Page 1


A vos que con el tema del mundial estuviste un poco distraído este último tiempo y tal vez se te escapó un poco la tortuga de la realidad nacional; a vos que la paranoia de la gripe “A” te pinto para el lado del retiro espiritual; a vos que la política “no te cabe”; te queremos contar que hace unos meses un grupo de compañeros jóvenes de distintos gremios, creímos que era necesario empezar a juntarnos entre muchos pibes y pibas que sentíamos unas ganas incontenibles de empezar a participar activamente en la vida política de nuestro país. Así, de a poco, fue surgiendo esta idea de tomar la iniciativa y conformar un nuevo espacio político llamado Juventud Sindical, el cual convocó desde el inicio a compañeros y compañeras de muchísimos gremios de todas las actividades del trabajo y también de todo el país.   Así, la idea de una renovada Juventud Sindical comenzó a tomar forma, fuerza y mística y, a partir del 24 de marzo de este año, cuando miles de compañeros jóvenes nos pusimos la casaca de la Juventud Sindical y poblamos la histórica marcha de las organizaciones de derechos humanos con un pintoresco color blanco, recuperamos la presencia de la juventud del movimiento obrero organizado en la escena política Argentina. A partir de ahí comenzamos a sumar más y más entusiasmo mientras, que más jóvenes se fueron sumando a nuestra propuesta transformadora de la realidad social. Y en ese camino andamos… COMÚN y CORRIENTE es la revista con la que intentaremos, a partir de ahora, dar a conocer nuestras propuestas políticas, nuestra actividad militante y nuestro análisis de la realidad nacional.  Modestamente, creemos que los jóvenes trabajadores que nos encontramos organizados dentro de nuestros gremios y a su vez, en la CGT, tenemos una mirada generacional propia que nos gustaría compartir con todos los jóvenes de nuestro país, desde un lugar de compañerismo y compromiso, sin distancias entre unos y otros, como sabemos hacerlo nosotros… Entonces… este es el comienzo de una idea desarrollada por grupo de jóvenes con ganas de mejorar nuestro país en sintonía con lo que los referentes de los gremios más importantes de Argentina definieron en el documento de lanzamiento de la Corriente Sindical del Peronismo en la ciudad de Mar del Plata: ES LA HORA DE LOS TRABAJADORES. Es el inicio de un compromiso con vos que nos estás conociendo, durante el cual esperamos no defraudarte y  a partir del cual esperamos  te  enganches cada vez más con este proyecto que recién arranca y que necesita también de tu participación. También es el primer número de un nuevo medio de comunicación, con todo lo que eso importa en un país donde la palabra ha sido siempre utilizada por tan pocos y tantas veces robada de la garganta y la pluma de los trabajadores. Por eso, sin querer ser demasiado pretenciosos, queremos desarrollar un nuevo tipo de comunicación entre compañeros trabajadores, sin intermediarios y de igual a igual, entre tipos como vos, como nosotros. Tipos que somos, simplemente, COMÚN y CORRIENTE. Bienvenidos, pasen y vean.


Desde la juventud Sindical nos proponemos abordar el problema de la educación, la salud, el trabajo, el deporte y la cultura, pero no por el mero hecho de una actividad social más, sino como elemento central para el desarrollo de organización y la conciencia de los trabajadores. Por Facundo Moyano. Nos acercamos a la sede del Sindicato de Camioneros en el barrio de Constitución para entrevistar al secretario general de la CGT, el compañero Hugo Moyano, quien hizo un repaso por la historia de la Resistencia Peronista y la manera en que ésta marcó a fuego la identidad de nuestra clase trabajadora. Te proponemos reflexionar desde lo que nos conviene a nosotros como trabajadores haciendo un recorrido sobre las verdaderas causales de la inflación, porque sólo de ese modo podremos atacar este problema de raíz. Somos la Juventud Sindical. Somos los jóvenes trabajadores de la Argentina que creemos en la organización y en la política como herramientas para la transformación, en busca de la felicidad de nuestro pueblo. A un año de la sanción de la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, podemos comenzar a reflexionar sobre los caminos que aún nos quedan por explorar en el mundo de las comunicaciones y la información. La batalla hacia el interior del movimiento obrero para definir en cuál de los dos proyectos debemos estar los trabajadores y cuál debe ser el papel que juguemos. Lo que significó el liberalismo para los trabajadores, cuando prácticamente todo el arco político y mediático, se dejó llevar por el canto de sirena que venía desde Washington y que hundió a nuestro pueblo en el hambre y la miseria. El golpe del 16 de setiembre de 1955 encontró inmediata respuesta en la clase trabajadora: movilizaciones de las bases, asambleas en fábricas, huelgas y sabotajes serán una constante ante el atropello impuesto por los “libertadores”. Compromiso General con la Tierra, Primer encuentro nacinoal de trabajadores por el medio ambiente; 123 años de La Fraternidad; Ley del Peón Rural. Convocamos a los jóvenes a ser el presente y el futuro. A tomar la posta y adoctrinarse, porque la realidad exige preparación y convicción. A romper con la política del “toma y daca”, a quebrar la lógica del puntero, del internismo sectario


Somos jóvenes que, desde el orgullo de sabernos parte de la clase trabajadora, venimos a reforzar el mandato que el Movimiento Obrero expresó en determinados pasajes de la historia política Argentina. Nos sentimos herederos de los programas de La Falda, de Huerta Grande, del 1° de Mayo del 68, de los 26 puntos de Ubaldini y de las luchas del Movimiento de Trabajadores Argentinos (MTA) contra el neoliberalismo. Nos convoca la coherencia de nuestros dirigentes, quienes en la oscura década de los noventa resistieron contra el embate neoliberal y no claudicaron en sus principios. Tenemos un pasado, que hoy nos da la legitimidad para hacernos cargo de los desafíos del presente. Debemos asumir la responsabilidad de participar en la vida política del país, para profundizar el proyecto que se inició en 2003 y que hoy más que nunca requiere de nuestro compromiso y de la unidad de los trabajadores para la instauración definitiva de la Justicia Social en nuestra Patria. La Juventud Sindical, en la medida que el país va saliendo del infierno neoliberal y comienza a estabilizarse en la recuperación de algunos derechos fundamentales, tiene planteado estar ahí, donde todavía esa recuperación no ha llegado. Debemos comprometernos con esos compañeros que todavía no han recuperado su trabajo y, en los casos que lo han hecho, todavía están bajo la informalidad absoluta. Debemos poner los pies en la tierra, estar al lado

de los compañeros más desprotegidos, meternos en cada sociedad de fomento, club de barrio, unidad básica, escuelas, centros de jubilados y establecimientos de trabajo en donde todavía no hayan llegado las políticas de recuperación que se desarrollan desde el gobierno y desde nuestras organizaciones sindicales. Tenemos que luchar incansablemente contra cualquier tipo de injusticia que caiga sobre los hombros de cualquier compañero en cualquier lugar de la patria.

Por eso desde la juventud Sindical nos proponemos abordar el problema de la educación, la salud, el trabajo, el deporte y la cultura, pero no por el mero hecho de una actividad social más, sino como elemento central para el desarrollo de organización y la conciencia de los trabajadores. Como la practica misma de lo que nos ha enseñado Evita.

Todo esto no es una casualidad, ni deviene de un estudio erudito, ni de una rosca trasnochada, sino que es producto de un análisis histórico. Y ese análisis es el que nosotros como Nosotros debemos ser una juventud jóvenes tenemos que poder hacer, que ponga siempre los intereses porque los desafíos que tenemos por delante no se resuelven con un programa de cooperativas, con una paritaria, o camping y vacaciones para nuestros afiliados,sino que los problemas que deberemos afrontar son mucho más profundos, y de la única manera que vamos a poder con esos problemas es organizándonos, formándonos y luchando.

comunes por delante, y no las particularidades de cada gremio o las mezquindades de algún dirigente que muchas veces nos llevan a enfrentarnos entre trabajadores por cosas que nada tienen que ver con nuestros intereses comunes. Tenemos planteado superar las barreras de lo gremial, y lanzarnos a la lucha política. Dejar de ser un elemento de presión y pasar a ser un sujeto de poder. Y a esto no lo decimos desde la disputa por los cargos o algunos espacios institucionales, sino que para nosotros poder significa que los trabajadores podamos construir un país en donde la salud exista para todos, que podamos construir una educación para todos, que podamos construir trabajo para todos.

Perón decía que “renunciar a la política es renunciar a la lucha y renunciar a la lucha es renunciar a la vida, porque justamente la vida es lucha” y nosotros compañeros, como trabajadores nunca renunciaremos a ésta! Por esto luchamos, y por esto convocamos a recuperar todos nuestros sueños: por nuestros mártires, por los 30mil compañeros desaparecidos, por los miles de trabajadores que destruyó la dictadura neoliberal menemista. No descansaremos hasta ver la bandera de la Justicia Social, flameando definitivamente sobre el mástil de la Patria. Compañeros: LA JUVENTUD SINDICAL ESTÁ EN MARCHA. HA LLEGADO LA HORA DE LOS TRABAJADORES.


Bien temprano, algunos compañeros de la Juventud Sindical nos acercamos a la sede del Sindicato de Camioneros en el barrio de Constitución para entrevistar a nuestro líder, el secretario general de la CGT, el compañero Hugo Moyano. Cuando pensamos en lanzar la revista, que en este momento ya es un sueño cumplido, todos sabíamos la importancia de que en nuestro primer número el conductor de la Corriente Nacional del Sindicalismo Peronista y máximo representante de los trabajadores argentinos nos conceda una entrevista. El objetivo era sencillo: por un lado, obtener conceptos que ya habíamos escuchado en algunos actos; por otro, lograr una charla, con la confianza necesaria para poder lograr profundizar algunos conceptos y que directamente Hugo “nos baje línea” para poder seguir abriendo debates, en una sociedad que necesita hoy más que nunca las convicciones, la identidad histórica y la militancia de sus trabajadores. El recibimiento fue como lo esperábamos, distendido y cordial. Algunos de nosotros pisábamos por primera vez la sede de los trabajadores camioneros, y sin embargo enseguida nos sentimos como en casa. Después de saludarnos personalmente a todos y ofrecernos el desayuno, nos metimos de lleno en la historia de los trabajadores de nuestro país. Comenzando la entrevista, Hugo hizo un repaso por la historia de la Resistencia Peronista y la manera en que ésta marcó a fuego la identidad de nuestra clase trabajadora.

-La Resistencia fue muy dura, porque todas las dictaduras y los sectores de poder de aquel entonces: empresarios, algunos medios de comunicación, el campo, que siempre estuvo en contra de Perón, estaban fortalecidos por los militares que los apoyaban. Había encarcelamientos. Cuando Perón hace el acuerdo con Frondizi y manda al pueblo a votarlo, gana el frondicismo y después traiciona. El peronismo siempre fue revolucionario, activo, y como Frondizi no daba respuestas, las organizaciones gremiales se empezaron a rebelar y se responde con el plan CONINTES que encarcela una cantidad muy grande de trabajadores del peronismo. Después eso se fue profundizando, con la toma masiva de fábricas, y en aquel entonces lideraba la CGT Augusto Timoteo Vandor. Fue una época muy dura, pero se fue demostrando que sin los trabajadores no había posibilidad de gobernar, no porque el peronismo sea exclusivamente contestatario o revoltoso, sino que cuando no daban respuesta a los reclamos, los gremios se rebelan. -Nosotros, los jóvenes que no vivimos la resistencia y los años ´70, quisiéramos entender el proceso que va del momento de mayor poder y organización de la clase trabajadora al inició de la mayor derrota para los trabajadores argentinos con el golpe del ´76. ¿Cuál es tu opinión respecto de ese difícil momento de nuestra historia? -En la década del 70 se profundiza la lucha. En aquel entonces tenía mucha incidencia lo que pasaba en otras partes del mundo. Por ejemplo en Europa, concretamente en Rusia y en Europa del este. Por eso es que algunos sectores, a nuestro entender, equivocan al camino. Porque todo el movimiento obrero pelea por la vuelta de Perón e incluso algunos sectores políticos. Y cuando vuelve Perón del exilio sectores no trabajadores quieren condicionarlo. Ese fue un error garrafal, tal es así que hacen que Perón los eche de la plaza. Lo cuestionaban a Perón, decían que lo manejaba López Rega y sectores de la derecha. A partir de ahí, con la caída del gobierno peronista aparece la dictadura militar más sangrienta de la historia que costó miles y miles de vidas, fundamentalmente de jóvenes. Esas medidas sangrientas que tomaron los gobiernos de


