Issuu on Google+

Nombre del Colegio: I.E.P “PROYECTO” Nombre de la asignatura: Historia, Geografía y Economía

ISRAEL

Nombre y apellidos del alumno: Gonzalo Urteaga Jiménez Año de estudios: Quinto Año de Secundaria Fecha de presentación: 22 de Mayo del 2012


AGRADECIMIENTO

Agradezco a mi padre por haberme dado facilidades con más de la mitad de la bibliografía utilizada para redactar éste trabajo.


INTRODUCCIÓN

Israel es un país donde se presentaron muchos conflictos por la religión y posesión de territorios como Jerusalén: La ciudad de la discordia. Se presentan problemas porque esta ciudad es considerada santa para las tres principales religiones monoteístas ya que alberga algunos de los símbolos más importantes del cristianismo, el judaísmo y el islam.

El tema ha sido dividido en seis principales temas los que comprenden conflictos posteriores y anteriores a la fundación de Israel, además de descripciones del tema como país. Estos seis temas son: Su descripción geográfica, su población, su economía, su historia, el conflicto árabe-israelí, y la época actual. Se ha utilizado una suma de diez libros. La mayoría ha sido encontrada en una biblioteca en casa, sin embargo también se ha frecuentado a la Biblioteca Municipal y a la biblioteca de la Universidad de Piura.


ÍNDICE

CAPÍTULO I Descripción Geográfica, Población y Economía Israelí......................... (pág. )

CAPÍTULO II Historia de Israel……............................................................................. (pag…) 1. Creación de Su Estado 2. Ocupación de territorios árabes

CAPÍTULO III Conflicto Árabe-Israelí……..................................................................... (pag…) 1. Conflicto en Palestina 2. Conflictos entre judíos y árabes 3. La Guerra de los Seis Días 4. La Guerra del Yom Kipur

CAPÍTULO IV Época Actual…….............................................................................. (pag…)


CAPÍTULO I Descripción Geográfica, Población y Economía Israelí

1. Descripción Geográfica Acerca de la descripción geográfica de Israel podemos mencionar que: Hacia el sur, los montes de Samaria y Judea establecen el enlace con los relieves del Néguer. Éste constituya una región modelada sobre rocas cretáceas y eógenas y dominada a veces por relieves volcánicos.

Galilea comprende un sector montañoso en, por así decirlo, La Alta Galilea la cual presenta 1.208m en Hare Meron, presenta una continuación de los montes libaneses y junto al lago Tiberíades, las colinas de la Baja Galilea.


El relieve es variado. Las tierras litorales forman una llanura cuaternaria, cuya costa, rectilínea y arenosa, sólo es accidentada por el promontorio de calizas cretáceas del monte Carmelo, el cual abriga la bahía de Haifa.

El límite oriental lo forma una gran depresión, limitada por fallas, que forma parte de Rift Valley; en ella se encuentra el lago de Huleh, el de Tiberíades y el Mar Muerto, todos unidos por el río Jordán. Presenta un clima mediterráneo, con lluvias invernales y sequía estival; la aridez aumenta de norte a sur. La temperatura anual es de 19°C; en el valle de Jordán se alcanzan medias anuales de 25°C, y en las montañas de Galilea bajan a 15°C. Las lluvias son superiores a 500mm anuales al norte de Tel Aviv; en cambio al sur de Berseba, en el Néguer, son siempre inferiores a 200mm y en la punta meridional del país se sitúan por debajo de los 55mm.

La flora mediterránea cubre las regiones con pluviosidad superior a 350mm; en la región de Berseba aparece una vegetación baja y espinosa, mientras que el desierto de Néguer la carece durante la estación seca.

La capital de Israel es Jerusalén, su superficie es de 20700km 2. Presenta una población de 5740000 habitantes. Su gobierno es una república parlamentaria y su moneda es el shekel. Su lengua oficial es el hebreo.

