Issuu on Google+

LAS NUEVAS AVENTURAS DE MATILDA

RELATOS CREADOS POR LOS ALUMNOS DE 1º ESO D Y E DEL INSTITUTO “CONSABURUM” (CONSUEGRA)

. FICHA DE LECTURA . MATILDA DE ROALD DAHL . LAS TRAVESURAS DE MATILDA . ¿QUÉ SERÁ MATILDA CUANDO SEA MAYOR?


TÍTULO: Matilda AUTOR: Roald Dahl ILUSTRADOR: Quentin Blake N. PÁGINAS: 263 GÉNERO: Novela

MATILDA DE ROALD DAHL RESUMEN del ARGUMENTO: Matilda es una niña muy inteligente menospreciada por sus padres por su afición a los libros. Cuando llega a la escuela todo mejora ya que, la profesora descubre su talento e intenta que la directora, una bruja que se comporta como si acabase de salir de un cuento, la pase al grupo de los mayores para explotar todo su potencial. Las cosas en la escuela le van mucho mejor que en casa y descubre que la señorita Honey es la mejor profesora del mundo. Rocío J. 1º D Este libro trata de una niña llamada Matilda. Esta niña es especial pero sus padres no la hacen caso, al contrario, son muy diferentes a ella. El padre es un timador, la madre se pasa todas las tardes en el bingo y no hace caso a nadie. Matilda va a una escuela donde la directora, la Truchbull, hace imposible la estancia de los alumnos en el colegio. La única persona que ayuda a Matilda es la señorita Honey. Eduardo G, 1º D


Este libro trata sobre la historia de una niña llamada Matilda que vivió con sus padres y su hermano. Matilda tenía cinco años y era muy inteligente. Le gustaba leer mucho y sus padres creían que eso era una tontería pero Matilda no lo podía evitar y todos los días mientras su padre trabajaba y su madre se iba al bingo, ella iba a la biblioteca y poco a poco se fue leyendo todos los libros. En el colegio era una niña inteligentísima. Su profesora, la señorita Honey, estaba asombrada con ella pero la directora del colegio era muy estricta con todos sus alumnos. Un día Matilda quiso darla un escarmiento porque se portaba muy mal con todo el mundo y lo consiguió. Me ha gustado mucho este libro, sobre todo la idea que tuvo Matilda al final del libro para conseguir que la directora del colegio se fuera de este. Lo que no me ha gustado es el trato que le daban a Matilda sus padres y que no valoraran su inteligencia. Aaron M, 1º E

Trata de una niña llamada Matilda con poderes de magia que le encanta leer. Su familia no la entiende, son todos unos creídos y unos estafadores. Matilda es una niña de cinco años, bajita y superdotada para la edad que tiene. En esta historia ocurren muchos fraudes, bromas y cosas de la escuela. Al cabo de algún tiempo, Matilda empieza a desarrollar y manejar tales poderes que la historia se vuelve más graciosa, con aventuras realmente espectaculares. Sergio H. 1º D Matilda era una niña a la que sus padres no querían. Sus padres eran muy vagos y ella muy trabajadora, por eso no la querían. Un día Matilda dijo que quería ir a la escuela y sus padres aceptaron. Le tocó una maestra muy buena: la señorita Honey. En cambio, la directora era muy mala y se llamaba Trunchbull. A partir de aquí, Matilda vivirá muchas aventuras. Jose M. G. 1º D Trata de una niña llamada Matilda que tiene un don especial, pues a los cinco años de edad ya sabe las tablas de multiplicar y muchas cosas más. Sus padres no aprecian su talento, sólo su maestra la señorita Honey está muy interesada en su talento. Un día Matilda se da cuenta de que es capaz de mover cosas con la mente y utilizará este don para ayudar a la señorita Honey a recuperar su casa y la fortuna de su padre. Carlos G. 1º D


LAS TRAVESURAS DE MATILDA ARROZ CON LECHE AL ESTILO MATILDA

Una mañana muy soleada de domingo, Matilda se despertó muy animada y pensó que tenía ganas de cocinar, cocinaría para su familia. Decidió hacer arroz con leche, preparó los ingredientes necesarios: arroz, leche, canela y azúcar. Cuando preparó el azúcar, de repente, se le ocurrió gastar una broma a su familia: cambió el azúcar por sal. Después de comer preguntó con gran entusiasmo: -¿Queréis postre? ¡He preparado arroz con leche!, les encantó la idea. Cuando lo probaron y vió sus caras, Matilda se tronchaba de risa. Elena P. 1º E