aquel entonces tenían un objetivo: borrar de la mente al peronismo. Tratar de quitarle, fundamentalmente a los obreros, la estructura del peronismo. Y eso era imposible. Es como querer que la gente no crea en Dios y no estoy comparando a Perón con Dios, pero era imposible porque la gente no olvida. Si hay algo que tiene el trabajador es el reconocimiento, el agradecimiento, y eso lo tuvo con Perón. La gente sabía qué pasaba antes del ´45, del ‘ 46, sabía que el trabajador era un objeto, que no había leyes de protección. Hay una canción que dice “mi padre trabajó toda la vida/ y era muy amigo del patrón/ un día mi padre se enfermó/ el patrón se enemistó” y esto era así. Esa mentalidad había en aquel entonces, por eso cuando Perón en el ´46 irrumpe en la vida política, sabía que tenía poco tiempo para tratar de instalar la cultura de la justicia social. Por eso, y volviendo a los 70, a mi entender cuando viene Perón en el 74, Perón ya viene cambiado. No podía venir con la fuerza o la imposición que tuvo en el ´46. Ya la gente sabía cuáles eran sus obligaciones, y también los trabajadores cuáles eran sus derechos. Por ejemplo, en el tema de los salarios nosotros sabemos que somos los que formamos los porcentajes que se pueden pagar. Por eso, es que cuando Perón vuelve en el 74, ya viene con la idea de que se instale la Comunidad Organizada y que los 18 años que él estuvo en el exilio le habían hecho comprender al pueblo argentino cuál era el objetivo que había que cumplir. No obstante, había muchos sectores de poder que lo veían a Perón viejo y sabían que no tenía reemplazo, por lo menos cerca de él y en lo inmediato. Yo no la critico a Isabel porque fue una situación del momento, fue de coyuntura. Perón lo invitó a que lo acompañe Balbín, pero como siempre el radicalismo se aferró sobre sí mismo y Balbín no quiso acompañarlo. Perón tuvo que asumir la responsabilidad y cuando murió, Isabel no tenía noción de lo que pasaba. Pero además había un país convulsionado desde el punto de vista proceso de la apertura democrática de político. Y después pasó lo que pasó… Alfonsín los trabajadores vuelven a ser -Hugo, decías que el objetivo del protagonistas de la vida política del país. proceso militar del 76 era desaparecer al peronismo de la historia Argentina, -En esa época nosotros veníamos mal. y así lo fue siendo la principal víctima Se peleó mucho contra la dictadura, de aquello: el Movimiento Obrero. Sin por eso en el ´83, cuando se recupera embargo, luego de esa derrota, en el la democracia, la gente advertía que el

peronismo exigía muchas cosas y por eso opta por votarlo a Alfonsín. Él guitarreaba la Constitución Nacional y la gente estaba cansada de la violencia de los milicos y le tenía miedo a la violencia del 1 Para tener una idea, la Ley Mucci, entre otras cosas planteaba que las elecciones internas en los gremios debían estar bajo la supervisión del Ministerio de Trabajo, es decir del Ejecutivo nacional, y que esté era el único capaz de definir la legalidad o no de los actos electorales e incluso de las asambleas, considerando sobre todo, que para 1984 todos los gremios debían ser normalizados. También Alfonsín, durante años, amparándose en una ley de la dictadura, conservó los fondos de las obras sociales bajo la tutela del ejecutivo, la mayoría de las cuales fueron devueltas a los trabajadores fundidas y endeudadas.


peronismo. El Movimiento Obrero venía muy castigado, pero le dio resistencia al intento de modificar la Ley Sindical con la ley Mucci, que era en su momento el ministro de trabajo1. Hubo una resistencia del peronismo porque cuando no era gobierno, al Movimiento Obrero lo acompañaba todo el peronismo. Por eso las grandes movilizaciones de Ubaldini. En el 84 se logra que el senador Sapag no vote y la ley Mucci se cae, ahí empezó la decadencia de Alfonsín. Todos los gobiernos radicales intentaron siempre atacar las leyes laborales. Por eso la CGT empieza a producir movilizaciones y de alguna manera el peronismo se suma y lo conduce la CGT. Saúl Ubaldini, a mi entender, fue uno de los hombres que en la historia del Movimiento Obrero tuvo más carisma. Un tipo joven, medio pintón, que convocaba multitudes. Pero no tenía una estructura que lo pueda sostener, pertenecía a un gremio chico como era cerveceros. Por eso lo atacan y de alguna manera lo voltean, porque cuando surge la CGT San Martín, ahí Menem ya había apalabrado a algunos dirigentes ordenando que Saúl no esté más en la CGT y perdimos la elección. Yo por supuesto lo voté a Saúl, pero hubo un montón de traiciones y cosas que se dan cuando los políticos tienen incidencia en las organizaciones gremiales. -Si bien fueron las organizaciones gremiales en general, y la CGT de Ubaldini en particular, las que comienzan a confrontar con los intentos de reformas neoliberales del alfonsinismo, para muchos parece no figurar esa parte en la historia reciente de nuestro país, e incluso muchos intentan esconder la resistencia que desde los sindicatos se opuso al menemismo. -El Movimiento Obrero es la esencia del peronismo. Pero el movimiento obrero se expone más con sus dirigentes porque la defensa de sus intereses va ligada al deterioro de los intereses de otros que son los patrones. Cuando se ataca al dirigente gremial, se le apunta al conjunto de los trabajadores. En general el dirigente que es atacado en lo personal, se achica y entonces están logrando su objetivo para acallarlo. El instrumento más firme y más practico que tienen los sectores de poder, es la prensa.

Yo como peronista, a Menem lo voté la primera vez, después no lo voté nunca más porque cuando empezó a atacar a las organizaciones gremiales, todos nos dimos cuenta. Cómo un gobierno peronista va a atacar a las organizaciones gremiales que son la esencia, que son lo que estructuralmente lo sostiene. Salieron leyes en contra de los trabajadores, leyes flexibilizadoras… ahí aprendimos un montón de términos que no los conocíamos. Siempre comento, un poco risueño, que cuando apareció el menemismo aparecieron un montón de términos que no estaban incorporados al léxico nuestro y algunos dirigentes tontos se prendían. “Qué es la flexibilización laboral” preguntaba un compañero, y bueno, le decíamos con nuestras palabras, “la flexibilización laboral es hacer lo que al patrón se le dé la gana”. Un día aparecen hablando en televisión diciendo por qué se tiene que instalar la “polivalencia funcional”, y no decían lo que significaba y nosotros lo explicábamos diciendo “que vos que sos chofer, ahora podes ir a lavar los baños, podés ir a lavar los pisos, te pueden hacer lo que quieran”. Esos son los términos que utiliza el trabajador. Menos mal que lo tenía a Recalde que le preguntaba. Cerraban una empresa y te decían, “son los efectos no deseados de la economía”.

Ellos te lo decían y vos te quedabas sin laburo. Por eso ahí nos acordábamos de Jauretche que decía “cuando te explican algo y no entendés, tenés que preguntar. A la segunda vez volvés a preguntar, pero si la tercera vez no entendés, entonces te quieren cagar”. Fue la época más trágica que tuvo el trabajador desde el punto de vista de derechos. Pero además no solamente las normas nuevas que aplicaban, sino que las que había no las cumplía nadie, porque en el Ministerio de Trabajo no te daban ni bola. Mira vos lo que es la historia, después de cien años de historia de haber logrado las 8 horas, casi las perdimos porque las organizaciones gremiales firmaban por 12 horas de trabajo. Aunque paguen la hora extra, no podían hacernos trabajar 12 horas, porque era un derecho adquirido desde hace años, que costó vidas, costó cárceles y mucha sangre y eso fueron los noventa. Pero era normal para algunos que esto pase, porque todo era una política de Estado, que teniendo el instrumento más poderoso, que es la prensa para preparar a la sociedad para una cosa de esas, la utilizaban. Fíjense cuando empezaron las privatizaciones, fue terrible lo que hicieron. La privatización del gas, la hicieron con un diputado trucho. Se sentó un empleado del diputado nacional Julio Manuel Samid y dió el quórum. Por eso me da bronca cuando veo a algunos diputados que critican un montón de cosas y de eso no dicen nada. Era el patrimonio de los argentinos el que se estaba discutiendo. Esas son las cosas que desgraciadamente han pasado y que todo, sin lugar a dudas, va en perjuicio del trabajador. Cuando privatizaron


gas del Estado quedaron un montón de trabajadores sin trabajo. Cuando Evita decía “donde está el trabajador está la patria” era cierto. Yo decía en el gobierno de Menem, quien le quita conquistas, quien le quita derechos al trabajador, está traicionando a la patria. Y se traicionó a la patria, se endeudó, se entregó el patrimonio nacional. -En ese marco se da la aparición del MTA que no solo se propone una lucha reivindicativa gremial, sino que se plantea la lucha política de los trabajadores para definir los destinos del país. ¿Qué cosas los llevaron a evaluar que era necesario dar ese salto hacia la política, incorporando también a otros sectores de la sociedad como los desocupados? -Nosotros nos alejamos de la conducción de la CGT porque advertíamos que era un instrumento más del gobierno para la entrega de los derechos del trabajador. Ahí, con poco más de veinte gremios decidimos formar un movimiento. Funcionó mucho tiempo con el CTA, la Marcha Federal la hicimos juntos. Creo que el MTA en su momento realmente fijó una posición muy clara, porque era todo entrega. La dirigencia gremial no hacía absolutamente nada, ni siquiera para defender sus intereses y mucho menos por las empresas del estado que se remataban y nadie decía nada. Se hizo muy poco para defender ese patrimonio; que además de ser de los trabajadores, era de los argentinos. Ustedes deben recordar a ese personaje que agarraba un teléfono en la televisión y decía “¿Dónde está la soberanía acá, dónde está la soberanía?”. Neustad era el vocero del gobierno para las privatizaciones, un entregador absoluto. Me acuerdo que ponía en línea directa a Salinas de Gortari, que hizo lo mismo que hizo Menem, pero en México. Si defendés los derechos de los trabajadores sos el negro Moyano, si vos defendés lo que a ellos les interesa sos Gardel con guitarra eléctrica. Pero por qué, porque la prensa te hace aparecer así.

-¿Cuáles eran las particularidades que Tenía una herramienta muy importante en tenía el MTA en ese momento? aquel entonces que era la estabilidad y la gente a eso le daba mucho valor. Nosotros -Había debates muy importantes y esto es veníamos de etapas hiperinflacionarias y la lo que el Movimiento Obrero a veces no gente le tenía terror a la hiperinflación. Pero tiene. Por eso tiene que empezar a haber por otro lado nos trae un perjuicio muy dirigentes más jóvenes, que tengan ese tipo grande, porque nos habíamos convertido de inquietudes. Realmente hay dirigentes en un país exclusivamente importador y la que tiene algunos años y ya no les interesa gente nuestra se quedaba sin laburo. Lo demasiado debatir. Pero el MTA tenía una que nosotros teníamos en ese momento característica muy especial, nos reuníamos es que nadie se animaba a corregir el en un predio de alguna organización sistema cambiario, porque si se hubiera gremial a las 8 de la mañana, comíamos corregido con tiempo y ordenadamente, a la una y después seguíamos debatiendo no hubiéramos vivido el crack ese que todos los temas sobre lo que estaba vivimos. ¿Y qué es lo que hizo recuperar pasando en el mundo y en particular en la económica Argentina? Acá se importaba nuestro país. Llevábamos economistas y todo desde la carne para el perro, nadie distintos especialistas que nos informaban. podía competir porque hacerlos acá valía Teníamos muchachos muy capaces, cosa cinco pesos y hacerlo afuera dos con que no ocurría en la CGT oficial. La base cincuenta. Todas las industrias cerradas, de la CGT hoy, es el MTA, con algunas cuando se derrumba el peso, salimos de esa incorporaciones nuevas. La dirigencia fantasía de que un peso era igual que un gremial con el menemismo estaba muy dólar, entonces no se podía importar más descreída y cuando surge el MTA se nada y se empieza recuperar la industria recompone un poco la cosa. Se empieza por una necesidad de abastecer al mercado a recuperar un poco la credibilidad de la interno. Además lo que nosotros pasamos gente, fundamentalmente del trabajador. en la década del ’90, y esto se lo comentaba hace poco a un dirigente socialista italiano -Mirando desde el presente a ese pasado porque es un poco lo que les puede haber que hoy parece tan lejano, ¿cómo se pasado a ellos, fue perder la cultura del entiende que el menemismo haya hecho trabajo. Se vivía de intereses, de la plata. lo que hizo desde un partido con un Acá ha pasado, cuando daban grandes fuerte componente popular como es el intereses los bancos, aparecía gente que Partido Justicialista? vendía su casa para poner la plata en el banco. Le ha pasado a muchos muchachos Es difícil entenderlo. Lo que pasa es que nuestros. La empresa les vende el camión, el peronismo siempre fue un movimiento una parte la pagaban con la indemnización. noble. Yo decía que el gobierno se Después se perdía la indemnización, el tipo aprovechaba de la nobleza del pueblo no le daba laburo, se volvía a quedar con peronista, para que lo voten y a partir el camión y el camionero se quedaba en la de ahí hacer todo lo contrario a lo que calle. Un país no puede vivir de la fantasía tendría que haber hecho. Es muy noble de las finanzas. Nosotros ahora venimos el pueblo peronista, así como es rebelde en levantada. Cuando el mundo se debate cuando se decide a la lucha, respeta a las entre las movilizaciones, huelgas y paros, autoridades del partido. Aparte lo dijo acá hubo cuatro días de fiesta. Eso significó el mismo Menem “si yo decía lo que iba que la gente se dio cuenta de muchas a hacer no me votaba nadie”. Fue lo peor cosas que la prensa no mostraba, decían que nos pudo pasar. Fue el anticristo del “entonces tan mal no estamos nosotros”. peronismo. No se puede entender cómo el En el bicentenario el que no iba a la 9 de tipo llevó adelante esa política de entrega, julio, se iba de joda a Mar del Plata. El antipueblo, antipatria, y la gente lo seguía poder mediático es el mejor instrumento votando. que tiene el poder económico. -Pensando en este papel del Movimiento Obrero como salvaguarda de los intereses nacionales, ¿cuál debería ser el rol de los trabajadores respecto del destino del país? El Movimiento Obrero vivió distintas etapas. La de la resistencia que charlábamos al principio. Vivió etapas de confrontación, una cosa fue la resistencia para el regreso de Perón, otra cosa fue la de confrontación con el gobierno radical. En la década del ´90 vivió una etapa, donde algunos sectores no cumplieron el rol que tenían que cumplir, pero también resistimos, aunque


