Issuu on Google+


RomรกnTica'S 2


Sumario Actualidad Entrevista a Ruth M. Lerga Entrevista a Karol Scandiu Conocemos a Nisa Arce Una tarde con Ana Fernández Editoriales españolas: Nuevas incorporaciones Especial Kate Morton Series y Sagas: Los Hermanos Martí Dioses del Olimpo Espacio JR Romances reales Una mirada al pasado Autora ¿en el olvido? La cápsula del tiempo Ocio y Placer Pasatiempos Horóscopos Y otros más… En este número colaboran Alfredo Gómez Ana Sarria Ana M. Benítez Aravalle Palacios Carolina Iñesta Eva Rubio Julia M. Priego Laura López Alfranca Loli Díaz M.J. Estepa Merche Diolch Mónica Liceras Noelia Amarillo Nuria Calvente Rocío Muñoz Y, colaboración especial de: Ángeles Ibirika Regina Román

Editorial Queridas lectoras:  Este  bimestre  nuestra  publicación  viene  cargada  de  novedades,  curiosidades  y  artículos  que,  estamos  seguras,  os  harán  pasar  un  rato  más  que  divertido  además  de  daros  a  conocer  a  los  Ganadores  de  las  Rosas RománTica’S 2011.  En  este  número  os  ofrecemos  un  especial  sobre  los  cuentos  para  adultos  que  nuestra  querida  amiga  Nuria  Calvente,  librera  de  FNAC  Málaga,  nos  quiere  dar  a  conocer.  Merche  Diolch  nos  hace  un  extenso  recorrido  sobre todas y cada una de las sorpresas acontecidas en  el II Encuentro de Novela Romántica Yo leo RA.  No os perdáis el artículo de Juvenil Romántica, nuestras  compañeras  nos  dan  a  conocer  a  los  candidatos  que  optan al PERJ, Premio ELLAS‐Juvenil Romántica.  Como  siempre  hemos  trabajado  en  las  secciones  que  creemos  señas  de  identidad  pero  esta  vez  nuestro  diccionario ha contado con la creadora del género de la  Psico‐Comedia, la autora Regina Román.  MJ  y  Ruth  M.  Lerga  nos  han  llevado  de  baile  para  presentarnos  a  Richard  y  Nicole,  protagonistas  de  «Cuando el corazón perdona».   Tras la pausa del bimestre pasado vuelve la sección de  Solidaridad con un artículo más que interesante sobre el  Asperger.  Lee  la  opinión  de  madres  cuyos  hijos  tienen  este síndrome.  ¿Queréis  saber  qué  protagonista  ha  entrado  a  formar  parte  de  nuestro  especial  Olimpo?  No  os  perdáis  la  sección «Dioses del Olimpo» y en la de «Series y Sagas»  este  bimestre  Merche  nos  habla    unos  hermanos  tan  atractivos como interesantes: Los hermanos Martí.  Deseamos de todo corazón que este nuevo número no  esté a falta de nada.  Gracias una vez más por vuestra confianza.  Equipo de RománTica’S 

3 RománTica'S


RomรกnTica'S 4


ENTREVISTAMOS A… RUTH M. LERGA & CIA  En  el  número  anterior  de  nuestra  publicación  ya  tuvimos  el  placer  de  conocer a la flamante II Premio RNR/Vergara, Ruth M. Lerga.     Ahora, en esta ocasión, tendremos la oportunidad de asistir a un gran baile  guiadas  por  ella  y  por  dos  personas  que,  estamos  seguras,  os  gustará  conocer de primera mano.    Entremos pues en un fastuoso salón de arañas iluminadas por luz de vela y  abanico en mano y acompañemos a MJ, a Ruth y, por supuesto, a Richard y  Nicole, protagonistas de la novela «Cuando el corazón perdona».   

MJ  Estepa:  ¿De  qué  color  es  el  vestido,  Ruth?  Sabes  que  los  colores  chillones  no  están  bien  vistos en esta clase de fiestas.  Ruth:  Lo  sé,  lo  sé,  pero  es  que  el  granate  me  encanta.  Eso  sí,  lo  he  combinado  con  el  blanco,  para  que  dé  un  aspecto  menos  llamativo.  Pensaba  añadirle  unas  pequeñas  perlas  aquí  y  allá,  para  que  brillara  mientras  bailamos,  que  digo yo que alguien nos sacará a la pista ¿no? …  En  fin,  ya  estoy  preparada,  ¿qué  te  parece  el  conjunto? ¿No? ¿Me pruebo otros?  Bueno,  ese  color  es  divino,  me  encanta.  Pero  ¡ojo!,  cuidado  con  las  perlas  blancas.  Han  comentado  por  ahí...  que  las  muchachas  que  lleven excesivamente demasiadas perlas cosidas  en  sus  vestidos,  pronto  verán  un  anillo  en  su  dedo. (Le dije burlonamente)  Sí,  sí,  a  las  muchachas.  Pero  con  mis  treinta  y  cinco dudo mucho que pueda pasar por doncella  casadera. Ya me gustaría conservarme tan bien.  Bueno,  nosotros  no  somos  precisamente  «muchachas»,  ni  tampoco  nos  hace  falta  un  anillo. Ya estamos comprometidas. Sin embargo,  el  espíritu  adolescente  aún  lo  llevamos  en  las  venas, ¿eh?  Ambas  nos  echamos  a  reír.  Sabíamos  que  estábamos  preparando  una  «locura»  que  haría  historia  en  el  mundo  de  la  nobleza  londinense,  pero  decidimos  dar  el  paso  y  adentrarnos  en  nuestra  particular  aventura.  Estábamos  en  los  probadores  de  una  importante  y  antigua  tienda  de  ropa  en  Covent  Garden,  en  una  de  las  principales  avenidas  de  Londres.  Teníamos  previsto asistir a una fiesta de gala, de incógnito,  con  gente  muy  importante,  entre  ellos  duques,  condes, marqueses (Dios, si supieran para lo que  íbamos...),  y  sobre  todo  asistirían  los  protagonistas  de  la  preciosa  historia  que  Ruth  había  creado:  el  vizconde  Lord  Richard 

Illingsworth y su esposa la vizcondesa Lady Nicole  Illingsworth. Ruth y yo habíamos usado mi «don»  para  viajar  al  pasado,  puesto  que  la  historia  de  Lord  Richard  y  Lady  Nicole  sólo  se  sabía  en  el  siglo XIX.   ¿Tienes  alguna  chuleta  por  si  acaso?  Creo  que  cuando me lleves allí me voy a emocionar tanto  que  perderé  la  razón  y  no  recordaré  a  lo  que  vamos.  Sí,  Ruth,  he  preparado  algunas  notas  para  guardarlas bajo las enaguas de este vestido ¿qué  te parece?, por cierto... es precioso.  Gracias.  Tú  te  ves  divina.  A  ver  si  al  final  sí  vamos a interesar a algún buscador de esposa…  ¡Oh!  Mira  aquel  de  seda  en  color  lavanda.  Pruébatelo, parece hecho para ti.  Cielo, antes de seguir probándonos más delicias  como esta, me encantaría que me contaras qué  sentiste  cuando  te  comunicaron  que  eras  la  ganadora del premio RNR.  Pues  sentí  de  todo  en  apenas  un  par  de  segundos:  incredulidad,  emoción,  euforia,  vérti‐ go. Cuando cogí el teléfono y Marisa Tonezzer, la  editora  de  Vergara,  se  presentó,  no  hizo  falta  que me dijera para que llamaba. Digo yo que no  te  llaman  para  decirte  «lo  lamentamos,  no  has  ganado,  pero  gracias  por  participar».  Así  que  mientras  intentaba  no  llorar  de  emoción  y  parecer  medianamente  normal,  daba  saltitos.  No  fue  hasta  un  buen  rato  después,  más  sosegada,  cuando  entendí  lo  que  significaba  ganar, publicar, verme en papel, que alguien me  leyera  como  yo  leo  a  otras  escritoras.  Me  pareció increíble.  Personalmente,  yo  misma  ni  me  lo  hubiera  creído.  Saber  que  tu  primera  hija  literaria  es  ganadora de un premio como el del RNR parece  de película, por lo menos para mí lo sería. 