PANTALONES-COMIDA DE PERRO El padre de Matilda, rompió todos sus libros. Tras ese acto, Matilda planeó otra nueva travesura. Esa noche, unos amigos de sus padres irían a cenar a casa con su perro, Bob. Su padre tenía encima de su cama el traje que se pondría para cenar. Cogió los pantalones y los rebozó en muchos trocitos de carne. Cuando sonó el timbre, su padre ya llevaba el traje puesto. Bob, el perro, entró en casa de los Woormwood. Se tiró a los pantalones del hombre, por culpa del olor que desprendían. El hombre, echó a correr por toda la casa, seguido del perro. Cuando por fin, se pudo encerrar en el baño, se tuvo que quitar los pantalones para poder salir, quedando en evidencia delante de las mujeres y del hombre que estaban en su presencia. El perro bien sujeto, se tranquilizó, pero ya era demasiado tarde: la reputación del señor Woormwood estaba por los suelos y su colección de periódicos, rotos en mil pedazos. Sus amigos avergonzados pidieron disculpas por la actitud de su perro, y dicho esto se marcharon,


suspendiendo así la cena. El señor Woormwood no volvió a romper ninguno de los libros de Matilda en un largo tiempo…

Natalia A. 1º D

ALARMA EN CASA DE LOS WORMWOOD Era un día soleado de primavera. Matilda creía que sus padres ya habían escarmentado de su última hazaña contra ella pero no era así. Cuando llegó su madre del bingo por la tarde, venía un tanto asqueada porque había perdido apostando grandes sumas de dinero. Matilda estaba en su habitación leyendo un libro de Shakespeare y estaba muy contenta porque era un libro maravilloso para ella. Todo iba bien, hasta que entró su madre. Iba muy bien peinada y llevaba puesto un chaquetón de cuero y unos pantalones de color verde. No hace falta ser muy listo para saber que su madre estaba de mal humor y Matilda lo sabía, por eso cuando entró escondió el libro y cogió su muñeca y disimuló que jugaba. Cuando se fue, cogió el libro y siguió leyendo.

Cuando era la hora de cenar, Matilda bajó y se encontró todo el suelo lleno de platos rotos y pisadas de barro que se habían quedado incrustadas en el suelo. Cuando llegó su madre y vio como estaba todo le echó la culpa a Matilda de lo que había sucedido. Matilda insistió en que ella no tuvo nada que ver con ese desorden pero su madre no la creyó, la castigó sin cenar y la mandó a su habitación para que pensase en lo que había hecho. A Matilda no le pareció esto justo porque acababa de bajar de su habitación y encima tenía mucha hambre. En lugar de irse a su habitación, Matilda se metió en el trastero y estuvo pensando qué travesura le iba a hacer a sus padres. Después de unos minutos, tuvo una gran idea que consistía en hacer sonar la alarma de incendios, pero para ello esperó a que sus padres se fuesen a la cama. Cuando lo hicieron, Matilda salió del trastero con un paquete de cerillas y fue donde se encontraba el detector de incendios. Cuando llegó, cogió una cerilla, la encendió y sonó la alarma. Fue deprisa y dejó las cerillas en su sitio y se metió en su cama. Al poco tiempo salieron sus padres en dirección a la puerta en donde había mucha gente, ya que había una fiesta al lado. Cuando uno de los invitados de la fiesta se dio cuenta, avisó a los demás y fueron a verlos y comenzaron a reírse todos menos los padres de Matilda que tenían mucha vergüenza porque iban en pijama y tenían unos rostros que daban miedo.


Matilda que lo estaba observando todo desde su ventana, se estaba riendo tanto como toda la gente que pasaba por la calle. Sergio D. A, 1ºD ¿CON TARJETA O EN EFECTIVO?

Matilda ya estaba harta de sus padres, y lo primero que se ocurrió fue hacerles una travesura. Sabía que tenían planeado para el sábado por la noche una cena en el restaurante más caro del lugar. Ella, mientras estaban todos durmiendo la siesta, se fue a las tiendas más caras de ropa, con la tarjeta de crédito de su madre y la cartera de su padre. Se gastó casi todo el dinero, solo le sobró 1$. Compró vestidos, camisetas, zapatos y lazos para el pelo para ella y ¡Cómo no!, también se compró algunos libros para leer. Cuando llegó el sábado por la noche y los Wormwood terminaron de cenar en el restaurante, el camarero les trajo la cuenta. Se dieron cuenta de que ninguno de los dos tenía dinero, ¡y tuvieron que fregar los platos de todo el restaurante! Natalia C. 1º D

