Page 1

PoEsyA (POetas, EScritores Y Amigos)

“Pensar obliga a pensar”

SEPTIEMBRE 2016

Ángel Catalano

Año XV N° 138

ESPERA

Este ejemplar de PoEsyA espera ser leído por todos aquellos que lo tengan en sus manos. Nosotros esperamos haber cumplido con nuestro aporte. Los lectores esperan encontrar escritos interesantes que cautiven su atención. Así vivimos, esperando, que llegue, que pase, que suceda, que termine, etc. etc. y mientras esperamos, la vida pasa sin darnos cuenta, tal vez algún día dejemos de esperar y comencemos a disfrutar cada momento recibiéndolo como llega, aceptando como suceda y dejándolo ir cuando otro momento ocupe su lugar. Particularmente espero lo mejor para todos, más que esperar, lo deseo y lo quiero. Porque de una vez por todas, el ser humano se merece una vida de paz, física, mental y por sobre todo, espiritual. Gracias por seguir leyendo PoEsyA. Rubén E. Saura

Ilustración: Ana Valle (profesora de Dibujo y Pintura) junto a Mónica López dirigen el taller “Caricias para el Alma” 4796-1966 esta obra se llama “Esperando a Mamá” óleo s/tela (80x80cm) -01-


PARA MI PAPÁ Es como retroceder en el tiempo. Todos nuestro sentidos estallan en memorias; buenas, malas, indiferentes. Todavía ni llegaba y ya estaba recordando el sabor de la comida a la parrilla de la tía los domingos, los gritos de mis primos, aquella vez en la que jugando, sin querer, alguien terminó llorando. Mucha nostalgia, pero jamás de la mala. Cada vez más cerca, podía reconocer los árboles. Era una de esas cosas espontáneas que muy pocas veces suelen ocurrir a esta edad, pero el estrés y la carga emocional es como pasar por una segunda adolescencia, y así de perdido me sentía a veces. Mi familia llegaba en la noche, pues venían en auto, más que nada por razones económicas. Dinero, dinero, dinero. La raíz de todos nuestros problemas. Quizás más que espontaneidad era la necesidad de un pequeño escape, regresar a momentos en los que el dinero no era problema alguno. Ya podía ver la entrada desgastada y empezaba a sentir la emoción apoderarse de mi cuerpo, abro la ventana del auto y el olor que me era tan cotidiano de chiquito me vuelve a despertar otra sonrisa. La tercera desde que me subí al taxi. Ésta fue una buena decisión, tengo la costumbre de pensar en tantas cosas que me sorprende el silencio que me invade desde el momento que pongo un pie dentro de la casa de campo, claramente restaurada. No creo que haya tantas personas que disfruten mucho de la soledad, pero es una de mis compañeras más queridas. No quiere decir que la busco constantemente, más bien la aprovecho cuando viene. De ésas extravagancias que se pierden cuando tienes cuatro hijos, tres nietos y dos suegros prácticamente viviendo en tu casa. Me acomodo en la silla que está estratégicamente ubicada con la vista hacia el bosque en el patio trasero y con una sonrisa en la cara, comienzo la espera a que lleguen los demás para seguir disfrutando. Ana Luisa Uribe

Ana Luisa Uribe, tiene 24 años, vive en capital, nació en Ecuador y hace unos años se radicó en Argentina donde estudia y trabaja, entre estas dos actividades participa en cursos sobre escritura de la universidad, es la primera vez que escribe para PoEsyA, algo que agradezco y espero continúe haciéndolo.

La suerte es una flecha lanzada que hace blanco en el que menos la espera. Konrad Adenauer -02-


