Issuu on Google+

mistura revista de cultura y pensamiento


mistura.cat

Nº 2_Agosto_07

Editorial Abro los ojos. Amanece. El techo me devuelve el reflejo de luz que se filtra por la ventana. El ojo descubre un nuevo día como si fuese el primero y el último. La belleza de este momento ya fue representada por algunos artistas para que otros podamos deleitarnos. Ser meramente descriptivo es repetirse en el pasado, rechazar el porvenir y negarse a irrumpir con dignidad en el presente. Vicisitudes del tiempo que intento rechazar sin éxito. Las censuras del editor y su franqueza trasnochada repiquetean contra mis dudas. Anoche terminó el mes de julio. Las mayores fiestas que se perdieron por culpa de una orgía que comenzó con retrasos. Se me hizo tarde otra vez. Llegué a la redacción con un papel doblado en cuatro. En él figuraban algunas reflexiones sobre los lectores y sus búsquedas. El editor puso el grito en el cielo y convocó una junta directiva.

por Santiago Gorgas ras. Un café con leche de desayuno. Las gaviotas que revolotean en el barrio. El olor a pirotecnia de los días festivos gravita en el aire. El momento en que sus palabras se mezclaron con las mías. Menuda sorpresa se lleva uno cuando comienza a defender su postura. Al editor y a su comisión le tiemblan las piernas. Se intuyen los vericuetos de la charlatanería. El misterio se extiende de cabo a rabo. Nadie sabe el motivo ni la razón del puñetazo sobre la mesa de madera. La pulsión fluye a través de las sensibilidades elementales. Una sonrisa exponencial se expande desde mi barrio. Sí, exagero y exaspero con mi retórica. Tal vez no importe que sean sólo palabras. Bajo por las escaleras hacia la puerta de salida. Seré la persona que anoche soñé.

La comisión editorial rechaza sistemáticamente mis textos con argumentos insustanciales. La recreación llega acompañada de la necesidad Cualquier teoría que pretenda establecer un imperante de avanzar en virtud. Hacer propio algo desvío o quebrantar los códigos existentes es que no me pertenece. El contexto es la cama. Una sometida a la crueldad de la censura. Mientras la leve erección matinal. La ropa tirada sobre una comisión intenta afianzar su postura, el testarudo silla. La continuidad de la trama. Solo una visión que llevo dentro se empecina en instituir una padiscordante puede trazar una nueva cultura, una labra distinta sobre la misma realidad. nueva forma de hacer. La valentía de la poesía se impone. El pensamiento acomete con bravura preguntándome a la cara: ¿y ahora, qué? El tiempo se frena y el amanecer abre los ojos ante mí. Es hora de sacar a relucir el ímpetu y las armadu-




mistura.cat

Nº 2_Agosto_07

Tema del mes: ¿Que buscas lector? Los últimos meses, antes que Sabrina desapareciera, la casa comenzó a llenarse de notas. Frases cortas escritas en trozos de papel pequeño. A veces sobre las servilletas de los bares, en el reverso de algún folleto publicitario o en una hoja que sacada de la impresora. En el momento y el lugar más inesperado encontraba un papel doblado. Seis meses después de su repentina se ausencia, todavía encuentro notas en los rincones más insospechados de la casa. Releo los escritos intentando trascender el mensaje y descubrir nuevos significados. Ninguna de las notas tiene fecha, por lo que intuyo que el momento en que fueron escritas es irrelevante. Tampoco parece importar la cronología de los hallazgos. Sabrina no ha especulado con la lectura continua y ordenada, aunque es evidente que todas las notas siguen algún patrón que les confiere una unidad. Mi vida se ve condicionada por las palabras que leo. En un recoveco insólito, un papel doblado en ocho partes iguales aparece como una revelación impostergable. Sabrina no soporta pasar inadvertida. Las estanterías se vienen abajo. La casa se llena de puertas y ventanas que conducen a la alegría imperante de su presencia. Los interrogantes vienen y van llenos de inconformismo. El misterio de su sonrisa. El desayuno inconcluso. La voz que resuena desde el baño con una de nuestras melodías preferidas. Un beso de despedida que no refleja ninguna situación particular. ¿Por qué se fue?

