Issuu on Google+

ACADEMIA NACIONAL DE EDUCACION – REPUBLICA ARGENTINA INCORPORACION PÚBLICA DEL PROF. DR. JORGE A. RATTO COMO MIEMBRO DE NÚMERO Discurso del Académico Prof. Alfredo M. van Gelderen 7 de Noviembre de 2011

Sr. Presidente de la Academia Nacional de Educación.

Se incorpora hoy, públicamente, a la Academia Nacional de Educación el Dr. Jorge Adolfo Ratto, designado Académico de Número por el plenario de esta Academia, en forma unánime.

Según usos y costumbres me corresponde presentarlo, antes de su exposición académica de incorporación.

Llega así nuestro recipiendario aportando una muy larga experiencia que aguardamos nos introduzca, con la fuerza de toda su carrera profesional, en las básicas cuestiones educativas de la escuela primaria, principalmente, pero no en forma exclusiva.

Querría ubicar al Académico Dr. Ratto en el núcleo de argentinos que asumen, o asumimos, que no hay posibilidad de aumento de calidad educativa, ofrecida a todos y a cada uno de los argentinos, sin innovadores, que señalen los caminos para la superación de la crisis, o la emergencia, de la educación nacional, en todos sus campos.

El nuevo Académico, desde su juventud, todavía no muy lejana, asumió roles de innovador, en el tema que hoy desarrollará.


Validó con la práctica de sus acertados criterios de planificación, conducción, gestión y evaluación la teoría de sus trabajos técnicos.

Toda su intensa labor profesional demuestra que sin buenos maestros es imposible lograr una educación de calidad, por su integralidad formativa.

El Dr. Jorge Adolfo Ratto ha sido, es y lo seguirá siendo, desde su sitial académico que ocupa ahora en la Academia, una importante ayuda para “pensar y repensar” la cuestión de la formación científica básica, la alfabetización, en nuestros alumnos de la educación formal.

La escuela primaria; la cátedra superior de la universidad y de las instituciones formadoras de docentes; la producción de textos escolares; el perfeccionamiento profesional continuo de sus colegas, maestros y profesores y la producción de trabajos y publicaciones especializadas son los campos de acción ininterrumpidas desde su egreso de la Escuela Normal de Profesores “Mariano Acosta”, en 1959, como “Maestro Normal Nacional”.

Si la práctica va haciendo cada vez más eficaz al maestro, nuestro recipiendario de hoy atestigua con su vida dedicada a su acción docente, que valida en los hechos profesionales diarios de la escuela, la teoría de sus obras escritas y de sus orientaciones teóricas para la superación de las cuestiones que nos permitan adecuar el tiempo educativo al tiempo histórico, desfasados hoy y con reclamos crecientes para el presente y para el futuro.

Como ejemplo, para la acción formadora, fue completando su educación permanente. Al título inicial agregó, en 1965, el de Odontólogo, por la Universidad de Buenos Aires y el de Licenciado en Organización y Gestión Educativa, por la Universidad Austral, en 1999.

No sería posible, por la duración que debe tener la reunión, una enumeración, aún sintética, de la intensa labor de nuestro nuevo Académico, en sus comprobaciones teóricas y prácticas de sus propuestas innovadoras. Intentaremos una enumeración, que consideramos pueda transmitir la validez de la experiencia del nuevo Académico en su especialidad.

2


Maestro del nivel primario en instituciones de gestión estatal y privada, de la Ciudad de Buenos Aires. La escuela “Mariscal Castilla”; la Escuela Argentina Modelo; el Instituto Superior Docente “Carlos María Biedma”; la Pontificia Universidad Católica Argentina; la Universidad Austral; el Profesorado Monseñor Terrero, de San Miguel; el Profesorado de María Auxiliadora y el Profesorado para el Nivel Primario del Instituto Superior Marista, han sido los lugares donde ha formado y perfeccionado a docentes argentinos.

Corresponde señalar que Uruguay, Chile, Bolivia, Paraguay, Brasil, Venezuela, Colombia, España y Francia lo han recibido como expositor en cursos, talleres, seminarios, ateneos y exposiciones magistrales.

Su hoja de vida consigna hoy seis títulos de libros para docentes, siete libros de texto para los alumnos del nivel primario y cuatro producciones de recursos didácticos, para la utilización de la tecnología en la enseñanza de las ciencias. Es incansable el Dr. Ratto. Nuestras provincias las recorre y sus publicaciones periódicas, en revistas especializadas, lo mantienen en comunicación con maestros y profesores de todo nuestro sistema educativo federal.

No puedo omitir referirme a las distinciones recibidas por nuestro nuevo Académico. De la Exposición Internacional “El libro del autor al lector”; de la Universidad Católica Argentina, por su trayectoria como profesor; de la Vicaría Episcopal de la Arquidiócesis de Buenos Aires, en el Programa de Escuelas Hermanas y de Profesor Distinguido por el Instituto Superior Marista, pueden considerarse las más importantes.

Voy a usar afirmaciones del Dr. Ratto para justificar todo lo que esperamos de sus aportes, para seguir pensando y repensando la educación de nuestro país, como nos comprometimos al fundar la Academia Nacional de Educación. Pretendo señalar con el texto la visión integradora de todo lo educativo y no sólo la eficacia y erudición en los temas de su especialidad.

El Académico Dr. Jorge Adolfo Ratto ha afirmado:

3


“Creemos que es necesario retomar la idea de un pacto educativo que posibilite convertir la educación en política de Estado; un esfuerzo compartido por la escuela, los medios de comunicación social; las familias y la sociedad en su conjunto, para lograr mejores resultados en los aprendizajes de niños y jóvenes, superar la vulgarización del lenguaje y de las costumbres”.

Académico Dr. Jorge Adolfo Ratto: reciba, por mi intermedio, la bienvenida de la Academia Nacional de Educación, que desde hoy, públicamente lo invita a aportar su trabajo, con su maestría incansable de verdadero educador.

Académico Prof. Alfredo M. van Gelderen 7 de noviembre de 2011

4


Discurso del Académico Prof. Alfredo M. van Gelderen