Page 1

Ideas y Valores Educativos Revista de la Federación de Escuelas Particulares de Tula

Competencias Didácticas y Prácticas Educativas Tema del 3er Congreso de Educación Primera época N. 0. Marzo de 2009


Directorio Colegio Sor Juana Inés de la Cruz de Tepeji del Río Melchor Ocampo # 5, Colonia San Francisco, Tepeji del Río de Ocampo, Hidalgo, México. C.P. 42850 Teléfono 01 773 73 3 07 05 Fax 01 773 73 3 02 62 www.csjic.edu.mx Centro Eductivo Cruz Azul Calle Tula 104, Ciudad Cooperativa Cruz Azul, Tula de Allende, Hidalgo. Tel. 01 773 78 5 10 24

P AR

TECOZAUTLA

CU

ALEM

PARA MI PATRIA LO MEJOR

HGO.

L AR

EL

C OL E G I O TI

AN

Centro Escolar Tolteca Domicilio Conocido s/n, Barrio Boxfi, Atotonilco de Tula, Hidalgo. Tel. 01 778 73 5 90 00

MI G

U

Colegio Particular Miguel Alemán Calle Amapola #1, Tecozautla, Hidalgo Tel. 01 761 733 50 76

Centro Educativo Infantil Manantial Calle Calzada Nacional 702, San Marcos, Tula de Allende, Hidalgo. Tel. 01 773 73 2 19 23 Fax 01 773 73 2 36 49 Centro Universitario del Oriente de Hidalgo Av. Juárez Sur 101, interior, Edificio Colón, Colonia Centro, Tulancingo, Hidalgo Tel. 01 775 75 54 8 Centro Educativo Tepeji Av. Melchor Ocampo núm. 16, Colonia Centro, Hidalgo. Tel. 01 773 733 22 40

Presidenta Mtra. Cecilia Ferrel Montes Colegio Sor Juana Inés de la Cruz Vicepresidenta Profra. María Isabel Arias Estrada Colegio Miguel Alemán Secretario Lic. Francisco Canseco Castañeda Centro Educativo Cruz Azul Tesorera Profra. Guadalupe Alejandra Gil Martínez Centro Educativo Tolteca Vocal A Dr. Francisco Javier Fragoso Silva Centro Universitario del Oriente de Hidalgo Secretaria del Consejo de Honor y Justicia Lic. Marina García Castillo Centro Educativo Infantil Manantial


Ideas y Valores Educativos Revista de la Federación de Escuelas Particulares de Tula

1er y 2do Congresos de Educación de la Federación de Escuelas Particulares de Tula Primera época Número 0, Marzo 2009 Publicación periódica, autorización y derechos de autor en trámite. Revista FEP Tula Comité Editorial Mtra. Cecilia Ferrel Montes Lic. Francisco Canseco Castañeda Profra. Guadalupe Alejandra Gil Martínez Profra. Ma. Isabel Arias Estrada Lic. Marina García Castillo Dr. Francisco Javier Fragoso Silva Dr. Jesús Salvador Moncada Cerón C.P. Agustín Fernández Guerrero Profr. Octaviano Ángeles

Contenido Editorial

4

La Federación de Escuelas Particulares de Tula y sus colegios

5

Congresos de Educación de la FEP Tula

7

Nuevas corrientes pedagógicas

8

Breve historia de la educación

10

Sobrepeso y obesidad infantil

12

Educación y sociedad

14

Tecnología educativa y sociedad del conocimiento

16

La educación, medio ideal para apoyar a la familia en la formación de niños y adolescentes

17

El Trastorno por Déficit de Atención

18

Las ocho edades del hombre

20

Los propósitos educativos

22

Revista de la Federación de Escuelas Particulares de Tula

En Portada:

Editora Mtra. Beatriz Gómez Villanueva Diseño Gráfico Lic. Liliana Guzmán Olmos

3


Editorial L

Revista de la Federación de Escuelas Particulares de Tula

a Federación de Escuelas Particulares de Tula se congratula por poner a su consideración este primer número de la revista Ideas y Valores Educativos, cuyo propósito es dar a conocer el quehacer académico de las instituciones federadas, además de que pretende abrir un espacio a la reflexión, a la investigación y al estudio de los aspectos que de modo transversal afectan la dinámica educativa. Los depositarios de nuestro actuar son nuestros alumnos, quienes reclaman de nuestra parte una fraternidad solidaria, una eficiencia y una excelencia que testimonie una formación integral. Nuestro objetivo no sólo es formar individuos útiles a la sociedad, sino educar personas que puedan transformarla. Por esta razón y a partir de la experiencia de nuestras instituciones que ya son iconos en la región a la que pertenecemos, queremos ofrecer una publicación con opiniones responsables, que se encaminen a la divulgación educativa de los fenómenos que afectan a nuestros alumnos y sus familias. Sabemos que no es fácil comenzar un órgano informativo comprometido con los más altos propósitos educativos, cuando la fuerza avasalladora de la cultura contemporánea propone ideales de triunfo que exaltan el éxito personal y la fuerza del dinero. El criterio que rompe con la lógica del individualismo competitivo es la solidaridad, que piensa en términos de comunidad, en dar prioridad a la vida para todos. Es así como la solidaridad se convierte en una forma de entender y vivir la actividad humana, por ello la solidaridad se refleja en prácticas, sentimientos, estructuras, instituciones y productos comunicativos como el que hoy nos regocija iniciar. Creemos que nuestro país necesita personas con profunda responsabilidad social. Necesita líderes que oteen horizontes, animen a la marcha, señalen objetivos. Las instituciones educativas tienen el gran potencial de formar hombres y mujeres capaces de hacer opciones personales y libres, creativos para encarar soluciones innovadoras a los problemas que el entorno plantea, constantes y capaces de superar los fracasos, sensibles a las dificultades que progresivamente afectan a la mayoría empobrecida de nuestra sociedad; solidarios y capaces de anteponer el bien común a la propia posición personal. En el ejercicio de crear un espacio para la expresión de los distintos pensamientos sobre cómo vivir y ver la educación, cumplimos con otro objetivo central de nuestro desenvolvimiento académico: concretar y dinamizar los planteamientos que difundan nuestras certezas sobre lo educativo, abordar los aspectos más novedosos en torno a la práctica escolar y elementos que la favorecen, generar interés por conocer desde dentro lo que se vive en nuestras instituciones, y fundamentalmente, compartir con todos nuestras percepciones respecto a lo que debe ser una educación responsable, comprometida con las condiciones de nuestro medio social y que propicie el incesante ejercicio intelectual de reflexionar sobre cómo trabajar en pos de una mejor situación para nuestros alumnos en todos los campos de su vida cotidiana.

4


La federación de escuelas particulares de tula y sus colegios FEP Tula

Colegio Sor Juana Inés de la Cruz de Tepeji del Río Nuestros orígenes El Colegio Sor Juana Inés de la Cruz tiene sus raíces ancladas en el pasado siglo, cuando las Religiosas Misioneras Guadalupanas llegaron a Tepeji del Río a fundar una Institución para atender las necesidades educativas y de formación cristiana de las niñas del lugar. En el año de 1950 dan las primeras lecciones en la calle de Hidalgo N.12 y en el año de 1957 se incorpora oficialmente a la SEP la sección primaria, constituyéndose en el primer colegio particular de inspiración católica en la región; posteriormente se incorpora la secundaria a la SEP en el año de 1963. En el año 1964 con el deseo de tener modernas, amplias y funcionales instalaciones cambia su domicilio a la avenida Hidalgo Nº 5, hoy Melchor Ocampo, en donde funciona hasta la actualidad. Finalmente se incorpora la preparatoria a la SEP en el año de 1994. El proyecto educativo del Colegio Sor Juana Inés de la Cruz comprende las directrices concretas para el ejercicio de las funciones escolares que desarrolla la comunidad educativa en el marco de la Formación Integral de sus miembros y en la perspectiva de la interdisciplinariedad. El Colegio entiende que la Formación Integral es una modalidad de la educación en que cada persona es agente de su propia formación. Esta favorece tanto el crecimiento hacia la autonomía del individuo como su ubicación en la sociedad, para que pueda asumir la herencia de las generaciones anteriores y para que sea capaz, ante los desafíos del futuro, de tomar decisiones responsables a nivel personal, religioso, científico, cultural y político. En el proyecto educativo es esencial la comunicación de los valores del Evangelio. A partir de ellos la investigación, la docencia y el servicio a

la comunidad adquieren una dimensión trascendente que logra dar sentido al progreso del individuo y de la sociedad. Misión Promover la formación integral de las personas procurando el desarrollo armónico de todas sus dimensiones, mediante acciones y procesos de aprendizaje – enseñanza, investigación y proyección social, para que tomen decisiones responsables de manera ética, creativa y crítica acorde a las exigencias de la vida humana y estén en condiciones de aportar soluciones a la problemática y necesidades de la sociedad. Visión En el inmediato futuro, el Colegio Sor Juana Inés de la Cruz fortalecerá la formación integral

centrada en los currículos interdisciplinarios, y vigorizará su presencia para contribuir a la elaboración y difusión de una auténtica cultura, en la que el saber metódico quede integrado con los más altos valores humanos vivificados por la presencia del espíritu, contribuyendo a la transformación y solución de las problemáticas de la sociedad. Filosofía institucional Como institución educativa de inspiración católica y en conformidad con los principios y leyes de la educación básica y media mexicanas, tiene una comprensión filosófica y teológica propia del quehacer educativo que le permite expresar su identidad Guadalupana a través de su proyecto y modelo educativo institucional. Para cumplir su misión, se inspira en los valores perennes del humanismo cristiano. Abierta a todas las corrientes de pensamiento, dialoga con ellas y en su misma esencia incluye a todos los niños y jóvenes que deseen ingresar a la institución, por lo que excluye cualquier forma de segregación o sectarismo. Encauza todo su sistema para brindar servicios de calidad educativa y articular en su plan de estudios institucionales diversas disciplinas humanísticas, científicas, tecnológicas y sociales, orientando al educando hacia la humanización de su vida para responder a las necesidades más apremiantes de su entorno social, regional y nacional, en apertura a la convivencia global. Ayuda a la persona a desarrollar y fortalecer las actitudes y comportamientos que le permitan una pacífica convivencia en comunidad, al desarrollo de los valores humanos y cristianos, y la toma de conciencia de su dimensión social como un ser para el servicio de los demás y al cuidado del planeta, que es su casa. Centro Educativo Cruz Azul Misión Contribuir al proceso de educación formativa de quienes conforman el Núcleo Cruz Azul y de las comunidades en las que participa, propiciando el desarrollo integral de sus capacidades, fundamentada en una sólida preparación humana, académica y técnica inspirada en el compromiso social y los principios de la cooperación. Visión Ser una institución incluyente e intercultural de calidad y vanguardia con reconocimiento nacional y latinoamericano por su liderazgo académico que permita consolidar la docencia, la investigación, la extensión, la difusión, la vinculación y el deporte bajo un enfoque humanista y cooperativo que contribuya a una educación para el desarrollo sustentable. El Centro Educativo Cruz Azul contribuye en la formación de una persona en la que se integran el respeto a la individualidad con su sentido social, el equilibrio entre la inteligencia creadora y la pureza de los sentimientos, la conjugación armónica entre espíritu y cuerpo; en fin, el ordenamiento construc-

tivo entre el intelecto, la capacidad de hacer y la voluntad por lograr. La cooperación, para ser útil al hombre, ha de servir a las finalidades superiores de la persona humana que van mucho más allá de las meras necesidades materiales o económicas inmediatas de supervivencia, es decir, debe convertirse en un modo de ser, vivir y convivir. Valores Con base en los principios y valores de la cooperación determinados por la ACI en 1995, el Centro Educativo Cruz Azul retoma los ocho primeros complementándolos con los siguientes: “servicio hacia los demás, lealtad, respeto y paz”; por considerarlos esenciales para la formación humana y en la cooperación, rasgos distintivos de nuestro Modelo Educativo. Ayuda mutua (Del lat. ad jutare – ayudar y axilium auxilii: auxilio, socorro o asistencia) La entendemos como un intercambio recíproco y voluntario de recursos y habilidades logrando un beneficio mutuo promoviendo los pactos de asociación cooperativa, y describiendo así la reciprocidad y el trabajo en equipo que nos caracteriza como comunidad educativa. Responsabilidad (Del lat. responsum – responder). Buscamos traspasar los límites del deber desarrollando la capacidad del individuo para elegir voluntariamente el cumplimiento oportuno, eficiente y eficaz de aquellos compromisos adquiridos y promoviendo que en toda ocasión sea capaz de afrontar las consecuencias de sus decisiones. Solidaridad (Del lat. solidus, solida, solidum macizo compacto … [solidario, sueldo]). Manifestamos una relación de interdependencia y asistencia recíproca entre los miembros que conforman la comunidad educativa, de tal manera que se promueva la adhesión libre a la causa de los demás para el bienestar compartido. Honestidad. Este valor expresa integridad, rectitud, congruencia e imparcialidad, cualidades que caracterizan a personas dignas de confianza y credibilidad que a través de sus actos reflejan lo que piensan y dicen, fortaleciendo así, la identidad institucional. Igualdad (Del lat. aequus – igual). Reconocemos que a todas las personas les corresponden los mismos derechos y responsabilidades y como consecuencia, nos ocupamos de proporcionar un trato digno y con calidez humana garantizando las mismas oportunidades de atención y desarrollo. Democracia (Del gr. demos: pueblo y kratós: poder). Representa la forma de convivencia y organización en la que la participación de cada integrante de nuestra comunidad es valorada y considerada, manifestando así, un gran sentido de responsabilidad así como una decisión constante y renovada por observar el bien común. Equidad (Del lat. aequitas, de aequus, igual). La entendemos como la disposición que la comunidad educativa tiene para dar a cada persona lo que es debido –asignación justa- con la responsabilidad de valorar su individualidad y respetando sus necesidades, capacidades y motivaciones. Transparencia. Tenemos la clara convicción de informar y asumir las responsabilidades de cada una de las acciones que -en el cumplimiento de las funciones institucionales- se realicen, pues es a tra-