por Santiago Gorgas la familia. Dice que exagero y ridiculizo a todos los que están en la casa. Puede que sea verdad. Las paredes no son tan finas como suelo afirmar. No nos olíamos los pedos. A Sabrina le encantaría saber que estoy usando una frase suya. <Es tu hermano o tu papá>, decía ella mientras inspiraba profundamente por la nariz. Efectivamente, había un poco de olor, pero éramos nosotros los que lo generábamos. Hacíamos el amor y no nos duchábamos. Pasábamos días enteros encerrados en la habitación. Sabrina fingía los orgasmos para exasperar al prójimo. Luego me daba la espalda y me recriminaba que la exponía a situaciones vergonzosas. Susurrándole al oído conciliadoras promesas, recuperábamos el entusiasmo. Salíamos corriendo sin saludar a nadie. Había que sacar sus bolsos de la casa que compartía con sus amigas sudamericanas y llevarlos hasta un hostal o al camping. Corríamos desaforados a intempestivas horas de la noche, como si nos persiguiese un monstruo maligno. A cada instante tomábamos decisiones definitivas. Sabrina llenaba mis bolsillos de papeles, cosas que escribía. Palabras sin matices. Me dejaba contagiar. Un olor raro nos obligaba a cambiar de sitio.

Demoramos cuatro meses en conseguir un piso a nuestra medida. Ahora es más luminoso y tengo más intimidad, pero Sabrina no está. Desde el balcón puedo ver el mar. Con una taza de té en la mano asomo un poco la cabeza y miro para un costado. La primera calle desemboca en otra y en la próxima se encuentra el paseo marítimo. El La casa del barrio Los Pavos, donde tuve una mediterráneo es una franja celeste entre los tolfeliz infancia, era menos luminosa. Mi habitación dos de los restaurantes y cielo gris que augura tenía salida a un balcón que al compartir con el tormenta. Tres pisos más abajo, un gato husmea comedor ponía mi intimidad en una situación pre- en los contenedores de basura. Una madrugada caria. A mamá no le gusta que escriba acerca de tranquila, un domingo cualquiera. Los vecinos




mistura.cat

Nº 2_Agosto_07

aún duermen. Los bañistas no se lanzaron a la conquista de su porción de arena. Se levantó el viento del norte. Las gaviotas revolotean entre las antenas de los terrados. Los papeles aparecen constantemente: entre mis libros, en los bolsillos de pantalones que no uso, debajo de la cama, en la mesa de luz. Voy caminando y siento algo que me incomoda dentro del zapato. Una nota sin fecha. Unas veces son instrucciones, otras veces son reproches o fragmentos inconexos de la realidad. Misteriosas palabras que en mis ratos libres intento descifrar como partes de un enigma. Un leve indicio me obliga a reconstruir la manera de interpretar mi vida. Anoche su lado de la cama fue ocupado por otra persona, sin embargo la casa sigue igual. El teléfono a punto de sonar. Las pisadas fuertes en las escaleras, dejando que todo el peso se aplome en un pie y posteriormente en el otro. El rechinar de las llaves antes de entrar en la cerradura. Fantasmas que aparecen y desaparecen en el marco de la puerta. <Tu casa tiene un toque femenino> dijo la italiana en su primer recorrido, o tal vez fue una pregunta que no supe contestar. Mi mirada se posó en un rincón, sobre una silla que preserva intacto el desorden que Sabrina dejó. Quemando la casa podría deshacerme solamente del decorado y de entre el fuego surgirían los dragones ineludibles de las ficciones que Sabrina escribe en sus notas.




Nº 2_Agosto_07

mistura.cat

Tema del mes: ¿Que buscas lector?

por Jorge Pacheco

Al llegar a casa después del trabajo tenía la certeza de que aquél acabaría siendo uno de esos días en los que se hace tan complicado recuperar el sosiego. Uno se esos días en que ni la lectura funciona como paliativo y en los que, como dice Serrat en una de sus últimas canciones, “plou y no vol ploure, però plou”. Todo cambió de signo a raíz de la llamada de un amigo con quien, además de un consolidado trato fraternal, comparto un misterioso afán por componer canciones conjuntamente. Esa llamada vespertina me apartó de la apatía para iniciar una animada velada en la que tomaron parte decisiva algunos libros muy concretos. La última canción que teníamos entre manos hablaba de la muerte, o para ser exactos, del momento previo o de la sensación que puede producir en uno el hecho de verse cara a cara con su final destino. Era una canción extraña, como la impresión que trataba de describir. Contábamos con unas primeras estrofas ya definidas pero con una segunda mitad que no nos convencía en absoluto. Con esa inquietud aún subyacente optamos por hojear los libros de poesía que había sobre la mesa, dos obras concretamente. Una de ellas era Destrucción de la mañana, del poeta catalán José María Fonollosa. La otra llevaba por título Fragmentos de un libro futuro, del autor, José Ángel Valente. Entonces tuvo lugar una de esas excitantes paradojas tan propias del género: abrí al azar el libro de Valente y hallé un poema que me sobresaltó de tal modo que se lo hice leer a mi amigo. “¿No crees que aquí habla de lo mismo que nosotros queremos transmitir en nuestra canción?”, le dije conmocionado. Tal grado de lucidez en aquella composición se debiera quizás a la cercanía de la muerte del propio Valente. Dicho esto, cabe añadir que el autor dedicó los últimos