VAYA CON MATILDA Era una tarde de otoño. Matilda llegó de la escuela y se puso a leer un libro de aventuras. Su padre la vio y como siempre le dijo que no hacía falta leer esas ridiculeces, que tenía la televisión. Entonces, el padre de Matilda le rompió el libro y lo tiró a la basura. Ella se enfadó mucho porque no tenía porque romper una cosa tan bonita y pensó que tenía que vengarse. Cuando llegó la hora de cenar, Matilda se sentó en la mesa y cenó sonriente en cinco segundos. Cuando cenó les dijo buenas noches a sus padres y a su hermano y se fue a su habitación. En su habitación pensó la travesura que le iba a hacer a su padre. La travesura


consistía en que, en los tapones de su padre, los que se ponía para dormir, iba a poner pegamento. Cuando el padre se acostó se puso los tapones. A la mañana siguiente, el señor Wormwood, se levantó y se intentó quitar los tapones pero no pudo. Se puso histérico, bajó a la cocina donde estaban todos y les preguntó que quién le había puesto pegamento en sus tapones. Nadie respondió y el señor Wormwood señaló a Matilda. Matilda dijo que no. Entonces la madre de la niña agarró lo tapones, con todas sus fuerzas y tiró de ellos. Los tapones no salían y lo intentó otra vez. Al tercer intento pudo sacarlos. El padre de Matilda se puso rojo y corrió por toda la casa.

Matilda y su hermano no pudieron contener la risa. Matilda le dijo a su padre riéndose que debería de ir al médico porque tenía las orejas como un tomate. El señor y la señora Wormwood fueron al médico y cuando volvieron a su casa, el padre de Matilda llevaba las orejas vendadas y Matilda otra vez se puso a reirse de las orejas de elefante que llevaba su padre. Y así acabó la travesura de Matilda. Marta G. 1º D LOS DONUTS Era un día soleado, en el que Matilda, antes de ir al colegio, estuvo leyendo un rato. Su padre se iba al trabajo y vio a la niña leyendo. Ese día, el hombre se levantó de mal humor y la tomó con su hija. Se puso enfurecido y la regañó una vez más por estar leyendo. Le dijo que qué hacía leyendo porquerías y basuras antes de ir al colegio. Entonces, le cogió el libro y lo tiró a la papelera. La niña sin decir nada, se levantó y se fue al colegio, pero durante el camino fue pensando en otro plan para poderse vengar. Al llegar a casa, quitó la tapa de la alcantarilla y puso una pequeña alfombra para tapar el agujero. A unos cuantos pasos puso un pequeño puesto con donuts, ya que a su padre le


volvían loco. Le pidió a su amiga que se pusiera de vendedora. Cuando su padre llegó a casa, fue directo al puesto y pisó en la alfombra. Al instante,

cayó en el interior de la

alcantarilla de la calle y tuvieron que ir a sacarle los bomberos de aquel pequeño “túnel” maloliente. Clara P, 1º E LA TRAVESURA FINAL DE MATILDA Después de pasar una agradable tarde en casa de la señorita Honey, Matilda empezó a idear un plan para que sus padres por fin la respetaran. Fue a la biblioteca y cogió algunos libros que le gustaron. Los llevó a su casa y le dijo a su hermano que necesitaba todos los papeles de la empresa de su padre y de los clientes más ocasionales. Por su parte, ella consiguió la dirección de esos clientes, metiendo en cada libro una copia de todas las triquiñuelas de su padre. Al día siguiente, unas veinte personas se presentaron en casa con cara de no muy buenos amigos. Pedían reclamaciones a la empresa por el engaño. La Trunchbull también se presentó, sabía lo del cuentakilómetros pero no lo del serrín. En cuanto vió al padre de Matilda, se dispuso a hacer un lanzamiento del que cualquier atleta estaría orgulloso.

Matilda decidió que su padre ya había aprendido la lección así que fue hacia la Trunchbull y le dijo: -

Señorita Trunchbull creo que ya aprendió la lección y no volverá a engañar a nadie, ¿Verdad papi?, si lo hace yo misma la llamaré y hára el lanzamiento más largo de la Historia.