A C T U A L I D A D

5 RománTica'S


Sí, la verdad  es que  tuve  mucha suerte, mucha.  Mandé  las  dos  que  había  escrito,  y  gustaron  ambas.  Aún  se  me  pega  una  sonrisa  idiota  cuando recuerdo el momento.  ¿Lloraste?  ¿Reíste?  ¿Gritaste?  ¿Saltaste?  ¡Suéltalo!   Pues  todo.  Lloré  un  poquito.  Tengo  que  decir  que  me  cogió  en  un  momento  personal  complicado, y parece que todo se desbordó con  la llamada. Reí como una posesa, grité tanto que  temí  que  mis  vecinos  llamaran  a  la  policía...  E  hice otras cosas que no confesaré sin una orden  judicial.  «Cuando  el  corazón  perdona»  es  una  novela  histórica con una base muy sólida respecto a su  argumentación, personalmente para mí; con una  estricta  documentación  sobre  la  aristocracia  en  aquel  siglo,  de  una  narración  sencilla  y  amena,  con  un  lenguaje  protocolario  (en  aquel  siglo)  excelente, y sobre todo la manera en la que está  escrita  es  elegante  y  cuidada.  Pero  Ruth  te  pediría  una  cosita...  ¡Suelta  el  secreto  de  tu  éxito!  No  nos  dejes  sin  una  segunda  entrega,  ¡por Dios!  ¿Sólo  una  segunda  entrega?  ¡Jooooo!  Pero  si  tenemos Ruth para rato. No, ahora en serio, sigo  escribiendo,  y  espero  que  antes  o  después  las  otras vean también la luz. De vosotras depende,  de  lo  que  os  guste  lo  que  hago.  Las  lectoras  de  romántica  somos  fieles,  sí,  pero  también  selectivas.  Si  algo  no  nos  gusta,  sencillamente  pasamos.  ¿Secreto  del  éxito?  Bueno,  escribo  lo  que  me  gusta leer. Me gustan las historias de antes, sin  tramas  complicadas  con  asesinatos  y  misterios.  Me    gusta  que  la  historia  sea  básicamente  de  amor,  y  centrarme  en  los  protagonistas  y  sus  idas y venidas.  Supongo que habrá más gente a la que le gusten  estas historias, y que por eso la han elegido.  Mientras  que  te  pruebas  este  otro  vestido  (le  entregué uno de color berenjena, con un escote  de  vértigo),  me  gustaría  preguntarte  sobre  lady  Nicole.  ¿Por  qué  has  creado  el  carácter  de  esta  joven,  tan  orgulloso  y  rebelde?  Creo  recordar,  que  su  rebeldía  y  su  tozudez  la  encaminaron  solita hacia el amor, ¿no?  Sí,  hacia  el  amor  y…  hacia  más  de  un  lío.  Buscaba  una  protagonista  imperfecta.  Así  me  gustan los personajes imperfectos, con defectos  que los hagan reales, con errores con los que me  pueda identificar. Nicole está un poco malcriada, 

RománTica'S 6

y  tiene  un  concepto  muy  alto  de  sí  misma.  Eso  no significa que no sea estupenda, que lo es. ¡¡A  mi Nick que no me la toquen!! Pero se equivoca,  yerra,  y  debe  asumir  las  consecuencias  de  sus  actos.  No  todo  puede  cubrirlo  un  hermano  comprensivo…  Hablemos  de  Lord  Richard.  Es  un  hombre:  ¿Pacífico  o  soberbio?  ¿Reflexivo  o  calculador?  ¿Amigo o competidor?  Tengo  una  amiga  locamente  enamorada  de  Richard.  Cuando  hablamos  de  él  nos  referimos,  desde el cariño, al «deficiente emocional». Pues  eso  es  Richard.  Es  un  cielo,  pero  parece  que  a  veces  le  cuesta  captar  los  sentimientos.  Los  suyos y los de otros. Y es muy, muy impulsivo, y  esa es la clave de la historia. Pero tiene un fondo  maravilloso.  Es  un  buen  amigo,  una  buena  persona, y será un magnífico enamorado con el  paso de las páginas.  Mientras  que  leía  la  historia  entre  esta  pareja,  me  asaltaron  dudas  respecto  al  problema  que  ambos tuvieron en el pasado. ¿Fue realmente el  acontecimiento  del  «pasado»  el  detonante  de  dicha relación?  Sí, sin duda. Escribí la historia de James y Judith  y  cuando  le  puse  «fin»,  antes  siquiera  de  corregirla, empecé la de Richard y Nicole donde  lo  había  dejado  con  estos  dos,  en  el  bautizo  de  su  ahijado.  Si  algún  día  se  publica  la  otra,  podréis ver a un Richard evolucionando hacia lo  que  será  en  «Cuando  el  corazón  perdona»,  y  a  una Nicole que comienza a madurar.  Entre risas y comentarios elegimos dos hermosos  vestidos de seda y tul. El de Ruth era del color de  los  lirios,  sus  enaguas  eran  de  un  tono  más  os‐ curo que la falda, así cuando bailara y se moviera,  al  vaivén  de  la  música,  se  luciera  el  precioso  contraste  entre  el  color  claro  y  el  oscuro;  el  escote que llevaba no podría ser más sensual que  la  de  los  vestidos  del  siglo  XXI.  Seguramente  las  furtivas miradas de los lores quedarían extasiadas  y  hasta  abrumadas;  probablemente  intentarían  preguntar quién sería la mujer de cabellos rojizos  que  se  habría  presentado  en  la  fiesta  con  aquel  vestido (O sea... la autora). Yo me decanté por un  vestido  de  color  verde  esmeralda,  con  mangas  largas  en  cuyos  extremos,  concretamente  en  las  muñecas,  tenían  un  precioso  bordado  de  color  verde musgo, contrastando ambos verdes.  Ya estábamos listas para ir a la fiesta y conocer a  la pareja de enamorados que tiene a toda España 


pendiente  de  su  rebelde  historia  de  amor.  Aunque,  primero  deberíamos  rezar  para  entrar  dentro  del  baile,  una  empresa  bastante  difícil,  pero  una  vez  que  pisáramos  el  interior  de  la  mansión,  donde  se  celebraba  la  fiesta,  ya  no  habría vuelta atrás.  

LA FIESTA.  Antes de entrar Ruth me entregó un abanico para  que tapara un poco mi rostro y yo fruncí el ceño.  El  maquillaje.  Estamos  preciosas,  sin  duda,  que  cuando salíamos de la tienda nos han mirado un  par de tíos… pero con el rímel, la raya, la sombra  de  ojos,  el  colorete  y  el  carmín,  en  1823,  nos  tomarán por actrices, y no nos dejarán entrar…  Gracias, un detalle que se me había pasado por  alto.  Ambas  nos  pusimos  manos  a  la  obra,  con  los  preciosos  abanicos  ocultándonos  como  dos  ladronas... de película.   La  noche  era  clara,  la  luna  se  hallaba  en  su  máximo  ciclo,  dedicándonos    preciosos  destellos  en aquella cálida noche de verano; el astro madre  se  hallaba  tan  bonito  como  una  peonia  en  floración.  Llegamos  en  coche  de  caballos  a  la  mansión.  El  cochero,  muy  amable  por  cierto,  nos  abrió  la  portezuela  y  nos  bajamos  con  sumo  cuidado,  no  fuéramos a trastabillarnos y caer en la sucia tierra  (qué vergüenza sería entrar en la sala con tantos   invitados  y  manchadas  de  barro).  Subimos  las  escaleras  de  la  mansión,  el  resplandor  de  las  luces  casi  nos  cegaron;  miles  de  lámparas  con  velas  alumbraban,  desde  el  alto  techo,  toda  la  estancia.  Grandes  columnas  de  mármol  gris  veteado daban un toque majestuoso y señorial a  la mansión.   Caminamos  juntas,  abanicándonos  como  dos  alocadas y riéndonos de tal hazaña. Si nos vieran  las  demás  compañeras...  ¿qué  pensarían?  Cuál  fue  nuestra  sorpresa  que  el  lacayo  no  nos  pidió  ninguna  acreditación,  simplemente  nos  animó  a  entrar para divertirnos. Las dos nos miramos tras  el  encaje  de  los  abanicos,  y  nos  quedamos  más  que perplejas. Nos echamos a reír de nuevo.   ¿Los ves? Hoy no he traído las gafas y veo menos  que un tuerto en medio del desierto.  ¡¡Mira!! ¡¡Mira!! Ahí están, camino de la terraza.  ¡¡Qué guapos!! Y que enamorados…  ¡¿Dónde?! Ahh! No esperemos más... 

