Issuu on Google+

Junio_2008

mistura revista de cultura y pensamiento


mistura revista de cultura y pensamiento

Nº12_Junio_2008 Fundadores: Jorge pacheco, Verónica Rincón, Ruben López y Santiago Gorgas Editor: Santiago Gorgas Redactor jefe: Jorge Pacheco Diseño artístico: Rubén López Técnico informático: Marcos López Colaboradores de este mes: Juan Almeida, Juanjo Bayón, Francesc Fàbrega, Cristina Fernández, Santiago Gorgas, Albert Lladó, Rubén López, Santi Prat, Verónica Rincón, Quim Serrano, Martín Sueldo y Jaime Thierry Foto Portada: Rubén López

Web: www.mistura.cat Correo electrónico: mistura@mistura.cat mistura nº12

Hace doce meses iniciamos este proyecto con la intención de crear un espacio donde plasmar inquietudes de toda índole artística o creativa. Poco a poco, bajo la creciente perplejidad que provoca el raudo devenir de los meses, se han ido agregando más personas con intereses afines, lo cual nos ha motivado en buena medida llevar a cabo esta edición impresa con carácter monográfico, “Reflejos”, la cual tienes en tus manos y viene a establecer, poco más o menos, un punto y seguido a nuestra constante actividad como publicación mensual en la red. En www.mistura.cat tenemos como principal objetivo funcionar como una plataforma que incentive a la creación, por ello cada mes escogemos un tema en nuestra sección “Reflexiones compartidas”, en la que tienen cabida muy diversas formas de interpretación y puntos de vista acerca de todo aquello que nos inquieta y nos rodea. Continuaremos fomentando dicha sección y tantas otras como sea posible, siempre según la medida en que seamos capaces de producir interés en quienes, como nosotros, prefieren ante todo la osadía, el sentirse vivo a merced de un palpitar creativo tan ineludible como necesario. Por todo ello seguimos trabajando y a damos la bienvenida a todos aquellos que a través de este número doce se asomen por vez primera al mundo Mistura. 


Reflejos p0r mistura

Proviene de otro sitio instigando a reaccionar. Un destello que devuelve una luz en movimiento. Lo reflejado es simplemente un fragmento que proviene de otra realidad. Una superficie repelente que expulsa todo lo que recibe. Una ventana abierta a un mundo mágico y misterioso que se nos presenta como una revelación. Una realidad que especulamos en torno a nuestra imaginación. El más allá se reproduce fragmentado ante nuestros ojos. La literatura y el arte son el reflejo, más o menos fiel, de las características sociales e individuales de un momento histórico. Contar y reproducir historias ajenas siempre es injusto. Representaciones, parcialidades acotadas dentro del ámbito de lo artístico, marcos que conforman límites, arbitrariedades que en el mejor de los casos nos invitan a cuestionarnos sobre lo que queda afuera. Espejismos en el desierto de la desesperanza. Narcisismos en el vestíbulo de casa. La identidad en el baño, mientras el cepillo de dientes sube y baja. Como una pelota que rebota en una pared, la mirada inocente nos devuelve la cara de un desconocido que se enfrenta al espejo. Reflexionamos en torno al mundo que intuimos y viceversa. Nos desconocemos y reinterpretamos. Examinamos en el prójimo la avaricia propia. Nos reflejamos entre nosotros argumentando ser hepáticos. Clamamos a gritos encontrar espejismos para poder ir tras ellos. Nos dejamos seducir por el movimiento y la luz, intuyendo que provienen de un lugar al que sólo tenemos acceso centrando la mirada en la superficie reflectante.