diez años de su vida a realizar la obra y que su deseo era que se publicara póstumamente, como así sucedió. Sea como fuere, nos sentimos más propensos que nunca a los deleites y consuelos que la creación nos ofrece y, de pronto, nos vimos delante de la pantalla de la computadora retomando de forma impulsiva e irremediable el hilo de nuestra canción. Obviamente se trataba de una necesidad apremiante cuyos cauces nos llevarían a buen puerto y era más que conveniente dejarse arrastrar. Finalmente nos dimos por satisfechos y, lejos de considerar si podía mejorarse o no nuestro trabajo, vimos atenuarse nuevamente ese temor constante y la inquietud que nos produce saber que un día, al igual que el personaje de la canción y el admirable poeta, nos sorprenderá esa luz postrera que, por más que nos empeñemos, nunca sabremos describir.




mistura.cat

Nº 2_Agosto_07

LA PERSONA ARTISTA

por Horacio Ladrón de Guevara

LA PERSONA ARTISTA “SOBREVIVIRÁ” A SU ENTORNO, ENTRETANTO SE MANTENGA AJENO A LAS OPINIONES, BUENAS O MALAS-; ES DECIR; CREÁNDOSE UN ARCHIPÌÉLAGO DESDE DONDE IMAGINAR CONFIANDO CIEGAMENTE EN SU INTUICIÓN, SIN DEJAR DE CULTIVARSE. TANTO LOS ELOGIOS COMO LAS DETRACCIONES SERÁN TENIDAS EN CUENTA SÓLO COMO UNA “RESONANCIA” DE SU PRODUCCIÓN. CONVIENE QUE EL SUJETO ARTISTA LAS MINIMIZE, DE LO CONTRARIO SERÁ DAÑADA SU PSIQUIS. EL ENTORNO FAMILIAR ES EL FOCO MAYOR DE LA BATALLA; DONDE EL SUJETO ARTSITA DEBERÁ AISLARSE EN SU ARCHIPIÉLAGO; Y ESCUCHAR LOS CONSEJOS BIENINTENCIONADOS, COMO QUIEN OYE UNA MELODÍA, CON RESPETO PERO SIN POLEMIZAR. MIRARSE EN EL ESPEJO DE OTROS SUJETOS ARTISTAS LE DEPARARÁ COMPRENSIÓN; PROTECCIÓN. LA MEDIOCRIDAD NO ES COSA DE UNA EPOCA; ESTÁ EN EL HOMBRE COMO EL PELO; Y ES TODA UNA GIMNASIA CREATIVA SORTEAR ESE FANGO. DE NADA SIRVE LA ACTITUD DE “INCOMPRENDIDO”, PUES CONLLEVA MUCHO “THANATOS”, Y EMANA HACIA EL EXTERIOR DERROTISMO. EL SUJETO ARTSITA DEBE SABER- DE ANTEMANO- QUE SI ALGO QUIERE DECIR, SEA ESTO LITERATURA, MÚSICA, DANZA, POESÍA, CINE, NO SERÁ ACEPTANDO LOS PALOS DE LA MASA, SINO PRESERVANDO CON FIRMEZA SU CREACIÓN. Y NADA MEJOR QUE LA ALEGRÍA PARA FECUNDAR SU ARTE; UN “JOIE DE VIBRE”, DONDE EL DOLOR Y EL JÚBILO SON CARAS DE UNA MISMA MONEDA. SI NO POSEE NI FIRMEZA NI SENTIDO DEL HUMOR, EL SUJETO ARTISTA SE IRÁ OPACANDO HASTA ENLUTARSE DE PROFUNDA MELANCOLÍA.




