Issuu on Google+

Meditación del Evangelio del

IV Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo B Marcos 1, 21 - 28 Se dirigieron a Cafarnaún y, cuando llegó el sábado, Jesús entró en la Sinagoga y se puso a enseñar. Todos quedaban impresionados por sus enseñanzas, porque los enseñaba como quien tiene autoridad y no como los maestros de la ley. Estaba allí, en la sinagoga un hombre poseído por un espíritu impuro, que gritaba: “¡Jesús de Nazaret, déjanos en paz! ¿Has venido a destruirnos? ¡Te conozco bien: tú eres el Santo de Dios!” Jesús lo increpó, diciéndole: “¡Cállate y sal de él!” El espíritu impuro, sacudiéndolo violentamente y dando un gran alarido, salió de él. Todos quedaron asombrados hasta el punto de preguntarse unos a otros: “¿Qué está pasando aquí? Es una nueva enseñanza, llena de autoridad. Además, este hombre da órdenes a los espíritus impuros, y le obedecen”. Y muy pronto se extendió la fama de Jesús por todas partes en la región entera de Galilea. PALABRA DEL SEÑOR – Gloria a Ti, Señor Jesús

Lunes

23 Enero

Meditación En los años 70, época en la que Marcos escribe, las Comunidades necesitaban orientación. Al describir cómo fue el inicio de la actividad de Jesús, Marcos indicaba qué debían hacer para anunciar la Buena Nueva. Marcos hace catequesis contando a las comunidades los acontecimientos de la vida de Jesús. Jesús enseña con autoridad, diversamente de los escribas. Lo primero que la gente percibe es que Jesús enseña de forma diferente. No es tanto lo referente al contenido, sino es la forma de enseñar que impresiona. Por medio de esta forma diferente, Jesús crea una conciencia crítica en la gente con relación a las autoridades religiosas de la época. La gente percibe, compara y dice: Enseña con autoridad, diferente de los escribas. Los escribas de la época enseñaban citando autoridades. Jesús no cita ninguna autoridad, sino que habla a partir de su experiencia de Dios y de la vida. Su palabra tiene raíz en el corazón.

Oración Muéstrate propicio, Señor, a los deseos y plegarias de tu pueblo; danos luz para conocer tu voluntad y la fuerza necesaria para cumplirla. Amén. www.rosarioenfamilia.org.pe

1


Apostolado del Rosario en Familia

Martes

24 Enero

Meditación En Marcos, el primer milagro es la expulsión de un demonio. Jesús combate y expulsa el poder del mal que se apoderaba de las personas y las alienaba de sí mismas. El individuo poseído gritaba: “¡Yo te he reconocido, tú eres el Santo de Dios!” El hombre repetía la enseñanza oficial que representaba al Mesías como “Santo de Dios”, esto es, como un Sumo Sacerdote, o como rey, juez, doctor o general. Hoy también, mucha gente vive alienada de sí, engañada por el poder de los medios de comunicación, de la propaganda del comercio. Repite lo que oye decir. Vive oprimida por los préstamos de dinero, amenazada por los acreedores. Muchos piensan que su vida no es como debería ser si no pueden comprar aquello que la propaganda recomienda. Jesús amenaza al espíritu del mal: “¡Cállate y sal de ese hombre!” El espíritu hace revolcar al hombre, lanza un grito tremendo y sale de él. Jesús devuelve las personas a ellas mismas. Hace que la persona recupere su perfecto juicio. No era fácil, ni lo fue ayer, ni lo es hoy, hacer que una persona empiece a pensar y a actuar de forma diversa de la ideología oficial. ¡Enseñanza nueva! Incluso le obedecen los espíritus impuros.

Oración ¡Señor, qué glorioso es tu nombre en toda la tierra! ¿Qué es el hombre para que te acuerdes de él, el hijo de Adán para que lo cuides? Gracias Señor por liberarnos. Amén.