Los padres de Matilda descubrieron que su hija no era lela y que era mejor no enfadarla si no querían llegar a Tuhmugtú sin necesidad de avión (cortesía de la señorita Trunchsbull). Rocío J. 1ºE


PROBLEMA DE ZAPATOS Esta vez Matilda con sus poderes mágicos, cogió primero los zapatos de su padre y empezó a darle zapatazos hasta que se le puso un ojo morado. Después cogió un bote de ketchup y le manchó el traje. Y para el toque final le pegó los zapatos con supercola a los pies y no se los podía sacar y como los había roto de la suela los pies olían muy mal. Y en el trabajo no entraba ningún cliente porque el olor de los pies del señor Wormwood llegaba hasta la calle. Este sospechaba de Matilda pero no tenía pruebas de que había sido ella. Llegó a su casa muy enfadado. A parte de que no se había duchado en una semana y por eso sus pies olían así de mal y Matilda lo sabía. Arturo C. 1º E

LA EXCURSIÓN Un día que Matilda estaba muy enfadada con sus padres por no dejarla ir de excursión, decidió gastarles una broma para que aprendieran a tratarla bien. Primero cambió la salsa de tomate de los espaguetis que iban a tomar sus padres por pintura roja espesa. Después llenó las sábanas de la cama de su hermano con pegamento, justo antes de que él se fuera a dormir. Al día siguiente, sus padres estaban con la boca roja y su hermano ni siquiera se levantó porque no podía. Y para rematar su travesura, en vez de la gasolina rellenó el coche con jabón. Su padre al ser muy despistado no se dio cuenta y el coche en vez de arrancar echó burbujas por el motor, se rompió y tuvo que comprar otro. Ese día se fue muy contenta al colegio. María V. 1º E

LOS PODERES MENTALES DE MATILDA Un día Matilda, cuando sus padres se fueron a trabajar, decidió hacer algo a lo grande. Se le ocurrió con los poderes mentales que tenía hacer volar todas las cosas de la habitación de sus padres. Empezó levantando un marco con una foto de sus padres. Más tarde levantó todos los objetos que había a su alrededor y todos daban vueltas. Cuando se aburrió de hacer eso, en el tubo de pasta de dientes de su padre echó silicona y en el tinte de su madre, echó la pasta de dientes. Cuando sus padres pasaron a la habitación echaron las culpas a Matilda y Matilda dijo que había sido su hermano. Cuando su padre se iba a lavar los dientes no se dio cuenta y se echó silicona y su madre en el pelo se echó la pasta de dientes. Javier G. 1º D


¿POLVOS PARA EL ESTREÑIMIENTO? Un día Matilda se tenía que levantar para ir al cole. Ese día Matilda se levantó más temprano que nunca porque no había dormido casi, ya que estuvo toda la noche pensando qué le podía hacer a la directora para darla un escarmiento por su comportamiento con los alumnos. Y al final, poco antes de irse al cole, ya tenía claro lo que iba a hacerla. Su plan consistía en echarle unos polvos para el estreñimiento que le robó a su madre. Matilda pensó en echar los polvos en la jarra de agua que la directora siempre tenía encima de la mesa. Matilda habló con un alumno de cada curso para que la ayudaran y les dijo que echaran los polvos en la jarra. Ellos lo hicieron porque también estaban cansados con los castigos de la directora. La directora pasó durante toda la mañana por seis clases. Cuando llegó la última, era ya la una del mediodía. La directora se sentía un poco pesada, le dolía el estómago. Y cuando terminó de dar la clase, no lo pudo aguantar y su tuvo que ir al baño. Matilda la vio correr por los pasillos en dirección a los baños. Allí estuvo durante un buen rato, los retortujones le duraron durante toda la tarde. Aaron M. 1º E

DESAYUNO EXPLOSIVO

Matilda hizo una de sus travesuras, pero esta vez para su hermano. La niña se levantó muy pronto para hacer el desayuno a su hermano. El desayuno contenía unos cereales caducados, leche con sal y pimienta y una tostada untada con queso maloliente. Cuando su hermano se levantó, le dio mucha alegría, pero cuando probó la leche se enfadó mucho. Sus padres se levantaron, vieron el desayuno y castigaron a Matilda un semana sin leer libros. Al día siguiente, sus padres se fueron de viaje con su hermano. Matilda se escapó y fue a ver a la señorita Honey. Tomaron té y vieron una película. Al anochecer, Matilda se fue a su casa. Sus padres todavía no habían vuelto, así que decidió leer un cuento, aunque sus padres no la habían dejado, después se acostó. Arian H, 1º E