2. Su Población


“Del total de la población de Israel sólo el 18% aproximadamente representa la población musulmana autóctona del territorio mientras que el resto son judíos, de los cuales sólo 2,5 millones nacidos en Israel y 1,7 millones son extranjeros”.1 Sobre esto se entiende que en la zona de Israel se vio una nueva oportunidad de vida bajo la protección de EE.UU, por esto se ven tantos inmigrantes luego de la independencia.

En el año 1948, que fue el nacimiento del nuevo estado Israelí, la población total era de 914700 habitantes; 156000 de ellos no judíos siendo en su mayoría musulmanes. Desde éste año el movimiento inmigratorio judío se intensificó: entraron en el país 826.000 personas entre 1948 y 1956 y 143.800 entre 1956 y 1960. La población israelí está muy irregularmente repartida; las regiones más pobladas son la central y la septentrional, sobre todo en la franja costera, donde se encuentran las mayores ciudades: Tel Aviv y Haifa. En el sur, la población es escasa; Berseba hace el papel de metrópoli regional, mientras que Elat, en el fondo del golfo de Akaba, es una ciudad de reciente fundación y en expansión.

El hebreo es la lengua oficial; sin embargo también se habla el yiddish (bajo alemán), el español y el árabe. La religión judaica es la más importante, seguida de la musulmana, la cristiana y los drusos, entre otros.

3. Economía

La economía de Israel es una mezcla de propiedad privada, estatal y corporativa, apoyada por la ayuda financiera exterior. Como ejemplo de esto último basta citar las transferencias de Alemania. 1

Torrida, Joan. El Siglo XX de El Comercio. Plaza and Jonés. Chronik Verlag, Múnich.1997. Pág. 315


El principal problema para Israel es el casi continuo estado de guerra en que se encuentra. El presupuesto de defensa alcanza por término medio el 50% de los gastos del presupuesto estatal.

La agricultura emplea sólo al 4% de la población activa y contribuye con un porcentaje similar a la formación del Producto Bruto Interno (PBI). “Desde la formación del estado, la tierra cultivada se ha incrementado sustancialmente. En la actualidad la superficie dedicada al cultivo supone el 16,9% del total. Los prados y pastos ocupan el 7%, la superficie el 5,4 y el resto, 70,7% es improductivo”.2 Pese a las tierras improductivas, Israel mantiene su economía activa gracias a la agricultura. Y, además, son muy buenos en la renovación de ellas por medios de nutrición y con periodos sin cosechas. Acerca de la agricultura los cultivos más extendidos son los cereales, sobre todo el trigo y la cebada, aunque comercialmente tienen más importancia el aceite de oliva, los agrios y el vino. Los cultivos más importantes son el algodón y la remolacha azucarera.

Además de la agricultura se presenta también la ganadería con especies ovina y bovina, sin embargo también hay otra producción económica con los minerales. Entre los minerales destacados tenemos el hierro (Ramin-Menara), el cobre (Timma), la sal gema y potasa (Sedom), el bromo, el magnesio (Mar Muerto) y los fosfatos naturales. También existen yacimientos de petróleo en Helez y Kokhar, de los que se extraen unas 12.000 toneladas anuales; extracción de gas natural en los campos de Kidod y Rosh Zohar.

2

Torrida, Joan. El Siglo XX de El Comercio. Plaza and Jonés. Chronik Verlag, Múnich.1997. Pág. 318


Mientras tanto, la industria ocupa al 29% de la población activa y aporta otro tanto al PIB. En la zona de Haifa existe una fuerte concentración industrial, que incluye la mayor refinería del país. Industria metalúrgica y química y fabricación de cemento.

CAPÍTULO II HISTORIA DE ISRAEL

1. Creación de su Estado La emigración judía desde fines del S. XIX hacia palestina encontró su base ideológica en las teorías de T. Herzl, Judío húngaro, promotor del sionismo, movimiento que propugnaba el establecimiento de un estado israelí.


