Issuu on Google+

EL EJERCICIO DEL LIDERAZGO COMO PRÁCTICA GERENCIAL

Por: María Luisa Cardozo Rómulo Ramírez Luís Yépez Marzo del 2012

1


EDITORIAL

La siguiente revista fue diseñada, editada, revisada y publicada por Luis Yépez, Rómulo Ramírez y María Cardozo, con la finalidad de resumir de forma didáctica, clara y constructiva los conceptos y generalidades asociadas al Ejercicio del Liderazgo como Práctica Gerencial. Además de cubrir uno de los cinco importantes temas de la Unidad III de la asignatura Seminario Avanzado del Gerente Líder Empresarial (SAGLE) del Programa Doctoral en Gerencia de la Universidad de Yacambú. Esperando que los contenidos sean de su completo agrado y que disfruten de su sencillez y sobre todo fortalezca tal como nosotros lo logramos, el conocimiento para edificar al líder necesario en nuestra bella Venezuela.

SUMARIO

1.- ¿Qué es el liderazgo gerencial?. 2.- Retos del liderazgo en Venezuela. 3.- Competencias para el liderazgo gerencial. 4.- Bases del liderazgo en las organizaciones. 5.- Proceso de instalación e implementación del liderazgo gerencial. 6.- Prácticas de Liderazgo Gerencial. 7.- El ejercicio del Liderazgo en tiempos de crisis. 8.- La comunicación como herramienta del ejercicio del liderazgo. 9.- Conclusiones.

2


1.- ¿Que es el liderazgo gerencial?

El líder gerencial es aquel que puede y quiere ayudar a su gente a satisfacer dos necesidades básicas: la oportunidad de aplicar a pleno la propia capacidad y una remuneración diferencial equitativa por su trabajo. El liderazgo se establece cuando los subordinados saben que sus jefes cumplen con estas condiciones. Es decir, cuando saben que pueden confiar en que ellos saben cuál es su trabajo y en que pueden hacerlo. Además, el liderazgo gerencial tiene que ver con la capacidad de desarrollar planes estratégicos sólidos que permitan alcanzar las metas que el directorio o el propietario han fijado para la compañía y generar la motivación necesaria para que todo el equipo se concentre en el logro eficiente y oportuno de sus metas. Si aceptamos que es parte del contrato de todo empleado trabajar lo mejor que pueda, no es necesario que los gerentes tengan la responsabilidad de liderazgo por motivar, estimular ni infundir vigor a sus subordinados para que pongan todo su empeño. Esta consideración hace caer a tierra la cuestión del liderazgo desde su lugar idealizado en el cielo. Para darle mas claridad al concepto es importante visualizar algunos términos por separado como por ejemplo, la definición que el pionero de la teoría y practica del Management Peter F. Drucker le da al Liderazgo, y no es mas que la capacidad de influir positivamente en el otro para el logro de un fin valioso, común y humano. En otras palabras, es la capacidad de todo ser humano de poder dirigir o guiar a su grupo de iguales. Algunos autores consideran que el liderazgo forma parte, entre otras, de las responsabilidades del gerente. Davis y Newstrom (2003) afirman que “El liderazgo es una parte importante de la administración, pero no es la única”. (p.194). Además de liderar, señalan, “los gerentes también planean actividades, organizan estructuras y controlan recursos” (Ibid.) Para otros autores, el liderazgo es un proceso más general que la administración (o gerencia, o management). Hersey et al. (op. cit.) Señalan:”En esencia, liderazgo es un concepto más amplio que administración. La administración es una clase especial de

liderazgo, regida por la consecución de metas organizacionales” (p. 7). Finalmente, otros estudiosos simplemente conciben al liderazgo y la administración como dos procesos diferentes (sin que ninguno incluya al otro), que pueden ser complementarios y a veces hasta incompatibles. Burt Nanus (1994), verbigracia, ha escrito: "Las tareas y las funciones de los líderes son diferentes de las de los managers, como también lo son sus perspectivas, aptitudes, evaluaciones de éxito y funciones dentro de la organización. En numerosos casos, el liderazgo es un trabajo de tiempo completo, y quienes tratan de ser managers y líderes al mismo tiempo tienen dificultades para realizar ambas tarea en forma eficaz" (p. 41) 2.- Retos del liderazgo en Venezuela.