no alcanzó. Hoy el Movimiento Obrero tiene que actuar con el mayor grado de inteligencia, por eso yo cuestiono a veces el tema del CTA, que habla de la libertad sindical, porque cuando ellos se apartan de la CGT -porque ellos pertenecían a la CGT- lo hacen porque desde el gobierno se imponía una política antiobrera total. Nosotros también nos abrimos de la conducción, compartíamos lo que ellos decían pero lo que nosotros no hicimos fue irnos de la CGT que es de todos los trabajadores. Hoy tenemos que discutir la unidad, porque ya no existen los argumentos que en los 90 llevaron a dividirnos. Hoy tenemos paritarias, la mayoría de las organizaciones gremiales han aprovechado y han avanzado. Tenemos una de las herramientas más importantes que le dio el peronismo al Movimiento Obrero. Eso fue lo que el sector empresario, los sectores de poder, no podían aceptar. No se podían bancar que un negrito cualquiera se le siente a discutir las ganancias de la empresa, las necesidades del trabajador, un poco como decía la canción que nombrábamos al principio. Ustedes que se han sentado a discutir salarios, vieron cómo se les nota en la cara a los tipos la bronca que les da. Se la tienen que bancar, pero las ganancias se las da el hombre que trabaja, no se las da otro. Esa es una de las cosas por las que se existió todo ese antiperonismo antiobrero que terminó con el golpe de estado del ´55. La inflación te puede dar un punto más o un punto menos, pero el año que viene me tengo que volver a sentar a negociar. Por eso los medios de comunicación están tan preocupados por la inflación, porque quieren evitar que discutamos paritarias. Es lo que nosotros no podemos perder por ninguna causa, porque es lo que nos permite mantener el poder adquisitivo del salario. -En ese punto es interesante pensar qué responsabilidad nos cabe a los compañeros de la Juventud Sindical, por un lado desde nuestro rol de trabajadores, pero por otro también pensándonos como jóvenes dentro de la Corriente. Es fundamental que los jóvenes puedan formarse. Yo me formé sobre todo en la lucha porque todo era pelea en ese entonces. Estuve preso dos veces en Mar del Plata por salir a la calle en la época de

los milicos. Nosotros recuperamos la CGT que estaba intervenida militarmente, un día dijimos por qué no la podemos tomar si es nuestra casa. Fuimos, rompimos el candado y nos metimos para ver qué pasaba y por suerte no pasó nada, porque los milicos ya no le daban bola. Pero esos son los riesgos que uno corría porque siempre tuvo una convicción y hoy, reitero, tenemos que actuar con el mayor grado de inteligencia. Esta Corriente que se está formando es justamente para tratar de organizarnos políticamente y alcanzar el destino que deben tener los trabajadores, que es el poder para transformar las cosas. Desde el poder se transforman las políticas, las realidades que viven cada uno de los sectores. No sé si mi generación lo va a ver, pero ese tiene que ser el objetivo de los trabajadores. Un hombre del movimiento obrero, un trabajador, tiene que llegar, aunque no tenga el título universitario. A veces los títulos no son suficientes. Hay que tener una sabiduría que te la da el haberte golpeado en la vida. Ojala se pudiera juntar el título con la sabiduría, que era lo que tenía Perón. Toda criatura nace con un grado de inteligencia. El que nace en la villa, el que nace en Barrio Norte, el que nace en el barrio obrero; lo que pasa es que algunos tienen posibilidades de estudiar, otros no la tienen, el peronismo platea la igualdad de oportunidades. A veces el no poder ir a una universidad, hace que la mente del ser humano se esfuerce para tener los conocimientos necesarios. Yo tenía 27 años cuando fui secretario general del gremio y me tocó hacer un curso acelerado de dirigente. Porque yo iba al frente, pero no sabía muchas cosas. El primer día que ganamos las elecciones, abro una carpeta y digo “¿Qué es esto?”, no entendía nada. Pero todo eso hizo

que nos esforcemos para poder tener los conocimientos necesarios, para defender lo que uno representa. Esto se da en todos los órdenes. Hay muchos muchachos, y seguramente van a salir muchos más, que son muy capaces. Tienen capacidad de análisis que es lo fundamental. Nadie tiene la obligación de conocer todos los temas, la obligación es que cuando tomas una determinación la tenés que hacer a favor de lo que representas. Perón decía que la economía hay que saber aplicarla para que beneficie a la gente. Todo este ritmo acelerado en que vivimos, te hace aprender, te hace tener conocimiento, te da herramientas para poder discutir con otros sectores. Una vez me llevaron a discutir con Roque Fernández, el ministro de economía de Menem. Primero te tiraban todas las chapas del tipo y yo digo “mire que también soy profesional. Profesional: camionero, porque el camionero es profesional.” Pero qué hice yo, el tipo hablaba de las inversiones, entonces le digo mire yo tome los cuatro mejores años de inversiones del menemismo, con los cuatro años que lleva Néstor Kirchner, no me acuerdo ahora exactamente la cantidad de millones de dólares, pero en la época del señor hubo una inversión en millones de dólares que era la misma que en los años de Néstor. ¿Pero cuál era la diferencia? En la época del gobierno de Menem se invirtieron esa cantidad de millones de dólares comprando las empresas del Estado. Eso no es una inversión, es un cambio de firma. Una inversión es cuando viene un tipo, compra un predio, levanta una fábrica y empieza a ganar. Fíjese qué diferente, en los cuatro años mejores del gobierno de Menem, se perdieron un millón y pico de puestos de trabajo y en estos cuatro años se recuperaron dos millones de empleos. Lo otro no es inversión, acá vinieron a comprar empresas que tienen clientes cautivos. Roque Fernández no sabía que decir. Después salió Ámbito Financiero diciendo que no lo manden más a ese hombre porque cada vez que lo agarra Moyano… (risas) pero bueno esas son


las cosas que tenemos la obligación de aprender. Siempre y cuando uno tenga vocación. -Dijiste muchas veces que el Movimiento Obrero debe encabezar el proceso de recuperación de nuestro país, siendo la cabeza del movimiento nacional. En Argentina, a pesar del enorme poder del Movimiento Obrero Organizado, cuesta que esta participación se capitalice en la administración del Estado, como uno puede ver en Brasil con Lula. El primer hombre del Movimiento Obrero que llega a conducir los destinos de un país es Lech Walesa en Polonia, pero ahí es otra la situación. La cortina de hierro se estaba cayendo y Polonia era uno de los lugares en donde, a través la incidencia que tenía el Papa en ese momento, se podía terminar con la ruptura y la caída definitiva del comunismo ruso. Ahí se prepara a Lech Walesa y asume como presidente. Él hizo una muy mala presidencia, terminó mal. Ahora ¿cómo se explica lo de Lula en Brasil? Creo que Brasil tiene una política de Estado en lo económico, en las relaciones internacionales, que si viene un tipo que tira un poco más a la izquierda o un poco a la derecha, no cambia demasiado. Porque Cardoso que es un hombre de derecha, hubiera hecho muchas cosas similares a las que hizo Lula. Acá lo que está tratando de hacer este gobierno, es instalar una política de Estado. Pero además me parece que la sociedad argentina, que está llena de preconceptos, todavía no está preparada para que un hombre del Movimiento

Obrero asuma esa responsabilidad. Ojalá lo vea mi generación, porque tenemos que apuntar a eso. Un hombre del Movimiento Obrero por lo general surge de un lugar humilde y lleva muy presentes las necesidades que pasó, los problemas que tuvo. Yo nací en un hogar donde éramos cuatro hermanos en una casita muy humilde. Algunas veces faltaban cosas, a veces tenías ganas de comer algo y no había. Recuerdo un médico de Mar del Plata que decía “Perón nos sacó la satisfacción a los padres de darle un regalo a nuestros hijos”, y yo tenía ganas de contestarle a vos te sacó hachedepe, porque le podías dar un regalo. Pero a los que no nos podían dar un carajo, qué satisfacción les sacó. Al contrario, cuando uno le da algo a un hijo, a veces lo disfruta más que el chico, porque lo ve contento. Perón a muchos les dió esa posibilidad. El trabajador tiene convicciones más fuertes. Se puede terminar con la pobreza y se puede porque el país tiene recursos, lo que hay que tener es decisión. Perón decía que teníamos que tener convicciones para llevar adelante las cosas. Evita decía que había que ponerle fanatismo, y yo agregó que hay tener obsesión. Yo tenía obsesión para tener un sanatorio como el que tenemos, yo tenía obsesión para estar en un gremio grande. Me acuerdo que cuando asumí el gremio en Mar del Plata voy a ver a un muchacho de municipales que me dice “che, ¿qué es un gremio de patrones ese?” Sabes cómo me dolía eso. ¡Cómo un gremio de patrones! ¡Un gremio de trabajadores!. Pero bueno hubo que

transformarlo con obsesión y lo logramos. No solamente en la cantidad, sino en los recursos, en el poder de movilización, en todo. Hay que reconstruir la cultura del trabajo. Yo decía en una charla en Mar del Plata que me había invitado el secretario de cultura anterior, Nun, que cuando estábamos por terminar el primario te decían o trabajás o estudiás. A mí nunca me dijeron si quería estudiar, por ahí los viejos de antes no se daban cuenta o tampoco lo podían hacer. Yo sabía que tenía que trabajar. Esto es lo peor que hizo el capitalismo, quitarnos la cultura del trabajo. -Por último, Hugo, cuáles son las perspectivas para el espacio de la juventud que se conformo con los compañeros de más de 50 gremios para acompañar este proyecto de la corriente. -Que la juventud se organice y que pueda tener un lugar de debate, me parece perfecto. Cuándo los jóvenes iban a hablar con Perón siempre le preguntaban: general usted siempre dice que nosotros somos el futuro y nunca ligamos un carguito. Justamente por eso mi hijo –les dice– ustedes son el futuro, ahora estamos viviendo el presente. (Risas) Pero es cierto que es el futuro, nos guste o no, o sea una frase hecha, es cierto. Es así. Hay que prepararse para todo. Seguramente cuando más cerca estén las discusiones, más se va a profundizar. Ahí me parece que ustedes tienen que mostrarse trabajando. A mí me respetan por lo que represento, por lo que trabajo y por lo que movilizo. Hace muchos años que la juventud no tiene incidencia. No se le ha prestado atención, pero tampoco la juventud se ha organizado lo suficiente. Con la movilización uno logra que le tengan respeto, algunos le tienen miedo, pero lo importante es el respeto. Ustedes además tienen pibes jóvenes y con experiencia en las luchas gremiales. Y después hay que laburar y, cómo dije antes, con la máxima inteligencia. Hoy no podemos tener una política de confrontación, podemos tener un conflicto puntual con una empresa, pero no con una política de gobierno. Si las políticas son justamente para que el trabajador esté mejor. Cuando apenas nos dieron las paritarias yo dije, ahora tenemos que ser protagonistas. Yo tengo una característica, yo acá soy el primero que vengo y casi el último que me voy. La gente que está acá tiene que laburar, tiene que seguirme el ritmo. No pretendo que me sigan el ritmo en un 100%, pero por lo menos un 70% tienen que hacerlo. Porqué ese es el misterio. El misterio es laburar. Además de todo lo que uno pueda crear o aportar, lo fundamental es laburar y que los jóvenes puedan formarse.-


Número 1: Los bienes exportables son aquellos que tienen precios competitivos en el mercado internacional. En un mundo globalizado, el comercio mundial se desarrolla a pasos inmensos y no precisamente guiado con principios humanitarios, sino por la búsqueda de mayores niveles de rentabilidad. Los productos alimenticios cotizan en las bolsas de valores, es decir que su precio se fija en el mundo de la especulación financiera y el lucro. Esto es un verdadero problema, porque la billetera de un sudafricano, de un suramericano y de un europeo no se llena del mismo modo. Los frutos de nuestras tierras y sus derivados ya no valen sólo en pesos sino que cuestan en dólares, euros, yenes, rupias, o lo que sea que genere ganancias. Y peor, el fenómeno de los últimos años marca una tendencia constante a la suba mundial en el precio de los alimentos, determinando que no todos los estómagos significan lo mismo. A pesar de las constantes declaraciones de los organismos internacionales, el hambre sigue siendo una variable de ajuste y un modo de disciplinamiento del los países ricos hacia los países menos desarrollados. El empresario, viva donde viva, obviamente se fija en su ganancia, y si allá se vende un kilo de carne a 100 euros, acá se va a querer hacer lo mismo (aunque obtenerlo cueste 20 centavos). No importa si no la pueden comprar todos. Eso presiona la suba

de precios interna y genera una tendencia inflacionaria. Hace muchos años, antes de ser el artífice de la mayor catástrofe económica que azotó a nuestro país, Alfredo Martínez de Hoz sostenía la conveniencia de quemar los excedentes agrícolas para que no se derrumbe el precio de los granos exportables. Para algunos nada ha cambiado. La suba del precio de los productos alimenticios es un fenómeno que afecta al mundo entero. Bastante cínico, ¿no? Sería más humano que suban el precio de los autos, de los yates, de la alta tecnología; pero no. Mientras la realidad muestra millones de hambrientos, el sistema capitalista lucra con la necesidad. Un silencioso genocidio en marcha. ¿Qué hacer frente a esta situación? Como Nación, en ejercicio de nuestra soberanía, podemos tomar algunas medidas más justas y equilibradas para paliar los efectos de este fenómeno mundial, por no decir menos crueles. Aplicar retenciones a las exportaciones y otros límites como las cuotas exportables o subsidios a los productos de consumo masivo, como la leche; suelen ser sencillos mecanismo de regulación de precios, que permiten un acceso menos discrecional a productos de primera necesidad. Los impuestos a las exportaciones no sólo sirven para recaudar, sino que principalmente obligan a vender determinados alimentos básicos en el mercado interno a precios razonables. Parece tonto que alguien sostenga un discurso

distinto, y sin embargo hay quienes siguen en contra de las retenciones y a favor del hambre. Número 2: La devaluación post 2001 generó aumentos de precios. Un peso ya no valía un dólar, si es que alguna vez eso fue cierto. Para un empresario vender a los argentinos, ya no era como vender a los estadounidenses. Mientras pudiese, no iba a perder un centavo en esta crisis, significa esto desabastecer el mercado interno. Debía seguir sosteniendo el nivel de ganancias que la convertibilidad le había permitido, con márgenes ridículos de inversión. No es en vano recordar a los que nos llevaron hasta ahí, porque después se reciclan y no debemos tropezar dos veces con las mismas piedras. Al 2001, nos acarrearon principalmente Menem, De la Rúa y todos sus ministros y levantamanos del Congreso. Los efectos de la devaluación que se cargaron sobre las espaldas de los trabajadores, tienen por artífice y principal arquitecto a Duhalde. Luego de la devaluación, enseguida se pesificaron las deudas de las grandes corporaciones con el Estado Argentino como garante (los monopolios mediáticos incluidos, que mientras acusaban a la crisis de ir matando gente por el Puente Pueyrredon, brindaban su apoyo al oficialismo). La espectacular fuga de divisas que se venía dando desde el gobierno de la Alianza se acrecentó, llevando al exterior los fondos y