Las fuerzas israelíes se impusieron, ocuparon nuevos territorios y proclamaron el Estado de Israel el 14 de mayo de 1948. La relación entre el gran capital y los medios gubernamentales británicos, interesados en mantener un Estado adicto en aquella zona estratégica, activó la emigración.

Mediante la declaración de Balfour en el año 1917, Gran Bretaña se comprometió a ayudar en la creación de un “hogar nacional judío”. La relación entre las persecuciones nazis fueron incrementando en incrementó el número de inmigrantes judíos y aumentaron los conflictos con los árabes que habitaban la región, que se vieron desposeídos de sus tierras por los nuevos inmigrantes. Ante las presiones árabes, que reclamaban territorio, y las israelitas, que exigían la completa independencia, Gran Bretaña, incapaz de solucionar el problema judeo-árabe acudió a la ONU.

En 1947 la organización internacional, a pesar de la oposición de la Liga Árabe, acordó la formación de dos estados distintos en el territorio: uno árabe y otro judío. El temor obligó a miles de árabes a exiliarse hacia las zonas vecinas.

Chaim Weizmann fue designado presidente del Consejo de Estado y Ben Gurion jefe de gobierno. Tiempo después se firmó un armisticio, pero continuaron los incidentes en las fronteras.

En 1949, tras las primeras elecciones generales, Weizmann fue elegido presidente de la República y Ben Gurion formó un gobierno de coalición. Al morir Weizmann le sucedió como presidente Ben Zri en el año 1952. 2. Ocupación de Territorios Árabes En 1956, con la ayuda de Francia y Gran Bretaña, Israel lanzó una ofensiva contra las posiciones árabes en el desierto de Sinaí.


Después de la intervención de la ONU, Israel retira sus tropas de los territorios ya ocupados a la muerte de Ben Zri en 1963, Z. Shazar fue procedido de Ben Zri y en junio del mismo año dimitió Ben Gurion, primer ministro, quien fue reemplazado por L. Eshkol.

En mayo de 1967 el gobierno egipcio cerró el golfo de Akaba a la navegación israelí, y el 5 de junio siguiente Israel lanzó una ofensiva relámpago y sus fuerzas desarticularon a las tropas egipcias, sirias y jordanas y ocuparon nuevos territorios árabes.

En mayo de 1968 fue reelegido el presidente Z. Shazar y en febrero de 1969 murió Eshkol y le sucedió como primer ministro la laborista G. Meir. A pesar de los acuerdos del consejo de seguridad de la ONU con relación a esta tercera guerra árabe israelí, las tropas israelíes se mantuvieron en sus posiciones lo que dio paso a Jordania y Egipto a llegar a Líbano.

Israel devolvió a Egipto gran parte del Sinaí. En 1977, a consecuencia de un escándalo financiero, Rabin tuvo que dimitir y fue sustituido por S. Peres como primer ministro. En abril de 1974 G. Meir tuvo que dimitir. La reemplazó I. Rabin. Los enfrentamientos con los palestinos prosiguieron, pero tras el acuerdo gestionado por Kissinger.

En abril de 1973 acabó Shazar su mandato y fue elegido presidente de la República E. Katzir. Un ataque imprevisto de Egipto y Siria dio origen a la cuarta guerra árabe-israelí en octubre de 1973.

En las elecciones de mayo de 1977 venció el partido derechista Likud, y su líder M. Begin ocupó el cargo de primer ministro. En noviembre de éste año visita del


presidente egipcio Sadat a Israel pareció abrir una nueva etapa en la cuestión de Oriente Medio. Las negociaciones con Egipto condujeron a la conferencia de Camp David (EE.UU), celebrada entre Begin, Sadat y Carter en septiembre del año 1978, de la que resultó el tratado de paz entre Israel y Egipto en marzo de 1979.