Espera un poquito ¿no?  ¿Por qué debemos esperar? Sólo les robaremos  diez minutos, nada más.  Quiero  pillarles  in  fraganti,  que  si  en  algo  conozco a Richard, no tardará en besarla. Quiero  verlos  hacer  aquello  que  tantas  veces  he  imaginado. Por favoooooor.  MISIÓN: ENTREVISTA Estaba clara cuál era nuestra estrategia, esto era  una  misión  secreta,  oculta  bajo  la  alta  aristocracia. No obstante, no podíamos fiarnos de  nadie,  puesto  que  los  guardaespaldas  de  cualquier  duque  o  noble,  podrían  estar  vigilándonos.  Así  que  no  tardamos  mucho  en  encaminarnos  hacia  un  ancho  balcón  que  sobresalía  del  salón  y  daba  al  jardín,  donde  estaba  la  pareja  protagonista,  besándose  como  dos locos adolescentes.   Interrumpimos con un carraspeo.   Lord Richard giró bruscamente la cabeza y captó,  con su oscura mirada, las dos mujeres que había  a menos de tres metros de distancia.   Desvié mis ojos hacia la deslumbrante vizcondesa  y  abrí  la  boca  ante  la  sorpresa;  se  hallaba  sonrojada y con una tímida sonrisa en sus labios.  Nicole: ¡Ruth!  ¡Nick!  Ruth  y  Nicole  salieron  corriendo  y  se  abrazaron  como  si  fueran  hermanas.  Richard  las  miraba  pasmado, no podía creérselo.   Creí  que  recibiría  una  bienvenida  más  emocionada, la verdad.  Ni  caso,  Ruth,  tú  ni  caso.  Eres  más  que  bienvenida.  Ambas  los  sois.  Porque  vas  a  presentarme  a  tu  acompañante  ¿no?  Hola,  soy  lady  Nicole  Illingsworth,  vizcondesa  de  Sunder,  pero viniendo con ella (nos señala  a ambas con  la mano) puedes llamarme Nicole.  Buenas  noches,  ilustrísima.  (Saludé cortésmente. Menos mal que recordé un poco de protocolo).  Encantada de conocerles.   Buenas noches. Disculpa la euforia de mi esposa.  Se emociona como una niña con las sorpresas.  Richard,  no  lo  niegues,  a  ti  también  te  encanta  que  tengamos  una  visita  tan  inesperada.  Los  hombres  no  saben  de  nada,  pero  se  creen  más  listos que nosotras.  Déjalo,  Nicole.  Ya  sabes  que  le  gusta  mostrarse  imperturbable.  Además,  Ariadna  ha  conseguido 

7 RománTica'S


invitaciones,  así  que  no  nos  hemos  colado.  ¿Verdad que sí, MJ?  Oh, sí, tal y como os ha comentado Ruth. Hemos  sido invitadas. (¡Por todo el oro del mundo! Que  no pregunte lord Richard por quién...)  ¿Invitadas?  (nos mira con ojo crítico, pero por su sonrisa seductora parece que finalmente lo dejará pasar)  Sí,  Richard,  invitadas.  ¿O  insinúas  que  tan  ilustres  visitas  entrarían  en  la  mansión  de  los  Russell cual ladronas?  Menos mal que Nicole nos defiende, que si no…  Gracias, ilustrísima.   Somos  Richard  y  Nicole,  dejemos  los  formalismos para cuando haya público. Si habéis  hecho  feliz  a  Nicole  viniendo,  me  hacéis  feliz  a  mí también.  Gracias  de  nuevo.  Veréis,  no  estoy  acostumbrada a tratar a personas de la nobleza.  (Nicole cogió mi mano y me miró con aprecio)  Imagina  que  estás  hablando  con  una  buena  amiga en el salón de recibir de tu casa, frente a  un té bien dulce, y trata de disfrutar.  Sois un encanto, vizcondesa.  Venimos a conoceros un poquito mejor. Ariadna  escribe  para  una  revista  literaria  con  muchas  seguidoras,  y  sus  lectoras  quieren  saber  más  sobre vuestra historia de amor.  Sí,  es  una  pequeña  entrevista  para  una  revista  literaria que publicamos cada bimestre.  ¿No  se  tratará  de  ninguno  de  los  infundados  rumores  sobre  nuestra  noches  de  bodas,  verdad?  (ahora pone cara de pocos amigos, y se acerca a Nicole, protector).  No, ilustrísima... perdón, Lord Richard. Sólo será  para informar a los lectores que vuestro amor ha  rebasado  obstáculos  insalvables.  Ahora,  que  estamos  los  cuatro,  me  encantaría,  si  usted  me  lo  permite,  preguntaros  cuál  fue  el  primer  pensamiento  que  se  os  pasó  por  la  cabeza  cuando  os  volvisteis  a  encontrar,  después  de  tantos meses sin veros.   Cuando  vi  a  Richard  al  lado  de  su  hermana,  el  día  del  bautizo,  después  de  tantos  meses,  tuve  sentimientos  encontrados.  La  rabia  volvió  a  mí  como  si  acabara  de  descubrir  su  traición,  y  mis  deseos de venganza se renovaron. Y también la  decepción,  creía  haber  encontrado  una  pareja  para siempre, y todo fue una mentira. Pero, para  ser  sincera,  mientras  buscaba  humillarle,  devolverle el golpe, mi estómago se contraía un  poco  al  descubrirlo  tan  atractivo  como  recordaba, sino más. 

RománTica'S 8

Yo  la  vi  entrar  y  pensé  «Ay,  madre,  que  aquí  llega  la  hechicera  de  melena  de  fuego.  Y  no  tengo  donde  esconderme»  (Ríe).  La  verdad  es  que  sentí  culpabilidad.  Sabía  que  no  había  obrado  bien  con  ella,  a  pesar  de  todo.  Pero  también me subyugó su belleza. Parecía distinta,  más  madura.  Más  mujer.  Y,  claro,  mucho  más  deseable.   La  autora  nos  cuenta  que  ambos  confundíais  el  amor con la ilusión, continuamente descartabais  estar enamorado. ¿Es cierto que rechazabais ese  pensamiento una y otra vez?  Sí,  y  con  razón.  Él  me  había  utilizado  para  advertir a mi hermano. Enamorarme de él sería  claudicar,  sería  dar  por  buena  su  humillación.  Así  que  reconocía  el  deseo,  pero  negaba  el  amor.  ¿Cómo  iba  a  enamorarme  de  quien  me  había menospreciado? 

