Page 26

 

Fernando Fábrega. Así es él  Nací en Florencio Varela (provincia de Buenos Aires, Argentina) en  1952.  Estudié  Derecho  en  la  Universidad  de  Buenos  Aires,  al  tiempo que trabajaba a tiempo completo en editoriales de revistas  y  libros  especializados  en  Derecho  y  Economía.  Después  de  mi  graduación en 1975 ejercí la profesión de abogado, fui profesor de  Filosofía  en  la  Universidad  de  Buenos  Aires,  colaboré  como  articulista en revistas culturales y continué vinculado a la actividad  editorial.   En  1983  me  radiqué  en  Madrid,  dedicándome  desde  entonces  exclusivamente  a  la  actividad  de  editor  de  revistas  y  libros  jurídicos, económicos y culturales. Paralelamente, como autor, he  publicado libros de ensayos sobre economía y gestión empresarial.  

  Fernando Fábrega  LA PRIMAVERA DE GLORIA 

Madrid, primavera de 2004.  

La primavera de Gloria es mi primera obra de ficción. 

Gloria, una  hermosa  y  valiente  periodista,  sigue  la  pista  de  Bernard  Feldman,  un  alemán  superviviente  del  Holocausto  nazi del que circula una leyenda  como  prolífico  falsificador  de  arte.  

Échale un vistazo para ir abriendo boca…  

Sus pesquisas la llevarán a des‐ cubrir  un  asunto  sucio  y  peli‐ groso en el que se verá irreme‐ diablemente  envuelta  y  en  el  que  Quesada,  su  jefe  en  la  re‐ dacción,  le  tenderá  una  mano  firme  pero  invisible.  Por  el  camino,  el  sospechoso  reen‐ cuentro  con  un  viejo  amor  de  juventud terminará por confun‐ dir aún más su loca cabecita. 

RománTica'S 26

Hacía mucho, mucho tiempo que no oía esas palabras de un hombre. Las leía en los ojos de Enrique Alcorta, sabiendo que eran verdad pero que no podía corresponderlas. En algún instante fugaz de los últimos días creyó adivinarlas en la mente de Gonzalo, pero estaba casi convencida de que había sido una ilusión alimentada por la sed de amor que a veces la ahogaba. Le habían dicho de mil maneras que la deseban y había sido gratificante, pero no era exactamente lo mismo, no para ella. «Te quiero.» Sonaba muy bien en la voz de Javier, una voz que no había cambiado con los años. Mientras terminaba de vestirse hurgó en su memoria tratando de recrear los momentos no tan lejanos en que había escuchado esa misma voz diciendo esas palabras, y no pudo encontrarlos. Se quedó un instante pensando, quieta, con el cepillo del pelo en la mano, y finalmente sacudió la cabeza, como arrojando lejos de sí ideas absurdas.

Profile for Revista RománTica'S

RomanTica'S - 018  

RománTica'S, tu revista de novela romántica.

RomanTica'S - 018  

RománTica'S, tu revista de novela romántica.

Advertisement