Page 1


RomรกnTica'S 2


Sumario Actualidad Entrevista a Olga Salar Una tarde con Pilar Cabero Conocemos a Julia Ortega Autoras españolas: Nuevas incorporaciones Cazando talentos en… U.S.A. Especial Sylvia Day Conocemos los Ganadores de Premios Rcos. Series y Sagas: Fast Track Dioses del Olimpo Espacio JR Romances reales Una mirada al pasado Autora ¿en el olvido? La cápsula del tiempo Ocio y Placer Pasatiempos Horóscopos Y otros más… En este número colaboran Alfredo Gómez Ana Sarria Ana M. Benítez Aravalle Palacios Carolina Iñesta Quesada Eva Rubio Julia M. Priego Laura López Alfranca Loli Díaz Marina Capilla Merche Diolch Mónica Liceras Noelia Amarillo Rocío Muñoz Y, colaboración especial de: Lena Valenti Lorena Luna

Editorial Queridas lectoras:  Os  presentamos  un  nuevo  número  de  nuestra  revista  con el que vamos a despedir este año 2012.  En este número cargado de contenidos, que esperamos  sean  de  vuestro  interés,  nos  vamos  a  encontrar  unas  entrevistas muy jugosas de autoras españolas que están  de  plena  actualidad.  Vamos  a  conocer  dos  nuevas  autoras  que  estrenan  libros  con  Divalentis  y  Nowe  Volution  y  nuestra  querida  corresponsal  en  el  extranjero  nos  revela  los  secretos  de  una  autora  que,  aunque  conocida  en  España…  ¡Aún  no  está  publicada!  No  os  perdáis  la  sección  de  «Cazando  Talentos».  Ni  el  artículo  sobre  Sylvia  Day.  Agradecemos  a  los  responsables de Espasa su ayuda con él.  Como  viene  siendo  habitual,  Merche  Diolch,  nos  habla  de  una  serie  que  muchas  de  nosotras  estamos  deseando  que  continúen  publicando:  «Fast  Track»,  los  también llamados «Chicago Stars del Motor».  También  un  artículo  muy  interesante  de  parte  de  las  chicas de Juvenil Romántica. ¿Queréis saber de qué nos  hablan en este número? ¡No os perdáis su sección!  Si  queréis  saber  qué  protagonista  ha  entrado  a  formar  parte  de  nuestro  especial  Olimpo.  No  os  perdáis  la  sección «Diosas del Parthenon».  Y,  como  siempre,  secciones  de  entretenimiento  y  curiosidades  como  la  «Cápsula  del  Tiempo»,  el  diccionario  (estrenamos  nuevo  fichaje),  «Amores  Reales»  y  una  escapada  a  Cuenca  maravillosamente  relatada por Alfredo.  ¡Y  lo  más  importante!  La  resolución  de  importantes  Premios Literarios…  Gracias una vez más por vuestra confianza.    Equipo de RománTica’S 

3 RománTica'S


RomรกnTica'S 4


CAROLINA I. Q. ENTREVISTA A… OLGA SALAR  Este bimestre navideño que cierra el año y abre otro nuevo ante nosotros, os    traemos a una autora que ha sido toda una sorpresa en 2012: Olga Salar.    Conocida y muy valorada y querida en la red gracias a su blog literario Luna  Lunera  (Diario  de  una  lunática),  Olga  ha  dado  el  salto  de  «reseñadora  a  reseñada».  Y  ha  sido  un  triple  salto  mortal,  ni  más  ni  menos  que  con  tres  novelas  publicadas  durante  2012,  su  año  de  debut:  La  bilogía  juvenil  «Lazos  inmortales» (Kiwi ed.) en primavera y su nueva novela «Un amor inesperado»  (Nowevolution ed.), con la que hará las delicias de los más románticos, este  otoño.  Pero, hablemos un ratito con Olga. Conozcamos qué tiene que contarnos… 

Carolina: Antes de comenzar a hablar de tu obra,  Olga, conozcamos un poquito mejor a la «perso‐ na detrás de la autora». Cuéntanos, ¿cómo es un  lunático día en tu vida cotidiana?   Olga:  Pues  como  bien  has  definido,  es  lunático  a  lo que yo añado muy intenso.   Me  levanto  temprano  y  ejerzo  el  papel  más  importante de mi vida, el de madre. Preparo a mi  hija  para  el  colegio,  corremos  porque  a  pesar  de  levantarnos  con  tiempo  casi  siempre  llegamos  justititas, regreso a casa, después del café con las  mamás, eso sí. Me pongo con la comida y todo lo  demás  y  después,  por  fin,  me  puedo  sentar  un  ratito  a  escribir  y/o  pasearme  por  las  redes  sociales.  Como  mucho  un  par  de  horas  antes  de  tener que dejar el teclado para sentarme a comer.  Por  la  tarde  es  más  de  lo  mismo,  cole,  baños,  cenas  y  de  nuevo,  un  ratito  para  mí  cuando  la  casa  se  queda  en  silencio.  Normalmente  entre  una  y  tres  horas,  en  función  de  lo  exhausta  que  me haya dejado mi hija.  Una película: Bailando con lobos.  Un color: azul.  Un postre: tarta de queso.  Un personaje literario: Fausto  Una  palabra:  Vértigo.  Tengo  predilección  por  las  esdrújulas  y  ésta,  especialmente,  me  parece  evocadora,  no  ya  en  el  concepto  real  de  la  palabra,  sino  en  la  cantidad  de  situaciones  que  nos  lo  producen,  buenas  y  malas,  en  eso  no  hay  distinción.  Háblanos de tu nueva novela: «Un amor inespe‐ rado». ¿Qué historia y qué personajes encontra‐ mos en ella?  En  Un amor inesperado  os  encontraréis  con  una  pareja  que  aún  no  ha  descubierto  que  no  se  puede  luchar  contra  el  destino:  por  más  que  lo  deseen, van a encontrarse y a enamorarse, ya sea  preparando  una  boda,  coincidiendo  en  casa  de... 

Mejor no  os  lo  cuento,  pero  creedme,  por  más  que se empeñe Emma en negarlo, están hechos el  uno para el otro.  En  cuanto  a  los  personajes,  si  bien  es  cierto  que  viven  existencias  muy  distintas  a  nuestra  vida  cotidiana,  no  dejan  de  ser  gente  común.  Os  recordarán seguro a algún amigo vuestro en más  de un aspecto.  ¿Cuál fue el detonante de la idea inicial? ¿Qué te  inspiró a comenzarla?  La  verdad  es  que  no  lo  recuerdo  con  exactitud,  pero creo que la idea me surgió al toparme con el  actor  que  para  mí  es  James.  Si  os  acercáis  os  susurro su nombre, pero yo lo vi primero: James  McAvoy.  Lo demás vino rodado. No tardé mucho en definir  la  clase  de  relación  que  quería  que  los  uniera,  fueron  los  propios  protagonistas  los  que  me  guiaron en la historia, hasta su desenlace.  ¿Por qué en Londres?  Elegí  Londres  porque  el  personaje  masculino  es  escocés y no es un secreto el poco «cariño» que  tienen los escoceses a los ingleses. Me pareció un  punto divertido para la historia. Además Londres  es  una  ciudad  que  siempre  me  ha  apasionado,  qué  mejor  que  viajar  a  Londres  y  encima  enamorarse. 

A C T U A L I D A D

Explícanos mejor, aquí entre amigas románticas,  eso que afirma la sinopsis de que la primera vez  está sobrevalorada (algo con lo que  estoy total‐ mente de acuerdo, así en confianza)?  Emma  es  una  mujer  muy  especial,  durante  toda  su vida se ha dedicado a elaborar una teoría (que  ha contrastado a través de su experiencia) de que  la primera vez es un completo desastre. Nada sale  bien  la  primera  vez,  ni  tampoco  es  placentero  (véase el primer cigarrillo, el primer beso… Nada  de ser mal pensadas). 

5 RománTica'S


Lo maravilloso  será  que  después  de  años  de  estudio  se  tope  con  que  sí  que  hay  una  primera  vez perfecta, o bueno… casi perfecta.  Cuando  estudiabas  Filología  hispánica,  ¿cuáles  eran tus autores o libros favoritos, aquellos que  te inspiraban?  Y, hoy día, ¿cuáles son?  La verdad es que soy una persona muy fiel en mis  gustos, sigo adorando a los mismos autores y las  mismas  novelas  que  adoraba  cuando  estudiaba,  se  les  unen  nuevas,  pero  las  antiguas  siguen  teniendo  un  huequecito  en  mi  corazón.  Siempre  he  sentido  predilección  por  autores  latinoameri‐ canos,  de  hecho  Mario  Benedetti  y  su  libro  de  poemas El amor, las mujeres y la vida, es mi libro  de cabecera desde que lo descubrí en 1996 (lo sé,  una ya tiene una edad, jajaja)  En  la  facultad  me  enamoré  de  otros  autores  latinoamericanos,  como  Oliverio  Girando  o  Delmira Agustin. También allí conocí a los autores  rusos y franceses por los que tengo predilección,  aunque confieso que los ingleses: Byron, Austen,  Shelley, les van a la zaga.  Cuando terminé la carrera redescubrí la literatura  juvenil  y  la  romántica  adulta.  Ahora  compagino  clásicos  con  autores  como  Casandra  Clare,  Julia  Quinn.  También  disfruto  mucho  de  las  autoras  españolas,  pero…  Uff,  no  caben  todas,  así  que  para  no  dejarme  a  ninguna  mejor  no  empiezo  a  nombrarlas.  Afortunadamente  cada  vez  somos  más.  Por  aquel  entonces,  ¿esperabas  que  te  pudiera  pasar  todo  lo  que  te  está  pasando  este  año,  2012?  ¿Qué  alegrías  te  han  reportado  tus  tres  obras publicadas?  Ni por asomo. Por aquel entonces ni siquiera me  había  planteado  la  posibilidad  de  publicar  un  libro.  Guardaba  mis  escritos  como  oro  en  paño,  incluso me daba vergüenza enseñarlos. Ahora me  río de eso, ya que estoy convencida del exhibicio‐ nismo  de  los  escritores,  todos  nos  morimos  por  mostrar nuestro trabajo (se ríe).  ¿Alguna anécdota curiosa con los lectores? ¿Qué  tal han aceptado el cambio de género: de juvenil  a romántica adulta?   Poco después de mi primera firma en la Feria del  libro  de  Valencia,  me  topé  por  la  calle  (en  mi  ciudad) al primer lector al que le firmé en libro en  dicha  feria.  Resultó  que  era  vecino  de  Sagunto  (donde  vivo),  lo  que  me  hizo  mucha  ilusión.  El 

RománTica'S 6

chico se  paró  a  hablar  conmigo  y  se  quedó  tan  sorprendido  como  yo  al  descubrir  lo  cerca  que  vivíamos.  Respecto  al  cambio  de  juvenil  a  adulta  creo  que  en  mi  caso  no  ha  sido  abrupto,  ni  ha  habido  tal  cambio ya que en ambos géneros trato el mismo  tema, el romance, el amor. En la juvenil teñido de  paranormal, pero ello no quita que sea romance,  al fin y al cabo.  ¿Qué  tal  lleva  tu  familia  y  tus  conocidos  que  te  hayas  convertido  en  escritora?  ¿Qué  dice  tu  marido, cómo lleva tu éxito?  Mi  familia  está  muy  feliz  porque  saben  que  siempre ha sido mi sueño, de hecho fue mi madre  la  que  me  empujó  a  mostrar  mis  escritos,  si  no  hubiese  sido  por  ella  seguirían  en  el  cajón  acumulando polvo.  Mi hermana y mis amigos no se pierden ninguna  de  mis  presentaciones  y  siempre  me  están  animando a seguir.   Mi marido y mi hija, son los que más me apoyan,  al  fin  y  al  cabo  son  los  que  me  permiten  largas  horas de evasión frente al teclado, si no fuera por  ellos  y  por  su  comprensión  no  podría  seguir  dándole a las teclas.  ¿Y  la  gente  del  mundillo  bloguero,  cuál  ha  sido  su reacción?  La  blogosfera  se  ha  portado  maravillosamente  conmigo.  Desde  el  primer  momento  se  han  volcado  conmigo  y  me  han  apoyado.  Gracias  a  ellos se han conocido mis novelas. No me cansaré  nunca de agradecerles su cariño y apoyo.  ¿Qué  crees  que  es  para  ti  lo  más  difícil  del  mundo literario (desde que envías tu manuscrito  a  la  primera  editorial  hasta  que  recibes  las  primeras  opiniones  de  lectores);  qué  es  lo  que  peor llevas?  Personalmente,  lo  más  difícil  es  ejercitar  la  paciencia,  desde  que  envías  tu  manuscrito  hasta  que  te  responden  pasan  meses.  Es  una  espera  dura  porque  has  depositado  toda  tu  ilusión  en  ello, y cada día que pasa revisas el mail en busca  de  respuestas.  En  cualquier  caso,  vale  la  pena  esperar.  ¿Y lo más gratificante a destacar?  Cuando abres el mail o recibes una llamada en la  que  te  anuncian  que  están  interesados  en  tu  manuscrito,  ese  momento  consigue  que  te  olvides de la larga espera.   


Si hacemos balance, ¿recomendarías a todos los  escritores  que  sueñen  con  publicar  lanzarse  a  esta  experiencia?  ¿Cómo  ves  el  panorama  literario en este sentido?  Sí,  a  todo  aquel  que  tenga  una  historia  que  contar, le animo a que se siente frente a un folio  en  blanco  y  nos  la  narre.  Sin  prisas,  le  cueste  un  día, un mes, un año o toda una vida. Y que luego  intente  que  se  difunda.  No  importa  el  medio,  aunque  reconozco  que  el  ego  del  escritor  quiere  papel, pero si la gente te lee, entonces te sientes  escritor.  Y si me preguntas por el panorama literario, he de  decirte  que  este  es  el  mejor  momento.  La  coyuntura  económica  obliga  a  las  editoriales  a  buscar  nuevos  talentos  en  casa,  ahorrándose  derechos y traducciones. Están surgiendo nuevas  escritoras, algunas de ellas fantásticas.  Así  que  venga,  todo  el  que  tenga  algo  guardado  en  el  cajón  que  lo  saque  y  que  encierre  allí  la  vergüenza.   Antes  de  finalizar,  suelo  hacer  a  todos  los  escritores un par de preguntas que me hicieron a  mí en su día y que me encantó responder:  a) ¿Cuál es el sitio más extraño en el que, llevada  por  las  musas,  te  has  puesto  a  leer,  a  tomar  notas o directamente a escribir?  La  verdad  es  que  de  sitios  extraños  voy  bien  servida,  Jajajajaja.  Llevo  la  libretita  mágica  en  el  bolso  y  la  saco  cada  dos  por  tres,  aunque  dispuesta a darte una respuesta a tu pregunta, te  diré que tras finalizar la presentación de Romance  Inmortal  en  la  misma  librería  en  que  la  hicimos,  estuve  tomando  notas  de  una  idea  para  una  novela.  Parece  que  las  librerías  son  lugares  recurrentes para mí, jajajajaja  b)  Imagina,  por  último,  una  gran  cena  a  la  cual  pudieras  invitar  a  cualquier  autor,  de  cualquier  época y país. ¿Quiénes se sentarían contigo a la 

mesa y  en  qué  lugar  se  celebraría  ese  interesante banquete?  Fantástica pregunta, aquí voy a explayarme en mi  frikismo, jajajaja  El lugar en que se celebraría, ya que es un sueño  permíteme  deleitarme  en  mi  sueño,  sería  en  Hogwarts,  en  cuestión  de  invitados  la  lista  es  larga, jajajaja. No  podrían  faltar a mi cena Mario  Benedetti,  Lord  Byron,  Stendhal,  Jane  Austen,  Dostoievski,  Julia  Quinn,  Casandra  Clare,  J.K  Rowling…  Te  aseguro  que  podría  seguir,  pero  la  lista  sería  muy  larga.  ¿Qué  presupuesto  tengo  para  la  cena?  Es  por  no  pasarme  con  las  invitaciones, jajajaja  Para finalizar, háblanos de tus proyectos futuros  y de dónde podemos encontrarte. Y, por supues‐ to, deja el mensaje que desees a los lectores.  Este  mes  de  diciembre  saldrá  a  la  venta  Ilusionaria  3,  una  antología  solidaria  en  la  que  colaboro  con  un  cuento  que  ha  ilustrado  Eva  María  Gey,  quién  ha  plasmado  maravillosamente  a los personajes.   Y  el  año  que  viene  publico  una  nueva  novela  romántica  con  la  editorial  Versátil,  de  momento  es  todo  lo  que  os  puedo  contar  sobre  mis  proyectos.  ¡Gran  noticia!  ¡Seremos  compañeras  de  edito‐ rial! De lo que se entera una entrevistando…   Gracias,  Olga,  por  haber  estado  este  ratito  con  nosotras y, sobre todo, por escribir, por reseñar,  comentar,  compartir  y  hacernos  llegar  tus  historias.  Deseamos  que  muchos  lectores  se  ilusionen  con  ellas  también  y  que  sigan  los  éxitos.   Muchísimas gracias a ti por la oportunidad, me ha  encantado participar en la revista.  Un besote.  Entrevista: Carolina Iñesta Quesada  www.carolinainestaquesada.com    

7 RománTica'S


RomรกnTica'S 8


Anteriormente habíamos  coin‐ cidido  en  las  redes  sociales  y  los foros dedicados a la novela  romántica,  pero  la  verdad,  na‐ da  me  hizo  suponer  que  la  mujer  de  voz  dulce  y  mirada  chispeante que me saludó en la  Feria fuera Pilar.   Me  sorprendió,  para  que  ne‐ garlo,  porque  en  mi  cabeza,  siempre  la  había  imaginado  como  si  fuera  un  libro.  Sip,  puede parecer raro, pero estoy  enamorada  de  uno  de  los  personajes  que  ella  ha  creado,  que  no  es  otro  que  un  libro  romántico  que  vive  en  una  biblioteca.  Un  libro  que  se  indigna  y  entristece  si  no  le  tratan  con  cuidado;  ojeador  curioso  de  todo  lo  que  le  rodea,  divertido  en  ocasiones,  y muy, muy carismático.  Y Pilar  es como ese libro al que ella ha  dado  vida,  alegre,  vital  y  encantadora.   Pilar  Cabero  fue  una  de  las  primeras  autoras  españolas  de  novela  romántica  que  consi‐ guió  ser  publicada.    Su  opera  prima,  «A  través  del  tiempo»,   vio  la  luz  en  2008,  con  Heartmaker.  Desde  entonces  no  ha  parado  de  publicar,  ya  sea  relatos  en  antologías  y  revistas,  ya  sea  extensas  nove‐ las  con  una  sólida  base  histó‐ rica,  siendo  la  última  de  sus  ellas «Entre lo dulce y lo amar‐ go» (Ediciones B 2012).   

Pilar, muchísimas gracias por acceder a esta entrevista.   Gracias a ti por proponérmela; estoy encantada de responder a tus  preguntas —sobre todo, después de haberme descrito de una  manera tan generosa (risas)—. Eres un cielo.  Desde que tu primer libro vio la luz has publicado cuatro novelas:  A  través  del  tiempo,  Tiempo  de  hechizos,  Asedio  al  corazón,  y  Entre  lo  dulce  y  lo  amargo.    Las  dos  últimas  en  una  editorial  emblemática  dentro  del  género  romántico,  Ediciones  B.    Es  un  largo y fructífero recorrido.   Cuando empezaste en este difícil mundo… ¿Pensaste que llegarías  tan  lejos?  ¿Qué  se  te  pasa  por  la  cabeza  ahora,  al  echar  la  vista  atrás?   No,  la  verdad.  Escribir  fue  una  necesidad:  o  contaba  lo  que  los  protagonistas  me  iban  diciendo  o  me  volvía  loca.  Luego,  una  vez  terminada la novela, quería enseñarla y compartir con los demás las  vidas  de  aquellos  personajes  que  eran  casi  parte  de  mi  familia.  Llegar a publicar A través del tiempo fue un «subidón». Por fin  veía  en  papel,  y  con  una  preciosa  portada,  el  trabajo  de  varios  años.  Publicar  con  Ediciones  B,  para  una  lectora  de  novela  romántica  como soy yo, me hace sentir rara. A veces como una intrusa, ¿qué  hago yo entre tantas escritoras reconocidas? (Risas).  Por eso mismo, cuando miro atrás, siento vértigo. Y si la necesidad  de ir superándose con cada novela es algo inherente a la profesión,  cuando estás en una editorial de este calibre, es casi obligatorio.  Empezaste escribiendo Time Travel de aventuras, y has seguido con  la  histórica.  ¿Tienes  preferencia  por  este  género?  ¿Te  veremos  alguna vez en actual, por ejemplo?   Me  gusta  mucho  la  histórica,  me  siento  cómoda  con  el  corsé  y  el  miriñaque, (risas). Pero no descarto escribir contemporánea. Tengo  una idea rondando por la cabeza. Quién sabe…  Los personajes de tu última novela, «Entre lo dulce y lo amargo»,  son  bastante  atípicos  en  el  género,  un  confitero  reconvertido  en  contable… ¿De dónde surgió la idea?   Del propio chocolate. Estaba pensando qué escribir mientras comía  chocolate  negro  —mi  preferido—,  y  eso  despertó  las  ganas  de  saber  cómo  se  trabajaba  ese  producto  en  el  siglo  XVIII.  San  Sebastián  fue  uno  de  los  lugares  donde  se  empezó  a  consumir  el  cacao,  gracias  a  la  Real  Compañía  Guipuzcoana  de  Caracas,  que  lo  traía directamente desde Venezuela.  Una vez todos los datos, Samuel decidió soltar la lengua y…  Por  otro  lado,  me  gusta  contar  la  vida  de  personas  sencillas;  del  pueblo llano. Me siento más a gusto. Es como si estuviera allí, con  ellos. 

Una tarde con… Pilar Cabero

La primera  vez  que  hablé  con  Pilar Cabero fue en la Feria del  Libro de Madrid.  

Conocimos a María y Samuel siendo niños en «Asedio al Corazón».  Ahora,  con  «Entre  lo  dulce  y  lo  amargo»,  podemos  leer  su  historia… Creo que no es la primera vez que utilizas un personaje  de  uno  de  tus  libros  y  lo  conviertes  en  protagonista  de  otro,  o  viceversa.  ¿A  qué  es  debido?  ¿Quizá  te  encariñas  tanto  con  tus  personajes que les acabas haciendo libro propio?  Tienes razón, es algo que he hecho en varias ocasiones. Empecé con  Yago  Izaguirre,  después  Camila  de  Gamboa  hizo  un  «cameo»  en   Tiempos de hechizos —para entonces ya tenía escrito Asedio al  

9 RománTica'S


corazón, así  que  no  me  fue  difícil  incluirla—.  Al  propio  Yago  lo  nombran en Entre lo dulce y lo amargo. Pero claro, San Sebastián es  una  ciudad  muy  pequeña  y  escribiendo  sobre  el  mismo  periodo  histórico,  era  normal  que  coincidieran  en  algún  momento.  Lo  extraño hubiera sido lo contrario.  No es sólo que me encariñe, es que a veces ellos me quieren contar  su vida y no me queda más remedio que ponerla en papel. Luego los  otros se ponen sus mejores galas porque también quieren salir en la  nueva y ya está la fiesta preparada (risas).  En tu libro casi se puede «oler» el chocolate, los dulces… ¿Te costó  mucho documentarte para escribirlo o echaste mano de tus conoci‐ mientos culinarios?  Gracias, eso me enorgullece. Intento que las descripciones sean muy  visuales para que los lectores se sientan dentro de la historia. Si en  algún momento lo he logrado, me doy por satisfecha.  Volviendo a tu pregunta. Tuve la suerte de conocer al confitero Iñaki  Gorrotxategi y me dio unas ideas estupendas. Me enseñó el Museo  de la Confitería Gorrotxategi, que su padre ha fundado en Tolosa, y  allí puede ver de cerca los utensilios que se utilizaban para elaborar  los  dulces  o  el  cacao;  hacerme  una  idea  de  cómo  eran  las  condiciones  en  las  que  trabajaban  y  el  modo  de  vida  de  aquella  época.  Una  de  las  sorpresas  fue  descubrir  que  en  ese  tiempo  no  existía  el  horno en las confiterías —al menos, no en el País Vasco—.  Después di con el libro del siglo XVIII Arte de repostería de Juan de la  Mata. De donde saqué las recetas.  Siguiendo con la documentación, ¿Qué medios usas para documen‐ tar la base histórica?  Voy a la biblioteca y leo todo lo que puedo sobre el tema, la época,  Historia…  Visito  los  Archivos,  museos  o  lo  que  haga  falta  para  conseguir  hacerme  una  composición  del  lugar.  Tiro  mucho  de  Internet, eso me facilita las cosas y me ahorra trabajo.   Antes  me  daba  mucha  vergüenza  preguntar,  pero  he  descubierto  que la gente se desvive por ayudarte y eso es algo muy grato.  Y ahora, una pregunta más controvertida: ¿A qué personaje, real o  literario,  no  le  darías  jamás  un  trozo  de  chocolate  para  que  le  endulzara la vida? ¿Y a quién sí?   No se lo daría a los maltratadores de ningún tipo.  Se  lo  daría  a  esas  personas  que,  sin  haber  leído  nunca  una  novela  romántica, cargan contra ellas y contra sus lectores. Tal vez, con un  trocito  de  chocolate  fundiéndose  en  la  boca,  sean  capaces  de  ver  más allá de una etiqueta.   Cuando te enfrentas a una página en blanco, que es lo primero que  se te pasa por la cabeza, ¿imágenes, visiones de lo que quieres con‐ tar, o los sentimientos que quieres transmitir?  Todo  depende  del  día  y  de  lo  que  tenía  pensado  escribir.  General‐ mente ya tengo la escena y me esfuerzo por transcribirla de la mejor  manera posible. A veces es más visual y otras, más profunda.  Cuando  te  enfrentas  a  una  página  en  blanco,  ¿qué  es  lo  primero  que se te pasa por la cabeza? ¿Imágenes, visiones de lo que quieres  contar o los sentimientos que quieres transmitir? 

RománTica'S 10


Todo depende  del  día  y  de  lo  que  tenía  pensado  escribir.  Generalmente ya tengo la escena y me esfuerzo por transcribirla de  la  mejor  manera  posible.  A  veces  es  más  visual  y  otras,  más  profunda. Al idear una nueva historia, que eliges primero, ¿los personajes, o  la trama? Y, cómo te planteas la novela, como un mapa con todas  las carreteras bien definidas, o tomas una brújula y vas escribiendo  según te dicten los personajes y sus circunstancias.   Creo que aparecen unidos: estos personajes, está trama. La mayoría  de las veces lo veo en conjunto.  Cuando empecé a escribir, iba al «dictado» de los protagonistas.  Sabía el principio y el final, lo del medio era una nebulosa que ellos  se encargaban de esclarecer a lo largo de la historia.   Ahora procuro tener todo más atado. No digo que no me deje llevar  en algún momento —a veces ellos toman las riendas y me cuesta  dominarlos—, pero intento no escaparme demasiado para no perder  de vista la trama.  ¿Tienes varios libros a la vez en la cabeza, o cuando empiezas uno,  no piensas en nada más hasta que lo acabas?  No,  sólo  tengo  el  que  esté  escribiendo  en  ese  momento.  Luego,  cuando  empiezo  con  las  correcciones,  suelen  aparecer  personajes  para  contarme  sus  cuitas  y  darme  ideas.  En  algunas  ocasiones  son  personajes  secundarios  de  la  actual  novela  y  otras  completamente  nuevos.  ¿Qué no harían nunca tus personajes?   Nunca  me  lo  he  planteado.  Creo  que  un  buen  personaje  deberá  hacer lo que sea apropiado para la historia que esté contando en ese  momento, de lo contrario perdería credibilidad.   ¿Has sufrido alguna vez algún bloqueo que te impidiera escribir? En  caso afirmativo ¿Cómo lo superaste?   Que me impidiera escribir, no lo recuerdo. Sí me he encontrado en  medio  de  una  escena  sin  poder  seguir.  Casi  siempre  porque,  sin  darme  cuenta,  he  pretendido  que  el  o  la  protagonista  haga  algo  ajeno  a  su  carácter  y  he  tenido  que  parar,  leer  lo  escrito,  volver  a  meterme en su piel y dejarme llevar.   ¿Con que personaje de novela (da igual el género) te gustaría tener  una cena romántica?   Con el señor Darcy de Orgullo y prejuicio. ¿Con  que  escritor  (de  cualquier  siglo  y  país)  te  gustaría  mantener  una interesante charla sobre libros? ¿Qué le preguntarías?   Con  LaVyrle  Spencer,  por  ejemplo.  Me  encanta  esa  capacidad  de  describir  y  hacerte  sentir,  oler,  escuchar  o  ver  cada  una  de  las  escenas. Y claro, le preguntaría cómo lo consigue, (risas).  Y por último, ¿Cuál es el lema de Pilar Cabero?   Algo muy sencillo y a la vez muy complicado: Vive y deja vivir.  Ha sido un placer charlar contigo, muchísimas gracias por acceder a  esta entrevista.   Muchas gracias a ti. El placer ha sido mío.   

Entrevista: Noelia Amarillo 

11 RománTica'S


Conocemos a… Julia Ortega, autora LGTB

Bienvenidas otra  ocasión  más  a  nuestro  rincón  LGTB.  Este  mes  os  presentamos  a  una  nueva  autora:  Julia  Ortega,  autora  de  «Lealtades  Enfrentadas». Pero dejemos que ella misma sea  quien se presente:  ¿Qué  puedo  decirte  de  mí?  Probablemente  mi  mejor carta de presentación sea mi última novela Lealtades enfrentadas, donde  desnudo  mi  ser  y  mi alma, y muchos de mis pensamientos (aunque  no  todos).  A  través  de  Judith,  mi alter ego, voy  despojándome  de  todo  tipo  de  tabúes  y  prejuicios,  y  te  adentro  en  una  historia  a  ratos  dulce,  a  ratos  amarga,  pero  siempre  sorpren‐ dente;  a  veces  acariciadora  como  la  espuma  del  mar  en  una  mañana  soleada,  otras  con  la  fuerza  devastadora del tsunami que todo lo arrasa. Y es  ahí,  y  a  través  de  casi  trescientas  páginas  donde  te  desvelo  quién  soy,  quien  era,  y  quien  quiero  ser en el futuro…  Laura:  Muchas  gracias  por  aceptar  nuestra  entrevista, Julia, comencemos con la entrevista:  ¿Quién  es  Julia  y  cómo  acabó  escribiendo?  Y  cómo llegó a la literatura LGTB.  Julia:  Julia  Ortega  tiene  40  años,  es  (o  se  considera)  historiadora;  le  apasiona  la  vida,  con  todo  lo  que  tiene  de  tragicómico,  la  historia  medieval,  los  libros  (pero  sólo  los  buenos),  sus  amigos  y  un  montón  de  aficiones  y  excentrici‐ dades  diversas  que  llenarían  páginas  y  páginas…  Lo  dicho:  para  curiosidades  y  manías  diversas,  mejor  te  lees  mi  última  novela…  Acabé  escribiendo  porque  descubrí  que  era  lo  que  mejor  sabía  hacer  (por  no  decir  lo  único),  y  en  cuanto a llegar a la literatura LGTB, digamos que  no  he  llegado  para  quedarme,  sólo  es  una  estación de paso, un alto en el camino; Es verdad  que  mucha  gente  puede  sentirse  tentada  de  incluir LE en ese género (aunque no me gustan las  etiquetas  a priori,  y  nunca  pensé  en  estas  siglas  mientras escribía la novela… de hecho, no tenía ni  idea de lo que significaban hasta la primavera de  2010…  y  ahí  la  cosa  ya  no  tenía  remedio.  «Ah,  ¿qué  me  dices  que  he  escrito  una  novela  LGTB?  Pues  ahora  me  entero,  en  serio.  Yo,  ni  idea;  simplemente  he  contado  mi  historia.  Pero  me  lo  apunto  por  si  me  lo  preguntan,  que  la  gente  es  muy  curiosa,  y  yo  no  tengo  nada  que  esconder  bajo la cama».         

RománTica'S 12

¿De  dónde  surgió  la  idea  de  escribir  Lealtades  enfrentadas?  ¿Qué  fue  lo  más  fácil  y  lo  más  difícil de llevarlo a la práctica?  La idea no surgió de ninguna parte… o quizás del  rencor  por  lo  pasado,  no  podría  decírtelo  con  precisión. Tampoco quiero que la gente se quede  con la idea de que es una historia llena de rencor.  Digamos que había que descargar toda la tensión  y  la  angustia  que  se  habían  acumulado  durante  años  en  algún  rincón  dentro  de  mí.  Otros  se  hubieran limitado a escribir un diario personal o a  ir  al  psicoanalista  o  refugiarse  en  la  bebida  u  otras  drogas.  Yo  empecé  a  escribir  mi  historia,  o  ese  episodio  concreto  de  mi  historia,  el  que  da  nombre  y  sentido  a  la  novela,  como  una  suerte  de  terapia  para  limpiarme  de  toda  esa  energía  negativa,  pero  como  soy  escritora,  inevitable‐ mente  le  busqué  las  vueltas  a  las  cosas,  lo  dramaticé todo, le puse mucha pasión y entrega,  lo  transformé  de  una  mera  anécdota  en  una  historia  de  rompe  y  rasga.  Lo  más  fácil:  simple‐ mente  hubo  que  buscar  en  el  baúl  de  los  re‐ cuerdos  y  seleccionar  aquellos  momentos  que  fueron más significativos, impactantes, conmove‐ dores,  etc.  Buena  memoria  y  poco  más.  Lo  más  difícil:  enfrentarte  a  tus  demonios,  saber  y  entender  que  esas  mujeres  no  son  simple  fruto  de  tu  imaginación  como  en  otras  novelas,  sino  seres  reales,  y  que  eso  implica  un  riesgo  nada  desdeñable.  Pero  como  te  digo,  fue  mejor  de  lo  que  pensaba.  Y  luego,  por  supuesto,  a  partir  de  cierto  momento  de  la  historia…  dejar  correr  la 


13 RomรกnTica'S


imaginación, libre,  permitiendo  que  sea  ella  la  que te lleve donde quiera que sea que vayas. Fue  una  historia  relativamente  sencilla  de  escribir,  aunque  hubo  un  par  de  escenas  del  segundo  relato que me llevaron por la calle de la amargura  (escenas  dramáticas,  por  cierto)  y  me  comieron  muchas  horas.  Y  el  tercer  relato  fue  especial‐ mente  difícil,  se  resistía  a  escribirse…  cuando  llegues  al  final  de  la  novela  sabrás  por  qué.  A  estas alturas ya debería haberte avisado que esta  historia no es convencional, no se estructura por  capítulos sino por relatos, 4 para ser exactos…  Te he leído más de una vez, que es una historia  con toques autobiográficos, ¿podemos curiosear  sobre qué partes son tales y cuáles no?  Jajaja, ¡cómo te gustaría! Sí, ya te lo he dicho, la  novela cuenta parte de mi vida, pero no toda mi  vida  en  plan  cronológico  desde  el  nacimiento  hasta  mi  muerte  (entre  otras  cosas  porque  yo  sigo  viva),  y,  por  otra  parte,  hay  una  parte  de  la  vida y de la personalidad de mi alter ego que no  se  corresponde  totalmente  conmigo,  tiene  cosas  en común pero también muchas divergencias. Me  temo que ese es un misterio que no se va a poder  resolver, nadie me conoce tanto como para saber  qué  hay  de  mí  en  Judith  y  que  hay  de  Judith  en  mí. Qué parte es verdad y qué parte  no. En esta  historia  todos  mienten.  Y  todos  dicen  la  verdad.  Hay  un  50%  real…  y  otro  50%  inventado,  imaginado, soñado…  ¿Dónde  se  nota  que  hay  más  de  ti  dentro  de  esta  novela  (en  qué  escenas,  personajes,  situaciones, sentimientos…)?  Bueno,  lo  mejor  para  conocer  a  la  auténtica  Judith/Julia es leer su relato… y no te voy a decir  cuál  es,  cuando  llegues  lo  sabrás.  Hay  tres  escenas  clave  donde  he  puesto  toda  la  carne  en  el asador: la escena del encuentro con quien será  su  marido,  la  escena  del  exilio  a  España  y  la  escena  de  las  amenazas  de  muerte…  Ahí  Julia  y  Judith  se  funden  en  un  todo  homogéneo,  sin  fisuras.  Judith  y  yo  compartimos  una  misma  pasión extrema por la vida, un mismo idealismo,  un  mismo  sentimiento  de  entrega  total  y  sin  condiciones, pero ella es mucho más famosa, más  mediática, más influenciable, más hambrienta de  glamour y éxito, de flashes y micrófonos.   ¿Qué  es  lo  que  querías  transmitir  con  esta  historia? 