En fin, muy a nuestro pesar, una vez más, los empresarios muestran la hilacha. En este caso, por haber planteado argumentos falaces sobre las causas de la inflación, de la que no sólo son unos de sus principales responsables, sino y sobre todo, sus beneficiarios. Realmente esperamos que, como repite nuestra Presidenta, sean más inteligentes, y en lugar de ver todo el tiempo hacia fuera, en estos momentos de crisis internacional, miren un poco para acá. Que apuesten a su país, al mercado interno, que si lo hacen crecer generando más puestos de trabajo, pagando más y mejores salarios, se verán fortalecidos y, por lo tanto, venderán más.

riquezas que había acumulado el trabajo argentino. A través de créditos, subsidios y refinanciamientos, los sectores concentrados de la economía obtuvieron los dólares, donde habían puesto pesos. Esto puede verse claramente en las empresas privatizadas, que habían incumplido sistemáticamente sus compromisos de inversión y licuaron sus deudas. Sus tarifas, que si bien no fueron aumentadas directamente en las facturas de los usuarios cautivos, fueron financiadas por la totalidad del pueblo argentino a través de subsidios del fisco. Ninguno de esos contratos fue revisado por el gobierno de Duhalde, que había dicho “Quien puso dólares recibirá dólares”, y se olvidó de esa promesa cuando le tocó referirse a los salarios de los trabajadores y los pequeños ahorristas. Número 3: Tanto monopolio dando vueltas. Sectores tan sensibles de la producción, concentrados en tan pocas manos, es un despropósito. Facilita la fijación arbitraria de precios, con el agravante de que varias de estas empresas son extranjeras, lo que marca una tendencia a la dolarización, en tiempos en que nuestro peso no vale un dólar. Los oligopolios son formadores de precios a los que no regula el mercado, sino el capricho. ¡¡¡Mirá si había razones que tenían que ver más con los empresarios que con los trabajadores a la hora de explicar la infación!!! Los niveles de productividad son el otro dato que te pone de la cabeza. Ya parece melancólico, pero haber vivido el 1 a 1 dejó secuelas muy enquistadas. No queremos volver, porque aquella

paridad desindustrializó el país, porque era más barato importar que producir y eso hizo que millones de argentinos quedaran sin trabajo. En cambio, el tipo de cambio actual fomenta la producción interna, y eso es más trabajo argentino. Uno de los fenómenos que se observan desde el 2003 a esta parte es el crecimiento impresionante de la productividad. Año tras año, los empresarios producen y venden cada vez más. Eso equivale a más plata para ellos, ¿se entiende? Les está yendo muy, pero muy bien. Y nos parece bárbaro. Nosotros creemos que uno está bien, cuando el de al lado también lo está. Lástima que ellos no piensen igual... Será cuestión de convencerlos y hacerles entender que este modelo de crecimiento económico, que esta paridad cambiaria que les permite exportar y ganar tanta platita, la sostenemos nosotros con nuestros impuestos que son utilizados para comprar dólares desde el Banco Central. Por esa razón, a nosotros también nos corresponden los beneficios de este modelo. Un dato importante que no lo van a encontrar en ningún lado: como producto de la brutal transferencia de ingresos derivada de la devaluación postconvertibilidad, el costo laboral es en la actualidad un 15% más bajo que en 2001. Esto quiere decir que los empresarios están gastando en salarios, 15% menos que en 2001. Están ganando más que antes. Y esto está en las antípodas de la distribución equitativa de la riqueza de la que ellos también suelen hablar a favor. Es penoso que los empresarios no nos vean como compradores de sus productos. Si alguna vez lo hicieran, seguramente nuestros salarios no serían el cuco de su perorata inflacionaria.

¿Y qué decir sobre los costos? Lo que realmente nos gustaría es que se termine de una vez ese llanto empresario de “no me alcanza”. Para eso, los trabajadores organizados tenemos que avanzar en develar la estructura de costos de las empresas. Ahí vamos a ver cuánto ganan, cuánto les sale nuestro salario y si esas lágrimas de cocodrilo tienen sentido. Mostrarle a la sociedad que, como olemos, es puro espamento y que en Argentina, en lo que a mejoras se refiere, llegó la Hora de los Trabajadores. Acá también nos parece importante rescatar un dato: durante el gobierno de Menem, su súper ministro Cavallo que también lo fue de la Alianza, eliminó la estructura de elaboración de costos de la Secretaría de Comercio, expulsando a todos los profesionales especializados en ese área. Nunca la noticia salió en los medios. Hace unos años que la Secretaria de Comercio Interior, cuyo trabajo es nada más ni nada menos que el control de precios, comenzó a rearmar la estructura de estudios de costos de la Secretaria. La pregunta obligada es ¿Cómo hacían los gobiernos anteriores para permitir y regular los precios, si nadie sabía desde el Estado lo que podía valer un producto? Seguramente no haya respuesta.

  Paritarias, el remedio del trabajador para los inventos empresarios   La negociación salarial colectiva es una herramienta con la que contamos los trabajadores para que el reparto del Producto Bruto Interno (PBI) sea más equitativo y que en algún momento se aproxime al famoso fifty-fifty (mitad ganancia para el capital-mitad para el trabajo) que se gozó durante la década del primer y segundo gobierno peronista y que se llegó a alcanzar en los cortos días del general en su tercera presidencia. Para eso, es necesario que los salarios sean superiores a la inflación. Del 2003 a esta parte hubo una paulatina recuperación de la participación de los salarios en el PBI, pero que se atenuó a partir del estallido de la crisis internacional. Incluso es bueno aclarar que el fenómeno se dió más por la suba de salarios que por la rápida recuperación de puestos de trabajo y el moderado crecimiento del trabajo formal sobre el informal. Sigamos reclamando lo que nos corresponde. Con responsabilidad, como señala nuestro Secretario General de la CGT Hugo Moyano, pero a paso firme.


Somos la Juventud Sindical. Somos los jóvenes trabajadores de la Argentina que creemos en la organización y en la política como herramientas para la transformación, en busca de la felicidad de nuestro pueblo. Cada uno de nosotros tiene un sentimiento de orgullo y pertenencia hacia su propia organización gremial, hacia la histórica Confederación General del Trabajo (CGT) y hacia la Corriente Nacional del Sindicalismo Peronista (CNSP). ¿Qué definición aporta el hecho de ser jóvenes militantes que históricamente partimos de una identidad hacia nuestro Gremio, nuestra Central y nuestra Corriente? Ante todo la humildad de sabernos con menos experiencia de lucha que nuestras conducciones. Pero también la convicción de que con esfuerzo y trabajo deberemos estar a la altura de una realidad cada mes más compleja y cambiante. Muchos de nosotros hemos vivido en los 90 el trabajo en negro. Muchos de nosotros hemos participado de paritarias en los últimos años y aprendido el valor de las organizaciones y de la lucha. No podemos dejar de expresar nuestro reconocimiento al kirchnerismo que en el 2003 irrumpió en la escena política para reafirmar que jamás los pueblos bajan sus brazos y que nos devolvió las paritarias como una de las herramientas básicas para nuestra organización. Hoy nos encontramos dando un salto cualitativo hacia delante, pasando de las reivindicaciones gremiales a la lucha política, y se nos hace necesario el repaso de cada uno de los pasos que hemos dado en esta corta vida de la juventud sindical. Esto se asienta en la lucha histórica que se alberga en la memoria activa del movimiento obrero argentino. Indudablemente, el 30 de abril de 2009 significó para nosotros una especie de bautismo de fuego. Marchar junto a 300.000 mil compañeros trabajadores encuadrados dentro de la CGT en la 9 de Julio, hacia el lugar en donde la inmortal Eva Perón compartió la asamblea más numerosa que haya presenciado el pueblo trabajador para conmemorar el 1° de mayo, no fue un hecho menor. Nos gusta pensar que compartimos esa jornada junto a las históricas gestas de los trabajadores, desde las marchas de Saúl

Ubaldini y del Movimiento de Trabajadores Argentinos resistiendo el neoliberalismo hasta aquellas que heredamos de los miles de hombres que dieron su vida por nuestro pueblo. Ese día nos confirmó la importancia de nuestra participación política a través de nuestro protagonismo en la calle. Y es importante recordar que esa histórica movilización no fue para oponernos a algo, o para pedir una reivindicación puntual, para tal o cual gremio, sino que aquella movilización fue a favor de un modelo de país que incipientemente vuelva a sentar las

bases de un proyecto nacional. Fue el hecho en el cual el movimiento obrero comenzó nuevamente a ocupar su rol fundamental en el movimiento nacional. Por eso el 18 de septiembre de ese mismo año estuvimos en el lanzamiento de la Corriente Nacional del Sindicalismo Peronista en Mar del Plata. Como dijo nuestro conductor y compañero Hugo Moyano, “lo que no se puede hacer desde la política, se puede hacer desde el movimiento obrero organizado. Hay que comenzar a incursionar decididamente en la vida política”. Trabajando esa tarde se elaboró un documento destinado al Pueblo Peronista en particular, y a todos los argentinos de buena voluntad en general, que resume la base doctrinaria de la Corriente y del que destacamos los siguientes extractos: “Con la humildad de sabernos parte de la clase trabajadora, pero con la fortaleza de nuestras convicciones, nos sentimos herederos de los

hechos gloriosos del sindicalismo argentino que supo en determinados momentos claves de la historia de nuestro país expresarse con claridad y prudencia. Nos animan nuestros líderes y nuestros mártires, los programas de La Falda (1957) y de Huerta Grande de 1962, el espíritu del 1° de Mayo de 1968, el Acta de Compromiso Nacional del 8 de junio de 1973, los 26 puntos de la CGTRA y de las luchas del Movimiento de Trabajadores Argentinos (MTA) contra el neoliberalismo. También el anhelo de servir al conjunto del pueblo argentino. (…)El Peronismo no se reduce a una maquina de ganar elecciones. El Peronismo es un movimiento para la liberación nacional. Por eso nosotros proponemos la Unidad detrás de un proyecto y no de candidatos. (…) Ayer y hoy ser peronista es defender la justicia social, la soberanía política, la independencia económica y la unión latinoamericana. Ser peronista es no abandonar la lucha por alcanzar la felicidad del pueblo y la grandeza de la Patria.” Ni falsas antinomias, ni declaraciones estériles, sino definiciones políticas con una clara identidad. Sabemos lo que queremos y la forma de conseguirlo. Por todo esto, el 24 de Marzo de este año decidimos ir en forma conjunta y organizada a acompañar a las Madres y a las Abuelas a la Plaza de Mayo en un nuevo aniversario del golpe de estado de 1976. Convencidos de que los derechos humanos son un compromiso ineludible para todos los argentinos y para homenajear a los miles de compañeros asesinados por la dictadura más sangrienta de nuestra historia. Pero también, como dijo nuestro dirigente Facundo Moyano en una reciente visita a la ex ESMA, porque “somos concientes que a ellos les quitaron la vida por la misma lucha que hoy llevamos adelante los trabajadores. Los que murieron aquí eran en su gran mayoría trabajadores. Los militares quisieron terminar con la clase trabajadora, es decir, con el pueblo. No debemos olvidar. Continuar esa lucha es honrar a quienes dieron su vida por un país más justo”. Por eso elegimos esa jornada para ganar la calle. La aplicación del terrorismo de Estado tuvo como objetivo


la desaparición de las organizaciones obreras y sus reivindicaciones. Para lograr el vaciamiento de nuestro país, a través de un feroz endeudamiento y la entrega de nuestros recursos y nuestra soberanía, era necesario desarticular a nuestras organizaciones sindicales. De la misma manera, nos juntamos a conmemorar a nuestros Héroes de Malvinas, victimas de los mismos traidores. El neoliberalismo quiso hacernos creer que la pobreza era inevitable, la miseria un mal necesarios y los derechos humanos un slogan sin sentido. El pueblo y sus distintas formas de resistencia fueron la prueba permanente de que no lo lograron. Los juicios a los genocidas que avanzan día a día son un ejemplo que enaltece a nuestra patria en la historia mundial. Tampoco podemos creer que aquello se llevó a cabo solo con algunas mentes perversas. Funcionó en nuestro país una feroz maquinaria que con la complicidad de los medios y la conformación de nuevos conglomerados financieros, muchas veces relacionados a las viejas oligarquías, se dedicó durante años a esconder bajo la alfombra sus crímenes atroces, cada uno de los puestos de trabajos perdidos, cada fábrica cerrada, cada derecho “flexibilizado”, tuvo su correlato en la concentración financiera y en la extranjerización de nuestra economía en beneficio de unos pocos. La misma fue disimulada sistemáticamente por los grandes conglomerados mediáticos, que se fortalecieron a la sombra de la complicidad de una clase política mediocre y cobarde, cuando no cómplice. Por eso también salimos a la calle a defender la Ley de Medios aprobada por el Congreso de la Nación el 10 de octubre de 2009 y que se intentó trabar, a través de chicanas jurídicas, que en el fondo no hacen más que cuestionar la soberanía popular, intentando

