Issuu on Google+


2

20/4/11 Suplemento Especial

Barça Real Madrid BALANCE. En el global de finales entre los rivales de esta noche, el FC Barcelona lleva ventaja: 3 ganadas por 2 de los blancos. Aunque la victoria más contundente cayó del lado del Real Madrid: fue un 4-0 en el Vicente Calderón (1974).

MOURINHO QUERRÁ DEJAR SU FIRMA

Un duelo que hace época Los dos finalistas atraviesan un periodo de esplendor y son una referencia universal de nuestro tiempo



ALBERT GEA / REUTERS

M

Messi, Busquets y Pedro celebran un gol del Barcelona en partido de Champions.

Pocas cosas son más seguras que el duopolio del Madrid y el Barça en el fútbol español, acreditado por los 16 títulos de Liga que han conseguido en los últimos 20 años. Un porcentaje abrumador que sólo sirve para explicar la misteriosa naturaleza de la Copa, donde los dos clubes han representado un papel muy inferior al que se les supone. El Madrid no ha ganado el torneo desde 1993. El Barça es el equipo con más títulos, pero sólo ha levantado el trofeo una vez en este siglo, ante el Athletic en la inolvidable temporada 2008-09, la de los seis campeonatos. Esta edición termina con el desequilibrio entre lo que representan los dos equipos y su escaso botín en la Copa. En Valencia se medirán el mejor Barça de la historia y un Madrid desbordante de grandes jugadores. Rara vez el foco del

fútbol mundial ha apuntado con tanta precisión a una ciudad, un estadio y un partido. Es evidente que los dos grandes equipos españoles atraviesan un periodo de esplendor y que son la referencia universal en el fútbol de nuestro tiempo. La Copa, desacreditada a veces por su deficiente organización, se convierte en esta ocasión en un acontecimiento de primer orden. El partido se disputará en medio de la frenética serie que comenzó el sábado en el Bernabéu. Aquello era la Liga y sirvió para dejar al Barça a la orilla del título. Si todo es como parece, será el tercer título consecutivo del equipo de Guardiola. Sin embargo, ese dato significará poco en la final. Por historia y rivalidad, ambos equipos saben que no pueden permitir concesiones al otro. Así han construido su leyenda desde que el fútbol es fútbol. Pocas veces se ha generado tanta expec-

SANTIAGO SEGUROLA

LA OPINIÓN DE LOS EXPERTOS J. C. IGLESIAS

ORFEO SUÁREZ

BERNAT SOLER

DAVID SÁNCHEZ

MARCA

EL MUNDO

TV3

MARCA

Las certezas de Guardiola vs. la incógnita de ‘Mou’

De los cuatro, éste es el choque que más iguala a ambos

El Barcelona es quien marca la pauta a su rival

Como le pasaba a Cruyff, Mourinho sale condicionado

■ Para este partido, sólo hay un pronóstico claro: Guardiola sacará a sus mejores hombres y desplegará el fútbol de siempre. En cambio, en el Madrid es una incógnita tanto la alineación que planteará como el tipo de juego. Al contar con una plantilla (que no un equipo) más completa que su rival, el portugués puede presentar más variantes en su sistema. En cuanto al marcador que veremos hoy, sólo cabe un pronóstico: reservado.

■ Aunque el Barcelona es favorito en todos los enfrentamientos (por juego y por el reconocimiento de inferioridad que realizó el Madrid en el choque de Liga), la final de Copa es el partido que más puede igualar a ambos, por ser a un sólo enfrentamiento. Creo que en el Bernabéu los dos entrenadores jugaron a esconderse alguna carta para hoy: Mourinho, con la posición de Pepe y la no alineación de Ozil; Guardiola, con la sorpresa de Puyol.

■ Veo al Barça favorito, aunque eso no signifique nada. Ahora mismo, es quien está mandando: decide cómo juega y también le marca la pauta al Madrid. Si el equipo de Guardiola hace su fútbol, volverá a mandar. El partido de Liga le vino bien para no llegar con un exceso de confianza y advertirle de que no se puede dar aire al Madrid. Mourinho maneja bien sus armas y sabe llevar a su equipo al máximo. Por lo demás, no creo que haya muchos goles.

■ Tras el choque de Liga, tengo aún más claro que el Barcelona es favorito para hoy: tiene mejor equipo, el Madrid juega condicionado por su rival (como hacía Cruyff en el Bernabéu) y con Puyol, Guardiola contará con su once de gala. Para la Copa, no le faltará la convicción que no tuvo el sábado. El Madrid se va a encerrar y a los azulgrana les costará lo mismo que contra el Chelsea o el Inter de ‘Mou’, por lo que Pep deberá ensanchar el campo.


20/4/11 Suplemento Especial

M

Barça Real Madrid 3 ESCENARIO. La última vez que ambos conjuntos se vieron las caras con el título copero en juego fue hace 21 años, también en el estadio de Mestalla, como hoy. Los azulgrana lograron el triunfo, con goles de Guillermo Amor y Julio Salinas. tación y se han abierto tantas cábalas como en esta ocasión. La expectación es de tal calibre que el inminente enfrentamiento en la Liga de Campeones parece tan lejano como la Navidad. Lo que cuenta es el aquí y el ahora. Es decir, Mestalla, el campo atestado de aficionados, 25.000 hinchas de cada club, y dos equipos formidables. Guardiola suele decir que la Copa es el torneo que más incomoda a los jugadores pero el que más satisfacción produce cuando se alcanza la final. El técnico del Barça vuelve a la ciudad donde consiguió su primer título como entrenador, aquella victoria frente al Athletic por cuatro goles a uno que impulsó a su equipo al triunfo en la Liga y en la Liga de Campeones. Todo el mundo sabe lo que pretenderá el Barça en Mestalla: disponer de la pelota, jugar en el campo contrario, vivir del pase y aprovechar el plus que siempre supone Messi. En ese sentido, es un equipo predecible, maravillosamente predecible. Ha establecido un modelo ganador y admirado en el mundo, con notables consecuencias en la selección española, donde la abundancia de jugadores del Barça se esponjó en la Eurocopa y el Mundial. El Madrid es menos previsible. Mourinho difícilmente deja pasar la ocasión de dejar su firma en los partidos. El sábado, en el Bernabéu, sacrificó a Özil, la sensación de la temporada, para blindarse defensivamente en el medio campo, con Pepe como medio matraca. Nadie está seguro de sus planes para la final de Mestalla, y menos aún para un entrenador tan consciente del papel que representa. Rara vez desaprovecha la ocasión de tomar alguna decisión sorprendente y, muchas veces, discutible. La final llega en un momento que mide la importancia de las plantillas. La enfermedad de Abidal, la lesión de Bojan y la recaída de Puyol dejan al Barça bastante corto de recursos. Si el Madrid tiene un problema, es el de la abundancia. Su nómina de jugadores es larga y profunda. Probablemente se trata de la mejor plantilla de su historia, trufada de grandes juga-

dores, la mayoría en la cima de sus carreras. Esta profundidad de banquillo le permite a Mourinho afrontar con más garantías el tremendo desgaste de la apasionante serie con el Barça. Con todos los elogios que se tributan al juego del Barça, conviene no olvidar que su principal característica ha sido su vigor competitivo. No ha sido un equipo etéreo, de fútbol poético y carácter flojo. Al contrario, casi siempre ha estado a la altura de las grandes ocasiones. En los seis enfrentamientos con el Madrid desde la llegada de Guardiola, el Barça ha ganado cinco partidos y ha empatado uno, con 17 goles a favor y tres en contra. Por el camino ha conquistado ocho títulos y ha vencido en todas las finales que ha disputado: Copa, Liga de Campeones, Supercopa de España, Supercopa de Europa y la Intercontinental. Será una final con consecuencias, no se sabe si fuertes o leves, una que devuelve a la memoria la últi-

ma que disputaron los dos equipos, en abril de 1990, en un periodo de máximo esplendor del Madrid y de crisis en el Barça. Lo dirigía entonces un cuestionado Johan Cruyff, en su segunda temporada al frente del equipo. Del resultado de aquel partido dependía su continuidad. César Menotti esperaba en una habitación de un hotel de Madrid. Había sido convocado por el presidente Josep Lluís Núñez para firmar su contrato. Menotti regresó a Argentina. El Barça venció en aquella final y comenzó su edad de oro, con Cruyff al frente como maestro de una generación decantada en la figura de Guardiola, ahora técnico del equipo. Estamos, por lo tanto, ante uno de esos partidos que pueden marcar época.