(Richard mira a su esposa con amor, y le acaricia el brazo con suavidad). Mis  pensamientos  iban  un  poco  a  la  inversa.  ¿Cómo iba a enamorarme de una dama que me  detestaba? Quizá lo mereciera  (recibe un codazo de Nicole). De acuerdo, lo merecía, pero me revolví  contra ello mientras pude.  Lady  Nicole,  ¿qué  palabra  o  frase  usaríais  para  describir  el  momento  en  el  que  tachaste  el  nombre del vizconde, en la nota que escribisteis,  como posible prometido?   Fue  una  chiquillada.  Lo  sé  ahora  y  lo  supe  en  cuanto  lo  hice.  Pero  me  hizo  sentir  tan  bien  rechazarlo,  aunque  solo  yo  lo  supiera.  Fue  divertido,  y  además  me  daba  seguridad  en  mí  misma,  la  seguridad  que  «alguien»  (le mira de nuevo, simulando enfado) había mermado en mí.  A  Richard  se  le  endurece  las  facciones  ante  la  pregunta  de  la  «invitada»  preguntona.  Nicole  lo  mira inmediatamente y le hace señas para que se  calme. Que sólo es una entrevista. Masculla entre  dientes una blasfemia, pero se calla.  No  debí  preguntaros  un  hecho  que  pasó  y  que  molestó a Lord Richard. (Lo dije porque el rostro del hombre por poco se desfigura, Richard se disculpó)  Lamento haberos importunado con mi malestar.  Me  parece  increíble,  aun  ahora,  que  mi  esposa  lograra perdonarme. Por eso y por todo lo que le  hice. A veces temo que si se lo recuerdan vuelva  a  enfadarse.  Y  sobre  todo  temo  que  vuelva  a  disgustarse.  Prometí  no  causarle  más  dolor  nunca.  Lord  Richard,  vuestra  peculiar  historia  (dije

peculiar porque la palabra «rebelde» podría causarle


algún disgusto) ha tenido a  cientos de lectores  en  tensión,  deseando  veros  juntos,  anhelando  una  disculpa  por  parte  de  ambos...  Sin  embargo,  vuestro  carácter,  cuando  oíais  hablar  de  Lady  Nicole,  se  tornaba  más  tenso,  e  incluso  a  veces  impulsivo.  Habladnos  de  esta  impulsividad,  de  vuestros pensamientos acerca de ella.   Desde el primer momento Nicole me volvió loco.  Con  su  inocencia  el  año  anterior,  y  con  su  ingenio  y  su  belleza  al  siguiente.  No  quería  pensar  en  ella.  Ni  debía,  por  cierto.  Dios,  es  la  hermana  de  mi  mejor  amigo.  Del  mismísimo  duque de Stanfort, quien es también mi cuñado.  La situación ya era complicada de per se sin que  yo  añadiera  más  sentimientos.  Pero  ella  me  cautivaba más a cada día que pasaba. Y no sabía  cómo  gestionar  el  deseo,  su  rencor,  mis  necesidades… así que actuaba a ciegas. Y eso me  causó  más  de  un  disgusto,  y  un  buen  ridículo,  por cierto.  Lady  Nicole,  hubo  una  escena  en  la  cual  dejasteis  a  todos  los  lectores  con  la  miel  en  los  labios.  Y  fue  cuando  Lord  Richard  os  reclamó  desde  el  jardín  de  vuestro  hogar  para  que  bajarais a encontraros con él. Aún recuerdo esa  escena  tan  emotiva  y  sensual.  ¿Podéis  expresar  qué sentisteis  en brazos de vuestro amor?    Richard  ya  me  había  besado  el  año  anterior,  y  tenía  un  recuerdo  precioso  de  aquellos  besos.  Pero  cuando  aquella  noche  volvió  a  besarme,  fue  como  si  lo  hiciera  por  primera  vez,  como  si  nunca antes me hubiera acariciado con su boca.  El  año  anterior  había  reverencia  en  sus  besos.  Aquella  noche  había  algo  distinto,  algo  que  entonces no supe identificar como crudo deseo.  Sentí  que  todo  mi  ser  se  arremolinaba  en  mis  entrañas,  y  que  me  perdía  para  siempre  entre  sus brazos. 

Era más que deseo. Entonces probablemente ya  fuera  amor,  aunque  ninguno  de  ambos  lo  supiéramos.  En  la  novela,  la  autora  describe  a  personas  indeseables  en  vuestro  entorno,  que  sólo  ansiaban  obtener  beneficios  de  vosotros  y  que  les  hubieran  encantado  veros  infelices.  Pero,  ¿qué ha sido de estas personas y de sus vidas?   Casadas e infelices. Fue mi regalo de bodas a mi  esposa.  Está  mal  regocijarse,  pero  realmente  aquellos  dos se merecían el uno al otro…  Ha llegado la hora de marcharnos, Ruth y yo no  tenemos  más  tiempo  de  seguir  disfrutando  de  esta maravillosa velada, y sobre todo de vuestra  encantadora  compañía.  Os  agradezco  vuestro  tiempo  dedicado  en  nosotras.  Tan  sólo  me  gustaría  pediros  una  última  cosa.  ¿Qué  momento  recordáis,  en  vuestra  historia,  con  tanto furor? Y en esto incluyo a la autora...  Nuestra  primera  vez  juntos.  Fue  preciosa.  A  pesar  de  todo  lo  que  vino  después,  nunca  olvidaré  aquel  encuentro,  ni  me  arrepentiré  de  él.  Si  Nicole  recuerda  su  mejor  momento,  el  de  ambos  en  realidad,  yo  recordaré  el  más  humillante  de  todos.  La  noche  en  la  terraza,  cuando  me  disculpé  por  las  afrentas  del  año  anterior.  Debo  deciros  que  de  vez  en  cuando  aún se burla de mí.  Me quedo con el día que la terminé. No sé si fue  el final en sí, o el hecho de terminar una historia  en  la  que  me  había  implicado  tanto,  con  unos  personajes  a  los  que  ya  quería  antes  de  comenzar,  pero  me  emocioné  muchísimo  cuando pulsé el punto y final.  Gracias y hasta pronto.  Entrevista: MJ Estepa 

9 RománTica'S


RomรกnTica'S 10


CAROLINA I. Q. ENTREVISTA A… KAROL SCANDIU  Amante de la literatura, de leer, escribir y soñar con las letras. Dispone de  un  blog  personal  en  el  cuál  publica  sus  escritos,  en  su  mayoría  relatos  cortos, y que cuenta actualmente con más de 800 seguidores, además de  su blog de Arte Gráfico.   Autora  con  varias  novelas  en  su  haber,  tiene  editadas  y  publicadas  la  primera  entrega  de  una  Saga,  ErótiKa  ‐  Vol.  1,  bajo  el  sello  editorial  Círculo Rojo, obra que ha cosechado muy buenas críticas, y ya a la venta  (Marzo  2012)  la  primera  entrega  de  su  Saga  fantasía/romance/  paranormal bajo el sello editorial Nowevolution, «El Diario Oscuro I».   Diseñadora gráfica e ilustradora, comparte su amor por la escritura con el  arte, siendo autora de varias portadas de obras literarias que ya están en  el mercado y que pronto saldrán a la venta. 

  Es  un  honor  para  RománTica’S  comenzar  esta  primavera  hablando  de  erotismo,  de  amor  y  de misterio. Y hacerlo nada menos que junto a  la hermosa escritora madrileña, de ojos azules  y origen brasileño, Karol Scandiu.  Tras  seducirnos  con  su  primera  obra,  Erótika,  una  novela  que  ha  cosechado  muy  buenas  críticas,  damos  la  bienvenida  a  su  recién  nacido  «Diario  oscuro»,  gracias  a  la  editorial  Nowe  Volution.  Una  novela  que  nos  sumerge  en  una  historia  que  habla  de  la  fuerza  del  amor  ante  el  maltrato,  la  violencia  y  la  mismísima inmortalidad.  Conozcamos a su autora:  Carolina:  Antes  de  comenzar  a  hablar  de  tu  obra, cuéntanos, ¿cómo es el día a día de Karol  Scandiu? ¿Cuáles son tus hobbies?  Karol: Soy madre, ama de casa y esposa. Mi día a día no difiere del de las demás mujeres con hijos, marido y vida hogareña, a no ser quizás, porque incluso mientras cocino o limpio, siempre tengo la cabeza llena de situaciones o historias, un alboroto de diálogos que en ocasiones no puedo detener (protagonistas que no se callan nunca), y en cuanto tengo mis ratos libres, y mis noches de insomnio, lo saco todo fuera escribiendo sin parar. Soy «cuenta cuentos de historia para mayores» como dice mi hijo de seis años cuando le preguntan qué hace su mamá, soy la que «cuida del bebé», según mi peque de dos añitos, y la que no puede parar nunca, según yo misma.

