Issuu on Google+


ALGUNAS REFLEXIONES

¿Cómo tiene que ser un  profe de reli desde la fe?


ALGUNAS REFLEXIONES

¿Cómo tiene que ser un  profe de reli desde la fe?


La clase de religión  El profesor de Religión tiene que enseñar  Historia de las Religiones; Filosofía,  Antropología, Psicología, Sociología,  Fenomenología de la Religión, para  ayudar a comprender que ésta —con sus  gestos, sus lenguajes, actitudes, símbolos  o ritos— es una dimensión constitutiva del  ser humano. 


Enviados a proclamar la Buena nueva 

“El Espíritu del Señor está sobre mí,  porque me ha ungido para anunciar a los  pobres la Buena Nueva, me ha enviado a  proclamar la liberación a los cautivos y la  vista a los ciegos, para dar la libertad a los  oprimidos “ (Lc 4, 18)

 La Buena nueva de la  dignidad humana  La Buena nueva de la vida  La Buena nueva de la familia  La Buena nueva del destino  universal de los bienes  La Buena nueva de la vida  eterna


Constructores de la civilización del amor  “Evangelizar consiste  en alcanzar y  transformar… los  criterios de juicio,  los valores  determinantes, las  fuentes inspiradoras y  los modelos de vida  de la humanidad”  (Pablo VI, EN, 19)


En defensa de la persona  Familia, célula básica de  la sociedad,  fuente y escuela de humanidad.  La dignidad de la persona, no sólo de  carácter fenomenológico, sino  antropológico, como bien inviolable y fin  en sí misma.  Dignidad inviolable de la persona  humana desde su concepción hasta  su muerte natural.


La luz del amor en la educación  necesita la cercanía y la  confianza que nacen  del   para educar debe dar  algo de sí mismo y que  solamente así puede  ayudar a sus alumnos a  superar los egoísmos y  capacitarlos para un  amor auténtico.” 


La necesidad de la liberación  y educación de la libertad  Una libertad originariamente  orientada al bien y la  realización personal.  Necesidad de la educación de  la libertad  Libertad concebida como  respuesta, orientada a una  comunión y opuesta a la  simple voluntad de poder


Necesidad de la disciplina  “Llegamos al punto quizá más delicado de la obra educativa:   encontrar el equilibrio adecuado entre libertad y disciplina. Sin  reglas de comportamiento y de vida, aplicadas día a día  también en las cosas pequeñas, no se forma el carácter y no  se prepara para afrontar las pruebas que no faltarán en el  futuro.   La relación educativa es ante todo encuentro de dos  libertades, y la educación bien lograda es una formación para  el uso correcto de la libertad. debemos aceptar el riesgo de  la libertad, estando siempre atentos a ayudarle a corregir ideas  y decisiones equivocadas. 


La autoridad en el amor  La autoridad del profesor de  religión se adquiere sobre todo  con la coherencia de la propia  vida y con la implicación  personal, expresión del amor  verdadero.   El profesor de religión es un  testigo de la verdad y del bien;  ciertamente, también él es frágil  y puede tener fallos, pero  siempre tratará de ponerse de  nuevo en sintonía con su  misión.” 


La responsabilidad  Es responsable quien sabe responder a sí mismo y a los demás.   La responsabilidad es, en primer lugar, personal  También una responsabilidad que compartimos juntos, como  ciudadanos de una misma ciudad como miembros de la familia  humana y, si somos creyentes, como hijos de un único Dios y  miembros de la Iglesia.   Las ideas, los estilos de vida, las leyes, las orientaciones globales de  la sociedad en que vivimos, y la imagen que da de sí misma a través  de los medios de comunicación, ejercen gran influencia en la  formación de las nuevas generaciones para el bien, pero a menudo  también para el mal.


Una tarea moral: construirme como persona virtuosa  Los actos humanos  construyen la persona  Una moral de la  virtud, la donación y  el servicio en la  promoción del  auténtico bien de la  persona.


El sentido religioso   El profesor de religión  abierto a la transcendencia  El hombre en camino hacia  una realidad que le  trasciende  Los fundamentos de la  cultura de la vida y de la  civilización del amor  Una fe con impacto en la  realidad humana  Coherencia entre la esfera  privada y pública


Sentido del sufrimiento y de la muerte   

“El sufrimiento forma parte de la verdad  de nuestra vida.  “Al tratar de proteger a los más jóvenes de  cualquier dificultad y experiencia de dolor,  corremos el riesgo de formar, a pesar de  nuestras buenas intenciones, personas  frágiles y poco generosas, pues la  capacidad de amar corresponde a la  capacidad de sufrir, y de sufrir juntos.”

