Page 81

capas a  los  personajes,  mostrándonoslos  de  una  manera,  para  luego,  poco  a  poco,  ir  quitándose‐ las,  dejándolos  con  sus  miserias  al  aire  y  desnu‐ dos ante la cruda realidad. 

 

La novela  contiene  escenas  que  le  harán  a  uno  querer  tirarse  de  los  cuernos,  como  le  sucede  al  propio  Abolafio,  sobre  todo  cuando  ve  las  cosas  que  la  protagonista  es  capaz  de  llegar  a  hacer  imbuida  en  esa  vorágine  al  que  el  «perlas»  de  Miguela  ha  sabido  conducirla  de  forma  experta.  Hará falta una luz en su horizonte para que se dé  cuenta  del  punto  al  que  ha  llegado  en  su  deseo  de complacer a Miguela y obtener su favor. Pero  como bien dice Gaby: «lo bueno de tocar fondo,  es  que  tienes  un  suelo  bajo  el  que  impulsarte  hacia arriba».  No  hay  nada  más  emocionante  que  la  catarsis  emocional  que  los  dos  protagonistas  de  esta  novela sufren, cada uno por distintas causas; ese  momento  es  tan  emotivo,  impactante,  desgarra‐ dor, que no hay palabras para describirlo. Uno se  hace  parte  de  los  protagonistas,  vive  su  terre‐ moto  interior,  su  intento  de  huida  hacia  una  salida  aún  desconocida  para  ellos.  Y  cuando  la  encuentran,  nada  es  tan  liberador  como  reen‐ contrarse  con  uno  mismo  y  hacer  las  paces  con  ese  verdadero  «yo»  que  habían  abandonado  en  el camino.  Esta  no  es  una  novela  romántica,  tampoco  una  comedia al uso, va mucho más allá. Utilizando la  risa como conductor, Regina Roman toca en esta  novela  un  tema  bastante  duro,  del  que  todos  hemos  escuchado  hablar,  pero  que  quizás  no  sabemos  a  ciencia  cierta  el  daño  que  puede  ocasionar:  el  maltrato  psicológico.  Todo  hemos  oído  hablar  de  historias  duras,  de  mujeres  u  hombres  que  han  seguido  a  su  pareja  hasta  límites  insospechados;  ¿alguna  vez  os  habéis  preguntado la razón?   En «Gato por liebre», Regina Roman nos contesta  a esta pregunta. Prepárate para reír a carcajadas,  para llorar a moco tendido, para emocionarte sin  tapujos,  pero  sobre  todo  para  aprender  una  lección que debería ser inolvidable: si tu pareja te  pide que cambies, cuestiónate el porqué, qué se  oculta  detrás  esa  demanda,  ¿acaso  no  se  enamoró  de  ti  por  cómo  eras?  Ten  cuidado,  amiga/o,  no  desvíes  tu  rumbo  hacia  un  sendero  desconocido,  pues  corres  el  riesgo  de  perder  tu  esencia por el camino.  Crítica: Ana Mª Benítez 

81 RománTica'S

Profile for Revista RománTica'S

RomanTica'S - 018  

RománTica'S, tu revista de novela romántica.

RomanTica'S - 018  

RománTica'S, tu revista de novela romántica.

Advertisement