Issuu on Google+

UNIVERSIDAD MARIANO GALVEZ DE GUATEMALA CENTRO UNIVERSITARIO DE JUTIAPA

MAESTRIA EN EDUCACIÓN CON ESPECIALIDAD EN DOCENTE SUPERIOR

TENDENCIAS E INNOVACIONES PARA LA EDUCACIÓN SUPERIOR

RONALD REMBERTO MARTÍNEZ REYES 1975-06-9125

JUTIAPA, FEBRERO 18 DEL 2012


ALGUNAS IDEAS EN LA CONSTRUCCIÓN DE SENTIDOS ESENCIALES DE LA EDUCACIÓN. I.

LAS IDEAS SON ALAS

De acuerdo a lectura del documento “Algunas ideas en la construcción de sentidos esenciales de la educación”, las ideas a la que se refiera Martí son las ideas justas y entre ellas vibran la equidad, la libertad, la participación, la verdad, como alas intensas que deben traducirse en obras y acciones concretas. Según el entorno guatemalteco la democracia en éste país muchas veces parece tener el común denominador de excluir una real participación de los diversos sectores sociales y sus demandas reduciéndose solo a mecanismos formales de la democracia política. Este tipo de panorama afecta significativamente a la nación, ya que los intereses que se aprecian no son enfocados al bienestar de la sociedad, sino básicamente a intereses de tipo político. Este tipo de situación que según comento en párrafos anteriores como intereses de tipo política, genera una escasa comprensión de esta realidad singular puede llevar a consecuencias graves para la democracia, al ignorar la necesidad de la viabilidad económica de la democracia, de construir las bases sólidas de una economía que permita atacar la pobreza y la desigualdad, y que no es ni puede ser el modelo de ajuste neoliberal que ha marcado las dos últimas décadas con más pobreza, desempleo y desigualdad. Dentro de este contexto se puede apreciar que en Guatemala aún prevalece significativamente los índices elevados de desigualdad, ya que son pocos los que tienen capacidades de satisfacción de sus necesidades, mientras que un grupo mayoritario de a población pasa con problemas de pobrezas y desempleos, enfatizando entonces en un fenómeno de inequidad. De igual manera se observa en los países latinoamericanos, así como otros a nivel mundial al verse amenazada la paz, el país más poderoso del mundo se erige como su gendarme a través de la guerra preventiva y el irrespeto al derecho internacional con el argumento del combate al terrorismo, violentando por supuesto la soberanía de cada Estado, bueno como se mencionó argumentando el combate al terrorismo, pero


contribuyendo a la violencia y a la mortandad dentro del pretexto ya indicado. Tomando también en consideración que la globalización ha abarcado todo el mundo, por lo que vivimos pues a expensas de modelos de crecimiento socioeconómicos que son los fabricantes de desigualdades y brechas con abismales distribuciones de la riqueza, tomando en cuentas los sistemas económicos que rija en cada Nación; definitivamente esto tiene como un efecto negativo la generación de pobreza que lleva a mucha gente a verse inmerso en situaciones extremas por falta de recursos que les impide atender por lo menos sus necesidades básicas. En lugar de constatar el elevamiento de los intercambios mundiales, el papel de nuevas tecnologías y la multipolarización productiva, afirma que se ha creado un sistema mundial autorregulado y por lo tanto la economía debe salirse de los controles políticos y sociales, a éste respecto es importante que sea el mercado quien defina los controles de la economía, pero no sin la intervención del Estado, ya que éste debe ser garante de atención de los ciudadanos según cada país lo tenga consignado, porque de quedarse únicamente a merced del mercado, este sería cruel con las clases desposeídas que se verían meramente como consumidores y serán desatendidos al no contar con las posibilidades económicas para cubrir sus necesidades. Para Touraine, la economía de mercado es un medio eficaz para desembarazarse de los controles políticos o administrativos de la economía que la paralizan, pero ese mercado no asegura por sí mismo el aumento del nivel de vida, la inversión a largo plazo, el espíritu empresarial, la integración, la justicia social o la satisfacción de las personas. Debemos perfilar un Estado garante de las transformaciones necesarias para preparar las inversiones a largo plazo y coadyuvar a cerrar la brecha entre ricos y pobres, dentro de una sociedad civil activa y participativa. El Estado guatemalteco de una u otra manera ha realizo sus intentos para disminuir ésta brecha, propiciando por ejemplo los tratados de libre comercio, así incentivando a los pequeños y medianos