Özil, Cristiano Ronaldo e Higuaín se abrazan tras un tanto del Real Madrid en el Bernabéu.

CARLOS TORO

PACO GONZÁLEZ

ENRIQUE ORTEGO

DAVID GISTAU

EL MUNDO

CADENA COPE

MARCA

EL MUNDO

El Barça parte con ventaja por calidad, regularidad y juego

La batalla física, opción para el equipo blanco

Esta vez, Özil será titular y tendrá un papel protagonista

A poco que haya algo de fútbol, los culés son favoritos

■ El Barça, hoy por hoy, es favorito siempre. Por juego, por calidad y por regularidad. En porcentaje, sería un 65-35%. El Madrid, psicológicamente, salió reforzado del Bernabéu por no recibir un golpe, pero no puede apelar siempre a la heroica. Mou consiguió un doble prodigio: que no jugara el Barça ni su equipo. Cristiano, si fuera un jugador de basket, tendría una valoración casi negativa por su escaso acierto; Messi participa mucho más en el juego.

■ Creo que el favorito es el Barça, pero como llegue con un empate al descanso, cambio de opinión radicalmente. En el partido de Liga, acabó fundido; por eso pienso que como no tome ventaja en los primeros 45 minutos, lo pasará mal. No tiene recambios para sus titulares, como sí los tiene el Madrid. Si la batalla física beneficia al Madrid, la de juego lo hace al Barça. Además, veo que Mourinho volverá a apostar por tres centrocampistas para cerrar pasillos.

■ La final de Copa es donde el Madrid tiene más posibilidades, sobre todo si se pone por delante. Los equipos de Mourinho muestran siempre una gran capacidad para defender resultados. El sábado, el luso logró frenar al Barça, pero no bastará con eso, ahora tendrá que derrotarlo. Debió de sentar a Özil porque tiene algo pensado para la Copa, creo que el alemán será titular y protagonista. Además, Pepe volverá al medio después de dos buenos partidos.

■ A pesar de que el partido de Liga le sirvió al Madrid para perder el miedo (que lo tiene enorme) al Barcelona, a poco que haya un poquito de fútbol el Barça es favorito. El conjunto blanco pudo exorcizar sus fantasmas, pero el planteamiento de Mourinho en el primer Clásico demostró que el equipo ha perdido su capacidad para convertirse en un equipo ‘anti’ (antiBarça, anti-Guardiola), mientras que los azulgrana siempre juegan igual.

PABLO GARCÍA

El Barça no es un equipo etéreo, de fútbol poético y carácter flojo, ha demostrado vigor


20/4/11 Suplemento Especial

Barça Real Madrid

4

POLÉMICA. Disputada en 1968, la de ese año es conocida como la ‘final de las botellas’: el Barça ganó gracias a un gol en propia puerta de Zunzunegui. Los aficionados, descontentos con la actuación arbitral, lanzaron múltiples recipientes de vidrio al campo. posesión del balón, intentar que no sea 80-20”, revela el vasco. “Las marcas y ayudas sobre Messi y Dani Alves son fundamentales. Además, hay que tratar de superar la asfixiante presión y lanzar contraataques rápidos”, agrega Emery. Otra de las recetas que plantea es “emplear la estrategia de forma que se haga el mayor daño posible”. Sobre el papel, estos apuntes tácticos parecen fáciles de llevar a efecto. Emery da fe, no obstante, de la complejidad de trasladarlos al campo.

FRANCESC ADELANTADO

David Villa se lamenta durante el último duelo con el Hércules en el Camp Nou.

POSESIÓN DE BALÓN, EL FACTOR DETERMINANTE

¿Misión imposible? Cuatro de los técnicos que más difícil se lo han puesto al Barça desgranan las claves para dinamitar los cimientos del sólido conjunto de Guardiola



MANUEL REGALADO

Ver una derrota del Barça en la era Guardiola es tan infrecuente como hallar una perla negra en aguas del Mediterráneo. Durante esta temporada, sólo tres equipos han logrado hundir el acorazado que capitanea el técnico de Santpedor. El Hércules, en la segunda jornada de Liga; el Betis, en la vuelta de cuartos de final de Copa; y el Arsenal, en la ida de los octavos de Champions League, han sido los únicos que han osado poner en tela de juicio el dominio insultante del Barcelona. El Athletic de Bilbao le complicó la vida a los culés en octavos de Copa, donde cosechó sendos empates. En Liga, el Valencia perdió por la mínima en Mestalla y el Camp Nou, pero la telaraña tejida por Unai Emery incomodó profundamente a su rival. Derrocar al rey de copas, ¿es una misión imposible? PEPE MEL (BETIS) Planteó la ida de los cuartos de Copa de modo valiente. Recibió cinco goles en contra, pero el Betis generó al menos seis ocasiones claras de gol. Hasta el minuto 60 perdía úni-

camente por 1 a 0. Fue en la fatídica media hora final cuando los de Pep olieron sangre y se arrojaron al cuello de los pupilos de Mel como una manada de lobos hambrientos. En la vuelta, los verdiblancos le endosaron tres tantos al Barcelona y le metieron el miedo en el cuerpo. “Si les das el balón y no tienen que preocuparse de defender, te aniquilan. Hay que transmitirles la sensación de que tú les puedes hacer daño”, resume el técnico bético. “Si los azulgrana no hubieran tenido estos años magníficos, el Madrid sería el mejor equipo del mundo”, asegura, y añade: “Para vencer, el Real tiene que salir a por todas y no especular. Un grupo que cuenta con jugadores de la talla de Kaká, Cristiano, Di María y todo ese potencial ofensivo no debería temer a nadie”. Mel deja sobre el tapete una reflexión: “Si nosotros, con un equipo muy inferior a los blancos en cuanto a presupuesto, fuimos capaces de herirles, imagina lo que podrían hacer los chicos de Mourinho”. “A mí me tildaron de loco cuando dije que había que tratarles de tú a tú y que teníamos que salir a por ellos. En el partido de vuelta se

demostró claramente que teníamos posibilidades”, afirma. UNAI EMERY (VALENCIA) El Valencia tuvo al campeón contra las cuerdas en la séptima jornada de Liga. Se fue 0-1 al descanso con gol de Pablo Hernández y la sensación de que la renta era corta para los méritos de ambos. La idea de jugar con dos laterales (Mathieu y Jordi Alba) para tapar las acometidas de Alves surtió efecto. Al final, el punch blaugrana noqueó al aspirante por 21. “Para doblegar al Barça hay que procurar, en primer término, discutirle la

JOAQUÍN CAPARRÓS (ATHLETIC) Fue una eliminatoria a tumba abierta. El 0-0 de la ida en el Camp Nou dejaba al Athletic en una posición aceptable para pasar a cuartos de Copa. En la vuelta, los culés comenzaron marcando y manejando los tiempos, pero los rojiblancos empataron a 1. En los 10 minutos finales, la escuadra de la Ciudad Condal acabó pidiendo la hora. “El partido contra ellos se hace larguísimo. A todos los equipos les acaba sobrando la media hora final”, confiesa el entrenador andaluz de los leones. “Estando a un nivel alto, el Barcelona es complicado, si bien el Real Madrid es uno de los pocos equipos con calidad para encontrar los espacios que deja”, prosigue Caparrós, para quien el bloque diseñado por José Mourinho “va a más”. A juicio del míster de Utrera, “se enfrentan dos plantillas tremendas”. “Para ganar al Barça hay que taparle las líneas de generación. Ahí es donde tú te tienes que hacer fuerte. El Madrid no tiene que preocuparse tanto de eso, porque tiene muchos recursos”. Caparrós no está de acuerdo en que el resultado del choque liguero tenga que condicionar lo más mínimo el duelo de Copa. “Cada partido es un mundo”, zanja. ESTEBAN VIGO (HÉRCULES) Dos aguijonazos de Nelson Valdez torpedearon la línea de flotación del invencible Pep Team en la segunda jornada de Liga. El Hércules ganó en Can Barça e hizo saltar las alarmas. Esteban Vigo, entrenador del conjunto alicantino en aquel partido –hace escasas jornadas fue sustituido por Miroslav Djukic–, cree que para hacer sufrir al Barcelona es imprescindible “mantener la portería a cero durante los primeros 20 minutos”. “Si consigues taponar sus pases y su juego interior, a veces se le complica un poco. Aquel día estuvimos bien colocados”, rememora. Vigo alerta contra el peligro que se agazapa tras cada uno de los jugadores de la plantilla catalana. “Por mucho que puedas intentar cubrir a determinados futbolistas, el resto acaba emergiendo. Por cada vía de agua que se tapona, un nuevo agujero se abre en otra parte del césped”, comenta. “A un partido puede suceder cualquier cosa, porque Madrid y Barça atesoran una calidad brutal. Lo único que me atrevo a pronosticar es que será espectacular”, vaticina. F. A.