Miércoles

25 Enero

Meditación Las dos primeras señales de la Buena Nueva que el pueblo percibe en Jesús, son éstas: su forma diversa de enseñar las cosas de Dios, y su poder sobre los espíritus impuros. Jesús abre un nuevo camino para que la gente llegue a ser pura. En aquel tiempo, una persona declarada impura no podía comparecer ante Dios para rezar y recibir la bendición prometida por Dios a Abrahán. Antes, tenía que purificarse. Esta y muchas otras leyes y normas dificultaban la vida de la gente y marginaban a mucha gente como impura, lejos de Dios. Ahora, purificadas por el contacto con Jesús, las personas impuras podían comparecer de nuevo ante Dios. ¡Era una gran Buena Nueva para ellos!

Oración Manténme siempre unido en tu amor, Señor. Enséñame tu camino, Señor, y andaré en tu luz, dame un corazón entregado a ti para honrarte, oh Dios. Amén.

2

www.rosarioenfamilia.org.pe


Apostolado del Rosario en Familia

Jueves

26 Enero

Meditación En cuanto Jesús se presenta en público, como en esta ocasión, con su inédita actividad doctrinal deja, en todos, una gran impresión de fuerza y seguridad: “Su manera de enseñar impresionaba mucho porque hablaba como quien tiene autoridad”. No habla como un repetidor de cosas ya conocidas, o como comentarista de leyes ya memorizadas, a la manera de los escribas, sino como un maestro lleno de sabiduría divina y novedades doctrinales. Hablaba Jesús en virtud de autoridad propia, fundada en la conciencia de su misión y de su filiación divina. Se trata, de una predicación que, por sus contenidos y estilo, más que por su elocuencia, desconcierta al auditorio. Y no podía ser diferente. A pesar de tanta autoridad magistral, los oyentes parecen no reaccionar en términos de fe en el Señor, excepto este hombre poseído quien, irónicamente, revela la identidad de Jesús y denuncia su capacidad de aniquilar el poder del demonio sobre los hombres y de destruir su reinado: “¿Qué quieres de nosotros, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a derrocarnos? Yo te he reconocido: Tú eres el Santo de Dios”.

Oración Purifícame, límpiame, Señor, y líbrame de lo que impida el fluir de tu amor. Enséñame tu camino, Señor, y andaré en tu luz, dame un corazón entregado a ti para honrarte, oh Dios. Amén.

Viernes

27 Enero

Meditación Jesús, no se deja y, con el poder propio de Hijo de Dios, calla al ‘endemoniado’ y lo libera para siempre del mal. Así Marcos describe el episodio: “El espíritu malo hizo revolcarse al hombre en el suelo y lanzó un grito tremendo, pero luego salió”. El ‘grito tremendo’ es típico de toda persona que, después de haber precipitado en el abismo nefasto del mal moral y del pecado, logra convertirse al Señor y reconquistar su verdadera libertad. Lo que esta liberación diabólica nos da a entender, es la contundente superioridad de Jesús sobre el mal y su inspirador; es la soberanía de Jesús sobre el poder de Satanás, en todas sus múltiples formas. Se trata, de otro mensaje positivo y alentador para todos aquellos que, a lo largo de la vida, tenemos que enfrentarnos a un sinnúmero de pruebas y luchar entre tribulaciones, caídas y debilidades.

Oración Purifícame, límpiame, Señor, y líbrame de lo que impida el fluir de tu amor. Es tu amor el que yo deseo en mi vida Señor Jesús. Amén. www.rosarioenfamilia.org.pe

3


Apostolado del Rosario en Familia

Sábado

28 Enero

Meditación Los oyentes, se preguntan asombrados quién es Jesús y cuál es su misión. Tal vez, la inquietud es certera y auténtica y, varios de ellos, abrazarán la fe en Él. Hay asombro y estupor. Y, eso, es tan cierto, que divulgan lo acontecido por todo el territorio de Galilea: “A raíz de esto, la fama de Jesús se extendió por todo el territorio de Galilea”. A la luz de todo esto, la pregunta que nos hacemos, hoy, es obvia: “¿Qué tan estupor y asombro ha provocado en nosotros y en nuestro pueblo, la escucha de la predicación de Jesús y la ratificación de su gran poder, para exterminar el mal en el mundo?”. Jesús es el mismo de siempre, pero, quien ha cambiado, es el corazón del hombre de hoy. Por cierto, no muy dispuesto a creer en el Señor, en la autoridad de su palabra y en la fuerza liberadora de su presencia.

