Page 1

                 

LEY CONTRA EL ACOSO Y LA VIOLENCIA POLÍTICA EN RAZÓN DE GÉNERO    FICHA DE SISTEMATIZACIÓN DE LA EXPERIENCIA                                      Comité Impulsor de La   Agenda Legislativa de  Las Mujeres 2008‐2011              La Paz, agosto de 2008                  INDICE 

1


1) Información para contextualizar la experiencia    2) Participación y representación política de las mujeres    3) Objetivos de aprendizaje de la experiencia    4) Antecedentes y desarrollo de la experiencia    5) Que plantea la Ley?    6) Estrategia de incidencia política    7) Algunas lecciones aprendidas    8) Conclusiones    9) Anexos                                                             

2


ACOBOL     ACOBENI     ADECOs      AECID      AVE       FAM‐ BOLIVIA     INE       MAS       ONG      PROCASUR    UN‐INSTRAW    VGAG      

Listado de Siglas y Abreviaciones            Asociación de Concejalas de Bolivia 

Asociación de Concejalas del Beni 

Asociaciones Departamentales de Concejalas 

Agencia Española de Cooperación Intencional al Desarrollo  

Agrupación Vecinal  

Federación de Asociaciones de Municipios de Bolivia  

Instituto Nacional de Estadísticas 

Movimiento al Socialismo 

Organización no Gubernamental 

Programa Regional de Capacitación en Desarrollo Rural  Instituto  Internacional  de  Investigaciones  y  Capacitación  de  las  Naciones  Unidas  para la Promoción de la Mujer  

Viceministerio de Género y Asuntos Generacionales                                       

3


Ley contra el acoso y la violencia política en razón de género    FICHA DE SISTEMATIZACIÓN DE LA EXPERIENCIA 1    “me  encerraron  en  un  cuarto  …,  me  golpearon  …,  yo  no  quería  firmar  mi  renuncia…,  querían  ahorcarme…  he  terminado renunciando”   (testimonio de un concejala)     1. Información para contextualizar la experiencia    2 La población de Bolivia  alcanza los 8,274,325 habitantes, de los cuales el 62,42% habita en el área urbana y  el 37,58% en el área rural. El año 1950 el 74% de la población se ubicaba en el área rural y tan sólo el 26% en  zonas urbanas. La migración campo ciudad ha cambiado, progresivamente, la configuración de la población.    El  porcentaje  de  hombres  alcanza  al  49,84%  y  el  de  mujeres  al  50,16%.  En  el  área  rural  el  48%  de  la  población corresponde a las mujeres, y en el área urbana el 51%. La mayor parte de la población en Bolivia  es joven, se encuentra por debajo de los 24 años.    La tasa de alfabetismo en Bolivia es del 86,91%, y el promedio de años de estudio de 7,4 años. La tasa de  asistencia a nivel escolar es de 85,52%    El 2001 el analfabetismo alcanzaba al 19% de las mujeres y al 7% de los hombres. Las brechas de género son  más marcadas en el área rural: el 10% de mujeres en el área urbana eran analfabetas con relación al 2,4% de  hombres, en tanto que en el área rural  38% de las mujeres eran analfabetas.    44,21% de la población de 19 años y más edad alcanzó el nivel primario de instrucción escolar; 25,03% llegó  a  nivel  secundario,  16,92%  a  nivel  superior,  13,28%  no  alcanzó  ninguno  de  estos  niveles.  En  promedio  las  mujeres estudiaron 6,65 años en tanto que los hombres alcanzaron los 8,24 años de estudio.    58,6% de la población total, el 2001, era pobre. En el área rural la pobreza es mayor (90,8%) que en el área  urbana (39,1%).    2 Bolivia tiene una extensión territorial de 1,098,581 Km  y una densidad poblacional de 7,56 habitantes por  2 Km . Ocupa en cuanto a superficie territorial el quinto lugar en Sudamérica.    En  Bolivia  existen  tres  zona  geográficas  predominantes  Altiplano,  Valles  y  Llanos.  El  Altiplano,  cuya  temperatura promedio fluctúa entre los 15º y 18º grados centígrados, tiene una altitud promedio de 3,800  metros. En los Valles, la temperatura media fluctúa alrededor de los 10º a 20º C, y en las llanuras alcanza los  24º C 3 .    La  división  política  de  Bolivia  comprende  9  Departamentos,  112  Provincias,  Secciones  de  Provincia  (329  municipios) y Cantones. La autoridad política en los Departamentos son los prefectos. En la región altiplánica  se  ubican  los  Departamentos  de:  La  Paz.  Oruro  y  Potosí;  en  la  región  de  los  Valles:  Cochabamba,  Tarija  y  Chuquisaca y en la región de los Llanos: Beni, Pando y Santa Cruz.   1

La presente Ficha de Sistematización ha sido elaborada por Marcelo Uribe Consultor de PROCASUR, sobre la base de información proporcionada por la  Asociación de Concejalas de Bolivia (ACOBOL), y la consultora legal responsable de acompañar e impulsar la aprobación de la Ley, María Elena Burgos.  Asimismo, se ha utilizado información de diversas fuentes bibliográficas, complementarias, que se especifican al final del texto.  2  Censo Nacional de Población y Vivienda 2001.  3 Geografía y Recursos Naturales de Bolivia. Ismael Montes de Oca. La Paz Bolivia. Segunda Edición 1989. 