  Una película  La Casa de los Espíritus Un color  Verde Un postre  Helado de Vainilla Un personaje literario  Collie Entragian (El policía, uno de los protagonistas de «Desesperación») Una palabra  Imaginación Hablemos de tu nueva y esperada novela: «El  diario  oscuro».  ¿Qué  historia  y  qué  mensaje  encontramos en ella? Hablar de El Diario Oscuro es algo me emociona profundamente. Esa novela nació de un texto, uno de los primeros que colgué en mi Blog Literario hace ya más de dos años. Se trataba de un par de líneas, el principio del diario de un inmortal, nada qué ver con los vampiros y seres inmortales con los que hasta entonces me había encontrado en literatura y cine, sino, uno desilusionado con su propia existencia, solitario, angustiado por lo que era y cómo vivía. Philip nació y ahí se quedó, hasta que un día, repasando mis textos, me encontré con ese pequeño trocito que había soñado en su momento, y decidí retomarlo. Al darme cuenta, había escrito varias páginas, en la cuales él relataba un encuentro, uno que cambiaría su vida y el rumbo de la historia que yo misma había planteado en un principio. Nació entonces Jane, una muchacha maltratada

11 RománTica'S


por la vida, huyendo de un pasado horrible y sin futuro alguno, y unir a los dos, pasó a ser un reto, hacer que sus caminos además de cruzarse tuvieran una razón, un motivo, es lo que dio vida a El Diario Oscuro. La novela es una carrera a contra reloj, en la cual el alma mutilada de una muchacha de tan solo 17 años, se ve unida a un ser que poco de humanidad tiene, y la venganza, el protegerla sobre todo lo demás, pasa a ser la única razón de vivir de Philip, y también de Malrrón, el coprotagonista de la historia, quien juega un papel importante tanto en el cómo Philip conoce a Jane, como en todo lo que ocurre después. El Diario transcurre en Inglaterra en los años ‘70; un Londres oscuro y sombrío, una época complicada y muy distinta a la que vivimos. Es una historia de amor, de pasión, y sobre todo, del sueño que muy en fondo todos tenemos: el encontrar a alguien que cure nuestras heridas y que nos proteja. Hay vampiros, hay sangre, violencia, suspense, y hay ternura y amor. Es el principio de una Saga que hará suspirar, llorar, sonreír, emocionarse... yo lo hago cada vez cada la leo. »La novela no es solo de vampiros; hay una crítica social, el maltrato y los abusos infantiles, y la ilusión, el sueño de estos en encontrar a alguien que les salve y les proteja de todo. Darles el final feliz que tanto se merecen, aunque en manos de un verdadero monstruo. ¿Cuánto  tardaste  en  escribir  la  novela  y  cuál  fue  el  detonante  de  la  idea  inicial?  ¿Qué  te  inspiró a comenzarla? Tardé casi un año en terminarla. Entonces tenía varios proyectos, blognovelas que publicaba, relatos cortos, y la hice con calma y cariño. La idea inicial, cómo decía antes, fue darle «realismo» a un ser ya más que conocido en el panorama actual: el vampiro. Verlo más allá de una fuerza inigualable o los colmillos; hacerlo real, enseñar los temores y sentimientos como los tendría un «humano a secas». Y la inspiración, viene de la misma fuente; siempre he adorado a esos seres nocturnos y misteriosos, pero faltaba algo, en ocasiones sobraba en los que iba conociendo bien a través de lecturas o el cine, y junté todo lo que sentía, para mí, sería el verdadero inmortal.

RománTica'S 12

¿Qué  alegrías  te  han  reportado  tus  obras  publicadas? Todas y algunas más. ErótiKa (Vol.1) ha sido una experiencia única. Con ella eché a un lado temores propios, el qué pensarán, dirán... escribí con el corazón, hablando de algo tan común y presente en la vida de todos como lo es el sexo, sin cortarse, llamando las cosas por su nombre, pero con historias llenas de amor y barreras que solo este puedo traspasar. A cada día es más y más la alegría que me trae esa novela; los emails, los comentarios de lectores anónimos, mujeres en su mayoría cuyas palabras van desde «lo he adorado», a «hacía años que no me sentía así», eso, es mucho más de lo que podía pedir. ErótiKa me ha permitido el conocer a personas maravillosas, ser entrevista en la radio, presentar mi novela en la Casa del Libro, participar en actos dedicados a la novela romántica..., es todo un mundo gracias a ella. »Otra de mis publicaciones hace poco salió al mercado; se trata de una antología de relatos de terror gracias a ESMATER (Asociación de Autores Madrileños de Terror), de la cual tengo el honor de ser la autora de su portada, y de uno de los relatos que la componen, así como, estar rodeada de 16 maravillosos autores que han aportado su pluma para este proyecto. Ahí he probado el ser reconocida no solo por mis escritos, también por mis Ilustraciones que es mi otra pasión, así como, el poder escribir dentro de un género que me encanta, y me ha permitido darle riendas suelta a ello; con la primera edición vendida en la preventa, tengo el corazón ansioso por conocer las opiniones de los lectores. »Próximamente saldrá la primera entrega de la Saga El Diario Oscuro y un par de proyectos que ahora mismo están en el horno, y lo que espero es que les guste a los lectores. Eso es lo más importante. ¿Alguna anécdota curiosa con los lectores? Un par de ellas sí que hay. »Las preguntas sobre Erótika suelen venir siempre acompañadas de sonrisitas o rostros colorados, y me encanta contestarlas, sobre todo, porque me pongo igual de nerviosa que quienes preguntan.


En los emails y mensajes suelo recibir muchos comentarios y preguntas, pero ha habido una que me llamó mucho la atención, y fue el email de una lectora que decía que había comprado la novela, y que al buscarla un par de días más tarde de haberla recibido, no la encontraba en parte alguna. Ya desesperada, le preguntó a su madre si por casualidad no había visto el libro (muerta de vergüenza porque el que su madre supiera que estaba leyendo algo erótico...) y la entrañable señora le contestó que sí, que lo sabía: lo tenía ella, pero no se lo daría todavía porque le faltaba por terminar el último relato. Me escribió, bajo orden de su madre, para decirme que necesitaban, las dos, el volumen II cuánto antes. Tu primera obra, Erótika, es una obra valiente y  además  con  muy  buenas  críticas,  pero  ¿crees  que  el  género  erótico  es  bien  aceptado  en  España? ¿Qué opinas sobre su tratamiento? Hay miedo, hay vergüenza, tabúes que todavía no se han superado y que, lamentablemente, tardarán en desaparecer. Y por ello me sorprendo tanto a cada día con ErótiKa. Sé de lectores que nunca se atrevieron con el género, y es gratificante saber que volverían a hacerlo una vez leída la antología. También los hay que, aun habiendo leído la novela y dicho que les ha encantado, lo trasmiten por email o mensaje privado, puesto que les «da apuro» el que los demás sepan que leen novela erótica. Es un género poco conocido, y creo que las puertas todavía están cerradas cuando hay muchas novelas del género en las librerías, claro está, bajo títulos y firma extranjera, y en España, hay autores de esa temática con obras exquisitas. ¿Te  llegan  opiniones  desde  tu  país  de  origen,  Brasil? Me han comentado alguna vez que no  es un país sencillo para ser escritor; ¿es difícil  o distinto allí el mundillo literario? ErótiKa no está editada en portugués (de momento), pero lo que sí tengo desde allí es el apoyo incondicional de toda mi familia. Ellos están siempre pendientes, conectados conmigo a todas horas, y el orgullo que sienten, para mí es lo todo lo que puedo pedir. El panorama literario brasileño, teniendo en cuenta que llevo en España más de 10 años, siempre ha sido complicado desde el punto de