imponerle a un Estado Constitucional la ley del “libre mercado”, que no es otra cosa que la ley del más fuerte. Siempre es necesario recordar la enorme sabiduría del general Perón que hizo famosa una frase que decía “la fuerza es el derecho de las bestias” refiriéndose a la forma en que algunos grupos de poder eran capaces de ignorar la voluntad política mayoritaria de nuestro pueblo, silenciándolos a través de la violencia. Algunos siguen apelando a otros artilugios para ignorar la voluntad popular expresada en el Congreso mediante la sanción de la nueva Ley de Medios, que ya es de todos los argentinos. Sabemos por nuestra historia que las principales víctimas de los monopolios serán siempre los trabajadores. Por eso, desde la Juventud Sindical estamos orgullosos de haber salido a manifestarnos con más de dos mil jóvenes militantes, representando al Movimiento Obrero, acompañando una vez más a nuestro pueblo que ha demostrado su carácter profundamente democrático. Frente al avasallamiento de algunos jueces y el ninguneo de los grandes monopolios mediáticos, el pueblo con quien compartimos la marcha ese día habla a las claras de que no va a ser tan fácil silenciarnos. El 31 de mayo, acompañamos a nuestro líder Hugo Moyano para conmemorar el aniversario de la más grande movilización realizada en contra del FMI, con más de 100.000 trabajadores, firmando la partida de defunción del modelo neoliberal que estallaría a fines de 2001. Rescatando la coherencia de nuestros dirigentes, a quienes en esos momentos los medios y muchos referentes políticos, por derecha y por izquierda, acusaban de irresponsables, recordamos ese día en que se consolidó la lucha contra-hegemónica iniciada por el MTA y continuada por la CGT en lucha que consolidó a la fuerza trabajadora con un objetivo claro y posible: alcanzar, cada día, mayores niveles de felicidad para el pueblo trabajador. Este 26 de julio, más que nunca, se sintió la presencia de nuestra más fiel abandera. Miles de trabajadores nos movilizamos en lo que fue el mayor homenaje que se le haya realizado a Evita desde la vuelta de la democracia. Y, como no podía ser de otra manera, fuimos los trabajadores, los eternos descamisados, quienes realizamos semejante homenaje. De la misma forma, estuvimos presentes en Mendoza, Neuquén, Córdoba y en Misiones, en cada lanzamiento de la CNSP, a nivel nacional, como también en la

provincia de Buenos Aires, en el municipio de Tres de Febrero, en el de Almirante Brown, en Morón, en La Matanza y en La Plata, ratificando nuestra voluntad de retomar ese viejo pero tan vigente concepto de las unidades básicas, como el primer eslabón de la participación política que asegure el carácter democrático de nuestras organizaciones. Como trabajadores sabemos que nadie conoce mejor las necesidades de nuestro pueblo, que quien las sufre y por eso confiamos en la necesidad de la conformación de cuadros que provengan de nuestros barrios y fábricas. Desde ahí que concebimos que es necesario dar el salto hacia la administración del Estado. Muchos nos quisieron hacer creer durante los ´90 que para administrar sólo era necesario tener un título o “experiencia de gestión”. A ellos le recordamos que llevaron a nuestra sociedad a desconfiar de “la política”, que bien sabemos es la única herramienta capaz de modificar la realidad. El peronismo nos enseñó a los trabajadores que nadie mejor que nosotros para defender los intereses de nuestra patria. En los primeros gobiernos de Perón, los dirigentes más destacados provenían de los hogares más humildes y eran los que mejor podían administrar los destinos de nuestro país. Estamos convencidos que los únicos requisitos necesarios para la gestión pública son la voluntad de trabajo y la sensibilidad social. Alcanza con pensar en nuestra Evita y sus descamisados para entender que a veces hay cosas más importante que un título universitario. Por todo esto y mucho más, es que reafirmamos nuestra vocación militante y solidaria con los más necesitados y repetimos lo expresado en el primer documento de la Juventud Sindical de la CNSP: “Convocamos a todos los sectores juveniles, no a falsos mítines, ni a espacios revolucionarios con la verdad revelada, mucho menos a brindis elegantes disfrazados de compañerismo. Los convocamos a la lucha contra todos los intereses sectarios y conservadores que intentan subyugar a nuestro pueblo. A pelear contra el hambre, la miseria y la explotación, y en favor de la salud, la educación y el trabajo para todos”. Sabemos que este es el camino, y también sabemos que es nuestro rol como juventud trabajadora ser usina permanente de doctrina y pensamiento, de iniciativas y proyectos, con organización y movilización en las calles, para que definitivamente triunfe la Justicia Social en la Argentina.-


Encontr谩 la revista en versi贸n digital y mucha m谩s informaci贸n sobre la Juventud Sindical en nuestro sitio oficial.

juventudsindical@hotmail.com | buscanos en Facebook


Algo ha cambiado La nueva ley de medios audiovisuales encuentra en los grupos económicos concentrados y en los monopolios de la información a sus enemigos mas aguerridos, herederos indudables del modelo impuesto por las armas, el terror y el desconocimiento de los más elementales derechos. Desde la aprobación de la Ley de Medios por ambas cámaras del Parlamento Nacional en el 2009, esta ha estado expuesta a todo tipo de presiones y presentaciones judiciales que han trabado su implementación, impidiendo

al gobierno de Cristina Fernández y a la opinión publica que todos constituimos, dejar atrás la antidemocrática ley de la dictadura militar. Sin lugar a dudas, el debate en torno a la nueva Ley de la democracia abrió un nuevo panorama en el área de la comunicación en la Argentina; fue la excusa y el escenario perfecto para que muchos argentinos finalmente notaran que el Monopolio Informativo, no sólo no es neutral, ni intenta informar desinteresadamente a la población, sino que toma posicionamientos ideológicos frente a temas nacionales, en relación a los intereses económicos que representa.

Al mismo tiempo, la creciente sospecha que los hijos de la principal accionista del Grupo Clarín, podrían haber sido irregularmente adoptados y previamente apropiados a compañeros desaparecidos; echó el último halo de sospecha sobre la inocencia del monopolio. Hay que agregar, que la actitud la señora Ernestina Herrera de Noble y la de sus dos hijos ilegítimamente adoptados, no hacen más que aumentar las sospechas de culpabilidad. Paralelamente, un conjunto de periodistas, trabajadores de medios de comunicación, empresarios de la información, “bloggeros” y militantes,


comenzaron a tejer una red alternativa de información para aquéllos que nos encontrábamos hastiados de recibir un único discurso conservador, y pudiéramos acceder otros análisis de la realidad. Un proceso que fue acompañado por un “boom” de nuevas tecnologías que hicieron que la comunicación sea más fluida. Como un tercer motivo de transformación en el esquema de las comunicaciones, podemos destacar el comienzo de una nueva etapa en la cual el Poder Ejecutivo Nacional, tomó la decisión de fortalecer políticas de Estado en torno a la prestación de servicios

de comunicación audiovisual para los ciudadanos, sosteniendo un nuevo paradigma según el cual los contenidos deben ser; gratuitos, de producción nacional y con estándares de excelencia. Así encontramos el ejemplo de la Televisión Pública, del Canal Encuentro, el Fútbol para todos y la nueva televisión digital. Sobre estos tres pilares, se ha comenzado a constituir una comunicación más democrática, nacida desde los sectores populares, incluidos los trabajadores organizados que hemos sido una parte fundamental en la toma de consciencia de los compañeros y compañeras a

través de la difusión del nuevo esquema, participando y aportando ideas en los foros que se desarrollaron en todo el país. Todavía falta mucho A pesar de todo el esfuerzo realizado, el monopolio informativo mantiene su capacidad de instalar a nivel masivo, temas elegidos entre unos pocos representantes de los sectores concentrados de la economía. En una pequeña y coqueta oficina se decide que es importante para los argentinos y que no, quien es el personaje del momento y cual el villano de turno. A este juego


lo llaman “línea editorial” y aún tienen la capacidad de distribuir sus contenido en miles de pequeñas radios y periódicos a los largo y a lo ancho de la Argentina. Solo para tener una idea de cómo funciona esta maquinaria, alcanza con saber que esa “línea editorial” que va fijando la agenda periodística día a día, se sustenta en los dos únicos diarios que llegan más allá del conurbano bonaerense y de la ciudad de Rosario: La Nación y Clarín. Pero volvamos a los medios audiovisuales que son los únicos que regula la nueva Ley, y que continúan en la misma situación que hace un año. ¿Cómo es esto posible si la ley preveía finalizar con el monopolio de la información? Los grupos concentrados de la información no comenzaron el proceso de desinversión que prevé la ley. Tampoco se deshicieron de algunas de sus licencias y siguen acaparando todo el espectro radioeléctrico sin dar lugar a nuevos emprendimientos independientes del poder económico concentrado. ¿Y cómo logran no hacer lo que dice la una Ley Nacional votada por una amplia mayoría en las dos Cámaras del Congreso, que simplemente representan nada más ni nada menos que la voluntad popular? Queremos destacar tres puntos: por

un lado en Argentina la oposición al gobierno nacional carece de militancia, por lo tanto echa su suerte al trabajo de los grandes medios de comunicación que intentan instalar candidatos afines a sus intereses, al tiempo que tratan de deslegitimar las representaciones de los sectores que se oponen a sus intereses (léase gobierno o dirigentes sindicales). Claro que en el mundo de

encima del voto popular. Así aparece la tercera pata de esta camarilla que insiste en desconocer las instituciones republicanas. El Poder Judicial de la Nación no es ajeno a esta guerra de intereses y también allí puede verse una tradición añejamente conservadora. Pero así como decimos esto, también debemos destacar la actuación de la Corte Suprema de Justicia que con su fallo, puso en evidencia la barbaridad jurídica de los magistrados que se habían atrevido a frenar una ley sancionada por ambas cámaras. Se hace camino al andar

los negocios nada es gratuito, por eso aquéllos políticos que son mimados por los medios concentrados quedan endeudados con algunos empresarios y deben devolver servilmente cada instante de fama dominical de tirada nacional, con grandes arremetidas de deslegitimación

sobre una ley, que en muchos casos apoyaron con anterioridad. Es el caso, por ejemplo, de la Dra. Giudici de la UC.R, quien hace un tiempo proponía un proyecto similar al aprobado y que fue pieza fundamental en la oposición al proyecto en el congreso, con su consecuente exposición mediática Otro diputado mendocino, recurrió a una maniobra mucho más burda. Después de ser derrotado en la Cámara Baja, recurrió al poder judicial para intentar pasar por

La ley va a permitir generar nuevos puestos de trabajo al permitir que nuevas empresas periodísticas puedan desarrollarse y las emisoras de radio y televisión del interior, dejarán de ser meras transmisoras de los grandes grupos, para pasar a desarrollar su propia programación, vinculados a su gente y a su comunidad. También los trabajadores de los medios se beneficiarán por el cumplimiento de las reglamentaciones que protege la profesión y que obliga a las empresas a cumplir con los Convenios Colectivos de Trabajo. Todavía queda mucho camino por recorrer en la aplicación de la nueva ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y en la democratización del sistema de medios. Todavía no ha explotado todo su potencial. Como dijimos, los medios de


comunicación serán una fuente cada vez más importante en la creación de nuevos empleos, ya que la norma prevé la protección de la producción de contenidos nacionales y estimula la proliferación de emprendimientos locales. No solo se federalizará la realización de contenidos, sino que se le dará lugar al desarrollo de miles de profesionales que no deberán emigrar a las grandes ciudades para desarrollar su vocación. Los trabajadores, los pueblos originarios, los sectores más postergados de nuestra sociedad tendrán la oportunidad histórica de recuperar y

sostener sus propias y singulares voces. La ley 26552 de Servicios de Comunicación Audiovisuales es la concreción de un viejo anhelo de todo el Movimiento Obrero Organizado, para universalizar el derecho a la información y poner al servicio de los múltiples actores sociales las nuevas tecnologías sosteniendo la más amplia diversidad cultural. Mientras tanto nosotros, como jóvenes, trabajadores y militantes, debemos poner todo nuestro empeño en que esta ley de sus frutos y que el movimiento obrero

tenga una voz fuerte que se escuche desde todos los rincones de nuestra patria. Por ello, debemos ser originales y comenzar a desarrollar de forma integrada todos los proyectos de comunicación que seamos capaces, innovando y buscando una nueva estética que reafirme nuestra identidad de trabajadores y de peronistas. Este es el desafío que la nueva Ley de Medios nos trae a los jóvenes trabajadores de la Corriente Nacional del Sindicalismo Peronista.


