Page 1

La Tierra de los

J Moles


para Camila...


Aún el mundo era infinito. No había sido nombrado y no tenía palabras que lo delimitaran.  Sólo  flotaba  apaciblemente  una  especie  de  bruma  espesa;  esa  misma  que  ahora  hace  brotar el Huitlacoche, hizo brotar entonces los ojos en el rostro de las criaturas de maíz.    Al  final  del  Séptimo  Día,  los  dioses  se  sentaron  a  contemplar  su  obra.  Miraban  complacidos el resultado de sus intentos. Vieron como poco a poco las criaturas de maíz  dejaban de ser ingrediente inerte, y se convertían en vida.    Cuentan  los  sueños,  los  árboles,  y  los  abuelos  que  antes  de  llegar  a  la  perfección  de  las  criaturas  de  maíz,  los  dioses  realizaron  múltiples  pruebas:  con  tierra,  con  madera,  con  huesos, con barro. Especialmente con barro hicieron varias pruebas, muchas, tantas que al  final  se  fue  formando  una  enorme  masa  que  parecía  tener  vida  propia.  Los  dioses  se  asustaron,  palidecieron,  y  después  de  una  brevísima  reunión  llegaron  a  la  decisión  de  abandonar la gran masa de barro en un alejado y árido valle cerca del mar. Después de  abandonarla, casi sin hacer ruido los dioses huyeron hacia el oeste y nada se supo más de  ellos.    Pasaron  días,  pasaron  meses,  años,  siglos,  muchos  siglos  y  la  gran  mole  comenzó  a  extenderse  lentamente.  Poco  a  poco  comenzaron  a  formarse,  llanos,  pozos,  cuevas,  montes,  montañas,  muchas  montañas.  Con  el  tiempo,  el  mar  empezó  a  filtrarse  por  el  barro  y  se  formaron  también  ríos,  después  pequeños  lagos,  y  más  tarde  grandes  y  hermosos lagos. Entonces, sobre la enorme masa extendida comenzó a crecer una especie  de terciopelo verde, un delicado terciopelo verde del que más tarde empezaron a brotar  diminutos arbustos, cientos de magueyes, miles de orquídeas, y sobre todo una inmensa  cantidad  de  árboles  de  los  que  colgaban  frutos  con  las  últimas  reminiscencias  de  las  fallidas  criaturas  de  barro;  unos  frutos  con  apariencia  de  enormes  y  deformes  narices,  esos extraños frutos que ahora conocemos como Huajes.      Siguieron  pasando  los  años,  los  siglos  y  poco  o  nada  podía  distinguirse  ya  de  aquella  enorme masa de barro que había quedado sepultada bajo sus propias flores, montañas y  ríos. Justo en el centro de este inmenso paisaje se abría un gran lago del que surgían siete  estrechos ríos, que dividían el territorio en siete regiones más o menos iguales en tamaño 


pero muy  diferentes  en  su  vegetación,  en  su  fauna,  pero  sobre  todo  en  el  color  y  en  el  sabor de su tierra.    La Tierra de los Huajes permaneció virgen y desierta por muchos muchos años más, hasta  que finalmente, un buen día se apareció por uno de sus angostos riachuelos un pequeño  botecito. Aquel frágil botecito estaba fabricado con blancas y secas hojas de maíz, y sus  velas estaban confeccionadas con verdes y frescas hojas de plátano.    Entre  la  característica  bruma  del  paisaje,  comenzaron  a  distinguirse  sobre  la  pequeña  embarcación  siete  esbeltas  e  inquietantes  figuritas.  Eran  las  criaturas  del  maíz.  Desembarcaron.    Como los dioses y la naturaleza (por accidente o por intensión) ya se habían encargado de  dividir el territorio en partes iguales, no había mucho que discutir. Cada hombrecito como  por  inercia  se  encaminó  hacia  su  tierra;  unos  nadaron,  otros  improvisaron  pequeños  puentes. El más indeciso, pero también el más paciente aguardó hasta el final, por lo tanto  su tierra lo escogió a él. Como había sido el último en escoger, también fue el último en  quedarse en el bote, por lo que sólo tuvo que remar un poco para llegar hasta su destino.    Chiltik,  que  era  el  más  ambicioso  de  los  siete  tripulantes,  fue  el  primero  en  saltar  de  la 

