Page 1

SEIS MESES DESPUร‰S El 15 de Mayo se ha convertido en una fecha simbรณlica para el movimiento que despertรณ del silencio de la indignaciรณn. / Antonio Fernรกndez


Otra de las tantas huellas del 15-M sobre las paredes de Murcia, ésta, precisamente, se sitúa al final de la Gran Vía, en pleno centro de la ciudad. / Antonio Fernández

En este reportaje trataremos de enseñar, con imágenes, qué queda del 15 M en la actualidad. Sus integrantes se siguen reuniendo semanalmente con el mismo afán de cambiar las cosas; sin embargo, pese a que se definen a sí mismos como un movimiento, el movimiento ya no se parece en lo más mínimo a lo que fue en sus inicios, y este cambio se ha dado en muy poco tiempo. Tras los resultados de las elecciones la derecha gobernará en España de manera casi omnímoda y la mayoría de la gente parece haber vuelto a sus casas. ¿Quién son los actuales partícipes del 15 M? ¿A qué se dedican?


(Izq.) Las altas cifras de paro fue la causa primera que iniciaron las revueltas. Los “indignados” quisieron que al Servicio Regional de Empleo y formación (SEF) de Alcantarilla le quedara clara la situación del país. / Alberto Guzmán

(Derecha) Uno de los lemas muy repetidos en el movimiento 15-M era la invitación a protestar tomando la calle, en rechazo a la situación laboral del país. / Alberto Alberto Guzmán Guzmán

España siempre ha sido un país retrasado, que ha ido a remolque de otros países en cuanto a adelantos políticos se refiere. ¿Cómo explicamos que haya sido el país que ha iniciado lo que pretendía ser una revolución mundial? Desde luego, sólo hay que echar un vistazo a las cifras del paro para encontrar una relación directa.


En las paredes de las calles, a pesar del paso de los meses, siguen quedando marcas del inconformismo que estalló con el 15-M / Mariano Abad

Justo una semana antes de las elecciones autonómicas del 22 de mayo de 2011 se produjo un hecho inesperado que parecía tornarse en el mayor condicionante que para los resultados. Unos meses después, tenían lugar los comicios generales de manera adelantada. Ninguno de los dos resultados mostró unos cambios tales en el panorama político español como los que prometían los hechos que le precedieron. El movimiento 15 M pretendía traer unos vientos de cambio que se han ido disipando, hasta acabar siendo una brisa silenciosa que muchos ya ni oyen. Este reportaje bien se podría haber titulado El 15 M seis meses y dos elecciones después.


El movimiento 15 M nació, en buena parte, como reacción a la amenaza de privatización de los servicios públicos, como la sanidad. Por ello quisieron dejar un recordatorio gráfico en la fachada del Centro de Salud del Barrio del Carmen. / Alberto Guzmán

¿Se trata entonces de una revolución que pretende traer una democracia real ya o podría tratarse de una revuelta provocada por las cifras del paro de una manera 2.0? Quizás sea aún pronto para analizar por completo el hecho con una prudente distancia, pero algo podríamos escribir de manera casi segura. Si se trataba de lo primero, el 15 M fracasó.

Se aprecia la reminiscencia de los lemas que siempre han resonado en todos los movimientos revolucionarios de izquierda. / Asier Ganuza


Por supuesto, el vehĂ­culo de los indignados habrĂ­a de contar con otro de los lemas del movimiento pegado en el manillar para ir recordĂĄndoselo al conductor. / Asier Ganuza


Panorámica de la plaza del Cuartel de Artillería, lugar donde se ha reunido el movimiento 15-M con motivo del Sol Invictus. Seis meses después, los actos ya no tienen el mismo poder de convocatoria. / Mariano Abad

Las primeras manifestaciones fueron algo multitudinario. Cientos de miles de personas salieron a la calle en masa de una manera nunca antes vista. Pese a la estereotipación que se hizo del indignado como un personaje joven seudohippy, en las fotos de la prensa podíamos encontrar personajes de todoas las edades, diferentes estéticas y de muy diversas ocupaciones. El movimiento concentró tanto a estudiantes como a médicos que pedían un cambio para mejor en el panorama de la joven democracia española. Pese al ruido que hacían las protestas, las urnas le dieron la espalda ¿consiguieron también acallar ese ruido?


La música acompañó a los asistentes durante toda la jornada del Sol Invictus. / Alberto Guzmán

Las actividades del Sol Invictus fueron pensadas para todas las edades, desde talleres de pintura para los niños a clases de yoga para los mayores más estresados. / Mariano Mariano Abad Abad

El inspirador sonido de un violín, junto a un grupo de gaitas, tambores y panderetas, amenizaban la jornada del Sol Invictus con la tradicional música celta. / Mariano Mariano Abad Abad

Quién le iba a decir a Mafalda que se convertiría en el icono del Centro de Estudios del 15-M. / Asier Asier Ganuza Ganuza


El taller de lectura del Sol Invictus insistía en los asuntos que más conciernen al movimiento en la actualidad: sexualidad y filosofía política social allegada a la abolición del Estado. / Alberto Guzmán


El taller de Chi Kung parece venerar al número que representa al movimiento: el quince. / Antonio Fernández

Un joven da vueltas a la plaza con la bicicleta del “taller de bicis”./ Mariano Mariano Abad Abad

Los indignados están muy interesados en su espacio en los medios. Éste es el logotipo del canal “Radio 15M Murcia”. / Antonio Antonio Fernández Fernández

Los músicos invitaban a los asistentes a distraerse con un buen rato de guitarreo. / Alberto Guzmán


Los niños imitan a sus “indignados” padres y cuentan con asamblea propia (Asamblea Infantil) / Alberto Guzmán

