de la incapacidad de la elite

clases dirigentes. En este escenario, los sectores

de asumir y conducir las problemáticas sociales,

obreros en particular, y populares en general,

sino que, fundamentalmente, habla de un proceso

se organizan y articulan las multitudinarias

donde la clase obrera ha tomado conciencia de

movilizaciones asociadas a la carestía de la vida,

su lugar político y se transforma en la vanguardia

con el fin de poner el tema sobre el “tapete” y

de una sociedad que demanda “a gritos” su

participar de la solución que, bajo la mirada de

transformación. De este modo, el movimiento

la dirigencia del movimiento, debía incluirlos no

social popular inicia un camino que lo llevará a

solo en la discusión, sino también en la puesta en

disputar el control del Estado durante el siglo XX.

práctica de la solución. * El artículo corresponde a una síntesis actualizada de la tesis para optar al grado de licenciado en Educación en Historia y Geografía de la Universidad de Santiago de Chile. ** Profesor de Estado en Historia Geografía, titulado en la Universidad de Santiago de Chile, con estudios de Magister en Historia de Chile en la misma universidad. Actualmente se desempeña como profesor de historia y ciencias sociales para la enseñanza media en el colegio Altazor de Puente Alto y tiene a su cargo la cátedra de Historia de Chile Contemporáneo en la carrera de Pedagogía en Historia y Geografía en la Universidad UCINF - Ilustración: César Tasso

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

** José Luis Tasso Valdés

81


Este artículo busca caracterizar brevemente la

aumentar exponencialmente los recursos fiscales,

coyuntura político-económica de la década en

y con ello el gasto y endeudamiento fiscal, como

cuestión y caracterizar la movilización popular y

también el desarrollo y la dependencia de otras

obrera frente al problema nacional.

actividades productivas en torno a él (1).

Chile hacia 1920 y la crisis de la oligarquía

Nuestra economía giraba en torno a la industria

AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

salitrera; sin embargo, hacia la fecha en cuestión,

82

En 1918, Chile era gobernado por Juan Luis

la dependencia del capital extranjero (británico)

Sanfuentes

representaba

y del mercado exterior (Europa) nos jugaba una

fielmente a la llamada oligarquía parlamentaria,

“mala pasada”. La “Gran Guerra Europea”, que

conjunto de familias que controlaban la tierra,

desde 1917 se puede denominar como “Primera

el comercio, la banca y, a través de sus alianzas

Guerra Mundial”, produjo el encarecimiento de

con el capital inglés, la principal “industria”

los costos de producción y de flete. Los alemanes

nacional: la producción de salitre. Este recurso,

desarrollaron el salitre sintético y, frente a ello, la

mayoritariamente manejado por manos extranjeras,

consecuencia natural fue el retiro de gran parte del

sostenía un modelo primario –exportador o de

capital británico y la paralización de las actividades

“desarrollo hacia fuera”–, que había permitido

productivas. Este fenómeno, a todas luces crítico,

Andonaegui,

quien

Los datos presentados nos hablan de la precaria condición en que se encuentran los sectores populares de gran parte del territorio nacional, en un período en el cual la riqueza concentrada en las manos de la oligarquía se traduce en el desarrollo de majestuosas obras que buscan emular, en el imaginario colectivo, la idea de progreso civilizatorio por el cual avanza el país

trae como consecuencia un importante flujo migratorio hacia los centros urbanos del Chile central, con la consiguiente ocupación de la periferia de las ciudades y la pauperización de las condiciones de vida, que ya eran “infrahumanas”. La

crisis

económica

también

había

ido

socavando la “legitimidad” del orden político. El “parlamentarismo chileno” (1891 -1925) venía siendo fuertemente criticado desde la época del centenario de la república. La “sociabilidad chilena” del doctor Julio Valdés Canje daba cuenta ya de la indolencia y frivolidad de las clases dirigentes, más preocupados de mirar hacia Europa que hacia Chile, desentendiéndose de los problemas sociales, disfrutando los beneficios económicos

(1) Por ejemplo, la agricultura cerealera había logrado recuperarse después de la crisis de 1878, gracias a la incorporación de las tierras de la Araucanía, y esa producción estaba orientada casi en su totalidad para abastecer la creciente demanda de las poblaciones obreras del norte salitrero. También en torno a la satisfacción de la demanda de esta población, se había desarrollado una importante industria alimenticia y textil. Además la industria salitrera demandaba ciertos insumos industriales que generaron el nacimiento de una industria metalmecánica y petroquímica. (2) No es motivo de este artículo, pero creo que es necesario mencionar sólo algunos ejemplos, como la huelga de los estibadores de Valparaíso en 1903, la huelga de la carne de Santiago en 1905, la huelga ferroviaria de Antofagasta en 1906 y la huelga de Iquique de 1907, tristemente recordada como la matanza de la escuela Santa María.