embarcación. Al  llegar  al  centro  del  lago  se  vio  deslumbrado  por  el  enorme  Sol  que  brillaba fijamente sobre el horizonte en la región más alejada de todas. Hipnotizado por el  gran astro continuó nadando de manera impetuosa y conforme se acercaba hacia la tierra,  el rojizo Sol se hacía más, y más, y más grande. Tanta era la fascinación de Chiltik con aquel  coloso de fuego, que no advirtió que mientras nadaba hacia la playa, su piel se había llagado por  completo. Después de algunas brazadas más, finalmente llegó a lo que parecía ser tierra, aunque  difícilmente podría llamarse tierra a ese cúmulo de ríos de lava, y montañas incandescentes sobre  las que llovían granizos de fuego.  Chiltik dio su primer paso sobre aquel maravilloso infierno. Su piel se encontraba ya tan ardiente  que no se quemó. Abrió sus enormes ojos ya sin párpados. Los abrió más que nunca. Alcanzó a ver  a  los  lejos  los  cientos  de  árboles  llameantes  que  se  consumían  perpetuamente  sobre  su  propia  belleza. Con esa imagen Chiltik empezó sentir cómo las llamas también fluían por lo que quedaba  de su chamuscado esqueleto. En este clímax su mirada se fundió con su cuerpo. 


La existencia de Chiltik sobre el mar de lava apenas duró un instante, pero sintió la eternidad. La  última  luz  de  su  memoria  fueron  los  millares  y    millares  de  flamitas  que  colgaban  como  velas  invertidas en aquellos árboles llameantes.    Aún hoy se pueden ver y probar en el Mole Rojo los vestigios de estas extinguidas flamitas que en  nuestro tiempo conocemos como Chile Guajillo.    Justo en el otro extremo del lago se encontraba el paisaje más verde de todos, colinas cubiertas de  musgo,  larguísimas  enredaderas,  e  innumerables  especies  de  plantas  y  hierbas  que  crecían  por  doquier. A esta tierra, que más que tierra debería llamarse follaje, llegó Xotli; el más joven y tierno  de los hombrecitos.    Xotli  quedó  maravillado  por  el  verdoso  resplandor  que  emanaba  de  las  colinas  haciéndolas  lucir  como  un  caleidoscopio  de  esmeraldas.  Corrió  durante  siete  días  seguidos    por  todas  ellas  hasta  que las recorrió todas. Al término de estos siete días Xotli se cansó por primera vez, y también por  primera  vez  notó  dos  cosas:  la  primera,  que  nunca  había  sentido  hambre  hasta  ahora;  y  la  segunda, que en ninguna de las colinas, valles, selvas, bosques y cascadas de aquel paisaje existía  un solo rasgo de vida animal; ni un aullido, ni una lombriz, ni un hueso, ni una huella. Es por eso  que el aire que se respiraba en ese cielo se sentía tan puro, tan rico, tan completo que alimentaba.  Sólo cada siete días (como desde el principio) Xotli sentía hambre, y era entonces cuando no tenía  más que estirar su mano y arrancar un poco del follaje para llevarlo a su boca.    El  hombrecito  no  lo  notaba,  pero  cada  vez  que  comía  su  piel  se  ponía  un  poco  más  verdosa.  Pasaron los días, pasaron los años, y en una ocasión cuando terminaba de morder una hoja Xotli  parpadeó, abrió los ojos y por primera vez no pudo distinguir su verde cuerpo del paisaje. Su piel  se  había  vuelto  tan  verde  como  el  musgo  a  su  alrededor,  sus  deditos  se  habían  convertido  en  finísimos helechos que se agitaban suavemente con el capricho del aire. Xotli se asustó, pensó que  estaba  soñando  y  abrió  más  los  ojos  para  intentar  despertar.  Despertó.  Quiso  correr  de  la  desesperación pero no pudo, sentía que algo lo ataba irremediablemente. Volteó entonces a ver  sus  pies  que  en  esta  ocasión  se  veían  más  largos  y  flaquitos  que  nunca.  Vio  como  empezaban  a  clavarse  entra  la  tierra  y  nuevamente  intentó  correr,  pero  entre  más  lo  intentaba  más  se  enterraban  su  ramificados  piecitos.  Finalmente  Xotli  cedió;  dejó  de  luchar  contra  el  paisaje  y  comenzó a disfrutar ser parte de él, de ese resplandor esmeralda que hoy sobrevive en las hierbas  del Mole Verde. 