mistura.cat

Nº 2_Agosto_07

LA PERSONA ARTISTA No quiero. . . no. Mejor salgo. Camino en dirección al parque. Sacaron el árbol donde iba a jugar en mi infancia; el mismo bajo el cual di mi primer beso. Lo veo a lo lejos y paso de largo. . . Recuerdos, nada más que recuerdos. Necesito… no, no necesito nada. No sé por qué llegué hasta aquí. Este lugar me es demasiado ajeno. Desearía sentir tu compañía en este momento. Y no es que desee salir de mi soledad. . . preferiría saber que nunca estuviste. . . y continuar mi búsqueda. . . .No estás, ya lo sé. No importa. Nunca estuviste. Sólo en mi mente. Siempre escuchándote, con mis ojos abiertos, bien abiertos. Y tú mirabas hacia cualquier lado, menos a mis ojos. Nunca estuviste, nunca importó. Hablabas y hablabas, luego te dabas la vuelta y me besabas, y así fue como lograste no conocerme, abstraído en tus propios dolores, en tu propio infierno, que no lo era tal, te ahogabas en un vaso de agua, durmiendo a mi lado, “¿estas durmiendo cariño?, qué bueno, pues ahora recién puedo hablarte, sin que me interrumpas”. Te diré esas cosas que temo decirte cuando me oyes porque me siento estúpida. Porque en cada intento mío por hacerte saber lo que siento sacas un tema distinto. . .como si tuvieses miedo de conocer cómo soy. Esos comentarios tuyos que salen de la nada cada vez que percibes que diré algo importante ¿formo parte de tu infierno? Pues, dímelo. . . es más fácil que fingir. Siempre has sido tan práctico, tan directo para todo ¿por qué no puedes serlo ahora? Cierto, estás durmiendo, no me estás mirando al igual como acostumbras en tus horas de vigilia, balbuceas un par de palabras. También un nombre. Vuelvo el rostro hacia el vaso de agua, como si en el vaso estuviera la respuesta, esa agua que se ha vuelto burbujeante de estar tanto tiempo en ese recipiente estanco. Ese nombre. Son tan solo letras juntas, sin embargo, significan tanto. Deseos

por Horacio Ladrón de Guevara de matar. Deseos de llorar. Muerdo la sábana y doy un grito ahogado. Lloro. Te odio. Te amo. Recuerdos que me vienen y repentinamente me veo abrazada al árbol de mi infancia. Que ya no está. Y aún mantengo en la memoria aquel día que pasé contigo por el lado de aquel árbol. Te dije “ése es mi árbol”, y te sonreí. Quería compartir esos pequeños detalles de mi mundo contigo. Pero tú nunca fuiste capaz de verlos ni de comprenderlos. O talvez no querías hacerlo. . . aún no entiendo. Siempre fuiste extraño en tu forma de actuar. Posiblemente te entregué tanto cariño que te espanté. Todos tenemos nuestros pequeños secretos, mi amor. Yo compartí los míos contigo ¿por qué tú nunca me contaste ninguno de los tuyos? ¿Qué árbol? me preguntabas, yo no veo ningún árbol, mientras agrandabas aún más esos preciosos ojos verdes. Sí. Mira, es un manzano. Está lleno de manzanas. ¿Quieres una? Me mirabas como si fuera una loca, mientras iba haciendo mímica de subir a una rama y sacarte una manzana comerla e invitarte desde mi misma mano, abriste tu boca en ese espacio de aire en el cual se suponía había una manzana y yo te robé un beso, por primera vez mi lengua tocaba la tuya, tu aún no cerrabas los ojos, sorprendido, nunca habías conocido el sabor de las manzanas imaginarias. Sin embargo, un sabor que fue tan dulce, se siente ahora tan insoportablemente amargo después de que permitiste que el árbol marchitara. . . Me habías prometido ir todos los días a sacar manzanas conmigo ¡lo prometiste! ¿Qué se supone que debo hacer ahora? Mi árbol ya no está. Me quitaste todos los recuerdos bonitos que tenía y los transformaste en algo distinto. No debía ser así. Pareciera que sientes una necesidad por dejar una mancha en todo aquello que tocas y no logro comprender por qué. . .aún no lo logro. Hace dos semanas fui a tu casa a buscar una blusa que




