Page 6

Claro, no lo dudéis, le debo mucho a Ariadna, si  no  fuera  por  ella  ahora  mismo  no  estaría  a  vuestro  lado.  No  hubiera  conocido  a  la  prima  más  caritativa  del  mundo,  la  mujer  con  los  pensamientos  más  «rebeldes»  de  toda  Alemania,  y  a  la  que  quiero  como  a  una  hermana.  ¡Anette!   En  ese  momento  Marlenne  entró  en  la  cabaña.  Ojeó  a  su  hermana,  que  estaba  sonriendo  y  con  una  expresión  de  añoranza  y  luego  observó  el  rostro de su prima, que estaba mirando a Anette  con  intensidad.  Ambas  callaron  de  inmediato  al  verla.  Marlenne  supo  rápidamente  que  Angie  tramaba  algo,  sólo  tenía  que  verle  aquella  cara  de  duendecillo  sabiondo  para  intuir  que  tramaba  alguna de sus genialidades.   Marlenne:  ¿Qué  sucede,  arpías?  Os  habéis  callado  cuando  he  puesto  el  primer  pie  dentro  de la cabaña. ¿Ha llegado el diablo? Porque si es  así saco una de mis dagas y se la lanzo.   Angie y Anette rompieron el silencio y se echaron  a reír.  No,  no  está  el  diablo,  ¡menos  mal!  (balbuceó  ésta mirando a Anette).   Entonces, ¿qué tramáis?   Veréis,  existe  un  problema  que  no  sabemos  cómo vamos a solucionar.   Soy experta en buscar soluciones, creedme, sino  hablaré  con  mi  Señora  y  ella  me  hallará  la  solución.  Marlenne, no es un problema que atañe a nadie,  es sólo mío.  Llevo varios  días  dándole vueltas y  vueltas  a la cabeza acerca de una persona, y no  sé qué hacer para conocerla.   ¿Vive aquí, en Hanon?  No,  hermana,  ni  aquí  ni  en  esta  época  (musitó  sonriendo).   Marlenne abrió los ojos desmesuradamente y se  tapó la boca.   ¿Es ella? ¡¿Vuestra creadora?!   Perdona, hermanita, y la vuestra, aunque aún no  haya escrito vuestro destino.  Lo  siento,  Anette,  pero  el  destino  ya  lo  tiene  escrito Dana.  Puede  ser,  pero  Ariadna  acabará  por  completarlo.   Las tres se miraron con entusiasmo.  

RománTica'S 6

Está claro que necesitáis de mi ayuda. Madre no  puede hacer nada al respecto.   ¿Podríais invocarla?  Angie  elevó  una  ceja  y  la  miró  interrogati‐ vamente.  ¿Dudáis  del  poder  de  las  runas,  hermana?  (Su  pregunta sentenció la respuesta).  Entonces, ¿a qué esperáis? ¡Vamos! Quiero ver a  Ariadna. (La urgencia de la hechicera por ver a su  creadora se incrementó).  ¿Qué  necesitáis  para  invocarla?  (le  preguntó  a  Marlenne).  Sólo mis pequeñas runas y a vosotras dos unidas  de  las  manos.  Lo  haremos  ahora.  Traigo  las  runas alimentadas con la energía que anoche me  ofreció nuestra Señora.   ¿De la luna?  Sí,  cielo,  la  luna  y  nuestra  diosa  bañaron  mis  piedras con su mágico poder.   Angie  se  acercó  a  su  prima  Anette  y  la  cogió  resueltamente de la mano.  Ya,  listo,  ahora  empezad  de  una  vez,  estoy  ansiosa...  ¡Prima!,  estáis  peor  que  mi  persona  por  verla  (soltó una carcajada de entusiasmo).  Le  debo  mucho,  cielo.  Ha  conseguido  que  cambie  mi  carácter  y  mis  pensamientos  en  muchos aspectos.  Marlenne  les  hizo  señas  a  las  dos  para  que  se  callaran,  eran  dos  cotorras.  Necesitaba  concentración. Sacó sus runas y las dispuso en lo  alto  de  la  mesa,  todas  mirando  boca  abajo;  las  removió  con  los  párpados  cerrados  y  pensando  en Ariadna. Necesitaba que ella conectara con su  don, que sintiera la llamada de las piedras. Anette  y  Angie  apretaron  sus  manos  e  igualmente  cerraron sus ojos.  Colocad  las  manos  sobre  las  runas  y  pensar  en  ella (les susurró a las dos. Ambas hicieron lo que  ésta les pidió).   SIGLO XXI / SEVILLA  Ariadna:  ¡Niños!  ¡Vamos  a  llegar  tarde  al  colegio!  L.M: Mamá, ya voy...  A:  Un  momentito,  mami,  tengo  que  meter  las  gafas en la mochila y cerrarla.  Ariadna: Siempre igual, todos los días llegamos a  las nueve y cinco al colegio.   

Profile for Revista RománTica'S

RomanTica'S - 018  

RománTica'S, tu revista de novela romántica.

RomanTica'S - 018  

RománTica'S, tu revista de novela romántica.

Advertisement