M

Guardiola, con gesto cariacontecido por la derrota liguera ante el Hércules.


M 6

20/4/11 Suplemento Especial

Barça Real Madrid CAMPEONES. Sólo 3 jugadores han sido campeones con tres clubes distintos y todos pasaron por Madrid o Barça: Sesúmaga (Arenas de Guecho, Barcelona y Athletic), Zamora (Barça, Español y Madrid) y Schuster (Barcelona, Real Madrid y Atlético).

RENFE E IBERIA SE HAN REFORZADO PARA DAR RESPUESTA AL DESEMBARCO

El negocio de la Semana Santa se adelanta un día Se estima que las 120.000 personas que la final movilizará en Valencia se gasten cinco millones de euros en restaurantes y locales de ocio y demanden 60.000 plazas hoteleras, muchas de ellas hasta el domingo



JUANJO BECERRA

Una procesión de fieles llegan en peregrinación a una improvisada tierra santa. Dos cofradías pertrechadas de fe ciega, banderas y bufandas toman Valencia dispuestas a beberse a largos sorbos y ávidas bocanadas cada uno de los minutos previos a la final de la Copa del Rey. Y no es una metáfora, los más de 100.000 aficionados del Real Madrid y el Barcelona que se dan hoy cita en la ciudad del Turia, con o sin entrada, sirven en bandeja un sustancioso negocio que los hosteleros del lugar van a exprimir al máximo. Es más, la fecha elegida por la Federación para celebrar la justa por la Copa puede tener un efecto multiplicador sobre el clin, clin caja del sector turístico levantino. “Hemos hecho una encuesta entre nuestros asociados y un 78% cree que la final

va a condicionar la Semana Santa de este año, la va a adelantar 24 o 48 horas”, aseguran desde la Federación Empresarial de Hostelería de Valencia (FEHV). “Y eso supone un impacto super positivo para todos los locales de la ciudad”, celebran. Esta patronal ha estimado en 5 millones de euros el jugoso rastro que los peregrinos del fútbol dejarán, entre hoy y mañana, a su paso por los restaurantes y los locales de ocio de la ciudad. La media de gasto será de 20 euros por barba, según sus cálculos, aunque también están cocinando una oferta al gusto de la variedad de bolsillos que arrastra este tipo de acontecimientos. Si alguien en Valencia conoce al dedillo el tsunami consumista que se produce con epicentro en Mestalla, ése es Manuel Cáceres, más conocido como Manolo el del Bombo. En esta ocasión, su bar se verá afectado por la decisión de cortar las ca-

lles aledañas al estadio y que sólo se pueda acceder a ellas con la llave maestra para asistir al encuentro. “Por un lado, casi es mejor, porque, si no, se monta demasiado barullo y, además, los que se acercan al estadio sin entrada son los que van buscando follones”, confiesa, antes de hacer un llamamiento a la convivencia entre las dos aficiones. Según el jugador número 12 de la Selección, “en estos partidos, como

Ésta será una final de cerveza y tapas, la de 2009 fue de calimocho” Manolo el del Bombo

Aficionado y hostelero en Mestalla

ocurre con los de Champions, se trabaja el doble o el triple que en uno del Valencia en Liga”. Por si acaso, él ya se ha pertrechado convenientemente: “Creo que ésta va a ser una final de cerveza y tapas, así que he reservado 30 barriles –plantea– en cambio, en la de 2009 entre el Barcelona y el Athletic lo que se vendió fue el calimocho; había previsto 6 garrafas de 20 litros de vino y me quedé corto”. Según Manolo el del Bombo, cada aficionado que entra en su bar se toma, de media, dos o tres consumiciones y desembolsa unos 10 euros. Y los billletes no sólo harán viaje desde los bolsillos foráneos hasta la caja. “También tomarán las calles muchos valencianos que tienen sus pasiones a favor o en contra del Madrid y el Barça o que quieran disfrutar la magnífica atmósfera que se va a vivir”, vaticinan desde la FEHV, para cifrar en unos (Sigue en pág. 8)


Barça Real Madrid GOLES. En la historia del torneo, únicamente siete jugadores lograron anotar un ‘hat-trick’ en el partido por el título. De los rivales de esta noche, sólo uno, el barcelonista Martín, consiguió esta gesta. Fue ante el Athletic Club en la edición de 1942.

UNA RIVALIDAD QUE COTIZA AL ALZA

(Viene de la pág. 6) 120.000 los consumidores potenciales que va a poner sobre el tablero la final. El suma y sigue de la cuenta copera tiene un importante segundo apartado en las pernoctaciones. En Unión Hotelera de la Provincia de Valencia confían en que tenga “un impacto brutal” para ellos. “Calculamos que se van a demandar 60.000 plazas, pero en la capital hay 20.000, por lo que también se van a beneficiar otros municipios”, detalla Luis Martí, secretario general de esta organización. Como sus colegas de FEHV, los hoteles también han detectado el positivo efecto que puede tener el partido sobre su saldo de Semana Santa: “Hay muchas personas que están reservando habitaciones para dos o tres días y otras que ya tenían pensado pasar sus vacaciones en Gandía o Benidorm y que ya han aprovechado para ver el partido”. Ambos colectivos señalan como decisiva la experiencia que ha acumulado la ciudad con eventos deportivos de la talla de la Copa América, la Fórmula 1 o el Open de Tenis. Pero antes de que los cofrades del Barça y del Real Madrid puedan colmar los restaurantes y hoteles de la ciudad, primero deberán acudir en procesión, principalmente desde la capital de España y la Ciudad Condal pero, en menor medida, desde toda el país. La comisión de seguridad que ha organizado el partido, ha contabilizado 4.000 vehículos particulares y 34 autocares chárter llegados desde territorio culé por 25 autocares merengues. En este segundo caso, el número de vehículos no se ha podido concretar. “Las fechas en las que se produce el partido nos hace ser muy cautelosos con el número de aficionados que se van a desplazar sin entrada”, argumenta Miguel Ángel López, coordinador de partidos de la Federación Española de Fútbol.

Triunfo y economía van de la mano Alrededor de 350 millones de personas seguirán por televisión la serie de clásicos, lo que redundará en sustanciosos beneficios para ambos clubes



MANUEL REGALADO

Son enemigos irreconciliables, rivales cainitas que intentan despedazarse el uno al otro dentro de los límites que marca el reglamento futbolístico; pero Madrid y Barça se necesitan. La leyenda de de los dos mayores colosos del planeta se agiganta cada vez que pelean entre sí. La titubeante economía española se frota las manos estos días ante la posibilidad de negocio que se avecina: serán cuatro duelos a muerte en apenas 18 días. Según un informe de Prime Time Sport, la audiencia acumulada para los cuatro partidos a nivel mundial será de 350 millones de telespectadores. El choque de vuelta de semifinales de Champions League será visionado por 95 millones de personas según el mismo estudio, siempre y cuando la ida

no acabe con un resultado que sea claramente favorable a alguno de los dos contendientes. Las magnitudes económicas que mueven los dos clubes son mareantes. El estudio Football Money League, auspiciado por la consultora Deloitte y correspondiente a la temporada 2009/2010, pone negro sobre blanco que el Madrid fue el club con mayores ingresos en el mundo (438,6 millones de euros). El Barça ocupó el segundo escalón del ran-

Sendos clubes ya han ingresado 22 millones de € de la UEFA en primas de Champions

Los aficionados del Madrid y del Barcelona esperan con ansia la llegada de los clásicos.