junio de 2008


Reflexos per Rubén López

Dos que se enfrentan rechazando y repeliéndose dos que se asemejan

mistura nº12




Reflexos

Mig conegut

per Santiago Gorgas

Si en determinat moment m’havia quedat en silenci va ser només perquè estava donant-li voltes a les meves paraules. Quan vaig començar a parlar, els meus pensaments es van deixar caure en un to dur, fins i tot exagerat. He reflectit la meva percepció sense matisos. He estat determinant només perquè no estava disposat a omplir de retòrica i demostracions ostentoses les meves paraules. <Sense maquillatge, més natural> vaig pensar. Vaig deixar-me anar per agafar embranzida. Durant un segon el dubte s’havia esfumat davant el meus ulls. Aprofitant l’empenta d’aquesta petita certesa vaig dir les coses clares sense parar atenció en les conseqüències. De la primera reunió a la que va assistir la Sabrina, recordo principalment la seva insistència en utilitzar cites d’altres persones. Reforçava les seves paraules esmentant l’origen i procedència d’aquestes. Mencionava a molts familiars, professors de l’ESO, ex-jugadors de futbol, al mecànic del cotxe de la seva mare i a dos escriptors gironins totalment desconeguts. Els amics de les reunions dels dijous varen interpretar que la Sabrina tenia una gran memòria i volia donar-se aires d’erudita. Quan en Marc va mencionar una cita de l’escriptor argentí Julio Cortazar, la Sabrina li va contestar que aquestes paraules les va escoltar repetides moltes vegades en la boca del seu avi, i que sempre havia pensat que li pertanyien a ell. En Marc va utilitzar un to sarcàstic per riure de la ingenuïtat de la Sabrina. Ella li va advertir que no es passés un pèl, i palpant-se una de les butxaques dels texans, el va amenaçar en tallar-lo en quatre parts. A partir d’aquella nit la Sabina va presentar-se a gairebé a totes les reunions dels dijous. Al principi només es quedava una estona, temps suficient per polemitzar sobre qualsevol tema que es tractés. Fins i tot, en més d’una vaig dubtar si veritablement pensava el que deia o simplement buscava la confrontació. Vaig notar, moltes vegades, que es palpava la butxaca on suposadament duia la navalla, i seguidament embravia el seu discurs. Una nit es va acarnissar amb els escriptors contemporanis i els va titllar de pseudoliteraris. Els acusava, també, de no haver estat mai capaços de generar idees noves. Tot, emprant un 

junio de 2008


absurd i desmesurat to de veu. Menyspreava als escriptors locals que, amb la seva correcta puntuació, omplien les pàgines amb paraules ostentoses i ornamentals. La vulgaritat de les aparences. La repetició de la tècnica, l’estil i el discurs. <Passejar-se amb un llibre sota el braç no és, definitivament, sinònim d’intel•ligència> va dir la Sabrina, i es va beure d’un glop gairebé tot el got de vi. La totalitat dels parroquians del Mariscal, on ens reuníem cada dijous, es va quedar en silenci un interminable segon com si tothom esperés el final del discurs. Las reunions dels dijous sempre havien estat divertides. Hi anàvem, tot i que ningú ho digués mai obertament, a emborratxar-nos. Si es parlava de literatura, era fonamentalment perquè a tots ens agradava llegir. En Marc és l’únic que escriu. Penja reflexions i algunes poesies en el seu bloc quan la feina li deixa temps. En Joel llegeix obsessivament literatura russa, com si la resta del món no existís. Jo em deixo influenciar per les recomanacions dels meus amics, especialment si es tracten de ficcions i begudes etíliques. Em sorprèn que aquesta noia ens classifiqués d’intel•lectuals pel fet de llegir llibres. He de dir, tanmateix, que he estat un home que ha llegit gairebé totes les nits de la seva vida, incloent-hi les nits dels dijous, abans, això sí, d’irrompre a l’escena la Sabrina. Vaig pensar que aquella noia fugia d’alguna cosa. La seva actitud és el reflex d’una persona que vol deixar enrera un passat. Li exigeix al pressent que sigui millor, i no se sent conforme amb poca cosa. Una lluitadora que va a per totes i que en les seves paraules deixa entreveure una agressivitat característica dels revolucionaris. Es notava que volia fugir de l’avorriment, fugir de sí mateixa: enmig de qualsevol conversa, buscava la provocació i la confrontació. En les reunions dels dijous, ens vam acostumar a escoltar com defensava les seves idees. Anava cega darrera dels seus pensaments, completament convençuda que agafaria els miratges del seu desert. Amb un somriure gegant que li partia la cara en dos, ens titllava de pseudointel•lectuals i marxava rient a la recerca d’una mica d’acció. <Si d’aquesta nit no podeu treure res més, crec que ha arribat l’hora de començar a preocupar-se.> Abans de marxar se’n cuidava d’acabar de buidar l’ampolla de vi. Deia que li agradava la beguda amb moderació, pel que sempre creia que controlava. Cercava una vida mistura nº12




