Issuu on Google+

Meditación del Evangelio del

III Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo B Marcos 1, 14 - 20 Después de que Juan Bautista fue encarcelado, Jesús fue a Galilea predicando la buena noticia de Dios y diciendo, el tiempo se ha cumplido, se ha acercado el reino de Dios conviértanse, crean en la buena noticia. Pasando junto al mar de Galilea, vio a Simón y a Andrés, el hermano de Simón, que estaban echando las redes, porque eran pescadores, Jesús les dijo: “Síganme, y los haré pescadores de hombres”. Ellos dejaron inmediatamente las redes y lo siguieron, pasando un poco mas adelante, vio a Santiago el hijo de Zebedeo y a Juan su hermano, estos estaban remendando las redes de la barca, Jesús los llamó enseguida y dejando la barca de su padre Zebedeo junto con los jornaleros lo siguieron. PALABRA DEL SEÑOR – Gloria a Ti, Señor Jesús

Lunes

16 Enero

Meditación Nos encontramos aún en el inicio del Tiempo Ordinario del año litúrgico. Todo el camino que la Iglesia nos propone durante las varias etapas del año litúrgico nos debe ayudar a enraizar nuestra vida cada vez más profundamente en el misterio de Jesucristo. Los domingos anteriores nos han acercado al misterio de Jesús, que es Hijo predilecto del Padre. Y Jesús, enviado por el Padre, se revela progresivamente a sus discípulos, invitados a una relación más cercana con el Maestro. El evangelio nos sitúa en los inicios del ministerio de Jesús en Galilea. Tras el arresto de Juan Bautista, Jesús viene a predicar la Buena Noticia del Reino de Dios. Así se cumple la misión que Dios ha confiado a Juan. Él ha preparado el camino para la venida del Señor. Como el siervo del evangelio, ha hecho todo lo que tenía que hacer y ahora puede desaparecer para que Jesús pueda revelarse. Toda la predicación y la actividad de Juan estaban estrechamente vinculadas a la persona de Jesús. Juan, conscientemente, se hacía cada vez más pequeño para dejar paso a Jesús: “Esta es, pues, mi alegría, que ha alcanzado su plenitud. Es preciso que él crezca y que yo disminuya”.

Oración Señor, tu llamada es siempre nueva. Experimento dolorosamente que, a menudo, mis caminos no son los tuyos, y que mis pensamientos deben ser según la mentalidad de Dios. Ahora y por siempre. Amén.

www.rosarioenfamilia.org.pe

1


Apostolado del Rosario en Familia

Martes

17 Enero

Meditación Según la predicación de Juan, el que tenía que venir después de él nos bautizaría con Espíritu Santo. Y realmente Jesús, tras el tiempo pasado en el desierto, volvió a Galilea con el poder del Espíritu. Por ello no enseñaba como los escribas, sino como quien tiene autoridad. Con su presencia y su predicación, Jesús proclamaba el cumplimiento del tiempo y la cercanía del Reino de Dios. En efecto, Dios envió a su Hijo, cuando llegó la plenitud del tiempo y, en la persona de Jesús, todas las promesas del Antiguo Testamento encontraron cumplimiento y plenitud. En Jesús, Dios se ha acercado tanto al hombre que se ha hecho uno de nosotros. En Él ha llegado, verdaderamente, el Reino de Dios, porque Dios ha querido habitar entre nosotros, y esta morada de Dios en medio de su pueblo no es algo externo, porque Dios no se contenta con habitar en templos bien construidos. Él quiere habitar en el santuario de nuestro cuerpo para que nosotros seamos su casa.

Oración Te pido, Señor, un corazón pobre y humilde que se deje guiar y enseñar. Haz que cada día retome, con nuevo impulso, el camino de discipulado en tu escuela y, con gratitud, sepa acoger la medida de la luz que viene de Ti. Amén.

Miércoles

18 Enero

Meditación Dios nos invita a establecer una relación personal con Él y, por esto, Él se acerca a nosotros tomando la iniciativa y, con humildad, nos pide abrir la puerta de nuestro corazón y quitar todo lo que impide que él pueda entrar: “Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo”. Por esto, Jesús, desde el principio de su ministerio público, llama a cada hombre a tomar una actitud de apertura y de colaboración con la obra de la salvación: “Conviértanse y crean en el Evangelio”. Para realizar su designio hacia nosotros, Dios necesita nuestra colaboración. Él no puede salvarnos sin la continua conversión de nuestros caminos equivocados: “Si no se convierten, morirán todos”. Pero no basta sólo una actitud negativa de conversión (abandonar los caminos errados), sino una actitud positiva, es decir, la adhesión a la Palabra de Dios para poder ser transformados desde nuestro interior.

Oración Muéstrame, Señor, tus caminos, instrúyeme en tus sendas. Señor, abre mi oído, para que aprenda a escuchar como un verdadero discípulo. Amén.

2

www.rosarioenfamilia.org.pe


Apostolado del Rosario en Familia

Jueves

19 Enero

Meditación Dios se dirige a cada hombre y cada mujer de un modo muy personal y espera nuestra respuesta. Veamos esto en la escena de la llamada de los primeros discípulos. Ellos dejan que Jesús entre en su vida cotidiana de pescadores y, con disponibilidad, acogen la propuesta divina. La invitación de Jesús: “Vengan conmigo y los haré pescadores de hombres” cae en la tierra buena de sus corazones. Los discípulos están dispuestos a abandonar, en las manos de Jesús, su propia vida. Desde este momento de encuentro con Jesús, sus vidas personales y la vida de la comunidad de los discípulos se desenvolverá en torno a la persona del Maestro. Caminando con Él, los discípulos madurarán en la escuela de Jesús para poder realizar, en el futuro, la misión recibida.