vista «autores reconocidos». Allí, cómo en la mayoría de países, ya sea por costes o por renombre, hay toda clase de literatura, pero en su mayoría, traducidas desde otro idioma; los autores nacionales, nombres conocidos y de plumas increíbles, abundan, pero no se les da todo el reconocimiento que se merecen. Me gustaría poder hacerlo, y eso espero, y llevar ErótiKa allí en portugués... ¡es uno de mis sueños! ¿Cuáles  son  tus  autores  o  libros  favoritos,  aquellos que te inspiran?   El primer libro que leí fue «Juan Salvador Gaviota» de Richard Bach. Entonces era una niña, y recuerdo haberlo leído decenas de veces; la historia de amistad tan sincera, el icono de un pájaro cómo el que quiere batir sus alas y ser más de lo que es. »Luego llegó a mi vida mi ídolo, Stephen King. He leído todos los libros que he tenido a mi alcance del autor, y es mi referente para el terror en todos sus subgéneros. »Hay muchos más; me encanta J. R. Ward, J. K. Rowling, Tolkien, Kafka o Poe..., mi gusto es muy variopinto, según qué tenga entre manos y me apetezca leer. Sin olvidarme de autores nacionales (en ambos países para mí), como Paulo Coello y su Brida o Verónica Decide Morir, dos novelas preciosas y cargadas de mensajes de vida y esperanza. Antes  de  finalizar,  un  par  de  preguntas  que  hacemos a todos los escritores: a)  ¿Cuál  es  el  sitio  más  extraño  en  el  que,  llevada  por  las  musas  te  has  puesto  a  leer,  a  tomar notas o directamente a escribir? En la cola del paro. Sí, suena a risa, pero es verdad; hace bien poco de hecho, estaba en la tan afable oficina de empleo (a la que ahora ha de acudirse con cita previa), y de pronto no podía dejar de pensar en una historia. Suelo tomar apuntes en el ordenador, no llevo libretas siquiera, pero tuve que hacerlo: con un trozo de papel que le pedí al amable guardia de seguridad, escribí el principio de un relato que, a día de hoy, está terminado y con 10 páginas, y pronto formará parte de un proyecto muy bonito... y hasta aquí puedo leer. b) Imagina, por último, una gran cena a la cual  pudieras invitar a cualquier autor, de cualquier 

13 RománTica'S


época y país. ¿Quiénes se sentarían contigo a  la  mesa  y  en  qué  lugar  se  celebraría  ese  interesante banquete? Stephen King. Lo digo de primeras porque no podría ser otro. Es mi ídolo desde la infancia, y sin lugar a dudas, cenaría en Maine, y el dónde, eso se lo dejaría a él... que es Stephen King, qué menos que elija el restaurante... »A mi otro lado, ya dispuestos a cenar en buena compañía, tendría sentado al señor Poe, sin su gato negro que me ha traumatizado de por vida, y... bueno, creo que tendría que cerrar el restaurante solo para la cena si pudiera llevarme a todos los que me gustaría. Para  finalizar,  háblanos  de  tus  proyectos  futuros y de dónde podemos encontrarte. Próximamente saldrá El Diario Oscuro, la primera entrega de una saga romántica/ paranormal /adulta, bajo el sello de Nowe Volution.»También estaré en un par de Antologías que, de momento, no puedo hablar demasiado, pero que no tardaran en salir a la luz. »Tengo en esos momentos un par de novelas en estudio, y que espero poder publicar si todo sigue su rumbo, y por supuesto, están mi blog que a cada día cosecha más seguidores y amigos, y Wattpad, dónde actualmente he empezado a publicar relatos cortos que se pueden leer de forma gratuita en dicha página. »Además, en mi otra faceta «ilustrada», tengo el honor de haber realizado varias portadas que han salido ya al mercado, como para la

RománTica'S 14

antología 200 Baldosas al Infierno, publicada por Tyrannosaurus Books, en la que además de la portada tengo uno de mis relatos incluídos en la misma, y la portada de El Diario, un diseño doblemente especial que dentro de poco podré enseñar a todos. Podéis encontrarme en mi blog personal literario www.deseoyoscuridad.blogspot.com/ en Wattpad www.wattpad.com/user/KarolScandiu  en Twitter https://twitter.com/#!/KarolScandiu mi blog de Ilustraciones www.ilustrandoimposibles.blogspot.com/ y en Facebook https://www.facebook.com/KarolScandiuEscrit ora Gracias, Carolina, y a la revista RománTica´S por esa maravillosa entrevista, con preguntas que me han encantado contestar, por el cariño y por permitirme ser parte de vuestro espacio. Gracias a tod@s, y nos leemos. Eso, sin lugar a dudas... Gracias  a  ti,  Karol,  por  compartir  tu  tiempo  e  ilusión con nosotras y, sobre todo, por escribir  y hacernos llegar tus historias. Deseamos que  muchos lectores las compartan, que algún día  lleguen  también  a  los  lectores  brasileños  (e  ingleses,  franceses  etc.)  y  a  ti,  todas  las  alegrías del mundo.    Entrevista: Carolina Iñesta Quesada  www.carolinainestaquesada.com


¡Hola,  Nisa!  Espero  que  estés  preparada  para  la entrevista, porque ahora comenzamos:  Cuéntanos  un  poco  de  ti  como  escritora  ¿cómo empezaste en el mundillo? ¿Qué fue lo  que te atrajo a las historias homo‐eróticas?  Pues  empecé  a  escribir  casi  por  casualidad.  Siempre  he  sido  una  persona  creativa  y  con  tendencia  a  montar    «películas».  Realicé  estudios de audiovisuales y me gustaba mucho  la  parte  de  escribir  un  guion  y  sacar  adelante  un corto, pero no fue hasta que descubrí lo que  era  un  fanfiction  gracias  a  Internet  que  me  atreví a plasmar en palabras una historia y supe  que  eso  era  lo  que  estaba  buscando:  un  vehículo  que  me  permitiera  expresar  hasta  el 

¿Cómo  empezaste  a  escribir  este  tipo  de  historias?  En verdad, como lo primero que escribí fue un  fanfic yaoi, se puede decir que desde siempre,  je,  je.  Simplemente  leí  un  fanfic    que  me  encantó  y  me  dije:  «yo  no  sería  capaz  de  escribir». Pero un día me animé y… aquí sigo.   ¿Qué tipo de reacciones has recibido por parte  de  los  lectores  ante  estas  historias?  ¿Tienes  alguna  anécdota  memorable  que  te  encante  contar?  Sin duda, lo mejor de escribir es compartir tus  historias con los demás, de la forma que sea, y  que  te  lleguen  las  impresiones  de  los  lectores.  A lo largo de todos estos años me han llegado  comentarios de muchas personas diferentes, y  de  distintas  partes  del  mundo.  Me  sigo  poniendo como un tomate cuando leo uno, je,  je.  No  me  puedo  quejar,  hasta  ahora  han  sido 

Conocemos a… Nisa Arce, autora LGTB

  Sed bienvenidas una vez más a nuestro rincón  de  LGTB,  hoy  os  traigo  una  escritora  canaria  que,  a  mí  personalmente,  me  conquistó  con  sus  historias.  Pero  prefiero  que  ella  se  presente con sus propias palabras.  ¡Hola  a  tod@s!  Mi  nombre  es  Nisa,  tengo  casi  30  tacos,  soy  de  Gran  Canaria  y  escribo  desde  hace unos ocho años. A día de hoy compagino  mi  labor  de  escritora  con  la  de  editora  y  correctora. ¡Es un placer estar por aquí! 

mínimo  detalle  lo  que  tenía  en  la  cabeza.  Así  que esos fueron mis inicios; concretamente, el  fanfiction  del  manga  Saint  Seiya,  del  que  era  muy fan. Descubrí el fanfiction yaoi de esa serie  y  no  solo  me  enganché  al  yaoi,  sino  que  algunos años después, tras haber escrito varios  fanfics  yaoi  sobre  esta  y  otras  series,  me  di  cuenta  de  que  el  fandom  ya  no  me  llenaba  y  que  necesitaba  escribir  historias  propias.  Di  el  salto  en  2007.  Desde  entonces  me  han  publicado  4  libros  y  sigo  escribiendo.  ¡No  puedo quejarme!   Lo  que  más  me  trajo  de  las  historias  homo‐ eróticas fue, por un lado, el grado de denuncia  social  que  pueden  tener.  Al  menos  yo  en  las  mías trato de retratar de alguna u otra forma lo  injusta que es a veces la sociedad en lo que a la  homofobia  se  refiere.  Soy  una  persona  muy  gayfriendly y  esos  temas  me  tocan  bastante  la  fibra.  Y  por  otro  lado,  escribir  sobre  este  género  me  fascina.  Supongo  que  es  una  sensación que todos los que somos aficionados  comparten conmigo. Simplemente, escribir una  historia de amor entre dos hombres me parece  distinto,  atractivo,  lleno  de  posibilidades,  sensual  (cómo  no).  Y,  por  lo  general,  también  suelen  ser  historias  con  un  componente  dramático  mayor  que  el  de  las  historias  de  amor convencionales, aunque no es una norma  que se cumpla a rajatabla. 

