Page 1

PRINCIPIOS GENERALES SOBRE LA COLABORACION EN HECHOS INMORALES DEFINICION DE COLABORACION: Se puede definir la colaboración como la ayuda, sea activa o pasiva, que una persona da a otra para hacer algo. Al tratarse de colaboración en actos inmorales, se puede hablar de dos tipos: colaboración activa y colaboración pasiva. El profesional que colabora activamente en una inmoralidad hace algo que no debería hacer. Por ejemplo, si un contador falsifica un balance para ayudar a su jefe a cometer

un fraude, colabora activamente con la

inmoralidad que el jefe quiere realizar. El profesional que colabora pasivamente en una inmoralidad omite hacer algo que debería hacer en función de su cargo. Por ejemplo, si un vista de aduana no examina el contenido de una maleta sospechosa, con la finalidad de no ver lo que debería haber visto, colabora pasivamente con la persona que desea pasar un contrabando en esa maleta. A primera vista la mayoría de las personas opinan que, por lo menos en teoría, cualquier tipo de colaboración, sea activa o pasiva es moralmente inaceptable. Sin embargo, pueden existir situaciones en que se acepten ciertos tipos de colaboración. Para saber si es ético o no colaborar en algo que es inmoral, habrá que examinar cada caso, según el proceso de análisis que explica a continuación. 1. UN PROCESO DE ANALISIS PARA DETERMINAR LA MORALIDAD DE COLABORAR EN ALGO QUE ES INMORAL

Cuando un profesional se encuentra en una situación en que le piden o le exigen colaborar en algo inmoral, la primera cosa que debe hacer es intentar disuadir a la persona para que no siga adelante con un plan. Si


no logra resultados positivos, debe hacer lo posible para no tener que participar en el asunto. Si no logra liberarse de la exigencia de participar en ello, el proceso de análisis que explicamos a continuación le puede ayudar a tomar una decisión acerca de su participación. Este proceso incluye tres pasos:  EL PRIMER PASO Debe hacerse las siguientes preguntas: 1.- ¿es moralmente aceptable el acto que yo tendré que hacer? 2.- ¿mi intención al hacer este acto es moralmente aceptable? 3.- si pudiera evitar el resultado malo, ¿lo haría o me daría lo mismo? Si la respuesta a cualquiera de estas preguntas es NO, seria inmoral hacer lo que me piden. No procede entonces pasar al siguiente paso de análisis. Pero si la respuesta es SI, es posible que sea moralmente aceptable presentar mi colaboración. Todo depende delo que descubro al seguir los siguientes dos pasos de análisis:  EL SEGUNDO PASO Se aplica el principio de doble resultado. Este principio exige dos cosas: 1.- el resultado bueno de mi acto no puede ser producido por el resultado malo de mi acto 2.-el resultado bueno de mi acto tiene que ser de igual o mayor peso que el resultado malo. Es decir, debe haber proporcionalidad entre el resultado bueno y el resultado malo de mi acto. Si no cumplen estas dos condiciones, no es moralmente aceptable hacer lo que me piden. No es necesario pasar al tercer paso de análisis porque ya tengo la respuesta.  EL TERCER PASO Para tomar una decisión, habrá que aplicar las cuatro normas que se dan a continuación:


1.- En la medida en que mi ayuda sea mayor, y mi vinculación con el act6o inmoral del otro sea más estrecha, es necesario tener razones de mayor para justificar mi colaboración. 2.- Cuanto más grande sea la inmoralidad, más fuertes tienes que ser las razones a favor de mi colaboración. 3.- Si no es posible lograr la maldad que el otro pretende, sin mi colaboración, mis razones para colaborar tienen que ser más fuertes. 4.- Cuando existe el peligro de escandalizar a personas que no pueden saber porque estoy colaborando en un acto inmoral, mis razones para colaborar tienen que ser de mayor paso aun. 2. COMENTARIOS SOBRE LOS TRES PASOS DE ANALISIS Antes de presentar un ejemplo de cómo se podría aplicar este proceso

para

analizar

un

caso

concreto,

conviene

comentar

brevemente los tres pasos. El primer paso: hacer tres preguntas En cuanto al primer paso se refiere, al contestar a la primera pregunta, el acto que hago no debe

