Page 40

—Yo, John hijo de Darius, godson de Wrath, hijo de Wrath, juro fidelidad ante mi señor.  Juro proteger al fruto del vientre de mi hermana y a mi futuro señor. Lo juro por mi  honor.  Las lágrimas de Beth corrieron por sus mejillas. Su hermano pocas veces le había dado  muestras  de  cariño.  Eran  como  dos  seres  sin  nexo  alguno  que  se  respetaban  y  se  tenían  cortesía  pero  poco  más.  Sabía  que  daría  la  vida  por  ella  de  ser  necesario  tal  sacrificio pero nunca hasta ese momento los dos se habían mirado a la cara y se habían  reconocido como descendientes del mismo progenitor.  John bajó la mirada. Su mente se resquebrajó por un instante y sintió como una parte  de  su  consciencia  se  separaba  de  la  otra.  Ahora  ya  no  tenía  miedo,  sabía  que  era su  padre  quien  en  ese  momento  cobraba  plena  consciencia  en  su  cuerpo  y  se  manifestaba.  —Hija —dijo en lenguaje de signos—, nunca podrás saber lo que te he amado en vida,  nunca  llegarás  a  imaginar  lo  feliz  que  me  siento  de  ver  que  tienes  un  hellren  al  que  siempre he respetado; pero espero que siempre sepas que yo estaré a tu lado.  De  nuevo  las  dos  partes  separadas  de  John  se  volvieron  a  pegar  como  lo  harían  dos  gotas  de  mercurio  separadas  y  próximas  que  entran  en  contacto  la  una  con  la  otra.  Xhex se acercó a John, le tomó de la mano y acarició sus fuertes dedos. Su sympath, su  shellan, la hembra por la que pelearía hasta la muerte, su compañera, la que siempre  estaría a su lado. El tatuaje que llevaba a su espalda era la prueba visible de que ella  era  la  dueña  de  su  corazón.  Xhex  había  sido  hasta  este  momento  la  única  criatura  sobre la faz de la tierra que era consciente de lo que realmente ocurría en su interior.  La única que desde aquel aciago día en el que había estado a punto de perderla para  siempre sabía de su doble naturaleza.   Su secreto acababa de ser descubierto. El silencio que había caído sobre la sala llena de  hermanos  fue  tan  evidente  que  hasta  el  rey  con  su  ceguera  supo  que  algo  extraordinario había ocurrido.   La cara de la reciente madre se inundó de lágrimas espesas y unas lágrimas como el  borgoña resbalaron por la cara de Xhex.   El  hermano  Darius  no  había  desaparecido,  no  del  todo,  al  menos,  había  estado  con  ellos desde el mismo instante en que John llegó a sus vidas.  Thor se acercó a su protegido, encerró su antebrazo derecho con su mano derecha y  John hizo lo mismo.   —Siempre  hemos  estado  juntos.  Desde  aquel  día  en  el  que  me  rescataste  de  la  indiferencia de mi padre, siempre guiaste mi camino y, sin yo ser consciente o no de  ello,  te  devolví  el  favor  teniéndote  bajo  mi  protección  cuando  apenas  si  eras  un  pretrans. Te he echado de menos amigo mío, aunque no sabía a ciencia cierta que no  te había perdido.    Este relato participó en el concurso de relatos  de Románticas al Horizonte,  ESPECIAL FANFICS  «Hermandad de la Daga Negra» 

RománTica'S 40

Profile for Revista RománTica'S

RomanTica'S - 018  

RománTica'S, tu revista de novela romántica.

RomanTica'S - 018  

RománTica'S, tu revista de novela romántica.

Advertisement