Haber acumulado experiencia con pruebas de F1 y la Copa América, garantías de éxito Fermín Calero, presidente de la Federación de Peñas del equipo blanco, relata cómo será la aventura de los 200 aficionados que llegarán a la orilla del Turia en sus tres autobuses: “Saldrán a las 9 de la mañana, llegarán hacia las 13.30 al aparcamiento de autobuses previsto en la fan zone y retornarán tras el partido”. Todo, por 25 euros más el coste de la entrada. Las alternativas a la carretera son muy sólidas desde Madrid. Iberia las ha reforzado con 5 vuelos extra (920 plazas) sus 11 frecuencias habituales hacia Valencia y viceversa. Y lo mismo ha hecho Renfe, que ofrece 2.800 asientos extra desde Madrid en el AVE y 2.200 desde la Ciudad Condal en trenes fletados específicamente para el 19 y el 20.

MARCA

8

20/4/11 Suplemento Especial

MARCA

M

king (398,1 millones de euros). La venta de entradas supuso el 29% de los ingresos anuales para el Real y el 25% en el caso del Barcelona. En lo que va de curso, y sólo en primas de la UEFA, han entrado en las arcas blancas 22,1 millones de euros. Por el mismo concepto, los azulgrana han hecho caja por valor de 21,7 millones. Quien logre el pase a la final obtendrá del máximo organismo del fútbol europeo 5,6 millones más. Para el monarca del continente, el premio se elevará en 3,4 millones de euros adicionales. En cuanto a la Copa del Rey, el prestigio será mayor que el beneficio económico: apenas un millón de euros colectará el vencedor. Esta cifra no parece acorde ni con los tiempos que corren ni con la obscena cantidad de dinero que se está moviendo entre bambalinas. Una entrada de 150 euros para el partido de Mestalla tenía un precio de reventa de 850 hace apenas dos días. Aunque ilegal, sigue siendo un negocio redondo. “Desde el punto de vista del impacto de marca, incrementará el reconocimiento de los dos clubes”, señala Alfredo Fraile, director de Marketing de Interbrand. “Los cuatro clásicos tendrán un impacto positivo: crearán notoriedad y preferencia, lo que se verá reflejado en las ventas, el merchandising y los derechos de televisión de cara al futuro”, concluye. El último ranking elaborado por Interbrand, que data de 2009 y versa sobre el valor de marca de las empresas españolas, sitúa al Real Madrid en 19º lugar (307 millones de euros), mientras que el FC Barcelona, por su parte, ostenta la 23ª plaza (297 millones de euros). La rivalidad cotizará al alza gracias a estos cuatro partidos. Bares y restaurantes no consideran que tanto duelo concatenado vaya a suponer un incremento muy representativo de sus ventas. Argumentan que, al ser emitidos en abierto, mucha gente los acabará viendo en sus casas. Desde el Gremi d’hotels de Barcelona, la asociación que agrupa a los empresarios del sector, aseguran que “no se prevé ningún aumento de ocupación significativo” en la Ciudad Condal a causa del partido de vuelta de Champions. Sea como fuere, la tensa calma previa a la tormenta sí se aprecia en la afición.


20/4/11 Suplemento Especial

Barça Real Madrid

10

PRECEDENTE. El antiguo Luis Casanova fue el escenario de la última final entre madridistas y culés. Tuvo lugar en 1990 y se impuso el FC Barcelona por 2 a 0. Aunque el Real Madrid logró su último título en el mismo escenario (2-0 ante el Zaragoza en 1993).

Lágrimas de Toni, alegría ‘periquita’

VICENTE RODRÍGUEZ



Panorámica de los aledaños del estadio de Mestalla durante un partido de Liga celebrado en la presente temporada.

TABLAS EN SUS DOS ENFRENTAMIENTOS

‘Clásico’ escenario para las finales Juntos o por separado, blancos y azulgranas han protagonizado el choque definitivo en seis de las siete ocasiones en las que el recinto ché fue sede



También en él los espectadores presenciaron, un 14 de enero de 1945, uno de los partidos con más goles de Primera: Valencia 9-Murcia 3. El marcador se quedó cerca del Athletic 9-Racing 5, de la campaña 1932-1933, el resultado más abultado en la máxima categoría. En 1957, fue golpeado por la riada que inundó la ciudad tras el desbordamiento del

PABLO M. OTERO

Valencia es la capital de la vitamina C, de la Copa, del Clásico. Valencia es la capital de las Fallas, una ciudad en la que al Real Madrid y al Barcelona no les está permitido fallar. No, al menos, hoy. Mestalla vuelve a acoger una final del torneo del KO. Será la octava en este estadio inaugurado en 1923, y que pasará a la historia cuando el Nou Mestalla, cuyas obras están paralizadas por falta de liquidez, vea la luz. Sin duda, el campo ché es el mejor escenario posible para acoger un encuentro de este tipo. Allí se han vivido grandes noches de fútbol europeo. El coliseo valencianista, que recibió su nombre por una de las acequias que riegan la huerta de la ciudad, supuso el adiós al antiguo recinto de Algirós, la primera casa del Valencia CF. Sobre su césped han acariciado el cuero futbolistas inmortales, como Mundo, Romario y Kempes. En él jugó la selección española sus tres partidos de la primera fase del Mundial 82 (sumó una victoria, un empate y una derrota; continuó con vida, pero por poco tiempo).

Turia. Pero salió reforzado del golpe y dos años después estrenó luz artificial en las Fallas. A partir de 1969, el homenaje al mítico presidente del club, Luis Casanova Giner, cambió la denominación del estadio durante un cuarto de siglo. Hasta que en 1994 el propio homenajeado pidió que el recinto volviera a su histórica denominación.

VICENTE RODRÍGUEZ

M

Vista desde un córner del estadio valencianista en un choque de Liga.

La final del 27 de mayo de 2000 entre Espanyol y Atlético de Madrid fue algo atípica (2-1). Es la única que no ha tenido a Barça o Madrid como protagonistas en Mestalla. Estadística al margen, es recordada como la culminación de un centenario glorioso para el Espanyol y como una de las temporadas más negras del Atlético. Los rojiblancos llegaron descendidos al partido. A los 3 minutos, Toni, guardameta atlético y ex del Espanyol, se disponía a sacar, cuando Tamudo, más rápido, le arrebató con la cabeza el balón de la mano para poner el 1-0. Sergio amplió distancias y Hasselbaink maquilló el resultado antes del epílogo bañado en lágrimas de Toni.

Hoy tiene una capacidad de 55.000 espectadores, tras su última ampliación en 1998, con la construcción de tres nuevas gradas. El Barça ha ganado allí cuatro títulos de Copa. El primero, en 1926, ante el Athletic (3-2, tras prórroga). El último, en 2009, nuevamente ante los vascos (4-1). Entre medias, derrotaron al Mallorca (1-1) en los penaltis (1998) y al Real Madrid en 1990 (20). El conjunto blanco, que era favorito, apostó por el contragolpe para desarbolar la defensa de tres azulgranas (Aloisio, Koeman y Alexanko). Pero la expulsión de Hierro al borde del descanso, condicionó el esquema de Toshack. Los de Cruyff aprovecharon la superioridad numérica y Amor, primero, y Julio Salinas, después, dieron la puntilla. Para el entonces presidente blanco, Ramón Mendoza, el único responsable de la derrota fue el colegiado Raúl García de Loza. “Hemos perdido simple y llanamente porque hemos actuado con un jugador menos”, comentó por entonces. El primer éxito en Valencia del club merengue se conjuga en un pasado muy lejano: 1936, con la Guerra Civil a punto de estallar. El Real Madrid solventó el conflicto con disparos de Lecue y Eugenio ante su eterno rival. El barcelonista Escola marcó el gol de la honra (2-1). El segundo se remonta a 1993: un 2-0 sobre el Zaragoza. Antes, en 1929, vivió una derrota: el Espanyol tumbó a los blancos por la mínima (2-1). Los triunfos del barcelonismo en Mestalla rebasan las fronteras de la Copa. La victoria de 1948 en Liga, sobre el equipo local (1-3), no fue definitiva, pero casi. Los azulgrana arrebataron el liderato al conjunto ché en la penúltima jornada de la temporada y certificaron el título una semana más tarde tras derrotar al Athletic (30). En definitiva, ha habido grandes noches en Mestalla, pero ninguna será como ésta.