4


La capital  oficial  es  la  Ciudad  de  Sucre,  donde  se  encuentra  la  Corte  Suprema  de  Justicia,  y  la  Sede  de  Gobierno la Ciudad de La Paz en la que se ubican los poderes Ejecutivo y Legislativo.    El año de 1994 se implementó en Bolivia la Ley de Participación Popular (LPP), que dio inicio al proceso de  descentralización.  Actualmente,  el  país  está  atravesando  por  un  proceso  conflictivo  emergente  de  las  demandas  departamentales  por  las  autonomías.  La  descentralización  a  nivel  departamental,  se  ha  convertido  en  el  eje  del  proceso  de  profundización  de  la  descentralización,  en  el  que  la  disputa  por  los  recursos  naturales,  particularmente  el  gas  natural,  constituye  uno  de  los  principales  factores  de  confrontación.    La mayor parte de la  población de Bolivia habla castellano, sin embargo en las poblaciones rurales se hablan  predominantemente idiomas nativos como el Quechua, Aymará y Tupi Guaraní.    A pesar de la gran riqueza y diversidad de recursos naturales que tiene Bolivia, a lo largo de su historia ha  adoptado  un  patrón  de  desarrollo  monoproductor.  Anteriormente  dependía  del  estaño  y  ahora,  en  gran  4 medida, del gas natural. Los principales rasgos que caracterizan este patrón en Bolivia son ; i) bajo nivel de  crecimiento  económico;  ii)  alta  concentración  en  productos  exportables;  iii)  baja  productividad  de  los  factores  de  producción;  iv)  desarticulación  entre  sectores  transables  y  no  transables;  v)  persistencia  de  la  pobreza y desigualdad y baja movilidad social. Actualmente atraviesa por un momento económico favorable  gracias  al  incremento  de  los  precios  del  gas  y  los  minerales.  Según  datos  del  INE  el  PIB  creció  en  4.03%  durante 2007. Sin embargo, la marcada inestabilidad política perjudica el desarrollo de la economía.    2. Participación y representación política de las mujeres    Como  resultado  de  las  conquistas  obtenidas  por  los  movimientos  de  mujeres  en  Bolivia,  se  han  logrado  algunas  mejoras  respecto  a  la  igualdad  en  la  participación  y  representación  política  de  las  mujeres.  La  normativa  actual  obliga  a  los  partidos  políticos  a  incorporar  un  30%  de  mujeres  en  sus  listas  y  a  las  agrupaciones  ciudadanas  un  50%.  “Esta  medida  tiene  un  objetivo  equilibrador  de  las  desigualdades  que  enfrentan  las  mujeres    para  acceder  a  cargos  políticos,  al  forzar  su  ingreso  al  poder  público  y  no  dejarlo   5 completamente a la buena fe de los partidos políticos ni a sus procedimientos tradicionales de selección” .  Sin  embargo  la  composición  y  participación  de  las  mujeres  no  ha  cambiado  substancialmente  con  la  aplicación  de  cuotas.  A  pesar  de  la  norma,  debido  a  su  permisibilidad,  en  muchos  casos  se  presentan  hombres con nombres de mujeres para cumplir con la formalidad, y al cabo de un breve tiempo retoman su  espacio, atravesando la valla invisible de la ley, y dejando a las mujeres sin el espacio que les corresponde.      9 Ley  de  los  partidos  políticos:  Establece  (Artículo  19)  que  el  30%  de  las  listas  de  candidatos  deberá  corresponder a la cuota de las mujeres.  9 Código electoral: Incorpora la prelación de las mujeres en las listas de candidatos y la alternancia en las  elecciones municipales (artículo 112).  9 Ley de Agrupaciones Ciudadanas y Pueblos indígenas: Establece en las candidaturas para los cargos de  representación popular un cuota no inferior al 50% de mujeres (artículo 8).      De  acuerdo  a  un  diagnostico  del  Banco  Mundial 6   la  implementación  de  cuotas  no  ha  tenido  efectos  significativos:  en  la  Cámara  Alta  del  Congreso  no  se  cumple  la  cuota  del  30%  ni  la  paridad  de  la  representación;  en  la  Cámara  Baja,  debido  a  la  modalidad  de  la  elección  personalizada  de  los  candidatos   4

Informe temático sobre desarrollo Humano: La economía más allá del Gas. PNUD Bolivia. Coordinador: Jorge Gray M. Tercera edición  2006.  5  Participación Política de las Mujeres en el Ámbito Local en América Latina. UN‐INSTRAW/AECI. Alejandra Massolo  6 Dimensión de Género, Ruth Llanos. “Por el Bienestar de Todos. BOLIVIA”. Banco Mundial, Vicente Fretes‐Cibilis; Marcelo Giugales; Connie Juff. Editores. Junio de 2006. 

5


uninominales para las circunscripción, los problemas son aún mayores por las distorsiones que introducen  los  partidos  políticos.  En  el  Poder  Ejecutivo  y  judicial  existe  una  marcada  predominancia  de  presencia  masculina en los puestos de decisión.    En  el  ámbito  local  la  normativa  existente,  particularmente,  a  partir  del proceso  de  implantación  de la  Ley  Participación Popular y de Municipalidades ha establecido un escenario más favorable para la participación y  representación  local  de  las  mujeres,  sin  embargo  esta  es  obstaculizada  permanentemente  de  manera  violenta por otros funcionarios, tanto a nivel central, departamental y municipal. Si bien esta problemática  tiene larga data, recién en los últimos años se han venido denunciando este tipo de conductas y los reclamos  han salido a la luz pública.    Los  principales  problemas  detectados  en  la  legislación,  con  relación  al  acoso  y  violencia  de  género,  según  ACOBOL 2007, son:    a) La legislación vigente no contempla un catálogo específico de derechos políticos de las mujeres  b) No existe una definición jurídica del acoso y la violencia en razón de género  c) Las  conductas  de  acoso  y  violencia  contra  mujeres  que  ejercen  cargos  públicos  no  se  encuentran  tipificadas como infracciones y/o delitos en las normas que regulan la función púbica a nivel municipal,  prefectural o nacional  d) La normativa vigente en esos ámbitos no prevé mecanismos e instancias específicos para la denuncia y  tratamiento de casos de acoso o violencia en razón de género  e) No existen instancias públicas que realicen un monitoreo o seguimiento de estos casos  f) A pesar de que la mayor parte de las conductas de acoso y violencia son tipificadas como delitos en el  Código  Penal  (con  penas  mínimas  que  en  la  mayor  parte  de  los  casos  no  implican  pena  privativa  de  libertad)  ninguno  de  los  casos  denunciados  ha  concluido  con  una  sanción  para  el  infractor  y/o  la  restitución de los derechos de la víctima    3. Antecedentes y desarrollo de la experiencia    Las mujeres que participan en política son, permanentemente, objeto de acoso y violencia, 168 mujeres que  han sido amenazadas, golpeadas, discriminadas, acosadas y han sufrido violencia, entre el 2000 y el 2007,  según los registros de ACOBOL.    Casos de acoso y violencia política de género atendidos y recepcionados por   ACOBOL y las Asociaciones Departamentales de Concejalas 2000‐2007            Departamento  2000  2001  2002  2003  2004  2005  2006  2007  Total  Chuquisaca  0  0  0 2 2 0 1 2  7  La Paz  32  43  25 3 3 7 1 3  116  Cochabamba  4  8  0 0 2 1 0 0  19  Oruro  9  2  4 0 2 0 5 1  18  Potosí  3  2  3 2 0 0 0 1  13  Tarija  0  0  0 0 1 01 20 0  2  Santa Cruz  1  6  2 0 2 4 0 0  15  Beni  0  4  0 0 3 1 0 0  8  Pando  0  0  0 0 0 0 0 0  0  Total:  49  65  34 7 15 14 18 7  168    Fuente: Memoria institucional de ACOBOL       

