Page 80

El maltrato psicológico.  Abolafio  Periañez  se  ha  muerto.  Su  ineludible  descenso  a  los  infiernos  se  verá  interrumpido  por  una  imprevista  vuelta  a  la  tercera  dimensión;  dice  Dios,  que  como  aprendizaje.  Acompañar  a  una  chica  en  su  tormentosa  relación,  lo  llevará  a  comprender  cómo  funciona  el  alma  de  los  maltratadores  y  de  sus  victimas.  Pero  Abolafio no vuelve como se fue. Tampoco sospecha las sorpresas que le esperan. Un  adiós no es para siempre.  Una historia de amor, cruda, contada desde un punto de vista que no imaginas. Una  historia agridulce que te arrancará una carcajada cuando estés a punto de ahogarte en  lágrimas.      Desde  que  Regina  Roman  comenzó  a  comentar  en sus presentaciones el lanzamiento de su nueva  novela, «Gato por liebre», tuve mis reparos sobre  leerla. El tema no era nada fácil de encarar, sobre  todo  conociéndome,  y  sabiendo  lo  lacrimógena‐ mente tonta que puedo llegar a ser. Al comienzo  me  sumergí  tímidamente  en  la  lectura,  pero  pronto  estaba  atrapada  y  dejándome  conquistar  por los comentarios de un diablillo con un agudo  sentido  de  la  comicidad.  Un  narrador  muy  especial  que  nos  ayudará  a  entender  de  que  va  todo esto.  Según Abolafio, él es un diablillo, sí, el chico malo  que  según  el  tópico  peliculero  se  posa  en  tu  hombro  para  sugerirte  maldades  mientras  se  burla  de  su  compañero  o  contrincante  en  la  escena,  el  tipo  de  blanco  con  cara  de  buenazo,  ese  que  al  final  siempre  acaba  ganando.  ¡Qué  pesadez!  Por  esto,  porque  sabe  que  él  de  angelote  tiene  bien  poco,  por  no  decir  nada,  cuando  muere  espera  que  el  Hacedor  lo  envíe  derechito  al  infierno,  sin  pasar  por  la  aduana.  Oye,  para  un  hombre  cateto  y  vulgar,  como  él  mismo se define, el sitio no está nada mal.  Pero  no,  cuál  es  su  sorpresa,  que  al  diñarla  es  trasladado  al  cielo  y  lo  recibe  ni  más  ni  menos  que  el  mismo  Dios,  caracterizado  de  John  Malkovich, para anunciarle que se le ha dado otra  oportunidad  y  que  debe  volver  a  la  tierra  para  aprender. El abuelete a lo moderno, nada que ver  con esa imagen beatífica  a lo Papá Noel, parecía  haberse apiadado de él, convencido de que en el  fondo no era un  tipo  malo. Abolafio no las tiene  todas consigo, pero por intentarlo que no quede.  ¡Qué remedio! ¡A ver quién contradice a Dios!  Así  es  como  termina  siendo  testigo,  amén  de  consejero  silencioso,  de  la  vida  de  Gaby,  la  heroína  de  esta  historia,  que  en  esos  momentos 

RománTica'S 80

vive un  incipiente  romance  con  un  melenudo  cantante  de  rock n’ roll  con  un  punto  hippie;  para lo que a él le conviene, según Abolafio. Esta  relación  será  la  causa  de  que  Gaby  altere  totalmente  su  vida  para  amoldarse  a  la  de  su  amado: sus usos, costumbres, creencias, todo se  verá afectado por la presencia de Miguela, como  nuestro diablillo lo llama, que trata de inculcar en  Gaby  lo  que  él  cree  debe  ser  una  modélica  vida  espiritual. Las consecuencias de estas enseñanzas  llevarán a Gaby por un camino oscuro del que no  sabe cómo salir, hasta que encuentre la luz que le  ayude a vislumbrar la salida.  Queda  claro  que  si  hay  un  personaje  importante  en «Gato por liebre», cuyo protagonismo rivaliza  con  el  de  Gaby,  ese  es  Abolafio.  La  crónica  de  este  diablillo,  con  un  futuro  aún  incierto,  será  clave  para  entender  a  esta  heroína,  sus  circunstancias,  sus  pensamientos,  sus  miedos  y  sus  esperanzas.  Él  será  testigo  mudo  de  todo  lo  que  ocurra  en  esta  historia,  aunque  sus  ingeniosos  e  hilarantes  comentarios  los  compartirá con el lector, por supuesto, que corre  el riesgo, a menos que tenga una gran fuerza de  voluntad, de acabar abolafiado. No os riais que yo  casi  acabo  así.  Poseída  por  el  espíritu  de  este  personaje,  cuyo  papel  es  decisivo  en  el  camino  que  la  protagonista  debe  seguir  para  abrir  los  ojos a la mentira que está viviendo.  No sé si esta puede ser la historia más ingeniosa,  más  madura,  o  más  conseguida,  de  Regina  Roman.  Lo  que  si  es  cierto  que  en  esta  novela  demuestra  un  dominio  total  de  los  elementos  que  componen  la  trama,  con  los  que  juega  de  forma  magistral  para  conducir  al  lector  hacia  el  punto donde ella quiere. La novela tiene muchas,  pero  que  muchas  sorpresas,  escenas  que  ni  te  imaginas,  pues  la  autora  recubre  de  muchas 

Profile for Revista RománTica'S

RomanTica'S - 018  

RománTica'S, tu revista de novela romántica.

RomanTica'S - 018  

RománTica'S, tu revista de novela romántica.

Advertisement