Issuu on Google+


RomรกnTica'S 2


Sumario Actualidad Entrevista a Arlette Geneve Entrevista a Claudia Velasco Cazamos a A. L. Davroe Nuevas incorporaciones: Fantascy Especial Nora Roberts Series y Sagas: I-TEAM Dioses del Olimpo Espacio JR Una mirada al pasado Autora ¿en el olvido? La cápsula del tiempo Amores reales Ocio y Placer Horóscopos Y otros más… En este número colaboran Alfredo Gómez Ana Sarria Ana M. Benítez Carolina Iñesta Chus Nevado Eva Rubio Loli Díaz Merche Diolch Mónica Liceras Noelia Amarillo Raquel Pérez Rocío Muñoz Tamara Arteaga Violeta Lago Yuliss M. Priego Y, colaboración especial de: Arlette Geneve Claudia Pazos Eva Olaya (prensa Versátil) Rebeca Rus

Editorial Queridas lectoras:  ¡Estamos  de  aniversario!  RománTica’S  cumple  la  tierna  edad  de  cuatro  años  y  para  ello  hemos  intentado  entregaros un número lleno de recuerdos y de candente  actualidad.  Un artículo que Carolina Iñesta ha prepara‐ do  de  lo  más  jugoso  junto  a  autoras  que  ya  había  entrevistado en números anteriores.  Descubre junto a nosotras y Rebeca Rus la cantidad de  estupideces  para  chicas  que  pueden  acontecer.  Lee  las  jugosas  entrevistas  que  hemos  preparado  y  averigua  porqué Arlette está revolucionando el mercado literario  español  con  una  novela  que  está  encantando  a  todo  aquél que la  lee y cómo Claudia Velasco ha ofrecido al  mundo una novela tan atípica como la de Arlette.  Ojo a la sección conducida por Merche Diolch, «Series y  Sagas»,  nos  trae  a  todo  un  equipo  de  veteranos  en  la  investigación periodística.   ¿Queréis  saber  qué  protagonista  ha  entrado  a  formar  parte  de  nuestro  especial  Olimpo?  No  os  perdáis  la  sección  «Dioses  del  Olimpo»  tenemos  un  chico  de  los  malos de verdad.  Como  siempre  hemos  trabajado  en  las  secciones  que  creemos señas de identidad y nuestra cápsula viene con  una  película  muy  especial  pues  también  está  de  aniversario en España.   Y, en la sección de «Ocio y Placer», nuestro colaborador  Alfredo Gómez nos dice adiós con un magnífico broche  de  oro  con  un  rayo  verde  como  símbolo.  Visitaremos  junto  a  él  el  punto  al  que  los  antiguos  denominaban  FINIS TERRAE.   Y,  para  concluir  no  dejéis  de  leer  nuestro  Buzón  del  Lector. Va dedicado y con todo nuestro cariño y apoyo.  Os deseamos BUENA lectura.  Gracias una vez más por vuestra confianza.  Equipo de RománTica’S 

3 RománTica'S


RomรกnTica'S 4


IV aniversario de RománTica’S

   

por Carolina Iñesta Quesada y Loli Díaz en la interrupción   

Aún recuerdo cuando, en  diciembre de 2010, se me  brindó la oportunidad de  colaborar con esta revista, que  en mayo de 2010 me había  entrevistado y en la que yo me  había fijado muchas veces en  distintas webs y muchos de  cuyos artículos había leído con  mucha curiosidad y deleite.  Leía en ella las ultimísimas  noticias sobre concursos,  Premios, novedades etc., así  como secciones divertidas,  intensas, y otras tan originales  y atemporales que me parecían  sacadas de un folletín  victoriano ¡y cómo disfrutaba  estas! RománTica’S era un  precioso y raro espécimen en  este mundo ultra‐modernizado,  un remanso de tiempo para  una misma y disfrute.  De repente, resultó que yo  formaba parte (una pequeña  parte) de ese emocionante  proyecto. Comencé haciendo  algún «Dioses del Olimpo»,  pero fue con las entrevistas con  lo que comencé a disfrutar de  verdad y lo que me brindó la  oportunidad de conocer a  tantas y tan magníficas  escritoras y compartir mis  «cotilleos» con ellas con el  mundo.  Desde aquí, dar las gracias a  Loli Díaz, curranta y  simpatiquísima coordinadora  de la revista, por su estupendo  trato y todo su trabajo, y  desear ¡larga vida y expansión a  RománTica’S! 

Vamos con el especial…   Gracias, Caro y perdona que te interrumpa. Preciosas palabras, como  siempre, de presentación para este artículo un tanto especial que nos  hemos  sacado  un  poco  de  la  manga  o  la  chistera;  llamadlo  como  mejor os parezca, chicas.   RománTica’S, como ya sabéis muchas de vosotras, surgió hace cuatro  años  de  un  ataque  de  optimismo  o  afán  de  estamparnos  la  cabeza  contra  un  muro  de  ladrillos  y  no  precisamente  el  muro  de  ladrillos  que podría ser James Malory. Recuerdo nuestra primera revista como  si fuese ayer y lo calladitas que estuvimos todas aquellos días en los  que  preparábamos  el  primer  número.  Allí  volcamos  todas  las  que  contribuimos  a  hacer  despegar  este  enorme  avión  mucha  ilusión,  camaradería  y  logramos  algo  que  pocas  veces  se  logra:  unir  los  esfuerzos  de  varios  medios.  Esto  último  creo  que  aún  seguimos  haciéndolo para dar a conocer muchos contenidos de interés.   Para mí es un placer trabajar con un equipo humano de tanta valía.  Mujeres todas vosotras que ponéis lo mejor de vosotras mismas para  sacar cada bimestre un proyecto conjunto.   Sé  que  a  muchas  de  vosotras  os  traigo  por  la  calle  de  la  amargura.  Que soy como la mosca cojonera que se os planta en vuestra cabeza  a  primeros  de  los  meses  impares  y  comienza  a  daros  la  paliza  para  daros  fechas  de  entregas  que  sé,  fehacientemente,  que  os  vienen  como patadas en el higadillo porque todas, sin excepción, tenéis que  buscar  y  sacar  tiempo  de  dónde  no  tenéis  para  entregar  vuestros  artículos.  Y,  lo  que  es  peor,  romperos  la  cabeza  para  intentar  dar  a  nuestros lectores artículos, críticas, entrevistas de última actualidad.  Sé  que  tanto  vosotras  como  yo  misma  intentamos  ser  objetivas  y  cubrir  lo  mejor  posible  toda  la  actualidad  literaria  romántica  pero  a  veces, sencillamente, se nos pueden escapar cosas.  Y como dicen que nada mejor para conocer a alguien que el que ese  alguien cuente su experiencia pues os he hecho enviarme además de  vuestros  artículos  unas  palabras  acerca  de  vuestra  experiencia  en  RománTica’S  y  qué  creéis  que  aportamos  a  este  mundo  que  parece  más bien una secta porque el que entra… no sale.  Las respuestas han sido de lo más diversas y pintorescas. Disfrutad de  ellas como lo he hecho yo que me he emocionado con muchas de las  frases  que  han  enviado  mis  compañeras  y  donde  uno  de  nuestros  colaboradores  se  despide  de  su  sección.  Le  echaremos  mucho  de  menos pero esperamos que su nueva andadura le depare lo mejor de  lo mejor. 

Carolina Iñesta Quesada   

5 RománTica'S


Para cualquiera que ame la novela romántica colaborar en un medio que se dedique a ello es una gozada. Compartir   la información que va llegando, conocer las últimas  novedades, adentrarse en los entresijos del mundo editorial, imbuirse del gratificante y a la vez estresante trabajo en equipo... Todo esto y más ocurre en   RománTica'S. Las llamadas de última hora, los nervios prelanzamiento de la revista y luego la satisfacción del trabajo  realizado. Personalmente RománTica'S me ha proporcionado grandes alegrías y una gran tristeza: la pérdida  de una de las fundadoras, Manuela Naya, a quien es obligatorio recordar en este 4º aniversario. No sabemos  si siendo la primera revista online dedicada a la romántica dejaremos impronta o no, pero con las horas   que le echamos ¡que no se diga que no lo intentamos!

 

Cualquier lector, sea del género que sea, necesita un punto de referencia, un lugar donde informarse de todas las novedades que acontecen relacionadas con publicaciones, noticias y el día a día de sus autores preferidos. Para los lectores de romántica en español, la revista RomanTica’S es ese punto de referencia.  Chus Nevado  Estos cuatro años en Romántica´s han dado para mucho. Muchas risas compartidas. Much@s autor@s a los que conocer un poco más. Muchas reseñas, artículos, relatos y noticias que disfrutar. Mucho trabajo, y muy satisfactorio. Y lo mejor, saber que tod@s nos hemos unido para poner nuestro granito de arena en mor de que el género romántico tenga la visibilidad que se merece. ¡Bravo por RománTica´S!

Ana Mª Benítez (RH) 

 

Colaborar en la Revista RománTica’S supone para mí ayudar a que este género romántico, que tanto nos apasiona, llegue cada día a más gente; que la difusión de sus novelas, de sus escritores, de sus historias no queden en el anonimato y podamos, de esta forma, que los libros que nos hablan de romances alcancen el lugar que deben ocupar dentro de la literatura general, alejándose del cliché que siempre le ha acompañado y que parece, que por fin, está desapareciendo (poco a poco).

Noelia Amarillo 

Y después de lo dicho anteriormente, lejos del corsé de la seriedad; colaborar para RománTica’S significa para mí robar tiempo al día, pegarme con la aguja grande del reloj para que pueda echar una pequeña mano a este género que tanto nos apasiona y que nos hace disfrutar.

Merche Diolch (Yo leo RA)     

 

Siempre me pregunté por qué el mundo románticoliterario no tenía un hueco más grande en la sociedad. Siempre hemos visto revistas de deportes, de moda, de estética, del corazón, pero nunca una revista en papel que tratara sobre la novela romántica. Sin embargo, sí que podemos hacernos un hueco entre todo lo demás. RománTica’S Magazzine es prueba de ello." Tener la oportunidad de colaborar en este proyecto es, básicamente, provocarle un ataque al corazón a Loli cada bimestre. Aunque, bueno, no es mi culpa que como todo buen español lo deje todo pa' última hora.... Sin embargo, poder entrevistar a autoras extranjeras es un honor. ¡Ojalá las pudiéramos tener más cerquita!

Yuliss M. Priego (Novelas de Amor Oscuro) RománTica'S 6

Mi jefa de redacción, es decir, Loli, me ha pedido que os cuente qué creo que aporta esta revista al mundo de la romántica. Y después de mucho pensar (bueno, quizá no tanto, pero siempre queda mejor) voy a resumiros en unos puntos muy concretos lo que yo creo que la Revista Romantica’s es importante: -Nos mantiene al día de las novedades de la novela romántica. -Las reseñas nos ayudan a decidirnos si comprar o no determinado título con el que teníamos dudas. -Nos da a conocer a autoras noveles a través de los relatos que se publican en ella -Hay entrevistas a nuestras autoras favoritas que nos sirven para conocerlas mejor. -Las diferentes secciones aportan un montón de curiosidades que desconocíamos sobre este mundo romántico. -Y por supuesto, como tengo que barrer hacia mi interés particular, tiene una sección de humor que escribo yo y que os recomiendo leer, porque seguro que os arranca como mínimo una sonrisa. -¡Seguid disfrutando de la revista!

Violeta Lago


Escribir en la revista RománTica’S es un gran honor para mí pues significa   la posibilidad de reunir en una, tres de las actividades que más me   gustan: leer, ver cine y la escritura. Por esta razón, desde el   momento que recibí la primer propuesta de participar en nuestro   Magazín no lo pensé, y querido desde hace tres años colaboro con ilusión   en las secciones Tarde de Cine y Autoras del género. Esta  participación me ofrece la oportunidad de desarrollar lo que me gusta, conocer las novedades   del género romántico o autoras no tan conocidas pero no por ello menos  interesantes. Desde casa con mi ordenador o el parque con   mis folios y mis bolígrafos, disfruto de unos momentos placenteros mientras informo y   decido las frases y palabras que expresen mi humilde opinión sobre la película o autora de cada número. Al igual que yo disfruto de esos momentos, espero que nuestras queridas lectoras, desde cualquier rincón favorito de algún lugar, pasen un rato agradable leyendo unas líneas que no tienen otra pretensión que entretener o informar sobre algo que nos interesa. ¡Feliz aniversario, Románticas!.  Mónica Liceras  RománTica'S me ha dado la oportunidad de poner en práctica una de mis pasiones, la astrología. Gracias a la revista, he podido compartir mi curiosidad por las distintas técnicas adivinatorias relacionadas con los datos de nacimiento. Así mismo conectar los horóscopos con novelas me pareció algo original y divertido. Ahora cada vez que leo una historia me sorprendo intentando averiguar cómo los definiría astrológicamente. Le doy las gracias a RománTica'S por invitarme a compartir el loco mundo de la romántica y hacerme participe de su gran equipo.

Ana Sarria 

Nuestra andadura por Revista RománTica’S comienza en 2009, centrándonos en realizar artículos especializados en una sección dedicada a la literatura Juvenil Romántica. Descubrimos así, que RománTica’S es una revista no sólo muy cercana a los lectores, siempre actualizada, sin coste alguno y abierta a nuevas ideas, sino también cooperativa y atenta a todo su equipo, dirigida con paciencia y cuidado. Desde que nos propusieron participar en este gran proyecto, no lo dudamos dos veces y a día de hoy, nos llena de orgullo trabajar con personas que comparten el mismo entusiasmo que nosotras por lo que más nos gusta: la literatura, haciendo especial hincapié en obras de escritores de nuestro país y favoreciendo al mismo nivel a súper-ventas y obras menos conocidas, teniendo como criterio la calidad y esfuerzo bien invertido que le sigue a una publicación bimensual de gran valor.

Juvenil Rromántica     

Esta ha sido mi última escapada con RománTica’S. Han sido dos años y medio, unos quince o dieciséis artículos y una media docena de relatos. Creo que ya he dado todo lo que tenía que dar de mí, te aseguro que ha sido lo mejor que tengo y eso espero que se haya reflejado en cada escrito y haya llegado a ti y a cada lectora de una manera intensa, a veces divertida. Necesito todo el tiempo del mundo para iniciar una aventura que se esconde tras una nueva puerta que se ha abierto y otra, desembarazada desde hace tiempo, que necesito continuar puliendo. Supongo que, como digo en el artículo, la vida está llena de finales y principios, y éste es mi final con RománTica’S. Inicio una nueva andanza, que no será sólo literaria. Estoy seguro que éste no será un adiós, pero sí un hasta luego cariñoso y de corazón, por lo mucho que he aprendido y lo bien que me lo he pasado redactando cada artículo. Os deseo lo mejor para la revista y en lo personal, y hasta pronto. 

Alfredo Gómez 

 

7 RománTica'S


—Y  ahora  sí,  Caro.  Te  devuelvo  la  palabra  y  disculpa la interrupción.  —¡Gracias! Creía que no me ibas a dejar acabar.  —No ha sido esa mi intención, señora.    Pues  continuaré  con  lo  que  estaba  y  espero  que  no  vuelvan  a  interrumpirme  (aunque  nunca  se  sabe).   A  lo  largo  de  estos  dos  años  y  medio,  he  entrevistado  a  Regina  Román,  Sandra  Andrés,  Olivia  Monterrey,  Ángeles  Ibirika,  Megan  Maxwell,  Victoria  Álvarez,  Ariadna  Mc  Callen,  Karol  Scandiu,  Mercedes  Perles,  Liah  S.  Queipo,  Camila  Winter,  Olga  Salar,  Connie  Jett,  Olivia  Ardey y Lucía Arca.   Al  final  de  las  entrevistas,  siempre  hago  las  dos  mismas preguntas a las escritoras, preguntas que  me  hizo  Urban  fantasy  a  mí  en  su  día  (A  y  B).  Además,  con  motivo  del  especial  4º  aniversario,  me  he  puesto  de  nuevo  en  contacto  con  todas  ellas  para  que  nos  dejen  unas  palabras  y  respondan a una nueva pregunta C.    A.  ¿Cuál  es  el  lugar  más  raro  donde,  llevada  por  las  musas,  te  has  puesto  a  leer,  a  tomar notas o directamente a escribir?    B.  Imagina  que  puedes  hacer  un  gran  banquete  en  el  lugar  del  mundo  que  quieras  e  invitar  a  los  escritores  (vivos  o  muertos,  de  todos  los  tiempos)  que  desees.  ¿Con  quién  compartirías  esa  interesante  velada  y  dónde  tendría lugar la mágica celebración?     C.  ¿Qué  significó  para  ti  aparecer  en  la  revista RománTica’S?   

Vamos con ellas… 

RománTica'S 8


Regina Roman. RománTica’S nº10 a) Andando por la calle, a riesgo de estamparme contra una farola. Cuando una historia me embebe, estoy perdida, no puedo dejarla. b) Sin duda, Agatha Christie. Pero ya de mayor, por favor. Debía ser una ancianita espectacular, tan aguda, inteligente y perspicaz. Me chiflaría si me contase sus aventuras y expediciones con su segundo marido, arqueólogo, 14 años más joven que ella. ¡Qué genialidad! ¡Y en su época! Si Agatha hubiese leído CUARENTAÑERAS me habría dicho, con toda seguridad: «Regy, yo también soy una súper‐valiente». c) Para mí, con lo que me gusta hablar, es un placer responder entrevistas. Siempre. Pero en particular, esta revista que se centra en las personas que suspiran por emociones y por amor, fue todo un honor. ¡¡¡Espero que se repita muy pronto!!!

Sandra Andrés. RománTica’S nº11 a) Me encanta leer en las escalinatas de la Ópera Garnier y sentir la brisa estival en mi rostro mientras alzo de cuando en cuando la vista para admirar la gran avenida que se extiende ante mí. Aunque recuerdo que en una ocasión, me detuve a leer uno de los cuentos de Oscar Wilde sentada en frente de su tumba en el cementerio Pere Lachaise. b) Sin dudarlo, escogería a dos: Víctor Hugo y Gastón Leroux. El primero porque le considero mi maestro y mentor, y el segundo para poder preguntarle acerca del Fantasma… Sería maravilloso cenar con ellos en uno de los fantásticos salones del Café de la Paix. c) Me hizo mucha ilusión la entrevista y aparecer en vuestra revista. Estas cosas son las que animan a una escritora a seguir escribiendo, a seguir imaginando historias y estar en contacto con sus lectores. Muchas felicidades por el cuarto aniversario de la revista ¡y que podáis seguir muchísimos años más! Os felicito con mucho cariño.

Olivia Monterrey. RománTica’S nº12 a) En una tienda de campaña improvisada con sábanas, construida en la terraza de una piscina. Yo era muy pequeña y me metía allí siempre para leer mis cuentos y también para pintar libros de colorear. En verano leo en el balcón o encima del pozo que hay en esa misma terraza, pero mi sitio preferido siempre será la cama. b) Ya que debo decir un escritor, me contendré las ganas de mentar a Leonardo Da Vinci ;P Me encantaría compartir cena con William Shakespeare en el Londres del siglo XIX, en el salón de una lujosa casa decorada con el gusto de la época, y así poder hablar de sus experiencias y de las circunstancias en las que se encontraba cuando escribió sus obras. Los invitados serían Mary Shelley, Lord Byron, Fernando de Rojas, Miguel de Cervantes, Ovidio, Homero, Catulo y el gran Quevedo. Los autores no concuerdan con la época, ¡pero ahí está la gracia! c) Me hizo mucha ilusión que Carolina me entrevistara para la revista RománTica'S. Además de que la admiro como persona y como escritora, fue un gran orgullo aparecer en un mismo número junto a otras grandes autoras, ya que acababa de empezar en este mundillo y me consideraba (y me sigo considerando) una mera principiante a la que le falta mucho por aprender todavía.

9 RománTica'S


Ángeles Ibirika. RománTica’S nº13 a) Ha habido muchos lugares extraños e inadecuados en los que me ha llegado la inspiración. Algunos tan desacertados que me niego a nombrarlos (risas). Te puedo contar el último, que fue en la sala de espera del ginecólogo, ¡con lo poco que me gustan a mí esas revisiones! La verdad es que ya estaba impaciente porque hacía unos minutitos que debía haber entrado a la consulta, cuando de pronto me vi rogando porque la enfermera tardara un poquito más en llamarme a la vez que sacaba con rapidez la libreta del bolso para apuntar la idea. Y es que, esas cosas, o las anotas al momento o desaparecen para siempre. b) Elegir solo unos pocos escritores es muy difícil, pero me haré a la idea de que es imprescindible si de verdad quiero disfrutar de su compañía y aprender de ellos (risas). Ya que se trata de soñar, la celebraría en la desvencijada casa «Cumbres borrascosas», porque estoy segura de que los lugares hablan y cuentan historias, y esas paredes encierran muchas emociones apasionadas. Manjares, pondría pocos, para no perder el tiempo en saborearlos y poder así hablar sin descanso. Fresas y chocolate, ambos en abundancia, bastarían. Los escritores, variados, para que la conversación fuera apasionada además de interesante: Charles Dickens, Jane Austen, William Shakespeare, Federico García Lorca, Oscar Wilde, Truman Capote. Todos ellos tienen obras magníficas que perdurarán para siempre en la historia. Solo con pensar en novelas como «Orgullo y prejuicio» o «Grandes esperanzas» ya se me eriza la piel. Y, por supuesto, alargaría la velada hasta el desayuno. Con la luz del día seguro que la conversación tomaría nuevas fuerzas y diferentes direcciones. c) Repasando mentalmente aquel momento, saco varias conclusiones. Soy una incondicional de vuestra revista desde el primer número, y recuerdo que aparecer en ella supuso para mí un inesperado regalo. Al recordarlo he pensado que mi emoción pudo ser debida a que tan solo había publicado mi novela «Entre sueños» y estaba escribiendo «Antes y después de odiarte». Estaba comenzando y todo me resultaba nuevo y fascinante. Pero enseguida me he dado cuenta de que todo sigue siéndome igual de nuevo, igual de fascinante, y que aparecer de nuevo en vuestra revista vuelve a suponer un enorme regalo. ¡Gracias por ello, y gracias por lo que hacéis por la novela romántica!

Megan Maxwell. RománTica’S nº14 a) Uisss. Para eso soy muy normalita. Leo y escribo en sitios muy normales. b) Ni que decir tiene que la cena sería en el Castillo de Eilean Donan en Escocia y las escritoras que os encontraríais serían Olivia Ardey y Lydia Leite. Creo que su compañía en esa bonita cena para mí sería la más deseada. c) Para mí, aparecer en la Revista RománTica´S me supuso un momento muy feliz. Verme junto a otras compañeras fue algo maravilloso a nivel personal. Besosssssssssss

Victoria Álvarez. RománTica’S nº15 a) Cuando vivía en Roma solía escribir después de comer en el Cementerio Protestante que se encuentra al sur de la ciudad, una preciosa pradera en la que están enterrados John Keats y Percy Shelley. Es uno de los sitios más tranquilos que he conocido. De todas formas no suelo escribir demasiado a mano; prefiero hacerlo directamente a ordenador. b) ¡Sería sin lugar a dudas Oscar Wilde! Pero no estoy segura de a qué restaurante preferiría que lo llevara. Si dependiera de mí escogería una mesa apartada en el lujoso Caffè Greco de Roma, en el Florian de Venecia o en el de la Paix de París. Y no le dejaría marcharse hasta que hubiera respondido a unas mil preguntas que me moriría de ganas de poder hacerle. c) Victoria Álvarez: "Siempre guardaré un bonito recuerdo de la entrevista para Romántica's, tanto por ser una de las primeras que me realizaron en el momento en que publiqué "Hojas de dedalera", mi primera novela, como por haber sido Carolina Iñesta quien me la hizo, una suerte tratándose de una amiga y un privilegio siendo una escritora a la que admiraba antes de poder conocerla.

RománTica'S 10


Ariadna Mc Callen. RománTica’S nº16 a) En castillos. Es un lugar que me encanta, es mágico. b) Bueno... invitaría a muchas autoras. Arlette Geneve, Lena Valenti y Laura Mercé como nacionales. Luego, a extranjeras: Monica McCarty, Jessica Bird, Sherrillyn Kenyon, Judith McNaught, Lisa Kleypas, Jane Austen, Charlotte Bronte... y ¡muchas más! El lugar donde celebraría el banquete sería en el castillo de Sigüenza (Hoy en día parador nacional). Un lugar precioso. Hace unos años estuve allí de vacaciones y jamás olvidaré aquella gran fortificación. c) A mí me supuso mucho aparecer en RománTica´S. Gracias a la maravillosa entrevista, el público lector pudo conocer un poquito más de mí, de mis historias y aficiones.

Karol Scandiu. RománTica’S nº17 a) En la cola del paro. Sı́, suena a risa, pero es verdad; hace bien poco de hecho, estaba en la tan afable oficina de empleo (a la que ahora a de acudirse con cita previa), y de pronto no podı́a dejar de pensar en una historia. Suelo tomar apuntes en el ordenador, no llevo libretas siquiera, pero tuve que hacerlo: con un trozo de papel que le pedı́ al amable guardia de seguridad, escribı́ el principio de un relato que, a dı́a de hoy, está terminado y con 10 pá ginas, y pronto formará parte de un proyecto muy bonito... y hasta aquı́ puedo leer^^ b) Stephen King. Lo digo de primeras porque no podrı́a ser otro^^ Es mi ı́dolo desde la infancia, y sin lugar a dudas, cenarı́a en Maine, y el dó nde, eso se lo dejarı́a a é l... que es Stephen King, qué menos que elija el restaurante... A mi otro lado, ya dispuestos a cenar en buena compañ ı́a, tendrı́a sentado al señ or Poe, sin su gato negro que me ha traumatizado de por vida^^, y... bueno, creo que tendrı́a que cerrar el restaurante solo para la cena si pudiera llevarme a todos los que me gustarı́a. c) Gracias a la escritora y una entrevistadora increı́ble como Carolina he tenido la oportunidad de estar en la revista Romá nTica´S. Para mı́, todo un honor y orgullo poder hablar de mi ojito derecho con y para las lectoras de la revista, y que espero siga creciendo y llevando la romá ntica en todas sus ramas a cada dı́a má s lectores á vidos. Un fuerte abrazo y feliz aniversario.

Mercedes Perles Ortolá. RománTica’S nº18 a) ¿El sitio más raro? La pregunta correcta sería ¿Donde no te has puesto a leer un libro? Mira, llevo uno en el coche porque cuando subo al cole a por mi hija, mientras espero, leo un poco. Cuando tengo que ir a hacer gestiones por Denia (ir a Hacienda, al INEM, al médico, etc.) llevo otro libro detrás. En la mesa del salón tengo otro y en la estantería del baño, otro. ¡Por Dios, si me he puesto a leer a la luz de las velas dentro de la bañera mientras me daba un baño relajante! b) Si pudiera organizar una reunión la haría, sin lugar a dudas, en mi particular final del mundo. En Denia, en la localidad donde vivo, hay una playa al final de las Rotas (la playa de rocas de Denia). Está a los pies del cabo de San Antonio, es pequeña pero preciosa. ¡No puedo contar las veces que me he ido a escribir allí con mi portátil! ¿A quién invitaría? Primero a Jane Austen, a mi loquita preferida que es Encarnación Alcalde Brotons, a la grandísima Lena Valenti, a Olivia Ardey, Megan Maxwell, Raquel Cruz, Raquel Otero, Liah S. Queipo y a Alberto Vázquez Figueroa porque estoy enamorada de su trilogía Océano, Yáiza y Maradentro (de hecho mi hija se llama Yáiza por culpa de esos libros) y a mi «compi» Tamara Carmona Sánchez. En cuanto a lo que comeríamos: PAELLA, por supuesto, ¡¡¡como buena valenciana!!! JAJAJAJA. Aunque yo no le hago ascos a nada.

11 RománTica'S


Liah S. Keipo. RománTica’S nº19 a) Tengo muchas autoras favoritas, y muchos libros que me han maravillado y que he leído una y otra vez. Primero, y vamos a resaltar las escritoras españolas, tengo a Lena Valenti. Para mí es la escritora española en el género paranormal que más ha hecho por éste y que más puertas está abriendo. Tiene una forma de escribir directa y su Saga Vanir me tiene enganchada desde los inicios. Siguiendo con el género paranormal, tengo a Jeaniene Frost, JR. Ward y Sherrilyn Kenyon. b) ¿Con quién me gustaría cenar? Pues con cualquiera de las citadas anteriormente, me encantaría. Y más que definir la época, que el mundo de los corsets antiguos me tiene enamorada, me encantaría que el ambiente estuviera impregnado de ese lado oscuro que tienen las novelas paranormales. c)Para mí fue todo un honor el poder participar en la revista RomanTica´S . Trabajar con gente llena de ilusión siempre es muy reconfortarle. Espero poder volver a participar en ella algún día. Aprovecho la ocasión para felicitarles por su cuarto aniversario. Espero y deseo que duren y crezcan mucho más. Besazos

Camila Winter. RománTica’S nº20 a) ¿Sitios extraños para leer o escribir? Ninguno, siempre escribo en la PC que tengo con vista a un inmenso monte de pinos y arena, es mi inspiración. Y leer, he leído en bus, mientras esperaba al dentista... pero no sé si son lugares muy extraños... b)Ah, una cena. La tendría con Edgard Allan Poe, Oscar Wilde, Daphne du Murier, Rosamunde Pilcher, y Victoria Holt. La mezcla es explosiva y peligrosa, sobre todo por la ironía de Wilde y la locura de A. Poe. Y me encantaría cenar en algún restaurant de París o Londres, mis dos ciudades favoritas. c) Aparecer en revista RománTica’S fue muy emocionante, verme allí me tuvo loca de contenta mucho tiempo. Un privilegio y un obsequio que no me esperaba... ¡Un beso grande desde estas lejanas tierras de Uruguay! Ay, cómo quisiera estar en España dándome baños de mar.

Olga Salar. RománTica’S nº21 a) La verdad es que de sitios extrañ os voy bien servida, Jajajajaja. Llevo la libretita má gica en el bolso y la saco cada dos por tres, aunque dispuesta a darte una respuesta a tu pregunta, te diré que tras finalizar la presentació n de Romance Inmortal en la misma librerı́a en que la hicimos, estuve tomando notas de una idea para una novela. Parece que las librerı́as son lugares recurrentes para mı́, jajajajaja b) Fantá stica pregunta, aquı́ voy a explayarme en mi frikismo, jajajaja El lugar en que se celebraría, ya que es un sueño permíteme deleitarme en mi sueño, sería en Hogwarts, en cuestión de invitados la lista es larga, jajajaja. No podrían faltar a mi cena Mario Benedetti, Lord Byron, Stendhal, Jane Austen, Dostoievski, Julia Quinn, Casandra Clare, J.K Rowling… Te aseguro que podría seguir, pero la lista sería muy larga. ¿Qué presupuesto tengo para la cena? Es por no pasarme con las invitaciones, jajajaja c) Hola, preciosa. Pues la verdad es que me hizo muchísima ilusión aparecer en la revista. Para alguien que empieza, la revista RománTica´S supone un empujoncito, un modo directo de llegar a las lectoras del género. Como digo, me hizo mucha ilusión verme en la revista.

RománTica'S 12


Connie Jett. RománTica’S nº22 a) Llevo siempre una libretita para tomar apuntes –que nunca encuentro‐ de las cosas que llaman mi atenció n, aunque a veces utilizo el reverso de los tickets de compras, servilletas o pañ uelos descartables, todo lo que derive del papel es ú til. ¿Sitios extrañ os? Muchos, pero dó nde siempre me inspiro es en los aeropuertos. Es uno de mis sitios favoritos, allı́ creo historias, escucho conversaciones y observo gestos e ilusiones. Lo considero un ambiente lleno sensaciones opuestas. b) ¡Vaya pregunta! ¿Una cena? Sin duda con Julio Có rtazar, los dos solos en Parı́s. Un pequeñ o restaurante a la luz de la velas dó nde celebrarı́amos nuestro primer libro juntos. Dos argentinos rememorando con nostalgia el encanto de ser porteñ os. c) Muchı́simas gracias a todo el maravilloso equipo de la Revista RomanTica’S por el apoyo incondicional y de calidad que ofrecen mes a mes a las autoras de romá ntica. Ha sido un honor para mı́, participar en vuestro proyecto y en especial de la mano de una gran compañ era, como lo es, la escritora, Carolina Iñ esta Quesada. Juntas tuvimos una agradable conversació n entre amigas que se convirtió en una intensa entrevista de cuatro pá ginas, supuso para mı́ una oportunidad estupenda, dó nde no solo me aportó mayor visibilidad como autora sino que tambié n pude compartir mi cotidiano con má s lectores unidos por la misma pasió n, la literatura. ¡Feliz aniversario! Connie Jett

Olivia Ardey. RománTica’S nº23 a) Pues el sitio má s raro donde me suelo inspirar es fregando los cacharros. A veces mi marido me dice, «¿por qué no metes eso en el lavaplatos?» y yo «deja, deja, que estoy pensando». Cuando me pasa eso, memorizo. Tomo notas mentales. b) Invitarı́a a Lorenzo Silva, Andrea Camilleri, Eduardo Mendoza, Megan Maxwell, Lydia Leyte, Noelia Amarillo y Diana Palmer. Qué bien nos lo ı́bamos a pasar; risas aseguradas y charla sin fin sobre novela negra, historias romá nticas, libros divertidos y cocina de distintos paı́ses. c) Una alegrı́a grandı́sima, porque soy lectora habitual de la revista desde el primer nú mero. Y aparecer en ella de la mano de una compañ era como Carolina, es algo que recuerdo con mucho cariñ o.

Lucía Arca. RománTica’S a) Hoy he tenido un arrebato de inspiració n en la ducha. No he podido tomar nota, pero sı́ repetir la idea concebida reiteradamente hasta poder apuntarlo en el mó vil una vez he salido del agua. b) Estoy convencida de que me quedarı́a embobada escuchando a William Shakespeare, me entretendrı́a sobremanera con las corrosivas crı́ticas sociales de Oscar Wilde y Daniel Waters y disfrutarı́a hablando de inmortalidad con Alyson Noë l y L.J.Smith. Jú ntalos a todos y ponlos en un precioso cenador en mitad de la naturaleza, al anochecer y con vistas a un castillo en ruinas y un hermoso lago. Si sirven helado de caramelo, tarta de chocolate, un buen vino tinto e invitan a cantar a Tarja Turunen…creo que muero de la impresió n. c) Escribir es en sı́ mismo algo que supone una inyecció n de adrenalina, el que ademá s me publiquen es un plus, ya que puedo compartir mis personajes e historias con el pú blico, personas que encontrará n en ellos algo a lo que aferrarse o con lo que soñ ar; retazos de su vida, sueñ os o pesadillas. Pero que ademá s de todo eso, un equipo como el de Romantica´s ceda unos pá rrafos a mi novela y mi persona, es un honor y algo que sin duda eleva un poquito má s las comisuras de mis labios. Gracias por ayudar a difundir no solo la cultura, sino el entretenimiento entintado y ofrecer un espacio de calidad para dar a conocer nuevos autores e historias.

Ahora lo interesantísimo sería, ¡irnos de cena con todas ellas! Y seguir y seguir preguntando. Mientras tanto, las seguiremos conociendo a través de sus historias. Feliz 4º aniversario.  

13 RománTica'S


Una entrevista de Noelia Amarillo a su autora ARLETTE GENEVE

Esta  tarde  hablaremos  sobre  «Vindicatio»  con  su  autora,    Arlette  Geneve,  escritora  ilicitana  que  tiene en su haber obras tan maravillosas como «El  carcelero de Isbiliya», uno de los diez finalistas del  Premio  Planeta  2008,  o  «Mudaÿÿan»,  VI  Premio  Terciopelo de Novela Romántica. Arlette se mueve  como  pez  en  el  agua  en  el  género  histórico  con  novelas intensas y muy bien documentadas que no  dejan  a  nadie  indiferente,  aunque  yo,  que  he  tenido el privilegio de leer «La última cita» no dejo  de  reclamarle  más  novelas  contemporáneas.  De  hecho,  desde  aquí  vuelvo  a  hacerlo,.  Arlette,  ¡¡quiero más!!  

RománTica'S 14


15 RománTica'S


Antes  de  nada  permíteme  darte  las  gracias  por  acceder  a  esta  entrevista, Arlette, es un verdadero placer.   El  placer  es  mío,  Noelia.  Me  encanta  este  rato  que  vamos  a  pasar  juntas.  Siempre  me  ha  parecido  que  escribir  novela  histórica  es  muy  complicado, no solo por el proceso de documentación, sino porque  la Historia no puede cambiarse, y por tanto el autor debe hacer uso  de  toda  su  imaginación  e  inteligencia  para  crear  una  trama  coherente con la época y los acontecimientos históricos en los que  sitúa la novela.  Dicho esto, confieso que estoy como loca por leer  «Vindicatio», su nueva novela, que transcurre en... ¡Roma!  

¿Por qué Roma? Porque  caí  rendida  a  sus  pies  cuando  la  visité  por  primera  vez.  Me  lanzó  el  duende  de  los  emperadores  un  flechazo  que  se  me  clavó  directa‐mente en el corazón. Solté el aliento, no por el calor, que fue  brutal, sino porque el color rojo de los edificios junto con el verde de  los árboles me cautivó por completo: La Via Sacra. El foro. La curia. El  coliseo… uf, podría seguir y seguir. Estoy loca por Roma.  ¿Cómo fue el proceso de documentación? ¿Usaste... mapas, planos,  biografías?   Me serví de mis libros de universidad: diccionario de jurisprudencia  romana. Derecho privado romano. Historia del derecho español. Y leí  los  libros  de,  Augusto,  el  primer  emperador  de  Anthony  Everitt.  También  Cesares,  la  dinastía  de  la  Roma  Imperial  de  José  Manuel  Roldan.   ¿Qué aspectos de la documentación te dieron más problemas?   Los  hombres  de  confianza  del  emperador:  Mecenas  y  Agripas.  Hay  poca  documentación  sobre  ellos  porque  la  mayoría  de  obras  se  basan  en  la  vida  y  obras  de  los  emperadores.  Del  general  Marco  Antonio  sí  que  encontré  mucha  información  valiosa  que  utilizaré  para alguna otra novela. Dios mío qué juego me da ese general tan  rebelde.   La  línea  temporal  de  la  novela  se  basa  en  hechos  históricos,  ¿fue  complicado tejer el entramado histórico real con el ficticio?   Como  se  sucedían  tantas  intrigas  políticas  no  me  resultó  difícil.  Me  tomé  una  pequeña  licencia  de  autor  para  preparar  el  centro  neurálgico de la trama. Cesar Augusto se nombró así mismo Censor,  un  puesto  que  ambicionaban  muchos  políticos  de  Roma.  Jugué  un  poco con la  posibilidad de un nuevo nombramiento, y el resto vino  rodado.  Háblanos  un  poco  de  Aradia  y  Lucio  (los  protagonistas  de  «Vindicatio»), ¿Contra qué tendrán que enfrentarse?  Ella  con  una  injusticia  que  os  encogerá  el  corazón.  Él  con  su  deber  hacia  Roma  y  el  afecto  hacia  su  mejor  amigo.  Máximo  se  sentirá  dividido.  Desangelado.  Tendrá  que  tomar  unas  decisiones  que  pondrán en entre dicho su carrera como militar y su fidelidad como  persona. 

RománTica'S 16

                                  ¿Qué  porcentaje  de  histórica  y de romance hay en tu  obra  «Vindicatio»?   La  parte  histórica  es  muy  sólida. Firme, pero no desme‐ rece en nada la bonita historia  de  amor  entre  un  general  ro‐ mano,  y  una  sencilla  mucha‐ cha  de  campo.  Lucio  Máximo  me  tiene  el  corazón  ganado  de forma absoluta y completa.  Y  confío  que  se  lo  robe  tam‐ bién a las lectoras.  «Vindicatio»  es  una  de  las  pocas,  poquísimas,  novelas  de  género  romántico  histó‐ rico  que  se  desarrollan  en  Roma... ¿Te da, no miedo, pe‐ ro quizás sí respeto, el arries‐ garte  con  esta  época  en  un  género,  el  histórico,  copado  por  los  highlanders  y  la  re‐ gencia?  Buena pregunta, pero, recuer‐ da  que  estás  entrevistando  a  Arlette  Geneve.  Si  de  algo  he  dejado  constancia  es  que  no  le  tengo  miedo  a  adentrarme  en  la  historia  y  utilizarla  para  crear el marco apropiado para  hilar una historia de amor con  una buena base. 


Lo  hice  con  la  Reconquista  y  «El  carcelero  de  Isbiliya».  Con  la  Guerra  de  Independencia  y  «Expiación».  Con  las  guerras  carlistas  en  la  trilogía  Beresford.  Con  la  II  Guerra  Mundial  en  «Amarte, siempre». La historia está ahí para que  la  utilicemos.  Lástima  que  sean  tan  poquitas  las  escritoras  que  se  atreven  a  romper  los  moldes  impuestos por el coloso norteamericano. 

sobre su trabajo. Habrá más novelas sobre Roma  pero  no  una  continuación  de  «Vindicatio».  Bue‐ no,  rectifico  un  poco,  si  me  lo  pidiera  el  señor  Ridley Scott para hacer una saga cinematográfica,  me lo pensaría y mucho…;)  

¿Qué sentiste al escribirla?   Mucho  respeto.  Lucio  Máximo  tenía  que  ser  un  hombre  cabal.  Completo.  Y  Aradia  el  comple‐ mento  perfecto  para  un  hombre  tan  lleno  de  matices  y  auténtico.  Estoy  muy  orgullosa  con  el  resultado.   ¿Cuál esperas que sea la reacción de los lectores  al  leerla?  Y,  más  importante  aún,  ¿qué  te  gustaría que sintieran?  ¿La  reacción  de  los  lectores?  Que  se  dejen  de  prejuicios.  Que  se  atrevan  a  leer  y  disfrutar  de  una  historia  diferente.  ¿Qué  me  gustaría  que  sintieran? Emoción. Que Lucio Máximo les llegue  a  los  corazones  como  me  llegó  a  mi  cuando  escribí la historia de ambos.   ¿Habrá  más  novelas  sobre  Roma,  quizá  una  continuación de «Vindicatio»?   ¿Continuación?  No.  Los  lectores  no  se  merecen  esa  incertidumbre  de  cuándo  saldrá  la  siguiente  novela.  El  autor  tampoco  se  merece  esa  presión 

Tpmp!ft!ofdftbsjp!vo!jotubouf! bdjbhp!qbsb!dbncjbsopt!fm! eftujop! «Vindicatio», sencillamente espectacular.

¿Qué estás escribiendo ahora?  ¿Romántica?  La  rendición  de  la  ciudad  de  Granada y la entrega de la misma por Boabdil el  chico  a  los  reyes  Isabel  y  Fernando,  se  titula,  «Masa´A  Alkair  Granada»  o,  lo  que  es  lo  mismo,  Buenas noches Granada.  Aunque  de  momento  no  puedo desvelar nada, sorry.  Si  pudieras  viajar  en  el  tiempo...  ¿Qué  época  y  lugar elegirías?   Muchos,  uno  de  ellos  cuando  se  fundó  la  ciudad  de Emerita Augusta. Me encantaría ser la hija de  un  pretor  o  un  centurión  romano.  La  de  aventuras  que  viviría.  Y  sabiendo  lo  que  sé,  qué  mal se lo haría pasar al gobernador de la ciudad:  Publio Carisio.  Muchas  gracias  por  esta  maravillosa  entrevista,  ha sido un verdadero placer.  A  ti  Noelia.  Ha  sido  muy  bonito  contestar  a  las  preguntas.  Igualmente  le  doy  mil  gracias  a  las  lectoras  que  me  leen,  y  aquellas  que  piensan  darme  la  oportunidad  de  conocerme  mediante  «Vindicatio».  También  a  las  chicas  maravillosas  de la revista RománTica’S.  

17 RománTica'S


RomรกnTica'S 18


CLAUDIA VELASCO   Periodista de profesión y  escritora por vocación…   cursó estudios de periodismo  en la Complutense de Madrid,  ciudad donde reside. Trabaja  en una agencia de prensa y  combina su pasión por los   viajes y la historia, con su trabajo  y su amor por la literatura.   Una entrevista de M. M. Franco 

Querida Claudia, ni te imaginas el gran reto que  supone entrevistar a una profesional del gremio  de  la  información,  pero,  estoy  encantada  de  hacerlo,  aunque  sea  la  primera  y  la  última  que  haga.  Sin  embargo,  debo  advertirte  que  no  es  una  entrevista  cualquiera  ni  busco  respuestas  políticamente  correctas,  todo  lo  contrario,  deseo  que  nos  muestres  a  la  verdadera  Claudia  Velasco,  esa  gran  desconocida  para  la  mayoría  de lectores y editores.  En primer lugar, felicidades por la publicación de  «Me miraré siempre en tus ojos», realmente un  título  precioso  y  que  viene  respaldado  por  una  editorial  tan  prestigiosa  como  Harlequín.  Cuén‐ tanos  un  poco  sobre  tus  inicios.  Háblanos  un  poco sobre ti, de tus inquietudes y metas. Gracias a ti por tu entrevista, es un honor que me  la hagas tú, que además de admirada compañera  eres  mi  amiga,  y  que  sepas  que  contestaré  a  todo, y con mucho placer.  Bueno,  hablar  de  uno  mismo  es  complicadísimo,  de  mis  inicios  puedo  decirte  que  siempre  quise  ser  escritora  y  que  de  hecho  estudié  periodismo  para  poder  dedicarme  en  un  futuro  a  esto  de  la  literatura.  Pasan  los  años  y  sigo  siendo  una  periodista que escribe novelas (afortunada de mí,  no  me  quejo)  y  que  sueña  con  poder,  algún  día,  dedicarse sólo a escribir novelas, esa es mi mayor 

meta  o  sueño  y  nunca  se  sabe…  la  vida  da  muchas vueltas. Sobre mis inquietudes, son muy  sencillas porque tengo una vida muy ocupada, así  que  mis  grandes  pasiones  son  viajar,  especial‐ mente  al  Reino  Unido  e  Irlanda,  leer,  el  cine,  la  televisión, la música y escribir, que es lo más que  me gusta en el mundo.  ¿Cómo  es  un  día  de  trabajo  habitual  para  Claudia Velasco? ¿Y un día de ocio?  Mi trabajo es bastante esclavo, sin horarios y solo  descanso  un  día  y  medio  a  la  semana.  Trabajo  para  una  agencia  de  prensa  internacional  y  mi  labor  por  las  mañanas  se  resume  en  leer  la  prensa,  ver  lo  que  se  cuece  en  Internet,  las  televisiones,  siempre  atentos  a  la  actualidad,  enviando y recibiendo material gráfico de todo el  mundo,  organizando  la  actividad  de  nuestros  reporteros  y  por  las  tardes,  escribir  todos  los  reportajes, noticias e informaciones que nosotros  hacemos  llegar  a  nuestros  clientes,  que  son  los  medios de comunicación escritos de toda España,  y  también  los  del  extranjero.  Como  ves,  no  paramos y eso me ha convertido a lo largo de los  años  en  una  persona  con  poco  tiempo  libre.  Un  día de ocio (¿qué es eso?, jajaja) puede ser salir a  pasear con una amiga, ir  al cine, ver televisión o  pasarme  el  día  escribiendo  en  casa…  mi  ocio  se  limita  a  veces  solo  a  poder  escribir  sin  interrup‐ ciones un sábado entero.. 

  19 RománTica'S


¿Te ves a ti misma como alguien que se ha salido  del camino que le trazaron?  No  lo  sé.  Supongo  que  mis  padres  hubiesen  preferido  (ya  que  soy  la  única  niña  entre  tres  hermanos) que me quedara en Chile (donde nací  y viví hasta los dieciocho años) que estuviera más  cerca y fuera menos aventurera, pero no fue así,  desde  muy  jovencita  tuve  claro  lo  que  quería  hacer  en  la  vida,  que  era  viajar,  estudiar  en  Europa  y  ser  independiente,  y  gracias  a  Dios  no  me  quejo.  He  tenido  (y  sigo  teniendo)  una  vida  rica en experiencias, he conocido muchos países,  a mucha gente, trabajo en mi profesión, soy muy  independiente, y jamás he tenido miedo a luchar  por lo que he querido hacer, supongo que me salí  un  poco  del  camino  ideal,  o  que  me  trazaron,  pero soy muy afortunada de haberlo hecho. 

 

En estos momentos de la brutal crisis del perio‐ dismo. ¿Cómo ves, desde fuera, la profesión que  ejerces?  La veo muy mal, la verdad. Desde hace un año se  han  destruido  más  de  ocho  mil  puestos  de  trabajo en el mundo de la prensa y los medios de  comunicación.  La  publicidad  se  retira,  se  cierran  periódicos, revistas, los estudiantes que salen de  las facultades apenas tienen oportunidades y los  que llevamos muchos años en esto, estamos en la  cuerda floja. Por una parte la crisis económica ha  dado  a  la  prensa  un  papel  muy  importante,  parece  que  la  gente  está  más  interesada  que  nunca  en  saber  qué  pasa,  qué  hay  de  la  corrupción,  los  grandes  escándalos,  se  ha  disparado  el  interés  por  los  sucesos,  los  tremendos  crímenes,  el  periodismo  judicial…  y  por  otro,  la  calidad  se  deteriora,  prolifera  la  televisión  basura  y  se  destruyen  puestos  de  trabajo.  Creo,  sinceramente,  que  estamos  viviendo  una  transformación  dramática  en  nuestro gremio y de esta tremenda crisis también  saldremos  renovados  y  fortalecidos,  eso  espero,  porque  afortunadamente  las  nuevas  tecnologías  y  los  nuevos  soportes  de  comunicación  a  nosotros  nos  están  abriendo  continuamente  nuevas  oportunidades,  espero  que  sepamos  aprovecharlas. 

 

¿Cómo  una  periodista  con  más  de  veinte  años  en  la  profesión  llega  a  convertirse  en  Escritora  de novelas románticas?  Bueno,  como  comenté  al  principio,  yo  siempre  quise ser escritora, lo que pasa es que una amiga  mía, Azucena, era lectora de novela romántica y,  

RománTica'S 20

                     

              aunque por mi desconocimiento del género yo lo  miraba  un  poco  mal,  ella  me  presentó  a  la  gran  Diana  Gabaldon  y  mi  opinión  cambió  de  forma  radical.  En  ese  preciso  momento  (después  de  leerme  todo  lo  que  había  publicado  de  ella)  decidí escribir una novela romántica y regalársela  a mi amiga, con la fortuna de que ella se enteró  de que una editorial argentina, Vestales, buscaba  manuscritos.  Les  mandé  mi  primera  novela,  El  Medallón  de  los  Lancaster,  les  gustó,  se  la  quedaron, la publicaron en el 2007 y hasta hoy. Y  me  encanta  escribir  novela  romántica,  me  divierto mucho.  ¿A qué retos te enfrentas cada vez que empiezas  un libro?  A  muchos,  especialmente  a  intentar  contar  de  forma  divertida,  atractiva  y  sencilla  esa  historia  que a mí me ronda en mi cabeza y en mi corazón,  y que necesito plasmar en el papel antes de que  me vuelva loca. Ja, ja.  Lo siento, pero no puedo evitar reírme. 


BALLET   a «ritmo» de ROCK y una historia     de amor que se sale de cualquier     canon romántico «preconcebido».   Dura, emocionante.     Absolutamente adictiva.     Así es su última novela.                                       ¿Qué  te  gusta  destacar  en  los  protagonistas  masculinos? ¿Por qué motivo?  Bueno,  cada  uno  es  diferente.  Alguno  es  un  lord  inglés  del  siglo  XVI  (William  Forterque‐Hamilton  de  la  Saga  Lancaster)  y  destaco  su  nobleza,  su  papel  como  responsable  de  muchas  almas  y  su  ducado,  su  valentía…  otro  es  un  médico  militar  del  siglo  XIX  (George  Connaught  de  «Somos  tú  y  yo»)  del  que  destaqué  su  inteligencia,    su  generosidad  y  su  ternura.  Un  piloto  de  la  Real  Fuerza Aérea Británica durante la segunda guerra  mundial  (Robert  McGregor  de  «El  cielo  en  llamas»)  que  era  un  tipo  realmente  valiente,  divertido, espontáneo y un galán muy guapo o un  cantante  de  rock  irlandés  muy  famoso  (Ronan  Molhoney  de  «Me  miraré  siempre  en  tus  ojos»)  del que he destacado su pasión, su capacidad de  sacrificar  todo  por  la  mujer  que  ama,  su  sensibilidad…  Todos  tienen  algo  diferente,  solo  coinciden  en  una  cosa:  no  tienen  miedo  a  sus  sentimientos,  que  es  una  cualidad  que  valoro  enormemente en las personas. 

¿Qué es lo  que más  te gusta de la  profesión de  escritora? ¿Y lo que menos?   Lo que más: escribir. Es mi terapia, mi pasión, mi  distracción,  mi  forma  de  vida.  Soy  una  privilegiada  que  da  gracias  a  Dios  todos  los  días  por  poder  contar  historias  que  además,  hay  personas  que  disfrutan.  Lo  peor:  algunas  experiencias editoriales que no son plato de buen  gusto para nadie, el sentirse a veces muy sola en  esta  carrera  y  algunas  decepciones  que  prefiero  no recordar.  En  el  género  romántico  las  lectoras  nos  fijamos  más  en  los  personajes  masculinos,  pero  yo  quiero  ir  un  poco  más  allá.  ¿A  cuál  de  tus  personajes femeninos le tienes más cariño?   Qué  difícil…    todas  me  gustan  y  por  diversas  razones. Pero si tengo que elegir: Elizabeth Butler  de La Saga Lancaster.  ¿Qué significa ese personaje para ti?  Fue  mi  primer  personaje,  de  la  primera  novela.  Jamás podré olvidarme de ella.  Voy a hacerte una pregunta controvertida, pero  como  soy  la  entrevistadora…  En  España  el  género  romántico  suele  estar  menospreciado,  ¿cuál crees que es la causa? ¿Y la solución?  La causa es el desconocimiento. Desde  mi punto  de vista, la gente no tiene ni idea de lo que es la  novela  romántica,  la  asocian  directamente  con  folletines  insulsos  o  Corín  Tellado,  con  todo  el  respeto  hacia  Corín  Tellado  que  vendió  millones  de  novelas  y  que  al  final  se  transformó  en  un  género  en  sí  misma.  Te  dicen  que  es  un  género  menor y a la par reconocen que han leído a Jane  Austen  o  a  las  hermanas  Brönte  y  que  adoran  «Sentido  y  Sensibilidad»…  la  gente  no  sabe  que  lleva leyendo novela romántica desde hace siglos,  se creen muy cultos ignorando al género cuando  su problema es justamente su desinformación, su  ignorancia  al  respecto.  Supongo  que  en  eso  los  anglosajones  nos  llevan  generaciones  de  adelanto. Y no sé cuál puede ser la solución, salvo  que  las  autoras  que  estamos  inmersas  en  esta  nueva  y  potente  oleada  de  novela  romántica  en  castellano  sigamos  peleando  por  mantener  un  nivel alto, escribir con la mayor calidad posible y  trabajar con la misma seriedad que el resto de los  escritores.  Tal  vez  así  público  y  editores  nos  tomen más en serio.  Tengo  que  hacerte  la  pregunta  del  millón,  lo  sabes,  ¿verdad?  Estoy  muy  interesada  en  cono‐

21 RománTica'S


cer  tu  opinión  sobre  el  boom  del  sexo  vertical  y  hombres  que  viven  en  sus  mundos  de  yupies,  y  que  nos  intentan  hacer  tragar  las  editoriales  como  aceite  de  ricino  aunque  no  estemos  enfermos.  Creo que es un  boom como cualquier otro. Lo que  a mí me sorprende es que la gente se vuelva loca  con  esta  avalancha  de  novela  erótica  como  si  fuera el gran invento del  siglo XXI, si en realidad  llevamos  siglos  y  siglos  leyendo  novela  erótica,  pero en fin, pienso que es una moda más, como  en  su  momento  fueron  los  vampiros.  Personal‐ mente  no  leo  esa  novela  erótica  súper  moderna  que  se  lleva  tanto  hoy  en  día  porque  soy  una  feminista  convencida,  una  mujer  progresista  y  consecuente,  y  a  veces  he  leído  cosas  que  ofenden  a  mis  principios,  que  me  parecen  misoginia pura, y por ahí no paso.   ¿Piensas  que  se  ha  acabado  el  verdadero  romanticismo  para  las  que  nos  gusta  leer  auténticas novelas románticas?   No,  en  absoluto.  Hay  público  y  escritores  para  todos  los  gustos,  afortunadamente,  y  también  editores  que  han  comprendido  hace  tiempo  que  no  se  pueden  centrar  solo  en  ese  género,  que  existen  otros,  y  que  todos  podemos  convivir  en  armonía.   ¿Crees  que  autoras  clásicas  como  Johanna  Lindsey,  Julie  Garwood  o  Virginia  Henley,  por  poner  un  ejemplo,  se  encuentran  a  punto  de  la  extinción?  No,  ellas  tienen  su  público  como  nosotros  el  nuestro.  Hay  gustos  y  preferencias  y  pasiones  para  todo  el  mundo.  Esas  escritoras  no  se  extinguirán  por  culpa  de  la  novela  erótica,  se  pueden  extinguir  porque  dejen  de  dar  a  su  público  lo  que  esperan  de  sus  libros,  no  por  el  boom erótico que, además, está ya en su descenso  hacia  la  normalidad,  en  la  Feria  del  Libro  de  Frankfurt  ya  se  habló  con  claridad  de  este  bajón  que, por otra parte, es lógico. Todo lo que sube,  baja, o al menos se equilibra, aunque en España,  como siempre, tardemos más en asimilarlo.  Te conozco hace muchos años y sé que eres una  persona  sincera.  Vamos  con  las  editoriales,  y  ahora  te  pido  que  te  mojes  un  poco,  pero  solo  un  poquito.  Como  escritora,  ¿cómo  sería  el  editor perfecto para ti? ¿Qué piensas que son en  realidad?  ¿Te  has  encontrado  con  verdaderos  profesionales o…? 

RománTica'S 22

Me  he  encontrado  de  todo  y  me  he  decepcio‐ nado  muchas  veces.  No  soy  muy  optimista  al  respecto  porque  mi  experiencia  no  ha  sido  siempre  buena  y  eso  no  me  hace  muy  objetiva.  En  un  mundo  perfecto,  mi  editor  perfecto  sería  alguien  con  el  que  mantener  una  comunicación  fluida, continuada y atenta, pero en la vida real es  más  complicado  todo…  ellos  hacen  su  trabajo  y  nosotros  el  nuestro  y  a  veces  convergemos  y  otras no, fin de la historia, no hay mucho más que  pueda  decir…    aunque  en  este  momento  estoy  muy  feliz  con  mi  editora  de  Harlequín,  que  está  siendo  estupenda  conmigo,  ojalá  sigamos  así.  (Y  esto  lo  digo  en  serio  y  no  por  hacerle  la  pelota,  jajaja).   Ahora  le  toca  el  turno  a  los  lectores.  ¿Los  percibes con criterio propio? ¿Se dejan arrastrar  por  las  masas?  Los  lectores  suelen  ser  muy  exigentes  con  los  autores  a  la  hora  de  exigir  calidad, fidelidad y coherencia, vamos a cambiar  un poco las tornas, como escritora que siempre  buscas  hacerles  pasar  momentos  inolvidables.  ¿Qué les pedirías a ellos antes de leerte?  Quiero  pensar  que  los  lectores  tienen  criterio  propio,  aunque  todos  sucumbimos  a  la  publici‐ dad,  las  modas  y  las  masas,  al  final  la  gente  se  queda  con  lo  que  de  verdad  le  gusta  y  cuando  hablamos  de  esto,  respecto  a  mis  lectores  potenciales,  siempre  digo  lo  mismo:  a  mí  me  gustaría que la gente que tiene la generosidad de  leerme haya leído de todo, que  después de leer a  García  Márquez  o  a  Paul  Auster,  se  vayan  a  una  de mis novelas y la disfrute igualmente.  Quisiera  creer  que  me  leen  lectores  de  todo  tipo  y  con  muchos  intereses,  de  esa  forma  creo,  egoísta‐ mente,  pueden  valorar  el  trabajo  que  uno  realmente hace, lo que documenta o trabaja para  sacar  una  historia  adelante  y  no  se  conforman  con  cualquier  cosa.  Supongo  que  un  lector  exigente  es  siempre  un  reto  más  atractivo  para  cualquier  escritor,  porque  de  esa  manera  el  desafío  de  atraparlo  con  una  de  tus  novelas  se  multiplica y eso siempre es bueno, en periodismo  o en literatura, o en cualquier disciplina.  ¿Qué  deseas  que  les  transmitan  tus  novelas?  ¿Tus personajes? ¿Qué buscas cuando escribes?  ¿Qué te gustaría que te preguntaran?  Busco  entretener,  contar  una  historia  atractiva  y  completa.  Como  suelo  escribir  novela  histórica,  pretendo,  con  mi  mejor  intención,  contar  una 


historia  prolijamente  documentada  y  que  el  lector esté seguro de que lo que lee es cierto y no  producto  solo  de  mi  imaginación  desbordada  (o  de todas las películas que he visto), y en la nueva  aventura  con  la  novela  contemporánea,  he  empezado  con  una  novela  donde  habló  de  algo  que conozco muy bien, después de muchos años  de  ejercicio  profesional  como  periodista  de  sociedad, cultura y corazón, que es el mundo de  los  famosos,  las  portadas  y  las  exclusivas.  Siempre  escribo  con  conocimiento  de  causa,  porque creo que eso da credibilidad e intensidad  a  las  historias  y  los  personajes.  Eso  es  lo  que  busco yo con mis autores favoritos, a los que me  entrego  cuando  los  leo,  y  es  lo  que  yo  quisiera  dar a los míos con mis novelas, autenticidad. 

     

Y  por  último.  ¿Cómo  ves  el  futuro  de  la  literatura romántica?  Creo que estamos viviendo una etapa clave para  la  novela  romántica  en  castellano.  También  ha  habido  un  boom  desde  que  empezamos  tú  y  yo,  hace  años,  en  el  género  y  ahora  hay  miles  de  escritoras  y  muchos  editores  desbordados  con  tanto  material,  y  eso  es  bueno  porque  al  final,  quedará  de  lo  bueno  lo  mejor,  y  podremos  competir  en  igualdad  de  condiciones  con  las  anglosajonas  que  son  las  más  potentes  del  género.  Supongo  que  estamos  haciendo  un  camino  para  consolidarnos,  un  camino  largo,  de  fondo,  en  que  deberemos  seguir  sorteando  muchos obstáculos para conseguir mantener este  crecimiento  a  un  buen  nivel  y  de  calidad.  Soy  optimista  y  creo  que  el  futuro  de  la  novela  romántica está abierto y es seguro.  Muchas  gracias  Claudia,  ha  sido  un  verdadero  placer  contar  contigo  para  que  nos  cuentes  tu  punto  de  vista  sobre  este  género  que  tanto  placer  y  buenos  momentos  nos  reportan  a  las  que leemos novelas con un final feliz.  Muchas  gracias  a  ti,  Arlette.  Ha  sido  un  placer  y  debo  confesar  que  es  la  entrevista  más  larga  y  completa que me han hecho hasta ahora, ha sido  estupendo,  gracias.  Te  mando  un  saludo,  a  ti  y  todas  las  lectoras  de  la  Revista  RománTica’S.  Un  abrazo  fuerte  para  todas  y  nos  vemos  en  las  librerías…    Una entrevista de M. M. Franco  (Arlette Geneve) 

23 RománTica'S


Autora de uno de los géneros más imaginativos y menos conocidos pero a la vez de lo más atractivo. Hablaremos de Steampunk. por Yuliss M. Priego, nuestra cazadora particular 

RománTica'S 24


Vuelvo de mi CAZA literaria por tierras americanas Sigo indagando por las Américas, al igual que un Cristóbal Colón moderno; buscando nuevos talentos que aún no hayan pisado España y esta vez, además, buceando entre autores de un género que por aquí, en nuestro país y a día de hoy, no se conoce tanto pero que por tierras norteamericanas es un boom bastante grande. Sí, sí… ¡estoy hablando del Steampunk!

¡H

ola  Amanda!  Antes  que  nada,  muchas  gracias  por  permitirme  entrevistarte.  ¡Es  un  placer  tenerte  este  bimestre con nosotros! Como siempre empiezo esta  sección  para  que  puedan  conocerte  mejor,  ¿puedes  contarnos  un  poco  sobre  todas  tus  series?  ¿Qué  vamos a encontrar en ellas?  ¡Hola  Yuliss!  Bueno,  estoy  actualmente  trabajando  en  tres.  La  primera  se  llama  City Steam Collection,  que  es  Steampunk  adulto.  Tengo  dos  historias cortas de miedo ya publicadas, otras dos eróticas que ya no se  pueden  conseguir  porque  mi  editorial  cerró  (pero  espero  volver  a  publicarlas  otra  vez  este  año),  y  una  novela  con  la  que  ya  casi  he  acabado.  Esa  serie  es  un  mundo  steampunk  alternativo,  que  es  ligeramente  diferente  de  todas  las  otras  novelas  del  género  porque  generalmente  tienden  a  ser  novelas  históricas  alternativas.  Me  gusta  describir  este  mundo  como  una  mezcla  entre  el  de  Alan  Campbell  con  Deepgate Codex  y  el  de  Scott  Westerfeld  con  Leviathan.  Te  puedes  esperar  los  típicos  personajes  y  características  del  steampunk,  pero  también magia y seres paranormales.   »La  segunda  serie  es  una  cyberpunk  juvenil‐adulta  que  mi  agente  está  enviando a editoriales en Nueva York. Es una distopía futurista en la que  los juegos tienen una gran importancia, así que es como Tron y Ender’s Game  (El  juego  de  Ender)  pero  juntos.  Me  han  dicho  que  los  fans  de  Cinder y Los juegos del hambre disfrutarán muchísimo con esta serie. El  primer libro de la serie se titula Nexis.   »La tercera es una juvenil‐adulta paranormal y el primer libro, For Your Heart, sale el 1 de octubre. Esta serie tiene tres ciclos. For Your Heart  es  el  primer  libro  del  Retellings Cycle.  En  general,  la  serie  rescribe  la  historia  mítica,  uniendo  personajes  de  todos  los  diferentes  mitos  y  mezclándolos  en  una  nueva  «historia  secreta»  que  se  irá  revelando  conforme  la  serie  avance.  Podéis  esperar  ángeles,  hadas,  demonios,  cambiantes y magia en la serie. 

A.L. Davroe es su nombre, y está encantadísima de que podáis conocerla más.

¡Guau!  Cubres  prácticamente  todo  en el  tema  paranormal‐fantástico.  Sin  embargo,  estoy  bastante  intrigada  con  el  Steampunk.  No  es  muy  común en España, así que no estamos muy enterados de su definición.  ¿Cuál  sería  tu  definición  sobre  el  género  teniendo  en  cuenta  tus  propias series?  Es  difícil  definir  el  Steampunk  porque  aún  es  un  género  relativamente  nuevo y aún está intentando encontrar su hueco. Para mí, el Steampunk  es cualquier ficción que tiene se enfoca en la estética, en la mentalidad,  en la tecnología, etc, de la era Victoriana, pero que también se aleja de  la realidad canónica victoriana (si no sería simplemente ficción histórica  y no punk). Por ejemplo, puedes tener a muchachas vestidas con corsés  y  a  hombres  con  sombreros  altos,  pero  podemos  pretender  que  algo  como  el  ordenador  estuvo  inventado  doscientos  años  antes  de  lo  que  en  realidad  fue.  En  esencia,  el  autor  introduce  un  nuevo  elemento  (tecnológico, un ideal social, un descubrimiento, o un evento histórico)  en  la  época  Victoriana  y  escribir  sobre  cómo  el  mundo  sería  si  eso  hubiera ocurrido de verdad. En mis libros, yo introduzco una versión del  Imperio  Británico  en  un  mundo  fantástico.  Elementos  fantásticos  fuertes  —criaturas  paranormales  y  un  dios  que  está  en  realidad  involucrado en los asuntos de este mundo— se van a mezclar con la era  industrial  del  Imperio:  usarán  aviones,  pistolas  y  mezclas  químicas  contra criaturas paranormales y ese dios.  

 

 

Son muchas las autoras, y autores, que se atreven con la romántica paranormal, o juvenil, pero ¿sabemos realmente lo que es el Steampunk? Yo mucha idea no tenía… así que por eso me he querido meter más en el tema. Para ello, me he movido hasta Arizona, para poder hablar con una autora que conocí el año pasado en la convención Authors After Dark y en la DragonCon y que es un amor de mujer, ¡además de una fabulosa escritora!

25 RománTica'S


¿Cómo  empezaste  a  escribir  en  este  particular  género? ¡Cuéntanos tu experiencia personal!  No  empecé  realmente  a  escribir  steampunk  hasta  un año después de que me interesara por él. He ido  a  convenciones,  conocí  a  un  par  de  autores,  me  metí  en  el  tema  de  disfraces  Steampunk,  pero  no  fue  hasta  que  leí  un  par  de  libros  del  género  que  empecé  a  interesarme  en  intentar  construir  mi  propio  mundo.  Describo  el  mundo  de  mi  serie  City  Steam  como  una  mezcla  entre  Campbell  y  Westerfeld porque la idea de mi propio mundo vino  directamente como resultado de haber leído ambos  y  de  haber  pensado  «¿Y  si  cojo  el  elemento  religioso/angelical  del  mundo  de  Campbell  y  lo  pongo  en  un  mundo  de  bestias  versus  máquinas  como en el de Westerfeld?»  Interesante.  Como  te  mencioné  antes,  estoy  bastante intrigada con el género, pero también me  encanta  el  género  juvenil‐adulto  y  el  paranormal.  ¿Qué crees que a los lectores españoles les gustará  más sobre tu forma de escribir? ¿Qué es diferente  en ti que nos enamorará? (Yo ya lo sé, pero es tu  momento para venderte! xD)  ¡Oh  Dios!  Esta  es  difícil  porque  soy  bastante  mala  para estas cosas. Umm… veamos… lectores me han  dicho  que  soy  bastante  buena  desvelando  algunos  temas  sin  sacar  al  lector  de  la  historia.  En  otras  palabras,  soy  buena  en  decir  las  cosas  a  través  de  los  ojos  de  los  personajes.  También  me  han  dicho  que  escribo  personajes  bastante…  deliciosos.  Me  han  llegado  a  mandar  mensajes  por  móvil  o  por  email  en  medio  de  la  noche  lectoras  a  lo  «¡quiero  tener un sándwich con este y aquel!». Me han dicho  numerosas  veces  que  leer  lo  que  escribo  es  como  ver una película porque se me da bien describir las  escenas  y  las  secuencias  de  acción,  así  que  los  lectores españoles que les encanten las películas, a  lo  mejor  disfrutáis  con  mi  trabajo.  Y  por  último,  intento  escribir  mis  personajes  desde  la  condición  humana. Sin importar quién eres o el lenguaje que  hables,  todos  vivimos  a  través  de  un  filtro  de  la  existencia  humana  y  todos  sabemos  lo  que  es  enamorarse  por  primera  vez  y  ser  traicionado  por  un  amigo.  Intento  ser  realista,  especialmente  con  mis series juveniles. Creo que cualquier persona de  cualquier  país  puede  identificarse  con  eso.  Y  sobre  qué  hace  que  mis  novelas  paranormales  sean  diferentes,  en  todos  mis  libros  siempre  le  doy  un  punto  único  a  los  seres  paranormales.  Ninguna  criatura  que  hayas  podido  leer  en  otros  libros  diferentes  serán  lo  que  esperas  y  también  conocerás otras nuevas.  

RománTica'S 26

                                                          Si  te  ofrecieran  escribir  erótica  o  histórica,  ¿te  atreverías  con  ello?  ¿Te  gustaría  intentar  algo  nuevo  o  preferirías  quedarte  con  los  géneros  que  ya conoces mejor?  Siempre  me  gusta  intentar  cosas  nuevas.  Creo  que  es lo que empuja a un autor a escribir otros géneros  que  normalmente  no  toca.  La  mayoría  de  las  historias cortas que he publicado son experimentos  o  retos.  Tengo  relatos  literarios,  de  pensamiento  y  comentarios.  Y  sí,  algunos  de  ellos  también  son  eróticos que  me pidieron que escribiera. Intentaría  escribir  histórica  si  alguien  me  lo  pidiera,  pero  no  creo  que  lo  hiciera  por  iniciativa  propia.  Y  lo  digo  simplemente porque, como te has podido compro‐ bar,  me  encanta  la  fantasía  y  la  ficción  histórica  hace  que  por  fuerza  te  tengas  que  quedar  en  la  realidad. Básicamente me entrarían ganas de meter  a  un  vampiro  o  a  un  mago  por  ahí  en  medio,   Supongo  que  mi  límite  está  en  la  ficción  especu‐ lativa,  entonces.  No  creo  que  pudiera  escribir  «no  ficción» o directamente literatura o ficción contem‐ poránea,  pero  quién  sabe.  Tendría  que  probarlos  para estar segura.  


Si vas a Arizona no puedes dejar de visitar el incomparable Gran Cañón de Arizona.   Recorriendo sus áridas tierras tuve el     placer de conocer una de las novelas de   esta mujer. ¡Me encantó!                                                   ¿Fue  difícil  para  ti  empezar  a  publicar  en  Estados  Unidos?  Dios  sabe  que  hay  MUCHÍSIMOS  autores  allí…  ¡Aún  es  difícil  publicar  para  mí!  Lo  he  estado  intentando  durante  cinco  años.  He  lanzado  cuatro  libros diferentes y aún no tengo un contrato con alg   una  editorial  grande.  Tengo  un  agente,  que  es  bastante,  y  tengo  buenos  libros  —o  eso  me  dicen  los  editores  que  siguen  rechazándolos.  Solo  tengo  un  mal  don  para  la  oportunidad.  Intentar  publicar  aquí  es  simplemente  tener  suerte.  Hay  cientos  de  miles  de  manuscritos  enviados  a  editoriales  y  un  editor  elegirá  quizás  uno  de  cada  cien  que  se  encuentre  en  su  mesa.  Los  autores  tienen  que  entender  que  elegir  un  manuscrito  para  comprarlo  y  producirlo  es  complicado  para  un  editor.  Literal‐ mente  se  juegan  su  carrera  en  ello  con  cada  libro  que  deciden  editar.  Si  ese  libro  no  vende  después  de que la editorial dedique todo su tiempo y dinero,  ¡el editor estará en problemas! Así que les gusta ir a  lo seguro y algunas veces no publican lo que podría  ser  su  siguiente  boom  porque  tienen  miedo  de  meter la pata.  

»La  mayor  parte  de  mis  libros  publicados  han  sido  bien  por  medio  de  una  editorial  pequeña,  o  autopublicado.  No  quería  elegir  esas  dos  opciones  antes, pero después de haberlo intentado tanto, me  frustré  y  temí  que  mi  carrera  no  fuera  a  llegar  a  ninguna  parte.  Seguí  terminando  todas  estas  historias  y  se  me  estaban  empezando  a  acumular.  Mandar  un  manuscrito  a  una  editorial  lleva  un  tiempo y siempre  tienes que seguir  su ritmo, no el  tuyo.  Estoy  esperando  a  que  una  editora  decida  si  quiere mi manuscrito o no dos años ya. Aún quiero  conseguir  un  contrato  con  alguna  editorial  grande,  pero  por  ahora  las  más  pequeñas  me  están  ayudando a seguir cuerda y a no decaerme.   Oh, guau. ¡Ojalá lo consigas pronto y te veamos en  España  también!  ¿Tienes  algún  mensaje  especial  que  darles  a  los  lectores  españoles?  Nos  encanta  que los autores nos tengan en mente a pesar de la  barrera lingüística.   ¡Siempre  estoy  pensando  en  vosotros!  Además  de  lo que escribo, también tengo un blog donde  hago  concursos  y  entrevistas.  Puedo  rastrear  de  donde  vienen  las  visitas  y  sorprendentemente  muchos  de  ellas  son  de  España.  También  tengo  a  bastantes  hispanohablantes siguiéndome en Twitter. Creo que  es  increíble  que  podáis  cruzar  el  charco  y  poneros  en  contacto  con  nosotras,  incluso  si  no  tenéis  acceso a nuestras novelas. Nos conmueve saber que  tenemos  apoyo  y  fans  tan  lejos  y  nos  recuerda  d  que hay incluso más personas para las que escribir.  Así que, un especial gracias a todos vosotros que ya  nos  apoyáis  y  os  invito  a  todos  los  que  queráis  a  seguirme.  Espero  que  un  día,  cuando  una  editorial  me  elija,  pueda  publicar  mis  novelas  en  España.  Hasta entonces, lo haré lo mejor posible para todos  aquellos  que  podáis  leerlas  en  inglés  y  me  encantaría saber qué opináis.   Muchas  gracias,  Amanda,  por  estar  aquí  otra  vez.  ¡Ha sido un placer tenerte con nosotros!  Igualmente. ¡Un saludo a todos! 

Y eso es todo, amigos. Espero que os haya quedado todo más claro y os hayan entrado ganas de leer más de A.L. Davroe. Yo, por lo pronto, ya me he ganado el de «For Your Heart» para reseñar antes de que se publique. ¡Esperad a mi crítica!

Bye, bye, RománTica’S!

27 RománTica'S


ROMÁNTICA’S «Doce años y un instante» de

ANNA CASANOVAS

 

Sinopsis Sebastián Nualart cometió un grave error en su adolescencia, y a causa de ello su familia tuvo que mudarse a Cádiz para que empezase de cero. Fueron tiempos difíciles, pero después de recuperar el cariño de sus hermanos y conocer a Cecilia, Sebastián pensó que el sacrificio había valido la pena. Pero el pasado no ha quedado atrás, y la mejor noche de su vida acaba por convertirse en un infierno. Sebastián se ve obligado a huir de nuevo, esta vez mucho más lejos y con la certeza de que no podrá regresar jamás. Doce años más tarde, Cecilia es una mujer fuerte y decidida, que no está dispuesta a ceder ante el hombre que la abandonó sin darle la menor explicación. Pero Sebastián ha estado esos doce años luchando por volver a verla, y ni ella ni nadie van a impedírselo.

  Junio trajo a nuestras librerías el último libro de Anna Casanovas y,  ¡oh,  sorpresa!  ¡No  publicaba  con  Esencia!  ¡Venía  de  la  mano  de  B!  Así que era de lectura obligada por varios motivos pero el primero de  ellos era averiguar si había cambiado en algo su estilo. Pues bien, he  de deciros que… ¡Lo ha hecho! No de forma sustancial, más bien ha  sido algo sutil aunque el gran cambio se produce en las escenas que  pudiésemos considerar «calientes». Son, eso, más ardientes.  Los personajes me han resultado también más maduros y complejos  y su manera de encarar la historia me ha resultado incluso novedosa  pues Anna ha logrado unir en una misma novela partes contadas en  primera  persona  por  ella,  partes  contadas  también  en  primera  persona por él y, gran parte de la misma, contadas por un narrador  anónimo  en  tercera  persona.  Ni  que  decir  tiene  que  a  las  dos  primeras hay que prestarles total atención porque son lo mejor de lo  mejor  de  la  novela.  Con  pocas  palabras  nos  dice  mucho  más  de  lo  que nos diría de cualquier otro modo. Los sentimientos están a flor  de piel en cada una de estas partes y la sensibilidad con la que hacen  que se expresen sus personajes ha sido todo un descubrimiento.  No me extrañaría que esta novela pasase a convertirse en una nove‐ la de culto para las lectoras más jóvenes porque con el cariño con el  que  Anna  llega  a  describir  los  sentimientos  adolescentes  de  los  protagonistas y cómo se van desarrollando los acontecimientos pos‐ teriores da para ello y mucho más.  Creo  que  Anna  ha  logrado  relatarnos  una  historia  única  de  amor  verdadero donde el dolor de heridas infringidas a edades tan tiernas  dejan una huella indeleble en el corazón de cualquiera y marcan un  antes y un después en su vida.  Como anécdota contaré que no entendía el porqué de ese corsé en  la portada. ¿Una novela actual y ponen en la portada un corsé? No  dejéis de leerla para descubrir su significado. La autora nos lo va a ir  desgranando al igual que en otoño lo hacemos con ese fruto rojo y  apetitoso que son las granadas.   

RománTica'S 28

 


MAGAZZINE presenta «Sueños de Verano»              

de

VV.AA.

  El mes de Julio nos trajo una nueva Antología, «Sueños de Verano».  9  historias  de  amor  con  un  eje  en  común:  el  Hotel  Castillo  de  Montesclaros.   En esta Antología 9 plumas de la literatura romántica de nuestro país  dan  forma  a  un  libro,  una  novela  a  9  voces  con  un  escenario  en  común: el Hotel Castillo de Montesclaros.  Un  paisaje  idílico,  situado  en  la  zona  norte  de  España,  en  el  que  la  imaginación conjunta de estas 9 autoras ha conseguido que el lector  piense, sueñe, añore un sitio así para poder ir de visita, vacaciones o  simplemente acudir buscando el amor…  Y es que aunque no sea por este motivo, el de encontrar el amor, los  personajes que aparecen en cada uno de los relatos de «Sueños de  Verano»  conseguirán  que  con  sus  peripecias,  sus  disputas,  sus  reconciliaciones, su día a día, llevar de la mano al lector a través de 9  historias,  con  9  parejas,  con  9  aventuras  que  se  alejan  de  las  antologías tipo que estamos acostumbrados en España.  En  «Sueños  de  Verano»  los  diferentes  relatos  se  entrecruzan,  los  personajes  hacen  cameos  en  las  historias  que  no  son  las  suyas  e  incluso  interactúan  unos  con  otros,  dando  agilidad  a  la  antología  y  provocando  que  el  gusanillo  de  la  curiosidad  se  asiente  sobre  nosotros,  por  querer  conocer  a  uno  u  otro  personaje  que  sale  mencionado al principio del libro pero que no protagoniza su propia  aventura hasta casi el final.  Romances,  aventuras,  misterios,  secretos,  asesinatos,  desapari‐ ciones,  pasiones  y  amor,  a  través  de  9  voces,  9  plumas  que  en  ocasiones  parecen  una  sola  y  que  protagonizarán  individualmente  los libros del mañana con gran éxito.  Una Antología «Sueños de Verano» que logra hacernos soñar…  

Sinopsis Sueños de verano es un cuadro pintado con nueve colores. Nueve historias, nueve amores enlazados entre sí. En el marco incomparable de los acantilados del mar Cantábrico, en el Hotel Castillo de Montesclaros tendrán lugar reencuentros, robos, leyendas, asesinatos, malentendidos… Pero sobre todo pasión, deseo, caricias, amor. Nueve historias que hay que leer en orden para no desvelar lo que leeremos en el siguiente relato:

Increíblemente tuya, Anna Casanovas.

Entre tierras y flores, Ana Iturgaiz.