LA CATAPULTA ESCONDIDA Matilda puso una catapulta y le dijo a su padre que se sentara en una silla y no era una silla, era una catapulta. Matilda tiró de la palanca y su padre salió despedido de la casa. Cuando descubrió que era la niña, su padre se enfadó y la castigó sin ir al colegio. Jose M. G. 1º D LOS RATONES Y LA TRUNCHBULL Matilda se enteró de que a la señora Trunchbull le asustaban los ratones. Corrió hacia la casa de un amigo a por un hámster que tenía como mascota. A la mañana siguiente, Matilda se llevó el hámster al colegio. Cuando entró la señorita Trunchbull vio un ratón peludo que correteaba por toda la clase. La Trunchbull salió de la clase escopetada, muy asustada y gritando. Estaba harta de ese colegio y pidió que la despidiesen. Ángel M. 1º D TRAVESURAS VARIADAS Matilda se le ocurrió quitarle la cartera del bolso a su madre para que no pudiera ir al bingo (no la quería robar, sino darle una lección por no estar atenta con ella), a su padre le colgó un cartel en la puerta del garaje que ponía “No pasar, peligro de muerte” (para que no engañara a más gente) y a su hermano le asustó por la noche empleando sus maravillosos poderes (cogió el lagarto que tenía en su habitación y le hizo volar por los aires haciendo que hablara. El lagarto decía cosas mientras que su hermano corría y corría). Ruth G. 1º D UTENSILIOS VOLADORES Un día sus padres pegaron a Matilda porque creían que decían muchas mentiras. La lección consistió en gastarles una broma con su nuevo poder. Llegada la hora de cenar, Matilda dijo: -

Papá, mamá, hoy no me encuentro bien, me iré a la cama ya. Pero se fue detrás del sofá. Allí si se asomaba veía a todos los miembros de su familia comiendo y viendo la televisión como posesos. Parecían hipnotizados por la misma. Llegó la hora de empezar la travesura. Comenzó a concentrarse como siempre, fijamente en un objeto y de nuevo sintió las chispas que salían de sus ojos. Comenzó a levantar los utensilios de la bandeja de su madre y rápidamente los puso a dar vueltas por la habitación. Se sintió muy cómoda, por lo que probó con la bandeja de su padre, que también consiguió levantarla. Sus padres empezaron a dar vueltas a la habitación y a gritar como locos. Matilda se fue rápidamente a su habitación para que no la descubrieran. Al instante, cayeron todos los utensilios. David R. 1º D


UNA BROMA PESADA Un día Matilda se levantó con pecas en la cara, lo raro era que ella se encontraba perfectamente. Sintiéndolo mucho, ella no podía ir a la escuela y aún más siendo el día del libro. La clase iba a ir a ver la biblioteca municipal del pueblecito de al lado. A la hora de la comida llegaron a la puerta. Era Lavender que venía a enseñarle a Matilda las fotos que había realizado. Matilda se alegró mucho. Lavender tenía sed y el padre de Matilda le dio un vaso de agua y ella se lo vertió sin querer a Matilda en el cara y las pecas desaparecieron. Cuando Matilda estaba secándose la cara, vio que su hermano estaba riéndose de ella. Entonces, Matilda quedó a las cinco en punto en casa de Lavender. Fueron a una juguetería y compraron una araña y un murciélago de plástico para gastarle una broma al hermano de Matilda, ya que a él no le gustaba mucho. Por la noche, Matilda le metió la araña en la cama y su hermano pegó un salto del susto. Cuando se había tranquilizado y se había vuelto a meter en la cama, Matilda desde su balcón tiró el murciélago y al ver la sombra su hermano pegó un grito y se puso a llorar. Esa fue la noche en la que el hermano de Matilda aprendió que no hay que gastar bromas a los demás y menos si a ti no te gustan. Laura V. 1º D COLONIA MOTORIZADA Cuando Matilda llegó del colegio, entró en su habitación y vio que sus libros habían desaparecido y su padre estaba implicado en ello. Para vengarse, Matilda cogió el coche teledirigido de su hermano y encima de él puso la colonia más cara de su madre. Cuando su padre se sentó en el sofá, Matilda arrancó el coche teledirigido de su hermano y el perfume cayó al suelo. Cuando su madre vio la tragedia dio al padre un guantazo que se le marcó toda la semana. Carlos G. 1º D ESCAPADAS FALLIDAS

Antes de irse a España, Matilda le dice a su madre que se vaya por última vez a jugar al bingo. El padre no quería perder el tiempo, pero aún así éstos van al pueblo


de al lado a jugar al bingo. Matilda y la señorita Honey llaman mientras a la policía para que fuesen a aquel pueblo. Cuando los padres de Matilda llegan al pueblo, juegan la partida y ganan 100.000 euros pero cuando salen de la casa del bingo ven que hay ochocientas patrullas esperando detener al padre. Este intenta escapar pero en ese momento el coche se les avería. Los policías los detienen y un policía fue a llevar a Matilda y a la señorita Honeya los billetes de avión a España. Éstas los aceptan y el policía las lleva rápidamente al aeropuerto pero en ese momento, Matilda se niega a irse y la señorita Honey también se niega. Entonces, el policía se queda con los billetes y se va a España con su familia. Carlos V. 1º D

¿QUÉ SERÁ MATILDA CUANDO SEA MAYOR?