RománTica'S 14

Esta historia  lo  que  grita  a  los  cuatro  vientos  es:  Ni  perdono  ni  olvido  ni  pongo  la  otra  mejilla;  dicho así suena fatal, pero ni yo ni Judith hemos  presumido  nunca  de  ser  clones  de  Jesucristo.  Humanidad, fragilidad, pasión; la idea de que por  mucho  que  atesoremos  y  por  mucho  que  nos  envidien,  el  pasado  siempre  nos  persigue  y  nos  alcanza  para  recordarnos  que  nacimos  solos  y  solos  moriremos.  Pero  que  vale  la  pena  morir  si  se  ha  vivido  una  vida  digna;  Judith  muere  tranquila  porque  ha  conseguido  todo  lo  que  se  propuso…  y  lo  que  no  consiguió  realmente  no  valía la pena.  Además  del  trío  protagonista,  vemos  la  historia  desde  el  punto  de  vista  de  Gillian,  muy  relacionada  con  el  trío,  ¿cómo  fue  añadir  su  punto  de  vista,  tan  radicalmente  opuesto  al  de  los  otros  personajes?  ¿Qué  fue  lo  más  fácil  y  lo  más difícil de escribir sobre ellos?  Ay,  mi  Gillian;  la  luz  después  de  las  tinieblas,  la  calma  tras  la  tormenta.  Era  importante  la  visión  de  Gillian  en  esta  novela;  si  nuestra  primera  narradora  nos  presenta  a  la  Judith  famosa,  envidiable, perseguida y acosada, nuestra tercera  narradora  nos  describe  a  la  Judith  vulgar,  anodina,  anónima  e  insignificante,  Gillian  nos  revela a la Judith esposa y sobre todo a la Judith  madre  como  sólo  ella,  que  es  su  hija,  puede  hacerlo.  Por  otro  lado  la  historia  de  Gillian  conecta  con  el  pasado  de  Judith…  y  hasta  ahí  puedo  decir.  Y  sí,  es  un  punto  de  vista  opuesto  porque  refleja  el  otro  lado  de  la  moneda;  la  relación  «lésbica»  de  Judith  y  la  que  Gillian  mantiene  con  su  pareja  reflejan  el  negativo  y  el  positivo de una fotografía. Lo malo y lo bueno. Lo  que  está  mal  y  lo  que  está  bien.  El  fracaso  y  el  éxito. Difícil no hubo nada, realmente el relato de  Gillian  es  el  más  refrescante  y  gratificante  de  todos;  fue  fácil  y  divertido,  e  incluso  en  algunos  momentos,  sí,  reconozco  que  fue  «cachondo».  Disfruté mucho.     ¿Qué desearías que sintieran los lectores con tu  novela, con que desearías que vibrasen más?  El triunfo del amor. Del amor sin condiciones, sin  etiquetas,  sin  prejuicios.  LE  es  una  lección  de  vida,  de  tolerancia,  de  respeto  y  sí,  quizás,  también  de  perdón.  Quisiera  aprovechar  para  señalar  que  NO  es  una  novela  erótica.  Hay  escenas  de  sexo,  por  supuesto,  pero  las  justas;  aquí no hay nada gratuito, todo tiene un porqué y 


obedece a  una  razón  y  unas  circunstancias  muy  concretas.   Dado  el  final  de  la  historia,  si  bien  queda  cerrado,  he  visto  que  estás  trabajando  en  una  segunda parte, ¿algo que nos puedas adelantar?  La segunda parte, que está pensándose en estos  momentos,  es  una  comedia;  se  acabó  el  drama,  vamos  a  reír,  vamos  a  pasárnoslo  bien.  Las  protagonistas:  Gillian  y  su  pareja  (no  diré  el  nombre, que para eso hay que leer la novela), un  coro  de  personajes  de  lo  más  variopinto,  situaciones  hilarantes,  otras  conmovedoras…  Pero  lo  que  sí  vamos  a  ver  es  mucho  amor  del  bueno, del que da alegría de vivir.   Por  internet  aseguras  que  has  tardado  mucho  tiempo  en  publicar  esta  novela.  Ahora  que  lo  has  conseguido,  ¿qué  opinas  del  viaje?  ¿Qué  se  siente?  Ufff, una emoción muy grande… la satisfacción de  un sueño cumplido y la garantía de un futuro con  las  manos  en  el  teclado.  Si  te  refieres  a  mi  relación  con  la  editorial,  no  tengo  queja,  ha sido  magnífica,  me  han  apoyado  en  todo  momento  y  me  he  sentido  muy  querida  y  valorada.  Eso  es  muy importante para mí. Siento que ha valido la  pena la espera, aunque a veces, ha habido tantos  momentos en que he estado a punto a punto de  tirar  la  toalla…  Tú  me  entiendes,  sé  que  me  entiendes. 

¿Qué dirías a nuestras lectoras para animarlas a  leer el género LGTB y tu novela?  Que  el  amor  siempre  es  amor  y  no  hay  que  ponerle  etiquetas;  fuera  moralismos  trasnocha‐ dos,  fuera  prejuicios,  fuera  intolerancia…  Reconozco  que  no  he  leído  novelas  de  este  género; como te dije al principio, me he limitado  a  escribir  «mi  historia»  sin  ponerle  siglas  ni  nombres ni etiquetas, pero sí que animo a leer el  género,  siempre  y  cuando  haya  historias  de  calidad.  En  cuanto  a  la  mía,  pues  mira,  es  una  historia bonita, llena de sentimiento y de fuerza,  con  altibajos  de  todo  tipo,  con  alegrías,  con  penas,  con  mucho  espíritu  de  superación.  Y  sí,  también tiene sus momentos «calientes».   Muchas  gracias  por  todo,  Julia  ^_^  y  mucha  suerte con tu novela. ¿Quieres  decirle algo más  a nuestras lectoras?  Gracias  por  leerme.  Entre  las  lectoras  de  esta  revista tengo grandes amigas y sé que me leerán;  algunas  leyeron  el  manuscrito  cuando  sólo  era  eso,  un  montón  de  páginas,  y  les  gustó,  así  que  me da por pensar que esta entrevista también les  va a gustar. Besos.  Podéis contactar conmigo a través de mi blog:  http://lealtadesenfrentadas.blogspot.com.es/      Entrevista: Laura López Alfranca    

15 RománTica'S


Lidia Herbada. Así es ella  Soy Lidia Herbada Romeo, periodista y escritora, creadora de con  esta de mi tercera obra: "39 cafés y un desayuno" (Ed.Paréntesis)  2010,  "Los  inquilinos  del  Aleph"  (Ed.Delirios  del  Taller)  y  la  obra  que ahora he "parido" Ácido fólico".  He  ganado  varios  premios  literarios  avalando  la  calidad  de  su  imaginación,  los  últimos:  Premio  XIX  Certamen  Carmen  de  Michelena Asociación El Yelmo 2011 Abajo los Cipotes (inter texto  de  Lisístrata,  Finalista  para  El  Festival  eñe  con  Dame  un  mes  soltera en Seis editoriales en busca de autor 2011, I Premio Relato  de Mujeres Ayuntamiento de Barajas 2012 Quiero ser Vicki Baum,  Finalista Premio Rusia Hoy, Carta Póstuma a Chéjov 2012. 

ÁCIDO FÓLICO  Lidia Herbada  Esta es la historia de una mujer  de  treinta  y  tantos  que  ha  perdido  el  rumbo  de  lo  que  quiere, y a la vez lo que desea.  Su  vida  se  desmorona  tras  la  ruptura de su novio, un trabajo  que  no  anda  bien,  y  encima,  para  colmo,  la  entrada  en  su  vida del Ácido Fólico, este es en  clave  de  humor  su  antagonis‐ mo, le recuerda todo lo que ella  no ha podido conseguir, «hijos,  familia  y  perro»,  el  pack  com‐ pleto,    aquellas  amigas  que  un  día  la  abandonaron  por  llevar  su nueva vida de carritos en los  parques  y  ahora  en  ese  sub‐ mundo  se  siente  que  no  puede  encontrar  el  amor  que  revolú‐ cione su vida y también le de la  paz anhelada. Este es el mundo  de la casada versus la soltera.  EDITORIAL: NOWE VOLUTION 

RománTica'S 16

Ácido Fólico  es el  mundo  de la  madre  con niños versus la soltera  sin ellos. Un día el grupo de amigas se disgrega, unas se van a los  parques con sus leches a demanda, y un decálogo de obligaciones.  Mientras  la  soltera  con  relaciones  frustradas  a  sus  espaldas  vaga  descolocada de los tejados. ¿Quién ganará la batalla?... Dos clubs  enfrentados y divertidos: Club de las inmaduras viajeras, y el Club  de  Ácido  Fólico  en  el  ring.  Un  libro  divertido,  con  mucha  chispa,  donde nada es lo que parece. 

Échale un vistazo para ir abriendo boca…   ¿Qué es el Ácido Fólico? Es aquella sustancia que toman las embarazadas. ¿Y cuándo la soltera sin hijos se ve bañada por él? Su mundo se tambalea. Dos mundos enfrentados, El club Ácido Fólico versus Inmaduras Viajeras. Los niños agarran del cuello a la madre e impiden que esta conozca el último estreno de cine, frente al club de la inmadurez que va perdiendo adeptos y donde los besos mullidos, que son nubes de verano, se alejan para dar paso a una noria de devaneos emocionales ¿Hay algo más ácido que cambiar de vida de la noche a la mañana?   Lee,  disfrútalo,  ríete,  y  sobre  todo,  piensa  que  lo  he  creado  para  sacarte una sonrisa. Quiero hacértela lo más grande posible.


Connie Jett. Así es ella  Mi nombre es Connie Jett, nací en Buenos Aires, Argentina en 1983.  Hace más de diez años que vivo en Europa, entre Italia y España. Me  considero  una  nómada,  pues  en  pocos  años  he  combinado  tres  países,  dos  continentes,  cuatro  idiomas  y  un  sinfín  de  casas.  Me  gusta la gente y sus historias, las elijo con el corazón dejando que el  tiempo las convierta en amigos.   Cuando  vivía  en  Italia  trabajé  como  periodista  de  prensa  escrita  y  televisión durante tres años. En la actualidad vivo en Valencia y soy  seño  de  Educación  infantil.  Tengo  una  hija  de  tres  años,  ella  es  mi  princesa y mi victoria cotidiana.   «Mi colección de secretos» es mi primera novela de género chick – lit,  es  una  historia  fresca,  romanticona  y  divertida  publicada  por  la  Editorial Divalentis.   Se  diferencia  de  la  etiqueta  «chic»  porque  la  historia  principal  es  muy  conmovedora,  con  dos  personajes  entrañables  que  te  conquistarán con sus locuras y su complicidad a la hora de enfrentar  las vicisitudes de la vida y de su propio destino.   También  todos  los  viernes  escribo  en  la  web  de  «Con  un  par  de  tacones»,  mi  sección  se  llama:  ¿Qué  hacer  antes  de  los  30?  donde  una joven protagonista realiza disparatadas hazañas propuestas por  los propios lectores.. 

Échale un vistazo para ir abriendo boca…   Miré a Felipe con los ojos abiertos como platos, pero él, sin percatarse, me hacía señas de impaciencia para que me acercara. Al sentir que me sostenían del brazo, volví a girar la vista. Sus ojos verdes penetraron en mí, y sentí una mezcla de terror y alegría. —Voy al baño —le dije a Felipe, juntando las rodillas como si me estuviera orinando. —¡No...! —negó con su dedo índice, poniéndome muy mala cara. Aparté la vista y corrí sin mirar atrás, con el corazón a mil por hora. Abrí la puerta del aseo de un manotazo y me refresqué con un poco de agua en las mejillas, la frente y detrás del cuello. No quería arruinar mi maquillaje puesto que me había costado más de media hora hacer que pareciese delicado y natural, es decir, maquillada pero no excesivamente. El corrector cremoso hacía milagros con mis marcas de varicela, incluso con una que tengo en la nariz. ¡Cuánto la odio! Culpo a mi madre al cien por cien por no habérmelas evitado. Al fin y al cabo yo era sólo una niña. Ella tendría que haber sido más severa a la hora de cuidarme, así no me hubiera arrancado esas costras que tanto picaban, sobre todo en mi cara. ¡Debió atarme las manos! —Hola, estoy aquí, es inútil que me evites. Y si tu madre te hubiese atado las manos, no sería una madre —me interrumpió Chiara. ―Chiara, ¿qué demonios haces aquí?

MI COLECCIÓN DE SECRETOS  Connie Jett  Ornella,  con  toda  su  picardía  argentina  aterriza  en  la  glamurosa Italia para alcanzar  sus  sueños.  Allí  deberá  en‐ frentarse  a  la  atractiva  ex‐ novia  de  su  amado  Felipe  y  descubrir  un  sobrecogedor  secreto  de  familia  que  será  clave  para  el  futuro  de  Chiara, su mejor amiga.   «Mi colección de secretos» es  una divertida y conmovedora  novela  Chick  lit  con  la  que  la  autora  romántica  CONNIE  JETT  nos  descubre  su  estilo  divertido,  coqueto,  moderno  y muy ingenioso.  EDITORIAL: DIVALENTIS   Web  –  oficial  de  la  NOVELA:  www.facebook.com/micolecc iondesecretos  Web  –  oficial  de  la  autora:  http://conniejett.blogspot.co m.es/     

17 RománTica'S


RomรกnTica'S 18


¡Hello, hello lectores!   La cazatalentos vuelve a   la caza… y esta vez me   he ido hasta Caroli‐  na del Norte,    donde vive:   ¡Saman‐  tha Kane!   Sí, sí… ya   sé que a  más  de  uno  de  vosotros  ese  nombre  os  suena  bastante  ¿eh?  

Samantha Kane  es  autora  de  romántica  erótica  e  histórica  desde  hace  más  de  7  años,  y  aunque  no  ha  sido  publicada  en  España  todavía,  sí  que  es  bastante  conocida  entre  los  lectores  internautas  y  sus  libros,  según  he  podido  leer  son… hot, hot.  ¡Ahí os lo dejo!  Además,  al  igual  que  el  bimestre  pasado  con  Adrian  Phoenix, también he tenido la  oportunidad  de  entrevistar  a  Samantha, que, debo decir, es  muy,  muy  simpática.  Si  que‐ réis  saber  más  de  ella…  ¡aquí  tenéis la entrevista!   ¡Editoriales… estad atentas!  ¡Podría ser un buen fichaje!    

¡Hola,  Samantha!  Muchas  gracias  antes  que  nada  por  darme  la  oportunidad  de  estar  contigo  durante  este  ratito.  ¡Me  ha  encantado conocerte!  ¡El  placer  ha  sido  mío!  ¡Me  ha  encantado  conocerte  en  AAD  en  Nueva Orleans y muchísimas gracias por entrevistarme!  ¿Cuándo  empezaste  a  escribir?  ¿Supiste  de  primera  hora  que  tu  género era la romántica histórica y la erótica o lo descubriste más  adelante?  Empecé a escribir ficción cuando era niña. Gané un concurso local de  escritura con un poema más bien dramático cuando estaba en 4º de  primaria. Ya ni siquiera lo tengo, y no me acuerdo ni de qué iba. En el  instituto era editora en el periódico del colegio y escribía editoriales.  También  escribía  editoriales  freelance  para  trabajos  de  la  universidad. Me gradué en Historia y fue entonces cuando empecé a  pensar  en  escribir  un  libro,  pero  la  verdad  es  que  no  empecé  mi  primera novela romántica hasta varios años después cuando estaba  estudiando un posgrado. Hice un máster en Historia de América y fui  profesora de historia en un instituto durante casi diez años. Cuando  nació mi primer hijo, mi marido encontró un trabajo nuevo casi en la  otra punta del país y decidí tomarme un descanso con la enseñanza.  Terminé  el  libro  que  empecé  hace  muchísimos  años  (está  en  mi  archivo esperando a que la reescriba), me uní a Romance’s Writer’s  of America, y escribí y vendí mi primera novela romántica erótica a la  editorial Ellora’s Cave. Debido a mi experiencia en la enseñanza y mi  amor por la lectura de romántica histórica, fue una elección natural  cuando  empecé  a  escribir.  Tras  unirme  a  Romance  Writer’s  of  America  descubrí  la  romántica  erótica  como  lectora.  Me  enamoré  del género y decidí escribir un libro específicamente para mandarlo a  Ellora’s Cave. Funcionó.  Pude  leer  el  manuscrito  que  me  diste  el  pasado  agosto  de  «The  Devil’s  Thief»,  y  aunque  sabía  que  era  romántica  histórica,  me  sorprendió  porque  sé  que  tus  libros  de  erótica  so  muy,  muy  hot.  Esperaba más de eso en el libro. Pero, ¿puedes hablarnos un poco  sobre todas las series que tienes en el mercado ahora?  Bueno, The Devil’s Thief, y la nueva serie, The Saint’s Devils, son en  su mayoría romances de Random House, muy, muy diferentes a los  de mis novelas romántica‐eróticas. The Saint’s Devils va de un grupo  de vividores que han sido amigos desde el colegio. Sir Hilary St. John  es el líder no oficial del grupo, el Santo, según el título de la serie, y  es  una  especie  de  Sherlock  Holmes  que  ayuda  a  los  otros  Santos  a  resolver misterios que rodean a las heroínas de cada libro. La nueva  serie aún se considera erótica, pero no hay tanto lenguaje explícito  ni  situaciones  sexuales  como  en  mis  novelas  romántica‐eróticas.  El  romance que hay en estos libros es estrictamente mujer‐hombre. El  segundo  libro  de  la  serie,  Tempting a Devil,  saldrá  el  8  de  julio  de  2013.  «Brothers  in  Arms»  es  mi  serie  erótica  que  ha  sido  best‐seller  en  Estados  Unidos  que  va  sobre  veteranos  de  la  Guerra  de  la  Independencia Española. Esta serie que es romántica y que contiene  relaciones hombre‐hombre, hombre‐mujer y hombre‐hombre‐mujer  y  muchas  escenas  de  sexo.  La  serie  se  centra  en  los  británicos  que

19 RománTica'S


lucharon en  la  Guerra  de  la  Independencia  Española  y  sufren  de  estrés  postraumático  o  que  tienen  heridas  permanentes  de  la  guerra.  Estos  hombres  se  agrupan  por  parejas  de  mejores  amigos  que  comparten  mujeres  como  amantes  y  amantes.  Ahora  que  han  vuelto a Inglaterra están buscando a una mujer que esté dispuesta a  aceptarlos a ambos en una relación permanente casándose con uno  de  ellos  y  compartiendo  el  segundo  como  amante.  Esta  serie  contiene un lenguaje muy explícito y muchas escenas sexuales. Hoy  por  hoy  hay  diez  libros  en  esta  serie  y  estoy  trabajando  en  el  siguiente,  que  tendrá  como  uno  de  los  principales  personajes  a  Daniel Steinberg.   Tengo un libro de romántica contemporánea hombre‐hombre que se  ambienta en una pequeña ciudad de Carolina del Norte, Mercury. El  libro se llama Cherry Pie y va de un ex convicto, Connor Meecham,  que en el pasado fue la estrella de fútbol americano en el instituto y  que  ahora  vuelve  a  Mercury  para  intentar  recuperar  su  vida.  Su  madre  está  muerta  y  su  casa  ahora  tiene  como  propietario  a  John  Ford, que dejó su vida en California y se mudó a Mercury cuando su  pareja de toda la vida murió. John le ofrece a Connor un trabajo y un  lugar  para  quedarse.  Al  final,  Mercury  y  su  creciente  amor  del  uno  por  el  otro  los  ayudará  a  ambos  a  empezar  sus  vidas  otra  vez.  El  segundo libro, Cherry Bomb, con suerte estará publicado el año que  viene. Estos libros son eróticos.   Si pudieras elegir un libro de todos los que has publicado como tu  favorito (ya sea porque es el más especial para ti o no), ¿cuál sería  y por qué?  Cada libro es especial a su manera. Los adoro a todos. Pero creo que  tendré  que  decir  que  Cherry Pie  es  mi  favorito  porque  es  una  especie  de  carta  de  amor  a  mi  hogar,  Carolina  del  Norte.  El  libro  estuvo  inspirado  en  una  canción  de  Miranda  Lambert  titulada  The House That Built Me.  La  primera  vez  que  la  escuché  lloré  y  Cherry Pie  se  me  vino  a  la  cabeza  casi  por  completo.  Es  una  historia  muy  emotiva  sobre  segundas  oportunidades  y  el  poder  del  amor,  de  la  amistad y de casa.   Volviendo  a  la  erótica.  Sabes  que  ahora  este  género  se  está  volviendo  bastante  famoso  entre  los  lectores.  ¿Cómo  te  sientes  sobre esto?  Me hace reír. He estado escribiendo romántica erótica durante siete  años. He estado leyéndolo durante más tiempo incluso. No es nuevo.  Cuando  veo  todas  esas  historias  en  las  noticias  que  claman  ser  del  «nuevo»  género  de  la  romántica  erótica  yo  solo  sacudo  la  cabeza.  Sin  embargo,  me  alegro  de  que  más  lectores  estén  leyendo  romántica  erótica  y  que  esté  perdiendo  su  estatus  de  tabú.  Es  divertido, sexy y es un gran romance.   Mencionaste  que  también  escribes  homoerótica.  Este  tipo  de  erótica no está muy extendido y algunos lectores no lo terminan de  aceptar porque no les va. ¿Qué te hace escribir sobre ello?  La romántica es romántica. Empecé a escribir romántica homo como  parte de mi serie Brothers in Arms. He leído otras series de ménages  donde  los  hombres  no  estaban  sexualmente  implicados  y  los  encontré poco realistas. Si te vas a desnudar en la cama con alguien

RománTica'S 20


estás abierto  a  posibilidades,  ¿no?  Así  que  di  un  paso  más.  Pensé  que  traería  más  emoción  y  tensión  a  las  historias  y  que  al  mismo  tiempo  las  haría  más  creíbles.  Me  han  dicho  lectores  que  nunca  antes  habían  leído  romántica  homo  que  se  han  sorprendido  de  cuánto han disfrutado ese aspecto en los libros. Ellos sienten, al igual  que yo, que el romance es lo más importante y la historia de amor  entre  los  hombre  es  tan  romántica  como  la  que  tienen  con  la  heroína.   Muchos  lectores  españoles  ya  te  conocen  aunque  no  estés  oficialmente publicada aquí todavía. ¿Cómo te hace sentir el saber  que mucha gente de fuera de Estados Unidos ya conoce tus novelas  incluso sin que estén publicadas en esos países?  ¡Me  has  sorprendido  con  esta  pregunta!  No  tenía  ni  idea  de  que  tenía  lectores  españoles.  Como  has  dicho,  aún  no  estoy  publicada  allí.  Sin  embargo,  sí  que  recibo  muchos  correos  de  fans  de  todas  partes  del  mundo.  Creo  que  tengo  muchos  lectores  brasileños  también si me baso en los emails que me llegan. Es emocionante. Me  encanta  la  idea  de  que  gente  que  no  conozco  está  leyendo  y  disfrutando  mis  libros.  Como  lectora,  no  hay  nada  mejor  que  un  buen libro que me lleve a una época diferente o a un lugar distinto  que me haga enamorarme. Saber que estoy creando esa experiencia  en otros siempre es emocionante para mí. No estamos convirtiendo  en  una  comunidad  mundial  gracias  a  internet,  así  que  espero  que  más  lectores  de  fuera  de  Estados  Unidos  puedan  descubrir  mis  libros.  ¿Algún  comentario  especial  a  todos  los  lectores  españoles  que  tienen la oportunidad de conocerte aquí hoy?  Wow, sin presiones, ¿eh? *se ríe* Supongo que me gustaría decirles  que  no  importa  el  género  y  la  categoría  en  la  que  mis  libros  estén  (histórica,  contemporánea  o  erótica)  mi  foco  siempre  va  a  ser  la  romántica.  Escribo  historias  emotivas  y  guiadas  por  personajes  que  siempre tienen un final feliz.   ¡Muchas gracias de nuevo Samantha!  Bastante  interesante  y  respuestas  muy  sinceras,  ¿no  es  cierto?  Ya  que la erótica está tan a la orden del día, a mí me ha hecho ilusión  conocer  a  una  veterana  del  género  y,  como  siempre,  para  dar  pequeños tirones de orejas a las editoriales… ¡ejem, ejem…!  Si queréis descubrir más autoras conmigo, ¡no os perdáis la sección  el siguiente bimestre!  CAZATALENTOS: Yuliss M. Priego   

 

21 RománTica'S


Las sombras  de  Grey  han  abierto  la  veda  en  el  mundo  editorial  a  un  tipo  de  género  que  se  ha  venido  denominando  ‘erotismo  para  mujeres’,  por  ser  escrito  por  y  para  ellas,  aunque  vaya  dirigido también al público masculino, claro está.  En  este  sentido,  destaca  otro  de  los  grandes  nombres  del  momento,  el  de  Sylvia  Day.  La  escritora  norteamericana  ha  arrasado  reciente‐ mente en su país de origen con la publicación de  su  esperadísima  segunda  entrega  de  la  saga Crossfire bajo  el  título Reflejada en ti (Editorial  Espasa).  Day  ha  pasado  a ser  la  nueva  sensación  del género romántico de pincelada erótica con su  última  novela  convertida  en  número  uno  en  la  lista de ventas de The New York Times.

Reflejada en ti, la segunda y esperadísima novela  de  la  saga  que  nada  más  salir  a  la  luz,  el  23  de  octubre,  se  ha  colocado  como  número  uno.  Protagonizada  por  Eva  Tramell  y  Gideon  Cross,  esta  segunda  parte  se  centra  en  la  relación  de  Gideon  y  Eva  tras  comenzar  a  vivir  juntos  en  un  gran  apartamento  situado  en  la  Quinta  Avenida  junto  a  Central  Park.    Después  de  un  tiempo  de  convivencia,  la  relación  entre  ambos  parece  abocada a un callejón sin salida. Gideon y Eva se  muestran inseguros respecto al amor del otro y el  más  mínimo  incidente  amenaza  con  hacer  estallar todo. El último desencuentro se produce   tras  una  cena  benéfica  en  el  lujoso  Waldorf  Astoria… 

¿Quién es Sylvia Day? 

La acción de Reflejada en ti transcurre en Nueva  York, la ciudad que nunca duerme es presentada  al  lector  con  toda  su  belleza  y  complejidad  mediante  un  retrato  en  el  que  no  faltan  la  exclusividad  y  el  poder  económico  del  protago‐ nista,  Gideon  Cross.  Lugares  como  el  Waldorf  Astoria,  uno  de  los  primeros  y  más  famosos  hoteles  de  lujo  del  mundo  donde  se  inventó  el  room service o los bellísimos bosques de Carolina  del  Norte  tienen  protagonismo  en  la  historia  al  igual  que  el  champagne  Armand  de  Brignac,  ¿quién  no  se  tomaría  una  copa  de  este  carísimo  líquido  dorado  durante  la  lectura  de  la  novela  para impregnarse del ambiente? 

Sylvia Day  (Los  Angeles,  1973)  es  lingüista,  traductora  y  escritora  especializada  en  novela  romántica,  género  con  el  que  ha  cosechado  multitud de galardones, entre ellos el premio más  importante  otorgado  por  los  lectores  norteamericanos y conseguido en dos ocasiones,  el  National  Readers  Choice  Award;  su  merecido  reconocimiento  le  ha  otorgado  un  prestigio  indiscutible en el género romántico. Tras trabajar  para  los  servicios  de  Inteligencia  norteamerica‐ nos,  la  escritora  estadounidense  publicó  su  primera  novela  en  2005.  Desde  ese  momento,  sus  historias  han  sido  muy  bien  acogidas  por  los  lectores  ocupando  un  puesto  privilegiado  en  las  listas  de  venta  de  los  Estados  Unidos.  Con  su  trilogía Crossfire,  ha  conseguido  ser  el  número  uno en The New York Times y en una veintena de  países más. No te escondo nada es  la  primera  entrega  de  la  mencionada  trilogía  con  la  que  consiguió  rápidamente  el  reconocimiento  de  los  lectores  y  de  la  crítica  especializada.  A  esta  le  sigue

RománTica'S 22

La tercera  entrega  de  esta  historia  está  prevista  para el próximo mes de mayo en Estados Unidos.  ¿Serán  capaces  sus  seguidores  de  aguantar  tan  prolongada  espera?  Es  tal  la  expectación  que  ha  levantado  que  Amazon  ha  abierto  una  lista  de  reservas  cuando  todavía  faltan  meses  para  su  lanzamiento… ¿Os apuntáis?   Pero añadamos algo que resulta de interés… 


Los amantes del sexo en las alturas deberían leer  con  atención  este  apartado.  La  protagonista  de  Reflejada en ti  se  incorpora  al  selectivo  club  «Mile High Club» tras un vuelo a Las Vegas. Para  poder  formar  parte  del  mismo  es  necesario  acreditar  haber  practicado  sexo  en  un  vuelo  a  una  altura  mínima  de  5.280  pies  AGL,  una  milla  sobre el suelo, como indica el nombre del sensual  espacio aéreo.    El  fundador de este insólito lugar  fue  uno de los  pioneros  de  la  aviación,    Lawrence  Bust  Sperry  (1892‐1923). Rico y guapo, Sperry daba clases de  vuelo  a  damas  de  la  alta  sociedad  como  la  atractiva  Miss  Waldo  Polk.  Un  día  de  1916,  mientras  sobrevolaban  unas  lagunas,  Sperry   conectó  su  recién  inventado  piloto  automático  y  sedujo  a    Miss    Polk.    Pese  al  estrecho  lugar,  se  entregaron  con  ardor  a  la  pasión.  El  piloto  automático  falló  y  el  avión  cayó  en  una  zona  lacustre. Los amantes fueron rescatados por unos  cazadores  de  patos.  Ambos  estaban  desnudos  por lo que de nada sirvieron sus excusas… En  un  principio,    solo    los  pilotos  y  las  azafatas  podían  pertenecer  al  «Mile  High  Club»,  pero  desde  hace unos años se  ha abierto a  pasajeros.  Eso  sí,  preferentemente    de  primera  clase  o  de  jets  privados  que,  como  Gideon  Cross,  disponen  de  camas  que  nada  tienen  que  envidiar  a  las  de  un lujoso hotel.  Los interesados en inscribirse en el club pueden  hacerlo a golpe de clic a través del sitio:

http://www.milehighclub.com/ «Las lectoras esperamos ansiosas la tercera  entrega de esta trilogía que nos tiene con el  alma en vilo, la piel sensible y la mente ocupada  durante más horas de las que deberían ser  recomendables. Una historia mucho más  asentada, unos personajes más carismáticos y  tridimensionales y unos diálogos inolvidables»  Artículo: Mónica Liceras 

23 RománTica'S


ROMÁNTICA’S presenta «Pídeme lo que quieras »

de

MEGAN MAXWELL

     

 

Desde el mes de Noviembre, está disponible en las librerías de toda  España  el  último  libro  de  Megan  Maxwell,  «Pídeme  lo  que  quieras».  Cuando  hace  unos  meses,  Megan  me  comentó  que  estaba  escribiendo un nuevo libro, di un bote en la silla y exclamé: ¡Genial!  Entonces  ella  me  miró  y  me  dijo  con  esa  sonrisa  suya,  tan  picara  y  traviesa:  Va  a  ser  erótico...    Os  puedo  asegurar  que  los  ojos  se  me  abrieron  como  platos.  Megan  Maxwell,  con  su  inagotable  imaginación, su naturalidad y su atrevimiento iba a escribir un libro  erótico… ¡WOW! ¡Tenía que leerlo sí o sí!    Y  lo  leí…  con  el  corazón  latiéndome  alborotado,  con  los  ojos  incapaces  de  parpadear,  con  una  exclamación  perenne  en  los  labios…   He leído a Megan en Chick Lit, histórica, time travel, actual y ahora,  erótica.  Y  debo  reconocer  que  el  desparpajo  y  osadía  de  que  hace  gala en todos sus libros, tiene en este su mayor expresión.   En  «Pídeme  lo  que  quieras»  Megan  deja  atrás  la  timidez,  la  vergüenza  y  las  medias  tintas.  Con  una  valentía  sin  límites,  se  adentra en la literatura erótica sin prejuicios ni tapujos, llamando a  las  cosas  por  su  nombre  pero  sin  caer  en  la  grosería.  Nos  conduce  con maestría a través de sus páginas por un mundo ignoto, en el que  los encuentros sexuales más inesperados acaban tornándose reales.   Pero  en  esta  novela  no  solo  vamos  a  encontrar  escenas  de  alto  voltaje,  conoceremos  de  primera  mano  los  pensamientos,  sueños  y  miedos  de  Judith.  Caminaremos  con  ella  a  través  del  libro,  sufriremos, reiremos, y sip, nos enfadaremos con Eric. Porque si algo  tienen los protagonistas de Megan, es que no nos dejan indiferentes.  Y Judith y Eric, menos que ninguno.   Megan Maxwell vuelve a la carga con «Pídeme lo que quieras», y está dispuesta a romper los esquemas con su escritura ágil, fresca y atrevida, que hará las delicias de muchas y muchos. Un libro altamente recomendable que nos permitirá ahorrar en calefacción durante las frías tardes de invierno.

RománTica'S 24

Pídeme lo que quieras Megan Maxwell Tras la muerte de su padre, el prestigioso empresario alemán Eric Zimmerman, decide viajar a España para supervisar las delegaciones de la empresa Müller. En la oficina central de Madrid, conoce a Judith, una joven ingeniosa y simpática de la que se encapricha de inmediato. Judith sucumbe a la atracción que el alemán ejerce sobre ella y acepta formar parte de sus juegos sexuales, repletos de fantasías y erotismos. Junto a él aprenderá que todos llevamos dentro, un voayer, y que las personas se dividen en sumisas y dominantes… Pero el tiempo pasa, la relación se intensifica y Eric comienza a temer que se descubra su secreto, algo que podría marcar el principio o el fin de su relación. «Pídeme lo que quieras», es sin duda una novela atrevida, en la que el morbo y las fantasías sexuales están a la orden del día


FALLOS DE IMPORTANTES PREMIOS LITERARIOS           publicará  en  2011  «Highlander:  El  beso  del  demonio»,  novela  que da inicio a la saga Espada Oscura, de Donna Grant, una magnífica  asado con sus sagas en España, Sherrilyn Kenyon, J.R. Ward o  la serie  «Dark  Sword»  fue  publicado  en  Enero  de  2010  con  una  loa  de  la  autora  Lara  Adrian,  conocida  en  España  por  su  saga  «Raza  de  Medianoche»,  y  ha  recibido  comentarios  elogiosos  de  Romantic  Times, Fresh Fiction y Romance Reviews Today, entre otros. 

La saga Espada Oscura ha obtenido  un tremendo éxito de ventas en  USA. La publicación del cuarto libro está prevista para abril del 2011 y  Libros del Atril ha convocado este año el VII Premio de Novela  en total hay diez entregas de la serie programadas.  Romántica Terciopelo con el propósito de difundir y fomentar la  Estamos seguras que Donna Grant es una autora que os gustará. No  literatura de este género. La intención del jurado era de entre los  obstante, sus historias han sido calificadas como «adictivas», «únicas»  manuscritos recibidos premiar aquella obra que destacase por su  y  «sensuales».  «Highlander:  El  beso  del  demonio»  es  una  novela  originalidad y amenidad.  trepidante,  con  toques  de  aventura  y  erotismo,  que  desearás  no  acabar  nunca  y  continuar  leyendo  más  allá  de  la  última  página.  La ganadora del VII Premio Terciopelo de Novela Romántica ha sido  ¡Simplemente irresisitible!  la burgalesa Noemí Casado Ordóñez con la novela A  CONTRACORRIENTE.  Esta autora participaba en el concurso bajo el  El  audaz  y  apasionado  Lucan  MacLeod,  uno  de  los  tres  hermanos  pseudónimo de Olivia de la Mora.  malditos por la magia negra para toda la eternidad, se ve arrastrado  por el deseo hacia la única mujer que no se atreve a poseer…  Añadir que tras estos dos nombres se encuentra la autora Noe  Él es extraordinariamente fuerte... y peligrosamente seductor. Uno de  Casado, autora de «Treinta noches con Olivia». Desde RománTica’S  los más feroces de su clan, Lucan MacLeod es una leyenda entre los  enhorabuena a la ganadora  guerreros, e inspira miedo tanto a hombres como a mujeres. Durante  ________________________________________  trescientos años, se ha mantenido apartado del mundo, ocultando al  vengativo  dios  prisionero  en  su  alma.  Pero  entonces,  una  joven  ACTA  una  fuerte  tormenta,  despierta  sus  doncella  a  la  que  salva  durante  impulsos más primitivos… y sus más oscuros deseos.  En Barcelona, a 30 de Noviembre de 2012, reunido el jurado del VII  Cara no cree en los rumores sobre el castillo de los MacLeod... hasta  Premio de novela romántica TERCIOPELO acuerda por unanimidad  que el majestuoso  guerrero highlander  aparece durante la tormenta  conceder el mencionado premio a la obra que concurre con el  como  una  fiera  visión,  atrayéndola  hacia  sus  poderosos  brazos,  y  pseudónimo de Olivia de la Mora y el título A CONTRACORRIENTE.  hacia su mundo de magia y druidas. Una guerra épica entre el bien y  Abierta la plica correspondiente, la autora de la obra resulta ser  el mal se avecina. Y Lucan debe luchar contra su absorbente atracción  hacia  Cara,  o  rendirse Noemí Casado Ordóñez.  ante  las  llamas  de  un  imposible  y  peligroso 

EL PASADO DÍA 12 DE  NOVIEMBRE SE ANUNCIÓ A  LA GANADORA DEL III  CERTAMEN DE NOVELA  ROMÁNTICA VERGARA ‐ RNR  Reunido el jurado acuerdan  conceder Premios a las siguientes  novelas:  NOVELA GANADORA   «La marca del guerrero» de la  autora Rowyn Oliver.  FINALISTA  «Cadena de favores» presentada  por la autora Marisa Grey.  Desde RománTica’S deseamos lo  mejor a ambas escritoras. 