empresarios a exportar sus productos y más recientemente la reforma fiscal, que según parece beneficiará a éste sector productivo. Llevar adelante a la sociedad guatemalteca es importante considerando que según el concepto gobernar es ejercer una acción positiva sobre la marcha de los asuntos públicos, es deber del gobernante consultar a los ciudadanos regular y periódicamente, constituyéndose el mecanismo de la consulta como el resultado de un proceso de comunicación entre el gobierno y la ciudadanía. Sin embargo, en nuestra nación éste fenómeno es poco usual, ya que con respecto al ejercicio democrático de consulta popular se ha hecho en un par de oportunidades, pero básicamente con enfoque político; y las decisiones trascendentales los manejan de manera ejecutivo los representantes del gobierno. América Latina tiene el desafío de crear plenamente una sociedad democrática que integre la ciudadanía política con la ciudadanía socioeconómica, es decir una ciudadanía de alta densidad, pero, sin la vigencia de una cultura política democrática, será sólo una meta inalcanzable. Hay que pensar la democracia en grande, eso es lo radical en el nuevo milenio. En nuestro contexto sí se va caminando por la senda correcta para poder lograr una sociedad democrática, claro está aún hay mucho por hacer y se realizan los intentos correspondientes, pero es una situación que se ve afectada por los estilos y períodos cortos de gobierno que hasta cierto punto limita la formación de una sociedad democrática que se integre a la ciudadanía.

II EDUCACION INTEGRAL: RAÍCES Y ALAS De acuerdo a la historia presentada en éste capítulo, un niño que escribía en la arena se encontraba disfrutando de éste ambiente educativo, utilizando la playa como un recurso didáctico al consultare entonces, si le gusta la escuela respondió que para él era como una jaula, por lo cual para él la educación era sinónimo de aburrimiento y monotonía, y a las aulas solo les faltaba la jota para expresar lo que en verdad son: jaulas, que hacen prisioneros a los estudiantes y profesores a través de una educación conformista, repetitiva, memorística y desprovista de participación.


El sistema educativo necesita una profunda renovación y reestructuración. El quid del asunto es cómo reformarlo y cuáles son los objetivos fundamentales de esos necesarios cambios. Dentro de éste contexto, es importante iniciar con la renovación y reestructuración de la actitud y aptitud de los servidores públicos que tienen como misión el atender la educación, ya que para poder llevar algo positivo en éste sentido, es importante contar con el apoyo de estos protagonistas en el proceso de renovación educativa, ya que lamentablemente la cultura de los formadores se encuentra devaluada, derivado a los múltiples fenómenos políticos, económicos, laborales y sociales. Para poder llevar el desarrollo al sistema educativo, es importante presentan una propuesta de educación popular integral implica la combinación de modalidades formales y no formales, en ofertas educativas en una íntima relación con las realidades, aspiraciones y necesidades de los sectores sociales con los que se trabaja. Realizando una aplicación al medio guatemalteco, se está tomando en cuenta esta referencia a través de la creación de establecimientos educativos que orientan a los estudiantes dentro del enfoque productivo, ya que se les facilitan las herramientas a través de técnicas, habilidades, destrezas y conocimientos que se les entrega por medio de centros educativos con especialidades, por ejemplo técnicos industriales ya sea en computación, electricidad, mecánica y otras especialidades; así como establecimientos que operan a través de metodologías por alternancia y que tienen como misión insertar a estudiantes a un mundo competitivo, económico y laboral. Debe propiciar la creación de ambientes educativos en los espacios de la cotidianidad, estimulando la construcción y diálogo de saberes. Redefiniendo los proceso educativos en función de una visión diferente del conocimiento y de la participación de la gente en su extensión, producción, aplicación y apropiación, de esa cuenta se está iniciando con brindar educación a los estudiantes con temas relevantes como interculturalidad, cultura de paz, orientación hacia la justicia y demás temas que fomenten principios como la tolerancia, el diálogo y otros elementos que es necesario que las futuras generaciones lleven bien cimentadas. La educación debe ser parte activa de los procesos sociales que generen o reconstruyan intereses, aspiraciones, cultura e identidades que