Matilda de mayor estudia Ciencias Políticas y Filologías Inglesa e Hispánica.

A los

veinticinco años Matilda es nombrada primera ministra de Inglaterra y premio Nóbel de la Paz. A los cuarenta es la escritora más famosa del mundo con sus grandes obras Lavender,

memorias de una bruja, Dulce y Miel dicen lo mismo y su mayor obra Matilda, una vida de hazañas y superaciones. Consigue que su hermano Mickael estudie Medicina y sea el médico más prestigioso de todo Londres. Rocío J. 1º E Cuando Matilda terminó el instituto dicidió ir a la universidad a estudiar literatura y prepararse para ser una buena escritora. Con el paso del tiempo, consiguió hacer realidad su sueño: escribió una novela que en poco tiempo se convirtió en un best-seller. Le fue fácil escribirlo pues se basó en todas las aventuras que le habían sucedido a lo largo de todo su vida junto con su familia. Elena P. 1º E


Matilda será una persona, entre otras, muy inteligente. Seguramente que tendrá un trabajo muy importante, gracias a su inteligencia. Se dedicará a algún cargo importante: abogada, arquitecta, profesora, detective, doctora, matemática, psicóloga, historiadora, química… Su vida será fantástica. Gracias a sus estudios, tendrá la vida resuelta. No se tendrá que preocupar por pasar hambre o frío, tendrá todo lo que le apetezca, si continúa siendo la persona que era de pequeña. Se comportara my bien con las personas, será muy sociable y muy simpática y amistosa, con todo el mundo. No hará el mal, en ningún momento y siempre realizará buenos actos que mejoren también a otras personas. Si sigue así, podrá ganar premios importantes y ser una persona muy conocida por todo el mundo por lo que algún día hará con su gran mente… Natalia A. 1º D MATILDA Y SU VIDA Matilda tenía dieciocho años cuando ya había terminado 2º de Bachillerato y ella estaba muy feliz porque iba a ir a la universidad de Cambridge por las excelentes notas que había obtenido a lo largo de la Educación Primaria y Secundaria. El sueño de Matilda era ser una gran escritora de novelas de fama mundial como Charles Dickens, pero sabía que ese sueño solo se conseguiría con esfuerzo y sacrificios. Matilda se despidió de sus padres y subió al avión en dirección a la ciudad de Cambridge. Cuando llegó a Cambridge cogió un taxi y fue a la residencia para dejar el equipaje y se dio una vuelta por la ciudad porque mañana comenzaban las clases. Al día siguiente, sonó el despertador y eso la recordó que era la hora de ir a la universidad. Cogió todo lo necesario y se fue rumbo a la universidad. Cuando llegó, Matilda no daba crédito a lo que veía, era para ella la universidad más preciosa que había visto nunca. Matilda no se entretuvo porque iba con el tiempo ajustado. Entró en la enorme clase, se sentó en su pupitre y sacó todo el material. Cuando fueron las cuatro de la tarde, Matilda volvió a la residencia y cuando se tumbó en la cama, supo que le esperaban unos largos y difíciles cursos. Dos años después de terminar la universidad, había publicado su primer libro con el que obtuvo una gran valoración. Poco después con una serie de mejoras en el texto se convirtió en un “best seller” y fue entonces cuando los lectores se fijaron en ella. Cada vez le iba gustando menos ser escritora y decidió ser profesora de 4º de E.S.O. y se dio cuenta de que este si era su gran sueño. Primero hizo unas oposiciones y al cabo de cuatro días recibió a través del correo electrónico lo siguiente: ¡Felicidades Sra. Matilda, ha obtenido una plaza en el instituto de Cardiff! Y Matilda al ver esto se llenó completamente de alegría y al mismo tiempo se acordó de la fallecida señorita Honey, a la que quería de pequeña tanto como una madre, ya que lo que ella era ahora se lo debía a la señorita Honey . Por eso, cuando quedaban unos días para Nochebuena, fue al cementerio a ver su lápida. Le colocó un ramo de flores y se emocionó mientras recordaba todas las anécdotas que le habían pasado hasta la actualidad. Sergio D.A. 1ºD