LA ESPERA INFINITA Lo sabía: era innegable. Todos los síntomas de que ella ya había estado en esa casa escondida estaban ahí: el mantel limpio y bien colocado sobre la mesa, la taza de café que no llegó a terminar porque seguramente su marido la había llamado… ¿La estaría esperando en este instante? O peor aún: ¿estarían juntos nuevamente? Ella me había dicho que “la cuestión del matrimonio está casi terminada”… pero a mí no me faltaban razones para desconfiar de esas palabras. Y justamente cuando fui a prepararme un té, ahí la vi, pegada sobre la heladera: una nota con su letra. Me decía que la disculpe, que volvería “aquella misma noche” y viviríamos juntos ese fin de semana largo que nos habíamos prometido. Así que apenas terminé de leer la nota mi ánimo cambió abruptamente: pasé del abatimiento total a la expectativa, el anhelo… ¡Ah, por supuesto! Llega un momento en el que nuestros sueños se concretan. De hecho, en esa misma frase pensaba mientras me arreglaba -y arreglaba la casa- y la esperaba. Y el tiempo pasaba. Y yo esperaba. Pasaron treinta años de aquella vez. Todos los días recuerdo sus palabras, sus promesas… ahora ya no significan nada para mí. Sé lo que es el engaño… por engañar y por haber sido engañado. Sé lo que es la traición, por traicionar y ser traicionado. Sé lo que es el dolor y la pérdida… y cómo todo esto deja cicatrices en el alma y en el espíritu. Los médicos me han dicho que sufro de una enfermedad terminal, que me queda poco tiempo de vida. Me importa un carajo. Ahora, sentado en el andén, fumándome un cigarrillo y escribiendo estas estúpidas líneas, espero ese tren que me llevará a esa casa (que según mis hijos tendría que haber vendido hace mucho), que será mi último lugar de reposo de descanso … Bah, para ser más directo: mi lecho de muerte. De nada sirve soñar si no podés concretar tus sueños. Acepto la muerte con la misma naturalidad con la que acepté el volante que esa chica (que por su edad tranquilamente podría ser mi nieta) me dio cuando estaba llegando a la estación. “Dios sana y salva”… sí, seguro, querida. Ahí está llegando el tren. Ya no me queda mucho por decir y la verdad es que no quiero decir mucho más. Es cierto: no la perdono y no la voy a perdonar nunca. Lo que hizo me condenó a muerte, terminó de arruinarme la puta existencia. Siento un dolor que no cesa, una tristeza infinita que pareciera tan inmensa como una legión de universos. No la perdono y no la voy a perdonar nunca. Hay ciertas cosas que no se olvidan. Y hay ciertas cosas que no se perdonan. Pero todavía la extraño. Marcos Luraschi

-03-


ES IGUAL EN TODOS LOS IDIOMAS…

En todos los idiomas se ríe de la misma manera…Ja, Ja, Ja, . Síii, ya sabemos que puede ser también: Ju,Ju,Ju. Jo,Jo,Jo. Ji,Ji,Ji. Je,Je,Je. Hay muchas cosas, que se manifiestan igual en todos los idiomas, todos tenemos una Filosofía de vida que nos acompaña, nos ayuda, cuando meditamos, soñamos, esperamos… ¡Cuántas clases de esperas! Esos períodos de tiempo durante el cual se está aguardando que ocurra algo, o llegue alguien… Son Universales las esperas, dolorosas, ansiosas, expectantes, Felices…Hay esperas que nos obsequian un placer…sin embargo “en el mientras tanto”…”Te la regalo…” Las esperas pueden tener muchas sensaciones, todo depende de lo que uno espera… Por ejemplo, cuando la Enfermera viene y te dice: “La Señora ya está por tener su hijo…” Luego viene con una gran sonrisa y te dice: “¡Es una Nena! …” Y ahí la Espera se convierte en placer y Felicidad… y no te digo lo que es, cuando lo vivís como yo…En dos oportunidades…Dos Nenas, después de las esperas… Ángel B. Catalano

ESPERA La espera es una lenta agonía y el que espera desespera. Esperar por un nacimiento: “¿será sanito?” Esperar el día del casamiento: "¿Lloverá?” Esperar la nota de un examen de facultad : “¿Habré aprobado?” Esperar en una cita al hombre deseado: "¿vendrá?” Sabemos por primera vez lo que es el sentir de una larga e impaciente espera, la que nos desvela y hace que tu cabecita loca funcione a mil: es la llegada de los Reyes Magos: “¿Me traerá lo que le pedí?” Susana Martínez

ESPERA Espero la primavera sentada bajo mi árbol que ha escuchado mis risas, mis cantos y llantos, y mientras recuerdo el tiempo vivido los retoños crecen en mi corazón. Ya en dulce calma mi alma reposa en cada rincón de mi amado jardín. María Marta González Murature -04-