Revista de la Federación de Escuelas Particulares de Tula

La Federación de Escuelas Particulares de Tula, Hidalgo, A.C. se encuentra conformada por centros educativos de la región. Es una asociación representada ante organismos nacionales e internacionales que agrupa a las instituciones educativas afiliadas de enseñanza preescolar, primaria, secundaria, bachillerato y estudios superiores. Los objetivos de la Federación son la representación de sus asociados ante diversas autoridades educativas y civiles para promover la investigación educativa, la promoción y orientación de los procesos de mejora continua en las escuelas, la acreditación de la calidad de instituciones educativas y la profesionalización de la docencia y la gestión educativa. La Federación considera prioritaria la responsabilidad social, la inclusión educativa, el diálogo intercultural, así como la internacionalización de la educación, la vinculación y la difusión de la cultura. Los colegios que conforman la FEP Tula son los siguientes:

5


Revista de la Federación de Escuelas Particulares de Tula

6

vés de la rendición de cuentas como se demuestra la disposición y apertura para vivir con claridad los procesos inherentes a nuestra tarea educativa. Servicio hacia los demás (Lat. servus, servi: esclavo, siervo, [servicial,servil]). Estamos comprometidos a actuar a favor de otras personas mostrando respeto, amabilidad, atención y generosidad para colaborar con acciones que aporten al mejoramiento institucional así como al desarrollo económico y ambiental de la comunidad. Lealtad. Expresa la voluntad libre, firme y constante de cada uno de los integrantes de nuestra institución para mantenerse vinculado, a través de sus acciones cotidianas, a los ideales y principios que nos dan vida, permitiendo que se refleje y fortalezca el compromiso compartido. Respeto (Del lat. respectus – consideración o miramiento) Este valor nos conduce a crear y mantener un ambiente de comprensión y de aceptación en el que los alumnos, padres de familia, personal docente y administrativo sean capaces de mantener una sana convivencia, actuando habitualmente con la idea de querer beneficiar, escuchar, aprender y reconocer a los demás por poseer dignidad y cualidades propias. Entendemos el respeto en tres dimensiones: por uno mismo, por los demás y por el entorno. Paz (Del lat. pax pacis- calma, tranquilidad [paz, pacífico]) Buscamos promover actitudes y estilos de vida basados en la concordia a través del diálogo continuo, la cooperación, los acuerdos y el respeto pleno, a fin de crear una cultura en la que se resuelvan los conflictos por medios pacíficos y en un espíritu de entendimiento para el bienestar común. Centro Escolar Tolteca

Orígenes Desde su fundación, el Centro Escolar Tolteca se ha caracterizado por el interés en brindar a los niños y jóvenes que cursan su educación básica, una formación de calidad, para lo cual no se escatiman esfuerzos en actualización y capacitación de maestros, construcción de inmuebles, equipamiento de aulas, talleres y laboratorios. Nos interesa proporcionar a nuestros alumnos los elementos necesarios para que se desenvuelvan óptimamente en su medio escolar y comunitario, lo que sólo se logra con una formación integral que se centre en el desarrollo de los ámbitos afectivo, cognoscitivo y psicomotriz. El modelo educativo del CET tiene como eje fundamental dignificar a la persona misma. De acuerdo a su misión y compromiso colabora en la formación integral de sus alumnos con la finalidad de formar mejores seres humanos que respondan a las demandas de su entorno. Por lo tanto, fomenta, promueve y practica en la comunidad los siguientes valores: Respeto por la vida, ideales y normas de convivencia. Responsabilidad de las acciones y actitudes para lograr la misión encomendada. Justicia y conciencia en todos los actos. Lealtad con sus semejantes, su institución y su país. Este centro educativo fue fundado en 1980 por Cementos Tolteca (actualmente Servicios Cemento Cemex, S.A. de C.V.), Planta Atotonilco, mediante una asociación civil, con la finalidad de proporcionar a los hijos de sus empleados una educación con la mejor calidad, la cual les permitiera incorporarse a cualquier escuela del sistema educativo nacional e incluso del extranjero, objetivo que hasta la fecha se ha cumplido cabalmente. Posteriormente, ante la petición de habitantes de la región, alentados por los resultados mostrados, se inició la admisión de alumnos externos a la Planta, lo cual fue positivo, ya que permitió estrechar y mejorar las relaciones con los vecinos, quienes se integraron así a una verdadera comunidad educativa. En sus inicios, el centro impartió educación en Jardín de Niños y Primaria, posteriormente, por las necesidades propias de la institución y en cumplimiento a uno de los objetivos de esta organización, a partir de 1994 se imparte educación Secundaria, y desde 2007 el nivel de Preparatoria.

Misión El Centro Escolar Tolteca A.C. es una institución de educación básica y media superior que tiene como misión colaborar en la formación integral de sus alumnos, con un trabajo de equipo entre escuela y comunidad sustentado en valores. Se propone formar personas responsables, creativas, críticas y reflexivas, capaces de transformar su entorno para lograr una mejor calidad de vida, mediante la preparación permanente y el compromiso de la comunidad escolar. Visión Ser reconocidos y respetados como la mejor institución educativa de nuestra región, formando personas comprometidas con la sociedad y la naturaleza, con un amplio sentido crítico, creativo, ético y humano que les permite transformar su entorno y comunidad, aplicando conocimientos, destrezas, habilidades, actitudes y la vivencia de valores, para potenciar el desarrollo del país. Ofrecemos: un Modelo Educativo propio, trabajo comprometido del personal, atención personalizada y formación a padres de familia; respeto del tiempo destinado a la impartición de clases; ser escuela de calidad y de alto desempeño, cumpliendo y logrando las metas y objetivos planteados. Colegio Particular Miguel Alemán La congregación religiosa de la Hijas de María Inmaculada del Consuelo fue fundada en 1935 por la reverenda madre Margarita García Molfe, quien se distinguió siempre por su amor a la niñez y educación, especialmente de las zonas más arraigadas de nuestro país. El 12 de febrero de 1954 llegaron a la localidad de Tecozautla, a petición del presbítero Jacobo Hernández Tablada, 3 hermanas religiosas pertenecientes a esta congregación, cuyos nombres eran: Lourdes Ayala Pineda, Paz León León y María Bernarda Soto Alvarado, quienes con esfuerzo y muchos sacrificios, pero con gran alegría fundaron el nivel preescolar y primaria (sin reconocimiento de validez oficial) impartiendo clases a niños por las mañanas y adultos por las tardes. En 1964, a exigencia de las autoridades educativas, esta institución incorpora el nivel primaria a la Secretaría de Educación Pública más adelante, ante la descentralización de la educación en el Estado de Hidalgo, se incorpora el nivel preescolar en febrero de 2004. Posteriormente, ante la inquietud de un sector de la población de esta localidad que solicitaba la ampliación del inmueble para impartir educación secundaria, en el año 2007 se logró la incorporación de este nivel educativo y en el ciclo escolar 2007 – 2008 inició la primera generación El Colegio Particular “Miguel Alemán”, se consolida como una alternativa más de educación para la localidad de Tecozautla, y pretende ser una formadora de alumnos con un perfil más humanista a la vez de explotar el potencial de cada uno de ellos en lo académico. Filosofía institucional Este colegio católico, preocupado por fomentar los valores que se han perdido en este mundo, ofrece una formación humana, académica y principalmente cristiana formando y fomentando en los alumnos el amor a las Santísima Virgen María bajo la advocación de Consuelo de los Afligidos, la devoción a los 7 dolores de las Santísima Virgen y el amor a Jesús Eucaristía, viviendo los valores humanos y cristianos se lleva el consuelo a quienes les rodean sintiendo que “Dios nos consuela en nuestras luchas para que con María consolemos a nuestros hermanos” (2cor 1,4.) cumpliendo, al mismo tiempo, con las disposiciones y normas establecidas por la Secretaría de Educación Pública y la Ley General de Educación. Misión

Formar niños y jóvenes para la vida comprometidos con su realidad social, cultural y espiritual mediante la práctica de valores humanos y espirituales, con el apoyo pleno de directores, maestros y padres de familia. Visión Ser una institución educativa católica que ofrezca a niños y jóvenes una educación integral, inculcando en ellos valores de carácter moral y religioso para lograr formar buenas personas pero mejores seres humanos.

Características El colegio Particular “Miguel Alemán”, ubicado en la calle Amapola núm. 1, en la localidad de Tecozautla, Hgo., cuenta con los niveles educativos de Preescolar, Primaria y Secundaria. Durante su trayectoria de 55 años han egresado 48 generaciones caracterizadas por tener una amplia participación y ser protagonistas a nivel zona, sector y estatal en diversos concursos como son: aprovechamiento académico, poesía, escoltas, himno nacional, deportes, bailes folclóricos, etc., destacándose siempre dentro de los 3 primeros lugares. Centro Educativo Infantil Manantial Misión Formar personas íntegras a partir de su entorno familiar para que sean líderes de acción positiva que se comprometan en la construcción de una sociedad y una civilización de justicia y amor, según los principios del humanismo. Visión Ser reconocidos por: • Formación humana integral. • Excelencia académica. • Ser una organización altamente efectiva y productiva, que se caracterice por el crecimiento y desarrollo personal, institucional y comunitario. Propósitos educativos • Educar a los niños bajo el enfoque de aprender a aprender, pensar y crear, dándoles las herramientas para enfrentar retos en un mundo de competencia. • Brindar a cada niño y niña los medios para desarrollar y fortalecer todas las áreas de su personalidad cognoscitiva, sensorio-motriz, social-afectiva, hábitos y valores. ¿Qué aporta Manantial? - Una atención personalizada para cada alumno. - Personal docente con formación académica y de manera especial con una verdadera vocación de atención y servicio al niño. - El aprendizaje de una segunda lengua, el inglés. - Espacios para la integración de niños con necesidades educativas especiales. Historia y filosofía institucional La historia de la nueva administración del Centro Educativo Infantil Manantial inició en el ciclo escolar 2006-2007. E s t e colegio ha sido


un sueño realizado de su directora, la licenciada Marina García Castillo, cuya vocación por los niños pequeños nació desde hace muchos años. Su expectativa era tener un espacio en donde, junto con los padres de familia, se contribuyera al desarrollo de niños y niñas para que lograran tener una formación integral desde temprana edad, haciendo hincapié en el aspecto afectivo para que los pequeños crecieran con una madurez y autoestima bien cimentada, a través de la aceptación, el respeto y el cariño que reciben de padres y maestros, forjando de esta manera mujeres y hombres de bien para nuestra sociedad.

dad (padres de familia, alumnos, directivos, personal docente, de apoyo y administrativo), llegue a amar la sabiduría que norme con ética y moral sus actos y pensamiento. Misión Dar a nuestros alumnos los elementos necesarios para su formación integral con calidad y excelencia, forjando hombres y mujeres que tengan capacidad de liderazgo, trabajo en equipo, adaptación al cambio, toma de decisiones. Teniendo como directrices la virtud y la ciencia y el perfil de desarrollo de habilidades y competencias.

Visión Ser un Centro Universitario que cumpla siempre las expectativas de su comunidad, que atienda las necesidades en la demanda de atención mediante la planeación estratégica y desarrollo organizacional adecuado; fundamentando sus actividades y su vida en principios y valores universales.