Ante todos los escenarios que han ocurrido en nuestro país los últimos años, definitivamente se requiere de un nuevo perfil del líder gerencial venezolano, capaz de interpretar los cambios que día a día se suscitan en el territorio nacional y en donde el estado desempeña un rol determinante en el desarrollo de muchas empresas. No se puede seguir anclado con los líderes gerenciales que muchas empresas cuentan y en donde hace falta el dominio de los conocimientos modernos que la ciencia administrativa, exige, sobre todo para alcanzar la competitividad. Unos de los retos más importantes que debe considerar todo líder es el ser capaz de satisfacer a cada empleado como individuo para conocer su situación, y darle el apoyo y estímulo que necesita. Sin embargo, el líder no solo debe centrarse en una sola competencia pues es necesario reunir un gran número de aspectos que solidifican y construyen el liderazgo necesario para llegar al éxito o logro de los objetivos. Para empezar, el líder actual tiene que afrontar para liderarse a sí mismo y, desde esas alturas, liderar a los demás. Primero como persona, después como profesional (aunque la transformación se realice simultáneamente, pues el directivo es sólo uno). El proceso constituye un camino de 3


perfeccionamiento de sí que, en realidad, es el más largo: dura toda la vida. Y ésta es tan breve que no hay demasiado tiempo para ser un especialista en nada. Existe una infinidad de teoría que menciona los retos que el líder venezolano enfrenta, nosotros particularmente creemos que un líder que construya y trabaje sobre los siguientes seis retos puede alcanzar en un alto porcentaje la consolidación de las metas. Estos retos son los siguientes: 1º Asumir que el liderazgo constituye un rol flexible e integrado. 2º Asumir que el liderazgo NO es sólo una cuestión de técnica. 3º El directivo NO debe dirigir tal y como es. 4º El líder ha de dirigir desde el interior hacia el exterior. 5º El líder debe desarrollar competencias. 6º El líder debe disolver su ego. Si usted, siente al menos una pequeña necesidad de perfeccionarse como persona y como profesional, y adicionalmente es directivo o gerente de una organización, puede perfectamente comenzar por trabajar los seis retos, poco a poco pero con buena constancia. En menos de lo que se imagine sentirá los cambios y todo su equipo también. Por otro lado, Wilfred Drath (2003) plantea algunos de los cambios en materia de liderazgo que debemos transitar los venezolanos tan pronto como nos sea posible: 1) Pensar y practicar el liderazgo como un proceso incluyente y colectivo que es utilizado para que se cumpla lo que se espera que cumpla el liderazgo: Crear sentido de dirección, alineamiento para dirigirse hacia allá y compromiso para alcanzar esa dirección. 2) El liderazgo venezolano requiere tres capacidades colectivas para que se pueda crear un nuevo tipo de liderazgo nacional, el liderazgo que conecta (o liderazgo conectivo). Primera, capacidad para crear sentido compartido de las cosas, en oposición a la cantidad de decisiones y acciones sin sentido que protagoniza el liderazgo nacional. Segunda, capacidad para crear sólidas conexiones (conectividad). Normalmente el liderazgo se ejerce en el marco de conexiones entre personas, grupos, instituciones, equipos, comisiones, comunidades, etc. Tercera, capacidad para navegar con agudeza. Como un reto complejo no es un problema familiar a ser resuelto sino una realidad a ser enfrentada a través de cambio y desarrollo hacia lo diferente, lo que va a tender