6


El caso de Juana Quispe    Juana Quispe, del Movimiento al Socialismo (MAS), con 31 años de edad, fue elegida el año 2004 por voto  directo (59%) Alcaldesa de Chimoré, Provincia Carrasco 7  del Departamento de Cochabamba, pero no pudo  asumir su cargo.    En enero 2005, la Corte Nacional Electoral le proporcionó la Credencial de Alcaldesa y de Concejala Titular  de Chimoré. A los pocos días, en una reunión de productores de coca, un parlamentario, sin conocimiento  de la nueva Alcaldesa, redactó y envío una carta a la Corte Departamental Electoral (CDE) en la que Juana  Quispe,  por  razones  personales,  solicitaba  “licencia  indefinida”,  y  pedía  se  acredite  el  suplente  Valerio  Felipez Ignacio como “Alcalde Constitucional”.    ACOBOL  solicitó  al  diputado  y  jefe  nacional  del  Movimiento  al  Socialismo  (MAS)  Evo  Morales  (actual  Presidente de la República) pronunciarse al respecto, quien anunció la defensa de la alcaldesa. Asimismo,  hizo pública la denuncia (Periódico La Razón), emplazando a concejales y dirigentes sociales a respetar la  voluntad popular. Evo Morales no logró que Juana Quispe asumiera el cargo de Alcaldesa, mientras que la  Federación de Cocaleros continuó presionando para que la alcaldesa electa renunciara a su cargo y al de  Concejala.    En enero 2005, la Alcaldesa presentó una licencia indefinida a su cargo, y licencia por un año al cargo de  concejala.  En  el  periódico  La  Razón  se  publicó  una  nota  que  señalaba  que  “las  mujeres  piden  que  en  Chimoré se respete el voto” y el periódico la “Prensa” denunció: “Alcaldesa electa pide licencia amenazada  de muerte” y alegaba que Juana Quispe no pudo resistir la presión sindical y ni siquiera el Jefe Nacional  pudo impedir dicha situación.    ACOBOL denunció una vez más el acoso político contra la Alcaldesa ante el Presidente de la República, la  Federación  de  Asociaciones  Municipales  de  Bolivia,  el  Presidente  de  la  Corte  Nacional  Electoral  y  el  Defensor del Pueblo.    El 21 de enero 2005, el periódico Los Tiempos publicó una nota en la que se señalaba que se investigaría la  renuncia  de  la  Alcaldesa  del  MÁS,  y  que  existía  el  compromiso  del  propio  Evo  Morales  de  realizar  la  investigación, quien admitió que el Secretario General de la Federación de Cocaleros solicitó a Quispe “con  amabilidad” que pida su licencia.    La Viceministra de Asuntos de Género, denunció hostigamiento, violencia y presiones políticas en contra  de  alcaldesas,  concejalas  como  el  caso  de  Juana  Quispe  (Chimoré),  Martha  Pofueco  (Trinidad),  Maribel  Avalos (Tipuani) y las renuncias en la plancha de concejalas.    Este fue uno de los casos denunciados por ACOBOL, muchos otros casos se mantienen en el anonimato.  Juana Quispe, no pudo asumir su cargo de Alcaldesa a pesar de que la mayoría de los electores de Chimoré  pertenecía a la misma sigla.  Fuente. Archivos ACOBOL        7  La Cuarta Sección de la Provincia Carrasco, con capital Chimoré tiene una población de 15.264 habitantes, de los cuales 3.874 personas (25,3%) ocupan el  área urbana y 11.390 (74,6%) el área rural. La tasa anual de crecimiento poblacional es de 6,36% con 6,95% para el área urbana y 6,17% para el área rural  (INE, CNPV 2001). Su población está conformada mayoritariamente por migrantes campesinos quechuas de los valles altos de Cochabamba y Potosí y ex‐ trabajadores mineros relocalizados.   

7


El caso Martha Pofueco      En  5  diciembre  2004,  Martha  Pofueco  Pariqui  fue  elegida  segunda  concejala  titular  de  Trinidad 8   por  la  Agrupación Vecinal AVE, sin embargo el 22 de diciembre presentó ante la Corte Departamental Electoral  del Beni, la renuncia irrevocable a su cargo de concejala titular “alegando razones de fuerza mayor” (Art.95  del  Código  Electoral).  Si  bien  el  memorial  llevaba  la  firma  de  Pofueco  y  del  Abogado  Daniel  Coca,  la  renuncia  fue  declarada  improcedente.  El  día  de  la  entrega  de  credenciales  a  las  alcaldesas,  alcaldes,  concejales/as del Beni Martha Pofueco Pariqui no se presenta al acto.    En fecha 21 de enero la Federación Boliviana de Trabajadoras del Hogar del Beni solicitó a la Asociación de  Concejalas del Beni (ACOBENI) apoyo para esclarecer el hecho.    Según las investigaciones realizadas por ACOBOL, Pofueco habría sido obligada a renunciar por carecer de  preparación y formación profesional para su desempeño en el Concejo. El diario “La Palabra” de Trinidad  confirmó  que  la  concejala  “renunció”  a  su  cargo  por  “aparentes  presiones  dirigenciales”  y  por  presunta  “ignorancia y falta de capacidad para asumir su cargo”.     Según una nota del Sindicato de Trabajadoras del Hogar de Trinidad y de la Coordinadora de la Mujer la  ausencia  de  Martha  Pofueco  Pariqui  no  fue  voluntaria,    el  concejal  suplente  Jorge  Condori  Poma  influyó  para que no se presentara a dar las explicaciones. Pofueco fue vista de paso por San Ignacio de Moxos.    El  31  de  enero  2005,  el  periódico  “La  Palabra”,  informó  que  Martha  Pofueco  jamás  fue  secuestrada  que  hizo uso de su libertad y que el documento emitido por la Coordinadora de la Mujer y las Trabajadoras del  Hogar tenía un transfondo político.    Martha  Pofueco  presentó  ante  el  Concejo  Municipal  de  Trinidad  una  nota  de  renuncia  irrevocable  a  su  cargo  de  concejala  titular  y  solicitó  a  las  organizaciones  de  defensa  de  la  mujer  de  Trinidad  “dejar  de  inmiscuirse” en su problema.    En una nota a la Presidenta de la Asociación de Concejalas del Beni (ACOBENI), el ex Prefecto y Concejal  Edwin Rivero señalaba que la decisión de renuncia de Pofueco a su curul de concejala “obedecía a razones  estrictamente personales” y comunicaba de la existencia de otro caso de la Concejala Deborath Urresti del  Municipio de Riberalta que renunció a su cargo para dar paso a su suplente  9    Martha  Pofueco  no  pudo  asumir  el  cargo  para  el  que  fue  elegida,  sólo  se  conoció  de  su  renuncia  y  escasamente se tuvo contacto con ella, lo que no permitió esclarecer el caso.    Fuente. Archivos ACOBOL                8 El departamento del Beni, se encuentra ubicado al norte de Bolivia. Cuenta con 75,540 habitantes. El 76% de su población está dentro de los parámetros de pobreza, el 18,2 en la indigencia y 0,6 se encuentra en marginalidad (INE). Centro político del departamento, al ser la capital, aglutina a diferentes sectores públicos de la administración departamental, es una zona ganadera por excelencia.    9 Concejala, Nro. 3, ACOBOL, febrero 2005 