El cartel informativo de un acto que tuvo lugar el 18 de diciembre en el Cuartel de Artillería de Murcia-y que se suponía el acto más importante del 15 M durante estas fechas- prometía lo siguiente: Cuentacuentos, concierto de música celta, charla sobre agricultura ecológica, taller de juegos tradicionales, títeres, taller de caretas, sombras chinescas, terapias alternativas (es decir, anticientíficas), un taller de Chi Kung y otro de creación de mobiliario con cartón. Desde luego nada que tenga nada en absoluto que ver con tratar de mejorar el sistema democrático. El acto además se llamaba Sol Invictus, se llama así por el mismo motivo por el que ha tenido lugar tal día. Este motivo es que se trata de una celebración del solsticio de invierno (un culto de la religión mitraica en mitología romana). Al acto además acudió un número bajísimo de personas. ¿Qué deberíamos entender de esto? ¿Está el movimiento fracasado? ¿Es éste el mismo movimiento que pretendía una democracia real? ¿Siempre fue así? Como ya hemos dicho, todas estas preguntas se responderán más fácilmente desde una perspectiva más lejana en el tiempo. Nosotros hemos querido enseñar en imágenes qué es del 15 M ahora mismo y, como ya hemos visto, no se trata para nada de lo que prometía o de lo que fue en un principio. Uno de los tantos panfletos pegados en una farola explica el programa de actividades de Sol invictus, la organización que se encargó de los preparativos. / Mariano Mariano Abad Abad

El taller de agricultura y ecología tuvo cierta relevancia en la jornada del Sol Invictus, con productos vegetales variopintos que compartieron en la comida. / Asier Asier Ganuza Ganuza


Pese a que el movimiento 15-M se ha estereotipado como de ideología afín a la izquierda, la participación proviene de distintas formas de pensamiento y capas sociales: una religiosa, en actitud orante, acude a una de las tantas asambleas del 15-M. / Alberto Guzmán


La estética mochilera ha llegado a ganarse un puesto muy importante de representatividad en el movimiento 15-M. / Asier Ganuza

La gran asistencia de caninos al Sol Invictus indica que el mejor amigo del perro no es el hombre, sino el “indignado/a”. / Asier Ganuza La noche sobre el Sol Invictus, frío, agotamiento, pero con las fuerzas suficientes como para proseguir con los cantos. / Asier Ganuza

La tarde caía taciturna sobre el Sol Invictus, alumbrado por la luz mortecina de las farolas. / Asier Ganuza


El viento de la mañana ondea al espíritu del 15 M en el centro del Cuartel de Artillería, en torno al cual los indignados montaron sus talleres durante la jornada del Sol Invictus. / Antonio Fernández

El desorden de cartones y papeles puebla el suelo bajo la pancarta de invitación a la huelga de consumo. / Asier Ganuza

Los indignados han recopilado y hecho público el total de los gastos del Gobierno regional. / Antonio Fernández


La propaganda estuvo presente hasta con la espontaneidad de un seĂąor que parece ser el que, al mismo tiempo, nos hace la pregunta y se la formula a sĂ­ mismo. / Antonio FernĂĄndez


Aunque entre rejas y amarrados por sarmientos, los panfletos del 15-M sobreviven al frío de estar a la intemperie para informar a los ciudadanos. / Antonio Fernández

Dos niños corren detrás de una paloma cerca de la pancarta que fue uno de los temas clave durante la asamblea: preparar una huelga de consumo el próximo 21 de diciembre. / Mariano Abad

En un principio, los lemas más identificativos del movimiento y que se desprenden de la consigna “¡Democracia real Ya!” serían el rechazo al bipartidismo y un cambio drástico en el panorama político español. Aún por muy legitimas y acertadas que fueran (que lo eran) las proclamas del 15 M, lo que ocurrió la semana después (las elecciones) ¿No eran unas elecciones reales? ¿Es acertado seguir pidiendo el fin del bipartidismo mientras la gente vota a los dos mismos partidos de siempre? Por supuesto, tras el 15 de mayo ha habido dos oportunidades de que el país se expresara a favor de las tesis de los indignados; en ninguna de las dos ha ocurrido esto. Ni a nivel local ni nacional.


A pesar de la oscuridad y el frío que caracterizan al anfiteatro, los “indignados” pudieron celebrar la última asamblea de la jornada. / Mariano Abad


Un joven ojea los puntos a tratar antes de comenzar la Ăşltima asamblea de la jornada en el anfiteatro, al lado de la plaza del Cuartel de ArtillerĂ­a. / Mariano Abad


Una niña observa, desde el otro lado de las rejas, a sus mayores “indignados” mientras celebran una de las tantas asambleas públicas del Sol Invictus. / Antonio Fernández

Actividades para niños, excursiones, ejercicios orientales, taller de bicicletas, música, ecología. El 15 M surgió en mayo de este año 2011 como respuesta a una crisis, no sólo económica, sino una crisis social, política; una crisis humana. 15 M, Democracia Real Ya, los indignados, no solo protestaban, sino que clamaban, a viva voz , por la libertad. Y sí una libertad clásica, porque el devenir de la sociedad ha trastocado la verdadera idea del progresismo, traducido hoy a un materialismo agresivo. El pensamiento base del 15 M fluía por estos caminos de esperanza. Pero, ¿se ha mantenido el 15 M en esa línea? Ya sabemos que no nos representan, pero, ¿quién representa al 15 M? ¿Se ha dejado manchar por una estética bitnik, hippie, por supuesto, del corte inglés? ¿Ha entrado ahora el 15 M en su propia crisis?

15 M. Seis meses depués.  

Fotorreportaje sobre la situación actual del 15 M.