intensa; s’acomiadava ràpidament amb un petó enlaire i un contundent <bona nit>. L’actitud de la Sabrina, desafiant i provocadora, ens enfrontava i comprometia a prendre una postura. Exigència implícita, amable fins i tot. Ens volia transmetre l‘exhortació a fer-nos artífexs de la nostra vida. <Tu, què t’hi jugues> ens preguntaven aquells ulls foscos. D’aquesta manera, sense contemplacions, deixava caure una pedra sobre la taula. Emplenava el got sistemàticament per donar-li fluïdesa a la conversa. Aleshores, observava la reacció, o la manca de reacció del grup dels dijous. Ens contemplava amb atenció sense que se li escapés cap detall. Fins i tot a vegades treia una petita llibreta a la qual apuntava alguna cosa, com si ens estigués vigilant. Com si tots, al cap i a la fi, fóssim personatges del seu món, víctimes de les seves ficcions. Un d’aquells dijous varem acabar dormint junts; dos borratxos guiats per l’instint natural. Set dies més tard el procés va ser semblant. No vam necessitar gaire retòrica ni excuses per afegir una ampolla de vi a la celebració. A la següent reunió dels dijous, la Sabrina va aparèixer amb una motxilla gegant a on portava tota la seva vida i la determinació d’instal•lar-se a viure a casa meva. Si en determinat moment m’havia quedat en silenci, va ser només perquè m’estava capficant amb les meves pròpies paraules, i si després aquestes han estat dures ha estat perquè no volia quedarme al mig i he decidit -davant el dubte- prendre una posició. No he necessitat retòrica ni ornamentacions per passar a l’acció. L’aventura va esvair-se en un mes i dos dies. La Sabrina s’ha esfumat literalment, deixant tan sols el seu aroma en tota la casa i uns quant pèls al lavabo. Des de la seva sobtada marxa alguns matisos han desaparegut. A las reunions dels dijous parlo menys i a vegades prenc postures de pensament rígid. Aleshores deixo anar comentaries provocadors i em poso a observar les reaccions. Una vegada engegada la maquinària, no hi ha punt de tornada. El mes que vam viure junts amb la Sabrina va ser definitiu. De cop i volta la casa es va omplir d’alegria. Despertar-se era una aventura diferent cada dia. Ens endinsàvem en el nostre propi món d’ironies constants. Sistemàticament travessàvem el respecte mutu i ens rèiem a la cara de l’altre. Qualsevol motiu era bo per a discutir i a vegades ni tan 

junio de 2008


sols buscàvem excuses per interpretar desesperades reconciliacions. Ens repetíem per si de cas algunes postures no havien quedat del tot clares. La navalla era un fet, la duia sempre a sobre. Se la treia només quan estàvem a casa i la deixava a sobre d’una tauleta a prop de la sortida. La sensació que la Sabrina fugia d’alguna cosa s’anava intensificant a mesura que els dies transcorrien. Vaig comprendre que tornar a començar de zero és complicat, i una vegada el mirall ha reflectit un rostre mig conegut, l’altre meitat desconeguda em perseguirà tota la vida. Si en determinat moment m’havia quedat en silenci va ser perquè rumiava. La reunió del dijous transcendia com de costum. Vaig defugir la idea de palpar-me la butxaca per veure si veritablement existeix la navalla. Vaig contemplar la porta d‘entrada del bar Mariscal. Dit el que havia de dir, he mirat les cares dels meus amics i m’he acomiadat precipitadament amb un rotund <bona nit>.