LA ESPERA -¿Espera el tren de las 9 hs? -Sí, espero que llegue en horario. -Espero que pare la lluvia. -No creo que muy pronto. Se espera un temporal. -Señores pasajeros, se informa que hay demoras en el servicio de trenes. Esperamos sepan disculpar las molestias. -Pero, ¿cuánto tiempo habrá que esperar? -Espero que nos digan pronto. -Mientras esperamos…¿la puedo invitar a tomar un café? -Espero que esa no sea una insinuación ¿verdad? -Muy señora mía: espero sepa apreciar un caballero. -Y yo espero que no me tome por ingenua. Conozco a los caballeros que siempre esperan algo a cambio. -Lo único que espero de usted, señora, es que me ceda el honor de compartir la espera. -Espera, espera, espera, toda mi vida esperando que caiga maná del cielo, y ahora que lo veo, simplemente no lo creo. -Espere a ver por sus propios ojos. Aquí no más está el barcito de la estación. -Espere, tengo una idea mejor. Acá a la vueltita está el Sheraton. -Espere, creo que me olvidé el paraguas en la sala de caballeros. Enseguida regreso. ………………………………………………………………………………………………. -Y así es que sigo esperando el café calentito, al caballero, y al maná del cielo. Silvia Munton INCERTIDUMBRE CIERTA ¿Cómo explicar este hondo pesar? Este grito bárbaro que sabe a verdad y no puedo gritar. Tal vez es dolor? Tal vez es perdón? O acaso es la vida brindándome amor que no sé comprender, que no sé valorar? Y tengo temor que este gran amor ya no pueda esperar porque esperó demasiado tal vez. Y yo, sigo aquí, Siento música en mí que no sé bailar. Hay fragancias en mí que no sé percibir. Siento la angustia mortal que no puedo arrancar. Y sé que esperando no puedo esperar. KARINA. -05-

SI TE VAS Al que se va, resulta más fácil irse que al que se queda quedarse. Por eso si tú te vas, y yo decido esperarte, seguro te he de extrañar y no sé si has de extrañarme. Enrique Catalano


FE. ESPERANZA. AMOR -… El amor todo lo puede, todo lo espera, todo lo soporta… dicen las sagradas escrituras descritas por el Apóstol Pablo en el Nuevo Testamento, en el libro de Primera de Corintios capítulo 13, titulado ‘la preeminencia del amor’. En este día sábado, María Paz y Hernán deciden obedecer a este sagrado sacramento mandado por Dios uniéndose en matrimonio hasta que la muerte los separe-, concluye la boda el padre Jeremías, de la parroquia de la Santísima Trinidad. (cinco años esperando casarse y al fin les llegó el día), mientras que Mapi, la prima de la novia, observa la boda esperando ansiosa que su príncipe azul aparezca algún día y no se demore tanto, puesto que ya va para 40 y todavía nada. No quiero parecer cruel, pero a estas alturas se va a quedar para forrar biblias. Pobre piba. En su misma situación está Barbarita, esperando sumamente preocupada a que su ex novio la llame para reconciliarse con ella, después de la tremenda macana que se mandó ocultándole a su pareja un hijo al que su padre no la deja ver. La chica se hace la película pensando en que el muchacho ya encontró consuelo en otros brazos, que no son los suyos. Y sí, ya pasaron seis meses. Ya no creo que la llame. Esperá tejiendo como Penélope, Barbarita… Cómo le vas a ocultar a tu novio que tenés un hijo??? ¡Yo también te hubiera dejado, querida! Los que sí ya no pueden esperar más son Luis y Agustina, ya que su religión no les permite hacer nada hasta que no pasen por el altar. Tres años de noviazgo y cada vez que se quedan solos, es una tentación demasiado grande para ambos. ¿Llegarán a la noche de bodas? Y los que sí no se dan el lujo de esperar a que les toque el divorcio son Héctor, el peluquero de la barbería masculina del barrio, y Alicia, la vecina de al lado de la peluquería. Todavía no les salió el divorcio a ninguno de los dos, pero ellos igualmente no hacen esperar al placer. Sus fogosos encuentros adúlteros se escuchan en toda la peluquería. Ella entra a visitarlo todas las tardes a la misma hora y él la espera, encendido de pasión, en el cuartito del fondo de la barbería, haciendo esperar durante 15 minutos a la clientela. Esos sí que la pasan bien. Y como dice el título de la canción de Serú Girán, “Esperando Nacer”, en la dulce espera está Natalia, la veterinaria de la ciudad, que está a punto de ser mamá. Ya le queda un mes de embarazo y está impaciente esperando a que nazca su varón, al que llamará Bautista. Otra que está en la dulce espera es Jacqueline, la maestra de la única escuela del barrio, que ya lleva un año entero intentando embarazarse y todavía no lo logra. Esterilidad le dijo el ginecólogo. El mes próximo viajará a Europa con su marido para iniciar un tratamiento de fertilidad. ¡Exitos, Jacqui! ¡Esperamos buenas noticias! Y mientras algunos esperan felices el nacimiento de un nuevo ser, otros esperan ansiosos a que alguien parta de este mundo, y generalmente, es para sacar tajada con dicha muerte. Es el caso de José Luis, que está esperando que su mamá muera para heredarla y quedarse con todo. Ya la internó en un geriátrico y ahora sólo le resta esperar el final de su progenitora. Lo mismo que Sabina, que esperó muy tranquila a que su madre se muriera para poder cobrar su jubilación después de fallecida. La difunta ya lleva dieciséis años muerta y figura -06-