La enfermedad, como prueba y como  escuela de humanidad, esperanza y  amor

  

Reciprocidad entre amor y sacrificio


La belleza y la pasión por la verdad  Sería muy pobre la educación que se  limitara a dar nociones e informaciones,  dejando a un lado la gran pregunta acerca  de la verdad, sobre todo acerca de la  verdad que puede guiar la vida  La verdad ilumina el corazón del hombre  La verdad como apertura del hombre a la  realidad  Una búsqueda en comunión


Una ciencia humanizada y  humanizadora  La ciencia al servicio del  hombre y del bien común  El carácter empírico del  conocimiento científico.  La legitimidad de otros tipos  de conocimiento.  Integración ciencia­razón­fe


La cultura de la vida  Dimensión comunional originaria de  la realización humana.  La abolición de la soledad  El servicio de la vida y de la  promoción humana   Protección de la vida frágil  Una educación para el crecimiento  de una humanidad verdadera  Servicio recíproco entre persona,  familia, trabajo y comunidad


Trabajar por un mundo mejor  Transformar las cosas según  Dios  Promoción integral de la  dignidad humana  El servicio preferencial a los  pobres y excluidos  La transformación de la  sociedad  La dimensión económica y  política Econimía comunión  Promover la cultura  Asociacionismo y presencia  pública  Globalización y ecología desde  parámetros evangélicos


La esperanza, alma de la  educación  Sólo una esperanza fiable puede ser el alma de la  educación  La raíz de la crisis de la educación hay una crisis de  confianza en la vida  La esperanza que se dirige a Dios no es jamás una  esperanza sólo para mí; al mismo tiempo, es siempre una  esperanza para los demás:  no nos aísla, sino que nos  hace solidarios en el bien, nos estimula a educarnos  recíprocamente en la verdad y en el amor.”  (Benedicto XVI, Mensaje a la Diócesis de Roma sobre la  tarea urgente de la educación, 21 enero 2008)


TAREAS TÍPICAS DEL  PROFESOR 1. ¿Tiene usted escritos, con claridad, unos objetivos en función de los cuales está  desarrollando su actividad docente? 2. ¿Ha modificado los objetivos sugeridos en las orientaciones oficiales, de acuerdo  con su modo de entender la asignatura, sus opciones personales y la situación real de los  alumnos? 3. ¿Ha definido algún objetivo concreto en relación con el proceso de mejora de sus  alumnos, que, después de un período de tiempo, ha evaluado? 4. ¿Conoce la mayoría de los libros de texto que se pueden utilizar en cada materia  que usted enseña de tal forma que podría razonar una decisión de utilizar un texto u otro? 5. ¿Ha dividido el contenido de cada material en unidades, con una fecha tope para  cada una?


TAREAS TÍPICAS DEL  PROFESOR 6. ¿Ha tenido en cuenta el tiempo real disponible al hacerlo (contando con fiestas, excursiones, evaluaciones, etc.), es decir, sabía al principio del curso, de cuántos días iba a disponer para dar las clases? 7. ¿Ha concretado pro escrito los tipos de actividades que se van a utilizar en función de los objetivos seleccionados? 8. ¿Está incluida en esta relación una amplia gama de actividades? ¿Por ejemplo, proyectos, trabajos en pequeño grupo, estudio individual, explicación, trabajos prácticos, simposios, excursiones, visitas, etc.? 9. ¿Aprovecha los medios audiovisuales disponibles en el centro al realizar las actividades previstas? 10. ¿Ha experimentado alguna(s) técnica(s) nueva(s) en los últimos seis meses?


11. Al entrar en clase, ¿sería capaz de explicar no sólo lo que piensa hacer,  sino también lo que piensa conseguir? 12. ¿Utiliza, de hecho, las técnicas que usted ha seleccionado? 13. ¿Conoce usted los nombres de todos sus alumnos en sus clases? 14. En sus clases, ¿enseña las técnicas de estudio adecuadas a la materia,  de modo que los alumnos saben cómo realizar su trabajo eficazmente? 15. ¿Consigue usted una información adecuada sobre la situación de los  alumnos (respecto a la materia que usted enseña) al principio del año escolar, mediante una  evaluación inicial (aplicación de pruebas objetivas, etc.)?