confundirse con el resultado de

mi acto. Es decir, es importante distinguir entre el acto que tendré que hacer y el resultado que otras personas van a lograr gracias en parte de mi acto. Si un chofer mata a una persona en un accidente de transito, el resultado de su acto es que hay una persona muerta. Su acto puede haber sido: manejar con prudencia; manejar en estado de ebriedad; o buscar como matar a una persona usando como instrumento su auto. El primer acto mencionado aquí no presenta ningún problema moral. El tercero es obviamente un acto condenable. Pero tanto el primer acto como el tercero han producido el mismo resultado: una persona muerta. Solo si la repuesta a esta primera pregunta es SI, procede pasar a la siguiente pregunta. Si la respuesta es NO, definitivamente no debo colaborar en lo que me piden.


Al contestar a la segunda pregunta, conviene recordar que no es suficiente tener una buena intención para justificar mi colaboración en un hecho inmoral .tampoco es suficiente tener como intención salvar mi puesto, lograr que no me sancionen injustamente, etc. De por si, una buena intención no justifica mi colaboración; pero sin una buena intención, no puedo justificar de ninguna manera mi participación. Solo si la respuesta a esta segunda pregunta es SI, procede pasar a la tercera pregunta. Si la respuesta es NO, definitivamente no puedo justificar mi colaboración. En cuanto a la tercera pregunta se refiere, es posible que yo acepte, o peor aún, me alegre del resultado malo de mi colaboración. Esta aceptación, o este deseo, puede ser algo interno o algo que expreso a otras personas. Por ejemplo, podría decir: “por fin tengo la oportunidad de colaborar en algo que va a hacer daño a ese enemigo mío. ¡La tiene merecida después de todo después de todo lo que me ha hecho!”. Este ejemplo, expreso tanto

mi aprobación del resultado malo de mi

colaboración como mi deseo de que se produzca este resultado. Por lo tanto,

no

sería

moralmente

aceptable

prestar

mi

acción,

mi

colaboración para realizar el daño que se pretende hacer. Si al colaborar en un hecho inmoral, deseos y /o apruebo el resultado malo de mi acción, mi participación en este hecho no puede ser justificada. Si no deseo ni apruebo este resultado malo, puedo proceder al segundo paso en el proceso de análisis. 1. EL EJEMPLO DEL BALANCE GENERAL FALSIFICADO

La empresa comercial tiburón export, s.a. se encuentra en serias dificultades por falta de liquidez. El gerente general, licenciado Javier jurel, pide al contador, calos cojinova, que le prepare un balance general porque el día siguiente habrá una reunión de directorio para examinar la situación de la empresa. El contador trabaja hasta tarde


para elaborar el balance. Deja su borrador sobre el escritorio de María pez dorado, secretaria del gerente general, con la siguiente nota: “¡trabajo urgente! El gerente necesita este balance cuanto antes.” A la mañana siguiente María saca el balance en limpio y lo entrega a su jefe, el licenciado jurel. En la reunión del director se llega a la conclusión que la única solución sería conseguir un préstamo de un banco. En el momento actual los bancos no ven con buenos ojos este tipo de préstamo, salvo que la empresa demuestre una situación económica muy favorable. Por decisión unánime, los directores deciden que habrá que presentar al banco un balance general más adecuado a sus fines, es decir, habrá que falsificarlo. La única persona que puede hacer este trabajo con la rapidez que exige el caso es el contador, Carlos cojinova. Consiente de este hecho y deseos de conseguir el préstamo, el gerente general, licenciado Javier jurel, ofrece lograr que el contador haga el trabajo requerido. Al terminar la reunión, el licenciado jurel se acerca de la oficina del contador para pedir su colaboración. Carlos cojinova le explica que ya ha hecho todo lo que las normas contables permiten para presentar las cosas de la mejor forma posible; por lo tanto, no hay nada que hacer .pero el licenciado jurel insiste. Le hace notar a Carlos que aun le faltan diez años para poder jubilarse y que su puesto es un cargo de confianza .además, le hace recordar que los tratamientos médicos que necesita su hija son caros y que sin un puesto estable de trabajo le seria muy difícil de continuarlos. Termina diciendo que esta seguro que el trabajo requerido estará listo para la mañana siguiente. Al salir, le tira la puerta para estar seguro de que el contador ha comprendido el mensaje. Carlos cojinova está muy molesto. No le gusta nada la idea de falsificar un balance. Pero se da cuenta que es verdad lo que ha dicho el gerente general y se pregunta dónde podría conseguir otro trabajo para