mistura.cat

Nº 2_Agosto_07

dejé olvidada en tu dormitorio y abrí tu clóset. . .no había nada en su interior. Tu ropa, tu perfume y otras cosas que había en él ya no estaban. Y ahora, el árbol está marchito, no sabe de lluvia, ni de sol, ni de manzanas. Lo miro y está ahí, solo. Lo abrazo. Lo beso. Siento su dolor. Su abandono. Su apagada voluntad de vivir. ¿De qué sirve ser tan hermoso, tener colgando dulzuras, que nadie va a ver, comer, cuidar, disfrutar, regalar?, ya no hay desesperación en sus pensamientos, sus raíces han dejado de ser dolorosas, ya no las siente. Cerca de ahí, (quizá por casualidad, quizá por obra de un ángel o algún demonio), encontré una pala, el árbol me miró con súplica y de inmediato comprendí que debía descubrir sus raíces insensibles. Cavé, cave y cavé. Lo que primero fue una pequeña zanja perimetral acabó siendo un vasto socavón que dejó al descubierto las raíces insensibles del manzano, que me miraba con gratitud, la misma gratitud con la que mira un animal viejo y cansado a su verdugo. Quise llorar, quise correr. La lluvia se mezcló con mis lágrimas. Si tuviese ojos el árbol, también habría llorado. Algo así como un suspiro se escuchó en medio del chaparrón. Embarrada y de rodillas, no me salían las palabras. Abracé a mi viejo amigo, en una dolorosa despedida, y así, al lado de su cadáver y bajo la lluvia incesante, dormí profundamente. ¿Dónde te fuiste, amor? Quisiera que volvieras para que veas lo que has causado. Solamente eso. No te pido que vuelvas a amarme (si es que alguna vez lo hiciste) ni que vengas a compartir manzanas conmigo porque ya no las hay. Por lo demás, ya no tengo más que compartir. Te lo llevaste todo. Talvez deba buscarte y enterrarte junto a mi árbol. Sí, talvez deba hacer eso. Pero ¿cómo encontrarte? . . . cómo encontrarte. . .Pienso. Analizo. El resto de las cosas de tu casa están intactas, sólo ha desaparecido tu ropa, por lo tanto no te han

raptado ni nada por el estilo. Debes andar de viaje. No me importa con quién ni en qué andes. Si estás de viaje, supongo que algún día volverás. Recuerdo que en tu repisa tienes oculto polvos lacrimógenos, pues los derramaré por toda tu cama para que te esperen a tu regreso. Mejor un bidón. Bencina. Un encendedor viejo. Bencina encima de la cama. Fuego. Salgo por la puerta. No me importan los vecinos. No me importa que tu casa sea profanada. A ti tampoco te importó mi manzano. . . Yo no quería, pero tú lo quisiste de esa forma. Yo no soy así ¿viste lo que has hecho de mí? Yo siempre me he sentido tan tranquila con mi forma de ser, nunca he tenido que avergonzarme ni arrepentirme de nada de lo que he hecho. Sin embargo ¿por qué ahora ya no me quiero? ¿Por qué me denigro de esta forma? Me contagiaste tu estúpida sed de venganza, eso que siempre quise ayudarte a superar a pesar de que nunca supe tus motivos. Yo prefería guardarme el rencor en vez de ensuciarme las manos. La venganza es tan sucia. . . Siempre me dijiste que te hubiese encantado ser como yo. Pero, la verdad es que eso ya no me importa. Jamás volveré a guardarme el rencor. Gracias a ti, hoy salgo de este mundo ilusorio. En realidad, no sé si deba agradecértelo. Humo. Huelo a humo. Mis manos. Tengo heridas. Debe haber sido un vidrio. O la pala O una astilla del árbol, que tonterías digo el árbol no existe. Sirenas. Doy media vuelta. Toda una cuadra en llamas. Varias casas incendiadas. La primera fue la tuya. ¿Por qué no estabas adentro? ¿Dónde estás? ¿Con quién estás? Me escabullo. No deben verme .He cometido un delito. No, tú cometiste el delito. Me mataste por dentro. Me abandonaste. Lo abandonaste a él, a quien nos vio crecer. Dolor. Contracciones. El llanto de un bebé .Pero no hay bebé. No hay manzana. Tú no estás. Grito. Corro. Siento que me desmayo. La gente alrededor me