Centro Universitario del Oriente de Hidalgo Filosofía institucional El Centro Universitario del Oriente de Hidalgo tiene por filosofía coadyuvar para que su comuni-

C

on el propósito de crear espacios académicos de reflexión y análisis en torno a las problemáticas más urgentes de la educación nacional y global, la Federación de Escuelas Particulares de Tula, Hidalgo, ha desarrollado desde el año 2007, tres congresos de educación, los que han sido exitosamente acogidos por autoridades educativas del Estado de Hidalgo, académicos de la región de Tula y altos directivos de educación a nivel nacional. En su primera edición, el Congreso “Prospectivas para una educación de calidad incluyente” contó en su ceremonia inaugural con la participación del Lic. Jorge Romero Romero, secretario de Educación del Estado de Hidalgo, quien señaló que de cara a los nuevos retos nacionales, la reforma educativa se plantea como esencial para generar cambios estructurales y significativos que propicien verdaderas alternativas de desarrollo para el país. Apuntó la necesidad de transformar el discurso y las acciones educativas con el propósito de incrementar la calidad de las escuelas. Destacados ponentes que intervinieron en este primer encuentro mencionaron que circunstancias adversas como la sobrepoblación, la polarización social, el cambio climático y la pobreza extrema son los factores que ponen en riesgo severo la calidad de vida

de las generaciones futuras, así como sus oportunidades de desarrollo humano. Se señaló, por ejemplo, que la violencia en el mundo es uno de los elementos más desestructurantes a nivel social y que la inequidad en cuanto a la distribución del ingreso y a la falta de oportunidades son situaciones que condicionan fuertemente la violencia. Los países más polarizados son los más violentos, se indicó. Por lo anterior, los especialistas destacaron que la fórmula para combatir la inequidad se fundamenta en la tesis de una ética planetaria que abogue por un mundo basado en el respeto y la defensa general de los derechos humanos, en el derecho a la educación, en el valor de la dignidad de la persona y en el trabajo solidario y compartido para un mundo más justo, equitativo y humano. Es prioritario, afirmaron, desarrollar una profunda reflexión sobre la salud del planeta y, en el terreno educativo, deben ser transformadas las actitudes tradicionales de los académicos para propiciar en ellos acciones incluyentes que admitan la aceptación de lo plural y lo diverso dentro de un enfoque globalizador. En su segunda edición, el Congreso “Proyectos educativos innovadores” fue presidido nuevamente por el secretario de Educación del Estado de Hidalgo, quien calificó a los congresos de la FEP Tula como los más destacados en su género en todo el Estado por su calidad como espacios de superación académica y por ser escenarios ideales para reflexionar en torno a los nuevos esquemas que exigen un modelo educativo más afín a las necesidades de desarrollo social. A lo largo de sus jornadas se señaló en este Segundo Congreso que las características de la sociedad del conocimiento demandan que los sistemas educativos estén determinados por nuevas formas de vida que implican competencias. Lo que ahora

se precisa es formar para la iniciativa personal, más que para la actividad laboral tradicional, circunstancia que, se afirmó, exige el desarrollo de la creatividad para solucionar problemáticas nuevas con el fin de conformar nuevas sociedades que busquen - bajo el principio de la ética - la justicia, la equidad, la democracia y un renovado sentido de ciudadanía e identidad. Asimismo se indicó que las actuales circunstancias de inequidad y atraso exigen cambios en los paradigmas educativos centrados ahora en cómo enseñar para aprender con el apoyo de medios tecnológicos; todo ello a partir de crear nuevas formas que permitan solucionar los problemas más ingentes que afectan a las sociedades. Por su parte, el Tercer Congreso “Competencias didácticas y prácticas educativas”, señala que una gestión docente basada en la formación de competencias tiene que asumir estrategias didácticas que favorezcan el paradigma educacional de “aprender a aprender” y de “aprender haciendo”. Quien gerencia los espacios de aprendizaje debe propiciar que los alumnos desarrollen una actitud competente y elaboren sus propias respuestas a partir de sus conocimientos y experiencias. Todo ello, a partir de un enfoque metodológico constructivista que considere la formación de competencias en el marco cognoscitivo afectivo.

Revista de la Federación de Escuelas Particulares de Tula

Congresos de la Federación de Escuelas Particulares de Tula

Los congresos de la FEP Tula se constituyen, así, en espacios privilegiados de formación que destacan la profunda necesidad de entender las nuevas dinámicas educativas con el propósito de dar mayor asertividad al ejercicio de educar, labor que, sin duda, es una de las más nobles y enaltecedoras al cimentar las condiciones de la realidad futura de nuestros pueblos.

7


CORRIENTES PEDAGÓGICAS

L

as nuevas corrientes pedagógicas están representadas por la escuela nueva, la pedagogía liberadora, la tendencia cognitiva, el constructivismo y el enfoque histórico-cultural.

Revista de la Federación de Escuelas Particulares de Tula

Durante los últimos años, la escuela y sus principales actores se han visto involucrados en una serie de críticas pedagógicas, sociales, políticas, culturales y administrativas que para beneficio de todos han reorientado la actividad formadora de docentes, estudiantes y padres de familia. Bajo el enfoque de que el concepto de aprendizaje se genera desde la raíz del ideal educativo, para definir la corriente pedagógica con la que se desea formar, se deben identificar los fundamentos: filosóficos, epistemológicos y psicológicos. Las corrientes pedagógicas contemporáneas responden al reclamo social de una formación que les permita a los sujetos resolver problemas de diferente índole de forma autónoma, esto significa poder enfrentar la búsqueda de soluciones, encontrar una respuesta y tener algún control sobre ésta, dado que en la mayoría de los casos los problemas que se presentan implican encontrar respuestas nuevas a preguntas también nuevas. Se han caracterizado por buscar la respuesta a la pregunta ¿la educación debe dedicarse a transmitir los saberes científicos establecidos?, o bien ¿debe preocuparse por desarrollar nuevas formas de concebir y representar el mundo? I. El paradigma de “La escuela nueva” La llamada “Escuela Nueva o Activa” inicia a finales del siglo XIX, entre sus representantes más destacados se encuentran: Rousseau, Pestalozzi, Tolstoi, Dewey, Montessori, Ferrieri, Cousinet, Freinet, Piaget. Claparede y Decroly (Palacios, 1999).

8

Surge como una corriente pedagógica de nuevo perfil y de esperanza de paz; fundamenta gran parte de sus planteamientos en la psicología del desarrollo infantil. Los pedagogos de la escuela nueva vieron en la educación el medio más idóneo para

Nuevas Corrientes Pedagógicas Colaboración del Centro Educativo Cruz Azul

fomentar la comprensión entre los hombres y entre las naciones, la solidaridad humana; desarrollar el amor fraternal sin importar diferencias de nacionalidad, de tipo étnico o cultural; resolver de manera pacífica los conflictos entre las naciones y entre los grupos sociales. De esta manera, tendrían que ser capaces de formar a los individuos para la paz, la comprensión y la solidaridad. Propone un nuevo rol a los diferentes participantes del proceso educativo, se debe tratar a cada quien según sus aptitudes y partir para el aprendizaje efectivo de alguna necesidad o interés del niño; la relación maestro – alumno es de afecto y camaradería. El maestro debe descubrir las necesidades e intereses de los alumnos y los objetos que son capaces de satisfacerlos para auxiliar el libre y espontáneo desarrollo del niño, por ello la autodisciplina se vuelve una estrategia de autogobierno que los debe llevar a Enrique Pestalozzi comprender la necesidad de elaborar y observar reglas. Las experiencias de la vida cotidiana son fuente de su interés y contenidos de aprendizaje. Con actividades libres se busca desarrollar la imaginación, el espíritu de iniciativa y la creatividad; se promueve su búsqueda y respeta su individualidad.

de los hombres, mediatizados por el mundo, para nombrarlo a partir de la relación yo-tú, que caracteriza la educación como práctica de libertad en la que el hombre debe ser partícipe de la transformación del mundo por medio de una nueva educación que le ayude a ser crítico de su realidad y lo lleve a valorar su vivencia como algo lleno de valor real. Integra el método de cultura popular cuya finalidad inmediata es la alfabetización e impulsa las posibilidades humanas de creatividad y libertad con el objetivo de descubrir y aplicar soluciones liberadoras por medio de la interacción y la transformación social, gracias al proceso de “concientización”. III. El paradigma del “Enfoque cognitivo” Este paradigma plantea un entendimiento multidisciplinario de la mente y de la cognición en general. Su diversidad teórica y metodológica permite enriquecer los estudios en donde el lenguaje, la organización social y la cultura juegan roles fundamentales. A mediados de los años 50, un conjunto de investigadores de distintas disciplinas con el interés común de interpretar el funcionamiento del cerebro se integraron y generaron este nuevo paradigma con la idea de rescatar los procesos mentales complejos, se centraron en investigar lo que ocurría en la mente del sujeto entre el estímulo y respuesta, y la actividad mental de la cognición humana.

II. El paradigma de “La pedagogía liberadora” La pedagogía liberadora surge en los años setenta cuando Paulo Freire propone un proceso educativo centrado en el entendimiento de su propia realidad como parte de su actividad de aprendizaje, lo que implica conocer el contexto social y descubrir los actores. En 1999 plantea un nuevo lenguaje de la pedagogía que reduce los procesos de lectura, escritura y pensamiento a meras técnicas alienantes que ignoran la cultura del oprimido y contribuyen a fortalecer las ideologías dominantes. Propone la pedagogía problematizadora basada en el diálogo como encuentro

Paulo Freire

*


Los inicios del cognitivismo como corriente pedagógica contemporánea pueden situarse en los trabajos de Jean Piaget quién propuso una postura racionalista frente a las tesis empiristas, planteando que el conocimiento es una interpretación activa de los datos de la experiencia por medio de unas estructuras o esquemas previos que evolucionan a partir de las funciones básicas de la asimilación y la acomodación. La filosofía racionalista, la biología evolucionista y el pragmatismo funcionalista, constituyen las principales coordenadas de su pensamiento que consideran que debe haber una contribución interna, elaboración, construcción, estructuración o cualquier término que indique este acto interno y personal que llamamos en forma general pensamiento. Las contribuciones de los cognitivistas citados tienen gran influencia en la consolidación de esta corriente pedagógica contemporánea, el pensamiento científico y filosófico puede tomar la misma fuente y producir ideas que se oponen las unas a las otras. Sus implicaciones educativas tuvieron aplicaciones inmediatas en el aula escolar, en la solución de problemas, en los procesos de metacognición, en el pensamiento creativo, en cuanto a los estilos y dimensiones de aprendizaje, en los diseños instruccionales, en el planteamiento de “escuelas inteligentes”, en la aparición de los nuevos enfoques para enseñar a pensar y el en el desarrollo de habilidades de pensamiento entre otros muchos aportes. IV. El paradigma del “Enfoque constructivista”: Esta corriente pedagógica percibe al estudiante como un ente activo, responsable de su propio aprendizaje, el cual él debe construir por sí mismo, debe empezar en ideas a priori, no importa si son equivocadas o correctas, son el material que el maestro necesita para crear más conocimiento. El alumno adquiere, así, responsabilidad en su propia formación intelectual. El constructivismo es primeramente una epistemología, es decir una teoría de cómo los humanos aprenden a resolver los problemas y dilemas que su medio ambiente les presenta, es una teoría que intenta explicar cuál es la naturale-

za del conocimiento humano y propone el uso completo de su capacidad cognitiva más importante: aquella de transformar su propio conocimiento integrando todo con lo que el individuo ha estado en contacto y se ha asimilado dentro de él, no solo conocimiento formal o académico como creencias, prejuicios, lógicas torcidas y piezas de información meramente atadas a la memoria por asociación y repetición. Las construcciones mentales son fundamentalmente una creación de reglas, modelos, esquemas, generalizaciones o hipótesis que nos permitan predecir con cierta precisión qué va a pasar en el futuro. Todo lo que se genera en la cognición humana es producto de una combinación de sentimientos, prejuicios y juicios, procesos inductivos y deductivos, esquemas y asociaciones, representaciones mentales que juntos dan elementos para resolver los problemas. El maestro tiene una misión de fomentar el análisis crítico de las ideas para que los alumnos generen conceptos a su manera, con sus propios ejemplos. V. El paradigma de “La teoría sociohistórica” Lev Semionovich Vygotsky es conocido como su representante, quien plantea que para aprender con el propósito de favorecer nuestro desarrollo físico, mental y espiritual dependemos de los otros. El conocimiento y el aprendizaje están localizados en los encuentros sociales que incansablemente enriquecen nuestra existencia.

las funciones de alto nivel se originan en relaciones reales entre humanos”, es decir “a través de otros llegamos a ser nosotros mismos.” La zona de desarrollo próximo (ZDP) definida como la distancia entre el nivel de desarrollo actual determinado por la habilidad para resolver problemas bajo la dirección de un adulto o de un compañero más capaz, define aquellas funciones que aún no han madurado pero están en proceso. En la ZDP se conectan aprendizaje y desarrollo cognitivo, y además define qué clase de aprendizaje ha de promover desarrollo. Aunque no León Vigotzky todo aprendizaje genera desarrollo cognitivo, todo desarrollo cognitivo sí debe ser función del aprendizaje. El aprendizaje en la zona de desarrollo próximo es condición necesaria y suficiente para el desarrollo cognitivo. Para Vygotsky el “aprendizaje auténtico” es aquel que promueve desarrollo cognitivo, mientras que el ‘aprendizaje’ es simplemente la incorporación de hechos en la memoria permanente. De acuerdo a estos preceptos, el aprendizaje de todo individuo está determinado por la intersección de la genética, la sociedad y la historia. ________________ * Basado en Cerezo, H. (2007). Corrientes pedagógicas contemporáneas. Odiseo, revista electrónica de pedagogía, 4, (7) Revista Electrónica de Pedagogía. México. Año 4, núm. 7. Julio- diciembre 2006. ISSN 1870- 1477 Recuperado el 10, dic. y 2008 de: http: / /www.odiseo. com.mx/2006/07/cerezo- corrientes.html

Revista de la Federación de Escuelas Particulares de Tula

Las reglas de reforzamiento fueron puestas dentro de la mente del individuo y se les llamó reglas de representación simbólica de un problema. El comportamiento visible del organismo en sus procesos de aprendizaje fue reemplazado por procesos internos de pensamiento llamados en forma genérica resolución de un problema, incluyendo aquellos que no podían ser observados visual o externamente como depósito de información en la memoria, representación del conocimiento, metacognición y otros.