Reflexos

mistura nº12

Ulls 93

per Quim Serrano




Reflejos

Domingo

por Jaime Thierry

Le han despertado las llamadas que le devolvían algunos de los proveedores a quienes en la madrugada de ayer llamó en medio de una irrefrenable y delirante embriaguez. El dolor de cabeza es insoportable, pero no menos que el daño espiritual tras una noche de excesos insensatos y plenamente autodestructivos. Después de muchos meses volvió a alimentar la adicción que tiempo atrás a punto estuvo de arruinar su vida. Y ha vuelto a maldecirse, hablándose a sí mismo en segunda persona: “Hijo de puta, no te mereces vivir, maldito sea el día en que naciste, cabrón, hijo de puta”. Como si fuera otro. Todavía recuerda algunas cosas de la noche anterior. Vuelve a maldecirse al recordarse saliendo por la mañana del edificio donde vive su compañero de adicción de turno. Había amanecido el día con un cielo gris y lluvioso, ideal para estar en la cama y disfrutar placenteramente del descanso dominical. El reflejo de su vehículo en los cristales mojados era extremadamente vertiginoso. Las llamadas de preocupación de su mujer le hicieron sentir más culpable todavía. “Deberías sentir vergüenza, desgraciado, canalla”, continuaba diciéndose. Entró en el apartamento sin hacer ruido, a sabiendas de que la esposa y la niña ya no dormían. Sin darles cuenta de nada, se metió en la cama de la habitación sobrante y la conciencia no lo dejaba huir de sí mismo, desvanecerse en el sueño. Ha pasado ya la mañana. Una mañana perdida. Ha almorzado sin apetito, ausente, como un fantasma en la mesa. Se ha vuelto a acostar, esta vez en el sofá. No sirve para nada y siente vergüenza de todo lo que esconde. Pero hoy habían prometido llevar a la niña a una fiesta de cumpleaños y el compromiso es ineludible. En medio de la tarde del domingo, conversa con los demás padres. Se siente a gusto, pero la procesión va por dentro. Los niños juegan, cantan y bailan toda la tarde. La sonrisa de su hija no tiene precio. Logra abstraerse pues está rodeado de vida una vida que ama. Más 

junio de 2008


tarde busca consuelo donde no lo halló otras veces. Piensa en unas palabras que un día oyó: “Si dices perder el control es porque acaso lo tienes”. Hay noches que son para olvidar, y resulta complicado renacer de las ruinas en medio del desplome del propio yo; el daño, pues, es irreparable. Tales son los desvaríos y las locuras cometidas, las estupideces. Ya no se auto flagela a viva voz por la noche pues está rendido. Se tumba frente al televisor, se le cierran los ojos. Siempre recordará el amanecer hoy vivido. Quisiera morir.

Reflejos

Patria o muerte. Venceremos.

por Juan Almeida

Gracias Dios mío. En el diccionario encontré Reflejo entre Reflejar y Réflex, pero a decir la verdad, se me hizo aburridón. El mundo está lleno de gente agradable e inteligente, poetas, escritores, pintores, arquitectos, brillantes todos, y mi concepto de Reflejo sería un gran disparate. Yo soy taxista y el lunes de madrugada llegué medio ebrio al piso donde vivo, casi sufrí un espasmo al ver frente a mí una rata, me doté de gran valor, agarré un palo y tras ella me fui a palazos. La bestia pareció asustada, corrió en la penumbra al baño y se clavó en una esquina, reflejando la actitud de algún boxeador golpeado. Cuando la vi acorralada puse mi arma de punta, ella se paró en dos patas y casi alcanzó mi altura. Era normal, las ratas no son muy altas pero yo soy casi enano, solté mi grito de espanto y ella me enseñó los dientes, engrifó su pelambre oscuro y mostró agresiva sus garras. Sin querer miré al espejo y en él se reflejaba un tipo muerto de miedo, me sobrepuse, aunque mi estampa nunca reflejaría la valentía de un guerrero. Repiqueteé mi disparo, casualmente cercenó su cola y depiló un pedazo de su pierna izquierda. Eso me desilusionó un poquito, las ratas no sangran, recuperé mi misil y preparé otro flechazo. Quedamos frente a frente, uno y otro reflejando recelo y odio. La rata estaba mocha, y su rabo, moribundo, yacía en el suelo haciendo señales. Nuestras miradas y el silencio quedaron a la espera de un descuido como en las películas del wester, de lo lejos llegó la melodía de una armónica, y no una armónica cualquiera, era el afilador de timistura nº12