poder salvar su puesto, decide hacer lo que le piden. Termina su trabajo a altas horas de la noche y deja este nuevo borrador del balance general sobre el escritorio de María pez dorado con otra nota: “trabajo urgente. El gerente general necesita este nuevo balance a primera hora”. A la mañana siguiente, María, quien sabe bastante de contabilidad, se da cuenta de la jugada. Se molesta al darse cuenta de lo que se esta tramando; pero sabe que no tiene ninguna posibilidad de cambiar las cosas. Por dentro piensa así: “¡ojala que todos estos los manden a la cárcel!” luego saca en limpio el nuevo balance y lo pasa a su jefe, el licenciado Javier jurel. ANALAISIS DEL EJEMPLO DEL BALANCE GENERAL FALSIFICADO

EN ejemplo que se acaba de presentar, habrá que determinar si los tres personajes, Javier jurel, Carlos cojinova y María pez dorado hacen algo moralmente aceptable al colaborar

en la presentación de un balance

falsificado. El caso de los directores que deciden tomar esta acción no precisa de mayor discusión El caso más claro es el del gerente general, Javier jurel en el primer paso del análisis, la respuesta a la primera pregunta es un algo inmoral. En realidad no sería necesario seguir más allá de esta primera pregunta primera pregunta para saber que lo que hace Javier jurel no es moralmente aceptable. Una sola respuesta negativa es este primer paso es suficiente para determinar que la persona no debería prestar su colaboración. Pero se puede notar que la respuesta a las otras dos preguntas también es no Es cierto que la situación del contador es muy triste sin embargo, es acto que él hace es falsificar un balance. Es un acto inmoral. No es moralmente aceptable su participación en la preparación de un balance falsificado. Todas las otras circunstancias en el caso no cambia este hecho. Por lo


tanto, no hay manera de justificar lo que él

hace. El hecho de que la

pregunta en el primer paso del análisis sea sí, no cambia este juicio moral. Definitivamente, no puede colaborar si desea respetar principios morales objetivos en el ejercicio de su profesión El caso de la secretaria, María Pez Dorado, es diferente. Veamos el primer paso del análisis su acto es pasar en limpio un informe. el hecho de saber que otros lo hayan falsificado o que lo vayan a usar para fines inmorales no cambia lo que es su acto . Por lo

tanto, la respuesta a la primera

pregunta es si. Su intención no es participar en un fraude, es simplemente cumplir con su trabajo. Esto quiere decir que la respuesta a la segunda pregunta a la tercera pregunta también es si con tres respuestas afirmativas, procede pasar al segundo paso del análisis Al seguir este segundo paso importante fijarse en el acto que realiza maría. Su acto es pasar en limpio un informe. El resultado bueno de su acto es que ella cumple con su trabajo y que no la sancionen por no hacer su trabajo. El resultado malo es que ella facilita en forma insignificante lo que los demás pretenden hacer. El resultado bueno no depende del logro del resultado malo. Por los tanto se cumple con la primera condición. Además, el resultado bueno de su acto (cumplir con su trabajo sin ninguna sanción injusta) es de mayor peso que el resultado malo de su (facilitar en forma insignificante lo que ellos lo que ellos pretende hacer). Es importante tener presente que el acto de María no es falsificar un balance: es pasar en limpio datos tomados de un borrador, nada más. Un análisis de las normas que se mencionan en el tercer paso permite llegar a la conclusión de que es te caso María pez dorado podría justificar su participación en algo que va contra sus principios morales. Si ella pudiera influir en los demás para que no se realizara mejor pero si no tiene más remedio que dejar que la usen para sus propios fines, puede pasar el balance en limpio.