La preocupación social de Vygotsky tiene sus orígenes en el pensamiento de Marx, quien defendió la idea de que la ideología de una sociedad está moldeada en las actividades sociales (en particular sociales y productivas) en las que el individuo participa, no dentro de su cerebro exclusivamente. Vygotsky, siendo psicólogo, se propuso demostrar que todo aprendizaje tiene un origen social. Vygotsky expresó: “En el aprendizaje, los procesos interpersonales son transformados en procesos intrapersonales. Todas las funciones en el desarrollo cultural del niño aparecen dos veces: primero en el ámbito social y luego en el ámbito individual; primero entre las personas y luego dentro del niño. Esto aplica igualmente al control voluntario de la atención, la memoria lógica y la formación de conceptos. Todas

9


HISTORIA DE LA EDUCACIÓN

L

Revista de la Federación de Escuelas Particulares de Tula

a educación está tan difundida que no falta en ninguna sociedad ni en ningún momento de la historia. En toda sociedad por primitiva que sea, encontramos que el hombre se educa.

10

Los pueblos primitivos carecían de maestros, de escuelas y de doctrinas pedagógicas, sin embargo, educaban al hombre, envolviéndolo y presionándolo con la total de las acciones y reacciones de su rudimentaria vida social. En ellos, aunque nadie tuviera idea del esfuerzo educativo que, espontáneamente, la sociedad realizaba en cada momento, la educación existía como hecho. En cualquiera de las sociedades civilizadas contemporáneas encontramos educadores, instituciones educativas y teorías pedagógicas; es decir, hallamos una acción planeada, consciente, sistemática. La importancia fundamental que la historia de la educación tiene para cualquier educador es que permite el conocimiento del pasado educativo de la humanidad. El hecho educativo no lo presenta la historia como un hecho aislado, se estudia vinculándolo con las diversas orientaciones filosóficas, religiosas, sociales y políticas que sobre el han influido. Al verlo así, como un conjunto de circunstancias que lo han engendrado, permite apreciar en qué medida la educación ha sido un factor en la historia y en qué medida una cultura es fuerza determinante de una educación. Los primeros sistemas de educación Los sistemas de educación más antiguos conocidos tenían dos características comunes, enseñaban religión y mantenían las tradiciones de los pueblos. En el antiguo Egipto, las escuelas del templo enseñaban no sólo religión, sino también los principios de la escritura, ciencias, matemáticas y arquitectura. De forma semejante, en la India la mayor parte de la educación estaba en las manos de los sacerdotes. La India fue la fuente del budismo, doctrina que se enseñaba en las instituciones a los escolares chinos, y que se extendió por los países del Lejano Oriente. La educación en la antigua China se centraba en la filosofía, la poesía y la religión, de acuerdo con las enseñanzas de Confucio, Lao-tse y otros filósofos. El sistema chino de un examen civil, iniciado en ese país hace más de 2.000 años, se ha mantenido hasta el presente siglo, pues, en teoría, permite la selección de los mejores estudiantes para los puestos importantes del gobierno.

Breve Historia de la Educación* Colaboración del Colegio Miguel Alemán

Los métodos de entrenamiento físico que predominaron en Persia y fueron ensalzados por varios escritores griegos, llegaron a convertirse en el modelo de los sistemas de educación de la antigua Grecia, que valoraban tanto la gimnasia como las matemáticas y la música. La Biblia y el Talmud son las fuentes básicas de la educación entre los judíos antiguos. Se les enseñaba a los judíos conocimientos profesionales específicos, natación y una lengua extranjera. En la actualidad la religión sienta las bases educativas en la casa, la sinagoga y la escuela. La Torá sigue siendo la base de la educación judía. Tradiciones básicas del mundo occidental Los sistemas de educación en los países occidentales se basaban en la tradición religiosa de los judíos y del cristianismo. Una segunda tradición derivaba de la educación de la antigua Grecia, donde Sócrates, Platón, Aristóteles e Isócrates fueron los pensadores que influyeron en su concepción educativa. El objetivo griego era preparar a los jóvenes intelectualmente para asumir posiciones de liderazgo en las tares del Estado y la sociedad. En los siglos posteriores, los conceptos griegos sirvieron para el desarrollo de las artes, la enseñanza de todas las ramas de la filosofía, el cultivo de la estética ideal y la promoción del entrenamiento gimnástico. La educación romana, después de un período inicial en el que se siguieron las viejas tradiciones religiosas y culturales, se decantó por el uso de profesores griegos para la juventud, tanto en Roma como en Atenas.

La educación romana transmitió al mundo occidental el estudio de la lengua latina, la literatura clásica, la ingeniería, el derecho, la administración y la organización del gobierno. Muchas escuelas monásticas así como municipales y catedráticas se fundaron durante los primeros siglos de la influencia cristiana. La Edad Media En el occidente europeo, durante el siglo IX ocurrieron dos hechos importantes en el ámbito educativo. Carlomagno, reconociendo el valor de la educación, trajo de York (Inglaterra) a clérigos y educadores para desarrollar una escuela en el palacio. El Rey Alfredo promovió instituciones educativas en Inglaterra que eran controladas por monasterios. Irlanda tuvo centros de aprendizajes desde que muchos monjes fueron enviados a enseñar a países del continente. Entre el siglo VII y el XI la presencia de los musulmanes en la península Ibérica hizo de Córdoba, un destacado centro para el estudio de la filosofía, la cultura clásica, las ciencias y las matemáticas. Persia y Arabia desde el siglo VI al IX tuvieron instituciones de investigación y para el estudio de las ciencias y el lenguaje. Durante la edad media las ideas del escolasticismo se impusieron en el ámbito educativo de Europa occidental. El escolasticismo utilizaba la lógica para reconciliar la teología cristiana con los conceptos filosóficos de Aristóteles. Para este tiempo se abrieron varias universidades en Italia, España y otros países, con estudiantes que viajaban libremente de una institución a otra. Las universidades del norte como las de París, Oxford y Cambridge, eran administradas por los profesores: mientras que las del sur, como la de Italia y Alcalá de España, lo eran por los estudiantes. La educación medieval también desarrolló la forma de aprendizaje a través del trabajo o servicio propio. Sin embargo, la educación era un privilegio de las clases superiores y la mayor parte de los miembros de las clases bajas no tenían acceso a la misma.


En el desarrollo de la educación superior durante la Edad Media los musulmanes y los judíos desempeñaron un papel crucial, pues no sólo promovieron la educación dentro de sus propias comunidades, sino que intervinieron también como intermediarios del pensamiento y la ciencia de la antigua Grecia a los estudiosos europeos. Humanismo y Renacimiento El Renacimiento fue un periodo en el que el estudio de las matemáticas y los clásicos llegó a extenderse, como consecuencia del interés por la cultura

diseñada por Lutero, Calvino y otros líderes religiosos y educadores de la Reforma. La influencia de la iglesia católica Los católicos siguieron las ideas educativas del Renacimiento en las escuelas que ya dirigían o que promocionaron como respuesta a la creciente influencia del protestantismo, dentro del espíritu de la Contrarreforma. Los jesuitas promovieron un sistema de escuelas que ha tenido un papel preponderante en el desarrollo de la educación católica en muchos países desde el siglo XVI.

do su tradicional aislamiento e intentaba occidentalizar sus instituciones, tomó las experiencias de varios países europeos y de Estados Unidos como modelos para el establecimiento del sistema escolar y universitario moderno. El más influyente seguidor de Rousseau fue el educador suizo Johann Pestalozzi, cuyas ideas y prácticas ejercieron gran influencia en las escuelas de todo el continente. Su principal objetivo era adaptar el método de enseñanza al desarrollo natural del niño. Para lograr este propósito consideraba el desarrollo armonioso de todas las facultades del educando (cabeza, corazón y manos).

Desarrollo de la ciencia en el siglo XVII

clásica griega y romana que aumentó con el descubrimiento de manuscritos guardados en los monasterios. Muchos profesores de la lengua y literatura griega emigraron desde Constantinopla en Italia. El espíritu de la educación durante el Renacimiento está muy bien ejemplificado en las escuelas establecidas en Mantua, donde se introdujeron temas como las ciencias, la historia, la geografía, la música y la formación física. El éxito de estas iniciativas influyó en el trabajo de otros educadores y sirvió como modelo para los educadores durante más de 400 años. Durante este período se dio una gran importancia a la cultura clásica griega y romana enseñada en las escuelas de gramática latina, que, originadas en la Edad Media, llegaron a ser el modelo de la enseñanza secundaria en Europa hasta el inicio del siglo XX. De esta época datan las primeras universidades americanas fundadas en Santo Domingo (1538), en México y Lima (1551). La influencia del protestantismo Las iglesias protestantes surgidas de la Reforma promovida por Martín Lutero en el inicio del siglo XVI establecieron escuelas en las que se enseñaba a leer, escribir, nociones básicas de aritmética, el catecismo en un grado elemental y cultura clásica, hebreo, matemáticas y ciencias, en lo que podríamos denominar enseñanza secundaria. La moderna práctica del control de la educación por parte del gobierno fue

El siglo XVII fue un período de rápido progreso de muchas ciencias y de creación de instituciones que apoyaban el desarrollo del conocimiento científico. La creación de éstas y otras organizaciones facilitó el intercambio de ideas y de información científica y cultural entre los estudiosos de los diferentes países de Europa. Nuevos temas científicos se incorporaron en los estudios de las universidades y de las escuelas secundarias. El siglo XVIII El teórico educativo más relevante del siglo XVIII fue JeanJaques Rousseau. Su influencia fue considerable tanto en Europa como en otros continentes. Entre sus propuestas concretas estaba la de enseñar a leer a una edad posterior y el estudio de la naturaleza y de la sociedad por observación directa. Sus propuestas radicales sólo eran aplicables a los niños. Las niñas debían recibir una educación convencional.

A comienzos del siglo XX la actividad educativa se vio muy influida por los escritos de la feminista y educadora sueca Ellen Key. Su libro El siglo de los niños (1900) fue traducido a varias lenguas e inspiró a los educadores progresistas en muchos países. La educación progresista era un sistema de enseñanza basado en las necesidades y en las potencialidades del niño más que en las necesidades de la sociedad o en los preceptos de la religión. Estados Unidos ejerció una gran influencia en los sistemas educativos de los países de América Latina. El siglo XX ha estado marcado por la expansión de los sistemas educativos de las naciones industrializadas de Asia y África. La educación básica obligatoria es hoy prácticamente universal, pero la realidad indica que un amplio número de niños (quizá el 50% de los que están en edad escolar en todo el mundo) no acuden a la escuela.

Revista de la Federación de Escuelas Particulares de Tula

El siglo XX: la educación centrada en la infancia

__________________ * Historia de la educación resumen.(<htpp//www. monografías.com.>), consultado en línea, 9 de diciembre de 2008.

El siglo XIX y la aparición de los sistemas nacionales de escolarización El siglo XIX fue el período en que los sistemas nacionales de escolarización se organizaron en el Reino Unido, en Francia, en Alemania, en Italia, España y otros países europeos. Las nuevas naciones independientes de América Latina, especialmente Argentina y Uruguay, miraron a Europa y a Estados Unidos buscando modelos para sus escuelas. Japón que había abandona-

11


EDUCACIÓN Y SALUD

Sobrepeso y Obesidad Infantil

Beatriz Gómez Villanueva Colaboración del Colegio Sor Juana Inés de la Cruz

L

Revista de la Federación de Escuelas Particulares de Tula

a escuela es el ámbito formativo que se convierte en espacio privilegiado para generar en el educando una conciencia sobre su sentido de identidad y sobre cómo vincularse asertivamente a su contexto social con la orientación de construir y dar plenitud a su desarrollo humano. En este marco, el propósito de una educación integral se fundamenta en considerar todos los elementos que contribuyan al bienestar y a la salud física, mental y emocional de las personas. En el logro de estos objetivos, la escuela junto con la familia tienen un compromiso claro dirigido a formar seres sanos y sensibles a la necesidad de colaborar en la creación de entornos más favorables. Desde esta perspectiva, lo saludable es un aspecto que más allá de su descripción retórica refiere un hecho elemental: sólo un ser sano podrá asumir plenamente sus responsabilidades frente a sí mismo y frente a los demás. Aunque esta formulación pareciera obvia, es evidente que en nuestras sociedades contemporáneas los problemas de salud son los que están propiciando verdaderas crisis a nivel mundial. La enfermedad se está convirtiendo en un estado “normal” en el que privan la frustración, el dolor físico y mental, la ansiedad, la depresión, el vacío existencial y el desencuentro con un sentido de vida. Una serie de factores aparentemente identificables como cambios en los estilos de vivir, hábitos insanos, exigencias sociales desmedidas, la modificación de valores, o el apego al consumo, son los que más

destacan en este desafortunado “nuevo” modelo de vida. Una patología que ha emergido con particular fuerza en los años más recientes es la obesidad, condición que afecta a la población en general y que constituye una preocupación grave al presentarse en niños y jóvenes. La obesidad es una enfermedad crónica, compleja y multifactorial que se puede prevenir. Es un proceso que suele iniciarse en la infancia y la adolescencia, que se establece por un desequilibrio entre la ingesta y el gasto energético1. En su origen se involucran factores genéticos y ambientales, que determinan un trastorno metabólico que conduce a una excesiva acumulación de grasa corporal para el valor esperado según el sexo, talla y edad2. De acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud (ENSA) 2006 la incidencia de obesidad en México en los últimos 20 años se ha incrementado de modo alarmante, hasta alcanzar cifras de 10 a 20% en la infancia, 30 a 40% en la adolescencia y hasta 60 a 70% en los adultos. En el caso particular de los niños, de 1999 a 2006, el aumento en la obesidad ha sido del 77%, en tanto que en las niñas ha sido del 47%. Los factores que contribuyen al desarrollo de esta enfermedad son múltiples. El mayor factor de riesgo en los niños es la modificación de los patrones alimenticios con dietas con un alto valor calórico y la disminución de la actividad física. Respecto a la alimentación, la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares mostró el creciente consumo de alimentos

ricos en carbohidratos refinados como refrescos y otros productos procesados, así como la disminución en la adquisición de frutas, verduras y lácteos3. Sobre la actividad física, el sedentarismo se ha generalizado, sobre todo en las zonas urbanas, por la dedicación del tiempo libre del niño a mirar la televisión, a participar en los videojuegos o a jugar en la computadora.