M 12

20/4/11 Suplemento Especial

Barça Real Madrid TALISMÁN. Al conjunto de Guardiola, el estadio de esta noche le trae buenos recuerdos. En Mestalla logró sus dos últimos títulos: el último, en 2009 ante el Athletic Club (4-1) y el anterior en 1998 ante el Mallorca (venció en los penaltis tras un 1-1).


20/4/11 Suplemento Especial

M

Barça Real Madrid 13 TROFEO. Tras vencer en 1905, 1906 y 1907, el Madrid tiene uno en propiedad. El Barelona posee cuatro: tres como quíntuple campeón (1917-1928, 1954-1971 y 1977-1990) y otro por ganar entre 1951 y 1953. Si vence hoy, logrará el quinto.


14

20/4/11 Suplemento Especial

Barça Real Madrid RÉCORD. Agustín Gaínza es el jugador que más choques de Copa atesora en su historial. El mítico jugador del Athletic Club dejó la marca en 99 encuentros. También es el que más títulos logró a lo largo de su carrera: 7 en 19 temporadas.

TODAS LAS COMPETICIONES

Directos a puerta En los clásicos se han conseguido 14 goles de golpe franco al borde del área desde 1944



JESÚS DE LA PEÑA

Pocas veces se puede ver un estadio repleto de gente sin que se aprecie un estallido de cánticos, aplausos o quejas por alguna acción con la que la grada no está de acuerdo. Pero, con la excepción de los minutos de silencio previos al comienzo de un partido, existen momentos en los que el graderío al completo se mantiene con su apasionado fervor congelado. El especialista se dispone a tirar una falta y su equipo puede marcar un gol. Con la nómina histórica de jugadores del Real Madrid y Barcelona, a estas alturas nadie puede dudar de su capacidad goleadora. E incluso sería extraño pensar que la estadística de goles conseguidos por lanzamiento de falta directa no fuera, cuando menos, algo más que sustancial después de tantos partidos disputados. Marcial, Schuster, Maradona, Aragón, Hagi, Rivaldo, Beckham, Zidane... La lista podría ser interminable. Todos ellos, sin duda, futbolistas de renombre. Contaban (salvo Becks, que todavía sigue en activo) con multitud de características propias para alzarlos como fenómenos futbolísticos. Y, entre todas ellas, destacaban también por tener un guante en el pie; por su extraordinaria destreza para colocar el balón allí donde ningún portero llega. Con más o menos efecto, técnica, potencia, colocación... ninguno de estos cracks logró marcar a balón parado al eterno rival. Y oportunidades tuvieron, sin duda, pero, sencillamente, el día que les tocó probar suerte, la rosca, la puntería o la posible incidencia del viento sobre el esférico no se pusieron de acuerdo. Desde 1944, fecha hasta donde escudriñan el pasado los anales periodísticos de este diario deportivo, el recuento en los clásicos asciende a un total de 14 tantos materializados tras una infracción desde fuera del área. En concreto, habría que remontarse a la octava jornada del campeonato liguero de la temporada 1944-1945. El estadio de Chamartín se vestía de gala para recibir al conjunto azulgrana de los Gonzalvo, Basilio

y César, entrenados por el mago Samitier. Corría el minuto 21 de la primera parte del encuentro y se castigó al Barcelona con un golpe franco a una distancia considerable del marco de Velasco. José Morales Berriguete Moleiro fue el encargado de ejecutarlo. “Raso, esquinado y potente salió el tiro, y el balón entró solito, sin que nadie lo tocara”, se podía leer en MARCA el día después. El partido concluyó con ese 1-0 definitivo y con más pena que gloria. Habría que esperar a 1948 para que el mítico delantero culé César Rodríguez, máximo goleador de la historia del Barcelona con 235 goles, devolviera el golpe en Les Corts con un certero disparo, tras

Ronald Koeman sigue siendo el único jugador que ha marcado por partida doble una falta de Font a Basora, haciendo inútil la estirada del cancerbero blanco Bañón. El resultado, a la postre, fue de 4-2. La sequía de los años 50 concluyó con la aparición de dos personalidades futbolísticas propias que, con el paso del tiempo, han trascendido con todos los honores hasta la época actual. Luis Suárez y Pancho Puskas se erigen así en protagonistas. El gol del magnífico jugador coruñés, único balón de oro español de la historia, llegó en el enfrentamiento de ida de la Copa de Europa de la temporada 1960-1961, que supondría la primera eliminación blanca en esta competición. Aquel encuentro culminó con empate a dos, pero las quejas por el arbitraje del inglés Ellis no se hicieron esperar. A pocos minutos del final, pitó penalti a Kocsis después de hacer caso omiso a las señales del juez de línea, que marcaba fuera de juego. Luis Suárez, que antes había empatado la contienda tras un lanzamiento de falta inapelable (aunque Alfredo (Sigue en pág. 16)

BEATRIZ GUZMÁN

M

Cristiano Ronaldo se dispone a lanzar una falta en un encuentro de Liga en el Bernabéu.


16

20/4/11 Suplemento Especial

Barça Real Madrid PENALTIS. De las cinco finales que se resolvieron con tanda de penaltis, la disputada en 1977 entre el Athletic Club y el Betis tiene el récord de lanzamientos: hasta 20, con un resultado de 8-7 para los verdiblancos. Di Stéfano, en la barrera, contribuyera también a despistar al portero local), igualaría aquel marcador dejando la eliminatoria de cara para el Barça. Cuatro años después, Ferenç Puskas devolvería el golpe en el Camp Nou. El húngaro aprovechó un hueco en el muro dispuesto por el meta Sadurní y consiguió colar el esférico sin que éste pudiera hacer nada. Gol y victoria en casa del eterno rival. Qué mal le hubiera ido al Real Madrid si, en sus choques con el Barça, el cómputo de victorias se hubiera enumerado por los goles de golpe franco directo. Hasta que el delantero mexicano Hugo Sánchez no colocó el esférico en la escuadra ante la perpleja y confiada mirada de Zubizarreta en mayo de 1987 (que sirvió para maquillar una victoria culé intachable), no se pudo ver un tanto de similares características en el casillero blanco en más de 20 años. Antes, en los 70 y a comienzos de los movidos 80, Fusté, Rexach, Landáburu y Alexanco sí consiguieron franquear la barrera. Sobre todo Fusté. En primera instancia, su lanzamiento no la superó, pero la fortuna quiso que el propio rebote le llegara de tal manera que pudo empalmarlo con enorme violencia. El balón se coló por el ángulo izquierdo del marco de Betancort, integrante, junto a los Sanchis, Velázquez o Pirri, de la denominada por aquella época generación ye-yé madridista.

(Viene de la pág. 14)

Hasta la fecha, el conjunto azulgrana vence en este apartado por 10 dianas a cuatro Ya en la década de los 90, vendría el tanto del croata Robert Prosinecki, de lo poco que se le vio vestido con la camiseta blanca, y los dos goles casi simultáneos de Ronald Koeman. El holandés, gracias a un inapelable disparo en la final de la Copa de Europa disputada ante la Sampdoria, le dio el primer trofeo continental al club azulgrana. Además, el líbero es el único jugador que ha repetido experiencia tras marcar a balón parado, con sendos cañonazos a Paco Buyo. Hasta la fecha, sólo los brasileños Roberto Carlos y Ronaldinho han sido capaces de marcar de falta en lo que se lleva de siglo XXI. En la actualidad, la pelota se encuentra en el tejado de los Ronaldo (ya lanzó al palo en el último choque de Liga), Özil, Alonso, Messi, Xavi y Alves, dotados con grandes cualidades técnicas para ejecutar la acción. En ellos reside la esperanza y la responsabilidad de mejorar unos pobres guarismos que, de momento, no reflejan la verdadera valía de aquellos que tientan la suerte y buscan, con su calidad y su toque especial, decantar la balanza a favor de su equipo.