10


jeras que todas las noches, a la misma hora, anda rondando La Habana con su pregón de rumbero: “afilo cuchillo/ afilo cualquiera/ me das un cepillo/y devuelvo una tijera”. Pensé gritar Auxilio Afilador pero nadie escucharía, yo estaba en el baño y en los dientes de mi roedor contrincante se apreciaba el brillante reflejo de una luz inexistente, porque si no lo dije antes, estábamos en Apagón. Mi invasor chilló tres veces y pegó un brinco similar al de Bruce Lee, Van Dame, Jackie Chang, yo disparé mi segundo cañonazo y ella cayó al inodoro, entonces volvió a chillar pero ésta vez lo hizo para burlarse. Y se fugó, como el reflejo que tengo de las ratas, por el tragante. Después del pugilato quedé exhausto, detesto las ratas, y saberme amenazado por la presencia de una de ellas me dieron ganas de huir, nunca le conté a Carola, mi esposa, que dormía placentera soñando con Micky Mouse. Clausuré y tapé el inodoro, el baño, esparcí veneno de ratón por todo el apartamento; biorat, raticida, ratibomba y ratiboom. A la mañana siguiente desperté limpiando y en cuanto le puse fin, fui a la guerra psicológica, a la ofensiva de masas, visité los 12 apartamentos del edificio para luchar entre todos, codo con codo, hombro con hombro, brazo con brazo, uno para todos y todos para uno, como los Tres Mosqueteros contra el imperialismo yanqui. En la unión está la fuerza, dijo alguien una vez y siento que mas que fuerza lo que encontré fue sorpresa; todos mis vecinos habían visto una rata, todos en el barrio, todos en el país. Coño parecería que los flautistas cubanos se hubiesen exiliado en Hamelin dejando sólo una rata y un médico por familia. Pero el miedo sigue en vela y nuestra confusión abruma, talvez sea este el reflejo de un cambio muy anunciado, digo, el de ver proliferar las ratas. Pero más que un analista, y no lo digo en balada, yo sólo soy un taxista asfixiado entre problemas. Permítaseme aclarar, para evitar el barullo, dicen que Nueva York vive atestada de ratas y la cosa no es tan grave. No se me deje engañar, ya lo dijo quien lo dijo, todo es según el reflejo del cristal con que se mire. Chao, hora de terminar, mañana será otro día y tengo que trabajar. 11

junio de 2008


un paso lleva a otro paso y otro a torcer la esquina doblada de un papel: escritor acrĂłbata frente al espejo ese que ves eres tĂş esa tu piel ese tu rostro quiere gritar pero una duda se consume en su garganta

y ahora llueve y ya no quieres volver atrĂĄs


Reflejo

poema por Cristina Fernandéz dibujo por Rubén López


A broken mirror in thousand pieces I see thousand eyes through the light

mistura nยบ12

14


Reflejos por Albert Lladó

Suena el despertador y, como cada mañana, me levantó rápido, me preparo un sándwich doble, me tomo un zumo de naranja y enciendo la cafetera. En la televisión, el político de turno. Dice lo de siempre, problemas artificiales para un mundo artificial del que vive. Crear necesidades inexistentes como objetivo cotidiano. Salgo a la calle, aún masticando un almuerzo precipitado por un reloj. No marques las horas, Cantoral. No marques las horas, Gatica. Porque voy a enloquecer. En la esquina de cada día, me encuentro a ella. A su perfil. Jamás le veo la cara. Vestido negro, de lana, justo encima de las rodillas. Una medias oscuras. Un cabello perpetuo. Liso. Brillante. Como cada lunes, vamos a la misma estación de metro. Ella, hoy, lleva paraguas. Hace un día gris, con chispas de lluvia que van y vienen. Se para en el quiosco. Compra El País, unos caramelos, y espera el cambio. Yo, me detengo. La observo. Se le presiente una espalda blanca, con algunas pecas, inocentes, infantiles. Pocas veces le he visto la piel, y sus piernas sólo las puedo intuir debajo de ese tejido rugoso, ceñido, seductor. Bajamos las escaleras mecánicas. El centro de la ciudad, los lunes a primera hora, son una olla a presión, desganada, baja en sal y energías. Siete escalones más arriba, permanezco yo. Sin intención de acercarme, pero sin la posibilidad de alejarme demasiado. Intuyo, ahora, su olor, su sonrisa. Llega el tren y subimos al mismo vagón. Ella, se sienta. Cruza las piernas, y abre el periódico. No le veo la cara, pero sus facciones dulces, pero de mandíbulas consistentes, se pueden imaginar a través del vidrio de enfrente. Una estación antes de la mía, se baja. Las puertas silban y, cuando, están a punto de cerrarse, se gira. Hasta la noche, cariño. Me susurra. Y es que ya hace meses que, los lunes, jugamos a este juego de reflejos. Si no, el día a día, en casa, nos consume. 15

