Page 1


Haikús

No somos nada; una gota de lluvia entre la lluvia.

Cuando me sueñas tú, vuelve un colibrí a mi ventana.

Poesía Abraham Diseño y Fotografía Rubén


Mar Del cuerpo, la flama. Del fuego, la ceniza, de la ceniza... de la ceniza, el mar.

3


La hoja De viento la hoja se desencadena de sí misma. Qué solitaria y qué lejos se entierra en el aire en su aluvión de olvido. Esta hoja de viento en el viento se va hundiendo en la memoria de lo que nace, muriendo. A esta hoja que en el aire se mece ya sólo el olvido le abre su memoria. Ya sólo el olvido de viento y luz hermosamente la sostiene en el aire. Sin saber a dónde lejos y solitaria se la lleva la vida que la trajo en la rama, en el aire y en el polvo.

5


Barranco Sin dejar huella millones pasamos. Vapor. Como relámpagos de gotas que, en el sartén, hierven. Pasamos sin el líquido del ave en tan pesadas piedras; de hombres, a solitarios, nos hundimos en el barranco del sistema de transporte colectivo atascados en el nudo de la materia. Barranco somos. Llantas que en el lodo y en la rabia, cansados, un día andando morimos, sin andar, de un cáncer de sillón y t.v., de un infarto de estar el corazón fuera de sí, sin acariciar el muslo de la luz, sin entrar a la habitación del caracol.

6


HERMOSA Para ella, ella, mi vida toda Para ti, para ti, mi vida toda. Porque eres buena, tú, eres bonita, como unas hormiguitas embobadas por la miel, que rompieron su paso marcial -himno, uniforme y bandera-, que murieron borrachas en la luz, en el otoño, bien muertas de lunas de miel.

Porque eres buena, tú, eres hermosa, y no eres una flor inútil, ni utilitaria, ni lavaplatos, ni te sirvo más, y coqueteas a Dios, y no gustas comer en charola de sirvientes, y te encabrita el tacón alto y la ceja fileteada. Porque te basta ser para ser hermosa, con tus pechos de qué importa y tu aroma inmenso a gaviotas limpias.

8


Porque pierdes el tiempo, absoluta, como una divagante mosca que olisquea un ramo de sonrisas, de café en café, sencillamente, y te basta con ser y caminar y sentir que construyes bondades de té.

O vas y te recuestas en la espalda de la luz tremulenta y suave de la luna, o vas, me das un beso y una lágrima como unas piedrecillas de tu fe, y dejas sin calzones a lo ruin, y abres ventanales a la prisa.

Porque así, tan tú misma, te quiero. Porque eres tú, bonita, porque eres buena, tú, eres belleza, y nadie es como tú, tan hermosa, y nadie, nadie, nadie, te quiere como yo, a cristalazos locos de poesía y a deshoras de amor en este mundo desenamorado.

9


El jardinero tanto dej贸 crecer las espinas que ya no pudo acariciar sus rosas.

10


Alto y gris el muro, lo creían la libertad.

Abraham Peralta Vélez. 1989. México D.F. Poeta y editor. Rubén Ramírez Ortega. 1989. México D.F. Comunicólogo y fotógrafo.

http://tierraumeda.blogspot.mx http://nubebabel.wordpress.com

Grafías N° Cero Febrero 2014, México D.F.

Grafías  

Poema y Fotografía

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you