en el padrón electoral con 109 años de edad. Hay gente para todo. Pero la que sí está “esperando la carroza” es doña Alcira que acaba de cumplir 102 años y está mejor que yo. La pobre espera todos los días que el de Arriba se digne a llevarla porque considera que ya vivió lo suficiente, ¿para qué más? Pero parece que todavía no le llegó la hora. Hace poco se arrojó en paracaídas desde un avión y ahora se acaba de inscribir en el gimnasio del centro de jubilados al que asiste diariamente. Y si sigue así, la vieja nos va a enterrar a todos. Lástima que Karina no pueda decir lo mismo… desde hace tres meses está esperando ese trasplante de médula ósea que no llega nunca. Cáncer fulminante. Si sus padres no encuentran un donante pronto, no pasará de las dos semanas. Siete años tiene la chiquita y todavía sigue en lista de espera. También Susana está esperando. Espera que su hijo Cristian se despierte del coma 4 en el que se encuentra dormido desde hace dos años. Un accidente de moto. Perdió el control del volante e impactó violentamente contra el pavimento partiéndose el cráneo en cuatro partes. Los médicos no le dan muchas esperanzas a la madre y piensan que lo mejor es desconectar al chico y dejarle la cama del hospital a otro paciente. Susana espera el milagro; está en manos de Dios. Fe es la que tiene Estela que está a punto de someterse a una operación a corazón abierto y tiene un 95% de posibilidades de morir durante la operación, ya que está bastante, bastante complicada la cosa. Pero ella, como buena cristiana que es, confía plenamente en que alguien desde el cielo guiará las manos del cardiólogo que la va a intervenir en pocos días. Siempre fue una mujer muy optimista y por eso ha salido adelante, cuando el marido la abandonó a su suerte a ella y a sus dos hijos pequeños. Seguro que todo saldrá bien. Al menos eso espero yo. La que lleva meses esperando es Lita. Su perrita, una preciosa maltesa blanca, desapareció de su casa hace cinco meses y todavía no regresó. La pobre señora se queda todas las noches despierta en la puerta de su casa esperando a que su mascota vuelva. Toda la ciudad está empapelada con la foto de Daisy, pero yo ya no creo que regrese. Son perros muy caros, ya la deben haber hecho plata. Pero bueno, la esperanza es lo último que se pierde. “Porque lo que alguno ve, ¿a qué esperarlo? Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguadamos” (Romanos 8:24-25). BETEL PENIEL Sin pasión, el hombre sólo es una fuerza latente que espera una posibilidad, como el pedernal el choque del hierro, para lanzar chispas de luz. Henry F. Amiel El valor espera; el miedo va a buscar. José Bergamín -07-