FRANCESC ADELANTADO

M

Samuel Etoo lanza un penalti a Iker Casillas en el Barcelona-Real Madrid de la temporada 2008-2009.

CINCO DE LAS 108 COPAS SE DECIDIERON EN LA TANDA FINAL

Los 11 metros sonríen a los dos El conjunto blanco, en 1975, fue el primer finalista de la historia que alzó el título en los penaltis; el azulgrana, en 1998, es el último hasta la fecha



JAVIER EXPÓSITO

Separados por 11 metros, solos lanzador y guardameta. Unos, desafiantes, prefieren enfocar los ojos del contrario. Otros, empapados por la presión, esquivan miradas. El penalti, la suerte suprema, deja en manos del portero y a los pies del tirador la fortuna, o el buen hacer, para decidir partidos. Suelen achacarse más al desatino del pateador que a las artes del arquero los lanzamientos marrados. Así, jugadores como Djukic o Terry quedaron retratados como culpables de la no Liga del Depor en 1994 y la Champions nunca lograda por el Chelsea en 2008. Dos ejemplos de una amplia lista de jugadores que maldijeron una forma de resolver eliminatorias adoptada por la FIFA en la década de los 70. Para el Clásico de hoy, los lanzamientos de penalti pueden resultar decisivos, a tenor de lo visto en el Santiago Bernabéu hace apenas cuatro días. Muchos historiadores del fútbol señalan el nacimiento de la tanda de penaltis en Cádiz: el Trofeo Ramón de Carranza de 1962 renunció al tiempo extra y al sorteo, desenlace habitual por entonces. Uno de los equipos que disputarán la final de hoy, el Barça, fue el primer ganador de los “lanzamientos de desempate”, como decidieron llamarlos de forma eufemística para evitar el denostado penalti. El Zaragoza fue su víctima en ese Carranza de 1962, tras 20 golpeos: los cinco disparos por equipo se realizaron de forma consecutiva,

en lugar de alterna. Un arcaísmo pulido con el tiempo. Justo o no, el caso es que la moda de los 11 metros se fue imponiendo para archivar en la historia el partido de desempate. En el torneo del KO, hasta en cuatro ocasiones hubo que recurrir a un segundo choque para dilucidar el campeón. En 1913, el Racing Club de Irún ganó 1-0 al Athletic y se convirtió en el primer miembro de un club, el de los campeones tras desempate, con otros dos socios: los finalistas de hoy. El Madrid, en 1917, resolvió en la prórroga del segundo encuentro (21) la final ante el Arenas de Guecho. Por su parte, el Barça necesitó un tercer partido en las dos veces que fina-

LANZADORES REAL MADRID Cristiano Ronaldo: Xabi Alonso Kaká: Benzema: Ozil Ramos: Di María

8 goles* 2 goles* 1 gol* 1 gol*

LANZADORES FC BARCELONA Messi: Villa: Xavi Iniesta Pedro Alves Piqué

4 goles* 1 gol*

* Goles de penalti en la presente temporada.

lizó con igualada: en 1913, en una competición paralela a la de la Federación organizada por la Unión Española de Clubes, venció a la Real Sociedad por 2-1, tras sendos empates a 2 y a 0. Y en 1928 (mismo rival), conquistó el título con un 3-1, tras dos 1-1 con prórroga. EL ATLÉTICO, VÍCTIMA PERFECTA Hasta 1975, la Copa del Rey (aún llamada del Generalísimo) no vivió una tanda de penaltis en la final. El Real Madrid tuvo el honor de ser el primer campeón de esta manera. Enfrente, su vecino: el Atlético. Tras el 0-0, los 11 metros resolvieron una final en la que, como relataba MARCA al día siguiente, “todos se habían santiguado tanto que el Señor no podía favorecer a nadie”. 4-3 y la Copa para el equipo capitaneado por Amancio para desgracia de un Atlético que, 12 años después, sufrió el mismo desenlace ante la Real (4-2). El Barça es, hasta la fecha, el último finalista que sale indemne de una tanda de penaltis. En 1998, tras finalizar la prórroga con 1-1, el Mallorca vivió el lado amargo del fútbol 16 lanzamientos después (global de 5-4). Muchos, pero no tantos como los de la final de 1977 entre Betis y Athletic: hasta en 20 ocasiones se dirigieron los jugadores al punto de castigo, con los verdiblancos victoriosos (8-7). La otra ocasión con final finiquitada con penas máximas (solo 5 en 108 ediciones coperas) tuvo al Zaragoza y al Celta como protagonistas: 0-0 tras la prórroga y 5-4 para los aragoneses.


18

20/4/11 Suplemento Especial

Barça Real Madrid ‘HAT-TRICK’. Messi es el único jugador de los que participarán en el partido de esta noche que ha conseguido marcarle tres goles al eterno rival en un mismo partido. Fue en el choque de Liga de la 2006-2007 en el Camp Nou y el resultado fue 3-3.

LOS MÁS DISPUTADOS, EN LOS AÑOS 60

Cuando tocó apelar a la heroicidad Dotado de intensidad y dramatismo, este choque se ha debatido siempre entre la épica y la tragedia



JESÚS DE LA PEÑA

Corría el minuto 89. Luis Suárez acababa de marcar el 3-2. El Barça perdía por tres goles y, en apenas nueve minutos, había puesto contra las cuerdas al Madrid, que se creía claro vencedor con tal renta a sus espaldas. Los azulgrana estaban a punto de igualar un resultado imposible y quemaron su último cartucho en los escasos lances que les quedaban. Fueron agónicos para el Madrid y una demostración de pundonor y garra denodada por parte del Barça. En ese Clásico de 1961 no se consumó la remontada, pero quedó algo en el ambiente. Por un lado, un poso de gesta, de heroicidad, de no bajar los brazos por muy mal que esté la situación. Y por otro de tragedia, al echar por tierra una renta favorable para vencer al contrario.

En siete décadas, tan solo se han producido 11 remontadas en 162 enfrentamientos Veinte años antes, se produjo la primera remontada. Hasta la fecha, hubo de todo. Tanto goleadas y victorias por la mínima como empates a cero. En febrero de 1941, el Barcelona sí dio un vuelco al resultado. Reaccionó a tiempo para hacer inútil el primer y único gol blanco en Chamartín y se llevó los puntos de casa del eterno rival consumando la primera remontada del duelo. Cuando se acerca la fecha de este encuentro, todo el mundo comienza con sus particulares y quién sabe si infundadas conjeturas. Que si llega uno mejor que el otro, que la estadística dice tal cosa, que los números indican otra... Los jugadores saben, no obstante, que se trata de un privilegio único poder estar en el césped defendiendo el escudo. Da igual qué haya ocurrido antes y cómo lleguen los contendientes: se vive de otra manera. Y eso, más que en el ambiente, se palpa sobre el terreno de juego.