Otros factores conductuales que constituyen un peligro para el desarrollo de la enfermedad son4 : ° Niños que evitan el desayuno, pero que consumen una colación en la escuela. ° Horarios de comida no establecidos con largos periodos de ayuno y/o unión de comidas. ° Familias en las cuales ambos padres trabajan. Entre los factores biológicos destacan5: ° Antecedentes de obesidad en familiares de primer grado. ° Si uno de los padres es obeso, el riesgo de ser obeso en la edad adulta se triplica. ° Ablactación temprana (antes de los 6 meses de edad). ° Hijo de madre con diabetes gestacional o madre diabética. ° Hijo de madre obesa. ° Retraso de crecimiento intrauterino ° Nivel social, económico y cultural bajos.

Las cifras desalentadoras exigen la aplicación de medidas enérgicas para disminuir el sobrepeso y la obesidad, ya que como sociedad nos enfrentamos a la posibilidad de un futuro en el que los niños de ahora serán, en un mediano plazo, los jóvenes enfermos de Diabetes Mellitus tipo 2 o de hipertensión.

12

Respecto a la intervención de la familia y la escuela que permita revertir esta grave circunstancia, es un hecho que trabajar en el aspecto preventivo es crucial, ya que en los años de educación básica es cuando hay mayor receptividad hacia la creación de hábitos que repercutirán en el desenvolvimiento futuro del menor.


A todo ello debe aunarse la actividad física que puede resultar tan simple como caminar al menos 30 minutos cada día, así como incentivar el juego que implique un ejercicio físico para el niño. }

Entre los hábitos que deben guiar un modo saludable de alimentación se cuentan: ° Hacer de 3 a 5 comidas diarias. ° Establecer horarios de alimentación. ° Aumentar el consumo de verduras. ° Disminuir el consumo de carbohidratos simples; en particular, las bebidas dulces (ejemplo, refrescos y jugos envasados). ° Combinar los diferentes grupos de alimentos y evitar las comidas en las que destaque sólo un grupo alimenticio, lo que sucede continuamente cuando se sirven básicamente cereales (por ejemplo, un menú de arroz, tortas de papa, tortillas y arroz con leche). ° Preferir los alimentos elaborados en casa en los que se utilicen pocas grasas y sal. ° Evitar al máximo los alimentos industrializados y bebidas azucaradas como el néctar envasado, el yogurt, los refrescos, las aguas saborizadas, así como las frituras, panes, sopas cremosas, pastelillos, productos enlatados y embutidos.

La

solu-

ción a la Como los primeros forjadores de hábitos, los padres deben ser conscientes de la importancia de buscar alternativas sanas que eviten que el sobrepeso y la obesidad sean factores precursores de patologías severas. Asimismo, la escuela, como parte de su responsabilidad social,

debe favorecer condiciones que refuercen los propósitos de mejorar los hábitos de los menores desde sus primeros años, planteamiento que necesita formularse en el proyecto educativo escolar como un eje transversal a los fines de la educación que se imparte. La solución a la pandemia de la obesidad necesita ser abordada con eficacia y prontitud, pues de ello dependerá la salud física, emocional y mental de quienes heredarán la conducción de una sociedad que no tiene más alternativas que transformarse para responder a las demandas de un mundo cada vez más complejo. El auténtico bienestar será posible si desde ahora se forjan acciones concretas que permitan la generación de seres que en su plenitud luchen por una mejor y más sana calidad de vida. Para saber más: Islas Ortega L, Peguero García M. Obesidad infantil. Boletín de Práctica Médica Efectiva. Instituto Nacional de Salud Pública. Secretaría de Salud, 2007. _____________ 1 Fernández Segura ME, Manejo práctico del niño obeso y con sobrepeso en pediatría de atención primaria. Rev Foro Pediátrico, 2005; vol II, sup 1: 61-69 2 Azcona San Julián C, Romero Montero A, Bastero Miñón P, Santamaría Martínez E. Obesidad infantil. Rev Esp Obes, 2005; 3(1):26-39 3 Martínez Jasso I, Villezca Becerra P. La alimentación en México: un estudio a partir de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares. Rev. De Información y Análisis, Num 21, 2003: 26-33 4 Islas Ortega L, Peguero García M. Obesidad infantil. Boletín de Práctica Médica Efectiva. Instituto Nacional de Salud Pública. Secretaría de Salud. 5 Op. Cit.

Revista de la Federación de Escuelas Particulares de Tula

Esta etapa es clave para introyectar en el niño modos saludables de vida, los que, además, son esenciales para el desarrollo de un adecuado rendimiento escolar.

13


EDUCACIÓN Y SOCIEDAD Colaboración del Centro Educativo Cruz Azul

E

ducación y sociedad es un binomio inseparable que hace referencia a la formación de las personas que habitarán los diversos escenarios económico, político, social y ecológico del mundo contemporáneo y que permite proyectar a futuro la propuesta educativa con la que se desean formar.

Revista de la Federación de Escuelas Particulares de Tula

Esto implica la integración y puesta en común de conocimientos sociales, científicos, artísticos y culturales con que se visualiza el aporte a la sociedad a través de la formación de personas. A lo largo de la historia de las sociedades se ha generado un gran capital de conocimientos con los que se han construido metodologías e instrumentos para diseñar los procesos formativos cuyo punto de partida siempre será aquel al que se aspira llegar considerando entre otros los siguientes elementos:

1. Concepto de persona y el o los paradigmas que sustentan su orientación formativa. 2. Función social de la educación y la escuela, como integradora del individuo a la sociedad bajo el enfoque de la visión científica con la que se aporta a las necesidades sociales bajo el compromiso social de sustentabilidad y sostenibilidad en diferentes niveles y perspectivas: nacional, regional, mundial. 3. La metodología con la que se genera la participación de los sujetos en formación en el diagnóstico, planeación, acción y evaluación educativa. 4. Los recursos con los que se instrumenta el trabajo formativo y se sistematiza la experiencia formativa para su mejora continua. 5. Construcción de redes sociales para la formación integral, significativa y de aporte humano y social, que ofrezcan la mayor cantidad de oportunidades a través de la formación.

Se han clasificado diferentes perspectivas de la educación y su vínculo con la sociedad:

14

Perspectiva sociológica clásica (especialmente durkheiniana). Los individuos son construcciones sociales cuya formación valoral es una dimensión fundamental del proceso de socialización, lo que hace de la educación un proceso de integración–

construcción de un individuo como sujeto de una sociedad. La escuela es la institución encargada por el Estado moderno de socializar en un doble sentido: general, con el que forma determinados estados mentales u orientaciones de valor constitutivos de su carácter de miembro de la sociedad, y especial, con el que brinda orientaciones, disposiciones, actitudes y aptitudes necesarias para desarrollar funciones particulares que le corresponderán en la división social del trabajo. La escuela es una poderosa agencia de individuación y construcción de nuevas identidades sociales con dos objetivos: la integración social y la autonomía individual. Escuela e integración social Supone la identificación del tipo de conocimientos que son efectivamente útiles a la hora de definir la empleabilidad de las nuevas generaciones a partir de las relaciones entre educación y trabajo. Esto implica pensar en una educación integradora, reproductora e innovadora, como sistema de oportunidades y de recursos humanos reales. Para la integración se requiere de estímulos escolares y referentes afectivos; dichos elementos condicionan la historia personal de los alumnos y su orientación al éxito o fracaso con algunas consecuencias graves desde el punto de vista socio laboral. Escuela y construcción del sentido Actualmente se ha caracterizado la escuela por el predominio de la escasez de sentido, significaciones, formación moral, ética, estética, de los individuos; compite con los medios masivos de comunicación, los nuevos consumos culturales, los deportes, etcétera, pero tiene capacidad para instalar un conjunto de competencias básicas que, bien desarrolladas, conforman en sí mismas valores. La conformación del lenguaje implica la construcción de una visión del mundo y una cultura portadora de valores, por eso entre sus funciones están: • • •

Desarrollar aprendizajes básicos e instrumentales en forma eficiente y equitativa. Construcción de ciudadanía nacional y formación para la democracia. Formar sentido de nacionalidad, integración regional y global, generada por las condiciones de globalización y

• •

*

universalización. Formar para la convivencia en la diversidad. Educar para la vida generando las competencias sociales que permitan a todos los individuos comprender y participar activamente en la vida social de su lugar y de su tiempo. Cultura y Educación

La cultura como constructo que permea las formas de educar es concebida por Ortega y Gasset, quien la define como un conjunto orgánicodecreaciones con el cual los hombres han intentado resolver sus problemas vitales; representa una forma colectiva de percibir e interpretar la realidad y un conjunto de maneras de hacer y operar en dicha realidad,como potencialidades y como límites, conformadas en un proceso dinámico a través del paso del tiempo, la experiencia vital y la identidad compartida. La visión del mundo, la percepción de la identidad y el sentido de pertenencia, la actitud ante la vida y la muerte, la percepción del trabajo y la fiesta, la relación con el medio cultural o la dimensión espiritual del hombre son parte de un capital intangible de titularidad colegiada, producto histórico de la


Por otro lado la falta de significados de los aprendizajes recibidos, en buena parte, se produce por la falta de dominio de las técnicas instrumentales básicas; se requiere entonces de innovaciones al interior de las instituciones. Esa innovación supone generar un currículo de base centrado en: Capacidad de búsqueda, procesamiento y asimilación de la información. Capacidad de adaptación o cambio sistemático. Capacidad creativa, a partir de una enseñanza con diferentes lógicas. Una función de la educación sistemática es ayudar a mirar y a mirarse; ayudar a discernir el valor y el significado de los hechos y los símbolos; construir en libertad desde el lugar en que se mira; llegar a ser uno, en sentido cualitativo, desde el origen —y el destino social inevitable. Lo que significa ayudar a convivir en la incertidumbre e interpretar las causas, los fundamentos de la vida cotidiana, comprender sus códigos y la capacidad de interpretación dinámica. Educar, representa un compromiso con la vida real y ayudar con otros a construir el futuro para otros. Esa es una dimensión social básica de la educación. Para ello el diseño curricular debe dar respuesta a dos necesidades formativas: a) hacia las capacidades comunes de la especie y b) hacia los derechos de cada cultura, es decir multicultural para formar personas competentes para vivir en varias culturas.

nesean para rrículos princi-

Se requiere entonces que las cesidades sociales planteadas diseñar los cuy orientarlos palmente en

dos vertientes: a) cantidad y fugacidad de los conocimientos en permanente cambio y b) contenidos estables hacia el aprendizaje formal —aprender a aprender— que se centra en las habilidades flexibles, las destrezas generales con contenidos concretos y necesarias para adquirir y analizar información. Por último, volviendo al punto inicial el concepto de persona y el o los paradigmas que sustentan su orientación formativa deben considerar al individuo en proceso de constante crecimiento personal o de consecución de la integridad. La tendencia a la realización está orientada hacia el crecimiento personal, la autonomía y la liberación del control de fuerzas externas. El desarrollo integral dentro de la corriente humanista hace énfasis a los aspectos éticos y morales porque consideran que una buena educación debe convertir a las personas en seres altruistas, generosos, creativos; con conciencia social, respetuosos de las necesidades, derechos e intereses de los demás. El aprendizaje integral tiene un gran número de elementos cognoscitivos, afectivos (curiosidad, emoción y pasión) y experienciales (cuidado, autodisciplina, confianza en sí mismo y la emoción del descubrimiento). En el proceso de aprendizaje no interesa tanto la naturaleza y validez del conocimiento en sí, como la aplicación de los procedimientos metodológicos que enriquezcan la parte esencial del conocimiento: la comprensión del hombre como persona total.