Restaurando

Pilar Cabero.

el

pasado.

Volver a empezar, Miranda Kellaway.

Del ayer al hoy, Marisa

Grey.

Vente

Oliver.

conmigo,

Rowyn

Perdonar…, Aileen Diolch. Rojo vino, rojo sangre, rojo amor, Regina Roman. Amor Inesperado, Ruth M. Lerga.

     

29 RománTica'S


¿Qué lectora no ha sido abducida alguna vez por un título de la archiconocida Nora Roberts?   Con más de cuatrocientos millones de ejemplares  impresos de sus libros, la autora estadounidense  de novela romántica más prolífica consigue crear  un  vínculo  especial  con  su  público  mundial,  mayoritariamente  femenino.  El  éxito  de  sus  novelas  es  incuestionable  y  engancha  con  ese  público  aparentemente  sin  realizar  demasiados  esfuerzos.  Será  quizás  por  cómo  dibuja  a  sus  heroínas:  profesionales,  independientes,  fuertes;  características que las lectoras comparten con las  protagonistas  de  sus  novelas.  O  por  cómo  describe  a  sus  personajes  masculinos  que  aun  siguiendo  unos  estereotipos  determinados  para  todos  ellos  responden  a  la  perfección,  son  profundos, de personalidad atractiva y están bien  dibujados. ¿El hecho de estar siempre rodeada de  hombres  hace  que  conozca  bien  su  funciona‐ miento  y  de  ahí  el  éxito?  No  tenemos  clara  la  respuesta  pero  la  cuestión  es  que  nos  encantan  sus  «hombres»  pues  logran  atraparnos  con  facilidad  y  nos  hace  disfrutar  aún  más  de  las  historias  que  nos  narra  con  su  particular  estilo  ágil y elegante.   

RománTica'S 30

                        El  triunfo  de  Roberts  se  traduce  en  cifras.  La  escritora  americana  está  avalada  por  datos  de  vértigo:  más  de  180  novelas  en  su  haber  publicadas en 34 países con un éxito superventas  de  infarto,  (se  venden  una  veintena  de  novelas  suyas  cada  minuto)  y  42  de  las  mismas  han  alcanzado el número uno de la anhelada lista de  The New York Times la primera semana de venta.  A esto se añade el salto de sus novelas al mundo  televisivo  rodándose  más  de  una  docena  de  telefilmes basados en las mismas. Me recuerdo a  mí  misma  en  varias  ocasiones  envuelta  en  una  manta  y  tumbada  en  mi  sofá  una  tarde  de  domingo  invernal  enganchada  a  algunos  de  esos  telefilmes. ¿Os suena?  Detrás  de  las  historias  de  Nora  Roberts  hay  un  gran  trabajo.  La  escritora  norteamericana  ha  comentado  alguna  vez  que  escribe  más  de  ocho  horas diarias y que incluso en el periodo vacacio‐ nal no se separa de su pluma. Con respecto a su  forma de afrontar sus diferentes historias, existen  detalles que distinguen sus libros independientes  de  sus  series.  En  ese  sentido,  sus  novelas  inde‐ pendientes  dejan  ver  un  gran  trabajo  de  docu‐ mentación,  y  por  lo  general,  no  están  centradas  únicamente en los personajes principales ni en su  relación.  


LOS LIBROS DE LA SERIE Las  series  suelen  ser  más  ligeras  y  guardan  algunas  similitudes  pues  son  sagas  familiares  centradas  en  la  relación  de  todos  los  miembros  tal  y  como  la  que  nos  ocupa  en  estas  líneas,  la  trilogía  Hotel Boonsboro.  A  sus  dos  primeros  títulos, «Siempre hay un mañana» y «El primer y  último  amor»,  se  une  a  nuestras  estanterías  la  esperada  última  entrega  con  la  que  se  cierra  el  proyecto  de  la  familia  Montgomery  y  la  historia  del  último  hermano  firmada  bajo  el  título  «La  esperanza perfecta». Al igual que la historia de la  trilogía, las portadas de los libros de Plaza & Janés  esconden cierto encanto. Campechanas y elegan‐ tes,  dejan  traslucir  la  importancia  del  entorno  todo ello acompañado de una intensa luz, la que  entra a través de la ventana de la estancia. 

La  primera  entrega  de  esta  serie  familiar  llegó  a  nuestras  librerías  bajo  el  título  Siempre hay un mañana.  Cuenta  la  historia  del  mayor  de  los  Montgomery  y  el  arquitecto  del  proyecto,  Beckett  Montgomery,  y  de  Clare,  la  librera  de  la  tienda de libros Pasa la página. Beckett, además  de  estar  centrado  en  el  proyecto  del  hotel,  no  deja  de  pensar  en  sus  ganas  de  besar  a  Clare,  unas  ganas  que  se  remontan  hasta  los  16  años.  Por  su  parte,  Clare  está  centrada  en  sus  hijos  pero  al  mismo  tiempo  siente  una  fascinación  irresistible  por  la  transformación  que  está  sufriendo el viejo hotel.  La  segunda  entrega  se  titula  El primer y último amor  y  se  centra  en  los  preparativos  para  la  inauguración  del  hotel.  Owen  Montgomery,  el  más  organizado  de  los  hermanos,  ultima  esos  detalles  y  controla  la  situación,  la  referente  al  hotel,  porque  en  lo  que  se  refiere  a  Avery  no  puede  controlarse.  El  mediano  de  los  hermanos  se  siente  atraído  por  la  dueña  de  la  pizzería  del  pueblo, Avery MacTavish, a la que conoce desde  que eran pequeños.      

     La historia que rodea a esta familia es sencilla. En  un  pueblo  de  Maryland  la  familia  Montgomery,  formada  por  una  madre  y  sus  tres  hijos,  se  embarca  en  el  proyecto  de  poner  en  funciona‐ miento  el  viejo  hotel  del  pueblo,  un  edificio  que  lleva en pie más de doscientos años y que está en  un  estado  ruinoso.  Junto  al  hotel  se  alzan,  a  un  lado,  la  librería  del  pueblo,  Pasa la página  y  al  otro,  una  pizzería  llamada  Vesta.  Estos  tres  edificios  y  lo  que  «albergan»  son  los  grandes  protagonistas  de  la  serie.  No  entraré  en  detalles  pero  sí  daré  algunas  pinceladas  de  cada  una  de  las novelas de Hotel Boonsboro para que vosotras  lectoras podáis poneros en situación.    

              La  tercera  y  última  entrega  ha  llegado  reciente‐ mente  a  nuestras  librerías  con  el  título  La esperanza perfecta.  Esta  historia  tiene  como  prota‐ gonista  a  Ryder  Montgomery,  el  más  gruñón  y  solitario  de  los  hermanos.  Áspero  y  tímido,  este  hombre  parece  tener  poco  en  común  con  Espe‐ ranza,  la  gerente  del  hotel.  Entre  ambos  saltan  chispas para mal y para bien…   Si  algo  tienen  en  común  las  tres  protagonistas  femeninas  de  la  trilogía  Hotel  Boonsboro  es  la  fascinación de todas ellas por los muros ruinosos  del  hotel  y  en  especial  por  sus  habitaciones.  Ahí  entran  en  juego  los  tres  hermanos  quienes  para  darles  gusto  enseñan  la  belleza  que  esconde  el  viejo y encantado edificio…  

31 RománTica'S


RomรกnTica'S 32


Sobre el edificio…

Y sobre la propia Nora decir que…

  …he de decir, que sí que tiene su encanto el Hotel  Boonsboro.  Investigando  por  la  red  me  ha  sor‐ prendido descubrir que… 

  Eleanor  Marie  Robertson  nació  en  octubre  de  1850  en  Maryland.  La  escritora  estadounidense  escribe  bajo  el  pseudónimo  de  Nora  Roberts  sus  novelas románticas y de suspense, y con el nom‐ bre J.D. Robb sus historias fantásticas.  Se casó joven y trabajó durante un breve periodo  desarrollando la labor de secretaria legal. Tras el  nacimiento de sus hijos se quedó en casa. 

El edificio que la autora describe con tanto detalle y cariño en las páginas de su trilogía no es producto de su imaginación, sino más bien es un edificio histórico que pertenece a ella y a su familia y que actualmente es, en realidad, un hotel con encanto ubicado en Maryland. Se trata de un edificio antiguo que la escritora y su familia han remodelado con una entrada principal acogedora y siete habitaciones diseñadas con esmero que bien merecen una mención  La mayoría de esas habitaciones están inspiradas  en parejas literarias que han pasado a ocupar un  lugar de honor en el mundo de la literatura como  Elizabeth  y  Darcy  de  Orgullo y prejuicio,  Jane  y  Rochester de Jane Eyre, Margurite y Percy de La pimpinela escarlata  o  Titania  y  Oberon  de  El sueño de una noche de verano, sin lugar a dudas  mi estancia favorita. Parece sacada directamente  de unos bosques de hadas. ¡Encantadora!  Incluso  ha  tenido  la  «gracia»  de  darle  a  una  de  estas  habitaciones  el  nombre  de  una  pareja  de  protagonistas  que  forman  parte  de  su  propia  vida,  Eve  y  Roarke,  personajes  principales  de  su  serie  de  novelas  que  firma  como  J.D.  Robb  «Eve  Dallas».   Os dejo la dirección para que podáis comprobarlo  vosotras  mismas.  ¿Qué  os  parece?  ¿Cuál  sería  vuestra estancia favorita?         

Pertenece  a  una  familia  de  lectores  empeder‐ nidos  por  lo  que  en  alguna  ocasión  Roberts  ha  contado a sus seguidores que no recuerda ningún  momento  en  el  que  no  estuviese  con  un  libro  entre manos o inventando historias.   Su  carrera  literaria  comenzó  de  la  forma  más  casual  en  1979  gracias  a  la  meteorología.  La  escritora  superventas  se  quedó  atrapada  en  la  nieve con dos niños de tres y seis años y no tuvo  más  remedio  que  enfrentar  la  ocasión  tomando  papel  y  pluma  y  echando  mano  a  la  imaginación  escribiendo  una  historia.  Y  ahí  comenzó  su  trayectoria.  Tras  muchos  rechazos,  su  primer  libro, Fuego irlandés (Iris Thorougbred) salió a la  luz  en  1981.  Roberts  fue  la  primera  escritora  incluida  en  el  Paseo  de  la  Fama  de  Escritores  Románticos  de  Estados  Unidos  y  ha  sido  nom‐ brada por The New Yorker la novelista favorita de  América.    En  la  parcela  personal,  Nora  se  ha  casado  dos  veces.  Conoció  a  su  segundo  y  actual  marido,  Bruce  Wilder,  en  1985  cuando  lo  contrató  para  que le hiciese una estantería. Desde ese momen‐ to  ambos  siguen  juntos  emprendiendo  nuevos  proyectos y viajando por todo el mundo.    Artículo: Mónica Liceras     

http://www.innboonsboro.com/

33 RománTica'S


Fantascy. Así ha sido concebida…  FANTASCY es algo más que una nueva apuesta editorial. Es una  firme  defensa  de  la  fantasía,  la  ciencia  ficción  y  el  terror  de  corte  clásico,  pero  aspira  también  a  ser  una  plataforma  para  encontrar  nuevas  formas  de  narrar  la  magia,  la  leyenda,  el  devenir y los universos paralelos.   

ÉPICOS, MÍTICOS, MÁGICOS, DISTÓPICOS, APOCALÍPTICOS… HAY OTROS MUNDOS, PERO ESTÁN EN

FANTASCY. La literatura fantástica se ha  vuelto imprescindible.   Como  género  de  entreteni‐ miento,  como  fenómeno  po‐ pular,  pero  también  como  alternativa  para  una  realidad  en  revisión.  Soñamos  otros  pasados,  cuestionamos  el  presente, reinventamos el fu‐ turo.  Exploramos  universos,  seguimos  a  héroes  ignotos,  descubrimos objetos, hábitos  y  criaturas.  Y  todo  ello,  por‐ que  está  en  nuestra  natura‐ leza  imaginar.  Porque  sabe‐ mos que hay otras formas de  existir.  Porque  no  podemos  aceptar una lectura única del  mundo.  Demos la bienvenida pues, a  este sello editorial que nace  con ganas y fantasía. 

Avalado por la trayectoria de Plaza & Janés, cuyo catálogo lleva  décadas incluyendo a autores de éxito probado dentro y fuera  del  género,  FANTASCY  nace  con  la  vocación  de  convertirse  en  una editorial de referencia para los aficionados, muchos de los  cuales  empiezan  a  serlo  ya  sin  necesidad  de  etiquetas.  Cualquier  lector  curioso  o  inconformista  podrá  aficionarse  a  FANTASCY.  FANTASCY cuenta con novelas, antologías y libros de relatos de  los mejores autores, tanto noveles como consagrados, tanto en  lengua española como traducidos.  Es hora de soñar. Es la hora de FANTASCY.  

¿Qué sorpresa nos guardaban? El pasado 6 de junio salieron a la venta los primeros títulos de  este  nuevo  sello  editorial  que  quiere  ser  la  casa  de  épicos,  míticos,  mágicos,  distópicos,  apocalípticos...  de  todos  los  amantes de la buena literatura fantástica.   Para celebrar el acontecimiento, el sábado día 8 de Junio, a las  13  horas,  celebraron  una  rueda  de  prensa  que  fue  toda  una  fiesta en el pabellón de actividades Banco Sabadell de la Feria  del Libro de Madrid en el Parque del Retiro.   En la mesa estuvieron Félix J. Palma, Concepción Perea, Ricard  Ruiz Garzón y la editora Emilia Lope.   A  RománTica’S  nos  llegó  una  invitación  y  allí  estuvimos  representadas  por  Yuliss  M.  Priego  y  nuestra  coordinadora  de  contenidos,  Loli  Díaz,  quienes  se  encontraron  con  otra  de  nuestras colaboradoras en el evento, Eva Rubio, representando  a su web/blog Juvenil Romántica. 

 

  RománTica'S 34


I Concurso Literario LIBROS de SEDA Libros  de  Seda,  S.L.  convoca  la  primera  edición  del  Concurso  de  Novela  Libros  de  Seda,  en  sus  dos  categorías romántica y juvenil, dirigido a personas físicas que cumplan los requisitos detallados más abajo.   De  entre  los  manuscritos  recibidos  se  premiará  aquella  obra  de  cada  categoría  que  destaque  por  su  originalidad  y  calidad,  que  cumpla  con  el  alto  nivel  de  exigencia  de  nuestros  lectores.  El  desarrollo  argumental  de  la  historia,  la  coherencia  de  los  personajes,  la  tensión  narrativa  y,  la  gestión  de  los  sentimientos  y  emociones  a  lo  largo  del  relato  serán  factores  determinantes  en  la  elección  de  la  obra  ganadora. 

BASES PRIMERA.‐ OBJETO  Los  participantes  presentarán  novelas  escritas  en  lengua  española.  Se  rechazarán  las  novelas  que  no  cumplan los requisitos especificados a continuación:  1.1.

1.2. 1.3. 1.4.

Las novelas deben ser originales e inéditas. El autor de la obra garantizará la autoría y originalidad  de la novela presentada al Concurso, mediante declaración firmada en la que se haga constar que  el contenido de la obra es original y que no tiene comprometidos los derechos de publicación con  ninguna  editorial  y  tampoco  se  halla  la  obra  pendiente  del  fallo  de  ningún  otro  concurso  o  premio.  Los  originales  deben  tener  una  extensión  entre  150  y  450  páginas,  tamaño  DIN  A4,  mecanografiados a doble espacio y por una sola cara.  Los originales no serán objeto de devolución.  Se  enviará  una  copia  impresa  y  encuadernada  de  los  originales,  acompañada  de  un  CD  con  el  texto de la obra en Word, haciendo constar en la cubierta el nombre del autor, la categoría a la  que se presenta y el título de la obra, a la siguiente dirección: 

I N F O R M A C I Ó N

 

Libros de Seda, S.L. Passeig de Gràcia 118 ppal., 08008 Barcelona, España Libros de Seda premiará a los ganadores del concurso con la edición y publicación de las obras elegidas en  un plazo de 18 (dieciocho) meses desde el fallo. Libros de Seda formalizará el correspondiente contrato de  edición con el autor de la obra galardonada. 

D E

Libros de Seda puede decidir dejar el Concurso desierto, si el jurado estimase que las obras presentadas  no poseen la suficiente calidad literaria.  Ganar el Concurso supondrá la cesión a Libros de Seda de los derechos en exclusiva de la publicación de la  obra, comprendiendo todas las modalidades de edición en el territorio mundial, así como los derechos de  traducción  a otros  idiomas  y  su  difusión  mediante  adaptaciones  cinematográficas  y/o  televisivas.  De no  cumplirse  por  parte  de  Libros  de  Seda  el  plazo  establecido,  los  derechos  de  publicación  revertirán  al  autor.  SEGUNDA.‐ PLAZO DE PARTICIPACIÓN  El inicio del plazo para presentar los originales será el 15 de mayo de 2013. El plazo de admisión de los  mismos se cerrará el 10 de diciembre de 2013.  TERCERA.‐ REQUISITOS PARA PARTICIPAR  Podrán participar en el Concurso aquellas personas que reúnan los siguientes requisitos:   Los participantes deben ser personas físicas mayores de 18 años.   Los participantes deberán rellenar, y enviar junto con la obra presentada, la declaración firmada en  la  que  se  haga  constar  que  el  participante  acepta  la  totalidad  de  las  condiciones  recogidas  en  las 

I N T E R É S 35 RománTica'S


Bases del presente Concurso, que el contenido de la obra es original y que no tiene comprometidos  los derechos de publicación con ninguna editorial y tampoco se halla la obra pendiente del fallo de  ningún otro concurso o premio.   Los participantes cuyas declaraciones no contemplen la totalidad de los datos requeridos, contengan  datos ilegibles o incoherentes, no se contemplarán como participantes en el Concurso.  CUARTA.‐ DERECHO DE OPCIÓN PREFERENTE  Libros de Seda se reserva el derecho de opción preferente para publicar aquellas obras presentadas y que  no hayan resultado galardonadas, previo acuerdo con los autores respectivos.  En caso de recibir por parte de otra editorial una oferta para la publicación de la obra en cuestión, el autor  lo comunicará a Libros de Seda para que en un plazo no superior a 20 (veinte) días ésta le confirme o no  su interés en ejercer su derecho de opción preferente.  En  caso  de  no  hallarse  interesada  Libros  de  Seda,  el  autor  podrá,  libremente,  ceder  los  derechos  de  su  obra a un tercero.  QUINTA.‐ COMUNICACIÓN AL PREMIADO Y FORMALIZACIÓN  Libros  de  Seda  comunicará  a  través  de  burofax  al  ganador  del  Concurso,  e  informará  al  mismo  del  procedimiento para formalizar el contrato de edición según lo establecido en las presentes bases.  El autor galardonado dispondrá de un plazo de 10 días desde la notificación de su condición de ganador  para ponerse en contacto con Libros de Seda y manifestar por escrito su aceptación del premio obtenido.  Tras la firma del contrato, se publicará también en la web de Libros de seda.  SEXTA.‐ CESIÓN DE LOS PREMIOS Y RENUNCIA O IMPOSIBILIDAD DE ACEPTACIÓN  Los  premios  del  presente  Concurso  no  podrán,  en  ningún  caso,  ser  objeto  de  cambio,  compensación  ni  cesión a un tercero distinto del autor de la obra.  En  el  caso  de  renuncia  por  parte  del  autor,  o  imposibilidad  de  aceptación  del  premio,  Libros  de  Seda  procederá  a  asignarlo  al  ganador  suplente.  De  no  haber  ganador  suplente,  el  Concurso  se  declarará  desierto.  SÉPTIMA.‐ UTILIZACIÓN PUBLICITARIA DEL NOMBRE DEL GANADOR Y COMPARECENCIA  Los  participantes,  por  el  mero  hecho  de  participar,  dan  su  consentimiento  para  que,  en  caso  de  ser  ganadores, Libros de Seda utilice su nombre e imagen, a los efectos de promover la obra galardonada y la  celebración  de  subsiguientes  concursos,  con  estricta  sujeción  a  la  Ley  Orgánica  15/1999  de  13  de  diciembre de Protección de Datos.   El  ganador  del  Concurso  se  compromete  también,  por  el  mero  hecho  de  participar  en  el  Concurso,  a  comparecer en aquellos actos de promoción que se deriven tanto de la presentación de la obra premiada  como de la publicación de la misma.  OCTAVA.‐ EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD  Libros de Seda no se hará responsable ni asumirá los perjuicios que pudieran ocasionarse por alguna de  las siguientes causas:  1. Retraso o deficiencias que puedan afectar al envío y recepción de las obras y declaraciones.  2. Inexactitud  o  falta  de  veracidad  en  las  declaraciones  firmadas  presentadas  junto  con  las  obras  concursantes.  3. Por suspensión del Concurso por causas de fuerza mayor.  NOVENA.‐ LEY APLICABLE Y JURISDICCIÓN  Las presentes bases se regirán por el derecho español. En caso de divergencias sobre la interpretación y/o  ejecución  de  las  bases  entre  los  participantes  del  Concurso  y  Libros  de  Seda,  serán  competentes  para  resolver los Juzgados y Tribunales de la ciudad de Barcelona. 

RománTica'S 36


Premio Internacional de Narrativa Marta de Mont Marçal 2014 DESCUBRE LA ESCRITORA QUE HAY EN TI. UN PREMIO CREADO POR MUJERES Y PARA MUJERES   La empresa Mont Marçal (www.mont‐marcal.com) en colaboración con Roca Editorial (www.rocaeditorial.com),  convoca  en  su  primera  edición  el  Premio  Internacional  de  Narrativa  Marta  de  Mont  Marçal  2014,  escrito  por mujeres, con el objeto de dar voz y oportunidad a todas aquellas que deseen mostrar su creatividad y  estimular a las que tienen algo que decir y desean compartirlo.   La  impulsora  del  premio,  Blanca  Sancho,  responsable  de  la  empresa  Mont  Marçal,  ha  querido  con  esta  iniciativa  agradecer  a  su  madre,  Marta  Hernández,  su  generosidad,  su  apoyo,  su  amor  por  los suyos  y su  pasión por la lectura, que ha sabido siempre transmitir y que son los pilares de su familia. Este premio es  también un homenaje a todas las mujeres trabajadoras, dentro o fuera de casa, que luchan y han luchado a  lo largo de la historia, por y para que todos los que las rodean sean más felices.  

BASES    1.Podrán participar todas las escritoras, mujeres, que lo deseen, mayores de 18 años, cualquiera que sea su  nacionalidad,  procedencia  o  lugar  de  residencia.  Las  obras  han  de  estar  escritas  en  una  de  estas  dos  lenguas:  castellano  o  catalán;  han  de  ser  originales  e  inéditas,  sin  importar  el  género,  que  no  tengan  comprometidos  sus  derechos  ni  hayan  recibido  anteriormente  otros  premios.  Si  lo  obtuvieran  antes  del  fallo de este premio, deben notificarlo y la novela quedará excluida del concurso. Se invalidarán las obras  de las autoras fallecidas antes del veredicto.  2.Las obras que se presenten deberán tener una extensión de 200 a 300 páginas, DIN A4, escritas por una  cara, a doble espacio, con tipo de letra Times New Roman de cuerpo 12, en formato Word o RTF. Se deberá  presentar un ejemplar original debidamente encuadernado y acompañado con una copia de la novela en  CD.  3.La autora firmará su obra con un pseudónimo y adjuntará, en plica aparte identificada con el pseudónimo  y  el  título  de  la  novela,  sus  datos  biográficos,  el  número  de  DNI  o  pasaporte,  la  dirección  postal,  los  teléfonos y la dirección de correo electrónico, así como una declaración jurada en la que se manifieste que  los  derechos  de  la  novela están  libres  en  todo  el  mundo.  Las  autoras  serán  las  únicas  responsables  de  la  inscripción  de  la  obra  presentada  en  el  Registro  de  la  Propiedad  Intelectual  y  de  los  efectos  de  su  no‐ inscripción frente a terceros. Si la autora desea que la obra sea divulgada bajo pseudónimo, en el caso de  que le sea otorgado el premio, deberá hacerlo constar expresamente en la plica.  4.Las  obras  se  enviarán  por  correo  postal  certificado  o  servicio  de  mensajería  a  la  siguiente  dirección  e  indicando en el sobre: 

Premio Marta de Mont Marçal, 2014 Roca Editorial Av. Marquès de l’Argentera, 17, Pral. 3ª 08003 Barcelona (España) 5.El plazo de admisión de originales queda abierto desde el día de la publicación de estas bases, 4 de julio  de  2013,  hasta  el  21  de  octubre  de  2013.  Se  aceptarán  los  sobres  que  habiendo  llegado  después  de  esa  fecha, hayan sido enviados antes de ella, según conste en el matasellos o en el recibo de la mensajería. Los  envíos que no cumplan este requisito y lleguen fuera de plazo no entrarán a concurso. La organización del  premio no se compromete a mantener correspondencia con las personas participantes, ni a informar sobre  la clasificación de las obras o el desarrollo del concurso. 

37 RománTica'S


6.El jurado estará presidido por la señora Marta Hernández y estará formado por especialistas en literatura,  siendo  tres  de  sus  componentes  parte  de  las  entidades  convocantes.  Su  composición  no  se  hará  pública  hasta el momento de la concesión del Premio y la decisión será inapelable. Las autoras pertenecientes a la  agencia IMC no podrán participar en dicho concurso.  7.Se otorgará un premio único e indivisible a la novela que, por unanimidad o, no siendo así, por mayoría  de votos del jurado, se considere que reúne más méritos. El premio podrá declararse desierto si el nivel de  los originales presentados no alcanza el exigido por el jurado. El importe del premio será de 3.000 euros,  aportados  por  la  empresa  Mont  Marçal,  del  que  se  detraerán  los  impuestos  previstos  por  la  legislación  española.  La  obra  será  publicada  por  Roca  Editorial  y  la  dotación  económica  del  premio  se  entregará  en  concepto  de  anticipo  de  los  royalties  por  la  cesión  y  explotación  de  los  derechos  mundiales  de  la  obra  ganadora. Asimismo, la ganadora recibirá una caja de cava Mont Marçal al mes durante un año y un trofeo  exclusivo creado por la Artista Antonia Cortijos, del grupo La Mirada Expandida.  8.La autora de la obra ganadora cede a Roca Editorial el derecho exclusivo de explotación de la misma en  todas sus modalidades, en lengua española o catalana y para el plazo máximo de duración establecido por  la  legislación  vigente.  Asimismo,  la  ganadora  se  compromete  a  participar  personalmente  en  los  actos  de  presentación  o  promoción  de  su  obra  que  la  editorial  considere  adecuados  y  de  acuerdo  con  sus  posibilidades. IMC tendrá los derechos para representar la obra en el extranjero.  9.El jurado emitirá su fallo el 3 de marzo de 2014, día en que se hará público la ganadora. El 6 de marzo de  2014, con motivo del día de la mujer trabajadora el 8 de marzo, se realizará una fiesta en las cavas Mont  Marçal y se entregará el premio a la ganadora. La obra ganadora se publicará durante ese mismo año.  10. Roca Editorial se reserva el derecho de negociar con las autoras no premiadas la posible publicación de  sus obras en un plazo de noventa días a partir del anuncio público del jurado. IMC Agencia Literaria tendrá  la primera opción, en calidad de agente, para proponer a los participantes que crea conveniente, la gestión  de  sus  obras.  No  se  devolverán  los  originales  presentados  a  concurso  no  premiados  y,  transcurridos  noventa días, serán destruidos. La organización quedará exenta de cualquier responsabilidad sobre dichos  originales.  11.  El  hecho  de  optar  al  premio  implica  la  aceptación  de  estas  bases  y  del  fallo  del  jurado.  Cualquier  incidencia no prevista en estas bases será resuelta por el jurado cuando esté constituido.  Barcelona, 4 de julio 2013   

RománTica'S 38


Estupideces para chicas por Rebeca Rus   Creo  que  entre  los  13  y  los  18  años  me  leí  aproximadamente  unos  mil quinientos libros. Las empleadas de la biblioteca de Caja Madrid  de  mi  barrio  no  sólo  se  conocían  de  memoria  mi  nombre  de  pila  y  mis apellidos sino que me regañaban como madres por aterrizar en  su  sala  a  las  cuatro  en  punto  todas  las  tardes  de  aquellos  veranos  calurosos… 

En pleno mes de agosto, Con toda la solanera, Te vas a poner mala, ¿A dónde crees que vas? Y me limpiaron y cuidaron las heridas aquel día que me presenté con  las  rodillas  chorreando  sangre  después  de  despeñarme  camino  a  la  biblioteca con mis patines nuevos en la cuesta del mercado. Y es que  yo pasaba más tiempo en la sala de lectura que en el salita de estar  de mi casa, que en la calle y que en cualquier otro sitio juntos. Puede  que  el  hecho  de  que  fuera  el  único  lugar  al  que  podía  acceder  (completa‐mente  gratis)  con  aire  acondicionado  tenía  mucho  que  ver...  Mil  quinientos  libros.  Ya  se  puede  decir.  Un  montón.  Y  vosotras  os  preguntaréis…    

¿Qué libros eran esos, eh, Rebeca? Demuéstralo si puedes Eh… ¿a que no puedes?   La verdad es que no puedo demostrarlo, pero tampoco mucha gente  y, ahí van, yendo de ilustrados por la vida. Entre ellos, mi Otra Mitad,  un lector tan voraz como yo y con los mismos orígenes humildes. Es  decir, un chico destinado a pasar el verano en la biblioteca con aire  acondicionado porque no podía ir a otro sitio. 

Nunca la frase de ser un ratón de biblioteca fue más cierta. Rebeca Rus no siempre ha sido el símbolo sexual que es hoy en día.

39 RománTica'S


Tanto  mi  chico  como  yo  sufrimos  experiencias  paralelas,  seleccionado libros de aquí y allá sin ningún criterio o guía. Algunas  veces  malos,  otras  (las  más)  excelentes.  En  aquellos  cinco  años  leí  mucha literatura española. 

Sí, he leído El Quijote, enterito La Biblia Y el Diccionario de Mitología Griega de la A a la Z Mucho  de  Agatha  Christie  y  mucho  de  todo  lo  demás,  sobre  todo,  esa  literatura  a  la  que  se  le  denomina  como  Literatura  Universal.  Pero  un  día,  hablando  de  este  tema  nos  dimos  cuenta  de  que  él,  lector voraz como nadie que yo conozca, se había saltado una parte  fundamental de esa Literatura Universal. Y es que no había leído ni  Cumbres Borrascosas, ni Jane Eyre, ni Orgullo y Prejuicio o Emma o  Mujercitas,  por  poner  algunos  ejemplos.  Es  decir,  no  había  leído  ningún libro clásico escrito por una mujer. Tampoco había leído nada  de  George  Sand  o  Edith  Warton,  por  poner  más  ejemplos.  Aquello  me  produjo  mucha  curiosidad  y  hablando  con  otra  gente  que  leía  tanto  como  nosotros  comprobé  que  él  no  era  el  único.  Y  lo  que  es  más, haciendo un esfuerzo memorístico, recordé que ningún libro de  estas  autoras  formaba  parte  de  los  programas  educativos  que  yo  había  seguido,  a  pesar  de  que  había  tenido  dos  profesores  de  literatura atípicos, profesores que seleccionaban material extra fuera  del  programa  obligatorio  que  siempre  solía  destacar  por  su  peculiaridad  y  salirse  de  lo  corriente.  Por  ejemplo,  en  2º  de  B.U.P.,  Don  Pablo  nos  obligó  a  incluir    El  hobbit  de  J.R.  Tolkien  entre  las  lecturas obligatorias de aquel curso. ¡A ver qué profesor serio hace  eso! ¡Gracias, Pablo! 

Pero nunca Jane Austen, nunca las hermanas Brönte. ¿Por qué?, me pregunté. ¿Por qué eran las Grandes Olvidadas?  Sin  entrar  en  la  misoginia  y  en  los  problemas  que,  en  general,  han  tenido  las  mujeres  para  acceder  a  la  cultura,  poder  desarrollarse  y  ser valoradas en igualdad (aunque me resulta difícil no hacerlo), me  resulta  incomprensible  que  estos  clásicos  de  la  Literatura  Universal  se sigan considerando en el inconsciente colectivo como novelas de  chicas. Vale, es cierto que eran novelas protagonizadas por mujeres  en su mayor parte. Pero, ¿no lo son también Ana Karenina, Madame  Bovary o La Dama de las Camelias, clásicos tan universales como las  otras?  ¿Por qué  mi  chico  sí  había  leído  aquellos  tres  libros  y  no  los  otros?  Así que, después de pensarlo mucho y no encontrar respuesta seguí  investigando sobre lo que pensaba el mundo literario en general de  la literatura femenina.    

Y ME ENCONTRÉ CON LA NADA

RománTica'S 40


Pero  un buen día di de  bruces con  un especial sobre Chick‐lit (qué  casualidad,  el  género  que  se  suponía  que  escribía  yo)  en  la  revista  Qué  Leer.  Pero,  ay,  el  título  del  especial  era,  oh  no...  Estupideces  para chicas.           

¡¿QUÉ?!           Y ¿qué podía decir yo? ¿Qué estaba indignada? O, mejor aún, ¿debía  poner cara de chula mientras disparaba un «Are you talking to me?  Are you talking to me?» empuñando un arma?

Poned mi cara encima de la de Robert de Niro y os haréis una idea de cómo me sentí.

Pero ese especial no fue el único. Cada vez que leía una reseña, un  artículo  o  una  pieza  en  un  medio  de  comunicación  serio,  el  tratamiento era el mismo con mayor o menor cortesía.     La verdad es que como aspirante a escritora de este género empiezo  a  estar  un  poco  cansada  de  tener  que  estar  luchando  constante‐ mente  contra  manidos  estereotipos,  prejuicios  y  estupideces  del  estilo.  ¿Qué  pasa?  ¿Qué  porque  no  escribo  sobre  la  paz  mundial,  sobre  lo  insoportable  que  es  la  existencia  del  ser  humano,  sobre  el  Holocausto  o  mis  personajes  no  están  al  borde  del  suicidio  mis  novelas carecen de la seriedad suficiente como para ser clasificadas  dentro de la Literatura Con Mayúsculas? ¿Qué pasa? ¿Qué como soy  mujer y mi protagonista es una mujer que no se toma demasiado en  serio a sí misma mi novela ya no es una novela seria?    

“La verdad es que es duro, mucho, intentar defender un género en el que los críticos y los periodistas literarios sólo quieren ver mujeres superficiales, consumistas, obsesionadas por los kilos de más y eternamente enganchadas a la idea de encontrar un príncipe azul. Ninguno de ellos quiere ver que el género chick lit es mucho más que eso. Es una actitud ante la vida, una radiografía más o menos acertada, nunca crítica, de la mujer del siglo XXI con sus cosas buenas y también sus fallos. Una radiografía en la que se le intenta quitar la seriedad a los dramas de la vida diaria porque esta nueva mujer, ante todo, sabe reírse de sí misma, sabe no tomarse demasiado en serio (algo que debería extenderse un poco más entre el resto de la sociedad).  

41 RománTica'S


Bárbara Cartland, la llamada   «Dama de Rosa» de la novela romántica.                                        Corín Tellado, una asturiana que dedicó  su vida a defender el género.   

Dos mujeres que han ensalzado la novela romántica y de las que las lectoras esperan dignas sucesoras  

RománTica'S 42

Sí,  es  verdad:  no  escribimos  sobre  el  hambre  en  el  mundo,  los  conflictos  armados  internacionales  o  sobre  complicadas  tramas  políticas.  Pero  nuestros  temas  también  son  serios,  porque  son  Nuestros  Problemas.  Los  del  día  a  día,  los  que  sufrimos  todas  (y  también  todos)  cuando  cogemos  el  transporte  público,  cuando  vamos  a  nuestro  trabajo  y  nos  enfrentamos  a  una  carrera  profesional, cuando tenemos que enfrentarnos a la falta de dinero, a  la  soledad,  a  las  facturas  o  al  primer  amor.  Cuando  discutimos  con  nuestra  mejor  amiga  o  con  nuestra  madre,  cuando  queremos  comprar  una  casa  y  no  nos  llega  el  dinero  para  pagar  la  hipoteca,  cuando  hay  un  obstáculo  que  nos  impide  conseguir  nuestros  sueños,…  Pero,  una  vez  más,  no  interesa  contar  la  verdad.  El  chick  lit  vende  cada  vez  más  en  todo  el  mundo,  tiene  más  adeptas,  más  autoras  y  más  editores  dispuestos  a  subirse  al  carro  de  cifras.  ¿Es  eso  un  sinónimo de mala calidad? Bueno, pues es como todo. Habrá novelas  buenas  y  malas  en  el  género.  No  todas  las  novelas  del  género  fantástico están a la altura de la obra de Tolkien, ¿no? Sin embargo,  en el caso del género en el que estamos hablando parece como si se  nos juzgara a todas por los 3 o 4 títulos, por los mismos roles, por los  mismos estereotipos, por las enormes bragas de Bridget Jones y por  la obsesión de Carrie con hacerse con toda la colección de Manolos  de Nueva York. Basta ya, señores. No todas las novelas escritas por  señoras  y  dirigidas  a  señoras  están  centradas  en  el  consumismo  exacerbado. No todas las autoras respondemos a este estereotipo:  Y  algunas  usamos  subordinadas  y  muchos  adjetivos.  Y  otras  no.  Bueno, podría seguir así hasta el infinito. Pero ¡es que es muy triste  que las publicaciones dedicadas al mundo de la literatura suelan ser  tan tajantes y utilicen un tono tan peyorativo con todo un conjunto  de  autoras  y  novelas!  Publicaciones  como  Qué  Leer  deberían  tener  como  objetivo  principal  difundir  la  cultura,  rastrearla,  estudiarla  y  prograpagarla.  Nunca  atacarla.  O  reducirla  a  una  serie  de  clichés.  Aunque,...    claro,  la  otra  opción  es  La  Nada.  Es  decir,  ignorar  al  género, a las autoras, a los títulos e, incluso, a las ventas.   Igual que se ha hecho durante siglos con las Grandes Olvidadas.  No  me  malinterpretéis.  No  es  que  quiera  compararme  con  Jane  Austen o las hermanas Bronte, pero me mosquea mucho, mogollón y  lo  siguiente  que  el  mejor  tratamiento  que  recibimos  las  escritoras  del género hoy en día sea el olvido. Igual que les pasó a ellas.  


La ilustración: Sonia Verdú

 

un artículo de Raquel Pérez Sonia Verdú nació en Madrid en el año 1976 y su  afición  pintar  le  viene  desde  que  era  pequeña.  Cuando  estaba  en  el  instituto  podía  pasarse  noches sin dormir mientras modelaba alguna que  otra  figura  de  barro,  así  que  cuando  llegó  el  momento de elegir sus estudios en la universidad  no tuvo que pensar mucho y se decidió por Bellas  Artes  especializándose  en  escultura,  y  compagi‐ nando a la vez dos años de cerámica artística en  la Escuela Oficial de Cerámica de Madrid. Porque  como ella siempre dice…  

 

Por lo menos disfrutar de los cinco años de carrera Trabajó  como  diseñadora  gráfica  hasta  que  llegó  al mundo de la pintura digital y a las ilustraciones  para  libros.  Utiliza  las  nuevas  tecnologías  por  todo lo que ellas le pueden aportar en su trabajo  y  no  duda  en  investigar  si  es  necesario,  aunque  no  se  ha  olvidado  del  lápiz  y  sigue  realizando  bocetos en papel. Ni siquiera  cuando sale de casa  se  desvincula  totalmente  de  su  pasión,  puesto  que en la mayoría de los casos la cámara de fotos  por la que siente debilidad,  la acompaña… 

Nunca se sabe dónde puede estar la inspiración Una de las cosas que mejor definen a Sonia como  ilustradora  es  que  siempre  intenta  leerse  los  libros  antes  de  realizar  sus  ilustraciones,  y  si  eso  no  resulta  posible  pide  datos  sobre  lugares  y  personajes  para  que  en  las  portadas  aparezcan  detalles  que  estén  relacionados  con  la  historia  que  la  editorial  presenta,  por  eso  siempre  podremos  encontrar  relación  entre  sus  dibujos  con el contenido de los libros.   Entre  las  editoriales  con  las  que  trabaja  se  encuentra  Appalosa  y  Nefer.  Precisamente  con  esta última publicó en mayo de 2010 ‘Hechizo’ su  primera  obra  ilustrada,  donde  nos  muestra  unas  imágenes  llenas  de  magia,  fantasía  y  romanti‐ cismo entre bellas damas y duros guerreros.  Si  os  han  gustado  las  imágenes  que  he  elegido  para este especial, en su página web  http://soniaverdu.blogspot.com.es/  Allí  podréis  encontrar  muchas  más  ilustraciones,  porque esta es sólo una pequeña muestra de esta  gran profesional. 

43 RománTica'S


2 NUEVOS PERSONAJES 

       

«Oscura fascinación»  DANA JORDAN (Ana R. Vivo)

 

 

 

 

La idea de escribir esta novela  surgió  viendo  un  video  del  Circo  del  sol.  Me  fascinó  la  forma en la que los trapecistas  danzaban  en  el  aire  con  la  balada  desgarrada  de  la  can‐ tante  de  fondo,  lo  que  impli‐ caban  sus  movimientos  en  el  trapecio, las luces, los payasos  y  la  magia  de  un  mundo  que  solo  conocemos  por  haber  visitado algún circo en la niñez  y  que  nos  hace  regresar  al  él  con  la  misma  ilusión  que  en‐ tonces,  aunque  haya  llovido  mucho  y  lo  hagamos  con  nuestros hijos. 