LA MORALIDAD DE PEDIR COLABORACIÓN ECONÓMICA DE CLIENTES CUANDO UNA EMPRESA NO PAGA UN SUELDO MÍNIMO MORALMENTE ACEPTABLE

Tal como se ha visto al examinar el tema de salarios y sueldos justos cada empresa debe pagar un salario mínimo moralmente aceptable. Este salario debe determinarse

en función de una serie de factores que han sido

expuestos oportunamente .un ejemplo: si la empresa “x” no cumple con su obligación moral en este campo ,¿sus trabajadores, que no reciben por lo menos este salario mínimo moralmente aceptable, estarían justificados al pedir una pequeña colaboración a los clientes de la empresa? Contra la opinión espontanea de la mayoría de los profesionales, en general los moralistas contestan que el trabajador que procediera de esta manera en la circunstancia mencionada no faltaría a la ética profesional. La razón es que los clientes deberían pagar más para que la empresa le pagara un sueldo justo .al pedir y recibir algo extra de los clientes, en efecto se ofrece

el bien o el servicio a un precio justo que asegura los

derechos de los trabajadores. Hasta aquí la teoría. sin embargo, no existe un grave peligro de que, gracias a una conciencia laxa, las personas que quisieran aprovecharse de esta opinión de los moralistas intentaran justificar cosas que no tienen ningún fundamento moral. Por lo tanto, es necesario proceder con mucha cautela frente a este tema. En resumen, el problema del soborno debe ser

uno de los puntos

principales en cualquiera agenda de moralización. Si se logra controlar los otros abusos. Todos deben hacer lo que puedan para erradicar este mal de nuestra sociedad.


EL ESCANDALO EN LA VIDA PROFESIONAL En el mundo de los negocios se suele pensar que cada persona es responsable de su propia manera de comportarse. Si bien es cierto que esta afirmación tiene mucho de verdad, no es menos cierto que el mal ejemplo influye en el comportamiento de las personas. Una persona que, mediante su mal ejemplo, motiva a otra a faltar a la ética profesional es moralmente responsable por haber influido negativamente en su comportamiento. En cierto sentido, colabora con el otro a enseñarle, mediante el mal ejemplo, cómo faltar a la ética. No puede exonerarse de su culpabilidad moral alegando que cada uno es responsable por lo que hace. DEFINICIÓN DE ESCÁNDALO Se utiliza la palabra escándalo para referirse a algún hecho que causa una reacción de indignación. Es una conducta tal que podría tentar o incitar a faltar a la ética a otra persona quien, de lo contrario, no estaría inclinada a cometer una determinada ofensa. Tipos de escándalo Existen dos tipos de escándalo: directo e indirecto. El escándalo directo ocurre cuando una persona da mal ejemplo con la intención de influir en el comportamiento de otra persona. A veces el motivo por el cual se da escándalo directo es querer aprovecharse de lo que el otro va a hacer. El escándalo indirecto ocurre cuando una persona da mal ejemplo sin pretender influir en el comportamiento ético de otra persona, pero prevé que es muy probable que el otro siga este mal ejemplo. Su intención no es llevar al otro por un mal camino; pero se da cuenta de que su mal ejemplo bien podría ser imitado, y a pesar de eso, sigue adelante sin tomar ninguna precaución para evitar escandalizar al otro. CULPABILIDAD MORAL POR HABER DADO ESCANDALO

La culpabilidad moral de haber dado escandalo es mayor en el caso de escándalo directo que en el caso de escándalo indirecto. Sin embargo, en los dos casos se trata de una falta contra la moral profesional.


Una persona que da escandalo comparte la responsabilidad moral de la persona que ha seguido si mal ejemplo. ACTITUDES QUE HACEN DIFÍCIL ANALIZAR CORRECTAMENTE MORALIDAD DE PARTICIPAR EN HECHOS INMORALES

LA

Estas actitudes suelen expresarse en los siguientes términos:  “yo no tengo la culpa por lo que me dicen no tengo que hacer. hay que cumplir órdenes la culpa lo tienen ellos.”  “no lo haría si no me hubieran amenazado con el despido. Cuando es cuestión de conservar mi puesto, estoy justificado en hacer cualquier cosa que me exijan. los culpables son ellos.”  “si no fuera por la gran amistad que existe entre nosotros, no haría lo que me ha podido. pero en fin. para eso estamos los amigos.”  “si alguien decide seguir mi mal ejemplo, allá el. cada uno sabe lo que hace.” Estos, y otros argumentos parecidos, suelen indicar la presencia de alguna deformación de la conciencia moral. En resumen, es verdad que hay circunstancias en las cuales se puede aceptar que un profesional se deje usar para algo que es inmoral. Pero no es menos verdad que se debe tener mucho cuidado en tales situaciones porque siempre existe el peligro de justificarse mediante argumentos que no son moralmente aceptables.