15 RománTica'S


todos  muy  respetuosos  conmigo.  Hay  muchos  lectores  a  los  que  les  gusta  la  homo‐erótica  (aunque no me limito a ese género a la hora de  escribir)  y  siempre  es  un  placer  saber  que  alguien que está muy lejos de ti (o no tan lejos)  ha  dedicado  parte  de  su  tiempo  a  leer  la  historia  que  quieres  contar.  No  hay  palabras  para describirlo.  ¿Anécdotas?  Pues…  Digamos  que  no  es  una  anécdota  en  sí,  pero  me  encanta  afirmar  que  gracias  a  la  homo‐erótica  he  conocido  a  gente  encantadora,  a  algunas  a  través  de  Internet  y  luego  en  persona,  a  otras  todavía  no  en  persona, pero todo se andará.  Vamos  a  meternos  un  poquito  en  faena  con  «Pierrot»  ¿Qué  te  llevó  a  escribir  una  historia  de  misterio y amor ambientada en Venecia?  Tuve  la  suerte  de  ir  de  viaje  a  Italia  con  mi  familia  hace  unos  años,  y  Venecia  me  fascinó.  Cuando  estuve  por  dicha  ciudad,  me  dije  que  tenía  que  hacer  algo  ambientado  en  ella.  Una  semana  después  de  regresar,  estando  en  casa  de mi novio (hoy en día mi casi marido) se me  encendió la bombilla. Me pilló en esa época de  transición  en  la  que  quería  dejar  el  fandom  para  escribir  historias  originales,  y  tras  quedarme  mirando  fijamente  la  máscara  de  Pierrot  que  me  compré  allá,  se  me  ocurrió  la  historia de un asesinato que gira en torno a una  máscara  como  esa,  y  que  acaba  por  unir  el  destino de dos chicos que no se conocen, pero  cuyas vidas están ligadas sin que lo sepan.  Fue  mi  primera  novela,  con  todo  lo  que  ello  implica,  pero  le  tengo  mucho  cariño.  El  día  en  que  regrese  a  Venecia  (porque  lo  pienso  hacer), quién sabe, igual me inspiro y me animo  a hacer una segunda parte.  La pareja de Sandro y Luca, aun a pesar de su  comienzo,  acaban  asentando  rápidamente  una relación de amistad y, luego, de amor. En  esta  novela  tiendes  a  huir  de  los  tópicos  enmarcados  dentro  de  las  personalidades  de  uno  y  otro  personaje  ¿fue  difícil  escribirles?  ¿O se complicó más la trama de misterio?  Pues  no  me  resultó  difícil  describirlos,  porque  los  tenía  bien  definidos  en  la  cabeza  y  simplemente  los  dejé  fluir.  En  verdad,  cuando 

RománTica'S 16

sientes  a  tus  personajes,  estos  adquieren  vida  propia y se manifiestan prácticamente solos.   Háblanos  un  poco  de  tus  personajes,  preséntalos.  Luca  es  veneciano  de  nacimiento.  Es  el  hijo  único  de  un  matrimonio  adinerado  y  no  lo  ha  tenido tan fácil como cabría esperar porque en  un momento de su vida decidió contradecir los  deseos  de  su  padre,  que  esperaba  que  él  tomara  las  riendas  de  su  negocio,  para  poder  dar  rienda  suelta  a  sus  necesidades  artísticas.  Es un apasionado del arte islámico, lo que le ha  llevado  a  viajar  por  buena  parte  de  los  países  árabes del Mediterráneo, y tiene una pequeña  casa  en  Túnez  que  forma  una  parte  muy  importante  de  la  historia.  Regenta  un  negocio  de máscaras artesanas en pleno casco histórico  de Venecia; él las hace y las vende, y aunque no  le  reporta  beneficios,  se  siente  realizado  al  menos en esa parte de la vida, porque por otro  lado,  sentimentalmente,  se  siente  desdichado.  El  único  hombre  del  que  estuvo  realmente  enamorado era mucho mayor que él y, encima,  amigo íntimo de sus padres. Cuando se entera  de  que  su  ex  ha  sido  asesinado,  y  que  encima  en  la  escena  del  crimen  se  encontró  una  máscara  que  él  mismo  había  hecho,  se  queda  destrozado, porque encima mantiene oculta su  condición sexual a todos los que le rodean.   Y por otro lado, Sandro es un joven napolitano,  extrovertido  y  soñador  cuyo  sueño  es  poder  llegar a ser fotógrafo profesional algún día. Una  desgracia familiar cambia su vida para siempre;  cuando se da cuenta de que solo con su trabajo  en la tienda que regentaba su padre no va a ser  suficiente  para  sacar  adelante  a  su  madre  y  hermana,  decide  empezar  a  ejercer  la  prostitución.  Es  así  cómo  se  convierte  en  chapero  y,  tras  llevarse  unos  cuantos  palos  personales  más,  decide  hacer  borrón  y  cuenta  nueva y marcharse de Nápoles. En un punto del  camino  conoce  a  Luca,  quien  inicialmente  le  contrata.  Y  ahí  se  produce  un  punto  de  inflexión en la existencia de ambos.  Ahora,  con  el  paso  del  tiempo,  ¿cuál  es  la  opinión  sobre  Pierrot?  ¿Qué  cosas  cambiarías  o dejarías igual?  Como dije antes,  Pierrot fue mi primera novela, 


y con ella pequé de novata. A día de hoy, uf, le  cambiaría  muchas  cosas.  Más  que  cambiar,  le  añadiría, la reforzaría. Creo que la trama tiene  muchos puntos flacos, pero le tengo un cariño  enorme a sus personajes.  Es  muy  posible  que  en  un  futuro  me  decida  a  retocarla  y  a  hacer  una  pequeña  secuela,  o  escribir  otra  novela  en  la  que  sus  personajes  intervengan. El tiempo dirá.  Hablemos de «Doce campanadas»  Tras  una  pareja  más  joven,  en  «Doce  campanadas»  nos  encontramos  a  Doramas  y  Jaime,  más  experimentados  y  también,  sin  tanta  necesidad  de  romanticismo,  pero  sí  de  amor.  ¿Qué  te  supuso  este  cambio  de  registro?  Para  mí  supuso  una  confirmación  de  que  escribir se ha convertido en algo vital para mí.  Aunque  Pierrot se publicó unos meses antes, el  primer  sí  editorial  me  lo  dieron  con  Doce campanadas.  Nunca  olvidaré  la  fecha:  8  de  septiembre de 2009. Cuando recibí la llamada,  pensé que me daba algo.   Todas  las  personas  que  escriben,  que  sueñan  con publicar y que lo han conseguido, saben a  lo que me refiero. Es una sensación que no se  puede describir. 