En la medida que en el mundo estamos siendo testigos de las consecuencias de la mayor crisis económica mundial y cómo los trabajadores son la clave del ajuste del debacle financiero internacional, en la Argentina se profundiza la disputa por el modelo de país a seguir. Se discute entre el proyecto nacional y popular que representa el Gobierno con claro anclaje y sostén en el movimiento obrero organizado y el proyecto sojero exportador que encabeza la Sociedad Rural junto a la mayoría de los partidos de la oposición y los monopolios mediáticos de Clarín y La Nación. Bajo esta situación se dispara la batalla hacia el interior del movimiento obrero para definir en cuál de los dos proyectos que representan intereses contradictorios debemos estar los trabajadores y cuál debe ser el papel que juguemos al interior de dicho proyecto. Durante los últimos meses este debate ha estado ligado a la discusión en torno al “Modelo Sindical” y a la “Libertad Sindical”, que si bien son temas particulares, los cuales merecen una especificidad para su abordaje, en el contexto que describimos, no se pueden pensar por fuera de la responsabilidad histórica que tiene planteada el movimiento obrero en la definición de un proyecto de país que integre a todos los argentinos sobre la base de la soberanía política, la independencia económica y la justicia social. En este escenario hemos visto cómo centralmente después del “conflicto por la 125”, es decir, luego del mayor grado de polarización en el enfrentamiento con el enemigo principal representado por la Oligarquía Terrateniente en la argentina, desde el movimiento obrero organizado, centralmente en la CGT, hemos comenzado en

forma incipiente pero firme a participar políticamente en la vida nacional, superando los límites de la organización gremial, construyendo la posibilidad de desarrollar un proyecto nacional con sectores industriales, estudiantiles y profesionales que ponga en el centro los intereses de los trabajadores, que son los únicos que al desarrollarse hacen que se realicen todos los sectores de la comunidad.

mandato histórico. Muchas son las formas en que esta oposición aparece, pero sin lugar a dudas la batalla ideológica, es decir la lucha de ideas, es la que se nos aparece con mayor fuerza en los últimos tiempos. En este sentido analizamos el resurgimiento de la discusión sobre la libertad sindical y el modelo sindical argentino que, desde distintos sectores y con distintos intereses, se viene desarrollando.

Ahora bien, esta definición no surge de algún tipo de ambición personal o interés corporativo, como se ha querido imponer a través de los monopolios mediáticos, y algunos sectores políticos, sino que esto se hace presente a partir de una lectura objetiva de la historia.

Veamos ahora cómo está siendo asumida esta discusión por los distintos sectores que existen hacia el interior del movimiento obrero.

Frente a tamaño desafio que tenemos planteado los trabajadores, son varios los intereses que intentan impedir que el movimiento obrero cumpla con su

Analicemos primero el comportamiento de los llamados grupos y partidos de izquierda en su lucha por la “libertad sindical”, que si bien desde el discurso plantean un abierto enfrentamiento al sistema, terminan en sus acciones, subordinados al plan de la Oligarquía. En este sentido tomemos de ejemplo el conflicto de Kraft, como para poder graficar dicho comportamiento y para preguntarnos sobre las causas por las que estas acciones radicalizadas por izquierda son fácilmente fagocitados por la derecha. Si analizamos el contenido de la política que se expresa a través de la radicalización de los conflictos de este tipo, notamos una hegemonía en los mismos por parte de las reivindicaciones puramente corporativas, sectoriales, y en donde predomina la lucha por la reivindicación inmediata, es decir la lucha en el plano de lo espontáneo. Y más allá de las consignas y declamaciones revolucionarias, prima en su accionar, la lucha por mejores condiciones laborales en especifico. Lo que nos muestra el ejemplo de Kraft es un accionar que lleva implícito el razonamiento y la esperanza, que la multiplicación de hechos en los que sólo se pelea por la reproducción


inmediata de los trabajadores llevará con el tiempo al cuestionamiento del sistema económico que excluye a los trabajadores. La historia reciente y no tan reciente del movimiento obrero parece señalar lo contrario. Es decir, que el fogoneo continuo y la radicalización de lo espontáneo, sin un planteo políticoestratégico que se pare desde los intereses históricos de la clase obrera y tenga arraigo real en las masas trabajadoras, comprendiendo el desarrollo histórico del país, suele ser utilizado por la fuerza enemiga. Es decir, en el terreno de lo espontáneo, priman siempre los intereses históricos de la Oligarquía. Porque lo contrario supone no solo el desarrollo de la actividad práctica, sino también, como arma fundamental para la acción, el desarrollo de la actividad teóricaideológica por parte de los trabajadores. Así vemos cómo el democratismo izquierdista y la libertad sindical declamada por estos partidos, nunca llegan a representar ni el 5 por ciento de los trabajadores de la actividad, y son utilizados por la oligarquía con un claro objetivo: dividir y fragmentar al movimiento obrero y deslegitimar frente a la opinión publica la actual conducción de la CGT, que encabeza Hugo Moyano. En este escenario también debemos analizar el comportamiento de sectores del movimiento obrero que desde un lugar históricamente opuesto a estos sectores de izquierda, han jugado abiertamente para el proyecto Oligárquico en cuanto a la agudización de las contradicciones hacia el interior de la CGT intentando condicionar la actual conducción. Claro está el comportamiento y alineamiento que han tenido hacia adentro, las conducciones de los denominados gremios de los “Gordos”, que en su mayoría están ligados a los gremios de servicios, y tienen como aliados a los intereses representados en el proyecto de la oligarquía terrateniente y que fueron precisamente quienes controlaron la central sindical en los ´90, en donde junto al menemismo rifaron las luchas históricas del movimiento obrero y a quienes el MTA confrontó en los 90, y por quienes los sectores representados en

teme a un esquema dónde los trabajadores tengan legalidad y libertad a la vez. A veces se tiene legalidad pero con las manos atadas, legalidad metida adentro de los aparatos que no representan la voluntad mayoritaria de los trabajadores, pedimos ya la modificación de la ley 23.551 de asociaciones sindicales”.

la CTA tomaron la decisión de escindirse en el año 1992. Justamente viendo a la CTA, y sobre todo a su actual conducción, sabemos qué lejos está de los posicionamientos de los sectores de los “gordos” que ya arriba describimos, y tampoco vemos en ella, por lo menos en su actual conducción, una actitud de oposición izquierdista de la cual ya hablamos, pero así y todo, creemos que es necesario profundizar el debate sobre cuál es la tarea principal que tenemos planteada los trabajadores en la actualidad, y cómo abordar la discusión sobre libertad sindical. Comenzando el mes de mayo del corriente año y en el marco de la llegada al país de una misión de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la CTA largó un conjunto de actividades tendientes a instalar el reclamo histórico que vienen llevando desde agosto del 2004 por la personería gremial y la libertad sindical. El titular de dicha central, Hugo Yasky dijo: “El gobierno le

La CTA reclama que se le reconozca la personería gremial como central sindical, lo cual contradice la ley vigente de asociaciones sindicales, que sostiene la existencia de una única central sindical, así como una sola personería gremial por actividad. A su vez, justifica que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) declara como uno de sus principios la denominada “libertad sindical”, es decir haciendo una traducción que calce sobre el reclamo existente, la posibilidad de que exista más de un sindicato inscripto legalmente por actividad, punto principal del reclamo de los trabajadores de Metrovías-subtes, que han sido la punta de la lanza en toda esta discusión, agudizando de esta manera el debate sobre el modelo sindical vigente. Con respecto a este planteo, desde la CGT el coordinador legal y diputado nacional Héctor Recalde, nos aclaraba: “Nunca la OIT dejó de privilegiar el derecho exclusivo sobre el trabajo para las organizaciones que poseen personería gremial y sean las más representativas” y frente al pedido de la CTA de modificación de la ley vigente destacó que “jamás se le pidió a la OIT que se otorgue la personería gremial a la CTA ni que se cambie la ley 23.551 de asociaciones sindicales porque la modificación de la ley no depende de la OIT sino del Congreso Nacional”. Y metiéndose de lleno en el planteo político de dicho debate agregó: “con la CTA tenemos puntos de vista distintos sobre cómo debe lograrse la unidad sindical y cómo se organizan los sindicatos. Debe haber pluralismo interno pero sin fraccionar al gremio para afuera, en lo que entiende el modelo sindical que produce la proliferación de sindicatos por empresa y debilita el interés del trabajador”. Si analizamos cada uno de los planteos, podemos observar como frente al


desafío que le plantea la realidad política al movimiento obrero de pararse cómo cabeza del movimiento nacional y construir proyecto propio dirigiéndose al conjunto de la sociedad, en la CTA domina una discusión que subordina la política general al interés gremial particular, y este planteo que aún hoy existe en amplios sectores del movimiento obrero sindicalizado y no sindicalizado, es el que necesariamente debemos superar, ya que hoy impide construir una expresión de unidad que asuma al enemigo principal y relegue las diferencias secundarias a otro plano. En este sentido, nuestro Secretario General de la CGT, Hugo Moyano reflexiona históricamente sobre este tema: “¿Por qué no comenzamos a discutir en serio la unidad del movimiento obrero? Porque cuando se apartó la CTA de la CGT, se dio en un contexto en el que ellos primero armaron el Congreso de los Trabajadores Argentinos y nosotros armamos el MTA. La diferencia fue que nosotros no salimos del contexto de la CGT, porque creemos que la central es de todos los trabajadores. Aquel proceso se dio en otro momento de la vida política y económica de nuestra sociedad. Hoy las cosas han cambiado”. “Entonces, ¿por qué no empezamos a discutir en serio a ver si podemos, en vez de discutir otra personería, tener todos la misma personería? Compartamos la misma personería. Porque la personería de la CGT no es del Sindicato de Camioneros, es la personería de conjunto del movimiento obrero argentino”. “Lo relevante es pensar en un proyecto de país desde nuestro movimiento y no una personería gremial. Los trabajadores tenemos que incursionar decididamente en la vida política para trasformar la realidad”. Es decir, hay que subordinar la lucha gremial a lo político. Tomar conciencia de que sólo la vertebración de un proyecto político propio construido desde el seno de la clase trabajadora organizada puede zanjar las divisiones existentes al interior de la misma, y que poner en primer plano las disputas de tipo gremial-corporativo no hace más que profundizar estas divisiones, debilitando

el poder de fuego del movimiento obrero y generando mejores condiciones en el enemigo. Porque no es que no se estén haciendo cosas de conjunto, ni que creamos que no existe la voluntad para lograr una mayor unidad en el movimiento obrero, sino que creemos que de la manera en que se plantea desde dicha central no alcanza. Y podemos usar el ejemplo de fines del mes de abril, cuando Hugo Moyano y Yasky encabezaron una protesta por una causa contra 18 sindicalistas que fueron imputados por desmanes durante una movilización que se realizó en 2008 en la ciudad de Córdoba, en donde, el titular de la CTA, Hugo Yasky, enfatizó en que “no existen diferencias entre los sectores sindicales cuando están en juego los intereses de la clase trabajadora” y coincidió en que “vamos a luchar juntos cada vez que sea necesario”. Pero en donde fuera del palco desde donde habló Yasky reparó en la llamada “unidad en la acción” con la CGT, pero insistió en la “autonomía política” de la central. Es decir, unidad en la reivindicación gremial, en el elemento más atrasado y división en el plano de la política, que es el único plano desde el cual el movimiento obrero se puede plantear ser la cabeza del movimiento nacional construir la unidad. Es decir, subordinar el elemento estratégico y conciente de los trabajadores, por el momento de la lucha espontánea. El rol de los Medios. Divide y reinarás. Algo ya hemos descripto sobre cómo vienen posicionándose los monopolios mediáticos frente a la discusión del modelo sindical. Oh casualidad, vemos cómo la “libertad sindical” también es una de las grandes preocupaciones de los grupos económicos financieros concentrados que defienden a capa y espada el modelo de país agroexportador sojero para unas minorías. Entonces valdría preguntarse, ¿por qué ahora ellos también defienden la llamada libertad Sindical? Somos testigos a través de sus editoriales y notas centrales cómo atacan sistemáticamente al movimiento obrero a través de sus batallones mediáticos, y que se han cansado de defender la

única libertad que les importa, que es la libertad de Empresa. Y cuando hablan de “libertad sindical” y

atacan al modelo sindical vigente, intentan fragmentar cada vez mas la representación de los trabajadores, debilitándolos y convirtiendo sus diferencias secundarias en las principales así nos peleamos unos contra otros, mientras ellos intensifican sus ganancias en la medida que aumenta su dominación. Frente a esto, desde el Movimiento Obrero Organizado mayoritariamente en la CGT, manifestando la voluntad de construir una propuesta política desde los trabajadores, lanzamos la Corriente Nacional del Sindicalismo Peronista y en su documento fundacional de Mar del Plata decíamos: “Con la humildad de sabernos parte de la clase trabajadora, pero con la fortaleza de nuestras convicciones, nos sentimos herederos de los hechos gloriosos del sindicalismo argentino que supo en determinados momentos claves de la historia de nuestro país expresarse con claridad y prudencia. (…) Nos animan nuestros líderes y nuestros mártires, los programas de La Falda (1957) y de Huerta Grande de 1962, el espíritu del 1° de Mayo de 1968, el Acta de Compromiso Nacional del 8 de junio de 1973, los 26 puntos de la CGTRA


y de las luchas del Movimiento de Trabajadores Argentinos (MTA) contra el neoliberalismo. También el anhelo de servir al conjunto del pueblo argentino. (…) Por eso nosotros proponemos la Unidad detrás de un proyecto y no de candidatos”. Y en la presentación de dicha Corriente en Mendoza, Hugo Moyano dijo: “Es la Hora de los Trabajadores, debemos avanzar en el debate para reemplazar el individualismo reinante en la sociedad por el espíritu de la organización. Ahora tenemos la posibilidad de ejercer poder en lugar de ser un elemento de presión, y si decimos poder, es poder hacer, poder con la salud, poder para la educación y poder para la dignidad de todo el pueblo argentino, nosotros tenemos responsabilidad en la

profundización de este modelo”. Y en otra actividad de la Corriente, en la provincia de Córdoba, Hugo sentenciaba: “El peronismo nació como partido de los trabajadores; y como decía el General, sin solución política no hay solución gremial”. Queda entonces cada vez más claro por dónde se cortan las diferencias al interior del movimiento obrero. Se trata de una disputa abiertamente política por la defensa y profundización del proyecto nacional y popular o el encolumnamiento detrás del proyecto sojero exportador que encabeza la Mesa de Enlace. En el enfrentamiento principal que tiene que ver con la definición de uno u otro modelo de país, el Movimiento Obrero

logra cada vez más protagonismo, en la misma medida que se agudizan los intentos por todos los medios para desarticularlo, dividirlo e impedir, el pasaje de la lucha económica gremial a la lucha política por parte del mismo. Desde el proyecto terrateniente se tiene plena conciencia de la necesidad de desarticular al movimiento obrero para lograr imponerse en forma hegemónica al conjunto de la sociedad. Desde el movimiento obrero estamos dispuestos a afrontar el destino que la historia nos demande. Y como dijo Hugo Moyano, “lo relevante es pensar en un proyecto de país desde nuestro movimiento y no una personería gremial. Los trabajadores tenemos que incursionar decididamente en la vida política para trasformar la realidad”.-


1989 promesas de campana…

 

Ni bien asumido en el gobierno en 1989, Menem tiró al tacho de la basura la “revolución productiva” y el “salariazo” prometidos a los trabajadores en campaña y lo reemplazó con un acuerdo con el establishment. Sus primeros ministros de economía fueron “prestados” por Bunge y Born. La familia Alsogaray que durante toda la historia de nuestro país, posterior al 17 de Octubre, se había dedicado a tratar de tirano a Perón y de cosas peores a Evita, ahora se encontraban asesorando en temas económicos al gobierno que habíamos votado. Su primera medida “productiva” fue la ley 23.697 de “Emergencia Económica”, que dió el puntapié inicial para la privatización de las empresas de servicios públicos heredadas del gobierno del general Perón. ENTEL, ferrocarriles, YPF y otras ya tenían fecha de defunción.  


