Page 12

Cuando Ariadna  termine  de  crear  vuestra  historia,  cambiaréis  de  opinión.  Entonces  veréis  las cosas de otra manera (le suelta a Marlenne).    Chicas,  chicas...  cada  una  tiene  un  carácter  distinto,  los  pensamientos  de  Anette  son  distintos a los vuestros (señaló a Marlenne). Los  de  Angie  también  son  muy  diferentes.  Os  he  creado  así,  porque  quería  que  cada  una  tuviera  su momento de gloria.   Las  tres  primas  se  miraron  con  afecto  y  cariño.  Era  un  momento  muy  emotivo  y  querían  compartirlo  con  su  creadora.  A  Angie  se  le  esfumó el enfado.  Oh,  Ariadna,  cuánto  nos  gustaría  que  vivierais  aquí, con nosotras... que vuestro esposo e hijos  conocieran  Hanon  y  los  habitantes  tan  maravillosos que lo forman.  No  puedo,  preciosa,  me  vida  está  en  el  futuro.  Eso  no  quiere  decir  que  no  vuelva  a  veros.  Nunca os olvidaré, jamás lo haría. Sois mis hijas  literarias,  mis  niñas,  os  he  dado  la  vida  y  un  destino en común. Sois parte de mi familia.   Ariadna  se  levantó  y  abrazó  a  Angie,  cogió  de  la  mano  a  Anette  y  tiró  de  ella  para  abrazarla  igualmente; luego le hizo señas a Marlenne para  que  se  uniera  a  aquel  momento  tan  intenso  y  emotivo. Ariadna empieza a llorar de felicidad, a  Anette  se  le  escapó  también  un  sollozo.  Angie  y 

Marlenne están  a  punto  de  romper  su  calma.  Aquellos instantes jamás lo olvidarían.   Me  tengo  que  ir  (dijo  separándose  de  las  tres  y  limpiándose  las  lágrimas).  No  quiero  que  mis  hijos se asusten cuando salgan de la escuela y no  me  vean  (las  contempló  con  inmenso  cariño;  le  limpió  a  Anette  las  lágrimas  de  su  rostro  y  cogió  las manos de Angie y Marlenne). ¿Me recordaréis  siempre?  ¡No  digáis  eso!  ¡Pues  claro  que  sí!  (La  volvió  a  abrazar  con  más  fuerza  y  luego  se  separó).  Os  debo todo lo que tengo...  Nunca  os  olvidaremos,  Ariadna,  sois  como  una  madre más.   Sí (afirmó mientras sorbía la nariz y la miraba con  intensidad). Nunca olvidaré el rostro de la mujer  que  me  otorgó  la  vida  y  al  hombre  que  me  ha  devuelto la sonrisa y la felicidad.   Gracias,  mis  niñas.  Me  llevaré  a  mi  hogar  hermosos  recuerdos  que  atesoraré  en  el  fondo  de mi alma y de mi corazón; un momento en el  tiempo  que  siempre  evocaré  con  fervor  y  cariño...  Os  quiero  y  siempre  os  querré,  hechiceras.  Y  ahora  Marlenne,  empezad  con  mi  retorno.   Instantes  después,  las  tres  jóvenes  hechiceras  cogidas  de  las  manos  contemplaban  como  la  imagen  de  Ariadna  McCallen  se  difuminaba  ante  sus ojos.  Entrevista: Las hechiceras de Ariadna 

RománTica'S 12

Profile for Revista RománTica'S

RomanTica'S - 018  

RománTica'S, tu revista de novela romántica.

RomanTica'S - 018  

RománTica'S, tu revista de novela romántica.

Advertisement