Tras las elecciones de 1981 M. Begin continuó en su cargo. En junio de 1982 Israel invadió Líbano para atacar las bases de las guerrillas palestinas. La crisis económica propició la dimisión de Begin en agosto de 1983, sustituido por I. Shamir, del Likud.

CAPÍTULO III CONFLICTO ÁRABE-ISRAELÍ

El largo proceso para cumplir el objetivo del movimiento sionista, establecer un estado judío en Palestina, culminó en 1948. Pero no cerró un conflicto, sino que se abrió otro, muy grave: el que enfrentó a los países árabes con Israel.


El reparto del imperio otomano por las potencias europeas que habían resultado victoriosas en la Primera Guerra Mundial afectó al Medio Oriente. Los cambios geopolíticos propiciados por los grandes centros del poder militar y económico triunfante reactivaron viejos conflictos e inauguraron otros. Estos enfrentamientos sirvieron centralmente para consolidar en la región las nuevas hegemonías; y, por otro lado, implicaron a pueblos y países que se vieron enfrascados, en guerras que aún perduran. Es el caso del conflicto general árabe-israelí y, en particular, del palestino-israelí.

1. Conflicto en Palestina En 1915, a cambio de que se levantase contra el imperio otomano, los británicos prometieron a Hussein, soberano de Hiyaz, el establecimiento de un reino árabe bajo dominio hachemita en toda Arabia, Siria, Líbano y Palestina.

En 1916, mientras se desarrollaba la revuelta árabe coordinada desde El Cairo, Francia y Gran Bretaña, con el aval de la Rusia zarista, se repartieron Medio Oriente a través de los acuerdos secretos de Skyes-Picot. Sir Mark Skyes, delegado británico, y Charles François Georges Picot, francés, acordaron que Francia y Gran Bretaña ejercerían el control sobre Palestina entre Hebrón y el mar de Galilea, y entre el Mediterráneo y el río Jordán. El dominio francés se situaría en la zona norte de Galilea y el Líbano, y el control de Gran Bretaña a Serbia sobre la bahía de Haifa, a la vez que toda Transjordania y el desierto de Néguev se entregarían a un estado árabe con protectorado británico, con una serie de corredores que comunicarían las bases británicas de Egipto con el sur de Irak.


Con el fin de contrapesar la influencia de Francia sobre árabes cristianos (maronitas) en el Líbano, y el ascendiente de Rusia sobre los cristianos ortodoxos.

Gran Bretaña decidió jugar la carta del sionismo (movimiento nacionalista judío) que desde fin del siglo XIX predicaba el regreso de los judíos a Palestina, su antigua patria hasta el siglo I. La presencia judía en Palestina se había mantenido durante los siglos a través de pequeñas comunidades, en Jerusalén y Safed.

Hacia finales del siglo XIX, a raíz del incremento de las matanzas de judíos en Europa Oriental y los Balcanes, arribó a Palestina una migración hebrea de carácter laico, pese a que el imperio otomano la había prohibido para evitar recelos entre los árabes. Arthur James Balfour, ministro de Exteriores británico, hizo pública una nota que declaraba: “El gobierno de su majestad ve con favor el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío y utilizará sus mejores medios para facilitar el logro de este fin, quedando sobreentendido que no se hará nada perjudicial para los derechos civiles y religiosos de comunidades no judías existentes en Palestina o los derechos cívicos y la situación política de los judíos en cualquier otro país”. La declaración de Balfour fue aprobada el 24 de abril de 1920, en la conferencia aliada de San Remo, e incorporada al Mandato de Palestina otorgado el 24 de Julio de 1922 a Gran Bretaña por la Liga de las Naciones. La medida fue acogida con tanto entusiasmo entre las comunidades judías de todo el mundo con resquemor entre los árabes.


El conflicto árabe-israelí ya estaba servido, y sobre el mismo se asentó el poder británico, que manipuló a ambos bandos para fortalecer su control.

