Issuu on Google+

AUDICION Y APRENDIZAJE Para poder comprender y memorizar un mensaje auditivo es necesario percibirlo con claridad. El oído, no solo sirve para escuchar, sino también para hablar, a través de los sonidos se estimula el cerebro (sonidos agudos: estimulan en cerebro y los sonidos graves adormecen, como las nanas para los bebes), y otra función es la de mantener el equilibrio y la postura corporal. Nosotros escuchamos por ambos oídos, pero el derecho, es el oído dominante. De modo, que si tenemos una percepción distorsionada, la trasmisión del mensaje, será más difícil y por tanto el aprendizaje también lo será. De este modo, si no escuchamos bien, no podremos perfeccionar nuestro lenguaje, así, si un niño tiene problemas de audición y no pronuncia bien la “S”, no podrá corregirlo porque a su cerebro no percibe ese sonido, por tanto no puede perfeccionarlo (trabajo logopeda). Las personas a través del pensamiento, elaboramos un discurso interno, área de broca, envía el mensaje a las cuerdas vocales para su pronunciación, cuando el sonido sale al exterior, vuelve a entras a los oídos, de modo que volvemos a procesar la información y la rectificamos. El buen control de la voz, es por tanto importantísimo y para ello se ha de tener lateralidad auditiva bien definida, el tener como oído dominante el oído derecho, que es más rápido, implica que transporta el mensaje al hemisferio izquierdo a mayor velocidad, si una persona tiene como oído dominante el izquierdo conecta directamente con el hemisferio derecho, y por tanto tarda más en llegar el mensaje, es más lento, donde se encuentra, como he comentado anteriormente, lo emocional, se es más inseguro, tardan más tiempo en procesar y decir. A veces, si no quiere oír (no te interesa o aburre) ponemos el oído izquierdo, si realmente queremos que el mensaje llegue y se procese, es bueno hablar en el oído derecho (muy importante en educación, de este modo, si queremos que un niño nos escuche y reciba bien la información o mensaje que queremos transmitirle, es bueno hacerlo en este lado).

1


El hemisferio humano consta de dos hemisferios, unidos por el cuerpo calloso, mientras que el hemisferio derecho tiene relación con las funcione de intuición, emoción, imaginación, creatividad artística y música melódica. Mientras que el izquierdo tiene que ver con las funciones de escritura, lógica, razonamiento y música rítmica. En el funcionamiento del cerebro podemos encontrar dos formas de trabajar: • por vía sensitiva: encargada de recibir los estímulos. Los desajustes en la percepción auditiva pueden apreciarse por puntas de hiperaudición en la audiometría, audición dolorosa, mala discriminación auditiva, remanencia (resulta difícil encontrar el umbral de audición por que el sonido sigue en el interior), mala lateralidad auditiva (no tiene un oído dominante), mala especialización (no localiza el sonido), pobre actitud de escucha, hipoacusia (sordera), dificultad de enfoque auditivo (no puede concentrarse en un sonido concreto (diferencia cruzada: dificultad de seguir una conversación en un ambiente ruidoso, no concentración cuando existen ruidos…).

• por vía motora: encargada de poner en marcha los procesos que el cerebro ha elaborado, mediante la experiencia, se retroalimenta la vía sensitiva. Los problemas que provocan pueden derivar en mala dicción, mala pronunciación, problemas para la lectura en voz alta, dificultad para reaccionar a órdenes verbales, mala memoria auditiva, lentitud de respuesta, faltas de ortografía (mala caligrafía, en relación con la mala postura corporal), desafinar al cantar, dificultad para aprender otro idioma, déficit de atención o atención dispersa, decaimiento, fatiga y depresión, hiperactividad. Es importantísima la detención precoz, no sólo en niños que pueden padecer dificultades especiales de aprendizaje, ya que se evitarán retrasos en el aprendizaje o se podrá trabar con ello para ayudar al posible desarrollo. Una detención precoz puede evitar: - Retrasos en el aprendizaje. - Errores en la evaluación de la capacidad del alumno. - Desánimo en el alumno. - Problemas de autoestima.

2


Para esta detención precoz, podemos apreciar diferentes síntomas de problemas auditivos: o Habla en un tono muy alto/muy bajo. o Pronuncia mal. o Tiene problemas con la lectura, sobre todo en voz alta. o Comprende mal lo que lee. o Hace mal los dictados (escritura lenta, faltas de ortografía, mala letra…). o Su voz es apagada o mate (aburrida, siempre igual). o No comprende las órdenes verbales o no reacciona ante ellas. o Problemas de atención, concentración y memoria. o Tiene muchas dificultades para aprender idiomas. o Desafina al cantar. o No localiza el sonido (cuando algo suena o no sabe dónde está). o Le cuesta concentrarse cuando hay ruido y seguir conversaciones en lugares ruidosos. o Le molestan los sonidos fuertes. o Gran reacción frente a los sonidos fuertes (ataques de pánico con los fuegos artificiales, música por altavoces…). o Poca o nula reacción a los sonidos fuertes (no se inmuta ante el estruendo de una bocina de un camión, no reacciona cuando se le regaña con voz fuerte…). o Tardó mucho en aprender a hablar. o Poco vocabulario. o Se enfada por nada y siempre está de mal humor. o Otitis frecuentes o mucosidad.

3


Para intentar mejorar los problemas auditivos podemos apoyarnos en: 1. Detector de patologías 2. Reeducación auditiva (gimnasia intensiva de los músculos del oído medio-tímpano, se realiza una audición que sea homogénea). 3. Apoyo educativo.

El primer estadio básico es percibir el sonido que es la información vital para el cerebro, si apreciamos algo no funciona este primer estadio tendrá problemas en su aprendizaje (no percibe el sonido-no transporta la información al cerebro y por tanto no lo estimula). Este información que hemos recibido y aprendido, es muy importante, ya que como futuros docentes, es conveniente conocer los diferentes síntomas, para dentro de nuestro papel poder actuar e intentar mejorar la inteligencia auditiva de nuestros pequeños alumnos, me ha parecido muy interesante saber que si queremos que la información que queremos transmitir sea realmente absorbida o asimilada es bueno hablar en el oído derecho (la razón).

4


AUDICION Y APRENDIZAJE