Por palmarés, presupuestos y trayectoria histórica, la igualdad debería ser la nota predominante entre los dos conjuntos. Una vez que comienza a rodar el esférico, todas las consideraciones, análisis y especulaciones se diluyen entre pases al hueco, tarjetas amarillas y expulsiones. De ahí que pueda entenderse que en 162 duelos ligueros tan solo se hayan consumado 11 remontadas. Lo más extraño de todo estriba en que más de la mitad se dieron durante la hegemonía madridista de las décadas 50 y 60. Una prueba más de lo heterodoxo e impredecible que puede llegar a ser este choque. Sí es cierto que el Madrid siempre ha sido más dado a tirar de épica, a lograr gestas en tardes memorables. ¿Qué es el Espíritu de Juanito sino una apelación inexcusable de que la remontada es posible? Históricamente, ha influido mucho el equipo que ha marcado primero para llevarse la victoria. Hay que tener muy en cuenta que tan solo se han producido 30 empates en todo este tiempo. Fue el caso, por ejemplo, del partido celebrado en Madrid en septiembre de 1969. En cinco minutos, el Barça ya ganaba 0-2, y ante el estupor de la grada del Bernabéu, los blancos comenzaron a fraguar la gesta. En el minuto 38, la contienda estaba igualada, y en el 63, Gento puso por delante al equipo entrenado por Miguel Muñoz. El momento de alegría fue aprovechado por los azulgrana, que reaccionaron, y Rexach arrancó a la postre un punto de su visita al feudo del enemigo. Nadie duda de la especial intensidad con que se viven estos enfrentamientos. Los 22 jugadores que saltan al césped saben lo que se juegan. Más allá de sentir los colores, entran en liza conceptos como el orgullo propio o el afán de superación. Y de ellos (y de su entrenador) depende que, ante imprevistos durante el partido, se pongan los medios suficientes para, al menos, intentar que la situación dé un giro de 180 grados (aunque se vaya perdiendo 2-0 al descanso, como en el último partido disputado en el Camp Nou).

MARCA

M

Ronaldinho y Michel Salgado chocan al saltar por un balón en el Santiago Bernabéu.

Histórico de remontadas 23/02/1941 REAL MADRID-F.C. BARCELONA Jornada 21 1-2 Barinaga, 49’ Bravo, 60’; Martín A., 63’ 10/01/1943 F.C. BARCELONA-REAL MADRID Jornada 14 5-5 Martín A., 25’; Escolá, 31’; Valle Más, 32’; Alonso, 10’; Alday, 27’; Alday, 51’; Martín A., 40’; Valle Más, 62’ Botella, 74’; Mardones II, 87’ 9/04/1944 F.C. BARCELONA-REAL MADRID Jornada 26 1-2 Escolá, 13’ Alsúa, 62’; Rosalench, 71’ 15/01/1950 F.C. BARCELONA-REAL MADRID Jornada 16 2-3 Basora, 41’; César, 53’ Pahiño, 58’; Rafa V., 66’, Cabrera P., 73’ 23/11/1952 REAL MADRID-F.C. BARCELONA Jornada 11 2-1 Arsuaga, 76’; Arsuaga, 80’ Manchón, 67” *26/03/1961 REAL MADRID-F.C. BARCELONA Jornada 27 3-2 Del Sol, 55’; Di Stefano, 60’; Puskas, 78’ Luis Suárez, 80’ Kubala, 89’ 28/02/1965 F.C. BARCELONA-REAL MADRID Jornada 24 1-2 Re, 40’ Pirri, 63’; Serena, 70’ 27/03/1966 F.C. BARCELONA-REAL MADRID Jornada 29 2-1 Rife, 59’; Zaballa, 63’ Gento, 39’ 16/11/1968 REAL MADRID-F.C. BARCELONA Jornada 9 2-1 Pirri, 32’; José Luis L., 75’ Zaldúa, 19’ 14/09/1969 REAL MADRID-F.C. BARCELONA Jornada 1 3-3 Fleitas, 18’; Fleitas, 38’; Gento, 63 Bustillo, 3’; Bustillo, 5’; Rexach, 71’ 26/03/1983 F.C. BARCELONA-REAL MADRID Jornada 30 2-1 Maradona. 45’; Perico Alonso, 77’ Juanito, 20’ 25/04/2004 REAL MADRID-F.C. BARCELONA Jornada 34 1-2 Solari, 53’ Kluivert, 56’; Xavi, 86’ * La remontada no se llegó a producir pero los azulgranas estuvieron a punto de consumarla en los últimos minutos del encuentro.


M

20/4/11 Suplemento Especial

Barça Real Madrid

20

FINALES. El conjunto dirigido por José Mourinho ha disputado más finales de Copa que su rival: 36 por 33 del Barcelona. Pero es el equipo catalán el que más títulos ha logrado en su historia: 28 veces ha salido campeón, por 17 de su oponente.

MUSEOS EN CASA

Coleccionistas de sentimientos El amor a los colores lleva a fans como Jordi Farrés y Albert Castelló a recopilar fetiches de sus clubes

PABLO PUEYO



Jordi Farrés posa con el cartel inaugural del Camp Nou de 1957 en su domicilio de Manresa.

JAVIER EXPÓSITO

La grandeza del Real Madrid y del Barcelona, del Barcelona y del Real Madrid, va más allá de su potencial económico y deportivo. La ilusión de millones de aficionados es su mejor capital. Es tal la capacidad de ambas entidades que pueden aglutinar esa pasión en auténticos museos. El Tour del Bernabéu y el del Camp Nou, con sus correspondientes salas de trofeos, compiten con las galerías de arte más prestigiosas en número de visitantes. Así, el museo blanco es el cuarto más concurrido de la capital: en 2010, con 700.000 visitas, solo le superaron el Prado (2,7 millones), el Reina Sofía (2,3 millones) y el Thyssen (800.000). Por su parte, el

azulgrana ocupa el mismo lugar en su codo a codo con las galerías barcelonesas, tras el CosmoCaixa (2,1 millones), el CaixaForum (1,5) y el Picasso (casi 1,4). Aunque el del Barça gana a su homólogo madridista, con más de 1,3 millones de visitantes durante el año pasado. Más allá de las colecciones oficiales, existen otras forjadas a base de tesón, fundamentadas en el amor a unos colores. Como la de Jordi Farrés. Este socio del Barça, nacido en Artés (Barcelona) y afincado en Manresa, acumula 21 de sus 36 años recopilando objetos del conjunto azulgrana. “Desde pequeño me gustó coleccionar: tarjetas de restaurantes, corchos... Con el tiempo, decidí centrarme y unir mis dos pasiones: el coleccionismo y el Barça”, afirma.


20/4/11 Suplemento Especial

M

Barça Real Madrid 21 MARCADOR. La goleada más abultada que ha registrado el torneo en sus 108 ediciones tiene más de 64 años. Fue el Athletic Cromos, revistas, bufandas, medallas, programas de partidos, camisetas, entradas, periódicos, pósters... Su museo particular parece no tener fin. Algunos objetos destacan por su rareza, como una medalla conmemorativa de la visita de Juan Pablo II al Camp Nou o el cartel original de la inauguración del coliseo azulgrana, de 1957. “Hace años me llegaron a ofrecer 150.000 pesetas por él, pero las rechacé”, afirma. El celo por sus tesoros le llevó a declinar la cesión de algunos de ellos al museo oficial del club. “Estuvo bien que me los pidieran... pero preferí quedármelos”. CAMISETAS A pocos kilómetros, pero sin rallas y de blanco, Albert Castelló realiza una labor similar a la de Farrés. Eso sí, con la pasión por el Real Madrid como leitmotiv. Desde Santanyí, en Mallorca, aglutina camisetas oficiales de su equipo hasta llegar casi al medio centenar. “El forofismo por mi equipo me animó a coleccionar”, afirma. “Desde pequeño, siempre pedía para Reyes una camiseta”, puntualiza este joven de 25 años. Su nutrida colección está compuesta por prendas de la historia reciente del club: Kaká, Cristiano, Casillas, Beckham, Anelka, Figo, Mijatovic, Suker... son los nombres que aparecen en los dorsales. Su mayor motivo de orgullo es la camiseta más antigua que

atesora: la de Hugo Sánchez con el 9 a la espalda. “Fue un gran regalo”, comenta. Aunque guarda otras con un peso específico en la historia del madridismo, como la del debut de Raúl en la temporada 1994-1995. Farrés y Castelló ponen cara a los aficionados que, sin ningún ánimo de lucro, buscan incrementar su colección de tesoros. A la hora de adquirir nuevas piezas, las falsificaciones no son obstáculo para estos profesionales del coleccionismo. “En las camisetas, siempre reconoces las imitaciones porque tienen cosas raras en el escudo o en el símbolo de la Liga”, afirma el madridista. Las nuevas tecnologías han ayudado, aunque Farrés recuerda los tiempos analógicos: “He andado mucho por el mercado de los Encants, en Barcelona”. Especialmente le vino bien la llegada de internet a Castelló: “En Mallorca hay mucho culé y no hay gente para conseguir camisetas”. El tamaño de los domicilios les impide lucir los objetos como les gustaría. Pero albergan el sueño de todo coleccionista: lucir sus fetiches a gran escala. Hace poco, Farrés lo cumplió a medias, a través de cientos de diapositivas, en la inauguración de la Peña Barçamics de su localidad natal de Artés. Su profesión como comercial y su hija de 10 meses no le dejan mucho tiempo, pero tiene una esperanza: “Algún día reuniré todo en un lugar para exponerlo”.