2. Conflictos entre Judíos y Árabes Una vez más, la evolución de los acontecimientos europeos condicionó la situación en Medio Oriente.

El triunfo de la Revolución Rusa de 1917, a la que las masas judías perseguidas por el zarismo brindaron su apoyo, fue seguido por años de guerra civil, en cuyo transcurso los ejércitos blancos realizaron brutales pogromos.

El posterior régimen estalinista impuesto en la Unión Soviética adquirió ribetes claramente antisemitas, como se evidenció en la represión de la cultura idish y en el intento de asentar judíos en Birobidzyán, proyecto de estado soviético hebero en Asia Central. Al mismo tiempo, el auge del fascismo en Italia y, posteriormente, del nazismo en Alemania, cuya política era explícitamente antisemita, alarmó a las comunidades judías europeas.

El incumplimiento de Londres de la promesa de crear un gran estado hachemita exacerbó entre los árabes el sentimiento antibritánico. Hadj Amín Al-Husseini, nombrado muftí de Jerusalén y presidente del Supremo Consejo Musulmán en 1920, encabezó una revuelta que en Yafo, Rejovot y Petal Tikrá, la cual se tradujo en choques armados con los judíos.

Para calmar los ánimos, el 22 de junio de 1922 el gobierno británico dio a conocer el llamado Libro blanco de Churchill, en el que se precisaba que no toda Palestina sería convertida en Hogar Nacional Judío.


El 14 de mayo de 1923 Gran Bretaña otorgó la independencia a Transjordania, cuyo gobierno fue confiado al emir Abdullah.

En 1929, Hadj Amín al-Husseini fundó el Comité Ejecutivo Árabe y promovió una revuelta en Jerusalén, sofocada por el emir Abdullah. Pero los acontecimientos dieron un giro imprevisto cuando Hadj Amín al-Husseini, en la búsqueda de aliados contra Gran Bretaña y los judíos, estableció contactos con la Alemania nazi.

El 19 de abril de 1936 estallaron revueltas entre los árabes, y el Comité Ejecutivo Árabe planteó suspender la inmigración judía, prohibir la venta de tierras a judíos y establecer un “gobierno representativo nacional”.

A los choques entre árabes y británicos se sumaron los enfrentamientos entre árabes y judíos. Estos, desde hacia tiempo, venían formando sus organizaciones militares propias, como la Haganá, destinada al enfrentamiento con los árabes, y el Irgún, organización terrorista antibritánica.

Gran Bretaña envió refuerzos militares, pero la situación se le fue de las manos, En 1939 comenzó la Segunda Guerra Mundial, y los esfuerzos bélicos británicos debieron centrarse en los diversos frentes contra Alemania e Italia.

“El gobierno de Londres se planteó la participación de Palestina en dos estados, uno árabe y otro judío. El secretario de colonias británico, Malcolm MacDonald, publicó un nuevo Libro blanco, en el que se comprometía a impedir la inmigración judía. Dada la situación desesperante que vivían los judíos en Europa, esta medida incentivó la actividad militar de los judíos contra los británicos y el fortalecimiento de la Haganá”.3

3

Llisotella, MªTeresa. La Enciclopedia. Salvat. España, Madrid, 2011. Pág. 8323.


Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, Gran Bretaña endureció su política contra la inmigración judía, que presionaba cada vez más sobre las costas de Palestina. En 1945 se constituyó la Liga Árabe, con sede en El Cairo, que se planteó coordinar la acción de todos los estados árabes.

En mayo de 1947 el problema palestino fue tratado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, Andrei Gromyko, el representante soviético, expresó el apoyo de su gobierno al derecho de los judíos a establecer su propio estado en Palestina. De este modo, en los primeros pasos de la Guerra Fría que siguió a la Segunda Guerra Mundial, la Unión Soviética vio la oportunidad de desplazar a Gran Bretaña de una región próxima a sus fronteras.