I N F O R M A C I Ó N

La obra Ganadora del  XXVIII Premio Jaén  de Narrativa Juvenil  resultó ser:  «EL SECRETO DEL AMOR»  del autor Daniel Blanco 

amor que amenaza con destruirlos a ambos… 

Esta novela juvenil está a la  venta desde el pasado 22 de  Noviembre y aquí os dejamos la  portada…        

D E I N T E R É S

25 RománTica'S


RomรกnTica'S 26


I Certamen Literario Divalentis  Romántica Adulta 

150 Rosas    En su afán por buscar e impulsar a las/los autoras/es con potencial literario, la editorial  Divalentis lanza el «I Certamen Literario Divalentis».  La temática de este primer certamen se centrará en el género «Romántico Adulto», con  motivo del reciente estreno de la nueva colección «Divalentis Romántica». 

Bases del concurso  1. Podrán participar personas mayores de 18 años, de cualquier nacionalidad y que presenten  su texto en castellano.  2. Cada autor podrá enviar un máximo de dos relatos. Queda excluida la posibilidad de recibir  relatos por correo ordinario. Los relatos se enviarán en formato Word o similar, especificando  en el asunto «150 Rosas», a la dirección de correo electrónico:   divalentis@divalentis.es  3.  Los relatos deben ser originales e inéditos. El autor, al aceptar estas bases, certifica que su  relato  no  contraviene  en  ningún  caso  los  derechos  de  autor  de  terceros.  No  se  aceptarán  relatos  ya  premiados  o  que  hayan  sido  publicados  bajo  cualquier  ISBN  o  depósito  legal.  Los  relatos  deberán  tener  una  temática  reconocida  por  el  jurado  dentro  de  la  temática  «Romántica Adulta».  4.    Identificación  del  autor:  El  archivo  que  contenga  el  relato  deberá  ir  firmado  con  un  seudónimo exclusivo para esta convocatoria. Junto a éste se adjuntará un segundo archivo en  formato Word o similar, titulado con el nombre de dicho seudónimo exclusivo e indicando en  su interior los datos del autor:   Nombre y apellidos reales  Pseudónimo artístico habitual (si lo hubiera)  Dirección  D.N.I.  Número de teléfono  5.    Fecha:  La  fecha  tope  de  recepción  de  originales  será  a  las  23.59  horas,  hora  peninsular  española, del 10 de enero de 2013. Los originales recibidos con posterioridad a esa fecha no  serán aceptados en el concurso.  6. La extensión de los relatos deberán cumplir los siguientes requisitos.   Nº máximo de palabras: 700  Nº máximo de caracteres con espacios incluidos: 3200  Nº máximo de renglones: 59  Nº mínimo de renglones: 35  Tipo de letra Times New Roman, regular, tamaño 12. Interlineado sencillo.  Estas especificaciones incluyen el título del relato.   

27 RománTica'S


7. Los textos que incumplan cualquiera de estas bases serán descalificados.  8.  Las  responsabilidades  derivadas  del  incumplimiento  de  estas  bases  serán  asumidas  íntegramente por el autor.  9.  La participación en el concurso conlleva la autorización a DIVALENTIS S. L. para que el texto  pueda ser publicado, junto con los demás textos seleccionados por el jurado, en las ediciones  que  se  realicen  tanto  en  papel  como  en  e‐book,  durante  los  siguientes  cinco  años  a  contar  desde el 10 de enero de 2013.  10. El jurado, que no tendrá acceso a los correos electrónicos de los participantes ni al segundo  documento con su identidad real, elegirá un único relato como ganador del concurso. Al autor  de  dicho  relato  se  le  otorgará  el  PREMIO  consistente  en  un  CONTRATO  DE  EDICIÓN  Y  PUBLICACIÓN DE UNA OBRA COMPLETA CON LA EDITORIAL DIVALENTIS.  11. Los 150 relatos seleccionados se agruparán en un volumen recopilatorio que se publicará  en el catálogo de la editorial Divalentis en el mes de febrero de 2013 bajo el título 150 ROSAS.  12.    El  fallo  final  del  jurado  se  hará  público  la  tarde  del  9  de  febrero  de  2013,  durante  el  III  Encuentro RA que tendrá lugar en el Hotel Praga, C/Antonio López, 65 (Madrid). En dicho acto  se  repartirá  a  los  asistentes  el  listado  de  los  150  relatos  y  autores  seleccionados,  se  hará  público  el  nombre  del  ganador  del  concurso  así  como  el  título  del  relato  ganador,  y  se  presentará oficialmente el libro recopilatorio 150 ROSAS.  13.  Inmediatamente  después  de  finalizar  el  acto,  la  información  sobre  el  fallo  del  jurado  respecto al ganador y los 150 seleccionados, será publicada en el blog oficial de Divalentis y la  página  de  facebook  de  Divalentis  editorial  y  al  mismo  tiempo,  en  caso  de  que  la  persona  ganadora  del  concurso  no  se  encuentre  presente  en  el  momento  y  lugar  en  que  se  dé  a  conocer el fallo del jurado, Divalentis se pondrá en contacto con él/ella para notificarle.  14.    La  Editorial  Divalentis  se  reserva  el  derecho  a  decidir  y  actuar  sobre  cualquier  situación  imprevista que pueda presentarse durante el certamen. Más información en:  www.divalentis.es  15. La resolución del jurado será inapelable.  16. La participación en este certamen supone la total aceptación de sus bases.   

RománTica'S 28


III ENCUENTRO RA    ¿Queréis  saber  todo  lo  que  nos  espera  este  año  en  el  evento  más  esperado  de  cada  año?  Pues  aquí  os  dejamos  todas  las  sorpresas  «anunciables»  que  nuestra  compañera  en  esta  revista,  Merche  Diolch,  y  organizadora  del  mismo  nos  ha  pasado. Pero, cómo ya nos tiene acostumbradas…   ¡SEGURO QUE ALGUNA OTRA SORPRESA SE RESERVA!  ¡MERCHE SIEMPRE GUARDA VARIOS ASES BAJO LA MANGA!  Y  ése  es  uno  de  los  atractivos  de  «Los  Encuentros  RA».  ¿No  creéis?  Pues  bien,  a  diferencia  de  otros  años…  en  2013  comenzaremos un día antes con una rueda de presentaciones  que aquí os dejamos:   

Viernes 08/02/13  Presentaciones en la Casa del Libro   (C/ Gran Vía, 29 Madrid) 

Horario: 18:30 – 20:30  Olivia Ardey. Ediciones Versátil (a la espera de confirmación del título). Menchu Garcerán, El Último Carnaval. Editorial Terciopelo. Lydia Leyte, Los Ojos del Bosque. Editorial Manderley. Moderación  a  cargo  de  Merche  Diolch,  administradora  de  Yo  leo  RA  y  autora  de Tir Nan Og; Encrucijada y Fuego Rojo. Colaboración Especial a cargo de Noelia Amarillo, autora de Falsas Apariencias; Ardiente Verano; Cuando la Memoria Olvida; Quédate a mi Lado y ¿Suave como la Seda? ¡Wow! ¿Os dais cuenta de los dos bombazos que  ha  soltado  ya?  Menchu  Garcerán  presenta  su  primera  novela  tras  ganar  el  Premio  Terciopelo  de 2010 y Olivia Ardey publicará su nueva novela  con una editorial que ya tiene en su haber varias  novelas  reconocidas  y  premiadas.  ¡Habrá  que  estar atentas a estos títulos, ¿no? 

Y, por  si  hay  alguna  despistada  que  aún  no  se  haya  enterado…  Lydia  Leyte  también  estrena  editorial.  Después  de  fascinarnos  a  todas  con  su  ópera prima  «El fuego envuelve tu nombre» nos  trae  ahora  «Los  ojos  del  bosque»  que  estamos  seguras  volverá  a  encandilarnos  como  las  anteriores porque esta mujer… enamora con sus  escritos. Será publicada por Manderley.      29 RománTica'S


Sábado 09/02/13  Hotel Praga (C/ Antonio López, 65 Madrid)  10:00 – 10:30 ENTREGA DE ACREDITACIONES 10:45 – 11:00 APERTURA DEL ACTO A CARGO DE:

 Arlette Geneve,  autora  de Expiación; Mudaÿÿan; Bésame Canalla; Amarte, siempre; Ámame, canalla; La Rendición del Highlander; Embrujo Seductor; El Carcelero de Isbiliya; La Promesa del Highlander; Las Espinas del Amor; La Última Cita.

11:15 – 12:15 VOCES MASCULINAS EN LA ROMÁNTICA  Blue Jeans 

Libros: Canciones para Paula; ¿Sabes que te quiero?; Cállame con un Beso; ¡Buenos días, Princesa!; No Sonrías que me Enamoro

Carlos Juan Pérez de Tudela   

Libros: Disparatado Asesinato en el Upper East Side

Javier Romero 

Libros: Por fin es Viernes; La Canción del Gondolero; Duerme Tranquila

Yolanda Quiralte 

Libros: ¿Dónde está la Luna?; Lluvia sobre el Corazón; Adoro a Mauro

12:15 – 12:30 DESCANSO  12:30– 13:30 AUTORES ESPAÑOLES: ¿APUESTA EDITORIAL? Carlos Alonso 

Editor de Ediciones Pàmies, sello romántico  Phoebe 

Rubén Nowe 

Editor de Editorial Nowevolution 

Consuelo Olaya 

Editora de Ediciones Versátil 

Andrea Tommasini 

Responsable de  Prensa/Comunicación  Ed.  Terciopelo 

13:45 - 14:30 FIRMAS DE LOS AUTORES (foto de familia) 14:30 – 16:00 COMIDA Y SOBREMESA CON LOS AUTORES 

RománTica'S 30


.

16:30 – 17:30 EL CAMINO DE UN ESCRITOR Pilar Cabero 

Libros: Tiempo de Hechizos; A través del Tiempo; Asedio Al Corazón; Entre lo Dulce y Amargo.

Anna Casanovas 

Libros: A Fuego Lento; Nadie como Tú; Todo por tu Amor; Dulce Locura; Plenilunio; Te di mi Alma; Oscuridad; Perdido; Infierno; Un Beso a Oscuras; Hotel California.

Regina Roman 

Libros: Un Féretro en el Tocador de Señoras; Cuarentañeras; Del Suelo al Cielo; Esto te lo apaño yo.com.

17:30 – 17:45 DESCANSO  17:45 – 18:15 FALLO «I CERTAMEN LITERARIO DIVALENTIS»  La plica con el fallo será leída por Sergio Guinot, Editor de Divalentis.  18:30 – 19:30 EL BOOM DE LA ERÓTICA (+18 años) Moderadora 

Noelia Amarillo 

Autora de novela romántico‐ erótica 

Noe Casado 

Libros: Divorcio; No me mires así; Treinta Noches con Olivia; A Ciegas.

Megan Maxwell 

Libros: Te lo Dije; Deseo Concedido; Fue un Beso Tonto; Niyomismalosé; Te Esperaré toda mi Vida; Las Ranas también se Enamoran; Olvidé Olvidarte; ¿Y a ti qué te importa?; Desde donde se domine la Llanura; Los Príncipes Azules también Destiñen; Pídeme lo que quieras.

19:30 – 20:00 CLAUSURA DEL ACTO

Librerías colaboradoras  Casa del Libro (www.casadellibro.com)  Fábula (www.libreriafabula.com) Pto. Venta  

 Fnac (www.fnac.es)   Navlan (www.librosnavlan.es)   

31 RománTica'S


OTRAS AUTORAS QUE ASISTIRÁN AL EVENTO   Marta Andrés, autora de Una Apuesta Arriesgada.  Monty Brox, autora de Nube Negra.  Teresa  Cameselle,  autora  de La Hija del Cónsul; No todo fue Mentira; Falsas Ilusiones; El Mapa de tus Sueños.  Ava Campbell, autora de Quédate en mi Vida.  Mar  Carrión,  autora  de Trampas de Seda; Mary Cambia su Destino; Senderos; Decisiones Arriesgadas; Bajo el Cielo de Montana.  Ebony Clark, autora de El Club de la Orquídea; Fugitiva; Lección de Amor; Quédate Conmigo.  Elena Cruz Buznego, autora de Mi Vida sin Ti; Cazador de Demonios.  Déborah F. Muñoz, autora de Atrapada en otra Dimensión; Incursores de la Noche.  Elena Garquin, autora de La Heredera.  Ángeles Ibirika, autora de Donde Siempre es Otoño; Antes y Después de Odiarte; Entre Sueños.  Ana Iturgaiz, autora de Bajo las Estrellas; Es por ti.  Connie Jett, autora de Mi Colección de Secretos.  Isabel Keats, autora de El Protector.  Ámber  Lake,  autora de Buscando a la Esposa Perfecta; Estrategias del Destino; El Escolta; Atrapada en el Engaño.  Miriam Lavilla, autora de Aceptamos Marido como Animal de Compañía.  Ruth M. Lerga, autora de Cuando el Corazón Perdona.  Chus Nevado, autora de El Eslabón del Tiempo.  Ana R. Vivo, autora de No Mires Atrás; Un Hombre Solitario; Niebla en el Pasado; Acero y Miel.  Victoria Rodríguez, autora de La Saga Los Guardianes de la Espada.  Olga Salar, autora de Un Amor Inesperado; Romance Inmortal; Melodía Inmortal.  M.J. Sánchez, autora de Después de Ti, Nadie.  Karol Scandiu, autora de ErótiKa; El Diario Oscuro: Philip Moonfark.  Ahna Sthauros, autora de La Doncella de la Sangre.  Patricia Sutherland, autora de Bombón; Primer Amor; Amigos del Alma; Princesa.  Claudia  Velasco,  autora  de El Cielo en Llamas; Somos Tú y Yo; Mi Alma en tus Manos; Del Orgullo al Amor; Promesas de Amor Cumplidas; El Medallón de los Lancaster.  Lucía de Vicente, autora de Lazo Eterno; Cuando pase la Tormenta.

Editoriales Colaboradoras…       

Babylon Booket (Planeta)  Cisne (RHM)  Cristal  DeBolsillo (RHM)  Ediciones Éride  Esencia (Planeta) 

    

Harlequin Ibérica  La Máquina China  Manderley (PRISA)  Nowevolution  Pandora (Factoría de  Ideas)   Phoebe ( Pàmies) 

 Planeta Internacional  (Planeta)   Plaza&Janés (RHM)   Terciopelo (Roca)   Vergara  (Ed. B)   Versátil Ediciones

Más Información y Descarga de Inscripción en…  www.yoleora.com/2012/11/iii‐encuentro‐ra_26.html

RománTica'S 32

encuentrora@yoleora.com


33 RomรกnTica'S


2 NUEVOS PERSONAJES  

«Amos y Mazmorras»     

LENA VALENTI 

 

Ésta es  la  presentación  en  sociedad  de  «Amos  y  Maz‐ morras».  ¿Por  qué  estas  portadas?  Muchos  estamos  cansados  de  accesorios  del  departamento  de  caballero  para  hablar  de  unos  libros  eróticos  o  de  BDSM.  No  entiendo  por  qué  hay que confundir con imáge‐ nes. Si tu libro tiene un conte‐ nido, utiliza ese contenido, no  te avergüences; pon lo que es.   Así  que,  ahí  tenéis:  una  chica 

con collar  de  sumisa.  ¡Y  nos  quedamos  tan  a  gusto,  oye!  Dejo  claro  que  yo  no  quiero  portadas  bonitas,  porque  no  van  con  el  contenido.  Quiero  portadas  que  impacten,  que  dejen  claro  lo  que  es...  pero  que  también  tengan  ese  to‐ que  elegante  y  sutil.  Vaya,  la  chica no lleva un collar de per‐ las…  ¡Cachis!  Pero,  ¿y  lo  gua‐ pas  que  van  a  quedar  esas  portadas mientras las leáis en  el  metro?  Se  preguntarán:  ¿y  qué  estarán  leyendo?  En  fin, 

son maneras de ver la proyec‐ ción de las novelas. Al menos,  no es más de lo mismo.  Nada  de fondos difuminados, ni ob‐ jetos  extraños.  ¿Novela  thril‐ ler  romántico  erótico  con  BDSM?  Pues,  hale,  esto  es  lo  que hay. Además, el colectivo  seguro  que  me  lo  agradece...  Que  están  cansados  de  que  las  nuevas  sumisas  se  vayan  porque no encuentran a hom‐ bres trajeados, forrados hasta  las cejas y con  corbatas  cuan‐ do van a su primera doma.   

ASÍ SON ELLOS…  Él es… LION ROMAN  

Ella… Cleo Connelly  

Moreno de  ojos  azules  oscuros.  Tiene  un  tatuaje en el cuello y la ceja derecha partida. Es  agente  al  cargo  de  "Amos  y  mazmorras".  Se  siente  responsable  de  la  muerte  de  su  amigo  Clint y de la desaparición de Leslie. Accederá a  hacerle la doma a Cleo, no solo para que entren  los  dos  como  pareja  en  el  torneo  de  rol  Dragones y mazmorras DS; lo hará porque lo ha  deseado  secretamente  desde  siempre  y  la  iniciará  como  mejor  sabe  hacerlo:  con  todo  su  corazón.  Lion  es  un  Amo  de  pies  a  cabeza,  de  alma y de principios. Es leal, duro cuando toca,  e  inflexible,  aunque  su  talón  de  Aquiles  sea  la  mujer de pelo rojo y ojos de hada que insiste en  desafiarle  y  desarmarlo  con  su  coraje  y  su  atrevimiento. 

Pelirroja de ojos verdes gatunos y claros. Es policía  en  Nueva  Orleans,  pero  la  desaparición  de  su  hermana  Leslie  mientras  trabajaba  en  un  caso  de  trata  de  blancas,  cambiará  su  futuro  súbitamente.  Tendrá  que  meterse,  sin  dudas  y  sin  prejuicios,  en  un mundo de domines y dominados de la mano del  agente  al  cargo  de  la  misión  "Amos  y  mazmorras",  que  no  es  otro  que  Lion  Romano,  su  superior  y  también  enemigo  de  la  infancia  y  de  su  adolescencia.  A  Cleo  le  encantan  los  camaleones,  las  películas  de  amor  y  fantasía  y  hasta  entonces  creía que las siglas DS venían de la Nintendo. Tiene  un  corazón  enorme,  es  brutalmente  honesta  y  valiente, y nunca niega sus deseos. Por su hermana  se enfrentará a todos los dragones, aunque el  más  grande y peligroso quiera someterle el corazón. 

RománTica'S 34


35 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 36


Jessica es una mujer marcada por el dolor, sobre todo cuando se acerca la época de la Navidad, porque  fue en una Navidad de hace cinco años cuando su vida cambio para siempre. En un momento de horror  todo su mundo se destruyo, el día antes de Noche Buena perdió a su amado marido y a su precioso hijo  de  tres  años.  Un  ladrón  les  atraco  y  les  mato.  Aun  después  de  cinco  años  no  sabe  cómo  no  acabo  enloqueciendo. Para Jessica esta época del año no significaba más que sufrimiento por la pérdida de su  familia;  y  solo  gracias  a  su  gran  amiga  Angie  por  su  generosidad  al  invitarla  a  vivir  con  ella,  no  había  terminado en la indigencia.  En estos momentos estaba a la espera de saber si había conseguido el trabajo de institutriz de un niño  de  cinco  años  que  había  perdido  a  su  madre.  Es  el  hijo  del  Duque  de  Methford  y  su  padre  esta  desesperado porque no ha podido encontrar a una institutriz cariñosa. Jessica esperaba ser la indicada,  ella  tenía  mucho  amor  para  dar  a  esa  pobre  criatura,  además  de  muy  buena  educación.  Por  otra  parte  necesitaba  desesperadamente  sentirse  útil  y  ganarse  su  sustento,  no  podía  vivir  eternamente  de  la  caridad de su amiga y su marido.  De  repente  la  puerta  del  salón  de  música  se  abrió  con  un  estruendo,  sacando  a  Jessica  de  sus  pensamientos.  —¡Jess!  —¿Qué ocurre Angie, porque estas tan alterada?  —Tengo buenas noticias amiga, el puesto de institutriz es tuyo.  —¿De verdad? —dijo Jessica emocionada.  —Sí,  amiga,  tienes  que  presentarte  mañana  por  la  tarde  en  casa  del  Duque  de  Methford  para  que  conozcas al niño y concretar el día en el que comenzarás a trabajar.  Jessica estaba feliz, al fin podría trabajar y mantenerse a sí misma, sin depender de la caridad de otros;  así tendría una vida tranquila. No veía la hora de empezar su nueva vida.   —Angie, no sé cómo podré agradecerte todo lo que has hecho por mi amiga. Tú y George habéis sido  más que amigos, sois mi familia.  Angie, se acercó a Jessica y tomando sus manos le dijo:  —Jess, sabes que te queremos como una hermana y que siempre podrás contar con nosotros.   —Gracias  amiga  —dijo  Jess  abrazando  a  Angie.  —No  sé  que  hubiese  hecho  sin  ti,  nunca  podré  agradecértelo lo suficiente.  Angie emocionada, se apartó y le dijo: —Vamos a dejarnos de sentimentalismo, vayamos a tomar el té  y hablemos de tu futuro como institutriz; de lo feliz que vas a ser, amiga. Porque algún día serás feliz de  nuevo, amarás otra vez.  Jessica se puso tensa y negando con la cabeza, dijo: —Jamás volveré a amar como amé a Paul, duele  mucho.  —Bueno, Jess, tranquila; no te alteres. Yo solo deseo que vuelvas a ser feliz, aún eres joven.  En  su  habitación,  aún  pensaba  en  lo  que  le  había  dicho  Angie:  «Volver  a  amar,  volver  a  tener  una  familia.»  No  era  posible  poder  encontrar  el  amor  que  perdió,  mejor  no  pensar  más  en  eso,  sería  como  esperar un milagro.      Jonathan  Wess,  Duque  de  Methford,  estaba  sentado  en  su  despacho  hablando  con  su  mejor  amigo,  el  Marqués de Faithon, sobre la nueva institutriz.  —George, espero que de verdad esta mujer sea la persona indicada para el puesto, sabes  que Gerard ha sufrido muchísimo por la perdida de su madre y necesita muchos cuidados pero sobre todo  necesita mucho amor.  —De  verdad  te  digo  que  Jess  es  lo  que  estás  buscando;  es  una  mujer  encantadora,  dulce,  educada,  cariñosa y sobre todo adora a los niños. Además sabe lo que es perder a alguien. Perdió a su marido y a su  hijo pequeño hace cinco años. 

37 RománTica'S


—¡Oh! No sabía eso… Pobre mujer. Imagino su dolor yo mismo lo he pasado al perder a Mara.  —Estoy seguro que Jessica hará mucho bien a tu hijo.  Jonathan asintió con la cabeza, aun manteniendo sus dudas. Pero estaba desesperado y esperaba de  corazón  no  equivocarse  más  de  lo  que  ya  lo  había  hecho.  Su  hijo  era  todo  lo  que  le  quedaba  de  su  adorada  Mara.  No  pensaba  que  pudiese  volver  a  encontrar  otra  mujer  a  quien  amar  y,  sinceramente,  como  ya  tenía  a  Gerard…  no  tenía  intenciones  de  volver  a  casarse.  Porque  casarse  por  conveniencia  después de haber conocido el amor en brazos de su esposa era impensable.  Al  día  siguiente,  el  mayordomo  se  acercó,  y  haciendo  una  reverencia,  le  comunicó  la  llegada  de  la  Señora Sterling. Jonathan se giró hacia la puerta de su despacho y se quedó completamente estupefacto  al ver por primera vez a la señora Jessica Sterling.   Era una mujer de gran hermosura, con unos ojos de un intenso color verde, un rostro con una piel de  porcelana  y  el  cabello  de  un  hermoso  color  caoba  que  brillaba  con  los  reflejos  del  sol  de  la  tarde  que  entraban por las ventanas. No era muy alta, pero sí esbelta; con unas curvas perfectas… y su boca, Dios  mío, esa boca era enloquecedora. George se había vuelto loco.   Jessica  estaba  impresionada,  ella  pensaba  que  el  duque  sería  un  hombre  más  mayor,  jamás  se  imaginó que sería un hombre tan joven y apuesto. Esos intensos ojos color chocolate la estaban mirando  con una intensidad que la hacía temblar por dentro. Ella nunca se había sentido así con la mirada de un  hombre… solo con la mirada de su querido Paul.  Además, este silencio la estaba poniendo muy nerviosa y  se decidió a decir algo.  Hizo una reverencia y saludó al duque.  —Buenas tardes, excelencia, espero no llegar en un momento inoportuno para usted.  Jonathan se recuperó al escucharla y reaccionó rápidamente.  —Disculpe, señora Sterling. Para nada llega usted en un momento inoportuno, tome asiento mientras  mando llamar a mi hijo para que se conozcan y después usted y yo hablaremos tranquilamente de lo que  espero de su trabajo.  Jonathan tiró del llamador y mandó a buscar a Gerard; mientras esperaban el observó que ella estaba  nerviosa. Bueno, ya que estaba aquí iba a intentarlo y si no funcionaba seguiría buscando.  Al momento la puerta se abrió y entró un niño pequeño corriendo a abrazarse a su padre. Jonathan le  abrazó y le dijo que saludara a la nueva institutriz, el niño se giró tímidamente y se acercó a Jessica.  —Hola, mi nombre es Gerard. ¿Cómo se llama usted?  —Hola,  Gerard,  encantada  de  conocerte.  Mi  nombre  es  Jessica,  pero  puedes  llamarme  Jess  si  te  apetece ya que me gustaría mucho ser tu amiga, ¿quieres?  —Sí, me gustaría —dijo el niño sonriendo tímidamente.  Y en ese momento, a Jessica le llegó al corazón y, emocionada, le devolvió la sonrisa.  Jonathan estaba más atrás observando la escena y se quedó maravillado de ver a su hijo sonreírle de  manera espontánea. Era la primera vez desde que murió Mara que el niño sonreía a alguien que no fuera  a él. Pensándolo mejor, quizás ella sí era la indicada. Se veía dulzura en ella y sus ojos eran cálidos.   Se  quedaría.  Él  solo  tenía  que  evitar  quedarse  pasmado  mirándola  y  pensar  solo  en  ella  como  la  institutriz de su hijo.   Hacía  tanto  tiempo  que  no  se  sentía  atraído  por  una  mujer…  No  es  que  no  buscara  alguna  amante  ocasional para satisfacer sus necesidades, pero eso era solo sexo. Lo que había sentido al ver a esta mujer  fue como una sacudida por todo el cuerpo; no podía negar que se sentía atraído por Jessica Sterling, pero  el controlaría este sentimiento.  Una vez que el niño se marchó, concretó con Jessica para empezar al día siguiente. Ella se mudaría esa  misma tarde y Jonathan mandó a llamar al ama de llaves.  —Sra. Moreton, por favor, quiero que acompañe a la señora Sterling a recorrer la casa y luego dígale a  Johnson que un carruaje la lleve a recoger sus pertenencias a casa del Marqués de Faithon.   Se giró hacia Jessica.  —Si me disculpa la dejo en buena compañía, la señora Moreton la ayudará en lo que necesite. Buenas  tardes. —Se despidió con una inclinación de cabeza y salió apresuradamente del despacho.     

RománTica'S 38


Jessica estaba encantada con su nuevo trabajo. El niño era un encanto, la casa preciosa, todos la trataban  con  respeto  y  se  sentía  muy  bien.  Lo  único  que  la  incomodaba  era  lo  que  sentía  cada  vez  que  veía  al  duque pero como lo veía muy poco estaba convencida de poder combatir esos sentimientos.  Mientras  seguía  ensimismada  en  sus  pensamientos  no  se  dio  cuenta  por  donde  andaba  hasta  que  tropezó con un pecho. Se hubiera ido al suelo de no haber sido por los dos brazos que la sujetaron fuerte.  —Perdón, excelencia, no veía por donde iba —dijo, ella ruborizada.  —Está bien. — Jonathan sentía el calor del cuerpo de Jessica y el aroma a madreselva y, Dios, empezó  a  excitarse.  Estos  días,  evitaba  encontrársela  todo  lo  posible  porque  cada  vez  que  la  veía  sentía  la  necesidad de abrazarla y besarla hasta desfallecer.  Jessica le miró y su cuerpo tembló por la sensación de tenerlo cerca; su fuerza, su aroma a sándalo que  le  inundó  la  nariz…  sintió  que  le  flaqueaban  las  rodillas.  Sin  darse  cuenta  se  acercó  más  a  él  y  sus  ojos  quedaron atrapados en esa ardiente mirada.   Jonathan  no  supo cómo  ni  cuándo pero  de  repente  estaba  abrazándola  y  besándola  con  una  pasión  ardiente. Solo podía pensar en su sabor, en su calor, en su cuerpo unido al de él. Ella le rodeó el cuello con  los brazos y acarició su cabello haciéndolo temblar de excitación mientras se besaban. Acarició su espalda  y  bajó  por  sus  caderas  hasta  que  la  acercó  a  su  ingle.  Cuando  Jessica  sintió  la  dureza  de  su  erección,  reaccionó y separó su boca de la de Jonathan; jadeaba y su cara estaba ruborizada; le miró asustada y,  horrorizada, salió corriendo.  Él se quedó de pie mirando cómo se marchaba y temblando por dentro; estaba duro y ardía por ella.  La deseaba desesperadamente, pero temía que no fuera solo deseo. Ella tenía algo que le llegaba al alma  aunque no sabía qué hacer con estos sentimientos; tenía miedo de asustarla y hacer que se marchara. No  podía permitirlo, su hijo la quería y la necesitaba. Tendría que hablar con ella.  Jessica llegó a su habitación muy alterada. ¿Qué había hecho? ¡Besar al duque! ¿Cómo podría mirarle  a la cara otra vez? No podía seguir en esa casa. Sus sentimientos eran muy fuertes y no quería provocar  una situación comprometida, no sería correcto.  —¡Oh,  no!  Gerard.  ¿Cómo  le  voy  a  dejar?  Él  me  necesita…  y  yo  a  él.  ¿Qué  debo  hacer?  Estoy  tan  confundida…  Esperaré a hablar con el duque y si él quiere que me marche tendré que hacerlo.      Al día siguiente estaba en la biblioteca ayudando a poner el árbol navideño mientras Gerard parloteaba  sobre los regalos, la Navidad y de cómo le gustaba hacer muñecos de nieve… Jessica solo podía mirarlo  maravillada de la energía que tenía.  —Gerard, ¿qué te gustaría como regalo esta Navidad?   —Me gustaría... —El niño la miró tímidamente, se le acercó cogiéndole la mano, le dijo: —me gustaría  que fueras mi madre.  Jonathan  caminaba  hacia  la  biblioteca  para  ver  a  su  hijo  y  también  en  el  fondo  porque  quería  ver a  Jessica; no habían hablado de lo que pasó y llevaban días evitándose. Eso no podía seguir así. Ellos eran  adultos y tenían que hablar de lo que pasaba. Cuando se acercaba a la puerta escuchó las palabras de su  hijo;  se  quedó  paralizado.  El  niño  quería  a  Jessica  como  su  madre  y,  tenía  que  admitirlo  para  sí,  él  la  quería  como  su  mujer.  No  podía  seguir  fingiendo  más.  Sabía  que  no  esperaba  encontrar  otra  mujer  a  quien amar y lo que estaba sintiendo era muy intenso.  —Buenas tardes, ¿interrumpo?  —Milord, no, no interrumpe —dijo Jessica aturdida después de las palabras de Gerard.  —Hijo, ¿podrías dejarme un momento a solas con la señora Sterling?  —Sí, papá, pero no tardes mucho que quiero terminar el árbol y cantar villancicos. —Salió corriendo y  Jonathan cerró la puerta acercándose lentamente a Jessica.  Ella estaba paralizada mirándole a los ojos; temía que fuera a decirle que no podía seguir cuidando del  niño, que lo que había sucedido entre ellos complicaba la situación. Dios, ella no quería perder al niño.  No, no solo al niño, no quería perderlo a él.  —Jessica,  tenemos  que  hablar  de  lo  que  sucedió  entre  nosotros  hace  unos  días,  no  podemos  seguir  evitándonos eternamente. No quiero seguir evitándote, quiero que hablemos de lo que está sucediendo  entre nosotros. Jessica, me siento muy atraído por ti; jamás pensé que volvería a sentir algo tan intenso  por una mujer. Después de perder a Mara sentí que mi corazón había muerto con ella.  

39 RománTica'S


—Milord, yo…  —Él  se  acercó  a  ella  y  puso  sus  manos  sobre  sus  hombros  atrayéndola  a  su    cálido  cuerpo. —Llámame Jonathan por favor, Jess, necesito saber qué sientes. Sé que esto parece una locura,  apenas nos conocemos hace escasamente un mes, pero lo que siento es muy intenso y necesito saber lo  que sientes.  —Jonathan,  también  estoy  asustada  y  sorprendida  con  todo  lo  que  ha  pasado,  pensaba  que  nunca  volvería a sentir nada parecido a lo que sentí por mi marido. Para mí la vida dejó de tener sentido cuando  perdí a mi familia. Pero desde el primer día que te vi he sentido cosas muy fuertes. Tengo miedo de amar  y volver a sufrir una perdida como la que ya sufrí. Jonathan, yo… —No pudo seguir hablando porque él la  besó como un hombre desesperado.  Ella  se  abrazó  a  él  maravillada  de  lo  que  sentía  en  sus  brazos.  Era  como  estar  en  casa  otra  vez.  Se  besaban como poseídos y poco a poco él consiguió tumbarla sobre la alfombra  Aubusson al tiempo que  seguía besándola, probándola; la acariciaba por todas partes y ella se retorcía entre sus brazos, gemía de  placer. Jonathan estaba duro y excitado, necesitaba sentirla, hacerla suya pero la primera vez no quería  que  fuera  un  revolcón,  quería  amarla  lentamente,  conocer  su  cuerpo  y  su  alma.  Ella  era  un  precioso  milagro.  Con  esfuerzo  se  separó  de  ella  y  se  perdió  en  esos  hermosos  ojos  verdes.  De  pronto  ella  empezó  a  llorar.  —Soy tan feliz, me parece un sueño que esto me este pasando a mí, que tú me quieras y, todo esto, en  Navidad. Es como si la vida me devolviera lo que me quitó.   Jonathan la abrazó y le dijo que no era un sueño; le dijo que era un maravilloso milagro para los dos.  Le pidió que le dejara cortejarla todos los días.  Así fue como durante el día ella cuidaba de Gerard y por las tardes, salía de paseo con Jonathan. Iban  de  picnic,  se  besaban,  hablaban  de  su  vida,  sus  gustos  y,  día  a  día,  Jessica  se  iba  enamorando  más  de  Jonathan.       La noche antes de Año Nuevo ella se excusó porque estaba cansada. Él la beso. Cada vez le costaba más  dejarla ir, la deseaba con locura. Al día siguiente le pediría que fuera su esposa y entonces la haría suya  para siempre.  Mientras  entraba  en  su  recámara  pensaba  en  cómo  podía  pedirle  matrimonio,  quería  hacerlo  de  manera romántica. Se quitó la ropa y se acercó a su gran cama con dosel para pasar otra noche soñando  con Jessica y palpitando de deseo.  Pero se quedó de piedra cuando miró su cama y la encontró a ella acostada con un ligero camisón y,  con una hermosa sonrisa, le abrió los brazos.  —Ámame, por favor.  No necesitó que se lo pidiera dos veces, se abalanzó sobre ella y empezó a besarla y acariciarla como  un poseso. Estaba tan excitado… la necesitaba tanto.  —Jess, Jess… no podré ir despacio. Te deseo desde hace mucho tiempo y no creo poder controlarme…  estoy loco por ti.  —No te controles, solo ámame, ámame Jonathan.  Se acabaron las palabras, hablaron con las manos, las bocas; hablaron el idioma del amor. Y cuando  entró en ella sintió que estaba en casa, ella era su hogar. La miró fijamente a los ojos mientras empezaba  a moverse dentro de ella, miraba su rostro ruborizado de deseo, escuchaba sus gemidos y, por increíble  que fuera, se ponía más duro dentro de ella. La besó saboreando su dulzura y empezaron a moverse más  rápido llevados  por  la  pasión,  hasta que el sintió como se tensaba  y gritaba.  Entonces él se dejo ir  y  se  derramó en ella.   Más tarde, abrazados en la cama, Jonathan se giró y, besándola en la frente, le dijo que no se moviera,  que regresaba enseguida. Ella se incorporó en la cama maravillándose de lo guapo que era.  Regresó a la  cama,  se  tumbó  a  su  lado  y,  mirándola  fijamente,  le  dijo:  —Jessica,  pensaba  prepararte  mañana  una  pequeña  sorpresa.  Quería  algo  romántico,  pero  creo  que  este  es  un  momento  perfecto.  Amor,  quiero  compartir el resto de mi vida contigo, quiero que seas la madre de Gerard y de los hijos que Dios nos dé.  Quiero amarte día a día. ¿Aceptas humildemente casarte conmigo? 

RománTica'S 40


Jess estaba llorando mientras le colocaba un anillo en su dedo, luego le besó la mano y la miró a los  ojos esperando su respuesta. Ella simplemente no podía hablar, por eso se arrojó a sus brazos y le besó  con tanto amor como sentía dentro de sí.   Y terminaron haciendo el amor otra vez, entregándose apasionadamente el uno al otro.    Al día siguiente estaba preparándose para la cena que tendrían en casa con sus amigos los Marqueses de  Faithon, luego se repartirían regalos y celebrarían la llegado del nuevo año.   Cenaron  cómodamente  mientras  hablaban  de  todo  un  poco.  Cuando  terminaron  de  cenar  Jonathan  dijo que tenía algo que compartir. Acercándose a Jessica, la miró con amor, le tomó  la mano y, girando  hacia  sus  amigos,  les  dijo:  —George,  Angie:  tengo  el  placer  de  anunciarles  mi  compromiso  con  esta  encantadora mujer que ha traído la alegría a mi hogar de nuevo. Angie saltó emocionada y abrazó a su  amiga felicitándola. George hizo lo mismo con Jonathan.  —Vayamos al salón, señores, que tenemos recital de villancicos con mi hijo y Jess.  Antes de empezar a cantar, Jonathan se acercó a Gerard y  le dijo que tenía que darle otro regalo.  —¿Cuál es papá? Ya no hay más paquetes bajo el árbol.  —Este es un regalo especial, uno que deseas profundamente.  —¿Cómo sabes cuál es mi mayor deseo? —dijo el niño mientras sus ojos brillaban de ilusión.  —Porque también es mi mayor deseo, hijo. Jessica ha aceptado casarse conmigo y ser tu nueva madre.  El niño saltó de alegría y se abrazó llorando a Jess que, emocionada, lloraba mientras abrazaba a ese  niño que en tan poco tiempo le había robado el corazón.  Se separaron sonriendo y le cogió de la mano tirando de ella para ir a cantar.  —Vamos, mamá, vamos a cantar. —En ese momento se quedó muda por el nudo que se le formó en la  garganta. Mamá. Hacía tanto tiempo que nadie la llamaba mamá.  Se  recompuso  y,  con  fuerza  y  alegría,  cantó  villancicos  junto  a  su  hijo,  a  su  amor  y  a  sus  mejores  amigos.  Más tarde en la noche, abrazada a Jonathan después de hacer el amor.   —Jonathan, soy tan feliz. Ha sido un día muy hermoso. Espero muchos días hermosos y maravillosos  junto a ti.  —Amor,  los  tendrás…  este  es  el  principio  de  nuestra  vida  juntos,  y  te  prometo  que  te  amaré  eternamente.     ©Elizabeth Mª da Silva  http://elizabeth‐historiasdeamor.blogspot.com.es/     

41 RománTica'S


Caroline se  incorporó  bruscamente  en  la  cama  y  llenó  sus  pulmones  de  aire  con  una  inspiración  profunda.  El  corazón  le  latía  furioso  en  el  pecho,  las  horribles  imágenes    aún  seguían vívidas en su mente. El sueño había sido tan real.   La  luz  de  la  luna  penetraba  en  el  dormitorio  a  través  de  las  vaporosas  cortinas  entreabiertas, y soplaba una leve brisa templada que jugueteaba a su antojo con las telas del  hermoso  dosel.  Curiosas  sombras  se  movían  sobre  los  muebles  de  la  habitación,  como  serpientes que se arrastraban amparadas por la oscuridad.  Deslizó  un  pie  fuera  de  la  cama,  y  después  el  otro,  sintiendo  el  suelo  desgastado  de  madera.  El  pulso  comenzaba  a  recuperar  su  ritmo  normal,  mientras  ella  se  dirigía  hacia  el  balcón.  El  camisón  se  movió  acariciando  su  piel,  y  su  vello  se  erizó  con  el  ínfimo  contacto,  desatando  sus  sentidos.  Comenzó  a  imaginar  que  eran  las  manos  de  Lord  Stonehill  las  que  recorrían su cuerpo desnudo. Por la curva de su hombro hacia cada una de las vértebras de su  espalda.  Hacia  la  redondez  de  su  trasero.  O  siguiendo  la  línea  de  su  abdomen  tenso  hasta  llegar  a  su  rincón  más  prohibido,  para  desatar  un  torbellino  de  sensaciones.  Ella  misma  hizo  ese recorrido con su mano ardiente, ahogada en el deseo.  Un cielo plagado de estrellas recibió a Caroline en el exterior. ¿Qué pensaría su esposo  si supiese de sus anhelos? ¿Si supiese que ella soñaba con otro hombre mientras él dormía con  alguna  otra  en  la  habitación  de  al  lado?  Aunque  esta  noche  había  sido  diferente:  no  había  soñado  con  un  encuentro  prohibido  en  la  iglesia  derruida  de  la  colina,  sino  que  su  esposo  mataba al único hombre que ella había amado. Al único que le hacía levantarse cada mañana  con la esperanza de verle para arrancarle tan siquiera una sonrisa, o un leve roce.   Era imposible.  Quizás Lord Stonehill ni siquiera se hubiese dado cuenta de lo que había despertado en  ella.  Era  amigo  de  su  esposo  desde  la  infancia,  y  si  bien  se  había  portado  siempre  como  un  caballero,  eso  no  quería  decir  nada  más.  Ojalá  sus  padres  le  hubiesen  escogido  a  él  como  marido. Pero no. Habían elegido a Lord Huntting, un hombre áspero, incapaz de dar cariño. Su  matrimonio  era  una  farsa,  una  pantomima  como  tantas  otras  en  su  vida.  Quizás  la  mejor  interpretada. Durante los primeros meses la había querido dentro de su cama, pero pronto se  había cansado de ella, y se conformaba con disfrutar de las criadas.   Volvió despacio hacia la cama vacía y deshecha. Intentaría dormir un poco más, hasta  que la luz del sol entrase a despertarla.    —Lady  Huntting,  ¿le  apetece  un  poco  más  de  té?  —preguntó  la  doncella  con  una  sonrisa en los labios, mientras sostenía en su mano la tetera de porcelana decorada sujeta con  un paño—. Apenas ha desayunado.  Caroline  miró  de  reojo  hacia  su  esposo  mientras  negaba  con  la  cabeza.  Masticaba  lentamente  un  pedazo  de  pan  con  mantequilla  mientras  leía  el  Times.  Ni  siquiera  le  había  dirigido la palabra desde que se habían sentado a la mesa en el jardín. Todo su saludo había  consistido  en  un  frío  Buenos días, querida. Espero que hayas descansado,  como  cada  día  durante los últimos tres años.   Hacía  un  día  realmente  espléndido.  Caroline  apenas  podía  recordar  un  julio  tan  caluroso  y  seco,  con  el  jardín  tan  lleno  de  color.  Las  clemátides  plagadas  de  flores  violetas  y  blancas  cubrían  los  muros  como  verdaderas  cortinas,  y  los  arriates  llenos  de  alegrías    y  verbenas  eran  como  pinceladas  rosas,  naranjas  y  lilas  que  contrastaban  con  el  verde  de  la  hierba. Por no hablar de los rosales, una explosión de colores que recorría los senderos delante  de la casa, hasta donde alcanzaba la vista. 

RománTica'S 42


—Esta tarde iré a tomar el té con Lady Lillian Stonehill.  Lillian era la hermana menor de Lord Stonehill, y vivía con él en la misma  casa, puesto  que los dos estaban solteros.  —Bien  —respondió  Lord  Huntting,  mirando  por  encima  del  periódico,  sin  mostrar  ningún atisbo de interés en su voz.   Las distancias eran grandes, pero Caroline disfrutaba paseando hasta las tierras de su  fiel  amiga  Lillian  bajo  el  sol  de  la  tarde.  La  sombrilla  de  encaje  blanco  le  servía  de  parapeto  frente al calor, y los árboles a ambos lados del camino aportaban algo de frescor al ambiente.  Divisó  a  lo  lejos  la  mansión  Stonehill,  y  su  corazón  se  aceleró.  Se  trataba  de  una  construcción  típicamente  inglesa,  algo  más  antigua  que  la  de  su  esposo,  pero  igualmente  de  piedra  gris  y  ladrillo,  rodeada  por  maravillosos  jardines  cuidados  con  mimo.  ¿Estaría  Lord  Stonehill en esta ocasión? Quizás les acompañase a tomar el té, como tantas otras veces había  hecho.  Dejó  de  fantasear  con  eso  y  se  desvió  del  camino  en  dirección  a  la  vieja  iglesia  abandonada protagonista de sus sueños. Siempre que podía se acercaba hasta allí, para poder  imaginar cómo sería su vida si sus padres no le hubiesen atado a ese hombre.  Los pájaros trinaban alegremente en las copas de los árboles, acompañando a la dama,  que  pronto  entró  en  el  recinto  de  la  iglesia.  Piedras  grandes  y  pequeñas  yacían  aquí  y  allá  como  un  testimonio  de  su  antigüedad.  Sin  duda  aquel  lugar  había  sido  magnífico,  como  así  constataban los restos allí presentes, pero por desgracia había quedado en desuso cientos de  años atrás, y ahora la vegetación se adentraba en los muros sagrados.  La dama se apoyó sobre el arco de piedra que hacía las veces de entrada principal, bajo  la sombra de un roble joven. Cerró su sombrilla y la colocó a un lado. Una profunda tristeza se  apoderó de ella, como una losa cayendo sobre su cabeza. Su vida era tan gris. Tan vacía.  Un  ruido  sobresaltó  a  la  mujer,  que  de  inmediato  recuperó  la  compostura  y  miró  asustada en derredor.  —¿Lady Huntting?  Ella se volvió hacia la voz.  —¿Lord  Stonehill?  —su  pulso  se  aceleró  y  su  respiración  comenzó  a  hacerse  más  rápida—.  ¿Qué  hace…?  —tragó  saliva,  intentando  aparentar  tranquilidad—.  ¿Qué  está  haciendo aquí?  Él se acercó a ella, con paso firme y decidido, tras dejar su caballo atado al otro lado de  la iglesia.  —Suelo venir a menudo. Me gusta la paz que encuentro aquí. Sólo yo… y el silencio.  Sonrió  abiertamente,  desarmando  a  Caroline,  que  sintió  un  sofoco  subiendo  por  sus  mejillas. De repente las piernas le flaqueaban, como intentando dejar de sostenerla.   —Aunque he de reconocer, sin embargo, que me gusta aún más con usted a mi lado.  Ha sido una verdadera suerte coincidir aquí.  Se acercó un poco más, de forma que a Caroline le llegó su perfume masculino con la  brisa cálida de la tarde, y sintió una aguda punzada de deseo en el bajo vientre, como un latido  sordo.  —Lord Stonehill… —balbuceó ella, mientras daba un paso hacia atrás para escapar de  la tentación. Él se estaba acercando aún más, en una clara provocación.  —Por favor, llámeme James, me gustaría oír cómo suena mi nombre en sus labios.  En sus ojos claros brillaba el fuego de la pasión, que comenzaba a asustar de veras a  Caroline. Como el encuentro se prolongara unos instantes más, no sabía lo que sería capaz de  hacer.  —¿Cree  que  ha  sido  una  coincidencia?  —él  negó  con  la  cabeza,  alborotando  sus  mechones de pelo rubio—. El destino nos ha traído hasta aquí. No tengo ninguna duda.  Entonces abrazó la cintura de Caroline y besó sus labios carnosos, consumiéndose de  deseo. Ella no opuso resistencia, y se abandonó a los brazos de ese hombre que tanto había  amado  en  secreto.  Pronto  la  lengua  de  él  se  aventuró  dentro  de  la  boca  de  la  dama,  degustando  su  sabor,  explorando  ávida  sus  recovecos.  Sensaciones  jamás  imaginadas 

43 RománTica'S


invadieron a  Caroline,  desarmando  todos  sus  argumentos  en  contra  de  ese  comportamiento  inadecuado para una mujer de su posición.  —Cuánto  he  deseado  este  momento  —musitó  Lord  Stonehill,  deslizando  sus  manos  hacia las caderas de la dama, oprimiéndola contra su cuerpo—. Dios sabe cuánto he luchado  contra este sentimiento que me consume —bajó con sus labios ardientes por la piel suave del  cuello  hacia  el  pecho  de  ella,  que  subía  y  bajaba  debido  a  su  respiración  entrecortada—.  La  amo, Lady Huntting… Caroline.  «¡Oh, Dios mío! ¿Será esto un sueño?», pensó la dama. «¿Estaré sola en mi alcoba y  esto no será nada más que el fruto de mi imaginación perturbada?»  Las  manos  de  James  desabotonando  su  vestido  y  luchando  contra  los  lazos  de  su  corpiño  le  dieron  la  respuesta  que  buscaba.  Aquello  no  era  un  sueño.  Estaba  sucediendo.  Como una respuesta a sus súplicas cada noche, el apuesto conde liberó los pechos y acarició  los pezones enhiestos, dedicándoles toda su atención. Cuando Caroline creyó que ya no podía  sentir más placer, él los introdujo en su boca y succionó haciendo que ella se arqueara hacia  atrás, envuelta en un laberinto de sensaciones.  —James… —gimió, enredando los dedos en su pelo claro.  Sus  gemidos  prendieron  aún  más  al  conde,  que  remangó  la  falda  de  la  dama,  entre  crujidos de enaguas. Su mano cálida se perdió debajo, hasta llegar a la entrepierna de ella. La  besó  de  nuevo  mientras  jugueteaba  con  sus  dedos,  tragándose  sus  gemidos  de  placer,  respirando  su  mismo  aire.  Entonces  se  apartó  un  poco  de  su  amante  y  forcejeó  contra  la  botonadura de su pantalón, ansioso. La tomó a horcajadas, colocando su miembro endurecido  contra  ella,  y  comenzó  a  penetrar  poco  a  poco  en  su  interior,  alargando  la  espera,  enloqueciendo a la dama.  —James…—susurró de nuevo Caroline, mientras le suplicaba más.  El conde aumentó gradualmente el ritmo, arrancando gemidos a su amante con cada  embestida. Y los dos se perdieron en  una espiral cada vez más acelerada, abandonándose al  placer,  persiguiendo  enloquecidos  el  clímax  que  llegó  instantes  después,  para  dejarles  exhaustos y saciados.  Comenzaron a ser conscientes de nuevo del paisaje que les rodeaba. Estaban apoyados  contra el arco de piedra, y las viejas estatuas de piedra habían sido los testigos de su locura. El  conde depositó en el suelo a la dama, con una profunda tristeza en el semblante.  —James…  te  quiero  —musitó  Caroline  mirándole  a  los  ojos—.  Te  quiero  desde  el  preciso instante en que te vi por vez primera.  Él cerró los ojos, como si sus palabras le hiriesen en lo más profundo de su ser.   —No  puedo  imaginar  mi  vida  con  otro  hombre  que  no  seas  tú  —las  lágrimas  se  agolparon intentando rodar libres por sus mejillas—. No puedo regresar a casa. Ahora no. No  después de esto. Me duele demasiado estar lejos de ti.  La brisa cálida les acarició, deteniendo el tiempo durante unos instantes. James miró  hacia ella, la mujer a la que tanto había necesitado.  —Vayámonos lejos, donde nadie pueda separarnos —tomó las manos temblorosas de  Caroline con suavidad—. Yo tampoco quiero que regreses junto a tu esposo. Quiero comenzar  una nueva vida junto a ti.   Los  dos  se  fundieron  en  un  beso,  montaron  en  el  caballo  y  se  alejaron,  a  la  luz  del  atardecer.    ©Raquel Arias Suárez           

RománTica'S 44


El callejón empedrado olía a basura, detergente y flores secas, que junto al calor asfixiante, conseguían  marearle. Ela miró al cielo gris plagado de tendidos y suspiró. No entendía los gritos de las mujeres, todo  le daba miedo. Se acurrucó contra su hermano Feliks, que miraba el edificio negro intentando evaluarlo.  La niña había llegado a la conclusión de que por delante era bonito, por detrás muy feo y lleno de latas  con  flores  muertas.  Hasta  el  suelo  estaba  lleno  de  pétalos  marchitos,  que  habrían  crujido  de  no  haber  tanto barro.  La puerta seguía sin abrirse.  ―No quiero vivir aquí, ¿no podemos volver al pueblo? ―preguntó al adolescente que se agachó  para abrazarla.  ―Papá  y  mamá  no  tenían  trabajo,  no  podían  mantenernos  ―le  explicó  agachándose  a  su  lado,  sonriendo solo para ella―. Aquí podremos tener una vida mejor.  ―Pero nos esconden.  ―No  quieren  que  haya  niños  en  la  casa.  Será  una  norma  absurda  de  los  americanos,  no  lo  sé  ―dijo  cogiéndola  en  brazos  y  dejando  las  bolsas  en  el  suelo―.  Venga,  ¿no  me  vas  a  sonreír?  También  para mí es duro.  La  niña  lo  hizo  y  se  abrazó  a  su  hermano  mayor.  No  podía  enfadarse  con  él  aunque  quisiera.  Oyeron  el  crujir  de  la  madera  y  las  jambas  chirriando.  La  cabeza  de  su  padre  asomó,  peluda,  castaña  y  cansada; suspiró y les pidió que pasaran rápidamente. El adulto tomó las bolsas y les hizo pasar al edificio  en penumbra y lleno de polvo. Parecía abandonado.  ―Vamos,  mis  niños  ―pidió  guiándoles  escaleras  arriba―.  Recordad,  por  el  día  no  os  podéis  mover del cuarto.    Ela no entendió por qué, además de algunos ruidos de los cuartos que demostraban que estaban  habitados, no había nadie.  Hacía mucho  frío para  ser  verano, se acurrucó contra el cuello de  Feliks con  miedo. No le gustaba ese lugar.  Escuchó  pasos  y  se  agarró  con  más  fuerza,  eran  rápidos  y  parecían  ir  tras  ellos,  intentando  encontrarles. La niña no deseaba estar allí, pero mucho menos en la calle. Mientras, los mayores seguían  subiendo las escaleras, ignorando los ruidos y la oscuridad.  ―Enana,  el  resto  hazlo  por  tu  cuenta,  que  tengo  la  espalda  molida  ―pidió  su  hermano  y  ella  obedeció, aunque con lentitud.  No  le  apetecía  encerrarse  ahora  en  el  cuarto.  Ni  siquiera  aunque  hubiera  aire  acondicionado  y  una gran tele como le habían prometido, quería volver a casa. Una mano pequeña se apoyó en su hombro  y se giró deprisa, asustada. Solo era otro niño.  ―Hola ―le saludó con una gran sonrisa―. Me llamo Luka.  ―¡Ela, corre! No deben verte ―pidió su padre un piso más arriba.  ―Tiene razón, hay que esconderse de los malos ―dijo el niño echando a correr por el pasillo. Era  muy raro y pequeño, mucho más que ella… pero, al menos, podría jugar con alguien.  Ascendió pesadamente, sintiendo que tras las puertas alguien la observaba, quiso echarse a llorar  y  gritar,  para  que  los  que  curioseaban  tras  las  mirillas,  se  metieran  en  sus  asuntos.  Caer  al  suelo  y  patalear, pero ya era mayor, esas cosas no se podían hacer.  Al  final  se  rindió  y  acabó  de  subir  hasta  la  buhardilla,  donde  a  diferencia  del  resto  del  edificio,  hacía mucho calor y todo era viejo.  ―Es más grande que la antigua casa ―aquello era cierto, tuvo que reconocerle Ela a su madre.  Aun así, temía sentir claustrofobia.  ―Es  solo  temporal  ―aseguró  papá―.  Pronto  encontraremos  una  casa  donde  no  tengáis  que  estar encerrados, os lo prometo.    *** 

45 RománTica'S


Los meses pasaban y los dos chicos permanecían encerrados en el piso. Feliks se dedicaba a ver la  tele, leer y aprender americano, Ela a sentirse miserable, mientras miraba por la ventana la vida pasar. No  le gustaba ese lugar, no había podido salir de la casa nunca y le habían mentido, no había una gran tele o  aire acondicionado, la calefacción casi no funcionaba.  Lo único que hacía tratables aquellas horas, era la llegada de la noche y poder encontrarse en las  escaleras con Luka. No jugaban, no podían hacer ruido, o los ancianos invisibles se quejarían a su padre y  que le echaría la bronca. Y, luego, como siempre pasaba, habría una discusión, más dolor y llorar durante  horas  por  los  rincones.  No  entendía  por  qué  tenían  que  esconderse  tanto,  los  espías  sabían  de  su  existencia en aquella casa helada.  Ela cogió la ropa de invierno y bajó por las escaleras para encontrarse con Luka. Siempre le insistía  en que tenía que conocer  a  sus  otros  hermanos,  que tenía  una  familia  muy  grande  y  podía  compartirla  con ella.  ―Allí todos nos queremos y nos cuidamos. Es genial.  ―Yo  tengo  a  Feliks  ―replicaba  siempre  insegura,  su  hermano  llevaba  mucho  empo  ensimismado  con  sus  cosas  y  le  pedía  que  aprendiese  el  idioma,  que  pronto  lo  iban  a  necesitar.  Por  suerte, le hacía más caso que sus padres.  Mientras estaban sentados en las escaleras, quietos y tan silenciosos como ratones, Luka siempre  le contaba lo que hacían, las grandes aventuras que vivían. Les envidiaba, al menos se lo pasaban mejor  que ella.  Cada  vez  que  la  convencía,  bajaban…  pero  tras  un  piso,  Ela  se  asustaba  y  se  sentaba  en  las  escaleras, como si fuera un lugar más seguro. Cuanto más cerca del estaban sótano, más mirillas parecían  ocupadas. No le gustaba imaginarse los ojos grandes  observándoles atentamente, sin perder detalle para  decírselo a sus padres.    Hoy no iba a ser diferente que otras veces, salvo porque Ela no podía soportar mirar fuera y ver a  la gente disfrazándose y sacando cosas que daban miedo. Cada vez se sentía más rabiosa con el mundo,  enfadada porque todos vivían y eran felices, menos ella. Incluso llegó a gritar a Feliks, que poco tenía que  ver, pero se sintió peor cuando él la insultó.  ―Anda, lárgate, cada día es peor vivir contigo ―le dijo volviendo a su libro.  La niña sollozó y le exigió que cambiara de parecer; cuando no lo hizo, se abrigó y se dirigió hasta  el bajo, donde Luka la esperaba con una gran sonrisa. Ella ni le miró, solo descendió hasta el sótano, sin  importarle  las  mirillas  ni  su  familia,  estaba  harta.  Quería  vivir,  nada  de  aventuras  ni  similares,  solo  salir  fuera y disfrutar del sol, hacer amigos… volvió a llorar. Quería volver a su antiguo hogar y lo deseó con  más fuerza, cuando vio que en el sótano no había ninguna puerta.  ―No te preocupes, Ela ―pidió el quitando una enorme plancha de madera. ¿Cómo podía ser tan  fuerte?―. Pronto estarás mejor.  Y allí estaba la puerta, dispuesta a ser abierta y dejarla entrar. Impaciente, la niña corrió, abrió el  pomo y, aunque el olor que le llegó era nauseabundo, se encontró en un inmenso bosque donde había  muchos  niños  alrededor.  Se  asustó  mucho  al  ver  que algunos  no  tenían  pelos  y  eran  muy  feos,  parecía  que  la  piel  se  les  arrugaba  por  momento.  Pero  vivían  al  sol,  parecían  felices  y  todos,  sin  excepción,  la  recibieron con cariño.  Jugó durante horas, tantas, que debía ser muy tarde de madrugada, incluso, el día siguiente, dijo  que tenía que irse, pero sus nuevos amigos se lo impidieron con un fuerte abrazo.  ―Quédate con nosotros, Ela ―pidió Luka―. Aquí serás libre y feliz, ningún adulto te dejará sola.  Nadie te dejará sola nunca más.  ―¿De  verdad?  ¿Y  os  gustará  estar  conmigo  siempre?  ―todos  asin eron,  acabándola  de  convencer.  Seguro que papá, mamá y Feliks lo entenderían, allí podía ser feliz por fin.    ***  ―¿Estás seguro de que eso es todo? ¿No te olvidas de nada? ―preguntó la agente de policía a  Feliks,  el  único  que  hablaba  inglés  con  algo  de  fluidez.  Los  padres  estaban  demasiado  conmocionados  como para dejar los berridos. 

RománTica'S 46


―Sí, tuvimos  una…  discusión  ―ges culaba,  deseando  poderle  hacer  entender―.  Normal  de  hermanos… mucho tiempo aquí encerrados.  La agente asintió. No era tan extraño que los inmigrantes ilegales intentaran esconder a sus hijos,  habían oído cosas horribles sobre las leyes americanas. Como  descendiente de italianos sin papeles, ella  lo comprendía. El chiquillo parecía afectado por la desaparición de su hermana, incluso había llamado a  todas partes, esperando que alguien le ayudase, aunque pudiera meter a su familia en problemas.  ―Y  no  conocíais  a  nadie  aquí,  ¿verdad?  ―lo  vio  pensar  serio  y,  entonces,  para  su  sorpresa,  asintió.  ―Luka, niño muy… ―puso la mano cerca del suelo para decir pequeño―. En piso muy bajo, vive.  Decir que viviría con él, que le quería.  ―Señorita,  eso  no  puede  ser  ―dijo  uno  de  los  ancianos.  Era  uno  de  los  muy  pocos  que  podía  moverse  sin  casi  ayuda.  El  edificio  estaba  lleno  de  ellos―.  Ela  y  Feliks  eran  los  únicos  niños  que  vivían  aquí.  El chico insistió y salió por la puerta disparado, dispuesto a demostrarlo. La agente le dejó ir, que  viera que, abajo, no había nada. Necesitaba enfrentarse a la realidad de que su hermana se había ido.      Feliks bajó las escaleras con rapidez y, cuando vio la pared blanca delante de él, la emprendió a golpes con  ella, furioso. Era culpa suya que Ela se hubiera escapado, estaba pasándolo muy mal en el piso, sin poder  salir ni jugar… puede que, incluso, se estuviera volviendo completamente loca.  Tras una patada furiosa, gritó al ver que la pared se caía encima de él. Consiguió pararla a duras  penas, pesaba demasiado. Miró la plancha y los alrededores: ésta estaba tapando una puerta y alguien se  había tomado muchas molestias en que nadie pudiera encontrarla. Seguramente nadie se hubiera dado  cuenta de que allí había un sótano, el lugar parecía muy abandonado.  De  todas  formas,  Feliks  abrió  la  puerta  y  con  el  olor  y  el  espectáculo,  vomitó  a  un  lado.  Las  paredes  ennegrecidas  guardaban  decenas  de  cadáveres  en  diferentes  estados  de  descomposición.  Seguramente de los hijos de los que allí habían vivido.  En lo más alto vio a Ela, sonriendo, abrazada por manos descompuestas. Intentó llegar a ella, pero  la montaña de cuerpecillos era resbaladiza y repugnante. Lloró, la llamó rogando porque estuviera viva,  mas, cuando la tocó, estaba completamente fría y muerta.  ―Oh, Dios… Ela ―sollozó acongojado―. Perdóname, por favor… perdóname…  ―No te la lleves ―Alzó la cabeza y en medio de la montaña de muertos, vio la expresión triste de  un  niño,  tirando  del  cuerpo  de  su  hermana.  Debía  tener  cuatro  años―.  Es  mi  familia  ahora,  no  te  la  puedes llevar. Yo la quiero mucho.   ―¿De qué estás hablando? ¡Está muerta! ―dijo  rando de su hermana y arrastrándola.  ―Por favor, no te la lleves ―insis ó triste―. Mis papás me abandonaron y fui bueno, nunca me  quejé porque me pegaran y me dejaran encerrado. Fui bueno y me dejaron solo en el fuego. No vinieron a  salvarme.  Me  prometieron  que  celebraríamos  la  fiesta,  que  honraríamos  a  los  muertos…  y  me  dejaron  atrás.  Horrorizado,  Feliks  miró  como  alrededor  se  formaba  una  humareda  intensa  y  comenzaba  un  incendio. Se agarró al cadáver de la niña y no lo soltó. Todo se consumía con rapidez.  ―A nadie le importó que nos fuéramos, no nos querían. Los vecinos dejan las flores en el callejón  de atrás para recordar a mis hermanos, pero a nadie le preocupó que no volviera. Mis padres me dejaron,  tuvieron una vida nueva y murieron. Ya no tengo nada.  El  joven  seguía  ahogándose,  pero  todo  se  paró  de  repente  cuando  escuchó  los  gritos  de  sus  padres. Los agentes le sacaron, ignorando al pequeño Luka, que seguía mirándole triste.  ―No os los llevéis, son mis hermanos, mi familia… si se van, estaré solito para siempre ―sollozó  mientras empezaban a estudiar los cuerpos―. No os los llevéis, no me dejéis solito.  Nadie  reparaba  en  él,  solo  era  un  niño  olvidado  y  muerto  mucho  tiempo  atrás.  Solo  Feliks,  aferrado al cuerpo de su hermana lloró por aquella pobre luz trémula que iba desapareciendo según se  iban llevando más cuerpos de su lado.    ©Laura López Alfranca 

47 RománTica'S


Seguro que no much@s de vosotr@s sabéis de qué serie os estamos  hablando en esta ocasión. Con un título en inglés y un solo volumen  de  la  misma  publicado  en  nuestro  país,  es  razonable  que  os  sea  desconocida  para  algún@s.  Pero,  tras  meditarlo  mucho  en  RománTica’S,  decidimos  que  se  merecía  un  hueco  de  honor  entre  nuestras páginas a la espera de volver a atraer vuestra atención.  Si  os  menciono  a  su  autora,  Erin  McCarthy,  puede  que  ya  os  vaya  sonando algo más… De Nueva York, ha publicado más de 38 novelas  que se ubican dentro de los subgéneros de paranormal, contempo‐ ráneos  o  young adult.  Y  entre  esa  extensa  bibliografía  se  encuentra  esta serie, Fast Track, donde las carreras de coche compiten con las  historias románticas.  Como os he indicado más arriba, a nuestro país solamente ha llegado  el primer volumen de la serie, Al Límite, pero a este le acompañan,  por ahora, otros 5 libros que aquí os desgranaré un poquito para ha‐ ceros  una  idea  de  lo  que  esconden  las  páginas  de  esta  trepidante  aventura.  En Al Límite los protagonistas son:   Tamara, una viuda que desea que el mundo  de las carreras, la velocidad, esté cuanto más  lejos de su familia mejor, ya que a causa de  ellas perdió a su marido.   Elec,  piloto  novato,  que  se  siente  atraído  inmediatamente  por  Tamara  y  que  luchará  por una relación en la que cree.                 

RománTica'S 48

Tras la muerte de su esposo mientras competía en una carrera del circuito de velocidad, la vida de Tamara se ha centrado en sus hijos y ha renunciado a la excitación y el glamour de los circuitos, intentando encontrar un hombre sencillo y predecible con el que compartir sus días. Elec Moroe es el último de una saga familiar dedicada a las carreras de coches, el novato del año que está acaparando toda la atención por su agresiva forma de conducir en la pista. Rodeado de fama y dinero, las mujeres más impresionantes se le acercan para conseguir su minuto de gloria. Sin embargo, Elec aspira a algo más, una verdadera mujer a la que poder amar. Ambos se encuentran casualmente en una fiesta y la pasión estalla a su alrededor. Pero, tras una noche de ensueño, la realidad parece imponerse en la mente de Tamara: sus hijos, los peligros de la competición, el temor de volver a quedarse sola de nuevo y, no menos importante, la enemistad entre la familia de Elec y la de su anterior marido amenazan con destruir la felicidad que entrevé en los oscuros ojos del joven piloto, y que hacen que su corazón vuelva a latir de forma descontrolada.


Carreras, velocidad, adrenalina a tope y romance  sobre cuatro ruedas ¡¿qué más se puede pedir?!  Como ya os mencioné la historia de Al Límite me  ha  gustado,  su  lectura  me  ha  absorbido  por  los  cuatro  costado  (los  cuatro  lados  del  libro  jajajajaja...)  pero  es  que...  Erin  McCarthy  lo  ha  tenido  muy  fácil  conmigo  y  ya  que  la  velocidad,  las  carreras  de  coche  me  tienen  loca  (no  me  preguntéis la razón porque no tengo N‐I‐I‐D‐E‐A).  Si  al  escenario,  las  carreras,  le  sumamos  una  historia romántica que consigue enganchar desde  el  primer  momento  ya  tenemos  la  perfecta  novela romántica. 

¿Qué os vais a encontrar?

Primero, las presentaciones.   A  un  Novato  que  consigue  destacar  con  méritos  propios en la competición, Elec Moroe.  A  la  viuda  de  un  héroe  de  las  carreras  que  no  quiere volver a pasar de nuevo por el sufrimiento  de ver morir a un ser querido, Tamara Briggs.  Ya están las formalidades... y ahora....  Vais a descubrir la química, la pasión, el romance  y el amor (todo poco a poco como en una receta  de cocina) de la mano de una pareja protagonista  donde brilla en mayúsculas: ELEC MOROE.  [...]-¡Qué bien sabes! -murmuró él, deslizando las manos hasta sus nalgas al tiempo que sus labios le acariciaban el cuello y la barbilla. -Entonces bésame otra vez -dijo ella, ansiando tener su lengua dentro de sí, queriendo más. -Tú mandas.[...]

        A  ver,  no  nos  llevemos  a  equívocos,  Tamara  me  ha  gustado,  sí,  no  puedo  negarlo  pero...  esa  forma  de  asumir  sin  dudas,  sin  celos,  quitándole  importancia  a  todo  lo  que  rodea  la  vida  de  Elec...  me  choca un poco. Lo que no quiere decir que ella no tenga dudas (vale,  es  una  incongruencia  después  de  lo  que  os  he  mencionado,  lo  sé)  pero... dejadme explicarme.  Tamara,  la  protagonista  femenina  tiene  dudas,  claro,  pero  al  respecto de:    

Es mayor que Elec (pero para el amor no existe edad).  Su físico ha pasado por un período, LA VIDA, y tiene miedo a  no gustarle a Elec.  Volver  a  pasar  por  la  soledad  ante  los  viajes  de  un  piloto  (compromisos,  carreras,...),  los  accidentes  (la  muerte  de  su  marido  en  una  carrera  influye  bastante),  la  prensa  (ser  el  foco de atención), etc, etc...  Sus hijos, ains... 

Vale, sí,  duda  y  mucho  pero...  ¡qué pasa con los celos! ¡Los malos entendidos!... Elementos que son la chispa de una novela romántica y  que  por  parte  de  Tamara  escasean,  pero...  PUEDE  QUE  SEA  LO  NOVEDOSO porque la autora consigue atraparte con la lectura de Al Límite por medio de otros factores (conmigo lo ha conseguido). 

[...]¡Por Dios, Elec, tengo edad para ser tu madre! -No exageres -dijo él sin que al parecer le preocupara que ella acabara de compararse con la señora Robinson, la protagonista de El Graduado.[...]

[...]-¿Por qué cancelaste nuestra cita? Tamara sabía que esto sucedería. Se aclaró la garganta y se quedó mirando unos segúndos la toalla sucia de Ryder que estaba en el suelo, mientras reunía un poco de valor. -Porque no es una buena idea, Mis hijos, mis suegros... -No estaban invitados.[...]

Y... qué decir de Elec Moroe... Elec...  

49 RománTica'S


Joven, atractivo,  con  un  futuro  prometedor,  luchador,  con  instinto  paternal aunque... (no, no os cuento nada más).  Elec será el que tire de la relación, el que apueste desde el principio  por ella y luche por conseguir que Tamara ceda y reconozca que hay  un futuro, un futuro prometedor juntos.  Además de lo dicho, del amor (sí, hay sexo), del escenario en el que  nos  sitúa  Erin,  la  historia  esconde  mucho  más...  y  es  que  entre  los  factores que he mencionado más arriba que consiguen enganchar a  la lectura están los SECUNDARIOS (de lujo).  Ohhhhh... ¡y qué secundarios! Vale, sí, ya me tienen enamorada y todavía no sé qué esperar de sus  propia aventuras (¡joder! ¿por qué existirán las series?):  

Está la historia de Suzanne y Ryder. Están divorciados pero...  ¿por qué? ¿qué ha pasado? De verdad que no lo entiendo si  es  patente  (claro  y  cristalino)  que  la  energía  salta  con  gran  fuerza cuando están juntos... grrrrrr....   Ty e Imogen. Aquí mis dudas crecen cada vez que pienso en  ellos y es que...  Ty, piloto de carreras, atractivo, con sex appeal (como dirían  algunos  jejejeje...),  listo,  pero...  ¿por qué sale con «rubias tontas que no comen nada para no engordar»?      quiere decir que no comes? [...]-¿Qué -Intento   comer lo menos posible, porque cuando como, engordo.[...]   Y ella, Imogen, no sé, no me convence mucho... y de seguro  algo esconde... uffffffffffffffff... habrá que esperar. 

¡Ya está, otra que me tiene pillada! 

Y luego  están  los  hermanos  de  Elec,  Eve  (representante  de  los dos hermanos) y Evan (también piloto). 

Pero es que ahí no queda la cosa porque...  

¿Y qué pasará con los hijos de Tamara? Sí,  son  jóvenes,  muy  pequeños, pero... 

Hunter, un chicazo, fanática de los coches y las carreras, al contrario  que su  hermano Petey o  Pete al que  le interesa  más una  granja de  hormigas que una carrera de automóviles.  Y sí, lo reconozco, por si no os habéis dado cuenta ya, Erin McCarthy  lo  ha  conseguido  conmigo,  me  ha  enganchado  y  ahora  sólo  cuento  los  segundos,  los  minutos,  las  horas,  los  días,  etc,  etc...  para  que  caiga  entre  mis  manos  el  siguiente  volumen  de  la  serie  Fast  Track  (¿por  qué  harán  series?  Ya  está,  ya  me  he  repetido  otra  vez,  jajajajajajaja).   

RománTica'S 50


Ellos son… Los «Chicago

Stars» del Motor

Tras leer esto podéis imaginar que los personajes secundarios son los  que  protagonizarán  los  siguientes  volúmenes  de  la  serie,  y  no  erraréis.  El Segundo libro de Fast Track lleva como título: Hard and Fast, y en  él sus protagonistas son la lista e inteligente Imoge, quien pretender  obtener resultados en su tesis de sociología al analizar y establecer  los  patrones  de  relación  entre  los  pilotos  y…  ¡qué  mejor  cobaya  de  estudio que Ty McCorde!  Hot Finish  ocupa  el  Tercer  lugar  en  la  serie,  y  en  él  se  puede  descubrir la verdad de Suzanne y Ryder.  Si  están  divorciados  o  no,  por  qué  decidieron  separarse  si  se  nota  que se siguen amando…  Evan  Moroe, hermano de Elec (protagonista de Al Límite), tiene su  propia  historia  en  The Chase,  donde  se  reencontrará  con  un  viejo  amor,  Kendall  Holbrook,  quien  a  pesar  de  su  condición  de  mujer  aspira a triunfar en el loco mundo de las carreras.  Slow Ride es el quinto libro de la serie, donde conocemos a Tuesday  Jones,  quien  desea  dar  un  homenaje  a  su  padre  fallecido,  con  una  carrera  benéfica,  a  la  que  acudirá  Diesel  Lange,  un  piloto  que  ha  visto el final de su vida muy cerca.  El  último  volumen  de  la  serie,  Jacked Up,  lo  protagoniza  Eve  Monroe,  hermana  de  Elec,  quien  vivirá  una  situación  irreal  junto  a  Nolan,  al  tener  que  contraer  un  matrimonio  de  conveniencia  para  distraer a los medios de prensa.  Según  la  propia  autora,  Erin  McCarthy,  la  serie  Fast  Track  no  está  terminada  todavía  por  lo  que  aún  le  queda  mucho  que  mostrarnos  sobre este loco mundo de la velocidad.  Y  a  nosotros  solo  nos  queda  rezar  para  que  le  editorial  que  ya  publicó  el  primer  volumen  siga  apostando  por  esta  serie,  que  promete mucho.  Artículo: Merche Diolch 

 

51 RománTica'S


¿Qué idea

EL

                    ¿Hermosos,  pequeños  y  caprichosos  seres  del  bosque?  ¿Pícaras  e  incluso  cursis  juguetonas?  Pues tienes que conocer a Fahrlä. Tu concepción  cambiará. Y, sin duda, a mejor. Las hadas pueden  ser todo un mundo por descubrir.  

HADA FAHRLÄ

tienes de

las hadas?

Fahrlä se disfraza de «un personaje más» en esta  aventura compartida por todo un variado elenco  de  protagonistas.  Intenta  pasar  desapercibida.  Oprimir  sus  sentimientos  en  pos  de  su  misión.  Pero, tanto el lector como Álex, nuestro protago‐ nista humano, poseído por el espíritu del príncipe  de  Lador,  caen  rendidos  ante  ella:  una  sexy  y  esbelta  guerrera  (de  tamaño  humano  corriente)  que  fue  maldita  por  la  Reina  Oscura,  cambiando  sus  delicados  y  luminosos  élitros  de  hada  por  unas enormes alas negras de cuervo con las que  debe cargar.  Fahrlä  las  porta  como  símbolo  de  la  vergüenza,  como  señal  de  oscuridad.  Sus  plumas  negras  representan,  para  ella,  la  prueba  del  doloroso  secreto que esconde a Álex. Un secreto que cree  que  le  negará  su  amor.  Sin  embargo,  son  precisamente estas alas de cuervo las que le dan  a Fahrlä su original atractivo, su aura imborrable  de oscuridad.  Dejando  a  un  lado  su  vergüenza  y  su  secreto,  luchará en primera línea junto Álex por salvar los  reinos  de  Erehländ  de  su  odiada  Reina  Oscura,  que  está  destruyendo  a  los  habitantes  de  todas  las razas que en él tratan de convivir en paz para 

RománTica'S 52

convertirlos en guerreros‐sombra. Secuaces de La  reina. Fieros guerreros sin voluntad. Fahrlä, Álex y  el resto de sus compañeros (un gnomo, una dra‐ gona, una hechicera, un elfo, un monje…) vivirán  una  frenética  aventura  que  te  dejará  sin  aliento.  Pondrán  en  peligro  sus  vidas  en  numerosas  oca‐ siones.  Y,  aunque  apenas  los  enemigos  les  dejan  un respiro para el amor, algo se va creando entre  nuestros  protagonistas.  Una  relación  que  surge  de la atracción, la adrenalina, el misterio e incluso  la mutua admiración.   Pero…  el  pasado  de  Fahrlä  se  aleja  mucho  de  la  candidez de su raza y de la buena voluntad de su  misión. Su corazón fue duro y despiadado con los  seres  del  reino  en  otras  épocas…  Un  oscuro  se‐ creto  puede  hacer  que  Álex  no  la  vuelva  a  mirar  con los mismos ojos.  

¿PODRÁ SU ADMIRACIÓN POR ELLA Y SU BONDADOSO CORAZÓN ADMITIR TAL PASADO? ¿PODRÁ CONTINUAR SU HISTORIA TRAS TAL CONFESIÓN? Tan solo las páginas de Crónicas de Erehländ, las  hadas de los vientos y las hechiceras de la Reina  Oscura conocen la respuesta.  Artículo: Carolina Iñesta Quesada  www.carolinainestaquesada.com


53 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 54


¡Extras, extras de novelas JR!  En  el  extranjero  es  usual  ver  como  los  autores  escriben  micronovelas  o  capítulos  inéditos  que  aunque  no  son  indispensables,  ayudan  a  entender  mejor  la  vida  de  algunos  personajes o a situarnos en una época anterior o posterior a la obra  original. Normalmente estos se distribuyen en formato ebook y son  gratuitos,  aunque  en  algunos  casos  hay  que  pagar  algo  por  ellos  (suele  ser  un  precio  módico)  e  incluso  hay  varios  publicadas  en  papel.  A  continuación  vamos  a  repasar  algunos  de  los  casos  más  conocidos.    Veronica  Roth,  autora  de  la  saga  Divergente  (Editorial  Molino)  escribió un capítulo extra de su ópera prima, bajo el título de Cuatro cuenta su historia.  En  apenas  trece  páginas  podemos  leer  el  punto  de  vista  del  protagonista  masculino  en  una  de  las  escenas  más  significativas.  Gracias  a  la  web  oficial  de  la  saga,  podemos  entretenernos con su lectura en el siguiente enlace:   http://www.sagadivergente.com/Tripa_Capitulo_CUATRO_rev.pdf  Jennifer  L.  Armentrout  es  una  experta  en  esto  de  las  micronovelas  extras. En su trilogía Mestiza (Ediciones Kiwi) escribió una precuela  de este libro llamada Daimon, para contarnos cómo era la vida de la  protagonista  y  su  madre  antes  de  un  fatídico  incidente  que  cambiaría el curso de la historia.  Ediciones Kiwi publicó Daimon en  formato  ebook  y  gratuitamente,  pero  ahora  para  poder  adquirir  la  minihistoria  de  78  páginas  hay  que  comprarla  en  la  dirección:  http://edicioneskiwi.com/publicaciones/juvenil/daimon/ Por si fuera  poco,    ha  publicado  una  historia  con  el  nombre  de  Elixir  situada  después  de  el  tercer  libro,  que  aun  no  ha  sido  editada  en  España,  porque por aquí todavía vamos por la publicación del segundo libro.  Armentrout    también  es  la  autora  de  la  novela  Obsidian (Editorial  Neo Plataforma), que tiene Shadows, una precuela contada desde la  perspectiva  del  hermano  de  Daemon,  el  protagonista  de  Obsidian.  Lamentablemente la historia no ha visto la luz en nuestro país, pero  esperamos  que  en  un  futuro  próximo  podamos  encontrarla  en  las  librerías online. Por suerte en Obsidian encontramos traducidos tres  extras:  No llames a mi puerta  (pertenece  al  cap.  1),  Yo no tendría que estar aquí  (pertenece  al  cap.  8)  y    Lo último que hago  (pertenece al cap. 29). 

55 RománTica'S


Beth Fantaskey es la creadora de La guía de Jessica para ligar con vampiros  (Editorial  Versátil),  cuya  segunda  parte  Jessica Rules the Dark Side  aún no tiene traducción española. Lo mismo sucede con  la  micronovela  situada  entre  ambos  libros:  The Wedding of Antanasia Jessica Packwood and Lucius Valeriu Vladescu   que  cuenta la boda de los protagonistas. Podemos disfrutar de la misma,  en su idioma original, en link:   http://bethfantaskey.com/wedding/wedding‐chapt1.html  Claudia Gray cuenta la historia de Patrice, la mejor amiga de Bianca  en la saga Medianoche (Editorial Montena) en un relato recopilado  en  la  novela  en  la  que  colaboran  varios  autores,  Inmortal.  El  título  del relato es Free: A Story of Evernight. Podemos echarle un vistazo  en la página 27 del siguiente PDF:  http://www.teenlibris.com/PDFs/Immortal.pdf  Stephenie Meyer es otra veterana en esto de los extras. En la saga  Crepúsculo (Editorial Alfaguara) hay varios capítulos que no llegaron  a ver la luz pero que la autora publicó en su página web. Sus títulos:  Badminton, Original Chapter 20 «Flight» a.k.a. Shopping with Alice, Emmett and the Bear, Extended Prom Remix, Narcotics, The Scholarship, y If Jacob Didn't Break the Rules.  Además  Meyer  tenía  previsto  publicar  Crepúsculo  desde  la  perspectiva  de  Edward,   con  el  título  Sol de medianoche,  pero  al  filtrarse  en  la  red  los  primeros capítulos de esta obra paralela, decidió parar el proyecto y  hacer igual que con los capítulos: alojarla en…  http://www.stepheniemeyer.com   En cambio, la novela corta La segunda vida de Bree Tanner, situada  en la misma época que Eclipse, narrada desde la perspectiva de una  neófita,  sí  llegó  a  ser  publicada  con  el  objetivo  de  recaudar  fondos  benéficos.  La  podemos  adquirir  en  cualquier  librería  al  precio  de   5,95 €.  Francesco  Gungui  autor  de  la  novela  Siempre estarás tú (Editorial  Montena), escribió una obra en formato ebook después de publicar  la segunda parte de su romántica historia: Si estuvieras aquí. Tituló  esta  historia  corta  como  La primera teoría del amo.  Está  contada  desde la perspectiva de Luca y se vende a tan sólo 0,99€ Además, es  exclusiva para España. http://www.megustaleer.com/ficha/EGT19525/la‐primera‐teoria‐ del‐amor/   Caragh  M.  O’Brien  ha  escrito  la  trilogía  distópica  Marca de Nacimiento  (Editorial  Everest),  cuya  continuación,  Preciada,  acaba  de  salir  a  la  venta  hace  unos  días.  O’Brien  desarrolló  una  micronovela  con  el  nombre  de  Tortured  desde  la  perspectiva  de  Leon Grey ubicada entre ambos libros.  http://www.tor.com/stories/2011/12/tortured    Lo  mismo  hizo  entre  Preciada y  el  tercero,  Promised:  hay  otra  historia corta desde el punto de vista de Leon llamada Ruled. http://www.tor.com/stories/2012/09/ruled     

RománTica'S 56


Julie Kawaga,  creadora  de  la  saga  The Iron King: El rey de hierro  (Editorial  Darkiss),  ha  escrito  varios  extras  con  el  siguiente  orden  Travesía  de  Invierno  (entre  el  primer  y  segundo  libro),  Summer's  Crossing    (entre  el  tercero  y  el  cuarto),  Iron's Prophecy (entre  el  cuarto  y  el  quinto).    E  incluso  una  historia  ambientada  en  San  Valentín:  An Iron Fey Valentin  que  está  en  el  siguiente  link  http://www.theironfey.com/pdfs/AnIronFeyValentine.pdf  y  una  carta Ash's Letter To Meghan  http://www.theironfey.com/downloads/DigitalLetter.PDF  Kim  Harrison  ha  colaborado  en  la  antología  Noches de Baile en el Infierno  con  el  relato:  Madison Avery y los Carontes.  Y  al  contrario  que en los casos anteriores, a partir de la micronovela ha  creado el  libro  que  continuaría  con  la  historia  Once Dead, Twice Shy.  El  primer capítulo de la misma podemos leerlo aquí:  http://www.kimharrison.net/OnceDeadTwiceShy.htm  Blue  Jeans,  aunque  tiene  pseudónimo  extranjero  es  español  y  su  nombre  real  es    Francisco  de  Paula  Fernández.  Es  el  autor  de  Canciones para Paula (Editorial Everest) y escribió un extra situado  unos años después del último libro. Se trata del capítulo 312 de toda  la  trilogía  y  podemos  encontrarlo  en  su  página  web  personal:   http://www.lawebdebluejeans.com/2012/09/cpp‐capitulo‐ inedito.html  Además Alfaguara acaba de publicar la novela El Trono de Cristal de  Sarah J. Maas, y ha puesto a la venta cuatro minihistorias al precio  de  0,99€  http://www.juvenilromantica.es/2012/11/4‐micronovelas‐ de‐trono‐de‐cristal.html  En  conclusión,  siempre  hay  capítulos  por  descubrir,  perspectivas  inéditas, relatos que dan lugar a novelas y montones de extras que  hacen que leer, no acabe tras cerrar las páginas de un libro.  

Más información en:  www.juvenilromantica.es  Artículo: Rocío Muñoz.     

57 RománTica'S


RomรกnTica'S 58


Las librerías deberían estar señalizadas  en los mapas como zonas peligrosas.  Marcadas como establecimientos poco  recomendables. Como anomalías    sospechosas en la geografía comercial.  Nadie sabe explicar a dónde conduce la    puerta de una librería.    Por eso los que entran tardan tanto en  salir. Se han perdido. A veces, para  siempre. Los libreros son gente  extraña.  ¡Abrir una librería! Piénsalo, hermano.  Mira a derecha e izquierda. Consulta el  reloj. El móvil. Lo  que sea. Mueve ese  culo. Disimula.  ¿Vas a entrar? No me jodas. ¿Vas a  entrar, de veras, en una librería?  Manuel Rivas 

Tras años como agente secre‐ to del Falcon Club, Lord  Blackwood sabe que es el  momento de regresar a Esco‐ cia. Sin embargo, una tenta‐ ción amenaza sus planes:  Kitty Savege, una dama que  ha estado envuelta en un  escándalo y que le calienta la  sangre como el buen whisky.. 

Samia es una Cazadora  Oscura, una valiente amazo‐ na que se mantiene alejada  de todo el mundo porque  guarda en su interior el  estigma de un sufrimiento  que es incapaz de superar y  porque posee además un  poder que le es muy útil  como Cazadora. 

    Fang es el hermano de Vane  Follie, casada con Charles  Traicionado por otro opera‐ y Fury, dos de los miembros  Hamilton y madrastra de su  tivo, el Marshal Zach McBride  más poderosos del  hija Melinda, lleva una vida  ha soportado una semana de  Omegrion, el consejo  apacible, aunque desporvista  tortura mientras era interro‐ encargado de gobernar y de  de alicientes. A causa de la  gado por el sangriento cártel  decretar las leyes de los  enfermedad de su marido, un  mexicano. Entrenado para  licántropos. Aimee, por su  día tiene que contestar a una  dar su vida si es necesario  lado, es la única hija de la  carta de Robert Cambourne,  permanece en absoluto  representante del clan de los  primo de Charles, que vive en  silencio pero todo cambiará  osos...  la India.  cuando comienza a oír gritos. 

59 RománTica'S


¿Y si el príncipe ni es príncipe  Galen viaja al territorio de los  ni es azul? ¿Y si no tiene  druidas para buscar una  blanco corcel, ni castillo  eficaz y antiquísima reliquia  maravilloso? ¿Y si es un  que acabará con los  honrado trabajador, con un  enemigos del castillo  sentido del humor  MacLeod. Y lo que descubre  inexistente y un genio de mil  es mucho más potente… y  demonios?…  peligroso... 

   

Cassandra Palmer acaba de  derrotar a un dios. Después  de algo así una diría que  merece un descanso, ¿no?  Sin embargo, ahora que es  oficialmente la pitia, la  vidente más poderosa del  mundo, no podrá permitirse  ni un minuto para  celebrarlo...   

Casada con apenas dieciséis  Producto de los siniestros  Desde la muerte de su  años con su amigo y vecino  experimentos del doctor  shellan, Tohrment ha dejado  de diecinueve, el conde de  Whitney, Dahlia LeBlanc  de ser el valeroso líder  Maybury, Georgia siempre ha  posee unos poderes  vampiro que fue antaño.  Físicamente demacrado y con  extraordinarios que pueden  sido fiel a su marido, aunque  ser peligrosos tanto para ella  jamás dejó de coquetear con  el corazón roto después de  otros hombres y actuar de  como para los que se le  su pérdida ha sido devuelto a  una manera que podía  acerquen. Por ello, vive  la Hermandad como un servil  parecer demasiado  encerrada en una residencia  ángel caído.  atrevida...  aislada… 

RománTica'S 60


El misterioso y atractivo  Prisca Hawthorne ha tratado  Lady Rebecca Newland no  profesor Gabriel Emerson,  de mantener a distancia a  era más que una joven de  reconocido especialista en  lord William Westfield de  diecisiete años cuando Devon  Dante, es un hombre  todas las formas posibles.  Sinclair, futuro heredero del  torturado por su pasado y  Pero pese a que ni siquiera  ducado de Pembroke, la  orgulloso del prestigio que ha  tolera estar en la misma  salvó de lo que habría sido  conseguido, aunque también  estancia que él, el dolor que  una auténtica tragedia.  es consciente de que es un  esto le provoca es minúsculo  Desde entonces, ella ha  imán para el pecado y… para  comparado con el que siente  sentido un irresistible deseo  la lujuria.  cada vez que se separan...  por ese misterioso hombre…             

Daniel Bond lo tiene todo  Lo último que Lev Prakenskii  Luke Adams es un agente de  bajo control. A pesar de su  policía a punto de cumplir  recuerda es estar perdido en  tormentoso pasado, o quizá  cuarenta años, está  las turbulentas corrientes del  océano y ser arrastrado hacia  divorciado y lleva un estilo de  gracias a él, se ha convertido  vida más o menos organizado  en uno de los abogados más  al vacío hacia las  que no se plantea cambiar.  reputados de toda Inglaterra.  profundidades. Igual de  Su vida, planeada al  Sin embargo, tiene una  rápido y de manera casi  fantasía pendiente: seducir  milímetro, está dominada por  milagrosa, una hermosa  unas estrictas normas que  de una vez por todas a  desconocida lo salva y logra  rigen todas sus relaciones.   Dora...  llevarlo hasta tierra firme…   

61 RománTica'S


Shadow dejó de creer en  cuentos de hadas y finales  felices. La magia se extinguió  el día en el que el hombre al  que entregó su corazón la  abandonó sin explicación  alguna, dejando tan sólo su  recuerdo. Le conoció por  casualidad, el objetivo de su  cámara fotográfica había  capturado su sonrisa….   

Cleo Connelly siempre quiso  Esta historia se divide en dos  ser como su hermana Leslie.  partes. La Doma de Cleo a  Por eso, cuando decidió  manos de Lion, que se  trabajar para la Ley, Cleo la  localiza en la gran y oscura  siguió y se esforzó siempre  Nueva Orleans y en la que se  por llegar a su nivel. Pero  descubren el uno al otro en  solo Leslie fue aceptada en el  sus roles, y después, el  FBI, mientras que Cleo tuvo  intenso y apasionante torneo  que conformarse con  de dominación y sumisión de  patrullar su ciudad natal...  Dragones y Mazmorras DS. 

En su época universitaria, Sophie descubre con sorpresa la  fascinación que ejerce sobre ella un azote que le da su chico,   un joven estudiante como ella. Lo que al principio no es más que  una anécdota se convierte en algo más serio: una temprana  búsqueda de nuevas experiencias eróticas.    Tiempo después, ya convertida en una periodista segura de sí  misma, Sophie entabla relación con tom, un hombre refinado   que no dudará en ofrecerle el tipo de relación sexual que   ella anhela y que la llevará hasta los límites insospechados   del placer a través de la sumisión.. 

RománTica'S 62


63 RomรกnTica'S


Viven en  las  sombras.  Son  mitad  hombre,  mitad  animal,  y  esconden  su  verdadera  naturaleza mientras defienden a la raza humana del mayor salvaje de su especie.  Kalina  Harper,  oficial  de  policía  en  Washington  DC,  sigue  soñando  con  lo  que  sucedió aquella noche de hace dos años cuando una enorme criatura felina la salvó  del  ataque  de  un  demente.  Aunque  guardó  en  su  corazón  la  verdad  de  cómo  sucedieron los hechos, nunca pudo olvidar la feroz fortaleza de la bestia, sus garras,  sus colmillos, ni la fiereza animal de sus ojos. Hasta que conoció a Roman Reynolds… 

Poderosos, apasionados e irresistibles…, ellos son los shadow shifters  Magnético, musculoso… todo un hombre Roman es un abogado influyente con una  sonrisa  depredadora  y  un  talento  seductor.  Es  a  la  vez  un  sospechoso  criminal  que  está siendo investigado por sus extrañas conexiones en la selva del Amazonas. Pero  cuando Kalina descubre  que Roman está vinculado a una secreta raza de mutantes  jaguares  —que  cazan  a  devoradores  de  hombres—,  se  ve  obligada  a  depositar  su  confianza en un hombre que ha destapado sus fantasías más salvajes y también sus  miedos.  Una  criatura  de  la  noche  llena  de  ferocidad  cuya  verdadera  misión  es  proteger a su amada cueste lo que cueste 

La verdad es que tuve la oportunidad de leer este  libro  en  inglés  antes  de  que  se  publicara  en  España y me enamoró desde primera hora. No es  la típica novela romántica que podemos predecir  y  que  de  un  modo  u  otro  podemos  adivinar  el  final y qué es lo que va a pasar, no. En «Creciente  tentación»  el  misterio  y  el  suspense  te  acompa‐ ñan en todo momento.  

romántica paranormal,  yo  personalmente  también podría añadirle ahí: erótica y suspense.  

Sabemos que hay muchísimas otras novelas para‐ normales  que  por  el  boom  de  los  últimos  años  han  calado  nuestros  huesos  y  nos  han  hecho  soñar  noche  tras  noche,  como  puede  ser  J.R.  Ward,  de  la  misma  editorial,  o  Sherrilyn  Kenyon,  de Random House, Roca y Planeta. Pues, chicas y  chicos,  preparaos  porque  A.C.  Arthur  tiene  posibilidades  de  ser  la  siguiente  diva  de  la  romántica paranormal extranjera.  Los  shadow  shifters,  aunque  son  criaturas  que  hemos podido ver en otras series y descritos por  otras  autoras,  he  de  decir  que  son  HOT,  HOT,  HOT.  Dios  mío  de  mi  vida,  mis  sueños  tienen  un  nuevo protagonista y se llama Roman Reynolds.   Como  en  la  portada  se  explica,  los  shadow shifters  son cambia‐fomas, que se transforman en felinos  y  tienen  muchos  instintos  animales.  Sí,  sí,  con  esto quiero decir que aunque esté catalogado en  

RománTica'S 64

Desde que  se  coge  el  libro  en  la  primera  página  hasta  la  última  se  lee  del  tirón.  O  al  menos,  eso  me  pasó  a  mí.  La  historia  te  deja  tan  intrigada,  tan  enamorada  de  los  personajes,  y  tan  entusiasmada  con  saber  qué  va  a  pasar,  que  es  un  no  parar  hasta  que  lees  la  última  línea  de  la  última página y nos quedamos con cara de tontos  porque queremos… ¡máaas!  Los personajes, como ya he mencionado, para mí  son  bastante  atractivos  y  creíbles.  Van  evolucio‐ nando conforme avanza la historia y lo mejor de  todo  es  que  no  te  aburres  con  ellos,  porque  siempre quieres saber más y más de lo que pasa y  de  cómo  va  acabar.  Al  igual  que  los  dos  personajes  protagonistas,  Kalina  y  Roman,  los  malos  también  tienen  su  protagonismo  aquí,  y,  debo  decir,  que  el  mundo  que  ha  creado  la  autora es bastante interesante con vista a futuras  novelas y futuras historias de otros personajes.   Como  ya  podemos  imaginar,  los  shadow  shifters  viven  en  guerra  entre  ellos  y  entre  clanes,  y  ese  desequilibrio  hará  que  los  personajes  protago‐ nistas  tengan  que  luchar  por  estar  juntos  y,  lo  más  importante,  por  averiguar  el  pasado  de 


Kalina, que  descubrirá  que  no  todo  era  lo  que  parecía ser.   La historia en general es impredecible. Está llena  de suspense y misterio que es la clave para que te  haga  no  querer  dejar  de  leer,  y  leer  y  leer.  A  diferencia  de  otros  libros,  la  trama  en  esta  historia  es  bastante  completa  y  en  mi  humilde  opinión  creo  que  hace  que  los  lectores,  o  al  menos a mí me ha pasado, valoren más la calidad  de  la  historia  y  los  eventos  que  suceden.  La  autora  ha  sabido  ligar  las  escenas  de  una  forma  increíble y en el fondo ayuda un montón para que  el  lector  se  enganche.  En  ningún  momento  parece  que  se  haya  inventado  cosas  por  la  cara  porque  algo  no  le  cuadraba  o  se  le  había  descuidado.  Al igual que suspense, también tenemos bastante  romance y escenas de sexo, que aunque no usan  un  lenguaje  demasiado  explícito  (haciendo  hincapié en demasiado) logran ser muy, muy hot.  A mí me han encantado y no me han aburrido en  lo  más  mínimo.  Lo  único  que  a  lo  mejor  podría  poner  pega  es  que  empiezan  demasiado  pronto,  y quieras que no hace que te choque un poco. Es  lo único que puede parecer menos realista, pero  vamos,  detalles,  detalles.  La  historia  de  amor  entre los protagonistas es muy bonita y sensual, y  además,  los  personajes  «secundarios»  no  son  una carga, sino que son bastantes interesantes y  atractivos.  De  hecho…  ¡me  muero  de  ganas  por  leer el segundo!   Sin  embargo,  si  tuviera  que  destacar  una  escena  del libro de entre todas porque me haya marcado  más…  sería  el  final.  Ese  final…  uff.  Cargadito  de  cosas  y  de  revelaciones  que  hace  que  nos  quedemos  con  la  boca  abierta.  Y  bueno…  es  imposible no destacar las escenas de sexo… je, je.  Si  lo  leéis,  ya  me  diréis  si  no  tengo  razón.  Son  geniales y la forma de escribir de A.C. Arthur hace  que se te olvide que estás en el presente.  ¡Olé tú, A.C. Arthur!  En  definitiva  y  sin  enrollarme  más,  ¿es  un  libro  que recomendaría? Definitivamente sí. Si podéis,  leedlo.  Es  una  serie  nueva,  con  personajes  diferentes  y  una  historia  bastante  original.  ¡Sin  duda… un nuevo amor oscuro por descubrir!  Crítica: Yuliss M. Priego   

65 RománTica'S


¿Hasta dónde estarías dispuesta a llegar para conocer los límites de tu placer?  Para la autora de novela erótica Dylan Ivory, el control lo es todo. Dylan ha crecido  en  un  hogar  caótico  y  siempre  con  la  responsabilidad  de  cuidar  a  su  hermano  menor… hasta el día en que éste falleció víctima de un accidente de moto. Desde  entonces, ella ha llevado una vida organizada y segura, estable, sin riesgos. Hasta  que se topó con Alec, un hombre que era todo lo contrario a ella... pero que era  todo lo que realmente quería ser.  Alec Walker es un escritor de thrillers psicológicos y un hombre que vive al límite.  Las motos, el snowboard, nadar entre tiburones, nada es demasiado arriesgado ni  demasiado peligroso para él. Y ese riesgo también se extiende a sus gustos en el  dormitorio.  Alec  encuentra  el  placer  en  la  dominación  y  es  en  su  club  de  BDSM  donde  da  rienda  suelta  a  sus  deseos.  Lo  único  que  verdaderamente  teme  es  enamorarse. El amor y que alguien llegue realmente a conocerle...  —Te diré algo, Dylan, y esto es verdad. No se puede

describir la vida con exactitud si solo te mojas los pies. Tienes que experimentarla, tirarte de cabeza y sumergirte en ella. Hay demasiados componentes: físicos, psicológicos y emocionales que se superponen. Es algo complejo y es por eso que nos encanta a los que lo practicamos: la complejidad, la intensidad… Todo se basa en sensaciones y en lo que pasa por la cabeza. Puede ser algo sensual o sexual o ambas cosas. No puedes empezar a describir las dinámicas que intervienen sin haberlo comprobado. Y esto, señoras, es una de las primeras cosas que  salen por la boca de Alec Walker, el protagonista  de  «El  límite  del  placer»  de  la  autora  Eve  Berlin.  Una  de  las  últimas  novelas  eróticas  que  han  aparecido en el mercado español y que yo me leí  de una sentada.  Espero no caer en comparaciones pues éstas son  odiosas  y  trataré  de  reflejar  en  estas  páginas  lo  que más me ha gustado de esta novela y por qué  este personaje, Alec, me ha cautivado.  Para  empezar  os  diré  que  Alec  es  un  autor  de  thrillers  psicológicos,  un  hombre  que  desde  el  punto de vista del dinero no es que ande escaso  pero tampoco es alguien a quien éste le salga por  las  orejas,  es  un  tío  muy  atractivo  que  en  cierta  manera  (al  describirlo  su  autora)  me  recordó  a  Vishous  (perilla,  imponente  y  con  un  gusto  muy  particular por sus medios de transporte) y, desde  luego,  un  adicto  a  la  adrenalina.  Ufff,  ya  lo  creo.  Alec es de esos tíos a los que le van los deportes  de  riesgo,  prefiere  la  velocidad  de  una  buena  moto y tiene unos gustos un tanto peculiares en  el  dormitorio.  Tanto  es  así  que  es  «recomen‐ dado» para que sirva de guía en una investigación  digamos que un tanto atípica.  Pero  es  que  al  contrario  de  lo  que  pudiéramos  pensar  al  ver  su  perfil  cuando  conocemos  a  Alec    RománTica'S 66

nos damos  cuenta  que  el  «chico»  (que  viene  envuelto  en  un  halo  de  misterio)  es  todo  un  caballero. Y ahí, señoras, fue cuando solté una de  las escasas carcajadas que este libro me ofreció: 

—Me sorprendes. —¿Ah, sí? ¿De qué forma? —Todas estas buenas maneras: me apartas la silla y te acuerdas del té que me gusta. —Que sea un dominante no quiere decir que sea un capullo, al contrario de lo que piensa la gente. Y yo nunca me ajusto a la creencia popular. Y  es  cierto.  Muy  cierto.  Alec  es  un  hombre  dominante,  un  amo,  sí;  pero  aparte  de  todo  eso  es amable, encantador y considerado.  Y  este  hombre  además  también  es  responsable.  Muy  responsable.  Lo  que  me  lleva  a  una  de  las  partes  que  más  me  han  gustado  de  la  novela.  Imagino  que  querréis  saber  cuál  es  pero  permitidme que solo os dé una breve pincelada o  el  spoiler  que  puedo  llegar  a  hacer  restaría  mucha carga a la escena en cuestión.   Digamos, simplemente, que se trata de uno de su  primer  encuentro  sexual.  La  primera  experiencia  como  sumisa  de  nuestra  protagonista.  El  mo‐ mento  álgido  de  la  experiencia  y  lo  que  a  con‐ tinuación  le  ocurre  a  nuestra  protagonista  que,  sin  esperarlo,  resulta  de  lo  más  revelador  para  ella.  Aunque  es  la  actitud  de  él  al  término  de  la  misma  lo  que  más  me  cautivó.  Ese  momento  tierno  que  una  amiga  me  describió  como  «mo‐ mento  osito  de  peluche».  A  ella  le  pareció  un  tanto  almibarado  pero  a  mí  fue  lo  que  más  me  fascinó  de  Alec.  Y,  como  decía  Mayra  Gómez  Kemp… ¡Hasta aquí puedo leer! (Bueno, escribir).  Quizás se pueda echar en falta una  mayor impli‐ cación  del  lector  con  los  personajes  pero  no  nos  debemos  olvidar  que  se  trata  de  una  primera 


novela y que nadie nace enseñado. 

De todos  modos  me  ha  parecido  una  historia  de  lo  más  amena  y  atrayente.  Una  protagonista  femenina  que  no  teme  en  ningún  momento  experimentar con cosas nuevas y un hombre que  a mí me ganó desde la primera frase.  

—¿Qué… qué necesito saber? —Los dos necesitamos conocer nuestros límites. Nuestros deseos. Mucha gente utiliza cuestionarios por escrito pero yo prefiero hablar. Puedo evaluarte mejor si oigo tu respuesta a mis preguntas. —¿Así que ahora eres psicólogo? —Dylan, si vamos a hacer esto, ser sarcástica con-migo será como ponerle palos a las ruedas. Que  ella  esté  dispuesta  a  redescubrirse  sexual‐ mente  y  que  él  sepa  «tocar»  los  puntos  adecua‐ dos  es  un  positivo  añadido  a  una  trama  que,  sin  ser compleja, es candente pues no nos olvidemos  que  estamos  tratando  con  una  novela  erótica  aunque  con  tintes  románticos  y  no  una  novela  romántica al uso.  Pero  también  os  diré  que  desde  el  primer  mo‐ mento  la «chispa», esa chispa que  todas espera‐ mos sentir alguna vez en la vida y que muy pocas  de nosotras siente alguna vez, salta entre ellos. Y  al final los sentimientos de ambos terminan des‐ bordándose…  Pero eso… es otra historia que espero descubráis  por vosotras mismas.  «El  límite  del  placer»  es  una  novela  erótica  que  me  ha  gustado.  Una  novela  donde  su  autora  da  una  visión  un  tanto  diferente  de  lo  que  es  la  sumisión y la dominación porque lo hace desde el  punto de vista del experimento y los sentimientos  de  una  «novata»  de  este  mundillo  y  que  desde  muy niña ha tenido el control en sus manos.  Ella  quería  la  experiencia  y  el  punto  de  vista  de  una  dominatrix  y,  sin  embargo,  Alec  vio  en  ella  toda  una  sumisa  y,  tan  seguro  estaba  de  este  hecho, que no le importó apostar con ella ser su  sumiso si en realidad ella era una dominante…   De  todos  modos,  como  siempre  digo…  Nada  mejor  que  juzgar  una  historia  por  uno  mismo  pero en mi humilde opinión:  «Señoras, olvídense de Christian Grey, llega a  nuestras librerías Alec Walker»  Crítica: Loli Díaz   

67 RománTica'S


La capacidad de Hayden para detectar los sentimientos de sus compañeros licántropos  le ha hecho la vida insoportable. Decide huir de los Guardianes Ocultos, pero tras unos  días  el  encantador  y  misterioso  Daniel,  un  recién  llegado  a  la  manada  y  el  único  cambiaformas  inmune  a  su  poder,  la  encuentra.  Mientras  regresa  con  él  a  casa  a  regañadientes, Hayden se da cuenta de que Daniel despierta fuertes sentimientos en  ella…  Sin  embargo,  un  sexto  sentido  la  avisa  de  que  él  no  es  quien  dice  ser.  ¿De  dónde  viene?, ¿por qué nadie lo ha visto transformarse? Cuando se topan con el cadáver de  un cambiaformas, se inquieta aún más. Alguien está matando a los de su especie. ¿Su  atractivo guardián es realmente un cazador… y ella es su presa?   

Había nacido con la capacidad de sentir empatía. Cuando estaba cerca de otros cambiaformas, me veía bombardeada por todas las emociones que ellos sentían. Si alguno estaba asustado, yo sentía miedo. Si estaba enamorado, experimentaba sus anhelos y sus deseos. A veces me sentía incendiada por la ira… Era como vivir dentro de un caleidoscopio que no paraba de girar… Era difícil saber cuales eran mis verdaderas emociones. Apabullante, ¿no? No es para menos. Imaginarse  viviendo ese tipo de situaciones desde niña hace  que  una  piense  en  lo  traumático  que  resultaría  pasar  por  ello,  como  ciertamente  le  ocurre  a  Hayden, la protagonista de esta novela que desde  pequeña  vive  casi  aislada  de  los  suyos  para  que  sus  sentimientos  y  experiencias  no  la  abrumen.  Durante el año escolar asiste a un internado con  humanos, pues solo con ellos su mente dejaba de  experimentar  ese  asalto  de  emociones.  Los  mayores  de  la  especie,  convertidos  en  sus  guardianes  tras  la  muerte  de  sus  padres,  quisieron  que  creciera  como  una  niña  normal,  intentando que se adaptara a su don conviviendo  con  sus  congéneres  sólo  durante  las  vacaciones  para hacer más fácil la transición.  Pero  un  hecho  va  a  cambiar  su  futuro  más  cercano:  durante  sus  vacaciones  de  invierno  en  Wolford,  el  refugio  de  su  especie  en  un  parque  natural,  Hayden  se  ve  asaltada  por  un  miedo  terrible,  el  pánico  más  puro  que  jamás  había  sentido.  Naturalmente,  tal  sensación  no  procede  de  ella,  sino  de  Justin,  un  hombre  lobo  que  va  a  sufrir un destino fatal. Tras ser atacado durante la  noche  de  la  luna  llena  por  un  segador,  una  criatura  maligna  que  se  apodera  del  poder  y  del  alma  de  los  cambiaformas  en  plena  transforma‐ ción, Justin muere en su forma animal. El suceso  conmociona  a  todos,  pero  especialmente  a  ella,  pues mirándola directamente el segador la señala  como  su  próxima  victima.  Estaba  claro  lo  que 

RománTica'S 68

debía hacer a continuación: huir.  Tres  semanas  después,  Hayden  es  encontrada  por Daniel, un cambiaformas que enviado por los  ancianos  ha  seguido  su  pista  hasta  dar  con  ella.  Para  su  sorpresa,  Daniel  resulta  un  completo  misterio  para  ella.  No  había  sido  capaz  de  detectar  su  cercanía.  Y  no  ha  podido  leer  ni  una  sola de sus emociones. Nada parecía provenir de  él, ninguna sensación, ningún sentimiento. Nada.  Un  completo  misterio  que  atrae  su  atención  de  manera irremisible. Daniel intenta convencerla de  que  vuelva  con  él;  pronto  ocurrirá  su  primera  transformación,  tiempo  en  que  también  encontrará  a  su  pareja.  Y  no  puede  pasar  por  todo  ello  sola.  Juntos  encontrarán  la  manera  de  destruir al segador. Hayden intenta librarse de él,  pero a Daniel parece no importarle los riesgos de  seguir a su lado.  «Sombra  de  luna»  es  la  cuarta  entrega  de  los  Guardianes  Ocultos  de  Rachel  Hawthorne,  serie  que sigo desde la primera entrega y en la que he  notado  una  evolución  que  es  más  que  evidente  en este último libro. Para empezar, el argumento  ya me atrajo cuando lo leí. El que la protagonista  sea empática la hace diferente dentro del mundo  de  los  hombres  lobo.  Me  llamó  la  atención  pues  normalmente  en  este  tipo  de  novelas  los  cambiantes  animales  tienen  los  sentidos  más  agudizados  que  los  humanos,  así  que  tener  además  un  don  que  te  hace  experimentar  las  emociones  de  otro  es  cuanto  menos  singular.  Sobre  todo,  porque  paradójicamente  Hayden  resulta  ser  inmune  a  las  emociones  de  los  humanos  o  estáticos,  como  también  se  les  llaman.  Como  iba  diciendo,  en  esta  novela  se  nota  claramente  una  evolución  en  la  forma  de  narración.  Los  protagonistas  son  más  profundos,  sus  características  están  más  definidas  y  sus 


personalidades calan más, escapando un poco del  perfil  del  típico  adolescente.  También  la  trama  está más conseguida, con más misterio y escenas  que te intrigan y te animan a seguir leyendo. Por  ejemplo,  resulta  significativo  que  a  pesar  de  ser  una  historia  escrita  en  primera  persona  el  punto  de  vista  no  esté  limitado  al  de  la  propia  protagonista.  Probablemente  debido  a  su  facultad.  Hayden  nos  hace  participes  de  todo  lo  que  ocurre  a  su  alrededor,  de  todo  lo  que  ella  experimenta,  tanto  por  sus  emociones  como  lo  que percibe a través de los demás. 

Obviamente, lo más interesante de la novela es el  romance  entre  Hayden  y  Daniel.  Hayden  no  quiere  enamorarse  de  él.  Ella,  acostumbrada  a  que los sentimientos de los demás la afecten, no  quiere sentirse afectada por él. Aunque no podrá  evitarlo. Sabiendo que Hayden no puede adivinar  sus verdaderas intenciones, Daniel juega con ella  al  despiste.  En  parte  aliviado  de  que  ella  no  pueda conocer todos sus secretos, que tiene unos  cuantos.  Coquetea  con  ella,  se  muestra  enigmático,  la  provoca  para  conocer  sus  límites,  la  tienta  conduciéndola  a  un  estado  de  locura  transitoria  en  el  que  Hayden  no  puede  evitar  imaginar cómo sería su futuro con él. A pesar de  que podría ser su condena… 

Yo no quería sentir esa cercanía con él, aunque tampoco podía negar que era fantástica. No quería pensar que tal vez pudiera ser mi pareja. Nunca antes había sentido un anhelo así… La calidez que había sentido estando con él empezó a disiparse y sentí frío. Me recorrió un temblor, me abracé con fuerza y corrí a toda prisa hacia la casa, para disfrutar de mis ultimas horas de paz antes de comenzar el camino al final del cual acabaría victoriosa bajo la luna llena… o muerta. En definitiva,  «Sombra  de  luna»  es  una  historia  de  hombres  lobo  amena,  ágil  y  entretenida,  con  puntos  de  humor  e  intriga  que  te  mantienen  atrapado  en  la  lectura.  Un  libro  muy  rápido  de  leer, perfecto para disfrutar durante la tarde. Una  novela con la que he disfrutado sobre todo por la  relación  de  atracción‐negación  entre  sus  peculiares  protagonistas,  Hayden  y  Daniel,  que  ayudados  por  viejos  conocidos  de  anteriores  entregas  deberán  enfrentarse  a  un  mal  que  intenta  destruirlos  a  todos.  Una  lucha  que  les  llevará  al  descubrimiento  de  varios  secretos  y  al  encuentro con otra especie… Crítica: Ana Mª Benítez 

69 RománTica'S


Lady Emma Wells Finch, la más que virtuosa gobernanta del colegio femenino de  Santa Gertrudis de Inglaterra, sabe que sólo una cosa le impedirá perder cuanto le  es más querido: ¡la deshonra total y absoluta! Con las faldas al vuelo, el paraguas  en ristre y su hermosa boca dando órdenes a diestro y siniestro, llega a Texas con  una misión: perder su reputación antes de dos semanas.   El atlético y donjuán de fama mundial Kenny Traveler ha sido suspendido para la  práctica del deporte que le apasiona. Y sólo una cosa puede encauzar de nuevo su  carrera:  ¡la  respetabilidad  total  y  absoluta!  Para  su  desgracia,  le  han  hecho  chantaje para que haga de chófer de la mandona y decidida Lady Emma, que está  decidida a visitar todos los antros y tiendas de tatuajes… y cosas peores. Mucho  peores.  Cuando un apuesto sujeto que ya no puede permitirse ni un escándalo más conoce  a una tozuda mujer que está decidida a provocar uno, puede surgir cualquier cosa.  ¿Incluso amor? ¡Caramba! Es imposible, una extravagancia, pero ¡es inevitable!  

Si alguna vez Hollywood hacía alguna vez una película sobre su vida, la única estrella lo bastante guapo para interpretarlo en la pantalla era Pierce Brosnan. Que conste  que  esta  frase  no  es  mía.  Según  Kenny  Traveler  la  dijo  una  antigua  novia  suya  pero,  tal  y  como  se  van  desarrollando  los  acontecimientos,  seguro  que  más  de  una  de  nosotras  estaría  de  acuerdo  con  esa  afirmación  aunque  supongo  que  se  referiría  al  Brosnan  de  los  tiempos  de  «Remington  Steele»  y  no  de  papeles posteriores porque a la sazón él comenta  que… 

La única manera de que dejara que alguna vez Pierce Brosnan lo encarnara, sería si primero lo despeinaban, hacían que se deshiciera de aquel remilgado acento extranjero y luego lo atiborraban a filetes empanados para que no pareciera que lo derribaría la primera tormenta del oeste de Texas. En  serio,  no  me  he  podido  reír  más  de  lo  que  lo  he llegado a hacer con este libro. Mis carcajadas  hicieron que el serio de mi vecino (que vive en la  planta de arriba y que es un sieso de cuidado) me  dijera  al  día  siguiente:  ¿Chiquilla  qué  película  estuviste  viendo  anoche?  Podía  escuchar  tus  carcajadas  desde  mi  casa.  Y  yo,  al  recordar  otra  escena del libro… 

Emma recordó de pronto un sermón que había oído acerca de la manera que tenía a veces Dios de compensar a los seres humanos que padecían una discapacidad congénita en algún aspecto, dotándoles generosamente en otro… Os hacéis una idea, ¿no?  Pues eso, que al recor‐ dar volví a reírme a carcajadas y el señor me dio  por  un  caso  perdido  de  enajenación  mental  sin  transitoriedad.  Pero  es  que  esta  novela  de  SEP  tiene  un  comienzo  digno  de  mención.  Por  mí  transcribiría 

RománTica'S 70

los primeros  capítulos  de  manera  íntegra.  Son  geniales,  son  absolutamente  hilarantes.  Los  diálogos entre los protagonistas son desopilantes.  Me  había  reído  con  muchos  libros  de  SEP  pero,  ¿como con éste? ¡NINGUNO!   Las  situaciones  que  genera  en  torno  a  estos  dos  (Kenny  y  lady  Emma)  son  absolutamente  diverti‐ dísimas pues a ambos se nos presentan con unos  roles  que  no  encajan  en  absoluto  el  uno  con  la  otra.  Si  tuviese  que  decantarme  por  una  escena  en  concreto  no  sabría  por  cuál  pues  tengo  el  libro  tan lleno de post‐it (marcas) de colores que acabé  con todo un paquete.  ¿Por  qué  la  editorial  no  lanzó  a  la  venta  antes  este libro? Es la pregunta que me he hecho desde  el  mismo  inicio  en  que  lo  empecé.  Cierto  es  que  es  una  de  sus  primeras  novelas  y  que  normal‐ mente  éstas  no  suelen  ser  las  mejores  (remitá‐ monos  sin  ir  más  lejos  a  Kleypas,  por  ejemplo)  pero es que ésta… ¡es todo un hallazgo!  Encima  volvemos  a  reencontrarnos  con  viejos  conocidos  como  Dallas  Beaudine,  con  Francie  y  con Ted. ¡Hum! Ted. ¿Os acordáis de él? ¿Recor‐ dáis  su  historia  en  «Llámame  irresistible»?  Aquí  solo es un chaval, guapo a rabiar y ya apuntando  maneras, más desinhibido que en aquella porque  aún  tiene  las  hormonas  un  poco  revolucionadas  pero… ¡tan encantador!  De  todos  modos  no  es  la  única  historia  que  se  desarrolla  en  este  libro.  No  es  solo  el  romance  entre  Kenny  y  Emma  el  que  nos  va  a  mantener  enganchado a la trama de «Amor o chantaje». La  verdad es que estaría haciendo un flaco favor a la  autora  si  no  mencionara  la  historia  paralela  que  se  va  fraguando  a  lo  largo  de  la  novela  entre  la  hermana  dos  veces  divorciada  de  Kenny  y  el  hombre con más sentido de la paciencia que me 


he topado.  Torie  y  Dex  van  a  poner  ese  puntito  de sal y pimienta que toda historia necesita. Estos  dos  van  a  montar  un  gran  revuelo  el  uno  en  la  vida  del  otro  porque  tanto  el  uno  como  la  otra  van  a  saber  que  una  relación  va  a  determinarse  con los parámetros que las dos personas quieran  establecer. 

 

Escenas ardientes  haberlas…  haylas.  Incluso  un 

coitus interruptus que  deja  a  Kenny  con  un  palmo  de narices y a mí riéndome a mandíbula batiente  por  lo  inesperado  del  desenlace.  Os  juro  que  las  circunstancias que rodeaban toda la escena eran  tan  absurdas  en  lo  concerniente  a  lo  que  ella  creía  y  lo  que  tú  en  realidad  sabías  que  no  os  puedo  expresar  con  palabras  lo  que  me  estaba  costando  no  cerrar  el  libro  para  poder  terminar  de reírme a gusto y calmarme.  Pero…  ¡¿Y  el  momentazo  bolsa  del  supermer‐ cado?!  

—Bueno, bueno, ¿qué tenemos aquí? […] —¿Pomada antihemorroidal? Esto supera un tanto lo que deseaba saber sobre usted, lady Emma. [...] —Buenoooo, ¿quién habría imaginado que un miembro de la aristocracia británica tendría un problema de piojos?[…] —Sheik lubricados, Trojan Corrugados, Ramses Extra, Class Act Ultrafinos. Supongo que ya sé a quién pedírselos prestados si alguna vez me quedo sin condones. —Bueno, ¿qué es lo que tenemos aquí? Humectante vaginal. ¿Para qué coño es esto? Jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja  Disculadme,  por  Dios,  disculpadme.  Pero  es  que  no he podido dejar de volver a soltar la carcajada.  ¡Esta  mujer  es  la  leche!  ¡Ha  logrado  con  un  solo  libro quitarme el estrés de un montón de días en  los  que  iba  vagando  como  alma  híper‐cardíaca  por los pasillos de mi casa!  «Amor  o  chantaje»  es  una  de  las  mejores  curas  para  la  desidia,  los  bajones  y  el  alto  nivel  de  tensión  entre  el  trabajo,  las  madres  con  un  pie  inmovilizado y sobrinos dando guerra.  Os lo recomiendo, chicas. Os va a resultar la mar  de  ameno  aunque  también  os  digo  que  también  hay  momentos  para  la  calma  y  el  sosiego  y  una  historia de amor de lo más interesante.  Os  dejo  también  una  incógnita  a  descubrir:  ¿Queréis saber que se tatúa lady Emma y dónde?  ¡La respuesta está en el libro!  Crítica: Loli Díaz 

71 RománTica'S


La vida  de  Faith  va  de  desastre  en  desastre  cuando  su  anciano  y  millonario  esposo,  Virgil Duffy, muere repentinamente dejándole en herencia el equipo de hockey de los  Chinooks de Seattle. Ella no tiene ni idea de cómo gestionar el club y su hijastro está  dispuesto  a  todo  para  arrebatarle  la  propiedad  del  equipo.  Y,  por  si  eso  fuera  poco,  tendrá que enfrentarse al capitán del mismo, Ty Savage.  La existencia de Ty se centra en una sola cosa: ganar la copa Stanley. Para ello tiene  que conseguir que la conejita de Playboy, que es ahora la propietaria de los Chinooks,  deje de meter la pata y de convertir su vida en un perpetuo desastre.  Pero lo peor de todo ocurre cuando Ty y Faith comienzan, sin saber muy bien cómo,  una  relación  que  también  parece  abocada  al  desastre  porque,  ¿qué  puede  ser  peor  que enamorarse de la persona inadecuada?       

Sólo había una explicación: Layla. La personalidad que había creado para enfrentarse a las más crudas realidades de su vida como stripper. La mujer a la que no le importaba bailar desnuda por dinero. La que salía de marcha hasta la salida del sol y le encantaba el tequila. Esa parte de ella que le gustaba el sexo caliente y sudoroso con un hombre guapo. Pero ahora era la señora Duffy. No necesitaba a su otro yo; Layla no era más que un problema. Pasajes como  éste  nos  dan  habida  cuenta  de  la  lucha  interna que la protagonista sostiene  consi‐ go  misma  durante  casi  todo  el  libro.  La  vida  de  Faith no ha sido fácil. Durante una época de su vi‐ da tuvo que dedicarse a una ocupación, la de bai‐ larina exótica, y hacer cosas, como posar desnuda  por dinero, de las que no se siente precisamente  orgullosa. Y aunque gracias a ello conoció a Virgil,  el  hombre  que  se  convirtió  en  su  marido  y  su  mejor amigo durante cinco años, aquel personaje  que  ella  misma  se  creó  en  un  intento  de  conservar la cordura aún la acosa en sueños.   Layla es su pasado. Pero un pasado que no puede  dejar  atrás  por  mucho  que  desee  hacerlo.  La  muerte de Virgil ha puesto su mundo patas arriba  de  nuevo,  pues  todos  aquellos  que  en  un  mo‐ mento  le  dieron  alabanzas  por  ir  del  brazo  del  dueño de los Chinooks ahora la miran por encima  del hombro desdeñándola. Más de un pellizco me  han  provocado  los  recuerdos  de  Faith,  que  com‐ para constantemente su presente con su pasado,  indecisa sobre qué camino tomar con respecto a  su  futuro.  El  que  Virgil  le  haya  legado  su  equipo  de hockey la ha tomado por sorpresa totalmente.  Un giro de los acontecimientos para el que no es‐ taba preparada. Pero aunque ahora Faith sea una  señora respetable, en su interior aun se esconde  esa  chica  luchadora  dispuesta  a  todo  por  sobre‐ vivir.  Debo  reconocer  que  cuando  comencé  a  leer 

RománTica'S 72

«Amor verdadero  y  otros  desastres»  esperaba  reírme y pasar un rato divertido con las mil y una  peripecias  de  Faith  como  pintaba  el  argumento.  Sin  embargo,  me  encontré  con  un  libro  no  tan  alocado  como  otros  de  su  autora,  cuyo  principal  aliciente es la historia personal de su heroína. En  este caso un calificativo más que merecido, pues  detrás  de  profesiones  como  la  de  stripper  que  incluso actualmente son motivo de prejuicios hay  personas  con  una  vida  detrás,  como  nos  enseña  esta  novela  repleta  de  frases  que  te  hacen  reflexionar. Sin lugar a dudas, lo que  más me ha  impactado.  Parte de la culpa del cataclismo interior de Faith  no  la  tiene  sino  Ty  Savage,  apodado  el  Santo,  capitán  del  equipo  de  hockey  de  los  Chinooks  y  un  hueso  duro  de  roer  con  el  que  tendrá  que  lidiar. Un tipo obsesionado con una cosa: ganar la  copa  Stanley.  Un  objetivo  que  ocupa  por  completo su mente. Bueno, para ser sinceros hay  otras  cosas  que  ocupan  su  mente,  como  las  imágenes  de  una  Faith  desnuda,  pero  eso  ni  muerto lo reconocería. Como así sucede en cada  ocasión en la que se encuentran, en la que queda  patente  que  Ty  piensa  que  ella  no  es  la  persona  más  adecuada  para  dirigir  el  equipo.  Lo  que  provoca una ardua tensión entre ambos. Tensión  entre  jefa  y  empleado  que  no  pasará  desapercibida y pronto saltará a primera plana…   Precisamente,  una  de  las  escenas  más  divertidas  de esta novela se produce durante una sesión de  fotos  un  tanto  diferente  en  la  que  se  intenta  explotar  esas  diferencias  entre  los  dos.  Esa  imagen  de  Ty  sentado  con  pose  enfadada  mientras  Faith  lo  mira  desafiante  con  un  pie  apoyado  entre  sus  piernas  abiertas  no  tiene  precio. Ni tampoco la frase que él pronuncia:  

Ten cuidado con dónde pones el pie, ¿vale? No llevo puesta la protección.


Con frases como esta es inevitable que la tensión  suba y suba.  Y una se  desespere y se  desespere.  Los  piques,  las  dobles  intensiones,  las  frases  con  sentidos  ocultos  son  la  chispa  de  este  romance,  que  aunque  al  comienzo  va  más  lento  que  el  caballo del malo de una película de cowboys para  frustración  de  una  servidora,  y  me  imagino  que  de  sus  protagonistas  también,  pues  ellos  no  se  cortan  ni  un  pelo  en  dejar  volar  la  imaginación,  finalmente  explota  en  fuegos  artificiales.  ¡Y  qué  fuegos!  Bien  que  se  desquitan  una  vez  que  se  ponen a ello ;)  

Y es que a pesar de sus reticencias iniciales, Ty no  tendrá  más  remedio  que  aceptar  que  se  ha  equivocado en su percepción sobre la ex conejita  de  playboy,  pues  contra  todo  pronóstico  Faith  comenzará a querer saberlo todo sobre el hockey  y  a  interesarse  por  la  buena  marcha  del  equipo.  Esta actitud de preocupación por el futuro de los  Chinooks  y  las  revelaciones  que  ella  misma  le  confiesa  sobre  su  vida  anterior,  le  hacen  considerar  su  postura  y  preguntarse  si  no  se  habrá  equivocado  en  sus apreciaciones.  Después  de  todo,  puede  que  Faith  tenga  algo  más  en  la  cabeza  que  serrín,  como  en  un  principio  él  pensaba.   «Amor  verdadero  y  otros  desastres»  es  una  historia romántica y emotiva que esconde mucho  más  de  lo  que  en  un  principio  parece.  No  me  hubiera  importado  que  tuviera  unas  cuantas  páginas  más  para  poder  disfrutar  de  la  historia  como se merecería. Faith es una protagonista que  se  aleja  de  las  típicas  heroínas  románticas,  y  Ty  aunque  en  un  principio  parece  un  hombre  de  mente  cuadriculada  al  final  demuestra  ser  un  hombre  dispuesto  a  todo  por  la  mujer  que  ama.  Con un final de campeonato, nunca mejor dicho,  esta  novela  nos  demuestra  que  las  segundas  oportunidades  existen.  Y  que  una  heroína  no  tiene  por  qué  ser  la  Cenicienta,  pero  tampoco  Pretty Woman. 

Dos meses. Sólo habían pasado dos meses desde la muerte de Virgil, pero su existencia había dado un vuelco tan radical que parecía mucho más tiempo. Se sentía una persona diferente. Más fuerte. Con más confianza. Más segura de su misma. En dos meses había ganado tanto… Y sólo para perderlo. Era también poco tiempo para haberse enamorado y tener que renunciar a su amor. Crítica: Ana Mª Benítez 

73 RománTica'S


Año 2080. Tallin McKade acecha el lugar donde se reúne el clan DarkRiver. Busca a  Clay, mitad hombre, mitad leopardo. Clay, ahora guardián del clan DarkRiver, era  muy joven cuando su amor por Tally, una niña entonces, y su instinto protector le  llevaron  a  cometer  un  acto  de  extrema  violencia,  y  mató  al  hombre  que  había  abusado  de  ella.  Lo  pagó  con  varios  años  en  un  correccional  del  que  salió  muy  cambiado. Tally jamás logró recuperarse del trauma de presenciar el brutal ataque  de Clay, ni de los maltratos de su padre adoptivo. Hoy, a los 28, sigue padeciendo  las secuelas.  El  único  remanso  de  paz  lo  obtiene  de  su  trabajo  con  niños  de  la  calle.  Cuando  varios  de  sus  protegidos  desaparecen,  decide  recurrir  de  nuevo  a  Clay.  El  reencuentro entre ambos está cargado de tensiones: ella no puede eliminar de su  mente  las  imágenes  de  violencia  que  asocia  con  Clay;  él,  por  su  parte,  se  siente  atraído  por  ella,  pero,  como  macho  dominante,  no  consigue  aceptar  su  pasado  promiscuo. Sin embargo, el leopardo que tiene dentro tampoco está dispuesto a  perder otra vez a la mujer que siempre ha querido proteger y tener para él...  —Mierda. Estoy borracho.

Le echó un brazo por encima del hombro a Nate. —¿Tú crees, Sherlock? —Dorian apareció para cogerle del otro lado—. Tío, debe de haberte dejado hecho polvo el que a tu chica solo le gusten las pibas. La verdad. No voy a negar que en esa escena solté  una carcajada. Pero creo que fue la única que pude  dejar  de  escapar  de  entre  mis  labios  a  lo  largo  de  toda la novela.  Nosotras, todas nosotras, las componentes de esta  revista, pululamos por muchos sitios de internet en  mayor  o  menor  medida.  Una  de  nosotras  tiene  un  espacio  en  Facebook  compartido  con  otra  chica  y  cuando  esta  última  puso  un  post  preguntando  acerca  de  un  libro  de  esta  misma  editorial  no  sé  cómo la conversación derivó hacia esta novela que  yo me estaba leyendo. Cuando Marta me preguntó  que qué tal; mi contestación fue algo así como que  cuando terminase la misma iba a tener que acudir a  un psicólogo.   No  le  quise  explicar  mucho  más  porque  apenas  llevaba leído un tercio de la misma pero ahora, con  la  novela  leída  al  100%  os  puedo  asegurar  que  ganas  no  me  han  faltado  de  acudir  a  uno.  Ha  sido  una de las protagonistas femeninas más «complica‐ das» con las que me he topado. Pero es que voy a ir  un  paso  más  allá,  ha  sido  la  prota  que  más  me  ha  costado interiorizar.  Os  explicaré  esto  último.  Cuando  leo  una  novela  intento meterme en la piel del protagonista, me es  imposible ver las escenas desde fuera (espero estar  explicándome  bien  y  que  podáis  seguirme  porque  algunas  veces  me  lío  yo  misma),  necesito  «experi‐ mentar»  al  personaje  y  Tally  me  ha  costado  sudo‐ res.  Y  si  me  ha  costado  tanto  meterme  en  su  piel  creo  que ha sido por sus experiencias previas.  Nalini Singh, al desarrollar este personaje, va como  dando  saltos  en  el  tiempo.  Va  relatando  la  historia 

RománTica'S 74

de Talin  pero  lo  hace  como  dejando  piezas  sueltas  de un puzzle que cuesta trabajo visualizar… y ya no  digamos montar.  La vida de Tally no ha sido nada fácil y si algo tengo  que  agradecer  a  su  autora  es  que  no  me  la  haya  contado con pelos y señales porque solo pensar en  una infancia así… me pone los pelos de punta.  Por  otro  lado  haré  un  inciso  para  preguntaros  algo  que  supongo  cada  contestará  de  una  manera  diferente.  La  mía  obviamente  la  daré  pero  haced  memoria,  todas,  tratad  de  localizar  en  vuestra  mente el primer momento que recordáis. Yo lo hice.  El  mío  es  de  cuando  tenía  cinco  años.  Recuerdo  ir  corriendo  atravesando  el  patio  del  colegio  para  entrar  en  clase  y  a  mi  señorita  Pilar  en  la  puerta  pasando  lista.  Por  ello  no  puedo  lograr  entender  cómo  alguien  puede  recordar  con  precisión  algo  que ocurrió a los tres años de edad. Si encima es un  recuerdo  muy  traumático  aún  lo  entiendo  menos.  Es  por  ello  mi  intención  del  principio  de  haber  acudido  a  un  psicólogo  porque  para  mí  eso  es  un  misterio.  Pero dejando un poco de lado esta cuestión os diré  que la trama que desde un primer momento montó  su  autora  con  esta  serie  es  para  quedarse  con  la  boca  abierta.  Creo  que  esta  mujer  tiene  una  inventiva  que  derrocha  a  raudales.  Me  sorprendió  con  el  primer  libro  de  su  serie  «Gremio  de  Cazadores»  y  lo  hace  con  cada  novela  de  la  serie  «PSI‐Cambiantes» que llega a mis manos.  Con cada una de las novelas que integran esta serie  (al menos las cuatro que llevo leídas) me doy cuenta  que cada vez su historia se complica más. Con cada  una de las entregas me veo más y más enganchada  a  la  misma  y  queriendo  saber  qué  va  a  suceder  a  continuación y también rezo para que no le ocurra  lo que a otras autoras con series tan largas. Espero  que no llegue el momento en el que se le pueda ir la  pinza  o  dé  la  impresión  de  que  se  ha  fumado  un  plantel  de  geranios  porque  esto  cada  vez  se  va 


complicando más y ya sabéis que suele suceder con  series  largas  y  que  parecen  interminables…  De  todos  modos  y  mientras  esto  no  suceda  seguiré  disfrutando de ellas.  

 

Pero continuemos  con  «La  luna  del  leopardo».  De  momento  no  os  voy  a  revelar  nada  que  no  podáis  intuir.  Sabéis  que  si  hay  algún  nexo  en  común  en  todas  las  novelas  románticas,  sea  cual  sea  su  género,  es  que  la  química  entre  sus  protagonistas  está  siempre  presente.  Que  ese  vínculo  se  establezca  en  la  primera  infancia  ya  es  menos  frecuente, yo diría que casi anecdótico pero es eso  lo que ocurre con esta pareja. El vínculo entre ellos  se establece cuando son unos niños. Y si la infancia  de  Tally  no  fue  nada  fácil,  la  de  Clay,  tampoco.  La  autora ha arriesgado mucho con ambos pero no le  ha podido salir mejor la jugada. 

—Sé que ahora estamos bien, pero ojalá pudiera borrar el pasado. […]  Estos  dos  personajes  tienen  mucho  que  decir  (mucho  que  decirse  y  mucho  que  decirnos)  y  si  a  este  sistema  de  ecuaciones  con  dos  incógnitas  le  añadimos un factor que es la (llamémosle) «ley (no  escrita)  de  vinculación»  de  los  cambiantes…  el  resultado  no  puede  ser  menos  que  atractivo.  Pero  es que a este sistema se añade además una tercera  incógnita que es el determinante para mantener la  intriga a lo largo de toda la novela.  El  mundo  de  los  cambiantes  no  es  complicado  de  entender  según  las  leyes  de  la  naturaleza  actuales  pero no ocurre así con los  psi. Éstos sí que no son  nada  fáciles  de  desmenuzar  y  creo,  que  ahí,  radica  la  explicación  de  por  qué  esta  serie  me  mantiene  enganchada  y  en  vilo  capítulo  a  capítulo,  libro  a  libro:  Porque  en  cada  uno  de  ellos  descubro  algo  nuevo  sobre  estos  seres  «superiores»  desde  el  punto de vista evolutivo.   De todos modos añadiré que en esta nueva entrega  de  los  «Psi‐Cambiantes»,  Nalini,  ha  abierto  una  nueva  vía  sorprendente  e  interesante  acerca  de  la  evolución del ser humano. Algo que espero desarro‐ lle más en libros venideros.  Ya  sabíamos  que  los  psi  no  son  tan  inmunes  a  los  sentimientos y que los cambiantes son protectores  por  naturaleza  pero  hasta  el  momento  no  había  entrado en juego la participación de los humanos y  la experiencia me dice que vamos a dar mucho que  hablar…  Al  finalizar  «La  luna  del  leopardo»  me  he  quedado  con ganas de continuar y espero que Febrero llegue  pronto para hincarle el diente a «Presa del placer»,  la historia de Ashaya con… Dorian. 

Crítica: Loli Díaz 

75 RománTica'S


Syn ha sido instruido para ser un ladrón informático, pero un día descubre  un  secreto  que  está  a  punto  de  acabar  con  su  vida.  Desde  ese  momento,  decide  huir  y  convertirse  en  uno  de  los  asesinos  más  peligrosos  del  universo.   Shahara Dagan, por su parte, es una de las mejores de su raza y la única de  su  generación  que  ha  sobrevivido  al  férreo  entrenamiento  que  la  ha  convertido en rastreadora de asesinos. Pero ni siquiera eso la ha preparado  para el encuentro con Syn. Ella es la única capaz de llevarlo ante la justicia,  pero no cuenta con que él es el íntimo amigo de sus hermanos, a los que ha  ayudado  en  numerosas  ocasiones.  Si  lo  salva,  la  vida  de  ambos  estará  en  peligro, pero ¿vale la pena arriesgarse para protegerlo?  La cacería acaba de empezar… 

«¡Márchate de aquí! Ya he llamado a las autoridades para que te arresten. ¡Y si vuelvo a verte cosa que ojalá no ocurra, yo misma te mataré!» Eso había dicho la mujer a cuya felicidad él había dedicado su vida. La mujer a la que se lo había dado todo: su corazón, su alma, su vida.

despiadados delincuentes  de  su  época  y  no  una  época cualquiera, no. Una época en la que además  se intentaba erradicar el mal de cuajo y si el padre  era así… el hijo saldría igual. Y por ello le encierran  cuando solo era un niño en una prisión de máxima  seguridad con asesinos y violadores. ¿Lo veis justo? 

La verdad es que no entiendo como lo hace Kenyon  pero  cada  historia  que  leo  de  ella  me  conmueve  más que la anterior (salvo raras ocasiones). 

Imaginaos cómo fue su vida durante esos años que  se pasó encerrado porque yo no tengo corazón para  transcribir  lo  que  nos  cuenta  su  autora  aunque  no  es  ilógico  pensar  que  cuando  pudo  escapar  de  ese  yugo  quisiera  empezar  de  nuevo,  crease  una  identidad  falsa  y  rehiciera  su  vida  a  partir  de  los  escombros que le dejaron… 

La primera  parte  de  esta  serie  de  «La  Liga»  me  pareció  una  historia  dura  donde  las  haya  desde  el  punto  de  vista  del  protagonista  masculino;  un  hombre cuya infancia no había sido nada fácil y que  se  vio  muy  pronto  solo  en  el  mundo  y  rechazado  por su madre, abocado a subsistir a base de dolor y  rechazo  pero  que  al  final  resultó  un  magnífico  ejemplo para todos.  Pues bien, así era Nykirian.   Y si pensabais que ya lo habíais experimentado todo  perdonad  que  os  diga  que  erráis.  Cuando  me  encontré  con  Syn  fue  como  encontrarme  nueva‐ mente en la tesitura de volver a plantearme cuál de  todos  los  protagonistas  de  Kenyon  merecen  mis  más sinceras condolencias.   Echemos  un  vistazo  a  algunos  de  ellos:  Kirian  de  Tracia,  Zarek  de  Moesia,  Aquerón  Parthenopaio,  Nykirian  Quiakides…  Todos  y  cada  uno  de  ellos  personajes  sufridores  en  propias  carnes  de  malos  tratos, agresiones, vejaciones.   Syn no es menos. Syn es otro personaje con el que  llorar  y  al  que  tener  lástima.  Un  hombre  que  tan  profundamente  lleva  su  dolor  que  la  única  vía  de  escape  que  tiene  es  darle  a  la  botella  pero  que  milagrosamente apenas si le afecta.  Se siente una piltrafa, indigno del amor de nadie. Si  su  propia  madre  le  abandonó,  su  padre  le  trató  poco menos que como una mierda (¿se puede decir  mierda? ¿Es políticamente correcto?). Un padre que  fue  antes  de  ser  apresado  uno  de  los  más 

RománTica'S 76

Y, durante  un  tiempo,  fue  un  hombre  normal.  Durante  un  tiempo  fue  alguien  respetado  por  la  sociedad.  Durante  un  tiempo  tuvo  la  vaga  esperanza  de  superar  todo  aquello  y  labrarse  un  futuro: una esposa, un hijo…  Durante un tiempo. Ésa es la clave.  El dolor que puedo llegar a sentir con los escritos de  esta  autora  no  puedo  ponerlo  con  palabras.  La  de  lágrimas  que  puedo  llegar  a  derramar  con  muchas  de  sus  novelas  os  puedo  garantizar  que  no  son  pocas.  Y  el  brillo  de  un  faro  en  el  horizonte  a  medida que avanza la trama es como la luz al final  de  un  túnel;  pero  un  túnel  largo  y  lóbrego  donde  aún  quedan  muchas  penurias  por  las  que  pasar  antes de poder respirar aire puro y limpio y alcanzar  la tan ansiada claridad.  Obviamente  en  todas  ellas  hay  siempre  una  chica.  Algunas  veces  más  dulces  que  otras.  Pero  no  es  el  caso  de  «Hijo  del  fuego».  Porque  si  con  Syn  has  sufrido, con Shahara Dagan no vas padecer menos…  Parece como si Kenyon tuviese fijación por los per‐ sonajes  con  bagajes  psicológicos  extremadamente  atormentados. Y me encanta.  A ver, no me entendáis mal. Es simplemente que es  un  gustazo  ver  cómo  desarrolla  a  este  tipo  de  personajes. Los borda. No sé cómo lo consigue para 


hacerles sufrir tanto y que nosotros lo hagamos con  ellos, no entiendo cómo puedo disfrutar con tantos  padecimientos  pero  cuando  cierro  el  libro  solo  estoy  deseando  abrir  el  siguiente  y  cuando  (como  en raras ocasiones) no me ofrece personajes así… es  como si la novela fuese descafeinada. 

 

Pues os  diré  algo:  ésta  de  descafeinada  no  tiene  nada.  La  historia  al  completo  es  un  no  parar  es  como  haberse  subido  a  una  atracción  de  feria  de  ésas  en  las  que  no  paras  de  gritar  por  culpa  de  la  adrenalina.  Intuyes  lo  que  pueda  venir  a  continua‐ ción pero aun  así estás esperando que la atracción  coja  esa  curva  cerrada  para  prepararte  para  el  descenso en  picado y que la sangre se te vaya a la  cabeza y el estómago se ponga por corbata…  «Hijo de la noche» es así. Desde el principio hasta el  final. Cuando crees que ya nada más puede ocurrir  te das cuenta que la autora aún tiene muchos ases  guardados bajo la manga. Que lo que te va presenta  de un color blanco tan prístino como la nieve luego  resulta  ser  de  un  color  tan  oscuro  como  boca  de  lobo;  con  unos  diálogos  que  no  puedes  pasar  por  alto porque dan la intensidad justa a cada escena y  donde  la  química  que  generan  sus  personajes  principales  hace  que  la  historia  no  pierda  fuelle  en  ningún  momento  pese  a  que  pudieras  pensar  que  da muchas vueltas a determinadas circunstancias o  situaciones.  Y  si  la  pareja  protagonista  (Syn  y  Shahara)  son  personajes  que  calan  profundamente  no  dejéis  de  prestar atención a los secundarios. Digger, el tío de  él , el hermano y la hermana de ella.  Una de las escenas más conmovedoras y con la que  más me desgarró el corazón es una discusión entre  Syn, Shahara y Caillen. Os juro que si hubiese podi‐ do entrar dentro de las páginas del libro me hubiese  tirado  al  cuello  de  Caillen  para  estrangularlo  y  me  habría llevado de allí a Syn para que no sufriera otro  nuevo  golpe  esta  vez  por  uno  de  los  pocos  amigos  que  creía  tener.  Juzgad  por  vosotras  mismas  y  me  decís si llevo o no razón. 

—¡Cabrón! —gritó Caillen —No es lo que crees. […] —No me ha violado, estúpido. ¿Eres totalmente idiota o qué? —¿Quieres decir que te has acostado con él? ¿Voluntariamente? —Eso no es asunto tuyo, pero sí, así es. —¿Cómo has podido hacer algo así, Shay? ¿Cómo has podido meterte en la cama con un vulgar ladrón? ¿Cómo has podido abrirte de piernas para un presidiario? Dios, pensaba que eras mejor que eso. Crítica: Loli Díaz 

77 RománTica'S


Nada ha  sido  lo  mismo  desde  que  Caleb  Becker  atropelló  ebrio  a  Maggie  Armstrong  tras una fiesta alocada. A pesar de meses de terapia, Maggie no ha conseguido superar  su  cojera,  su  vida  social  es  prácticamente  nula  y  la  solicitud  para  una  beca  que  le  permitiría  estudiar  fuera,  y  así  escapar  de  las  miradas  de  lástima  que  la  rodean,  ha  sido cancelada.  Caleb regresa a Paradise después de un año cumpliendo condena en un reformatorio.  Pero la vuelta a casa se ha convertido en un infierno, su familia y su exnovia le parecen  extraños  y  él  siente  que  ya  no  encaja  en  ningún  sitio.  Caleb  y  Maggie  se  sienten  rechazados por quienes les rodean. Pero cuando la verdad sobre el accidente sale a la  luz,  todo  cambia  de  nuevo,  y  Caleb  y  Maggie  solo  se  tendrán  el  uno  al  otro  para  superarlo.   

Hay un tipo delante, alguien que aparece en mis pesadillas. Pero no es un producto de mi imaginación; es él. Caleb Becker en carne y hueso… Él me oye y rápidamente se fija en mí. No se mueve, ni siquiera cuando sus fríos ojos azules conectan con los míos… No puedo respirar. Estoy paralizada. De rabia. De ansiedad. De miedo… Ninguno de los dos dice nada. Solo nos miramos. Creo que ni siquiera soy capaz de parpadear. Estoy congelada en el tiempo. ¿Cómo te sentirías si después de un año volvieras  a  cruzarte  de  forma  inesperada  con  la  persona  que  te  ha  destrozado  la  vida?  En  un  primer  momento,  como  les  sucede  a  Maggie  y  Caleb,  creo  que  todos  nos  quedaríamos  parados  sin  saber cómo reaccionar.   La  vida  de  Maggie  ha  dado  un  cambio  de  180  grados.  Tras  ser  atropellada  por  un  conductor  borracho  ha  pasado  cuatro  meses  en  silla  de  ruedas y otros tantos más haciendo rehabilitación  para  recuperar  la  movilidad  en  las  piernas.  Un  accidente  que  le  ha  costado  su  vida  tal  como  la  conocía;  ha  perdido  a  un  año  de  instituto,  sus  amigas  han  desaparecido  y  su  entorno  ha  cambiado  de  tal  forma  que  todo  le  parece  desconocido  e irreal. El lugar que antes ocupaba  en  la  sociedad  ya  no  existe.  Ahora  se  siente  extraña y ajena, perdida en situaciones que antes  acostumbraba a manejar.  A Caleb le pasa más o menos lo mismo. Tras salir  del  reformatorio  después  de  un  año  cumpliendo  condena  por  el  atropello  que  le  costó  la  salud  a  Maggie,  Paradise  parece  un  mundo  distinto.  Un  mundo  en  el  que  a  Caleb  le  cuesta  encajar  de  nuevo.  Sus  padres  y  su  hermana  parecen 

RománTica'S 78

extraños, la relación con su novia ya no es como  era y ha comenzado a detestar a sus amigos, que  no hacen sino recordarle su estancia en la cárcel.  «Paradise»  nos  muestra  las  dos  caras  de  una  misma  moneda.  Dos  vidas  destrozadas  por  distintos motivos. Dos familias que antes estaban  unidas  por  la  amistad  y  que  compartían  penas  y  alegrías  ahora  están  separadas  por  un  fatal  accidente.  Una  historia  en  la  que  Simone  Elkeles  ha querido reflejar los dos puntos de vista de una  desgracia: la de la victima y la del verdugo.  Con  la  historia  entre  Maggie  y  Caleb,  he  pasado  por  un  caleidoscopio  de  emociones.  Por  una  parte  empatizaba  con  ella  y  con  su  sufrimiento.  Por otro lado me daba pena Caleb, a pesar de ser  el  causante  de  la  desgracia.  A  veces  no  comprendía  a  Maggie,  que  parecía  ser  masoquista.  Y  otras,  me  desesperaba  con  Caleb  por ser tan desconcertante. Maggie odia a Caleb  con  toda  su  alma.  Su  vida  en  Paradise  es  un  recuerdo  constante  de  aquel  fatídico  día  y  en  lo  único  que  piensa  es  marcharse  a  estudiar  a  España  y  dejar  atrás  todo  lo  sucedido.  Maggie  esperaba irse antes de que él saliera de la cárcel,  pero no resulta así.  Al  leer  sus  emociones  y  sentir  el  dolor  y  el  desconcierto que la acompaña durante su periplo  vital  tras  el  accidente  es  imposible  no  compadecerte  de  ella.  En  cuanto  a  Caleb,  sus  emociones  son  confusas  y  su  actitud  a  veces  también. Él desea con todas sus fuerzas olvidar su  estancia  en  el  reformatorio.  Su  único  deseo  es  retomar  su  vida  y  hacer  como  si  nada  hubiese  sucedido.  Lamentablemente  para  Caleb  hay  algo 


que le impide avanzar: un secreto que cada vez le  pesa  más  y  la  imagen  de  Maggie  mirándolo  con  ojos suplicantes. 

El romance entre  Maggie  y Caleb sufre toda una  transición,  pues  cada  uno  pasa  por  diferentes  estados  tratando  de  superar  ese  suceso  que  por  diferentes  motivos  ha  partido  su  vida  en  dos.  Muy  a  su  pesar,  Maggie  comienza  a  buscar  en  Calen  una  especie  de  refugio  o  consuelo  ante  la  hostilidad  y  la  incomprensión  que  siente  por  quienes  le  rodean.  A  su  vez,  Caleb  desarrolla  un  sentido  de  protección  hacia  ella,  quizás  en  un  intento de compensarla por lo sucedido. Aunque  para Caleb todo sería más sencillo si ella siguiera  odiándolo. De esa forma no se acercaría a él. Y es  que  para  Caleb  ver  a  Maggie  resulta  una  tortura  que no sabe como enfrentar sin confesar toda la  verdad. Una verdad que se le atraganta cada día  más. 

No es fácil decir lo que estoy a punto de decir, pero ya no puedo contenerme más. Mi familia está jodida, todos y cada uno de nosotros. Ellos prefieren seguir viviendo en la ignorancia, rechazar la realidad y vivir en el mundo artificial que han creado. Es falso, enfermizo… y yo no puedo hacerlo. Creo que el único modo de ayudarlos es largándome de aquí. Soy la raíz de todos sus problemas. Si arranco la raíz, elimino el problema. Es difícil  saber  quien  pronuncia  estas  palabras,  pues las vidas de Maggie y Caleb parece tener un  paralelismo  que  solo  ellos  son  capaces  de  comprender.  El  mundo  que  les  rodea  resulta  extraño  y  hostil  para  ellos,  a  pesar  de  vivir  en  el  paraíso.  Pero  quizás  es  que  el  paraíso  está  sobrevalorado.  «Paradise»  es  una  hermosa  historia  de  amor,  de  odio,  de  superación.  Una  novela  llena  de  emociones  convulsas  y  contradictorias  con  un  romance  que  te  llega  al  corazón  cuya  continuación  estoy  deseando  leer  para saber qué pasará por fin con Maggie y Caleb.  Al terminar de leerlo, no he podido evitar que me  invadiese  una  sensación  agridulce.  Por  la  promesa de lo que pudo haber sido… y de lo que  seguro será. Espero no tardar mucho en regresar  a Paradise.  Crítica: Ana Mª Benítez 

79 RománTica'S


SUSPENSE

ERÓTICA

PARANORMAL

  ACTUALES  

RománTica'S 80


81 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 82


83 RomรกnTica'S


Vob!cboeb!tpopsb!qbsb!uv!opwfmb!

How can I love when I'm afraid To fall But watching you stand alone All of my doubt Suddenly goes away somehow One step closer… Para este  bimestre  el  libro  elegido  no  podía  ser  otro  que   «Amanecer»  de  Stephenie  Meyer.  La  canción  que  he  destacado  como  banda  sonora  de  este  libro  no  es  ni  más  ni  menos  que  «A  Thousands  Years»  de  Christina  Perri.  Todos  los  que  hayáis  visto  la  película en el cine estaréis de acuerdo conmigo que esta canción le  va como anillo al dedo a esta historia. Y no es porque aparezca en el  soundtrack original, sino porque la letra es tan bonita y tan similar a  la  historia  que  vivimos  con  Edward  y  Bella  que  a  mí  se  me  ponen  hasta los pelos de punta.  Cómo puedo amar cuando tengo miedo de caer, Pero te veo de pie, solo Y todas mis dudas de repente se van sin razón alguna. Al escuchar esas palabras lo primero que se me viene a la mente es  ese  momento  en  la  boda  cuando  Bella  ve  a  Edward,  con  los  taconazos que Alice le hizo ponerse, a punto de caerse agarrada de  Charlie, y de repente todo desaparece para ella y solo son ellos dos  durante toda la ceremonia.  Un paso más cerca…  Nunca  se  me  olvidará  esa  emoción  la  primera  vez  que  leí  «Amanecer»  cuando  por  fin  llegó  la  boda  que  habíamos  estado  esperando  desde  el  comienzo  de  la  saga,  con  Crepúsculo.  Y  parece  irónico,  porque,  ¿quién  se  casa  a  los  18  años?  Pero  daba  igual,  porque  esos  sentimientos  que  nos  hicieron  sentir  Edward  y  Bella  pocas veces se puede repetir con otros libros. Si sólo sois de los que  piensan  que  con  las  películas  ya  tenéis  más  que  suficiente,  yo  os  invito a leerlos los libros también.    I have loved you for a thousand years I'll love you for a thousand more Una  saga  que  fue  y  sigue  siendo  muy  grande.  Una  saga  que  ha  llegado  a  su  fin  después  de  más  de  4  años.  Una  saga  que  seguirá  viviendo en nuestros corazones…  Te he amado ya durante mil años Te amaré durante otros mil más…    Texto: Yuliss M. Priego 

RománTica'S 84

Amanecer Stephenie Meyer  —No tengas miedo —le susurré—. Somos como una sola persona. De pronto me abrumó la realidad de mis palabras. Ese momento era tan perfecto, tan auténtico. No dejaba lugar a dudas. Me rodeó con los brazos, me estrechó contra él y hasta la última de mis terminaciones nerviosas cobró vida propia. —Para siempre, concluyó.  Te quedas sin opciones cuando  amas  a  tu  potencial  asesino.  ¿Acaso es posible huir o luchar  si eso causa  un grave perjuicio  a  quien  quieres?  Si  la  vida  es  cuanto  puedes  darle  y  de  verdad  le  amas  por  encima  de  todo, ¿por qué no entregarla?  Ahora  que  Bella  ha  tomado  una  decisión,  una  inesperada  cadena  de  acontecimientos  está a punto de desatarse, con  consecuencias  inimaginables  y  potencialmente devastadoras. 


TITULO ORIGINAL Bride Wars AÑO 2009 DURACIÓN 90 min. PAÍS EE. UU. DIRECTOR Gary Winick GUIÓN Greg DePaul, Casey Wilson, June Diane Raphael MÚSICA Edward Shearmur FOTOGRAFÍA Frederick Elmes

         

REPARTO Kate Hudson, Anne Hathaway, Bryan Greenberg, Candice Bergen, Kristen Johnston PRODUCTORA 20th Century Fox NOMINADA Premios Razzie: Peor actriz secundaria (Candice Bergen) GÉNERO Comedia Romántica

        

   

  Emma  (Anne  Hathaway)  y  Liv  (Kate  Hudson)  son  dos  amigas  de  la  infancia  con  un  sueño  común:  una  boda  en  el  neoyorquino  Hotel  Plaza  un  mes  de  junio.  Hasta  el  momento,  sus  vidas  transcurren por el camino del éxito, ambas tienen  un  buen  trabajo  y  dos  chicos  con  los  que  comparten sus vidas. Y lo mejor o lo peor, según  se  mire,  a  ambas  sus  respectivos  novios  les  proponen  matrimonio  a  la  misma  vez.  Las  dos  amigas  acuden  entusiasmadas  a  la  organizadora  de  bodas  del  momento  para  que  programe  «el  gran día B». Hasta ahí todo va como siempre han  deseado, sin embargo, el buen rollo entre las dos  se tuerce cuando por una serie de circunstancias,  la «gurú de los enlaces matrimoniales» programa  ambas celebraciones para el mismo día y ninguna  de  las  dos  amigas  quiere  ceder  en  la  fecha  y  el  lugar.  

Tras varios intentos fallidos de chantaje y presión  a  la  organizadora  de  bodas  para  que  intente  arreglar  el  desacuerdo,  no  les  queda  más  remedio que aceptar la situación y aquí es donde  comienzan  los  intentos  de  boicot  de  las  grandes  amigas por fastidiar el gran día de sus vidas.     ¿Qué harías tú si la fecha de tu boda coincide con la de tu amiga que es para ti cómo una hermana?

Las jugarretas  que  se  dedican  Liv  y  Emma  van  encaminadas  a  causar  daños  en  los  lugares  que  más duelen al género femenino: el pelo y la piel.  Los  rumores  malignos  también  tienen  su 

85 RománTica'S


presencia en  esta  batalla.  Comienza  aquí  una  guerra  de  novias  que  deja  al  espectador  con  ganas  de  verdaderas  situaciones  graciosas  y  diálogos ingeniosos.   La  cinta  empieza  bien,  promete,  pero  al  final  se  desinfla.  El  enfrentamiento  entre  las  dos  novias  podría  haber  dado  mucho  más  de  sí  y  hacer  desternillarse  al  espectador,  pero  al  final  sabe  a  poco.  En  esta  cinta  se  desperdician  las  dotes  cómicas de Hudson y Hathaway que pudieron dar  mucho más de sí aunque para sus incondicionales  las  protagonistas  son  lo  mejorcito  de  esta  comedia.  El magnífico vestido de novia de Kate Hudson era de la diseñadora Vera Wang En  definitiva,  el  desarrollo  de  esta  cinta  romántica es muy previsible pero a pesar de ello  logra entretener al espectador que busca un film  con  el  que  pasar  el  rato.  Estamos  ante  una  película  para  todos  los  públicos  que  no  será  catalogada  para  el  recuerdo  pero  que  puede  cumplir  las  expectativas  del  espectador  de  palomitas  y  sofá  un  sábado  o  domingo  lluvioso  cuando  la  programación  televisiva  no  sea  de  su  agrado.  Artículo: Mónica Liceras   

RománTica'S 86

Qué felices se las ve, ¿no?¡No saben la que les espera!   


«Autora de escenas calientes e impactantes» Sharon  Page,  estudió  diseño  industrial  (su  familia  y  amigos  le  aconsejaron  que  tuvieran  un  trabajo  «real»,  pues  de  sueños  no  se  vive),  se  casó,  tuvo  a  sus  dos  hijos,  pero…  una  cosa  es  trabajar  y  vivir,  y  otra  muy  distinta  soñar.  Y  Sharon Page tenía un sueño…  Quería ser escritora.

Además, tenía  muy  claro  qué  quería escribir…   De  niña  devoraba  novelas  de  Trixie Belden y Nancy Drew, y  era  adicta  a  Agatha  Christie.  En  secundaria  descubrió  las  novelas  ocultas  en  la  parte  trasera  de  las  estanterías  de  sus  padres,  esas  que  los  progenitores  esconden  para  que  los  niños  no  las  lean,  y  que todos los niños encontra‐

 

la romántica  erótica,  ya  sea  ambientada  en  la  Regencia  con  libertinos  sexis  y  muy…  liberales,  o  con  vampiros  tor‐ turados y seductores.  

mos y leemos… Y tras leer es‐ tos  libros,  lo  tuvo  claro.  Ella  iba  a  escribir  historias  eróti‐ cas.   Dicho  y  hecho,  escribió  algu‐ nas  historias,  o  al  menos  las  comenzó,  porque  al  principio  no  terminó  ninguna.    No  fue  hasta  que  dio  con  Romace Writers of America  y  conoció  a  grandes  escritores,  que  con  el paso del tiempo se han con‐ vertido  en  amigos  suyos,  que  decidió  ponerse  «firme»,  ter‐ minar  un  libro  y  publicarlo.  Y  lo  hizo  en  secreto…  o  al  menos  lo  intentó.    Pues  al  comenzar  a  trabajar  con  la  editorial Kensington, su editor  consiguió  vender  cinco  libros  en el plazo de un mes, y claro,  ¿Cómo ocultar esa maravillosa  noticia?  

A mí  me  conquistó  con  Pecados,  una  novela  erótica  sin  pelos  en  la  lengua,  con  un  derroche  de  imaginación  sin  parangón  y  unas  escenas  se‐ xuales  impactantes.  Lástima  que  la  traducción  de  la  edito‐ rial  que  la  publicó  fuera  tan  pésima.   Desde  aquí  me  gustaría  pedir  a las editoriales que volvieran  a arriesgarse con Page, es una  autora  que  no  deja  indiferen‐ te, que sabe qué teclas tocar y  cómo  tocarlas  para  impactar  al  lector,  y  que,  desde  luego,  es imposible olvidar.  Artículo: Noelia Amarillo 

Desde entonces  escribe  nove‐

Sección de autoras: ¿Autora en el olvido?

     

87 RománTica'S


BIBLIOGRAFIA   Blood series     Blood Red (2006)  Blood Rose (2007)   Blood Deep (2009)  Blood Wicked (2011)  Blood Secret (2012)   

Rodesson's Daughters Series    Sin (Pecados, publicado en España) (2006)  Black Silk (2008)  Hot Silk  (2008)   

Regency Prison Break (solo ebook)    Escape with a Rogue (2012)   

Libros independientes    Wild Nights (2006)  The Club (El Club, publicado en España) (2009)  The Mammoth Book of Regency Romance   (Antología 2010)  Engaged in sin (2011)  Sinful (2011) (ebook)  Silent Night, Sinful Night (2011)  A Gentleman seduced (20012) (ebook)  

RománTica'S 88


El libro: Grandes esperanzas de Charles Dickens Del siglo  XX  al  XIX  nuevamente.  De  una  clásica  autora  de  no  novela  romántica  como  es  Shirlee  Busbee a uno de los autores más carismáticos del  XIX como fue Charles Dickens.  Este bimestre viajaremos nuevamente al pasado,  abriremos  el  baúl  de  nuestras  madres  y  rescata‐ remos una de las novelas más intrigantes que he  tenido el placer de releer después de tantos años  guardadas bajo llave. Una novela que revolucionó  a toda una generación.  Comenzaremos,  pues,  por  su  autor,  Charles  Dickens,  nacido  en  Inglaterra  en  la  ciudad  de  Portsmouth  un  7  de  Febrero  de  1812  cuando aquí en España se estaba prepa‐ rando  la  firma  de  nuestra  Primera  Constitución  y  que  falleció  en  Gads  Hill  Place  un  9  de  Junio  de  1870,  Inglaterra.  Este  famoso  novelista  británico  es  uno  de  los  más  significativos  autores  de  la  literatura  universal  y  uno  de  los  más  importantes  de  la  época  victoriana.  Publicó  «Grandes  Esperanzas»  entre  los  años  1860‐61  y  he  de  añadir  que  aún  hoy  sigue  influenciando  a  otros  grandes  autores  contemporáneos  y  es  ejemplo  del  buen  hacer  literario.  En  su  haber  cuenta  con  obras  de  renombre  como  las  grandiosas  «Oliver  Twist»,  «David Copperfield» y… «Cuento de Navidad»  Grandes esperanzas.  Fue una de sus últimas obras pero no por ello de  las menos importantes. De hecho, pienso que es  una  novela  que  todas  deberíamos  de  leer  en  algún  que  otro  momento  de  nuestra  adolescen‐ cia. Y os diré por qué…  Porque «Grandes esperanzas» es, como su propio  título  indica  la  esperanza  de  salir  de  una  vida  insulsa  y  sin  un  futuro  brillante  para  llegar  a  ser  alguien en la vida.  Una  esperanza  que  todos  llevamos  intrínseca  en  nuestro  ADN  aunque  no  siempre  podamos 

conseguirlo… Nuestro  protagonista  se  llama  Pip.  Un  nombre  curioso si lo pilláramos fuera de contexto pero no  así  cuando  sólo  llevas  leídas  unas  cuantas  líneas  pues el propio protagonista nos da la explicación  del mismo: 

Como mi apellido es Pirrip y mi nombre de pila Phillip, mi lengua infantil, al querer pronunciar ambos nombres, no fue capaz de decir nada más largo ni más explícito que Pip. Por consiguiente, yo mismo me llamaba Pip, y por Pip fui conocido en adelante. La vida de Pip no ha sido fácil. Quedó huérfano y  al cuidado de su hermana y su cuñado desde muy  niño  y  si  a  eso  añadimos  las  vicisitudes  por  las  que atraviesa la pequeña familia (que no os voy a  revelar porque es un spoiler de toma pan y moja)  o lo que a él le va sucediendo a lo largo de esos  primeros años que nos cuenta Dickens… pues nos  damos  cuenta  que  la  vida  de  un  pobre  de  la  época no es más que un sinfín de sinsabores.  Desde  luego  ya  es  una  perra  suerte  que  tus  dos  progenitores  fallezcan  cuando  tú  aún  eres  un  niño, también es mala suerte que tu hermana (20  años  mayor  que  tú)  sea  tu  tutora  pero  es  de  pésima que ésta tenga la mano un poco larga y te  haya  criado  a  golpes  literalmente  hablando.  Con  unos  antecedentes  como  estos  una  se  supone  que el resultado sería un hombre duro, curtido y  con  sentimientos  un  tanto,  digamos,  reacios  o  poco proclives a la ternura.  Pues  hete  aquí  que  Pip  va  a  resultar  todo  un  descubrimiento  y  que,  lejos  de  convertirse  en  alguien  amargado,  es  alguien  que  está  abierto  a 

89 RománTica'S


entregar mucho  amor  y  arriesgarse  en  su  nombre.  No  es  de  extrañar  esta  actitud  si  seguimos  avanzando  en  la  historia  y  descubrimos  a  un  personaje  secundario  que  desde  el  principio  me  llamó la atención. Me refiero a Joe, el cuñado de  Pip.  Un  hombre  que  es  tierno  cuando  su  esposa  es dura; un hombre suave, bondadoso, de buen genio,

simpático, atolondrado y muy buena persona; una esspecie de Hércules, tanto por lo que respecta a su fuerza como a su debilidad. Desde luego  todo  esto  no  es  sino  el  principio  de  todo lo que nos aguarda a lo largo de las muchas  páginas  de  esta  novela.  Una  historia  tan  atrayente como compleja en cuanto a relaciones  personales se refiere.  Nuestro  protagonista  se  verá  envuelto  en  una  encrucijada de la que será difícil salir. Tendrá que  tomar decisiones que repercutirán en el futuro de  la trama y por tanto de su existencia. Su amor por  Estella,  su  amistad  con  Herbert,  la  búsqueda  de  un  benefactor  que  se  oculta  en  las  sombras  y  al  que  le  debe  mucho  pero  que  le  llevará  a  una  encrucijada  y  a  determinadas  consecuencias  por  unos actos precipitados y que le harán enfermar  irremediablemente  después  de  caer  en  una  profunda depresión.  «Grandes  esperanzas»  es  realista  e  idealista,  te  hace  soñar  con  un  futuro  diferente  y  a  la  vez  te  hace  pensar  si  ese  futuro  no  sirve  sino  para  arrancarte  de  cuajo  cualquier  esperanza  de  ser  realmente  feliz.  Triste  en  algunas  partes,  enternecedoras  en  otras,  os  lo  aseguro.  Una  maravilla del ingenio de su autor.  Atentos  a  personajes  como  Provis  y  la  señorita  Havisham que son claves en esta historia. 

RománTica'S 90

Desde luego la novela no tiene desperdicio. Es de  ésas  que  recuerdas  después  de  que  pasen  muchos,  muchos  años.  Su  prosa  es  divina  y,  al  igual  que  obras  anteriores  del  autor,  marcan  un  antes y un después en quien las lee.   De  todas  ellas  sacas  alguna  enseñanza  y  descubres un poco más incluso de ti misma si te  paras un poco a analizar algunos hechos…  Esta novela, al igual que otras muchas de Dickens  también  ha  tenido  sus  adaptaciones  tanto  en  cines,  serie  de  TV  como  en  teatros.  Una  de  las  más conocidas fue la dirigida por Alfonso Cuarón  e  interpretada  por  Ethan  Hawk,  Gwyneth  Paltrow, Robert de Niro y Anne Bancroft aunque  pronto  veremos  un  nuevo  remake  con  Helena  Boham  Carter  y  Ralph  Fiennes.  Incluso  Carlos  Ruíz‐Zafón  la  cita  en  una  de  sus  novelas  de  la  serie «El cementerio de los libros».  Puedes  encontrarla  en  librerías  de  varios  for‐ matos  y  precios.  Unos  más  económicos  como  el de DeBolsillo y otros  en  una  encuaderna‐ ción  más  cuidada  como la de Alba…  Artículo: Loli Díaz         


La Película: Cantando bajo la lluvia TÍTULO ORIGINAL Singin’ in the rain AÑO 1952

 

DURACIÓN 102 min. PAÍS EE. UU. DIRECTOR Stanley Donen y Gene Kelly GUIÓN Betty Comden, Adolph Green MÚSICA N. Herb Brown, Arthur Freed FOTOGRAFÍA Harold Rosson y John Alton. REPARTO Gene Kelly, Donald O'Connor, Debbie Reynolds, Jean Hagen, Millard Mitchell, Cyd Charisse, Rita Moreno, Douglas Fowley PRODUCTORA MGM GÉNERO Comedia romántica - Musical

Llega la revolución del cine sonoro… El lema de toda mi vida ha sido: Dignidad, siempre dignidad. Estas  son  las  palabras  que  suelta  nada  más  iniciar  la película Don Lockwood (Gene Kelly) a Dora, una  reportera  del  Hollywood  de  los  años  ’20.  Y  la  verdad, conforme va relatando sus orí‐genes te vas  dando  cuenta  que  nada  tiene  que  ver  lo  que  le  cuenta  a  la  buena  mujer  con  las  imágenes  que  se  nos muestran a los especta‐dores…  Y  es  que,  desde  el  minuto  uno,  sus  directores  se  meten  al  público  en  el  bolsillo  con  unos  diálogos  ingeniosos,  unas  imágenes  cargadas  de  glamour  y  el cambio del cine mudo al cine sonoro.  No sería la primera vez que se recurre a los inicios  del  cine  y  tampoco  sería  la  última.  Desde  luego  solo  hay  que  echar  la  vista  atrás  a  los  últimos  meses  de  la  cinematografía  donde  nos  encontra‐ mos  con  «La  invención  de  Hugo»  o  «The  Artist»;  películas de hoy con  sabor  a antaño.  Ambas gran‐ des  producciones  y  de  visualización  obligada  para  todos los amantes del séptimo arte.  Pero  volvamos  a  «Cantando  bajo  la  lluvia».  ¿Qué  tiene de especial? ¿Qué me gusta de ella cada vez  que  la  he  visto?  ¿Qué  consigue  atraparme  una  y  otra vez?  Soy  una  fanática  del  cine  clásico.  No  lo  niego.  Me  encanta. Disfruto enormemente con él y para mí es  casi  un  delito  que  las  televisiones  obvien  de  un  tiempo  a  esta  parte  el  cine  en  blanco  y negro  por  no hablar ya del mudo. 

Por ello,  este  tipo  de  películas  me  chiflan.  Si  además  vienen  acompañadas  de  actores  como  Gene Kelly o Debbie Reynolds ya es todo un placer  sentarse delante de la pantalla con o sin palomitas.  Los  números  de  baile  son  GENIALES.  La  banda  sonora, MAGNÍFICA. La escenografía DE LUJO. Y los  diálogos, sencillamente, INGENIOSOS.  No puedes evitar reír con las ocurrencias del perso‐ naje de Donald O’Connor (Cosmo Brown) ni con el  doblaje  de  Cyd  Charisse  en  su  papel  de  Lina  Lamont. Aunque aquí haré una puntualización: era  mucho  mejor  el  doblaje  original  que  el  que  ahora  nos venden en DVD. Y estad atentas a los diálogos  que se fraguan entre Don y Lina en «off» mientras  ruedan las escenas supuestamente de amor…  Pero recordemos…  El  tema  central  de  la  película  es  el  paso  del  cine  mudo  al  sonoro,  ¿no?  Los  actores  no  sólo  van  actuar, ahora tienen que hablar ¿y cómo se puede  conseguir  que  una  cabeza  plana  y  sin  el  menor  sentido de buena dicción hable ante la pantalla? Os  juro  que  no  podía  parar  de  reír  cuando  se  dieron  cuenta del PROBLEMA.  La voz de pito de Lina es más que un obstáculo y el  pre‐estreno  de  esa  primera  película  hablada  de  Lina  y  Don  no  pudo  obtener  un  mayor  fracaso.  Y  aquí  es  donde  entra  en  escena  nuestra  protago‐ nista femenina para dar inicio a la historia de amor  que  todas  estábamos  esperan‐do.  Una  historia  de  amor con un principio un tanto accidentado tanto  para Don como para Katie que se conocen cuando 

91 RománTica'S


Estudiamos en las mejores de arte escuelas del  país

él intenta  huir  de  una  horda  de  admiradoras…  porque no vayáis a pensar que las fans alocadas es  cosa  de  ahora;    ese  fenómeno  data  de  hace  muuucho tiempo.  Un  encuentro  que  pone  en  tela  de  juicio  las  convicciones de un actor veterano y curtido dentro  de  la  pantalla  por  culpa  de  un  comentario  desafortunado  pero  muy  verdadero  de  la  joven  Katie.  Un  comentario  que  va  a  traer  de  cabeza  a  nuestro  protagonista  y  que  le  hará  imposible  olvidar a la dueña del mismo. 

       

—Las figuras de la pantalla no tienen ningún interés para mí porque ni hablan, ¡ni actúan! Sólo saben hacer el tonto. »Interpretar un personaje es expresar sus reacciones con palabras magníficas: Shakespeare, Ibsen… —Los actores de película son sólo sombras…

Lina, ¿no habrás estado leyendo otra vez esas revistas?

—Vista unas, vistas todas… Comentarios que hacen que el bueno de Don tenga  una  grave  crisis  existencial  incluso  después  de  ser  testigo  del  «engaño»  del  que  es  objeto  por  parte  de Katie.  ¡Esa  parte  es  de  lo  mejor!  La  salida  de  la  tarta  de  ella, el numerito de baile que se marca y el guaseo  de  Lockwood  a  su  costa,  eso  por  no  hablar  del  «tartazo»  que  se  lleva  la  «diva»  de  Lina  y  que  acaba  con  una  frase  de  Cosmo  en  la  que  le  dice  que jamás estuvo más dulce…  Pero dejando eso de lado y volviendo a la historia  de amor. Ésta viene aderezada con no pocos altiva‐ jos,  números  de  baile  grandiosos  e  inolvidables  y  escenas  intercaladas  que  he  podido  visualizar  casi  calcadas  en  otras  películas  como  en  «Los  tres  mosqueteros» (versión de 1948). Si no me creéis os  invito a comparar la parte histórica de «El caballero  duelista/danzarín» y la citada versión de la obra de  Dumas.  Pero  si  hay  algo  que  me  conmueve  es  la  amistad  que  se  fragua  entre  Don,  Katie  y  Cosmo.  Un  trío  que  nos  lleva  a  deleitarnos  con  un  número  inolvi‐ dable cantando «Good morning» en la casa donde  se  reúnen  para  intentar  paliar  el  «problema»  de  Lina  que  ni  canta,  ni  baila  y  es  una  auténtica  calamidad… Y, por supuesto, el solo de Gene Kelly  que  ha  pasado  a  la  posteridad:  El  famoso  número  del  paraguas  y  la  calle  encharcada  con  la  canción  que da título a la película «Singin’ in the rain».  Artículo: Loli Díaz 

RománTica'S 92

(se supone que tiene  que transmitir que está  loco por ella) 

—Serpiente de cascabel… —Reptil venenoso… —Ya tendrás pavor cuando te rompa un hueso… 

¡Lina! No canta, no baila y no sabe hablar… una triple calamidad


El B.D.S.M. Desde hace  unos  números  este  diccionario  ha  estado centrado en los nuevos géneros que están  llegando  a  nuestras  librerías.  Hemos  conocido  el  Steampunk,  el  chick‐lit,  la  psico‐comedia,  el  bimestre  pasado  fue  el  landscape  y  en  este  número os vamos a hablar de un vocablo que se  nos  está  haciendo  muy  familiar,  una,  digamos,   parte del erotismo que ha entrado con fuerza en  nuestro  vocabulario  cotidiano.  Hablaremos  de  BDSM.  ¿Sabemos  qué  es  realmente?  ¿Cómo  nació?  ¿Sabemos  bien  qué  significa  o  de  dónde  surgió  este acrónimo?  

Esta noche me pido un BDSM

BONDAGE: Encordamientos  o  ataduras  sobre  el  cuerpo  humano,  con  fines  estéticos  o  eróticos.  Abarca  desde  la  inmovilización  completa  a  las  suaves ataduras de un pañuelo.  El Bondage llega a  ser todo un arte.  Y si no, mirad la  elaboración de las  ataduras de la  chica…

DISCIPLINA:  Actividad  de  quienes  gustan  de  los  azotes eróticos.          

¡No se me rían señoritas, que bien veo lo que mal  están entendiendo!   ¡A  ver  si  acercamos  conceptos!  Porque  esta  palabrita (léase siglas) nos lleva a unas cuantas de  cabeza,  y  a  otras  muchas  cogidas  del  cuello.  ¡Ya  me entenderán luego lo que les digo!  Había  tanta  información  zumbándome  los  oídos,  que  si  masoquismo,  que  si  dolor,  que  si  esto  y  que sí aquello… No lo tenía claro así que pensé…  ¿Y sí averiguo un poco?  Empecemos  por  el  principio  y  veamos  su  definición: 

B.D.S.M.:  

1. Nombre dado al conjunto de prácticas sexuales vinculadas a una sexualidad extrema-no convencional.

Flogger o Gato de (x) colas 

Engloba  desde  el  golpeteo  de  las  nalgas  con  la  manos (spanking) hasta la flagelación con flogger,  látigo,  o  cualquier  instrumento  que  se  desee  emplear, llegando incluso a extenderse  el azote a  otras partes del cuerpo.      DOMINACIÓN  y  SUMISIÓN:  Práctica  sexual  basada en un Intercambio Erótico de Poder (EPE).  Está  integrada  por  una  parte  pasiva,  que  adopta  una actitud sumisa y una parte activa que ejecuta  el papel de dominante.  

Este término es un acrónimo (conjunto de siglas) formado por las iniciales de algunas de las prácticas sexuales más habituales entre los seguidores de BDSM:    

Bondage: B Disciplina y Dominación: D Sumisión y Sadismo: S y… Masoquismo: M

Collar de dominación 

SADISMO  Y  MASOQUISMO:  El  sadomasoquismo  define  relaciones basadas en el dúo dolor‐placer  como elemento más importante. 

93 RománTica'S


¿Y ENTONCES?  Si esto es todo, ¿en qué se diferencia este tipo de  relaciones del sadismo y masoquismo?  Los  practicantes  de  BDSM  dan  una  importancia  primordial  a  que  todas  sus  relaciones  sean  SSC  (Seguras, Sensatas y Consensuadas).   Seguras, en cuanto al conocimiento sobre su  desarrollo  y  sobre  el  material  usado,  así  como sobre la prevención de riesgos.   Sensatas,  en  cuanto  a  la  capacidad  de  decisión  por  parte  de  los  actores,  no  alterada  por  drogas  o  bebidas  y  acorde  con  la experiencia de cada participante.   Consensuadas,  en  cuanto  a  que  los  partici‐ pantes  estén  de  acuerdo  sobre  la  forma  e  intensidad  con  la  que  se  realicen,  e  igual‐ mente  que  dicho  acuerdo  pueda  rescindirse  en cualquier momento.  O  dicho  más  sencillo,  cada  participante  tiene  en  todo  momento  capacidad  para  pactar  lo  que  quiere  y  lo  que  no…e  incluso  a  cambiar  de  opinión si aquello resulta no ser lo esperado. ¿No  les suena?  Hay  algo  más  que  me  gustaría  dejaros  y  es  una  frase  que  emplean,  un  elemento  común  que  define  su  nivel  de  tolerancia:  «Tu  gusto  no  es  el  mío, pero me gusta que lo puedas practicar»  Pues eso, lo que les decía al principio, esta noche  me  pido  un  BDSM.  Pienso  recuperar  esa  faldita  de negro cuero que hace años que no me pongo  (y  que  tanto  se  lleva  este)  y  el  largo  fular  que  duerme en el cajón de las cosas que no uso. Casi  me licua la idea de ver el rostro de ese «ÉL» que  sueña  al  otro  lado  de  la  cama,  cuando  deslizan‐ dolo despacio de mi cuello a las manos le susurre  al oído…  

ÁTAME Ya les cuento…  Y  ahora  que  ya  sabemos  un  poco  más.  ¿Te  decides por alguno de los libros que aparecen en  este número?   Nunca  se  sabe  de  dónde  puede  una  sacar  un  buen aprendizaje…   Artículo: Marina Capilla  

RománTica'S 94


EL REY SIN TRONO  «El pueblo francés no tiene rey, ni noble hidalgo que sostenga su corona, por eso las madres están tristes, y las mozas se muestran lloronas. La flor de lis se yergue triste, la marsellesa languidece sola. porque teniendo Francia válido rey, ni el cetro ni el estandarte blande en su persona.»   La  vida  de  Luis  Alfonso  de  Borbón  ha  estado  marcada  por  las  tragedias  familiares  desde  su  mismo  nacimiento  que  ocurrió  el  25  de  abril  del  año  1974.  Era  el  segundo  hijo  del  matrimonio  formado  por  Carmen  Martínez‐Bordiu  y  Alfonso  de  Borbón.  Con  tan  solo  siete  años  vivió  el  divorcio traumático de sus padres, y su madre se  marchó a París junto a nuevo amor, el anticuario  francés  Jean  Marie  Rossi,  mientras,  él  y  su  hermano  Fran  se  quedaban  en  España  con  su  padre.  Una  situación  bastante  incierta  para  un  niño verse separado de su madre.    

Alfonso de Borbón y Carmen   Martínez‐Bordiu, padres de  Luis Alfonso  95 RománTica'S


En 1984  sucedió  un  trágico  accidente  de  tráfico  que  acabó  con  la  vida  de  su  hermano  mayor,  cuando  sólo  tenía  once  años,  y  seis  meses  después falleció la hija de Jean Marie Rossi. Cinco  años después, llega la mayor fatalidad: su padre,  el  duque  de  Cádiz,  sufre  un  terrible  accidente  mientras  esquiaba  en  Colorado,  USA.  Chocó  contra  un  cable  de  acero  que  le  provocó  graves  heridas en el cuello y una fractura en la base del  cráneo.  Irremediablemente  falleció  dejando  huérfano a Luis Alfonso. El duque de Anjou volvió  a  sufrir  otro  revés:  su  abuela  paterna  Emanuela  de Dampierre fallecía a los 99 años.   Afortunadamente,  su  vida  sentimental  es  plena.  Está  casado  con  la  venezolana  María  Margarita  Vargas Santaella, con la que tiene tres hijos, pero,  conozcamos  un  poco  más  a  este  rey  sin  trono. Luis  Alfonso  Gonzalo  Víctor  Manuel  Marco  de  Borbón  Martínez‐Bordiú  llamado  en  Francia  Louis  Alphonse  de  Bourbon,  es  un  noble  español,  pretendiente  legitimista  al  trono  de  Francia.   Dado  que  algunos  sectores  monárquicos  franceses  consideraban  a  su  padre  jefe  de  la  Casa  de  Borbón  de  Francia,  y  herede‐ro  por  tanto de sus últimos reyes de la dinastía Borbón  desde la muerte de su padre, el infante Jaime de  Borbón en 1975, Luis Alfonso es pretendiente al  trono francés.  Luis Alfonso realizó sus estudios primarios en el  colegio  hispano‐francés  Molière  de  Pozuelo  de  Alarcón.  Posteriormente,  cursó  en  el  Liceo  Francés  de  Madrid  estudios  secundarios,  y  se  licenció  en  Ciencias  Empresariales  en  Cunef,  realizando a continuación un máster en Finanzas  también en Madrid.   Trabajó  varios  años  para  el  banco  BNP  en  Madrid.   En  1987,  el  gobierno  español  estableció  que  el  título  de  duque  de  Cádiz  no  era  hereditario  al  estar  vinculado  tradicionalmente  a  la  Corona  y  Luis  Alfonso  no  podría  heredarlo,  ya  que  no  había sido otorgado por el Jefe de la Casa Real.  Tampoco  se  le  reco‐noce  ningún  otro  título  de  los  que  pretende,  como  el  de  duque  de  Anjou,  duque  de  Touraine  o  duque  de  Borbón,  ni  tampoco  el  tratamiento  de  alteza  real  que  reclama,  pues  no  le  han  sido  concedidos  por  el  rey y, por tanto, no tienen ninguna validez. 

RománTica'S 96


Un matrimonio que ya dura seis años y tres hijos en común

El 6  de  noviembre  de  2004  contrajo  matrimonio  con la venezolana María Margarita Vargas Santa‐ ella.  Una  heredera  venezolana  que  le  robó  el  corazón a Luis Alfonso.  Se casaron en La Romana (República Dominicana)  aunque  ningún  miembro  de  la  Familia  Real  Española asistió al enlace.   El  matrimonio  vivió  varios  años  en  Venezuela,  donde Luis Alfonso trabajó en el Banco Occiden‐ tal de Descuento, propiedad de su suegro, el ban‐ quero Víctor José Vargas Irausquín.  Actualmente tienen tres hijos: Eugenia de Borbón  Vargas  (5  de  marzo  de  2007,  Miami,  Estado  Unidos);  Luis  de  Borbón  Vargas  (28  de  mayo  de  2010,  Nueva  York,  Estados  Unidos);  Alfonso  de  Borbón Vargas (28 de mayo de 2010, Nueva York,  Estados Unidos).  Afortunadamente,  el  amor  llena  el  corazón  de  este joven rey que nunca llevará corona.   Artículo: Aravalle Palacios     

97 RománTica'S


RománTica'S 98


99 RománTica'S


Existe un rincón en la ciudad de Cuenca que  pasa  desapercibido  para  quien  no  conoce,  pero  es  lugar  de  obligado  paso  para  quien  quiera enamorarse. Se encuentra cerca de la  parroquia  de  El  Salvador,  en  una  peculiar  callejuela conocida como calle de la Moneda,  donde seguramente se ubicó la primera ceca  o fábrica de moneda conquense. Allí, sobre el  adoquinado  que  calza  sus  pies  y  bajo  la  sombra  que  cobija  sus  secretos,  se  esconde  una  leyenda  de  un  caballero  cristiano  y  una  bella  dama  judía  que,  a  través  de  las  venta‐ nas de sus casas, una enfrente de la otra, se  profesaban amor con palabras y miradas; les  estaba  prohibido  hacerlo  de  ninguna  otra  manera.  Lo  que  pasa,  es  que  ese  amor  era  tan  grande  que  hizo  que  las  dos  fachadas  fueran  acercándose  una  a  la  otra,  cada  vez  más, hasta quedar prácticamente unidas, casi  besándose, como hoy aún puede verse.  Y  es  aquí,  en  esta  calle  encantada  y  Román‐ tica, donde comienza nuestro recorrido por la  Hoz del Huécar, un cañón por donde, tranqui‐ lo  y  solemne,  pasea  el  río  Huécar,  el  otro  Júcar,  como  lo  llamaban  los  árabes.  Seguirlo  es encontrar la llave del baúl que guarda los  misterios  de  esta  ciudad,  su  ciudad,  donde  nace y muere.  Caminamos junto a él a través de la calle de  los Tintes, medieval y seductora, donde tení‐ an  sus  talleres  los  artesanos  que  conseguían  los  llamados  «colores  de  Cuenca»,  utilizados  para  teñir  las  lanas  que  tanta  fama  dieron  a  la  ciudad.  Hoy  sus  casas  parecen  haber  recuperado  del  pasado  esos  colores  y  tiñen  sus fachadas de rojo, azul, naranja o amarillo.  Quizás para no olvidar lo que una vez fueron.     

RománTica'S 100


El discurrir  del  Huécar  hacia  su  unión  con  el  Júcar,  acompaña  nuestro  caminar.  El  sonido  de  sus  aguas  envuelve  los  pensamientos  de  una paz de difícil descripción. A un lado que‐ da la antigua muralla y, un poco más allá, las  famosas Escalerillas del Gallo, que separan la  parte antigua de la ciudad de la moderna. Por  lo visto, su nombre se debe a una fábrica de  harinas  que  se  ubicaba  en  aquel  lugar  y  que  llevaba  ese  nombre.  A  partir  de  la  llamada  Puerta  de  Valencia,  el  río  adquiere  notorie‐ dad. Sin embargo, de esta puerta, tan sólo se  conserva  el  nombre,  pues  aunque  en  su  día  fue una de las siete puertas que daban entra‐ da a la ciudad, el tiempo la ha hecho desapa‐ recer.  Desde  allí,  se  puede  contemplar  el  Monasterio  de  la  Concepción  Francisca,  del  siglo  XVI,  conocido  popularmente  como  las  Concepcionistas de la Puerta de Valencia, y la  destacada  Casa  de  las  Rejas.  En  este  lugar,  cuentan que descansaron las tropas de Alfon‐ so  VIII  antes  de  sitiar  la  ciudad.  El  día  21  de  septiembre  del  año  1177,  festividad  de  San  Mateo, Alfonso VIII entró en Cuenca. Una le‐ yenda narra que un pastor de nombre Martín  Alhaja,  a  quién  se  le  había  aparecido  la  Vir‐ gen días antes, hizo pasar a los cristianos por  la  puerta  de  Aljaraz,  actualmente  conocida  como  Puerta  de  San  Juan,  el  lugar  donde  comienza la parte alta de la ciudad. 

A partir de aquí, el cauce del Huécar se oculta  a  la  sombra  de  álamos  y  chopos,  huertas  y  escarpadas  elevaciones  calizas.  Siguiendo  el  paseo que lleva su nombre, disfrutamos de la  imagen que ofrece la cuenca altiva y elegante  que se levanta ante nosotros.   En lo más alto, se sitúa la Torre Mangana, un auténtico símbolo de la ciudad. Durante  la  época  árabe  en  ese  mismo  lugar  se  alzaba  un  alcázar  cuyos  muros  aún  son  visibles en el entorno. 

Río Huécar, caudal relajante para los  amantes del senderismo  101 RománTica'S


Dos caminos  se  muestran  ante  nosotros.  El  de  la  izquierda  nos  conduce  hacia  el  lugar  donde nace el río; el de la derecha, nos eleva  por una senda de asfalto hacia las vistas más  hermosas de la hoz, las famosas Casas Colga‐ das, el Parador Nacional de Turismo (antiguo  Convento de San Pablo) y el puente colgante  de San Pablo. En definitiva, al final de nuestro  paseo. Elegimos la segunda opción, sin saber  aún  que  desde  el  lugar  adonde  vamos  se  puede tocar el cielo con los dedos. Nos dete‐ nemos junto al Parador de Cuenca, donde las  vistas  rozan  la  perfección.  En  días  de  niebla,  la  hoz  parece  sumergirse  bajo  un  encanta‐ miento  donde  las  leyendas  que  la  persiguen  desde  tiempos  remotos  cobran  vida;  cuando  sale el Sol, sencillamente se muestra sublime.   En este paisaje de ensueño, destacan las famosísimas Casas Colgadas, con sus balconadas de madera y elegancia pintoresca Su  origen  incierto,  aunque  muy  probable‐ mente  medieval,  le  ha otorgado  esa  aura  de  misterio que siempre ha acompañado a esta  ciudad. Aunque en el pasado eran habituales  este  tipo  de  construcciones,  tan  sólo  se  han  conservado  tres,  bautizadas  con  el  nombre  de Casas del Rey y Casa de la Sirena.   

RománTica'S 102


En las  primeras  se  halla  el  Museo  de  Arte  Abstracto Español. En la Casa de la Sirena, sin  embargo, el arte pasa a ser el culinario, pues  alberga en su interior el Mesón Casas Colga‐ das, el lugar ideal para disfrutar de un empla‐ zamiento  excepcional  de  gran  belleza  y,  por  supuesto,  degustar  los  platos  típicos  con‐ quenses  como  el  ajoarriero,  el  alajú,  las  mi‐ gas  o  el  morteruelo.  Merece  pues  la  pena  cruzar el puente colgante que se eleva sobre  el Huécar. Aunque hoy es un puente de viga  construido  a  principios  del  siglo  XX,  antaño  fue un puente de piedra que unía el templo y  la  villa.  Al  otro  lado,  se  puede  escuchar  el  bullicio  que  hay  a  espaldas  de  las  Casas  Col‐ gadas. La razón, es que a tan sólo unos pasos  se  sitúa  la  Plaza  Mayor,  con  su  entusiasmo  vigoroso  y  su  Catedral,  única  en  España  de  estilo gótico‐normando y considerada una de  las joyas arquitectónicas españolas.   Tras la velada, lo mejor es cruzar de nuevo el  paso de San Pablo, y en su paso, poner la vis‐ ta atrás y ver la Cuenca iluminada y coqueta.  El final de nuestro itinerario ha de finalizar en  el  Parador.  Desde  sus  ventanas,  por  algún  tipo  de  encantamiento,  las  paredes  escarpa‐ das    que  nos  han  acompañado  durante  casi  todo  el  paseo  se  hacen  más  altas  y  las  leyendas  románticas  que  siempre  se  han  narrado adquieren significado. En esta ciudad  todo se une a todo: el Parador a la ciudad, los  dos  ríos  que  la  acarician  en  su  discurrir,  las  casas  de  la  calle  de  la  Moneda.  Cuenca,  sin  duda, os enamorará. 

   

Artículo: Alfredo Gómez   

103 RománTica'S


RománTica’S por la

SOLIDARIDAD ASION Queridas amigas  de  esta  revista,  hoy  vengo  a  hablaros  de  una  enfermedad  para  la  que  todavía  no  hay  cura:  el  cáncer.  Seguramente  al  escu‐ char  esta  palabra,  muchas  os  habréis  acordado  de  alguien  cercano que la ha padecido (o  vosotras mismas). Todas sabe‐ mos  el  terrible  desgaste  que  supone  esta  enfermedad  tan‐ to para el que la padece como  para  las  personas  de  alrede‐ dor.  Permitidme  explicar  un  poco  para  hacernos  una  idea  de  lo  que os quiero comentar.  Nuestro  cuerpo  está  com‐ puesto  de  células,  estas,  al  acabar  la  función  para  la  que  fueron  creadas,  «estallan»  y  su  información  genética  «flo‐ ta»  por  el  torrente  sanguíneo  hasta  que  alcanza  a  otras  células.  Estas  células  añaden  el  ADN  de  la  célula  muerta  el  suyo  propio,  manteniendo  un  equilibrio en el cuerpo. Pero si  una  célula  tiene  alguna  parte  de  su  código  genético  mal,  es  llamada anormal. Estas células  acaban  invadiendo  el  tejido  que  ocupan  formando  lo  que  conocemos  como  tumor.  Si  estas  células  anormales  infec‐ tan a las de su alrededor, for‐ man un tumor. Si estas células  anormales  estallan  y  sueltan  su información genética  al to‐

RománTica'S 104

rrente  sanguíneo,  si  otras  cé‐ lulas  recogen  este  ADN  anor‐ mal y lo incorporan al suyo, se  convierten en células anorma‐ les y cancerosas (este proceso  se conoce como metástasis).  No  es  raro  que  en  cuerpo  ha‐ ya células anormales y que es‐ te  las  ataque,  es  un  proceso  muy  común.  Es  cuando  no  se  controla  cuando  forman  los  tumores.  Para  que  esto  ocu‐ rra, se debe tener muchas co‐ sas  en  cuenta  y  una  de  ellas,  es la edad de la persona afec‐ tada.  Cuanto  mayor  es  una  persona,  más  se  ralentiza  es‐ tos  procesos  y  más  fácil  es  operar,  pero  cuanto  más  jo‐ ven,  más  rápido  se  reproduce  el cáncer y más perjudicial es.  Por eso en los niños estos sín‐ tomas  y  los  de  los  tratamien‐ tos  se  amplifican  muchísimo.  Yo  después  de  pasarlo  por  mi  padre  (murió  hace  dos  años  comido por el cáncer) y con lo  que  sufrimos  en  mi  familia,  puedo  decir  que  fue  uno  de  los  peores  momentos  de  mi  vida.  Y  estoy  hablando  de  un  hombre adulto, que había vivi‐ do su vida plenamente, por lo  que imaginaros lo que supone  para una familia que vive esta  situación en un niño pequeño.  Es  por  lo  que  un  grupo  de  autores nos hemos unido para  crear «PARATIEMPO», una an‐

tología de  cuentos  infantiles  ilustrados  que  por  ahora  sal‐ drá  en  formato  electrónico  (y  se  venderá  por  amazon),  cu‐ yos  beneficios  irán  entera‐ mente  destinados  a  ASION  (Asociación infantil oncológica  de la Comunidad de Madrid).   Somos muchos los que hemos  participado y creído en el pro‐ yecto:  organizadores,  ilustra‐ dores,  escritores  y  hasta  un  prologuista  de  lujo,  el  humo‐ rista  J.J.  Vaquero.  Todos  he‐ mos  trabajado  con  ahínco  e  ilusión por una buena causa y  en un libro lleno de amor, ilu‐ sión  y,  ¿por  qué  no  decirlo?  Calidad  por  los  cuatro  costa‐ dos.  Os  pedimos  ayuda,  sea  para  darlo  a  conocer  o  comprando  el  libro,  porque  sea  mucho  o  poco,  el  dinero  que  se  recau‐ de  será  destinado  a  ayudar  a  niños  enfermos  de  cáncer  y  eso ya os hace grandes.  Muchas gracias a todos.    Prólogo:  Escritores:    J. J. Vaquero  Ramón Cerdá  Ilustradores:  Gustavo Raga  Judith Lloret  Jesús Guzmán  Montero Ars  Pablo Gómez 

Laura López  Anabel Botella  Ximo Soler  Eleazar Herrera  Carlos del B. Iglesias  Alicia Pérez  Helena García 


Querido diario:  Son  las  tres  de  la  tarde,  acabo  de  levantarme  y  me  duele  la  cabeza.  Tengo  lo  que  viene  siendo  una  «resaca  vulgaris».  Podría alegar que se debe a que  me dieron garrafón en la disco‐ teca, pero no estoy muy segura.  Doce  mojitos  emborrachan,  aunque  estén  hechos  con  el  mejor ron del mundo mundial.  ¿Por  qué  me  tomaría  yo  doce  mojitos?  Está  claro:  por  aburri‐ miento.  Es  lo  que  tienen  este  tipo  de  cenas  de  confraterniza‐ ción. Te pasas todo el año apu‐ ñalando  a  los  compañeros  por  la  espalda,  pisándoles  las  vaca‐ ciones,  criticándoles  en  cuanto  se  ausentan  pero,  ¡ah!  Llega  la  cena de Navidad y nos deshace‐ mos  en  sonrisas,  en  elogios  y   en amabilidades con los demás.  ¿Quién  coño  inventaría  esa  tradición?  Está  claro  que  algún  misógino  desalmado,  deseoso  de  ver  el  declive  de  cualquier  mujer.  Porque  los  hombres  ni  se  inmutan,  pero  nosotras…  ¡Ah! Nosotras ponemos el mun‐ do patas arriba para el evento.  Lo  primero  que  tiene  una  que  hacer cuando le informan de la  fecha es buscar a alguien que se  haga cargo del niño. Con mucho  esfuerzo,  chantaje  emocional  y  una enorme dosis de paciencia,  este año conseguí encasquetar‐ le el churumbel a mi prima. Por  supuesto,  su  «enorme  sacrifi‐ cio»  me  costará  luego  tres  me‐ ses  de  aguantar  sus  paranoias  pero, ¡en fin!, todo sea por una  noche libre.  Una  vez  conseguido  el  primer  objetivo, llega el segundo y más  complicado: encontrar el mode‐ lito ideal para el evento. La idea 

es buena.  ¿Qué  mujer  no  adora  ir  de  compras?  Pero  claro,  hay  que  contar con la terrible maldad de los fabricantes de ropa, que cada vez la  hacen  más  pequeña  (y  no,  no  he  vuelto  a  engordar).  No  obstante,  yo  creo  que  esto  de  las  prendas  diminutas  es  una  batalla  entre  los  fabricantes de ropa y los de comida rápida que se debe de remontar a la  prehistoria.  Porque  vamos  a  ver…    llega  la  firma  «Nosecual»  y  hace  la  ropa más estrecha. En contrapartida, tú te ves gorda y dejas de acudir al  McDonalds  para  comerte  la  hamburguesa.  Pero  ¡ahhhh!  McDonalds  contraataca y saca un nuevo menú «bajo en calorías». Y claro, tú picas y  te  lo  comes.  Y  entonces  llegan  otra  vez  los  de  la  ropa  y  le  quitan  dos  centímetros más de ancho al pantalón… ¡Y vuelta la burra al trigo!  En fin, tras recorrer una por una todas las tiendas de todos los centros  comerciales,  en  las  que  sólo  hay  vestidos  minúsculos  en  los  que  ni  si‐ quiera  soy  capaz  de  meter  un  muslo,  ya  no  digamos  las  «lolas»,  final‐ mente  encontré  un  vestido  asequible  que  me  sentaba  medianamente  bien.  Más  corto,  estrecho  y  escotado  de  lo  que  suelo  llevar,  pero  el  código  de  etiqueta  no  escrito  y  que  dicta  las  normas  de  las  cenas  de  empresa, indica que esa noche hay que estar despampanante.  En la peluquería del barrio, la de toda la vida, hicieron un milagro con mi  melena, dándome un aire a lo Verónica Lake de lo más sensual.  Así que, pertrechada con mis taconazos especiales «BBC» (Bodas, Bauti‐ zos y Comuniones), mi nuevo modelito que dejaba los brazos al aire (¿a  quién  se  le  ocurre  que  los  vestidos  de  fiesta  tengan  que  ser  sin  man‐ gas?) y mi peinado fashion, me presenté en el restaurante elegido para  este  año.  Craso  error  por  mi  parte  no  haberme  informado  del  tipo  de  lugar  que  íbamos  a  frecuentar,  porque  he  visto  tascas  de  carretera  en  mucho mejores condiciones que aquel tugurio.  La cena fue un absoluto desastre porque:  a)  La comida estaba fría y asquerosa.  b)  El cerdo de mi compañero de mesa no dejó de posar sus ojos en mi  escote,  hasta  el  punto  que  llegué  a  pensar  que  tenía  un  ovni  ahí  dentro y lo estaba estudiando.  c)  Tuve que huir del constante manoseo de mi jefe de sección.   d)  De la discoteca, mejor no hablamos, porque lo que hoy en día llaman  música se asemeja bastante al fragor de la batalla de Trafalgar.  e)  Visto lo visto, no me quedó más remedio que ahogar mis penas en  alcohol.  Y  heme  aquí,  a  las  tres  de  la  tarde  de  un  sábado,  dopada  de  tanto  ibuprofeno  que  no  soy  capaz  de  hilar  dos  palabras  seguidas,  con  un  catarrazo  impresionante  debido  a  la  escasez  de  ropa  de  anoche  y  con  los pies destrozados por los tacones; sabiendo que dentro de dos horas  tendré que ir a recoger a Jorge a casa de mi prima y soportar su charla  insustancial el resto de la tarde.  Conclusión:  el  año  que  viene  no  iré  a  la  cena  de  Navidad  (y  esta  vez  pienso cumplirlo, que todos los años digo lo mismo)  Artículo: Violeta Lago 

105 RománTica'S


RomรกnTica'S 106


107 RomรกnTica'S


Este bimestre  os  ofrecemos  la  octava  entrega  de  esta  segunda etapa de la sección de Horóscopos. Después de  haber  repasado  el  zodiaco  occidental  y  las  compatibilidades  de  los  distintos  signos,  en  este  nuevo  ciclo  nos  ocuparemos  de  daros  a  conocer  en  cada  número  un  signo  del  Zodíaco Azteca. En el anterior número, dibujamos el perfil del signo  Serpiente.  En  esta  entrega  profundizaremos  en  las  características  y  peculiaridades  de  Corzo,  octavo  signo  de  este  horóscopo,  asociándolo  además  con  los  protagonistas  de  una  novela  que  aprovecharemos  para  recomendaros.  Esperamos  que  os  resulte  interesante. 

 

El signo Corzo  El  corzo  es  un  animal  de  la  familia  de  los  cérvidos.  Es  una  especie  que  se  adapta  perfectamente  al  medio  en  el  que  vive,  tanto  en  grandes  praderas  como  en  bosques  cerrados.  Muy  expandido  en  el  México  precolombino,  era  presa  codiciada  de  los  cazadores por su carne y por su piel.     Hombre corzo: Jared  QUÉDATE A MI LADO  Noelia Amarillo    Invisible para aquellos que lo  rodean,  Jared  camina  sin  rumbo  por  las  calles  de  una  gran  ciudad,  buscando  un  fu‐ turo mejor que el presente en  que  está  inmerso.  Su  deam‐ bular  le  lleva  hasta  una  pe‐ queña  tienda  regentada  por  Dolores y su nieta, Nuria. Allí,  la  afable  anciana  le  dará  la  oportunidad  de  cambiar  su  presente,  aun  en  contra  de  los  deseos  de  su  desconfiada  nieta.   Bajo la desamparada aparien‐ cia de Jared, Nuria descubrirá  a  un  hombre  valiente  que  conquistará  su  corazón,  aun  sin pretenderlo y que, asusta‐ do  por  la  pasión  que  siente  por  ella,  intentará  por  todos  los  medios  ocultársela.  Al  fin  y  al  cabo,  no  tiene  nada  que  ofrecer,  él  solo  es  un  «sin  techo» más. 

RománTica'S 108

No obstante,  obtener  una  de  estas  codiciadas  piezas  no  resultaba  fácil, al ser éstos unos animales agiles y veloces capaces de ocultarse  rápidamente en la espesura de los bosques. A pesar de su resistencia  a  ser  capturados,  los  corzos  son  mamíferos  tranquilos,  dóciles  y  apacibles capaces de adaptarse a la vida en cautividad y de convivir  con el hombre, su mayor depredador.  El carácter de Corzo  Los  nativos  de  este  signo  tienen  un  carácter  apacible  que  puede  pasar  fácilmente  desapercibido  al  resto  de  sus  congéneres.  Si  algo  que les caracteriza es la timidez, la cual les jugará más de una mala  pasada,  pues  en  ella  se  encuentra  la  clave  de  su  retraimiento  y  su  dificultad para soltar los sentimientos más arraigados en su corazón.  No  obstante,  los  Corzo  no  son  personas  antisociales,  todo  lo  contrario.  Son  individuos  abiertos,  sonrientes  y  dóciles,  con  una  nobleza de espíritu que les hace conectar con todas las situaciones a  su  alrededor  no  dudando  en  desplegar  sus  conocimientos  para  ayudar  al  prójimo.  Son  asimismo  grandes  organizadores,  pues  se  adaptan a todos los ambientes y situaciones pudiendo llevar grupos  de trabajo y organizar proyectos con gran acierto.  Podría decirse que conviven con dos mundos: uno exterior en el cual  sociabilizan  e  interactúan  con  sus  semejantes  y  otro  interior,  donde  más  a  gusto  se  sienten,  en  el  que  no  tienen  que  explicarse  ni  dar  justificaciones,  y  son  capaces  de  dar  rienda  suelta  a  sus  ideas  y  aspiraciones. Un mundo sorprendente y maravilloso que comparten  con unos pocos elegidos.  Bajo  esa  personalidad  de  incognito  segura  y  arrolladora  que  a  menudo muestran, se encuentra un sinfín  de miedos que los Corzo  intentan camuflar con un cierto grado de éxito. Aunque no hay que  escarbar  mucho  para  darse  cuenta  de  la  inseguridad  que  atenaza  a  estos nativos. Por ello prefieren ir sobre seguro en cada paso que dan  antes de cometer un error del que poder arrepentirse. 


Propio de los Corzo también es su valentía y su carácter perseverante  y tenaz, lo que les granjea la admiración y el respeto de quienes les  rodean. Amables, abiertos, colaboradores, incansables trabajadores;  estos nativos tienen muchas cualidades que avalan su valía. Su único  punto  flaco  es  esa  falta  de  seguridad  y  esa  duda  constante  que  en  nada les beneficia.  Corzo y el amor  Como  hemos  comentado  anteriormente,  donde  más  a  gusto  se  sienten  los  Corzo  en  su  mundo  interior.  Debido  a  su  necesidad  de  estar solos y a su aire, parece que pasan de los suyos y que poco les  importan los lazos familiares. También su pareja puede llegar a creer  que  no  le  importa  por  esa  falta  de  entusiasmo  o  expresividad  a  la  hora de demostrar su afecto.  ¡Ay,  este  incomprendido  Corzo!  Tan  valiente  para  unas  cosas  e  inseguro  para  otras.  Sí,  porque  ésto  es  ni  más  ni  menos  lo  que  le  ocurre a nuestro querido nativo. Y es que en el amor, Corzo se vuelve  un  tímido  adolescente,  incapaz  de  decidir  si  pasar  a  la  acción  o  esperar  alguna  señal  de  su  pareja.  Más  bien,  será  ella  la  que,  anticipándose  a  las  acciones  de  este  nativo,  deberá  indicarle  el  camino a seguir para llegar al objetivo planeado.  No  será  hasta  que  la  pareja  este  afianzada  y  estable  que  Corzo  mostrará todas las verdaderas facetas de su personalidad. Seguro de  tener la absoluta confianza de su pareja y una vez superado el miedo  de  hacer  el  ridículo,  desplegará  todas  sus  artes  sorprendiendo  incluso a su partener. Será como un polluelo aprendiendo a volar que  se atreverá a ir más lejos si se siente confiado, pero que enseguida se  retraerá si vuelve a percibir el peligro.  Algo  no  exento  de  suceder,  pues  los  Corzo  son  muy  sensibles  y  susceptibles;  su  vulnerabilidad  es  máxima  ante  comentarios  y  acciones  aunque  se  hagan  con  la  mejor  de  las  voluntades.  Con  la  mayor facilidad pueden hacer un berrinche y crear una discusión en  principio sin importancia, pues todo les afecta enormemente.   En este sentido, son muy frágiles. Si sienten que algo no encaja en su  relación,  sus  dudas  erosionaran  cada  vez  más  la  pareja,  hasta  convertirse en una victima de la tristeza y la desolación más absoluta  aunada a un enorme sentimiento de culpabilidad. Sólo la mano firme  de  su  compañero,  logrará  devolveré  la  cordura  y  que  su  amor  arraigue fuertemente para que nada ni nadie pueda destruirlo.  ¿Quieres saber si eres Corzo?  8 y 20 de enero  1, 6 y 18 de febrero  2, 14 y 26 de marzo  7 y 19 de abril  1, 13 y 25 de mayo  6, 18 y 30 de junio 

12 y 24 de julio  5, 17 y 29 de agosto  10 y 22 de septiembre  4, 16 y 28 de octubre  9 y 21 de noviembre  3, 15 y 27 de diciembre    Artículo: Ana Sarria  Fuente: Astrología Azteca, Hipólito Moctezuma 

Mujer corzo: Jenna Henesey  PROMESAS QUE PERDURAN  Sarah McCarty    Clint  McKinnely  lleva  tiempo   cortejando  a  todas  las  chicas   de Cheyenne con la esperanza  de  encontrar  a  la  mujer  ade‐   cuada  con  la  que  casarse.  No   obstante,  la  única  que  real‐  mente  le  atrae  es  Jenna  Henesey,  una  hermosa  joven   que enviudó trágicamente du‐  rante un incendio.   Pero  Jenna  es  esquiva.  Se  mantiene alejada y fría, como  si temiera a cualquier hombre  que  se  le  acerque.  Todo  eso  cambiará  cuando  Clint  descu‐ bra que la mujer por la que se  siente  atraído  se  encuentra  herida  y,  además,  tiene  un  bebé  del  que  cuidar.  En  ese  momento  tomará  la  decisión  de casarse con ella, esperando  así  solucionar  todos  sus  pro‐ blemas.  Pero  Jenna  esconde  un  terri‐ ble  secreto,  que  la  persigue  y  que  amenaza  su  cordura,  y  Clint comprenderá que no im‐ porta  que  la  salvara  una  vez  de  las  llamas:  ahora  tendrá  que  salvarla  de  nuevo  de  un  peligro mucho mayor y arries‐ garse a perder su propio cora‐ zón en el intento. 

109 RománTica'S


Desde

RománTica’S

queremos

felicitaros a  todos  las  fiestas.  Que  el  año  2013  que  está  por  entrar  traiga  prosperidad  a  tod@s,  que  aquellos  que  estén  sin  trabajo  lo  encuentren,  que  aquellos  que  andan  solos  y  perdidos  encuentren  un  camino  cuajado  de  amistad  y  que  los  que  se  encuentren 

enfermos

encuentren

alivio a sus pesares.  El  equipo  de  RománTica’S  os  desea  una  FELIZ  NAVIDAD  Y  UN  PRÓSPERO  Si deseas que publiquemos tu relato,  envíanoslo a nuestra dirección de correo: 

AÑO NUEVO.  

romanticasmagazzine@gmail.com

disculpad el error cometido. 

De entre los relatos recibidos se  seleccionarán los que serán publicados en  nuestras páginas. No se os olvide  consignar en el asunto del mail la palabra  RELATOS   

El texto no podrá superar las 3000    palabras.      Todos los relatos deberán llevar el  nombre de el/la autor/a y acompañar el    escrito con una pequeña nota en la que    se haga constar que el texto es de tu    propiedad.     

RománTica'S 110

Mil gracias por vuestra comprensión y                             Equipo RománTica’S   

     

Contacta con RománTica’s para hacernos  llegar tu opinión, comentarios y sugeren‐ cias  tanto  sobre  la  revista  como  cual‐ quier  otro  tema  relacionado  con  la  novela romántica. 

Escríbenos a este e‐mail:  romanticasmagazzine@gmail.com 


111 RomรกnTica'S


RomanTica'S - 021  

RománTica'S, tu revista de novela romántica.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you