Entre la  tierra  de  fuego  y  las  colinas  esmeralda  se  asomaba  un  esplendoroso  valle  dorado,  en  donde el Sol bañaba sus tierras justo a media luz. Este lugar no conocía la noche, pero tampoco el  día; vivía en un perpetuo atardecer. Así, por la tarde llegó Kosaui, el tercer tripulante en saltar del  pequeño barco.    En esta tierra a diferencia de las anteriores, si era posible sostenerse sin ningún problema. El piso  era suave pero firme como la corteza del pan, el clima era templado y delicioso como al partir un  bolillo,  y  las  montañas  lucían  como  tortillas  recién  infladas  sobre  el  comal.  Todo  en  este  valle  despedía tonalidades amarillentas, aunque no era posible distinguir si esto era por el color mismo  de los objetos, o por la radiante y delicada luz dorada que se reflejaba incesablemente sobre este  mundo luminoso.    Lo único cierto es que el Sol de entonces es el Sol de ahora. El mismo que se asoma todos los días,  casi  al  final  del  día;  que  según  cuentan  los  descendientes  de  Kosaui,  es  el  mejor  momento  para  disfrutar de un buen Mole Amarillo.    Escondido cerca de las tierras de fuego, se encontraba un pequeño desierto cuyas arenas estaban  formadas por plateadas cenizas de tortilla quemada. Aquí desembarcó Nextli, el más solitario de  los hombrecitos.    Cuando llegó a la orilla de las tatemadas playas, Nextli se llevó la mano a la frente para cubrir sus  ojos de los intensos rayos del Sol, y de los afilados destellos de las dunas cenizas; esforzó su vista  los  más  que  pudo  y  volteó  en  todas  direcciones  con  el  afán  de  encontrar  algo  más  que  sol  y  cenizas, pero lo único que alcanzó a ver hasta el fondo era el majestuoso cielo rojizo que parecía  tan  sólido  como  una  pared  de  ladrillos  incandescentes.  Por  primera  vez  en  su  vida  Nextli  no  se  sintió sólo, se sintió plenamente acompañado de su propia presencia.    El  hombrecillo  comenzó  a  caminar  hacia  el  horizonte  recogiendo  de  cuando  en  cuando  algunos  pedacitos  de  tortilla  tatemada  que  le  daban  energía  para  seguir  adelante.  Caminó  sin  parar  durante  siete  días  y  siete  noches.  Al  final  de  la  séptima  jornada,  en  medio  de  la  obscura  noche  Nextli  volvió  a  sentirse  abrumadoramente  sólo.  Detuvo  su  andar  y  cayó  de  rodillas  sobre  las  cenizas. Cerró los párpados por unos instantes, pero el desierto y la noche eran tan obscuros que  el  paisaje  lucía  exactamente  igual  con  los  ojos  abiertos  que  cerrados,  así  que  comenzó  a  experimentar una extraña especie de insomnio enloquecedor. Poco a poco, al cabo de unas horas 


y sin darse cuenta Nextli cayó profundamente dormido, aunque sus ojos permanecieron abiertos e  inmutables durante toda la noche.    Nació el primer rayo de sol del amanecer, y junto con el despertaron las negras pupilas de Nextli.  Primero vio el horizonte, pero esta vez además de las carbonizadas dunas, su mirada comenzó a  divisar  un  grupo  de  pequeños  arbolitos  que  se  perdían  en  el  infinito.  Esto  despertó  su  sed  que  había  permanecido  apagada  durante  días.  Limpió  el  sudor  sobre  su  frente,  se  su  puso  de  pie  y  comenzó a caminar precipitosamente hacia su visión.    Después  de  caminar  durante  siete  horas,  Nextli  finalmente  llegó  al  lugar  que  había  vislumbrado  desde  lo  lejos.  Se  trataba  de  un  pequeño  oasis  rodeado  de  verdes  árboles  de  donde  colgaban  brillantes aguacates. Justo en medio del oasis había un profundo pozo de agua cristalina, y al lado  de  este  pozo  se  encontraba  instalada  una  hermosa  tienda  cuyos  telones  y  cortinas  estaban  finamente confeccionados con las sedosas hojas que provenían de los árboles de aguacate.    El  hombrecillo  se  acercó  sigilosamente  a  la  tienda  y  llevado  por  su  habitual  curiosidad,  removió  ligeramente el velo que cubría la entrada de la tienda y se asomó disimuladamente al interior.    Pudo ver que en el centro se encontraba sentado sobre un delicado cojín, un niño que meditaba  profundamente  con  los  ojos  entrecerrados.  Nextli  quedó  embobado  con  la  expresión  de  paz  y  felicidad que se dibujaba en el rostro del niño.    Al cabo de lo que pudieron ser unos segundos o unas horas, los ojos del niño comenzaron a abrirse  lentamente. Nextli lo contemplaba impasiblemente como lo había hecho con aquel primer rayo de  sol que lo despertó en medio del desierto un día anterior. El niño terminó de abrir los ojos.  ‐  ¡Pasa,  te  estaba  esperando!  Mi  nombre  es  Chichilo,  y  soy  hasta  hoy  el  emperador  de  este  desierto de cenizas. ¡Ven, tengo que enseñarte algo!   Nextli, emocionado pero temeroso, entró a la tienda y se acercó cautelosamente hacia el niño.  ‐ ¡Mira hacia allá! ¿Ves ese caldero? – Preguntó el emperador señalando hacia la entrada –   