Oración Dios, Padre nuestro, que en tu Hijo te nos has entregado como Buena Noticia de vida plena y definitiva; rompe nuestros miedos y danos la valentía de responder a su llamada para conocer de veras y compartir con todos los hombres y mujeres del mundo la suerte de tu amor y el gozo de tu salvación. Amén.

Viernes

20 Enero

Meditación La palabra de Dios es viva, y a través de ella, Dios quiere hacer algo en mi vida. Él no quiere que su Palabra se quede sin efecto. Acogiendo esta continua novedad de Dios, deseo abrirme a la llamada que me dirige en esta Palabra. De un modo nuevo resuena en mí la siguiente llamada de Jesús: “Síganme y los haré pescadores de hombres”. A medida que pasan los años de mi vida, veo cada vez más claramente que tengo necesidad del fundamento seguro sobre el que apoyar serenamente mi propia vida. En medio de tantas posibilidades que se abren ante mí, la única que resulta verdaderamente segura y justa es la propuesta por Jesús. Cada día Él me invita a caminar sobre este único camino, según el designio del Padre. Nunca puedo decir que ya he respondido plenamente a su llamada. La propuesta de Jesús es siempre nueva. Cada nuevo día, cada nueva situación, dentro o fuera de mí, cada persona, son espacios en los que Jesús me llama a seguirle. Siempre puedo progresar y entrar más en lo profundo, para entender y realizar mi llamada personal más plenamente.

Oración Señor Jesús, gracias por pasar al lado de nuestras vidas y sembrar en ellas la Buena Noticia del Reino. Gracias por habernos invitado a compartir tu misión y tu camino realizando la voluntad y el proyecto del Padre. Perdona si nuestra respuesta es lenta, pobre y condicionada; renuévala Tú en nosotros, hoy y siempre. Amén. www.rosarioenfamilia.org.pe

3


Apostolado del Rosario en Familia

Sábado

21 Enero

Meditación Mirando la historia de Pedro, podemos ver el proceso de maduración de este discípulo. Jesús le llama muchas veces a su seguimiento. Incluso después de la resurrección, se dirige a él como al comienzo: “sígueme”. Pedro, que ya experimentó la amargura de su propia caída y de la negación del Maestro, es más consciente de que, para seguir a Jesús, no basta sólo el esfuerzo de la buena voluntad. Ahora no es el mismo Pedro del principio, demasiado seguro de sí. Ahora él sabe que dejar todo para seguir a Jesús es, ante todo, un don de la gracia de Dios y un fruto de nuestra apertura y colaboración con este don. Jesús no nos deja solos en este camino. Él se hace, realmente, compañero de camino. Siguiendo a Jesús, no camino en las tinieblas, porque Él me da la luz de la vida en abundancia. El seguimiento de Jesús puede convertirse en una maravillosa aventura, incluso cuando requiera de mí la negación de mí mismo y la necesidad de tomar la cruz cotidiana. Sólo permaneciendo en Él mi vida dará mucho fruto.

Oración Señor, que haces de nuestra frágil vida la roca de tu morada, conduce nuestra mente a herir la roca del desierto, para que salga agua y como tus discípulos calmemos la sed de quienes amas. Amén.

Domingo

22 Enero

Meditación El llamado es personal, es atractivo, es irresistible. Es como una fuerza grande de la presencia de Jesús en el proceso de transformación de la vida y esto es un llamado que Dios hace y resulta irresistible. Por eso no es cualquier cambio, cuando hablamos de conversión. Marcos ubica el texto del llamado a la conversión junto al llamado discipular, porque el llamado proceso de conversión es un camino discipular y como todo camino supone etapas, etapas de comienzo, etapas de crecimiento, etapas de profundización, de perfección, etapas de plenitud, etapas de consolidación; como es todo proceso humano que se va haciendo por tiempo, por etapas. Además de ser una llamada de Jesús, la invitación que nos hace a la conversión es urgente. La urgencia no es porque el Señor esté apurado, como estamos nosotros ansiosamente apurados, sino porque es el momento, no hay que dejarlo pasar, hoy es el día, mañana podríamos decir nosotros. Si decimos mañana, mañana diremos mañana.

Oración Muéstrame, Señor, tu camino, que recorreré con fidelidad, concentra toda mi voluntad en la adhesión a tu nombre.Gracias de corazón, Señor, Dios mío, daré gloria a tu nombre por siempre. Amén.

4

www.rosarioenfamilia.org.pe


Apostolado del Rosario en Familia

www.rosarioenfamilia.org.pe

5


Apostolado del Rosario en Familia

Nuestros Programas Habla Señor: Nuestra Familia está ...

2

>> Ver archivos

www.rosarioenfamilia.org.pe Oficina Principal - Arzobispado de Lima Jr. Chancay 282, Cercado de Lima Teléfono: 433-3743

Facebook

Twitter


Meditaciones sobre el Evangelio del III Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo B