Page 1

“Le inyectaran espiritualidad a todos…”

Conmemorando los 160 años de la llegada de las Religiosas del Sagrado Corazón a Chile


Introducción La figura de Ana du Rousier fue un gran ejemplo del espíritu de las religiosas del Sagrado Corazón que debieron establecer fundaciones fuera de Francia 1. Ana, fue nombrada Visitadora General para las casas de América, Magdalena Sofía la designa a ella por su experiencia y la confianza que le tenía. En 1852, a los 45 años, Ana du Rousier llegó a Nueva York y visita las fundaciones estando Filipina Duchesne en Norte América. El 23 de julio de 1853, Ana recibió una carta de Magdalena Sofía que le pedía partir a Chile para llevar a cabo una fundación a pedido del arzobispo Rafael Valentín Valdivieso Zañartu. Ella, responde al arzobispo:”Las

Religiosas del Sagrado Corazón aceptan con gratitud la proposición que se les hace de ir a trabajar por la Gloria de Dios en la República de Chile, por la educación de las jóvenes”2 La Sociedad del Sagrado Corazón llega a Chile, a Valparaíso, con tres religiosas: Ana du Rousier, Mary Mac Nally y Antonieta Pissorno, el 12 de septiembre de 1853. En este espíritu de celebración de los 160 años de la llegada de las primeras religiosas, queremos: Rehacer el camino hecho por nuestras primeras hermanas fundadoras en Chile. Es por ello que compartimos el testimonio es de laicas y laicos que fueron testigos de las fundaciones después del Concilio Vaticano II en que la Sociedad en fidelidad a lo que la Iglesia mostraba, dio pasos de cambio.

1 2

Retratos de Familia, Ana Du Rousier – Misionera en Chile. Retratos de Familia, Ana Du Rousier_ Misionera en Chile.

Conmemorando los 160 años de la llegada de las Religiosas del Sagrado Corazón a Chile


TRAS LAS HUELLAS DE LAS FUNDADORAS Compartiendo las experiencias vividas con las religiosas del Sagrado Corazón: las comunidades del Monte y Santa Clarisa3. Las experiencias están escritas según lo que las mujeres de los sectores recordaban. Los nombres de las religiosas no están en orden de fundación.

1.- ¿Cómo y quién les compartió de la llegada de las hermanas del Sagrado Corazón a su comunidad? La hermana Marta Núñez, provincial, vino a ver la casa…Yo rezaba para que llegaran y Él me escuchó y llegaron las hermanas (Mireya Olguín).

El párroco las presentó el año 1980. Cuando fuimos a Santa Inés conocimos a las hermanas. También, cuando la hermana María Lina Arriagada iba a cada casa y enseñaba todo lo hermoso de Jesús.

2.- ¿Recuerdan los nombres de las primeras religiosas que llegaron a su comunidad? La hermana Clara González, hermana Victoria Pedrosa, hermana Isabel González, hermana Margarita Dowd, hermana Jovita Redón, hermana María Teresa Concha,

hermana Magdalena Venegas, hermana Haydeé Aravena, hermana Margarita Hurtado, hermana María Lina Arriagada, hermana Luz Garcés, hermana Paz Riesco, hermana Filomena Sanz, hermana Adriana Arias.

3

Comunidades pertenecientes a la Comuna de Melipilla, ubicada en la Región Metropolitana de Santiago.

Conmemorando los 160 años de la llegada de las Religiosas del Sagrado Corazón a Chile


3.- ¿Qué esperaban de ellas? Su enseñanza y el conocimiento que las hermanas tenían. Mucho cariño en un momento de dolor. Que nos visitaran. Cumplieron, misionaban, visitaban las casas, acercaron más a la gente a la religión, permanecen todavía sus frutos, hay muy buenos recuerdos de ellas. Que le inyectaran espiritualidad a todos los que estamos en la comunidad.

4.- ¿Cómo fue la llegada al lugar? Las hermanas llegaron del Monte, en un camión grande donde traían todas las cosas. Las acogimos con agrado, porque era algo nuevo para la comunidad. Fue muy hermoso; las vimos cuando las presentaron eran: Adriana, Haydeé, María Lina Arriagada y Margarita Hurtado. 5.- ¿Quiénes las esperaban, dónde alojaron? Las esperaba el Padre Serafín, llegaron a la casa que tenía la capilla, se preparó para su llegada, era una casa al lado de la Iglesia. Me alegré mucho, porque yo cuidaba la casa, pero luego ellas se preocuparon, pero yo les seguí ayudando en lo que fuera, estaba feliz. (Mireya Olguín)

Conmemorando los 160 años de la llegada de las Religiosas del Sagrado Corazón a Chile


6.- ¿Cómo fue la relación entre la comunidad y las religiosas del Sagrado Corazón? Muy buena, porque tuvieron mucha claridad y sencillez para la comunidad. Fue una relación de mucha comunión y fructífera interacción. 7.- ¿Cuáles fueron las dificultades que tuvieron las religiosas? No, la comunidad las acogió siempre. Pienso que las principales dificultades fueron las malas condiciones de la casa donde habitaban y algunas críticas, desacuerdos y problemas del párroco del lugar. Tuvieron las dificultades del terreno, luego del terremoto y salieron a buscar casa de arriendo a Alhué.

8.- ¿Cuál fue el aporte a la comunidad con su presencia? (mirado desde hoy hacia atrás en el tiempo) La enseñanza que nos entregaban y la participación en la Santa Misa, la catequesis de las mamás guías, ayuda fraterna y con el adulto mayor. La Infancia Misionera.

Conmemorando los 160 años de la llegada de las Religiosas del Sagrado Corazón a Chile


La

hermana

Magdalena movió a Paico

Alto

para

construir la capilla, trabajando

con

la

comunidad. hermanas

Las Clara

e

Isabel, trabajaron con los niños, formaron grupos

scout

que

duraron un tiempo después que se retiraron, hicieron mucho bien. La hermana Victoria apoyó a varios jóvenes y familias en el tiempo del golpe militar. La hermana María Lina, organizó el club del adulto mayor “Nuestra Señora del Carmen”, que todavía existe en la capilla. La hermana Adriana, en la comunidad San Antonio, formó grupos de oración y estudio de la Biblia, preparó también a tres personas para ser visitadoras de enfermo y llevarles la comunión, lo que funcionó por un tiempo.

Conmemorando los 160 años de la llegada de las Religiosas del Sagrado Corazón a Chile


Ejercieron un valiosísimo apostolado, como la acogida, visitas, cursos de formación y también organización de grupos para realizar proyectos que significaron beneficios económicos (crianza de conejos angora, tejidos, etc.). Su

aporte

fue

unidad,

más

religiosidad, espiritualidad, alegría, fraternidad. El aporte fue sembrar y preparar el campo para la fe de las personas y así la comunidad cobró vida, la que permanece activa hasta el día de hoy. Prestaron servicio generoso, apoyo, entusiasmo y acogida, nos enseñaron a aprender de Dios con simplicidad y verdad. Nos dieron información en la fe y estímulo sincero para encontrar a Dios en el

Conmemorando los 160 años de la llegada de las Religiosas del Sagrado Corazón a Chile


acontecer diario. Se hicieron disponibles a los demás, cercanas y preocupadas de las necesidades de los demás. Resalto el profundo enamoramiento de Jesús de la hermana María Lina y la actitud de la hermana Margarita Dowd en su voluntad firme y confiada de estar con Jesús. Su vida fue la respuesta al amor de Él, fiel, profundo y absoluto. Nos ayudaron en la fe y a perdonar lo malo. Que gracias al Hogar de Cristo se consiguió la sede que tenemos.

9.- ¿Cuál fue el aporte que la comunidad entregó a las religiosas del Sagrado Corazón? Recibir su enseñanza y pasamos a ser una familia de la Iglesia, el cariño y la acogida. La comunidad confió y cooperó en la misión de las hermanas participando en las diferentes pastorales que allí crearon y que funcionaron muy bien, incluso hoy. El afecto, acogida y el cariño. Ayudarlas en lo que se podía.

Conmemorando los 160 años de la llegada de las Religiosas del Sagrado Corazón a Chile


Hubo una gran acogida, en general se valoró inmensamente su aporte y se les demostró profundo cariño, el que perdura hasta hoy, con un gran anhelo de que pudieran volver. 10.- ¿En qué me ayudó personalmente? En crecer en el conocimiento de Jesús y sus evangelios. Evangelizar visitando a los hermanos más desvalidos, nos dejaron una misión evangelizadora, también la hermana María Lina, con su llegada a la comunidad formó grupos de adulto mayores y participó con su música y su guitarra. Me enseñaron a estar disponible para el otro y confiadas en Jesús para enfrentar los problemas. Doy gracias a Dios por haberlas tenido cerca en este viaje de fe. Me dio mucho amor, confianza, recibí mucha paz cuando más lo necesitaba, Cuando el Señor me llevó a mi hija, para nosotros con mi esposo y familia la hermana fue la más linda, la queremos mucho. (Yolanda Martínez) Me apoyó mucho cuando mi hija Margarita cayó enferma, me

acompañó

cuando

operaron por primera vez a Margarita, su oración me fortaleció

mucho,

Conmemorando los 160 años de la llegada de las Religiosas del Sagrado Corazón a Chile

su


presencia hermana Filo, su compañía, le estoy eternamente agradecida a usted y a nuestro Dios, por haberla puesto en mi camino, por esto estoy tratando de servir en lo que puedo al prójimo, a través de la Iglesia: Catequesis Pre bautismal, otras pastorales, entregando testimonio con mi diario vivir, con humildad y cariño, entregando al Cristo vivo. (Elena Carrasco. Lo Chacón)

Visitar enfermos, hablar de la Palabra de Dios y formar el grupo de la tercera edad. Gracias a su paso por esta comunidad puedo integrar hoy un grupo de sus asociados. Sentirme útil, estaba sola, porque quedé viuda en ese entonces, me sentía contenta cuando me visitaban. En el grupo del Adulto Mayor, nos enseñaron a amar a Dios, hacer trabajos y a vivir unidas, también salimos a paseos a varias partes, conocimos la casa de Reñaca, muy linda, tuvimos la alegría de ir a las Bodas de Oro de la hermana María Lina, en Punta de Tralca, fue muy hermoso.

Conmemorando los 160 años de la llegada de las Religiosas del Sagrado Corazón a Chile

Definitivo1  

Tras las Huellas de las fundadoras

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you