Issuu on Google+


BELLA Y PRESUMIDA Había una vez en un pueblo muy lejano, donde vivían dos niñas: llamadas Bella y Presumida; eran dos niñas muy diferentes, Bella era una niña muy buena y Presumida era egoísta.

Estas niñas iban a estudiar, pero en el colegio mucho insultaban a bella, porque decían que era una niña muy fea y decían que ella no debería llamarse Bella, sin embargo Presumida, era una más de las que se burlaban, y le hacían bromas muy feas.


Un día Bella y Presumida, cuando regresaban a casa, pasaron cerca a un pozo, Presumida con malas intenciones, dijo a bella vayamos a sacar agua de aquel poco para lavarnos la cara.

Bella sin imaginar lo que aria su hermana presumida se acerco a sacar agua del pozo, cuando de pronto bella sacando agua pidió ayuda a su hermana para poder sacar el balde, pero presumida se hizo la sorda y no la ayudo, entonces bella fue jalada por la soga, y cayó dentro del pozo.

Bella no sabía nadar, y comenzó a gritar ¡ayúdame! Auxilio, pero Presumida no le dio importancia y se fue ., entonces bella empezó a hundirse, cuando de pronto sus pies tocaron el fondo del pozo.


Bella se dio con la gran sorpresa, habĂ­a llegado a un palacio muy hermoso, de pronto se la apareciĂł un hada, le conto que estaba muy triste porque su hermana no la ayudo.

Entonces el hada le dijo: No tengas miedo que yo te ayudare. Pero como el hada vivĂ­a sola la invito a quedarse. Bella ayudaba en la limpieza, cuidaba mucho las flores y a los animalitos.


Sin embargo un día Bella le dijo a la hada que quería regresar a casa. El hada le agradeció a bella, dándole a escoger dos obsequios, una bolsa llena de oro y joyas, y una caja con un hermoso vestido,

Bella le dijo al hada que no era necesario el regalo, pero el hada insistió tanto diciéndole, escoge uno de los regalos porque me has demostrado ser una niña muy buena, y no eres como tu hermana Presumida. Entonces el hada le obsequio el vestido, y le dijo:


_Tú eres una niña muy buena, eres hermosa como tu hermana y bella como es tú nombre, y no tienes por qué avergonzarte de las cosas que te dicen tus compañeros en el colegio. Bella estuvo muy feliz al escuchar lo que le decía el hada. Y comprendió que no debía ponerse triste, porque ella era una niña bella al igual que sus amigas del colegio.


ColorĂ­n colorado el cuento a terminado


bella y presumida