Page 10

10

Microempresarios “APRENDÍ RESPOSTERÍA E INSTALÉ UN CENTRO CON BUEN RESULTADO” Eugenia Teodosia Villegas Cárdenas trabajó varios años como mamá de niños huérfanos en la Aldea de Niños Padre Alfredo de San José de Chiquitos. Se retiró, contrajo matrimonio y tiene tres hijas.

“Todas las mujeres deben APROVECHAR LA OPORTUNIDAD DE APRENDER UN OFICIO TÉCNICO EN PARA ELLAS”

Ella considera como una fórmula DE SUPERACIÓN LA ACTITUD DE NO ASUMIR ACTITUDES DE DESÁNIMOS EN LOS EMPRENDIMIENTOS

En su unión matrimonial con Johnny Sandoval en la capital de Chiquitos tiene tres retoños: Liliana, Fanny y María Eugenia. Además cría un nieto, Lucas Javier, de ocho años, que es hijo de una hija de la Aldea, donde ella dedicó varios años de su vida a los niños que le fueron encomendados. En su función de ama de casa, Eugenia Teodosia vio un día el anuncio de lecciones de repostería en PARA ELLAS. Fue el punto de partida de un aprendizaje que le dio un giro a su rutina diaria. “Siempre quise aprender a preparar tortas, ahí vi la oportunidad de coronar mis sueños. Lo hice y el resultado hasta hoy ha sido muy bueno. Elaboro lo que me encargan, especialmente para cumpleaños”, indica. Ella estuvo entre los alumnos sobresalientes del último curso dictado por Infocal, sobre sopas nutritivas. “He participado en cinco cursos en total, y en cuatro he sido distinguida por mis altas notas, pero tengo certificados de todos”, contó. “He comprobado que aprendiendo un oficio técnico se puede conseguir un apoyo para el sustento del hogar. Eso se lo aconsejo a todos”, finalizó.

CATHERINE SOLIZ AYALA .

Era dueña de la librería Cunumi Letrau (cerrada). Se inscribió en Diseño de Moda en Infocal e instaló su miniempresa. Es la esposa de Ricardo Serrano, de la editorial El País.

MARÍA DEL CARMEN SILVA GUZMÁN. Se inscribió como alumna formal de Infocal, estudió Diseño de Moda, instaló su mini empresa y ya ha hecho dos envíos de casacas a Estados Unidos

“DEBEMOS APROVECHAR TODAS LAS OCASIONES DE SUPERACIÓN” Imademia Figueroa Durán, cuando era pequeña, jugaba a ser confeccionista, arreglando vestiditos de muñecas. Al cumplir 15 años resolvió dedicarse a este quehacer. Ahora es docente en Infocal. Hace 30 años que empezó el oficio de sastre, trabajando en su hogar en confecciones de ropa luego de haber estudiado esta carrera en Infocal. “Esta entidad realmente ha sido un pìlar para muchas mujeres que encontraron allí la posibilidad de aprender una carrera técnica, como es mi caso”, menciona. Luego de lograr esa capacitación, fue acumulando experiencias con la dedicación al trabajo, donde buscaba incorporar innovaciones, hecho que fue el puente para alcanzar éxito porque la gente comenzó a valorar su trabajo. “Gracias a Dios todo me va bien haciendo costuras detalladas y finas en vestidos de fiestas, trajes de novias y de cóctel, sobre todo uniformes para personal ejecutivo de empresas. Ahora tiene su taller ubicado en la calle Jipurí 3.400, que se encuentra en el cuarto anillo, entre las avenidas Alemania y 2 de Agosto. Se llama Arte y Moda. “Sobre la base de mi experiencia les aconsejo a las mujeres que sean perseverantes en el propósito de la superación, sea cual sea la profesión o el oficio técnico que escojan. De esta manera iremos siempre de manera ascendente”, puntualiza.

Para ellas  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you