8


Otros casos   En Puerto Acosta (La Paz) una concejala fue apedreada desde dos volquetas y luego castigada a chicotazos  para que presente su renuncia.  Otra denuncia de agresión física se presentó en Sacaca (Potosí), donde un concejal intentó violar a una de  sus colegas cuando se encontraban en un acto de inauguración de una obra edil.    Fuente. Archivos ACOBOL    El  año  2000,  cuando  ACOBOL  tenía  un  año  de  funcionamiento  se  presentaron  las  primeras  denuncias  de  acoso y violencia que sufrían las concejalas al tratar de ejercer sus funciones.    ACOBOL y la Viceministra de Asuntos de Género, Generacionales y Familia denunciaron públicamente, en un  seminario  de  mujeres  concejalas  realizado  en  la  Cámara  de  Diputados,  el  acoso  y  violencia  que  se  ejercía  contra concejalas de diferentes municipios rurales del país.    El  año  2001,  a  través  de  un  pronunciamiento  de  ACOBOL,  se  denunciaron  casos  de  violencia  en  los  municipios  de  Ballivián,  Puerto  Pérez  y  Achacachi  en  audiencia  pública  concedida  por  la  Comisión  de  Descentralización  y  Participación  Popular  de  la  Cámara  de  Diputados,  y  se  logró  el  compromiso  del  Parlamento de protección a las concejalas denunciantes. Con el informe de la Comisión, ACOBOL realizó la  redacción del  anteproyecto y primeras versiones del proyecto de Ley, que posteriormente se denominaría  Proyecto de Ley contra el acoso y la violencia política en razón de género.    A  partir  del  año  2002  se  inició  un  proceso  de  coordinación  interinstitucional  con  el  Viceministerio  de  la  Mujer,  Ministerio  de  Asuntos  Campesinos,  Indígenas,  Genero  y  Generacionales,  la  Unión  de  Mujeres  Parlamentarias de Bolivia, el Foro Político Nacional de Mujeres con el apoyo de la cooperación internacional.    Los  años  2003  y  2004  ACOBOL  y  otras  organizaciones  impulsoras  de  la  temática,  realizaron  talleres  de  difusión  de  la  ley,  para  incidir,  en  la  Cámara  de  Senadores;  y  el  2005  se  trató,  en  dos  oportunidades,  de  incidir en la Cámara de Diputados sin obtenerse resultados, aunque la presencia de instituciones aliadas a  partir del 2004 permitió la creación del “Comité Impulsor por el Derecho de las Mujeres”, con el objetivo de  coordinar acciones para defender los derechos políticos de las concejalas y alcaldesas de Bolivia.    Posteriormente.  se  realizaron  diferentes  acciones  de  incidencia  política,  como  la  edición  y  distribución  de  cartillas de difusión, un taller Internacional por los Derechos Políticos de las Mujeres donde los candidatos a  la Vicepresidencia de la República firman compromiso, desayunos trabajo a cargo de las nueve Asociaciones  Departamentales de Concejalas en todos los departamentos para comprometer a las autoridades locales y  departamentales en la defensa por los derechos de las mujeres y garantizar sus funciones.    

Fuente. ACOBOL   

 

 

Fuente. ACOBOL 

9


Cartillas (3 ediciones de 1000 ejemplares cada una)      Foro con Candidatos, Presentación de la Agenda Mínima  de Políticas para la Equidad y la Igualdad de Género 2006‐2010.  En el centro el actual Vicepresidente de la República  Álvaro García L. 

Fuente. ACOBOL 

En la ciudad de Sucre en junio de 2006 se resuelve mediante resolución 004/06 aprobada en la IV Asamblea  Nacional de la Federación de Asociaciones de Municipios de Bolivia FAM‐ BOLIVIA:    9 Art. Primero, Respaldar y otorgar las garantías necesarias al ejercicio de las funciones de las concejalas  de  Bolivia  de  parte  de  la  FAM‐BOLIVIA  y  de  las  Asociaciones  municipales  a  razón  de  defender  sus  derechos e intereses de todas y cada una de las mujeres, asociadas, concejalas y alcaldesas de Bolivia  fortaleciendo su gestión hacia la equidad y el desarrollo humano.   9 Art. Segundo, Denunciar y hacer público a los gobiernos municipales y a las autoridades municipales  que  cometan  actos  de  discriminación,  violencia,  acoso,  amedrentamiento,  alternancia  ilegal,  etc.,  en  contra de los derechos humanos y del ejercicio pleno  de las funciones de las concejalas de Bolivia.  9 Art. Tercero, Quedarán encargados del cumplimiento de la presente Resolución los Presidentes de las  Asociaciones de Municipios de cada Departamento.   Fuente. ACOBOL    Se ejecutaron una serie de estrategias para la presentación de la Ley, ante las audiencias públicas solicitadas  a la Comisión de Política Social por parte del Comité Impulsor. Finalmente, el Proyecto (Nº 422/07) de “Ley  contra el acoso y la violencia política en razón de género” fue presentado por la Sociedad Civil al Congreso  Nacional, en la Legislatura 2005‐2006 siendo replanteado y repuesto en la legislatura 2006 por la diputada  Elizabeth Salguero Carrillo.     El  Proyecto  fue  elevado  en  consulta  al  Poder  Ejecutivo.  El  ministerio  de  Justicia  emitió  un  informe  de  aprobación  con  observaciones,  y  el  Proyecto  se  remitió  a  la  Comisión  de  Política  Social  de  la  Cámara  de  Diputados.    En la  Cámara de Diputados, luego de una lectura del informe positivo de la Comisión de Política Social, se  aprobó el Proyecto “En Grande”, deteniéndose para su tratamiento en “En Detalle” porque se establecieron  algunas incongruencias jurídicas y conceptuales.    Para  subsanar  las  observaciones  la  Presidencia  de  la  Cámara  de  Diputados  y  el  Pleno  Camaral,  decidieron  conformar una Comisión conjunta entre las Comisiones de Política Social, Desarrollo Humano y Constitución,  Justicia y Policía Judicial y elaborar un informe conjunto y preconsensuado para viabilizar el Proyecto.   