La lógica represiva decantó hacia prácticas de cooptación política, que se manifiestan a través de una serie de leyes sociales promulgadas durante el gobierno de Sanfuentes, que buscaron conceder viejas peticiones de los sectores obreros, para mantener el orden social del salitre y organizando sus vacaciones fuera de

allá de la vida en las oficinas salitreras o en los

Santiago para no mirar la miseria que los rodeaba.

campamentos carboníferos del sur. ¿Cómo vivía

Cuando esta miseria se hacía presente a través de

una mujer costurera en Concepción? El ejercicio

movilizaciones, paros, huelgas o protestas, el brazo

que presentamos busca caracterizar la carestía en

armado de la elite, es decir, las fuerzas de orden

la cual vivía gran parte de la población chilena hacia

del Estado, ejercían su violenta represión sobre

fines de la segunda década del siglo XX y, a partir

aquellos que levantaban la voz (2).

de eso, entender la amplitud de las movilizaciones urbanas por alimentos de 1918 y 1919.

cooptación política, que se manifiestan a través de

Se presenta el caso de una obrera sastre, con

una serie de leyes sociales promulgadas durante el

carácter independiente. Esta mujer trabaja en tres

gobierno de Sanfuentes, que buscaron conceder

vestones en la semana, considerando seis días, con

viejas peticiones de los sectores obreros, para

diez horas de trabajo diario. Los vestones salen

mantener el orden social. Producto de lo anterior,

por aproximadamente $10 cada uno, es decir, $30

se legisló en torno al descanso dominical, las

semanales o $5 diarios. Los gastos de la obrera, entre

condiciones sanitarias, y las habitaciones obreras,

alimentación, arriendo, luz y calefacción, sin incluir

lo cual permitió cierto ordenamiento urbano en

vestuario, salud, educación y menos entretención,

torno a la edificación de los llamados “cités”, por

y tomando en cuenta que debe velar por al menos

ejemplo.

un menor de edad, alcanzan lo $5,60 diarios, por lo tanto, tiene un déficit de casi $15 mensuales, por lo

Como se puede apreciar, el escenario en el cual se

cual debe vivir endeudada. (3)

produce la crisis de abastecimiento que moviliza a amplios sectores de la población, está marcado por

Esta situación, que se presenta en un Chile que

las situaciones de crisis, y el intento de los sectores

pareciese que ya ha desaparecido, se repite en

dirigentes por mantener el “statu quo”.

la actualidad en la mayor parte de la población chilena que, bajo otras condiciones y con

La precariedad de la vida

distintas necesidades, vive el mismo dilema de endeudamiento permanente.

Resulta interesante recrear las condiciones de vida de los sectores populares chilenos, más (3) Adelante, Talcahuano, 7 de mayo de 1919.

Otro ejemplo de la insuficiencia de los salarios, y

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

La lógica represiva decantó hacia prácticas de

83


que nos muestra las condiciones de vida en la zona

La Asamblea Obrera de Alimentación Nacional y

austral, es el de un obrero ganadero de Magallanes,

las “Marchas del Hambre” (1918-1920)

que describe en el periódico El Socialista, de Punta Arenas:

Frente a la crítica situación que vive el mundo popular, descrita previamente, se hace presente en

Un obrero gana por día $6 y si durante el mes trabaja

este sector de la sociedad la necesidad de establecer

25 días, ganará $150. Para sufragar los gastos del

una organización que pueda canalizar las diversas

hogar, necesita:

demandas obreras, de arrendatarios, profesores,

Por arriendo de casa = $60

empleados y estudiantes, sin diferencias políticas,

Artículos alimenticios = $60

ya que entienden que es la única forma de superar

Un carro de leña = $12

la crisis alimenticia. De este modo, a fines de 1918,

Media ton. de carbón = $18

la sección Santiago de la Federación Obrera de

El salario del padre solo le alcanza para pagar el

Chile (FOCH) llama a la formación de un estado de

arriendo, la leña y los víveres. (4)

asamblea popular, con el fin de organizar la primera protesta nacional contra la carestía de la vida y, a

Los datos presentados nos hablan de la precaria

su vez, plantear soluciones concretas, directas, que

condición en que se encuentran los sectores

estén legitimadas desde la base popular, que es el

populares de gran parte del territorio nacional, en

sector más afectado.

AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

un período en el cual la riqueza concentrada en las

84

manos de la oligarquía se traduce en el desarrollo

La Asamblea Obrera de Alimentación Nacional

de majestuosas obras que buscan emular, en

empieza a sesionar a fines de 1918 y, más que la

el imaginario colectivo, la idea de progreso

reunión de un grupo de dirigentes, se va a entender

civilizatorio por el cual avanza el país. No puedo

como un estado de movilización y deliberación

dejar de hacer la analogía con nuestro presente,

permanente del pueblo chileno, no solo para

cuando se discute el ingreso de Chile al selecto

presionar a la clase dirigente frente al problema

grupo de la OCDE, con sólidos números, que a su

alimentario, sino para articular propuestas que

vez esconden la precariedad laboral y la pobreza

conduzcan a una transformación estructural.

en la que vivimos. De este modo, se está planteando a la AOAN como Frente a lo anterior, el movimiento obrero a la

la culminación de un proceso de acumulación

vanguardia moviliza a la sociedad chilena, no

de ideas, experiencias y visiones, que se ha ido

solo para reivindicar las condiciones de vida

desarrollando desde el siglo XIX en el mundo

en que se encuentra, sino para poder generar

popular y que, para Salazar, es el antecedente

transformaciones desde la soberanía popular, para

inmediato del establecimiento de un proyecto

poder ser partícipe de la agenda pública.

político propio del mundo popular, que se grafica en la generación de la Asamblea Constituyente Popular de 1925 (5).

(4) De El Socialista de Magallanes, publicado en El Socialista, Antofagasta, 31 de agosto de 1918.


En el plano de la movilización, la AOAN logró

Sobre las diferencias que existen hay ideas

mantener a gran parte de la sociedad chilena

comunes, que se han manifestado en el correr

movilizada desde fines de 1918 hasta 1920.

de la historia popular, como es la aspiración de

Multitudinarias marchas que congregaron a miles

verse unidos en la lucha contra la explotación del

de personas por las principales arterias de las

capitalismo. La Asamblea Obrera de Alimentación

ciudades más importantes del país, generando

Nacional revitaliza este concepto, cuando hace

el temor de la elite, la cual reprimió los mítines

partícipes a todos los obreros, sin distinción de

políticos, saboteó las reuniones y amenazó a

credos religiosos o políticos. Pero los obreros sí

los dirigentes del movimiento, pero no logró

se cuestionan la participación de otros distintos,

detenerlo, al menos por esa vía.

principalmente por el temor a nuevos fracasos y

En cuanto a la propuesta transformadora desde

frecuente en el transcurso de nuestra historia.

la soberanía popular, esta se traduce en una

Un ejemplo claro es el cuestionamiento a la

serie de demandas, como por ejemplo la jornada

participación de los estudiantes. Recordemos que

laboral de ocho horas, la aplicación de políticas

la Federación de Estudiantes de Chile, como la

proteccionistas a la producción nacional, fomento

Asociación Nacional de Estudiantes Católicos, son

a la creación de cooperativas, colonización de

partícipes desde el comienzo de este estado de

territorios con población chilena, etc. También

asamblea para superar la carestía. De hecho, las

debemos señalar la exigencia de una Ley de

reuniones se llevan a cabo en la sede de la primera.

Instrucción Primaria de carácter obligatorio,

Pese a esto, la desconfianza hacia la participación

entendiendo que es la educación lo único que

de elementos no trabajadores no es menor, y está

podía asegurar el progreso de la sociedad. Esta

relacionada con un sentimiento de exclusividad,

exigencia se promulgó en 1920.

que se ha ido formando con los años, a raíz de las diversas traiciones que se traducen en tragedias.

Otro punto interesante de mencionar es el carácter de vanguardia del movimiento obrero frente al

Finalmente, vemos que hacia 1920 el mundo

resto de los grupos sociales. La AOAN logró incluir

popular se va a dividir frente a la candidatura de

en su seno a obreros, gremios profesionales y

Arturo Alessandri Palma. Por un lado, los grupos

estudiantes. Sin embargo, esta amplia convocatoria

mesocráticos que van a seguir los cantos de sirena

y su carácter policlasista van a generar conflictos

de la oligarquía y por otro el movimiento obrero

entre los sectores obreros de tendencia socialista

que va a continuar su camino de construcción de

y anarquista frente a la dirigencia que entiende

un proyecto popular, que en la década del 1920 se

que es el carácter inclusivo la mayor fortaleza

articula en torno a la Federación Obrera de Chile

de la Asamblea. Esta discusión va a debilitar a la

y al Partido Obrero Socialista, posteriormente

orgánica en su capacidad de convocatoria y en su

Partido Comunista de Chile, y que va a culminar

posición frente a la autoridad.

con la llegada a la Moneda de Salvador Allende Gossens y la Unidad Popular.