mistura.cat

Nº 2_Agosto_07

evita. Mi vestido está roto. Es mi vestido de novia manchado de barro y de hollín. Corro con mi bebé que es un espacio de aire al igual que mi manzana. Miro a mis pies descalzos, heridos. Al igual que mis manos y mis piernas. No se porqué pero regresé a tu casa. Toda la cuadra transformada en unos cuantos palos y cenizas. Bomberos y policías buscando a la gente calcinada .Yo protejo a mi bebé. Una mujer se me queda mirando con los ojos grandes y extraviados. Grita algo a un policía. El policía viene hacia mí. ¡Me quiere arrebatar a mi bebé! ¡No me quiten a mi niño! ¿Dónde estás? ¿Por qué me abandonaste? Corro. Hay más policías delante. ¡No me quiten a mi bebé! Lucho. Muerdo la mano del policía. Me rompe mi vestido .Lloro. ¿Por qué no estás? ¿Dónde te fuiste, amor mío? ¡Te llevaste a mi bebé! Grito. El policía da una orden a otro que está con una radio en la mano. Unos hombres de blanco me sujetan fuerte. Me ponen correas alrededor de mis brazos. Un pinchazo en el brazo izquierdo. Todo se desvanece. Mientras sigo implorando para que me devuelvan a mi bebe. Caigo. Me suben todavía consciente a una ambulancia mientras me amarran a la camilla. En el techo de la ambulancia hay una lámpara que contiene el reflejo de una mujer con el lado derecho del rostro desfigurado, el pelo canoso, su cara y el velo destrozado que la cubría, manchados de hollín. La mujer lloraba y suplicaba por su bebé. Recuerdos. Un árbol en el patio de la casa. Un corazón con dos nombres dibujado en la superficie del tronco. Un columpio al lado del árbol. Un esposo. Un bebé de 2 meses. Una cañería de gas mal instalada. Una fuga de gas. Una explosión. Un incendio. Una casa en llamas. Dos muertos. Un herido grave. Las victimas: un hombre y un bebé de dos meses. Una mujer herida con secuelas graves. Recuerdos. Un árbol. Manzanas.




mistura.cat

Nº 2_Agosto_07

Casablanca sona

per Frank del Sol fotografia, Inma Sánchez

Casablanca sona, canta, balla i es mou a un ritme ben diferent al qual la majoria d’europeus pensa. Del 31 de maig al 3 de juny del 2007 Casablanca s’ha encès de passió i ha vibrat d’entusiasme amb la novena edició de L’BOULEVARD, un festival de músiques urbanes que porta nou anys consecutius realitzant-se sense cap mena d’autorització oficial i que des dels seus inicis es va concebre com a una trobada que pretén consagrar la millor formació en la seva categoria. Pel que fa a la programació musical el públic ha descobert grups locals confirmats o prometedors, però també grups convidats de fama internacional. L’BOULEVARD és abans de tot un concurs entre joves grups a la recerca de professionalisme. Cada any desenes de formacions tempten la fortuna enviant la seva candidatura per a l’escenari trampolí de L’BOULEVARD. L’BOULEVARD es celebra als estadis del COC i del RUC i durant quatre dies més de 50 grups la bona desena dels quals prové de tots els continents: de França, del Líban, d’Espanya, de l’Àfrica del Nord, del Pròxim Orient, de Gran Bretanya i fins i tot dels Estats Units d’Amèrica, han actuat des de la tarda fins la nit. Un jurat compost de coneguts músics vinguts de diferents horitzons examinen les maquetes rebudes per seleccionar només els millors de cada categoria. Els grups escollits van actuar les tardes des de les 14:00 hores a l’escenari del RUC en el marc d’una competició per la que els vencedors van ser recompensats l’últim dia, diumenge, en el moment de la clausura en l’escenari del COC.

10


mistura.cat

Nº 2_Agosto_07

Vuit nacionalitats diferents s’han produït en aquesta edició, assegurant una programació de qualitat i ambiciosa. Tant els artistes ja confirmats com els que encara estan per descobrir s’han succeït al festival, sense oblidar la participació de nombrosos grups locals. Una música alternativa i variada, així és com diversos gèneres musicals van ser representats: hip hop (Fes City Clan, Aminoffice, Inmortal Technique), alternativa, break beat i broken beat, drum’n’bass, dub, dubstep, electro rock (Undirector), electro dub, electro hip hop (Filastine), punk, metal (Paradise Lost, Celsius), hardcore, rock, reggae (Ganga Vives), techno i electro fusió (Macaco, Music Matbakh).

L’assistència als concerts va anar augmentant a mesura que passaven els dies fins arribar a quasi omplir l’estadi l’última nit. La gent es va lliurar des del primer moment i també a actuacions com la de Macaco van col•laborar en la realització d’un nou ritme. La participació va ser excel•lent i l’organització exemplarment amable.

