Page 9

Ya estáis aquí, con nosotras.  Ariadna no le contestó, simplemente se acercó a  ella  y  la  abrazó  con  una  intensidad  casi  desesperante.  Cerró  los  ojos  y  dejó  que  el  momento  la  arrastrase  sintiendo  un  sinfín  de  emociones. Jamás olvidará aquel acontecimiento  irreal para el mundo real. Sin embargo, para ella  era genuino, auténtico, verídico.  Mi  valiente  Marlenne,  la  mujer  que  está  logrando levantar nuevamente la fe en todos los  habitantes de Hanon... (Se separó de ella y volvió  a derrumbarse en sollozos).  Oh, cielo, no quiero que vayáis a enfermar. Sólo  pretendemos  que  compartáis  con  nosotras  nuestra  dicha.  Sois  una  de  las  mujeres  más  importante  de  nuestras  vidas  y  por  eso  os  hemos  invocado,  para  que  seáis  testigo  de  ello.  (La sonrisa de Angie animó a Ariadna).   ¿Cómo  os  encontráis  en  vuestra  época,  mi  señora? (Se acercó a ella y le cogió la mano).   Mi  niña,  no  llamadme  señora,  soy  una  más,  como vosotras.  Es mucha la devoción que os tengo, Ariadna.  Ariadna  la  contempló  con  cariño.  Aún  no  podía  creer que estaba con las tres jóvenes hechiceras.   Contadnos, Ariadna, cómo es vuestra vida en la  época de donde venís.  (Ariadna  suspiró  ilusionada).  Bueno,  soy  una  mujer normal, satisfecha con la vida que me ha  tocado. Soy madre de dos hijos y estoy casada.  Ariadna,  ¿cómo  es  vuestro  esposo?  ¿y  vuestros  hijos? (A la joven le picaba la curiosidad).  Ariadna  se  echó  a  reír  y  recordó  con  ternura  los  momentos  vividos  esa  mañana,  como  tantas  otras, con sus pequeños remolones.  Mis  hijos  son  un  poco  rebeldes,  pero  tienen  un  corazón  que  no  les  cabe  en  el  pecho.  Son  muy  inteligentes y algunas veces pecan de ello. Y mi  esposo, qué decir... (suspiró nuevamente).  ¡Vamos!, contadnoslo. ¿Es un tiarrón de esos de  los que os seducen al primer asalto?  ¡Angie!  Controlad  vuestro  vocabulario,  hace  tiempo  que  habéis  prometido  no  soltar  otra  de  vuestras frases... (le cortó Marlenne aguantando  la risa).  Ariadna  soltó  otra  carcajada  ante  la  regañina  de  Marlenne.  «Angie  siempre  será  Angie,  aunque  viva  en  el  siglo que sea». 

Mi esposo  es  un  hombre  que  sería  capaz  de  matar a cualquier persona que me hiciera daño,  igual  que  vuestros  caballeros  (soltó  ésta  de  repente. Siguió con su descripción). Para mí es un  guerrero  del  siglo  XXI.  Gracias  a  él  he  conseguido  muchas  de  mis  pasiones,  y  una  de  ellas ha sido crear vuestras historias.   Oh, Ariadna, es maravilloso.    Por  todos  los  dioses,  ¿aún  quedan  hombres  así  en  el  futuro?  Desde  luego  no  conocí  ninguno  mientras vivía en aquel siglo.  Pues deben existir, Angie, cuando Ariadna tiene  uno a su lado.   ¿Y qué más me podéis decir de él? ¿Es apuesto,  musculoso, varonil? (Sus ojos se abrieron ante la  expectación. Estaba ansiosa por saberlo).  ¡Angie!  ¿Eso  era  todo  lo  que  queríais  preguntarle a nuestra creadora?   Hermana,  dejad  que  nuestra  prima  pregunte  todo lo que quiera (le dijo dulcemente).  Sí,  es  un  auténtico  hombre  apuesto,  varonil...  todo lo que has preguntado, cielo. Es más, tiene  un pico... de oro.  (Angie se echa a reír).  ¿Qué significa eso?   ¿Que tiene la boca como un pollo...? (le contestó  su hermana poniendo los ojos como platos).  Por Dios, si sigo así no podré aguantar más y me  haré  pis  encima  (decía  más  calmada  y  llena  de  júbilo por estar rodeada de sus tres niñas).  No  os  preocupéis,  tenemos  un  orinal  bajo  el  jergón. (Y soltó una carcajada).  Ufff,  me  lo  estoy  pasando  divinamente  (dijo  respirando  profundamente  para  apaciguar  las  risas).  Nuestra  Ariadna  quiere  decir  que  su  esposo  tiene  palabras  que  seducen,  enganchan,  enamoran...    Marlenne y Anette: ¡Ahhh!  Las cuatro volvieron a reír exaltadas.  Ariadna,  ¿por  qué  decidisteis  crear  una  historia  tan  complicada  como  la  nuestra?  Sabéis  que  hablar  de  los  caballeros  y  de  la  Santa  Iglesia  podría haberos traído problemas.  Lo  sé,  pero  quería  crear  una  historia  basada  en  la quema de las brujas, que los lectores leyeran  lo  que  realmente  sucedió,  aunque  en  otro  contexto,  claro  está.  La  historia  ha  sido  así  de  cruel  e  inhumana,  los  pobres  nunca  han  tenido  razón ante ojos del gobierno y la Iglesia. No me  he  inventado  nada.  El  poder  corrompe  y  ese  problema persiste, ya sea en el siglo que sea. Es 

9 RománTica'S

Profile for Revista RománTica'S

RomanTica'S - 018  

RománTica'S, tu revista de novela romántica.

RomanTica'S - 018  

RománTica'S, tu revista de novela romántica.

Advertisement