EL PROFESIONAL FRENTE AL SOBORNO, ¿VICTIMA O COLABORADOR EN LA CORRUPCION? Uno de los problemas éticos más serios en los tiempos actuales es el soborno. Es una realidad que casi todos los profesionales en las ciencias económicas y administrativas con cierta frecuencia tienen que enfrentar. Lamentablemente, no son pocos los que exigen sobornos. Esto ocurre tanto en el sector privado como en el sector público de la economía. Es aun mayor el número de profesionales que se ven forzados a efectuar pagos adicionales, contra su voluntad, si desean conseguir lo que les es debido. Definición de Soborno “Soborno es un pago hecho con la finalidad de conseguir alguna ventaja económica o un privilegio que no le corresponde por derecho moral a una persona, empresa u otra entidad.” Es importante fijarse bien en la finalidad del soborno. Se paga para conseguir algo a lo cual la persona o la empresa no tienen ningún derecho moral. Por principio, nunca es moralmente aceptable pagar para conseguir algo indebido. Por lo tanto, siempre es censurable tanto la exigencia de pagar un soborno como el hecho de pagarlo. Distinción entre soborno y un pago adicional para conservar legítimos derechos morales. Con frecuencia un profesional se encuentra en situaciones en las cuales la única manera de recibir lo que le corresponde por derecho moral es mediante un pago adicional. La mayoría de los profesionales clasifican este tipo de pago como un soborno. Sin embargo, si se define soborno como un pago para conseguir algo que no le corresponde a uno por derecho moral, un pago adicional para lograr un trato justo no es un soborno. Esto no


quiere decir que siempre se justifica un pago adicional; pero queda abierta la posibilidad de justificarlo en algunas circunstancias. Principios morales y regalos de cortesía Cuando hablamos de regalos de cortesía, nos referimos a cosas de poco valor, tales como pequeños regalos de navidad o muestras de productos que se reparten en forma gratuita como signo de agradecimiento por sanas relaciones comerciales. Es ético dar tales regalos y recibirlos, siempre y cuando se cumplan dos condiciones. En primer lugar, la intención de la persona que ofrece un regalo de cortesía debe ser manifestar su agradecimiento por una sana relación profesional o comercial. No debe ser para comprar a una persona, ni para pagarle por haber actuado en contra de su deber profesional, y en segundo lugar el precio del regalo debe ser insignificante para quien lo recibe. Principios morales y pago por servicio adicional Este tipo de compensación por servicios adicionales es moralmente aceptable, siempre y cuando se cumplan tres condiciones: Primer lugar: no se debe pedir a la persona actuar contra su deber profesional. Segundo lugar: el valor de lo que se ofrece no debe exceder al valor de un pago justo por los servicios prestados. De lo contrario, se aumentaría la probabilidad de que las personas vieran este pago como un pedido para conceder algo indebido. Tercer lugar: habrá que tener cuidado de no escandalizar a terceras personas.


Principios

morales

y

comisiones

personales

para

incentivar

a

compradores. En algunas ramas industriales, es costumbre ofrecer una comisión personal al gerente de Compras, como una manera de incentivarle a dar el visto bueno, para la compra de los bienes y servicios que su empresa necesita. Muchas veces la comisión personal asciende al 10% de valor de la compra. ¿Es moralmente aceptable ofrecer o aceptar este tipo de comisión? Si el producto o servicio no es el que mejor conviene a la empresa, de ninguna manera se podría justificar este tipo de pago. Sería un soborno porque la finalidad es que el Gerente de Compras actúe en contra de los legítimos intereses de su empresa. Pero si la compra realmente fuera lo más conveniente para su empresa. ¿Se podría justificar esta comisión? La moralidad de pedir colaboración económica de clientes cuando una empresa no paga un sueldo mínimo moralmente aceptable. Tal como se ha visto al examinar el tema de salarios y sueldos justos, cada empresa debe pagar un salario mínimo moralmente aceptable. Este salario debe determinarse en función de una serie de factores que han sido expuestos oportunamente. Al pedir y recibir algo extra de los clientes, en efecto se ofrece el bien o el servicio a un precio justo que asegura los derechos de los trabajadores.

La moralidad de colaborar como profesional en hechos inmorales  

LIBRO SOBRE ETICA

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you