11

Casablanca ha d’estar molt orgullosa amb aquest festival que porta nou anys oferint música alternativa i consolidant un espai musical que ja forma part de la ciutat. I encara que difícilment puguem trobar en els seus carrers el mític Cafè de Rick, sí podem assistir a concerts de música que s’allunyen força dels sons tradicionals marroquins.


mistura.cat

Nº 2_Agosto_07

En los últimos años, las investigaciones tecnológicas en el campo de la alimentación han derivado en asombrosos progresos en la creación de alimentos transgénicos. Ahora, el ser humano es capaz de crear sus propios alimentos, de tal forma que éstos resistan a las duras condiciones que el medio natural nos impone. Actualmente se pueden evitar muchas pérdidas en las plantaciones dado que las semillas están manipuladas genéticamente para poder resistir a numerosos insectos y a condiciones atmosféricas adversas. Estos nuevos vegetales forman parte de una nueva naturaleza, la naturaleza que el ser humano está creando a su medida para optimizar los resultados de esta antigua tarea humana que es el cultivo. La agricultura supuso en su momento un gran paso para nuestros antepasados, quienes dejaron de ser recolectores, nómadas que viajaban constantemente en busca de alimentos, para ser labradores, seres sedentarios que controlaban y entendían los ciclos y las condiciones que la naturaleza impone al crecimiento de los alimentos. La manipulación genética de los alimentos, nos posibilita saltarnos algunas de esas condiciones y así adaptar nuestros cultivos al medio natural, cambiando la composición genética de los vegetales en función del entorno en el cual van a ser cultivados. Uno de los cultivos a gran escala más extendidos hoy en día, son las plantaciones de soja. Brasil es el 2º productor mundial de este alimento (50 millones de toneladas al año). Para alcanzar estos niveles de producción, dicho país ha pasado de sembrar 700 hectáreas en 1940 a utilizar una superficie de 18 millones de hectáreas en el 2006. Para ello ha sido necesario talar una ingente cantidad de selva virgen amazónica y no sólo las propiamente necesarias para la plantación, ya que cuando se llevan a cabo proyectos de este tipo en

zonas de difícil acceso es necesario también talar otros espacios circundantes para facilitar el transporte de este producto hacia otros continentes. Este tipo de plantaciones a gran escala no acostumbran a ser para el consumo interno del país; son las grandes multinacionales quienes invierten su capital en estos espacios con la idea de exportar el producto posteriormente hacia todo el mundo, provocando con ese modelo de explotación un potente mecanismo que activa la economía mundial. Con esta forma de cultivo se consigue que grandes áreas de vegetación no funcionales para la evolución humana resulten útiles para esta causa, y son un paso más hacia la colonización total que el ser humano se ha propuesto conseguir en este planeta. Aunque las cifras de producción del brote de soja sean tan elevadas, cabe decir que la parte destinada al consumo humano es mínima. La mayor parte tiene como finalidad su reducción a pienso para animales, así que casi 200 millones de toneladas anuales de soja de alto rendimiento (transgénica) sirven para alimentar a millones de animales en todo el planeta. Entre las empresas que utilizan estos piensos para alimentar a sus animales se encuentran muchas de las grandes multinacionales de comida rápida. Así que, aunque no consumamos directamente este tipo de alimentos, de forma indirecta y a partir del consumo de carne animal, en muchas ocasiones nos estamos alimentando de soja de alto rendimiento cultivada en espacios como el Amazonas. Contribuyendo así, con nuestro granito de arena, a la colonización del planeta, una tarea necesaria si queremos conseguir evolucionar con nuestra propia naturaleza, la de los seres humanos.

12


mistura.cat

Nº 2_Agosto_07

Negociaciones ambientalistas

por Álvaro Domench

Hace un par de semanas, las ocho personas más poderosas del pueblo se reunieron en una mansión donde no se escatimaron los lujos. El protocolo se desarrolló rigurosamente aunque no faltaron momentos distendidos ni motivos para brindar. Los habitantes de los suburbios creímos que podía ser una ocasión ideal para limar asperezas en bien de toda la sociedad. Sin embargo, se dedicaron a hablar del clima. Conversación de ascensor o de mercado, pensé. “¡Uff, qué día.” “Esta humedad me está matando.” “Quina calda, noi.” Apuraron el paso hacia una habitación climatizada atravesando un largo pasillo con una alfombra impoluta. Después de instalarse en unas butacas de terciopelo morado que ya habían sido asignadas (por convenio) a cada uno de los presentes, el anfitrión dio la bienvenida e inauguró la reunión con un discurso corto y meticulosamente estructurado. La jerarquía de estas personas no les permite ir con medias tintas. Se enfatizó pronto en la imperante necesidad de hacer algo. Un camarógrafo captó el primer plano de un señor ceñudo y todos los ciudadanos entendimos que era cosa seria. Las igualdades pueden esperar, dijo una periodista sensacionalista de uno de esos medios modernos mal llamados de contra-cultura. Los movimientos ecologistas surgidos en los años sesenta encuentran su voz cuarenta años más tarde, pero los señores vanidosos que pasean por el pueblo en sus lujosos autos fuera de serie y mantienen reuniones en ostentosas fincas custodiadas por guardaespaldas, ex-torturadores del cuerpo de la policía, hablan de la crisis ambiental como un hallazgo personal. Ante semejante descubrimiento serán intransigentes. El petróleo genera demasiadas ganancias que van a parar a las arcas de un reducido grupo de personas que cubren sus cabezas, señal inequí-