(5) Salazar Vergara, Gabriel, “Movimiento social y construcción de Estado: La asamblea constituyente popular de 1925”, Documento de trabajo nº133, Ediciones.SUR, Santiago de Chile, noviembre 1992, págs, 3-4.

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

a verse aplastados por la represión, como ha sido

85


86 Aテ前 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013


La nueva

Acción Sindical Es necesario avanzar al sindicato que busca alcanzar la hegemonía cultural. Avanzar a un sindicato que más que colaborar en la producción, la controla. * Escuela Sindical Clotario Blest El

sindicato

es

capitalismo,

capitalismo

es

competencia, competencia es destrucción.

que se enfrenta a la exageración insultante de tener que conquistar el derecho a sentarse y que surge

La noción de sindicato, hoy, responde al modelo

explotado. Por el contrario, el sindicato hoy se

competitivo de sociedad, y es en tal sentido un

enfrenta al amigable discurso “pro-trabajador”,

modelo capitalista de sindicato, que las más de las

donde no existe conflicto. De hecho, hoy es el mismo

veces es funcional al sistema de concentración de

gobierno el que promueve las escuelas sindicales.

poder y riquezas. Si queremos avanzar a superar

Este sindicalismo encuentra sus raíces en el período

el capitalismo, hacia modos comunitaristas de

posdictadura, desarrollándose durante los pactos

vida y hacia la verdadera emancipación de la clase

de los gobiernos de la Concertación que continúan

trabajadora, es necesario revisar las condiciones

con el plan laboral, un hábil plan que resguarda

en las que hoy hacemos sindicalismo, como primer

algunos derechos básicos, pero que bloquea todo

paso.

medio de organización colectiva efectiva.

En Chile, este ya no se mueve en la precariedad

En este panorama, el trabajador chileno hoy no

asesina de la faena salitrera, ya no es ese sindicalismo

piensa en sindicatos y las cifras hablan por sí solas.

* La Escuela Sindical Clotario Blest nace en el año 2009, de la mano de estudiantes de Derecho y Pedagogía de la Universidad Alberto Hurtado. Ofrece cursos anuales para trabajadoras y trabajadores, en materias de ciencias sociales, derecho laboral y estrategias para la acumulación de poder en la acción sindical. La redacción de este artículo fue un trabajo colectivo y en él participaron Alden Díaz, Simón González, Juanjo Martínez, Daniela Riffo y Enrique Zúñiga. www.escuelaclotarioblest.org

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

de la grosera y más evidente oposición explotador-

87


Hoy hay menos trabajadores sindicalizados que en el período de la dictadura. ¿Cómo llegamos a esto? ¿Qué pasó con ese sindicalismo solidario, igualitario y atrevido del s. XX chileno? ¿Adónde fue la “revolución del vino tinto y la empanada” y el proyecto emancipador de la clase trabajadora que tiene como grandes figuras, entre otros, a Luis Emilio Recabarren y Clotario Blest? Cambios en la estructura productiva, el papel

Un sindicalismo que reestablezca al trabajador en el lugar que le corresponde: el de obrero y constructor de los sueños que inspiran un relato común. Nuestro relato común. En definitiva, un sindicalismo vivo, un sindicalismo en comunidad.

geopolítico y económico de Chile en la economía capitalista global, y los resultados del golpe militar

ante el multi-rut y una fragmentación en pequeños

impulsado por un grupo de civiles que aún están

grupos en la que pareciera ser imposible divisar ya

en el congreso y el gobierno, son parte de las

un horizonte común tiene como eje a un trabajador

explicaciones.

rotativo, precarizado en un sistema de tercerización,

AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

con un salario a punta de bonos, lo que lo hace

88

Pero no se trata de revivir un muerto, el sindicalismo

débil y funcional a nuestra economía de servicios.

que murió con la dictadura, pues ya no están las

Se reconoce como subordinado y no como

condiciones. De lo que sí se trata es de retomar dos

protagonista de una relación de poder, en la que los

de sus grandes virtudes: la capacidad para ajustarse

protagonistas –para él– son otros: los empleadores

a las circunstancias del momento, que tiene como

y los legisladores. Así –y muchas veces por pereza

hitos a los cordones industriales, y el proyecto

como todo ciudadano– camina de institución en

político y cultural, que tiene al trabajador como

institución mendigando protección, en vez de estar

principal protagonista que modifica la realidad.

pensando en controlar la producción.