apunten al desarrollo humano. Debe aportar al crecimiento y consolidación tanto en la conciencia como en la práctica, de los valores de solidaridad, participación, laboriosidad, honestidad, creatividad, criticidad y el compromiso de la acción transformadora. De esa cuenta los alumnos llevaran las competencias necesarias reflejadas en los principios y valores que le permitan llevar una convivencia que armonice en los diferentes sectores en los cuales se desempeñarán. Es importante desarrollar la producción y apropiación colectiva del conocimiento. Se trata de capacitar a la gente para construir conocimiento, y apropiarse críticamente del conocimiento universal acumulado, en lugar de solo transmitirlo unidireccionalmente. En este sentido se puede enfocar la aplicación de los diferentes conocimientos que deben considerarse como por ejemplo el saber ser, saber saber, saber hacer, saber convivir, para que de esa manera se pude contribuir significativamente en el desarrollo de las comunidades y por ende de la nación. Solo una educación popular con raíces y alas, podrá responder a los desafíos presentes y venideros. Las raíces es la revalorización de la memoria y los procesos históricos; de la identidades y culturas; de los compromisos originales con los excluidos, segregados, olvidados y oprimidos; del género, la edad y la etnia; de la participación y la ética. Las alas significa, la capacidad de renovar e innovar; el asumir las nuevas tareas creativa y audazmente; escapar de dogmas y estigmas, y del miedo a volar. No hay proceso de educación sino se propicia la relación estrecha entre la educación y la vida, visualizando a la gente no solo como beneficiarias sino como actores principales del proceso. Dentro de éste contexto es importante relacionar la educación con el estilo de vida de los estudiantes, considerar la educación con sentido de pertinencia y calidad, para que de esa cuenta los alumnos contribuyan sobremanera en la formación de un país desarrollado y con enfoque contextual y pertinente. La educación integral es un conjunto de acciones articuladas sistemática y procesualmente, con el fin de comprender colectivamente la vida, para transformarla organizadamente. La palabra clave es


coherencia, entre la práctica y la teoría, entre el decir y el hacer, entre las dimensiones de la vida.

III CULTURA: DIÁLOGO DE SABERES ¿El pasado ha pasado? El pasado nunca pasa pues son cimientos del presente. El que mira hacia adelante contempla el pasado, pues el pretérito si se puede ver. La revalorización de la memoria histórica es pues un elemento fundamental de la identidad. Este es un tema que en Guatemala ha tenido mucha tela que cortar, ya que es multilingüe, multiétnico y pluricultural, que también experimentó un conflicto que duró tres décadas y que través de ellas, en la actualidad se ha venido fomentando en los estudiantes la cultura de la convivencia con armonía y sobre todo tolerancia y respecto a quienes no son de las misma procedencia. La cultura es ese conjunto de expresiones, actividades, productos materiales y espirituales, símbolos y representaciones que brotan del quehacer humano que se expresa como algo vivo, dinámico. La cultura es proceso colectivo de creación y recreación, que corresponde a una visión propia de la realidad y también del ser humano y sus relaciones sociales. La gente vive pues dimensiones culturales contradictorias. Una de ellas es la cultura del pueblo como conjunto abigarrado de todas las expresiones culturales existentes que se agitan en el medio popular, principalmente en ésta nación que está compuesta por una diversidad significativa de culturas de origen Maya, así como los Ladinos, los Garífunas y los Xincas. La cultura del pueblo está en constante cambio y transformación. Es una cultura contradictoria, pero viva. La cultura del pueblo es sincrética, en su dinámica viva suma y sintetiza muchos aportes y construye muchas veces nuevas expresiones a partir de estas síntesis.


La dimensión afirmativa de la cultura popular radica en la existencia de formas y códigos populares que afirman por su sola presencia el sentido de identidad colectiva. Tal es la artesanía popular, creencias, producción literaria o musical, vestidos, hábitos alimenticios, comportamientos, lenguajes, etc. El alma de la identidad es la cultura. Debemos afirmar la creación cultura y compartirla intensamente, amorosamente. Los tiempos nos desafían pues a abrirnos a un espacio pluricultural, donde se transiten con ojos abiertos y oídos receptivos en la interacción de dinamismos culturales pletóricos de complicidades y seducciones.