1990 Vendiendo las Joyas de la abuela   Uno de los conflictos gremiales mas resonantes por estas medidas, lo tuvieron los obreros de telefónicos el día 20 de marzo de 1990. Cuando el ministro de obras públicas de ese entonces Roberto Dromi, hoy asesor del cardenal Bergoglio en políticas sociales, anuncia los pliegos de la privatización de ENTEL conjuntamente con la de AEROLÍNEAS ARGENTINA, los empleados telefónicos inician una huelga por tiempo indeterminado y los delegados deciden reunirse con la administradora María Julia Alsogaray. La señora no solo no los recibe, sino que los manda a reprimir con la policía y despide a 450 trabajadores. En octubre de este año, se hace efectiva la privatización por la insólita suma de 214 millones de dólares en efectivo y el resto en bonos de deuda externa, quedando en manos de empresas de origen italiano, francés y español. Treinta días después, se hace efectiva la privatización de AEROLINEAS ARGENTINAS con denuncias de irregularidades en la confección de sus pliegos. En los ferrocarriles comienza el desguace del menemismo cuando el 10 de abril de 1990 se deja en la calle a 28.000 familias. ¡Si! 28.000 trabajadores quedaron cesanteados y bien fueron obligados a un retiro voluntario. Pero no te sorprendas porque al fin de la historia el número de trabajadores ascendió a 80.000. Como frutilla del postre, hacia fin del año 1990, el Presidente Carlos Saúl Menem después del atropello a los trabajadores, emprendió contra los DERECHOS HUMANOS, la JUSTICIA y la MEMORIA, al indultar a los genocidas Videla, Massera, Viola, Camps, Suárez Mason, Richieri y Martínez de Hoz entre otros.  

1991  Algo huele mal en Argentina -leche podrida y contratos basura-

  El 18 de febrero de este año se desata un escándalo que envolvía a uno de los principales protagonista de las privatizaciones y el autodenominado “gerente” de las mismas. Ya separado de su cargo de Ministro de Obras Públicas, Roberto Dromi fue acusado de los delitos “abuso de autoridad, falsedad ideológica y administración fraudulenta” por haber beneficiado a empresas privadas y pedido de coimas en el caso “Swiffgate”. Al mes de haber asumido, el 20 de Marzo, el flamante ministro de economía Domingo Cavallo, anunció su nuevo programa económico con un paquete de medidas que golpean directamente a los trabajadores. La empresa ACINDAR sucursal San Nicolás, despide a 3.500 obreros dando comienzo a la segunda era nefasta de Mingo. La primera había sido cuando al finalizar la Dictadura militar, siendo presidente del Banco Central hizo pública, es decir de todos los trabajadores de la Argentina, las deudas contraídas por las empresas privadas. El 16 de Mayo los Jubilados marchan al Congreso pidiendo mejoras en las jubilaciones y son reprimidos violentamente por la policía. Este hecho, los hizo retomar su marcha al miércoles siguiente dando nacimiento, a una de las protestas más duras llevadas a cabo en todo el mundo por nuestros “viejitos”, reclamando simplemente por lo que les correspondía; su trabajo y sacrificio de años. Llegando a fin de año, en el mes de noviembre, el Ministerio de Acción Social concreta la compra de 47.000 kilos de leche en polvo. Se descubre que la misma estaba en mal estado, siendo uno de los hechos despiadados de la corrupción menemista ya que dicha leche estaba destinada a escuelas públicas. ¡Hijos de puta! ¡Hasta el hambre de los chicos usaron de excusa para lucrar y llenarse los bolsillos! El 5 de diciembre es promulgada la ley Nro 24.013 llamada “de flexibilización laboral” donde el principal objetivo es el de generar una nueva categoría de empleados que carezca de estabilidad laboral. Se crean los llamados “contratos basura”, claramente inconstitucionales al violar el art. 14 bis de nuestra constitución por la introducción de los despidos arbitrarios entre otros recortes de derechos laborales. Como cierre de año, se sancionó la ley 24.065 que tiene como víctima a las empresas de electricidad y todo su alcance. Es decir generación, transporte y distribución; quedando así privatizada y los usuarios presos de tarifas monopólicas que elevaron el costo de vida.


1992  Un peso un dolar Y el  Diputrucho  

El 2 enero entra en vigencia la ley de convertibilidad (un peso, un dólar) y comienza la primavera económica en la clase media que aún conservaba su empleo y la destrucción de las empresas de capitales nacionales. También por esos días el gobierno prepara un decreto de “Necesidad y Urgencia” que elimina el aporte obligatorio de cada trabajador a la obra social de su sindicato y establece el sistema de libre elección, que trae una grave consecuencia porque rompe la cadena de solidaridad entre sindicatos, logrando el objetivo del gobierno y el capitalismo, debilitando las organizaciones gremiales. Es así como la billetera tomó el nombre de Programa de Propiedad Participada (PPP). Uno de los mas entusiastas con este hecho fue el autodenominado “recontra alcahuete” de Menen, Luís Barrionuevo, quien fue recompensado como servidor “4X4” del gobierno con la Jefatura de la Administración Nacional del seguro de salud (ANSSAL). Siguiendo con las políticas firmes de privatizaciones, el 5 de junio llega el turno de Gas del Estado, a través de la ley 24.076. Pero la sanción de esta, tuvo una particularidad. Ese día, en la Cámara de Diputados, el oficialismo no llegó a dar quórum, pero eso no fue impedimento para el gobierno menemista. Salieron del recinto y agarraron un ciudadano común ( Juan Kenan), lo sentaron en la banca y lo hicieron votar, inaugurando una “nueva figura de la democracia: El Diputrucho. A pesar de semejante atropello contra toda moral, la ley se promulgó. Cada mes que pagamos la factura de Metrogas, deberíamos recordar la forma en que esa empresa obtuvo su mercado cautivo de usuarios. Es una deuda con toda la democracia que se mantiene al día de hoy. Sin reponernos de la aberración del robo de la empresa Gas del Estado, en Septiembre llega el turno de la ley 24.145 mas conocida como privatización de YPF, que cargaba sobre sus balances el peso de la deuda externa por créditos que había tomado en el exterior, para alimentar con divisas al Banco Central, convirtiéndose así en la única empresa petrolera deficitaria en el mundo.  

1993 El tren fantasma.

  El 10 de marzo y siguiendo con sus políticas públicas, Menem y Cavallo deciden cerrar ramales ferroviarios por considerarlos “deficitarios”, quedando veinte provincias y cientos de pueblos sin servicios. Muchos de estos pueblos con el transcurrir del tiempo, se convertirían en “pueblos fantasmas” ya que habían sido construidos en derredor de las estaciones ferroviarias y la dinámica comercial que ellos imponían. Sus habitantes se vieron forzados a emigrar por la falta de trabajo, sumando puntos a la desocupación que cotizaba en alza. Un golpe más. En abril el ferrocarril Urquiza queda en manos del grupo Pescarmona y la Central Hidroeléctrica “El Chocón” es vendida a capitales chilenos y estadounidenses por una suma irrisoria de 224 millones de dólares. El 30 de abril se sanciona la ley de las AFJP, (ley 24.249) dejando que las empresas de jubilación privada tomen más del 30% de jubilación de los aportes, usando ese mismo dinero para prestamos con un interés de mas del 3% de interés mensual, dando así otro golpe certero a la masa obrera y al vaciamiento del estado. Esta última medida impulsada por Cavallo, Redrado y otros tecnócratas, incluso había sido desaconsejada por el FMI por el enorme déficit fiscal que iba a generar.  

1994   MTA

  El ya histórico primero de febrero en la sede UTA el compañero HUGO MOYANO, con la consigna de RECUPERAR LA CGT PARA LOS TRABAJADORES Y EL PERONISMO PARA EL PUEBLO, funda el MOVIMIENTO de TRABAJADORES ARGENTINOS, mas conocido como el MTA.                     Continuará...


en general, y a los trabajadores en particular, a asumir un compromiso general con la tierra que nos permita crecer en un marco se sustentabilidad que le depare un mundo mejor y mas sano a las generaciones por venir. Por su parte, el Secretario General de la CGT Hugo Moyano se refirió concretamente a la elaboración de un proyecto de ley sobre optimización ambiental de envases en el que se encuentra trabajando con el Diputado Mancini y otros legisladores de extracción sindical.

PRIMER ENCUENTRO NACIONAL DE LOS TRABAJADORES POR EL MEDIO AMBIENTE CGTIERRA COMPROMISO GENERAL CON LA TIERRA Con el auspicio de Hugo Moyano, Secretario General de la CGT y el Secretario General de los Trabajadores de la CEAMSE (AGOEC) y Diputado por la Provincia de Buenos Aires Jorge Mancini, se llevó a cabo el 1er Encuentro Nacional de los Trabajadores por el Medio Ambiente bajo el nombre de Compromiso General con la Tierra (CGTierra). En el encuentro, realizado en el Anfiteatro Felipe Vallese de la CGT ante un auditorio colmado, se propuso continuar con los lineamientos del discurso del 21 de febrero de 1972 del General Perón, referidos a la importancia de la ecología en el futuro de la humanidad. Además, conmemorar de alguna manera, el Día Mundial del Medio Ambiente, celebrado el 5 de junio. El Diputado Provincial Jorge Mancini convocó a la sociedad

Asimismo, exhortó a los organizadores presentes en el encuentro a la continuación de esta primer convocatoria y para ello puso a disposición, todas las delegaciones regionales de la Confederación General del trabajo. También estuvieron presentes el Presidente de la CEAMSE Raúl de Elizalde, el Gerente General de la CEAMSE Lic. Gabriel Calabrese, el Subsecretario de la Negociación Colectiva del Sector Público de la Provincia de Bs. As. Jorge Calegari, el Presidente de la Comisión de Ecología y Medio Ambiente de la Cámara de Diputados de la Provincia de Bs. As. Dr. Horacio De Simone y los Ingenieros Marcelo Rosso y Rosalba Sarafian, quienes expusieron principios fundamentales relacionados con la gestión integral de los residuos.

LA JUVENTUD FRATERNAL RINDE HOMENAJE 123º ANIVERSARIO Un 20 de junio de 1887 se fundaba La Fraternidad, la “Sociedad del personal de conductores y fogoneros”, única entidad sobreviviente de aquellas viejas organizaciones gremiales de oficio que caracterizaban al siglo XIX por su lucha y defensa de los trabajadores. Esta entidad creció junto al ferrocarril a lo largo del territorio nacional y, en su proyección fortaleció el desarrollo social, cultural y económico de nuestra querida Patria. Organización pionera en la Capacitación Técnica Profesional en América latina, organizó Escuelas Técnicas en las Seccionales que formaron a los conductores ferroviarios durante generaciones. Siempre estuvo junto a nuestro Pueblo en sus días más felices de democracia y sufrió con él, en las largas noches de las dictaduras genocidas. En estos tiempos en que el gobierno de la Nación revitaliza nuestra Industria Ferroviaria, La Juventud Fraternal Peronista rinde sincero tributo a los hombres que a lo largo de nuestra historia han mantenido encendido el fuego de la lucha por la Justicia Social.

EL GOBIERNO SALDA DEUDA HISTÓRICA CON LOS TRABAJADORES RURALES La Presidenta Cristina Fernández envió al Congreso un Proyecto de reforma al Decreto-ley 24.248 de la dictadura militar que, en 1978 modificó la ley del peón rural del General Perón.