El 29 de noviembre de 1947 las Naciones Unidas decidieron la creación en Palestina de un estado árabe y otro judío. Por su parte, Gran Bretaña anunció la retirada de sus tropas. La negativa árabe a aceptar la participación fue unánime.

El 14 de mayo de 1948 los judíos proclamaron el estado de Israel, sobre el cual convergieron siete ejércitos árabes.

El resultado de esta primera guerra árabe-israelí fue que el estado de Israel, victorioso en la contienda, duplicó su territorio, y millones de árabes palestinos, que habían residido en la región durante siglos, pasaron a vivir en los campamentos de refugiados de Egipto, Jordania, Siria y Líbano. De esta manera, al conflicto árabe-israelí se añadió otro particular: el palestino-israelí.

“En 1954, en Egipto, un movimiento militar nacionalista llevó al poder a Gamal Abdel Naser, quien proclamó una política de neutralidad ante los dos grandes


bloques que se enfrentaban en la Guerra Fría: uno, occidental, liderado por Estados Unidos, y otro, por la Unión Soviética. Su decreto de nacionalización del canal de Suez, hasta entonces en manos británicas, lo enfrentó a Occidente, al mismo tiempo que le valió el apoyo de la Unión Soviética, que le envió grandes suministros de guerra y asesores militares.” Por su parte, Israel se convirtió en el principal aliado de Estados Unidos, potencia que remplazó a Gran Bretaña en la geopolítica regional.

El 29 de octubre de 1956 tropas israelíes irrumpieron en el Sinaí y alcanzaron el canal de Suez, provocando la segunda guerra árabe-israelí.

El 2 de noviembre, las Naciones Unidas ordenaron el cese de las hostilidades. Israel se retiró, pero mantuvo su control militar sobre la franja de Gaza y la península de Sinaí, a cuenta de futuras negociaciones bilaterales y directas con Egipto.

3. La Guerra de los Seis Días Es el conflicto bélico que enfrentó a Israel con una coalición árabe que tenia como miembros a Egipto, Jordania, Irak y Siria y se dio a cabo en junio del año 1967.

“El 10 de octubre de 1960, la ministra de relaciones exteriores Golda Meir retó a los líderes árabes a que se reunieran con el primer ministro David Ben-Gurión por el hecho de que Israel se encontraba deseoso de negociar con sus vecinos algún tratado de paz”.4 Nasser respondió el 15 de octubre, diciendo que Israel estaba intentando engañar al mundo, y reiterando que su país nunca reconocería al Estado judío.

4

Llisotella, MªTeresa. La Enciclopedia. Salvat. España, Madrid, 2011. Pág. 8327.


Los árabes fueron igualmente terminantes en su rechazo a negociar un acuerdo separado para los refugiados. Como Nasser le dijo a la Asamblea Nacional de la República Árabe Unida el 26 de marzo de 1964: “Israel y el imperialismo en torno nuestro, que nos confrontan, son dos cosas distintas. Ha habido intentos de separarlos, a fin de segmentar los problemas y presentarlos en una luz imaginaria, como si el problema de Israel fuera el problema de Palestina también se resolverá y no quedará ningún residuo del problema. El peligro de Israel consiste en la existencia misma de Israel como es al presente y lo que representa”.

Una combinación de retórica árabe belicosa, conducta amenazante y, finalmente, un acto de guerra dejó a Israel sin otra opción que un ataque preventivo. Para hacer esto exitosamente, Israel necesitaba el elemento de sorpresa. De haber esperado pro una invasión árabe, Israel habría estado en una desventaja potencialmente catastrófica.

Mientras Nasser seguía haciendo discursos amenazando con la guerra, los ataques terroristas árabes se hicieron mas frecuentes. En 1965, se llevaron a cabo 35 incursiones contra Israel. En 1966, el número aumentó a 41. En sólo los primeros cuatro meses de 1967, se lanzaron 37 ataques.