BIBLIOTECA DE LOS RECUERDOS Recuerdos que el tiempo me arroja a la memoria y que se escriben en algún cuarto del alma, recuerdos que se han fotografiado y perduran del pasado con imborrables huellas, sabores dulces y salados, penas y alegrías, lágrimas que se ahogaron en una despedida y el color castaño que se fue perdiendo entre las manos, mientras una sencilla sonrisa se dibuja en los labios, fue una tragedia el adiós donde se perdieron las ilusiones y cayendo sin reacción sobre el asfalto, partir sin explicación y flotar en una tela de araña de acertijos donde no hay una respuesta definitiva, lenguaje incoherente donde cristalinas lágrimas se abrazan para no caer al precipicio y la lumbrera de esta habitación que cierra su paso a la luz, tiempo de recordar amando lo perdido aunque duela la ausencia, ausencia que se recuesta sobre una vacía almohada donde se plasman los sueños, aquellos dorados en su momento y hoy sepultados en un campo sin olvido, dormidas se han quedado las marcas y las mismas han escrito su historia en la imborrable hoja de los sentimientos, ser complaciente con el laberinto de la vida después que destellos de la mismas quedan flotando, no dejan sentido a nada ni lenguaje sutil para expresar con una mirada, solo el delicado gesto de quedar en la espera y sentado entre aromas de jazmines y fresias, hojeando imágenes en la cálida biblioteca de los recuerdos, estar solo, con el sabor amargo en la garganta y dejando que el tiempo sea testigo, el cómplice de un destino y que tan solo pase, dejando una marca…como lo hiciste tú. Jorge Pérez ESPERA Cuando llegue, hubo una espera. Es la espera que nunca desespera. Cuando menos lo esperes, llegará o volverá. Tu corazón: ¿Lo espera?. Si no vuelve, será siempre una gran espera. Corazones que esperan ¿por amor o solo por placer? Confieso que prefiero que sea por “AMOR”, porque el placer se esfuma. Preguntas que intrigan: ¿Querer y esperar más de lo que tenemos? Tratemos de vivir con lo que nos brindan, que siempre será mucho, si es con amor. NatuHeKa, El mártir espera la muerte; el fanático corre a buscarla. Denis Diderot -08-


ESPERA Yo sé que naufragas en mí Naufragas en mi vientre Naufragas en mis ojos verdes En mi incansable espera Y sólo hasta que musito ese conjuro -Eran las nereidas rotas y los ángeles concatenadosPareces encontrar una ruta Pero sigues naufragando hasta perderte Siempre remolcado por mis palabras O por las sirenas que hay en mis manos Sujeto a una palabra ancla que te salve de los vientos De la noche De la tormenta que en momentos amenaza con hundirte. Sandra Gaona (Saltillo Coahuila, México) ZAPPANDO EN TI

No es fácil abrirse al sol cuando te ha dañado la luz. No es fácil creer que aún eres, cuando has estado desmembrado. No es fácil nadar nuevamente, cuando tus brazos padecieron parálisis. Y es un milagro que podamos mirarnos, con tanta invisibilidad vivida. Pero el amor obra milagros, reconociendo valores; y zappando coincidencias se nos va recreando el alma, mientras tocamos la misma canción.

ESPERA Vuelo por ti porque vuelas Como cien pájaros bajo la luna llena Porque en tus alas de fino encaje Enredo mis miedos y mis secretos Y en tu manto de estrellas como suave brisa Te encuentro pleno para volar hacia mí. Vuelo por ti porque vuelas En el espacio que te rodea Y derramas bajo tus ojos Gotas en perlas, preciosas lágrimas Que me envenenan, Y son el conjuro de mi esperanza, Porque imagino que me amas, Porque bien imaginas que te espero.

Al final del día; cuando todo ya ha sido incorporado nos saltan los poetas por los poros. ¡Bienvenido a mi vientre amor mío! ¡Bienvenido a mi amor a mi vida y a mi tiempo! Ha sido eterna la espera...