Para Rogers1 la educación tiene el importante papel de enseñar a las personas a vivir en paz, evitando guerras, adiestrándolas en el cuidado del medio ambiente y sobre todo ayudando a los individuos a vivir en un mundo en perpetuo cambio donde es importante aprender a aprender. __________________ * Coronel María Hortencia. La educación y la sociedad.

En Certidumbres e incertidumbres. Correo del Maestro núm. 63 agosto 2001. consultado 8 de diciembre 2008 en : http://www.correodelmaestro.com/anteriores/2001/ agosto/incert63.htm Información enviada por Centro Educativo Cruz Azul. 1 Paterson, C. H. (1982) Bases para una Teoría de la Enseñanza y Psicología de la Educación. Editorial el Manual Moderno. México p. 296 a 353.

Revista de la Federación de Escuelas Particulares de Tula

vida en común que se construye y permite la formación en sociedad, siguiendo patrones culturales.

15


EDUCACIÓN Y NUEVAS TECNOLOGÍASS

E

Revista de la Federación de Escuelas Particulares de Tula

l presente artículo establece un nexo entre la naciente sociedad del conocimiento y las actuales tendencias educacionales que rescatan las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (NTIC). Al establecer este nexo pone de relieve el papel que cumplirán las universidades en la conformación de las comunidades científicas que son, a fin de cuentas, quienes alimentan los paradigmas emergentes abriendo y alimentando campos de conocimiento. Se retoma el caso de una pequeña universidad particular en la ciudad de Tulancingo.

16

Desde una cierta perspectiva europea, existen tres grandes tipos de revoluciones que han marcado el devenir de la sociedad capitalista desde el siglo XVIII. Las revoluciones industriales iniciadas desde 1750 y proseguidas hasta nuestros días, la revolución administrativa (básicamente de mediados de siglo XX) y la revolución del conocimiento (sin origen definido pero ya claramente presente a finales del siglo pasado). Estos tres fenómenos han marcado derroteros de la vida económica pasada y presente. No son, sin embargo “etapas” mutuamente excluyentes sino momentos que se sobreponen y se apoyan enfatizando el acento de tal o cual revolución en función del nivel de desarrollo de la región o país de que hablemos. Sin embargo, algo queda claro: si las revoluciones industriales influyeron sobre el trabajo y la productividad, si modificaron la demografía y los espacios habitables (generando un impresionante crecimiento urbano), por su voracidad para explotar fuerza de trabajo masculina, femenina e infantil también crearon resistencias a nivel de valores y de ideologías contraculturales. La enorme fuerza que han tenido recientemente las revoluciones administrativas y de conocimiento se basan entre otras cosas en que se han metido en la cabeza de las personas. Por ello, vemos que ahora es mucho mejor visto hablar de líderes y no de capataces o patrones; de empoderamiento del trabajador, de inteligencia emocional, de calidad, de satisfacción del cliente, de competencias etc. Términos que encontramos en la gestión empresarial, pero también en la gestión educacional, en la gestión sanitaria y hasta en la vida personal. El nuevo lenguaje de la revolución administrativa ha invadido todas las áreas de la dinámica social. Es decir, se trata de los mismos valores liberales del capitalismo clásico pero rescatando a la persona (que ahora se ha convertido en factor humano, capital intelectual o capital relacional). Rescatar la subjetividad

Tecnología educativa y sociedad del conocimiento

Beatriz Gómez Villanueva Jesús Enciso González Colaboración del Centro Universitario del Oriente de Hidalgo (CUOH), Tulancingo

de la persona es rescatar su capacidad de aprender y valorar su conocimiento. Por esto hemos dicho desde un principio que la secuencia lógica a las revoluciones industriales era la sociedad de conocimiento como paradigma social que abraza en su seno otro tipo de interpretaciones que hablan de globalización, neoliberalismo, sociedad postindustrial o posmoderna. En el debate establecido entre quienes defienden el término sociedad de la información y quienes le llaman sociedad del conocimiento, parece que éste último tiene ventaja. Y la defienden con cierta razón: el dato bruto que es procesado a indicador gana valor informacional y se convierte en información. Pero la información al convertirse en percepción científica o descubrimiento de campo de estudio se convierte en conocimiento… en ciencia. A decir de Thomas Kuhn, la sociedad del conocimiento es tal porque genera comunidades científicas y no técnicos de fábrica. Y tal vez sea ahí donde debemos detenernos para replantear el papel de las universidades en la sociedad del conocimiento. Aunque se ha tratado de sacar la ciencia a la calle a través de toda una mercadotecnia de la divulgación científica y aunque temas no científicos se les da el carácter de campos de ciencia, las universidades seguirán siendo los lugares privilegiados donde se formen las comunidades científicas que establezcan y hagan crecer los paradigmas de conocimiento. Cierto que ahora, la escuela tendrá que estar a tono con los aires del siglo XXI.

Tendrá que retomar el pujante modelo de las competencias, deberá modificar la relación específica maestro alumno por una relación genérica cliente-proveedor, deberá modificar su cultura organizacional y tendrá que encontrar estrategias para poder administrar el conocimiento, ya que es una organización que hace uso intensivo de éste.

Y en este nuevo panorama educativo, las escuelas privadas tienen mucho qué decir y hacer. Primero porque siempre han estado en estos terrenos. Para bien o para mal, el usuario de la educación privada siempre se ha movido entre ser estudiante o cliente. Dados los recursos escasos, la universidad particular siempre se ha preocupado por la administración del capital intelectual y por su mismo carácter, la universidad de corte privado siempre ha tenido un lenguaje que está inmerso (por no decir prisionero) de la visión empresarial. Y no es que esto sea malo: se ha comprendido que el verdadero cliente de las escuelas es el mercado de trabajo, pues ellas valorarán qué tan competente es el profesionista que se entrega a la sociedad después de una graduación. El desarrollo del sistema educativo en México ha llevado a que estén en boga los posgrados. Y que en todos ellos se hable de globalización, calidad, tecnologías, multiculturalidad, competitividad y sustentabilidad, entre otras preocupaciones. Particular mención hacemos de la experiencia de la Maestría en Tecnología Educativa que se está llevando a cabo en el Centro Universitario del Oriente de Hidalgo (CUOH), en Tulancingo. Sus directivos, sabedores de lo que implica la sociedad del conocimiento (como herederos de aquellos cambios generados por las revoluciones industriales, administrativas o de conocimiento) han establecido una currícula que pone énfasis en los fenómenos antes mencionados: la competitividad, la calidad, el manejo de la información, del conocimiento, de la administración de lo intelectual… y es que la tecnología educativa no es sinónimo de aparatos. Más aún, la tecnología es familiar a métodos, formas sistemáticas del saber hacer, saber interpretar y saber ser. Cierto teórico alemán mencionaba que en la raíz de las cosas, la tecnología es una relación del hombre con la naturaleza. Y la naturaleza humana es social. Por ello, en la Maestría en Tecnología Educativa de CUOH se estudia la versión restringida de lo tecnológico (la computadora o los medios de comunicación), pero sobre todo se hace énfasis en la versión ampliada de la tecnología: la relación del estudiante con su naturaleza social.


Octaviano Ángeles Colaboración del Centro Escolar Tolteca

E

l ámbito natural de la educación es la familia, pues en ella es donde los niños, desde su más tierna infancia se relacionan como personas; por ende, le corresponde casi en forma exclusiva la misión de educar. Los padres y hermanos son los primeros educadores. Otras instancias como la escuela, el entorno social, los medios de comunicación, etc., solo coadyuvan a educar. Actualmente no existe ya un modelo único de familia, se integran de diversas maneras, los roles han cambiado, sobre todo el de la mujer. Los niños tienen horas de soledad y los padres se ufanan de proporcionarles “tiempo de calidad”. La educación familiar está llena de afecto, real o aparente, pero carente de pautas de conducta, las palabras exigencia y paciencia no van acompañadas de constancia en las acciones para obtener resultados. Nos encontramos así niños a los que hoy se les prohíbe, lo que se les permite mañana, creando el sentimiento de que siempre, tarde o temprano, conseguirán lo que quieren. La familia se ha vuelto sobreprotectora, defiende a los hijos de los supuestos ataques del exterior, entre ellos los de los propios maestros, lo que en muchos casos dificulta la resolución de problemas al no ser aceptada la autoridad o la observación del profesor. La sociedad en su conjunto ha tratado de dar a la escuela el papel protagónico de educar a niños y jóvenes, sin embargo, la escuela únicamente es subsidiaria de la educación, no debe sustituir a la familia sino continuar con lo iniciado en casa, pero también como subsidiaria debe asumir su responsabilidad. Los educadores debemos devolver a las familias el sentido que les corresponde como educadores de sus hijos, principalmente porque en muchos casos están evadiendo esa responsabilidad por causas tan disímbolas como: ignorancia, trabajo fuera de casa de ambos progenitores, desintegración familiar, etc. Los maestros nos debemos hacer la siguiente pregunta: ¿Qué tipo de hombre transmito como educador? No es suficiente con tratar a los otros como nos gusta que nos traten, sino como ellos quieren que los traten, para así hacerlos sentir bien. El educador no tiene la verdad absoluta, debe integrarse al grupo para efectuar un acompañamiento inteligente durante el proceso de enseñanza aprendizaje. No debe enseñar al alumno a ver el mundo según su punto de vista, es mejor ayudarle para que se ubique en su propio mundo y tome decisiones, aunque se equivoque. Se pide a la escuela y a los maestros que eduquemos para la vida y desde la vida, pero a la vez se nos exige que esa vida sea ideal. La escuela ha de permanecer inmersa en la sociedad pero sin contaminarse de sus miserias. Eso es imposible, ya que las personas que estamos en ella no podemos dejar de vivir en el mundo real. La sociedad nos carga la responsabilidad de hacerla mejor, pero nos niega el reconocimiento, los instrumentos y en ocasiones el respeto para conseguirlo, solamente la firme decisión (vocación) es capaz de conseguir que sigamos luchando por llegar a la meta, pues lo que sí es real, es la posibilidad de que nuestra tarea se convierta

en algo significativo, no sólo para nuestra vida, también para la de nuestros alumnos. La humanidad ha vivido el proceso de educación de manera similar a la vida de una persona: niñez, adolescencia, madurez. La educación es el motor primordial de la cultura, las personas que no llenan su cerebro están vacías. Pero debemos nutrir al interior del educando considerándolo como persona y no únicamente como objeto del proceso enseñanza aprendizaje. Una buena educación debe fomentar la superación personal; ayudar al educando a descubrir el valor de “su” vida y situarlo en su realidad; prepararlo para no perseguir la felicidad en forma obsesiva, ni despreciarla; permitirle vivir valores trascendentes como verdad, belleza, unidad, “amor”. El amor de los padres engendra el de los hijos, pero no debe ser el amor de las telenovelas y el cine, sino el que madura y crece, el que equilibra, el que se entrega sin fechas ni reservas, el que perdona generosamente (“Todo mundo se equivoca, menos tú y yo, bueno tú algunas veces”). El amor produce cambios (el adolescente que se empieza a bañar, rasurar, cuidar su ropa cuando contrae el virus de Cupido), y la escuela debe colaborar con la familia para lograr que los estudiantes puedan afirmar: “Yo soy responsable de lo que tengo que hacer. Yo sé lo que quiero hacer. Yo sé establecer prioridades. Yo sé usar la empatía. Yo no soy el único, pienso primero en nosotros”. En esta época de globalización, de la lenta pero segura invasión de las empresas transnacionales y de la información instantánea, existe entre los jóvenes una errónea concepción del amor y la sexualidad, conformándose con la búsqueda del placer, lo cual origina que se establezcan relaciones que no van a durar. Actualmente aproximadamente un 30 % de los matrimonios terminan pronto, pues los jóvenes no están acostumbrados a hacer vida con alguien, son individualistas, sus intereses giran en torno a su carrera y a conseguir satisfacciones sin compromiso. Decir educación integral es un pleonasmo, pues si es educación (que no instrucción), es integral. El trabajo de una escuela puede ser inmanente cuando sólo se preocupa porque sus alumnos se promuevan de grado, cuando sólo se utilizan los valores como conceptos, pero esto no basta, para formar personas es necesario que la educación sea trascendente. Las autoridades educativas, los medios de comunicación y la sociedad en general critican los pobres logros de la educación en México. Los padres de familia se quejan de la falta de compromiso de los profesores hacia el desempeño adecuado y eficiente de su trabajo. Quienes nos dedicamos a la educación criticamos la falta de apoyo de autoridades, padres y sociedad, así como del poco interés de los estudiantes por obtener una educación de calidad. Los alumnos no alcanzan a comprender por qué, sin tomar en cuenta su opinión e intereses, se les obliga a realizar algo que se supone es para su beneficio y que alcancen la felicidad. Así, se cierra el círculo vicioso en donde todos consideran que son otros los culpables de la falta de buenos resultados en educación y sin asumir la responsabilidad que les corresponde. Los maestros necesitamos elementos para mejorar nuestra práctica educativa y lograr una verdadera trascendencia en la labor que cotidianamente realizamos, lo cual seguramente nos dará más satisfacciones al participar realmente en la educación de los alumnos a nuestro cargo. Hacer crecer en forma cultural y humana a la persona debe tener como fundamento a la familia, ya que la vida en común es la piedra de toque. Necesitamos educar y educarnos en la vida común, no en el individualismo. Tomando en consideración que la enseñanza