Entonces continué viendo más  videos,  decidí  visitar  uno  que  se  instaló  en  mi  ciudad  como  motivo  de  una  feria  y  tuve  la  oportunidad  de  hablar  por  teléfono  con  una  chica  que  ejercía  de  profesora  para  los  niños  que  viajaban  por  diver‐ sos  países  con  la  carpa  como  cielo  y  las  auto‐caravanas  co‐ mo  hogar.  Y  tengo  que  decir  que  mientras  ha  durado  la  creación  de  esta  novela  he  disfrutado  muchísimo;  sobre  todo  ideando  situaciones  di‐ vertidas con los personajes se‐ cundarios  y  las  distintas  his‐

torias  que  ellos  mismos  iban  pidiendo  a  medida  que  avan‐ zaba el argumento.  

 

Lo que ocurre es que siempre  me  gusta  complicar  las  vidas  de  mis  protagonistas  y  me  di‐ je: ¿Por qué no dar una vuelta  de tuerca? ¿Por qué no hacer‐ les sufrir las consecuencias de  la perfección de sus vidas? Se  puede ser feliz, muy feliz, pero  nunca  se  alcanza  la  completa  felicidad…  Sobre  todo  si  un  asesino  se  ofusca  en  destruir  todo  aquello  que  esté  rela‐ cionado con uno de ellos.   

Él… SEAN BARRIMORE

Ella… LENA PETROVA

Es  un  hombre  acostumbrado  ganar,  tanto  en  lo  profesional como en lo personal. Al menos esa es  la  imagen  que  todo  el  mundo  tiene  del  próximo  juez  de  apelaciones  del  estado  de  Illinois.  La  de  un  viudo  respetable,  una  joven  promesa  política  cuyo apellido es toda una institución desde varias  generaciones atrás; admirado en el mundo de las  leyes y fiel reflejo de su padre al que muy pocos  consiguen  agradar.  La  severa  disciplina  que  se  autoimpone,  y  que  espera  de  los  demás,  le  ha  llevado a encontrarse en la tesitura de tener que  hacer  frente  a  sus  propios  problemas  y  a  los  de  los demás, sus hermanos menores, que ven en él  al  hijo  perfecto  que  ellos  no  serán    jamás.  El  hecho  de  que  en  el  momento  más  crítico  de  su  vida, cuando toda su trayectoria profesional y sus  vivencias personales están siendo analizadas con  lupa, conozca a una mujer fascinante que vive de  la  magia  y  de  la  ilusión,  trastocará  todos  sus  planes. 

Es  una  joven  trapecista  de  origen  ruso  que  vive  feliz en su mundo de fantasía, entre sus animales  y  compañeros  del  circo  que  todos  los  años  regresa  a  la  playa  de  Brooklyn  para  terminar  el  verano. Digna hija  de la princesa del trapecio, la  mariposa del Babushka fascina al público cada día  con  sus  danzas  en  el  aire.  Es  una  muchacha  independiente, que todavía se deja llevar por las  viejas  costumbres  de  los  nómadas  del  este,  que  cuida  de  sus  amigos  y  se  desvive  por  ellos  para  solucionar sus problemas; aunque su irreverencia  sea  la  culpable  de  la  mayoría  de  sus  propios  problemas.    Lena  es  dulce,  cariñosa  y  a  veces  peca  de  hablar  demasiado,  sobre  todo  cuando  está  nerviosa  y  su  lengua  la  traiciona  arrancán‐ dole pensamientos en voz alta   

Éstos  son  los  personajes  principales  de  mi  novela,  aunque  en  esta  historia  hay  muchos  secundarios  entrañables  que  se  han  quedado  pidiendo  su  historia.  Tanto  es  así  que,  finalmente,  «Oscura  fascinación» me ha dado tanto para contar que estoy escribiendo la  segunda  novela  de  una  serie  que  constará  de  tres  historias  y  que  tiene por nombre: Los tres hermanos Barrymore. 

RománTica'S 44

El fabuloso mundo del circo monta su carpa en la literatura romántica española. Intrigas y misterios sobre la arena de los leones y en el poderoso mundo legislativo de Chicago


45 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 46


Amelie  llevaba  fuera  de  casa  dos  años,  mamá  estaba  nerviosa  y  emocionada  ante  la  inminente  llegada;  andaba de un lado para otro haciendo los preparativos para que todo estuviera perfecto. Entre otras cosas  limpiaba su cuarto, compraba los alimentos y bebidas preferidas de mi hermana y  preparaba todo para la  gran fiesta que daría en su honor.  Yo  era  la  única  que  no  estaba  ilusionada  con  su  vuelta,  ya  que  tendría  que  volver  a  compartir  la  habitación con ella.  Papá había pedido el día para poder estar a su llegada, y siendo sincera, sentía celos. Ella y yo nos  llevamos dos años y mi pasión fue siempre el baloncesto, a menudo competía con un equipo de chicas de  mi  instituto  y  mi  padre  nunca  venía  a  ver  ningún  partido,  y  que  pidiera  un  día  sólo  por  el  regreso  de  Amelie me ponía de los nervios.  Mi primo se encontraba postrado en el sofá jugando a la consola con mi hermano pequeño. Él tenía  la  misma  edad  que  mi  hermana  pero  casi  no  se  conocían,  se  habían  visto  alguna  vez  a  través  de  redes  sociales. Cuando Esteban, así se llamaba mi primo, se vino a vivir a casa, Amelie llevaba ya un año fuera.  Yo me había quedado en la habitación de Amelie, y Esteban y el pequeño dormían en la habitación de al  lado.  Mamá  y  papá  dormían  en  el  piso  de  abajo,  para  nosotros  resultaba  divertido  ya  que  muchos  días  aprovechábamos para ver una película todos juntos.  Mi hermano pequeño, Fran, tenía diez años, él no estaba ni contento ni triste, le daba igual la vuelta  de  Amelie,  porque  ella  nunca  se  había  preocupado  por  él.  Se  llevaban  once  años  y  no  tenían  nada  en  común; a Fran le interesaba el baloncesto y la consola, y a mi hermana únicamente la música y salir con  sus amigas. Fran y yo, en cambio, jugábamos siempre que nos era posible. A pesar de llevarnos ocho años  ya  era  mucho  más  alto  que  yo,  pero  mi  calidad  de  juego  era  muy  superior.  Como  buena  hermana,  intentaba enseñarle todo lo que sabía para que llegara a ser el mejor.  Amelie llegó con una gran sonrisa, nos abrazó uno por uno a y repartió los regalos que había traído  de Inglaterra. Todos quedaron asombrados ante su belleza, siempre había sido muy guapa pero la mayoría  de edad le había sentado genial.   Su  cabello  era  largo  y  rubio.  Tenía  unos  ojos  verdes  esmeralda,  que  potenciaban  su  mirada.  Su  silueta  era  delicada,  poseía  aquello  que  muchas  mujeres  deseaban:  cinturita  de  avispa.    Además,  sabía  como sacarse partido. Lucia unos vaqueros ajustados que estilizaban aun más su figura y un corpiño negro,  a juego con unas sandalias romanas de tacón de aguja.   La  fiesta  empezó  como  esperábamos,  todos  los  amigos,  compañeros  y  conocidos  de  mi  hermana  estaban  allí  para  recibirla.  Amelie  contaba  una  y  otra  vez  la  misma  historia  a  todos  aquellos  que  le  preguntaban; pero incluso yo, que no estaba contenta por su llegada, percibí que se encontraba agobiada.  Me  evitaba  continuamente.  Hasta  que  aproveché  para  abordarla,  cuando  se  detuvo  a  hablar  con  sus  antiguas compañeras del conservatorio.     ―¿Nos disculpáis un segundo?― interrumpí intentado no ser maleducada.  ―Oh  claro,  perdona,  imaginamos  que  tendrás  ganas  de  hablar  con  tu  hermana―contestó  con  amabilidad  y  comprensión  coma  la  profesora  de  piano.―Luego  seguimos  Amelie―  ella  sonrió  y  me  acompañó hasta la habitación que íbamos a compartir.  ―¿Quieres  librarte  un  rato  de  la  gente  de  ahí  abajo?  ―le  susurré  al  oído,  aunque  abajo  se  escuchaba mucho bullicio nunca se sabía quién podía sorprendernos en la habitación.  ―¿Cómo  voy  hacerlo?  Están  ahí  todos  por  mí,  no  será  tan  sencillo―  contestó  en  el  mismo  tono   sútil que el mío   ―Diré que te encontrabas mal y que necesitabas cinco minutos para descansar, estoy segura de que  todos lo entenderán.  ―Está  bien,  pero  intenta  disuadir  a  la  gente  que  quiera  subir  a  ver  como  estoy,  incluidos  papá  y  mamá, por favor.  ―Vale, no subirá nadie, tranquila.  Bajé  a  la  sala  y  avisé  a  todo  el  mundo  de  que  Amelie  se  encontraban  mal.  Mamá  insistió  a  los 

47 RománTica'S


invitados  se  quedaran  un  rato  más,  había  comprado  una  tarta  de  tres  pisos  y  era  una  pena  tirarla  a  la  basura. Todos quedaron encantados con la idea y continuó la fiesta sin ningún contratiempo.  Al no estar mi hermana sus amigos intentaban hablar conmigo, preguntarme mis impresiones y si  estaba contenta, pretendían que fuera la nueva anfitriona a quien torturar, pero no estaba dispuesta. Con  disimulo,  me  escapé  del  barullo  y  me  escondí  en  un  armario  que  había  debajo  de  la  escalera;  estaba  segura de que nadie me buscaría allí dentro.  De pronto escuché como alguien subía al primer piso. No podía permitirlo, Amelie me había pedido  expresamente que no dejara a nadie, ni siquiera a nuestros padres. Salí del armario y subí de forma muy  sigilosa  las  escaleras.  Cuando  llegué  no  vi  a  nadie  en  el  piso  de  arriba,  pero  tenía  que  controlar  que  no  estuvieran  molestando  a  mi  hermana.  Abrí  con  sumo  cuidado  la  puerta,  por  suerte  las  puertas  de  casa  eran sencillas de abrir y nada escandalosas, y entonces descubrí algo que no hubiera imaginado jamás: mi  hermana y mi primo se estaban besando.  Una parte de mi interior decía que debía cerrar esa puerta y volver abajo, pero un fuego empezaba  a correr por cada parte de mi cuerpo. Mi primo era un chico muy guapo, nunca me había fijado hasta ese  momento. Amelie le besaba con pasión. Con una de sus manos tocaba cada poro de piel de la maravillosa  anatomía de mi primo, la otra se deslizaba con dulzura por el cabello de éste. Volví a sentir celos; cómo  deseaba  ser  ella,  como  deseaba  estar  entre  los  brazos  de  mi  primo,  pero...  ¿sólo  de  mi  primo?  Esteban  quitó  el  corpiño  de  mi  hermana  dejando  sus  pechos  turgentes  al  descubierto,  no,  no  sólo  era  por  mi  primo, quería entrar ahí y lamer junto a mi primo los pechos de mi hermana; eran preciosos. Esteban los  cogía y los juntaba para luego morder y lamer con ahínco, mi hermana echaba la cabeza para atrás y se  mordía el labio intentando contener los gemidos que  brotaban de su interior.  Estaba mojada, necesitaba tocarme, pero podía ser descubierta. Me senté para seguir observando  aquella escena tan tórrida.  Esteban  seguía  jugado con los pechos de  Amelie,  hasta  que ella  pareció  cansarse  y  se  apartó  con  rapidez. Él se sentó en la cama a la expectativa de qué se disponía a hacer Amelie, ésta se colocó encima  de él y comenzó a besarle mientras una mano bajaba y se introducía dentro de su pantalón.  Un gemido  ahogado salió de Esteban y ella intentó callarlo besándole hasta dejarle sin respiración.  Yo no podía más, mi cuerpo pedía con furor que introdujera mi mano dentro de mi pantalón, y así lo  hice; intentaba evitar mis gemidos, besando, lamiendo y mordiendo mi otra mano, imaginando que eran  los  pechos  de  mi  hermana.  Amelie  desabrochó  los  pantalones  de  Esteban  y  se  los  quitó  deshaciéndose  también de su ropa interior. Su pene grande, grueso y erecto, quedó libre para ser tocado por mi hermana.  Cogí dos dedos simulando su pene y los introduje en mi boca; pero Amelie tenía más suerte que yo, ella  estaba ahí, lamiendo de arriba abajo el miembro viril de mi primo. Lo metió en su boca y empezó a subir y  bajar la cabeza, mientras que él la cogía suavemente del pelo y le marcaba el ritmo a seguir. Gemidos y  suplicas no escuchadas salían por parte de ambos y yo sólo podía pensar en entrar ahí y unirme a ellos.   Mi primo, cansado de juegos, decidió pasar a la acción pero no sin antes preparar la zona húmeda  de mi hermana.  ―Quiero que me penetres ya― suplicó Amelie y por supuesto mi primo no se hizo esperar.  Empezó a penetrarla una y otra vez, al principio llevaba un ritmo lento, pausado, pero a medida que  avanzaban y aumentaban los gemidos iba acelerando el paso. Él se levantó y se tumbó al lado de Amelie,  ella se puso encima de él y empezó a cabalgar sobre su pene, sus pechos se movían arriba y abajo, una y  otra  vez.  Sin darme  cuenta,  mi  dedo  índice  y  corazón  también  habían  aumentado  el  ritmo  de  entrada  y  salida en mi vagina, mientras que con el dedo pulgar estimulaba mi clítoris; mi otra mano ya no intentaba  contener  mis  gemidos,  sino  que  estaba  tocando  y  apretando  mis  pechos.  Estaba  a  punto  de  llegar  al  orgasmo,  y  como  si  nos  hubiéramos  sincronizado  para  ello,  los  tres  estallamos  y  terminamos  al  mismo  tiempo.  Ellos  se  quedaron  en  la  cama  tumbados  durante  un  par  de  minutos  besándose;  yo  debía  marcharme de ahí corriendo antes de que me pillaran.  Fui al baño y lavé mi zona íntima, mientras pensaba en que no podría volver a verles de la misma  manera.  Eran  mi  hermana  y  mi  primo,  pero  aquella  tórrida  escena  me  había  hecho  estremecer  cómo  jamás me había ocurrido.   Bajé a la fiesta y continué como si nada hubiera ocurrido, minutos más tardes se unieron Esteban y  Amelie. Sus rostros brillaban con una gran sonrisa.   Esteban pasó por mi lado susurrando:   ―La próxima vez, pasa.   Mi rostro enrojeció, no por vergüenza, sino por pasión.   ©Itzy Pozuelo 

RománTica'S 48


Que te guste tu jefe es una faena, pero que ni siquiera sepa que existes es una putada. Mario, como  así se llama, es guapo y lo sabe. Es un macho alfa. Es lo que las mujeres vulgarmente decimos «un  empotrador». Nunca me he acostado con él, pero en la oficina en la que trabajo, las mujeres entran y  salen de su despacho con el pelo alborotado y la falda arrugada. Todas le miran con ganas de repetir,  cuando le ven aparecer con ese porte distinguido y de conquistador. Todas olfatean el perfume caro  que deja suspendido en el aire, cual manada de leonas hambrientas. Todas  menos yo, que le miro  con ojos de  gacela Thomson porque estoy enamorada. Y aunque me  muero  por sentir esas manos  grandes acariciando mi piel, no quiero engrosar su lista de amantes.     En ese momento sale de su despacho y me llama. Como si lo supiera, otra vez se ha vuelto a liar con  el informe de contabilidad. Mario es un bombón, pero el pobrecito no se aclara con los números.   —Patty, ¿qué significa esto? —me pregunta señalando el ordenador.   Me inclino sobre su mesa para ver los datos y resoplo.   —Son los ejercicios de la operación financiara que cerraste el otro día.   —Sí, eso ya lo sé, pero parecen jeroglíficos y no los entiendo —me gruñe frustrado.   —Quizás  es  porque  deberías  prestar  más  atención  a  tu  trabajo,  en  lugar  de  trabajarte  a  tus  empleadas —le suelto sin pensar.   Me llevo las manos a la boca, pero es demasiado tarde, mi jefe está perplejo. Salgo lanzada de  su  despacho  y  me  acerco  a  la  primera  ventana  que  veo.  ¡Necesito  aire!  «Patty,  Patty,  ¿qué  has  hecho?  Siempre  tan  bocazas,  bonita»,  me  regaña  la  voz  de  mi  conciencia.  Pero  llevo  tanto  tiempo  reprimiendo lo que siento, que me ha traicionado mi propia lengua.   —¡Patty, a mi despacho! —me vuelve a llamar.  «Oh no, parece muy enfadado. Me va a despedir, me va a despedir». Obedezco dando pasos  lentos e inseguros. Me tiemblan las piernas.  —Siéntate, por favor —me pide, al verme de pie y sin moverme.   Hago  lo  que  me  dice  y  mientras  aguardo  su  veredicto,  me  mantengo  con  la  vista  baja.  No  tengo valor para mirarle.   —Así que debería trabajar más y joder menos, ¿no? —me suelta sin tapujos.  Me echo a llorar por los nervios.  —Mario, lo siento muchísimo. No debía haber dicho eso…  —¿He  detectado  un  reproche  en  tu  comentario  de  antes,  Patty?  —insiste  desoyendo  mis  súplicas— ¿Una llamada de atención, tal vez?  Me  quedo  muda.  No  puedo  decirle  la  verdad  y  tampoco  negarla.  Pues  lo  cierto  es  que  me  supera verle tan solicitado y dispuesto. Me repatea ver su despacho, como la boca del metro en hora  punta. Mario se levanta de su sillón de cuero y se acuclilla a mi lado. Mi corazón vuelve a dispararse.   —Porque  si  es  así,  yo  podría  solucionarlo    —me  susurra  en  el  oído,  a  la  vez  que  toma  mis  manos.    Noto que me clava su mirada, y la rehúyo para no sucumbir a la tentación de arrojarme a su  cuello. Huele tan bien… Entonces coge mi barbilla con suavidad y me obliga a enfrentarle. De cerca  puedo  apreciar  que  tiene  unos  ojos  marrones  preciosos  y  unos  labios  gruesos,  que  sacan  mi  lado  carnívoro. Pero controlo la respiración y me contengo. «Patty, tú puedes».    —¿Por qué te empeñas en esconder la mirada?, ¿es que soy demasiado feo? —me pregunta  en un tono mimoso.   «¿Demasiado feo?, ¡oh cállate, condenado embaucador!» Sin embargo, caigo  en la trampa y  vuelvo  a  observar  sus  rasgos  bien  definidos  y  masculinos;  su  nariz  recta,  su  melena  oscura  y  repeinada, su boca… Me levanto de un salto de la silla y me alejo de él. 

49 RománTica'S


—No, no, no —repito para recuperar el control—. Puede que me gustes un montón, pero no  pienso caer en tu telaraña. No seré una más de tus amiguitas. Si quieres, seguiré siendo tu secretaria,  y nada más —añado con especial énfasis.  Mario me escucha sin disimular su desilusión. Soy un filete apetitoso que se ha escapado de su  plato, pero veo que aún le gotean los colmillos y decido salir huyendo, otra vez, de su despacho.     Mis  compañeras  observan  el  rubor  de  mis  mejillas  y  sacan  conclusiones  precipitadas.  Ya  no  soy  la  pardilla  de  la  oficina,  sino  otra  concubina  del  harén  del  sultán;  lo  que  me  da  fuerzas  para  llevar  a  cabo  la  decisión  que  he  tomado.  Regreso  a  mi  asiento,  resuelta  a  redactar  mi  carta  de  dimisión.  Mientras mis dedos revolotean a desgana por las teclas, experimento una opresión en el pecho. No  puedo  hacerlo,  no  puedo  irme.  Le  quiero  y  sé  que  nunca  podré  tenerle  como  yo  sueño,  pero  al  menos me queda el consuelo de verle todos los días. Recuerdo lo cerca que he estado de su boca y  mi pulso se vuelve a acelerar. ¿Y si regreso a su despacho y me dejo llevar? Aún estoy a tiempo y le  deseo  tanto…  «¿Y  luego  qué,  Patty?,  ¿serás  su  amante  hasta  que  él  se  aburra  y  te  sustituya  por  otra?».  Le  he  visto  cambiar  de  mujeres  como  de  camisa  y  prefiero  sentirme  desdichada  antes  que  utilizada. Sí, irme de la empresa y olvidarme de Mario será lo mejor. Termino de redactar la carta y  me dirijo muy decidida a su despacho. Me juro a mi misma que no dejaré que me convenza, si es que  lo hace, que velaré por mi dignidad y lograré salir de la oficina con la cabeza bien alta. Pero veo que  él  ya  se  ha  marchado  y  dejo  la  carta  en  su  mesa,  con  el  corazón  resentido  por  la  decepción.  Me  hubiera gustado verle por última vez.     Salgo del trabajo y de camino a casa, me detengo en una floristería. Siento debilidad por el aroma de  las flores, casi tanta como por él, y me acerco a un jarrón que tiene un ramo precioso. De repente  escucho su voz detrás de mi oreja.   —Las rosas rojas simbolizan la pasión, la lujuria, la entrega. Las blancas tienen un significado  más aburrido, la pureza del amor, la fidelidad y todo eso…  Me doy la vuelta deprisa y le veo sonriéndome.  —¿Y tú cuál le sueles regalar a tus amantes? —le endilgo sin poder contenerme.  Mario se queda boquiabierto. Otra vez he hablado de más.   —Las rojas, por supuesto. Las blancas me deprimen. Por cierto, tienes un serio problema para  morderte la lengua, ¿verdad?   —Soy una bocazas —le confieso con una mueca.   Él me sonríe de nuevo.  —No importa. Me gusta que seas una pelirroja deslenguada.   —¿Te gusta o te pone? —le suelto.  —Me  gusta  tu  espontaneidad  y  me  pones  desde  hace  tiempo  —contesta  con  la  misma  franqueza.   Ahora soy yo la que se queda boquiabierta y Mario lanza una carcajada.  —Yo también puedo ser tan insolente como tú —me asegura con una sonrisa.  Continúo pasmada. ¿Le pongo desde hace tiempo?  —¿Puedo acercarte a tu casa? Tengo el coche aquí al lado.  —No sé si es la mejor...  —Me lo tomaré como un sí.  —…idea —termino de decir.   Finalmente  acepto  que  me  acompañe  y  salimos  de  la  floristería.  Me  toma  de  la  cintura  con  confianza  y  no  me  suelta  hasta  que  llegamos  al  coche.  Durante  el  camino,  no  deja  de  mirarme  de  reojo. Finjo no darme cuenta, pero sigo notando como pasea su mirada por mis muslos desnudos y  mi escote. Me entra el calor y me pongo a hiperventilar. Maldita sea ¡si no para le violo yo a él!  Pero  creo  que  no  soy  la  única  que  tiene  serios  problemas  para  contenerse,  porque  de  pronto  pega  un  volantazo y tras un breve balanceo vuelve a su carril. Reprimo el impulso de gritarle, «¿qué puñetas  haces?, ¡deja de echarme un polvo con los ojos y céntrate en la carretera!». Aunque esta vez consigo 

RománTica'S 50


pensar antes de hablar y guardo silencio. En el fondo, el susto me ha venido bien para recuperar el  control de la situación.     Llegamos al parking de mi urbanización, apaga el motor del coche y me mira a la espera de que le  invite  a  subir  a  mi  apartamento.  Pero  vuelvo  a  quedarme  callada,  incapaz  de  dar  el  paso.  Por  estúpido que resulte tanta moralidad, continúo empeñada en no echarme a perder. Pese a que noto  como mi voluntad se resquebraja por segundos… Mario toma la iniciativa y se lanza hacia mi boca.   Me  olvido  del  amor  propio  y  me  dejo  llevar  por  la  pasión.  Saboreo  su  lengua,  le  palpo  incluso  las  muelas con la mía, me bebo su aliento, y es mil veces mejor de lo que he soñado.   Me sienta a horcajadas sobre sus rodillas y sus manos comienzan a subirme el vestido. Oh, ya  lo creo que es mil veces mejor. Entonces saca un condón del bolsillo de su pantalón y cuando se va a  abrir  la  bragueta,  una  vecina  escandalizada,  nos  da  unos  golpecitos  en  la  ventanilla  del  coche.  Nos  quedamos tiesos y colorados. La situación es tan humillante, que no me atrevo a sacar la cara de su  pecho. Mario suelta una carcajada y se mete con mi actitud infantil. Idiota. Salgo del coche, antes de  que la lujuria me controle y vuelva a caer en sus tentáculos. Mario me sigue para calmarme.  —¡No, déjame! —le suplico— Tú solo quieres carne fresca y yo no soy así.   —¿Cómo?, ¿apasionada?   Me sujeta del brazo y me detiene.  —Patty, voy a ser sincero contigo. Es cierto que soy un mujeriego y que huyo del compromiso.   —¿Y de las rosas blancas?  —le interrumpo con ironía.  —¡Sí!, de toda esa mierda romántica —me reconoce, irritado—. Pero eso no significa que no  pueda ser atento y respetuoso contigo.  —El problema, es que yo no me veo siendo solícita y servicial —le rebato con la cabeza muy  alta.   —Oh  venga  Patty,  ¡pero  si  lo  deseas  tanto  como  yo!  —me  asegura,  divertido—  Tenías  que  haberte visto hace un momento. Ronroneabas como una gatita pelirroja en mis brazos.  —Que te den —le espeto.    Mario se echa a reír.   —Patty, en serio, somos dos personas adultas y no hay nada de malo en que nos desfoguemos.  No entiendo tu ridícula moralina —se queja algo enfadado.  —No lo entiendes porque tú no estás enamorado —le suelto sin más, y me marcho dejándole  con un palmo de narices.   «Hala,  ya  está.  Ya  se  lo  he  dicho»,  me  digo  con  fingida  calma.  Aunque  por  dentro  estoy  temblando más que una taladradora.         Al  día  siguiente,  Mario  se  acerca  a  mi  mesa  y  rompe  la  carta  de  dimisión  delante  de  mí.  No  está  dispuesto a darse por vencido. Ignoro su pataleta y sigo a lo mío. Se ha convertido en una cuestión de  orgullo. Sin embargo, Mario tampoco se rinde y durante meses me somete a una presión que pone a  prueba mi resistencia. Me busca a todas horas y yo le rehúyo. Me deja notitas en la mesa y yo las tiro  a la papelera. Me dedica sonrisas lascivas y yo hago que no le veo. Y mientras mantenemos este tira  y afloja, agotador pero divertido, los dos llegamos al final de cada jornada laboral con los marcadores  a cero. ¡Hagan sus apuestas, señores!   En  cambio  las  arpías  de  la  oficina,  no  están  nada  contentas  con  nuestro  jueguecito.  No  me  perdonan  haberlas  dejado  sin  «empotrador».  Y  a  Mario  cada  vez  le  hacen  menos  gracia  mis  calabazas y se está volviendo un jefe gruñón.    Me acerco a mi mesa y veo una de sus notitas pegadas en la esquina de mi ordenador. La leo, me río  y la tiro a la papelera.   —Patty, ¡a mi despacho! —me ordena desde la puerta.  «¡Oh, mierda, me ha visto!»  Adopto una pose de niña buena y le dedico la mejor sonrisa cuando paso por su lado. Pero él  se mantiene estático y cierra la puerta detrás de mí, con un golpe fuerte. «Oh, oh, esto pinta mal». 

51 RománTica'S


—¿Te parece muy graciosa esta situación?   —No, yo…  —¡He visto cómo te reías! —me grita furioso.  Observo su rostro enrojecido de rabia y rompo a reír, lo que termina por desquiciarle. Mario  barre con la  mano todo lo que tiene  en la mesa, portátil, ficheros, documentos, ¡todo!, y me sube  encima.   —¿Qué haces? —le pregunto, asustada.  —Hasta ahora me he portado como un caballero, pero estoy cansado de fingir lo que no soy.  —Mario…  —Me  estás  volviendo  loco,  Patty  —me  susurra  en  la  oreja—.  Me  estás  volviendo  realmente  loco.  Silencia mis quejas con un beso que aturde mis sentidos y hace que me olvide de todo. Pero mi  cabeza se vuelve a dividir en dos; ¿debo o no debo hacerlo, le sigo el juego o le pego un rodillazo?  Mario acaricia uno de mis pechos, mientras sigue comiéndome la boca, y al final cedo a su antojo.  Me arranca la blusa de un tirón. Los botones saltan por los aires. Mis escrúpulos también. Deja libre  mis  labios  para  atacar  mi  cuello,  al  tiempo  que  con  una  mano  desabrocha  mi  sostén.  Mis  pechos  asoman reclamando espacio. Me los aprieta con ganas, antes de llevárselos a la boca. No cabe duda  de que es un experto catador, y se me escapa un gemido. ¡Oh no!, voy directa a mi ruina y sin frenos.  Mario acerca mi mano a su entrepierna. Palpo un bulto vasto y duro, que logra incrementar mi deseo  hasta el punto de hacer que me duela. Necesito sentirle dentro, ¡lo necesito ya! Le bajo la cremallera  del pantalón y sus boxers hinchados quedan a mi vista. Entonces Mario me sujeta con firmeza por las  caderas y con la otra mano, me baja de un tirón las braguitas. Unos segundos más tarde entiendo de  verdad,  porque  es  un  empotrador.  Me  penetra  hasta  el  fondo  y  de  un  solo  asalto.  Me  arranca  un  suspiro  de  plenitud,  que  no  tarda  en  convertirse  en  una  cadena  de  quejidos  constantes  y  agudos.  Mario  aumenta  el  ritmo  y  la  fuerza  de  sus  embestidas.  Tengo  que  agarrarme  a  lo  primero  que  encuentro  por  el  traqueteo  de  la  mesa.  Empuja,  se  aleja,  empuja,  se  aleja,  empuja,  se  aleja.  Y  extiendo el volumen de mis gemidos hasta que los dos concluimos con uno más intenso y definitivo.  Luego solo se escucha nuestra convulsa respiración.     Al cabo de un rato, nos separamos para vestirnos. Yo hago lo posible con las bragas rotas, pero nada  puedo  hacer  con  la  blusa  que  está  hecha  jirones.  Mario  sonríe  orgulloso  de  su  vigor  masculino  y  busca en un pequeño armario algo que dejarme. Me fijo que dentro hay ropa de mujer, juguetitos  eróticos, artículos de higiene íntima, y todo un arsenal de lo más variopinto, para repartir entre sus  amantes. Eso me devuelve de un topetazo a la realidad.    —¿Patty, qué ocurre? —me pregunta, al ver que sustituyo mi semblante de estúpida encelada,  por el de la más absoluta decepción.  —Querías  tenerme  y  lo  has  conseguido.  Ya  tienes  otra  furcia  para  tu  colección  —le  grito  temblando  de  rabia—.  Pero  espero  que  hayas  disfrutado,  porque  no  volverá  a  suceder  —le  juro,  mientras le apunto con el dedo.   Miro su cara de póquer y me marcho con lágrimas en los ojos. El muy cerdo…    Al  llegar  a  casa  me  dejo  caer  en  el  sofá.  Siento  como  si  Mario  hubiera  disparado  a  mi    corazón  y  tuviera  las  paredes  del  alma,  salpicadas  de  sirope  de  fresa.  «Mira  que  te  lo  advertí,  Patty.  Y  no  quisiste  hacerme  caso,  pues  ahora  aúllale  a  la  luna».  Rompo  en  otro  ataque  de  llanto  cuando  escucho sonar el teléfono. Sé que es él, y no contesto. Tengo la autoestima a la altura de un trapo de  limpiar el polvo. Se hace de noche, pero no me tomo la molestia de encender la luz. El teléfono sigue  sonando y yo sigo a oscuras, luchando contra el ansia viva de morder el señuelo. Seré idiota… Se hace  de día y continúo tirada en el sofá. Exactamente en la misma postura en la que me quedé ayer. No  tengo fuerzas y los ojos me escuecen de llorar a mares.     Hace  horas  que  el  teléfono  ha  dejado  de  sonar.  El  depredador  deja  libre  a  su  presa,  y  la  presa  se  siente  abandonada.  De  repente  llaman  a  la  puerta  y  escucho  su  voz  implorándome  que  le  abra. 

RománTica'S 52


Indecisa, me muerdo los puños del jersey. ¿Qué hago, qué hago? ¡Está aquí, ha venido! Mi corazón  aplaude con emoción, pero mi conciencia le arroja un balde de agua fría. «Echa el freno, bonita, que  luego toca llorar por las esquinas».   —Patty, ¡por favor, ábreme la puerta! —insiste de nuevo, Mario.  ¡Al cuerno mi conciencia! Hago caso al corazón y le abro muy decidida. Me sonríe como si nada  hubiera  pasado,  y  aunque  el  sentido  común  me  dicta  que  le  pegue  un  portazo  en  las  narices,  me  quedo esperando a que hable.  —Patty, escúchame, fue un malentendido.  —Si vas a empezar mintiendo, más vale que te vayas ahora mismo  —le dejo bien claro.  —Me refiero a que no tenía intención de hacerte sentir «una más» —me aclara, cabizbajo.   —¿Y no es lo que soy? —le pregunto con amargo sarcasmo.   —No, Patty, tú me gustas de verdad. Y admito que tenía ganas de hincarte el diente, pero se  ha convertido en algo más… Eres inteligente, divertida y haces que me sienta yo mismo.  —¿Un cerdo mujeriego?  —¿Lo ves? —dice riéndose— Eres una arpía pelirroja a la que tengo que amansar.  —Te estás ganando una patada en la entrepierna —le advierto sin bromear.   Mario mantiene la sonrisa y me acaricia la mejilla.  —Me  temo  que  has  sido  tú,  la  que  me  ha  convertido  en  un  blanco  corderito  —susurra  rozándome los labios.  —Lo que dices suena muy bonito, pero no te creería ni aunque me trajeras la luna.   Nos damos pequeños besos. Luego otro más apasionado y largo. La temperatura aumenta por  momentos.   —Lo cierto —me dice con la respiración agitada—, es que no te traigo la luna, pero sí otra cosa  igual de cursi.   Se  abre  la  chaqueta  del  traje  y  saca  una  rosa  blanca  del  bolsillo  del  interior.  Me  quedo  patidifusa.   —Recuerdo que habías dicho que las rosas blancas te horrorizaban —murmuro, sin salir de mi  asombro.  —Sé lo que dije y lo mantengo. Pero contigo estoy dispuesto a intentarlo —se declara con voz  firme.   Le  miro  sin  poder  creérmelo.  ¿Será  verdad  o  estaré  soñando?  Después  de  todo,  es  lo  que  siempre he imaginado. Mario y yo, comiendo perdices. Forever in love.   Le agarro de la camisa y cierro la puerta. Presiento que no es el final, sino el principio de una  historia de amor.    ©Raquel Cruz            

53 RománTica'S


Una  brisa  fresca  barrió  las  calles  de  la  atestada  Roma,  trayendo  consigo  el  olor  de  los  alimentos  putrefactos y del tinte que se amontonaba cerca de allí, en el barrio de los tintoreros. Lucio arrugó la  nariz intentando soportar aquél hedor que se había convertido en el olor característico de la nueva  Roma,  donde  todo  el  mundo  acudía  ante  la  perspectiva  de  una  vida  y  un  trabajo;  a  él  poco  le  interesaban las vestales y sus ridículas costumbres. Era una total falta de sentido y de piedad permitir  que unas mujeres hermosas e inocentes pasasen sus vidas recluidas en un templete al cuidado de un  fuego sagrado.  El  grito  de  la  plebe  y  los  aplausos  le  hicieron  alzar  la  cabeza.  Las  vestales  del  templo  comenzaban  su  procesión  hacia  el  foro,  donde  recibirían  a  la  nueva  integrante  de  la  orden.  Los  hombres presentes empezaron a cuchichear entre ellos, las miradas clavadas en un mismo punto y la  mente  con  un  único  pensamiento:  Selene.  La  vestal  había  adquirido  una  gran  fama  en  Roma  y  no  había día en que algún curioso o enamorado se lanzase a la absurda expedición de escalar los altos  muros del templo para poder apreciar, aunque solo fuese un instante, el rostro marmóreo de aquella  diosa encerrada en el cuerpo de una humana.  Lucio  siguió  la  mirada  de  sus  compañeros  y  centró  su  atención  en  la  mujer  que  se  escondía  entre un mar de blanco.  Su corazón fue el primero en responder ante la visión, con un trote que se  convirtió en galope y ahuyentó el color de sus mejillas, haciéndole sentir débil bajo aquel sol infernal.  Su  cuerpo  temblaba  y  notaba  sus  piernas  tensas,  dispuestas  a  salir  corriendo  en  pos  de  aquella  criatura de grandes ojos verdes. Apreció el suave color que teñía sus mejillas y el blanco de su cuello  que  competía  con  el  blancor  de  sus  prendas;  el  cabello  negro  caía  ondulado  a  su  espalda,  meciéndose con cada paso, invitando a los que miraban a acariciarlo. Era una auténtica belleza. Miles  de  hombres  suspiraban  por  ella  y  miles  de  mujeres  la  miraban  con  despecho,  envidia  y  deseo  mezclados  en  unas  miradas  que  podrían  haber  acabado  con  su  vida;  incluso  sus  compañeras,  tan  tranquilas e indiferentes, tenían inscrito en su rostro aquel malestar de no recibir la atención debida  por culpa de aquella muchacha joven. Ella, sin embargo, caminaba con paso sereno, aparentemente  insensible  al  deseo  que  estaba  liberando  entre  los  espectadores;  su  bello  rostro  estaba  sumido  en  una tristeza que a Lucio le partía el corazón y le hacía desear estrecharla entre sus brazos.  ―Es bellísima―se escuchó susurrar y su voz le pareció el débil quejido de un niño.  ―No  seas  estúpido,  Lucio―respondió  su  compañero,  agarrando  con  firmeza  su  brazo  para  arrastrarle lejos de la muchedumbre―. Esa muchacha está fuera de tu alcance―continuó a pesar de  que el joven no parecía prestarle la más mínima atención―. Es una servidora de la diosa.  ―Es una diosa, Claudio―comentó él con tristeza―. Volveré a verla, Claudio. No sé cómo, pero  lo conseguiré.  ―Tú  lo  que  vas  a  conseguir  es  que  el  centurión  nos  golpeé  con  la  vara―se  rio  Claudio  golpeando cariñosamente la espalda de su amigo con una mano endurecida por el trabajo―. Anda,  vamos, te invito a un vino.    No podía quitarse esos ojos verdes de la cabeza. Cuando intentaba dormir y cerraba sus ojos en el  incómodo  catre,  Lucio  siempre  veía  aquellos  grandes  ojos  mirándole  en  la  oscuridad  y  volvía  a  despertarse, pensando en lo hermoso que sería poder encontrarse con ella y escuchar el sonido de  su voz. Por eso estaba allí.  El  viento  se  arrastraba  entre  los  árboles  que  rodeaban  el  recinto  sagrado  de  Vesta  haciendo  que un susurro se extendiese por la zona, como si alguien le animase a hacer lo que estaba a punto  de  hacer.  Era  peligroso,  lo  sabía,  pero  ya  estaba  condenado  y  atado  a  la  misteriosa  mirada  de  la  joven.    Observó  el  muro  que  se  levantaba  ante  él  y  que  le  separaba  de  aquellos  ojos  verdes,  y,  ayudado  por  un  saliente  de  piedra,  se  alzó  con  agilidad  y  cayó  al  otro  lado.  Silencio.  El  silencio  se 

RománTica'S 54


extendía  por  el  jardín  de  la  residencia  donde  debían  descansar  las  vestales  que  no  estaban  de  guardia.   El joven Lucio avanzó por el oscuro jardín y, con el corazón golpeando con fuerza en su pecho,  llegó a la entrada de la modesta residencia dónde él sabía que se alojaba Selene. Había tardado en  conseguir  aquella  información,  ya  que  pocos  eran  los  que  la  conocían  y  sentían  deseos  de  compartirla con alguien; sin embargo, el vino y las monedas abrían casi todas las puertas de la gran  Roma y, por supuesto, casi todas las bocas. Se detuvo bruscamente al escuchar el suave murmuro de  unos pasos en el pasillo del templo y notó su cuerpo tensarse ante la amenaza de ser descubierto allí.   No  pudo  evitar  un  suspiro  de  alivio  al  vislumbrar  la  piel  blanquecina  de  la  joven.  Sus  ojos  verdes relucían en la oscuridad y el pelo negro lanzaba reflejos azulados que golpearon con fuerza al  visitante  nocturno.  El  aroma  de  los  árboles  y  de  las  flores  se  mezcló  con  el  aroma  que  despedía  aquella  joven…un  olor  a  azahar  y  a  canela…un  olor  dulce  y  penetrante  que  hizo  que  el  joven  suspirase audiblemente.  ― ¿Quién está ahí? ―inquirió la joven asustada―. Llamaré a los guardias si no se deja ver.  ―No llame a los guardias, se lo suplico―susurró el joven desde la oscuridad―, ni usted ni yo  agradeceríamos ese gesto.  ―  ¿Qué  has  venido  a  buscar?  ―  se  había  quedado  quieta  en  el  camino,  mirando  al  rincón  oscuro del que salía la voz y mordiéndose con nerviosismo sus labios hinchados.  ―Sólo deseaba verla―musitó el joven.  ― Bueno, pues ya me ha visto― la joven había entrecerrado los ojos intentando distinguir la  figura en las sombras y un mohín de enfado apareció en su cara al no conseguirlo―. Me parece digno  de  un  acechador  el  que  usted  pretenda  verme  sin  que  yo  pueda  apreciar  ni  por  un  instante  sus  rasgos, señor.  ―  ¡No  soy  un  acechador!  ―exclamó  el  joven  con  una  sonrisa―.  Si  promete  no  delatarme,  saldré de las sombras.  ―Podría haberle delatado ya si quisiera―fue su única respuesta.  Lucio salió de entre las sombras con cuidado, temeroso de que aquella mujer se desvaneciera  si acudía a ella con demasiada prisa, como un sueño o un fantasma. Su mirada estaba clavada en la  de  ella  y  sentía  su  cuerpo  estremecerse  con  un  escalofrío  de  placer.  Nunca  antes  había  escuchado  una voz tan limpia, tan semejante al correr del agua en un manantial virgen, y pensó que, sin duda,  aquella mujer no era humana, debía ser una diosa bajada del Olimpo para tentarle y destruirle.  ―Es usted un insensato―le regañó ella, aunque sus ojos no habían podido evitar fijarse en la  belleza del joven.  ―Y usted una diosa―musitó, acercándose hasta ella y dejándose caer a sus pies.  ―Por  todos  los  dioses―murmuró  sintiendo  el  rubor  de  sus  mejillas―.  Levántate―susurró,  tendiéndole la mano―. No soy ninguna diosa.  ―Entonces serás una ninfa o una hechicera enviada por los dioses.  ― ¡Qué tonterías dices! ―rio mientras observaba con detenimiento las facciones del joven y el  color dorado de su piel―. Deberías marcharte antes de que nos maten a los dos.  ―Si la muerte sirve para que me quede a tu lado… ¡qué venga! ―exclamó alzando la voz ante  la mirada horrorizada de la joven, que no tardó en poner una de sus manos sobre los labios de él.  ― ¡Calla, insensato! ―le reprochó guiándole al amparo del muro―. ¿Estás loco? Conseguirás  que nos maten.  ―Nunca te tocarán estando yo delante―aseguró él.  ― ¿Quién eres? ―sus ojos se habían prendido en el rostro del joven, incapaz de separarse de  aquella cara que emanaba dulzura y fuerza a partes iguales.  ―Lucio.  ―Entonces, Lucio―dijo ella con una sonrisa en el rostro―, deberás marcharte si en tan alta  estima me tienes.  ―Así será, mi querida diosa―accedió él al tiempo que posaba su mano sobre la mejilla de ella  y sentía con placer la confusión en la mirada de la joven―, mas todo tiene un precio.  ― ¿Y cuál es el precio de tu locura?   

55 RománTica'S


―Una  nueva  cita  mañana―pidió  con  intensidad  mientras  su  otra  mano  acompañaba  a  su  compañera en la custodia del rostro de ella.  ―Estás completamente loco―musitó ella, pero no se negó.    Una noche siguió a la siguiente y pronto las visitas a escondidas de Lucio se habían convertido  en visitas rutinarias en las que ambos disfrutaban de la compañía del otro en la preciosa oscuridad  del templo.  Juntos yacían entre la vegetación de aquel idílico jardín compartiendo entre susurros sus  vivencias y sus sueños. Ella quería ser madre; él quería comandar una legión. Las risas se sucedían a  las  confesiones,  y  las  confesiones  eran  acompañadas  de  besos  escondidos  de  la  mirada  de  los  mortales.  ―No podemos seguir con esto―comentó la joven una de las noches, su cabeza apoyada con  delicadeza sobre el pecho desnudo de él―. Nos descubrirán y nos matarán, Lucio.  Lucio guardó silencio. Sentía la cálida piel de Selene contra la suya, el suave contorno de sus  pechos acariciaba su torso con el acompasado ir y venir de su respiración. Aspiró con fuerza y sintió  sus  pulmones  llenarse  con  el  olor  del  azahar  y  de  la  canela  que  su  pelo  despedía.  Fue  entonces  cuando lo decidió.  ―Huyamos―propuso,  levantándose  de  golpe  y  acariciando  el  cuerpo  desnudo  de  ella―.  Huyamos lejos de Roma y de sus dioses, Selene. Seamos libres.  ― ¿Y tu sueño? ―susurró ella mirándole con intensidad―. Nunca podrás liderar una legión si  huyes.  ―Prefiero  cumplir  tu  sueño,  Selene,  y  convertirlo  en  el  mío―confesó  sellando  sus  palabras  con un beso que la joven recibió y devolvió con pasión.  ―Huyamos pues―musitó ella con una sonrisa vacilante y el corazón enloquecido.  ―Mañana antes del alba estaremos lejos, mi querida diosa.  Ni los mismísimos dioses habrían podido apagar la llama que crecía en sus corazones mientras  se besaban bajo la mirada protectora de la luna. Selene sentía su piel vibrar bajo las manos cariñosas  y firmes de su amante que recorrían su cuerpo haciéndola sentir mil sensaciones desconocidas. Las  manos  de  ella  se  dejaron  llevar  por  la  pasión  y  se  enredaron  en  el  cabello  castaño  del  muchacho  mientras sus labios emitían ligeros gemidos que rompían la quietud de la noche. Sin embargo, nada  importaba más que ellos. No había nadie más que ellos en el mundo mientras sus cuerpos se unían  sudorosos  bajo  el  cielo  estrellado,  acompasando  sus  movimientos  a  sus  respiraciones  y  sus  respiraciones al placer.            La  noche  siguiente  llegó  rauda,  aunque  para  los  dos  amantes  parecía  haber  pasado  una  eternidad  desde  que  decidieron  huir  lejos  de  Roma.  Lucio  apenas  prestó  atención  a  sus  tareas  y  el  látigo  del  centurión le recordó la realidad en la que se hallaba inmerso y de la que pronto se alejaría, llevando  consigo al amor de su vida. Fue el rostro de Selene el que le dio fuerzas para seguir adelante, para  realizar sus tareas sin que nadie sospechase de sus intenciones, para conseguir un buen caballo y una  bolsa cargada de víveres para el viaje. No tenía ni idea de dónde debía ir, pero era consciente de que  debían alejarse de la mano opresora de Roma si querían vivir.  Cuando  la  luna  estuvo  en  lo  alto  del  cielo  y  las  calles  de  Roma  estuvieron  vacías,  Lucio  se  encaminó con calma hacia el templo de Vesta. Había dejado el caballo al sur de la ciudad, junto a la  puerta desde donde tomarían la vía Appia hasta Bríndisi, donde podrían tomar un barco a cualquier  lugar  del  mundo.  Lucio  pensó  lo  hermoso  que  sería  regresar  a  tierra  griega,  enseñar  a  Selene  su  hogar y vivir juntos en la tierra de sus padres, cuidando el ganado y disfrutando del sol de Mitilene.  ― ¡Selene! ―llamó tan pronto hubo saltado el muro― ¡Selene!  ― ¡Chist! ―Selene le miraba con ojos asustados desde las sombras―. ¿Acaso quieres avisar al  resto de nuestra fuga?  Lucio sonrió y tomó las manos de la joven entre las suyas mientras depositaba un cálido beso  en los labios enrojecidos de ella.  ―Vamos, mi amor―susurró en su oído haciendo que ella sonriese―. Tenemos poco tiempo.  Caminaban muy juntos, temerosos de ser descubiertos en cualquier momento y ver sus sueños  truncados.  Las  calles  de  Roma  estaban  vacías,  aunque  aún  quedaban  algunos  trasnochadores  en 

RománTica'S 56


ellas;  borrachos  que  estaban  más  ocupados  en  no  tropezar  con  sus  propios  pies  que  en  la  joven  pareja que recorría en silencio las calles. Selene observaba la ciudad bajo la protección de un manto  que cubría su cabeza y ocultaba su rostro. Había cambiado el blanco de las vestales por un vestido de  lana gris que Lucio había traído consigo, aunque ella había decidido guardar el suave vestido blanco  como recuerdo de una vida que estaba terminando.   Cuando  llegaron  junto  a  la  puerta  del  sur,  Lucio  no  pudo  evitar  emitir  un  suspiro  aliviado  mientras recogía su caballo y ayudaba a la joven Selene a montar en él. Una vez estuvieron sobre el  lomo del animal, Lucio le espoleó con los talones y los tres se perdieron en las sombras de la noche  romana,  sin  que  nadie  sospechase  que  aquellos  jóvenes  enamorados  eran  un  desertor  del  ejército  romano y una vestal huida.     Apenas descansaron lo justo para que la montura no se agotase y evitaron pasar cerca de las grandes  ciudades amigas de Roma en su viaje hacia Bríndisi. Esperaban, así, escapar del destino que su fuga  les había impuesto; pues eran conscientes de que habían cometido el mayor delito que un ciudadano  romano podía cometer y que serían perseguidos por ello.  Cuando llegaron junto a la ciudad portuaria, Lucio detuvo el caballo con suavidad y desmontó  para observar desde la colina la maraña de calles que conformaban la ciudad de Bríndisi. Selene se  detuvo a su lado y, con una sonrisa soñadora, señaló el final de sus temores.  ―Debemos ser cuidadosos, Selene―la voz del joven estaba cargada de preocupación mientras  observaba el rostro pálido de su acompañante―. No deben reconocernos o estaremos perdidos.  ―Los  dioses  nos  guiarán―contestó  ella  con  confianza  ―.  No  permitirán  que  muramos,  mi  amor.  ―Eso espero―musitó él posando su mano sobre la mejilla de ella―. ¿Te encuentras bien?  ―Perfectamente.  ― ¿Has escuchado eso? ―el joven se giró rápidamente hacia el camino desde donde llegaba el  inconfundible sonido de los caballos―. Vamos, debemos escondernos…  ― ¿Y el caballo? ―preguntó ella preocupada―. Nos descubrirán si lo dejamos aquí.  ―Yo me ocuparé de él―aseguró―. Vete al bosque, Selene, y espérame allí.  ―No―se negó ella con el horror reflejado en sus ojos verdes―. No pienso abandonarte.  ―Vete―ordenó él besándola con pasión―. Ponte a salvo. Te prometo que iré contigo.  Lucio aguardó hasta que Selene se hubo metido en el bosque y, entonces, montó su caballo y  lo dirigió con calma hacia el inquietante sonido en busca de una respuesta. Debía saber si aquellos  soldados acudían en su búsqueda o sólo formaban parte de la defensa de la ciudad. La vida de Selene  dependía de ello.    La  quietud  del  bosque  era  agobiante  o  al  menos  eso  le  parecía  a  Selene  mientras  esperaba  agazapada tras un tronco caído. Hacía ya demasiado que Lucio y ella se habían separado, y él todavía  no había aparecido. El miedo empezaba a agarrotar sus músculos y a nublar su juicio, ¿y si le habían  atrapado? ¿Qué podría hacer ella sola? Jamás tendrían que haber desafiado a los dioses ni a Roma,  pues era claro que aquellos que osaban desafiar a la gran urbe terminaban pagándolo caro. No hacía  tanto tiempo desde que la vía Appia se había llenado de los cadáveres crucificados de los esclavos  liderados por Espartaco, así como tampoco quedaba tan lejana la llegada de César con el jefe de los  galos, Vercingétorix, atado y entregado como un perro a los pies del Senado.   Selene suspiró y cubrió su cuerpo con el manto de lana, esperando así poder hacer frente al  frío  que  comenzaba  a  embargar  su  cuerpo  y  que  no  sabía  exactamente  si  era  causado  por  la  humedad del bosque o por el miedo de su mente. Cuando escuchó un crujido entre la vegetación,  Selene sintió el corazón palpitar con tanta fuerza que parecía ir a descubrir su posición al misterioso  visitante. No pudo evitar llevarse una mano al pecho mientras con la otra tapaba su boca, intentando  evitar el ruido que pudiera emitir y descubrirla.  ―¿Selene? ―llamó la voz, una voz tan conocida y querida que Selene notó las lágrimas correr  por su rostro nada más oírla.  ―Lucio, Lucio―sollozó ella mientras trastabillaba para llegar junto a su amado―. Por todos los  dioses ―se lanzó en sus brazos cuando le vio, una sonrisa iluminaba con suavidad sus rasgos, aunque 

57 RománTica'S


Selene  apreció  su  rostro  más  pálido  de  lo  habitual―.  Pensé  que  te  habían  matado  y  que  iba  a  quedarme sola en este bosque.  ―Jamás te dejaría, amor―susurró él dejando que su barbilla reposase sobre la cabeza de ella  y aspirando con deleite el aroma de su pelo―. Ven, sentémonos un rato.  ―Tienes mala cara―comentó al separarse de su cuerpo y observar su querido rostro―. Estás  pálido.  ―Un pequeño incidente sin importancia―dijo él y se sentó a los pies de uno de los árboles,  dejando la cabeza reposar en el tronco mientras notaba el peso de Selene sobre su regazo.   Lucio  bajó  la  mirada  con  una  sonrisa  triste  dibujada  y  observo  el  semblante  tranquilo  de  su  compañera. Selene no había perdido ni un ápice de su belleza a pesar de la dureza del camino. Sus  rasgos se habían endurecido un poco y su rostro, antes blanco y ovalado como la misma luna, había  adquirido un ligero color y se había afilado lo que la hacía ser aún más bella. Un suspiro surgió de su  pecho y dejó que su mano acariciase ociosa el rostro de ella, deleitándose ante la sonrisa de placer  que se dibujó en sus labios sonrosados.  ―Selene―llamó y su voz tenía un tono urgente que hizo que Selene se volviese para tumbarse  boca arriba y poder ver su rostro―, ahora debes ser valiente.  ―Si estás conmigo puedo enfrentarme a los mismísimos dioses―sonrió ella mientras alzaba la  mano y acariciaba el rostro de su amado.  ―Y si yo no estuviera, también―insistió él y notó la mano de ella congelarse en el aire―. Si  algo  me  pasase,  Selene,  debes  prometerme  que  seguirás  adelante.  Debes  coger  un  barco  hacia  Mitilene y buscar a mis padres…  ―No  te  va  a  pasar  nada―negó  ella  levantándose  para  estar  a  su  altura―.  Los  dos  iremos  a  Mitilene y tú me presentarás a tus padres…  ―Prométemelo―suplicó  él  poniendo  sus  manos  en  las  mejillas  de  ella  y  mirándola  con  intensidad.  ―Te  lo  prometo―musitó  con  apenas  un  susurro  y  las  mejillas  humedecidas  por  el  llanto―.  Pero no te va a pasar nada…  ―Estoy herido, mi querida Selene―confesó él con un hilo de voz.  El silencio se abatió sobre ellos como un monstruo hambriento. Selene palideció y comprendió  de inmediato lo que aquello suponía, y el llanto corrió por sus mejillas con desesperación y amargura  mientras se inclinaba para besar el rostro amado entre palabras de consuelo.  ―No te va a pasar nada―susurraba como una plegaria―. No va a ser nada, Lucio, ya lo verás.  Pero Lucio empalidecía con rapidez y ya apenas era capaz de sostener la sonrisa cariñosa que  había  esbozado.  Ni  siquiera  podía  alzar  su  mano  para  acariciar  el  deseado  rostro  de  la  joven.  Ella,  entre llantos, tomó su mano, ya fría, y la dejó reposar sobre su mejilla, inclinando su rostro sobre ella  en un intento de mantenerle allí.   Un  suspiro  salió  de  los  labios  del  moribundo  acompañado  de  un  quejido  y  el  nombre  susurrante de ella. Selene se inclinó sobre él y recogió su último aliento en un beso regado por las  lágrimas.  Cuando  apartó  su  rostro,  Selene  sonrió  con  tristeza  al  ver  la  sonrisa  tranquila  de  él,  su  rostro se había sumido en la paz y ya nada podría resquebrajarla. Sin apenas fuerzas, se levantó y oró  a  la  diosa  Vesta  y  a  la  Bona  Dea  para  que  acompañasen  a  su  amado  en  su  viaje  y  jamás  le  abandonasen; entonces introdujo una moneda en la boca del joven para que pudiese así comprar su  viaje a la eternidad y roció su cuerpo con la arena que habría de recibirlo.   Entonces, la joven tomó la bolsa que el muchacho había cargado y se dirigió con paso seguro  hacia el camino, decidida a cumplir su promesa y a vivir con el recuerdo de aquel joven soldado que  la había liberado de la tristeza y la había ayudado a descubrir el amor y la pasión. Mientras caminaba  pensaba en él. Recordaba su forma de mirarla, su forma de acariciar su cuerpo durante las noches,  sus labios sobre los suyos… y lloró al pensar que era la muerte que él habría deseado. «Si la muerte  sirve para que me quede a tu lado… ¡qué venga!», recordó ella y sonrió, pues Lucio iba a estar para  siempre en su corazón.  ©Enone Cantosereno 

RománTica'S 58


Hoy nos toca hablar de una serie que llegó hace bastante tiempo a  nuestro  país,  pero  por  motivos  lejanos  a  lo  que  importa  a  los  lectores, se dejó de publicar hasta el pasado año, cuando la editorial  Pàmies, bajo su sello Phoebe, pensó con gran acierto que los lectores  del género romántico la acogeríamos con los brazos abiertos.  Una serie que tiene un nombre propio, el del equipo de investigación  periodístico  que  protagoniza  las  páginas  de  sus  novelas,  el  I‐Team,  cuyos  miembros  buscan  desvelar  la  verdad  y  si  para  ello  deben  poner en peligro sus vidas… bueno, en realidad si no lo hicieran no  tendríamos libro con el que apasionarnos, disfrutar del suspense y el  misterio, y enamorarnos de la mano de sus personajes, por lo que no  vamos a poner peros a que corran un poquitín de peligro.  Unas  historias  creadas  por  la  reina  del  suspense  contemporáneo,  Pamela  Clare  quien,  gracias  a  su  experiencia  trabajando  en  diferentes  periódicos,  ha  podido  trasladar  al  papel  bastantes  datos  fidedignos  que  sirven  para  que  el  lector  que  se  sumerja  en  las  novelas  de  I‐Team  puedan  percibir  entre  sus  letras  casi,  casi  una  realidad.  Pero vayamos al meollo del asunto, hablar de la serie I‐Team o más  bien de sus personajes y sus caracteres, porque lo que conforma una  buena  novela  o  historia  de  suspense  son  los  retratos  que  nos  describe su autora. 

El suspense… SUSPENSE con mayúsculas, un elemento que sostiene las aventuras que nos narra Pamela Clare y que ha conseguido con gran maestría enganchar a los lectores.

Kara, escarmentada de su última relación fallida de la que salió embarazada, quiere mantener bien lejos a cualquier hombre por guapo y atractivo que sea, a pesar de que no hay día en el que no piense en la calidez de las caricias de un amante. Para obtener de nuevo esa sensación sabe que deberá exponerse otra vez, algo que prometió no volver a hacer jamás. El senador Sheridan, atractivo, poderoso y encantador, sabe que podría tener a su alcance a cualquier mujer con tan sólo fijar en ella su mirada penetrante. Pero sólo siente curiosidad por una de ellas: Kara, periodista de investigación fisgona y entrometida, que posee una sensualidad inquietante y perturbadora. «Si es tan buena investigando” piensa él, “en la cama lo debe ser aún más…» Un escándalo político inesperado podría separar sus vidas. O quizá, sólo quizá, la adversidad podría crear un vínculo entre ellos mucho más intenso que los abrazos sensuales que han compartido hasta ahora…

59 RománTica'S


Acción… en la mayoría de las novelas, por no decir todas, nos encontramos tiros, luchas, enfrentamientos, muertes, accidentes, secuestros…

Después del asesinato de una adolescente, un hombre misterioso vestido con una chaqueta de cuero negro es visto merodeando cerca de la escena del crimen. Tessa Novak, periodista de investigación, lo coloca enseguida en su punto de mira como el culpable de los hechos. El hombre es Julian Darcangelo, agente secreto del FBI que trabaja en colaboración con la policía de Denver. Está siguiendo la pista de un asesino y traficante de personas. Las acusaciones de Tessa podrían revelar su verdadera identidad y pretende alejarla de la investigación. Pero del mismo modo que Tessa ha convertido a Julian en el objetivo de su interés, ella se ha convertido en el objetivo del asesino. Obligados a confiar el uno en el otro, la atracción física que sienten aumenta con la misma intensidad que la amenaza de un asesino despiadado que quiere verlos a ambos muertos…

La periodista Sophie Alton está investigando la desaparición de Megan, madre joven y huida de la justicia que decide escapar con su bebé en pleno régimen de libertad condicional. Las pesquisas de Sophie la llevan hasta el hermano de Megan, Marc, asesino convicto y el mismo hombre con el que compartió una noche inolvidable doce años atrás. Condenado a cadena perpetua, Marc utiliza a Sophie para darse a la fuga y poder encontrar, así, a su hermana y protegerla del monstruo que la está persiguiendo. Sophie sabe que es muy arriesgado acercarse a Marc, pero en su mente –y en su cuerpo– todavía se mantiene intacto el roce ardiente de su piel a pesar del paso del tiempo. Ambos recorrerán un tortuoso camino en el que todos los agentes de la ley intentan evitar a toda costa que Marc y Sophie encuentren a Megan, pero se acabarán topando con una verdad irreprimible del pasado.

Vale, aquí un pequeño inciso, y es que lejos de presentarnos a unos  personajes  femeninos  débiles,  tipo  damisela  en  apuros;  la  escritora  consigue  describir  una  mujer  fuerte,  sin  miedos  (bueno,  algunos  tienen  a  veces),  que  no  lloran  sin  motivos,  ni  se  desmayan  con  un  aleteo  de  párpados.  Son  mujeres  valientes,  con  principios,  con  una  vena insistente que les hace luchar por lo que quieren: descubrir la  verdad. 

[...]-Escúchame. Existen cosas que no puedes saber sobre mí, que no te puedo contar por tu bien. Sin embargo, te he prometido que haré todo lo que pueda para llevarte a casa sana y salva, y lo haré.[...]

[...]-¿Estás diciéndome que te reservas para el pretendiente adecuado y que si lo único que deseo es acostarme contigo puedo ir olvidándome porque tú quieres un final feliz y no sólo sexo? ¿Lo he entendido bien? -Más o menos. -Kat sintió que le ardían las mejillas. -¿No eres demasiado mayorcita para creer en los cuentos de hadas?[...]

Estos  personajes  femeninos  (los  que  aparecen  en  los  libros  publicados  en  nuestro  país  y  en  EE.UU.)  ocupan  por  ahora  la  profesión  de  periodista  de  investigación.  Buscan  cumplir  con  su  trabajo, a pesar de los problemas que se encuentran en su camino,  además de las reticencias que les presentan esos «chicos malos». 

Y  en  este  caso,  en  el  de  las  novelas  de  I‐Team,  ellos,  los  protagonistas  masculinos,  son  los  personajes  de  acción,  los  «chicos  malos», los que imponen y buscan que se cumpla su mandato —de  los  de  orden  y  mando—.  Nos  encontramos  un  senador,  un  agente  del FBI, un preso, un ranger, un poli, un exsoldado o un SEAL. Lo que  vienen siendo las llamadas profesiones masculinas de toda la vida.  Fin del inciso, aunque creo que ha sido un poquito largo 

RománTica'S 60

Personajes con nombre propio y que no se amilanan ante nada, ni nadie…


61 RomรกnTica'S


Romance, pasión y amor… Tres elementos imprescindibles para que una novela romántica llegue al corazón de los amantes de este género y que en este caso consiguen con creces su cometido: enamorar al lector con su historia.

Todos  estos  factores  constituyen  una  buena  novela,  una  aventura  en  la  que  algún  miembro  del  equipo  I‐Team  y  su  coprotagonista  consigue  su  cometido,  que  disfrutemos  de  una  romántica  historia de amor, y donde la forma de escribir de  Pamela Clare logra que os imaginéis una película,  de esas que protagonizan muchos de los actores  de  acción  del  momento  (o  de  antaño)  y  que  derrochan  adrenalina  por  todos  los  lados  hasta  que el espectador, en este caso el lector, llegue al  final con la sensación de haber disfrutado de una  buena historia. 

[…]Quería arrancarle la ropa y hacerle el amor con sus manos, con su boca, con su pene. Quería conseguir que se corriera una y otra vez, quería perderse en su interior. Quería hacer que se olvidara de los hombres que le habían hecho daño, reemplazar los recuerdos de dolor, violación y miedo con otros de placer compartido. Quería devolverle aquella parte de sí misma que aquellos bastardos le habían robado.[…]

I-Team es una serie de amor, pasión, acción y suspense. ¿Te atreves a leerla?

Los títulos que componen de momento la serie de I‐Team son:  Al Límite. Talismán en 2007.  Evidencia. Talismán en 2007.  Espósame. Talismán en 2009.  Sombras de Sospecha. Phoebe en 2012.  Sin Salida. Phoebe en 2013.  Bajo la Piel. Phoebe en 2013.                 (Este libro lo califica la propia autora como novela corta)  Striking Distance. Publicado en EE.UU. en el 2013. 

             

Y a estos títulos debemos añadir un relato que realizó allá por el año  2006, que forma parte de una Antología titulada Catch of the Day. Es  un relato que bautizó con el nombre de Heaven Can't Wait y donde  podemos ver a parte del equipo I‐Team.  Artículo: Merche Diolch     

RománTica'S 62

  Pamela Clare, autora de  I‐TEAM 

 


JUDE RYDER,

Hemos conocido a muchos personajes que  podríamos considerar «malos», y todos tienen  características diferentes, ya sea…  

UN HIJO DE HADES

Damon en «Crónicas vampíricas», Kirtash en «Memorias de Idhún», o a Beau en «El chico malo».

 

Este  bimestre,  para  honorar  a  todos  esos  chicos  malos que nos vuelven locas, el personaje que se  verá alzado para tocar hasta el mismísimo Olimpo  no es otro que Jude Ryder, el chico del que todas  las  madres  querrían  que  nos  mantuviéramos  separadas pero al que nuestro corazón no quiere  dejar escapar.   Sí, ese chico que vemos jugando a lo lejos a fútbol  americano  y  nos  preguntamos  si  será  nuestro  amor  verdadero.  Si  podremos  lograr  ser  la  chica  que  consiga  domar  al  malote  y  sea  un  auténtico  caballero con nosotras.   Sin  embargo,  a  lo  largo  de  los  tres  libros  de  la  trilogía… 

El lado explosivo de Jude, El lado peligroso de Jude El lado irresistible de Jude

Cada vez que alguien nos pregunta… «¿Y tú con quién te quedas, con el chico bueno o con el malo?» La respuesta más probable de obtener es siempre la segunda. ¿Por qué? Esa es la pregunta del millón.

…  veremos  que  este  personaje  no  se  puede  domar.  Él  es  tal  cual  es,  y  para  que  Lucy,  la  protagonista femenina, y él mismo puedan tener  un futuro junto deberán aceptarse tal cual son y  confiar en el uno en el otro como nadie.   Lucy  es  la  típica  chica  buena  que  se  esconde  en  una fachada para olvidar los problemas familiares  por  los  que  está  pasando,  y  Jude  es  todo  lo  contrario. Él sabe cómo es. Es un chico malo, uno  que solo trae problemas a chicas como Lucy, pero  ¿cuántas veces oímos eso y en realidad debajo de  toda  esa  imagen  de  tipo  duro  nos  encontramos  con  un  personaje  que  merece  la  pena  conocer?  ¿que tiene más que ofrecer de lo que él se cree?  Muchas. Y nos encanta.  

63 RománTica'S


RomรกnTica'S 64


Jude, a pesar de sus defectos (¡que son muchos!)  de  ser  un  mujeriego,  violento,  de  tener  compañías que no debería, de «tomar prestado»  descapotables  sin  que  sus  dueños  lo  sepan  y  de  amenazar  a  todo  el  mundo  que  se  atreva  a  ofenderle,  es  un  chico  que  lucha  por  lo  que  quiere, que daría su vida por Lucy, que haría todo  lo que ella le pidiera con tal de hacerla feliz, que  se piensa que no merece las cosas buenas que le  pasen en la vida, y que es amigo de sus amigos.   Podremos decir que nos gustan los chicos malos.  

¿Pero acaso no todos ellos tienen un lado sensible que es el culpable de que nos volvamos locas por ellos? ¿Acaso no todos ellos terminan rendidos ante el amor?

Pues  por  esa  razón  y  no  por  otra,  Jude  Ryder  merece  subir  al  «Olimpo  de  los  Dioses».  Sin  embargo,  Jude  Ryder  no  habría  conseguido  todo  lo  que  ha  conseguido  en  su  vida  (que  no  voy  a  decir  para  no  spoilear)  de  no  ser  por  una  única  persona que no se ha rendido a su lado y que ha  confiado en él, a pesar de sus propios problemas.  Y  por  esa  misma  regla  de  tres,  Jude  Ryder  no  valdría nada en el Olimpo sin tener a su Diosa del  Parthenon  a  su  lado  allá  donde  vaya.  Porque  sin  el amor, no hay nada. Y Lucy es para Jude, lo que  Julieta era para Romeo.  El amor verdadero basado en la confianza y en los  propios  sentimientos,  no  en  los  prejuicios  ni  en  los  comentarios  envenenados  que  pueden  echarlo  todo  a  perder.  Si  eso  no  merece  ser  reconocido,  entonces  la  humanidad  no  tiene  solución.   Para todos aquellos que no se decidieron en leer  los  libros  por  miedo  a  que  fueran  algo  más  del  montón o alguna otra historia de chicos malos, yo  los  invito  con  este  artículo  a  que  lo  vuelvan  a  reflexionar y le den una oportunidad.  Yo puedo decir que Lucy In The Sky y Jude Ryder  se  lo  merecen.  Si  no,  ¿no  lo  habría  subido  al  Olimpo a él y al Parthenon a ella, no?   Ahí lo dejo.   Artículo: Yuliss M. Priego        

65 RománTica'S


ESPACIO JR                          

Editora de B de BLOK

 

Joven profesional que ama su trabajo de editora y busca tanto innovar como captar nuevos talentos, ya sea en en nuestro país o en el extranjero. Actualmente, compatibiliza su vida familiar con su labor en uno de los sellos editoriales de más renombre en España, Ediciones B.  una entrevista de Eva Rubio y Rocío Muñoz

 

RománTica'S 66


H

ola  Verónica,  gracias  por  conceder  esta entrevista a Juvenil Romántica  y a nuestros lectores. Para comen‐ zar  ¿en  qué  consiste  tu  trabajo  de  editora?  ¿cómo  planificas  tu  día  a  día en la editorial?  Mi trabajo consiste en llevar a cabo todo el proceso  de edición de una obra, desde la lectura del manus‐ crito  hasta  la  publicación  del  mismo  convertido  en  un  libro  con  portada,  textos  de  cubierta,  textos  de  solapa  y  demás.  Recibimos  muchísimos  manuscri‐ tos,  tanto  de autores  nacionales  como  extranjeros,  y  tanto  directamente  del  autor  como  a  través  de  agencias literarias. Los evaluamos todos y elegimos  los  que  nos  resultan  más  interesantes;  es  decir,  aquellos  que  pensamos  serán  más  comerciales  y  tendrán  más  posibilidades  de  destacar  en  el  concurrido  mercado  editorial.  Estos  son  aquellos  por  los  que  apostamos,  ofertamos  y  los  que  publicamos  tras  un  largo  proceso  de  traducción,  corrección,  edición.  De  modo  que  «el  día  a  día»  consiste  en  llevar  a  cabo  alguna  de  todas  estas  tareas que siempre tengo pendientes.     ¿Cuáles son las grandes apuestas de novela JR que  tenéis  dentro  del  sello  B  de  Blok?  ¿Puedes  adelantarnos alguna próxima novedad?  ¡Tenemos cosas fantásticas por venir! Estamos muy  ilusionados  con  el  reciente  lanzamiento  de Sólo un día,  de  la  inigualable  Gayle  Forman,  y  su  continua‐ ción, Sólo un año saldrá publicada el primer trimes‐ tre  del  año  que  viene.  Para  este  próximo  mes  de  octubre  tenemos  la  novela  de  Ibán  Roca Luminantes,  una obra interesante y muy inteligente, que gustará  a los lectores que han disfrutado con las novelas de  Suzanne Collins.  En  enero  nos  espera  una  novela  deliciosa,  una  de  mis  favoritas,  pendiente  aún  de  tener  un  título  en  castellano: The Tragedy Paper,  de  Elizabeth  LaBan.  Es  una  de  mis  novelas  preferidas  para  el  año  que  viene.  

En febrero vendrá la novela que inicia la nueva trilogía de Kerstin Gier, Silber; tenemos grandes esperanzas puestas en ella pues sin duda la autora ofrece una novela en la línea de sus anteriores, muy bien escrita, muy bien pensada y que agradará a los fans de la autora alemana. Y  cerramos  la  trilogía  de  Veronica  Rossi  con  la  última  entrega, Into the Still Blue.  ¡Todo  esto  en  primavera 2014!    

“Deseando estamos que comience el nuevo año editorial. Las jugosas novedades que nos trae B de Blok son de lo más APETITOSAS” 67 RománTica'S


Hace  unos  años,  teníais  la  colección  «Corazón  Joven»  con  títulos  como  «Ana  y  el  Duque»  y  «Catherine  y  el  Pirata»,  libros  con  romance  adolescente.  Tras  el  boom  de  la  novela  «YA  Romance» y «New Adult» ¿os habéis planteado la  creación de una nueva colección enfocada en estas  temáticas?  Hemos  reconvertido  la  colección  Corazón  Joven  en  una  colección  de  ídolos  del  pop  que  nos  funciona  muy bien. Publicamos allí biografías de todo tipo de  figuras  de  la  música  como  Justin  Bieber  y  One  Direction.  El  romance  adolescente  lo  dejamos  en  Sin  Límites.  De  momento  nos  quedamos  con  los  libros  YA,  y  no  nos  planteamos  aún  la  creación  de  una  nueva  colección  para  New  Adult.  Estamos  alerta,  a  ver  cómo  les  va  a  otros  que  ya  lo  están  intentando,  pero  de  momento,  nosotros  nos  quedamos con Sin Límites para lo más juvenil, y en  Vergara publicamos lo más romántico adulto.  ¿Con  qué  terminología  designan  las  agencias  literarias las novelas que van desde los doce años  hasta  el  final  de  la  adolescencia?  Es  decir  ¿qué  etiqueta se le pone a las obras para diferenciar los  rangos de edad entre el público lector?  De  doce  años  todavía  pueden  llamarse  «middle  grade novels». Yo el límite de lo YA lo pondría más  hacia  los  14  años.  Por  lo  general,  las  agencias  lo  hacen  así  también.  De  estas  novelas  juveniles  hay  varias que tienen un enorme potencial crossover, y  que pueden ser disfrutadas igualmente por lectores  adultos. Yo misma las disfruto enormemente –unas  más  que  otras,  la  verdad‐  y  sé  por  referencias  de  libreros  que  la  lectora  de  romántica  compra  romance  adulto  y  juvenil  indistintamente.  ¿Quién  mejor  que  los  jóvenes  para  disfrutar  del  amor  y  hacérnoslo vivir de nuevo como por primera vez?   ¿Hacen  uso  los  autores  de  este  tipo  de  etiquetas  para  enmarcar  sus  historias?  ¿Utilizan  otro  voca‐ bulario? ¿De qué modo es vista la terminología por  los escritores?  Sí, muchos autores son autores de romance juvenil  y  lo  dicen  claramente.  Otros  te  dicen  que  van  a  jóvenes adultos o adultos jóvenes, y ahí se hace un  poco más compleja  la definición. Todos los adultos  queremos  sentirnos  jóvenes,  pero  no  siempre  las  novelas juveniles nos encajan en nuestros gustos  .  Me  gusta  cuando  un  autor  no  teme  encajarse  en  una clasificación tipo YA: es interesante escribir este  tipo  de  novelas,  y  es  un  reto  complicado  hacerlo  bien. Si te defines como autor de novelas juveniles  tienes  que  lograr  hacerte  un  hueco;  usualmente  eres  un  adulto  intentando  comunicarte  con  un  público  más  joven,  y  tienes  que  poder  hacerlo  de 

RománTica'S 68

manera  ¡¡que  te  crean!!  No  es  fácil.  Ahora  bien,  tampoco hace falta clasificarlo todo. Es posible que  términos como «new adult» sea un poco un exceso  de  clasificación,  demasiada  compartimentalización  de la literatura.     Normalmente  ¿cómo  suelen  presentaros  los  manuscritos los autores/agencias? Si el escritor es  español  y  no  tiene  quien  le  represente  ¿os  hacéis  cargo de los derechos internacionales para vender  la  novela  al  extranjero  y  para  su  posibles  adaptaciones (cine, tv, novela gráfica,…)?  Las agencias nos envían los manuscritos por correo  electrónico  y  nos  presentan  al  autor  y  las  virtudes  del  texto.  Claro,  ellos  quieren  que  les  compres  el  suyo,  tienen  que  darte  toda  la  información  que  te  ayude a estar convencido de que haces  una buena  compra.  Los  autores  que  no  tienen  quien  los  represente nos envían sus manuscritos directamen‐ te  a  través  de  nuestra  web.  Si  tras  un  proceso  de  lectura  y  evaluación  por  parte  del  editor  el  manuscrito  resulta  interesante  para  publicación,  intentamos  contratar  los  derechos  de  venta  al  extranjero  y  nos  hacemos  cargo  del  envío  de  la  novela  editada  a  otras  editoriales  que  demuestren  interés. Y de ahí, lo que surja.     Para  finalizar,  ¿qué  tipo  de  fallos  son  usualmente  cometidos por los noveles a la hora del envío y la  creación de sus obras?  Recomendaría en primer lugar registrar la obra ante  el  registro  de  la  propiedad  intelectual.  En  segundo  lugar estar abierto a un «no», o a un «sí, pero…»; mi  experiencia  es  que  todo  aquel  al  que  le  menciono  los  defectos  de  su  obra  es  receptivo  ante  las  críticas. Es un placer  tratar con gente así.  Pero por  supuesto  los  hay  que  no  admiten  ninguna  crítica  y  estos  son  más  complicados.  Algunas  veces  no  envían  sinopsis,  y  esto  es  un  fallo:  yo  no  tengo  tiempo  de  leer  todo  el  manuscrito,  pero  una  sinopsis  sí  que  la  leo  y  con  base  en  ella  pido  el  manuscrito  completo…  o  no.  Una  buena  sinopsis,  bien  escrita,  que  enganche,  que  no  sea  demasiado  larga,  es  clave  para  una  evaluación  adecuada.  O  al  menos para conseguir abrir la puerta a un envío del  manuscrito completo.  En  cuanto  a  los  fallos  de  creación,  los  hay  varios:  desde  una  historia  que  no  enganche,  unos  perso‐ najes  poco  definidos,  un  argumento  mal  hilado…  recomiendo siempre darlo  a  leer  a  amigos  (y  no  tan  amigos)  que  puedan  ser  críticos constructivos. 


69 RomรกnTica'S


Cuando  un  pícaro  sinvergüenza  y  una  sabelotodo  engreída  intentan  ponerse  de  acuerdo..., no siempre sale como ellos imaginan.  Minerva Highwood, una de las solteras de Cala Espinada, necesita ir a Escocia. Colin  Sandhurst, lord Payne, necesita... salir de Cala Espinada. Tienen solo siete días para  planear  una  fuga,  convencer  a  sus  familiares  y  amigos  de  que,  a  pesar  de  sus  conocidas diferencias, se han enamorado locamente. Una semana que será su ruina.  En estos siete días de locura deberán recorrer con éxito 650 kilómetros, esquivando a  los  salteadores  de  caminos.  Un  viaje  en  el  que  se  verán  obligados  a  superar  sus  miedos  más  profundos  sin  cometer  un  asesinato.  Pero  tal  proeza  les  parecerá  imposible pues no les quedará más remedio que compartir un pequeño carruaje por  el día y una cama, aún más pequeña, por las noches.   

Ella era diferente, siempre lo había sido. De las tres hermanas Highwood era la única que tenía el pelo oscuro y llevaba gafas, la que prefería fuertes botas de cordones a delicados escarpines y solo a ella le importaba la diferencia entre rocas sedimentarias y metamórficas. También era la única que no tenía aspiraciones matrimoniales ni reputación que proteger. 

El  primer  encuentro  de  ambos,  el  primer  instante  entre  ellos  acontecido  en  el  libro  anterior  de  esta  serie,  Cala Espinada,  es  sencillamente  como  un  fogonazo, el chupinazo de los sanfermines que hace  unos  días  comenzaron  en  Pamplona.  Toda  una  explosión  de  fuegos  artificiales  propia  de  las  celebraciones del 4 de Julio en USA. 

Menuda  carta  de  presentación  para  la  pobre  Minerva.  ¿No  creéis?  No  es  de  extrañar  que  el  mundo  tenga  un  pobre  concepto  de  nuestra  protagonista  si  su  propia  madre  es  capaz  de  decir  que  «Diana  y  Charlotte  (las  dos  hermanas  de  Minerva)  saldrán  adelante.  ¿Minerva?  Minerva  es  simple,  pedante,  estudiosa  y  se  comporta  con  torpeza  ante  los  caballeros.  En  pocas  palabras,  no  hay esperanzas para ella». 

¡Y qué decir de lord Payne! Al igual que a Minerva le  conocimos en «Una noche nada más». Ni que decir  tiene que fue un personaje que me enamoró desde  el principio. Cuando supe que Manderley publicaba  la  segunda  entrega  de  esta  serie  tan  pronto…  Para  mí  fue  un  alegrón.  Quería  conocer  la  historia  de  estos  dos.  Y,  cuando  al  final  cerré  el  libro,  lo  hice  con una sonrisa de oreja a oreja. 

Pues permítame decirle señora Highwood que… ¡Ja!  ¡Ja,  ja,  ja,  ja!  Me  río  en  sus  narices  si  tiene  tal  concepto  de  su  hija.  Me  río  porque  como  decimos  aquí  en  España:  «Siempre  hay  un  roto  para  un  descosido».  Y  Minerva  podrá  resultarle  a  usted  insípida,  torpona  y  todos  los  calificativos  que  tan  amablemente ha soltado como espumarajos por su  elegante boca pero la opinión que tenemos de ella  es… ¡totalmente diferente!  Minerva,  señora  Highwood,  es  una  chica  de  una  belleza  inigualable  porque  aunque  no  sea  la  chica  que  atraería  la  vista  de  los  grandes  señores  o  de  lores  incompetentes  posee  una  gracia  innata.  Es  maravillosa. Tiene sentido del humor, es curiosa, es  amable y está dispuesta a sacrificarse con tal de que  sus  hermanas  sean  felices.  ¿No  es  ésa  una  de  las  mejores  clases  de  belleza  que  pudieran  existir?  Es  voluntariosa, no se achanta ante nada y es capaz de  poner  en  juego  su  reputación  por  ir  en  pos  de  lo  que ella sabe que es su sueño.  No  es  de  extrañar,  pues,  que  un  lord  un  tanto  descarriado como se puede llegar a pensar de lord  Payne  caiga,  como  cualquiera  que  pueda  llegar  a  conocerla, rendido a sus encantos. 

RománTica'S 70

Lord Payne es un personaje fascinante, creedme. En  un principio podría parecer que es el típico calavera  al que estamos acostumbradas y que nos encontra‐ mos  en  muchas  novelas  pero  nada  más  lejos  de  la  realidad. El pobre, por circunstancias, no tiene más  remedio que serlo.  Os  estaréis  preguntando  por  qué  no  tiene  más  remedio.  Pensaréis  que  todo  el  mundo  tiene  que  asumir  sus  actos  y  acarrear  las  consecuencias.  Llevaréis razón en la gran mayoría de los casos pero  no así en éste.   Desde  que  leí  «Una  noche  nada  más»  estuve  intrigada por saber qué demonios le había pasado a  lord  Payne  para  que  éste  asegurara  que  no  podía  dormir  solo.  La  explicación,  obviamente,  no  os  la  voy a desvelar en estas páginas pero sí os diré que  cuando  llegué  al  momento  de  conocerla  se  me  encogió el corazón. ¡Ay, por Dios! ¡Qué lástima que  no  estuviesen  concienciados  para  acudir  ni  a  psicoanalistas ni psicólogos, que no estuviese exten‐ dida  esta  costumbre  y  que  éstos  escasearan!  Yo  incluso  dudo  mucho  de  que  hubiese  alguno  a  los  que  recurrir  en  aquella  época.  Pero  os  digo  que  a  lord  Payne  le  hubiese  hecho  falta  uno,  se  habría  ahorrado  mucha  amargura  y  malos  tragos,  noches 


Otro episodio de las Crónicas de en vela y… ¡Un gran problema de insomnio!  La  novela  merece  la  pena  leerla  ya  no  solo  por  las  características de estos dos personajes tan peculia‐ res sino porque además su relación se fragua como  un  convenio  establecido  entre  dos  personas  que  necesitan algo la una de la otra. No hay (al parecer  para  ellos)  sentimientos  implicados;  es…  un  acuer‐ do.  Pero  hete  aquí  que  los  caminos  por  los  que  transitamos en esta vida no son siempre los que nos  gustaría  recorrer,  que  te  puedes  tropezar  con  sorpresas a la vuelta de cada recodo de los mismos  y que la  sangre que les corre por las venas es eso:  sangre, no horchata. 

 

 

Beebo Brinker

 

por la reina de la literatura lésbica

Al  margen  de  todo  esto,  esta  segunda  entrega  de  Cala  Espinada  nos  confirma  que  el  humor  es  algo  inherente en su autora. Me he reído de lo lindo con  ambos  libros,  tiene  escenas  que  nos  pudieran  parecer absurdas pero es que logra con ellas que el  lector suelte las carcajadas que evita no soltar.  Las  escenas  hot  no  pueden  ser  más  ardientes,  no  puedes  evitar  que  se  te  aceleren  las  palpitaciones  porque para colmo vienen acompañadas de circuns‐ tancias,  digamos,  un  tanto  comprometidas.  Tanto  es así que por culpa de ciertas «decisiones» se ven  en algún que otro apuro.  Claro que… ¡eso no hubie‐ se  ocurrido  si  lord  Payne  no  fuese  tan  embustero,  embaucador  y  no  mida  las  consecuencias  que  puedan acarrear sus inconscientes palabras!  En  definitiva,  una  novela  que  me  ha  gustado  mu‐ cho, una historia con la que he podido reír a gusto y  unos  personajes  principales  que  me  han  emocio‐ nado.  La  novela  nos  regala  momentos  divinos  y  pasajes donde no todos los implicados en la escena  están  de  acuerdo.  Los  secundarios  tienen  momen‐ tos  brillantes  y  Tessa  nos  regala  momentos  extra‐ ordinarios  donde  nos  da  visos  de  la  próxima  his‐ toria.  Conoceremos  a  un  personaje  que  nos  va  a  poner la mosca tras la oreja y del que sin duda yo…  estoy deseando saber más.  Si la historia entre el cabo Thorne y Kate (que creo  es la siguiente) hace que me frote las manos… estoy  deseando  averiguar  si  hay  algo  pensado  para  el  amigo crápula de lord Payne a quien ya conoceréis.   Para terminar, permitidme que me despida con otra  frase  de  esta  novela  que  me  ha  encantado  y  que  encierra una gran verdad: 

Una aparente aversión a menudo enmascara una profunda atracción oculta.   Crítica: Loli Díaz     

71 RománTica'S


¿En  quién  podemos  confiar  cuando  todo  parece  derrumbarse  a  nuestro  alrededor?  ¿Es  posible  volver  a  amar  cuando  tu  primer  gran  amor  te  traiciona  de  manera  inesperada?   Corre  el  año  1754  y  Brice  Kinross,  hundido  tras  la  traición  de  su  hermano  y  de  su  prometida, necesita empezar de nuevo y olvidar. Por eso, cuando le proponen dejar  Suecia  e  instalarse  en  las  Tierras  Altas  escocesas  para  ocuparse  de  la  hacienda  familiar,  acepta  sin  dudarlo.  Pero  los  problemas  le  esperan  en  la  propiedad  de  sus  antepasados: Seton, el hombre bajo cuya responsabilidad su padre dejó Rosyth ocho  años antes, se ha dedicado todo ese tiempo a expoliar la finca. Brice solo encuentra  en Rosyth una aliada, Marsaili Buchanan, y junto a ella tratará de desenmascarar a  Seton. Sin embargo, ¿puede Brice confiar en una mujer cuando hace tan poco ha sido  engañado por aquella a quien amaba?  Marsaili es una joven independiente que trabaja con ahínco para procurarse una vida  mejor  y  no  depender  de  ningún  hombre,  empezando  por  el  capataz  de  la  finca,  Seton, que la acosa y que esconde oscuros secretos. Sin embargo, Marsaili se siente  irresistiblemente  atraída  por  el  nuevo  líder  del  clan,  Brice,  a  pesar  de  que  él  ha  dejado  claro  que  no  quiere  atarse  a  nadie.  La  venganza  de  Seton  al  sentirse  rechazado  en  beneficio  de  Brice  pondrá  en  peligro  la  vida  de  todos  ellos  de  una  forma brutal. 

—Ahora ni siquiera estoy seguro de que la amara, ni de qué es el amor. Si significa preocuparse por alguien, querer protegerla y cuidarla, desear tenerla cerca y en tu misma cama, entonces eso es lo que siento por ti.

algo  que  ver.  Aquí  alguien  se  estaba  quedando  con  la  parte  del  león.  Pero  para  ello  necesita  pruebas.  Lamentablemente  la  joven  Marsaili  no  parecía que fuese a serle de ayuda… 

¡Quién  le  iba  a  decir  a  Brice  que  pronunciaría  estas palabras en algún momento de su vida tras  la  traición  sufrida  por  parte  de  su  hermano  y  su  prometida! 

La  situación  de  Marsaili  no  es  nada  fácil.  Nada  más  en  la  primera  escena  se  ve  lo  que  la  joven  tiene  que  aguantar.  Marsaili  es  producto  de  la  relación  que  Farquhar,  el  tio  de  Brice,  tuvo  con  Janet Buchanan, la doncella de su esposa. Ella no  lo supo hasta que su madre falleció cuando tenía  catorce  años.  Ailsa,  la  esposa  de  su  padre,  siempre la trató como si fuese una hija. Pero ella  era  consciente  de  sus  circunstancias  y  se  había  negado  a  ser  un  caso  de  caridad,  por  lo  que  aceptó el puesto de ama de llaves en la casa. Así  también podría estar cerca de sus hermanas. 

Brice llevaba años enamorado de la misma mujer.  Demasiado perfecta para él, había querido ser un  hombre del que se sintiera orgulloso. Teniendo la  oportunidad  de  intentar  hacer  algo  con  su  vida  antes  de  establecerse,  la  había  aprovechado  pensando  en  ofrecerle  lo  mejor  en  su  futuro  juntos.  Pero  ¡ay!  cuando  el  gato  está  lejos,  los  ratones  se  dedican  a  jugar.  Su  hermano  había  aprovechado su ausencia y se había casado con la  mujer de sus sueños.  Su  padre,  preocupado  por  el  estado  de  su  hacienda  en  las  Tierras  Altas  y  viendo  el  estado  de  abandono  en  el  que  Brice  se  encuentra,  siempre  de  juerga  con  sus  amigos  y  en  perenne  estado  de  embriaguez  para  no  caer  en  la  más  absoluta  miseria,  decide  enviarlo  a  Escocia  para  que  tome  posesión  de  una  vez  de  la  propiedad  que por derecho le corresponde: Rosyth House.  Lo  cierto  es  que,  tal  como  se  teme  el  padre  de  Brice, las cosas no marchan bien. Las cosechas no  producen  lo  necesario,  los  alimentos  escasean  y  la casa está en un estado deplorable. Pero ¿quién  es en el culpable de todo esto? Brice piensa que  Colin  Seton,  el  administrador,  claramente  tiene 

RománTica'S 72

No  obstante,  los  hombres  de  la  propiedad  no  la  permitían olvidar su origen. Igual que seducían a  Janet, creían que Marsaili era igual que su madre.  A  menudo  se  le  presentaban  pretendientes  inoportunos  en  plena  noche.  Menos  mal  que  tenía a su fiel galgo Liath  de su lado.  Si no fuera  por  eso…  ¿Por  qué  los  hombres  se  creen  con  derecho de apropiarse de algo que no es suyo? Y  hablo  tanto  en  el  sentido  material  como  emocional,  digámoslo  así,  porque  aquí  «el  malo  de  la  película»  cojea  en  ambos  aspectos  como  descubriremos  más  adelante.  Qué  hombre  más  desagradable ¡por Dios!  En  su  primer  encuentro  ambos  protagonistas  recelan  el  uno  del  otro.  Él  porque  cree  que  Marsaili  está  conchabada  con  Seton.  Y  ella  porque  cree  Brice  es  un  enviado  del  gobierno 


para  meter  las  narices  en  Rosyth.  Cuando  se  descubre  quién  es  Brice  verdaderamente,  Marsaili  no  puede  evitar  temer  por  su  trabajo.  Pero  lo  cierto  es  que  Brice,  a  pesar  de  calificarla  de  «dichosa  mujer  entrometida»,  no  puede  quitarle  los  ojos  de  encima.  Poco  a  poco,  las  iniciales  reticencias  se  irán  diluyendo  y  Brice  y  Marsaili  harán  frente  común  no  sólo  para  salvar  Rosyth, sino también sus vidas. 

Casualidades un tanto descabelladas sirven de punto de inflexión a una autora que ha creado una novela que recuerda, y mucho, a las comedias shakesperianas.

Los  personajes  secundarios  han  tenido  para  mí  una  gran  importancia  en  la  historia.  La  pareja  secundaria, Kirsty e Iain, la hermana de Marsaili y  el  hijo  de  Seton,  que  ayudará  a  nuestros  protagonistas a intentar pararle los pies al villano;  el  joven  Archie,  que  cual  fiel  escudero  servirá  al  caballero de la brillante armadura y socorrerá a la  damisela  en  apuros;  Ramsay  y  Alex,  amigos  de  Brice,  que  le  acompañaran  en  sus  andanzas  y  desventuras;  amén  de  otros  personajes  que  aparecerán a lo largo de la historia y contribuirán  a  que  la  novela  no  decaiga  en  ningún  momento  hasta llegar a un final bastante movidito que casi  deja sin aliento.  «Tormentas  en  las  Tierras  Altas»  es  una  historia  que  te  mantiene  a  la  expectativa  desde  casi  la  primera página. Gran parte de la trama se centra  en las intrigas alrededor de Rosyth House y en el  duelo  por  el  liderazgo  que  mantienen  Brice  y  Seton.  Conforme  avanzamos  en  la  lectura  conoceremos  las  verdaderas  intenciones  del  administrador,  sabremos  la  razón  de  sus  actuaciones y veremos hasta qué punto es capaz  de llegar con tal de salirse con la suya… Mientras  que  Brice  descubrirá  lo  que  es  enamorarse  nuevamente  a  la  par  que  lucha  por  recuperar  la  hacienda de la quiebra para acabar entiendo que  cuando  el  amor  es  verdadero  no  hay  paredes  ni  distancias que alejen a dos amantes.  Como cierre, dejadme que cite unas palabras que  me  parece  un  magnífico  broche  final  para  esta  historia.  Hay  muchas  formas  de  amar,  pero  creo  que estas frases encierran lo que significa el amor  para el común de los mortales: 

―Amor es darte cuenta que una parte de ti se muere si no puedes estar con la otra persona. Que la vida no merece la pena vivirla si no puedes compartirla con esa persona especial. Que quisieras matar con tus propias manos a cualquiera que se interponga entre los dos. Crítica: Ana Mª Benítez 

73 RománTica'S


En la Escocia de 1766, Angus McTern, jefe de su clan, tiene todo lo que quiere en la  vida.  Aunque  su  abuelo  perdió  las  tierras  y  el  castillo  de  la  familia  a  las  cartas  cuando él era sólo un niño, Angus se toma en serio sus obligaciones y es respetado  por los hombres y adorado por las mujeres.   Bueno, hasta que aparece Edilean Talbot.  Edilean,  una  joven  que  nació  en  la  opulencia,  representa  todo  lo  que  Angus  desprecia.  Aun  así,  su  belleza  y  su  gracia  lo  deslumbran  tanto  como  a  todos  los  demás, y no  podrá ocultarle demasiado tiempo sus sentimientos.  Cuando ella se  enfrenta a él, se siente muy dolido y, lo que es peor, humillado ante su clan. Pero  llega el día en que Edilean necesita su ayuda para reclamar el oro que heredó de  su padre. Angus termina por dejar a un lado su orgullo y ayudar a la heredera, lo  que significará vivir un sinfín de peripecias que llevarán a ambos a América.   

―Soy el laird de los McTern. ―Ya entiendo. Mi tío le robó sus propiedades y ahora se desquita conmigo. ¿Lleva un vestido para quejarse de mi tío? Dígame si quiere que le preste uno mío. Están mucho más limpios que el suyo. 

rica heredera y lo sola que se ha encontrado toda su  vida. 

Esta  fue  la  carta  de  presentación.  El  primer  momento  que  ambos  comparten  en  la  novela.  El  primer encuentro, la primera impresión. Y no puedo  negar  que  además  de  éste  también  me  topé  con  otros  momentos  en  esta  historia  que  me  hicieron  reír  de  lo  lindo.  La  chica  es  de  esas  protagonistas  menuditas  y  en  apariencia  delicada  pero  que  no  tiene  problema  alguno  en  enfrentarse  a  monta‐ ñeses  cochambrosos  y  mugrientos  y  hacerles  daño  con su afilada lengua. 

Edilean se quedó huérfana de madre muy joven y su  padre  la  envió  a  una  escuela  donde  permaneció  gran  parte  de  su  infancia  y  adolescencia.  Sin  el  cariño  de  ninguno  de  sus  progenitores  ella  se  enfrentaba al día a día intentando caerles bien a sus  compañeras  con  el  fin  de  no  pasar  sola  las  vacaciones estivales. 

Llevaba  bastante  tiempo  sin  echar  mano  de  una  novela de Deveraux. Jude es una de las autoras con  las que me inicié en la romántica y su novela «Tierra  audaz» está entre mis favoritas. Cuando me enteré  que  Vergara  ponía  a  la  venta  otra  de  sus  novelas  ambientadas  en  Escocia  me  froté  las  manos  y  me  dije: ¡A por ella!  Me  gustaron  muchas  cosas  de  esta  novela.  Me  gustó  mucho  el  personaje  de  Edilean  no  lo  puedo  negar. Deveraux la ha dotado con un carácter férreo  y resolutivo; le ha otorgado entereza, ánimo y sobre  todo  la  ha  reforzado  con  un  espíritu  de  lucha  incansable  y  una  inteligencia  aguda  pese  a  haberla  hecho en cierto modo muy dependiente de terceras  personas.  Ahí  es  donde  creo  que  radica  su  humanidad en gran medida.   Pienso que si Jude solo la hubiera envestido con lo  que os he dicho hubiese quedado un personaje para  nada  natural.  Al  representarla  con  esa  dosis  de  dependencia la hace más cercana, más humana.  Hay  algunas  escenas  en  la  novela  donde  esa  dependencia llega a conmoverte porque sientes en  tus  propias  carnes  lo  sola  que  se  encuentra,  los  pocos  recursos  de  los  que  dispone  pese  a  ser  una 

RománTica'S 74

Esto  que  os  acabo  de  decir  quizás  sea  una  contradicción  pero  intentaré  explicaros  mi  impresión. 

Una vida triste y solitaria que para una chica que se  siente  abandonada  la  hace  depender  de  lo  que  quieran  los  de  su  alrededor.  ¡Cuánta  verdad  encierra el dicho de pobre niña rica!  Se puede tener dinero y, sin embargo, se carece de  lo esencial que todo el mundo necesita: amor.  Es  por  esto  que  el  personaje  de  Edilean  me  subyugó. Pese a su entereza y determinación la veía  tan desvalida… un perrito que enseña los dientes y  sin  embargo  está  a  expensas  de  que  alguien  le  acaricie la cabeza y le dé un achuchón.  Edilean aparte de todo esto es muy confiada, no ve  la  maldad  de  nadie  hasta  que  se  encuentra  con  el  puñal  clavado  en  la  espalda  y  sangrando  y  es  entonces  cuando  se  le  aparece  el  gran  gigante  escocés que en un principio le va a ayudar de tantas  maneras que perdí la cuenta y que se va a convertir  en la persona que…  Bueno,  esto  mejor  me  lo  reservo  porque  de  Angus  tengo muchas cosas que decir y no del todo buenas.  Angus es, a mi parecer, un capullo integral en algu‐ nos momentos de esta historia. Menudo membrillo  cabeza  de  chorlito  y  truhán.  ¡Qué  escocés  tan  atípico!  Para empezar diré que en principio me cayó bien. El  pobre quedó deslumbrado por la belleza de Edilean 


y  natural  que  se  comportase  como  un  tonto.  Seguiré  diciendo  que  este  buen  hombre  puso  en  peligro su vida y su reputación por ella pero es que  luego  tiene  actitudes  que barren  de  un plumazo  el  buen concepto que tienes de él. 

 

La nueva novela de Ruth M. Lerga sería la primera entrega de la serie «Cuando hay una razón».   Duelo de ingenios para una novela con altas dosis de diversión

Ocurren tantas cosas  en  el  libro, le hace  tan malas  jugadas a la chica a lo largo de la segunda mitad que  me  hubiesen  entrado  ganas  de  cogerlo  y  ahogarlo.  Vamos le metería la cabeza en el mismo abrevadora  donde la arrojó a ella y me quedaría tan pancha.  ¿Se  nota  que  el  personaje  que  realmente  me  ha  gustado  de  esta  novela  ha  sido  el  de  ella?  Tenéis  que  conocerla.  Tenéis  que  dar  la  oportunidad  a  Edilean de entrar en vuestras vidas. Es el exponente  perfecto  de  hasta  donde  es  capaz  de  llegar  una  persona  por  no  dejarse  someter  a  la  voluntad  de  nadie; de no dejarse vencer por las dificultades, de  caer y levantarse para volver a caer y levantarse de  nuevo; de no perder jamás la fe en el ser humano;  de intentar protegerse de todo y aferrarse con uñas  y dientes a una clase de vida que no es la que había  esperado.  Una  mujer  que  es  capaz  de  liarse  la  manta  a  la  cabeza  y  dejar  la  «seguridad»  de  lo  conocido  para  lanzarse  a  la  aventura,  que  se  sobrepone a las traiciones es para mí una mujer en  el amplio sentido de la palabra.  El calificativo que le doy a Angus es bien distinto. Es  un  cobarde  en  muchos  aspectos.  Cobarde  por  no  dar  la  cara,  cobarde  por  mantenerse  alejado,  cobarde por abandonar. Cobarde por no luchar por  lo  que  realmente  desea.  Por  ello  me  quito  el  sombrero ante Edilean cuando es capaz de hacer lo  que hace en el capítulo 22.  

―Usted! ¡Deme esa pistola! ―¿Qué coño hiciste a estas mujeres? ―Prefiero no hablar de ello. Haces  bien  en  no  hablar,  McTern.  Lástima  que  Edilean no terminase lo que empezó. Y lástima que  al  final  volviese  a  caer  como  caemos  muchas  de  nosotras.  El  ser  humano  es  el  único  que  tropieza  con  la  misma  piedra,  ¿no?  ¡Pues  es  una  verdad  como un castillo de las Highlands!  Sinceramente  me  esperaba  algo  más  de  la  novela  de Deveraux. Acostumbrada a leer escenas suyas de  contenido  sexual  más  explícito  me  quedé  un  poco  plof con éstas pero es que si analizamos en conjunto  la historia no puedo si no quedarme con la lección  de  vida  que  me  ha  dado  su  protagonista  Edilean.  Pocas  veces  nos  vamos  a  encontrar  un  personaje  como ella. 

Crítica: Loli Díaz  

75 RománTica'S


La belleza de Summer Weston es conocida entre todos los solteros del condado  de  Texas, incluido Lance Calder, un mestizo orgulloso y apasionado al que ninguna dama  le  daría  ni  los  buenos  días.  Sin  embargo,  Summer  lo  necesita,  pues  él  es  la  única  esperanza que le queda de rescatar a su hermana de la tribu comanche que la tiene  secuestrada.  Pero  el  joven  sólo  está  dispuesto  a  ayudarla  a  cambio  de  que  se  case  con él.  Desesperada  y  asustada  acepta  el  trato,  y  juntos  emprenderán  el  viaje  hasta  el  peligroso  terreno  comanche.  Poco  a  poco,  Summer  aprenderá  a  confiar  en  ese  hombre distante y hostil cuya sensualidad despierta en ella una ardiente atracción.  ¿Lograra  la  pasión  destruir  todas  las  fronteras  y  fundir  sus  almas  con  la  llama  del  amor eterno?  —No siempre seré un jornalero. Algún día tendré dinero suficiente para comprar mi propia tierra. Pero… eso tampoco sería suficiente, ¿me equivoco? Un hombre como yo nunca podría aspirar a la mano de una princesa como usted. ¡Dios!  El  corazón  me  dio  un  vuelco  al  leer  este  párrafo,  ¿se  puede  decir  tanto  con  tan  poco?  Debo  confesar que en el momento en que Lance pronunció  estas  palabras,  casi  al  comienzo  de  la  novela,  me  conquistó de todas todas. No sabía si durante el resto  de  la  historia  se  comportaría  como  un  auténtico  cabrón,  pero  estaba  segura  que  en  su  fuero  interno  sus actos no corresponderían a sus sentimientos.  Lo  cierto  es  que  no  iba  mal  encaminada  en  mi  pensamiento.  Y  es  que  Summer  representa  para  Lance todo lo que anhela, pero también aquello que  odia. Ella es el símbolo de todo lo que ha deseado en  la vida: una familia, una posición, ser aceptado por la  sociedad…  Pero  también  de  todo  su  sufrimiento:  el  rechazo al que se ha visto sometido por parte de los  hombres  blancos  y  el  infierno  en  que  éstos  habían  convertido la vida de su madre.  ¿Es posible superar el primer amor? Lo cierto es que a pesar  de  haber  pasado  cinco  años,  Lance  no  ha  logrado  olvidar a Summer. Con sus  sonrisas y sus coqueteos,  ella  había  alentado  en  él  un  sueño  imposible  de  realizarse. Había jugado con él a su antojo y, cuando  las  cosas  se  complicaron,  lo  había  abandonado  a  su  suerte.  Cinco  años  habían  pasado  desde  aquel  beso  que se había atrevido a darle, desde que su padre le  echase  casi  a  patadas  del  rancho.  Aquello  había  frustrado  todas  sus  fantasías  de  un  hogar  y  una  familia. Y sin embargo, allí estaba de regreso…  Summer  sabe  que  la  única  posibilidad  que  le  queda  de volver a ver a su hermana Amelia es contar con la  ayuda  de  Lance,  el  mestizo  indio  que  una  vez  inspirara sus sueños de adolescente.  La guerra había  dejado su huella en la familia Weston. Su padre y dos  de sus hermanos habían fallecido, su hermano Reed,  que  había  luchado  por  la  Unión,  estaba  lisiado  y  Amelia,  su  hermana  mayor,  había  sido  secuestrada  por  los  comanches.  Lance  es  su  última  esperanza  de  ver  con  vida  a  su  hermana.  Lo  que  no  imagina  es  el 

RománTica'S 76

precio que le obligará a pagar: el matrimonio.  Tras  la  lectura  de  «Salvaje»,  puedo  afirmar  que  ésta  es  sin  lugar  a  dudas  una  de  mis  novelas  favoritas  de  Nicole  Jordan.  No  sé  si  os  habrá  pasado  a  vosotras,  pero  lo  cierto  es  que  con  esta  autora  nunca  se  a  lo  que atenerme. Vamos, que le tengo más miedo que a  una  vara  verde,  pues  no  sé  cómo  encajar  exac‐ tamente  sus  novelas.  Ella  misma  afirma  en  una  nota  al principio de esta historia que sus novelas del oeste  son más sentimentales que las series «Las guerras del  cortejo»  o  «Amantes  legendarios»,  mucho  más  movidas. Ciertamente, si «Salvaje» es una prueba de  lo  que  esta  autora  es  capaz  de  hacer,  prefiero  esta  faceta suya mucho más sentimental.  Pero mejor me centro en la pareja protagonista, que  por cierto me ha tenido con el alma en vilo casi toda  la novela. Los comienzos del matrimonio no resultan  nada  fáciles  para  la  pareja.  Lance  se  ha  casado  con  Summer bajo la argumentación de que los comanches  no  aceptarían  de  buen  grado  que  él  ayudase  a  una  mujer blanca, a menos que fuese familia. Según la ley  comanche, un hombre tiene la obligación de proteger  a la familia de su esposa. Además el matrimonio con  ella,  bien  situada  en  la  comunidad,  le  ayudaría  a  poder integrarse. ¡Excusas, excusas!  Para  Summer,  por  supuesto,  aquella  no  era  la  boda  que  se  había  imaginado.  Se  había  casado  con  un  hombre  duro  e  implacable.  Un  hombre  al  que  había  perjudicado en otro tiempo. Un bastardo mestizo por  cuyas  venas  corría  la  sangre  de  la  raza  más  cruel  de  las llanuras. Y aun así, a pesar de sus duras palabras,  ella  no  puede  evitar  que  un  escalofrío,  y  no  precisamente de miedo, le recorra el cuerpo cada vez  que él la mira. Y es que a pesar de las circunstancias,  no  puede  evitar  seguir  deseando  a  ese  salvaje  asesino, como muchos lo califican.  En  la  noche  de  bodas,  ¡uf!,  la  tensión  casi  se  podía  cortar con un cuchillo. Lance le dedica duras palabras  a  su  nueva  esposa,  palabras  que  sin  embargo  los  hechos posteriores contradicen totalmente. Y es que  a  pesar  de  que  se  niega  a  caer  nuevamente  rendido  ante  los  encantos  de  Summer,  sólo  hace  falta  una 


muestra  suya  de  debilidad  para  que  él  se  desdiga.  Cuando  ella  se  deshace  en  lágrimas  debido  a  los  nervios,  él  la  abraza  para  consolarla.  Esta  forma  de  actuar desconcierta totalmente a la protagonista, que  comienza  a  ver  que  su  marido  es  un  hombre  mucho  más complicado de lo que en un principio parecía.  El relato de la infancia de Lance es bastante descora‐ zonador.  Y  nos  da  muestra  de  la  hipocresía  a  veces  muestra  el  ser  humano.  Su  madre  también  fue  secuestrada  por  los  comanches  y  se  negó  a  desha‐ cerse de él, el fruto de lo sucedido en territorio indio.  A pesar de saber que ello le supondría que los suyos  no  le  perdonasen.  Tras  su  rechazo,  se  vio  obligada  a  prostituirse  para  mantener  a  su  hijo.  Ver  como  la  madre  de  Lance  es  humillada  por  los  hombres  blan‐ cos, los mismos que supuestamente se distinguen por  ser civilizados y llaman salvajes asesinos a los indios,  casi me produce nauseas. 

Nadie como Julianne MacLean para recrear entre sus páginas historias conmovedoras y emocionantes. Sus personajes, tiernos o con carácter, son inolvidables.

Durante el camino hacia territorio indio y la posterior  búsqueda  de  su  hermana,  Summer  se  dará  cuenta  hasta  qué  punto  su  marido  ha  tenido  que  sufrir  el  desprecio  de  la  gente  y  de  forma  instintiva  desarro‐ llará hacía él un sentimiento de empatía y protección  por  el  trato  al  que  es  sometido.  El  resquemor  inicial  por su forzado matrimonio se tornará en orgullo hacia  ese hombre que a pesar de ser vapuleado por todos  conserva  su  intacta  dignidad.  Sus  maneras  hoscas  y  malhumoradas, no son sino una barrera de defensa.  La  relación  entre  la  pareja  me  ha  parecido  enterne‐ cedora.  A  pesar  de  su  duro  exterior,  Lance  tiene  un  corazón de oro. Cada gesto que le dedica a su esposa  destila  sentimiento  y  ternura,  y  delata  el  amor  que  siempre ha sentido por ella aunque lo intente ocultar.  Lo  cierto  es  que  ésta  que  está  aquí  se  derretía  cada  vez que nuestro héroe abría la boca. De ser una joven  caprichosa  y  mimada  como  se  nos  presenta  al  principio  de  la  novela,  Summer  se  va  tornando  una  mujer que sabe lo que quiere y que está dispuesta a  defender  el  honor  de  su  marido  ante  todos  aquellos  que dudan de él, incluso ante su propia hermana que,  a pesar de ser su salvador, vierte en Lance el odio que  ha acumulado hacia los indios.  «Salvaje» tiene los ingredientes que nos gustan en las  buenas  novelas,  aquellas  que  guardamos  en  nuestra  memoria  y  nos  gusta  conservar  para  volver  a  releer  de cuando en cuando. Amor, odio, pasión, venganza,  traición…  Una  magnífica  ambientación,  frases  que  te  llegan  al  corazón,  momentos  memorables,  situa‐ ciones desgarradoras, escenas sensuales… El salvaje y  duro oeste en todo su esplendor y magnitud en ésta  para mí una obra inolvidable de Nicole Jordan.  Crítica: Ana Mª Benítez 

77 RománTica'S


Amiens,  Francia,  1916.  El  capitán  Julian  Ashford,  un  oficial  británico  en  el  frente  occidental, es abordado en la plaza mayor por Kate, una joven y encantadora americana.  Aunque es la primera vez que Julian la ve, Kate le descubre que dispone de información  confidencial sobre su próxima misión. Nueva York, 2007.  La  joven  analista  de  Wall  Street,  Kate  Wilson,  dedica  todo  su  tiempo  y  energía  a  sobrevivir  en  el  frenético  y  competitivo  mundo  de  las  finanzas.  Sin  embargo,  cuando  conoce  al  legendario  millonario  británico  Julian  Laurence,  no  puede  evitar  ceder  a  la  fascinación  que  le  provoca  este  hombre  guapo,  inteligente  y  de  un  magnetismo  descomunal.  Pero ¿cómo puede haberse enamorado de ella tan rápida y profundamente? Lo que no  sabe  aún  es  que  Julian  ha  estado  aguardándola…  aquella  mujer  que  apareció  entre  las  sombras de la Primera Guerra Mundial para salvarle la vida. La historia de un gran amor  que  procura  desafiar  el  curso  del  destino.  Sorprendente,  intrigante  e  irresistiblemente  cautivadora, Más allá del océano narra el recorrido singular de una pasión eterna.   

Ufff,  ufff,  ufff.  Una  de  las  novelas  más  raras  (pero  rara‐rara)  con  las  que  he  tenido  que  lidiar.  Aún  ahora después de haber cerrado el libro y de haber  pasado  algunos  días  desde  su  conclusión  sigo  mareada  y  dándole  vueltas  a  la  historia  por  varios  motivos pero el primero de ellos es que no concibo  cómo leches una persona como cierto personaje de  esta  historia  puede  llegar  a  tener  «eso»  que  la  autora le ha concedido.  Sí,  ya  sé  que  estoy  hablando  en  clave  pero  es  que  no  tengo  más  remedio.  Si  os  dijese  algo  más  específico  estaría  reventando,  bombardeando…  ¡torpedeando! tanto a la autora como a la historia y  no  es  por  nada  pero…  no  estaría  nada  bien,  ¿no  creéis?  Pero volvamos al meollo  de la cuestión. La historia  es rara de narices. No os voy a decir que es brillante  desde  el  principio  ni  que  me  enganché  desde  la  primera  página  porque  sencillamente  estaría  mintiendo  como  una  bellaca.  Tardé  en  entrar  en  materia, tardé en cogerle el punto a la novela pero  el  que  no  me  enganchara  desde  el  primer  instante  no quita para que sí me intrigasen ciertas «cosas».  Había algunas que me pusieron la mosca detrás de  la oreja desde el primer cambio de escenario, había  otras  que  me  hacían  pensar  lo  siguiente:  ¿Qué  diablos  quiere  hacer  la  autora?  ¿Ha  concebido  un  planning previo, una hoja de ruta, un esquema antes  de  empezar  a  darle  a  las  teclas?  ¿Sabe  esta  mujer  montar  una  historia  lógica  o  acaso  se  le  ha  ido  la  pinza  y  está  describiendo  escenas  que  no  tienen  ningún sentido? ¿Cómo leches va a hacer que esto  de  aquí  y  esto  de  allá  confluyan  en  algo  mediana‐ mente decente y coherente?  La verdad es que éstas y otras muchas preguntas sin  respuestas  hacían  que  a  medida  que  iba  leyendo  apuntara en mi cuaderno ideas vagas, imprecisas y  del todo incongruentes. Ideas que al final resultaron  ser  no  del  todo  disparatadas  aunque  sí  un  tanto  extravagantes. 

RománTica'S 78

Dejad que haga aquí un inciso. Al principio de abrir  en  Málaga  la  Librería  Luces  (trabajando  yo  en  la  librería  del  Corte  Inglés),  un  miércoles  (día  mío  de  descanso)  me  acerqué  por  allí  (no  es  de  extrañar  teniendo  en  cuenta  que  soy  una  fanática  de  los  libros  y  que  encima  allí  trabajan  dos  familiares)  y  estuve  hablando  con  uno  de  sus  compañeros.  Este  chico  era  de  gustos  un  tanto  «peculiares»  y  me  recomendó  (encarecidamente)  que  me  leyese  algo  de  Paul  Auster.  Sinceramente,  no  es  mi  tipo  habitual  de  lectura.  Pero  tanto  me  insistió  (y  una  que  siempre  está  presta  a  «vivir»  experiencias  nuevas) que al final caí y me llevé a casa «La noche  del  oráculo».  ¡Jesús!  El  tío  sabe  cómo  enredarte,  hacer  que  tu  mente  eche  humo  y  tu  cabeza  gire  como  lo  haría  la  de  la  niña  del  exorcista  en  plena  crisis  de  identidad.  Y  eso  es  lo  que  me  ha  pasado  con  Beatriz  Williams.  Me  emparanoié  tanto  con  la  historia  que  mi  cabeza  giraba  y  giraba  intentando  encontrar  una  solución  lógica  al  descalabro  que  había montado.  La historia de Julian y Kate es única, os lo garantizo.  El montaje de escenas y momentos que nos regala  la autora a veces te hacen desear disfrutar de ella y  otras  te  hacen  pensar  que  en  esta  vida  incluso  las  cosas  más  extrañas  pueden  suceder.  ¡Y  de  qué  manera!  Un mundo superpuesto a otro, dos momentos en la  historia de dos personas que confluyen y crean una  especie  de  dicotomía  espacio‐temporal  que  ya  le  hubiese gustado a Robert Zemeckis para su trilogía  cinematográfica de «Regreso al futuro». Esos juegos  en  el  tiempo  son  de  lo  mejor  de  la  historia  y  han  sido precisamente ellos los que hicieron que cuando  al fin me enganché a la historia la leyera del tirón y  sin  poder  despegar  el  culo  del  sillón.  Incluso  habiendo  momentos  del  todo  irreales  e  ilógicos  y  actitudes  o  comportamientos  de  los  protagonistas  del  todo  absurdos  e  incomprensibles.  Quienes  se  hayan leído la novela entenderán por qué lo digo y 


quienes  no  lo  hayan  hecho  y  lo  hagan  terminarán  por comprender de lo que estoy hablando.  «Más  allá  del  océano»  es  una  novela  donde  su  autora juega con el tiempo y… juega con el lector al  despiste.  En  serio,  en  mi  vida  habría  esperado  encontrarme  intentando  dar  con  una  solución  factible  para  un  problema  generado  ante  una  situación  incomprensible.  No  me  entraba  en  la  cabeza como diantres había montado el nudo de la  historia  su  autora.  Se  me  escapaba,  se  escurría  la  idea  entre  mis  dedos  como  se  escapa  el  agua  cuando intentas acogerla en ellas y digamos que la  solución al problema fue del todo inesperada. Nada  de agujeros de gusanos en algún punto del planeta,  nada de agujeros negros ni nada parecido.  

   

Mary Balogh es la autora que mejor sabe describir las escenas dramáticas. Sus novelas son siempre inolvidables. Imprescindible en tu biblioteca.

Supongo que ahora os he picado la curiosidad, ¿no?  Pues  nada  como  coger  el  libro  y  averiguar  qué  nueva  idea  se  le  ha  ocurrido  a  Williams  para  disfrutar de un viaje en el tiempo.  Naturalmente  y  después  de  «visto»  lo  visto  a  una  servidora  se  le  plantea  una  duda  algo  más  que  existencial: ¿Hay más entregas? ¿Es un único libro?  La idea es tan original que lo mismo podría dar para  reescribir  la  historia,  ver  lo  que  pudo  haber  sido  y  no  fue,  entrar  en  un  mundo  alternativo  donde  la  historia  que  hoy  conocemos  bien  pudo  ser  de  otra  manera.  En  cuanto  a  la  historia  de  amor,  eje  central  de  la  novela, he de deciros que  el verdadero amor es capaz de desafiar el curso del destino  a la vez que puede ser  algo  sorprendente, intrigante e irresistiblemente cautivadora.  Que no lo previsto es lo predestinado y  que  no  podemos  dar  nada  por  sentado  ni  cierto.  Que  estamos  rodeados  de  gente  que  tienen  historias  propias  ocultas  y  que  no  todo  es  lo  que  parece.  Dicen  que  a  veces  es  necesario  retroceder  para poder avanzar. En este caso es del todo cierto.  También  hemos  escuchado  que  los  amigos  pueden  interceder por ti en los momentos más oportunos y  aquí se vuelve a cumplir esta norma.   No obstante para terminar agregaré que a pesar de  su rareza la novela nos regala momentos sublimes y  frases para el recuerdo como ésta: 

―Cariño, mírame. Cuando te digo que te quiero, lo que quiero decir es que soy tu esclavo, que estas manos son tuyas y solo tuyas, que tienes privilegios sobre mí, eternos, que tienen mucho que ver con el favor monumental, el honor inmenso que me otorgaste anoche al dejarme entrar en tu corazón y en tu cama.  Crítica: Loli Díaz   

79 RománTica'S


Una  becaria  ambiciosa.  Un  ejecutivo  perfeccionista.  Y  una  tensión  sexual  insoportable.  Descubre la novela que ha cosechado más de dos millones de lecturas online.  CHLOE Mills se ha relacionado con los Ryan desde que era una mocosa, así que cuando  necesita  una  beca  para  finalizar  su  tesis  en  empresariales  enseguida  recurre  a  la  Compañía Ryan Media. Lo que no se imaginaba es que tendría que trabajar para Bennett,  el  atractivo  hijo  de  los  Ryan,  que  se  comporta  como  un  perfecto  imbécil  con  Chloe…  hasta  que  una  tarde,  repasando  una  presentación,  acaban  sucumbiendo  a  la  pasión  encima de la mesa de reuniones.  Tratando de mantener el equilibrio entre la profesionalidad y la lujuria, descubrirán con  pavor que no es solo el sexo lo que les une: están perdidamente enamorados. Pero todo  es tan complicado... y los continuos malentendidos a los que tienen que enfrentarse no  van a facilitarles nada la tarea…   

Mi jefe, el señor Bennet Ryan: un tipo odioso pero muy atractivo. El estómago se me retorcía solo con pensar en él: alto, guapísimo y la maldad personificada. El gilipollas más creído y más pedante que he conocido en mi vida. Todas las demás mujeres de la oficina cotilleaban sobre sus aventuras y se preguntaban si lo único que hacía falta para conseguirle era una cara bonita. Pero mi padre también me había dicho otra cosa: «Descubrirás muy pronto que la belleza solo es externa, pero la fealdad llega hasta lo más profundo». Yo ya había tenido mi ración de hombres desagradables en los últimos años con unos cuantos en el instituto y en la universidad. Pero este se llevaba la palma.  Con  esta  carta  de  presentación…  ¿quién  se  iba  a  imaginar la verdadera naturaleza de este tipo?  Queridas  amigas,  voy  a  tener  el  gusto  de  que  conozcáis a Bennet Ryan, que, para mí, ha sido todo  un descubrimiento de la psique masculina.  No  es  tan  fiero  el  león  como  lo  pintan  y  nunca  puedes  dar  nada  por  sentado  pues,  tras  una  fachada  de  hombre  al  que  le  importa  todo  un  pimiento  y  lo  único  que  quiere  es  pillar  cacho…  se  puede esconder alguien como él. Y es que el señor  Ryan  es  el  exponente  masculino  perfecto  para  hacernos ver que las apariencias, a veces, engañan.  He  de  deciros  que  «Beautiful  Bastard.  Un  tipo  odioso»  es  una  novela  que  me  ha  sorprendido  agradablemente  por  muchas  cosas  y  la  primera  de  ellas  ha  sido  por  su  protagonista  masculino,  la  segunda su  parteneur femenina y en tercer lugar por  la forma en la que está escrita pues… si bien no es  ya  muy  novedosa,  sí  que  la  he  visto  cargada  de  sentido.  Comencemos por ella. Por Chloe Mills. Una becaria  que  trabaja  codo  con  codo  como  asistente  del  mayor capullo que podríamos encontrarnos. Me ha  gustado  mucho  la  caracterización  que  le  han  dado  sus  autoras  a  este  personaje,  en  serio.  En  primera 

RománTica'S 80

instancia  pudiese  parecer  que  la  buena  de  la  señorita  Mills  iba  a  ser  otra  Anastasia  más  pero…  ¡menuda sorpresa me llevé!   ¡Caray con Chloe!  Ésta es de armas tomar, os lo aseguro. Me quedaba  a  veces  sorprendida  por  lo  descarada  que  podía  llegar  a  ser  y  sobre  todo  por  la  forma  en  que  siempre  se  enfrentaba  a  él.  No  dudaba  en  ponerle  los puntos sobre las íes a la menor oportunidad y no  se achantaba ante él nunca. 

―Eres un hijo de puta. ¿Te parece gracioso? ¿Es que crees que yo soy una muñeca que puedas vestir a tu conveniencia para divertirte? […] Toma esto y métetelo por donde te quepa. «Cabrón ególatra y mujeriego».  Ahí  es  nada.  Momentos  sublimes  como  éste  tiene  unos cuantos la buena de la señorita Mills. Y eso por  no  contar  los  momentos  que  yo  llamo  oficina.  ¡Lo  que puede dar de sí esta chica en un despacho!  Lo mejor de todo ello es que él no se queda atrás.  Tanto a uno como a la otra les va la marcha.   Permitidme una pequeña observación. Él es el jefe,  ella  una  empleada  (becaria  además)  que  se  está  jugando  un  puesto  de  trabajo  así  que  ambos  deberían de ir con pies de plomo en lo que respecta  al otro. Pues bien, ni la una actúa con prudencia ni  el otro responde como se esperaría de un jefe ante  momentos  de  insolencia.  ¡La  Virgen!  ¡Lo  que  han  dado de sí estos dos personajes!  Bennet  me  ha  hecho  adorarle.  Entrar  en  la  psique  de  este  protagonista  ha  sido  la  leche.  El  que  sus  autoras  hayan  decidido  escribir  la  novela  en  primera  persona  tanto  desde  el  punto  de  vista  de  ella algunos capítulos como desde el punto de vista  de  él  en  otros…  ha  sido  todo  un  acierto.  No  se  queda  nada  en  el  tintero.  En  todo  momento  sabes  por  qué  actúan  de  la  manera  que  lo  hacen  y  entiendes lo que se guardan para sí y se callan. De  esta  manera  podemos  llegar  a  conocer  en  profundidad al protagonista masculino. Ese hombre 


en  apariencia  odioso  que  encierra  en  su  corazón  bajo  siete  llaves  los  sentimientos  que  lleva  ocultando mucho tiempo. 

Los hechos eran los siguientes: me sentía posesivo con ella. No de una forma romántica, sino más bien del tipo: «Darle un golpe en la cabeza, arrastrarla del pelo y follármela», por así decirlo. Como si ella fuera mi juguete y yo o quisiera que ninguno de los demás niños del parque jugaran con él. ¿No era eso muy enfermizo? Si ella me oyera alguna vez admitir tal cosa, me cortaría los huevos y me los haría comer. 

 

Una novela tan especial como la época que describe. Una historia cargada de   sentimientos y llena de matices, sorprendente y que no deja indiferente. ¡No te la pierdas!

Desde luego si esta novela ha logrado engancharme  de  la  forma  en  la  que  lo  ha  hecho  ha  sido  en  gran  parte por él. Vas viendo la evolución del personaje  sentada  desde  las  primeras  filas  del  patio  de  butacas de un teatro en el que además se rellenan  los silencios del actor. Es como entrar en la cabeza  de un hombre y bucear en lo que realmente piensa.  Ojalá sus autoras hayan descrito lo que puede sentir  un  hombre  real  y  no  uno  imaginario.  De  ser  así  ya  me gustaría a mí poseer el don de Mel Gibson en la  película  «En  qué  piensan  las  mujeres».  Siempre  hemos  pensado  que  los  hombres  solo  tenían  una  neurona  y  que  eran  simples.  Tras  haber  leído  este  libro te planteas lo equivocada que podemos llegar  a  estar  con  respecto  a  lo  que  realmente  piensa  un  tío.  Hay  escenas  realmente  de  matrícula  de  honor  en  esta  novela  que,  en  menos  de  trescientas  páginas  me  ha  ofrecido  una  lectura  amena,  divertida,  imaginativa  y,  desde  luego,  me  ha  regalado  un  prota de los que es muy difícil olvidarse.   Bennet Ryan  ha dejado a Christian Grey  a la altura  de  la  suela  de  sus  carísimos  zapatos  italianos.  ¡Chicas! Si Grey os enamoró a muchas de vosotras y  soñáis con él e incluso queréis un Grey en vuestras  vidas…  Yo  os  digo  que  a  quien  realmente  me  gustaría tener en  la mía es a Bennet Ryan. Un tipo  odioso en  principio y  sin embargo uno  de los tipos  más encantadores con el que he tenido la suerte de  pasar unas horas de mi tiempo.  Una  novela  altamente  recomendable,  con  unos  diálogos ingeniosos, sentimientos ocultos y a la vez  a  flor  de  piel,  escenas  altovoltaicas  y  personajes   que  logran  mantenerte  sentada  en  el  sillón.  No  dejéis  de  leerla  aquellas  que  les  vaya  la  romántica  erótica. Disfrutaréis de lo lindo. Lo garantizo. 

Crítica: Loli Díaz  

81 RománTica'S


1738.  Carina  de  Ulloa  recibe  la  carta  que  cambiará  su  vida.  Su  padre,  un  marino  de  la  Armada Real destinado al Virreinato de Nueva Granada, le pide que se reúna con él en  Cartagena  de  Indias.  La  esperan  una  fortuna  en  cacaotales  y  un  aristócrata  venido  a  menos con quien casarse. Pero al desembarcar le informan que su padre fue asesinado y  su prometido se casó con otra.  Pronto Carina descubrirá los turbios negocios de su padre, el contrabando generalizado,  el clima de guerra que se vive en todo el Caribe entre España e Inglaterra, la existencia de  una hermanastra mulata perseguida por la Inquisición y los pasquines difamatorios que  la han puesto en ridículo antes de llegar a la ciudad.  Su camino se cruzará con el de Diego de Veranz un malcriado aristócrata, desterrado de  la  ciudad  acusado  de  un  crimen,  que  tras  su  fachada  de  bonvivant  trabaja  en  secreto  para  la  Corona.  Oculto  tras  el  disfraz  de  letrado,  ayudará  a  la  mujer  a  la  que  él  mismo  convirtió  en  el  hazmerreír  de  toda  Cartagena.  Ambos  buscan  venganza,  pero  serán  arrollados por un elemento imprevisto: la pasión. 

—Si alguna vez has soñado con una vida diferente, debes venir. Te prometo que nunca habrás visto una ciudad más hermosa que está y ninguna podrá ofrecerte lo que ella. Ven y no lo lamentarás. Tras  la  promesa  de  su  padre,  Carina  cambia  su  Badajoz  natal,  sobria  y  austera,  por  la  alegre  y  exuberante  Cartagena  de  Indias  creyendo  que  ese  será  el  principio  de  una  nueva  y  maravillosa  vida  al  lado  de  un  joven  noble,  si  bien  no  rico,  ambicioso  y  prometedor.  El  viaje  lo  realiza  junto  a  su  tía  doña  Constanza,  una  mujer  de  carácter,  bastante  franca,  con poco apego a las normas sociales. En el horizonte  se dibuja un paisaje esperanzador, pero el destino le  juega una mala pasada.   El que sería el comienzo de su nueva vida, se torna de  pronto oscuro y amenazador ante un futuro incierto.  Así  que  no  es  de  extrañar  que  la  protagonista  se  sienta  perdida  ante  la  sucesión  de  hechos  catastró‐ ficos con los que de pronto se encuentra a su llegada  a  Cartagena.  A  cualquiera  se  le  caería  el  mundo  encima si en lugar de la aventura que tienes planeada  te encuentras teniendo que afrontar la muerte de tu  padre y el abandono de tu supuesto prometido.  Volver  a  Badajoz  no  se  plantea  como  opción…  sólo  con  pensar  en  repetir  el  viaje  Carina  se  quedaba  sin  respiración.  Anhela  tanto  una  nueva  vida  que  sabe  que no podría regresar a Badajoz sin haberlo siquiera  intentarlo.  Una  valentía  digna  de  alabar  conociendo  las  desventuras  que  más  adelante  la  protagonista  tendrá que afrontar.   Pero no adelantemos acontecimientos. En su afán de  saber  la  verdad  acerca  de  la  muerte  de  su  padre,  fallecido  en  extrañas  circunstancias,  Corina  le  pide  ayuda  a  Diego  de  Veranz,  que  se  presenta  ante  ella  como  un  respetable  abogado  dispuesto  a  ayudar  a  una  recién  llegada  a  la  ciudad.  ¿Abogado?  ¡Ja!  ¿Respetable?  ¡Ja!  ¡Ja!  Carina  no  lo  sabe,  pero  el  malandrín  no  es  sino  el  culpable  de  haber  empapelado  toda  Cartagena  con  pasquines  difama‐ torios sobre su persona. 

RománTica'S 82

Aunque  cierto  es  que  Diego  tiene  una  disculpa  y  es  que  lo  hizo  movido  por  la  venganza  hacia  Antonio  Sanz,  el  hombre  que  le  arrebato  a  su  novia  en  lugar  de  casarse  con  la  españolita  a  la  que  estaba  prometido, o sea Carina. Al conocerla, Diego se lleva  la  sorpresa  de  su  vida.  Su  deseo  sería  deshacer  el  entuerto y que la ciudad entera no tuviese la opinión  que  tiene  de  ella  gracias  a  sus  famosos  panfletos.  Pero la situación ya no tenía remedio, ¿o sí?  Con  este  enredo  de  sucesos  comienza  la  historia  de  Corina y Diego. Una historia plagada de interrogantes  que resolver, el primero y más importante de todos:  esclarecer  las  circunstancias  que  han  rodeado  la  muerte  de  Joaquín  de  Ulloa,  el  padre  de  Corina,  en  apariencia  debido  a  un  robo.  Pero  Carina  no  se  conforma,  pues  a  pesar  de  que  todo  apunta  en  esa  dirección  en  el  inventario  no  falta  nada  importante.  Entonces  ¿no  consiguió  el  ladrón  hacerse  con  el  botón o había otra causa detrás del asesinato?  Corina  no  es  la  única  interesada  en  esclarecer  los  hechos.  Diego,  exiliado  de  la  ciudad  por  un  duelo  ilegal,  también  está  interesado  en  conocer  la  verdad  que se oculta tras su muerte y saber si ésta tiene algo  que  ver  con  que  Sanz,  el  joven  ayudante  de  Ulloa,  abandonara  súbitamente  la  idea  de  casarse  con  Corina  y  contrajera  repentino  matrimonio  con  su  novia.  Diego  sabe  que  cuando  Corina  sepa  quién  es  él  realmente, un farsante que no sabe nada de leyes, el  hombre  que  destruyó  su  reputación  con  pasquines  maledicentes,  y  comience  a  tirar  del  hilo  lo  odiará  a  muerte.  Y  seguro  que  sus  enemigos  celebrarán  su  caída.  Sabe  que  lo  mejor  sería  alejarse  de  ella,  pero  tras  conocerla  no  puede  sino  alegrarse  porque  Sanz  fuese un idiota y la dejase marchar. 

Se preguntó si no le gustaría ser él quien despertara en ella su sensualidad oculta por las rígidas normas de la buena educación. Sus manos cruzadas en el regazo hablaban de una mujer distante, muy diferente a las jovencitas criollas sensuales y desvergonzadas en sus ademanes que él


conocía, pero sus ojos decían otra cosa. En ellos había fuerza, determinación, inteligencia y pasión a raudales. Tendría que felicitar al hombre que la desposara. Sería muy afortunado. Para  Corina  este  mundo  desconocido  resulta  aterrador y excitante a la vez. Acostumbrada a la vida  sencilla y anodina que llevaba en el convento, bajo la  tutela de las Madres Agustinas, le resultará un tanto  difícil  acomodarse  a  las  nuevas  costumbres  y  al  ambiente  de  Cartagena.  Sobre  todo  cuando  deba  hacerse  cargo  de  un  legado  para  el  que  no  estaba  preparada  y  afrontar  los  nuevos  e  inquietantes  sentimientos que Diego despierta en ella. 

Una guía práctica, repleta de ejemplos claros, de lecturas y ejercicios que   ayudarán a todas aquellas personas que quieren escribir romántica a construir su novela.

La miraba intensamente, como si quiera leerle el pensamiento, como si no quisiera ni un detalle de su aspecto. Tenía los ojos verdes y el cabello oscuro sujeto en una coleta. (…) No le cupo ninguna duda de que aquel hombre era un caballero. No por sus modales, que estaba claro dejaban mucho que desear, sino por su estampa. (…) Se detuvo mentalmente. La descripción que para ella misma estaba haciendo del hombre le resultaba terriblemente sugerente, tanto como para que se le encendiera la cara en un instante. «Secretos  y  cenizas»  es  una  magnífica  historia  de  amor con una cuidada ambientación rica en detalles,  digna  de  las  grandes  producciones  cinematográficas.  Durante su lectura casi me imaginaba siendo la actriz  principal  de  una  de  esas  antiguas  películas  con  paisajes exóticos y escenas cargadas de drama donde  la  heroína  debía  enfrentarse  a  los  múltiples  peligros  que  la  acechaban.  Por  supuesto,  sin  olvidarme  del  protagonista,  ese  hombre  orgulloso,  pero  al  mismo  tiempo  un  perfecto  caballero,  que  la  rescataba  sin  dudarlo de las garras del malvado que sólo buscaba la  riqueza y el poder.  Sin  duda  la  autora  ha  hecho  una  labor  encomiable  con respecto a la documentación de lugares, nombres  y hechos porque la narración te capta de tal manera  que  parece  que  realmente  estás  viviendo  la  historia,  pisando suelo cartaginense y sintiendo lo que sienten  sus  protagonistas.  Mercedes  Santos  consigue  mantenerte  a  la  expectativa  en  todo  momento  con  historias  paralelas  y  una  miríada  de  escenarios,  personajes y sentimientos que enriquecen la trama y  la  historia  de  amor  transformándola  en  una  gran  novela  y  alejándola  de  los  típicos  romances.  No  os  desvelo  más  porque  es  una  historia  que  merece  ser  leída.  Os  aseguro  que  en  las  páginas  de  «Secretos  y  cenizas»  encontraréis  un  magnífico  marco  histórico,  unos personajes bien definidos y una buena trama de  intriga que os mantendrá pegados a las páginas desde  principio a fin.  Crítica: Ana Mª Benítez 

83 RománTica'S


RomรกnTica'S 84


Las librerías deberían estar señalizadas  en los mapas como zonas peligrosas.  Marcadas como establecimientos poco  recomendables. Como anomalías    sospechosas en la geografía comercial.  Nadie sabe explicar a dónde conduce la    puerta de una librería.    Por eso los que entran tardan tanto en  salir. Se han perdido. A veces, para  siempre. Los libreros son gente  extraña.  ¡Abrir una librería! Piénsalo, hermano.  Mira a derecha e izquierda. Consulta el  reloj. El móvil. Lo  que sea. Mueve ese  culo. Disimula.  ¿Vas a entrar? No me jodas. ¿Vas a  entrar, de veras, en una librería?  Manuel Rivas 

Nicole lleva una vida que  Alejandro Cruz es el  desean muchas mujeres de  guitarrista del popular grupo  su edad: tiene una familia  de rock español Malditos  perfecta, un novio ideal y una  Bastardos. Es un hombre  carrera exitosa como  misterioso, acostumbrado a  abogada. Suele caer bien a la  conseguir cualquier cosa que  gente y nunca se desvía del  se le antoje. Las drogas y el  camino correcto. Pero tras  sexo han sido sus fieles  ese mundo modélico se  compañeros durante años,  esconde la verdadera Nicole.  hasta que... 

 

  Daniela es una mujer joven y  luchadora con un duro  pasado y un futuro muy  incierto por eso sabe que  cada amanecer es un regalo.  Rubén Ramos «el toro  español» es un futbolista de  fama mundial que juega en el  Inter de Milán,.  

  Cuando Harrison Tolly, hijo  ilegítimo del conde de  Ashwood, se entera de que  Alexa Carey está embara‐ zada, se ofrece a casarse con  ella para protegerla del  escándalo y así salvar el  honor de la familia. La  perspectiva de la boda y del  bebé que está en camino... 

  Alaric McCabe siempre ha  estado dispuesto a  sacrificarse para defender los  derechos de los suyos; por  ese motivo ha aceptado  desposarse con la hija del  laird del clan vecino. Pero  cuando se dirige hacia las  tierras de su prometida...  

85 RománTica'S


Desde que aceptó un puesto  Sean Barrymore, fiscal de  Medio humana y medio wyr,  como profesora en la remota  distrito de Chicago,  Pia Giovanni lleva toda la vida  Universidad de Fairwick,  pertenece a una de las  tratando de pasar inadvertida  Callie McFay ha  familias más influyentes del  entre los wyr y evitando el  experimentado todas las  país, y su fama de hombre de  prolongado conflicto entre  noches el mismo inquietante  ley, duro e implacable, le ha  estos y sus enemigos. Pero  sueño: un desconocido surge  llevado a convertirse en  tras ser extorsionada y  de la bruma para seducirla y  candidato al puesto de juez  obligada a robar una moneda  llevarla al éxtasis …  de apelaciones del estado de  del tesoro de un dragón,  Illinois. Sin embargo …  Pia...             

  Luz, pelirroja, soltera, mujer  La joven y hermosa viuda del  presidente de los Estados  moderna y con una vida  desenfadada, vive en Bilbao y  Unidos creyó haberse librarse  de la Casa Blanca para  disfruta de todos y cada uno  siempre, pero las  de los momentos que el  trabajo le deja libre. Martín,  circunstancias la han llevado  de nuevo a desempeñar el  español, fotógrafo de éxito y  papel de primera dama.  con una animada existencia  Aunque no por mucho  en Nueva York, está  tiempo, porque...  pensando en regresar a su  ciudad natal. 

RománTica'S 86

 

 

La guerra de Secesión podía  haber terminado para el  resto del país, pero no para  Kit Weston. Disfrazada de  muchacho, viaja a Nueva  York para matar a Baron  Cain, el hombre que se  interpone entre ella y Risen  Glory, su querido hogar en  Carolina del Sur. 


La delicada situación de lord  Lucien Sauvage es dueño de  Roland Penhallow, su mala  un restaurante de lujo y  reputación y ciertas  heredero de una gran  acusaciones de traición,  fortuna. Cuando aparece a  aconsejan que se retire un  las puertas de su local Elise  tiempo de la vida londinense.  Martin, hija de un poderoso  Para ello, Roland, su  modisto francés, se queda  hermano y duque de  hipnotizado por la  Wallingford y el hombre de  despampanante aprendiz de  ciencia Phineas Burke se  chef. De tal modo, que Lucien  disponen a pasar un año en  la convertirá en guardiana de  un castillo de la Toscana.  un secreto que…       

 

Mischa Kennon es una  luchadora nata y pocas cosas  la harán sucumbir, esto es  hasta que conoce al muy sexy  Connor Galloway, un irlandés  de ojos verdes con un aire  autoritario que es irresistible.  Mientras que ejerce sus  labores como dama de honor  de su mejor amiga, Mischa se  mete en una relación poco  seria con Connor…   

 

Dejadme que me presente,  Una amarga rivalidad separa  Mujer cautivante y dueña de  soy un Custodio, un Oculto.  un temperamento audaz,  a los Woodfall y los Hayes  Un ser que vive en las  desde hace casi un siglo, pero  Bronwyn Edana se divierte  sombras desde hace dos mil  junto a sus hermanas  las iras de los adultos no  cincuenta y ocho años. En mi  escandalizando a la alta  lograron impedir que los  vida solo hay una misión:  sociedad de Inglaterra con  niños Moira Hayes y Kenneth  proteger a los Humanos,  sus atrevidas aventuras. Pero  Woodfall compartieran  aunque los odio con toda esa  cuando conoce a Adam  juegos de infancia. Cuando  alma que perdí hace tantos  Keane, siente que todo su  Kenneth regresa de la guerra,  años. Sin embargo ahora  mundo ha cambiado para  Moira se ha convertido en  todo ha cambiado..   siempre.  toda una dama y él... 

87 RománTica'S


Posey Osterhagen tiene  mucho que agradecerle a la  vida. Es la propietaria de una  exitosa empresa  de rehabilitación de edificios,  su familia la arropa y tiene un  novio, o una especie de  novio. Aun así, le parece que  le falta algo. Algo como Liam  Murphy…   

 

Por fin, Sarah se entera del  oscuro secreto que guarda  Dustin, el chico que le gusta,  pero a pesar  de saber que eso supone un  gran peligro para ella no  quiere dejarlo. En medio de  estas tribulaciones,  Dustin desaparece  repentinamente… 

La sorpresa que se lleva  Kristin Montgomery cuando  sus tías le cuentan que, en  realidad, son hadas madrinas,  la deja sin palabras. Y lo peor:  tras soltar la bomba, le dan  una varita mágica y se van de  crucero alrededor del  mundo. Así, la tranquila vida  de Kristin...... 

   

 

 

 

Cassandra Palmer acaba de  A Valeria parecen irle muy  Hay grandes sorpresas en el  bien las cosas. Su primer libro  derrotar a un dios. Después  horizonte para Ethan y  de algo así una diría que  Brynne mientras ellos tratan  ha tenido una gran acogida,  merece un descanso, ¿no?  es joven, está casada con un  de hacer frente a lo que les  Sin embargo, ahora que es  hombre guapo e interesante  ha deparado la vida. Los  oficialmente la pitia, la  y tiene unas amigas nada  demonios del pasado  vidente más poderosa del  aburridas. Pero… no es oro  amenazan con destrozar la  mundo, no podrá permitirse  todo lo que reluce y ella lo  apasionada relación que han  conseguido labrar a pesar de  sabe muy bien. Lola, Nerea y  ni un minuto para celebrarlo,  ya que se encuentra más  su promesa de que nada les  Carmen acompañan a Valeria  ocupada que nunca.  con sus problemas...  separaría.. 

RománTica'S 88


Escúchame, no tenemos  El último año de instituto  mucho tiempo.  siempre es decisivo: amor,  Imagínate que todas las cosas  secretos, sexo, diversión y  que te gustan estuvieran  tantos sueños por cumplir...  prohibidas. Tus libros, tu  Esta es la historia que cambió  música, tus películas, el  la vida de Donna, pero  arte... Que te lo hubieran  también la de todos los  quitado todo. Quemado.  demás componentes del  Esa es la vida bajo el Nuevo  grupo.…    Orden. Ahora, cada segundo  que pasamos despiertos...     

«Si hubiese tomado otra  decisión hace tantos años,  quizás habría podido evitar  que sucediese todo esto.  Templar la fuerza con la  piedad fue un error. ¿No te  acuerdas, mi amor? Yo sí. Yo  nunca lo olvidaré».   

 

 

  Cuando Louise Lambert  La fiesta de cumpleaños de la  recibe una misteriosa  mejor amiga de Louise  invitación para asistir a una  Lambert se acerca  venta exclusiva de moda  rápidamente, así que lo que  vintage, su ordinaria vida  ocupa ahora mismo la mente  como adolescente de un  de Louise es «¿Qué me voy a  acomodado barrio de  poner?». Cuando se prueba  Connecticut se transforma en  un vestido celeste en su  una aventura a través del  tienda vintage se ve  tiempo..  transportada a la época de  María Antonieta...   

89 RománTica'S


ERÓTICA 

HISTÓRICO 

ERÓTICA 

 

    ACTUALES

 

 

RománTica'S 90


91 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 92


93 RomรกnTica'S


Vob!cboeb!tpopsb!qbsb!uv!opwfmb!

Hoy  me  gustaría  compartir  con  vosotros  uno  de  los  libros  que  más  me  ha  impactado,  enamorado  y  hecho  que  recobre  mi  amor  por  la  lectura después de algún tiempo alejada. Se trata, nada más y nada  menos,  que  Vindicatio,  de  Arlette  Geneve,  ganadora  del  VI  Premio  Terciopelo  de  Novela  Romántica.  Nada  más  terminar  de  leer  este  maravilloso libro me vino a la mente una canción de una de las artis‐ tas más famosas a nivel internacional, P!nk, y esta canción es Try:  Ever wonder about what he's doing How it all turned to lies Sometimes I think that it's better to never ask why ¿Alguna vez te preguntas lo que hace? Como todo fue mentira Algunas veces es mejor no preguntar por qué La  historia  se  desarrolla  en  el  imperio  romano,  y  tanto  la  pareja  protagonista como la información histórica y el resto de personajes  retratan  a  la  perfección  una  historia  de  suspense,    información  histórica,  elementos  políticos  y,  una  de  las  historias  de  amor  más  bonitas que he tenido el placer de leer.   Aradia  y  Lucio  Máximo  Magno,  nuestros  protagonistas,  se  ven  envueltos en una trama que ninguno de ellos llegó a imaginar, pero  en  medio  de  todo  también  viven  cómo  nace  una  pasión  desbor‐ dante,  cómo  nace  el  sentimiento  más  bonito  entre  ellos  y  cómo  obstáculo  tras  obstáculo  esa  pequeña  llama  se  transforma  en  una  hoguera incapaz de apagarse.  Where there is desire There is gonna be a flame Where there is a flame Someone's bound to get burned But just because it burns Doesn't mean you're gonna die You've gotta get up and try try try Donde hay deseo Habrá una llama Donde haya una llama Seguramente alguien se quemará Pero por que se queme no significa que te vayas a morir tienes que levantarte e intentarlo, intentarlo, intentarlo ¿Quién le iba a decir a Máximo que aquella personita que adoraba a  su caballo iba a terminar convirtiéndose en la persona más especial y  más  importante  de  su  vida?  La  perseverancia  de  Aradia  tuvo  como  recompensa más de lo que nunca se pudo imaginar. Pero, para ello,  tuvo  que  levantarse,  intentarlo  otra  vez,  y  de  esta  manera,  luchar  por su final feliz.   

VINDICATIO  Arlette Geneve  SOLO ES NECESARIO UN INSTANTE ACIAGO PARA CAMBIARNOS EL DESTINO. Las  intrigas  políticas  y  las  traiciones  están  a  la  orden  del  día  en  el  Imperio  romano.  Las  ansias  de  poder  de  muchos  de  sus  senadores  les  llevan  a  co‐ meter actos reprobables. Nadie  había  preparado  a  Aradia  para  lo que le aconteció a su familia.  Una  aciaga  noche  su  vida  tran‐ quila y pacífica quedó rota y su  protección  pasó  a  manos  del  hombre por el que ella siempre  había aguardado en silencio.  El general Máximo Magno, uno  de  los  centuriones  más  ague‐ rridos  del  Imperio,  un  hombre  destinado  al  norte  de  sus  con‐ fines, regresó a Roma para dar‐ se cuenta de  que su madre, en  su  ausencia,  había  tomado  al‐ gunas decisiones por él. Y, fruto  de  ellas,  se  vio  encadenado  a  una  chiquilla  a  la  que  siempre  había  visto  como  una  niña.  Lejos  de  Roma  ambos  tendrán  que  empezar  a  conocerse  y  a  aprender  a  convivir  con  el  otro…. 

Artículo: Tamara Arteaga

RománTica'S 94


TITULO ORIGINAL The Notebook AÑO 2004 DURACIÓN 124 min. PAÍS EE.UU. DIRECTOR Nick Cassavetes GUIÓN Jeremy Leven y Jan Sardi MÚSICA Aaron Zigman FOTOGRAFÍA Robert Fraisse

           

 

REPARTO Ryan Gosling, Rachel McAdams, James Garner, Sam Shepard, Gena Rowlands, James Marsden, Kevin Connolly, Joan Allen PRODUCTORA New Line Cinema GÉNERO Drama Romántico

          

  En  nuestro  cuarto  aniversario  quería  dedicar  estas  líneas  a  una  película  especial  para  mí  y  espero que también para muchas de vosotras: El diario de Noa. Recuerdo que fue una gran amiga  mía  de  la  Universidad  quien  tuvo  el  tino  de  recomendármela  y  teniendo  en  cuenta  que  ella  no  es  fan  de  las  «pasteladas»  sin  ton  ni  son  ni  tampoco de los bodrios que alguna vez yo misma  he  podido  digerir  no  con  poco  gusto,  todo  he  decirlo  aunque  no  sea  a  mi  favor,  me  decidí  a  verla siguiendo su consejo y… Voilá! Me topé con  una  historia  sencilla,  alegre,  triste,  con  una  fotografía y una ambientación que me emociona‐ ron desde el primer momento.   La  música  de  Chopin  nos  introduce  en  la  ciudad  costera de Seabrook (Carolina del Norte) durante  el  verano  de  1940.  Aquí  viven  Allie  Hamilton  (Rachel  McAdams)  y  Noa  Clhoum  (Ryan  Gosling)  dos seres pertenecientes a mundos distintos. Ella  

            urbanita,  charlatana,  espontánea,  sencilla,  divertida,  alegre.  Él  tranquilo,  serio,  idealista,  atrevido, tierno, sensacional. Las pretensiones de  ella van encaminadas a continuar sus estudios en  la Universidad. Él, por el momento, trabaja en un  aserradero  pero  su  gran  sueño  es  adquirir  una  plantación.   Desde  el  primer  momento  que  Noa  ve  a  Allie  se  queda  prendado  de  ella  e  insiste  hasta  que  la  chica  decide  aceptar  una  cita.  A  partir  de  ahí  la  química  entre  ellos  surge  de  forma  natural  y  espontánea convirtiendo así sus interpreta‐ciones  en lo mejor del film. Sin duda, ambos transmiten  las  emociones  de  los  personajes  a  la  perfección  con  coherencia  y  naturalidad.  Aunque  Noa  pertenece  a  otra  clase  social,  sus  inquietudes  nada tienen que envidiarle a las de otras esferas,  tiene  un  espíritu  sensible  y  elevado  y  comparte  afinidades  con  Allie.  A  ambos  les  gusta  el  mar  y 

95 RománTica'S


los paseos en canoa. Cuando estalla la guerra, él  se alista como voluntario en el ejército y ella en la  Cruz Roja atendiendo a heridos de guerra.     Por supuesto, esta relación no está bien vista por  los  padres  de  ella,  especialmente  por  su  madre,  que prohíbe a su hija que siga viendo al chico. El  verano  llega  a  su  fin,  pero  el  amor  entre  Noa  y  Allie  crece  cada  día  y  aunque  se  ven  en  la  obligación  de  separarse,  ambos  saben  que  su  historia  no  ha  hecho  nada  más  que  empezar…  Esta  es  la  historia  que  un  hombre  narra  a  una  mujer cuando ya están en la tercera etapa de sus  vidas.    Este film, El diario de Noa está dirigida por Nick  Cassavetes,  hijo  de  John  y  de  Gena  Rowlands,  actriz que interpreta un papel destacado en esta  película,  una  historia  que  homenajea  al  amor,  el  duradero, el de toda la vida. Además de abordar  este sentimiento universal y anhelado, toca otros  temas  como  la  enfermedad,  el  transcurso  del  tiempo,  la  perseverancia  o  la  desigualdad  social.  Esta  historia  de  amor  es  una  adaptación  de  la  novela The Notebook de Nicholas Sparks, que a su  vez  está  basada  en  una  historia  real.  En  el  2004  obtuvo el premio al mejor romance de los Golden Trailer Awards.    Además  de  la  fantástica  Gina  Rowlands,  los  personajes  secundarios  que  la  acompañan  cum‐ plen  su  función  pero  sin  duda  la  joven  pareja  eclipsa  a  todos  los  demás  actores  con  su  espon‐ taneidad y sobriedad. Otro aspecto destacable de  la  cinta  es  la  fotografía,  visualmente  es  emo‐ cionante con hermosas imágenes al atardecer, la  presencia del agua o las aves que sobrevuelan el  lago  proporcionan  una  atmósfera  romántica  y  nostálgica emocionante. A todo ello le acompaña  una  buena  ambientación  y  una  notable  banda  sonora con música compuesta por Aaron Zigman  con  música  de  Chopin,  Jazz  y  Swing  de  los  años  40.  Definitivamente  recomendada  para  todos  aquellos  que  quieran  una  dosis  de  emoción  y  amor eterno.     Artículo: Mónica Liceras 

RománTica'S 96

   


«Rudos Highlanders e intrépidas féminas»     Que levante la mano quien no  conozca a esta autora… Vale,  seguro que varios la habéis  levantado, pero puedo  asegurar que el montante de  los lectores de romántica  hemos —y me incluyo con  mucho orgullo— tenido el  gusto de disfrutar de alguna  de sus maravillosas historias.  Si es que es hablar de Julie  Garwood y venirme a la  mente esos protagonistas que  me hicieron enamorarme de  las novelas de escoceses…  porque yo, como muchos  otros, descubrí a los  highlanders de su mano. La  boda, El rescate, Honor y pasión, El secreto, La novia rebelde… ¡Cuántas veces me  habré leído estos libros! Y las  que me quedan,  ya que  considero que son lectura  obligatoria si quieres  sumergirte en la temática  escocesa. Rudos highlanders,  intrépidas protagonistas,  diálogos chispeantes, humor a  raudales… En definitiva, una  maravilla.

  Julie Garwood nació en  Kansas, Missouri, en el seno  de una numerosa familia de   ascendencia irlandesa. A  causa de una enfermedad que  la mantuvo separada de las  aulas durante un tiempo, no  aprendió a leer hasta los once  años, cuando una profesora  de su colegio detectó ese  problema que hasta entonces  nadie había detectado. Le  ayudó a ponerle solución  durante la época estival y,  gracias a ella, Julie descubrió  su amor por la historia, lo que  le llevó a estudiar una doble  carrera: Enfermería e Historia  Rusa. Uno de sus profesores,  impresionado por la calidad  de sus relatos, la animó a  escribir, y de ahí surgieron  Una chica llamada Summer,  de corte juvenil, y su primera  novela histórica, Amor y venganza.    De cualquier modo, Julie  Garwood no enfocó su pasión  por la escritura hasta los años  80, cuando el más pequeño de 

    sus hijos entró en la  universidad. Con más tiempo  libre, comenzó a asistir a  conferencias de escritores  locales y ahí conoció a un  agente, quien consiguió   vender sus dos primeras obras  y siguió demandándole más  novelas históricas románticas.  Amor y venganza, publicada  en 1985, se ha mantenido  constantemente entre los más  vendidos desde entonces y, a  fecha de hoy, once de sus  títulos se han conseguido  situar en las listas de súper  ventas del New York Times.  Además, una de sus novelas,  Tiempo de rosas, ha sido  adaptada a televisión. A pesar  de su incuestionable éxito con  la novela histórica, desde el  año 2000 Julie Garwood se ha  centrado en el suspense  romántico contemporáneo.    Grande entre las grandes,  Julie Garwood es una de las  autoras imprescindibles  dentro la literatura romántica,  y se ha ganado este puesto 

Sección de autoras: ¿Autora en el olvido?

       

97 RománTica'S


por méritos propios. Más de  35 millones de copias de libros  vendidos dan fe de esta  afirmación. Es más, sus  novelas se traducen a decenas  de idiomas en todo el mundo.  Perdón… ¿he dicho «decenas  de idiomas»? Pues sí pero, al  parecer, en estos últimos  tiempos existe un idioma que  ha quedado un poco relegado  al olvido, y no es ni más ni  menos que el español. Sizzle,  The ideal man, Sweet talk,  Hotshot…    

   

Desde 2009 estamos en sequía en lo que a libros de

Julie Garwood se refiere.

  En la vida ha sido más cierto  ese dicho que reza «nunca  llueve a gusto de todos», pero  responsables de las  editoriales:   

¡Esto ya clama al cielo!   Artículo: Chus  Nevado    

 

RománTica'S 98

Para colmo… 4 historias pertenecientes a la serie

BUCHANAN sin publicar en nuestro país ¡Un delito!


El libro: Danza de amor de Madeline Harper Con  cada  bimestre  que  pasa  parece  más  complicado  rescatar  novelas  de  mi  particular  cápsula  del  tiempo.  Encontrar  alguna  que  merezca  la  pena  sacarlas  del  olvido  al  que,  por  varios motivos, se han visto relegadas no resulta  nada  fácil  porque  a  pesar  de  que  son  muchas  algunas  no  dejan  la  suficiente  huella  como  para  recomendarla.  No  obstante,  chicas,  no  os  preocupéis  que  aún  me  quedan  algunas  que  merecen  la  pena.  Y  es  el  caso  de  la  que  hoy  os  traigo.  La novela a la que voy a hacer referencia cayó en  mis  manos  a  principios  de  los  años  ’90.  Curiosamente,  su  autora  no  es  solo  una  persona  sino  dos.  Dos  escritoras  estadounidenses  que  vivían  cada  una  en  un  extremo  del  país  y  que  recurrían  a  cualquier  medio  de  comunicación  para poder llevar a cabo a su trabajo. Tiraban de  teléfono,  cartas,  faxes  e  incluso  de  un  sistema  bastante rudimentario que en nada tiene que ver  con el internet de hoy.  Madeline  Harper,  nombre  con  el  que  está  firmado  este  trabajo  es  el  pseudónimo  de  estas  dos  autoras:  Madeline  Porter  y  Shannon  Harper.  Comenzaron a escribir juntas en 1977 y su primer  trabajo fue firmado bajo otro pseudónimo, el de  Elizabeth Habersham y se trataba de un romance  gótico.  Posteriormente  también  publicarían  tres  novelas más pero esta vez con el pseudónimo de  Anna James.  Madeline Porter vive en New Port Beach, estado  de  California  y  su  compañera,  Shannon  Harper,  en  Winter  Haven,  Florida.  Ambas  han  trabajado  juntas  desde  1977  a  1997,  fecha  en  la  que  publicaron su última novela.  Pero  veamos  un  poco  de  la  novela  que  he  recobrado, desempolvado y releído en estos días.  Una historia de amor que he recordado gracias a  la última novela de Claudia Velasco publicada por  Harlequín  Ibérica  en  su  colección  digital  HQÑ  y,  cuya protagonista, también es una bailarina. 

«Danza de amor es un romance apasionado entre  una bailarina y un tenista famoso. Y, lo cierto es,  que  después  de  leídos  más  de  seis  mil  libros  en  mi  vida  creo  que  es  la  combinación  más  extraña  con la que me he topado. Porque… ¿qué pueden  tener en común ambas profesiones?  El  mundo  de  Laura  gira  en  torno  a  un  conservatorio,  ensayos  y  más  ensayos.  Tiene  la  secreta obsesión de llegar a ser la mejor bailarina  del mundo, la más recordada y por ello se somete  a  muchos  sacrificios,  privaciones  y  no  tiene  vida  propia.  ¿El  amor?  No  entra  en  sus  planes,  es  impensable. Sus metas no le permiten pensar en  banalidades  como  ese  sentimiento  que,  según  parece, mueve al resto de los mortales y les lleva  a cometer actos estúpidos.  ¿Y  qué  hay  de  él?  Su  nombre  es  Max.  Y  su  mundo, al igual que el de Laura gira en torno a la  música clásica el de él viaja de circuito en circuito  de  tenis.  Roland  Garros,  Wimbledon,  Open  USA,  Open  Australia.  Quiere  ser  el  primer  tenista  del  mundo en conseguir los 4 Gran Slams en una sola  temporada.  Nadie  lo  había  conseguido  aún  y  él  quería escribir su nombre con letras de oro en la  historia del tenis. ¿El amor? ¿Para qué? Es egoísta  e  insensible.  Le  gusta  disfrutar  del  sexo,  ¡naturalmente! Es un tío, ¿qué se puede esperar?  Pero,  ¿una  relación?  ¡Ni  muerto!  Le  desconcen‐ traría y en esta temporada una distracción puede  dar al traste con sus aspiraciones.  En  serio,  más  de  una  vez  me  hubiese  gustado  soltarle un sopapo. Podía llegar a ser retorcido y  cruel en según qué momentos.  Cuando  ambos  se  conocen  desde  luego  ninguno  está  preparado  para  el  otro.  Sus  caracteres  son  tan diferentes que yo me dije la primera vez que  lo leí que era imposible que esta historia pudiese  terminar bien. Por aquel entonces… mi biblioteca  romántica  era  más  bien  escasa.  Solo  contaba  en  ella  con  «Shanna»,  «La  amante  cautiva»  y  dos  títulos  de  la  saga  Audaces  de  Deveraux:  Ángel  y 

99 RománTica'S


Tierra.  Así  que  estaba  poco  acostumbrada  a  los  finales  felices.  Hoy  día…  no  hubiese  esperado  otra cosa.  Bueno, a lo que iba, que como ya sabéis tiendo a  irme por las ramas.  Max  y  Laura  me  resultaban  tan  dispares,  tan  sumamente  distintos  que  no  encontraba  cómo  esta  historia  fuese  a  acabar  bien.  Pero  con  cada  mirada,  con  cada  roce  hacían  palpitar  mi  joven  corazón de adolescente. Estaba esperando a que  cualquier beso arrasara las páginas. Hoy día, tras  leer  lo  que  se  cuece  en  el  mundo  editorial  y  la  cantidad  ingente  de  novelas  eróticas  que  hay  en  el  mercado,  estas  escenas  pueden  resultar  algo  ñoñas y tontas pero… hijas de mi alma… para mí  en  aquella  época  me  resultaban  de  lo  más  atractivas.  Es  curioso  como  una  misma  historia  que  te  lees  después de tanto tiempo puede crearte este tipo  de  pensamientos  tan  dispares.  Algo  que  te  pareció en tu día de lo más sexual y sensual con  el paso del tiempo te das cuenta que, pese a que  la historia sigue dejándote un buen sabor de boca  no es para nada tan intensa como la recordabas.  Sin embargo, ya me gustaría a mí que esas chicas  que  están  dejando  atrás  la  adolescencia  y  se  están  adentrando  en  este  mundo  literario  romántico de adultos tuviesen la oportunidad de  hacerlo  de  la  misma  manera  que  lo  hicimos  muchas de nosotras.  Encontrar  historias  como  «Danza  de  amor»  que  te  abre  todo  un  mundo  al  que  no  estás  acostumbrada,  el  mundo  del  sacrificio  profesio‐ nal,  el  mundo  de  la  dura  competitividad  y  la  magia  de  la  música  clásica  y  el  ballet.  No  sé  si  habéis  podido  disfrutar  de  una  obra  de  ballet  pero  yo  os  diré  que  son  sencillamente  conmovedoras  y  os  lo  dice  alguien  cuya  formación musical es más bien cortita y que no se  ha  calzado  jamás  unas  zapatillas  de  puntas  reforzadas,  que  jamás  ha  bailado  de  puntillas  y  jamás le han sangrado los pies por horas y horas  de  ensayo.  Nunca  se  me  hubiese  ocurrido  cambiar  mis  zapatos  de  suelas  chapadas  ni  mis  zapatillas  de  esparto  por  aquéllas  otras  que  os  digo. Pero algo tiene la magia de Chopin, Vivaldi,  Stravinsky que te conmueve hasta el tuétano. Los  movimientos  fluidos  de  sus  bailarines  son  inigualables  y  de  todo  ello  pude  disfrutar  no  a 

RománTica'S 100

golpe  de  acordes  tras  acorde  sino  a  golpe  de  pluma  y  papel.  Al  igual  que  se  disfruta  viendo  a  Nadal machacando o sufriendo lo indecible frente  a  su  oponente  en  campos  de  tierra  batida  o  césped a golpe de raqueta.  «Danza de amor» es una historia de tensiones, de  encuentros  y  desencuentros,  de  rupturas  y  reconciliaciones tal y como cita su sinopsis pero a  la vez una historia de amor sencilla e inolvidable.  Los  personajes  secundarios  que  acompañan  a  Laura y Max en su aventura amorosa son varios y  nada hubiese sido igual sin el cabrón del maestro  de baile ni la celosa y vengativa amante de Max.  ¡Qué  asquito  de  tía!  Merece  la  pena  conocerla  para  salir  corriendo  en  dirección  contraria  si  te  topas con alguien así en tu vida, os lo aseguro.  La  lástima  es  que  las  nuevas  generaciones  no  tengan  acceso  a  novelas  que  han  caído,  como  ésta, en el olvido.  «Danza de amor», desgraciadamente, no está en  catálogo  editorial  actualmente  pero  si  lográis  haceros  con  un  ejemplar  en  tiendas  de  segunda  mano o librerías de viejo creo que os merecerá la  pena  sentaros  y  leerla.  Mientras  tanto,  podéis  disfrutar de «Me miraré siempre en tus ojos» en  Amazon la conseguiréis a muy buen precio.   

  Artículo: Loli Díaz 


La Película: Dirty Dancing TÍTULO ORIGINAL Dirty Dancing AÑO 1987

   

DURACIÓN 97 min. PAÍS EE. UU. DIRECTOR Emile Ardolino GUIÓN Eleanor Bergstein MÚSICA John Morris & Varios FOTOGRAFÍA Jeffrey Jur REPARTO Patrick Swayze, Jennifer Grey, Jerry Orbach, Cynthia Rhodes, Jack Weston, Jane Bruckner PRODUCTORA Vestron Pictures GÉNERO Drama romántico - Musical

 

No permitiré que nadie te arrincone  

RománTica’S  ha  cumplido  4  años  y,  ¿qué  mejor  manera  de  celebrarlo  que  con  una  película  que   también  está  de  especial  aniversario?  En  estos  días  también  se  han  cumplido  25  años  del  estreno  de  «Dirty  Dancing»  en  España.  Concre‐ tamente  su  primera  emisión  en  las  pantallas  de  todos  de  los  cines  fue  el  24  de  Junio  de  1988  y  por  eso  mismo  he  querido  rescatarla  del  recuerdo  una  de  las  películas  que  más  me  emocionaron en mi adolescencia.  En aquella época fue todo un acontecimiento, la  historia de amor de la tímida y voluntariosa Baby  (Jennifer  Gray)  y  el  tío  más  bueno  que  paseaba  su palmito por el complejo vacacional Kellerman’s  donde  ella  va  a  pasar  las  vacaciones  junto  a  su  familia. Johnny Castle, ese consumado amante al  que  las  mujeres  ahora  llenaban  sus  bolsillos  de  diamantes  por  pasar  solo  unas  horas  con  él  y  que  Patrick  Swayze  encarnaba  de  manera  tan  convincente nos tuvo a la gran mayoría de las de  mmi  edad  suspirando  durante  años.  ¿Quién  no  hubiese  querido  ser  Baby?  Un  hombre  con  esa  apostura, con su cabello revuelto, su aire de tipo  duro  y  a  la  vez  sufrido  amigo  que  es  capaz  de  soportar  las  maledicencias  que  claman  a  su  alrededor.  ¡Wow! ¡Y esa banda sonora! ¡Ese tema principal  del  que  muchas  de  nosotras  habríamos  querido  ser  protagonista!  Esa  elevación  casi  suicida  aún 

permanece impresa en mi retina desde entonces  y dudo que alguna vez la olvide. Ese momentazo  de la última noche cuando Johnny se acerca a la  mesa donde está una silenciosa Baby apartando  a  todo  el  que  se  interpone  en  su  camino  y  al  tender  la  mano  susurra  con  esa  voz  profunda  que nos puso a todas los pelos de punta:  ―No permi ré que nadie te arrincone. ¡Vamos!  Y quien diga que su corazón en este instante no  comenzó a bombear como loco creo que miente  como una bellaca.   «Dirty Dancing» es todo un icono del cine de los  ’80.  Sus  actores,  poco  conocidos  por  entonces,  saltaron  a  la  fama  de  manera  explosiva.  Sobre  todo  el  fallecido  Swayze.    La  canción  «Time  of  my life», tema principal de este film se empezó a  oír por salas de baile de todo el mundo y muchas  parejas  que  contraían  nupcias  la  escogieron  como tema de su primer baile de bodas.  La  película  en  sí,  si  la  analizamos  no  cuenta  ni  una  historia  sorprendente  ni  por  supuesto  es  una  en  la  que  dices:  ¡Vaya  interpretaciones  magistrales!  ¡Qué  exteriores!  ¡Menudo  peliculón!  Nada  de  eso  vamos  a  encontrar  en  esta  cinta.  Pero  para  las  amantes  de  la  novela  romántica y de las películas con buenas dosis de  romance  es  una  de  las  imprescindibles  en  su  filmoteca. 

101 RománTica'S


No  sé  vosotras  pero  yo  ya  he  perdido  la  cuenta  de las veces  que he podido verla. Ahora, eso sí,  he  de  añadir  que  llevo  un  tiempo  sin  poder  hacerlo  porque  la  copia  que  aún  anda  por  casa  está  en  sistema  VHS.  Os  estaréis  preguntando  que si la cinta está en formato digital por qué no  me  he  pillado  una  copia  en  DVD.  Pues  bien,  la  explicación es muy sencilla. No ha sido por falta  de ganas, ni de dinero, ni de cualquier cosa que  se  os  pueda  ocurrir.  La  razón  es…  PORQUE  NO  AGUANTO EL DOBLAJE. Estoy tan acostumbrada  a  escuchar  ciertas  frases  y  determinadas  voces  que,  cuando  salió  en  DVD  me  la  compré  toda  ilusionada y corrí a casa a verla en cuanto salí de  trabajar.  No  aguanté  ni  diez  minutos.  Cogí  la  copia y directamente la regalé. Me quedo con mi  VHS  que  no  tengo  manera  de  ver  pero  que  al  menos no me destroza los tímpanos.   No  entiendo  por  qué  la  productora  cometió  semejante  aberración  y  latrocinio  con  una  película que estaba perfecta como estaba. Dicen  que  por  la  calidad  del  sonido  que  era  mejor.  Sinceramente hubiese preferido que se metiesen  un poquito las manos en el trasero y se hubiesen  quedado quietecitos.  De  todos  modos,  seguiré  soñando  con  una  película  cuya  banda  sonora  es  espectacular  mientras a estos lumbreras de la cinematografía  les  da  por  lanzar  una  copia  (quizás  especial  25  Aniversario) ¡con el doblaje original! 

               

Un romance a ritmo de mambos y cha-cha-chás, merengues y pachangas que se va fraguando gracias a ensayos tras ensayos.

                           

«Dirty Dancing», una historia de amor entre una  jovencita de buena familia cuyo afán de ayudar a  los  demás  le  mete  en  más  de  una  dificultad  y  cuyo  interés  por  el  supuesto  chico  malo  hizo  suspirar a más de una. Un film que permanecerá  en mi recuerdo y un baile privado del que ya me  hubiese  gustado  a  mí  ser  la  protagonista.  Una  película en la que además se pone de manifiesto  que  la  diferencia  de  clases  sigue  existiendo  en  una América libre y plural de principios de los ’60  y donde las envidias y las maledicencias pueden  provocar  mucho  daño.  De  esta  película  terminé  aprendiendo muchas cosas pero sobre todo una:  Que muchas veces, las apariencias engañan y no  por tener más dinero se es mejor persona ni por  ser  un  muerto  de  hambre  estás  falto  de  principios. 

Comentar  además  que  al  parecer  se  está  preparando un remake de esta película para este  mismo  año  2013.  Es  lo  que  digo  siempre.  ¿Tan  faltos  andan  ya  de  ideas  los  guionistas  tienen  que  recurrir  a  versionar  películas  que  son  irre‐ emplazables para el público y que no consiguen  sino  malas  copias?  No  sé  qué  consiguen  con  cosas así. Allá ellos si se estrellan. 

 

Artículo: Loli Díaz 

 

RománTica'S 102

         


El club White’s para caballeros ¡Hola, chicas! Aquí estamos un bimestre más  para  descubrir  qué  se  oculta  tras  alguna  de  las  palabras  que  habitualmente  aparecen  en  el interior de algunos de nuestros libros.  En  esta  ocasión  traemos  un  lugar.  Un  club  para caballeros que suele aparecer en mayor  o  menor  medida  en  novelas  románticas  históricas  ambientadas  en  la  Inglaterra  del  siglo XIX. Nos referimos a White’s.  ¿Cómo,  que  aún  no  te  has  topado  con  él?  ¿No  sabes  qué  es  White’s?  Pues  vamos  a  tener que poner remedio a eso, ¿no creéis?  Comencemos pues a desenmarañar qué tipo  de club es White’s. 

White’s Se trata de un club para caballeros que, en un  principio se encontraba en el número 4 de la  calle  Chesterfield.  Fue  fundado  en  el  año  1693 y debe su nombre al italiano Francesco  Bianco (Francis White).   Os  vais  a  reír,  o  quizás  no,  pero  White's  fue  concebido  en  un  primer  momento  para  ofrecer  a  sus  asistentes  chocolate  caliente,  un manjar exquisito que en aquella época era  bastante  raro  además  de  muy  caro  si  bien  poco a poco fue derivando en otra cosa.  A  principios  del  siglo  XVIII,  White's  se  convirtió  en  una  famosa  casa  de  juegos  frecuentada  por  los  caballeros  más  insignes  del  país  que  aprovechaban  su  estancia  allí  para  tener  momentos  de  asueto  lejos  de  la 

familia  y  problemas  varios.  Allí  se  llegaban  a  cambiar de mano fortunas inmensas. Alguien  con  el  futuro  asegurado  podía  salir  más  pobre  que  las  ratas  y  algún  desgraciado  segundo  hijo  podía  hacerlo  después  de  algunas  buenas  manos  no  solo  con  los  bolsillos  repletos  sino  con  su  futuro  asegu‐ rado.  En  1778,  este  club  para  caballeros  fue  trasladado al número 37 de St. James Street y  pocos años  después se convirtió en sede del  partido Conservador.  White's  también  ha  sido  fuente  de  grandes  apuestas.  No  había  semana  en  la  que  su   famoso  libro  no  estuviese  lleno  de  ellas  por  cualquier  causa  por  nimia  que  ésta  fuera  o  por  estrambótica  y  singular  que  se  les  pudiese ocurrir. Apuestas de cualquier índole  como  quién  se  casaría  en  ese  mes,  quién  anunciaría  un  compromiso,  quién  podía  ganar tal o cual carrera…  Lo  cierto  es  que  este  espléndido  lugar  se  llenaba  cada  tarde  y  cada  noche  con  lo  más  selecto de la sociedad inglesa masculina. Allí  se  debatían  asuntos  de  muchas  y  diferentes  índoles,  se  cerraban  acuerdos  de  negocios  y  se  concertaban  matrimonios  además  de  ser  una  de  las  mejores  y  más  fiables  fuentes  de  cotilleo  para  los  hombres  que  tenían  la  suerte de pertenecer a este exclusivo club.  ¿Queréis  saber  qué  personalidades  han  sido  miembros de este selecto club?  Pues aquí os dejo unos cuantos nombres que  harán  que  se  os  salgan  los  ojos  de  las  órbitas... 

103 RománTica'S


Uno  de  ellos  fue  Beau  Brummell.  Sí,  chicas,  este  caballero  realmente  existió.  No  es  una  alucinación ni delirio de ninguna autora.  

 

El mismísimo Eduardo VII siendo aún Príncipe  de Gales perteneció a él. 

 

 

  Hay  un  nombre  que  me  ha  resultado  muy  gracioso.  Se  trata  de  John  Beresford,  V  Marqués de Waterford. No sé si a vosotras os  resulta  familiar  este  nombre  pero  a  una  servidora…  ¡ya  lo  creo  que  sí!  El  apellido  Beresford pertenece a una familia creada por  una  de  las  autoras  de  este  país  pero  lo  que  me  hace  gracia  además  del  nombre  es  el  título  nobiliario  que  ostenta.  ¡Marqués  de  Waterford! Por Dios, esta misma autora tiene  una  novela  (no  perteneciente  a  la  misma  saga  familiar)  que  se  llama  Waterfordcastle.  ¿Coincidencia?  ¿Hecho  a  propósito?  Cual‐ quier  día  de  estos  se  lo  pregunto  a  Arlette  para salir de dudas, os lo juro.  La  lista  es  larguísima.  En  ella  se  encuentran  más  duques,  condes  y  marqueses  que  pelos  tengo yo en la cabeza. Me faltan dedos en las  manos  para  poder  llevar  la  cuenta  de  los  miembros  de  una  misma  familia  que  han  llegado a pertenecer a este magnífico club. Y  eso sin llegar a contar los miembros destaca‐ dos  pertenecientes  a  cualquiera  de  los  estamentos  militares.  Entre  sus  adscritos  se  encuentra  el  Sq.  Ld.  Christopher  «Jack»  Riddle de la RAF. Miembros pertenecientes a  las Artes Escénicas como el reputado actor Sir  David  Niven  y,  más  recientemente,  se  incorporó  a  sus  filas  el  mismísimo  David  Cameron, el actual Primer Ministro Británico. 

          Preciosa fachada para uno de los edificios de más solera

         

Un lugar que invita al caballero al ocio y al descanso

Miembros del Parlamento, actores, militares,  auténticos  nobles.  ¡Impresionante!  Ahora  nos  queda  averiguar  si  al  igual  que  en  Inglaterra  en  España  también  tenemos  un  club para caballeros tan reputado como éste.   De ser una debutante del XIX… ¿te hubiese gustado que tu nombre apareciera entre sus páginas de apuestas? 

¡Investigaremos!  Artículo: Ana Sarria 

RománTica'S 104


105 RomรกnTica'S


Hoy, como invitada de excepción (y en mi debut y  despedida) en esta sección, me toca la tarea de  hablarles de una historia de amor real, de esas  que a veces creemos que sólo existen en los  libros que tanto nos gustan leer.  Me refiero a una pareja de película, Clark Gable y  Carole Lombard, y tengo que agradecer a mi  amiga Fanny por contarme la historia de esta  pareja tan peculiar. 

COMENCEMOS POR ÉL… Era un apuesto galán de Hollywood. Su época  dorada en el cine fue en las décadas de los ‘30 y  los ‘40. Clark nació el 1 de febrero de 1901 en  Cadiz, Ohio y, con el tiempo, se convirtió en uno  de los actores más populares de la historia del  cine. Su papel más famoso fue el de Rhett Butler  en «Lo que el viento se llevó».   

Y ELLA… También era una actriz. Pese a haber nacido en el  seno de una familia de la alta sociedad el 6 de  Octubre de 1908 su oportunidad en el cine le  llegó por pura casualidad a la edad de 12 años.  

AMBOS Tenían una carrera forjada e individualmente  alcanzaron la fama en Hollywood.  

La pareja se conoció en 1932 durante el rodaje de la película «Casada por azar» (No Man of Her Own).    Aunque  por  aquella  época  ambos  estaban  casa‐ dos el flechazo fue indiscutible. Cuando se volvie‐ ron a ver en 1935 en una fiesta que daba un ami‐ go en común, ambos se sintieron tan atraídos por  el otro que comenzar esta relación fue inevitable. 

RománTica'S 106

UN AMOR ROTO


POR LA TRAGEDIA

Sin embargo Clark aún estaba casado, por lo que  tenían que mantenerla en secreto.  Gable  se  divorció en 1938, Lombard ya estaba separada. 

Su boda tuvo lugar en 1939 y formó uno de los matrimonios más atractivos de Hollywood que, por desgracia, solo duró tres años. En 1942, Lombard estaba en medio de una gira  por el país para recaudar fondos para el esfuerzo  militar de EE.UU. en la Segunda Guerra Mundial.  Se encontraba en Indianápolis y quería volver a  casa con Gable.  Así que, en vez de quedarse una  noche más, tomó un vuelo de madrugada para  volver a casa… pero ese avión nunca llegó a  destino.  El avión se estrelló en las montañas de Nevada,  matando a todos los pasajeros a bordo,  incluyendo a Carole Lombard.  La muerte de Carole fue un golpe muy duro para  Gable. Y fue tan difícil seguir para él que en un  año más tarde de la muerte de Carole, Clark se  unió a las Fuerzas Aéreas, y voló en varias  misiones de bombardeo sobre Alemania.  Aunque el actor luego se casó dos veces, a su  muerte fue enterrado junto a su gran amor,  Carole Lombard.  No todas las historias de amor terminan bien  como en los libros que leemos, pero cuando me  hablaron de esta pareja me llamó mucho la  atención su historia, aunque no tenga el final feliz  es un historia que, a pesar de los años, se sigue  recordando.  Artículo: Claudia Pazos   

107 RománTica'S


UN RAYO VERDE EN EL CONFIN DEL MUNDO RománTica'S 108


Ya en tiempos prerromanos, hombres  y mujeres caminaban desde todos los  rincones  del  mundo  conocido  en  peregrinación  hacia  un  lugar  que  consideraban  el  final  de  la  tierra:  EL  FINIS TERRAE,  como  lo  bautizaron  los romanos. 

Artículo: Alfredo Gómez 

109 RománTica'S


El mapa que los antiguos pobladores  seguían hacia aquel horizonte de verdes  cimas se señalizaba en el cielo nocturno:  la Vía Láctea trazaba con sus millones de  estrellas el camino hacia Finisterre,  donde el océano se tragaba cada día al  Sol, muriendo bajo sus aguas, y dando  buena cuenta de que más allá no podía  existir nada más que un abismo  insondable, capaz de devorar al  mismísimo astro rey. Creían que «más  allá» se situaba una isla de naturaleza  exuberante, un edén sin guerras ni  enfermedades, donde no se conocía la  muerte y la felicidad era eterna, la  llamaban la Tierra de la Eterna Juventud. También pensaban que las  estrellas fugaces eran almas que caían  del cielo, que quedaban atrapadas en un  cuerpo hasta que eran liberadas tras su  muerte y volvían a su forma primigenia  –de ahí la tradición de pedir un deseo  cuando contemplamos una estrella  fugaz‐, siguiendo el camino señalado  por la Vía Láctea hasta el cabo  Finisterre, donde esperaban amarrados  los barcos encargados de trasladar  dichas almas hasta aquel cielo sito en el  océano.

RománTica'S 110


Los hombres y mujeres adoraban al Sol  como su Dios, creador de vida, capaz de  renacer cada día más nuevo y radiante  que el anterior. Por ello, dispusieron en  su honor un rincón de adoración y culto  en lo más alto del cabo, conocido como  Ara Solis. Desde allí, contemplaban  cada atardecer la puesta de Sol,  magnífica, resplandeciente, para ellos   mágica. Cuentan que desde allí, y en  ciertas condiciones atmosféricas, el Sol,  al ponerse entre el horizonte y el  océano, lanza un último destello de  color verde justo antes de hundirse en  el Atlántico, raro e impresionante al  mismo tiempo, pero real. Tan real que  fue perseguido por Julio Verne en su  novela «El Rayo Verde», donde uno de  sus personajes lo describe como… 

    Un maravilloso rayo verde de un   color, que no hay pintor que pueda   reproducirlo en su paleta, y que la   propia Naturaleza no ha repetido ni   en los diversos tonos de las plantas ni   en el color más transparente de los   mares. Si existe el verde en el paraíso,   no puede ser mas que este verde, que   es sin duda, el verdadero verde de la   esperanza.       La joven protagonista de la novela se  embarca en una serie de viajes  extraordinarios en su búsqueda,  persiguiendo la realidad de una leyenda  que señala que aquél que lo consigue  contemplar, puede ver con claridad en  su corazón y en el de los demás. Cuenta  además que si dos personas lo observan  juntas, quedan instantáneamente  enamoradas la una de la otra,  representando el instante mágico del  amor en estado puro. 

111 RománTica'S


Hasta hace poco más de quinientos años se  pensaba que este lugar era el confín del mundo  conocido. Hoy los dioses y confines han cambiado  de nombre y, sin embargo, aún queda la esencia de  esa peregrinación, desde hace tiempo cristianizada,  que busca finales y principios. Paradójicamente este  punto realmente representa el fin en algunos  aspectos, pues han sido muchos los barcos que han  naufragado en las famosas formaciones rocosas de  O Centolo o Petonciño, finalizando aquí su viaje. Por  ello, en lo alto de esta península que se adentra  nada más y nada menos que tres kilómetros en el  mar de la Costa da Morte, se levantó un faro a  mediados del siglo XIX, aún hoy en activo, luz y  señal de toda aquella embarcación que se aproxima  a la costa. La constante niebla hizo que se le  añadiera una sirena en 1888, conocida como la  Vaca de Fisterra, que avisa a los navegantes del  peligro existente. Su bramido es bravo e  impactante, mejor estar lejos cuando irrumpan mar  adentro los ciento veinte decibelios de estruendo,  audibles a veinticinco millas. Junto al faro, en un  edificio anexo, se ha instalado además un pequeño  hotel de cinco habitaciones, llamado Semáforo,  tranquilo y acogedor en días tranquilos y   acogedores, ya se sabe lo que pasa en días de  niebla…

RománTica'S 112


El entorno natural del cabo Finisterre es sumamente  privilegiado, la visión que este mirador natural brinda no es  precisamente el de un fin del mundo, sino el de una zona  agreste y hermosa, un lugar donde la naturaleza se impone  de una manera vasta e indomable: sus sorprendentes vistas  a los acantilados de las bravas aguas de un Atlántico que es  recorrido por miles de embarcaciones cada día, las islas de  la Lobeira, el Monte Pindo, la restinga de O Centolo, un  perfecto hábitat para los ricos percebes que allí se crían. La  visión que allí se muestra impresiona, como ya impresionó a  nuestros antepasados durante mucho tiempo atrás.  Hoy los peregrinos siguen arribando a esta costa, como  marineros de tierra que persiguen la senda que indican las  estrellas, hasta el mojón que señala el kilómetro cero,  situado a tan sólo unos metros del faro, el final del camino;  quieren ver morir el Sol como antes hicieron otros, con unas  creencias y una cultura diferentes. En este espectacular  paraje de abruptas rocas y mar batido, los hombres y  mujeres deciden por sí mismos, imponiéndose al azar al que  estamos expuestos en nuestra vida diaria, bañándose al  llegar, tras largas jornadas a pie, en las frías aguas de la  playa de Langosteira y quemando sus ropajes como símbolo  purificador, de transformación, dejando atrás una parte de  sí mismos para comenzar de nuevo, otra vida, quizás. Y…  ¿quién sabe?... esperando ver ese rayo verde que dicen que  surge del Sol antes de fundirse con el océano. Al fin y al  cabo, Finisterre es un lugar de finales, pero también donde  se da el primer paso hacia un nuevo principio.  Por cierto, la joven protagonista de la novela de Julio Verne,  a pesar de su larga búsqueda, nunca llegó a ver aquel  esperanzador rayo verde, sin embargo, sí encontró el amor  de su vida.   

113 RománTica'S


Querido diario:  Aprovechando  que,  por  fin,  el  calor  ha  llegado  a  estas  tierras,  mis  compañeros  de  trabajo  organizaron  un  estupendo  fin  de  semana  de  multiaventura  en  Asturias.  La  idea era hacer el descenso del Sella en canoa, una partida de  paintball y una ruta en quad.  Equipada  hasta  las  orejas  con  ropa  del  Coronel Tapioca,  y  aprovechando  que  Miguel,  ese  chico  tan  monísimo  que  trabaja  en  contabilidad,  se  había  ofrecido  para  llevar  el  coche,  decidí  dejar  a  Jorge  con  su  padre  y  apuntarme  a  la  excursión con él.  Tras  un  viaje  largo  pero  ameno,  llegamos  a  Cangas  para  descubrir  que,  por  aquella  zona,  estaba  cayendo  el  Diluvio  Universal. No obstante, todos valerosos, decidimos hacer el  descenso del río de todos modos. ¡En qué momento!  El  río  bajaba  con  más  agua  que  el  mismísimo  Amazonas,  y  prohibieron la actividad a aquellas personas que no supieran  nadar,  por  lo  que  dos  compañeras  se  tuvieron  que  quedar  en tierra. Tras enfundarnos en unos monos de neopreno de  colores  fluorescentes,  después  de  escuchar  unas  nociones  básicas  sobre  como  guiar  la  canoa  y  aprendernos  de  memoria  la  letanía  de  que  «el  remo  no  se  suelta  pase  lo  que pase», nos dirigimos al remanso que estaba preparado  para embarcar, con todas nuestras pertenencias metidas en  un bidón estanco.  Aprovechando la coyuntura, compartí mi canoa con Miguel  y,  entusiasmados,  cogimos  enseguida  el  curso  del  río  que  bajaba  con  una  fuerza  inusual.  Miguel  es  un  encanto,  pero  tiene un serio problema de lateralidad. Metidos en el centro  del  río,  la  canoa  comenzó  a  desviarse  hacia  la  derecha,  dirigiéndose  directamente  a  un  pedrolo  situado  junto  a  la  orilla.  Él  hacía  de  timón  en  la  parte  trasera,  mientras  yo  le  iba dando las indicaciones oportunas.  —A la izquierda, Miguel. ¡No! A la izquierda, a la izquierda…  ¡A la otra izquierda!  ¡¡¡PAFFF!!!  Juro por lo más sagrado que éste no fue precisamente mi aspecto en ningún momento

RománTica'S 114

Miguel  había  virado  la  canoa  todo  hacia  la  derecha  de  manera que se fue directa contra la piedra. Volcamos, yo caí  al  agua  helada  y  sucia  y,  por  si  fuera  poco,  la  canoa  me  golpeó la cabeza. 


Tras  beberme  medio  Sella  (que  por  cierto.  Sabe  a  rayos)  y  pensar  que  no  iba  a  celebrar  mi  siguiente  cumpleaños,  mis  compañeros  consiguieron  frenar  mi  descenso  «sin  canoa»  unos cien metros más abajo. Eso sí, con mi remo en la ma‐ no, que una es muy bien mandada y sigue las instrucciones  al pie de la letra.  Cuando  por  fin  me  sacaron  del  agua,  descubrí  que  había  perdido la visión de mi ojo izquierdo, por lo que acudimos al  Hospital de Arriondas, donde me dejaron ingresada los dos  días con un traumatismo cráneo encefálico.  La  canoa  y  el  bidón  estanco  con  las  pertenencias  los  recuperaron seis horas más tarde, cuando llamó la Guardia  Civil a la empresa organizadora de la actividad, para decirles  que  tenían  unas  carteras  y  unos  móviles  que  habían  aparecido en un bote en medio del río.  Ni  que  decir  tiene  que  el  resto  de  mis  compañeros  continuaron  con  las  actividades  del  fin  de  semana  como  si  nada hubiera sucedido, y mientras ellos se pegaban bolazos  de  pintura  y  subían  en  quad  a  lo  alto  de  la  montaña,  yo  estuve en una sala de corta estancia del hospital, aburrida,  cabreada, y rodeada de gente desconocida y de lo más rara.  Ni siquiera Miguel quiso quedarse conmigo… 

Llegué a pensar que terminaba como la princesa de Éboli

He  decidido  que  la  próxima  vez  que  planeen  un  fin  de  semana multitortura, los esperaré en el SPA del hotel, que al  menos no tiene corrientes.   

Violeta Lago,  una madre neurótica 

 

   

115 RománTica'S


Este  bimestre  os  ofrecemos  la  duodécima  y  última  entrega  de  esta  segunda  etapa  de  la  sección  de  Horóscopos.  Después  de  haber  repasado  el  zodiaco  occidental y las compatibilidades de los distintos signos, en este ciclo  que ahora termina nos hemos ocupado de daros a conocer en cada  número  un  signo  del  Zodíaco  Azteca.  En  el  anterior  número,  dibujamos  el  perfil  del  signo  Conejo.  En  esta  entrega  profundizaremos  en  las  características  y  peculiaridades  de  Águila,  duodécimo  signo  de  este  horóscopo,  asociándolo  además  con  los  protagonistas  de  una  novela  que  aprovecharemos  para  recomendaros. Esperamos que os resulte interesante. 

   

El signo Águila  El Águila fue objeto de una intensa veneración  por parte de los aztecas. Esta gran ave que se  caracteriza  por  su  fuerza,  valor  y  nobleza  ha  sido  emblema  en  muchos  imperios  por  su  poderío  y  belleza.  Del  Águila  se  ha  dicho  que  puede  mirar  al  Sol  de  frente,  lo  que  le  convierte  en  símbolo  del  orgullo,  del  que  se  derivan  rasgos  tanto  positivos como negativos.    Hombre águila:   Sebastian Peyton  Julia  Karen Robards    La  ladronzuela  Jewel  Combs  ha  aprendido  a  sobrevivir  en  las  calles  de  Londres  y  sabe  que  está  condenada  a  la  prostitución  y  a  la  deshonra.  Pero el  destino es caprichoso  y  quiere  que  su  última  víctima  sea  un  caballero  herido  de  muerte,  quien,  antes  de  fallecer,  le  propone  matrimonio  con  el  fin  de  burlarse de su familia.  A  Sebastian,  conde  de  Moorland, no le hace ninguna  gracia que la descarada viuda  haya  ido  a  reclamar  la  herencia  de  su  primo.  Sin  embargo,  la  joven  le  brinda  una  oportunidad  para  reírse  de  la  alta  sociedad.  Pero  con  lo que no contaba el conde es  con  que  Jewel  acabara  con‐ virtiéndose en Julia Stratham,  una  dama  encantadora  cuyas  dotes  de  ladrona  le  robarán  el corazón… 

RománTica'S 116

Naturalmente,  para  los  aztecas  era  el  emblema  de  los  guerreros.  Símbolo  de  luz,  vigor  y  valentía,  los  nacidos  bajo  este  signo  son  audaces  y  atrevidos  y  están  dotados  de  una  gran  inteligencia  y  un  agudo  instinto  que  les  ayuda  a  enfrentarse  a  los  retos  y  a  salir  siempre victoriosos en cualquier gesta que emprendan.  El carácter de Águila  Los  nativos  del  signo  Águila  son  personas  lanzadas,  siempre  dispuestas  para  la  aventura  y  muy  apasionadas.  Son  de  respuestas  rápidas  y  viscerales,  no  saben  disimular  sus  sentimientos,  ya  sean  malos o buenos, y cuando se expresan lo hacen con gran vehemencia  y  fervor.  Cuando  se  trata  de  manifestar  una  alegría  este  ímpetu  puede  resultar  maravilloso  y  refrescante,  no  así  cuando  se  trata  de  un enfado.  Son bastante temperamentales e impulsivos, y pasan de la idea a la  acción  en  un  segundo  sin  pensárselo  dos  veces.  Sufren  rápidos  cambios de humor, de sentimientos y de acción, llegando a agobiar a  sus  allegados  debido  a  esas  ansias  por  llevar  a  cabo  sus  proyectos  que pronto quieren acabar recién empezados, pues para ellos no es  tan importante la finalidad como la idea o la acción en sí mismos.  A pesar de lo que pueda parecer, los Águila tienen un gran instinto o  intuición,  pero  prefieren  no  hacer  uso  de  ello  para  entregarse  a  la  aventura  con  optimismo  en  lugar  de  hacer  caso  a  la  prudencia.  Responden a los impulsos del momento tanto en su forma de sentir  como de actuar. Su punto flaco es la obediencia, no soportan que les  manden y se irritan enseguida, manifestado su contrariedad.  Esto  no  es  indicativo  de  insociabilidad,  todo  lo  contrario,  son  personas  con  una  espontaneidad,  simpatía  y  generosidad  que  les  hace  granjearse  enseguida  el  afecto  de  la  gente.  Tienen  una  cierta  tendencia  a  ser  el  centro  de  atención,  buscando  a  menudo  ser  admirados  por  sus  excentricidades.  A  este  respecto,  podría  decirse 


que tienen un poco de complejo de pavo real.  Son  habladores,  vanidosos  y  propensos  a  estallar  en  cóleras  espectaculares.  Los  Águila  son  conscientes  de  su  fuerza  física  y  mental, por lo que difícilmente caerán en depresiones o melancolías.  Son  todo  fuego  y  sólo  se  les  puede  amar  así.  Todas  sus  fuerzas  y  emociones  están  enfocadas  en  sus  sueños  de  victoria.  Sueños  que  pueden  impedir  el  desarrollo  de  forma  sana  y  equilibrada  de  cualquier relación sentimental que inicie.  Águila y el amor  Los  Águila  no  se  caracterizan  precisamente  por  ser  cariñoso  o  románticos.  Para  ellos  la  afectividad  representa  la  antítesis  de  la  espontaneidad y el entusiasmo, y aunque ellos sí necesiten sentirse  amados  les  cuesta  expresar  con  ternura  sus  sentimientos.  Sus  maneras no serán tiernas y dulces, sino arrolladoras y decididas, con  palabras prácticas y concretas. No por ello serán personajes distantes  o rígidos, sino que serán valorados como amigos y como compañeros  de aventuras afectivas.   Lamentablemente, estás serán cortas o efímeras, sin estabilidad. Y es  que a menudo confunden la amistad con el romance, la dulzura con  la pasión, el sueño con la realidad. Se dejan llevar por la impulsividad  del momento y rápidamente se lanzan a la aventura sin pensar en las  consecuencias  y  pasando  por  alto  fases  vitales  para  una  relación  sentimental:  el  conocimiento,  la  comprensión…  Pronto  se  decepcionan  cuando  ven  que  su  compañero  de  aventuras  no  les  acompaña en su forma de hacer.   Sus relaciones lo mismo que vienen, se van. Su sed de aventuras, de  sensaciones,  de  estímulos  es  inevitable.  Tienen  ansias  de  experi‐ mentar  su  sexualidad  y  sienten  atracciones  físicas  y  sentimentales  muy  intensas.  Para  ellos  es  vital  satisfacer  pronto  sus  deseos,  si  no,  corren  el  riesgo  de  aburrirse  y  marchar  en  busca  de  nuevas  emociones  que  vivir.  Son  muy  astutos,  emplearan  sus  dotes  seductoras para conseguir que la presa caiga en sus garras.  No obstante, ante todo son personas sinceras y en sus relaciones se  conducirán de forma directa y franca, sin ambigüedades. Quien inicie  una relación con ellos, ya sea de tipo amorosa o sexual, no tendrán  ninguna duda de la realidad de sus intenciones. Y no deben llevarse a  engaño. La pareja de un Águila tendrá que coincidir con su forma de  hacer, tener sus mismos apetitos y vivir a la misma velocidad que él.  En  manos  de  la  persona  amada  está  proporcionarles  bienestar  y  armonía general además de la satisfacción sexual.  ¿Quieres saber si eres Conejo?  12 y 24 de enero  10 y 22 de febrero  6, 18 y 30 de marzo  11 y 23 de abril  5, 17 y 29 de mayo  10 y 22 de junio 

4, 16 y 28 de julio  9 y 21 de agosto  2, 14 y 26 de septiembre  8 y 20 de octubre  1, 13 y 25 de noviembre  7, 19 y 31 de diciembre    Artículo: Ana Sarria  Fuente: Astrología Azteca, Hipólito Moctezuma 

  Mujer águila:   Judith Flores  Pídeme lo que quieras  Megan Maxwell    Pídeme lo que quieras, o déja‐   es  una  intensa  y  atrevida  me  historia  de  amor,  plagada  de    morbo  y  erotismo,  en  la  que    los  protagonistas  luchan  por    preservar  su  relación,  a  pesar  de  que  el  precio  que  tendrán    que  pagar  por  ello  puede  ser    demasiado caro.    Judith  y  Eric  regresan  de  su  viaje  de  novios  tras  una  boda  de  ensueño.  Él  se  siente  el  hombre más feliz del universo  y  no  se  imagina  su  vida  sin  ella;  sin  embargo,  los  celos  y  el  afán  de  protección  de  Eric  los enfrenta una y otra vez.  Por  su  parte,  Judith  está  encantada  con  su  Iceman  particular  y  siempre  intenta  verlo  todo  por  el  lado  posit‐ ivo,  aunque  en  más  de  una  ocasión  se  llene  el  cuello  de  ronchones…  Disfruta  de  Eric y  de sus juegos sexuales, excep‐ to  cuando  él  le  susurra  que  uno de sus mayores deseos es  tener un hijo con ella.  La  aclamada  Megan  Maxwell  concluye de este modo una de    las sagas eróticas más popula‐ res de nuestro país. 

117 RománTica'S


UN RECUERDO, UN SENTIDO ADIÓS.  Esta vez este buzón está dedicado a  aquellas personas que el pasado 24 de  Julio perdieron la vida en el accidente  de tren acontecido en tierras gallegas.  Desde RománTica’S enviamos nuestro  más sentido pésame a los familiares  de estas 78 víctimas mortales que a  día del cierre de edición eran las  confirmadas por las fuentes policiales  de nuestro país.  Descansen todos en paz.  Si deseas que publiquemos tu relato,  envíanoslo a nuestra dirección de correo:  romanticasmagazzine@gmail.com  De entre los relatos recibidos se  seleccionarán los que serán publicados en  nuestras páginas. No se os olvide  consignar en el asunto del mail la palabra  RELATOS   

El texto no podrá superar las 3000    palabras.   

Todos los relatos deberán llevar el    nombre de el/la autor/a y acompañar el    escrito con una pequeña nota en la que    se haga constar que el texto es de tu    propiedad. 

Y  también,  como  se  ha  demostrado  una  vez  más,  un  enorme  GRACIAS  a  todos  los  vecinos  y  ciudadanos  de  tierras gallegas por la pronta reacción.  Graicas  por  vuestro  esfuerzo,  gracias  por vuestra solidaridad. Sois grandes.  Equipo RománTica’S 

 

      

  Contacta  con  RománTica’s  para  hacernos  llegar  tu  opinión,  comentarios  y  sugerencias  tanto  sobre la revista como cualquier otro  tema  relacionado  con  la  novela  romántica. 

Escríbenos a este e‐mail:  romanticasmagazzine@gmail.com 

 

   

RománTica'S 118

 


119 RomรกnTica'S



Romanticas 025