María José Sisterna Ushuaia, Tierra del Fuego

Kim -09-


ESPERA

ESPERA

Fría noche, esta noche, no estás tú, estoy muy sola… El cuerpo extraña calor, quién consuela mi dolor. Vendrán días interminables desdeñados de tristeza, de amores que extrañan, la lejanía que duele… Una espera que comienza, con frío en nuestra alcoba, se extraña la ternura, la pasión de ese amor… Los recuerdos serán antorchas que encenderán el fuego, de amores ya vividos, de amores que vendrán… Yo te espero mi amor, se que pronto tu estarás y que me encontrarás con deseos tan ardientes de tenerte otra vez… Un encuentro ya pensado, un encuentro apasionado, serán días de amores que colmaran la tristeza, soledad y melancolía… Amor de mis amores, la espera desespera, amor, amor eterno, eres el pilar de mi vida, amor de mis amores… Te espero… te espero…

LA ESPERA INTERMINABLE Ella se queda esperando la respuesta a su carta una respuesta que nunca llegó Ella queda aguardando la supuesta epístola de amor una carta que nunca llegó Ella esperaba lo ansiaba estaba cansada y desesperada. Finalmente tomó el cuchillo y cruelmente en el altillo se abrió la carne murió amargamente Dos días después junto a su tumba su hermano Andrés depositó la carta en la penumbra… ...demasiado tarde… Ariel von Kleist xvi

María Inés Martínez. Alta Gracia- Córdoba-Argentina -10-


LLUVIA Y SÁNDALO

CADA UNO A SU MANERA

Cada dos notas de sonido sedoso, dos gotas de lluvia y sándalo. Lluvia. Sándalo. Pasos son desde la luna a la sombra, y de regreso son espera matizada . Dos tiempos. Dos silencios. Y un secreto al alba . Espuma de mañana. Aire. Hueco que anida la tardanza del viento sereno al ras del suelo. Lluvia. Sándalo. Dos gotas. Dos notas ... en un pentagrama desierto de otras notas.

No quiero esperar a que tú decidas, cuándo se puede amar, como si amar fuese comida, cuándo está bien, cuándo está mal, cómo hay que hacer, cuánto debe durar. No es así la cosa, amar es más sencillo, es poesía, es prosa, tiene su propio brillo. Amar es entregarse a los demás sin miedo, sin egoísmo, debe ser tan natural como amarse a uno mismo. Por eso, tú haz lo que quieras, elige el cómo y el cuándo, aquí concluye mi espera, aunque no te guste… Te seguiré amando. Rubén E. Saura

Liliana Alejandra Bell ESPERA Extraña simbiosis de ansiedad e incertidumbre, los segundos son horas y las horas son siglos. En lo que vendrá, cómo es, uno siempre esperando para lo mejor y lo peor y el espíritu que se agita y todo es expectativa. La espera, que es, la incertidumbre por naturaleza, porque el futuro es así, algo incierto. Puede ser de la mejor manera o de la peor, el abrazo, el beso y el amor imposible. O aquel momento inevitable donde el ser más querido está por morir. Siempre a la espera, el peor de los momentos, donde en definitiva la naturaleza dirá su veredicto y nosotros deberemos acatarlo. Eduardo G. Romero -11-


TE ESPERO Las gotas golpean el vidrio, jugando inconscientemente carreras entre ellas. El marco de aluminio del ventanal las recibe una por una, con los brazos abiertos. Y mientras, yo te espero. Como la primera y como la última vez. Se repiten los nervios, las lágrimas al verte llegar, las sonrisas de los recuerdos, el sudor en las manos, los labios sedientos de ti… No puedo explicarte lo que pasa por mi mente en ese breve segundo en que te vuelvo a ver. En el momento en que nuestras miradas se encuentran, en lo que tardamos en abrazarnos, en el instante en que siento tu corazón palpitar desesperadamente junto al mío. Y yo te espero. Con las mismas ganas de siempre, con la misma felicidad impregnada en la piel, con miles de besos que guardé desde la última vez. Porque, desde el momento en que te veo partir, comienzo a juntar besos, caricias, abrazos, miradas y atrevimientos para la próxima vez. Y aunque no te lo quiera decir siempre, muero de ganas por tener tu piel con mi piel, de poder tocar cada parte de ti, lo que veo y lo que no también. Por eso te espero. Horas, días, semanas… lo que sea necesario. Sólo con tal de verte, abrazarte, besarte y susurrarte al oído lo mucho que me gustas, lo mucho que te quiero, y todo lo que te amo. Joanna Meminger Montevideo-Uruguay SOLO UN SUEÑO

Sabía que en algún momento iba a llegar, la espera fue larga, pero valió la pena. Ese día, al levantarnos para desayunar, por debajo de la puerta habían dejado una nota, nos teníamos que presentar urgentemente para terminar de firmar los papeles y de verdad, eran un montón, ¡Así de papeles!, la emoción era inexplicable, como lo fue la desilusión al decirnos que solamente era para poder terminar los trámites, pero en quince días, ¡Siii! ya sería nuestro. Esa mañana se levantó temprano y se fue, yo esperaba ansiosa verlos llegar y cuando los vi venir, no lo podía creer, al fin el momento tan esperado llegaba a su fin, lo miraba y me parecía un sueño, tan limpito, tan brilloso, con ese rico olor a nuevo, muy blanco para mi gusto, me hubiera gustado más obscurito, pero no se podía elegir. Me acerqué, lo puse en marcha y en lugar de avanzar, fue marcha atrás y ¡Puumm! lo choqué. Valentina Mateu

Sin pasión, el hombre sólo es una fuerza latente que espera una posibilidad, como el pedernal el choque del hierro, para lanzar chispas de luz. Henry F. Amiel -12-


AZOTE Cerraba el domingo naciendo en un lunes Comenzaba mayo y papá murió…

ESPERA Las horas pasan en esperas largas Silencios mudos la completará Desesperanzas que a veces contagian Búsqueda intensa a un algo que no está Y los errores marcaran la trama Y los recuerdos llegan a enturbiar Son unos sueños perdidos en albas Y las nostalgias vuelven a indagar.

Me azotó con furia un intenso dolor En desgarro y desespero miré al cielo y busqué Todas las estrellas tapadas por nubes Atada por dentro no podía creer…

Pero de pronto lo intranquilo es calma Y las mudeces tienden a igualar Y las memorias van perdiendo trama Y en ese día todo queda en paz.

Habías partido y así desolada la vista bajé

Santiago Ravazzani

Sabía que un día podía suceder no esperaba fuera en esa quebrada sino en otras dunas… En el tiempo Allá… María Catalina Pugliese ESPERA

En ese bosque que surca el camino, te espero, para llevarte a un sitio, que puede llamarse paraíso. Son pinares que desprenden un aroma que no se puede contar con palabras, solo se siente al llegar a ese lugar, que es maravilloso, por estar cerca del mar. Es normal y natural ver parejas brindarse arrumacos, en ese rincón propicio para escuchar palabras de amor, afirmar sentimientos, por un alguien especial, SOS vos, por eso te espero. Catalina Sia -13-


CULPABLES, LOS DOS Y si va otra noche sin dormir y le arrancas un ala al corazón, no la culpes, pensá en tu día, tal vez podrías haber hecho algo mejor. Si la noche es para mí como un carrusel de fotos y fotos obscuras del sueño de un sueño en espiral, la culpa es mía y de nadie más, son solo malos pensamientos, libéralos de mí. No culpes a la playa si por mirarte estoy accidentado, por tu culpa un carnaval de risas cómplices me atropelló, por eso mi doctora recetó: sobredosis de olvido y unas vacaciones pagas en un buen hospital de “Pinochos malheridos” que no pueden ni comer ni dormir. No culpes a la lluvia porque me gusta caminar sin paraguas, debajo de ella puedo llorar sin que nadie se dé cuenta, son cosas muy mías, son solo lágrimas bajo la lluvia. No culpes a la luna llena de una noche de enero cuando un ejército de ángeles con mi viejo a la cabeza, vino a buscarme y después de darme un abrazo de “puta madre” que pareció interminable me dijo: - ¡Vamos Jorge! vení conmigo, ya es hora de irnos.- dudé por un minuto pero le tomé la cara con mis manos y le contesté: - Te extraño mucho viejo lindo, no sabes la falta que me haces, vos querés tenerme cerca y yo también, pero dejame un rato más acá, no puedo irme sin hablar con ella, sabes de quien te hablo, además todavía tengo mucho por hacer, dame fuerzas para lograrlo,. Me dijo: - Bien dicho hijo, eso esperaba de vos. Dio media vuelta y se perdió en un sueño amenazado como el cielo de Babel. Y a vos te culpo por bailar así, me quedo con vos, sigo de largo y voy a buscarte, me mata como te moves por todas partes, princesa de la noche, heredera de Caín, bailando en la vereda sos la más cambalachera, está visto, no sos una mina cualquiera. No rompas la cadena, que pronto va a amanecer, no quiero que me entiendas, si nunca me vas a entender, tal vez mañana veas lo que hoy no pudiste ver o tal vez en el futuro, sea un mucho mejor. Culpables los dos, pero si contradecirme en mi discurso es mi fuerte, aceptaré lo me tenga la suerte. ¿Por qué estás tan triste mi amor? si tenes todo lo que tu corazón desea y pedis más, más de lo que yo puedo en vida disfrutar, siempre serán enigmas del corazón. Pero al final, culpables... los dos. Jorge Greco -14-