16. ¿Consigue habitualmente distribuir el tiempo en cada clase de tal modo  que al final no le suele faltar ni sobrar tiempo? 17. Cuando encomienda usted tareas para realizar fuera de clase, ¿lo hace  teniendo en cuenta el tiempo necesario para realizarlas y el tiempo que necesitan los alumnos para  cumplir con las tareas encomendadas por otros profesores? 18. Al principio de cada unidad, ¿tiene usted previsto qué técnicas de  evaluación va a utilizar? 19. ¿Conoce las suficientes técnicas de evaluación para evaluar  adecuadamente los objetivos que se haya propuesto? 20. ¿De hecho utiliza estas técnicas de evaluación?


21. ¿Apunta observaciones interesantes sobre el desarrollo de la clase, y sobre lo que  se ha conseguido, al terminarla? 22. ¿Revisa usted la programación periódicamente de modo que pueda justificar las modificaciones adoptadas? 23. ¿Acude a la persona responsable para pedir información, pedir permiso, presentar  un informe, etc., siguiendo los trámites establecidos? 24. ¿Acude usted puntualmente a las actividades (clases, reuniones, etc.) a que tiene  que asistir? 25. ¿Acude usted a las reuniones con la preparación adecuada, es decir, en  condiciones de aportar una opinión meditada sobre los temas a tratar y en su caso con la  documentación Oportuna?


26. ¿Ha aportado alguna iniciativa que haya servido para mejorar  algún aspecto del trabajo en el centro en los últimos seis meses? 27. ¿Avisa usted siempre en caso de no poder asistir a una reunión? 28. ¿Se hace cargo de cualquier grupo de alumnos que ande  “suelto”? 29. ¿Consigue usted, en su clase, que los alumnos se  responsabilicen de distintos encargos (abrir la puerta, borrar la pizarra, etc.) 30. ¿Conocen sus alumnos claramente lo que se espera de ellos en  relación con las normas de disciplina?


34. ¿Apunta los aspectos más interesantes referentes a los puntos fuertes y débiles de los  alumnos en relación con el aprendizaje de la materia? 35. ¿Orienta personalmente a la mayoría de los alumnos de su clase, de acuerdo con sus  puntos fuertes y débiles en relación con la materia? 36. ¿Conoce la estructura social de cada clase (los líderes, los aislados, etc.)? 37. ¿De hecho utiliza estos conocimientos al organizar actividades con los alumnos, y al  orientarles personalmente? 38. ¿Aprovecha los momentos informales para hablar con los alumnos (recreos,  excursiones, etc.)? 39. ¿Toma las medidas necesarias para hacerse con la información adecuada respecto a  aquellos aspectos de cada alumno (hábitos de estudio, relaciones con sus padres, con  sus compañeros, etc.) que le permitan orientarles eficazmente en sus estudios?


40. ¿Habla frecuentemente con los alumnos que tienen más  necesidad de su orientación? 41. ¿Facilita datos a los padres, directamente o a través de la  persona responsable, de modo que reciban una información  adecuada respecto a la actuación de su hijo en el centro? 42. De hecho, ¿busca usted modos para ponerse de acuerdo con los  padres? 43. ¿Se dirige usted la persona adecuada (tutor, psicólogo, etc.)  para que atiendan a un alumno cuando sea conveniente? 44. ¿Informa usted al tutor o encargado de curso al observar algún  aspecto en un alumno que le puede ser interesante conocer?


¿Qué signos y/o actitudes de nuestra vida personal y comunitaria manifiestan nuestra sintonía  con los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres y mujeres de  nuestro entorno educativo?

 

 ¿Qué incidencia tiene nuestra presencia cristiana en los ámbitos en los que desarrollamos nuestro trabajo profesional y las demás actividades humanas?

¿En qué sentido la clase de religión nos impulsa a ello y nos ayuda a ser “fermento evangélico”  de renovación? ¿Qué gestos, aún no estrenados, se hacen hoy más necesarios?

 

¿Qué concepto tenemos de evangelización ­como derecho y como lo vamos encarnando a través de nuestra actuación como cristianos?

La enseñanza de la religión realiza una tarea de anuncio y de denuncia. Ante ello ¿hay  situaciones actuales que están reclamando una toma de posición más decidida y valiente en  nombre del Evangelio? ¿Cuáles?


profesor de religion