MONSERRAT

quien la consiguió frente al Celta, el 18 de mayo de 1947. Ese día, los bilbaínos se impusieron por 12 a 1 a los gallegos.

Albert Castelló, con su colección de camisetas del Madrid en su domicilio de Mallorca.


Barça Real Madrid PICHICHI. Telmo Zarra es el máximo goleador en los encuentros del torneo del KO, con una cifra récord de 81 tantos en 74 partidos disputados. Otro jugador del Athletic, José María Belauste, posee la plusmarca de finales: 9 en 18 temporadas.

EL CLÁSICO DESDE CATALUÑA... o más divertido hoy en Barcelona sucederá en la Barcelona no culé, que es más pinturera que la culé, la oficial vamos... Ésta anda mucho más alterada que la otra. El culé es cagueta y el Madrid, superior a sus fuerzas. El Madrid sale en Valencia con el infantil C y el culé se alborota: “Si hacen eso, será por algo”. Si el culé le va ganando 78 a cero al Madrid, pero en el minuto 90 uno de blanco remata al palo, el culé se levanta y pide la hora. El culé con el Madrid sufre conejilmente y más con Mourinho en danza. Se palpa. El culé firmaría palmar la final de la Champions a cambio de ganarle la semi al Madrid si la UEFA se lo propusiera. Para lo de hoy no tiene escapatoria: gana o pierde. Se ve favorito, eso también se palpa. El no culé vive sepultado por un ambiente de culerismo irrespirable para él y maneja una serie de trucos con el propósito de llegar lo menos contaminado al partido: la necesidad agudiza el ingenio y el no culé es un lince. El no culé lleva sin poner TV3 un mes. Con la excusa de que no puede fumar apenas aparece por el bar de la esquina... aunque no fume. Montones se juntan en peñas y en pisos francos con una foto de Ca-

L

POR TOMÁS GUASCH

La Barcelona no culé es más divertida

Dos madridistas de Cataluña posan en la barcelonesa Fuente de Canaletas.

Barça juega una final, mi amigo Ramón, farmacéutico de Mataró, se monta en su coche y cruza la frontera, Francia arriba, hasta que da con

sillas sobre le tele... Muchos entran en iglesias y rezan y ponen velas; algunos sólo las pisan para eso. Hay casos extremos. Cuando el

...Y DESDE MADRID a Copa es al Real Madrid lo que la aldea de Astérix a los romanos: territorio prohibido. 18 años sin ganar un trofeo son demasiados. Dan para un libro. Para un libro de catástrofes concretamente. Durante casi dos décadas, el Real Madrid ha protagonizado eliminaciones dramáticas, como el Alcorconazo, la pifia ante el Real Unión de Irún o el resbalón en Toledo. Episodios acompañados de alguna que otra anécdota sangrante como la de aquel jugador que pensaba en el partido de vuelta cuando la realidad es que el equipo ya estaba eliminado. Gestos de soberbia que terminaron en lecciones de humildad, como el Centenariazo que protagonizó el Deportivo ganando la final en el mismísimo Santiago Bernabéu. Definitivamente, la Copa del Rey no es territorio blanco en la edad moderna, y eso está clavado en el imaginario popular y en el vestuario. El madridismo ha visto como su estadio era utilizado una y mil veces para celebrar finales que luego jugaban otros. Y eso duele. La Copa es un torneo que en sus inicios da pereza, luego se va animando poco a poco y la final termina por ser el partido más bonito del año. Y el Madrid lleva demasiado

L

Dos pájaros de un tiro tiempo alejado del foco de esta fiesta del fútbol. Mourinho, que es un zorro, lo sabe. Lo supo desde el principio. Si algo tenía claro es que a él no se lo iba a llevar por delante el Alcorcón de turno. Por eso ha planteado las eliminatorias como si fueran lo último que iba a hacer en su vida. El primer partido del curso copero, ante el Murcia, lo jugó con el equipo titular. Le daba lo mismo el Murcia que el Brasil del 70. La única concesión que se le recuerda es viajar a Valencia la mañana del partido para enfrentarse al Levante. Y fue así porque en la ida el Real Madrid había ganado 8-0. De lo contrario, habría concentrado al equipo en un monasterio. Esta es la mentalidad que ha llevado al equipo hasta la final de Mestalla. Mourinho no quería en su currículum un alcorconazo ni engordar la nómina de entrenadores que pasan por la Copa sin pena ni gloria. Sus intereses han coincidido con los de los jugadores más veteranos. Hay un cierto queme en el vestuario ante la sequía copera.

un pueblín donde no se sintoniza la tele española: una vez llegó hasta Dinamarca. Si el Barça pierde, cena y se vuelve; si gana no lo hace hasta tres días después, cuando la ciudad está limpia de unos festejos que detesta profundamente. Está la versión modesta de dos colegas hinchas del Espanyol, sea el Madrid el rival del Barça o los Lakers. Se empinan Montseny arriba hasta que la radio de su 4x4 es incapaz de sintonizar emisora alguna: hablan de sus cosas, se comen las uñas y tal... Los hay que se meten en un cine y se sientan lo más alejados del prójimo, no sea que tenga un transistor: mi vecina Lola, por ejemplo. Conozco incluso gente a la que el partido no le importa nada. La mayoría sale a cenar mientras juegan y se recoge pronto, no vaya a ser que gane el Barça y no haya quien circule por el centro, ni en coche ni a pie. En Barcelona, este 20-A, habrá de tó. Si gana el Real Madrid, será más divertido: las minorías desenfrenadas son terribles (por tres veces apareció ya la Fuente de Canaletas con una bufanda madridista) y durante unos días todos sabremos quién es culé y quién no. Bastará con mirarles a la cara: culé será el que la tenga pálida. O sea blanca. ¡Qué cosas!

POR ROBERTO PALOMAR

MARCA

22

20/4/11 Suplemento Especial

PABLO PUEYO

M

Figo y Makelele se lamentan por la final perdida con el Deportivo en 2002.

Si alguien le pregunta a Casillas si perdonaría la prima por ganar al Barça la respuesta sería sí. Ni pestañearía. Es más, pondría algo de su bolsillo. Llama la atención tal determinación en un tipo que tiene en el salón de su casa los retratos con la Copa del Mundo, la Eurocopa, la Champions y la Liga. Podría dejar el fútbol mañana mismo y nadie le haría reproche alguno. Pero Iker no estaría tranquilo hasta colgar la foto dando la mano al Rey. El malditismo es lo que mueve al Real Madrid en la final que viene. Es su alimento. La maldita Copa que hace 18 años que no se gana y el maldito Barça con su maldito juego y su maldita perfección. Qué mejor manera de acabar con ambas cosas que ganando la final. Sería como matar dos pájaros de un tiro: ganar tú y que no gane el otro. ¿Puede haber mayor placer deportivo? Cómo va a jugar el Madrid, cómo va a jugar el Barça, qué va a pasar, cómo va ser el partido es un ejercicio de futurología de difícil ejecución. La sensación es que cada uno usará sus armas. El Real Madrid querrá exhibir el martillo y el Barça buscará una coreografía que culmine cada jugada destilando veneno. Y lo bueno es que todavía quedarán dos partidos más para seguir disfrutando. Qué placer.

Editor: Aurelio Fernández / Directora de Suplementos Especiales: Gracia Cardador / Director de Arte: José Juan Gámez / Jefe de Sección: Javier Cid / Coordinación: Juanjo Becerra / Redacción: Jesús de la Peña, Javier Expósito, Manuel Regalado y Pablo Marcos Otero / Maquetación: Gustavo Galán (Equipo de Especiales)



RED20