EL TELÉFONO NO SUENA

RÉQUIEM

Es una noche fría y por mi ventana se escucha el murmullo de la arboleda. Mi corazón espera un llamado que ya no va a llegar, mi mente empieza a buscar excusas para tu ausencia. Aunque no sirven de nada no importa porque lo que importa es que ya no escucho tu voz, ni siento tu respirar, ni me iluminan tus ojos, ni me atrapa tu sonrisa. Estoy triste, aunque sé que pronto te veré. Pero acaba de empezar una noche más sin ti.

Silfos y salamandras (en un cielo de milongas) atestiguaron el silencioso impacto. Te esperé entre muros destilados Haciendo beneficencia con el tiempo y en un área restringida para idiotas lapidé a otros que intentaban escaparte. Ayer, persecuta de alquitrán y venas aquietando tu furia incontrolable. Hoy, aquí, secuela de tu locura, imploro a la Pachamama que no dejes tus marcas indelebles. Piel sin borde ni textura voy por la senda olvidándote. Mientras, un espíritu caníbal me recuerda, que no todas las despedidas duelen.

Guillermo Laborde Guillermo tiene 36 años, vive en Munro le gusta escribir pero es la primera vez que participa de PoEsyA, lo que agradezco y espero continúe haciéndolo.

Vanina Suarez Ushuaia- T.del Fuego- Argentina

Cruel la espera, del que espera y se niega a compartir su silencio. Rubén E. Saura Es necesario siempre esperar cuando se está desesperado, y dudar cuando se espera. Flaubert -15-


ESPERA El hombre siempre espera... Claro, que más puede hacer aun haciendo. Sin querer, aun espera, de sí y de los demás. Espera... el amor… Espera, lo mejor... Jamás el hombre espera lo peor que vendrá sin ser esperado. Se sabe, que lo peor existe, pero jamás conocí a nadie que lo esperara... Por tanto, el hombre, es generador de esperanza... Eso es sencillamente la espera... esperanza y es el elemento último de la caja de pandora... si de ella escapaba la esperanza... no habría sobre la tierra hombres con fe.... Liliana Forgione ESPERA No te vayas, ¡No te apures en marcharte! Mi mirada te busca, mis labios te desean, como cuando nos conocimos y por primera vez nos abrazamos intensamente y pude sentir el latido de tu corazón junto al mío. ¿Esperar? ¿Cuánto tiempo ya pasó? muchos meses y no escucho de tus labios: “Sí” te perdono, porque en el perdón de tu bendición hallaré la paz, ese perdón que no me diste y tantas veces te pedí. Solo me respondías con silencio. Luis Alberto Maldonado DATOS PARA TENER EN CUENTA

Mail:

rubenpoesya@gmail.com

Facebook:

Poesya Poetas Escritores y Amigos Próximos temas

Octubre Noviembre Diciembre Enero (2017)

DEDOS FANTASÍA PAN REGALO

(04/10) (04/11) (04/12) (04/01)

El amor es la respuesta, pero mientras usted la espera, el sexo le plantea unas cuantas preguntas. Woody Allen -16-

Poesya septiembre digital espera  

Presente en el II encuentro de Poetas en el Fin del Mundo- Ushuaia 6,7 y 8 de octubre de 2016

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you