EDUCACIÓN Y FAMILIA aprendizaje debe abarcar al conocimiento como un todo y no en forma fraccionada, los educadores deben esforzarse por ayudar a sus alumnos a descubrir el universo y su posición dentro de él. La educación, en su sentido más propio es una relación interpersonal. En ocasiones se confunde con enseñanza pero es mucho más, pues esta última la puede realizar con éxito un libro, un programa de televisión, un programa de computación, un curso virtual, etc. “Un diamante sólo puede ser pulido con otro diamante”, una persona sólo puede ser educada por otras personas. Los hombres se asemejan por sus instintos y necesidades, y se diferencian por sus calidades. En la enseñanza, una parte importante es el docente, pues el educador enseña más con lo que es que con lo que sabe. Debe darse tiempo para dar algo de sí, más que conocimientos, se debe comunicar con cada uno de sus alumnos y no sólo con la colectividad. La categoría de un educador no está dada sólo por los conocimientos y técnicas que domine, sino por su calidad de persona. El educador, docente, maestro, catedrático…es un ser humano, su papel es fundamental pues explicita en lo concreto la oferta educativa de su institución. Sus conocimientos no son estáticos sino dinámicos por el permanente contacto con sus alumnos. Los conocimientos previos del estudiante le permiten iniciar y acompañar de diferentes maneras su aprendizaje. En educación no es válido premiar el resultado más que el esfuerzo. Nadie da lo que no tiene. Ser educador implica ser investigador, prepararse para el trabajo y la familia. Las reuniones de maestros no deben ser simples charlas de café, deben aprovecharse para compartir problemáticas y proponer soluciones, pues el buen maestro es orientador, amigo, promotor de la buena conducta ciudadana, respetuoso de las normas, carismático pero de carácter firme, para ser ejemplo ante sus alumnos. La enseñanza aprendizaje de valores no puede realizarse teóricamente, se aprende principalmente por ósmosis: “Lo que eres me grita tan fuerte que no me deja escuchar lo que me dices” (Emerson). Los maestros debemos estar preparados para trascender, lo cual no significa pasar a la historia y ser recordado como héroe, significa dejar en segundo término el bien propio por buscar el de los demás, es ser mejor cada día, no compararse con nadie, y conseguir imbuir en nuestros alumnos la importancia de aprovechar cualquier circunstancia para crecer como personas en su más amplia acepción. El porvenir de las nuevas generaciones no debemos crearlo nosotros, nuestra obligación es darles las herramientas para que ellos lo vayan creando. Todos los aspectos del ser humano son perfectibles. Los padres saben el bien que quieren para sus hijos, es necesario que haya esquemas del gobierno para que los padres elijan la educación que se dará a sus hijos y no únicamente a quienes puedan pagarlo; para ello, las escuelas deben informar el modelo y/o proyecto educativo que ofrecen a los usuarios y trabajar en forma congruente con esa oferta. (Si en una escuela se habla de igualdad pero se pone a competir a los alumnos entre ellos y se aceptan actitudes de exclusión, no se cumple lo ofrecido).

Revista de la Federación de Escuelas Particulares de Tula

La educación, medio ideal para apoyar a la familia en la formación de niños y adolescentes

17


PROCESOS DE APRENDIZAJE Y SUS PROBLEMAS

El Transtorno por Déficit de Atención

Beatriz Gómez Villanueva Colaboración del Colegio Sor Juana Inés de la Cruz

L

os trastornos en la conducta de niños y adolescentes, además de suponer diversos desafíos para la dinámica y estructura familiar, impactan notablemente el desenvolvimiento que ellos realizan en su ámbito escolar y comunitario.

Revista de la Federación de Escuelas Particulares de Tula

Acudir a la escuela es el acto más importante en el desarrollo de la persona en sus primeras etapas de vida y en ese ambiente se hacen obvias las disfunciones conductuales que en el hogar han sido toleradas o que han pasado inadvertidas. Un padecimiento que resulta claramente evidenciado en el aula es el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDA), patología recientemente tipificada en toda su serie de síntomas y que afecta severamente la conducta y el aprendizaje. El TDA aparece en la infancia con una incidencia de 5 a 15 por ciento entre los niños/as sanos y se caracteriza por la falta de atención y grados variables de impulsividad e hiperactividad, los que producen una modificación en la estructura de la personalidad y en el modo de aprender. La Asociación Psiquiátrica Americana, en el Manual Diagnóstico y Estadístico (DSM-IV, 1994), señala las siguientes reglas para identificar la desatención, la hiperactividad y la impulsividad como síntomas verdaderos de TDA:

Inicio de síntomas antes de los 7 años. • • •

18

Observación de los síntomas en más de dos lugares (casa, escuela, sitios de recreo). Persistencia del comportamiento anormal durante más de seis meses No iniciar este tipo de comportamiento después de un evento agudo como el divorcio de los padres. No estar relacionados los signos y síntomas con alguna enfermedad o consumo de medicamentos.

Respecto a la inatención, el niño deberá tener seis o más de los signos que se marcan a continuación: 1) No pone atención a los detalles y comete errores evidentes al momento de realizar sus tareas escolares, trabajos o actividades diarias. 2) Tiene dificultad para mantener la atención en juegos o tareas. 3) No parece escuchar lo que se dice. 4) No sigue correctamente las instrucciones ni termina las tareas escolares ni asume las obligaciones en casa a pesar de comprender las órdenes. 5) Tiene dificultad en organizar actividades o tareas. 6) Evita actividades o cosas que requieran un esfuerzo mental sostenible (como completar un rompecabezas). 7) Pierde sus útiles escolares o cosas necesarias para sus actividades (juguetes, lápices, libros, tareas). 8) Se distrae fácilmente con estímulos irrelevantes. 9) Se olvida de cosas importantes en actividades diarias.

Para considerar que hay hiperactividad, el niño debe tener al menos seis de los siguientes síntomas: 1) Está inquieto con las manos o los pies mientras está sentado. 2) Se levanta de su lugar en el salón de clases o en otras situaciones donde se espera que se mantenga sentado (p. ej. a la hora de comer o con las visitas). 3) Corre o trepa en situaciones inapropiadas. 4) Tiene dificultades al jugar o compartir sus juegos. 5) Actúa como si estuviera “manejado por un motor con batería continua”. 6) Habla demasiado. 7) Contesta o actúa antes de que se le terminen de formular las preguntas. 8) Tiene dificultades en esperar su turno. 9) Interrumpe las conversaciones o los juegos de los demás.


Debe destacarse que el TDA tiene problemas asociados tales como trastornos del sueño, de socialización, de coordinación motora, de ansiedad/depresión y específicos del aprendizaje, entre otros. Por lo anterior, un diagnóstico adecuado seguido de un tratamiento farmacológico y psicológico resultan indispensables para evitar que en la adolescencia, o incluso en la adultez, el paciente viva situaciones de inadaptación que le ocasionen desventajas sociales y sentimientos de autodevaluación o de baja autoestima. Una escuela inclusiva debe propiciar la comprensión y la aceptación de niños y jóvenes con TDA, así como ejercer acciones particulares que ayuden a esta clase de pacientes. Eduardo Barragán1 proporciona los siguientes consejos prácticos para los maestros que tienen en su aula alumnos con TDA: 1) Descubre el estilo de aprendizaje de tus estudiantes mediante un breve examen diagnóstico. 2) Refuerza la autoestima del pequeño/a, si se siente inútil nunca podrá mejorar. 3) Recompensa más los esfuerzos que los resultados. 4) Concéntrate en la atención del estudiante: •

5) Consistencia: Ellos/as tienen dificultad para adecuarse al cambio, aun si es un cambio positivo. Ellos/ as requieren de una estructura externa fuerte. 6) Los niños con TDA organizan pobremente su tiempo y necesitan que les ayuden a estructurar las tareas por partes. 7) Coloca a los niños/as con TDA en la primera fila del aula, cerca del pizarrón o donde acostumbres dar instrucciones. 8) Evita colocar a los niños/as con TDA en una sola mesa con otros niños/as. Esto facilita su distracción. 9) Recuerda que estos pequeños tienen una mayor tendencia a provocar peleas y molestar a la gente que se encuentra a su alrededor. 10) Muchos de estos niños/as son aprendices visuales. Trata de hacer cosas más visuales o táctiles e invítalos a participar. En vez de memorizar palabras, pídeles que “hagan una película en su mente y después la reproduzcan”. Tener un hijo o un alumno con TDA implica para los padres de familia y maestros un gran reto que al ser trabajado con compromiso hará posible que el niño y el joven trasciendan la profunda vulnerabilidad que suele estigmatizarlos como “alumnos problema”, para dar paso a la posibilidad de que ellos tengan una vida adaptada a las condiciones de su ambiente y en esencia funcional. Para saber más: Barragán E. El niño y el adolescente con Trastorno por Déficit de Atención, su mundo y sus soluciones. México, Altius Editores, 2002. Goldman H. Psiquiatría General. México. El Manual Moderno, 1994. Hales Robert E, Yudofsky Stuart C, Talbott John A. DSM-IV. Tratado de Psiquiatría, Tomo I. The American Psychiatric Press. España. Masson, 2002. --------------------

Revista de la Federación de Escuelas Particulares de Tula

Si bien la inteligencia del niño con TDA es similar o superior a la de otros niños con conductas funcionales, es real que su comportamiento propicia marginación e incomprensión en su medio escolar y social, por lo que es vital entender que este padecimiento no depende de la voluntad de quien vive con TDA. Un tratamiento oportuno y eficaz puede mejorar en el niño las condiciones de su desempeño, lo que puede permitirle tener un desarrollo normal en sus etapas posteriores.

1Barragán E. El niño y el adolescente con Trastorno por Déficit de Atención, su mundo y sus soluciones. México, Altius Editores, 2002.

Emplea estrategias multisensoriales (materiales de colores que atrapen la atención del niño/a). Proyecta tu voz hacia los/las estudiantes y no hacia las paredes del aula.

19


PSICOLOGÍA DEL NIÑO Y DEL ADOLESCENTE

Revista de la Federación de Escuelas Particulares de Tula

U

na de las necesidades más importantes en la formación humana es contar con acompañamiento en la construcción de nuestra manera particular de ver la vida, de prepararnos para enfrentarla y de aportar con nuestras capacidades formas íntegras y saludables que contribuyan a nuestro pleno desarrollo. En este proceso de acompañamiento tienen una función muy importante los padres y los maestros quienes son nuestros primeros contactos con el mundo y nos transmiten sus ideas, su cultura y su estilo de vida, por lo que se constituyen en referentes simbólicos en nuestras tareas de desarrollo que nos ayudan a definir identidad, arraigo y sentido de pertenencia para ir conformando nuestra forma de ser, pensar, decir, hacer y sentir. El presente trabajo tiene como propósito acercarnos al conocimiento de las tareas de desarrollo que debemos cumplir

Las Ocho Edades del Hombre

Colaboración del Centro Educativo Cruz Azul

como padres o maestros debemos contribuir a formar las virtudes básicas en nuestros hijos o alumnos. 1. Confianza básica versus desconfianza básica La primera tarea es contribuir a la adquisición de confianza básica. Cuando los niños son alimentados y cuidados amorosamente se despierta en ellos un sentimiento de bondad interior, provocado por las relaciones que el niño establece con sus padres. El primer logro social del niño es permitir que su madre se aleje de su lado, porque ella se va convirtiendo en certeza interior y en algo exterior previsible, elementos que el niño debe ir adquiriendo por sí mismo. La confianza es un prerrequisito para el logro de la autonomía.

Con los logros obtenidos el niño puede enfrentar nuevos retos y nuevas posibilidades. El dominio del lenguaje le permite hacer sus propios planes, actuar con intencionalidad y tomar decisiones. Con su ingreso al ambiente escolar inicia su vida comunitaria, con la oportunidad de ser él mismo y dejar atrás el apego exclusivo a los padres. Por ello los padres deben prepararlo al interior de la familia para la vida escolar, impulsándolo a que haga cosas por sí mismo y de ayudare a los demás (bañarse, peinarse, vestirse, poner la mesa, sacar la basura, hacer galletas) para descubrir su propio valor, sentirse seguro y orgulloso. En esta etapa el padre del mismo sexo desempeña un papel muy importante de identificación y definición de sí mismo. Muestra interés por las diferencias sexuales y se despiertan en él inquietudes y curiosidad. La aceptación por parte de los padres de esta curiosidad natural asegurará en el futuro sexual una vida sana y satisfactoria, sin sentimientos de culpa que interfieran en su integridad psicológica. 4. Laboriosidad versus inferioridad El trabajo hace posible que el hombre al transformar las cosas descubra su propio valor. Las actividades productivas le

Tabla 1

en cada etapa de nuestra vida; para ello, consideramos las ocho edades del hombre que propuso Eric Erikson1 y que Luis Gadea de Nicolás retoma para desarrollar un proyecto de formación dirigido a padres y maestros. A partir de la pregunta existencial básica “¿Quién soy yo?” se van hilvanando desde nuestras relaciones cotidianas diversas respuestas, de modo que van adquiriendo significado las palabras con las que se nombran nuestras acciones en el desarrollo gradual de nuestra propia imagen. Cuando las experiencias cotidianas de los niños son de amor y respeto aprenderán a amarse, respetarse y construir una identidad positiva y en relación recíproca podrán vincularse con los otros a partir de ella.

