Page 1


RomรกnTica'S 2


Sumario Actualidad Entrevista a Olivia Ardey Una tarde con Lydia Leyte Conocemos a Eve Berlin Cazamos a Abbi Glines Nuevas incorporaciones: Autoras y Editoriales Especial Giampaolo Morelli Series y Sagas: Amor en cifras Dioses del Olimpo Espacio JR – II PEJR Romances reales Una mirada al pasado Autora ¿en el olvido? La cápsula del tiempo Ocio y Placer Horóscopos Y otros más… En este número colaboran Alfredo Gómez Ana Sarria Ana M. Benítez Aravalle Palacios Carolina Iñesta Chus Nevado Eva Rubio Julia M. Priego Loli Díaz Marina Capilla Merche Diolch Mónica Liceras Noelia Amarillo Rocío Muñoz Tamara Arteaga Violeta Lago Y, colaboración especial de: Noe Casado Eva Olaya (prensa Versátil) Andrea Tomassini (prensa Terciopelo)

Editorial Queridas lectoras:  Este  bimestre  nuestra  publicación  viene  cargada  de  novedades,  curiosidades  y  artículos  que,  estamos  seguras,  os  harán  pasar  un  rato  más  que  divertido.  También  daremos  a  conocer  a  los  Ganadores  de  las  Rosas RománTica’S 2012.  Este  número  viene  cargado  de  jugosas  entrevistas  y  mucha  información  de  interés.  Cargado  de  nuevas  autoras  y  nuevos  sellos  y  editoriales  que  hacen  su  incursión  en  la  romántica.  Merche  Diolch  nos  hace  un  extenso  recorrido  sobre  todas  y  cada  una  de  las  sorpresas  acontecidas  en  el  III  Encuentro  de  Novela  Romántica Yo leo RA.  No os perdáis el artículo de Juvenil Romántica, nuestras  compañeras  nos  ofrecen  un  amplio  artículo  sobre  el  ganador del II Premio ELLAS Juvenil Romántica o PEJR.  Como  siempre  hemos  trabajado  en  las  secciones  que  creemos señas de identidad pero nos gustaría reseñaros  el  diccionario  donde  viajaremos  en  el  tiempo  a  civilizaciones  tan  antiguas  como  la  íbera,  la  griega  y  la  romana.  Del  otro  lado  del  charco  nos  viene  un  nuevo  talento  si  bien en esta ocasión Yuliss ha sido la cazada en lugar de  la cazadora… ¡Ya descubriréis por qué!  En la sección de Solidaridad encontraréis una colabora‐ ción bellísima por parte de autoras, editorial Kiwi y Cruz  Roja Española. Leed el artículo.  ¿Queréis  saber  qué  protagonista  ha  entrado  a  formar  parte  de  nuestro  especial  Olimpo?  No  os  perdáis  la  sección «Dioses del Olimpo» y en la de «Series y Sagas»  este bimestre Merche nos habla de unos hermanos muy  peculiares en la saga «Amor en cifras».  Os deseamos a todos una FELIZ PRIMAVERA.  Gracias una vez más por vuestra confianza.  Equipo de RománTica’S 

3 RománTica'S


RomรกnTica'S 4


OLIVIA ARDEY    Autora polifacética… que lo mismo escribe una  novela histórica o actual,  cuentos infantiles o  micro‐relatos de terror.  Esta valenciana nos ha  dice que «no hay nada  peor que la soledad».  Una entrevista de… Carolina I. Quesada

Para empezar con alegría y glamour esta primavera, tenemos con nosotros a Olivia Ardey, escritora valenciana de novela romántica, conocida y querida en el mundo de la Romántica española. Tanto su primera novela «Dama de tréboles», como su «Delicias y secretos en Manhattan», así como sus múltiples relatos para antologías, han recogido muy buena crítica y, lo que es más importante, el cariño y fidelidad de las lectoras (y los lectores). Ahora Olivia está cosechando gran éxito con su última novela: «Bésame y vente conmigo» de ediciones Versátil, que sigue caracterizándose por su originalidad, pues Olivia es una escritora que nos lleva a siempre a lugares del mundo divertidos y sorprendentes. Esta vez viajaremos a Teruel y Las Vegas, en una trama de herencias y romances, llena de risas, secretos, viñedos e incluso tesoros... Vámonos de vinos con Olivia: ¡Bienvenida, Olivia! Antes de que nos cuentes todo sobre tu nueva novela, háblanos un poquito de ti: ¿Cómo es el día a día de Olvia Ardey en su preciosa Valencia? Gracias,  Carolina.  Encantadísima  de  charlar  contigo. Pues mi jornada diaria es muy normalita.  Trabajo  en  la  biblioteca  municipal  de  mi  barrio. 

Así que,  dependiendo  del  turno  de  trabajo  que  tenga  ese  día,  me  organizo  el  resto  del  tiempo  para ocuparme de la casa, la ropa, la compra, mis  hijos,  con  la  ayuda  de  mi  marido  que  es  mi  gran  apoyo.  Sin  él,  todo  esto  no  sería  posible.  Entre  hueco y hueco reviso el correo, me ocupo de las  redes  sociales  y  del  blog.  Busco  un  par  de  horas  para escribir, aunque no todos los días puedo. Por  las  noches  dejo  preparada  la  comida  del  día  siguiente  y  después  escribo  otro  rato.  Si  estoy  demasiado  cansada  y  no  me  concentro,  veo  un  rato la tele y o me pongo a leer para despejar la  cabeza. 

A C T U A L I D A D

Un poquito más sobre nuestra superwoman: Olivia. Un hobby: leer,  viajar  y  el  cine.  Antes  bordaba  y  cosía, pero desde que escribo no tengo tiempo. Una película: Master and Commander.  Un sabor de helado: Chocolate.  Un postre: Fruta  y  después  algún  caprichito  dulce.  Un personaje literario:  Sebastian  y  Evie,  los  protagonistas  de  El diablo en invierno  de  Lysa  Kleypas.   Una palabra: Alegría. Para los lectores que aún no conocen tu nueva novela: «Bésame y vente conmigo». ¿Qué

5 RománTica'S


historia y  qué  personajes  les  dirías  que  van  a  encontrar en ella?  Pues  es  la  divertida  historia  de  tres  amigos  de  toda  la  vida:  Celia,  profesora  de  dibujo  técnico  que  odia  su  trabajo;  Álvaro,  dueño  de  una  importante fábrica de chocolate; y Nico, cocinero  famoso con programa diario en la tele. Los tres se  reúnen  en  el  pueblecito  de  Teruel  donde  han  pasado  juntos  todos  los  veranos  de  su  infancia  para  asistir  al  funeral  de  su  padrino  que,  para  sorpresa de todos, los ha dejado herederos de su  viñedo centenario, su bodega y sus millones. Pero  el  testamento  tiene  una  cláusula  trampa  que  lo  complica todo, a partir de ahí entre Celia y Álvaro  resurgirán la llama del primer amor de juventud,  y  Nico  verá  cómo  cambia  su  vida  gracias  a  la  intervención  de  un  abuelito  adorable…  No  te  cuento más, hay que leerla. 

cabeza que  alguna  novela  mía  (hasta  entonces  sólo escribía histórica) pudiese encajar en su línea  editorial.  Cuando  Megan  Maxwell  presentó  «Las  ranas también se enamoran» en Valencia, coincidí  con  Consuelo  Olaya,  editora  de  Versátil,  y  recuerdo  que  le  comenté  mi  predilección  fetiche  por  los  libros  de  encuadernado  cosido.  Y  ahí  quedó  la  cosa.  Imagina  qué  sorpresa  me  llevé  cuando,  sin  decirme  nada,  lanzaron  la  primera  edición  de  «Bésame  y  vente  conmigo»  con  libro  cosido  por  darme  el  gusto;  detalles  así  llegan  al  corazón.   En  cuanto  a  la  buena  acogida  que  está  teniendo  la novela, si te soy sincera, aún estoy que no me  lo  creo.  Nunca  me  habría  imaginado  que  en  15  días  lanzarían  la  segunda  edición,  me  quedé  boquiabierta  cuando  hasta  el  periódico  ABC  se  hizo eco de la noticia. 

Me resultó  muy  evocador  un  romance  entre  viñedos.  ¿Cómo  y  cuándo  se  te  ocurrió  la  idea  inicial? ¿Alguna anécdota sobre ello?  Una de mis películas preferidas es Un buen año, y  desde  la  primera  vez  que  la  vi,  quise  contar  una  historia  sobre  la  felicidad  de  la  vida  sencilla  y  de  la importancia del apego a la tierra.  La  anécdota…  ¡¡que  no  tengo  ni  idea  de  vinos!!  Me  puse  a  escribir  una  novela  actual  para  descansar  de  la  documentación  de  la  histórica  y  no  sabía  yo  en  el  lío  que  me  metía.  Menos  mal  que  tuve  la  suerte  de  contar  con  la  ayuda  desinteresada  y  cariñosísima  de  Bodegas  Clos  Montblanc  de  Tarragona,  que  resolvieron  mis  dudas  y  me  lo  enseñaron  todo  sobre  el  proceso  de elaboración del vino. 

Cuando te  vimos  por  primera  vez  en  televisión,  creo  que  todos  pensamos  que  te  desenvolvías  muy  bien  en  este  medio.  ¿Cómo  fue  la  experiencia? Cuéntanos.  Yo  ya  había  estado  en  la  tele  cuando  salió  «Delicias  y  secretos  en  Manhattan».  Y  la  verdad  es  que  cuando  ves  que  sólo  están  los  técnicos  y  los  presentadores,  todo  se  reduce  a  una  charla  muy  familiar.  En  cuanto  empiezas  a  hablar,  te  olvidas  de  dónde  estás.  Me  siento  muy  a  gusto  delante de un micro o una cámara. 

¿Por qué  estas  contrastadas  localizaciones  para  ambientar  la  novela:  Teruel  y  Las  Vegas?  ¿Qué  significan para ti?  Todas  las  novelas  románticas  que  he  leído  sobre  el  tema  se  ambientan  en  la  Toscana,  el  californiano  Valle  de  Napa,  la  Provenza...  Y  me  dije,  ¿por  qué  no  el  Bajo  Aragón  está  lleno  de  tesoros  naturales  y  de  gente  maravillosa?  Para  animar la trama necesitaba un contraste, y no hay  nada más diferente a un pueblecito de Teruel que  la locura de Las Vegas.  ¿Qué ha supuesto para ti publicar con Ediciones  Versátil? ¿Esperabas el éxito obtenido?  Es  una  gozada  publicar  con  Versátil,  por  el  trato  fabuloso, la profesionalidad, y el cuidado y cariño  que han puesto en el libro. Fíjate, hace año y pico  no había escrito BÉSAME, ni se me pasaba por la 

RománTica'S 6

¿Estás preparando algo  más? ¿También en línea  romántica  o  algún  día  puede  que  te  veamos  sumergirte en otro género?  ¡Si  te  cuento  los  proyectos  que  tengo…!  Lo  que  me falta es tiempo. Ahora estoy centrada en otra  comedia  actual,  y  luego  tengo  intención  de  terminar  las  históricas  que  tengo  empezadas.  Pero  siempre  en  mi  línea,  lo  mío  es  escribir  romántica  porque  me  encanta  poner  en  manos  de los lectores historias con final feliz.  ¿Alguna  meta  soñada  que  aún  desearías  alcanzar?  Me  siento  tan  afortunada  que  no  imagino  más  metas.  No  hago  planes  de  futuro  con  respecto  a  lo que escribo, la vida es un día detrás de otro.   Un, dos, tres, responda otra vez: ¿Qué crees que  le aporta a un lector un buen libro de romance?:  Sueños, sonrisas…   La posibilidad de soñar y olvidar durante un rato  los  problemas,  de  viajar  en  el  tiempo,  de  visitar  otros  lugares  con  la  imaginación  y  de  cerrar  el  libro con una sonrisa y un suspiro feliz. 


Sin duda,  una  de  las  ventajas  que  hoy  día  tenemos los escritores es el poder hablar directa  y  fácilmente  con  los  lectores  en  las  redes  sociales.  ¿Alguna  anécdota  curiosa  con  los  lectores?   Miles.  Una  que  me  hizo  saltar  las  lágrimas,  fue  cuando supe que una chica había dejado de leer  porque  su  padre  falleció  de  repente  en  su  sillón  preferido con un libro en las manos. Después de  dos  años  sin  acercarse  a  un  libro  porque  le  recordaba  algo  tan  doloroso,  esa  chica  se  reconcilió  con  la  lectura  gracias  a  «Dama  de  tréboles». Otra adorable y cariñosa, fue que una  chica  muy  jovencita  escribió  en  Internet  hace  pocos  días:  «Porque  ya  tengo  madre,  que  si  no  me pedía a Olivia».  ¿Cómo lleva tu éxito y tu profesión tu familia?   ¿Éxito? Esa palabra me queda muy grande, ja, ja.  Vamos  a  dejarlo  en  lío  de  vida.  Pues  lo  llevan  bien,  con  mucha  paciencia  y  ayudándome  muchísimo.  ¿Qué  crees  que  es  para  ti  lo  más  difícil  del  mundo literario (desde que envías tu manuscrito  a  la  primera  editorial  hasta  que  recibes  las  primeras  opiniones  de  lectores);  qué  es  lo  que  peor llevas?  Yo pienso,  con el corazón en la mano, que lo más  difícil es escribir la novela. Las esperas también se  hacen  largas  y  no  es  plato  de  buen  gusto  recibir  un NO por respuesta, pero ante una negativa hay  que  seguir  adelante  y  pensar  que  cuando  una  puerta se cierra, otra se abre.  Yo lo que peor llevo es las miles de revisiones que  le  hacemos  al  texto,  al  final  ya  te  lo  sabes  de  memoria, y vuelta, y otra vuelta, y otra galerada y  prueba  de  imprenta…  Y  luego  abres  el  libro  impreso  y  te  encuentras  con  una  errata,  ¡entonces me quiero morir!  ¿Y  lo  más  gratificante  a  destacar  si  hacemos  balance?  El  mayor  pago,  la  alegría  más  grande,  que  vale  más  que  mil  premios,  sin  duda  ninguna,  es  la  opinión  de  un  lector  contento  que  te  dice  que 

durante un  rato  ha  sido  un  poquito  feliz  con  un  libro tuyo.  Antes  de  finalizar,  suelo  hacer  a  todos  los  escritores un par de preguntas que me hicieron a  mí en su día y que me encantó responder:  a) ¿Cuál es el sitio más extraño en el que, llevada  por  las  musas,  te  has  puesto  a  leer,  a  tomar  notas o directamente a escribir?  Pues el sitio más raro donde me suelo inspirar es  fregando  los  cacharros.  A  veces  mi  marido  me  dice: «¿Por qué no metes eso en el lavaplatos?» y  yo «Deja, deja, que estoy pensando».  Cuando me  pasa eso, memorizo. Tomo notas mentales.  b)  Imagina,  por  último,  una  gran  cena  a  la  cual  pudieras  invitar  a  cualquier  autor,  de  cualquier  época y país. ¿Quiénes se sentarían contigo a la  mesa y en qué lugar se celebraría ese interesan‐ te banquete?  Invitaría  a  Lorenzo  Silva,  Andrea  Camilleri,  Eduardo  Mendoza,  Megan  Maxwell,  Lydia  Leyte,  Noelia  Amarillo  y  Diana  Palmer.  Qué  bien  nos  lo  íbamos  a  pasar;  risas  aseguradas  y  charla  sin  fin  sobre  novela  negra,  historias  románticas,  libros  divertidos y cocina de distintos países.  Para  finalizar,  háblanos  de  dónde  podemos  seguirte  y  encontrarte.  Y,  por  supuesto,  deja  el  mensaje  que  desees  a  los  lectores.  Muchísimas  gracias  por  estar  con  nosotras,  Olivia,  y  que  sigan los éxitos.   Estoy  en  las  redes  sociales:  Facebook  (donde  también  tengo  un  rincón  de  lectoras),  Twitter,  Pinterest, Google +… Y en mi blog  http://oliviaardey.blogspot.com/  donde encontraréis toda la información actualiza‐ da  sobre  mis  libros,  anécdotas  y  curiosidades  históricas  de  mis  novelas  y  noticias  entorno  a  la  narrativa romántica.  Las  gracias  os  las  doy  yo  a  vosotras,  porque  RománTica’S siempre me abre las puertas con un  cariño  increíble.  En  cuanto  a  las  lectoras  (¡y  lectores,  que  no  me  olvido  de  ellos!),  son  mi  tesoro  y  mi  alegría.  No  hay  palabras  para  tanto  como  tengo  que  agradecerles  por  el  apoyo  entusiasta y el cariño incondicional que me dan.  

7 RománTica'S


RomรกnTica'S 8


Una mujer que inspira…   Una licenciada en  Geografía e Historia que  siempre ha impartido  clases de Lengua  Española.  Su gran pasión aparte de  la escritura es la música.  Jazz, jazz y más jazz  Una entrevista de…  Noelia Amarillo 

Lydia Leyte  es  una  mujer  que,  a  mí  personal‐ mente,  me  inspira  paz.  Su  manera  de  hablar  pausada y segura, sus ademanes tranquilos y su  mirada  serena  me  transportan  a  los  húmedos  y  frondosos  bosques  gallegos  donde  el  tiempo  transcurre  lentamente,  donde  no  existen  las  prisas  ni  los  nervios.  Sí,  aprecio  muchísimo  a  Lydia, me gusta su forma de ser, de expresarse,  sus  modales  campechanos  y  sus  gestos  cariño‐ sos.  Es  una  persona  maravillosa.  Pero  no  se  queda  ahí  la  cosa.  Lydia  Leyte  es  una  magnifica  escritora,  una  estupenda  narradora  de  historias  que  te  atrapa,  te  envuelve  y  te  hace  soñar  con  lugares  y  personajes  tan  bien  dibujados  por  su  prodigiosa  pluma,  que  acaban  siendo  reales.  Y  hoy tengo el placer de entrevistarla.     Noelia, muchas gracias por haber pensado en mí  para esta entrevista.  No  sabes  cuánto  me  han  emocionado  tus  palabras. Sé que salen del cariño profundo. Pero  no sé si esta imagen se ajusta a la realidad. Suelo  ser bastante «rabuda» cuando me enfado.  (Me  reí)  Lydia,  entonces  añadiré  ¡que  también  tengo  la  suerte  de  no  haberte  visto  nunca  enfadada!   Tu  primer  libro  fue  publicado  por  una  editorial  pequeña, La Máquina China, y con «Los Ojos del  bosque» ha sido Santilla, desde su sello Román‐

tico Manderley quien lo ha editado. ¿Cómo sien‐ ta  el  cambio?  Imagino  que  habrá  muchas  dife‐ rencias  a  la  hora  de  trabajar  entre  una  y  otra.  ¿Cuáles son las más destacables?  Ante todo, quiero decir que en ambas editoriales,  aun siendo tan distintas, me he sentido querida y  protegida. Tanto Pepe de La Rosa, de La Máquina  China,  como  Ana  Lozano,  de  Manderley,    son  personas encantadoras, excelentes profesionales.  Su  ayuda  y  apoyo  han  sido  constantes.  Siempre  estuvieron  a  mi  lado  cuando  más  los  necesité,  con  recomendaciones  puntuales,  consejos  acertados  y  palabras  de  ánimo  en  esos  momentos  de  desfallecimiento  en  los  que  se  ve  todo de color gris.   Las  diferencias  aparecen  en  el  lado  práctico.  La  Máquina  China  es  una  editorial  pequeña,  que  distribuye casi toda su obra a través de internet.  Eso implica que la novela llega a menos lectores.  La pide quien se siente atraído por ella, porque ya  conoce alguna referencia y le apetece leerla.  Manderley  forma  parte  de  un  gigante  editorial.  Su  capacidad  para  distribuir  una  obra,  y  para  publicitarla,  es  mucho  mayor.  Llega  a  todas  partes,  a  los  grandes  centros.  Y,  por  tanto,  la  novela está más próxima a los lectores, porque la  tienen  al  alcance  de  la  mano.  Mi  orgullo  es  que  Ana Lozano haya creído en Los Ojos del Bosque y 

Una tarde con… Lydia Leyte

LYDIA LEYTE   

9 RománTica'S


se haya  aventurado  a  publicarla.  Le  estoy  muy  agradecida.  Suspense,  leyendas...  «Los  ojos  del  bosque»  no  tiene casi nada en común con su predecesor, ¿A  qué es debido este cambio?   En  «Los  ojos  del  bosque»  he  intentado  unir  mis  gustos y aficiones literarias.   Soy una lectora voraz de novelas. Siempre me ha  gustado la Romántica Contemporánea con miste‐ rio  incluido,  la  negra  y  policial  (desde  las  ameri‐ canas  a  las  nórdicas,  pasando  por  las  latinas),  la  gótica  clásica,  como  las  de  Poe.  Por  otro  lado,  Galicia está poblada de mitos y leyendas. Vivien‐ do aquí es difícil olvidarse de ellos. Tenemos una  enorme  variedad:  las  referidas  al  «lobisome»,  a  las  meigas,  a  la  procesión  de  los  muertos  en  la  Santa Compaña, a las criaturas del mar… La trama  de LOB se prestaba muy bien a introducir  alguno  de estos temas. Así que organicé una novela en la  que  la  historia  de  amor  de  los  protagonistas  pudiera  compartir escenario con el suspense, las  leyendas,  o  determinados  fenómenos  paranor‐ males, representados en esas premoniciones que  todos tenemos de tanto en tanto.   Hay  algunos  capítulos  que  ponen,  literalmente,  la  piel  de  gallina...  ¿Te  costó  meterte  en  la  piel  del  malo  maloso,  imaginarte  y  escribir  sus  emociones?   Sí.  Me  horroriza  la  crueldad,  esa  capacidad  que  tienen algunos seres humanos para pervertirse y  transformarse  en    monstruos  de  maldad,  seres  que se dejan llevar por la ambición o la avaricia. Y  aún me espanta más la necesidad  que tienen de  justificar  sus  actos,  basándose  en  una  infancia  desdichada, el abandono y despreocupación de la  familia, la cobardía para asumir un error, la falta  de empuje para tomar una decisión...  Creo que en el ser humano predomina la bondad  de  corazón.  Las  personas  con  las  que  me  relaciono cada día así me lo demuestran.   Pero  también,  que  en  algunos  seres  anida  la  maldad. Y ese personaje del que hablas es uno de  ellos.  Representa  el  resentimiento  y  el  egoísmo.  No  duda  en  llegar  al  asesinato  para  lograr  sus  objetivos.   Hay una frase de Agatha Christie que siempre me  ha  llamado  la  atención:  «La  maldad  no  es  algo  sobrehumano; es menos que humano». El mal no  llega  del  más  allá  ni  de  criaturas  extrañas  y  desconocidas,  sino  de  nosotros  mismos  cuando  nos  deshumanizamos.  Esta  autora  lo  represen‐

RománTica'S 10

                                                  taba  muy  bien  en  sus  novelas.  Sus  tramas  se  centran en la perversión de la naturaleza humana  y  en  cómo  la  iniquidad  aparece  en  personajes  cotidianos, en situaciones simples, incluso en am‐ bientes idílicos.   Yo  pretendía  trazar  un  personaje  de  este  estilo.  No sé si lo habré conseguido.  Y  con  el  resto  de  los  personajes...  ¿Fue  sencillo  meterte en su piel?   Con unos más que con otros.   Me identifiqué enseguida con Cristina Olabide. En  ella se unen renovación y tradición.  Por  un  lado,  es  una  mujer  de  hoy,  activa,  emprendedora  (convierte  su  casa  en  hotel,  saca  adelante  un  taller  artesanal,  inventa  modos  y  maneras  para  obtener  más  dinero…).  Una  luchadora  que  sale  adelante  sin  ayuda.  Muchas  mujeres  de  hoy  en  día  pueden  verse  retratadas  en ella.   Por  otro,  sobre  ella  ha  caído  el  peso  de  la  tradición. Ha recibido un regalo “envenenado”, la  herencia  de  una  casona  deteriorada,  que  tiene  que  mantener  a  toda  costa,  junto  con  las  personas  que  están  a  su  cargo,  como  Amparo.  Ella lo asume.    


Alguno podría  plantearse  por  qué  no  abandona  todo y se va a vivir su vida tan tranquila. Incluso  ella misma a veces duda de lo que está haciendo  y analiza los motivos, aunque sabe que jamás se  desprenderá  de  su  hogar.  La  han  educado  en  la  responsabilidad de cuidar su herencia, y eso está  por  encima  de  sus  deseos  personales.  La  actitud  de  Cristina  nos  trae  recuerdos  de  las  antiguas  damas  señoriales,  defensoras  de  su  feudo.  Para  ella,  la  torre  Olabide  es  un  ancla  con  el  pasado,  un  símbolo  del  lugar  que  su  familia  ha  habitado  durante generaciones.    Con  Bruno  me  costó  un  poco  más.  Necesitaba  crear un hombre un tanto complejo, tierno, com‐ prensivo,  pero  con  una  enorme  fuerza  interior.  Quizás es el personaje que más  va a evolucionar  a lo largo de la novela.   Bruno es trabajador y responsables, pero despre‐ ocupado  en  sus  afectos,  porque  siempre  los  ha  tenido  seguros.  Sus  ojos  de  poeta,  su  paciencia  infinita,  su  calma,  esa  cierta  indolencia,  tenían  que ser signos  aparentes que ocultaban un parte  de su personalidad que ni siquiera él conocía. En  su  interior,  bulle  la  energía  pura,  y,  eso  contri‐ buye a que en un momento dado, se convierta en  un  hombre  dispuesto  a  todo  para  enfrentarse  al 

mal. El  tranquilo  hombre  de  la  calle  reacciona  ante el peligro y se transforma en un guerrero. Su  persistencia  para  convencer  de  su  amor  a  una  Cristina  desconfiada  nos  da  idea  de  su  fortaleza  de carácter.   Creo  que  los  secundarios  son  esenciales  en  una  novela.  Ellos  permiten  un  juego  excelente  para  amenizar  las  tramas:  la  «vis  cómica»,  para  destensar  la  acción,  por  ejemplo  de  Juan  José  Corbelle  o  Nathalie  Gaumont;  la  trágica,  para  profundizar  en  un  momento  dado,  representada  en  el  antepasado  de  Cristina  Olabide,  que  tanta  importancia va a tener en la historia; el realismo  de  Amparo,  que  nos  ofrece  el  contrapunto  cotidiano;  la  amistad  encarnada  en  Mari  Cruz.  Todos  forman  parte  del  coro,  ninguno  destaca,  pero todos son necesarios para que la historia no  se quede coja.   ¿De dónde sacaste la idea de los negocios de la  protagonista?  «Una  colección  de  prendas  de  abrigo  de  inspiración  rústica  y  la  casa  rural  que  ha instalado en el torreón familiar», me parecen  unos trabajos súper interesantes... ¡y diferentes!   Del  propio  devenir  de  la  novela.  Cristina  Olabide  tenía que trabajar en algo. Yo no quiero mujeres  actuales inactivas en mis novelas. Una cosa es no  encontrar  trabajo  y  otra  muy  distinta  es  echarse  al  dolce far niente.  Pero  tenía  un  problemilla.  En  un  país  en  el  que  los  gobernantes  han  abando‐ nado a sus pueblos, al campo, al rural,  a la buena  de Dios, me resultaba difícil encontrar un trabajo  a  Cristina  Olabide.  Recopilé  una  amplia  informa‐ ción  sobre  la  zona.  Ella,  por  su  personalidad  no  me encajaba en ningún oficio. Empecé a trabajar  sobre  el  personaje,  antes de  comenzar  a  escribir  la  novela,  y  de  pronto  un  día  me  acordé  de  un  viaje  que  habíamos  hecho  a  Escocia  (de  ahí  las  referencias continuas que hay a ese país, incluida  la  música).  Recordé  la  cantidad  de  talleres  de  prendas de lana que había en todos los pueblos y  ciudades. Allí oí hablar por primera vez de la Watt  University de diseño textil de Edimburgo y de sus  investigaciones en el mundo de la lana y el tejido.  Por  aquel  entonces  me  enfadé  mucho.  ¿Por  qué  ellos dedicaban toda una universidad a ese tema  y  aquí  ovejas  y  pastores  se  morían  de  asco  sin  que  nadie hiciera nada?  Por otro lado, en Galicia muchas casonas y pazos  se han salvado de la ruina más absoluta gracias al  turismo.  Pues  qué  mejor  que  convertir  la  torre  Olabide en un hotel rural. 

11 RománTica'S


Sitúas «Los  ojos  del  bosque»  en  el  sur  de  Navarra,    en  época  actual,  ¿por  qué?  ¿Te  has  planteado  alguna  vez  probar  con  histórica?  (¡Seguro  que  harías  algo  verdaderamente  impresionante!)  Hace unos años pasamos unos días en Corella, en  el  sur  de  Navarra,  lindando  con  La  Rioja.  Me  maravilló  el  paisaje,  la  vida  apacible,  la  historia  del  lugar,  el  hecho  de  que  Bécquer,  uno  de  mis  poetas  favoritos,  pasó  temporadas  en  el  balneario de Fitero…   La novela transcurre en una zona rural, lo que nos  lleva  de  nuevo  a  esa  unión  entre  modernidad  y  tradición.   La vida ha cambiado mucho con respecto a la que  llevaban  nuestros  padres,  y  ya  no  digo  nuestros  abuelos, pero es más apariencia que realidad. Los  signos  externos  nos  hacen  aparentar  que  somos  un  país  rico  (aunque  en  realidad  estamos  más  decrépitos  que  la  torre  Olabide),  y  moderno.  Sin  embargo,  en  el  pensamiento,  seguimos  anclados  en  el  pasado.  Aún  tiene  mucha  importancia  el  peso de un nombre familiar, la atadura a la tierra,  las  relacione  entre  los  vecinos…  tal  vez  sea  más  sutil  que  antes,  pero  ahí  está.  Al  menos  en  los  pueblos gallegos todavía es así.   En cuanto a lo de escribir… ¿histórica? Llevo años  intentándolo.  A  ver  si  arranco  de  una  vez.  Me  gusta  mucho.  Sobre  todo  la  historia  contempo‐ ránea. El siglo XIX y la primera mitad del XX.  Eres  profesora  de  lengua  española  y  estás  licenciada en Geografía e Historia. ¿Tú profesión  y  formación  académica  te  ayudan  en  tu  faceta  de escritora? ¿O te dan quebraderos de cabeza,  porque    te  obligan  en  cierto  modo,    a  enfatizar  en  la  correcta  ambientación,  documentación  y  estilo  de  tus  novelas?  (no  sé  por  qué,  pero  te  imagino  muy  perfeccionista,  dándole  vueltas  a  todo  mil  veces  hasta  que  está  absolutamente  perfecto... quizá me equivoco)   Según mi marido soy una perfecta plasta a la hora  de  documentarme.  Ana  Lozano  también  llegó  a   decirme  que  no  se  puede  ser  tan  perfeccionista.  Sí,  lo  soy.  No  me  vale  lo  que  leo  en  un  sitio.  Necesito  corroborarlo.  “Ver  para  creer”.  Con  el  vocabulario  me  sucede  lo  mismo.  Si  tengo  una  duda,  o  si  no  encuentro  el  término  justo  para  designar  un  hecho,  un  sentimiento,  un  objeto,  tiendo  a  bloquearme.  Y  eso  está  mal,  porque  rompo con las recomendaciones que hacía a mis  alumnos: «Escribir, escribir, escribir». Después ya  se corregirá. Ya se pulirá. 

RománTica'S 12


¿Qué es  lo  próximo  con  lo  que  nos  vas  a  sorprender?  ¿Estás  ya  con  ello?  (espero  que  la  respuesta sea positiva... si no, tú y yo tendremos  un problema...)  En  estos  momentos  estoy  jugando  al  «pito,  pito  gorgorito…»  con  dos  novelas.  Una  ya  iniciada  y  estructurada  al completo, de fondo histórico, en  el  Portugal  de  los  años  20.  Es  un  país  en  el  que  me  siento  como  en  el  mío  propio.  ¿Qué  me  detiene?  Pues  qué  va  a  ser:  la  documentación.  Yeso  que  tengo  ya  como  para  escribir  un  libro  sobre el Portugal de la época.   La  otra  es    contemporánea,  de  suspense.  En  ella  volvemos a encontrar cómo el pasado llega hasta  el  presente  y  afecta  a  la  vida  de  los  personajes.  También  hay  una  mayor  incidencia  de  lo  oculto,  de  lo  sobrenatural,  de  hechos  que  carecen  de  explicación.  ¿Cómo  ha  acogido  el  público  «Los  ojos  del  bosque»? Según he visto, en las presentaciones  de tu libro no queda ni un espacio libre.   ¡Enhorabuena!   Al menos aquí, muy bien. La gente se volcó en la  presentación. Se rompieron todas las previsiones.  Tengo  que  decir  que  no  lo  he  logrado  yo  sola.  Todos me han ayudado mucho, desde el personal  de  librería  de  El  Corte  Inglés,  amigos  muy  queridos  todos  ellos,  hasta  la  propia  Secretaría.  Sé que en las otras librerías de la ciudad también  ha  tenido  buena  acogida.  Ahora  son  los  lectores  quienes tienen la última palabra.  ¿Qué    te  gustaría  que  sintiera  el  lector  al  leer  «Los ojos del bosque»?   Escribo  novelas  para  entretener.  Esa  es  mi  única  finalidad.  Me  gustaría  que  el  lector  viera  en  Los  Ojos del Bosque un novelón al estilo clásico, con  el  que  pasar  verdaderos      momentos  de  placer.  En  esta  novela  es  importante  dejarse  llevar  por  las sensaciones, el paisaje, los aromas, tienen una  función  en  la  obra.  También  las  relaciones  humanas, y no solo las pasionales entre Cristina y  Bruno,  sino  las  de  todo  el  elenco  de  personajes   que forman ese pequeño mundo de Los Ojos del  bosque.  Y,  por  último,  me  encantaría  que  al  terminarla  la  cerraran  con  una  cierta  nostalgia  porque se ha acabado la lectura.   Se dice que la novela romántica está escrita para  mujeres... ¿Para quién escribe Lydia Leyte? ¿Has  encontrado  alguna  diferencia  significativa  entre  lectores masculinos y femeninos?  Te cuento una anécdota. Cuando trabajaba en el 

13 RománTica'S


instituto, era  la  encargada  de  la  biblioteca.  El  alumnado venía para que les recomendara algún  libro.  Y  yo,  les  buscaba  uno  que  me  parecía  apropiado en función de su interés habitual por la  lectura  o  por  el  nivel.  Más  de  uno,  después  de  leer la sinopsis, me soltaba:  —Profe, esto es para tías. Todo esto aderezado de las palabrotas adecuadas  para la ocasión, claro.  —Y tú cómo lo sabes, ¿lo has leído ya? —Nooo, pero no hay más que verlo. —Pues léelo. Y cuando lo termines me cuentas. El escritor escribe para personas. Y que yo sepa tú también lo eres.  En  general,  cuando  lo  devolvían,  estaban  encantados  con  la  lectura  propuesta.  Debemos  acabar con esos prejuicios de mujeres y hombres,  y  viceversa.  Un  libro  te  atraerá  más  o  menos,  te  gustará más o menos, pero no en función de que  sea de literatura «para mujeres» y además dicho  con desprecio.  Yo  escribo  para  todo  aquel  que  quiera  leer  mi  novela. Me da igual el género al que pertenezca.  En  general,  los  hombres  que  han  leído  Los  Ojos  del bosque, me hablan de la trama de suspense y  de  la  trama  del  pasado  familiar  de  los  Olabide.  Las mujeres, se fijan más en el conjunto, desde la  ambientación a la historia amorosa.  Eres  lectora  de  romántica  desde  hace  un  montón  de  años,  que  diferencias  encuentras  entre las novelas románticas de antaño y las que  nos llegan ahora...   El papel de la mujer, sin duda. Se ha producido un  cambio radical. La protagonista femenina, incluso  en  la  novela  histórica  que  está  sujeta  a  una  convención  mayor,  actúa  con  mayor  libertad.  El  personaje  femenino  de  nuestras  novelas  reproduce  la  realidad  de  la  mujer  actual.  Es  independiente en lo laboral y en lo económico. Es  consciente de que dirige su propio destino, toma  decisiones, y lucha por defender su papel en una  sociedad que en muchos campos aún (y mal que  nos pese) es de hombres. Elige. Con quién y cómo 

quiere vivir.  También  en  el  sexo.  Es  libre,  activa,  seductora. Ha dejado de ser un ser inerte movida  de  aquí  para  allá  por  intereses  masculinos,  gobernada en su propia existencia. Y con esto no  me refiero a la Edad Media. Hasta hace muy poco  (y  en  mucho  sitios  aún,  a  apenas  10  cm  mapa  abajo)  la  mujer  no  era  libre  ni  para  abrir  una  cuenta  corriente.  No  han  pasado  tantos  años  de  eso. Para mí, la libertad es impagable.  Y  por  último...  una  pregunta  un  poco  más  personal. He visto en tu blog…  http://lydialeyte.blogspot.com.es/  …  que  jamás  «despreciarías  un  buen  soul  de  Aretha  (Franklin)»,  sinceramente,  ¡yo  tampoco!  lo  que  me  lleva  a  preguntarte...  ¿La  música  te  inspira  a  la  hora  de  escribir  o  prefieres  el  silen‐ cio?   Soy jaranera. El silencio me oprime. Hasta cuando  daba clase. Si notaba a mis alumnos adormecidos  enseguida  los  espabilaba.  Un  aula  en  silencio  es  signo de poca actividad mental.   Me  gusta  muchísimo  la  música.  La  necesito.  En  mis  novelas  es  un  tema  importante,  porque  la  música  en  cierto  modo  define  a  los  personajes.  Hay momentos en que estoy tan absorbida por la  escritura que ni me entero si suena algo o no. En  cuanto  paro  y  escucho  la  quietud  de  la  casa,  (o  los  ronquidos  de  mi  Guren),  tengo  que  poner  música.  Jazz,  sobre  todo.  Soul.  Ahora  me  da  por  voces  femeninas.  Y  a  veces  clásica.  Depende  del  momento en que esté. Y cuando cocino, la radio.  Me inspira, jajajaja.  Ha sido un privilegio hacerte esta entrevista. ¡No  cambies nunca!  El  privilegio  ha  sido  mío.  Eres  una  persona  a  la  que  admiro  mucho.  Escribes  romántica,  pero  no  una  idealización  de  la  romántica  ni  de  sus  personajes,  sino  de  personas  comunes  y  corrientes, de esas que pasan a nuestro lado cada  día,  que  trabajan  y  luchan  para  salir  adelante.  Seres que representan nuestra sociedad. Para mí,  tus  novelas  son  pequeñas  joyas.  Tampoco  cambies nunca. Te necesitamos.   

RománTica'S 14


15 RomรกnTica'S


Lucía Ortiz. Así es ella  Vivo en una sencilla casa de campo situada en un pueblecito de la  sierra  granadina  con  Alberto,  mi  pareja,  y  mis  dos  hijas  de  mi  primer matrimonio, Marta y Ana.  Aunque  me  veo  a  mí  misma  como  una  mujer  plenamente  integrada  en  el  siglo  XXI,  y  me  dedico  al  diseño  de  joyas,  mi  auténtica pasión es escribir.  Me  recuerdo  de  pequeña  siempre  con  un  lápiz  y  un  papel,  imaginando cuentos infantiles primero, y novelas románticas más  tarde.  En  la  actualidad,  al  igual  que  entonces,  conviven  en  mi  mente  la  realidad  que  me  rodea  y  un  mundo  imaginario,  regido  sólo por las reglas del amor. 

CORAZÓN HERIDO  Lucía Ortiz  Un  crimen  que  cambiará  el  destino de  sus vidas y un amor  que  vencerá  todas  las  dificul‐ tades  En  un  tranquilo  ducado  de  Francia,  los  duques  de  Saint  Denis  celebran  una  gran  recep‐ ción  con  motivo  de  la  boda  de  su  hija  menor  Adèle.  Pero  la  felicidad  de  la  joven  se  verá  truncada en su noche de bodas  cuando  un  disparo  de  mosque‐ tón entre por la ventana y mate  a su marido antes de consumar  la  unión.  La  visión  del  cuerpo  cubierto  de  sangre  de  su  fla‐ mante  esposo  trastornará  a  la  muchacha,  que  queda  sumida  en una profunda amnesia...   A  todo  estos  males  se  suman  sus  confusos  sentimientos  por  un  amigo  de  la  infancia,  Démian,  convertido  ahora  en  un apuesto pastor que vigila las  tierras del ducado.   EDITORIAL: BOOKET   

RománTica'S 16

Pero soy  muy  reservada  y  siempre  he  guardo  celosamente  mis  novelas románticas en privado, hasta que Marta y Ana leyeron una  de  ellas  a  escondidas  e  insistieron  en  que  la  publicara.  Por  fin  consiguieron  convencerme  y  «Corazón  herido»  es  la  primera  que  sale a la luz.. 

Échale un vistazo para ir abriendo boca…   No consiguió aclarar ni sus sentimientos ni sus pensamientos. Pero hizo un esfuerzo por serenarse y, con un estremecimiento porque el agua ya estaba completamente helada, extendió la mano para tomar la toalla de suave tejido aterciopelado que la doncella había dejado junto a la bañera; se puso de pie y salió para secarse. Antes de vestirse, contempló su cuerpo reflejado en el gran espejo de su alcoba, recorriendo con la mirada los pechos erguidos, la cintura brevísima, las caderas redondeadas y las piernas largas y firmes, y mientras deslizaba su mirada por su esbelta silueta se dio cuenta que estaba pensando en cómo la juzgarían los ojos de Démian si la vieran desnuda Recordó que ya la había visto así, pero cuando contaba otras edades. En realidad se habían visto el uno al otro. Fue un caluroso atardecer en que, como tantas otras veces, se bañaron en el río, cuando estaba próximos a la adolescencia que apenas si se notaba en sus cuerpos. Siempre se arrojaban desnudos a las aguas y luego salían con toda naturalidad y se vestían para seguir con sus juegos habituales, sus paseos o cualquier otra cosa que aquel día les divirtiera. Pero aquella tarde, al salir, vio que Démian la miraba de una manera distinta: sus ojos estaban prendido en sus pequeños pechos que apenas si despuntaban, como una leve hinchazón en su torso, que ya no era liso como el de una niña.


Elena Martínez Blanco. Así es ella  Nací en Madrid hace 34 años y tengo una niña preciosa de siete años  y  medio.  Compartimos  casa  con  nuestra  tortuga  Tata  y  nuestro  fantasma Jimmy, el encargado de asustar a las visitas que se quedan  a  dormir  y  de  perdernos  los  calcetines  cada  dos  por  tres.  Mis  aficiones  son  muy  simples:  lectura  y  escritura,  ambas  las  practico  desde  que  era  muy  pequeña.  Viajar  con  mi  hija  me  encanta,  visitar  ciudades con ella es maravilloso.  Estudié Filología Hispánica y, aunque he ejercido de profesora, ahora  mismo  además  de  escritora  soy  agente  literaria  en  ZW  Agencia  literaria. Me encargo, aunque no exclusivamente, de los autores de  literatura juvenil de la agencia. También organizo eventos literarios,  los  más  conocidos  fueron  las  reuniones  Tiramisú  Entre  Libros  en  Madrid  y  Valencia  que  organicé  durante  2  años,  así  como  el  Encuentro  Nacional  de  Anika  Entre  Libros.  Fui  jurado  del  Premio  Cervantes  Chico  2012  y  también  participo  en  la  organización  de  los  eventos de literatura juvenil del festival Celsius 232.  

Échale un vistazo para ir abriendo boca…   Por último tenemos a Castañero, del que no diré ni el nombre porque ese apodo le define perfectamente (digamos que entre amigas llamamos al chirri castaña, y ¿qué hace un castañero? Pues calentarlas… sin llegar a comérselas. Creo que queda muy claro, ¿no? Vamos, un calientachirris de toda la vida). Ahora poneos en mi lugar. Conocéis a un tipo inteligente y que cumple los requisitos físicos para volveros locas: alto, moreno, ojos azules y perilla de intelectual. Os fijáis en él como posible objetivo y, un buen día, se pone a hablar con vosotras para haceros proposiciones deshonestas. Aceptáis, como chicas fáciles y desesperadas que sois, pensando que por una vez que alguien que os atrae os tira los tejos, no le vais a decir que no. Os emocionáis tanto que lo primero que hacéis cuando decide quedar al día siguiente con vosotras es ir a comprar lencería, porque hace siglos que no os lleváis a nadie a la cama y toca renovar. Y al día siguiente no ocurre nada. Ni al otro. Os quedáis totalmente frustradas y os dais cuenta de que, a la hora de la verdad, nunca crea la situación propicia para llevar a cabo todas aquellas proezas con las que se ha vendido tan bien. Total, que se te quitan las ganas casi hasta de verle por tanto calentón injustificado. Estoy convencida de que si por fin se decidiese a acostarse conmigo, no me interesaría ya ni intentarlo. No sé, tengo esa espinita de curiosidad por ver si todas esas promesas de sexo maravilloso son ciertas o no, ¡pero es tan cansino!.

AVENTURAS Y DESVENTURAS  DE MARI LOLI BAKER  Elena Mtnez. Blanco  ¿Preparad@s  para  conocer  las  aventuras  y  desventuras  de  Mary  Loli  Baker  en  el  ciber‐ espacio?  «Existen  muchas  razones  para  abrir un blog: mi vida amorosa  era un completo desastre y mi  trabajo no me llenaba así que,  ¿Qué mejor para desahogarme  que  abrir  uno  y  disfrutar  de  la  libertad  que  me  otorgaba  el  anonimato  de  firmar  mis  post  como  La  Mosca?  Y  no  se  me  dio  mal,  porque  en  poco  tiempo  obtuve  bastantes  lectores  por  el  descaro  con  el  que hablaba de los hombres.  Lo que no pude imaginarme ni  en  sueños  fueron  las  conse‐ cuencias que tendría contar en  mi  blog  cómo  me  había  ena‐ morado  de  Ramón,  un  cor‐ dobés  al  que  acogí  durante  unos  días  en  casa.  Y  es  que  Ramón,  que  me  tenía  loca,  guardaba  un  secreto  que  iba  a  revolucionar  la  red...  y  mi  vida». 

17 RománTica'S


Laura Nuño: Así es ella 

Nací en la Villa y Corte, hace taitantos años. Lo hice a las puertas del  verano,  lo  que  quiere  decir  que  nací  con  el  estigma  de  los  géminis:  hiperactividad,  personalidad  múltiple  y  desbordada  creatividad.  Estudié  Ciencias  Empresariales,  porque  algo  había  que  estudiar,  aunque  no  tenía  verdadera  vocación.  A  mí  lo  que  me  gustaba  era  devorar libros, soñar despierta y perderme con las musas. 

Empecé en esto porque un demonio interior me retó a que lo hiciera.  Y  yo,  que  soy  fácil  de  pinchar,  me  puse  a  ello.  El  resultado  es  seis  vástagos en papel, de los cuales uno ya ha visto la luz y dos están a las  puertas.  He  conseguido  algún  que  otro  premio  literario,  y  he  colaborado en alguna que otra antología de relatos (100 micro‐relatos  de amor y un deseo satisfecho, de Eride Ediciones y 150 Rosas de la  editorial Divalentis). 

CLARITA Y SU MUNDO DE YUPI  Laura Nuño 

Escribo romántica, en todos sus subgéneros, porque amo con locura y  porque no concibo un final infeliz. Para desgracias, ya está la vida. 

En el mundo de Yupi que Clarita  se  ha  construido,  ella  es  la  princesa.  Una  mujer  indepen‐ diente,  trabajadora,  pijísima  y  un tanto loca que está cansada  de tanta superficialidad, de que  la  traten  como  a  la  rubia  tonta  de las supertetas y de esperar a  su príncipe azul.    Lo  que  no  sabe  Clarita  es  que  éste aguarda entre las sombras,  un  hombre  borde  pero  tierno,  prepotente  pero  humilde,  que  está  esperando  el  momento  oportuno  para  atacar  y...  enamorarla. 

«Clarita y  su  mundo  de  Yupi»  es  la  primera  Novela  con  la  que  he  querido darme a conocer. ¿Quieres saber un poquito más de mí? Pues  se bienvenida en el blog:   http://www.lalanuno.blogspot.com 

RománTica'S 18

Échale un vistazo a este extracto de la novela  —De todos los bares del mundo, ¡y te encuentro aquí! —exclama Clarita al reconocer la anchísima espalda del hombre que, aparentemente, está enfrascado en el periódico —. ¿No son maravillosas las casualidades? Él aparta el periódico, la mira en su línea durante un segundo y se vuelve a enfrascar en la lectura. —Piérdete, preciosura. —Ah, no. Hoy sí que no. Tal vez tú no creas en el destino, pero yo sí. Y el destino te ha traído hasta aquí. El hombre gruñe. —Te tenía por alguien más inteligente. Clara se enerva. —Y lo soy. —Pues deja de decir gilipolleces. —Tal vez lo haga cuando dejes de comportarte como un capullo. ÉL deja el periódico, se levanta y se planta frente a ella. Muuuuy frente a ella. —¿Me has llamado capullo? —pregunta en un susurro amenazante, sus labios a un tris de distancia. No puede remedarlo: Clara se excita hasta no poder soportarlo. —Capullo. Capuuullo. Capullo-capullo-capullo. ¡SUPER MEGA ULTRA CAPULLO! El hombre no responde al desafío. Sólo la mira a los ojos, mucho y muy intensamente. Clara gruñe, refunfuña y… se cabrea. Y cuando Clarita se cabrea… Agarra la cabeza del hombre y se lanza a la búsqueda y captura de su boca...


Astrid Guerrero. Así es ella  Soy  licenciada  en  Ciencias  Empresariales  y  Máster  Executive  MBA  por  el  Instituto  de  Empresa.  Mi  dilatada  carrera  profesional  se  ha  desarrollado  en  el  área  financiera  de  empresas  de  diferentes  sectores.  Pero  mi  orientación  laboral  no  me  ha  impedido  desarrollar  una  nueva  faceta  en  mi  vida:  la  escritura.  Las 2 vidas de Lucía  es  mi  primer  título  publicado  aunque  he  de  decir  que  estoy  inmersa  en  nuevos proyectos literarios en el mundo de la ficción.    Actualmente trabajo en el sector de la comunicación y en la organi‐ zación de diversos tipos de eventos.  

Sigue a Astrid en las redes sociales Perfil de la autora en Facebook: https://www.facebook.com/escritora.Astrid.Gallardo Perfil de la autora en Twitter @AstridGallardo1 Web www.astridgallardo.com Contacta: astrid@astridgallardo.com

Palabras de su autora sobre «Las 2 vidas de Lucía»  Una novela para mujeres que deberían leer los hombres. Cualquier mujer se sentirá identificada con Lucía en una u otra de las facetas de su vida (por renunciar a su trabajo para atender a su familia, por estar enamorada de un hombre que no es su marido y luchar por evitar que ocurra algo entre ellos, por ser engañada por su marido y/o su mejor amiga…). Es una novela fácil de leer cuya principal finalidad es entretener. Esta novela ha gustado muy especialmente a un público adulto, profesionales directivos del mundo de la abogacía, auditoría, etc. que han visto reflejado fielmente en ella el camino que han tenido que seguir para llegar a triunfar en su profesión. La superación de una doble traición (de amor y amistad) es un aliciente para quienes pueden estar pasando una situación similar..

LAS 2 VIDAS DE LUCÍA  Astrid Guerrero  La vida de Lucía, una abogada  que ha renunciado a su carre‐ ra  y  al  gran  amor  de  su  vida  por  su  familia,  está  a  punto  de dar un giro de 180 grados.  La  pasión  y  el  deseo  han  desaparecido  de  su  matrimo‐ nio  pero  se  dice  a  sí  misma  que  eso  es  normal,  que  le  pasa  a  todas  las  mujeres  de  su  edad.  Lo  que  ella  no  sabe  es  que  el  destino  y  su  gran  voluntad le tienen reservadas  grandes sorpresas.   Pero un suceso inesperado la  lleva a replantearse su vida y  creer  que  aún  tiene  la  oportunidad  de  enderezar  su  vida  al  lado  del  hombre  del  que  siempre  ha  estado  enamorada.   Después  de  llevar  a  cabo  un  pequeño acto de venganza, y  gracias  a  los  consejos  de  una  gran  amiga,  Lucía…  ¿logrará  por  fin  su  tan  merecida  felicidad  ahora  que  sabe  que  la  falta  de  pasión  no  tiene  que ver con ni con la edad ni  con sus hormonas? 

19 RománTica'S


1854, California. En una tierra donde las mujeres escasean, los hombres del  rancho de Curtis Loan han solicitado esposas para convertir Loan's Valley en  un pueblo próspero y con futuro. Shannon Blythe es una de las mujeres que  acepta la solicitud y viaja desde Independence en la caravana que la llevará  a  su  nueva  vida,  donde  espera  encontrar  un  marido  que  la  acepte  tal  y  como es. Y es que Shannon es una mujer diferente, posee un don singular:  es capaz de tener visiones y predecir el futuro.   Por  desgracia,  un  desafortunado  incidente  provocará  que  acabe  emparejada con el único hombre que se arrepiente de haber solicitado una  esposa,  Darren  Davis.  El  vaquero,  que  ha  convivido  con  una  tribu  miwok  durante  tres  años,  es  el  padrino  de  una  niña  muy  especial,  Huyana,  que  posee el poder de comunicarse con los espíritus y es la figura sagrada de su  poblado.  Pero  Huyana  ha  desaparecido,  nadie  sabe  qué  ha  sido  de  la  pequeña y Davis no tiene ni el ánimo ni el tiempo necesario para atender a  su recién llegada esposa hasta saber lo que ha ocurrido con su ahijada.   A pesar de todo, Shannon luchará por su nuevo matrimonio para alcanzar  su  máximo  sueño:  no  estar  sola  nunca  más.  ¿Logrará  Shannon  vencer  la  reticencia del vaquero y hacerse un hueco en su atormentado corazón?          Tras  la  última  discusión  con  su  prepotente  padre,  Miriam  decide  que  es  hora de irse a vivir con su madre, una madre a la que no ha visto ni sabido  de  ella  en  años.  Lo  que  no  esperaba  al  llegar  a  su  nuevo  hogar,  era  tener  que convivir con el hijo del nuevo marido de su madre y tener que competir  con él por la atención de su madre y su lugar en la casa.   Sin embargo, algo no va bien con Cristian; aparece a las tantas de la noche,  lleno  de  moratones  y  su  humor  cada  día  es  peor.  Decidida  a  saber  qué  ocurre, terminará adentrándose en el mundo del «Almacén nº6», un lugar  lleno de secretos, dinero y situaciones límite, del que tal vez no pueda —o  no quiera— salir.   

RománTica'S 20

          Estrella perdió a su madre siendo muy joven. Salieron a nadar la víspera de  su  décimo  cumpleaños  y  solo  una  de  ellas  regresó.  Estrella  apareció  sola,  varada en la arena, en una barca repleta de lavanda —la flor favorita de su  madre— y sin ningún recuerdo de ese día. Al amanecer, la arrancaron de su  hogar y de su tierra, mandándola a vivir con sus tíos a América.   Ahora  ha  cumplido  dieciocho  años  y  nada  puede  detenerla  de  hacer  realidad  su  sueño,  «regresar  a  la  bella  y  verde  Irlanda  que  la  vio  crecer».  Aunque ella no sabe que nada es lo que parece. Lo que está por descubrir  puede cambiar su vida para siempre.   


RANDOM. Así son ellos…  En  tiempos  en  los  que  la  demanda  es  cada  vez  más  exigente,  RANDOM  surge  como  una  innovadora  propuesta  que  pretende  aunar  el  esmero  de  la  mejor  tradición  editorial  y  un  precio  sin  precedentes.  El  sello  nace  con  una  clara  vocación  comercial,  avalada  por  autores  consagrados  en  distintos  géneros.  En  él  tendrán cabida las adictivas aventuras de Clive Cussler o los relatos  de  suspense  y  amor  de  Nora  Roberts,  las  historias  románticas  de  Danielle  Steel,  el  terror  cotidiano  de  Stephen  King  o  el  mundo  paranormal y erótico de Sherrilyn Kenyon.  Y  junto  a  ellos,  nuevos  nombres  a  la  altura  de  los  citados,  como  pueda  ser  Gustavo  Malajovich,  autor  de  El  jardín  de  bronce,  la  magnífica  novela  negra  ambientada  en  un  Buenos  Aires  muy  cinematográfico.   

Los mejores AUTORES Las mejores HISTORIAS El mejor PRECIO

Además de  autores  ya  ampliamente  reconocidos  y  de  nuevas  apuestas,  el  sello  RANDOM  acoge  también  las  tendencias  editoriales  que  están  ahora  mismo  triunfando  entre  los  lectores,  como la novela erótica, las sagas familiares o el thriller psicológico,  tendencias  representadas  por,  entre  otros,  Charlotte  Link  y  Victoria  Hislop,  dos  autoras  que  han  entusiasmado  a  millones  de  lectores en toda Europa.  Estamos  convencidos  de  que  RANDOM  es  uno  de  los  proyectos  más  ambiciosos  que  ha  abordado  Random  House  Mondadori  en  sus  más  de  diez  años  de  vida,  la  respuesta  que  proponemos  a  todos  aquellos  que  piensan  que  la  lectura  nunca  debería  convertirse en un lujo solo al alcance de unos pocos.. 

Y aquí os dejamos sus apuestas románticas.  Grandes autores en un formato de alta calidad   (tapas duras con sobrecubierta) y al irresistible precio de  11,95€ ¿Alguien puede dar más? 

  21 RománTica'S


—Exacto, siete horas de media son las que hacen falta para llevarse a la cama a cualquier mujer desde que os acerquéis a ella. Naturalmente esto no quiere decir que sean consecutivas. Pueden ser siete horas de «trabajo» distribuidas en el tiempo. Con  esta  contundente  afirmación  comienza  el  curso de seducción para convertir a los hombres  en  expertos  en  el  arte  del  ligue.  El  atractivo  escritor,  actor  y  guionista  italiano  Giampaolo  Morelli  llega  a  nuestras  librerías  con  su  libro  7 horas para enamorarte, una encantadora historia  de  amor  y  desamor  que  nos  mantiene  entrete‐ nidos durante unas horas y con la que muestra al  género  masculino  algunas  técnicas  de  seducción  infalibles. Giampaolo Morelli nació en Nápoles en  1974.  Tras  graduarse  en  Educación  Clásica  y  sacarse la licenciatura de Psicología recondujo su  vida  profesional  hacia  el  mundo  del  espectáculo  por  lo  que  se  trasladó  a  Roma.  A  lo  largo  de  su  carrera  ha  protagonizado  varias  series  de  televisión y en 2005 tuvo un papel principal en la  película Piano 17 para la que escribió el guión. A  su vez, ha realizado otros muchos trabajos para la  gran  pantalla,  algunos  como  actor  protago‐nista.  En  2006  trabajó  en  el  teatro  con  una  comedia  escrita y dirigida por él mismo y en 2011 escribió  su  primera  novela  titulada  Un bravo ragazzo. Storia di un giovane prestigiatore, erotomane, dislessico e disadattato.   7 horas para enamorarte  es  una  verdadera  comedia  romántica  en  la  que  el  polifacético  Morelli  narra  la  historia  de  Paolo  Di  Martino,  un  periodista  especializado  en  la  sección  de  economía  que  trabaja  para  el  diario  local  Il Mattino  di  Napoli.  Por  ciertos  detalles  en  la  historia,  y  especialmente  por  la  dedicatoria  de  nuestro autor: «Para Carolina de la clase 4º B. Yo  te  amaba  pero  tú  ni  siquiera  me  mirabas»,  da  la 

RománTica'S 22

sensación de  que  Giampaolo  ha  recurrido  a  la  infancia para recordar el rechazo de una fémina,  pues  no  es  difícil  imaginar  que  ahora  la  gran  mayoría  de  las  de  nuestro  género  se  le  tirarán  encima. ¿Podría ser este el motivo de la novela?  Ante  esta  cuestión,  Morelli  nos  explica  la  razón  de ser de esta historia: «Ojala sólo hubiese  sido  un  rechazo,  podemos  decir  que  como  adoles‐ cente tuve muchos. Mis padres me mandaron al  cole muy pronto, así que con 12 años ya estaba  en  el  instituto  (Liceo),  así  que  queda  claro  que  todas  mis  compañeras  de  clase  se  sentían  atraídas  por  chicos  más  grandes  que  yo,  con  el  scooter y a mí ni me miraban. De todas maneras  este libro no nace de esos rechazos, sino de una  verdadera curiosidad y atención que tengo hacia  las  mujeres  y  su  manera  de  pensar.  Me  he  preguntado: ¿‘qués lo que de verdad atrae a una  mujer’?»  Posiblemente  esta  es  una  de  las  grandes incógnitas del universo masculino...  —El primer objetivo entonces es «atraer». Pero ¿qué es lo que nos atrae? A los hombres les atrae el aspecto físico y, especialmente, los elementos que en una mujer indican buenas capacidades reproductoras: salud, juventud, buenos glúteos…  Y  hablando  de  hombres…  el  futuro  de  nuestro  protagonista,  Paolo,  no  puede  ser  más  prometedor.  El  atractivo  y  serio  periodista  tiene  todo lo que soñaba: una novia guapa y de buena  familia, pronto se convertirá en su esposa, con la  que  convive  en  un  piso  de  diseño,  y  un  trabajo  que le apasiona en el que vislumbra la llegada de  un aumento de puesto. En definitiva, Paolo tiene  lo que quiere, una vida ordenada y tranquila. Sin  embargo, de la noche a la mañana, su vida da un  vuelco  irreversible  y    lo  que  ha  construido  se  derrumba  sin  más.  Y  todo  ocurre  al  mismo  tiempo: se queda sin novia, renuncia a su trabajo, 


23 RomรกnTica'S


se encuentra inmovilizado por una escayola y con  la  hipoteca  y  un  montón  de  facturas  por  pagar.  Con  la  ayuda  del  incombustible  amigo  y  becario  de su antiguo trabajo, Paolo encuentra un nuevo  puesto  en  una  revista  para  hombres  llamada  Macho Man. A partir de este momento entran en  escena una serie de personajes que poco a poco  van  cobrando  protagonismo  en  la  novela  dando  vida y color a la existencia de Paolo y a la historia.  Su nuevo trabajo nada tiene que ver con acciones  en  bolsa  ni  citas  con  delegados  de  grandes  empresas. Macho Man es otro mundo. Ahora ha  de enfrentarse a nuevos retos como la redacción  de  unos  artículos  sobre  técnicas  de  seducción  y  para  ello  se  inscribe  en  un  curso  de  ligoteo  para  hombres.  Y  es  aquí  donde  la  trama  se  complica.  Con  la  ayuda  de  la  encantadora  y  atractiva  profesora,  Valeria,  a  Paolo  empieza  a  rondarle  por  la  cabeza  utilizar  las  técnicas  que  esta  le  enseña para reconquistar a su ex.   —Mientras que los interruptores de atracción de vosotros, los machitos, están calibrados por la buena reproducción, o sea, juventud, buenas tetas, bonitos culos, etcétera, los nuestros, los de las mujercitas, se calibran con la «supervivencia». Por tanto, nos sentimos atraídas por el llamado «hombre alfa», es decir, un hombre capaz de garantizar nuestra supervivencia y la de nuestros hijos.  Sin duda, es una mujer uno de los personajes que  brilla  en  esta  historia  y  esta  no  es  otra  que  Valeria, la dueña de la agencia Pick Up Artist o lo  que  es  lo  mismo  ‘Artista  del  ligue’.  La  profesora  es un bombón de mujer: práctica, realista, inteli‐ gente,  divertida  y  con  mucho  que  enseñar  a  los  hombres  y  como  bien  comenta  su  autor,  a  las  propias mujeres.  Valeria se dedica a arreglarle la  vida sentimental a todo aquel que recurre a ella:  a sus amigos, a los amigos de su padre... incluso  lo  ha  intentado  con  este  último  sin  éxito.  Sin  embargo, parece que ella no está muy interesada  en  usar  todo  su  conocimiento  para  enamorar  a  un hombre pues  en una de las escenas se intuye  que ella o no ha tenido pareja estable nunca o se  enamoró  una  vez  (hace  mucho)  y  no  está  muy  por la labor de repetir... Hasta que aparece cierto  hombre  y  se  ve  con  el  agua  al  cuello.  Se  encuentra  ante  un  dilema:  ¿va  en  su  busca  o  lo  deja  escapar  para  siempre?  Ante  esto  cabe  preguntarse,  ¿es  quizás  Valeria  una  especie  de  alter ego entonces o un personaje que por casua‐

RománTica'S 24

lidad comparte bastantes cosas en común con su  creador? Morelli lo tiene claro y así nos responde:  «Valeria  es  sin  duda  un  personaje  al  que  amo  muchísimo. Creo que nadie mejor que una mujer  le puede enseñar a los hombres lo que hay que  hacer  para  conquistarlas  y  también  creo  que  es  un personaje que puede decirles muchas cosas a  las  mismas  mujeres  sobre  sí  mismas.  Valeria  tiene  sin  duda  una  herida  y  un  bloqueo  por  su  época  adolescente  y  por  su  situación  familiar.  Pero el encuentro con Paolo le dará la oportuni‐ dad de ponerse en juego.»  7 horas para enamorarte es una de esas novelas  que comienzas a leer y no sueltas hasta llegar a la  última  página  gracias  a  que  resulta  amena  en  la  lectura  y  cuenta  con  unas  escenas  divertidas.  Aunque  las  técnicas  de  Valeria  sobre  cómo  seducir  a  una  mujer  pueden  parecer  demasiado  básicas  y  superficiales,  al  final  no  puedes  evitar  caer  en  la  trampa  y  buscar  un  ejemplo  real  o  cercano que pueda corroborarlas . Hay de todo y  para  todos.  Y  sobre  gustos...  Una  de  las  escenas  que destacaría de este libro es la que describe a  Paolo y Valeria compartiendo habitación. Él abre  el  cajón  de  la  mesita  de  noche  y  saca  su  tirita  para  la  nariz  para  respirar  mejor  y  ella  abre  la  cajita  donde  tiene  la  férula  de  descarga  para  los  dientes.  ¿Con  esta  escena  quizás  el  escritor  nos  has  querido  hacer  ver  de  una  manera  ejemplificante  que  al  final  somos  como  somos,  nosotros  con  nuestras  cosas?  Morelli  responde  desvelándonos  algunos  detalles  de  sus  protago‐ nistas  y  comenta:  «Podemos  decir  que  hay  algo  de  Paolo  y  de  Valeria  en  cada  uno  de  nosotros,  lo que pasa es que cada uno se enfrenta con los  límites que tiene de una manera distinta. Valeria  está  más  con  sus  emociones  y  huye;  a  Paolo  le  cuesta  más  reconocerlas,  pero  luego  una  vez  que  las  ha  reconocido  no  se  echa  para  atrás.  Creo  que  lo  importante  es  que  reconozcamos  nuestras  limitaciones  y  tratar  de  hacer  algo.  Decirnos que aún no es tarde para cambiar.»  Optimista, romántica, una historia de encuentros  y  desencuentros  con  personajes  entrañables  e  historias  paralelas  menos  desarrolladas.  En  7 horas para enamorarte    los  interesados  en  el  juego  de  la  seducción  cuentan  con  una  master  class  en  esa  materia.  Seguidamente,  ya  estarán  listos para la conquista.     Artículo: Mónica Liceras 


¡Hola Abbi!  Gracias  por  atenderme.  Me  alegra  mucho  poder  conocerte  un  poco  más,  y  me  apuesto  a  que  muchos  lectores    españoles también lo están.   Gracias  por  tenerme  con  vosotros.  ¡Es  un  honor  tener  lectores    españoles!          ¡Hola RománTic@’S!  Nuevo  bimestre,  nuevo  talen‐ to  cazado.  Y  en  esta  ocasión  os  va  a  gustar  lo  que  os  traigo… ¡o al menos eso creía!  Porque  creo  que  la  cazada…  ¡he sido yo!   

Como siempre  comienzo  esta  sección,  me  gustaría  que  explicaras  un poquito de qué van tus series. ¿Qué es lo que vamos a encontrar  en ellas?  El romance es el único factor en común que tienen todos mis libros.  Bueno…  y  el  sexo.  Tengo  cuatro  series  distintas.  Una  paranormal,  «Existence»,  que  es  la  historia  de  una  chica  cuya  hora  de  morir  ha  llegado,  pero  entonces  la  Muerte  aparece  y  se  enamora  de  ella  primero.  Después  otra  contemporánea  juvenil  adulta,  «The  Vincent  Boys»,  que  va  de  dos  primos  que  son  como  mejores  amigos.  Lo  hacen todo juntos, y se enamoran de la misma chica. También tengo  mi  primera  serie  romántica  contemporánea  adulta,  «The  Sea  Breeze»,  que  va  de  diferentes  personajes  que  se  enamoran,  tienen  sexo y se enfrentan a retos. Y, por último, mi nueva serie, «Too Far»,  que aunque muchos la consideran como un nuevo género adulto, yo  creo  que  es  más  adulto  que  las  demás,  ya  que  las  escenas  de  sexo  son más explícitas que en cualquier de mis otros libros.  

Me he venido de nuevo hasta  EE.  UU.,  ¡qué  me  gustan  a  mí  las  Américas!,  concretamente                                          ¡Suena  muy,  muy  interesante!  ¿Hay  algún  mensaje  más  profundo  hasta  Alabama  para  conocer,  que  quieras  hacer  llegar  con  tus  novelas  o  tus  personajes  a  tus  ni  más  ni  menos  que  a  Abbi  lectores?  Glines.  Ha  aparecido  en  las  Que nada es fácil. Si quieres algo, tienes que luchar por ello porque  listas  de  más  vendidos  del  la vida no es un cuento de hadas. Me encanta escribir finales felices,  New  York  Times  y  USA  Today  pero a veces hay cosas que pasan y no se pueden arreglar al final de  con diversas series. Podríamos  la historia, porque así es la vida. No todo es de color de rosa.   considerarla  una  autora  de  Cada  autor  es  a  su  vez  un  lector.  ¿Qué  te  gusta  leer  en  tu  tiempo  romántica  que  abarca  todos  libre? ¿Hay algún otro autor que te guste y que uses para inspirarte  los  géneros,  y  que  cuando  no  en tus historias o en tu forma de escribir?  se  encuentra  encerrada  en  su  Leo  mayormente  romance  contemporáneo  adulto.  Tengo  mis  habitación  escribiendo,  se  autoras favoritas y siempre hago tiempo cuando puedo para leerlas  encarga de llevar a sus hijos a  cuando  sacan  algún  nuevo  libro.  No  tengo  a  ningún  escritor  en  todas  las  actividades  extraes‐ particular que me inspire. Yo quiero ser diferente y me preocupa que  colares que tienen. ¡Toda una  al  tener  a  un  autor  del  que  aprender,  me  vaya  a  hacer  que  escriba  chófer!   más  como  él,  o  ella.  La  inspiración  que  yo  tengo  me  viene  de  la  Yo  he  tenido  la  oportunidad  música y de sueños extraños.   de  entrevistarla  para  todos  He  oído  que  tu  editorial  en  Estados  Unidos  ha  vendido  ya  los  vosotros…  y  dejadme  deci‐ derechos de traducción a otra editorial en España. ¡Me muero por  ros… ¡que hay sorpresa!   que  se  publiquen  ya!  ¿Qué  nos  puedes  decir  sobre  ello?  ¿Cuándo  saldrá más o menos? ¿Y podemos saber el nombre de la editorial, o  Ahora comprendo que el amor es es Top Secret?  realmente lo que parece. La clase En realidad fui yo la que vendió los derechos de The Vincent Boys y  de cosa que te consume. El amor The Vincent Brothers a una editorial española. Mi agente fue el que  tiene el poder de quebrarte. Tiene el consiguió  el  contrato  y  el  acuerdo.  El  nombre  de  la  editorial  es  poder de completarte. Destino, y no sé exactamente cuándo saldrá publicado el libro, pero  The Vincent Brothers (Vincent  van a sacar tanto The Vincent Boys como The Vincent Brothers en un  Boys 2) Abbi Glines  solo libro, bastante largo.  

25 RománTica'S


¡Eso es genial! ¿Tienes planeado venir a España  para alguna firma de libros? ¡Te puedo asegurar  que a nosotros nos encantaría!  Me  ENCANTARÍA  ir  a  España.  Una  vez  que  los  libros  estén  ya  allí  publicados,  empezaré  a  hacer  planes sin ninguna duda.  A algunos lectores les encanta tener a un actor o  a  un  modelo  ya  en  sus  mentes  para  poder  imaginarse  a  los  personajes  mejor.  Si  se  hiciera  película  de  The Vincent Boys  y  The Vincent Brothers, ¿qué actores elegirías para ellos?  Esta pregunta es difícil. Como Swayer Vincent veo  a  Penn  Badgley  («Gossip  Girl»)  y    como  Beau  Vincent veo a Cam Gigandet («Burlesque»).  ¡Genial!  Y  ahora  otra  pregunta  difícil  *risas*.  ¿Por  qué  los  lectores  españoles  deberían  comprar  y  leer  el  libro  que  saldrá  publicado  aquí? ¿Qué tienen de diferente en comparación  con cualquier otra serie que hayamos leído?  Porque  los  chicos  Vincent  juegan  al  fútbol  americano, están guapísimos sin camiseta, llevan  botas con vaqueros de talle bajo, son m  uy, muy  buenos  diciendo  obscenidades,  y  por  supuesto  mantienen  sexo  en  el  asiento  trasero  de  sus  camionetas.  ¡Muchas  gracias  Abbi!  Ha  sido  un  placer  entrevistarte.  ¡Estoy  segura  de  que  escucharemos hablar de ti mucho en el futuro!  Gracias. Me encantaron las preguntas.  ¿Qué?  ¿Cómo  os  quedáis?  Con  ganas  de  que  salga  el  libro,  ¿eh?  No  os  preocupéis,  yo  también… y por la pintaza que tienen los libros…  ¡estoy segura de que me van a encantar!  ¿Quién apoya la moción?  ¡Hasta el siguiente bimestre, chic@s! Bye, bye!   CAZATALENTOS: Yuliss M. Priego    , 

     

RománTica'S 26


EVE BERLIN    Una mujer atrevida…   Adora la ficción erótica y  se atreve con el lado  oscuro del placer pero  siempre desde el punto  de vista romántico. Cree  que no hay nada mejor  que el amor...   Una entrevista de…  Yuliss M. Priego 

Hoy va a ser increíble. Aunque tengo que admitir  que  estoy  un  poco  nerviosa  por  lo  que  va  a  ocurrir… y por adónde voy a ir.   Seattle. Donde Eve Berlin, junto a Alec y Dylan me  estarán esperando. O al menos eso me dijo. Aún  no me puedo creer que vaya a conocerlos. O sea,  ¿hola? ¡Es Alec! Si es tan guapo y buenorro como  me lo había imaginado leyendo el libro, juro que  me  desmayaré  y  entonces  la  entrevista  será  un  auténtico fracaso.   Ehhh,  no.  Esperemos  que  eso  no  ocurra  o  no  podré volverlos a mirar a la cara otra vez.   Mi  avión  ya  ha  aterrizado  y  un  taxi  privado  me  está  esperando  en  la  puerta  del  aeropuerto.  ¡Genial! Al menos no  tendré que  coger un taxi y  dejarme un riñón en el proceso.  Me  río  ante  mi  chiste  malo.  Sí,  está  claro  que  estoy nerviosa, si no no estaría contando chistes  que no tenían ningún sentido.   El  conductor  no  me  ha  preguntado  a  dónde  quiero ir, él ya lo sabe. O al menos eso espero. No  quiero  acabar  secuestrada  y  atada  en  algún  rincón de la ciudad.   Vale,  vale…  ya  paro.  Aunque  sí  que  quiero  terminar atada…  Eeeeeh, no, no voy a entrar en eso.   —Ya estamos aquí, señorita Yuliss —me informa  el  conductor.  Tengo  bastante  curiosidad  por 

saber qué era «aquí» ya que no tengo ni idea de  a  dónde  se  supone  que  tengo  que  encontrarme  con la autora y la pareja.   Levanto  la  mirada  y  desvío  la  atención  hasta  el  edificio  que  hay  frente  a  nosotros.  Entonces,  de  repente, abro los ojos con fuerza.  Oh Dios…  —¿Está  seguro  de  que  este  es  el  sitio  correcto?  —consigo decir una vez me recompongo.  Él asiente.  —Sí,  por  supuesto.  El  señor  Walker  especificó  claramente  que  la  tenía  que  traer  al  Pleasure  Dome una vez aterrizara.   —Sí…  el  señor  Walker…  —¡Alec!  No  lo  he  conocido  todavía  y  ya  demostraba  una  dominancia  extrema—.  Vale.  Gracias  —digo  antes de salir del coche y de mirar vacilante a la  entrada del Pleasure Dome, el club BDSM.  Aparentemente parece que voy a terminar atada  después de todo…  No puedo evitar sentir un escalofrío.  En ese momento, la puerta de la calle del club se  abre  y  una  mujer  con  el  pelo  castaño  y  ojos  verdes  sale  mirándome  con  una  sonrisa.  Oh,  esa  era Eve. ¡Parece ser un encanto!  —¿Yuliss?  —me  pregunta  mientras  se  me  acerca.  Yo asiento y tiendo la mano derecha. 

Entrevistamos a.… Eve Berlin

27 RománTica'S


—¡Esa soy  yo!  Estoy  muy  emocionada  de  estar  aquí, por fin.  Ella me la coge y la estrecha con la suya.  —Me alegro de que estés aquí también. Vamos,  Alec y Dylan están esperando dentro.  Ugh… ¡sin presiones, eh! Intento ignorar cómo mi  corazón se ha acelerado y la sigo hasta dentro del  club para ir en busca de los otros dos escritores.   El  ambiente  es  completamente  diferente  a  nada  que  haya  podido  imaginar  nunca.  La  tensión  sexual,  la  dominancia  y  la  sumisión  se  pueden  palpar  mientras  los  otros  hombres  miran  en  nuestra dirección.  Trago  saliva.  Es  cierto  que  tengo  curiosidad  por  esta  forma  de  vida,  pero  la  situación  parece  demasiado  surrealista.  Eve,  sin  embargo,  no  desvía su atención hasta nadie. Ella simplemente  sigue caminando.   —¿Hiciste mucha labor de investigación sobre el  BDSM  para  escribir  El límite del placer?  ¿Qué  hiciste  para  evitar  saltarte  importantes  detalles  sobre esa forma de vida?    Soy  bastante  abierta  con  el  hecho  de  que  he  estado  involucrada  en  el  BDSM  durante  la  mayor parte de mi vida adulta (doy charlas, y he  hablado de ello en Playboy Radio), así que para  mí,  la  investigación  mayormente  ha  sido  experimentar las cosas sobre las que escribo. He  ido  a clubs por  todo  Estados  Unidos y a uno  en  Canadá,  así  que  los  clubs  BDSM  que  yo  creo  en  mis libros son normalmente una combinación de  todos  los  sitios  que  he  visto.  Además  los  Doms  están  inspirados  en  los  hombres  Dominantes  que  he  conocido  y  con  los  que  he  jugado  o  he  mantenido una relación.  Algunas veces son una  combinación  de  varios  de  ellos.  Por  supuesto,  aquellos  que  practicamos  esta  forma  de  vida  también  leemos  con  bastante  frecuencia  sobre  la  práctica  y  la  psicología  del  BDSM.  Como  cualquier  otra  cosa  así  de  compleja,  esto  necesita  su  tiempo  de  estudio.  Y  este  es  un  excelente lugar para estudiar, ¿no crees?    Yo asiento.  Finalmente  llegamos  a  la  habitación  donde  supuestamente  vamos  a  hablar  más  calmadamente.  El  problema  es  que  yo  no  me  siento  más  calmada.  Los  ojos  de  Alec  están  fijos  en los míos, y, aunque Dylan está justo a su lado,  en  silencio  y  observando,  aún  puedo  sentir  todo 

RománTica'S 28

su poder y voluntad atravesar mi cuerpo y hacer  gelatina mis huesos.  —Bienvenida al Pleasure Dome, Yuliss —dice sin  apartar  la  mirada  de  mis  ojos.  Yo  solo  puedo  asentir a modo de respuesta. Su rostro me indica  que no puedo hablar hasta que él lo determine.  Pero  aquí  soy  yo  la  que  hace  la  entrevista,  así  que, ¡que le den!  —Gracias.  Es  un  placer  conoceros  —los  saludo.  Seguidamente saco mi libretita y mi boli y respiro  hondo—. ¿Os importa si comenzamos?  —Para  eso  estamos  aquí,  cielo  —responde  Eve  mientras asiente.   —Vale…  un  montón  de  lectores  tienen  mucha  curiosidad sobre vosotros dos —digo señalando a  Dylan  y  a  Alec  con  la  cabeza—.  Y  les  encantaría  saber, Alec, qué fue lo que sentiste la primera vez  que  tuviste  a  Dylan  entre  tus  manos,  para  enseñarla y explorarla.    Sentí  cómo  se  resistía  a  someterse,  que  solo  consiguió intrigarme más. Me encantan los retos,  y  aunque  me  he  pasado  años  jugando  con  mujeres  que  se  han  sometido  a  mí  con  mucha  facilidad  y  ansias,  esa  lucha  de  Dylan  contra  ello  es lo que me atrajo de ella al final. Me encantaba  el fuego que había en ello desde un principio, y el  hecho  de  que  era  tan  preciosa…  bueno,  la  hizo  irresistible.   —Y  Dylan…  ¿qué  sentiste  y  pensaste  la  primera  vez  que  supiste  que  ibas  a  tener  sexo  con  él?  ¿Supiste ya que iba a ser el hombre de tu vida?  —Siempre  me  he  tenido  como  una  mujer  sexualmente  sofisticada.  Tener  sexo  con  un  hombre  tan  guapo  y  no  esperar  más  de  ello  no  me  incomoda  en  absoluto,  al  contrario,  me  siento  cómoda.  Así  que,  no,  la  primera  vez  que  estuvimos juntos no tenía ni idea de que se iba a  volver  algo  más  que  una  experiencia  alucinante  con uno de los hombres más sexys que he visto  nunca.   También  me  tengo  por  alguien  que  no  necesitaba  estar  en  una  relación,  así  que  enamorarme  de  Alec  me  pilló  completamente  por sorpresa. Creo que luché contra ello incluso  más que en admitir que quería someterme a él.  Pero al final amar a Alec ganó. ¿Cómo me podía  resistir?    Los  escucho  con  atención.  Sus  dedos  están  entrelazados  durante  todo  el  tiempo,  y  ambos 


parecen perderse en las palabras del otro. A Alec  le  gusta  la  respuesta  de  su  mujer,  o  eso  parece  según la satisfacción que inundó sus ojos.   —Buena chica.  El  cuerpo  de  Dylan  se  somete  al  instante  por  completo,  pero  también  el  mío.  Dios  mío…  esa  voz…  Sacudo  la  cabeza  y  me  centro  de  nuevo  en  la  entrevista. Esta vez me giro hacia Eve.  —Sé  que  debes  estar  aburrida  de  responder  las  mismas  preguntas,  pero  tengo  muchísima  curiosidad  de  saber  qué  piensas  sobre  el  fenómeno  Cincuenta  Sombras.  ¿Te  molesta  el  «descubrimiento» de este «nuevo» género?  —¡Estoy encantadísima! Por supuesto la erótica  y  el  BDSM  han  estado  en  la  literatura  durante  muchos  años,  yo  misma  escribí  mi  primera  novela  de  BDSM,  The Dark Garden  (publicado  bajo  mi  otro  nombre,  Eden  Bradley),  ya  en  el  2005,  pero  el  hecho  de  que  Cincuenta  Sombras  ha  hecho  que  esta  clase  de  libros  llamen  la  atención  de  la  mayor  parte  de  lectores  es  maravilloso,  tanto  para  lectores  como  para  escritores.  Y  me  encanta  que  haya  permitido  que  las  mujeres  sean  más  abiertas  a  la  hora  de  admitir cuáles son sus deseos sexuales.   —Debido  a  este  fenómeno,  ahora  hay  muchos  libros del género romántico basados en el BDSM.  ¿Te  atreverías  a  ir  más  allá  en  la  erótica  e  intentarías  sobresalir  en  la  gran  marea  de  libros  que ahora se están publicando?  —Bueno,  como  ya  he  dicho,  he  estado  escribiendo  BDSM  durante  mucho  tiempo,  y  como alguien que está involucrado en ese estilo  de  vida,  siempre  me  va  a  parecer  algo  muy  natural. Así que sí, ¡seguiré escribiendo muchos  más libros de BDSM!   Vale… Siento como que ya es hora de cambiar de  tema.  «Cincuenta  Sombras»  ya  ha  tenido  demasiada  atención.  Por  sus  caras,  puedo  suponer que ellos piensan lo mismo.   —En  España  el  segundo  libro  de  la  serie  está  a  punto de salir. ¿Puedes contarnos un poco sobre  él? ¿Qué nos vamos a encontrar?  —El  segundo  libro,  que  se  titula  El límite del deseo, va sobre el mejor amigo de Alec, Dante, y  Kara,  una  mujer  que  ha  conocido  desde  el  instituto.  En  este  la  perversión  es  un  poco  menos  fuerte;  yo  probablemente  lo  llamaría  el  libro  de  los  azotes,  principalmente,  aunque  hay  otras  pocas  cosas  interesantes  que  pasan,  por  supuesto. Pero si alguna vez has fantaseado con 

29 RománTica'S


que un hombre alto, serio y guapísimo te incline  por  encima  de  una  mesa  y  te  azote,  entonces  este podría ser el libro ideal para ti. Y Dante es…  bueno… ¡a mí es que me derrite!  Ambos,  Alec  y  Dylan,  asienten  y  sonríen.  Ellos  saben algo que yo no, pero lo averiguaré de todas  formas.   —¿Así  que  esto  significa  que  el  segundo  libro  será  más  intenso  que  el  primero?  ¿Nos  puedes  contar alguna anécdota que tengas de cuando lo  escribiste?  —Es  un  libro  muy  emotivo,  y  creo  que  Kara  es  una  mujer  con  la  que  muchas  nos  podemos  identificar.    A  menudo  me  puse  a  escuchar  música  antes  de  sentarme  a  escribirlo,  sobretodo  canciones  melosas  de  amor.  Yo  estaba enamorada por entonces, así que lo hizo  todo  mucho  más  intenso  para  mí.  ¡Lloré  mientras escribía el final de la historia!  Oh,  me  está  encantando  todo  esto.¡  Me  muero  de  ganas  por  leerlo!  Eve  me  sonríe,  como  si  leyera  mis  pensamientos,  y  yo  le  devuelvo  la  sonrisa. ¡Aún no he acabado!  —Casi todo el mundo pensó que ibas a emparejar  a  Mischa  con  Dante  cuando  se  leyó  el  primer  libro. ¿Cómo es que no han acabado juntos?  —Mischa  tiene  que  seguir  su  propio  camino,  ¡que  descubriréis  cuando  salga  el  tercer  libro  allí! Y de verdad, Dante no es el tipo de hombre  de Mischa, ni viceversa. Mischa, una  tatuadora,  es  un  poco  alocada,  y  Dante  es  un  abogado  serio.  Por  supuesto  que  tiene  su  lado  de  chico  malo,  pero  lo  mantiene  escondido  la  mayor  parte  del  tiempo.  La  verdadera  media  naranja  de  Mischa  es  otro  amigo  de  Alec  y  Dante,  un  hombre  que  sí  que  deja  claro  al  mundo  cuál  es  su  lado  de  chico  malo.  ¡Me  muero  porque  conozcáis ya a Connor!  Ohhh… interesante. Entonces miro mi reloj y veo 

RománTica'S 30

que aún tengo tiempo hasta que tenga que volver  al aeropuerto para regresar a Málaga para acabar  de  editar  la  entrevista.  Ya  toca  soltar  la  última  pregunta y salir de ese lugar tan extremadamente  raro e incómodo.   —Y por último, me gustaría que le dijeras algo a  todos los lectores españoles que están esperando  con ansias la siguiente novela de la serie. ¡Sé que  a ellos les encanta cuando los autores lo hacen!  —Creo que os vais a enamorar de Dante, y vais a  querer  que  Kara  sea  vuestra  mejor  amiga.  Esos  dos juntos son sensuales y ardientes, y yo misma  he  sido  una  fan  de  ellos  dos  cuando  estaba  escribiendo  sus  escenas  de  amor.  Hay  varios  giros  en  la  historia  también…  pero  no  os  lo  puedo  decir.  ¡Lo  vais  a  tener  que  leer  cuando  salga!  —Gracias,  Eve.  ¡Ha  sido  un  placer!  —digo  mientras  vuelvo  a  guardar  la  libreta  en  el  bolso.  Va a ser genial la entrevista cuando le haga todas  las correcciones y la edite.  Entonces  Alec  se  acerca  a  mí  y  sonríe  con  suficiencia.   —Espero que no te tengas que ir tan pronto.  Hay promesa en su voz, pero no estoy segura de  si me gusta o no… al menos todavía.  —Eh…  —¿Y bien?  —Sí, todavía tengo tiempo —consigo decir.  Dylan  me  sonríe  y  seguidamente  a  Alec.  Oh Dios… Eso no puede traer nada bueno.   —Buena  chica  —pronuncia  él  finalmente  antes  de  que  la  puerta  se  abriera  y  un  tío  con  muchos  músculos y bastante alto entrara. Dios… ¡está pa’  mojar  pan  y  lo  que  no  es  pan!  —Quiero  que  conozcas a alguien…  ¿Ves?  ¡Sabía  que  iba  a  terminar  atada  en  algún  lugar perdido de Seattle!     


31 RomรกnTica'S


ROMÁNTICA’S presenta «El eslabón del Tiempo »

de

CHUS NEVADO

     

  Desde el pasado día 5 de Marzo encontramos disponible en todas las  librerías  digitales  la  opera  prima  de  Chus  Nevado,  «El  eslabón  del  tiempo».  Antes  de  nada  me  gustaría  señalar  que,  siendo  librera,  de  vocación  y  profesión,  el  formato  digital  no  me  gusta.  Yo  necesito  el  olor  a  tinta  impresa  y  el  tacto  del  papel  entre  mis  dedos.  ¡Una  lástima  que  esta  novela solo se encuentre en este formato!  Cuando tuve esta novela entre mis archivos y comencé a leerla me dije:  Nena, tienes algo bueno entre manos. Esta autora, a la que conozco de  los Encuentros RA me ha sorprendido por su amplio vocabulario, por sus  escenas  con  garra  y  por  la  tensión  que  mantiene  a  lo  largo  de  toda  la  novela. ¿Podría haber afinado algo más en algunos momentos? Quizás  sí;  pero  añadiré  que  apunta  excelentes  maneras.  ¡Ya  lo  creo  que  lo  hace!  Escenas donde  la intriga te hace morderte las uñas porque  no se sabe  quién  o  quiénes  se  esconden  tras  ésta  o  aquélla  escena.  Ni  quién  dice  qué  a  quién;  escenas,  que  en  primera  instancia  te  resultarán  incomprensibles pero que con el devenir dices: ¡Joder,  ahora entiendo  por qué! Diálogos ingeniosos y personajes que han traído a mi memoria  a  uno  de  los  más  grandes  escritores  de  todos  los  tiempos:  Alejandro  Dumas.   Leyendo esta novela me he visto transportada a mis años universitarios  porque era como estar leyendo a las grandes de aquella época. Aunque  también agregaré que me entraron ganas de asesinar a Chus por alguna  que otra escena… ya me daréis la razón cuando la leáis, ya. Claro que…   luego  siempre  lo  recompensa  con  alguna  genialidad  sacada  de  la  chistera cual prestidigitador experto en ilusionismo.   Un final atípico para una novela que va más allá del tiempo. En  RománTica’S  nos  alegra  poder  empezar  a  contar  con  ella  como  colaboradora de esta publicación. Vais a disfrutar mucho de la sección  que, hasta la fecha, firmaba Noelia Amarillo: ¿Autoras en el olvido? ¡No  os la perdáis! 

RománTica'S 32

Tras la muerte de su novio, Chloe ha perdido la ilusión de vivir y los recuerdos no dejan de atormentarla. Hasta que un accidente la deja inconsciente y todo cambia... Cuando despierta, su pasado ha desaparecido: la joven se encuentra en un castillo, en pleno siglo XVII, donde sin quererlo se verá envuelta en una trama de conspiraciones. Usada como instrumento para una oscura venganza, conocerá a Cedric, un rudo guerrero cuya familia ha sido víctima de una terrible traición. Aunque odia con toda su alma a ese hombre que le hace sufrir, la hostilidad mutua irá desapareciendo hasta el punto de que él dejará de lado sus obligaciones y la causa por la que lucha, y ella acabará ilusionándose con él. Y pese a que ambos intentarán resistirse, el fuego surgirá. ¿Podrá el amor triunfar sobre el destino?


Como bien sabéis, en el pasado número dimos a conocer la lista de nominados en diferentes categorías a la Rosa RománTica’S 2012. Durante un mes, período que fue del 11 de Febrero al 11 de Marzo, habéis estado votando en nuestra web por vuestros favoritos. Las votaciones han sido LIBRES y hemos procurado que fuesen totalmente LIMPIAS y TRANSPARENTES. Con este fin tomamos las medidas que creímos oportunas y que fueron las siguientes: 1.- Se confeccionaron las encuestas en a través de un programa de control de IPs. 2.- Hicimos que todas las categorías fueran CIEGAS para el votante con el fin de que no se viesen influenciados ni a favor ni en contra por ninguna de las opciones. 3.- Dos personas estuvieron VIGILANDO dichas votaciones a diario. 4.- Las tendencias en TODAS las categorías siempre han sido las mismas. Si una estuvo disputada lo hizo desde el principio y si había un destacado, la progresión ha sido siempre en el mismo sentido. Las categorías, este año, fueron: MEJOR ROMANCE HISTÓRICO: NACIONAL/INTERNACIONAL MEJOR ROMANCE ACTUAL: NACIONAL/INTERNACIONAL MEJOR ROMANCE PARANORMAL: NACIONAL/INTERNACIONAL MEJOR ROMANCE ERÓTICO: NACIONAL/INTERNACIONAL MEJOR ROMANCE JR: NACIONAL/INTERNACIONAL MEJOR AUTORA DEL AÑO: NACIONAL/INTERNACIONAL AUTORA REVELACION: NACIONAL/INTERNACIONAL MEJOR EDITORIAL MEJOR PORTADA Y, ¡cómo no…! Incluimos nueva categoría: MEJOR Ebook / Autopublicación ESPAÑOL Y ahora sí, demos paso a la lista de GANADORES que este años son…

33 RománTica'S


RomรกnTica'S 34


35 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 36


37 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 38


39 RomรกnTica'S


El evento al que asisten desde todos los puntos de España  Editores, autores y lectores de cualquier comunidad autónoma,  provincia o pueblo.  Un evento que ningún fan de la RA se debería perder. 

RománTica'S 40


Y nos volvimos a encontrar…  Las viejas amistades, las nuevas que pasarán a viejas   y así un nuevo año en el que la ROMÁNTICA  volvió a brillar con nombre propio.  Este  año  el  III  Encuentro  RA  tuvo  lugar  los  días  8  y  9  de  febrero.  Dos  días,  en  los  que  las  presentaciones  de  nuevos  libros, los debates sobre los temas del momento y  las charlas  sobre determinados géneros, asuntos que llevan sonando a lo  largo  de  todo  un  año,  ofrecieron  a  todos  los  asistentes  unos  días  entretenidos  donde  sólo,  y  digo  sólo,  se  habló  de  la  Literatura Romántica.  Las cifras sorprenden , pero hacen referencia a una realidad y  es que este género tiene mucha vida: 

175 ASISTENTES  55 ESCRITORES  22 EDITORIALES COLABORADORAS  8 EDITORES  4 LIBRERÍAS (una un punto de venta) 

Para quienes no la conozcáis...  Ella es Merche Diolch,  la promotora de esta  «macrofiesta»   romántica 

Todo empezó un viernes, el 8 de febrero, en la Casa del Libro  de Gran Vía, donde tuvieron lugar las Presentaciones Oficiales  de tres grandes historias:  Olivia Ardey, Bésame y vente conmigo. Ediciones Versátil.  Menchu Garcerán, El Último Carnaval. Editorial Terciopelo.  Lydia Leyte, Los Ojos del Bosque. Editorial Manderley. 

41 RománTica'S


DÍA GRANDE DE LA ROMÁNTICA  Sábado 9 de febrero  Hotel PRAGA 

La autora ARLETTE GENEVE  Ofició de maestra de  ceremonias dando un  discurso de apertura 

Y en el Hotel Praga también estuvimos  presentes gran parte de las componentes  de esta revista  Por supuesto, el «Equipo RA» al completo: con Merche  Diolch al frente, Noelia Amarillo, Violeta Lago y Chus Nevado,  la  última en incorporarse a RománTica’S. Yuliss M. Priego y  Loli Díaz, también estuvieron allí. 

RománTica'S 42


43 RománTica'S


AFORO COMPLETO EN EL III ENCUENTRO RA 

         

PRIMERA MESA  Voces masculinas de la Romántica  Con estos invitados de lujo: Blue Jeans, Carlos Juan Pérez  de Tudela, Javier Romero y Yolanda Quiralte  Las  noticias  de  esta  mesa  fueron  varias  pero  dos  llamaron  poderosamente la atención: Blue Jeans ha firmado con una  productora  de  cine  y  en  junio,  sacará  su  primera  novela  romántica adulta. Fue una mesa muy divertida gracias a las  continuas pullas que se lanzaban sus integrantes. 

SEGUNDA MESA   Autores españoles: ¿Apuesta Editorial?  Carlos Alonso, editor de Pàmies; Consuelo Olaya, editora de  Versátil; Rubén Nowe, editor de Nowevolution y Andrea  Tommasini, jefe de prensa de Terciopelo hablaron sobre las  nuevas publicaciones, donde cada vez más las escritoras  españolas tienen un mayor peso.  Se habló de lo siguiente…  

 

Carlos Alonso  de  Pàmies,  colección  Phoebe  nos  anunció que  El mapa de tus sueños de Teresa Cameselle  saldrá en breve. Escuchamos a Elena Garquín, que con  La Heredera, es la primera autora española en publicar  con Phoebe.   Rubén  Nowe  de  Nowevolution,  nos  anunció  que  pronto  podremos  disfrutar  de  nuevas  autoras  españolas  en  su  sello:  Moruena  Estringana  con  Me enamoré mientras dormía; Brianna Callum con una novela  sobre  Highlanders,  y  Helena  Nieto  con  Tras los besos perdidos.  Consuelo  Olaya  de  Versátil,  nos  anunció  que  Olga  Salar publicará con ellos, Íntimos enemigos.  Andrea  Tommasini  nos  anunció  que  el  próximo  libro  de  Arlette  Geneve,  se  publicará  pronto,  bajo  el  título  de Vindicatio; y también se habló de la nueva novela de  Noelia Amarillo, El Sacrificio del Verdugo. 

RománTica'S 44


TERCERA MESA  El Camino de un Escritor  Tuvo lugar tras la comida. En ella las autoras Anna  Casanovas, Regina Roman, Pilar Cabero y Marisa Tonezzer,  editora de Vergara, no pararon de dar Exclusivas RA.  Pero  antes,  la  escritora  Chus  Nevado,  nos  habló  de  su  novela, El Eslabón del Tiempo; una historia que vería la luz a  través de Zafiro, sello digital de Planeta, este mes de marzo.  Y,  a  continuación,  gracias  a  la  Ediciones  B  se  repartió  un  catálogo,  donde  los  asistentes  pudieron  conocer  las  próximas publicaciones:   

En marzo  tendremos  la  nueva  novela  de  Ana  Iturgaiz,  Acordes de seda.  En  mayo  se  publicará  Cadena de Favores  de  Marisa  Grey,  finalista  del  III  Premio  Vergara  Rincón  de  la  Novela Romántica.   

Y, las Exclusivas RA   

45 RománTica'S


LA MESA MÁS ESPERADA DE TODAS,

«EL BOOM DE LA ERÓTICA»,  QUE, POR SUPUESTO, NO DEFRAUDÓ

.

CUARTA MESA  El boom de la erótica  Mesa que contó con la moderación de Noelia Amarillo,   y la participación de Megan Maxwell y Noe Casado.  Donde  se  charló  del  año  literario  que  nos  ha  rodeado,  donde  la  erótica  ha  brillado  con  nombre  propio;  además  Noe Casado habló de su próxima novela, A Contracorriente,  último  Premio  Terciopelo  y  Megan  Maxwell  mencionó  que  llevaba muchas, muchas ediciones de Pídeme lo que quieras  (no os digo que número dijo en ese momento porque a día  de hoy lo ha superado con creces). 

Premios AURA  Tras  ello  y  para  sorpresa de  muchos,  tuvo  lugar  la  entrega  de los I  Premios AURA.  Unos galardones que se otorgaron  las propias autoras de romántica, y que habla de unidad, de  excelencia, de compañerismo... 

Finalistas del AURA 2013  Ángeles Ibirika y Noelia Amarillo. 

Ganadora del premio AURA 2013  Megan Maxwell.  A la espera de un IV Encuentro RA me despido… 

RománTica'S 46


IV Premio de Novela Romántica El Rincón De La Novela Romántica

Vergara y la web El Rincón de la Novela Romántica convocan al IV Premio de Novela Romántica Vergara, un sello editorial perteneciente a Ediciones B (Grupo Zeta), lidera la publicación de novelas románticas modernas desde comienzos de los años ochenta. Por su parte, El Rincón de la Novela Romántica es una web dedicada a este género literario desde hace más de una década y cuenta con un gran número de seguidores en España y Latinoamérica. En su primera edición, en 2010, el Premio fue declarado desierto. En cambio, en la segunda, convocada el año siguiente, el Premio recayó en la novela Cuando el corazón perdona, de la valenciana Ruth M. Lerga, y fue primera finalista Bajo las estrellas, de la vizcaína Ana Iturgaiz. La tercera edición (2012), tuvo como ganadora la novela La marca del guerrero, de la mallorquina Rowyn Oliver, y primera finalista Cadena de favores, de Marisa Grey, que nació en París y vive en Murcia. Todas las novelas mencionadas han sido publicadas excepto la última, que Vergara publicará en mayo de 2013. El Premio Vergara-El Rincón de la Novela Romántica es hoy uno de los referentes más sólidos dentro del género y una verdadera garantía para los lectores, que continúan prodigando elogios a las novelas distinguidas con este Premio en los foros y blogs.

1.

2. 3. 4. 5.

6. 7. 8.

BASES DEL PREMIO Podrán optar al IV Premio de Novela Romántica las novelas románticas escritas originariamente en lengua española, con una extensión mínima de 250 páginas de tamaño DIN A4, escritas a doble espacio con tipografía Times New Roman de cuerpo 12 (aproximadamente 450.000 caracteres con espacios). Las novelas románticas estarán dirigidas a lectores adultos, y podrán ser históricas o de contexto contemporáneo, o pertenecer a alguno de los siguientes subgéneros: fantasía romántica, romántica paranormal o romántica erótica. Sin embargo, no se admitirán novelas de géneros afines como el conocido como chick lit (comedia romántica) o la novela sentimental. Podrán optar a este Premio autores de cualquier nacionalidad y sexo, siempre que sean mayores de edad y que su obra esté escrita en español. Este certamen está abierto tanto a autores noveles como a autores ya publicados. Se admitirá un solo manuscrito por autor. Al optar a dicho Premio, el concursante garantizará que se trata de una obra inédita (es decir, que no haya sido publicada en cualquier formato, incluido el digital en todos sus formatos, como Word, pdf, Epub, etcétera, considerándose publicado el estar o haber estado disponible a través de internet), que su autoría le corresponde en exclusiva y que no es copia ni modificación de ninguna otra, así como que la misma no concurre simultáneamente a ningún otro premio ni ha contraído compromiso alguno con un tercero sobre los derechos de dicha obra. Se recomienda el registro previo de la obra en el Registro de la Propiedad Intelectual. El jurado del Premio estará compuesto por profesionales especializados en literatura romántica: Nieves Hidalgo, Lola Gude, Laura Socías, Marisa Tonezzer y Esther Ortiz. El fallo, inapelable, se hará público a través de la página web www.rnovelaromantica.com y la página web de Ediciones B: www.edicionesb.com durante el mes de diciembre de 2013. El Premio no podrá ser repartido entre dos o más novelas y podrá ser declarado desierto. Las obras deberán ser enviadas en archivo PDF por correo electrónico a la dirección

47 RománTica'S


infoelrincon@yahoo.es, acompañadas de un PDF separado en el que el autor manifieste que acepta todas y cada una de las cláusulas de las presentes bases e incluya sus datos personales, número de documento de identidad, dirección postal y teléfono de contacto, así como una breve reseña biográfica y una sinopsis de la obra presentada.

9. 10. 11. 12. 13. 14. 15. 16.

Los participantes podrán usar seudónimo, siempre y cuando en la presentación consten los datos reales y no se envíen más de un manuscrito por autor. La cuantía del Premio será de 2.000 euros, suma que será considerada como anticipo por la cesión, en exclusiva, de todos los derechos de edición a Ediciones B, S.A. y conllevará la edición y publicación de la obra premiada por parte de dicha editorial, en cualquiera de sus sellos. El ganador se compromete a suscribir con Ediciones B el contrato de cesión que se le presente al efecto para dicha obra. Ediciones B publicará la obra en la fecha que considere conveniente, y a más tardar en el plazo de un año a partir de la fecha de publicación del fallo mencionado en la cláusula 6. El plazo de entrega de originales comenzará el 1 de marzo de 2013 y finalizará el 31 de julio de 2013. La presentación al Premio supone la aceptación íntegra e incondicional de estas bases por parte del concursante, así como la imposibilidad de retirada de cualquier obra que haya sido presentada en debida forma antes de que se haga público el fallo. Ediciones B, S.A. tendrá una opción preferente sobre cualquier novela presentada a este Premio, resulte o no ganadora, que podrá ejercitar mediante presentación al concursante del correspondiente contrato dentro de los seis meses siguientes a la publicación del fallo del Premio. No se mantendrá correspondencia de ninguna clase con los autores que se presenten al Premio. Una vez fallado el Premio, los archivos de los originales no premiados se destruirán. De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999 sobre Protección de Datos de Carácter Personal, los datos obtenidos a través de la presente convocatoria se incorporarán a un fichero responsabilidad de la empresa Ediciones B, S.A. y serán tratados de acuerdo con la normativa vigente. Los interesados podrán ejercitar los derechos de acceso, rectificación, modificación y oposición dirigiéndose a Ediciones B, S.A., en Consell de Cent 425-427, 08009 Barcelona.

25 de febrero de 2013

RománTica'S 48


2 NUEVOS PERSONAJES  

«A contracorriente»       

Cuando escribí  esta  historia,  allá  por  la  primera  del  2011,  acababa de recibir una noticia  que  me  dejó  impresionada:  iban  a  publicarme  mi  primer  libro.  Una  noticia  que  no  esperaba,  pues  hasta  ese  momento  las  historias  que  escribía  lo  eran  sólo  para  mí.  Animada  me  puse  con  «A  CONTRACO‐ RRIENTE»,  y,  como  muchas  escritoras,  con  la  idea  de  que  algún día fuera publicada.  Y esa era la idea inicial cuando  la  presenté  al  certamen  de  novela  romántica  de  Tercio‐ pelo,  poder  mostrar  el  manuscrito,  e  imaginad  mi  sorpresa  cuando  me  comuni‐

caron que era considerada por  el  jurado  como  merecedora  del premio.  Significó  para  mí  mucho  más  que  la  confianza  que  implica  creer  en  el  proyecto  que  presenté  y  darle  vía  libre,  pues  conceder  el  premio  a  A  CONTRACORRIENTE  implicaba  un  reconocimiento  extra  a  mi  trabajo.  Cuando  me  llamaron  de  la  editorial, simple y llanamente,  me  quedé  sin  palabras;  mis  dudas,  mis  inquietudes  pasa‐ ron  inmediatamente  a  un  segundo  plano  y  lo  que  empezó  como  unas  cuentas  ideas en mi cabeza pasó a ser  una realidad. 

NOE CASADO  Ganador VII Premio TERCIOPELO Debo  ser  justa  y  mencionar  a  unas  amigas  y  escritoras  que  resolvieron  mis  dudas  y  quin‐ ce  días  antes  de  expirar  el  plazo de presentación me ani‐ maron  y  me  ayudaron  a  mandar a paseo mi indecisión.  Ahora  sólo  espero  que  tod@s  quienes  se  animen  a  leerlo  lo  disfruten,  se  impliquen  en  la  historia  y  acaben  recordando  a su personajes con cariño.  La  historia  arranca  en  1927,  justo  en  la  fiesta  del  veinte‐ cinco  cumpleaños  de  Saman‐ tha, donde va a hacerse oficial  la  decisión  de  su  padre  y  dónde  ella  empezará  a  tomar  decisiones,  aumentando  su  responsabilidad.

Ella… SAMANTHA BOSTON  Creo  que  en  esta  historia  no  hay  una  pareja  protagonista,  quien  brilla  con  luz  propia es ella: la heredera, Samantha. Una mujer a quien le ha tocado vivir una  época muy especial.  Los años veinte supusieron, entre otras cosas, la primera y verdadera revolución  femenina (en algunos países se aprobó el voto femenino, aunque luego muchos  regímenes totalitarios europeos jorobaron ese gran avance) y por fin muchas de  ellas pudieron salir del ostracismo y mostrar públicamente sus habilidades.  Samantha va a ser una de ellas, a pesar de tener un hermano varón (quién por  lógica debía heredar) va a ser ella, tras la renuncia de Alfred (ya le conoceremos  en un futuro) quien siga la tradición familiar y acabe ocupando el puesto de su  padre.  Por  supuesto,  cuenta  con  el  apoyo  incondicional  de  toda  la  familia  y  se  está  preparando, junto con su progenitor, para llevar las riendas del negocio familiar.  A nadie le sorprende que la decisión tomada por el patriarca, Samuel Boston, sea  cuestionada  fuera  de  los  círculos  íntimos.  Todos  creen  que  es  una  decisión  irresponsable, pero lo que nadie espera encontrar es una especie de «enemigo  interno» o como Samantha le define: abogado pelota.  En su vida personal no hay muchas experiencias memorables, sí es cierto que de  haber querido estaría casada hace tiempo, pues ha tenido y tiene una larga fila  de pretendientes, a los cuales rechaza porque sabe que no se interesan por ella  como mujer.  Así  que  va  a  tener  que  aprender  a  jugar  con  las  reglas  de  los  demás  y  sacar  partido.  Cierto  que  no  posee  la  experiencia  y  que  tropezará  en  más  de  una  ocasión,  no  obstante  en  vez  de  enfadarse  o  de    dar  marcha  atrás,  aprenderá  a  sacar partido de sus errores y poco a poco dominar el arte de negociar y salirse  con la suya, utilizando las armas que encuentre a su alcance. 49 RománTica'S


ASÍ SON ELLOS…   

Él es… JAMES ENGELS 

Y él también… SEBASTIAN WESLEY 

También conocido  como  abogado  pelota,  es  un  hombre hecho a sí mismo, que cree en el esfuerzo  para  lograr  los  objetivos  y  que  por  lo  tanto  considera  un  suicidio  dejar  en  manos  de  una  mujercita  ignorante  las  riendas  de  uno  de  los  bancos más importantes del país. 

Es el  hijo  de  una  familia  de  aristócratas.  El  mejor  amigo  de  Samantha,  su  confidente  y  su  eterno  prometido.  Las  familias  de  ambos  estarían  encantadas de verles casados. 

Un apoyo  incondicional  para  Samantha,  ya  que  él  conoce perfectamente la  responsabilidad que se le  No comprende cómo un hombre al que admira y es  exige a un heredero.  fiel  por  encima  de  cualquier  duda  va  a  ceder  su  Es un «cordero» con piel de «lobo», representa a la  puesto  a  Samantha,  a  la  que  considera  una  perfección su papel de vividor, ya que le conviene,  incompetente, entre otras cosas.  pero muy pocos llegan a conocerle.  Puede que muchos le vean como un perro faldero,  Ambos  no  creen  que  puedan  ser  algo  más  que  de  los  que  hacen  cualquier  cosa  por  agradar  a  su  amigos,  se  conocen  desde  niños  y  no  existe  entre  jefe, pero la realidad es bien distinta. Es el primero  ellos ningún interés sexual.  que  abiertamente  admite  la  inconveniencia  de  tal  decisión y por ello entablará una especie de guerra  ¿O sí?   verbal  con  la  heredera,  de  la  que,  debido  a  su  experiencia, saldrá victorioso.  Nunca  comete  errores,  siempre  está  bien  informado y aunque sabe que en cuanto Samantha  asuma  la  dirección  del  banco  él  estará  en  la  calle,  trabaja  incondicionalmente,  procurando  cumplir  con sus obligaciones.  Hasta que mete, y no la pata, precisamente y tiene  que  asumir  su  error  e  intentará  salir  lo  menos  perjudicado,  valiéndose  de  su  experiencia  y  de  sus  habilidades. 

Y el resto del elenco…  Alfred, el hermano de Samantha. Tiene su lucha personal por salirse  de la tradición familiar. Ha seguido su vocación y estará ahí cuando  se le necesite, apoyando a su hermana mayor.  Gabrielle,  la  pequeña  de  la  familia.  La  más  romántica,  la  más  soñadora y la única de los tres hermanos que no aspira a tener una  profesión. Sueña con casarse lo antes posible con su novio de toda la  vida y tener hijos.  Los padres de ella. Un matrimonio sólido que tras más de veinticinco  años  juntos  parecen  estar  como  el  primer  día,  aunque  en  algunas  cuestiones  nunca  se  pondrán  de  acuerdo.  Un  apoyo  incondicional  para sus hijos.  Los Wesley. Son los mejores amigos de la familia. Desearían ver a su  hijo  mayor  casado  con  Samantha  e  intentarán  convencerle,  pero  al  final dejarán que los implicados decidan por sí mismos, interviniendo  de vez en cuando.

RománTica'S 50


51 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 52


La mano  morena,  con  una  perfecta  manicura,  pulsó  el  botón  de  parada  del  ascensor  provocando  un  pequeño  temblor  en  todo  el  habitáculo.  El  hombre  se  giró  hacia  el  otro  ocupante y dejó que sus ojos, de un azul eléctrico, la recorrieran de arriba abajo.   Hacía años que unas curvas femeninas como aquellas no alteraban su sangre. Su pecho  voluptuoso, atrapado por la cazadora negra que conseguía mostrar más que tapar, y sus largas  piernas,  embutidas  en  unos  ajustados  vaqueros  desteñidos,  iban  parejas  a  un  redondeado  trasero que le había hipnotizado en el mismo instante en el que entró en su despacho.   Un  mohín  en  los  labios  de  la  joven  contradecía  los  sentimientos  que  pugnaban  por  escapar  de  sus  ojos  verdes.  La  ira  contenida,  acompañada  de  la  excitación,  el  peligro  y  una  pizca de diversión, le habían cautivado.   El hombre, de una estatura considerable y porte varonil, irradiaba fuerza, poder y pasión  controlada. Vestía un traje de corte impecable, de color negro, que contrastaba con la camisa  blanca  que  se  adhería  a  sus  músculos.  Se  aflojó  el  nudo  de  la  corbata  oscura  y  dejó  que  sus  dedos se detuvieran en su cabeza rapada, mientras soltaba el aire que retenía y se aproximaba  hasta el otro ocupante del elevador.   Sus respiraciones acompasadas aumentaban según los minutos se alargaban.   Las  manos  masculinas  atraparon  el  casco  de  motorista  que  aún  portaba  ella,  dejando  que una cascada de rizos pelirrojos cayera sin control sobre sus hombros, provocando un jadeo  de excitación.   —Rojo… —Agarró uno de los largos mechones y se lo acercó hasta la nariz aguileña, para  aspirar su dulce aroma—. Fuego…   Sus miradas chocaron de nuevo mientras sus resuellos se entrelazaron.   Con  lentitud,  ella  se  deshizo  de  los  guantes,  atrapó  la  cremallera  de  su  chaqueta  de  cuero  consiguiendo  que  el  ruido  metálico,  al  bajar  poco  a  poco,  resonara  entre  las  cuatro  paredes de espejo.   Sus ojos verdes descendieron hasta la férrea boca para a continuación posarse sobre la  mirada eléctrica.   Una  de  las  manos  masculinas  se  colocó  en  la  nuca  de  ella  y  la  otra,  con  suavidad,  se  asentó sobre la cadera dejando que sus experimentados dedos acariciaran la nívea piel, visible  entre la camiseta y la cinturilla del vaquero.   Las uñas moradas tiraron de la corbata negra, acercando más a su dueño, consiguiendo  que sus cuerpos se amoldaran. Su osada cadera se arqueó levemente atrayendo el miembro ya  erecto, que se acomodó sin ningún problema a la curva sinuosa.   Él tiró de la roja cabellera y levantó su rostro.   —Fuego… —susurró mientras su boca se posaba hambrienta sobre la de su pareja.   La  energía  explotó  en  una  lucha  sin  igual,  en  la  que  las  manos  buscaban  una  mayor  proximidad,  deshaciéndose  de  la  ropa  que  les  molestaba  y  que  impedía  palpar  sus  cuerpos,  uno delicado y suave, el otro fuerte y poderoso.   La camiseta rosa acabó remangada, por encima de su voluptuoso pecho, dejando visible  un  sostén  negro  que  atrajo  sin  demora  la  boca  de  él.  Se  asentó  sobre  uno  de  los  enhiestos  pezones  que  sobresalían  sobre  el  fino  encaje,  para  a  continuación  saltar  sobre  su  gemelo  y  martirizarle con sutiles lametones, succiones y pequeños mordiscos, provocando en su dueña  gemidos  que  alcanzaban  un  alto  volumen,  según  adquiría  una  mayor  intensidad  la  atención  masculina.  

53 RománTica'S


Las falanges  morenas  se  deshicieron  del  botón  del  vaquero  con  cierta  prisa,  adentrándose  con  facilidad  a  través  de  la  tela  negra  del  tanga,  enredándose  con  el  vello  del  pubis, mientras la boca seguía entretenida lamiendo el pecho.   Las manos de ella no se quedaron atrás.   Con  cierta  avidez,  se  sumergieron  por  debajo  de  la  camisa  blanca  y  acariciaron  cada  músculo del tórax y del estómago, para perderse por su firme espalda, donde hincó las uñas  cuando  los  dedos  se  adentraron  un  poco  más  por  su  húmeda  vulva,  arrancándole  gritos  de  satisfacción  que  acalló  al  morder  el  cuello  del  causante  de  sus  delirios,  mientras  sus  ojos  se  quedaban prendados en la imagen que le transmitía el espejo de la pared de enfrente.   Una imagen que no quiso analizar.   Con  hambrienta  necesidad,  trasladó  sus  delicadas  manos  hasta  el  pene  erecto,  que  pugnaba en una lucha silenciosa por salir de su cárcel de tela. Desabrochó el cinturón de piel,  facilitando  el  acceso  hasta  una  abultada  entrepierna  que  por  el  grosor  y  el  tamaño,  podría  conseguir saciar los deseos más innombrables de cualquier mujer.   Comenzó  a  acariciar  el  ancho  falo,  primero  con  lentitud  para  adquirir  una  mayor  velocidad a medida que los movimientos de su dueño se incrementaban.   Uno  de  los  dedos  del  hombre  se  hundió  un  poco  más  entre  los  mojados  pliegues  vaginales hasta que se sumergió en el interior de ella, provocándole un sutil temblor que   le llevó a atrapar con más fuerza la polla y empezar a moverla ofreciéndole más placer.  A  ese  dedo,  le  siguieron  dos  más  al  mismo  tiempo  que  salían  y  entraban  arrancándole  exigentes gemidos.   La mirada azul buscó la de la mujer.   Una pícara sonrisa emergió en su cara cuando observó cómo ese gesto testarudo que le  había atraído en su despacho, había sido sustituido por el de puro deseo.   Atrapó  los  rosados  labios  y  dejó  que  su  lengua  voraz  jugara  con  la  de  ella,  mientras  ambos seguían sumidos en proporcionar placer al otro.   Desesperada, la mano libre del hombre descendió por su estómago, hasta que se perdió  entre  la  tela  del  tanga  y  se  asentó  sobre  su  clítoris  para  pellizcarlo,  acariciarlo,  mimarlo…  mientras la otra se adentraba en su vagina, acompasando los movimientos a los de la joven.   Le volvía loco.   Las  uñas  moradas  recorrían  su  verga  con  delicadeza  unas  veces,  para  pasar  a  atrapar  toda su longitud y conseguir, con el roce de su prepucio, al bajar y subir, transmitirle multitud  de sensaciones que le ponían a mil.   De pronto, el resonar de un fuerte golpe les detuvo.   —¿Están bien? —dijo alguien desde fuera del ascensor.   Se miraron.   La  mujer  alejó  las  manos  del  pene  y  las  apoyó  en  el  tórax  del  hombre  empujándole  levemente, para a continuación bajarse la camiseta y abrocharse los pantalones.   Él, inmóvil, la observó. Su mano se posó en la rasurada cabeza y soltó el aire que retenía,  para volverse hacia las puertas del elevador mientras se recolocaba la ropa.   —Sí —contestó a regañadientes al inoportuno conserje.   Vio cómo su compañera, tras subirse la cremallera de la cazadora, recogía el casco del  suelo y se apoyaba en la pared. Pulsó el botón de la planta baja y el ascensor reanudó el corto  descenso.   Cuando las puertas se abrieron, la mujer pasó por su lado y le ordenó.   —No te acerques a mí.   Su  andar  elegante  la  alejó  del  hombre  trajeado,  quien  intentaba  contestar  al  interrogatorio del portero mientras la seguía con su mirada.   ©Aileen Diolch 

RománTica'S 54


El clamor de los aplausos se esparcía por cada uno de los rincones del teatro, lleno hasta los  topes.  Los  actores  estaban  saludando  al  público  como  hacían  después  de  cada  función;  el  director de la orquesta asomaba su cabeza desde el foso y, tras agradecer aquellos aplausos  con  un  gesto  de  asentimiento,  invitaba  a  los  demás  músicos  a  ponerse  en  pie.  Ese  era  su  momento predilecto. Cada noche, Oscar esperaba ansioso aquel instante en el que la veía en  todo  su  esplendor  haciendo  reverencias  al  público  desde  el  centro  del  escenario  luciendo  siempre  su  mejor  sonrisa.  Sabía  que  era  inalcanzable,  toda  una  estrella:  al  contrario  que  él,  sólo  uno  de  los  tantos  violinistas  que  se  hallaban  ocultos  bajo  el  entarimado  de  madera  del  teatro.   Como todas las noches, ella recibiría un enorme ramo de flores en su camerino, leería la  tarjeta  con  el  mensaje  anónimo  y  las  pondría  en  agua  en  uno  de  los  múltiples  jarrones  que  tenía para ello. Oscar anhelaba que algún día se despertara en ella el deseo de conocer a aquel  admirador anónimo que le enviaba flores día tras día, actuación tras actuación, pero ella era  fría  como  un  témpano  y  jamás  había  hecho  comentarios  al  respecto,  ni  siquiera  con  sus  compañeros  de  reparto.  Las  castas  estaban  muy  bien  delimitadas  en  aquella  compañía.  Por  encima  de  todo  destacaban  los  protagonistas,  los  que  tenían  un  papel  importante  en  la  representación.  Después,  los  actores  de  reparto  y  los  bailarines.  Detrás  de  ellos  estaba  el  director de la orquesta y, por último, los músicos, aquellos seres que llegaban con su estuche  en  la  mano,  se  sentaban  en  el  foro  para  afinar  sus  instrumentos  y  se  marchaban  sigilosos  cuando acababa la función. Nadie se fijaba en ellos. Lo que había en el foso no importaba para  los  que  actuaban  sobre  el  escenario,  siempre  y  cuando  las  melodías  quedasen  perfectas  y  afinadas. Sólo se   dirigían al director en las escasas ocasiones en las que había habido algún pequeño fallo,  pero jamás a los componentes de la banda.   Oscar era uno de los «invisibles», y ella… Ella, la reina del escenario. El musical My fair  lady llevaba ya seis meses en cartel; alguno menos de los que él llevaba sufriendo por Rebeca.  Aquel  día,  mientras  ellos  afinaban  sus  instrumentos,  vio  subir  al  escenario  a  la  mujer  más  hermosa que había conocido en su vida. Iba a interpretar a Eliza Doolittle, y desde ese instante  supo  que  sería  imposible  acercarse  a  ella.  Tenía  una  esbelta  figura,  debida  sin  duda  a  su  profesión de bailarina, y unos rizos morenos que enmarcaban unas facciones delicadas. Pero lo  que  más  le  llamó  la  atención  fueron  sus  ojos:  unos  ojos  del  color  del  chocolate  puro,  ligeramente rasgados, rodeados por unas largas y espesas pestañas negras.   En  ningún  momento  Rebeca  había  dado  muestras  de  ser  una  persona  engreída;  sin  embargo, se había adaptado a la perfección a los roles que el resto de la compañía marcaba y  sólo se juntaba con los actores principales. Ellos comían aparte, hablaban aparte y salían juntos  sin permitir el acceso a su grupo a los demás miembros.   Los  ensayos  se  sucedían  día  tras  día,  y  Oscar  intentaba  llegar  siempre  de  los  primeros  para poder disfrutar más tiempo de Rebeca. Adoraba sus gestos, la forma en que se tocaba el  pelo y los movimientos delicados que hacía cuando se movía por el escenario, como un cisne  majestuoso. Pero ella no reparaba en su presencia.   El día del estreno le envió un ramo de  flores con una tarjeta sin  firmar, en la  que  una  sola  palabra  escrita  en  letras  doradas  destacaba  sobre  el  rojo  de  la  cartulina:  «Magnífica».  Aquel día estuvo remoloneando por el teatro con la excusa de que una de las cuerdas de su  violín se había desgastado, con la secreta intención de esperarla a la salida y preguntarle si le  habían  gustado  las  rosas;  entonces  la  vio  salir  del  brazo  del  actor  que  interpretaba  a  Mr.  Higgins.  Subían  los  escalones  que  daban  al  pasillo  de  los  camerinos  riendo  en  voz  baja,  muy 

55 RománTica'S


enfrascados en una conversación a base de susurros que sólo ellos escuchaban, y Oscar se dio  cuenta de que, para él, Rebeca era inalcanzable. No obstante, había seguido enviándole rosas  día tras día, semana tras semana, siempre con la misma tarjeta.   Hoy  había  sido  la  última  función.  La  compañía  descansaría  unos  meses  y  luego  comenzaría su gira por otras ciudades, pero a los músicos no les habían renovado el contrato.  Los actores y bailarines continuaban, aunque  contratarían una nueva orquesta en cada lugar  de  destino  porque,  según  la  política  del  empresario,  era  mucho  más  barato  que  pagar  los  desplazamientos de tanta gente. Esa sería la última vez que tendría la oportunidad de cruzarse  con ella, de decirle lo que sentía. Y allí estaba, como un tonto en el fondo del foso, mirándola  con ojos embelesados y sin atreverse a decir ni una palabra.   Con  el  fin  de  no  alargar  su  agonía,  se  dispuso  a  recoger  su  violín  mientras  el  público  abandonaba el teatro. Si tenía suerte, acabaría rápido y saldría corriendo de allí. Nadie vería la  desolación en sus ojos, nadie apreciaría su tristeza. Sin quitarse siquiera la pajarita del traje, se  colgó el estuche al hombro y se dirigió a la puerta de salida del personal con la mirada clavada  en el suelo. A mitad del pasillo, una silueta se interpuso frente a él. Rebeca le estaba cortando  el paso.   —¿Se puede saber dónde vas tan rápido?   Oscar  se  quedó  mudo  de  la  impresión.  Ella  le  había  dirigido  la  palabra:  a  él,  a  un  «invisible».   —Me… me voy a casa —tartamudeó.   —¿No te vas a venir a tomar unas copas con todos? Es lo tradicional el día de la última  función.   Le  estaba  ofreciendo  en  bandeja  la  oportunidad  de  pasar  más  tiempo  con  ella,  pero  Oscar  pensó  que  no  era  prudente.  ¿De  qué  serviría?  Al  final,  Rebeca  se  marcharía  con  otro,  como hacía siempre, y él se quedaría a solas con sus pensamientos y sumido en una enorme  tristeza.   —No. Es mejor que me vaya. Creo que ya hemos terminado…   —Tú y yo ni siquiera hemos empezado —le dijo sonriente—. A pesar de que llevas seis  meses enviándome flores.   Oscar palideció al escucharla.   —¿Qué quieres decir? —preguntó con voz temblorosa.   —¿No pensabas decírmelo nunca? ¿Tenías intención de dejar que me marchase así, sin  más? ¿No ibas a confesarme que todos los ramos de rosas que he recibido a lo largo de este  tiempo han sido siempre tuyos?   —No, yo…   —Oscar, vente a tomar una copa con nosotros —agregó mientras le tomaba del brazo,  sin darle opción a replicar—. Estaremos un rato con los demás, y después tú y yo nos iremos a  algún  sitio  donde  podamos  hablar  con  tranquilidad,  donde  me  puedas  explicar  el  motivo  de  tantas flores, y donde yo te pueda confesar en secreto que me gustas.   Se  quesó  blanco  como  el  papel.  Rebeca  conocía  su  nombre,  sabía  que  había  sido  él  quien le enviaba las rosas a diario y… ¡acababa de confesarle que le gustaba! Se sentía incapaz  de soltar las palabras que llevaba tanto tiempo deseando decir, pero ella se lo puso fácil.   —No le des más vueltas. Tenemos mucho de qué hablar. —Se paró y depositó un suave  beso en sus labios—. ¡Vamos! ¡Nos están esperando!   Y tirando de él, lo condujo hacia la salida. Oscar se dejó llevar mientras, poco a poco, en  sus ojos comenzaba a despuntar un brillo de esperanza.   ©Violeta Lago 

RománTica'S 56


Había que  reconocer  que  a  pesar  del  tatuaje  que  le  ocupaba  más  de  media  espalda,  el  chico estaba para comérselo. Victoria estaba embobada mirándole el trasero que gracias a  Dios no tenía tatuado. Era consciente que se había equivocado de vestuario, pero en esos  momentos le importaba bien poco, a decir verdad, casi que agradecía el descuido que le  había permitido disfrutar de semejante espécimen masculino.  Si sus amigas la vieran ahora, atontada por unos pectorales y unas prietas nalgas,  seguro que renegaban de ella, y la echaban con viento fresco del recién inaugurado club  de solteras.  Las  tres  habían  decidido  que  los  hombres  debían  quedar  fuera  de  sus  vidas  (al  menos de momento) Marta se había divorciado dos meses después de casarse con quien  había  creído  un  dechado  de  perfección,  Alicia  ni  siquiera  había  llegado  a  pisar  la  vicaría  cuando  descubrió  que  Ernesto  se  tiraba  a  la  cuarta  en  discordia,  la  amiga  que  se  había  quedado en el camino. Lo de Victoria era otra historia, no conseguía novio ni solicitándolo  a San Antonio. Su lengua viperina espantaba al más pintado que se atreviera a acercársele,  a pesar de su larga melena rubia, sus ojos azules y su carita de no haber roto un plato en la  vida, era de las que destrozaban la vajilla solo con abrir la boca.  El  moreno  y  su  tatuaje  se  dieron  la  vuelta  en  la  ducha  para  enjuagarse  el  pelo,  topándose con la mirada interesada de la mujer:  —¿Te gusta lo que ves? —Preguntó mirándola fijamente.  —Hombre, no estás mal. Pero qué quieres que te diga, he visto cosas mejores — Respondió ella sin parpadear siquiera por tamaña mentira.  Él rompió a reír, ni siquiera se había inmutado cuando la había pillado mirándole  con  descaro.  Además  era  un  bombón,  llevaba  un  conjunto  elástico  negro  que  se  le  ajustaba  a  las  curvas  como  un  guante.  Intentó  pensar  en  otra  cosa,  ¡mierda!  Estaba  desnudo y no era plan ser tan explícito   —Lástima  la  tinta.  —Comentó  para  sí,  dándose  la  media  vuelta  y  saliendo  por  la  puerta del vestuario de chicos, molesta por no poder quedarse a mirar un poco más.    Media  hora  después,  Victoria  salía,  esta  vez  del  vestuario  de  mujeres,  perfectamente  arreglada  y  todavía pensando  en el  dragón que  había  visto  tatuado  en el  cuerpo  fibrado  y  musculado  del  tipo  de  antes,  ¿sería  un  Hocicorto  sueco,  un  Ridgeback  noruego o un Colacuerno?  —¡Mierda! —Gruñó de forma poco femenina.  Si  había  algo  que  podía  dejarla  días  sin  dormir  era  un  hombre  interesante  y  un  misterio, y de repente se había topado con los dos a la vez. ¿De qué maldita raza era el  dragón? Volvió a darle vueltas en su cabeza.  Desde  luego  lo  que  no  se  esperaba  era  encontrarse  con  el  dueño  del  animal  plantado en la puerta del vestuario de chicas esperándola.   —¿No  me  digas  que  de  verdad  creías  que  nuestra  agradable  conversación  había  terminado?  —Por supuesto —Respondió alzando la nariz. 

57 RománTica'S


—Pues no ha hecho más que comenzar. Vamos rubita, te invito a un café o lo que  se tercie.  Victoria  ni  siquiera  fingió  dudar,  el  maldito  lagarto  de  su  espalda  la  tenía  obsesionada,  necesitaba  descubrir  a  qué  raza  pertenecía  y  para  ello  tenía  que  volver  a  verlo, que el dragón estuviera en una zona tan íntima era una deliciosa casualidad que no  pensaba compartir con sus amigas.  —Oye,  una  duda.  ¿De  qué  raza  es  tu  dragón?  —preguntó  con  estudiada  indiferencia.  —No te parece una pregunta demasiado íntima para nuestra primera cita. —Dijo él  con una sonrisa.  —¿Primera cita? ¡Estás loco! Ni siquiera sé cómo te llamas. —Comentó apartando  con afectación su cabello del rostro.  —Me llamo Marcos y si quieres que te diga cuál es la raza de mi dragón vas a tener  que cenar conmigo. Varias veces.  —¿Si acepto me lo dirás?  —Por supuesto.  —Cómo sé que no mientes, no nos conocemos.   Marcos se tomó con calma la tarea de responderle, una serie de imágenes con las  que subsanar el problema, invadieron su mente.  —En realidad me conoces íntimamente.   —No lo suficiente. —Replicó Victoria, recostándose en la pared de los vestuarios.  —Me  encanta  que  pienses  eso.  —Dijo  al  tiempo  que  la  asía  por  la  cintura  y  devoraba su boca con intensidad.   El  ruido  de  fondo  del  gimnasio  desapareció  en  cuanto  sus  labios  se  rozaron,  Victoria  se  pegó  al  cuerpo  masculino  descubriendo  que  era  tan  duro  como  había  imaginado. Recordando que su trasero estaba libre de dibujos puso sus manos sobre él y lo  presionó clavando los dedos en la tersa carne que tantas ideas locas le había inspirado.  —¿Te apetece que sigamos conociéndonos mejor en otro lado?   —Me dirás de qué raza es.  —Qué tal si lo descubres por ti misma. —Propuso Marcos—. Estoy seguro de que si  te fijas bien lo descubrirás  —Eso suena casi mejor.  ©Olga Salar  Trilocuento «Pacto entre amigas»   

RománTica'S 58


Querida Paula: Como ves, no he olvidado tu nombre. De hecho, no he podido quitármelo de la cabeza desde entonces, hacía tiempo que alguien no llamaba mi atención de aquella manera. ¡Y de qué manera…! Entraste en mis pensamientos sin preguntar, para qué, ¿cierto? A veces sobran las preguntas, e incluso las palabras, pensarías; basta con una mirada cómplice o un sencillo gesto. Es evidente que tu gesto me cogió de improviso. Fuiste un poco brusca en tus formas, pero supongo que lo que importa es el fondo y no las maneras. Al menos, eso es lo que se dice. Fuese como fuese, sólo puedo agradecerte lo que ocurrió aquella tarde. El momento tuvo hasta cierto aire romántico. Y lo sé, porque yo mismo respiré de él: no recuerdo una puesta de sol más hermosa que la de aquel día. Seguro que tú también la recuerdas, vi cómo tu mirada se perdía en ocasiones en el horizonte y se dejaba embriagar por su encanto y esplendor. Y ahí, es donde yo la contemplaba: se reflejaba en tus ojos de miel como una palabra hermosa o una caricia. En aquel instante pensé que, tan sólo, las mejores abejas, con el mejor de los néctares, serían capaces de fabricar tan magnífica miel. Lo sigo pensando. No pude apartar mi mirada ni un segundo de la tuya. No sé por qué, pero el simple hecho de mirarte… me hacía sentir vivo. Antes del accidente, mis pensamientos se perdían en quehaceres estúpidos e ideas vanas. A tu lado, tan sólo pensaba el corazón, y el corazón sólo sabe de cosas importantes. Me gustaría decirte que te he olvidado y que a mi mente volvieron las ideas estúpidas y estériles de siempre. Pero no ha sido así, apareces en ella a cada instante de mi existencia, y pienso que ese tiempo que transcurre lejos de ti, no es más que tiempo perdido. La sacudida que provocaste en mí, tengo que confesarte que turbó mis cinco sentidos. Sin embargo, aquel accidente del destino me descubrió uno nuevo, apenas conocido para mí, que me hacía temblar y agitaba mi corazón de forma desproporcionada. Sospecho que si hubiese salido de casa dos minutos antes o no me hubiera detenido a hablar con aquel quiosquero, no habría ocurrido lo que ocurrió y nada de esto hubiese sucedido. Pero sucedió. El destino o el azar, qué más da lo que haya sido, así lo decidió. Abriste aquella puerta con la cautela y el temor de quien no sabe lo que encontrará al otro lado. Y al otro lado me descubriste a mí. Horadaste súbitamente todos mis esquemas inconclusos, que yo creía acabados, ¡qué ingenuo…! Y todo, con tan sólo una mirada. Tu mirada. Desnudaste parte de tu mundo ante mis atónitos ojos. Me lo revelaste sin tapujos ni vergüenza, comedida, sí, pero con la espontaneidad y sencillez de una niña. De tus labios sólo brotó un “lo siento”. Y tu nombre: Paula. Yo, ni tan siquiera recuerdo haberte dicho el mío. Supongo que es normal, mi corazón llevaba detenido desde hacía mucho tiempo, y tú, como si de un reloj de cuerda se tratara, le propinaste el empujón que necesitaba. No rellenamos ningún parte de accidente aquel día, los coches no recibieron daño alguno. Yo pensé, en aquel momento, que nosotros tampoco. No sé a ti, pero a mí algo debió ocurrirme. Desde entonces, sueño de noche, y también de día, que tus ojos dirigen su mirada hacia la mía y me dejan contemplar, una vez más, aquella puesta de sol de risueños colores y miel. Y al acariciar tus manos, mis palabras se deslizan por la garganta alegremente y te dicen lo que aquella tarde ya te hubiera confesado, pero que no te revelé por temor a no ser correspondido: “Paula, te quiero y me gustaría compartir el resto de mi vida a tu lado”. P. D.: Me llamo Carlos.

59 RománTica'S


RomรกnTica'S 60


GANADOR II PREMIO ELLAS JUVENIL ROMÁNTICA 

PERJ   En la primera edición, conjuntamente Juvenil Romántica y la editorial Montena,  convocaron a escritores noveles de cualquier nacionalidad. Las obras debían estar en  castellano, ser originales e inéditas y no haber sido premiadas  en ningún otro concurso  en el momento del fallo.   El jurado, formado por Francisco de Paula Fernández: Blue Jeans, Rocío Muñoz, Eva  Rubio y la editora de Montena Gemma Xiol, eligió dos finalistas entre todos los  manuscritos presentados: «MÍRAME Y DISPARA» y «BESOS DE MURCIÉLAGO»,  quedando como ganador el primero.       Un año más tarde, en la edición 2013 del Premio Ellas Juvenil Romántica, cuya  presentación abría puertas también a todo tipo de autor como, se ha decidido por  votación que sea «COMO DESEES», de Anabel Botella, la novela elegida,   una historia de romanticismo, humor y suspense. 

  

61 RománTica'S


RomรกnTica'S 62


63 RomรกnTica'S


Y, PRÓXIMAMENTE de JR en librerías… 

El último año, Allie tuvo que  Hanna no se detendrá hasta  En la ciudad amurallada de  sobrevivir a tres detenciones,  ser la abeja reina de  Claysoot los chicos al cumplir  la muerte de una amiga y un  Rosewood, Spencer está  los 18 años se evaporan para  grave conflicto familiar,  desempolvando los secretos  siempre. Nadie sabe por qué  mientras perdía la fe en el  de su familia, Emily no puede  ni cómo sucede sólo son  mundo. Pero el último año  dejar de pensar en su nuevo  testigos de que la tierra  también ha traído algo  novio y Aria coincide  tiembla, sopla un viento  positivo: su nueva vida en la  peligrosamente con el gusto  helado, del cielo desciende  Academia Cimmeria, el único  en hombres de su madre.  una luz cegadora... y los  sitio que ella siente como  Ahora que el asesino de Ali  chicos se van. Lo llaman «el  propio…  está por fin entre rejas....  rapto»…            Un romance en París. Tensión sexual sin límites. Él es guapo; ella  no, pero sabe cómo atraerlo, desconcertarlo y modular su deseo  a voluntad.  Él es un príncipe azul, guapo hasta decir basta. Ella, en cambio, no  es gran cosa.  Sabe que tendrá que ingeniárselas para gustarle, para conseguir  una segunda mirada suya... Pero que no sea guapa no significa  que no sea capaz de envolverse de morbo y de misterio hasta  volverlo loco a él, el ángel de cabellos negros y ojos esmeralda...  ¡Ay, la atracción!.    

RománTica'S 64


Hoy os  hablamos  de  la  Serie  «Love  by  Numbers«,  que  en  RománTica’S  bautizamos  como  «Amor  en  cifras»,  una  serie  o  trilogía  (me  resisto  a  llamarla  así,  pero  ya  os  lo  explico  más  adelante) en la que el subgénero histórico ha dado un giro de 180  grados. Y es que su autora, Sarah MacLean, ha conseguido innovar  dentro de un género, el histórico romántico, que de vez en cuando  parece que no nos puede sorprender pero… Sarah MacLean lo ha  conseguido.  Con  «Amor  en  cifras»  descubrimos  tres  historias  de  amor,  situadas  en  el  siglo  XIX,  refrescantes,  atrevidas,  novedosas  y  soñadoras.  Bajo  tres  títulos,  un  pelín  largos,  que  atraen  desde  el  mismo  instante  en  el  que  nuestros  ojos  se  posan  sobre  ellos;  es  una serie que merece leer.  Y  en  esta  aventura,  «Amor  en  cifras»,  nos  cuenta  la  historia  de  tres  hermanos;  tres  hermanos  no  muy  queridos  dentro  de  la  sociedad, por los escándalos que protagonizó en su día su madre, y  por  las  excentricidades  o  los  comportamientos  disolutos  de  ellos  mismos.  Tres hermanos que han sufrido, que sienten y quieren ser amados  aunque… aunque no «crean» en el amor.  Ellos son:   Ralston o Gabriel. 

 Nicholas

 Juliana

65 RománTica'S


Pero hablemos de los libros, las historias que conforman «Amor en cifras».  LIBRO 1  Una de las reglas sociales más  conocidas dice que una joven  de buena familia nunca debe‐ ría  acudir  a  casa  de  un  mar‐ qués  de  mala  reputación  y  pedirle  un  beso  apasionado.  Sin embargo, para conquistar  a este granuja, lady Calpurnia  Hartwell  deberá  romper  to‐ das las reglas…    NUEVE REGLAS QUE ROMPER  PARA CONQUISTAR A UN  GRANUJA:    1. Besar… apasionadamente.  2. Fumar puros y beber  alcohol.  3. Montar a horcajadas.  4. Practicar esgrima.  5. Asistir a un duelo.  6. Disparar una pistola.  7. Jugar (en un club de  caballeros).  8. Bailar todos los bailes en  una fiesta.  9. Ser considerada hermosa.  Una sola vez.   

En Nueve Reglas que Romper para Conquistar a un Granuja  conocemos a Calpurnia o Callie como ella quiere que la llamen.  Una joven sin mucha suerte a la hora de conseguir marido, que  ya  ha  pasado  por  numerosas  temporadas  sin  pena  ni  gloria.  Aunque...  puede  que  mucha  culpa  la  tuviera  ella,  ya  fuera  porque  ningún  pretendiente  la  llenara (todos  van  a  por  el  dinero  que  heredará), porque  prefiere  pasar  desapercibida  y  sentarse en cada baile con las floreros (solteronas) o... porque  su corazón ya pertenece a alguien que no sabe ni siquiera que  existe.  Ralston o Gabriel no  cree  en  el  amor,  ha  sufrido  una  infancia  dolorosa que le hizo creer que ese sentimiento no existe y que  le  llevó  a  convertirse  en  un  hombre  duro,  frío  que  salta  de  cama en cama, sin mirar atrás. Pero su vida va a cambiar, en el  mismo instante en el que aparezca una hermanastra descono‐ cida y una rígida solterona, Callie, en su vida. 

[...]—Lady Calpurnia... —Preferiría que me llamara Callie —dijo a toda prisa. —¿No le gusta Calpurnia? —preguntó en tono de curiosidad. Callie negó con la cabeza, sin atreverse a mirarle a los ojos. —Callie... —La presionó con aquella voz profunda y fluida que estaba segura de que él usaba cada vez que quería algo de una mujer. No le sorprendería descubrir que siempre le funcionaba—. ¿Por qué está aquí? Y entonces, no supo si fue por coraje o cobardía, o quizá debido a que había bebido demasiado jerez, decidió responderle. Después de todo, aquello no podía ser peor de lo que era. —Vine a pedirle que me besara -anunció finalmente, con un susurro. [...]

RománTica'S 66


LIBRO 2  Con  Diez Lecciones para dar Caza a un Lord y que te Adore,  Sarah  MacLean  vuelve  a  retratarnos  una  historia  nueva,  refrescante,  donde  sus  protagonistas  femeninas  salen  del  estereotipo  prefijado  de  antaño  para  convertirse  en heroínas.  Sí, heroínas, y nunca mejor dicho con Lady Isabel, el personaje  principal femenino de la novela que nos atañe.  Una  mujer  que  se  hizo  cargo  de  su  hermano,  de  la  casa  familiar,  muy  joven  y  que  le  influyó  personalmente  para  constituirse  como  baluarte  firme, como  protectora  de  las  mujeres desamparadas.  Pero  no  sería  una  buena  novela  romántica  si  no  tuviéramos  un personaje masculino digno de esta heroína.  Lord  Nicholas caerá  rendido  a  los  pies  de  Lady  Isabel.  Le  atraerá,  le  picará  la  curiosidad  por  conocerla,  por  saber  qué  esconde y querrá ayudarla aunque ella, al principio, se resista.  Y  eso  que  nuestro  protagonista  sale  huyendo  de  Londres  porque no quiere saber nada de las mujeres, más después de  un  artículo  que  publica  la  Revista  Perlas  y  Pellizas,  catalogándolo  de  un  digno  ejemplar  para  dar  caza,  como  marido. 

…Llega la segunda parte de la  trilogía «Amor en cifras», el  mejor debut romántico de  2011…  «Lord Nicholas es la quinta  esencia de la virilidad. Y sus  ojos, queridas lectoras, ¡son  muy azules!»  Perlas y pellizas. Junio, 1823  Desde  el  momento  en  que  una popular revista femenina  le  nombra  el  «soltero  más  codiciado  de  Londres»,  lord  Nicholas  St.  John  se  ve  perseguido a todas horas por  mujeres  que  sólo  piensan  en  contraer  matrimonio.  Por  eso, cuando  se le  presenta la  oportunidad de escapar a ese  suplicio  la  aprovecha  sin  pensárselo  dos  veces…  Pero  en  su  camino  se  cruza  la  mujer  más  terca  y  deliciosa  que haya conocido nunca.  CUANDO SE TRATA  DE PESCAR A UN LORD,  UNA DEBE HACERLE CREER  QUE ES ÉL  QUIEN SOSTIENE LA CAÑA   

[...] «¿Y qué serían estas lecciones, mi estimada lectora, sin el lord Pluscuamperfecto al que dar caza? ¿Sin un caballero al que hayamos estudiado diligentemente? La respuesta es que, por supuesto, serían inútiles. Dígame, ¿no somos entonces, las más afortunadas damas del mundo? A buen seguro, por las calles de nuestra maravillosa ciudad vaga el mejor y más brillante candidato, el más encantador y atractivo, el más elegible de los ricos, educados y solitarios solteros que buscan esposa. [...]

67 RománTica'S


LIBRO 3  La hermana pequeña de los incorregibles Ralston promete ser el escándalo de la temporada   Juliana  Fiori  es  un  espíritu  apasionado.  Es  impulsiva,  valiente,  decidida  y  poco  le  importa lo que opine el resto  de  la  alta  sociedad  londinen‐ se,  lo  que  la  convierte  en  el  blanco  favorito  de  los  cotille‐ os  de  la  ciudad.  Es  nada  más  y  nada  menos  el  tipo  de  mu‐ jer  que  el  duque  de  Leighton  querría  tener  lo  más  lejos  posible.  El  duque  tiene  una  intachable  reputación  que  proteger  pero  Juliana  está  dispuesta  a  demostrarle  que  nadie  puede  resistirse  a  la  pasión,  aunque  se  trate  del  mismísimo  y  atractivo  duque  de  Leighton,  y  tiene  dos  se‐ manas para demostrárselo. 

En  Once Escándalos para Enamorar a un Duque  los  sen‐ timientos de  la  pareja  protagonista,  sus sufrimientos,  sus  sensa‐ ciones, sus responsabilidades, sus pasiones, sus miedos,… traspasan  las páginas de la novela y consiguen, sin demasiado problemas, que  el lector se sumerja en una historia trepidante donde cualquier giro  imprevisto logra sorprender.   Juliana  Fiori,  es  la  hermana  pequeña  de  los  Ralston (los  dos  protagonistas  de  los  volúmenes  anteriores).  Bajo  su  persona  se  proyecta  una  sombra,  un  «mal»  dentro  de  la  sociedad  londinense  que no todo el mundo recibe con buenos ojos: fue concebida tras un  segundo  matrimonio,  abandonada  y  puede,  sólo  puede,  que  sea  la  viva imagen de su madre, quien representaba el escándalo.  Sufre, tiene miedo, anhela y ama con pasión.  El duque de Leighton,  Simon, tiene responsabilidades, es la imagen  de  la  seriedad,  de  la  rectitud  y  no  puede  permitirse  alejarse  del  camino,  más  cuando  un  posible  escándalo  puede  destrozar  su  familia.  Pero... sus obligaciones no consiguen que sus sentimientos, por una  jovencita italiana, desaparezcan.  Aquí la palabra clave es PASIÓN   

[…]—Realmente cree que está por encima de la pasión? ¿Qué su mundo perfecto puede regirse únicamente con rígidas normas y experiencias flemáticas? El duque dio un paso atrás ante el desafío que destilaban sus palabras. No lo creo. Lo sé. Juliana asintió. —Demuéstralo. […]

RománTica'S 68


Y hasta aquí llegamos al final de la Serie «Amor en cifras» o… ¿no?  Si  recordáis,  cuando  habéis  empezado  a  leer  este  artículo  os  señalaba  que  me  resistía  a  denominar  a  «Amor  en  cifras»  trilogía  aunque, visto lo visto, se podría hacer pero… no, no quiero usar ese  nombre  porque  dentro  de  esta  serie  quedan  algunos  personajes  secundarios,  que  han  ido  saliendo  a  lo  largo  de  ella,  y  que  se  merecen  su  propia  historia  como  el  hermano  de  Calpurnia  o  la  hermana del Duque de Leighton, entre otros.  Hay esperanza, grandes esperanzas de que la autora se apiade de sus  lectores  y  nos  ofrezca  las  aventuras  de  estos  personajes  literarios  dentro de esta serie o fuera, y es que Sarah MacLean tiene otra serie  publicada en su país, Rules of Scoundrels, donde aparece uno de los  personajes  secundarios  que  salen  en  Once Escándalos para Enamorar a un Duque.  Lo que quiere decir que: o la autora continua con la Serie «Amor en  cifras»  o  les  otorgará  una  serie  independiente  al  hermano  de  Calpurnia  o  a  la  hermana  del  Duque  de  Leighton  (y  a  los  otros  que  nos han llamado la atención). 

«Amor en cifras» es refrescante, atrevida, donde los personajes principales consiguen enganchar y los secundarios piden a gritos su propia historia. Si no la has leído todavía, este es tu momento. 

Y para poneros aún más los dientes largos… una de mis compañeras  os ha dejado un aperitivo de lo más jugoso en la sección de críticas.    Artículo: Merche Diolch     

69 RománTica'S


A los dieciocho años, Charlotte Page cometió el error de su vida. En un acto impulsivo,  que  lamentaría  el  resto  de  su  vida,  consiguió  agraviar  a  uno  de  los  hombres  más  apreciados de la sociedad inglesa.  Ahora,  transcurridos  catorce  años,  ella  es  la  dueña  de  una  prestigiosa  escuela  para  señoritas cuyo anónimo benefactor a quien ella conoce como Primo Michael está a punto  de aparecer en su ordenada, apacible y cómoda existencia.  ¿Quién  se  esconde  tras  esta  misteriosa  identidad?    La  respuesta  es  fácil  de  intuir.  No  obstante si   para algo no estaba preparado el caballero era para ver cómo sus planes de  venganza se han ido transformando en otra cosa: deseo y tiernos sentimientos hacia la  mujer que logró ponerle en ridículo ante toda la elite social. ¿Podrá salvarla del desastre  que se avecina sin revelar su secreto? ¿Conseguirán superar los errores del pasado o por  el contrario éstos les separarán para siempre?  No te pierdas el desenlace de una de las series más enigmáticas de la novela romántica.  «Escuela de señoritas» llega a su fin de la única manera que su autora podría finalizarla:  conociendo la verdadera identidad del misterioso Primo Michael. 

«El benefactor» es la historia de una venganza. O  de  como  esa  venganza,  a  pesar  de  haberte  arrepentido  por  siquiera  haberla  empezado,  puede  volverse  en  contra  tuya  y  morderte  directamente en el culo. Esto es lo que le sucede  ni más ni menos a David Masters, lord Kirkwood.  Pero  comencemos  por  el  principio.  Charlotte  Harris  es  la  virtuosa  directora  de  la  escuela  que  lleva  su  mismo  nombre,  donde  se  educa  a  señoritas  para  convertirse  en  las  damas  que  debieran  ser.  Pero  no  esas  ñoñas  que  sirven  únicamente  como  floreros,  sino  en  damas  cultas  versadas  en  distintas  materias  y  capaces  de  desenvolverse  en  la  sociedad.  Durante  años  ha  contado  con  la  ayuda  y  el  apoyo  del  primo  Michael,  su  anónimo  benefactor.  Una  colaboración  bajo  la  que  Charlotte  y  su  Escuela  de  Señoritas  ha  progresado  y  prosperado  convirtiéndose  en  una  de  las  mejores  escuelas  a  la que los padres mandan a sus hijas.  Hasta  que  algunas  de  sus  alumnas  se  vieron  envueltas  en  varios  escándalos  —aunque  terminaran  en  matrimonio,  todo  hay  que  decirlo—  que  empañaron  el  buen  nombre  de  la  escuela.  Esto  unido  a  la  amenaza  de  la  construcción  de  un  hipódromo  en  la  finca  colindante  a  la  suya  tiene  con  el  alma  en  vilo  a  Charlotte, que ve peligrar tanto su modo de vida 

RománTica'S 70

como el  sueño  que  tantos  esfuerzos  le  costó  poner en pie.  Por eso, ella no entiende que el primo Michael le  falle  precisamente  ahora,  después  de  años  de  amistad.  Su  ausencia,  su  silencio  después  de  todas las cartas que le ha enviado, y que a su vez  le  han  sido  devueltas,  le  resulta  inconcebible.  Aunque  quizás  la  culpa  fuese  suya  por  insistirle  en que saliera del anonimato.   Charlotte  no  sabe  cómo  salir  de  esta  aciaga  situación.  Con  cada  vez  menos  alumnas,  la  falta  de  ingresos  comienza  a  hacerse  notar.  Aunque  quizás  esto  debiera  ser  el  menor  de  sus  problemas ante la aparición de David Masters, el  hombre que provocó que ella se convirtiera en la  señora  Harris,  que  paradójicamente  se  presenta  en  la  escuela  con  la  salvación  bajo  el  brazo.  Al  parecer, su difunta esposa Sarah, antigua alumna  de  la  escuela,  ha  dejado  en  su  testamento  una  cantidad  de  dinero  destinada  para  la  señora  Harris.  Aunque  con  una  condición:  él  deberá  supervisar cómo se utiliza ese dinero.  ¿Será  que  el  cielo  ha  escuchado  sus  plegarias  y  esta  es  la  respuesta  a  sus  súplicas?  ¿O  es  que  David  ha  estado  todos  estos  años  buscando  la  manera  de  vengarse  de  ella?  Sea  como  fuere,  Charlotte no está dispuesta a ponérselo tan fácil. 


Lo cierto  es  que  este  primer  encuentro  entre  la  pareja protagonista a mí me desubicó un poco. La  normalidad  con  la  que  Charlotte  recibe  a  David  me  extrañó  sobremanera.  Su  reacción  es  demasiado  serena  para  una  mujer  que  se  encuentra  cara  a  cara,  después  de  tantos  años,  con  el  hombre  que  supuestamente  la  engañó.  Como mínimo me esperaba que le echase de allí  con  cajas  destempladas.  No  conté  para  empezar  con la sempiterna hipocresía de la alta sociedad y  luego  con  los  detalles  que  la  autora  va  desvelando a lo largo del libro que nos dan buena  cuenta de que entre esta pareja hay muchos más  secretos de los que se ven a primera vista.   David  y  Charlotte  se  conocen  desde  niños,  ninguno  podía  soportar  al  otro  hasta  que  sus  padres tuvieron la brillante idea de casarlos. Cada  uno  por  su  parte,  estaba  decidido  frustrar  a  ese  matrimonio a cómo fuera lugar, hasta que en un  verano  que  las  familias  se  juntan  ellos  tienen  la  oportunidad  de  conocerse  mejor.  Lo  que  comienza como un encuentro a desgana termina  en  un  delicioso  romance.  Hasta  que  Charlotte  descubre  a  David  con  otra  mujer.  Y  como  forma  de  desquitarse  escribe  una  carta  que  acaba  publicada  en  un  periódico.  Cómo  es  natural,  el  escándalo no se hizo esperar.  Probablemente os vais a reír, aunque a la que le  entró la risa tonta por la escena que se me vino a  la  cabeza  fue  a  mí.  El  pasaje  donde  se  narra  su  encuentro  de  juventud  me  recordó  al  comienzo  de la película «La princesa cisne». Sí, como lo oís.  Dos  padres  que  intentan  unir  a  sus  hijos,  las  trastadas que como niños se hacen los unos a los  otras  y  un  encuentro  que  empieza  a  fructificar  hasta  que  ellos,  como  no,  meten  de  nuevo  la  pata.  Quienes  la  recuerden  sabrán  a  qué  me  refiero. Si hasta los sobrenombres de Charlotte y  David  son  para  echarse  a  reír,  Señorita  Mono  y  Señor Batín Chillón. En fin, las cosas que a veces  nos ocurren.  Al  principio  comenté  que  ésta  bien  podía  ser  la  historia de una venganza malograda. Y es que los  protagonistas  no  se  ponen  de  acuerdo  en  los  tiempos.  Charlotte  teme  que  la  oportuna  aparición  de  David  sea  parte  de  un  plan  de 

venganza, cuando  la  verdad  es  que  la  venganza  comenzó  años  atrás  con  la  protección  del  primo  Michael, aunque pronto se arrepintió de ponerla  en marcha. Y es que a través de sus cartas, David  volvió  a  enamorarse  de  la  mujer  que  en  un  momento conquistó su corazón.   Pero  quizás  ya  sea  demasiado  tarde  y  la  maraña  muy  grande  para  que  David  la  desenrede  fácilmente.  Charlotte  sabe  que  cometió  un  error  cuando  escribió  aquella  carta  y  otro  aún  más  grande  cuando  se  casó  llevaba  por  el  despecho.  Jamás consiguió olvidar a David y su presencia le  recuerda  constantemente  lo  que  pudo  ser  y  no  fue.  Por  su  parte,  David  tampoco  ha  sido  afortunado en el amor. El suicidio de Sarah lo ha  dejado  marcado  y  se  culpabiliza  por  no  haber  hecho  todo  lo  posible  por  salvar  a  su  esposa,  aunque lo cierto es que no estaba en sus manos.  Ambos desean dejar atrás el pasado, pero la farsa  del  primo  Michael  se  interpone  entre  ellos.  Charlotte no sabe si puede confiar en David, y él  cada  vez  retrasa  más  el  momento  de  contarle  la  verdad  por  miedo  a  perderla  para  siempre.  Lamentablemente,  el  pasado  siempre  vuelve  y  existen asuntos inconclusos que nuestros héroes  no podrán eludir y a los que deberán hacer frente  cara a cara.  «El benefactor» es un bonito romance que si bien  al  principio  es  lento,  poco  a  poco  toma  ritmo  y  forma.  Una  historia  de  amor  de  segundas  oportunidades  entre  una  dama  que  sabe  lo  que  quiere  y  luchará  por  conseguirlo  y  un  caballero  que deberá dejar a un lado el orgullo y el miedo  para enfrentarse de una vez por todas a su propia  mascarada.  En  ella  encontraremos  escenas  de  todo tipo, algunas muy cómicas, otras sensuales y  atrevidas, incluso nos toparemos con un poco de  misterio.  Una  novela  que  recomiendo  leer  a  las  seguidoras  de  Sabrina  Jeffries,  por  supuesto,  y  también  a  quienes  huyan  de  las  típicas  novelas  históricas  ambientadas  en  los  salones  de  baile.  Con  esta  historia,  la  Escuela  de  Señoritas  de  la  señora Harris cierra sus puertas. ¿O quizás no?  Crítica: Ana Mª Benítez 

71 RománTica'S


Dice un proverbio italiano que «UN MOMENTO CON UNA MUJER FOGOSA ES  MEJOR QUE ONCE AÑOS DE VIDA INSULSA»  Juliana Fiori es un espíritu apasionado. Es impulsiva, valiente, decidida y poco  le  importa  lo  que  opine  el  resto  de  la  alta  sociedad  londinense,  lo  que  la  convierte  en  el  blanco  favorito  de  los  cotilleos  de  la  ciudad.  Es  nada  más  y  nada  menos  el  tipo  de  mujer  que  el  duque  de  Leighton  querría  tener  lo  más  lejos posible.  El  duque  tiene  una  intachable  reputación  que  proteger  pero  Juliana  está  dispuesta  a  demostrarle  que  nadie  puede  resistirse  a  la  pasión,  aunque  se  trate  del  mismísimo  duque  de  Leighton,  y  tiene  dos  semanas  para  demostrárselo. 

La había deseado desde el mismo día en que la conoció, joven, lozana y tan distinta de las muñecas de porcelana que eran obligadas a desfilar delante de él por madres que apestaban a desesperación. Y durante un breve instante pensó que podría ser suya. A sus ojos le había parecido como una exótica joya extranjera, precisamente el tipo de esposa que se ajustaba a las necesidades del duque de Leighton. Hasta que descubrió su auténtica identidad y el hecho de que carecía completamente del pedigrí exigible a la futura duquesa. Permitidme que os diga que, tras leer esto, casi al  comienzo del libro, me puse de muy mala leche.  ¡Menudo  snob  de  pacotilla  era  el  bueno  del  duque  de  Leighton!  Si  le  hubiese  tenido  cerca  creedme que le habría arrancado los pelos de las  patillas  uno  a  uno  a  su  excelencia  sin  apenas  remordimientos.  O sea, que ve a la chica, se prenda de ella, algo en  su  corazón  le  dice  que  puede  ser  la  mujer  de  su  vida  y  luego  por  no  sé  qué  sentido  ridículo  del  pedigrí  la  rechaza,  la  descarta,  como  una  colilla.  ¡Muy pero que muy bonito!  No obstante, una compañera me había dicho que  el libro era muy divertido, que me lo iba a pasar  muy  bien  y  continúe  leyéndolo.  No  solo  por  lo  que ella me dijo sino porque para mí, esta autora,  se encuentra desde que me leí su primera novela,  entre  mis  favoritas.  Sus  dos  personajes  femeninos  anteriores  me  resultaron  muy  refrescantes y Juliana no podía defraudarme.  Pero he de deciros que reírme, la verdad,  me reí  poco. Me he dado unas lloreras con esta novela…  Pasé del cabreo monumental por culpa del duque  a sentir una pena profunda por Juliana.  Una chica que, pese a sus orígenes, es un candor.  Sí,  es  cálida,  amable,  sincera,  cariñosa  con  unas  ganas  locas  de  comerse  el  mundo  antes  de  que 

RománTica'S 72

éste se la coma a ella. Juliana es como un espíritu  libre  que  ve  la  vida  desde  el  prisma  que  solo  la  gente del sur de Europa como son los italianos o  nosotros  mismos  (los  españoles)  podemos  hacerlo. Para nosotros la vida hay que tragarla a  grandes tragos no nos sirven las medias tintas ni  paladearla  sorbo  a  sorbo.  Y  cuando  nos  enamoramos  lo  hacemos  de  forma  visceral  (la  gran mayoría).  Leighton,  sin  embargo,  es  todo  lo  contrario.  Posee  esa  endiablada  flema  británica.  Es  inconmovible, un estirado al que le hace falta que  alguien le despabile.  Llegados  a  punto  de  la  novela  casi  me  hubiese  gustado  presenciar  un  exabrupto  del    impertur‐ bable duque.   De  todas  maneras  llegados  aquí,  mi  mente  salió  un poco de parranda y una vocecita me decía que  era  una  lástima  que  llegados  a  puntos  así  en  las  novelas  eso  nunca  ocurría.  El  personaje  tendría  que  haber  pegado  un  puñetazo  en  la  mesa  y  en  lugar  de  tanta  contención  un  poco  de  impulsividad ¡por favor! Algo que eche por tierra  mis  absurdas  teorías.  Que  haga  algo  imprudente  a  la  vista  de  los  demás.  Creí  que  no  lo  leería  en  ningún momento pero ahí volvió a sorprenderme  la autora. ¡Leches! Si antes lo pienso, antes lo leo,  aunque eso sí tuvo que ocurrir ya aproximándose  al final.  Pero Leighton, conforme te vas adentrando en la  trama va demostrándote que las absurdas teorías  que te has planteado desde el principio acerca de  cómo  es  él  se  van  destruyendo.  Al  igual  que  ocurre  con  un  castillo  de  naipes  se  van  desintegrando a medida que se va desarrollando  la  trama.  Para  terminar  siendo  casi  un  ídolo  que  de barro no tiene nada.  Leighton, pese a sus férreas convicciones, pese a  sus  esmerados  intentos  de  hacer  lo  correcto, 


llega a  un  punto  de  su  vida  en  el  que  le  es  imposible  continuar  adelante  con  lo  que  debe  hacer. 

Hay momentos  tan  conmovedores  en  esta  historia que no podía evitar llorar amargamente.   Los sentimientos de Juliana se expresan casi a voz  en  grito.  Pese  a  sus  silencios,  su  corazón  está  gritando de dolor. No soporta ver al hombre que  ama como se va apretando la soga que él mismo  se  ha  puesto  en  el  cuello  y,  pese  a  todo,  allí  continúa  ella,  con  una  sonrisa  en  los  labios  y  tragándose su amargura y desesperación.  No sé qué os podrá transmitir a vosotras, chicas,  pero  a  mí  me  dolía  su  sufrimiento.  En  esos  momentos  de  impotencia,  de  desgarro,  de  dolor  incluso físico era como estar en su piel. ¿Quién no  ha  amado  en  alguna  ocasión  que  no  se  ha  visto  en la situación de ser espectador de la «felicidad»  del ser amado?   Encuentras,  como  siempre  en  las  historias  de  McLean,  diálogos  ingeniosos  y  divertidos  sobre  todo en cuanto a lo que rodea a sus secundarios.  Los  momentos  mordaces  con  Ralston  o  St.  John  como  protagonistas  son  sencillamente  deliciosos  y muy bien venidos. Pero son los diálogos de los  momentos  sentidos  los  que  me  hacen  ponerle  a  esta  novela  un  Sobresaliente  Cum Laudem.  Son  tan  sumamente  emotivos  que  es  imposible  que  algo  no  se  te  remueva  por  dentro.  Estos  momentos  de  cruda  sinceridad  son  los  mejores  del  libro  y  una  escena  en  particular,  acontecida  en  la  propiedad  de  St.  John  y  que  no  voy  a  relatar,  la  que  me  hizo  «ver»  y  conocer  al  auténtico Simon.  Y,  si  quisiera  destacar  otra  más  me  decidiría  por  una  conversación  entre  Juliana  y  Gabriel  en  el  despacho de este último.  La  novela  está  cuajada  de  sinceridad  y  de  cosas  dichas sin decir gracias a las voces en «off» de sus  propios  protagonistas,  un  detalle  que,  desde  luego, me ha encantado.   Para finalizar os dejaré estas hermosas palabras:  

En ese momento, mientras intentaba enfocar la mirada entre la niebla, recordando una y otra vez lo sucedido en esos últimos minutos, reconoció la emoción que se había apoderado de todo su ser. Tenía miedo. Miedo a perder lo único que había querido de verdad en toda su vida. Crítica: Loli Díaz 

73 RománTica'S


Él puede sentir su magia. ¿Podrá ella liberar el alma del guerrero?  Galen viaja al territorio de los druidas para buscar una eficaz y antiquísima reliquia  que acabará con los enemigos del castillo MacLeod. Y lo que descubre es mucho más  potente…  y  peligroso:  una  joven  druida  cuya  belleza  es  tan  fascinante  como  poderosa es su magia.  Reaghan es la mujer más cautivadora que Galen haya conocido, y la más enigmática.  Ella es la única inmune a la facultad que le permite leer la mente de los demás. Y él  es el único que la hace sentirse a salvo. Pero Reaghan oculta un poder secreto que  puede  destruirlos.  Y  si  Galen  quiere  amar  a  esa  deliciosa  mujer  cada  noche,  debe  vencer a la oscuridad que la amenaza un poco más cada día. 

«El amuleto secreto» es la quinta parte de la serie  «La espada oscura» de Donna Grant. Esta entrega  está  protagonizada  por  Galen  y  Reaghan,  que  a  mi parecer protagonizan un romance muy dulce a  pesar de las circunstancias que les rodean.  Desde  sus  comienzos  esta  serie  es  una  de  mis  preferidas y en sus últimas entregas mi opinión se  ha  reafirmado.  Tanto  en  «El  escudo  protector»  como  en  «El  amuleto  secreto»,  Donna  Grant  ha  conseguido  reavivar  esta  historia,  que  yo  creía  podría estancarse tras la tercera entrega.   Pero no, la autora ha sabido reconducir la trama  ofreciéndonos  nuevos  misterios  a  resolver  y  romances  muy  distintos  entre  sí,  pero  todos  llenos de ternura, pasión y entrega.  Tras  los  acontecimientos  sucedidos  en  el  tercer  libro,  «El  conjuro  olvidado»,  yo  me  preguntaba  como  la  autora  continuaría  esta  historia.  Nuestros  amigos  habían  acabado  ¿por  fin?  con  Deirdre,  así  sólo  quedaba  ver  qué  nuevas  aventuras  les  deparaban  y  cómo  continuarían  su  vida en adelante. Pero lamentablemente y cómo  me  temía  habían  cantado  victoria  demasiado  pronto.  Quienes  siguen  esta  serie  sabrán  por  qué.  En  la  entrega  anterior,  «El  escudo  protector»,  descubrimos  que  Deirdre  no  estaba  muerta,  no,  señor,  está  vivita  y  coleando.  Bueno,  o  eso  quisiera ella, pues a decir verdad no se encuentra  en  pleno  uso  de  sus  facultades  o  dones  y  anda  cual  espíritu  maléfico  al  estilo  Voldemort  intentando  hacerse  con  la  magia  de  un  druida  para recobrar su cuerpo.  Como  decía,  demasiado  pronto  habían  cantado  victoria  nuestros  amigos  los  highlanders,  que  ahora  debían  encontrar  la  manera  de  destruir  a  Deirdre,  de  una  vez  por  todas.  Los  druidas  eran 

RománTica'S 74

muy poderosos,  pero  el  reinado  de  maldad  de  Deirdre  había  acabado  con  la  mayoría  de  ellos.  Sólo quedaban pequeños reductos, uno de ellos,  una  aldea  cuya  localización  era  desconocida  debido  a  los  hechizos  que  sus  habitantes  habían  utilizado  para  su  protección,  podía  significar  la  salvación de todos.  Con la esperanza de que los antiguos de la aldea  guardaran  en  su  poder  la  formula,  el  objeto  o  amuleto que les ayudara a acabar con Deirdre y a  su  vez  convencerlos  de  que  lo  acompañaran  al  castillo MacLeod para su propia seguridad, Galen  emprendió  el  camino  en  su  búsqueda.  Lo  que  encontraría  en  su  viaje  sería  mucho  más  de  lo  que había imaginado.  De la serie «La espada oscura» esta es una de las  entregas  que  más  me  ha  gustado.  Estuve  pendiente de la historia desde su comienzo hasta  el  final.  Nuestra  heroína,  Reaghan,  es  una  joven  druida a la que todos cuidan de manera especial  debido a su pasado. O más bien a la ausencia de  este.   Reaghan  sufrió  hace  años  unas  fiebres  que  le  llevaron a perder la memoria. La sobreprotección  a  la  que  su  gente  la  somete  y  el  misterio  que  envuelve  su  pasado  hace  que  desee  marcharse  en  busca  de  una  vida  mejor,  quizás  para  encontrar a sus padres o para formar una familia  propia.  La  presencia  de  Galen  en  la  aldea  despierta  la  curiosidad  de  Reaghan,  que  cada  vez  está  más  segura  que  en  su  pasado  hay  algo  que  hasta  ahora le han ocultado. Por su parte, la misión de  Galen  no  está  saliendo  como  él  planeaba:  conseguir  que  los  druidas  confíen  en  él  no  está  siendo nada fácil. Al no poder desvelar que es un  guerrero,  pues  los  druidas  les  temen,  le  es 


imposible hablarles con franqueza del peligro que  corren. Su actitud levanta suspicacias, sobre todo  en Mairi, la antigua que cuida de Reahan, que le  advierte que no se acerque a la joven.  

Pero esa es una petición imposible, pues Reaghan  es para él como un faro en la oscuridad. El don de  Galen  es  la  empatía.  Cada  vez  que  toca  a  una  persona  se  ve  asaltado  por  sus  pensamientos  y  emociones,  algo  con  lo  que  ha  tenido  que  lidiar  desde  que  se  convirtió  en  guerrero,  pues  al  contrario  que  les  sucede  a  sus  hermanos  su  don  no  se  apaga  a  voluntad,  sino  que  permanece  siempre activo.   De forma extraña, Reaghan es la única persona a  la  que  puede  tocar  sin  sentirse  abrumado  por  sentimientos  indeseados,  quizás  por  su  falta  de  memoria.  Su  inocencia,  candor  y  confianza  absoluta en él, despiertan en Galen un inusitado  deseo de protección.  ¿Será capaz Reaghan de averiguar qué hay oculto  en  su  pasado?  ¿Podrá  convencer  Galen  a  los  druidas  para  que  confíen  en  él?  ¿Encontrarán  nuestros héroes la clave para destruir a Deirdre?  Podría  decirse  que  entre  Galen  y  Reaghan  existe  amor  a  primera  vista.  Un  amor  que  no  vacila  ni  decae en ningún momento a pesar de las pruebas  que el mismo destino les impone.  Galen,  que  hasta  ahora  había  sido  un  solitario  debido  a  su  don,  se  descubre  como  un  hombre  apasionado capaz de todo por la mujer que ama,  mientras que Reaghan, ahora que ha conocido el  amor,  no  quiere  pensar  en  lo  que  el  incierto  futuro  les  depara:  la  amenaza  de  Deirdre  y  la  sombra de su propio pasado.  Con escenas dulces, otras amargas; besos, baños,  encuentros  furtivos,  huidas,  persecuciones,  luchas  sin  cuartel;  y  una  dramática  escena  final  que  deja  abiertas  un  sinfín  de  incógnitas  y  a  punto de caramelo la próxima entrega de la serie,  cuyos  protagonistas  ya  sé  quiénes  son  y  que  estoy deseando leer, «El amuleto secreto» es una  historia que estoy segura que los amantes de las  novelas de highlanders con un toque paranormal  prácticamente devorarán.  Crítica: Ana Mª Benítez     

75 RománTica'S


Lady Alexandra Morley tiene sus motivos para abandonar Londres durante un año y  retirarse a un castillo en la campiña italiana. La acompañarán en su viaje su hermana  menor  Abigail,  a  punto  de  convertirse  en  una  solterona,  y  su  prima  Lilibeth  y  su  hijito, huyendo de la brutalidad de su marido. Las tres damas tienen la intención de  leer a los escritores clásicos, para demostrarse a sí mismas que las mujeres también  pueden dedicarse al estudio serio.   Entretanto, el respetado científico Phineas Burke visita al duque de Wallingford y a  su  hermano  lord  Roland  en  su  residencia  londinense  con  una  sorprendente  proposición.  Una  carambola  del  destino,  o  quizás  los  duendecillos  que  merodean  por  las  inmediaciones  del  castillo,  unidos  a  la  magia  romántica  del  paisaje  italiano,  desbaratarán  los  estrictos  planes  de  los  seis  viajeros,  cuando  la  chispa  del  amor  prenda entre lady Alexandra y Phineas Burke.  En  esta  ocasión  no  voy  a  comenzar  esta  reseña  haciendo  alusión  a  algún  pasaje  del  libro.  Me  ha  resultado  imposible  decidirme  por  una  de  las  diecisiete  marcas  que  le  puse  mientras  la  estaba  leyendo. ¿Qué diálogo destacar si han sido tantos  y  todos  llenos  de  matices?  ¿Qué  momento  escoger  cuando  me  han  resultado  muchos  de  ellos  muy  divertidos,  otros  muy  tiernos  y  en  alguna ocasión sencillamente conmovedor? 

torna negro, la  escala  de grises  no  existe  para  la  buena  señora.  Además  Finn  es  de  esos  hombres  que  no  le  convienen.  Ella  es  una  dama  y  él  un  bastardo.  Ella  está  bien  considerada  por  la  sociedad  y  él  prácticamente  es  un  paria.  Ella  se  desenvuelve con soltura en los salones de baile y  él es un erudito y un científico que prefiere estar  rodeado  de  baterías  y  cables  a  codearse  con  la  gente. 

«Una dama  nunca  miente»  ha  supuesto  para  mí  el  descubrimiento  de  una  nueva  autora.  Una  autora  de  la  que  estar  pendiente  y  esperar  con  ansias los siguientes libros de esta serie que se ha  bautizado como «Romances a la luz de luna». 

Pero cuando  ambos  están  juntos  es  un  calderín  presto  a  explosionar  en  cualquier  momento  a  la  más mínima chispa que se produzca. 

Hablar de  la  pareja  protagonista  se  podría  intentar  pero  es  imposible  porque  la  vista  siempre  se  te  desvía  a  personajes  considerados  secundarios. Sobre todo Wallingford.  ¡Me  encanta  este  personaje!  ¡Qué  ganas  de  leer  su  historia  con…  bueno,  ya  descubriréis  quién  si  no  lo  habéis  hecho  aún.  Esos  dos  van  a  revolucionar  el  cotarro  de  una  manera  bárbara.  Me  gustaría  ser  un  mosquito  y  colarme  en  redacción  para  cotillear  antes  que  nadie  cómo  fragua esta historia la autora.   Pero  hablemos  de  Alexandra  y  Phineas,  o  Alex  y  Finn. Vaya par están hechos; la una para el otro,  si me permitís expresarlo.  La primera intentando esconderse en Italia de las  deudas  y  el  segundo  a  su  vez  tratando  de  demostrarle  a  los  hermanos  Penhallow  que  se  puede  vivir  un  año  sin  mujeres.  Él  lleva  practicando años el celibato así que bien pueden  practicarlo también estos dos tarambanas, ¿no?  Pues  bien,  la  primera  en  la  frente.  No  quieres  caldo… toma tres tazas, ¡o cinco!  Alex  vuelve  su  mundo  del  revés  y  lo  blanco  lo 

RománTica'S 76

Si además  de  todo  esto  el  resto  de  la  peña  les  azuzan  un  poquitín…  ¡la  hemos  liado!  ¡Menudo  órdago a la inglesa!   Conforme  iba  leyendo  y  me  iba  metiendo  en  la  historia  más  me  gustaba.  La  novela  está  escrita  de tal manera que casi parecía estar presencian‐ do  una  de  las  comedias  de  Shakespeare.  No  sabría  por  cuál  decidirme  de  todas  pero  en  ciertos  momentos  casi  creía  estar  en  medio  de  «Mucho ruidos y pocas nueces» y en otros, sobre  todo con los  cameos de  Wallingford y ¿? (dejaré  la  incógnita)  me  recordaban  a  «La  fierecilla  domada»  aunque  más  bien  en  este  caso  sería  la  bestia  domada  porque  Wallingford,  pese  a  toda  su  flema  británica  es  un  bárbaro  (ya  me  diréis  cuando le conozcáis si llevo o no razón).  ¿Y  qué  decir  de  algunas  de  las  escenas?  Mirad  que he leído libros; mirad que he visto películas;  pero nunca, jamás un hombre había esconido a la  chica… bajo un coche. En armarios, tras cortinas,  bajo la cama… pero, ¿bajo el chasis de un coche?  Lo que me pude reír con eso. Sobre todo porque  el  sempiterno  metepatas  de  Wallingford  hizo  acto de presencia.  Que  digo  yo…  este  hombre  tiene  el  don  de  la  inoportunidad,  ¿o  es  el  de  la  ubicuidad?  Porque 


parece que  se  multiplica  como  los  peces  de  la  parábola. Está en todos sitios y en los momentos  menos oportunos. 

¡Y, ay,  por  Dios!  ¿Pero  de  dónde  ha  sacado  esta  buena  mujer  la  imaginación  para  semejantes  diálogos? Tienen chispa y frescura; son condena‐ damente  divertidos.  Y  eso  por  no  contar  que  el  estirado personaje masculino, que con  su severa  flema  británica  me  recordó  al  personaje  de  la  película «Hysteria», es engañosamente singular.  No  obstante  también  he  de  deciros  que  no  todo  en esta historia son risas. Una de las escenas que  me conmovieron llega justo después de una que  es  altamente  hilarante.  Es  el  momento  del  libro:  cuando  Alex  narra  cómo  se  pueden  ver  los  sueños rotos de una chica después de casi flotar  en una nube. Sin embargo, a renglón seguido las  carcajadas vuelve a invadir tu estancia porque tal  y como continua la narración de lo acontecido no  es para menos.  De todos modos, a medida que te adentras en la  trama  comienzas  a  pensar  que  todo  se  va  a  ir  al  garete, que la van a pifiar y que Alexandra es una  soberana egoísta que solo le preocupa su interés,  su bienestar y su reputación.  En  otro  orden  de  cosas  también  reseñar  que  al  final las impresiones de que algo muy raro ocurre  en torno a toda la trama se ven confirmadas. No  voy a desvelaros qué ni  cuándo pero  baste decir  que  estéis  atentas  a  todos  los  detalles  o  se  os  pasarán  cosas  por  alto  que  gracias  a  una  conversación  muy  anterior  a  la  lectura  de  este  libro  con  Chus  Nevado  a  mí  no  se  me  pasaron.  ¡Niña,  eres  un  crack!  Tus  recomendaciones  a  partir  de  ahora  las  tendré  ¡muy  pero  que  muy  presentes!  Para finalizar también añadiré que esos «guiños»  a  Shakespeare  no  fue  lo  único  que  me  llamó  la  atención.  Ya  casi  al  final  de  la  historia,  en  un  momento  culmen,  me  resultó  fácil  asociar  una  escena  con  dos  películas  divertidas  y  singulares  como  son  «Aquellos  chalados  en  sus  locos  cacharros»  o  «La  carrera  del  siglo»  con  Toni  Curtis al frente de ésta última.  «Una dama nunca miente» es uno de los mejores  debuts que me he encontrado con el permiso de  Sarah  MacLean.  Si  tenéis  oportunidad  haceros  con un ejemplar. Vais a disfrutar de muy buenos  momentos donde las risas están garantizadas.  Crítica: Loli Díaz 

77 RománTica'S


LA CHICA BUENA  Abby Abernathy no bebe, no se mete en líos y trabaja muy duro. Cree que ha enterrado  su oscuro pasado, pero cuando llega a la universidad, un rompecorazones conocido por  sus ligues de una noche pone en peligro su sueño de una nueva vida.  EL CHICO MALO  Travis  Maddox,  sexy,  musculoso  y  cubierto  de  tatuajes,  es  justamente  el  tipo  de  chico  que le atrae a Abby, justamente lo que quiere evitar. Dedica sus noches a ganar dinero  en un club de lucha itinerante, y sus días a ser el estudiante ejemplar y el seductor más  popular del campus. Toda una mezcla explosiva.  ¿UN DESASTRE INMINENTE...  Intrigado  por  el  rechazo  de  Abby,  Travis  intenta  colarse  en  su  vida  proponiéndole  una  apuesta que trastocará sus mundos y lo cambiará todo.  O EL INICIO DE ALGO MARAVILLOSO?  En cualquier caso, Travis no tiene la más mínima idea de que ha iniciado un tornado de  emociones, obsesiones y juegos que los terminará dañando… aunque puede que también  los una para siempre. 

—No es ningún tipo de treta. Simplemente no me gustas. —No estarías aquí si no te gustara. —No he dicho que seas mala persona. Simplemente que no me gusta que saquen conclusiones de cómo soy por el mero hecho de tener una vagina.

meter la  pata  como  hace  su  padre  constante‐ mente. Por culpa de su pasado ha huido de casa y  se ha refugiado en una facultad que poco le falta  para estar en la otra punta del país acompañada  por  su  inseparable  amiga  de  la  infancia  a  la  que  quiere como una hermana. 

Pues sí que empezaba bien la cosa. Y solo estaba en  la  página  28.  El  libro  prometía  y  eso  que  es  de  un  género  que  ahora  llaman  algo  así  como  Young Adult.  Conforme  la  estaba  leyendo  (y  Yuliss  es  testigo)  le  iba  poniendo  mensajitos  por  el  whatsapp y le decía: Yul, tienes que leerla. Ésta te  va a gustar está muy en tu estilo. No sé si al final  se la ha leído o no porque tiene libros en cola… 

Pero, ¿qué  pasa  cuando  estas  dos  personas  tan  diferentes  encuentran  sus  miradas  en  un  lugar  atestado  de  gente  donde  él  está  batiéndose  a  mamporro limpio con otro tío y trata de ganar la  pelea?  Pues  que  ella  no  puede  evitar  dejar  de  mirar  sus  bíceps,  sus  tatuajes  ni  el  sudor  que  recorre  sus  pectorales.  Que  la  atracción  es  poderosa y a la vez irresistible. Que él es un imán  en  mitad  de  esa  vorágine  de  cuerpos  que  se  apelotonan  en  torno  al  «cuadrilátero»  y  que  ese  magnetismo  es  tan  grande  que  no  puede  evitar  colarse  entre  esa  misma  gente  que  la  asfixian  y  acercarse al centro de la acción. 

Bueno, a  lo  que  vamos  que  siempre  me  voy  por  los cerros y no de Úbeda precisamente.  Los personajes de esta historia: son muy jóvenes,  acaban  de  empezar  en  la  facultad  y  a  penas  sin  tienen  los  veinte  años  pero  es  que  él  me  ha  subyugado.  Tan  joven,  tan  echao pa’lante  (como  decimos por aquí por el sur), con ese «don» de a  mí todo me resbala porque hago lo que me da la  gana  y  con  quien  me  da  la  gana  y  cuyos  lemas  son…  «Que  una  tía  pasea  su  palmito  por  mis  narices  y  me gusta: me la tiro.»  «Que al día siguiente ella quiere más: puerta.»  «Que un tío me desafía a una pelea: da igual, las  gano todas. Al final terminará con la cara partida  y el cuerpo apaleado…»  Eso  es  un  macho  ibérico  (aunque  éste  sea  americano) y el resto… TONTERÍAS.  El  personaje  de  ella  es  más  calmado,  más  pausado,  se  piensa  las  cosas  mucho  y  espera  no 

RománTica'S 78

Y ahí está él. Una mirada y… los plomos fundíos.  Literalmente.  Un  cortocircuito  cerebral  que  le  llevan  a  acabar  por  la  vía  rápida  con  su  contrincante.  De  todos  modos  esta  novela  nos  ofrece  mucho  más  que  esa  primera  atracción  indeseada  e  imposible de contener porque la historia de estos  dos no es ni sencilla, ni simple… ni fácil.  Ambos  van  a  tener  que  sentarse  a  recapacitar  sobre  lo  que  quieren  y  lo  que  verdaderamente  desean.  El  día  a  día  no  les  va  a  poner  las  cosas  tampoco  fáciles.  Las  peleas  van  a  convertirse  en  legendarias y, a veces, siendo mujer, os entrarán  ganas  de  mandarle  a  dónde  picó  el  pollo  o  a  dónde Cristo perdió su zapatilla. 


Travis es  mucho  Travis.  Y  Abby,  mucha  Abby.  Ambos  son  un  poco  perros  del  hortelano  que  ni  comen  ni  dejan  al  amo  pero  la  historia  de  estos  dos me enganchó de una manera bárbara. 

Hay escenas  en  esta  novela  que  son  flipantes,  otras  angustiantes  y  en  más  de  una  ocasión  las  páginas  echan  fuego  (en  más  de  un  sentido…  yo  diría  que  mínimo,  mínimo,  en  tres),  si  la  leéis  entenderéis  a  qué  me  refiero  con  lo  de  echar  fuego.  La  novela  es  un  continuo  vaivén,  en  una  de  las  loas que leí decía que era «una montaña rusa de  emociones»;  pues  bien,  no  puedo  estar  más  de  acuerdo.  Tan  pronto  estás  en  tocando  el  cielo  como bajas a los infiernos. La frase que resumiría  esto se la copio a mi amiga Carmina que siempre  dice:  «Que  bonito  es  el  amor  y  su  puta  madre».  Esta frase creo que resume muy bien lo que con  esta novela nos ha querido transmitir su autora.  Estoy  desenado  leer  algo  más  de  Jamie  McGuire  es una autora que me ha impresionado con esta  primera toma de contacto al igual que hizo en su  día  Victoria  Álvarez  con  su  «Hojas  de  Dedalera».  Son  de  esas  autoras  a  las  que  no  conoces  pero  conforme  te  van  relatando  la  historia  que  les  ronda  en  la  cabeza  vas  creándote  una  suerte  de  ilusión en torno a sus personajes sin los que ya no  puedes vivir mientras te dura la lectura. Y, ni aún  después.  Deciros  que  he  disfrutado  mucho  con  la  historia  de estos dos es deciros bien poco pues la verdad  es  que  he  disfrutado  con  todos  los  personajes  pero no sería responsable con mis juicios de valor  si no llego a advertiros que este libro no es para  que lo lean las chicas que no hayan madurado lo  suficiente.  El  libro  está  cuajado  de  escenas  y  momentos  muy  controvertidos  que,  tras  un  análisis  minucioso,  podría  hacer  pensar  a  las  niñas  no  muy  maduras  que  los  tíos  malos  y  peligrosos  siempre  tienen  remedio  y,  tal  y  como  está hoy la sociedad, en muchos casos eso es una  utopía.  Así  que,  madres  que  vayáis  a  dejar  leer  este  libro  a  vuestras  hijas,  leedlo  antes  y  considerad si vuestro retoño está preparado o no  para leer esta historia.  Para  adultas  como  nosotras  no  entraña  riesgo  y  estoy  segurísima  que  vais  a  disfrutar  de  lo  lindo  pese  a  la  juventud  de  sus  personajes  pues  la  novela tiene todos los ingredientes para hacer de  su  lectura  un  momento  inolvidable.  A  mí  se  me  hizo muy corta.  Crítica: Loli Díaz 

79 RománTica'S


Cada vez  que  Ronald  Kinnon  levante  su  espada  en  el  campo  de  batalla,  se  adiestre  con  sus  hombres  o  haga  el  amor  con  una  mujer,  no  podrá  ocultar  la  marca  de  la  vergüenza.  La responsable es la joven señora del clan McKenzie, que ha grabado sus iniciales en  el pecho del Highlander tras derrotarlo con todas las de la ley. Ahora, la venganza no  se  hará  esperar,  y  viniendo  de  uno  de  los  hombres  más  poderosos  y  orgullosos  de  Escocia, Edora sabe que será terrible.  El  rey  también  lo  sabe,  por  lo  que  toma  una  decisión  que  enfurecerá  a  ambos  jóvenes pero salvará a sus clanes de la destrucción... 

—Mis hombres jamás abandonarían a ninguno de los suyos, y mucho menos a su líder. En cambio los vuestros… ¿dónde están para salvaros? —La pregunta quedó suspendida entre ambos—. No tenéis honor — sentenció Edora—, y me encargaré de que lo recuerdes. Con estas  palabras  Edora  McKenzie  anunció  lo  que  haría  a  continuación,  marcar  el  pecho  del  guerrero Ronald Kinnon con su nombre. El furioso  grito  del  highlander  se  escuchó  en  todos  los  alrededores  y,  particularmente,  creo  que  hasta  los árboles temieron la cólera de éste.  «La  marca  del  guerrero»  es  la  primera  novela  publicada de Rowyn Oliver y la obra ganadora del  Premio  Vergara  de  Novela  Romántica  2012.  Cuando  leí  el  argumento  y  la  forma  en  que  la  historia  se  presentaba  lo  primero  que  pensé  fue  que  quería  leer  la  escena  de  la  marca.  Muchas  somos  las  románticas  amantes  de  los  highlanders,  hombres  conocidos  por  su  valor,  su  fortaleza  y  su  orgullo,  así  que  sólo  imaginar  lo  que  el  héroe  podría  hacerle  a  la  mujer  que  se  atreviera  a  tal  sacrilegio  hizo  que  me  frotara  mentalmente  las  manos.  La  autora  no  me  decepcionó.  Esa  escena  es  el  preludió  de  una  estupenda novela que prácticamente devoré.  Tras  la  muerte  de  su  padre,  Edora  es  la  nueva  señora  del  clan  McKenzie.  Los  obstáculos  que  debía  superar  no  eran  pocos.  No  sólo  se  enfrentaba  al  recelo  de  sus  hombres  ante  el  mandato  de  una  mujer,  a  la  que  muchos  veían  incapaz  de  administrar  justicia  y  gobernar  las  tierras  con  dignidad,  sino  que  además  debía  acabar  con  las  fechorías  del  clan  Kinnon,  que  aprovechaban  la  inseguridad  en  sus  fronteras  para robarles las reses indispensables para pasar  el  invierno,  uno  de  los  más  duros  en  los  últimos  tiempos.  

RománTica'S 80

Cuando sus  hombres  le  comunican  que  los  Kinnon  han  invadido  nuevamente  su  propiedad,  Edora  no  desaprovecha  la  ocasión  de  demostrarles  tanto  a  sus  hombres  como  a  los  Kinnon que no se va a dejar amedrentar y que es  capaz de luchar en el campo de batalla igual que  cualquier  otro  laird.  Lamentablemente  su  osadía  al  enfrentarse  al  señor  de  los  Kinnon  iba  a  costarle muy cara.  Ronald  Kinnon  estaba  en  medio  del  prado  intentando  recuperar  lo  que  los  malditos  McKenzie  les  habían  robado.  Si  alguna  vez  creyeron  que  podían  jugar  con  él  estaban  muy  equivocados. Su sorpresa fue cuando en lugar de  encontrarse  frente  a  frente  con  el  laird  de  los  McKenzie  se  encontró  con  una  mujer.  ¿Una  mujer  en  una  incursión?  Quería  darles  su  merecido a esos indeseables y se encontraba con  que enviaban a sus mujeres. Lo que jamás pensó  fue  que  al  enfrentarse  a  esa  mujer  esta  acometiera un acto de semejante calibre.  Por  supuesto  tal  afrenta  no  iba  a  quedarse  sin  respuesta, que comienza por secuestrar a Edora.  El  guerrero  no  tenía  otra  cosa  en  mente  que  no  fuese  hacerle  pagar  a  esa  pérfida  mujer  con  la  misma  moneda.  Desde  el  primer  momento,  las  chispas saltan entre Edora y Ronald. Este disfruta  sometiéndola  y  burlándose  de  ella,  pues  conoce  bien  a  las  mujeres  y  sabe  lo  traicioneras  y  engañosas que pueden llegar a ser. Sean bellas o  no, que debe reconocer que Edora lo es y mucho.  Por  su  parte,  ella  sólo  tiene  lindezas  que  dedicarle  como  bruto,  desalmado,  incendiario,  ladrón  de  ganado;  todo  un  abanico  de  adjetivos  ante los que él se ríe, pues el malnacido, ejem, se  aprovecha de que está en su propio territorio. 


Tal explosiva  relación  no  puede  acabar  de  otra  manera  que  en…  matrimonio,  no  seáis  mal  pensados.  Y  es  que  el  rey,  harto  de  los  intercambios,  el  ojo  por  ojo  y  las  lindezas  que  ambos  se  dedican  decide  interceder,  yo  no  sé  si  para bien o para mal, y unirlos en matrimonio. A  partir  de  aquí,  lo  que  ocurre  entre  ellos  será  mejor que lo leáis vosotros mismos. Lo que yo si  os puedo decir es que desde luego esta pareja no  es de las que se olvidan. Más de una vez me han  entrado  ganas  de  darles  un  mamporro  por  obstinados,  cabezones  y  cansinos  también,  todo  hay que decirlo. 

El colmo  del  egocentrismo  ha  sido  el  final  en  el  que a mí por poco me da un sincope ante lo que  al  protagonista  se  le  ocurre  hacer  para  congraciarse  finalmente  con  ella.  Él  no  podía  regalarle  un  ramo  de  flores  u  organizarle  una  cena romántica, que va, a él no se le ocurre otra  cosa  que…  Vale,  que  los  highlanders  no  son  precisamente conocidos por su tacto, pero es que  el  intento  de  reconciliación  de  Ronald  podría  llevarse la medalla al mérito en el amor.  Vale, quizás estoy exagerando un poco. O mucho,  pero  es  que  deberíais  haberme  visto  la  cara  cuando  adivine  las  intenciones  del  susodicho.  Como  mención  especial,  no  debo  olvidarme  de  Tamy,  la  bisabuela  de  Ronald  que  con  sus  peculiares  puntos  de  vista  y  sus  comentarios  mordaces  pone  el  toque  tierno  en  la  historia,  haciendo reflexionar a su nieto más de una vez e  intentando a su modo mediar entre la impetuosa  y apasionada pareja.   En  «La  marca  del  guerrero»,  Rowyn  Oliver  nos  narra  la  historia  de  amor  entre  un  apasionado  y  orgulloso highlander y una testaruda y obstinada  escocesa.  Una  relación  nacida  del  odio  entre  clanes que poco a poco se convertirá en un amor  por  el  que  ambos  estarán  dispuestos  a  luchar  hasta  el  final,  a  pesar  de  aquellos  que  por  intereses creados no quieren la paz entre los dos  clanes.  Batallas  dialécticas,  orgullos  malentendidos,  pasión  arrolladora,  pero  sobre  todo amor; todo esto y más encontraréis en esta  historia  que  a  mi  particularmente  me  ha  dejado  un  buen  sabor  de  boca.  Si  su  autora  nos  sigue  ofreciendo  historias  como  ésta,  será  una  autora  en tener en cuenta en el futuro.  Crítica: Ana Mª Benítez 

81 RománTica'S


Mientras que Natalie Benoit, una periodista de Denver, investiga en la frontera con  México,  es  tomada  como  rehén  cuando  se  ve  envuelta  en  una  sangrienta  emboscada.   Traicionado, el Marshal Zach McBride ha soportado una semana de torturas mientras  era interrogado por un sangriento cártel mexicano. Zach ha logrado permanecer en  absoluto silencio pero todo cambiará cuando comience a oír los gritos de una mujer.  Aunque Natalie sea solo una voz en la oscuridad de una prisión compartida, su grave  situación es como un revulsivo para el castigado Zach. Entre ambos son capaces de  doblegar a sus captores y escapar por el árido desierto de Sonora hasta la frontera  pese a que la atracción entre ellos se vuelve cada vez más ardiente.  No  obstante  las  vivencias  de  ambos  harán  difícil  que  ninguno  de  ellos  arriesgue  su  corazón  pero  la  pasión  ha  alcanzado  un  límite  que  arrastra  a  ambos  a  afrontar  sus  sentimientos mientras intentan mantenerse con vida frente a los graves peligros que  conspiran para destruirles... 

Si hubieran estado en un club en Denver la habría asustado. Pero atrapada en un pueblo abandonado de México, con unos hombres que tenían intención de hacer mucho más que violarla y asesinarla, él era lo más parecido que había a la caballería. Si yo  hubiese  estado  en  su  situación  también  me  hubiese  aferrado  a  la  única  vía  de  salvación  que  tenía a mano… pese a pensar que lo más seguro es  que  el  hombre  al  otro  lado  de  la  pared  fuese  un  criminal.  Pues  dicho  esto,  comenzaré  diciendo  que  esta  novela estuve a punto de no leerla por culpa de una  compañera (y no miro a nadie).   Lo  cierto  es  que  cuando  esta  chica  me  dijo  que  no  había podido pasar de las primeras páginas porque  lo estaba pasando realmente mal me dije: ¿De veras  vas  a  intentarlo?  Pues  menos  mal  que  lo  hice  porque  la  novela  me  ha  encantado.  Me  ha  mantenido pegada a sus páginas, he volado de una  escena  a  otra  con  el  corazón  en  un  puño  y  el  estómago por corbata por la tensión acumulada y la  adrenalina disparada.  Es  una  novela  de  la  que  no  puedes  desconectar  ni  fácil ni difícilmente. Te vas al hospital a visitar a tu  tía a la que han operado y te llevas el libro pegado a  tus manos leyéndolo  en  autobús aunque  éste vaya  dando bandazos y de un frenazo puedas partirte la  crisma. Vas leyéndolo mientras esperas el ascensor  y estás deseando que tu querida tata se duerma un  ratito para volver a hincarle el diente.  Qué  presión  en  el  pecho,  qué  agitación,  la  sangre  fluye  por  tus  venas  a  una  velocidad  desquiciante…  ¡condenados espasmos!  Desde  luego  hacía  mucho  tiempo  que  no  había  caído  en  mis  manos  un  Clare.  Hemos  estado  esperando  muchos  años  a  que  se  volviesen  a  reeditar  en  España  algún  libro  más  de  la  serie 

RománTica'S 82

«Equipo I»  pero  ¿sabéis  qué?  La  espera  ha  merecido la pena.  Los libros los hemos acogido con muchas ganas y lo  mejor de todo es que no han decepcionado. Todo lo  contrario,  la  serie  ha  ido  ganando  en  calidad,  en  intensidad  y  los  personajes  han  ganado  con  el  tiempo.   Los  secundarios  que  aparecen  en  esta  historia  (y  que  ya  conocimos  en  libros  anteriores)  no  solo  no  decepcionan sino que se te hacen más interesantes  aún. Darcángelo, Rossiter, Hunter…  Ellos además son los que ponen la nota de humor a  la historia, que no es por nada… pero falta le hace  porque  si  no  estoy  segura  que  a  más  de  una  le  hubiese  dado  un  intenso  e  irreversible  ataque  cardíaco  y  de  uno  de  esos  arrechuchos  nos  hubiésemos quedado en el sitio. Tal es la intensidad  de la historia.  Hay  escenas  realmente  impactantes  pero  a  la  vez  hay  escenas  que  simplemente  te  hacen  soltar  la  carcajada.  Y  por  incluir  éstas  últimas  yo  simplemente doy las gracias a Pamela.  De  verdad,  no  os  podéis  ni  imaginar  las  risas  que  solté  gracias  a  las  intervenciones  de  Julian,  Marc  y  Gabe.  El  momento  escalada  del  tejado  es  la  leche.  Me imaginaba a (…) bajando en rafting por el tejado  para  rescatar  a  (…)  y  solo  la  imagen  y  las  circunstancias  me  hicieron  reír  en  medio  de  una  situación  verdaderamente  dura  donde  las  risas  no  hubiesen tenido cabida. Creo que esto es una de las  cosas  que  priman  en  elevar  esta  novela  a  la  categoría de arte escénico.  Hay  que  ser  muy  valiente  y  tener  un  dominio  muy  grande  de  lo  que  rodean  a  los  personajes  para  sacarse  genialidades  como  ésta  donde  no  se  conciben las carcajadas.  Pero  como  ya  digo,  Pamela  Clare,  es  una  de  las 


grandes en  el  género  de  suspense  si  me  permitís  decirlo.  Sus  libros  me  atrapan  tanto  como  los  de  Roberts, Howard y Carrión.  

Pero volvamos  a  los  personajes  principales.  También  con  ellos  logró  sacarme  alguna  que  otra  carcajada  porque  imaginaos  por  un  momento  la  situación: los dos atrapados en medio de un pueblo  perdido de la mano de Dios, ambos hechos polvo; él  porque  ha  recibido  tremendas  palizas,  ella  porque  está  acojonada  y  entonces  ocurre  «algo»  y  él,  en  medio de toda la tensión del momento va y suelta  esto: 

—Creo que me he enamorado. ¡Y  se  queda  tan  pancho!  Y  una,  que  no  pierde  puntada,  que  está  inmersa  en  una  escena  tan  intensa  como  estresante…  va  y  suelta  una  seca  carcajada.  Era  como  estar  viendo  una  peli  de  «Rambo» solo que en esos momentos el rambo era  ella.   La  novela  está  cuajada  de  buenos  diálogos,  de  momentos  inolvidables  y  de  un  personaje  masculino  que  enamorará  incluso  a  la  más  inconmovible de las damas. Porque, digo yo, ¿cómo  no enamorarse de un hombre que mirándote a los  ojos te suelta esto…? 

—Sé cómo sobrevivir en cualquier hábitat, Natalie. Puedo atravesar ese desierto sin inmutarme. Puedo protegerte de Cárdenas y sus hombres, pero no puedo protegerte de las consecuencias de la desconfianza ni de tu obstinación o curiosidad. Si te comportas con temeridad, desesperación o estupidez, ambos pagaremos el pato. O que es capaz de pensar esto otro… 

«Si tú mueres, ángel, significará que yo ya estoy muerto». Y,  de  pensamientos  como  estos  están  plagadas  las  páginas  de  la  novela.  Este  hecho  no  solo  me  ha  gustado  mucho  sino  que  me  han  aportado  mucha  más  información  de  los  personajes  de  lo  que  se  consigue solo con la voz del narrador.  Una  novela  imprescindible,  uno  personajes  carismáticos,  geniales  y,  sobre  todo,  cercanos.  Difícilmente  llego  a  enamorarme  de  un  personaje  literario masculino pero de Zach me he enamorado  como  una  colegiala  de  quince  años  se  enamora  de  su  joven  profesor  de  arte.  Y,  como  para  muestras  vale un botón os remito a la página 134 de la novela  por dejaros un ejemplo de la «guasa» que se gasta  el chaval. Ahí os explicará qué diferencias hay entre  las diferentes armas… incluida la suya…   Crítica: Loli Díaz 

83 RománTica'S


Silvia Vega,  directora  creativa  de  una  importante  agencia  de  publicidad  española, viaja a Ginebra con el único objetivo de conseguir como cliente una  importante empresa.  Silvia  tiene  determinación,  grandes  ideas  y  un  espíritu  de  sacrificio  insuperable,  pero  no  cuenta  con  el  irresistible  Daniel  Soler,  uno  de  los  creativos  más  famosos  del  país,  que  se  interpondrá  en  sus  planes  para  conseguir el mayor ascenso de su vida.  Ginebra  para  dos  está  ambientada  en  el  loco  mundo  de  la  publicidad  y  nos  presenta  a  una  protagonista  dispuesta  a  todo  con  tal  de  triunfar  en  su  profesión y, aunque ni ella misma lo sepa, en el amor. 

Tenía el vestido de siempre y el vestido de siempre. ¡Ah! Y el vestido de siempre, claro. Cuando leí esto, lo siento, no lo pude evitar, tuve  que  soltar  una  carcajada.  La  gran  mayoría  de  vosotras  quizás  no  entiendan  el  por  qué  pero  os  voy a dar, espero, una breve explicación.  No sé si fue coincidencia o un guiño literario hacia  una de las obras de teatro que puso en escena en  los  años  ’80 (muy  al  principio  de  esta  década)  la  actriz Lina Morgan en su teatro de «La Latina». En  aquella  obra  ella  decía  la  frase:  «Pues  tengo  el  negro  (refiriéndose  al  vestido),  también  tengo  el  negro… y, chica, ¡el negro!».  Pero  además  de  esta  frase  que  me  caló  porque  me trajo muy buenos recuerdos de una comedia  que me hizo reír a más no poder, la novela me ha  gustado  mucho.  Es  ingeniosa,  divertida,  sus  diálogos  tienen  chispa  y  las  carcajadas,  os  lo  garantizo, las tenéis aseguradas.  Otra  cosa  que  me  ha  llamado  poderosamente  la  atención es lo bien que ha hilado los epígrafes de  los capítulos. Os cuento: Cada uno de ellos viene  introducido  por  un  spot  publicitario  que,  estoy  convencida  de  ello,  todas  conocéis  y  reconoceréis. Slogans tales como…  «Un poco de pasta basta» (marca de pasta).  «En las distancias cortas es donde un hombre se  la juega» (marca de colonia muy conocida por los  caballeros).  «Con  […]  las  cucarachas  nacen,  crecen,  se  reproducen,  mueren  y  desaparecen»  (es  obvio  que se trata de un insecticida).  «Busque,  compare  y  si  encuentra  algo  mejor,  cómprelo».  Bueno,  son  solo  algunas  muestras  de  lo  que  os  digo  pero  que  su  autora  ha  sabido  muy  bien  encajar  en  el  contexto  de  la  historia.  Cada  vez 

RománTica'S 84

que leía  alguno  de  ellos  me  frotaba  las  manos  porque  algunos  se  las  traen,  ¡no  me  diréis  que  no!  Pero  vayamos  ahora  al  meollo  de  la  cuestión.  Porque  sí,  el  meollo  de  la  misma  es  siempre  la  pareja  protagonista,  ¿qué  se  cuece  entre  ellos?  ¿Está bien hilada la historia? ¿Tienen química los  personajes? ¿La novela engancha?  Pues  contestaré  a  todas  y  cada  una  de  esas  preguntas aunque no en el mismo orden.  La  novela  engancha,  muchísimo.  ¡Ya  lo  creo!  Lo  comencé a las seis de la mañana. Sí, no miréis con  cara  de  asustados.  Mis  vecinos  tuvieron  jarana  aquella  noche  (jarana  de  la  buena  no  de  la  gresca)  así  que  aquí  me  tenéis  con  los  ojos  abiertos  como  platos,  algodones  en  los  oídos  e  intentando  dormir.  Como  vi  que  aquello  era  imposible… me fui a la estantería, cogí el libro de  Rebeca  y  comencé  a  leer.  Pues  bien,  si  no  pude  dormir antes… menos pude hacerlo después.   Como ya he dicho, la novela me ganó con la frase  que he reseñado pero mis carcajadas a las siete y  media  de  la  mañana  seguro  que  despertaron  a  mis  lujuriosos  vecinos.  «Donde  las  dan,  las  toman» ¿Quién no puede dormir ahora?  La  historia  es  como  una  comedia  de  enredos  de  las  buenas,  de  las  de  antes,  de  aquéllas  que  interpretaban  Rock  Hudson  y  Doris  Day.  Creo  recordar que en una cápsula del tiempo hablé de  la película «Pijama para dos» y esta obra de Rus  me la recordaba un  montón por el rollo este de  la  publicidad  no  porque  se  parezca  mucho  la  historia…  Una  equivocación,  un  pequeño  «engaño»  (aunque más que engaño es no decir la verdad a  tiempo), una mirada, una caricia por culpa de una  cremallera…  ¡y  ya  tenemos  un  lío  de  los  gordos  montados! Porque la olla tiene agua por hervir, le 


hemos agregado  un  par  de  pastillitas  para  enriquecer  el  caldo  (chup‐chup)  y  estamos  esperando  a  que  empiece  a  burbujear  para  agregar  la  pasta  a  la  cocción.  ¡Qué  ingredientes!  Rápido, fácil pero absolutamente deliciosos. 

Daniel es  la  pasta,  necesita  un  pequeño  hervor,  es  el  típico  guaperas  de  las  discotecas  a  quienes  sus  amigos  utilizan  de  gancho  para  ligar  pero  en  el fondo son tan tímidos que no se acercan a las  chicas…  Y  ella,  ella  es  un  terremoto.  Allá  por  donde  pasa,  arrasa.  Es  poquita  cosa  desde  el  punto de vista físico pero la chica se las gasta.  La química entre ellos se palpa desde ese primer  momento  en  los  baños  pero  sabes  y  prevés  que  como tardes dos segundos más en quitar el cazo  de  la  hornilla,  el  agua  rebosa  y  se  te  pringa  la  vitro. Y leed atentas la descripción que hace Silvia  de Daniel (páginas 107 y 108). Yo también caería.  Pero no solo los personajes con sus idas y venidas  y  sus  enredos  me  han  hecho  engancharme  a  la  novela.  Los  secundarios  son  la  leche.  Algunos  están pirados (en el buen sentido). El jefe de ella  me  ha  hecho  reír  a  mandíbula  batiente  con  sus  ocurrencias.  Tenéis  que  leer  algunas  de  sus  frases, no se pueden contar porque si las sacas de  contexto pierden chispa y vigor.  Si algún día estáis de bajón o tenéis ganas de leer  algo divertido, «Ginebra para dos» es la solución  a  vuestras  penas  y  vuestras  ganas  de  risas  y  diversión.  Yo  no  he  podido  parar  de  hacerlo.  La  novela es cómica‐cómica. Algunas de sus escenas  eran  tan  ingeniosamente  absurdas  que  me  revolcaba  en  la  cama  mientras  asistía  a  su  representación.  Para  mí  ha  sido  una  de  las  novelas  más  visuales  que  he  leído  en  mucho  tiempo  era  como  estar  en  la  butaca  del  cine  viendo  una  película  de  las  de  antes  aunque  me  faltaron las palomitas. Claro que ponerte a hacer  palomitas  a  las  siete  de  la  mañana  es  tan  incongruente  como  algún  personaje  (cítoles  a  Gandarias y Sanz).  Una de mis escenas favoritas se encuentra entre  las páginas 123 y 124 del libro. Es muy larga y no  voy  a  transcribirla  aquí  pero  baste  decir  que  empieza con esta frase:  

—¿No estarás embarazada de Daniel Soler? En serio,  chicas,  ¡altamente  recomendable!  Diversión asegurada y garantizada.  Crítica: Loli Díaz 

85 RománTica'S


SUSPENSE

ACTUAL

PARANORMAL

  ERÓTICA  

RománTica'S 86


87 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 88


89 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 90


Las librerías deberían estar señalizadas  en los mapas como zonas peligrosas.  Marcadas como establecimientos poco  recomendables. Como anomalías    sospechosas en la geografía comercial.  Nadie sabe explicar a dónde conduce la    puerta de una librería.    Por eso los que entran tardan tanto en  salir. Se han perdido. A veces, para  siempre. Los libreros son gente  extraña.  ¡Abrir una librería! Piénsalo, hermano.  Mira a derecha e izquierda. Consulta el  reloj. El móvil. Lo  que sea. Mueve ese  culo. Disimula.  ¿Vas a entrar? No me jodas. ¿Vas a  entrar, de veras, en una librería?  Manuel Rivas 

A Viola Carlyle no le importa  Cuatro años atrás, Jocelyn  transgredir las reglas que le  Butler dijo adiós a su trágico  impone la sociedad  pasado en Estados Unidos  victoriana. Aunque se supone  para empezar una nueva vida  que las damas nunca deben  en Edimburgo. Pero cuando  besar a un hombre que no  se muda a un apartamento  sea su prometido, ella ansía  en Dublin Street y conoce al  con desesperación besar al  hermano de su compañera  atractivo capitán Jin Seton...  de piso, todo cuanto ha  intentado proteger… 

    Lord Ferdinand Dudley llega a  Raoul Fontenot, miembro del  Finalmente liberada de su  la pequeña localidad de  escuadrón paranormal de  cruel y depravado marido,  Fuerzas Especiales, se ve  Trellick para reclamar la casa  Serena Riverton ha decidido  y la propiedad que ha ganado  obligado a salvar a la esquiva  no volver a caer jamás en las  Iris Johnson, víctima, al igual  jugando a las cartas. Los  redes del matrimonio. Pero  que él, de los trágicos  lugareños se han congregado  sus hermanos tienen otros  experimentos del siniestro  para disfrutar de los festejos  planes para ella. Con el  doctor Whitney. Iris es tanto  objeto de cubrir sus deudas  del 1 de mayo, y en cuanto  un peligro para ella como  Ferdinand vislumbra a una  de juego, han decidido  para los demás...  joven especialmente guapa...  desposarla con un noble rico. 

91 RománTica'S


Después de un fracaso  Escondido entre las colinas y  El oficial de las FF.EE.  sentimental, la abogada Kara  asomado al Mediterráneo,  Winslow Grange veía las  Crawford no espera  Cordina parece un paraje de  ventajas económicas de  encontrar a alguien que  cuento de hadas... pero entre  emplearse como mercenario.  pueda hacer satisfacer todos  sus habitantes se encuentra  Después de haber estado un  sus deseos y fantasías, hasta  un personaje malvado  tiempo trabajando en su  que experimenta una de las  esperando para atacar en  rancho de Texas, volver a las  noches más increíbles de su  cualquier momento...  selvas de Sudamérica iba a  vida con un hombre al que  ser duro, pero ¿qué era eso  siempre admiró desde lejos  para un boina verde?             

Bienvenidos a Cala Espinada,  Ariadna y Mónica son amigas  En noviembre de 1939, una  mujer camina hacia  desde que nacieron, sus  un lugar en que las mujeres  Gobernación Civil de Valencia  de salud delicada disfrutan  padres son socios en el grupo  con una tartera de cinc llena  Von, uno de los más  de la brisa del mar y donde  de lentejas aguadas. Su hija,  importantes del país, que  los hombres en la flor de la  María Pérez Lacruz, más  vida… brillan por su ausencia.  abarca desde una editorial,  una cadena de radio, a varias  conocida como la Jabilna, con  ¿O no? Victor Bramwell,  tan solo veinte años se  revistas y un periódico.  teniente coronel del Ejército  encuentra embarazada y  británico, alejado del servicio  Daniel es el hermano mayor  detenida. A pesar de todo su  de Mónica y…  está dispuesto a cualquier  sufirmiento...  cosa…  

RománTica'S 92


Tras la muerte de su mujer  Devyn Kell siempre había  Kaiet decide regresar, junto a  sido un fiel servidor de la  su pequeño hijo, a la casa de  Liga. Pero cuando descubrió  su padre en Bermeo, después  que sus traiciones le estaban  de diecisiete años de  costando la vida a gente  ausencia. Desde el primer  inocente, se negó a aceptar  instante se siente extraño, en  ese sistema corrupto....  un lugar al que ya no  pertenece. Pero si su futuro  se le presenta oscuro...           

Tobin Scott, conocido  también como lord Eberlin,  no había regresado a Hadley  Green desde que ejecutaron  a su padre, acusado de haber  robado las joyas de la  condesa Ashwood. Quince  años después está dispuesto  a utilizar su poder para  destruir la propiedad…   

Lady Maggie, la hija mayor e  Alysson Vickery abandona su  Las hermanas Demarest  acomodada vida en Francia  ilegítima del duque de  tienen una impagable deuda  para reunirse con su  de gratitud con su prima lady  Moreland, siempre ha sabido  prometido en un Argel  mantener a salvo sus  Elizabeth Greenwood. Así  devastado por la guerra. Allí  secretos… hasta que  que cuando ésta se ve  coincidirá con Nicholas  aparecen unas cartas robadas  obligada a casarse con  Sterling, un líder bereber  que amenazan con dejarlos al  Maximilian Ashford, el  conocido como Jafar el‐Saleh.  descubierto...  hombre al que su padre la  Impulsado por su sed de  prometió siendo apenas una  venganza contra el futuro  niña, ambas se ofrecen…  marido de Alysson...  

93 RománTica'S


El erotismo destilado  en  Los escándalos y rumores  cada una de esta s historias  que envuelven a los cuatro  une íntimamente las  hermanos MacKenzie, las  emociones más profundas  habladurías sobre sus  con el sexo más ardiente. Son  amantes y sus oscuros  historias románticas y  apetitos, tienen alborotado a  eróticas, de encuentros  todo el país. Cualquier dama  sexuales, vividos por unos  sabe que si es vista con uno  personajes con los que el  ellos perderá la reputación  lector puede identificarse.  de inmediato....           

Las vidas de Emil y Hannah se  desarrollan en el convulso  siglo XX. Emil, veterano  alemán de la Gran Guerra,  regresa a casa y se encuentra  un país desquiciado,  precipitandose hacia la  catástrofe. Su participación  en la resistencia le obliga a  abandonar su hogar y a su  familia …  

RománTica'S 94

Mercedes Montenegro,  dejándose llevar por su  carácter indómito y segura  de que el elegido es el  hombre misterioso que ve  por primera vez a los pies de  una escalinata, decide  abordarle en cuanto tiene  oportunidad haciéndole una  proposición escandalosa…   

Huérfana a muy temprana  edad, Sarah Kennedy ha  aprendido a depender  únicamente de sí misma,  reservando todo su amor  para su hermano pequeño y  para los halcones heridos a  los que cuida y devuelve la  libertad. A Case Maxwell, la  vida le ha enseñado que la  justicia es ciega… 

Entre imágenes fugaces y  gritos desesperados de  víctimas de asesinato, la  vidente Clarissa King hará lo  que sea por detener al  despiadado psicópata que  acecha su ciudad, incluso  colaborar con un peligroso y  atractivo agente del FBI que  considera que ella no es más  que una farsante... 


95 RomรกnTica'S


ERIC ZIMMERMAN, UN DIOS DEL AVERNO Aunque  muchas  lectoras  no  lo  considerarían  un  dios,  yo  creo  que  el  señor  Zimmerman,  o  Eric,  para los amigos, sí que merece tener su lugar en  el  Olimpo  junto  con  los  otros  personajes  que  ya  hemos  estado  bautizando  como  dioses  en  números anteriores de esta revista.  

¿El porqué? Bueno, ¿acaso no hay dioses que nos  caen mal y aun así siguen siendo dioses? *cough*  Artemisa… Apolo… ¡Hades! *cough*  

quiere darle largas, pero entonces él la mira con  esos ojos, le habla con esa voz tan sexy, y ella de  inmediato se derrite. ¡Y nosotras también! 

El señor  Zimmerman  tiene  algo  que  nos  atrae,  que  nos  hace  caer  en  sus  redes  y  hacer  todo  lo  que él quiera. Un hombre dominante que le gusta  que  el  morbo  guíe  su  vida  sexual.  Y,  honestamente, ¿no os produce exactamente eso  mismo, morbo? 

Aunque sí  que  hay  que  admitir  que  en  más  de  una ocasión quise meterle una hostia bien dada a  ese rubio… pero como ya he mencionado antes…  *cejas‐cejas*  ¿quién  no  ha  sentido  alguna  vez  el  impulso  de  darle  una  bofetada  a  alguna  divinidad? 

¡A mí sí! 

… Artemisa en el libro «Aquerón» de Sherrilyn Kenyon…  

Yo creo que, aunque la romántica está muy bien y  es muy rosita, cuando hablamos de erótica lo que  importa  es  la  sensualidad  que  podamos  percibir  en  los  personajes  y  en  la  novela  y  Megan  Maxwell, en este caso, ha hecho un buen trabajo.  La sexualidad que destila Eric por todos los poros  de  su  cuerpo  es  simplemente…  hot.  Y  aunque  haya  que  tener  una  mente  muy  abierta  para  poder  entender  a  nuestro  señor  Zimmerman,  de  verdad  que  cuando  nos  ponemos  en  situación  sí  que  consigue  que  nos  olvidemos  de  todo  y  queramos  hacer  todo  lo  que  él  quiere  que  hagamos.   ¡Y  qué  cosas  nos  haría  hacer!  Actos  sexuales  realmente  «impensables»  de  cara  a  la  sociedad  «normal» que nos rodea.  Si  esa  no  es  razón  suficiente  para  convertirlo  en  dios del Olimpo. ¿Qué es?  A lo largo del libro, además, podemos comprobar  que  Jud  siempre  tiene  como  una  doble  personalidad en lo que a él se refiere. Siempre  

RománTica'S 96

   

Pero bueno… nadie es perfecto, ¿no?   Sin embargo, si tengo que ser sincera, a lo mejor  Eric  Zimmerman  no  sería  mi  hombre  ideal  hoy,  pero en algunos años… joder, yo creo que sí, con  morbo o sin él.  Solo  mirad  las  fotos….  ¿acaso  no  os  estáis  derritiendo ya?  Además, dicen que los dioses son muy buenos en  la cama… y no se cansan. ¿A quién  empieza ya a  gustarle la idea de tener a un Señor Zimmerman  siendo «Dios del Olimpo»?  Él ya sabe que a mí sí.  ¿Y  dónde  podemos  conocer  a  este  increíble  y  atípico dios?  La respuesta es muy simple. Dirígete a la primera  librería  que  se  te  ocurra  que  seguro  que  allí  tienen sus dos libros.  Artículo: Yuliss M. Priego  


97 RománTica'S


Vob!cboeb!tpopsb!qbsb!uv!opwfmb!

Cada Este bimestre contamos con la canción interpretada por una de  las  artistas  más  conocidas  de  este  país,  Malú.  La  canción,  titulada  «Ahora Tú», forma parte del disco lanzado en 2011 titulado Guerra Fría.  Como  veréis  ahora,  seguro  que  la  letra  no  os  deja  indiferentes...  Antes de ti, no, yo no creía en Romeos, Julietas, muriendo de amor. Esos dramas no me robaban la calma, pero la historia cambió  ¿Os  Acordáis  cuando  cierta  mujer  de  nombre  Soteria  Kafieri  se  disponía  a  presentar  su  trabajo  en  relación  a  la  existencia  de  la  Atlántida  y  veíamos  como  dicha  exposición  contaba  con  dos  invitados muy especiales? Ah, seguro que ahora ya os acordáis. Sí, el  libro  que  narra  la  historia  de  Aquerón  «Ash»  Partenopaeus,  quien  parece  que  viene  siempre  al  rescate  cual  caballero  de  brillante  armadura. Pero, en este caso, las cosas no comienzan con buen pie,  ya que Ash y Artemisa son testigos de cómo todo el trabajo de Tory  queda  sin  reconocimiento  después  de  que  nuestro  atlante  trata  de  echar por tierra el intento de Sota de lograr limpiar el nombre de su  familia. Vaya con nuestro caballero, ¿eh?  Dicen que se sabe si un amor es verdadero, cuando duele tanto como dientes en el alma. Uno  de  los  diarios  de  Ryssa,  hermana  de  Aquerón,  les  llegará  a  conectar  de  forma  inimaginable.  A  Soteria  la  conocemos  por  su  implicación en la expedición de Megeara Kafieri, su prima, quien se  convertiría en pareja de Arik como se relata en el libro El Cazador de Sueños.  ¿A  que  no  os  esperabais  que  esta  brillante  joven  iba  a  convertirse en protagonista de la vida de nuestro Ash?  Ahora tú, llegaste a mí, oh, no, sin previo aviso, sin un permiso, como si nada. Después de ver cómo todo el mundo se queda con la boca abierta al  ver  a  Aquerón,  el  solitario  Aquerón,  darlo  todo  por  esta  mujer,  no  hay duda alguna de que  por muy diferentes que sean o por mucho  que  puedan  creer  que  compartan  en  común  sus  corazones  han  elegido.  Soteria  no  se  podría  imaginar  todo  lo  que  conocer  a  aquel  extraño en esa exposición le podría acarrear...  La  letra  de  la  canción  lo  dice  todo;  lo  último  que  se  esperaba  Tory  era  encontrar  el  amor  en  aquel  exasperante  hombre  que  rebatió  todo    por  lo  que  había  luchado  con  tanta  ansia,  y  es  que  por  muy  insólito que resultase al final el amor siempre gana.   

RománTica'S 98

AQUERÓN Sherrilyn Kenyon  Aquerón  fue  el  primer  Cazador  Oscuro  y  ahora  es  el  líder  indiscutible  de  todos  ellos.   No responde ante nadie y sus  órdenes  se  acatan  sin  discu‐ sión. Es poderoso. Es enigma‐ tico.  Es  inaccesible.  Una  le‐ yenda entre las leyendas.   Durante  milenios,  Aquerón  ha  luchado  por  la  supervi‐ vencia  de  la  humanidad  al  tiempo  que  ocultaba  celosa‐ mente  sus  orígenes  y  su  tormentoso pasado.   Por fin, Sherrilyn Kenyon desvela en esta novela, la más larga y ambiciosa de la genial serie de los «Cazadores Oscuros», la verdadera historia del personaje que, desde el primer libro, ha atrapado con mayor fuerza la imaginación de los lectores. Una historia que comienza once mil años atrás, cuando una diosa oculta a su primogénito entre los humanos.    Artículo: Tamara Arteaga


TITULO ORIGINAL L'arnacoeur AÑO 2010 DURACIÓN 105 min. PAÍS Francia DIRECTOR Pascal Chaumeil GUIÓN Laurent Zeitoun, Jeremy Doner, Yohan Gromb MÚSICA Klaus Badelt FOTOGRAFÍA Thierry Arbogast

         

REPARTO Romain Duris, Vanessa Paradis, Julie Ferrier, François Damiens, Helena Noguerra, Andrew Lincoln, Jacques Frantz, Amandine Dewasmes PRODUCTORA IFC Films / Universal Pictures GÉNERO Comedia Romántica

        

 Para mi ya es tarde...no puedo enamorarme pero tú...tú...te mereces lo mejor.   Alex en «Los seductores»    Con  esta  ridícula  frase,  Alex  pretende  despertar  el interés de su objetivo. Cuando la oyes de labios  del  personaje  no  puedes  evitar  reírte.  Sin  ir  más  lejos,  da  la  sensación  de  que  hasta  el  propio  protagonista  está  haciendo  un  esfuerzo  titánico  por no echarse a reír ante tanta manida tragedia.     En esta ocasión vamos a apostar por quedarnos a  este  lado  del  charco  y  presentar  una  comedia  romántica  francesa,  eso  sí,  de  alma  hollywoodiense,  filmada  por  el  director  galo  Pascal  Chaumeil.  L’arnacoeur,  conocida  en  nuestro país como «Los seductores», se presentó  en su día como la comedia más vista en Francia a  lo  largo  de  2010;  más  de  4  millones  de  espectadores  se  acercaron  al  cine  para  verla.    El 

          comienzo de la historia promete. La presentación  de  los  personajes  y  el  ritmo  de  la  película  entusiasman y predisponen al espectador a pasar  un  rato  entretenido  frente  a  la  pantalla  que,  en  estos casos, es de lo que se trata.     La  historia  es  la  siguiente:  Alex,  su  hermana  y  el  marido  de  ésta  son  profesionales  en  el  arte  de  romper parejas. Eso sí, su código ético les impide  separar  a  aquellas  que  realmente  están  enamoradas,  y  mucho  menos  involucrarse  emocionalmente  con  alguna  de  sus  víctimas.  Haciendo  caso  omiso  de  estas  dos  normas,  las  circunstancias  mandan,  el  trío  se  enfrentará  a  uno  de  sus  mayores  retos:  separar  a  la  pareja  formada  por  Juliette  y  Jonathan  en  el  plazo  de  diez  días,  tiempo  que  resta  para  su  boda.  En  el  proceso, Alex se verá en la obligación de apelar a  todos  sus  encantos  y  a  Dirty  Dancing  para  conseguir su objetivo.  La cinta está protagoniza‐

99 RománTica'S


da por  un  carismático  Romain  Duris  y  una  resultona  Vanessa  Paradis,  la  que  por  cierto,  parece haber firmado un pacto con el diablo a lo  Dorian  Grey,  parece  que  por  ella  no  pasa  el  tiempo.     Con  los  ingredientes  anteriores  se  presenta  «Los  seductores», una comedia sin pretensiones, ideal  para pasar un buen rato, reír con algunas de sus  escenas y disfrutar especialmente de las poses de  Alex,  el  personaje  de  Duris.  El  francés  está  encantador  y  con  toda  su  artillería  hacer  reír  al  personal, especialmente con algunas de sus caras  con  las  que  da  la  sensación  de  estar  cerca  de  la  parodia o incluso reírse de sí mismo. Y qué decir  del numerito del baile en tributo a la inolvidable  Dirty  Dancing…  Duris  pasa  el  examen  con  nota  y  al  final  resulta  ser  el  mejor  de  la  película.  En  cuanto  a  Paradis,  se  puede  decir  que  está  correcta y adecuada  al papel de niña bien, en ella  hay  un  equilibrio  entre  chica  borde  y  tierna  a  la  vez. Como anécdota no puedo dejar de comentar  algo  que  sé  de  antemano  es  una  verdadera  frivolité pero, mientras veía el film no podía dejar  de  mirar  los  dientes  de  Paradis.  No  recordaba  que ese detalle en el pasado me llamase tanta la  atención.  Sin  embargo,  al  final  llegué  a  la  conclusión  de  que  quizá  en  la  forma  de  sus  incisivos  está  el  secreto  de  la  que  parece  ser  su  eterna  juventud.  Eso  sí,  no  solo  los  personajes  principales desarrollan bien su papel, también los  secundarios  aportan  su  granito  de  arena  y  divierten  al  personal.  Aunque  sí  he  de  elegir  a  uno  me  quedo  con  él,  con  Duris.  Todavía  me  río  cuando  recuerdo  aquella  escena  en  la  que  la  amiga de Juliette parece estar poseída por algo y  se lanza como una loca hacia Alex. La cara de este  no tiene precio y la contundente solución ante tal  situación menos todavía…    «Los  seductores»,  sin  ser  nada  del  otro  mundo,  convence. El film de Chaumail entretiene, cuenta  con ritmo, contiene una buena dosis de comedia  que hace reír y se puede  decir que está lograda.  Sin  embargo,  no  se  puede  obviar  que  aunque  la  cinta  comienza  bien,  a  mitad  de  la  película  la  historia va perdiendo fuerza y al final te queda un  regusto  a  ‘esperaba  más’  que  no  puedes  evitar.  De  cualquier  forma,  está  catalogada  para  pasar  un rato entretenido.    Artículo: Mónica Liceras 

RománTica'S 100

 


«La magnolia de acero»

Pasión real fue uno de los  primeros libros que cayó en  mis manos cuando  comencé a leer literatura  romántica. A día de hoy,  más de veinte años  después, aún recuerdo con  cariño esa historia (y eso  que adolezco de tener  memoria de pez para  recordar argumentos de  todo tipo). Ayer buceé en  mi biblioteca particular y  rescaté dicho libro, le quité  el polvo con mimo y volví a  sumergirme en sus páginas.  He tardado solo una tarde  en leerlo. Más que leerlo, lo  he devorado. Soy  consciente de que este no  es el mejor libro de la  autora, pero sí el que más  me impactó en mi inicio  como lectora de romántica  y, después de tanto tiempo,  la historia ha seguido sin  defraudarme.   Jennifer Blake, cuyo  nombre real es Patricia  Anne Ponder Maxwell,  nació en 1942 en Luisiana  (Estados Unidos). Su padre  siempre deseó ser  periodista, aunque nunca  pudo ver cumplido su 

sueño, y su madre  pertenecía a un club de  venta de libros por correo;  de este modo, le inculcaron  el amor por la lectura y la  introdujeron desde una  edad temprana en un  mundo de misterios y  suspense, westerns,  novelas históricas y  romances. Ya de  adolescente, trabajó como  voluntaria en la biblioteca  de la escuela, consolidando  aún más su amor por la  palabra escrita.   Se casó con quince años,  tomando como suyo el  apellido de su marido,  Maxwell, y se convirtió en  ama de casa y madre hasta  que, a los veintiuno, se  despertó en ella la  necesidad de escribir.  Ocurrió una mañana,  cuando intentaba describir  un sueño muy vívido que  acababa de tener y que se  desarrollaba en una Escocia  de unos cuantos siglos  atrás. Se apuntó a un curso  de escritura por  correspondencia de seis  semanas de duración y  comenzó a practicar.  

Durante los siguientes años  y con su nombre de casada,  vendió varios poemas,  artículos y cuentos antes de  atreverse a escribir una  novela. Su marido fue un  gran apoyo para ella,  incluso le compró una  máquina de escribir para  facilitarle el trabajo.  Escribió un primer  manuscrito, pero después  de analizarlo con ojo crítico,  decidió que no era lo  suficientemente bueno y  empezó a trabajar en un  segundo manuscrito. Lo  vendió a la primera  editorial que lo leyó, y con  ese primer cheque compró  un invernadero, algo que  había deseado durante  mucho tiempo. Después  publicó varias novelas  góticas y de suspense bajo  diferentes pseudónimos  distintos al actual, pero  cuando estos géneros  comenzaron a decaer,  decidió atreverse con otro,  en aquel momento  emergente: el romance  histórico. Su primera novela  de este corte, titulada  Love´s Wilde Desire, logró  situarse en la lista de best 

Sección de autoras: ¿Autora en el olvido?

     

101 RománTica'S


sellers del prestigioso  periódico New York Times.   Desde entonces, adoptando  el pseudónimo de Jennifer  Blake en exclusiva hasta la  actualidad, ha escrito  numerosas novelas, tanto  románticas de suspense  como históricas, muchas de  ellas ambientadas entre  1830 y 1850 y, en su  mayoría, situadas en su  amada Luisiana, un marco  de incomparable  romanticismo para la  autora. En su haber, aparte  de varios títulos  independientes, destacan  dos series: «Familia Real de  Ruthenia» y «Caballeros de  Louisiana».   En su trayectoria  profesional se cuentan más  de sesenta obras con  traducciones en veinte  idiomas y más de treinta  millones de copias impresas  en todo el mundo, además  de haber recibido  numerosos premios a lo  largo de su carrera, entre  los que destacan dos  Maggies, dos Holt, el  Premio a la Trayectoria de  Romantic Times  BookReviews Magazine y  el Premio Frank Waters a la  excelencia literaria. 

 

RománTica'S 102

Jennifer Blake ha sido  denominada como «una  pionera del género de  romance» y «un icono de la  industria del romance». No  en vano se la conoce como  «La Magnolia de Acero de  la Literatura Femenina».  Autora internacional más  vendida desde 1977, es  miembro fundador de  Romance Writers of  America, miembro de la  RWA Hall of Fame y de la  RWA Lifetime Achievement  Rita.   Con un currículum tan  impresionante, ¿no es  suficiente para que sus  libros sigan traduciéndose  al castellano? De un tiempo  a esta parte no hemos  vuelto a leer nada nuevo de  Jennifer Blake en español (y  me consta que ella sigue  escribiendo, publicando y  cosechando éxitos al otro  lado del océano). Quienes 

descubrimos la romántica  de mano de autoras como  ella (y somos un@s  cuant@s), aún queremos  seguir disfrutando de su  pluma, por mucho que  hayan cambiado los  tiempos y se hayan puesto  de moda otros géneros,  otro tipo de lecturas… ¿Por  qué, editoriales?   Artículo: Chus  Nevado 


El libro: Los audaces Montgomery de Jude Deveraux Normalmente cada bimestre escojo un libro para  esta sección pero en esta ocasión vais a permitir  la  licencia  haber  salido  de  mi  particular  cápsula  temporal cargada con cuatro novelas escritas por  la mano de Jude Deveraux.  El motivo de este hecho casi insólito es muy sim‐ ple:  No  he  podido  hacer  distinción  entre  estos  cuatro  hermanos  pues  sus  historias  están  dema‐ siado entrelazadas entre sí. Todos y cada uno de  ellos van desgranando sus historias a lo largo de  los  cuatro  libros  y,  aunque  las  parejas  quedan  definitivamente cerradas en la novela en que son  protagonistas  principales  es  también  cierto  que  sus historias continúan desarrollándose a lo largo  del resto.  Pero  comencemos  por  el  principio.  ¿Quién  es  su  autora?.  Esta  estadounidense  natural  de  Fairdale,  Kentucky  nación  un  20  de  Septiembre  de  1947.  Su  verdadero  nombre  es  Jude  Gilliam  White  Montassir,;  su  primera  novela  vio  la  luz  en  1976  y,  como  todas  sabemos,  ha  sido  una  de  las  grandes  precursoras  de  la  novela  romántica  contemporánea.  Aunque  ello  no  signifique  que  el  género  en  el  que  mejor  se  mueve  sea  precisamente  el  actual  pues  sus  novelas históricas son inolvidables.  Comencemos  pues  a  hablar,  ahora  sí  de  estos  Audaces  Montgomery  cuya  saga  está compuesta  por  cuatro  títulos  cuyo  orden  de  lectura  sería  el  siguiente:  1.‐ Promesa Audaz  2.‐ Tierra Audaz  3.‐ Canción Audaz  4.‐ Ángel Audaz   Los  hermanos  de  quienes  conoceremos  sus  historias: Gavin, Stephe, Rayne y Miles. 

Y, sus  compañeras  respectivas:  Judith,  Brownyn,  Alix y Elizabeth.  En  el  transcurso  de  toda  esta  saga  familiar  podemos  comprobar  una  evolución  maravillosa  de toda la familia. Si un libro atrapa, el siguiente  aún lo hace más.  Desde  el  mismo  inicio  en  que  conoces  a  Gavin  y  las  circunstancias  que  rodean  toda  su  vida,  sus  responsabilidades,  sus  intensas  pasiones  pese  a  lo  frío  que  parece  ser…  quedas  subyugada.  Pero  al  mismo  tiempo  tus  pensamientos  vuelan  a  todos los que están a su alrededor. La historia de  Gavin  es  clave  para  entender  los  derroteros  que  van a seguirle a continuación.  Y esto nos lleva hacia Stephen, el hermano rubio,  el favorito de quien estas líneas suscribe, si se me  permite  decantarme  por  uno  de  estos  cuatro  hombretones ingleses.  La  historia  de  Stephen  y  Brownyn  se  desarrolla  prácticamente  en  las  Highlands  pero  no  por  ello  tiene  que  ser  la  que  más  guste  a  sus  lectores.  A  mí es la que más me gusta por otros motivos, es  porque  en  ella  se  introduce  de  una  forma  más  formal un personaje que va a ser clave en el resto  de  historias:  Roger  Chatworth.  Es  el  segundo  de  los  hermanos  Chatworth  que,  en  un  intento  por  frenar  la  buena  suerte  de  los  Montgomery  y  culpándolos  de  muchas  cosas  intenta  por  todos  los medios frustrar la inminente boda de Stephen  y la escocesa. Lo que nos lleva a una trama llena  de malos entendidos, subterfugios varios y a una  pareja que harían saltar los plomos si en aquella  época hubiese existido la luz eléctrica.  Todo ello va a llevar a una serie de circunstancias  que  van  a  desembocar  en  el  tercer  libro  de  la  serie  y  en  un  Rayne  que  se  mantiene  oculto  en  los bosques porque está sentenciado.   Esta  historia  me  sirvió  para  revivir  las  aventuras  de  Robin  Hood.  Quizás  por  ello  me  resultó  tan 

103 RománTica'S


entrañable. La  película  interpretada  por  Errol  Flynn  y  Olivia  de  Haviland  es  una  de  mis  preferidas  y  el  colorido  de  la  versión  de  1938  dirigida  por  Michael  Curtiz  es  sencillamente  espectacular;  pese  a  todo  ello  he  de  reconocer  que la versión llevada al cine por Kevin Costner y  Mary  Elizabeth  Mastrantonio  en  1991  es  más  realista  en  cuanto  a  vestuario,  atrezzo  y  ambientación.  Y  tal  y  como  era  Robin  Hood  un  proscrito,  así  también  lo  es  Rayne.  Esta  historia  nos  sirve  de  puente  para  unir  hechos  acontecidos  en  la  primera novela y que se concluye en la última, la  de Miles, el más pequeño de todos los hermanos,  el  ligero  de  calzas  como  yo  le  llamo  porque…  ¡caray  con  el  benjamín  de  la  casa!  Tiene  más  tiempo  las  calzas  por  las  rodillas  que  puestas  y  protegiendo  una  parte  de  su  anatomía  que  creo  tendría que haber desenfundado menos. Por ello  no es de extrañar que caiga como un tonto ante  la trampa pergeñada por sus enemigos cuando le  entregan  sin  una  hilacha  de  ropa  encima,  envuelta  en  una  alfombra  que  desenrollan  a  sus  pies,  a  la  hermana  del  enemigo.  La  pequeña  de  los  Chatworth,  Elizabeth,  una  mujer  de  armas  tomar,  es  entregada  a  las  bravas  a  un  hombre  que  está  considerado  como  el  Giacomo  Casano‐ vas de la época (lo de Casanovas lo anoto yo que  en aquella época ni visos de su existencia).  Como  digo  los  cuatro  libros  están  firmemente  conectados  y  se  leen  de  un  tirón.  Conforme  los  acabas deseas tener a mano el siguiente aunque  yo,  aún, sigo  esperando  a  que  su  autora  tenga  a  bien  escribir  y  desvelarnos  los  entresijos  del  incipiente romance que tiene a Roger Chatworth  como protagonista. Llevo esperando veinte años.  ¡Veinte!  ¿Tendré  que  esperarlo  eternamente?  ¿Otros  veinte  años  más?  O  quizás  la  autora  (si  llega  a  leer  esto)  tenga  a  bien  decidirse  a  escribirlo y lo tenga listo para la venta en solo ¿un  par?  Las cuatro novelas, de momento, vuelven a estar  descatalogadas,  una  lástima  pues  las  nuevas  generaciones  no  han  tenido  acceso  a  ellas,  por  ello  os  dejo  las  imágenes  de  las  ediciones  que  obran en mi poder y que he decidido rescatar de  mi cápsula particular para este artículo bimensual  esta vez un tanto especial.  Artículo: Loli Díaz 

RománTica'S 104

     


La Película: Gigi TÍTULO ORIGINAL Gigi AÑO 1958

DURACIÓN 116 min. PAÍS EE. UU.

DIRECTOR Vincent Minelli GUIÓN Alan Jay Lerner MÚSICA Frederick Loewe FOTOGRAFÍA Joseph Ruttenberg REPARTO Leslie Caron, Louis Jourdan, Maurice Chevalier, Hermione Gingold, Jacques Bergerac, Eva Gabor PRODUCTORA Metro-Goldwyn-Mayer PREMIOS 9 Oscars, 3 Globos de Oro, Donatello a Mejor película extranjera GÉNERO Comedia romántica - Musical

 

Basada en la obra de Colette

No entiendo  como  he  podido  tardar  tanto  en  hablar de esta película que, para las amantes del  género  romántico  creo  que  es  una  de  las  101  películas que hay que ver antes de morir.  Quienes  la  hayan  visto  coincidirán  conmigo  en  que  su  argumento  bien  podría  ser  el  de  una  de  las novelas que tan enganchadas no tienen hasta  el punto de olvidarnos de comer y de dormir.  ¿No  habéis  visto  las  semejanzas?  Hagamos  un  breve  repaso  por  algunos  de  los  puntos  «importantes» de la película.  Él,  Gaston  Lachaille  (Louis  Jourdan),  y  ella,  Gigi  (Leslie Caron).  Él: Un vividor que va de amante en amante.  Ella:  colegiala  recién  salida  al  mundo  y  cuya  abuela y tía están consideradas como dos de las  mejores «damas» del belle monde.   Él:  siempre  la  ha  visto  como  una  niña  y  ahora  que ha crecido no sabe muy bien qué hacer con  ella.  Ella: siempre ha estado deslumbrada por él; por  su  finura,  su  aire  de  mundo  su  carisma  (que  tiene, y mucho) además el actor que le interpre‐ ta  tiene  un  atractivo  pícaro  y  encantador  que  muy pocos actores de hoy poseen. 

Y en medio de estos dos: dos personajes que sin  duda  son  claves  para  el  desarrollo  de  esta  historia.  Comencemos por Madame Álvarez, la abuela de  Gigi. Junto a su tía Alicia intentan «instruir» a la  joven  Gigi  para  lo  que  se  espera  de  ella  cuando  la  enfrenten  a  «su  mundo»,  el  de  las  fieles  amantes. 

Querida hermana, ¿no se te ha ocurrido que Gigi…? Sigamos  con  Honoré  (Maurice  Chevalier),  el  tío  crápula  del  crápula  en  cuestión  (disculpadme  el  chascarrillo).  Un  hombre  que  ha  permanecido  soltero  porque…  bueno,  no  voy  a  desvelaros  el  por qué. Honoré, debido a esas «circunstancias»  es un incrédulo en cuanto al amor y eso se lo ha  transmitido  a  su  sobrino  que  es  tan  escéptico  como su anciano pariente.   En  principio  te  acuerdas  de  su  tío,  del  tío  de  su  tío y de toda la parentela, en definitiva, de toda  su  casta  pasada  y  presente.  Le  vas  poniendo  de  vuelta y media en tu cabeza y te entran ganas de  ahogarlo por lo que está a punto de hacerle a la  pobre e inocente Gigi.  Pero, hete aquí que en el momento álgido de la  trama…  ocurre  «el  milagro»,  la  transformación  de crápula a caballero. 

105 RománTica'S


Las interpretaciones  de  Leslie  Caron  y  Louis  Jourdan  son  geniales  y  algunas  escenas  que  ambos comparten, inolvidables. 

   

No me  puedo  quitar  de  la  cabeza  el  momento  álgido  de  la  película  cuando  Gaston  se  lleva  a  Gigi  a  uno  de  los  «garitos»  propios  para  caballeros  con  sus  «bellas  damas»;  lugares  tan  carismáticos  como  Maxim’s,  Moulin  Rouge,  Pre  Catelan…   Maurice  Chevalier,  pese  a  su  edad,  está  inconmensurable  en  su  papel  de  vivalavirgen  y  su  voz  sigue  encandilando  a  jóvenes  y  no  tan  jóvenes  como  cuando  estaba  en  su  primera  juventud.  ¿Y qué decir de los escenarios? Tanto las tomas  de  interior  como  las  de  exterior  son  tan  magistrales  como  solo  pueden  serlo  las  de  las  grandes producciones de la década de los 40‐50‐ 60. 

               

El vestuario  es  una  pasada,  magnifique  como  dirían  en  París,  ciudad‐escenario  de  la  trama.  Creo  que  tanto  esta  película  como  «My  Fair  Lady»  son  claros  exponentes  de  la  moda  de  principios  de  siglo  XX  y  los  responsables  vestuarios  en  ambos  casos  echaron  los  restos  pues  en  ambas  películas  se  pueden  observar  la  evolución en sus atuendos de Eliza y Gigi.  Si  aún  no  habéis  tenido  la  ocasión  de  ver  esta  magnífica  obra  del  cine  de  los  ’50  os  invito  a  hacerlo.  Pese a que su argumento no es muy elaborado y,  a priori, pudiese parecer simplón al final resulta  que  no  lo  es  tanto  y  los  dobleces  del  personaje  masculino así como su evolución son lo mejor de  la película.  Hay  un  momento  en  el  que  esto  se  pone  de  manifiesto,  una  conversación  entre  Gaston  y  su  tío Honoré ante la infidelidad de una amante. 

—A mí nunca me besó así. —¿Cómo lo está besando? —¡Con gran entusiasmo! —¡Claro, tú eres el amante legítimo! Y él… el fruto prohibido.   Una  obra  maestra  del  cine  dirigida  por  Vincent  Minelli que, pienso, es imprescindible para toda  buena  cinéfila  y  creyente  de  los  amores  poco  prácticos.                            Artículo: Loli Díaz

RománTica'S 106

Un maduro millonario hastiado y una chiquilla  desastrada que se convierte ante sus ojos en un bello  cisne con el que no sabe muy bien qué hacer.   El momento álgido de  la trama: la conversación con la  abuela de la chica. ¡INOLVIDABLE!


El Quitón, el Peplo, el Clamis y otros ropajes de mucho uso Hasta que  no  me  tomo  el  segundo  café  veneno  no  suelo  comenzar  a  despertarme,  así que es después, cuando ya es demasiado  tarde, cuando acabo dándome cuenta de que  «el  monísimo  conjunto  de  mañana»  resulta  ser…UFFF.  Pero  hoy  pienso  ir  perfectísima,  tengo boda, y voy a ponerme un quitón…  

Mujer con  quitón 

El Quitón… era una prenda de vestir de la antigua Grecia.  Consistía  en  una  túnica,  por  lo  común  sin  mangas,  formada  por  telas  que  caían  desde  los  hombros.  Era  llevada  tanto  por  los  hombres como por las mujeres.   En  los  hombres  podía  cubrir  la  pierna  hasta  mitad del muslo o descender hasta el pie. Las  mujeres lo llevaban largo.   Sobre  esta  prenda  se  superponían  otras  de  más abrigo, como  el Clamis, que consistía en  una  túnica  corta.  Dichas  piezas  se  hacían  de  lino, de lana o de biso y más adelante de seda  y  se  adornaban  con  franjas  a  modo  de  galones  y  con  otros  bordados,  siempre  con  sobriedad y buen gusto.  

 

Aunque en los periodos antiguos se fabricaba  en  lana,  con  la  aparición  del  lino,  gana  en  amplitud  y  sustituye  progresivamente  al  Peplo (se usaba desde aprox. el 500 a. C.) del  que  se  diferencia  en  que  no  cae  en  pliegues  sobre  el  pecho  y  se  lleva  ahuecado  sobre  la  cintura gracias a un cinturón.  

107 RománTica'S


La túnica  o  quitón  sufrió  muchas  variaciones  siendo  una  de  ellas  el  Exomis,  propio  de  obreros  o  esclavos  que  dejaba  al  descubierto  desde  el  hombro  derecho  todo  el  brazo.  Asimismo, la túnica larga, propia de nobles, de  filósofos  y  de  mujeres  y  el  diploide  o  doble  quitón,  formado  por  una  túnica  larguísima  que se redoblaba hacia la cintura.   Para  calzado  (que  ordinariamente,  no  se  usaba  dentro  de  casa)  se  servían  de  la  crépida, especie de sandalia o de la carbatina  semejante  a  la  abarca  de  los  pueblos  montañeses.   Estos  ropajes  no  fueron  empleados  solo  por  los griegos, también eran usados (con algunas  variantes)  por  los  romanos.  Estas  dos  vastas  culturas  los  llevaron  consigo  como  forma  de  vestir a los lugares en donde fueron llegando,  siendo adaptada en ellos según el clima y los  hábitos.   No  se  vosotras,  pero  a mí  me  parece  que  los  trapitos,  tan  sueltos,  tan  fáciles  de  llevar  me  inspiran  una  de  cosas…y  no  sé  si  alguna  buena.   Hay  personajes  que  saben  más  que  nosotros  de  cómo  vestirse  con  ellos,  aquí  dejo  unas  recomendaciones:  «Cuando  Amanezca  la  Luna» publicada en digital por el sello Zafiro.  Y  otra,  de  próxima  aparición,  que  estoy  deseando  leer:  «VINDICATIO»  de  Arlette  Geneve.  Artículo: Marina Capilla    

RománTica'S 108


RománTica’S por la

SOLIDARIDAD 14 lunas se están alineando  

14 relatos únicos reunidos por un fin mayor El próximo 1 de Mayo  saldrá a la venta 14 Lunas,  una antología de relatos de  temática juvenil bajo el  sello juvenil de Ediciones  Kiwi. En ella podremos  encontrar catorce  maravillosos relatos de las  temáticas más variadas,  escritos por autoras de  renombre en la literatura  juvenil  y grandes promesas  de la misma:        Junto a un prologuista de  lujo, Blue Jeans, que dice  de ellas:   «Estas catorce mujeres, cada una con su propio estilo y su propia personalidad, no desentonarían en las estanterías de cualquier librería o biblioteca. Lo merecen».  «Encontrar personas que dediquen su tiempo a obras de este tipo te saca una sonrisa de oreja a oreja y te permite soñar con que no todo está perdido». 

mágicos en los que  Amaya Felices (Zaragoza) Victoria Vílchez Carolina Iñestaperderse.   (Elche, Alicante) (Santa Cruz de   Cristina Puig (Palma de Mallorca) Tenerife)   Haizea López (Sopelana, Vizcaya)   Itsy Pozuelo (Cartagena)   Laura López Alfranca (Madrid)   Laura Morales (Fuenlabrada, Madrid)   Lucía Arca (Zaragoza)   María Martínez (Albacete)   Olga Salar (Valencia)   Raquel Cruz (Vigo)   Victoria Rodríguez (Parla, Madrid)         14 Lunas es, además, un  De una forma sublime, los  proyecto creado por y para  relatos se entrelazan a  un fin mayor, ayudar a los  través de una historia  que más lo necesitan.  mágica con la que  Todas las autoras han  conseguirán que los  puesto su granito de arena  sentimientos del lector  para hacer realidad este  afloren y la fantasía que las  proyecto y colaborar así en  palabras desprenden lo  el mal momento que están  transporte más allá de sus  pasando muchas personas.  páginas.   Por cada libro vendido, será    donado un 10% a la  De la mano de la brujita  fundación Cruz Roja.   como protagonista y    narradora, conoceremos  catorce historias  fascinantes; algunas de  amor, otras de desamor,  algunos misterios y lugares 

Un libro fascinante que te transportará a través de 14 lunas diferentes

109 RománTica'S


Lo que dicen de esta obra algunas de sus creadoras… «A veces las palabras son más efectivas que las grandes gestas. Imaginad lo que se puede hacer al utilizarlas de catorce modos distintos, unidas además por una buena causa: la solidaridad». Olga Salar, escritora y blogger  en «Luna lunera»   «Cada uno de los días que hemos dedicado a trabajar en este proyecto ha sido un día lleno de ilusión, no solo por dedicarlo a lo que más nos gusta: escribir, sino porque sabíamos que con ello podríamos aportar nuestro granito de arena a una buena causa». Victoria Vílchez, escritora   «14 lunas no solo es un conjunto de relatos, se ha convertido en un grupo de amigas unidas por su mayor pasión: escribir. Colaborar con Cruz Roja para mí, es especial, mi marido es técnico de emergencias médicas y voluntario, salvando vidas. Ayudar a quien ayuda, para mí es imprescindible». Laura Morales, escritora y  blogger en «La caja de  Pandora»  «14 Lunas me ha dado la oportunidad de trabajar con autoras maravillosas. Juntas, hemos compartido nuestra ilusión con cada letra que compone este libro, nos hemos ayudado, hemos creado algo mágico y nos hemos podido conocer más a fondo entre nosotras. Ha sido maravilloso el poder ir leyendo los relatos que formábamos para esta antología, el poder ayudar a la cruz roja aportando nuestro pequeño granito de arena con lo que mejor sabemos hacer: escribir». Haizea López, escritora 

RománTica'S 110

«Poder ayudar haciendo lo que más te gusta es todo un privilegio. Que ese privilegio además te haga conocer grandes autoras es un lujo. Que de ese lujo podamos contar con el apoyo de un autor como Blue Jeans es un honor. Que tras ese honor, y cuando pensabas que no podía ser mejor, nos encontremos con el respaldo de una nueva editorial que ha causado furor entre lectores, blogueros y escritores, es increíble». Itsy Pozuelo, escritora «Las primeras páginas en blanco son una gran promesa de lo que puede esperarte, por lo que incluso ellas, sin palabras, sabrán capturar tu alma. Aunque no lo creas, estas también tiene vida, una capaz de transformarte». Laura López‐Alfranca,  escritora, blogger en «La  biblioteca de Belania» y  colaboradora de RománTica’S «Participar en esta antología, me ha supuesto una bonita oportunidad para conocer a buenas autoras y el unirme a una causa solidaria, aportando mi granito de arena. Espero que los lectores que se animen a colaborar, disfruten leyendo nuestros relatos». Raquel Cruz, escritora «14 Lunas brillan en el firmamento dando forma a los sueños, y alumbran un camino infinito; el de la palabra. Es un placer participar en esta obra junto a otras escritoras y amigas, con la esperanza de alumbrar también el camino de otras personas que lo necesitan». Cristina Puig, escritora e  ilustradora 

«14 Lunas es una antología, cada relato pretende ser, como el brillante satélite, una luz en la oscuridad, una historia que despierte del letargo sentimientos hasta el momento dormidos. Con este recopilatorio, buscamos, no solo entretener, sino arrojar un rayo de esperanza, demostrar que entre todos podemos hacer de este un mundo mejor y una sociedad cuyas bases se asienten en la solidaridad y la empatía: hacia las situaciones y los sentimientos ajenos. 14 Lunas es el esfuerzo de 14 autoras, un prologuista y una editorial que deseamos que disfrutéis de lo que esta obra contiene a la par que colaboráis con una entidad como Cruz Roja que ayuda a millones de personas cada año, en distintos ámbitos». Lucía Arca, escritora y blogger  en «La pluma del ángel  caído»   «Hay proyectos con “luz” y en este la vi desde que me invitaron a colaborar en él. No puedo alegrarme más de haber dado el “Sí”: Conocer a tantas maravillosas compañeras, firmar con Kiwi ediciones, tener como prologuista a Blue Jeans (cuya obra pronto veremos en Antena 3 en forma de serie) y poder colaborar con Cruz Roja, que este año está especialmente dedicada a los desahucios y bancos de alimentos, han sido regalos inesperados. Cuando algo se hace con ganas e ilusión, el universo lo sabe y te guiña un ojo. Animo a todos a colaborar y a soñar con 14 relatos originales». Carolina Iñesta, escritora y 

colaboradora de  RománTica’S


111 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 112


En Estados Unidos, durante los años de la Gran Depresión, una pareja de delincuentes, Clyde Barrow y Bonnie Parker, se hizo famosa. Los periódicos dedicaron grandes titulares y espacios a comentar sus asaltos a los bancos, sus secuestros y su habilidad para burlar a la policía. La gente vivía pendiente de todas sus «hazañas». Bonnie Elizabeth Parker nació el 1 de octubre de  1910,  en  Rowena,  Texas,  era  la  segunda  de  tres  hermanos.  Su  padre,  Charles  Parker,  fue  un  albañil que murió antes de que Bonnie cumpliera  los cuatro años, lo que obligó a su madre, Emma  Krause Parker, a trasladarse con los tres hijos a la  ciudad de Dallas, que vivía en extrema pobreza. A  pesar  de  ello,  Bonnie  fue  a  la  escuela  y  destacó  en la creación de relatos, ganando un premio en  un  concurso  de  artes  literarias  en  la  liga  del  condado  en  el  Cement  City  School,  e  incluso  creando  discursos  para  políticos  locales.  Ha  sido  descrita  como  una  mujer  inteligente  y  agradable  aunque  de  carácter  fuerte,  atractiva,  pequeña  que media 1.50 m y pesaba sólo 41 kg. 

Clyde Chestnut  Barrow  nació  el  24  de  marzo  e  1909 en Ellis Country, Texas. Fue el sexto de siete  hermanos en una familia extremadamente pobre.  Era un chico más bien bajo, no muy atlético y de  cabello castaño, que se peinaba con la raya en el  centro.  Clyde  fue  arrestado  por  primera  vez  en  1926  después  de  huir  de  la  policía  por  no  devolver un coche de alquiler a tiempo. Clyde se  negó a tener trabajos convencionales. De hecho,  estando en la cárcel, había llegado a cortarse con  un  hacha  dos  dedos  del  pie  derecho  para  no  tener  que  trabajar.  Así,  entre  1927  y  1929,  se  dedicó  a  delitos  de  poca  monta.  Desde  robar  coches y comercios hasta bancos del estado.  

113 RománTica'S


Cuando se conocieron en el año 1930, Clyde tenía solo 21 años y Bonnie 19. Él era un delincuente al que le encantaban las armas y los autos veloces, y ella una camarera separada de su esposo. Rápidamente se hicieron amantes y Bonnie se sumó a la banda de Clyde. La vida  de  esta  pareja  de  forajidos  no  fue  nada  «romántica»  todo  lo  contrario:  por  ser  prófugos  de  la  justicia,  ellos  y  los  demás  miembros  de  la  banda estaban obligados a trasladarse constante‐ mente  de  una  ciudad  a  otra,  para  evitar  ser  atrapados.  A  pesar  del  dinero  que  obtenían  con  sus asaltos, rara vez podían comer bien y dormir  en buenos hoteles. Se dice que Clyde mató a una  docena de personas; en cambio, Bonnie rara vez  empuñaba un arma, sus tareas estaban relaciona‐ das  con  la  logística  de  los  asaltos,  y  no  se  le  atribuyen  víctimas.  Bonnie  escribía  poemas  que  los periódicos posteriormente publicaban. 

El final de sus andanzas llegó el 23 de mayo de 1934, en horas de la mañana, cuando cuatro policías los emboscaron en una carretera de Bienville Parish, en Luisiana. Entre ellos  estaba  un  investigador  llamado  Hamer,  que  llevaba  meses  estudiando  sus  movimientos  y  siguiéndoles  la  pista  a  través  de  cinco  estados.  La  pareja,  que  viajaba  en  un  Ford  robado, fue acribillada a balazos. En la carrocería  del  vehículo  se  encontraron  167  agujeros...  Ella  tenía  23  años;  él,  25.  El  médico  forense  que  se  ocupó del caso comentó que, al llegar al lugar, lo  encontró  lleno  de  gente  que  trataba  de  llevarse  algún recuerdo de la pareja: "trozos de cristal del  coche,  casquillos  de  bala  o  algunos  pedazos  de  ropa  ensangrentada".

El  agujereado  Ford  en  el  cual  Bonnie  y  Clyde  fueron  asesinados,  así  como  la  camisa  que  Clyde  usaba  el  último  día  de  su  vida,  actualmente  están  expuestos  (Febrero  de  2006)  en  el  Primm Valley Resort  de  Primm,  Nevada. 

RománTica'S 114

FAYE DUNAWAY Y WARREN BEATTY LES DIERON VIDA EN LA GRAN PANTALLA


Aunque Bonnie había expresado en un poema su deseo de que los enterraran juntos, su voluntad no fue cumplida. Sus tumbas están en cementerios diferentes de Dallas, Texas. Las siguientes palabras (de un poema escrito por  Bonnie) están inscritas en su lápida:

«As the flowers are all made sweeter by the sunshine and the dew, So this old world is made brighter by the lives of folks like you». «Así como las flores son endulzadas por el sol y el rocío, Este viejo mundo es más brillante por las vidas de gente como tú».

                     

Artículo: Aravalle Palacios

115 RománTica'S


RománTica'S 116


117 RománTica'S


A orillas del Guadalquivir, en la hermosa Sevilla flamenca y colorida, se encuentra el Parque de María Luisa, de corte romántico y pulmón verde de la ciudad.

Declarado no hace muchos años Bien de Interés Cultural,  cautiva  por  la  belleza  de  su  arboleda,  sus  flores,  la  decoración  de  azulejos  sevillanos,  sus  calles,  sus  monumentos,  su  luz,  sus  fuentes  y  remansos  de  paz  y  sosiego,  que  invitan  a  la  admiración  y  al  deleite,  pero  también  a  la  búsqueda,  muy  fácil  de  encontrar,  de  un  rincón  para  el  amor  y  el  enamoramiento.  El  mismo  parque  enamora  por  sí  solo:  en  primavera  y  verano  muestra  su  esencia  y  encanto  a  quien  lo  contempla,  enseña sus mejores vestidos de acacias, olmos, adelfas o  rosas; en otoño e invierno se desnuda y se torna soñador,  se descubre y al mismo tiempo cubre con hojas de oro sus  caminos, por tantos transitados.  El  espacio  que  actualmente  ocupa  formaba  parte  de  los  jardines privados del Palacio de San Telmo, donados a la  ciudad  de  Sevilla  por  la  infanta  María  Luisa  Fernanda  de  Bordón,  duquesa  de  Montpensier,  en  el  año  1893.  Poco  tiempo  después,  el  ingeniero  francés  Forestier  llevó  a  cabo  una  reestructuración  aprovechando  la  Exposición  Iberoamericana  que  allí  se  celebraría  en  el  año  1929.  Inspirándose en los jardines del Generalife, la Alhambra y  los  Alcázares  de  Sevilla,  Forestier  convirtió,  con  mano  mundana, un sencillo jardín en un maravilloso paraíso. 

RománTica'S 118


119 RomรกnTica'S


La vida de este parque, como la de cualquier  otro  ser  vivo,  brota  de  las  aguas  mansas  de  sus  fuentes,  que  dan  ese  toque  arabesco  de  paz  y  tranquilidad.  Del  Monte  Gurugú,  el  corazón  del  parque,  nace  una  cascada  que  desemboca  exuberante  en  un  pequeño  estanque.  Este  monte  de  escasos  metros  de  altura,  cuyo  nombre  proviene  del  macizo  dominante  de  la  ciudad  de  Melilla,  termina  en un mirador al que se puede llegar a través  de  una  escalera  pedregosa  y  plena  de  vegetación. Las vistas desde su cima son todo  un  regalo.  Al  descender  por  su  empinada  escalinata,  el  rumor  de  otra  fuente  calma  el  acelerado  trasiego.  Es  fuente,  glorieta  y  jardín y su nombre se lo dan los cuatro leones  sedentes, muy poco sedientos, pues no cesan  de escupir agua por sus fauces. Cada uno de  ellos vigila un estanque de nenúfares, con un  fondo  de  naranjos,  palmeras  y  cipreses,  y  grandes  jarrones  y  macetones  de  cerámica.  Junto  a  ellos,  situada  entre  dos  largos  estanques  con  surtidores,  se  encuentra  una  de  las  obras  más  antiguas  e  importantes  en 

RománTica'S 120

La cascada del Monte Gurugú fiel vigía del Parque

                                cerámica  dentro  del  parque.  Ocho  ranas  rodean el recinto y una tortuga, sobre la cual  se apoya un pato, presiden el conjunto en el  centro  de  la  misma.  Tampoco  deben  pasar  mucha  sed,  pues  como  ocurría  con  los  leones,  también  estos  animales  expulsan  agua  por  la  boca  ejerciendo  de  pequeñas  fuentes vivas. No es de extrañar que hasta allí  se  escape  algún  pavo  real,  cisne  o  pato  en  busca  de  comida,  la  isleta  de  los  patos  se  sitúa  a  tan  sólo  unos  pasos.  En  su  isleta  central  se  encuentra  un  exótico  pabellón  donde,  según  cuenta  la  leyenda,  el  rey  Alfonso XII –se le denomina por ello Pabellón  de Alfonso XII‐ declaró su amor a María de las  Mercedes.  Es  un  templete  muy  simple,  de  forma hexagonal y arcos de herradura, al más  puro  estilo  nazarí.  Su  tesoro  reside  en  su  interior,  a  la  sombra  de  la  arboleda  que  lo  cobija y bajo el encantamiento del sonido del  agua que lo rodea. La quietud y la calma son  las  virtudes  más  preciadas  en  el  mundo  de  hoy; en el Parque de María Luisa esa virtud es  un bien natural. 


A partir de todo este eje central el parque se  abre  en  avenidas  y  glorietas,  cada  una  de  ellas dedicadas a personajes ilustres, muchos  de ellos de la propia Sevilla, como es el caso  de  Juanita  Reina,  los  hermanos  Álvarez  Quintero, Concha Piquer, Rafael de León, los  hermanos Machado; e incluso una en honor a  la propia infanta María Luisa, como agradeci‐ miento  al  hermoso  legado  que  donó  a  la  ciudad. Hay también una glorieta dedicada a  los  marineros  voluntarios,  viajeros  que  dieron  la  vuelta  al  mundo  sin  los  conoci‐ mientos  precisos  que  hoy  tenemos  sobre  él,  como  fueron  Magallanes  o  Juan  Sebastián  Elcano.  Alusiones  a  las  cuatro  estaciones  se  pueden encontrar en la glorieta de la Concha,  denominada  así  por  la  forma  de  su  fuente  central,  presidida  por  cuatro  esculturas  representativas de la primavera, el verano, el  otoño y el invierno. Una de las más significa‐ tivas es la glorieta de Gabriela Ortega Gómez,  quizás la más sencilla de todas, sin bancos de  azulejos donde sentarse ni escultura al home‐ najeado, pero con un ficus en su corazón que 

se alza hacia el cielo sin mesura. Cuentan los  cocheros de las calesas –otra buena idea, por  cierto,  para  pasear  por  el  recinto‐  que  es  el  árbol  de  mayor  tamaño  del  parque.  Es  un  árbol  solitario,  pero  majestuoso  en  sus  formas y robusto en sus raíces.  

121 RománTica'S


Tras un agradable caminar entre esas calles y  glorietas  nominadas  con  famosos  nombres  y  cierto  aire  romántico,  se  completa  el  recorrido  con  dos  plazas  señoriales,  de  majestuosas  dimensiones  y  extraordinaria  belleza: las plazas de España y América. La de  América,  rodeada  de  jaboneros,  palmeras  y  rosales,  y  adornada  con  macetones  de  geranios,  la  azulejería  de  sus  bancos  y  sus  bellas farolas, está cuidada, como el resto del  parque,  al  más  mínimo  detalle.  La  plaza  se  abre a partir de un estanque, eje vertebrador  con  reminiscencias  árabes.  Los  peces  y  los  nenúfares  le  dan  vida  y  color,  características  ambas muy comunes en todo el recorrido. En  este  lugar  se  pueden  visitar  dos  de  los  más  famosos  museos  de  la  ciudad:  el  de  Artes  y  Costumbres  Populares  y  el  Arqueológico.  Como nota curiosa: a esta plaza se la conoce  también  como  «Parque  de  las  Palomas»,  porque  es  donde  se  juntan  estas  aves  para  saciar  su  inagotable  apetito,  formando  un  hermoso manto blanco.   

RománTica'S 122

                                La plaza de España fue construida por Aníbal  González  con  motivo  de  la  Exposición  Iberoamericana  de  1929.  Coronada,  cómo  no, por una fuente central, en sus paredes se  encuentran  una  serie  de  bancos  revestidos  de  azulejos  que  presentan  motivos  icono‐ gráficos  de  todas  las  provincias  españolas,  colocadas  en  orden  alfabético  y  represen‐ tándose  en  cada  una  de  ellas  su  escudo,  mapa y algunos hechos históricos reseñables.  Por la plaza discurre un canal, navegable por  pequeñas  embarcaciones,  por  el  que  se  cruzan  cuatro  puentes  que  representan  los  cuatro  antiguos  reinos  de  España  (León,  Castilla,  Aragón  y  Navarra).  Se  dice  que  el  propio Alfonso XIII, al contemplar el conjunto  de la plaza de España, afirmó: 

«Señores, sabía que esto era bonito, pero no tanto»


Sevilla, verde claridad sonora.   De andaluzas soledades. Fuego, nieve, llanto y cante  

   

Calles con sombras de siglos   y nardos de plata.   Cantes que arañan estrellas   que arañan el alma.

     

Y como  en  todo  rincón  romántico  que  se  precie,  y  este  parque  en  sí  mismo  lo  es,  es  justo concluir con unos versos de un sevillano  de  nacimiento  y  corazón:  Gustavo  Adolfo  Bécquer. Por supuesto, en el parque hay una  glorieta que lleva su firma y muestra su figura  envuelta en una capa española, de pie, sobre  un  banco  de  mármol.  Junto  a  él  hay  tres  esculturas femeninas que simbolizan diversas  emociones:  el  amor  que  viene,  el  amor  pre‐ sente y el amor que desaparece. Seguramen‐ te, éste sea el lugar indicado para paladear el  sabor  del  amor  y  disfrutar  de  él…  eterna‐ mente.  Artículo: Alfredo Gómez   

AMOR ETERNO (Gustavo Adolfo Bécquer)

Podrá nublarse el sol eternamente; podrá secarse en un instante el mar; podrá romperse el eje de la tierra como un débil cristal. ¡Todo sucederá! Podrá la muerte cubrirme con su fúnebre crespón; pero jamás en mí podrá apagarse la llama de tu amor.

123 RománTica'S


Querido diario:    Hoy me he sentido más vieja que de costumbre. Y  todo,  gracias  a  mi  retoño  y  a  su  bendita  sinceridad.  Vale,  lo  sé.  Odio  las  nuevas  tecnologías,  y  si  algo  funciona  no  entiendo  por  qué  hay  que  cambiarlo.  Además, soy una inútil y nunca se me han dado bien las  cuestiones informáticas. Pero como todo el mundo me  ha  insistido,  he  accedido  a  ello,  aunque  me  estoy  arrepintiendo.    Te pongo en antecedentes:    Me he comprado un maravilloso teléfono móvil de  última  generación,  con  bluetooth,  wifi,  bidi  y  no  sé  cuántas  cosas  más  que,  para  más  INRI,  no  sé  qué  utilidad  tienen,  y  siguiendo  la  recomendación  del  amable  empleado  de  la  tienda,  he  contratado  una  tarifa  de  un  montón  de  minutos  para  hablar  y  un  montón de megas para navegar.     En el momento en el que he entrado por la puerta  anunciando que me había comprado aquel ingenio del  diablo,  Jorge  se  ha  puesto  a  dar  saltos  de  alegría  por  toda la casa.    —¡Bien! Mamá, por fin te vas a modernizar. Ahora podrás enviar whatsapp a todas tus amigas y podrás descargarte juegos. —¿Que podré enviar el qué? —Whatsapp, mami. —Jorge, cielo, no sé lo que es eso.   Mi querido hijo de diez años me estuvo explicando,  con  toda  la  paciencia  del  mundo,  que  ese  «palabro»  era  el  nombre  de  una  aplicación  diseñada  para  los  teléfonos  móviles,  la  cual  permite  a  los  usuarios  con  conexión  a  Internet  enviar  mensajes  instantáneos  de  forma gratuita. 


—Entonces es como los sms —¡Cuatro semanas tardé en aprender a enviar sms!—. ¿Qué más da si sigo como hasta ahora? —Mami, es más divertido por whatsapp porque puedes enviar videos, fotos y lo que tú quieras. ¿Te lo descargo? Accedí,  ignorante  de  mí,  a  que  mi  querido  Jorge  instalase  «aquello»  en  mi  nuevo  móvil.  Enseguida  se  puso a curiosear para ver quién entre mis contactos lo  tenía, y que así pudiera hacer las prácticas.    —Mamá, tía Tere tiene whatsapp. ¿Le mandas un mensaje de prueba? Ni  corta  ni  perezosa  agarré  mi  flamante  smartphone,  abrí  la  agenda  de  contactos  y  busqué  en  la «w», mientras mi hijo me miraba con los ojos como  platos.    —¿Qué estás haciendo? —preguntó con extrañeza. —Pues buscar en la «w» el wasa ese para poder enviar el mensaje a la tía.   Sigo sin asimilar todavía el ataque que sufrió Jorge,  llorando de la risa, revolcado por el suelo, mientras me  intentaba  explicar  que  no  se  trataba  de  un  contacto  nuevo  sino  de  una  aplicación,  y  que  funcionaba  de  manera independiente a la agenda de contactos.    Para  terminar,  de  manera  categórica  y  con  la  sabiduría  que  le  han  dado  sus  diez  años  de  vida,  ha  dictado su sentencia.    —Mamá, definitivamente eres una «carca». .    Artículo: Violeta Lago,  una madre neurótica 


Este bimestre  os  ofrecemos  la  décima  entrega  de  esta  segunda etapa de la sección de Horóscopos. Después de  haber  repasado  el  zodiaco  occidental  y  las  compatibilidades  de  los  distintos  signos,  en  este  nuevo  ciclo  nos  ocupamos de daros a conocer en cada número un signo del Zodíaco  Azteca.  En  el  anterior  número,  dibujamos  el  perfil  del  signo  Jaguar.  En  esta  entrega  profundizaremos  en  las  características  y  peculiaridades  de  Caña,  décimo  signo  de  este  horóscopo,  asociándolo  además  con  los  protagonistas  de  una  novela  que  aprovecharemos  para  recomendaros.  Esperamos  que  os  resulte  interesante. 

 

El signo Caña  La Caña es el símbolo emblemático del Este, polo  importante  de  la  rosa  de  los  vientos,  que  en  México  coincide  con  las  tierras  que  bordean  el  océano  Atlántico.  Son  tierras  de  abundante  vegetación,  ideales  para  la  producción  de  productos  agrícolas.  Sus  grandes  extensiones  de  terreno evocan la idea de un paraíso terrenal y la Caña aparece como  emblema de prestigio, de luz y de sabiduría.    Hombre caña:   Jasper Finley  Sedúceme  Mary Balogh    Hace  tiempo  que  Jasper  Finley,  el  disoluto  barón  de  Montford, no encuentra retos  a su altura. La vida se le apa‐ rece  vacía  y  gris  hasta  que,  celebrando  su  cumpleaños  rodeado  de  amigos  y  copas,  acepta  una  apuesta  imposi‐ ble:  seducir  a  una  dama  vir‐ tuosa en dos semanas. El reto  va  más  allá  del  umbral  de  la  decencia incluso para un tipo  como  él  y,  por  si  fuera  poco,  la  dama  en  cuestión  es  Katherine Huxtable.  La  bella  e  ingenua  hermana  del  joven  duque  de  Merton  se  crece  ante  la  adversidad.  Quizá  sea  la  actitud  deslen‐ guada de esta chiquilla lo que  desactiva  todos  los  avances  de  Jasper.  El  barón,  al  que  casi  nada  complace  más  que  el  juego,  no  tiene  más  reme‐ dio  que  poner  toda  la  carne  en el asador… 

Signo eminentemente  religioso,  era  venerado  por  los  sacerdotes  precolombinos,  como  símbolo  de  unión  con  el  gran  dios  civilizador  Quetzalcoatl.  Este  signo  predispone  a  la  elevación  espiritual.  Los  nacidos bajo su influjo muestran un gran fervor en sus convicciones y  una inteligencia abierta y dedicada.  El carácter de Caña  Los  Caña  son  algo  especiales  en  lo  referente  a  su  comportamiento,  presentando facetas y cambios de humor dispares que confunden a  quienes  les  rodean.  Se  muestran  afables,  cordiales  y  de  buen  trato,  pueden  volverse  caprichosos,  exigentes  y  desafiantes  si  las  circunstancias no les son propicias.  Una  de  sus  características  más  notables  es  esa  impulsividad  o  irreflexión  de la que hacen gala. Su lema es «Carpe diem»; viven el  presente sin renunciar a los placeres y la satisfacción momentáneos.  Siempre divertidos y dispuestos a pasar un buen rato, son personas  que se adaptan a cualquier ambiente y lugar y saben ver lo positivo  en todas las situaciones.  Dicharacheros, alegres, entusiastas, sin demasiado miedo o temores  que  les  puedan  impedir  desarrollarse  en  un  ambiente  social,  están  dotados  de  una  inteligencia  viva  y  una  rapidez  de  ingenio  que  les  permite saber aprovechar la ocasión del momento, siempre para su  diversión  y  entretenimiento.  No  soportan  recibir  órdenes  ni  que  intenten coartar su libertad.  Por  debajo  de  esta  piel  sonriente  y  festivalera,  se  encuentra  el  verdadero Caña. Un individuo pacífico y sereno, con un punto egoísta  y hasta comodón. Lo cierto es que cambian de máscara o de piel con  una rapidez pasmosa, todo en un intento por ocultar sus verdaderos  sentimientos y no mostrar sus puntos flacos o vulnerabilidades.  Esto a veces les provoca emociones y actuaciones contradictorias. Ni  ellos  mismos  a  veces  se  entienden.  Quienes  les  rodean  están


acostumbrados a  sus  excentricidades  y  su  despreocupada  forma  de  proceder, aunque lo cierto es que ese aire rebelde a lo Peter Pan sólo  es  una  coraza  para  no  verse  privados  de  su  independencia  e  individualidad.  Caña y el amor  Hablando  de  relaciones  sentimentales,  los  Caña  son  un  poco  especiales  debido  a  su  inestabilidad  afectiva  y  emocional  y  a  sus  variaciones en su humor y sus emociones. Esto dificulta su desarrollo  en el campo de la afectividad, pues esa parte egoísta que muestran  les conduce a estar más dispuestos a recibir que a dar, aunque esto  no quiera decir que no sean capaces de dar amor y ternura.  Como amante, es un signo muy apasionado. Su natural sentido de la  aventura  se  traduce  en  curiosidad  en  el  campo  sexual,  siempre  dispuestos  a  descubrir  nuevos  sensaciones  y  experimentar  distintos  placeres.  Igual  que  en  su  comportamiento  general  son  tan  encantadores y camaleónicos, en las relaciones sexuales se muestran  seductores  y  ardientes,  creando  expectativas  en  las  que  pueden  sentirse atrapados.  Su  sexualidad  es  muy  caprichosa  y  nunca  se  sienten  del  todo  satisfechos  en  una  relación.  Huyen  de  la  monotonía,  por  lo  que  su  pareja  debe  intentar  buscar  siempre  la  manera  de  sorprenderles  y  mantenerles  a  la  expectativa  con  nuevos  juegos  de  amor.  Los  Caña  son  proclives  a  caer  en  aventuras  efímeras  por  ese  deseo  de  mantener la ilusión, el deseo, la pasión en las mismas cotas y a su vez  obtener impresiones distintas y duraderas.  Paradójicamente,  ellos  saben  que  este  tipo  de  relaciones  no  trascienden,  lo  que  en  el  fondo  les  provoca  una  amargura  interna  difícil  de  compensar.  Son  tan  apasionados,  tan  entusiastas  que  enseguida se entregan dándolo todo, pero igualmente enseguida se  cansan y dejan sus relaciones sin que estas lleguen a cuajar. Muchas  veces  se  sentirán  enamorados,  cuando  sólo  es  una  ilusión  que  les  hace vivir en un mundo paralelo durante un tiempo.  La  pareja  de  un  Caña  deberá  tener  en  cuenta  que  probablemente  sufrirá muchas separaciones y reconciliaciones, pues estos nativos no  parecen poder vivir sin la emoción de  la montaña rusa que a veces  provocan  los  sentimientos.  Asimismo  su  deseo  de  independencia  y  de vivir nuevas experiencias puede provocar más de un bache en sus  relaciones. Los Caña preferirán una aventura amorosa a una relación  asfixiante que les pueda coartar su libertad.  ¿Quieres saber si eres Caña?  10 y 22 de enero  8 y 20 de febrero  4, 16 y 28 de marzo  9 y 21 de abril  3, 15 y 27 de mayo  8 y 20 de junio 

2, 14 y 26 de julio  7, 19 y 31 de agosto  12 y 24 de septiembre  6, 18 y 30 de octubre  11 y 23 de noviembre  5, 17 y 29 de diciembre    Artículo: Ana Sarria  Fuente: Astrología Azteca, Hipólito Moctezuma 

Mujer caña:   Chelsea Ross  Nada más que problemas  Rachel Gibson    La  exitosa  carrera  como   jugador  de  hockey  y  capitán   de  los  Chinooks  de  Seattle  de  Mark Bressler llegó a su fin el    día  que  tuvo  el  accidente  que   destrozó  la  mitad  de  los  hue‐  sos de su cuerpo. Y desde que  salió del hospital, los burócra‐  tas  del  equipo  no  han  hecho   más  que mandarle  asis‐tentes  sanitarios  a  casa;  claro  que  él  consigue  espantarlos  a  velo‐ cidad  de  vértigo...  Hasta  que  se  topa  con  una  realmente  obstinada.  La  carrera  como  actriz  de  Chelsea  Ross  se  estrelló  antes  de  despegar,  así  que  aban‐ dona Hollywood para… acabar  convertida  en  la  asistente  del  más malhumorado jugador de  hockey  del  mundo.  Si  no  necesitara  tanto  el  dinero,  saldría  de  allí  pitando.  Pero,  cuando  el  famoso  chico  malo  del  hockey  pone  los  ojos  en  ella,  sabe  que  el  tiempo  de  gracia  ha  terminado.  ¿Será  capaz  de  enfrentarse  a  todos  los    problemas  que  surgirán  si  cede a la pasión? 


En RománTica’S damos la bienvenida a  la Primavera…  Un  año  más  el  inicio  del  buen  tiempo  viene de la mano del mes de marzo, de  las  vacaciones  de  Semana  Santa  y,  como  es  habitual  por  parte  de  las  editoriales  románticas,  buenas  y  encantadoras  novedades  que  harán  las delicias de todos los paladares. 

Si deseas que publiquemos tu relato,  envíanoslo a nuestra dirección de correo:  romanticasmagazzine@gmail.com  De entre los relatos recibidos se  seleccionarán los que serán publicados en  nuestras páginas. No se os olvide  consignar en el asunto del mail la palabra    RELATOS   

El texto no podrá superar las 3000  palabras.     

Todos los relatos deberán llevar el    nombre de el/la autor/a y acompañar el    escrito con una pequeña nota en la que    se haga constar que el texto es de tu  propiedad. 

Desde RománTica’S  nos  queremos  sumar  a  la  estación    «PRIMAVERAL»  con  un  nuevo  número  de  nuestra  revista.   Gracias  a  tod@s  por  seguir  leyendo  nuestra publicación bimensual.  Saludos cordiales, Equipo RománTica’S  

     

Contacta con  RománTica’s  para  hacernos  llegar  tu  opinión,  comentarios  y  sugerencias  tanto  sobre la revista como cualquier otro  tema  relacionado  con  la  novela  romántica.  Escríbenos a este e‐mail:  romanticasmagazzine@gmail.com     


RomanTica'S - 023  

RománTica'S, tu revista de novela romántica.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you