10


En este sentido, se realizaron varias reuniones de análisis técnico, donde participaron la Unión de Mujeres  Parlamentarias de Bolivia (UMPABOL), la Asociación de Concejalas de Bolivia (ACOBOL), el Comité Impulsor  para la Ley contra la Violencia Política en Razón de Genero, el Comité de Género y asuntos Generacionales,  la  Comisión  de  Desarrollo  y  Política  Social,  elaborándose  un  informe  técnico  del  proyecto  de  Ley  que  subsana las observaciones realizadas por el pleno Camaral.    Actualmente se está haciendo una última revisión exhaustiva del Proyecto de Ley, y se está ejecutando una  estrategia  de  incidencia  política,  que  contempla  acciones  con  diversos  sectores  sociales  del  país  a  nivel  descentralizado.   

Concejalas pidiendo la aprobación de la Ley.   Fuente. ACOBOL 

4. Que plantea la Ley?    La Ley plantea responder a la problemática en los siguientes términos (según ACOBOL, 2007):    a) Reconoce  legalmente  los  derechos  políticos  de  las  mujeres  electoras,  candidatas,  funcionarias  electas  y/o en ejercicio de sus funciones  b) Define de manera clara y precisa las conductas que constituyen acoso y/o violencia política en razón de  género  c) Establece las conductas de acoso y violencia política como infracciones a la función pública en todos los  niveles  d) Prevé mecanismos e instancias específicos de denuncia y procesamiento de las mismas  e) Define  que  las  instituciones  públicas  son    las  llamadas  a  realizar  un  monitorio  y  seguimiento  de  la  problemática  f) Agrava  la  pena  establecida  para  los  casos  de  acoso  y  violencia  política  en  razón  de  género  que  constituyan delitos penales                       

11


La propuesta de Ley define (según  la ACOBOL, 2006) :    Acoso político, como el acto o conjunto de actos cometido por una persona, por sí o a través de terceros,  en contra de una mujer o de su familia, con el propósito de impedir y/o inducir a una acción u omisión, en  el cumplimiento de sus funciones, derechos o deberes, mediante actos de presión a través de persecución,  hostigamiento o amenazas efectuadas por cualquier medio.     Violencia política, son las acciones y/o  conductas agresivas cometidas por una persona, por sí o a través de  terceros, que causen daño físico, psicológico, o sexual en contra de una mujer y/o de su familia, en ejercicio  de la representación política, para impedir restringir el ejercicio de su cargo o inducirla a tomar decisiones  en contra de su voluntad, de sus principios y de la ley.    Fuente: ACOBOL, 2008    5. Estrategia de incidencia política    Actualmente,  se  está  impulsando  una  estrategia  de  acompañamiento  a  la  norma 10   con  participación  de  actores  sociales  de  los  sectores  indígenas,  populares  y  de  decisión,  para  lo  cual,  se  cumplirán  tareas  enmarcadas en planes y agendas de trabajo concertados, con el objetivo de que:    ) Las concejalas conozcan con claridad el problema que se ha presentado en la aprobación de la norma, y  la instancia dónde actualmente se encuentra, lo que les permitirá incidir en su aprobación (Ruta Crítica).  ) Trabajar en consenso con las mismas, construyendo posibles soluciones que permitan desentrañar los  obstáculos presentados en la aprobación de la norma (estrategia‐ campañas, alianzas, presión).  ) Contar  con  un  mapeo  de  las  instancias  con  las  que  se  coordina  y  establecer  hasta  qué  punto  su  compromiso puede contribuir a su aprobación, y entender y/o conocer el apoyo de las Comisiones y la  lógica de su desempeño en éste tipo de situaciones.    Para el efecto la Estrategia se operativizará a partir de:    • Plan  de  trabajo:  Agenda  elaborada  y  concertada  con  instancias  (Comité  Impulsor,  ACOBOL,  Viceministerio  de  Género  y  Asuntos  Generacionales  (VGAG),  Organización  de  Mujeres  Indígenas,  Parlamentarias) en concordancia con la Agenda Parlamentaria.  • Revisión  de  la  normativa:  Ajustes  consensuados  a  la  propuesta  de  Ley  y  su  Reglamento,  (incorporada en la agenda parlamentaria).  • Reuniones Previas, en los nueve departamentos, a la Mesa de Consenso con Concejalas.  • Reuniones  de  Coordinación  con  el  Comité  Impulsor,  Bancadas,  Brigadas  Parlamentarias,  Organización de Mujeres Indígenas.  • Nueve  Mesas  de  Consenso  con  las    Asociaciones  Departamentales  de  Concejalas  (ADECOs),  Organizaciones, Bancadas y VGAG.  • Una Mesa de Consenso con Organizaciones de Mujeres Indígenas.  • Una Mesa de Consenso de cabildeo y abogacía con  parlamentarias/os. Presentación de la versión  final de la Ley para su aprobación, en base a los resultados obtenidos en las reuniones y encuentros  departamentales,  con  la  finalidad  de  validar  y  presentar  la  propuesta  en  base  a  los  insumos  recogidos, también se fortalecerá la Red Nacional contra el Acoso y la Violencia Política en Razón de  Género a nivel nacional para el seguimiento y apoyo a su aprobación y siguientes pasos.    10   La  Asociación  de  Concejalas  de  Bolivia  (ACOBOL),  en  el  marco  del  Proyecto  “Fortalecimiento  de  la  Gobernabilidad  con  Enfoque  de  Género  y  la  Participación Política de las Mujeres en el Ámbito Local” impulsado por el Instituto Internacional de Investigaciones y Capacitación de las Naciones Unidas  para  la  Promoción  de  la  Mujer  (UN‐INSTRAW)  con  el  apoyo  financiero  de  la  Agencia  Española  de  Cooperación  Intencional  al  Desarrollo  (AECID),  se  encuentra ejecutando el Plan Bolivia, Segunda Fase / 2008 que incluye en su línea de incidencia política, el Impulso a la Estrategia de aprobación de la Ley  contra el acoso y violencia política en razón de género.   

12


La ejecución de la Estrategia posibilitará el reposicionamiento de la propuesta de Ley y su apropiación  por  parte  de  los  sectores,  para  su  apoyo  y  presión  política,  y  permitirá  su  socialización  en  los  9  departamentos  generando  consensos  en  torno  a  la  misma  en  los  actores  involucrados  (Asociaciones  Departamentales  de  Concejalas  ADECOs,  Parlamentarias/os,  Organizaciones,  VGAG,  ACOBOL).  Se  contará con  la  firma  de  compromisos  y  las  Resoluciones  que  apoyen  este  proceso,  para  garantizar  su  sostenibilidad.   

11 6. Lecciones aprendidas  

Respecto a la interpretación del fenómeno social de violencia:    • La experiencia a permitido visibilizar las necesidades de las mujeres, relacionadas a la violencia surgida  en el ámbito público – político, particularmente local, tomando en cuenta sus características y variables  diferenciadas.    • La experiencia ha hecho posible la visibilización de las inequidades de género en el ámbito público, la  desigual  distribución  del  poder  político  y  del  manejo  de  los  recursos,  el  desigual  ejercicio  de  los  derechos ciudadanos y políticos. Se plantean mecanismos que nacen de una iniciativa municipal y desde  la  participación  política  de  las  mujeres,  colocando  esta  problemática  en  el  centro  del  quehacer  municipal.    • Se  han  interpretado  dos  definiciones  clave:  Acoso  Político,  y  Violencia  Política  y  se  han  tipificado  los  casos de violencia denunciados.      Respecto al establecimiento de mecanismos de consulta:    • Se  han  realizado  consultas  para  el  perfeccionamiento  de  la  Ley  con  diferentes  instituciones,  ONGs,  instancias  de  gobierno  nacional,  organizaciones  de  base,  indígenas‐campesinas,  parlamentarias,  comisiones de Desarrollo humano, de política social y de constitución, etc. del comité impulsor por los  derechos  políticos  y  la  mesa  de  violencia  de  género;  y  se  ha  creado  la  Red  de  Prevención  y  Atención  contra la Violencia Política en Razón de Género    Respecto al establecimiento de alianzas estratégicas:    • Se han establecido alianzas estratégicas con entidades públicas de diversos niveles y sectores, gobiernos  municipales,  prefecturas,  gobierno  nacional,  entidades  no  públicas,  sociedad  civil  y  organizaciones  comunitarias;  mecanismos  que  han  permitido  fortalecer  las  acciones  de  incidencia  política  entre  los  tomadores de decisiones y organizaciones de la sociedad civil.    Respecto al involucramiento y sensibilización masculina:    • La  aprobación  de  la  Ley  y  su  cumplimiento  requiere  del  involucramiento  de  los  hombres;  particularmente los tomadores de decisiones de entidades públicas, privadas, de la sociedad civil, de las  organizaciones  comunitarias,  de  las  prefecturas,  de  los  municipios,  de  la  policía,  etc.  que  deberán  constituirse en sujetos que impulsen y coadyuven  al cumplimiento de la nueva Ley, en todo su alcance.    Respecto al espíritu de la Ley:   

11 La lecciones aprendidas han sido elaboradas por ACOBOL. 

13


Si bien,  el  proceso  de  ocho  años  de  gestión  de  la  Ley  constituye  un  punto  de  llegada  luego  de  un  recorrido  de  esfuerzos  de  las  mujeres  de  diferentes  sectores,  que  deben  ser  reconocidos  para  la  no  vulneración  de  sus  derechos  humanos,  constitucionales,  civiles  y  ciudadanos;  también  constituye  un  punto de partida hacia el futuro, considerando su sostenibilidad, replicabilidad, e impacto.    La  Ley  es  una  herramienta  que  deberá  prevenir,  proteger,  defender  y  garantizar  el  ejercicio  de  los  derechos  políticos  de  las  mujeres  electas  y  el  ejercicio  de  sus  funciones  en  los  ámbitos  de  representación  pública,  nacional,  departamental  y  municipal,  así  como  otorgar  seguridad  jurídica  y  establecer las sanciones que correspondan a las conductas individuales o colectivas establecidas como  acoso y violencia política en razón de género.    La  Ley  debe  contemplar  en  su  reglamento  mecanismos  e  instancias  permanentes  de  información  y  coordinación  institucional,  para  el  seguimiento  y  atención  de  los  casos  de  acoso  y  violencia  política  y  sobre todo cumplir con la “Rendición de Cuentas a nivel social”.    El control social y evaluación participativa, que incluyen aspectos cualitativos referentes al carácter de  apropiación  de  los  distintos  sectores  involucrados  en  la aplicación  de  las  medidas  previstas  de  la  Ley,  constituyen una lección para el aprendizaje. 

Respecto al proceso de difusión:    • La  difusión    de  los  contenidos    sobre  acoso  y  violencia  política,  se  ha  convertido  en  un  instrumento  relevante,  para  la  apropiación  de  la  propuesta  de  Ley  y  la  generación  de  apoyos  y  compromisos  compartidos  entre  todas  las  mujeres  tanto  del  área  urbana  como  del  área  rural,  y  de  los  diferentes  sectores.    Respecto al fortalecimiento institucional:    • ACOBOL,  sobre  la  base  de  sus  asociadas,  se  ha  convertido  en  una  institución  pública,  importante  al  momento  de  procesar  la  información  y  tomar  decisiones,  por  ello  se  requiere  fortalecer  su  institucionalidad, a nivel nacional y departamental para que el momento que se apruebe la Ley cuente  con las capacidades necesarias para exigir su cumplimiento.     Respecto a la coyuntura internacional:    • Actualmente,  la  comunidad  internacional  está  preocupada  por  el  incremento  de  la  violencia,  particularmente,  política.  Es  necesario  que  ACOBOL  amplié  su  relacionamiento  con  entidades  internacionales, ONGs especializadas en la temática de género y violencia, entidades de financiamiento,  etc.  para  apoyar  en  la  problematización  de  este  fenómeno,  y  la  elaboración  de  leyes  relacionadas;  Podría  convertirse  en  un  referente  y  apoyo  con  relación  a  esta  temática,  a  través  de:  i)  proponer    el  desarrollo de normas que orienten la penalización del acoso y la violencia política en razón de género,   como  un  instrumento  valioso  para  reforzar  la  gobernabilidad  y  la  democracia,  que  garantice  que  las  mujeres electas ejerzan sus funciones sin ningún amendrentamiento; ii) impulsar el posicionamiento del  tema en la agenda internacional hacia la reivindicación de políticas en torno a la violencia de género a  través de compromisos políticos; iii) dar a conocer las características y el alcance del acoso y la violencia  política  en  razón  de  género,  dirigido  a  mujeres  que  ejercen  y  representan  políticamente  funciones  públicas a nivel local y nacional              

14


Respecto a las acciones de prevención de la violencia política:    • Destacar la importancia de: la Red de Prevención y Atención para el Acoso y Violencia Política en Razón  de  Género;  ii)  la  difusión  e  interpretación  del  Proyecto  de  Ley  contra  la  violencia  política;  iii)  la  construcción del Sistema de Información Estadística sobre los casos de denuncia de acoso y violencia,  que  incluye  la  boleta  de  denuncia,  base  de  datos  e  información  disponible  para  consulta;  iv)  la  metodología  e  instrumentos  de  sensibilización  sobre  la  interpelación  a  las  relaciones  de  poder  que  generan violencia política, en razón de género, en los gobiernos municipales.    12 7. Conclusiones      • El  proyecto  de  Ley  contra  el  Acoso  y  Violencia  Política,  no  debe  ser  considerado  como  la  solución  absoluta que permitirá resolver las desigualdades en las relaciones de género, sin embargo constituye  una  herramienta  útil  técnico‐  política  que  problematiza  las  relaciones  de  género  en  el  ámbito  de  las  relaciones políticas y de poder, proponiendo acciones afirmativas hacia la discriminación positiva y de  género, sugiriendo cambios en las conductas agresivas y violentas que involucran aspectos personales,  comunitarios y públicos.    • El proyecto de Ley, además de involucrar a los gobiernos locales y a otros actores del ámbito público,  incumbe  también  a  los  diversos  actores  sociales  vinculados  a  las  prácticas  y  decisiones  de  justicia,  particularmente  locales  y  comunitarias,  incluyendo  la  justicia  comunitaria  operada  y  aplicada  por  el  sistema comunal de autoridades masculinas, que en muchos casos transgrede los derechos básicos de  las mujeres, los derechos civiles, políticos y los derechos humanos.     

Concejalas pidiendo la aprobación de la Ley.   Fuente. ACOBOL 

8. anexos    Bibliografía complementaria consultada    • • • • •

Guía de Información y Prevención Contra el Acoso y la Violencia Política en Razón de Género.  Trabajando  a  Favor  de  las  Mujeres  en  el  ámbito  Local  en  Bolivia.  Un  compromiso  de  ACOBOL  Abril  2004‐junio 2007.  Censo Nacional de Población y Vivienda 2001. Instituto Nacional de Estadísticas INE  Por  el  Bienestar  de  todos.  BOLIVIA.  Banco  Mundial,  Vicente  Fretes‐Cibilis;  Marcelo  Giugales;  Connie  Juff. Editores. Junio de 2006.  Georafía y Recursos Naturales de Bolivia. Ismael Montes de Oca. Segunda Edición. 1989. 

12 Las conclusiones han sido elaboradas por ACOBOL. 

15


• •

Participación Política  de  las  Mujeres  en  el  Ámbito  Local  en  América  Latina.  UN‐INSTRAW/AECI.  Alejandra Massolo.  Informe temático sobre desarrollo Humano: La economía más allá del Gas. PNUD Bolivia. Coordinador:  Jorge Gray M. Tercera edición 2006. 

  PROYECTO DE LEY    LEY CONTRA EL ACOSO Y VIOLENCIA POLITICA EN RAZÓN DE GÉNERO      Artículo 1  (Objeto)  El objeto de la presente Ley, es de prevenir, proteger, defender y garantizar el ejercicio  de  los  derechos  políticos  de  las  mujeres  electas  y  en  ejercicio  de  sus  funciones,  en  los  ámbitos  de  representación  pública,  nacional,  departamental  y  municipal,  así  como  otorgar  seguridad  jurídica  y  establecer las sanciones que correspondan a las conductas individuales o colectivas establecidas como acoso  y violencia política en razón de género.    Artículo  2  (Alcance)  Las  disposiciones  de  la  presente  Ley,  serán  aplicables  a  todas  las  mujeres  representantes  nacionales,  departamentales  y  municipales  que  hayan  sido  democráticamente  elegidas,  mediante elección popular convocada por la Corte Nacional Electoral a quienes se les impida o restrinja el  libre ejercicio de sus derechos o cumplimiento de sus funciones como autoridad electa.    Artículo  3  (Prevención)  El  Ministerio  de  Justicia  a  través  del  Viceministerio  de  Género  y  Asuntos  Generacionales  y  el  Viceministerio  de  Justicia  y  Derechos  Humanos  o  sus  similares  en  caso  de  cambio  de  estructura del Poder Ejecutivo, son las entidades responsables de planificar y desarrollar Políticas Públicas  para la prevención del acoso y violencia política en razón de género, así como la de realizar seguimiento al  cumplimiento de la presente Ley.  Dichas políticas públicas, se realizarán en todo el territorio nacional en  coordinación  con  el  Ministerio  de  la  Presidencia,  la  Unión  de  Mujeres  Parlamentarias  de  Bolivia,  la  Asociación  de  Concejalas  de  Bolivia  y  otras  entidades  relacionadas  con  la  defensa  de  los  derechos  de  las  mujeres.    Artículo 4 (Acoso Político) A los efectos de la presente disposición, se entiende por acoso político al acto o  conjunto de actos cometido por una persona, por sí o a través de terceros, en contra de una mujer o de su  familia, con el propósito de impedir y/o inducir a una acción u omisión, en el cumplimiento de sus funciones,  derechos  o  deberes,  mediante  actos  de  presión  a  través  de  persecución,  hostigamiento  o  amenazas  efectuadas por cualquier medio.    Artículo  5  (Violencia  política)  Se  entiende  por  violencia  política  a  las  acciones  y/o    conductas  agresivas  cometida  por  una  persona,  por  sí  o  a  través  de  terceros,  que  causen  daño  físico,  psicológico,  o  sexual  en  contra de una mujer y/o de su familia, en ejercicio de la representación política, para impedir restringir el  ejercicio de su cargo o inducirla a tomar decisiones en contra de su voluntad, de sus principios y de la ley.      Artículo 6 (Actos de acoso y violencia política) Se entiende por actos de acoso y violencia política en razón  de género a aquellos que:    a) Restrinjan o impidan el ejercicio de los derechos políticos de la mujer en su condición de autoridad  electa y en ejercicio de sus funciones para los cargos públicos de Presidenta de la República, Vice  Presidenta  de  la  República,  Asambleísta  Constituyente,  Senadora,  Diputada,  Alcaldesa,  Concejala,  Agente Municipal, Prefecta, Consejera Departamental y en general toda autoridad electa.  b) Restrinjan  o  impidan  a  una  mujer,  el  cumplimiento  efectivo  de  las  funciones  y  atribuciones  establecidas para el cargo público para el que fue elegida, ya sea como titular o suplente, evitando 