20

3. Iniciativa versus culpa

En esta línea, cada etapa de la vida se caracteriza por diversas tareas con las que

2. Autonomía versus vergüenza y duda Los niños que aprendan a confiar en sí mismos y en los demás se atreverán a actuar por cuenta propia y podrán descubrirse a sí mismos y al mundo que los rodea. Cuando los niños dicen “Yo solito” están expresando su capacidad y deseo de iniciar su autonomía, lo que significa que toda ayuda inútil que se le brinde retardará su desarrollo. El papel de los padres a esta edad (año y medio aproximadamente) es dejarlo intentar, probar (bañarse, vestirse). Los logros que vayan teniendo se traducen en autonomía. Cuando esto no se permite se va creando en ellos duda y dependencia permanente. La forma como se responde al NO de un niño conforma su núcleo de actitudes futuras hacia la autoridad. (Ver Tabla 2)


de realizar actividades que él mismo elija y perfeccione. 5. Identidad versus confusión de rol La identidad junto con la confianza son las dos fases fundamentales del desarrollo de la persona. Después de la vida rítmica regular, de calor y protección en el útero de la madre, las primeras experiencias con las que enfrenta el mundo exterior influyen en su visión del mundo. Alrededor de los 12 años se manifiesta preocupado por cómo son las cosas y cómo podrían ser, su pensamiento sufre un cambio radical y cuestiona su propia existencia y la razón y sentido de la vida.

daria, de darse a través de la unión sexual. El desarrollo de una personalidad sana deberá ser capaz de amar incondicionalmente, pero también de renunciar al objeto amoroso si es necesario. Los momentos sublimes en los que logramos ser comprendidos sin palabras, sólo serán posibles gracias a la profunda comunicación que logra la intimidad. Los enamorados caminan juntos, se tocan, se miran y son capaces de mantener relaciones personales genuinas de amor o amistad. Los hijos sucumbirán ante el irresistible anhelo de la vida y los padres debemos aceptar sus noviazgos y confiar en ellos. Abrir la puerta de nuestra casa a los amigos de nuestros hijos, conocerlos bien y brindarles nuestro afecto y nuestra confianza es la mejor garantía de respeto. 7. Generatividad versus estancamiento La preocupación por establecer y guiar a la nueva generación es otra tarea del desarrollo que implica alcanzar la madurez al entregar todo el amor sin perder la integridad del yo y a la creación de un mundo mejor. Por ello debemos tener siempre presente que todos los que estamos en contacto con los niños somos educadores y que podemos hacerlo para bien o para mal. Desde ahí tenemos la oportunidad de decidir si nos convertimos en generadores de desconfianza, presión y trampas para asegurar triunfos, o de felicidad por compartir, apoyo a la seguridad, de disfrute por los logros, de hábitos y disciplina.

Tabla 2

Busca respuestas a través del diálogo con personas de su edad. Es de vital importancia ofrecerle oportunidades de confianza, autonomía, iniciativa, laboriosidad, reconocimiento de sus propios logros, aptitudes, valor y visión de futuro, para que sean capaces de desarrollar sus propias respuestas: “yo sé quién soy”, “yo soy capaz de“, “yo sirvo para”, “yo deseo”, “yo seré”, pero sobre todo: “yo valgo mucho”, “soy digno de ser amado y respetado y capaz de amar y respetar”. Hacerlo responsable de los esfuerzos que haga por desarrollarse y alcanzar niveles de excelencia son necesarios para superar actitudes de apatía y desinterés, y para triunfar en un mundo adulto como recompensa a su esfuerzo y hacer que emerja lo mejor de sí. 6. Intimidad versus aislamiento El logro de confianza da capacidad para fundir la propia identidad con la de otro, sin perderse, de entregar su amor, de trabajar, de tener una amistad íntima y soli-

8. Integridad versus deseesperanza

Revista de la Federación de Escuelas Particulares de Tula

ayudan a entender el sentido de la vida humana, por eso las oportunidades que se le ofrezcan para asumir pequeñas responsabilidades que contribuyan al bienestar familiar a través de su esfuerzo personal son fundamentales, por ejemplo, el fin de semana puede hacer el desayuno para toda la familia, decidir lo que va a hacer, calcular el dinero que necesitará para comprar las cosas, todo ello con la supervisión de los padres. Saber que es bueno para algo le da certeza, por ello es necesario que los padres lo ayudemos a descubrir sus aptitudes y le brindemos la oportunidad

Sólo el adulto que ha generado bienestar, no sólo para él y los suyos sino para su comunidad o para la humanidad entera, habrá madurado en el logro de las siete etapas anteriores y podrá dar sentido de integridad y dignidad a su vida. Como adultos debemos enfrentar nuestras propias tareas de desarrollo y cumplirlas para convertirnos en instrumento eficaz de desarrollo del niño. Existe una relación recíproca entre la integridad adulta y la confianza infantil: “Los niños sanos no temen a la vida si sus mayores tienen la integridad necesaria para no temer a la muerte”. ______________

1 Presentadas por Lic. Luis Gadea de Nicolás en el Taller Líneas de Desarrollo Infantil, en el Jardín de Niños del Centro Educativo Cruz Azul, noviembre 18 y 19, 2008. La versión original y completa de Las ocho edades del hombre aparece publicada en: http://presencias.net/indpdm.html?http://presencias. net/educar/ht1024.html

21


RETOS DE LA EDUCACIÓN

Los Propósitos Educativos Jesús Salvador Moncada Cerón Colaboración del Colegio Sor Juana Inés de la Cruz

Revista de la Federación de Escuelas Particulares de Tula

C

22

onstruir y crecer son órdenes de vida que, en afinidad, conducen el trayecto de nuestras historias colectivas, las que dan sentido a la cultura humana. Somos seres temporales que a partir del reconocimiento del pasado, transitamos hacia la construcción de un futuro que alberga innumerables posibilidades. En este dinamismo incesante, se conforma la historia como un proceso vivo que forja identidad, autoconocimiento y una noción de trascendencia que se proyecta hacia el encuentro de mejores escenarios. La historia nos da un sentido de pertenencia, nos habla del camino recorrido y define los lineamientos del futuro. Perfila expectativas y, sobre todo, se convierte en el cimiento de la esperanza. Un deber de nuestras instituciones ha sido contribuir, a lo largo del tiempo y a través de la educación, en la formación de sociedades más justas y ordenadas que destierren el estigma de la marginación. Ser educadores es un extraordinario privilegio que nos hace partícipes y promotores de la transformación cualitativa que requiere la Nación. Requerimos, como profesores, desarrollar una profunda reflexión que ayude a la transformación de nuestras instituciones escolares, creando una verdadera vida académica con la finalidad de motivar a los miembros de las comunidades educativas para que sean capaces de apropiarse del conocimiento y sientan que un nuevo ambiente cultural les abre mayores perspectivas. Nuestras instituciones no solamente son lugares para aprender ciencias y letras, sino que son ante todo un espacio en el que alumnos y profesores respiran aun sin darse cuenta la educación y formación necesaria para dar respuesta a la necesidades humanísticas, técnicas y científicas que reclama la sociedad actual. Nadie fuera de este ambiente educativo puede dotar a nuestras instituciones de un proyecto de cambio. El punto de partida es reconocer que el conocimiento se convierte en el elemento central de la actual dinámica social y que se ubica en el corazón del diseño del modelo y proyecto educativo que necesitamos orientar, pero a la vez reconocer que el avance social no se basa sólo en los progresos tecnológicos y menos aún si nuestra apuesta es por un desarrollo humano y por la educación para todos. Una educación de vanguardia debe centrarse en la excelencia académica y humana, dimensionada desde la formación integral y el servicio a la comunidad; esta educación intenta descentrarse de la enseñanza para enfocarse en el aprendizaje de los alumnos y se caracteriza por la introducción de las TIC, el currículo flexible, el desarrollo del pensamiento complejo, el aprendizaje colaborativo, la formación en la práctica fundamentada en modelos experienciales y de solución de problemas y de formación en valores. Lo que nos da la pauta para una reflexión respecto a la cultura de la innovación, la cual consiste

en un proceso de destrucción creadora, en el mundo cambiante y complejo en el que vivimos, donde el conocimiento y por ende los modelos educativos caducan constantemente, por lo que representa un enorme reto armonizar la cultura de la innovación con la visión a largo plazo, lo que requiere de una amplia reflexión para cambiar de paradigmas y prácticas sociales y educativas. La actual crisis de civilización y la crisis de esperanza de la sociedad hipermoderna necesitan de una nueva generación, nueva visión y nuevo horizonte que den propuestas audaces. Se requiere un proyecto de envergadura, capaz de retar a las instituciones para afiliar a la educación al partido de la vida para todos. De aquí se derivan retos y compromisos institucionales que afectan toda la vida y el quehacer educativo como centros de verdad y de expresión de ese sentido solidario, siendo talleres de laboriosidad intelectual, palestras del espíritu, comunidades vivas donde se experimenten las formas de colaboración interinstitucional. Si tuviera que sistematizar y sintetizar cuáles son los grandes retos históricos a resolver, tendría que hacer algunos planteamientos que son compromisos para los directivos y profesores: 1. En la formación escolarizada promover el desarrollo integral desde lo intelectual no es suficiente. Es necesaria la promoción vital de las cualidades de la persona, con hechos y situaciones que le exijan una res-

puesta concreta a su sensibilidad, a su afectividad, a su creatividad y a su capacidad trascendente, pues para ayudar a formar estudiantes competentes y comprometidos, los directivos, los profesores y los administrativos deben aparecer ante los alumnos como modelos de competencia profesional, de conciencia frente a la realidad del entorno, todos ellos comprometidos con la sociedad, es decir, capaces de responder a los retos que plantea la condición de vida de las mayorías marginadas o excluidas. Más aún deben buscar que efectivamente prevalezca una cultura que abra espacios para la solidaridad y para la trascendencia. Se trata ante todo de preparar para el ejercicio de la profesión más sublime y común a todos los hombres y mujeres: la de vivir como seres humanos, siendo personas para el servicio de

los demás. 2. Estimular y promover con todo énfasis el acompañamiento personal que ayude a los alumnos a integrar su proyecto de vida personal y profesional, mejorando las relaciones entre el profesor y el estudiante, orientado esto, a la búsqueda de la excelencia, para que sean de verdad un constitutivo de nuestra cultura organizacional y de nuestro sistema de gestión de la calidad. 3. Hacer efectiva la formación integral del conocimiento, logrando el encuentro de la excelencia humana y académica. Se plantea, así, ampliar las ofertas de la educación física y deportiva integrando los valores del respeto, el juego limpio, de la fraternidad, del profesionalismo deportivo, de la sana competencia, del cuidado del cuerpo, de la energía que rodea nuestra dimensión corporal. Por otra parte desarrollar una vida saludable, hábitos de calidad de vida, de prevención de la drogadicción, del alcoholismo, de embarazos no deseados, la proyección de una sexualidad sanamente vivida, en una palabra, de una ecología física, espiritual y psicológica. Lograr por otra parte una experiencia artística, tanto en las artes plásticas y visuales como en las artes musicales y escénicas. Todos sabemos que la captación de la belleza, la educación del gusto estético, la apreciación del arte, son tareas que requieren que los maestros tengamos un cultivo personal de la cultura. Debemos estimular y promover con todo énfasis, una visión humanista en nuestra propuesta educativa. El propósito es que el humanismo, la literatura, el arte encuentren una cabida natural y espontánea en nuestro quehacer educativo. 4. Facilitar una conciencia ética que incluya la acción social voluntaria, como signo visible de solidaridad, sobre todo en el orden social estructural que permita una mejor calidad de vida a quienes tienen diversas formas de pobreza. Conciliando el pluralismo y el amoralismo postmoderno con la enseñanza de la convivencia, la moral, la democracia y la ciudadanía, revisando si estamos educando para el triunfo en el contexto de una competitividad insolidaria, característica de la sociedad neoliberal o si se está formando para la sociedad solidaria, en orden a la construcción de una sociedad nueva. 5. Llegar a una articulación de la educación preescolar, básica y media superior con la superior y ésta con el trabajo y el empleo. Lograr así una formación total y equilibrada (intelectual, afectiva, imaginativa, física y técnica) de la persona (libre y responsable) dentro de la comunidad.


Revista FEPT  

3er Congreso de la Federacion de Escuelas Particulares de Tula

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you