La dictadura a sangre y fuego implementó el actual

Es necesaria, entonces, la renovación teórica

modelo económico, que pasa del capitalismo

y práctica, pensar en resignificar las palabras

productivo al capitalismo financiero, dando un

“sindicato” y “sindicalismo”, para avanzar hacia el

golpe letal a ese sindicalismo clásico, cuyo núcleo

control de la economía y el derecho; para generar

de organización se encontraba en la industria.

y repensar los nuevos sistemas en los que se lleva a cabo la labor, como práctica emancipada ya del

Pero el trabajador chileno de hoy no es el

viejo ideal de trabajador asalariado que comienza

trabajador de manufacturas en torno al cual ese

a ser la práctica del trabajador controlador de la

viejo ideal sindical giraba, fácilmente encasillable

producción.

en categorías marxistas. Y no se identifica con el trabajador minero que derrocha grandes

En este camino, la discusión entre modelos no

cantidades de dinero. No es tampoco el trabajador

es lo importante, pues el dominante se puede

europeo de sociedades más igualitarias. El desafío

aprovecharse de muchos modelos. O aún no es lo

es mayor. Hoy nuestro sindicalismo subyugado

importante.


Apostamos por un sindicalismo que se organiza en torno al conocimiento del valor de la producción para controlarla, y devuelve así a los miembros del sindicato su participación como personaje activo en un engranaje que sin él no se mueve. Recuperar la plusvalía para los trabajadores sí es

personaje activo en un engranaje que sin él no se

fundamental y ese es el primer objetivo. Luego

mueve.

podremos discutir sobre nuevos sistemas, ya sea que acaben en situaciones de dictadura del

La educación sindical que promovemos es para

proletariado, la reconquista del poder popular o

construir redes y modificar las estructuras de poder

el comunitarismo como proyecto de sociedad. La

mediante la comprensión y generación de nuevos

plusvalía es precisamente la que puede colocar

espacios, trabajo de base, organización y poder

al trabajador en la posición de dominante. Es lo

de facto. Es una educación sindical con énfasis en

que hace que controlen y dominen los medios de

la historia que ayuda a comprender el papel que

producción.

juega el trabajador y la trabajadora de Chile en la economía globalizada. Es un sindicalismo que lucha

Este es el nuevo sindicalismo que promovemos,

bajo un solo estandarte, por encima de partidos,

un sindicalismo que apunta a recuperar no solo

gobiernos y leyes.

trabajadores. Un sindicalismo que busque hacer del

Para nosotros la consigna es clara: avanzar del

trabajo un espacio legítimo de realización material

sindicato que pide beneficios al sindicato que logra

y espiritual. Un sindicalismo que reestablezca al

bienestar. Avanzar del sindicato que solamente

trabajador en el lugar que le corresponde: el de

acumula poder para negociar y competir, al sindicato

obrero y constructor de los sueños que inspiran un

que busca alcanzar la hegemonía cultural. A un

relato común. Nuestro relato común. En definitiva,

sindicato que más que colaborar en la producción,

un sindicalismo vivo, un sindicalismo en comunidad.

la controla.

Para ello, el sindicato debe ser distinto, y la

Vamos viendo así que el desastre bíblico que

educación sindical así entendida implica no solo

vaticinan los poderosos en nuestro país con la

capacitación en habilidades negociativas, sino

idea de que sin empresarios no hay empleo, olvida

habilidades de articulación, (para conquistar la

que la verdad es precisamente lo contrario: sin

CUT y la negociación por rama) y de control de la

trabajadores no hay empresas.

producción, como se hace, por ejemplo, con el mapeo productivo. Apostamos por un sindicalismo

En suma, proponemos un sindicalismo de bases, un

que se organiza en torno al conocimiento del valor

movimiento cultural.

de la producción para controlarla, y devuelve así a los miembros del sindicato su participación como