a ocurrir es un proceso de aprendizaje basado en experimentos compartidos, pequeñas ganancias, frustraciones, malestar, innovaciones y estrategias emergentes. Nadie por si sólo puede diseñar una meta, objetivo o estrategia cuyo logro resolverá los retos complejos. Y la clave del éxito es desarrollar una aguda sensibilidad para percibir las fuerzas del cambio a medida que ellas van apareciendo, como los marineros que navegan su peñero o su buque realizando ajustes cada minuto ante las fuerzas sorpresivas del viento y las corrientes. 3.- Competencias para el liderazgo gerencial. El cambiante y dinámico mundo actual de los negocios requiere de un nuevo liderazgo gerencial capaz de enfrentar no solo las amenazas, sino el saber aprovechar las oportunidades, para ello es necesario elevados niveles de preparación. El papel protagónico que universalmente pasa a tener el conocimiento en todos los procesos de la vida social en la actualidad, especialmente dentro del actual modelo de competitividad característico de la globalización económica, está incidiendo en nuevas formas de producción, circulación, apropiación y evaluación del conocimiento. Hay que considerar, que existen competencias del Liderazgo de la Gerencia Venezolana: 1.-Una es las características culturales del país, la creatividad y capacidad de innovación, son parte de una de las grandes fortalezas del Liderazgo gerencial venezolano. 2.-Gran capacidad de adaptarse a los cambios y generar soluciones innovadores a situaciones que en otros ni se les ocurriría pensar, los líderes venezolanos difícilmente pueden mantenerse al margen del acontecer político y social del país. 3.-Los Lideres deben ser personas entusiastas, dinámicas que buscan el logro de los objetivos, están abiertos a las posibilidades de mejora. 4.-Aprovechar las experiencias para adaptarlas al cambiante entorno, interactuando con las personas y organizaciones y esto los ayuda para las relaciones interpersonales y de negocios. 5.- Debe haber identidad de los líderes con la empresa, generando motivación al grupo de 4


trabajo, teniendo claro las metas, objetivos de la organización, creando confianza al personal y el respeto. El nuevo líder en las organizaciones, se debe hacer partícipe de comprender y actuar en aras de una conciencia global, siendo capaz de percatarse de que el desarrollo y progreso organizacional no puede ir de espalda o en detrimento de la destrucción de los ríos, de las selvas, de los mares, de la capa de ozono, de los animales, del ambiente, de la vida misma, de los seres humanos. 6.- El liderazgo gerencial debe ser cooperativo, debe coordinar la organización a través de su equipo especificando las acciones a realizar, transmitiendo claramente y oportunamente las directrices, además colabora ante las dificultades que surgen buscando las soluciones entre sus empleados, reorganizando las funciones frente a los cambios que se suceden, esto garantizando la sinergia entre las partes. El líder cooperativo debe accionar un modelo de credibilidad y confianza ante su equipo buscando la identidad y el compromiso con la organización, con la capacidad de generar un modelo que comunica como visión de futuro a su grupo en concordancia con el proyecto de la empresa y los planes de trabajo. 7.- Los lideres deben tener conciencia de las múltiples variables y dimensiones que afectan sus decisiones sobre las áreas funcionales de la empresa, son los que manejan los recursos y por lo tanto, es el que mueve la organización o empresa sea pública o privada hacia la dirección sea esta: apropiada o no; colocando en práctica sus conocimientos, estudiando las experiencias de la organización, tomando decisiones, a fin de anticiparse y direccionando el futuro, que es lo que forma un presente estable y exitoso. 8.- Una competencia que cobra fuerza en el liderazgo gerencial es la búsqueda de nuevas tendencias que apalanquen la productividad, una alternativa sería la humanización del trabajo; donde se considera el factor humano como el centro y valor más importante de las organizaciones, en este sentido, se plantea el desarrollo de un pensamiento sociológico que cobra una significativa actualidad en un contexto donde, cada vez más, el enfoque tecnócrata se desploma ante el reconocimiento del desarrollo socioeconómico en términos de pertinencia, equidad, justicia social, y empresas y lideres socialmente responsables. 9.- La Responsabilidad Social del liderazgo gerencial debe estar presente y representa la

capacidad de valorar las consecuencias que tienen en la sociedad las acciones y decisiones que toman las diferentes personas y organizaciones como parte del logro de sus propios objetivos y metas; podemos ver que en una definición de este tipo, el hombre de acción, el líder, aquél que tiene a su cargo un equipo de personas para hacer frente a una determinada tarea, no se nos presenta como una persona desentendida ni desconectada del contexto social del cual forma parte. Es decir, no tiene una independencia natural ni intrínseca de sus acciones. Las competencias del liderazgo gerencial requieren un pensamiento administrativo, estratégico, sistémico, tecnológico, entre otros, que deben ser empleados de manera equilibrada en las organizaciones. 4.- Bases del liderazgo en las organizaciones