junio de 2008


Reflejos

AGUAFRIA

por Martín Sueldo

1. Dice Bernardo Schiavetta, en su libro Texto de Penélope, que el romanticismo cristalizó una imagen de Narciso fascinado por su imagen. Se embriaga Narciso por el reflejo de su imagen e ignora el llamado de Eco, es decir, el llamado de las infinitas formas posibles. Narciso sólo se ocupa de sí mismo, y exalta todo lo que es propio. Dice Don Bernardo y dice bien, pero siempre dice yo yo yo y muchos poetas de Sudamérica dicen qué bien, qué bien que suena su yo yo yo; lindo es Bernardo. Y raro. 2. El reflejo escapa al lenguaje. Referimos el fenómeno, sí, seguro, pero a través del lenguaje. Eso significa que el reflejo es, en realidad, una representación del reflejo. Así es que vengo a descubrir América: todo es lenguaje. Todo lo que conocemos es lenguaje. Esa es la verdad. Es y a la vez es otra cosa: la excusa para que pusilánimes de diferentes latitudes digan amamos el lenguaje, amamos el lenguaje en todas sus formas. 3. Lo obvio es el reflejo. Antes de llegar al espejo, uno sabe lo que va a encontrar. Bueno, no tanto en realidad. A veces uno no sabe. Dicen que uno nunca sabe. Uno nunca sabe nada, sólo lo que ve a través del reflejo. El reflejo por lo general es visto por uno mismo. El reflejo sólo puede ser observado por el objeto reflejado. Yo me veo frente al espejo. Si deseo ver a otro, debo entrar en el reflejo, estar junto al otro. Si yo no estoy en el reflejo, si no me pongo frente al espejo, estoy hablando entonces de una representación. Sería fácil, demasiado tentador, creer que esa representación es una copia fiel de la realidad. Alguien me dirá, con razón, que el reflejo no es realidad porque es siempre al revés. 4. La realidad es al revés. La tierra es al revés, dice el clásico del grupo chileno de rock Los Tres. Me refiero a “Déjate Caer”, lograda composición musical que culpa a la madre por la angustia existencial. Uno puede sentirse reflejado. Sobre todo si se presta atención a esa parte que dice “la vida es imprecisa/déjate caer”. Podría ser un reflejo, un vil reflejo de una sucia soledad. mistura nº12

16


5. A mí no me gustan los reflejos. Sobre todo si es el mío. No me gusta porque claro, se parece a mí. No me gusta sentirme reflejado por el lenguaje. Sí me gusta verme reflejado en el espejo, no en una representación cultural. Me gusta mucho la canción de Los Tres, pero yo no culpo a mi mamá por mi angustia existencial. Narciso siente placer en ver su imagen reflejada. No es otra cosa que una expresión de su yo. A mi me gusta escaparme, no expresarme. No me quiero expresar, me quiero escapar. Es más, ahora mismo tomaré un vaso de coca cola mirando “El señor de los anillos”. Narciso, el cielo y el infierno pueden esperar. Reflexos

L’espill de la vida

per Francesc Fàbregas

El món és el mirall que em reflecteix a mi moribund, i el món no mor si jo no em moro. Henry Miller Vull recrear tot seguit una escena d’una pel•lícula que em va impressionar recentment. L’home, que pateix una malaltia degenerativa, ha experimentat no fa gaire un brot violent i la seva filla, una mare soltera d’uns quaranta anys, ha decidit endur-se’l a viure amb ella. La néta del malalt, una adolescent eixerida, està acabant d’etiquetar els diferents calaixos i prestatges de la que a partir d’ara serà l’habitació del seu avi: en un rètol hi ha escrit MITJONS, en un altre CALÇOTETS, en una de les portes de l’armari n’acaba de fixar una on posa CAMISES, i així successivament. “Veus, avi?”, li diu, “així sabràs on es troba cada cosa.” L’ancià, palplantat al mig de l’habitació, no contesta. Quan la noia ha sortit, l’home agafa el retolador i una de les etiquetes en blanc; s’acosta al mirall i, amb pols tremolós, la hi enganxa. Tot seguit, amb dificultat, hi escriu una paraula: JO.