16


o limitando el uso de los recursos que le franquea la Constitución Política del Estado y las leyes del  país.  c) Eviten  por  cualquier  medio,  la  asistencia  a  las  sesiones  ordinarias  o  extraordinarias  o  a  cualquier  otra actividad que implique la toma de decisiones a las mujeres electas como titulares o suplentes,   o impidan o supriman el derecho a voz y voto en igualdad de condición que los varones.  d) Induzcan  mediante  fuerza  o  intimidación  a  las  autoridades  electas  en  ejercicio  o  no  de  sus  funciones, a suscribir todo tipo de documentos y/o avalar decisiones contrarias a sus principios e  interés público, así como inducirlas o presionarlas a presentar renuncia al cargo para el que fueron  elegidas.  e) Proporcionen a la Corte Nacional Electoral, información falsa acerca de la identidad o del sexo de  sus candidatos/as.  f) Proporcionen  a  la  autoridad  electa,  titular  o  suplente  información  falsa,  errada  o  imprecisa  que  induzca al inadecuado ejercicio de sus funciones.  g) Discriminen  a  la  autoridad  electa  por  encontrarse  en  estado  de  gravidez,  parto  o  puerperio,  impidiendo o negando el ejercicio de su mandato y el goce y ejercicio de su derechos sociales y de  maternidad reconocidos por ley.  h) Discriminen a la autoridad electa por su condición social, cultural, idiomática, racial o económica.  i) Impongan  por  razón  de  género,  la  realización  de  actividades  y  tareas  ajenas  a  las  funciones  y  atribuciones generales de toda autoridad.  j) Abusen  de  la  justicia  comunitaria  en  contra  de  las  autoridades  elegidas  para  un  cargo  público,  impidiendo o restringiendo el ejercicio de sus derechos políticos.  k) Impidan  la  reincorporación  de  una  mujer  a  sus  funciones  cuando  haga  uso  de  una  licencia  justificada.    Artículo 7 (Agravantes) La autoridad que tenga conocimientos de alguno de los actos descritos en el articulo  anterior,  tomara  en  cuenta  los  siguientes  agravantes,  los  cuales  en  la  configuración  de  un  delito,  serán  remitidos a la justicia ordinaria para su juzgamiento:     a) Cuando los actos se cometen en contra de una mujer embarazada.    b) Si  como  resultado  de  los  hechos,  se  hubiera  producido  la  pérdida  de  su  condición  de  madre  gestante.    c) Cuando el acto se comete en contra de una mujer mayor de sesenta años.    d) Cuando el responsable haya cometido otro acto de acoso o violencia política anteriormente.    e) Cuando  se  cometa  actos  en  contra  de  mujeres  analfabetas  o  de  instrucción  escolarizada  básica  limitada.    f) Cuando el acoso o violencia política, hubiera sido instigada o promovida por los jefes de partidos  políticos,  agrupaciones  ciudadanas  y  pueblos  indígenas,  en  cuyo  caso  se  aplicará  la  sanción  establecida en el artículo 130, Instigación Pública a Delinquir del Código Penal.    g) Involucren  a  menores  de  edad  como  medio  de  presión  para  vulnerar  los  derechos  de  las  autoridades electas.    Artículo 8 (Competencia)  Las denuncias de acoso y violencia política, a los que se refieren los artículos 4, 5 y  6 de la presente Ley, son competencia de las autoridades penales, civiles o administrativas y también podrán  ser presentadas ante la Corte Nacional Electoral y las Cortes Departamentales Electorales, las cuales tienen 

17


la obligación de remitir a las instancias jurisdiccionales según la materia a la que se adecue el acto cometido,  en un plazo no mayor a veinte días.     Artículo 9  (Denuncia) La denuncia podrá ser presentada por la víctima, su representante legal a través de  mandato o un/a tercero/a en forma verbal o escrita, ante la autoridad penal, civil, administrativa, o electoral  según corresponda; aplicándose el régimen legal establecido en la normativa vigente.     Artículo 10 (Obligación de Denunciar)    Toda  persona,  organización  y/o  institución  que  conozca  de  la  comisión  de  actos  de  acoso  y/o  violencia  política, en contra de una autoridad electa para ocupar un cargo público, tiene la obligación de denunciar  ante las instancias competentes.    Artículo 11 (Sanciones aplicables)    I. Los actos de acoso y violencia política que impliquen la comisión de un delito serán procesados por la  vía  penal,  sin  perjuicio  de  las  otras  vías  a  las  que  pudiera  recurrir  la  afectada, agravándose  en  un  tercio la pena correspondiente al delito cometido    II. Aquellos actos de acoso y violencia política no tipificados como delitos y cometidos por funcionarios  públicos, se configuran como contravenciones al ordenamiento jurídico y deberán ser procesados por  la vía administrativa, aplicándose las normas establecidas en la Ley No. 1178, Estatutos, Reglamentos  y Manual de Funciones de la institución donde se cometa el acto.    III. Los  actos  de  acoso  y  violencia  política  cometidos  por  militantes,  o  jefes  de  partidos  políticos  y/o  agrupaciones ciudadanas, incluidos todos los jefes territoriales o sectoriales comprendidos entre los  militantes  y  el  jefe  nacional,  serán  sancionados  con  arresto  de  48  horas.  Si  este  acto  implica  la  comisión de un delito, además será sancionado conforme al Código Penal.    IV. Los  actos  de  acoso  y  violencia  política  en  contra  de  las  autoridades  electas  para  ocupar  un  cargo  público cometidos por Alcaldes, Concejales, Agentes Municipales, serán procesados de conformidad a  lo  determinado  por  el  Artículo  35  al  37  de  la  Ley  No.  2028  de  Municipalidades,  sin  perjuicio  de  la  responsabilidad, civil o penal que corresponda y el proceso ante la Corte Nacional Electoral.   

18

Acoso  

Mujeres libres de violencia