La gerencia desde cualquier concepción teórica debe plantearse bases en función a la calidad, lo cual implica darle direccionalidad al proceso – producto que se cumple en las organizaciones. El liderazgo organizacional debe incluir el estudio de los aspectos técnicos y la dirección de los valores que guían la conducta humana en el campo del trabajo, a partir del manejo de la producción y la interpretación de los valores, surge un conocimiento gerencial, enmarcado en racionalidades que condicionan tanto la filosofía de gestión, como la dirección de la organización, y, además, la administración del proceso y los recursos. La disciplina de la sociología gerencial, pretende una aproximación al trabajo como actividad natural del hombre dando importancia a la investigación de los valores de la sociabilidad como son comprensión, consenso y motivación. El liderazgo organizacional del futuro según varios autores debe influir en toda la organización, pues el liderazgo sería cada vez menos una forma de ser y cada vez más un proceso de hacer un conjunto de actuaciones, el modelo de relaciones del futuro deben ser basado en la confianza, el respeto en ambos 5


sentidos y la comprensión mutua, siendo capaz de anticipar los retos y reaccionar positivamente. Dentro de las organizaciones actuales deben crearse bases de un ambiente de cooperación e identificación con las decisiones tomadas, los departamentos deben unificar esfuerzos buscando a través de su gestión evaluar las necesidades de sus comunidades inmediatas y ulteriores, para diseñar estrategias, políticas y normas que respalden coherentemente esa visión y ese compromiso. Para así, de está manera lograr ofrecer productos que satisfagan plenamente las necesidades de sus clientes, tanto internos como externos. Es por esto que una de las bases del liderazgo organizacional es el compromiso social el cual debe surgir del direccionamiento estratégico, y solo así influirá también en los productos, mercados, tecnología rentabilidad, auto-concepto e imagen pública de la organización. El liderazgo debe tener también un sentido ético, procurando no solo el desarrollo económico sino también la cultivación de un sentido humano y la valorización del capital humano como principal activo de la organización. El liderazgo organizacional es cada vez más un proceso de actuaciones, asociados con la acción que ejerce una individuo o organización que estando o no en un cargo formal, conduce un grupo, impulsando a otros individuos a lograr los objetivos planteados, entendiendo sus problemas y necesidades, enfrentando los conflictos y tomando decisiones, siempre con una actitud crítica, manteniendo una relación de respeto y valorando las diferentes percepciones, y posiciones de terceros. 5.- Proceso de instalación e implementación del liderazgo gerencial: En toda organización se requiere la estructuración y engranaje de todos los elementos que la conforman, tanto internos como externos, desde un punto de vista epistémico, ontológico y metodológico, a los fines que se permita alcanzar las metas y objetivos a corto, mediano y largo plazo, por lo cual se requiere la aplicación de nuevos paradigmas en el área de la gerencia, siendo uno de ellos el Liderazgo, que

recurre a los nuevos pensamientos emergentes en las distantes áreas del conocimiento. De allí, que para la consolidación de ese liderazgo se necesita ejecutar ciertas etapas como lo son: a.- Política Gerenciar: Debe existir un mecanismo eficaz y eficiente de evaluación de todos los miembros de la organización, que permita establecer beneficios y deficiencias de las decisiones tomadas por el líder; así como el ejercicio de la rendición de cuentas de las actividades para lo cual esta asignado o contratado; y por ultimo ejercer la autoridad para retirar de la organización aquella persona que no se adapta a las políticas de la empresa y a su rendimiento como tal. b.- Estructura: Aquí se requiere determinar la evaluación y rendimiento de los puestos de trabajo, donde el trabajador se sienta importante y supervisado de su líder gerenciar, a los fines de determinar de manera oportuna y precisa el cambio que se requiere y permitir el cumplimiento de las metas y objetivos. Todo esto permitirá eliminar las dudas en las organizaciones sobre quien es el gerente o jefe de la misma c.- Sistema de Evaluación del desempeño: En la implementación de este liderazgo gerenciar no se puede dejar sin aplicar los sistemas formales e informales de información, todo es en razón de sustentar las políticas y decisiones del líder y además permitirá determinar si se requiere la sustitución del mismo. d.- Sistema de Remuneraciones: Es el principal objetivo de la relación laboral, bien sea por esfuerzo físico o mental a cambio de una remuneración, por lo cual no se podrá implementar un liderazgo gerenciar de alta calidad, si existe una explotación del trabajador, ya que la misma se convertirá en una anarquía y terminara en el cierre de la organización. Evidentemente que no implementar este sistema conllevara a una lucha de clases y el liderazgo por más preparado que este no podrá funcionar de la mejor manera, con la aparición de sindicatos y de organizaciones protectora de la masa laboral. 6


6.- Práctica de Liderazgo Gerencial.

Con este punto estamos estableciendo que el líder no nace, sino que debe prepararse y aplicarse a las nuevas tendencias y posturas del liderazgo, recurriendo a las Universidades o Academias, especialistas en esta área, a los fines de obtener las herramientas y mecanismos necesarios para conducir su organización al éxito. Luego de ejecutar todas estas etapas se requiere para la práctica del liderazgo gerenciar: 1) La labor en conjunto; 2) El afianzamiento del contexto; 3) La programación gerenciar; 4) La designación de tareas; 5) La evaluación del trabajo; 6) La decisión sobre retribuciones dentro de las políticas de la empresa; 7) Inducción; y 8) El perfeccionamiento continuo. Por todo lo comentado, el liderazgo gerenciar nos lleva a garantizar el desarrollo de los planes estratégicos sólidos que permitan alcanzar las metas y objetivos que el directorio o el propietario han establecido para la compañía. “El fenómeno del liderazgo se deriva de la capacidad de mover a la gente, de inspirarla, de entusiasmarla y hacerla sentir capaz, valiosa y llena de poder”. Eduardo Marti

7.- El ejercicio del liderazgo en tiempos de crisis. En la actualidad la globalización ha generado cambios en todas las estructuras y sistemas organizados del planeta, lo cual ha generado crisis y conflictos internos, lo cual conlleva a las empresas a emplear los principios del pensamiento complejo como lo es la autoorganización, la dialógica, la recursividad y lo hologramático, donde al presentarse el desorden se logra el orden; es decir, la crisis ha permitido que el liderazgo sea ejercido de una manera más ética, social y profesional en estos

tiempos de cambio, en la cual aquellos manuales de liderazgo han fracasado, demostrando que las vías conocidas no necesariamente conducen al destino deseado y las bitácoras nos indican que no siempre hay que ir al Norte, por lo que emerge un nuevo pensamiento del ejercicio e importancia del liderazgo; desapareciendo la concepción de que líder no es quien tiene más partidarios o produce influencia en la conducta de los demás; sino aquel que con su propio estilo de conducción se compromete con el desarrollo de sus seguidores. Sin embargo, el liderazgo no se logra de la noche a la mañana, hay que aprender a liderarse uno mismo, es decir, debemos tener una capacidad de emprendimiento, iniciativa, creatividad, estar condicionado al propio desarrollo personal que permita la efectividad en la organización, y que las decisiones conlleven a minimizar o estar preparados para los conflictos internos o externos que se presentan en el día a día de la organización, entre ellos tenemos un principio de liderazgo en la Fuerza Armada que señala tal como es el subalterno es el líder, o como es el tal es el comandante. Es sobre éste planteamiento que el liderazgo en tiempo de cambio o crisis, se sostiene en la convicción del proceso de desarrollo del líder, que va desde adentro hacia fuera, para lograr la condición necesaria e indispensable para el desempeño de un liderazgo eficaz. Por todo lo comentado, las empresas u organizaciones están obligadas a mejorar y perfeccionar la productividad y la eficiencia, implementando el ejercicio del liderazgo adecuado y creer en el sistema de gestión, donde exista una participación activa de los gerentes y miembros de la empresa, que permita implicarse y conducir su organización hacia la excelencia, con la ayuda de las técnicas de gestión adecuada. Para esto debe el líder en estos tiempos de crisis lograr lo siguiente: 1) Enfocar la misión hacia las necesidades de todas las partes interesadas; 2) Una relación dentro de los miembros de la empresa, consistente en ganarganar; 3) Transparencia en todas las actividades de la empresa; 4) Clima organizacional exitoso; 5) Procurar el éxito de todos los miembros de la empresa; 6) Justicia y equidad en las tomas de decisiones; 7) Dar herramientas para recibir resultados esperados “Los líderes no crean seguidores, crean líderes”. Tom Peters: 7


8.- La comunicación como herramienta del ejercicio del liderazgo. En la actualidad las organizaciones que no cuenten con la aplicación de las TIC en toda su estructura pasarán a la historia, de allí, que son catalogadas las empresas como una red de comunicación, en la cual el líder debe manejar esta herramienta a la perfección y estar conectado con cada uno de los miembros, a los fines de mantener informado al personal y poder establecer mecanismos de corrección, supervisión, reconocimiento y recomendaciones. Ese liderazgo y la comunicación deben estar enlazados y deben ser indivisibles, procurando siempre enriquecerla y aplicarla con una visión de tener a todos comunicados, evaluar los medios de comunicación a los fines de optimizarla; ya que un liderazgo sin comunicación es letra muerta, el líder debe ser el principal comunicador de la empresa, bien sea de manera gestual, corporal, oral, entre otras, que no hace juicios, que realmente influye en forma positiva con sus palabras. Cuando analizamos la trayectoria de las empresas en Venezuela, se observa que en su mayoría han actuado sin la presencia de la comunicación, olvidando lo fundamental por las acciones y estrategias que permite desarrollar, actuando sólo por impulsos, sin tomar en cuenta que la globalización ha llevado a la información y la comunicación hacer áreas vitales que atraviesan todos los espacios y realidades; en la cual quien las ignorares o no las aplique, en su justa dimensión, verá reducidas las posibilidades de obtener eficiencia y encontrar éxito en sus propósitos. Gracias al liderazgo se permitirá observar lo necesario e indispensable de esta herramienta comunicacional, ya que según Villalobos, 2000 “…la base en la que se sustenta el funcionamiento de las organizaciones, por ser el medio que une y acerca, que aproxima y construye un sentimiento de pertenencia, cimienta la credibilidad y el liderazgo, y proyecta la labor que se lleva a cabo…”.

organizaciones invierten en la preparación de sus líderes y en la inversión de las nuevas tendencias comunicacionales, para que las operaciones y actividades, puedan relacionarse con las personas y grupos, otras organizaciones e instituciones. Es por ello que Beltrán (2005) señala la política de comunicación “es un conjunto integrado, explícito y duradero de políticas parciales de comunicación armonizadas en un cuerpo coherente de principios y normas dirigidos a guiar la conducta de las instituciones”. "El pensamiento, la visión y el sueño siempre preceden a la acción" Orison Swett Marden

9.- Conclusiones Definitivamente, es el líder gerencial una de las piezas claves que orienta o guía hacia el éxito a una empresa, desde el desempeño de su rol. Por esto, no puede negar la crisis actual reinante, ni mucho menos postergar la búsqueda de estrategias o caminos; al contrario, debe asumir con responsabilidad su tarea, y su entrega profesional así se lo exige. Hoy en día el gerente tiene la obligación de forzar su personalidad dentro del ámbito laboral, para mantener relaciones comunicativas armónicas, si aspira que su desempeño como profesional resulte exitoso, no sólo para beneficio de la organización a quien él orienta al éxito, sino para la sociedad en general donde él proyecta su rol. Fue un verdadero placer para nosotros compartir estas breves líneas con Ud. apreciado lector, gracias por su tiempo y hasta una próxima edición, feliz semana a todos.

El Liderazgo y la comunicación son entendidas como una causa social esencial, por considerarla como un factor clave que participa en el beneficio de la creación del tejido social de una organización y de un país, para lo cual no es posible ignorarla, dejarla a la casualidad, a la desidia o la improvisación, pues eso acarrea consecuencias negativas y limitaciones. Las 8


Bibliografía Agut, S. (2003). Análisis de necesidades de competencias en gerentes de organizaciones: el papel de la formación. Tesis doctoral. Castellón de La Plana: Universitat Jaume I.

García, E. (2007). Formación directiva y capacidad competitiva: entrenando para el éxito empresarial. Información comercial española, 838, 157-168.

Beltran, Luis R. (2005). La comunicación para el desarrollo en Latinoamérica: Un recuento de medio siglo. Documento presentado en el III Congreso Panamericano de la Comunicación. Buenos Aires, Argentina

García, P., Stein, G. y Pin, J. R. (2008). Políticas para dirigir a los nuevos profesionales. Motivaciones y valores de la generación Y. Documento de investigación. Barcelona: IESE Publishing.

Burt, N. (1994). Liderazgo Visionario, forjando nuevas realidades con grandes ideas. Ediciones Granica. C.A, Barcelona España.

Hersey, P., Blanchard, K. y Johnson, D. (1998). Administración del comportamiento organizacional: liderazgo situacional (7ª ed). México: Prentice Hall Inc.

Cabrera, Á. (2002). La formación de directivo: nuevos desafíos, nuevos rumbos. Capital humano, 15(160), 92-94.

Jiménez, P. (2001). Dirigir, una cuestión de estilo. Capital humano, 14(143), 30-33.

Cardona, P. y Rey, C. (2008). El liderazgo centrado en la misión: cómo lograr el liderazgo en toda la organización. Ocasional paper. Barcelona: IESE.

Martínez, J. A. (2010c). Liderazgo y competencias directivas en época de crisis. Contribuciones a la Economía, 3. Consultado el 24 de mayo en: http://www.eumed.net/ce/2011a/

Cardona, P. y Rey, C. (2010). Ventaja competitiva empresarial. La organización del liderazgo. Ideas, Revista de antiguos alumnos del IESE, 118, 1-3. Carreras, I., Leaverton, A. y Sureda, M. (2009). Líderes para el cambio social. Características y competencias del liderazgo en la ONG. Barcelona: Instituto de Innovación Social de Esade. Castro, A. (2006). Teorías implícitas del liderazgo, contexto y capacidad de conducción. Anales de psicología 22(1), 89-97. Castro, A. y Benatuil, D. (2007). Estilos de liderazgo, inteligencia y conocimiento tácito. Anales de psicología, 23(2), 216-225. Davis K y Newstrom (2003). Comportamiento humano en el trabajo. Mexico. Mc. Graw Hill. Drath, Wilfred. (2003). Complex Challenges Require a New Approach, Leadership in Action, Volume 23, Number 1. Drucker, P. (2004). 366 Days of Insight and Motivation for Getting the Right Things Done.

Pedraja, L. y Rodríguez, E. (2004). Efectos del estilo de liderazgo sobre la eficacia de las organizaciones públicas. Revista de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Tarapacá, 12(2), 63-73. Sánchez, E. y Rodríguez, A. (2010). 40 años de la teoría del liderazgo situacional: una revisión. Revista latinoamericana de psicología, 42(1), 25-39-39. Simón et al. (2006). Estilos de liderazgo y políticas de recursos humanos. Documento de investigación. Madrid: Instituto de Empresa y CREADE. Sterrett, E. (2002). Guía del directivo para la inteligencia emocional: de la gestión al liderazgo. Madrid: Centro de estudios Ramón Areces. Vallejo, M. C. (2009). Liderazgo transformacional y sus efectos en las empresas familiares: un análisis diferencial y evolutivo. Revista europea de dirección y economía de la empresa, 18(1), 105-122. Vázquez, J. C. (2004). Los ocho valores del buen líder. IEEM, 7(13), 138-140. 9


LIDERAZGO GERENCIAL