El 15 de mayo, un dia después de la Independencia de Israel, algunas tropas de Egipto se movilizaron hacia Sinaí y a juntarse cerca de la frontera israelí.

El 18 de mayo, las tropas sirias ya se encontraban preparadas para la batalla a lo largo de las Alturas de Golán.


El 22 de mayo, Egipto cierra el Estrecho de Tirán a toda la navegación de Israel hacia Eilat. El bloqueo priva a Israel de su única ruta de suministro con Asia y detiene el flujo de petróleo ya que su principal proveedor era Irán.

El presidente Abdur Rahmán Aref, de Irak, se unió a la guerra de palabras diciendo: “La existencia de Israel es un error que debe rectificarse. Ésta es nuestra oportunidad de barrer la ignominia que ha estado con nosotros desde 1948. Nuestra meta es clara: Barrer a Israel del mapa”. Dicho esto el 4 de junio, Irak se alía con Egipto, Jordania y Siria. En ese momento, las fuerzas israelíes permanecieron alerta por tres largas semanas. Israel no podía mantenerse movilizado indefinidamente, ni permitirse que sus vías marítimas a través del Golfo de Aqaba estuvieran vedadas. En ese momento la mejor opción de Israel fue atacar primero por lo que el 5 de junio del año 1967 Israel inicia la llamada Guerra de los Seis días con una orden de ataque a Egipto.

4. La Guerra del Yom Kipur

“El 6 de octubre de 1973 durante la fiesta del Yom Kipur el cual es el día mas santo del calendario judío, la coalición árabe conformada por Egipto, Siria, Jordania y Irak, inician un ataque sorpresa contra el estado de Israel pero con la diferencia de que sólo de ésta coalición participa Egipto y Siria”.5 En las Alturas de Golán, aproximadamente 180 tanques israelíes se enfrentaron a la embestida de 1400 tanques sirios. La ofensiva de Siria consistió en invadir el espacio aéreo de Israel con la ayuda de un país no mencionado antes que fue Irak que también estaba incluida en la 5

Llisotella, MªTeresa. La Enciclopedia. Salvat. España, Madrid, 2011. Pág. 8330-8331.


armada árabe, el cual le proporcionó naves aéreas con el fin de que Siria ataque a Israel. Los navíos aéres llamados MiG-17 ingresaron al espacio aéreo israelí aproximadamente a las 2 de la tarde en la zona de los Altos de Golán donde fue que comenzaron los ataques sobre blindados y las posiciones del Cuartel General del ejército israelí en la zona. La artillería siria inicia su operación confrontando todo el frente abierto de Israel para barrer con los tanques israelíes lo cual sucedió.

Al final del primer día Siria alcanzó uno de sus principales objetivos: conseguir que las tropas israelíes que se encontraban en el monte Hermon se retiraran. A lo largo del canal de Suez, menos de 500 defensores israelíes fueron atacados por 80000 egipcios. Egipto barre la orilla oriental del Canal de Suez con una cantidad de tropas de infantería ya mencionadas antes, ocuparon posiciones de norte a sur con material indispensable para acabar con tanques y misiles aéreos. Mientras se realizaba la entrada al Canal de Suez se destruyeron varias posiciones enemigas y muchos de los medios de comunicación encontrados en Sinaí. Las fuerzas egipcias consiguieron cruzar su infantería a través de los muros de contención del Canal de Suez con una decena de transportes fluviales y pontones. Para la noche ya se encontraban más de cinco divisiones egipcias entre infantería y unos 500 carros de combate. De los tres contrataques que realizó Israel para conseguir devuelta el Canal de Suez, el segundo llega al Canal , sin embargo fuertemente debilitado por lo que frenó su avance siguiendo las indicaciones del Mando Supremo del Ejército y soportar la ofensiva egipcia cueste lo que cueste.


Pese a todos los conflictos encontrados durante ĂŠste aĂąo, se trata de llegar a un acuerdo de paz. Israel y Egipto llegan a un acuerdo el 11 de noviembre donde ambos mandos se comprometen al alto al fuego.


CAPÍTULO IV Israel, Época Actual

Tras las elecciones de 1984, laboristas y Likud formaron un gobierno de unidad nacional, presidido por I. Shamir. Ambos gobiernos no lograron frenar la extensión de la intifada. No se pudo frenar la extensión de la intifada o revuelta de la comunidad palestina contra la ocupación militar de Gaza y Cisjordania en el año 1987. Tras la ruptura de la coalición, Shamir gobernó con la extrema derecha (Junio 1990). Los laboristas se impusieron en las elecciones de 1992, y Rabin estableció un gobierno de paz con Cisjordania. Tras el asesinato de Rabin en el año 1995, Peres ocupó la presidencia del gobierno, pero después de las elecciones de mayo de 1996 fue sustituido por B. Netanyahu. La decisión del nuevo gobierno de ampliar los asentamientos de colonos en áreas de autonomía palestina bloqueó la puesta en práctica de los acuerdos de paz.


El gobierno adoptó un plan para acentuar la judaización de Jerusalén en 1998, pero el consejo de seguridad de la ONU (13 de julio) le pidió que no lo ejecutara. No obstante las colonias judías aumentaron en la Cisjordania durante los años 1998 y 1999. Por el acuerdo de Wye Plantation, Israel aceptó retirar sus tropas del 13,1% de los territorios ocupados. El conflicto entre liberales y ultra ortodoxos del judaísmo se radicalizó después de algunas decisiones del Tribunal Supremo favorable a aquellos. En las elecciones anticipadas para primer ministro triunfó el candidato laborista, Ehud Barak, que derrotó a B. Netanyahu. E. Barak formó un gobierno de coalición favorable a reactivar el proceso de paz.

En mayo de 2000, Israel retiró sus tropoas del Sur de Líbano, ocupado desde el año 1978. En Julio del año 2000 fue elegido presidente de Israel el señor Moshe Katsav, cabe mencionar que durante su gobierno hubo bastante terrorismo.

La violencia de una nueva intifada y el recrudecimiento de los ataques terroristas debilitaron la posición de Barak, que dimitió en diciembre del año 2000.

En las elecciones de febrero de 2001 venció el Likud y Ariel Sharon formó Gobierno. A lo largo de ese año se produjo una espiral de videncia, pese a los esfuerzos internacionales para impulsar el proceso de paz.

Sharon respondió con dureza a los ataques palestinos, confió a Yasser Arafat en la Ciudad de Ramala e invadió las principales ciudades autónomas palestinas a principios de 2002.


La actuación del ejército israelí en el campo de refugiados de Yenín provocó duros combates y centenares de víctimas. El cerco a Arafat fue levantado en mayo de ese mismo año, pero la inestabilidad continuó y en octubre la dimisión de siete ministros laboristas provocó la caída del gobierno de Sharon.

A lo largo de 2003 la represión de la intifada prosiguió en los territorios ocupados, lo mismo que la construcción de un muro para separar el territorio Israelí de Cisjordania. Los atentados contra civiles y militares llevados a cabo por suicidas palestinos prosiguieron y el ejército hebreo desencadenó diversas operaciones de represalia con tanques y helicópteros además de participar en la demolición de varias viviendas de familiares de los suicidas.

Ante la perspectiva de la guerra de Irak, el ejército puso a punto las defensas antimisiles y repartió máscaras de gas entre la población civil en marzo del 2003.

Aunque el gobierno de Sharon puso objeciones diversas a la llamada Hoja de Ruta, finalmente aceptó con condiciones el nuevo plan de paz en tres etapas elaborado por EE.UU, URSS Y UE.



Historia de Israel