Oración Ojalá escuchemos hoy la voz del Señor: “No endurezcan su corazón” Aclamemos al Señor, demos vítores a la Roca que nos salva; entremos a su presencia dándole gracias, aclamándolo por siempre. Amén.

Domingo

29 Enero

Meditación El sábado era, para todo judío piadoso, el día consagrado al Señor y el día de descanso; en ese día además estaba dedicado a escuchar la Palabra de Dios y la oración. Actos que se realizaban en la sinagoga. Se leía un pasaje de la Torá (el Pentateuco) o de los Profetas. Después, un maestro de la ley explicaba dicho pasaje. Aunque existía una costumbre, que era la de invitar a realizar esta explicación a alguien que estuviera de paso, y fuese considerado capaz de ello. En este día el invitado es Jesús. En la sinagoga se encuentra un endemoniado, un hombre poseído por un espíritu inmundo, opuesto al Espíritu que ha poseído a Jesús en el bautismo. El espíritu inmundo paradójicamente, habla en singular y en plural. Habla en plural asumiendo la enseñanza de los escribas. Y además en singular porque no ha tenido problemas con la doctrina de la sinagoga, lo cual es como decir que la sinagoga está poseída por un espíritu inmundo. Por lo tanto, la primera acción de Jesús es purificar la sinagoga. Jesús a entroncar con lo más puro del A.T., pero para darle su justo cumplimiento. Las enseñanzas sinagogales en muchos casos estaban plagadas de autoridades, de maestros en la ley y de tradiciones que eclipsaban la frescura del texto bíblico. La ley se había ido ocultando en las mil y una interpretaciones de los maestros del rabinismo. Los escribas ayudaban a entender el 4

www.rosarioenfamilia.org.pe


Apostolado del Rosario en Familia

pasado, intentando mantener despierta la espera, Jesús lee el Antiguo Testamento y lo declara cumplido. Marcos no nos dice qué enseñó, en aquel momento, Jesús; sólo nos refiere la admiración de los oyentes. El endemoniado al llamarlo Nazareno, identifica al Mesías con la expectación que de él tenía la sinagoga, comprendida desde una dimensión totalmente mundana: aquel que sometería a las naciones a Israel. Relacionarle con la cruz, es totalmente incompatible con la visión que ellos tenían. No se nos dice qué predica Jesús, simplemente que la gente se queda estupefacta. Pero de este hecho podemos deducir que a quien el endemoniado confiesa Mesías, no respondía a sus expectativas.

Oración Que sepamos acoger tu enseñanza, Señor. Hoy, queremos decirte que te amamos y que te reconocemos como el Hijo de Dios, que tu enseñanza llegue hasta el fondo de nuestros corazones, haznos como Tú quieres que seamos, cambia y saca de nuestros corazones todo lo que no es tuyo. “Quiero mi Señor, cambiar; cambiar todo lo que me está estorbando y no me permite estar más cerca de ti. Quiero dejar atrás la pereza de buscarte, la pereza de servirte en el otro, la pereza de no confesar y reconocer mis pecados, haz que crezca en mí el deseo de recibirte en la Santa Eucaristía, quiero crecer en el amor y en la alegría de estar junto a ti”. Amén.

www.rosarioenfamilia.org.pe

5


Apostolado del Rosario en Familia

Nuestros Programas Habla Señor: Nuestra Familia está ...

2

>> Ver archivos

www.rosarioenfamilia.org.pe Oficina Principal - Arzobispado de Lima Jr. Chancay 282, Cercado de Lima Teléfono: 433-3743

Facebook

Twitter


Meditaciones diarias del Evangelio del IV Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo B