Page 1

Hijas de la mañana

-Suelo empezar diciendo que habéis escogido esta vida por voluntad propia... pero no puedo decirlo en este momento – la vista de la Maestra cayó sobre una chica vestida de verde. Novata en todos los sentidos –. Ya que, alguien ha escogido eso por vosotras. -Lo siento, Maestra Nakazawa, yo... -No interrumpas – continuó la Maestra-. Bueno, de todos modos, ahora vuestra vida ha cambiado. Ya no seréis como fuisteis hasta ahora. Ya no continuaréis la vida que


tuvisteis hasta ahora. Ahora sois Hijas de la Mañana. Y debéis de comportaros como tales. Como al resto de las Hijas, se os darán los valores y talentos que mejor os definan. Tenemos unas pequeñas normas, que se os explicarán luego. Ahora, por favor... – miró a otra maestra, la cual asintió. -Soy la Maestra Tsuji. – Hizo una pausa y miró a las tres chicas, después se detuvo en una de ellas- Kanon Suzuki, la alegría y la juventud, eres el Sol – pausa- Erina Ikuta, la honradez y la lealtad, eres la Rosa – otra pausa – Riho Sayashi, la pureza y la calma, eres el Ángel –pausa general. Todo el mundo se estaría preguntando, “¿qué le ha dado a esta con las pausas?”. -Al entrar en el grupo, os comprometéis a dar lo mejor de vosotras, a ayudar en todo momento, y sobre todo... a no caer en las redes humanas- Nadie entendía del todo esa regla. La Maestra Tsuji hizo de nuevo una pausa, una lágrima resbalaba por su cara, pero al darse cuenta de que llamaba la atención siguió -. Saltarse las normas implica un... castigo. -Ya se ha dicho todo lo que se tenía que decir. Sólo una cosa más... – la Maestra mostró una sonrisa por primera vez en todo ese tiempo - . Bienvenidas. --Pues no parece tan maaaalo – Kanon cruzó los brazos detrás de la cabeza. – No creo que cambien mucho las cosas, de verdad. Mizuki, exageras las cosas. Que a propósito, ¿cómo te has metido en ese berenjenal? Yo no tenía ni idea, de verdad... -Si dejaras hablar – Mizuki suspiró – Ya os conté sobre todo eso. Pero la verdad es que hubo un par de cosas que me parecieron raras. - Hey – Erina pasó delante de Mizuki – ¿Y qué es eso de “no caer en las redes humanas”? Aunque la verdad es que no he entendido ni la mitad de lo que decía. - Se refiere a no enamorarse. Creo. - ¿QUÉEEEEEEE?! – saltó Erina. – Eso significa... ¿no podemos ligar con chicos? - A las que se han dedicado a eso... en fin, no os quiero decir lo que les pasa. – escalofrío generalizado. –Pero sí os comento un par de cosas... Me pareció raro que fuese Tsuji la que hablara por segunda vez... Normalmente suele ser la Maestra Iida. Es la que más tiempo lleva como maestra... - Hasta dentro de poco. - AAAAAAH! – “Kanon, aprende a llamar menos la atención”, pensamiento generalizado. - Soy Ai Takahashi, próximamente... la maestra Takahashi – la rubia hizo un gesto con las manos.


-¡Así que tú eres la líder! Guay – Kanon se levantó de un salto. – Nos puedes explicar algunas cosas, ¿no? - ¿Algunas?, no he entendido ni la mitad – comentó Erina. – Por ejemplo, eso de las redes humanas. -Si son redes de tráfico lo entendería, pero... – Mensaje subliminal del ambiente: Riho, calla. - Bueno... se refiere al amor más bien. Quiere decir que no podéis enamoraros mientras estéis con nosotras. - ¿Y ese castigo? ¿Por qué estaba la tal Tsuji llorando cuando...? – Ai se calló bruscamente, y el silencio se hizo paso entre ellas, sólo interrumpido por un comentario de Riho. - Igual no debiste decir eso, Kanon... Aunque admito que a mí también me gustaría saberlo. - Veréis – empezó a hablar Ai -, sólo os digo que es mejor no merecerlo. –pausó de nuevo. Otra vez hubo el pensamiento generalizado, “¿pero qué pasa aquí con las pausas?” – ¿Nada más? – sonrió, volviendo a ser ella misma, y se marchó. Porque ninguna de las cuatro sabía el desastre que iba a ocurrir poco después.

Hijas de la mañana  

Fan ficción escrita por mí sobre Morning Musume el verano pasado.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you