voca de que ocultan algo más que un peinado que no aparenta integración. Conclusiones definitivas. Hombres pragmáticos y de buena presencia. Uno de los más avispados del grupo presenta los bio-combustibles como una solución impostergable. Inmediatamente lo secundan dos o tres que temen contradecir a uno de sus principales inversores. Con la calculadora en mano la propuesta comienza a sumar adeptos entre los que en un comienzo se mostraban reticentes. Algunos se cuelgan el rótulo de salvadores del planeta porque para hacer las cosas a medias mejor no hacerlas. El procedimiento es simple: de una planta se extrae alcohol y luego a éste se lo utiliza como combustible; una persona nos explica con voz de documental científico, como si todos fuéramos idiotas. Las repetidoras locales lo reproducen en el horario de mayor audiencia y los analistas más tendenciosos emiten un veredicto partidario y fraternal. Mientras tanto, unos pocos terratenientes se frotan las manos. La comida que debería servir para alimentar a los pobres será el recurso empleado por los ricos para fortalecer aún más sus lujos e influencias. El que afirme que se explotarán las plantaciones del tercer mundo blasfema contra el poder de puro envidioso y resentido. A nadie le ha de extrañar que la periodista que se autodefine como independiente amanezca flotando en las cercanías del puerto. A la mañana siguiente los periódicos oficiales titularán la noticia como otro de los tantos casos de violencia de género.

13


mistura.cat

Nº 2_Agosto_07

Connotacions que afecten la convivència La paraula integració comporta diverses connotacions amb dependència de l’àmbit on es fa servir. La utilització d’aquest terme fora dels plans d’actuació, programes i projectes de política social ve acompanyada de recels i dubtes. ¿Qui s’integra a qui? Llavors, ¿podríem considerar que el concepte integració en el fons és un model d’assimilació? Per tant, depèn de qui ho utilitzi té unes connotacions o unes altres. Podríem dir que no té les mateixes connotacions socials que polítiques. Per exemple, alguns partits polítics la fan servir per tal de beneficiar-se de les ideologies i aprofitar-se de les falses creences de la població esteses amb l’ajuda dels mitjans de comunicació. Didier Lapeyronuie defineix la integració diferenciant-la d’assimilació i homogeneïtzació, com una igualtat d’oportunitats acompanyada d’una diversitat cultural en una atmosfera de tolerància mútua. Per tant, s’ha de considerar que per arribar a aquesta integració són factors importants l’accés a l’habitatge, a l’escolaritat, a la feina, al món associatiu i a la participació ciudadana. Segons la definició de Lapeyronuie, es parla d’una adaptació mútua. Aleshores, la comprensió pel fet de ser diferents i el respecte i el manteniment de la identitat aprenent nous models, passa perquè ajustin els seus comportaments tant els autòctons com els estrangers, tant les majories com les minories. En una segona definició de Michel Oriol, es parla de la integració amb dues connotacions. La primera, la introducció del terme en el llenguatge quotidià que es refereix a una comunitat que no planteja problemes en una societat majoritària, és a dir, que podríem parlar d’invisibilitat. El segon sentit

per Verónica Rincón es refereix a una igualtat formal entre majoria i minoria. Aquest autor reflecteix la integració com la interacció de pràctiques individuals dels subjectes i les mesures preses des dels dos col•lectius en contacte, conduïnt-los a una diversitat de dèspostes o situacions que van de l’assimilació a l’afirmació d’identitat en la propia cultura. Per tant, podríem considerar la integració com un concepte multidimensional, ja que aquest terme fa referència a diferents aspectes de la vida col•lectiva. Tant la inserció de la població dins d’una estructura o sistema com el sentiment de pertinença a una comunitat. Sempre però tenint en compte que la integració ha de ser mútua.

14


mistura nº2