IV. SOCIEDAD Y COMUNICACIÓN La comunicación debe favorecer un espacio donde se ejercite los símbolos contradictorios de la cultura viva; la construcción de poderes, identidades y memorias; la capacidad de pensar y crear personal y colectivamente; el debate dialógico levantado sobre la intencionalidad autogestionaria, crítica y democrática. Los medios de comunicación deben aportar a unir, concertar, movilizar en lugar de fragmentar, atomizar y desmovilizar. Se impone como objetivo acercarnos más a un modelo donde el emisor sea también receptor, y el receptor también emisor trabajando juntos la producción de los mensajes en coherencia con la construcción de identidad. La comunicación debe ubicarse en el contexto estructural y coyuntural por el cual atraviesan las sociedades, definiendo el momento comunicativo y el espacio comunicativo que caracterizaría el tipo de mensaje y códigos con lo que realizar los mensajes.


Los medios no deben solo informar. Una presencia formativa en los medios es un vehículo importante para desarrollar en los receptores elementos de juicio que les permitan no solo "asimilar" un mensaje, sino más importante que eso comparar ideas, discernir, reflexionar y elegir. El diálogo con los medios debe conformar la imagen del proyecto de desarrollo. La imagen condiciona decisiones y actitudes que pueden cambiar políticas y acciones de desarrollo. Hay que definir el tipo de imagen que más interesa tener, las iniciativas que hay que tomar para lograrla, que la entidad y su proyecto de desarrollo sea en la práctica lo que quiere que la gente piensen que es pues no se puede ofrecer lo que no se tiene. Los medios deben ser un espacio de libre expresión y también orientadores del fortalecimiento de la cultura política democrática. El poder de los medios y la libertad que ellos expresan deben enriquecerse con una perspectiva orientadora, que sin menoscabar las libertades combatan la tendencia de reproducir y difundir valores individualistas, competitivos y consumistas en lugar de potenciar y multiplicar la formación de la conciencia ciudadana valores como la tolerancia, cooperación y solidaridad que son esenciales para la formación en valores y en actitudes hacia lo colectivo. Al mismo tiempo los medios deben democratizarse impulsando su rol de rendición de cuentas a través de las defensorías del lector, autoregulación y códigos de ética, el debate público sobre los medios y otras iniciativas.

V. LA EDUCACIÓN POPULAR EN DERECHOS HUMANOS (EPDH) Y LA CONSTRUCCIÓN DEL SUJETO DEMOCRÁTICO. Las experiencias buscan no solo transmitir racionalmente el concepto de Derechos humanos, sino encontrar los caminos para vivir esos


derechos, ponerlos en práctica, creciendo, caminando con ellos, ejercitando derechos y deberes, apropiándose de sus valores fundamentales y de los desafíos que nos presenta. El desarrollo social y económico necesita sintonizarse con los procesos de democratización, y del diseño de métodos incluyentes de carácter político para contrarrestar las exclusiones socioeconómicas. Es necesaria la existencia de una sociedad civil fortalecida, y un sistema político autónomo competitivo con partidos políticos, permeables a las necesidades y aspiraciones de la población. Se presenta el desafío como trabajar con realidades concretas, nuevas formas de pensar y hacer educación para la democracia; nuevas formas de dimensionar el papel de la sociedad, del Estado, de la escuela, de los maestros, ciudadanos, militantes, de los sujetos y los apoyadores; nuevas formas de coordinar y construir alianzas sociales; nuevas formas de concebir y construir la infraestructura educativo-cultural; nuevas forma de combinar y articular las distintas formas y modalidades de educación en relación con las expresiones educativas correspondientes a todos los grupos de edad; nuevas formas de captar recursos y captar espacios. En la actualidad es necesario profundizar en la capacidad de potenciar la cultura política democrática desde la EPDH, en una situación en que coinciden simultánea y contradictoriamente la profundización de la exclusión y la pobreza, la degradación ambiental, las posibilidades de crecimiento económico y de mejores oportunidades de participación democrática. La cultura política democrática como un conjunto de valores, actitudes y preferencias variable influida por los cambios sustantivos de la sociedad, juega un papel crucial en la democracia. La gobernabilidad democrática puede ser lograda como resultado de la capacidad política de los diversos sectores para construir instituciones


políticas representativas, legítimas y participativas por vía de las concertaciones, acuerdos y compromisos locales y nacionales. La EDPH debe potenciar las capacidades de la cultura política democrática, permitiendo el desenvolvimiento de la construcción de consensos, valores, participación y asociatividad en la población. El desarrollo social y económico necesita sintonizarse con los procesos de democratización y con el diseño de métodos incluyentes de carácter político para contrarrestar las exclusiones socioeconómicas.


Ensayo algunas ideas en la construcción de sentidos