EL REENCUENTRO Un día como otro cualquiera, Matilda volvió del instituto. Ella ya tenía dieciséis años. Subía a su cuarto a hacer la tarea. La señorita Honey la vio rara pero no preguntó. De repente, Matilda bajo corriendo gritando: -¡Los tengo que ver! ¡Los tengo que volver a ver! -¿A quienes? - pregunto la señorita. -A mis padres y a mi hermano ¿me dejara visitarles? Por favor. -Claro Matilda – dijo - Siempre supe que llegaría este día. Sacaré los billetes de avión para la semana que viene, ¿te parece bien? - Si mama, lo antes posible – dijo Matilda. Y a la semana siguiente: - Por fin estamos aquí, quiero verlos ya Señorita. Señorita, son ellos – dijo Matilda. - Os dejaré solos- contestó. - ¡Mamá, papá! Estaba deseando volveros a ver. -Y nosotros a ti Matilda, aunque no lo parezca, te queremos –dijo la madre –Y te queríamos pedir que te quedaras a vivir aquí, con nosotros. - Me encantaría, pero solo me quedaré si la señorita Honey quiere – dijo ella. La señorita Honey accedió y desde ese día vivieron todos juntos en España. Ana Q. 1º D

Matilda, a sus veinticinco años, ha salido de unas de las mejores Universidades del mundo dispuesta a trabajar. Se ha licenciado en psicología, magisterio, medicina y muchas más carreras importantes. A los treinta, siendo ya una mujer adulta, se casa con el Dr. Smith; y a los treinta y uno tiene una preciosa hija que se parece a ella. Siempre que puede va con su marido y su hija Elissa a dar paseos por el parque; siempre que puede también, deja a su hija en casa de su “abuela” para que se diviertan juntas, la antigua Sr. Honney… ¡Son una familia muy feliz! Natalia C, 1º D


Matilda de mayor será simpática, dulce y buena. De mayor será maestra como la señorita Honey o periodista porque le gusta mucho leer. Su vida será elegante, lujosa, con un buen trabajo y bastante dinero. Matilda se casará, tendrá unos hijos maravillosos y una familia que la quiera. Arian H. 1º E

Cuando pasaron treinta y tres años, Matilda ya era toda una mujer. Ella vivía con su madre, la señorita Honey, que la adoptó. Matilda estuvo haciendo la carrera de maestra como su madre, y cuando la acabó estuvo de maestra en el mismo colegio que la señorita Honey.

Luego, Matilda conoció a un chico muy guapo y listo llamado Robert. Se hicieron novios y al cabo de seis años se casaron. Celebraron una boda discreta en la que sólo asistieron los familiares de Robert y la madre de Matilda. Robert y Matilda decidieron vivir en aquella casita pobre y pequeña donde vivió la señorita Honey. La arreglaron, la hicieron mucho más grande y con muchas comodidades. Cuando pasaron dos años, Matilda y Robert tuvieron un hijo al que llamaron Magnus, como el padre de la señorita Honey. Los tres eran muy felices: Jugaban, se divertían con la abuela, que era la señorita Honey. Cuando Magnus tenía dos años, Matilda y Robert tuvieron una niña llamada Jenny, que así es como la llamaban a su abuela, su padre y su tía Trunchbull. Magnus estaba muy contento de tener una hermana y los dos se llevaban muy bien.

Marta G, 1º D

Cuando Matilda sea mayor será profesora de Universidad.


Será una de las chicas más listas de su pueblo y vivirá en la antigua casa de la señorita Trunchbull, con la señorita Honey. Matilda irá a por libros a la biblioteca y se los leerá en menos de una semana. Su vida será alegre y muy divertida. Conservará sus poderes mentales pero hará muchas más cosas con ellos, ya que los utilizará para ayudar a las personas pero de vez en cuando dará un susto a sus alumnos. Como la señorita Honey sabe que tiene poderes, Matilda la ayudaba por si no llegaba a coger alguna cosa o algo parecido. Javier G. 1º D Matilda de mayor será alta, flaca, con el pelo liso y castaño, llevándolo recogido con un lazo. Llevará faldas que le lleguen por las rodillas y una camisa blanca grande. Matilda se casó con Bruce Brogtrotter. Los dos montaron una librería pero como no vendían muchos libros, la cerraron y pusieron una pastelería, que tuvieron que cerrar porque Bruce se comía todos los pasteles. Tuvieron dos hijos: Steve y la chica Stace. Eran gemelos pero no se parecían mucho entre ellos, ya que Steve se parecía a Matilda y Stace, a Bruce. Cuando estos tenían quince años, Matilda se fue a África de misionera para enseñar a leer a los niños del Tercer Mundo. María V. 1º D.