Nextli voltéo incrédulo, y se dio cuenta que por el camino donde entró había un enorme caldero  plateado. Le parecía imposible no haberlo visto antes porque se encontraba justo enfrente de la  entrada de la tienda.    ‐  Desde  hace  miles  de  años,  todos  los  días  sin  interrupción  se  prepara  dentro  de  ese  caldero  el  elíxir que alimenta a cada uno de los habitantes de este oasis. El emperador anterior a mí lo hacía,  y  su  predecesor,  y  el  anterior  a  él,  y  así  ha  sido  desde  tiempos  inmemorables.  Pero  sólo  una  persona en todo este desierto conoce la receta. Ven, acércate – dijo Chichilo ‐.  El emperador se aproximó al oído de Nextli y comenzó a susurrar:     

Chile Chilhuacle del que se da en las Tierras Negras*.  Chile Pasilla del que crece cerca de las fronteras con las Tierras de Fuego.  Chile Mulato que cuelga en los árboles del otro lado de las colinas.  Pimientas gordas y negras extraídas de las Cuevas de Obsidiana.  Un manojo de verdes hojas de los árboles de aguacate.  Y el secreto principal: un puñado de las cenizas tierras de este desierto. 

Mientras  decía  estas  palabras,  Chichilo  tomó  las  manos  de  Nextli  y  le  entregó  una  especie  de  báculo que servía para remover el elíxir dentro del caldero.  Nextli comenzó a girar el báculo con sutileza sobre la rojiza preparación que despedía un exquisito  aroma. Entrecerró los párpados y dio un profundo respiro para poder apreciar plenamente cada  uno de los distintos olores. Sonrió, soltó la respiración, volvió a abrir los ojos, y giró la mirada para  hablar  con  el  emperador  pero  este  había  desaparecido.  Nextli  notó  que  en  el  báculo  había  una  inscripción:     Ya conoces el secreto, está en ti mantener el legado…       


* Las  Tierras  Negras  comprendían  un  lejanísimo  territorio  del  que  poco  se  conoce,  porque  nadie  nunca  regresó de ellas. Sólo se sabe que a ellas llegó Tliltik, el más aventurero de los hombrecillos de maíz, quien  antes de esfumarse sin dejar rastro envío por el río tres guajes que tenían talladas algunas imágenes de las  que podía interpretarse lo siguiente:  ‐  Que  de  aquellas  Tierras  Negras  se  podía  extraer  un  barro  platinado  con  el  que  se  formaban  hermosas  figuras y vasijas.  ‐ Que con los rarísimos chiles y oscuras especias que allí crecían, se preparaba una deliciosa salsa (similar a  lo que hoy conocemos como Mole Negro).  ‐  Y  finalmente  el  más  misterioso  y  difícil  de  interpretar  de  los  grabados,  parecía  mostrar  una  especie  de  monstruo que habitaba en el lugar más recóndito de Tierras Negras: las temidas Cuevas de Obsidiana. Según  las  descripciones  y  los  mitos,  el  horrible  monstruo  parecía  tratarse  de  Tezcatlipoca  (Espejo  Humeante),  el  último sobreviviente de los dioses perdidos. 

La Tierra de los 7 Moles  

Cuento Gastronómico

Advertisement