Page 79

¡Lo que me pude reír! Sí, chicas, me reí una bar‐ baridad  por  lo  absurdo  de  la  situación.  Compa‐ rando  a  ambos  Christoph  me  ganó  ahí  por  su  «avispada» personalidad. 

La trama por otro lado como ya he comentado en  un principio es supersónica, luego se asienta y su  ritmo es más normal aunque no por ello Johanna  dice mucho en poco tiempo. Creo que es un libro  al  que  tendría  que  haberle  dedicado  el  doble  de  páginas,  a  mí  no  me  hubiese  importado  leerme  seiscientas en lugar de las trescientas y pico que  tiene  porque  existen  situaciones  realmente  divertidas  que  recuerdan  a  la  Lindsey  de  antes.  No  obstante  en  esta  ocasión  se  precipita  en  algunas escenas, al menos ésa es mi opinión.  Diré  que  tiene  escenas  realmente  buenas,  escenas de ésas a las que nos tenía acostumbra‐ das  y  por  las  que  merece  la  pena  leerse  el  libro.  Los giros argumentales también me han gustado  porque haces que no puedas dejar de  pensar en  qué va a ocurrir a continuación qué nueva idea se  va a sacar de la manga y, desde luego, la parte en  la que se encuentran Chritoph y el rey para tratar  el  asunto  de  la  impostora  es  de  las  mejores.  En  esta  ocasión  me  recordó  a  su  novela  de  «Las  trampas de la seducción» donde un Tony Malory  «insta» poco más que menos a un Boyd Anderson  un  tanto  descolocado  a  que  seduzca  a  Katey  (claro que en ese momento Tony no sabe que le  está ayudando a que seduzca… ¡a su propia hija!)  Esta  última  novela  de  Lindsey  me  ha  parecido  más una comedia romántica de enredos que una  novela  romántica  histórica  al  uso.  Ha  sido  como  verse  transportada  en  el  tiempo  y  asistir  a  un  estreno  de  algunas  de  las  comedias  de  Shakespeare  donde  al  principio  es  una  cosa,  conforme  avanzas  en  la  historia  parece  ser  otra  para luego darte cuenta que en realidad su autor  nos  ha  llevado  de  nuevo  al  principio.  Si  hay  algo  que  destacar  en  esta  novela  de  Johanna  es  que  no te da tiempo a dejarte establecer un patrón de  comportamiento y que si bien el hilo argumental  parece  que  va  dirigido  hacia  un  lado,  luego  acabas por descubrir que va hacia otro.  Un  último apunte. Lindsey no sabe mucho sobre  el  ADN,  de  hacerlo,  creo  que  no  habría  puesto  una  protagonista  morena  con  padres  rubios;  tiene  que  ver  con  algo  de  los  genes  recesivos  y  dominantes…  Crítica: Loli Díaz 

79 RománTica'S

Profile for Revista RománTica'S

RomanTica'S - 018  

RománTica'S, tu revista de novela romántica.

RomanTica'S - 018  

RománTica'S, tu revista de novela romántica.

Advertisement