17

Fi de l’escena.

junio de 2008


Reflejos

Pequeñas reacciones (serie “ondas hidrofóbicas”)

por Juanjo Bayón

Estas dos obras forman parte de una serie más extensa de fotografías realizada para la decoración de interiores. Las imágenes reflejan de manera gráfica y plástica el recorrido y las ondas de líquidos hidrofóbicos al permanecer en contacto con el agua.

mistura nº12

18


El método consite en estudiar previamente los efectos causados por este tipo de productos y después reproducirlos utilizando sistemas informáticos de formas y colores, y reflejar a través de estas nuevas herramientas las posibilidades decorativas de las microreacciones que se producen a nuestro alrededor. Las medidas de cada pieza son 120x90 cm. 19

junio de 2008


Reflexos

El gran gegant emergent

per Verónica Rincón

L’Índia es considerada la democràcia amb més població i amb perspectives de superar la població de la Xina en pocs anys. En aquests moments es veu com la tercera gran economia emergent. Però també l’Índia és un país ple de contradiccions. La seva economia emergent, amb un creixement anual del 9% del Producte Interior Brut, ha fet que es despertin interessos estratègics internacionals. No només està a les agendes dels països més poderosos sinó que a més ha estat convidat a formar part dels famosos G-8. Però per altre banda, la distribució de la riquesa és clarament desigual, i en les llistes anuals de desenvolupament humà per països, que presenta el Programa de les Nacions Unides per el Desenvolupament (PNUD), l’Índia esta situada en el número 128 de 177 països analitzats. L’escriptora Arundhaty Roy explica que l’Índia viu en diferents segles al mateix temps. Una imatge d’això es a l’Índia pots trobar el reflex del segle XXI en els campus tecnològics i universitaris, que són pioners en el desenvolupament tecnològic. Però, al mateix temps es pot veure als carrers de les ciutats el reflex de segles anteriors a on més de 600 milions de persones viuen de la manera més paupèrrima. El govern vol donar la imatge de país punter en la tecnologia amb una gran inversió en infraestructures, com per exemple les que s’estan realitzant perquè el 70% de la població rural accedeixi a la banda ample i a la telefonia mòbil. Això, sense tenir en compte que només un 5% de la població te accés al ordinador. I no tan sols això, sinó que dins d’aquestes incoherències, en aquest país de les contradiccions, ens trobem amb treballadors en condicions infrahumanes instal•lant els cables de fibra òptica a la nit sota la llum de les espelmes. Per les principals multinacionals, l’Índia és un lloc on la mà d’obra és barata i a on existeixen milers de consumidors a qui poder vendre. No n’hi ha prou amb un creixement econòmic accelerat. L’Índia ha d’afrontar polítiques socials per lluitar en contra de les desigualtats.

mistura nº12

20


Et miro atentament, les teves faccions es com veureâ&#x20AC;&#x2122;m a mi mateixa

21

junio de 2008


Reflexos

Tapís en RE menor

per Jaume Prat

Arbres a la superfície del llac quiet, i el fantasma d’un amor passat al vidre de la porta del bar, mentre plou a fora. La ciutat ideal, a través de la retina d’uns ulls observant la ciutat destruïda i el bolígraf sobre la taula encerada. La llum de Gaia esquitxant l’arc de Sant Martí, i cristalls sobre la neu una nit constel•lada. Els meus ulls dins els teus i el flaix sobre el barret d’una nena, en una fotografia dels anys vint. El cel sobre una muntanya llunyana, i llacs de Sol sobre l’asfalt. Somnis al ritme del cos que dorm. i ulls terroritzats. Vaig conèixer la originalitat el dia que la vaig perdre, però no en recordo el rostre.

mistura nº12

22


Ese Narciso sin atenuantes que se mira al espejo cada noche, soy yo.

23

junio de 2008


llum que m’il·lumina temps que s’esvaeix imatge que no retorna

w w w. m i s t u ra . c at


mistura nº12