Matilda tenía ya veinticinco años. Era alegre, simpática, lista y amable, con todos los adjetivos bonitos con que se la pueda describir. Honey vivía con ella en la casa que los padres de Matilda dejaron. Era una casa lujosa y grande, en la parte delantera había unos bonitos balcones; en la parte trasera, un gran jardín lleno de rosas blancas que parecía un palacio y en uno de sus laterales tenía una gran piscina en la cual Matilda y Honey hablaban de cosas importantes. Pero una tarde de verano, Honey dijo una pregunta que cambió todo. Solo se oía el trino de un pájaro que andaba por allí: -

Matilda, ¿Cuándo vas a terminar las prácticas de profesora de lengua?


Matilda respondió: -

¡Uuuuu!¡¡¡Mañana!!!

A la mañana siguiente, Matilda se levantó, desayunó lo que Honey la preparó y se despidió de ella. Después del colegio, Matilda o doña Matilda (pues era así como la llamaban en el colegio), llegó a casa. Después de la comida, fueron a la parte trasera de la casa y allí se situaron. Hablando se les pasaron las horas. Cuando era la hora de la cena, Honey le preguntó que qué tal en su primer día de clase y Matilda respondió que muy bien. Matilda le dijo que el don de ser profesora le había venido de ella.

Mª Elena M. 1º D

Matilda de mayor saca la carrera de ingeniería sin dificultad y esta decide ser arquitecta. Matilda es llamada para hacer muchos planos y los hace fácilmente. Sigue viviendo con la señorita Honey, que es profesora de la Universidad de Oxford.

Matilda no tiene tiempo para coger un avión y ver África, uno de sus grandes sueños. Un día la llamaron para hacer un plano en Marruecos y ella acepta. Decide llevarse a la señorita Honey pero esta no puede porque tiene que hacer exámenes a unos alumnos de Hardvard, que también por suerte la contrataron. Cuando Matilda está en África se acuerda de la señorita Honey y decide llevarla un obsequio. Matilda se hará rica, se casará y tendrá tres hijos: Michael, Roobs y Lavander, en recuerdo de su amiga de la infancia. A los ochenta y siete años le dan el premio Nobel y a los noventa y ocho fallece. Carlos V. 1º D


Matilda será una buena persona, como siempre. Será alta, guapa, alegre y muy estudiosa. Tendrá el pelo largo y la cara muy fina, con unos ojos marrones. Se dedicará a la enseñanza. Su vida será muy diferente a la que tenía anteriormente con sus padres, ya que vivirá al lado de su profesora de primaria. Tendrá una casa grande y repleta de estanterías con muchos libros, una cocina muy grande y un jardín con muchas flores. Trabajará en una escuela, siendo la directora la señorita Honey. Vivirá muy contenta con sus dos hijos y con su marido. Algunos días llevará a sus hijos a la biblioteca después de la escuela. Celia P. 1º D Matilda de mayor será muy estudiosa y trabajadora. Tendrá un buen futuro y sus hijos serán tan estudiosos como ella. Su marido será un poco más bajo pero Matilda le encontrará un trabajo en el que poder trabajar y será una familia muy bien desarrollada. Jose L. Q. 1º D Matilda de pequeña era una niña amable, simpática y cariñosa, exactamente como es ahora con veinte años. Es directora en el colegio donde ella iba de pequeña. Los niños y los maestros la adoran. Su amiga Lavender es maestra de los niños. La escuela se llama “La Bondad”. Matilda es y hace todo lo contrario que hacía la Trunchbull, ya que Matilda aprendió todo lo que sabe de la señorita Honey, quien la adoptó cuando sus padres se fueron a España. Matilda tiene novio. Se llama Pablo, tiene veinte años, el pelo rubio y unos preciosos ojos azules. Él vive al lado de la casa de Matilda, es decir, en la casa de la señorita Honey y ellos se conocen desde pequeños. La madre de Pablo es amiga de la señorita Honey, igual que ellos, desde pequeñas. Pablo es uno de los maestros del colegio de Matilda, por lo que se ven todos los días. Los cuatro son muy buenos amigos y casi todos los años van de vacaciones juntos. Laura V. 1º D Matilda de mayor será una mujer muy organizada e inteligente y la pedirán trabajar en las mejores empresas del mundo. Vivirá con un hombre de sus mismos rasgos y formarán una familia. Normalmente, Matilda estará muy ocupada con su trabajo. También irá a visitar a la señorita Honey en sus tiempos libres. Carlos G. 1º E


FIN


MATILDA