La Presidenta de la Nación anunció el envío al Parlamento de un proyecto de ley del Trabajador Rural, destinado a terminar con la “precarización” del sector. La iniciativa abarcará a cerca de 1.300.000

trabajadores y, según prevé, esos beneficiados estarán cubiertos bajo tres modalidades contractuales: permanente de prestación continua, temporario y permanente discontinuo. Cristina Kirchner señaló que con esta ley se pretende “cubrir una vieja deuda que teníamos con los trabajadores rurales para revertir los niveles de desprotección y precarización que padecen”. La Asociación Argentina de Trabajadores Horticultores y Floricultores que conduce Ernesto Candido Ojeda, en declaraciones de su secretario de juventud nacional Daniel Maique dijo lo siguiente: “es una gran satisfacción para nosotros que venimos diciendo desde hace años que esta ley (22.248) de la dictadura militar legitimada por Videla y la Sociedad Rural en 1978, beneficia pura y exclusivamente a la patronal y, que uno de los sectores que mas trabajo informal tiene es el nuestro. Los trabajadores rurales siempre han sido excluidos de las conquistas históricas de los trabajadores como la jornada de 8hs, el sábado inglés, vacaciones y licencia por maternidad. Por eso vemos esta reforma como una democratización hacia nuestro sector, el cual se rige actualmente por una ley de la dictadura, sometiendo a los trabajadores del campo a condiciones de esclavitud y total feudalismo. Esperamos que esta iniciativa salga lo más pronto posible y salde la deuda histórica con los trabajadores del campo. Estamos dispuestos a acompañar esta propuesta hasta las ultimas consecuencias para que se salde esta deuda”. A su vez manifestó: “nosotros confiamos ciegamente en este gobierno, y en las políticas que se vienen implementando por que a nuestro humilde entender este gobierno es el mas peronista de los últimos 30 años”. La medida alienta el blanqueo de los trabajadores del sector y reordena la categorización de los contratos para evitar irregularidades a la hora del registro de esos empleados. Para ello, como incentivo, reduce el 50 por ciento de las contribuciones patronales para los distintos subsistemas de seguridad social por el término de 24 meses y en los casos de contrataciones de empleados temporarios y permanentes discontinuos. La Presidenta resaltó que el campo vive un momento “excepcional” y abogó por una tarea conjunta entre “trabajadores, productores, técnicos” y toda la cadena productiva agropecuaria, para sacar adelante a la Nación”. De aprobarse la iniciativa, se terminará con las jornadas “de sol a sol”, fijándose en cambio jornales de 8 horas, se establecerán licencias parentales de 15 días corridos y por maternidad de 90 días. El proyecto prohíbe además trabajar a partir de las 13 hs, los días sábado. La iniciativa reitera además la prohibición del trabajo infantil, habitual en el sector, y ordena la implementación de guarderías de cosecha para que los menores permanezcan allí durante la jornada laboral de sus padres.


Antecedentes Históricos El golpe del 16 de setiembre de 1955 encontró inmediata respuesta en la clase trabajadora: movilizaciones de las bases, asambleas en fábricas, huelgas y sabotajes serán una constante ante el atropello impuesto por los “libertadores”, que intervinieron a la CGT, asaltaron con comandos civiles a los sindicatos, inhabilitaron a miles de dirigentes en su mayoría peronistas, e hicieron de las cárceles el destino de muchos de éstos. Todo ellos lo realiza la dictadura de Aramburu para llevar adelantae el Plan Prebisch, favorable a la oligarquía y los monopolios. Así se liquidó el IAPI, las empresas estatales de DINIE, se prohibió el símbolo y propio nombre de Perón o Peronismo, se derogó por decreto la Constitución de 1949 buscando retrotraer al país a la época de la Década Infame. La respuesta de lucha de los trabajadores se realizó en forma espontánea en manos de cuadros de segunda y tercera línea del movimiebnto Peronista, como Andrés Framini (textiles), Dante Viel (estatales), y Natalini (Luz y Fuerza) ante la deserción de las primeras líneas. Ellos protagonizarán, junto con dirigentes surgidos después de 1955, delegados y miembros de comisiones internas de fábricas, una lucha frontal, masiva y directa contra el régimen, que va a durar hasta el 9 de junio de 1956. Apartir de allí, demostrada la imposibilidad de una recuperación rápida del gobierno, se hizo necesario replantear la lucha, variando de un enfrentamineto directo a uno indirecto. La posibilidad y la necesidad de recuperar los sindicatos en manos de los interventores

militares motoriza al activismo gremial, que conforma con ese objetivo las Agrupaciones Sindicales. En los años 1956 y 1957, la lucha por la recuperación rápida de los gremios se centró fundamentalmente en los sindicatos industriales. La gran mayoría de los nuevos dirigentes, como Sebastián Borro en Frigorífico Lisandro de la Torre, fueron peronistas y su lucha tuvo un verdadero carácter nacional. Así, la primera CGT Regional recuperada fue la de Córdoba, que el 1ro. De julio de 1957 elige en Plenario General a Atilio López de UTAcomo Secretario General (CGT legal). Los sindicatos y delegaciones regionales recuperadas formaron la “Intersindical” que el 12 de julio de 1957 lanzó un paro general que fue acatado en todo el país, obligando al gobierno a convocar al Congreso Normalizador de la CGT intervenida hasta ese momento por el Capitán de Navio Patrón Laplacette. En este Congreso los intentos del interventor por lograr una dirección dócil apoyado por los sindicatos que habían sido entregados por los gorilas a los grupos sostenedores del sindicalismo amarillo, fracasan. De los 94 gremios presentes se retiran 32. Esta actitud lleva a la ruptura del Congreso y el nacimiento de las “62 Organizaciones” integradas por los sindicatos que permanecieron en el recinto. Este hecho histórico revitalizó al peronismo en su conjunto ya que constituyó la culminación de un esfuerzo por vertebrar una rama gremial peronista en las difíciles y duras condiciones impuestas por el régimen oligárquico. En ese mismo año 1957, en el mes de julio, la dictadura militar decide convocar a elecciones de Constituyentes para reformar la

Constitución. La oligarquía y el imperialismo no podían soportar la vigencia de la Constitución de 1949 y era necesario derogar los principios que afirmaban la vigencia de la Justicia Social, la Independencia Económica y la Soberanía Política, para ir preparando las condiciones políticas y jurídicas que darían piedra libre a las inversiones extranjeras. En las elecciones de Constituyentes el peronismo proscripto adoptó la táctica voto-blanquista y más de dos millones de votos en blanco expresaron claramentes el repudio del pueblo a esta convocatoria. El Movimiento Obrero continuó asestando golpes al gobierno dictatorial a pesar del estado de sitio, de los encarcelamientos y proscripciones de dirigentes. El 27 de setiembre de q957 cuarenta gremios recuperados convocaron a un paro nacional que fue unánime. En ese marco de resistencia obrera y lucha política del peronismo contra las proscripciones y la entrega, la CGT de Córdoba convocó a un Plenario Nacional de Delegaciones Regionales de la CGT y de las 62 Organizaciones, realizado en la localidad de La Falda, provincia de Córdoba, donde se aprobó unprograma de gobierno, claramente antioligárquico y antiimperialista enmarcado en las grandes banderas históricas del peronismo y un verdadero aporte del Movimiento Obrero Argentino en la lucha por la Liberación Nacional y Social de nuestra Patria.


Para la Independencia Económica Comercio exterior: - Control estatal del comercio exterior sobre las bases de la forma de un monopolio estatal.

extranjeros, a fin de posibilitar la eficacia del control del comercio exterior, sustrayendo de manos de los monopolios extranjeros dichos resortes básicos de nuestra economía. - Soluciones de fondo, con sentido nacional a los problemas económicos regionales sobre la base de integrar dichas economías a las reales necesidades del país, superando la actual división entre “provincias ricas y provincias pobres”. - Control centralizado del crédito por parte del Estado, adecuándolo a un plan de desarrollo integral de la economía con vistas a los intereses de los trabajadores. - Programa agrario, sintetizado en: mecanización del agro, “tendencia de la industria nacional”, expropiación del latifundio y extensión del cooperativismo agrario, en procura de que la tierra sea de quien la trabaja.

- Liquidación de los monopolios extranjeros de importación y exportación. - Control de los productores en las operaciones comerciales con un sentido de defensa de la renta nacional. Planificación del proceso en vista a las necesidades del país en función de su desarrollo histórico, teniendo presente el interés de la clase laboriosa. - Ampliación y diversificación de los mercados internacionales. - Denuncia de todos los pactos lesivos de nuestra independencia económica. - Planificación de la comercialización teniendo presente nuestro desarrollo interno. - Integración económica con los pueblos hermanos de Latinoamérica, Para la Justicia Social sobre las bases de las experiencias realizadas. - Control obrero de la producción En el Orden interno: y distribución de la riqueza - Política de alto consumo interno; nacional, mediante la participación altos salarios, mayor producción para efectiva de los trabajadores: el país con sentido nacional. - En la elaboración y ejecución del - Desarrollo de la industria liviana plan económico general, a través adecuada a las necesidades del país. de las organizaciones sindicales. - Incremento de una política económica - Participación en la dirección de tendiente a lograr la consolidación de las empresas privadas y públicas la industria pesada, base de cualquier asegurando, en cada caso, el desarrollo futuro. sentido social de la riqueza. - Política energética nacional; - Control popular de precios. para ello se hace indispensable la - Salario mínimo, vital y móvil. nacionalización de las fuentes naturales Previsión social integral. de energía y su explotación en función - Unificación de los beneficios de las necesidades del desarrollo del y extensión de los mismos a país. todos los sectores del trabajo. - Nacionalización de los frigoríficos - Reformas de la legislación

laboral tendientes a adecuarla al momento histórico y de acuerdo al plan general de transformación popular de la realidad argentina. - Creció del organismo estatal que con el control obrero posibilite la vigencia real de las conquistas y legislaciones sociales. Estabilidad absoluta de los trabajadores. - Fuero sindical. Para la Soberanía Política - Elaboración del gran plan políticoeconómico-social de la realidad argentina, que reconozca la presencia del movimiento obrero como fuerza fundamental nacional, a través de su participación hegemónica en la confección y dirección del mismo. - Fortalecimiento del estado nacional popular, tendiente a lograr la destrucción de los sectores oligárquicos antinacionales y sus aliados extranjeros, y teniendo presente que la clase trabajadora es la única fuerza argentina que representa en sus intereses los anhelos del país mismo, a lo que agrega su unidad de planteamientos de lucha y fortaleza. - Dirección de la acción hacia un entendimiento integral (políticoeconómico) con las naciones hermanas latinoamericanas. - Acción política que reemplace las divisiones artificiales internas, baadas en el federalismo liberal y falso. - Libertad de elegir y ser elegido, sin inhabilitaciones, y el fortalecimiento definitivo de la voluntad popular. - Solidaridad de la clase trabajadora con las luchas de liberación nacional de los pueblos oprimidos. Política internacional independiente.-


más felices del pueblo argentino, sino la cabeza que encamine el destino de la Patria hacia la Justicia Social, la Independencia Económica, la Soberanía Política y la Unidad Latinoamericana.

de los compañeros. Esto nada tiene que ver con los derechos de los trabajadores. Lo sabemos bien.

Periodistas elegidos por nadie, difaman a nuestros dirigentes y cuestionan la legitimidad de nuestros compañeros que son elegidos democráticamente por sus bases. Al ocultar nuestra historia, al negar Nos convoca la coherencia y la lucha nuestra lucha y resistencia, pretenden de esos dirigentes y la de la juventud negar también nuestra identidad. de ayer y de hoy, quienes en la oscura década de los noventa resistieron Somos concientes que debemos contra el embate neoliberal y no combatir las prácticas oportunistas que ven, en la justa pelea de los claudicaron en sus principios. trabajadores, la posibilidad de Hoy, los trabajadores argentinos acomodarse y negociar intereses debemos tener la madurez necesaria individuales. Debemos romper la para ser, no solo la columna vertebral lógica neoliberal de los años `90 sobre la cual se erigieron los días donde un puntero se sentía dueño

Sabemos que este es el camino, y también sabemos que es nuestro rol como juventud trabajadora ser usina permanente de doctrina, de iniciativas y de proyectos, proponerlos a nuestros dirigentes, y si es necesario movilizarnos en la calle, para que definitivamente se instale la Justicia Social en la Argentina.

“Convocamos a los jóvenes a ser el presente y el futuro. A tomar la posta y adoctrinarse, porque la realidad exige preparación y convicción. A romper con la política del “toma y daca”, a quebrar la lógica del puntero, del internismo sectario”. Así nos convocaba la Corriente Nacional del Sindicalismo Peronista, el pasado 18 de Septiembre en Mar del Plata. Un llamado que nos invita a sumarnos en la grandiosa empresa de construir y cumplir el rol histórico e indelegable que tiene el Movimiento Obrero en la sociedad Argentina: conquistar definitivamente la felicidad para el pueblo. Somos jóvenes militantes de diferentes organizaciones peronistas que, desde el orgullo de sabernos parte de la clase trabajadora, venimos a reforzar el mandato que el Movimiento Obrero organizado expresó en la histórica jornada del 30 de abril sobre la 9 de Julio. En esa inolvidable jornada, más de trescientos mil compañeros ratificaron a la actual conducción de la Confederación General del Trabajo.

Es por ello que creemos necesario que la Corriente Nacional del Sindicalismo Peronista genere de confluencia y Ponemos en nuestras espaldas la espacios ardua tarea de convocar y organizar participación donde los jóvenes se a todos los jóvenes, contamos para sientan identificados con esta lucha esta responsabilidad con una sólida que es, en definitiva, la lucha de todo verdad: la única fuerza que representa el pueblo trabajador. el anhelo de un país para todos, es la Convocamos a todos los sectores clase trabajadora. juveniles, no a falsos mítines, ni Esta verdad, y el convencimiento a espacios revolucionarios con la de sabernos herederos de una línea verdad revelada, mucho menos a histórica Nacional y Popular, nos dan brindis elegantes disfrazados de el fanatismo y la mística necesaria compañerismo. Los convocamos a para sostener y fortalecer nuestros la lucha contra todos los intereses principios en épocas dónde los sectarios y conservadores que discursos dominantes, emanados intentan subyugar a nuestro pueblo. desde los medios concentrados A pelear contra el hambre, la miseria de comunicación, invitan al y la explotación, y a favor de la salud, la educación y el trabajo para todos. descreimiento y al conformismo.

Todas las generaciones tienen un mandato histórico, lo cumplen o lo traicionan. Los jóvenes de este espacio nos comprometemos a cumplir el designio de nuestra historia, llevando a la Patria a su definitiva liberación nacional.

06 de Diciembre del 2009 - Sede Nacional de SMATA,

JUVENTUD SINDICAL DE LA CORRIENTE


Común y Corriente  

Órgano de difusión de la Juventud Sindical

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you