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

el poder sino la confianza, la dignidad de sentirse

89


90 Aテ前 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013


Carta abierta de los funcionarios a honorarios del Estado Minuta Los funcionarios a honorarios de instituciones, quienes año a año ponemos en marcha –en gran medida– la operación de las políticas públicas que benefician a la sociedad. Sin embargo, se nos contrata de una manera ilegal e irregular a través de la prestación de servicios a una institución pública, servicio público o programa público a través de la triangulación de recursos de una institución a otra; con lo que el Estado se desentiende totalmente de sus responsabilidades como empleador. El contrato a honorarios, en síntesis, es un contrato de prestación de servicios transitorios y específicos sin dependencia administrativa y jerárquica. Sin embargo, en todas las instituciones, servicios y programas regulares del Estado se ponen en marcha las políticas públicas y labores regulares del Estado a través de personal contratado a honorarios

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

servicios y programas regulares del Estado somos

91


año tras año; cumpliendo y desempeñándose en

año el día del funcionario público a honorarios.

dependencias públicas, con horarios, y realizando diversas labores. Esta ilegalidad se ha permitido en

Chile no debe continuar erigiendo su desarrollo

el marco del código civil en conocimiento de los

con tal magnitud de autocomplacencia respecto

tres poderes del Estado por más de 20 años.

a la precariedad y plena desconsideración de los derechos laborales de los funcionarios públicos

Consideramos que esta situación irregular no

permanentes a honorarios, más aún cuando año

puede continuar perpetuándose, que se deben

a año se reditúa el acto vergonzoso de permitir

modificar las leyes orgánicas, leyes asociadas,

que la legislación chilena se mantenga obsoleta

bases técnicas y normas técnicas de todas las

sin responder en su estructura organizacional a las

instituciones, servicios y programas; a fin de que

reales necesidades de la sociedad; solo exigiendo

los funcionarios públicos a honorarios:

responsabilidad ante deberes de los funcionarios públicos a honorarios y desentendiéndose de sus

1. no sean despedidos injustificadamente;

legítimos derechos laborales. Hoy es imprescindible

2. sean contratados bajo el código del trabajo;

responder a la necesidad urgente de modernizar el

3. tengan derecho a indemnizaciones por años de

Estado a través del cambio de las leyes orgánicas

servicios;

y leyes asociadas de las instituciones y Servicios

4. tengan seguros de vida y contra accidentes

y de las bases y normas técnicas de programas

laborales;

regulares del Estado.

AÑO 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013

5. tengan derecho a seguros contra enfermedades

92

laborales;

El Estado chileno se ha transformado en el peor

6. tengan derecho a licencias con goce de pagos

empleador del país, actuando completamente

por más de un mes;

fuera de ley, violentando los derechos laborales de

7. tengan derecho a vacaciones a través de feriados

miles de chilenos.

legales; 8. tengan derecho a fuero maternal;

Los gobiernos, el congreso en sus dos cámaras

9. tengan derecho a pre- y posnatal con goce de

de representantes y el poder judicial deben

pagos;

reconocer la urgente necesidad de modernizar el

10. tengan derecho a fuero sindical;

Estado, considerando a todo el recurso humano a

11. no deban disponer de vehículos personales

honorarios que hace posible la realización de las

para el desempeño en programas regulares;

políticas públicas.

12. no deban incurrir en gastos personales de movilización;

Es impresentable para un País que se encuentra

13. puedan percibir gratificaciones y bonos por

reconocido por la OCDE, que se suscribe con la OIT,

cumplimiento de metas al igual que el sector

entre otras instancias de relaciones multilaterales

público;

y del derecho internacional, que se mantenga esta

14. accedan a salas cunas y medidas de bienestar

situación de acomodos ilegales e irregulares en el

para los funcionarios públicos a honorarios en las

Estado con recursos de todos los chilenos, y que

instituciones, servicios y programas del Estado;

afectan directamente nuestros derechos laborales,

15. puedan celebrar los días 3 de mayo de cada

nuestra calidad de vida y nuestros proyectos de


vida familiar. Los funcionarios públicos a honorarios nos sentimos plenos y orgullosos de las labores que desempeñamos y esperamos contribuir también al desarrollo de nuestro país con el reconocimiento de nuestros derechos laborales. Es impresentable la exclusión de los funcionarios públicos a honorarios de los derechos laborales. Asociación Nacional de Funcionarios a Honorarios

AÑO 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013

del Estado de Chile

93


94 Aテ前 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013


95

Aテ前 4/ NUMERO 16/DICIEMBRE 2013


96 Aテ前 4/ NUMERO 16/ DICIEMBRE 2013