Doce campanadas  es  una  novela  corta  sobre  el  primer amor y le paso del tiempo. ¿Qué fue lo  que te llevó a escribirla?  Escribí  Doce campanadas  como  una  especie  de  ejercicio  de  expiación.  Sin  llegar  a  ser  una  novela  autobiográfica,  es  lo  más  personal  que  he escrito hasta la fecha, porque tomé de base  muchas de mis experiencias propias para darle  forma a la historia. Al igual que el personaje de  Doramas,  yo,  como  otros  tantos  canarios,  me  marché  a  Madrid  cuando  cumplí  los  18  para  estudiar en la universidad una carrera que aquí  no se oferta. En mi caso, solamente estuve un  curso porque no era lo que me esperaba, pero  la  experiencia  de  verte  solo  en  la  gran  ciudad,  de  vivir  los  cambios,  de  conocer  a  nuevas  personas, de dejarte enamorar por una ciudad  que  a  día  de  hoy  me  sigue  encantando,  es  irrepetible. Y ya que me marché de Madrid (no  acabé la carrera, pues no era lo que buscaba),  necesitaba quitarme esa espinita, así que decidí 

escribir una historia sobre un joven canario que  llega a la capital y allí se afianza una carrera, un  porvenir  laboral  y  conoce  no  solo  a  los  que  serán  sus  amigos  íntimos,  sino,  cómo  no,  el  amor,  cuando  se  topa  con  Jaime;  este  personaje  es  una  especie  de  homenaje  a  esa  clase  de  chicos  que  siempre  me  han  llamado  mucho la atención: los inconformistas que van  de  rebeldes  por  la  vida  pero  que,  en  realidad,  son  unos  románticos  empedernidos,  solo  que  lo demuestran de una forma un tanto peculiar.  En  definitiva,  necesitaba  plantear  una  historia  que  expresase  lo  que  yo  misma  sentía  en  la  época  en  la  que  la  escribí  (cosas  que  sigo  pensando):  las  consecuencias  del  paso  del  tiempo, la llegada de ese momento crítico en el  que  uno  está  cerca  de  cumplir  los  30  y  te  planteas  si  lo  que  tienes  es  lo  que  querías  cuando eras más joven, qué deseas de la vida,  cuáles son tus sueños y aspiraciones. Qué es lo  que quieres del amor. Todo ello mezclado otra  vez  con  una  pizca  de  denuncia  social  y,  para  rematar,  una  pizca  de  identidad  canaria,  que  nunca viene mal.  Voy  a  ser  un  poco  mala  aquí.  ¿Qué  historia  prefieres  de  las  dos  que  has  escrito?  ¿Y  qué  pareja te gusta más?  Es  muy  complicado  elegir,  (se  ríe).  Pero  si  tuviera  que  escoger  solamente  una,  me  quedaría  con  «Doce  campanadas»,  quizás  porque  me  identifico  más  con  lo  que  cuenta  por mis circunstancias personales, la edad en la  que  me  encuentro,  el  entorno  donde  vivo  y  demás.  En  cuanto  a  parejas,  ahí  no  puedo  elegir.  Les  tengo  demasiado  cariño  a  los  cuatro  personajes,  así  que  prefiero  que  sean  los  lectores quienes escojan a su criterio.  Háblanos  un  poco  de  tus  futuros  proyectos  y  tus otras novelas.  Pues en cuanto a mis restantes novelas, tengo  también  publicados  un  cuento  infantil  titulado  El mundo a mis pies,  y  una  novela  llamada  Wishbone  que  salió  a  mitad  del  año  pasado  y  que  a  lo  largo  de  2012  me  llevará  a  dieciocho  institutos  de  todas  las  islas  canarias,  ya  que  la  Consejería de Educación del Gobierno regional  la eligió para su plan Canarias Lee, de fomento 

17 RománTica'S


de  la  lectura  entre  los  jóvenes,  en  su  edición  2011‐2012.  Así  que  a  partir  de  marzo  me  toca  viajar de isla en isla para mantener encuentros  con jóvenes lectores de esta novela. Estoy muy  emocionada y, para qué negarlo, acojonada a la  vez.  Y  actualmente  me  encuentro  escribiendo  una  historia  muy  especial  para  mí:  se  trata  de  Las reglas del juego.  Es  un  webcómic  que  estoy  realizando  conjuntamente  con  mi  amiga  y  compañera de fatigas Dorianne (ella es una de  las  principales  autoras  de  homoerótica  de  España, ha publicado cómics y novelas de esta  temática,  entre  los  que  destacan  Susurro  de  besos  y  No  te  escondas).  Ella  se  encarga  del  dibujo  y  yo  del  guion.  A  la  vez,  estoy  escribiendo  la  misma  historia  pero en  formato  de  novela.  Tanto  el  webcómic  como  la  novela  se  pueden  leer  gratuitamente  en  nuestra  página  web  (http://dorianne‐nisa.es/)  y  cuentan cómo dos futbolistas profesionales de  la  primera  división  española  mantienen  una  relación  sentimental;  uno  de  ellos  (Dani,  español) se niega a salir del armario por temor  a que su carrera se vaya a pique, mientras que  el  otro  (Mateo,  argentino)  sueña  con  poder  mostrarse abiertamente tal y como es y cree a  pies juntillas que su vida personal no tiene por  qué condicionar su hacer como deportista. Dori  y yo llevamos mucho tiempo con este proyecto  y le tengo un cariño especial. Espero a lo largo 

de 2012 poder escribir muchas páginas, ya llevo  casi 150 y no hemos hecho sino empezar.  ¿Qué consejos darías a quien quiera escribir o  leer este género?  Primero,  que  lea.  Y  luego,  que  se  anime  a  escribir  sin  ningún  tipo  de  miedo.  El  único  secreto  en  esto  de  contar  una  historia,  es  ser  constante.  Y  mi  consejo  general  en  cuanto  a  homo‐erótica,  es  huir  de  los  tópicos.  La  influencia  del  seme  y  el  uke  del  yaoi  japonés,  por  ejemplo.  En  definitiva:  plasmar  lo  que  a  uno  realmente  le  guste,  porque  si  disfrutas  escribiendo,  seguramente  alguien  disfrutará  leyendo lo que has escrito.  ¿Qué escritoras consideras imprescindibles en  este género?  Nut  (Juegos  de  seducción  es  la  novela  homoerótica  por  excelencia),  Dorianne  y  Aurora Seldon.  Y para terminar, ¿deseas decirle unas palabras  a nuestras lectoras?  Pues que pueden leer fragmentos gratuitos de  mis novelas y saber un poco más sobre ellas en  este  apartado  de  mi  página  web:  http://nisa‐ arce.net/blog/trayectoria‐como‐escritora  ¡Muchas gracias!     Entrevista: Laura López Alfranca    

RománTica'S 18


19 RomรกnTica'S


Una tarde con… Ana Fernández

                        Esta  tarde  me  acompaña  Ana  Fernandez,  una  asturiana  aman‐ te  de  los  animales  y  una  de  las  últimas  incorporaciones  al  sello  Zafiro  Ebooks  con  su  novela  histórica/medieval  «Declaración  de amor».  Antes  de  nada,  muchas  gracias  por  acceder  a  esta  entrevista,  es  todo un placer hablar contigo.   El  placer  es  mío,  Noelia.  Todo  esto  es  nuevo  para  mí  y  me  siento  como  una  niña  con  zapatos  nuevos,  estoy  encan‐ tada. ¡Gracias por pensar en mí!  Curioseando  en  tu  blog  he  visto  que  tienes  múltiples  aficiones:  coleccionar  lápices  y  marca‐ páginas, hacer miniaturas y casi‐ tas de muñecas y además, escri‐ bir  novela  romántica.  ¿Llevas  la  creatividad  en  la  sangre,  eres  una  mente  inquieta  o  tal  vez  ambas?   Me  quedo  con  lo  de  mente  inquieta.  Me  gusta  probar  cosas  nuevas continuamente, hoy hago  miniaturas y mañana me pongo a  bordar…  Me  encanta  todo  lo  relacionado  con  las  manualida‐ des,  disfruto  haciendo  cosas  diferentes.  Tu  primera  novela  publicada  es  «Declaración  de  Amor»,  ¿Te  costó  mucho  conseguir  publi‐ carla?   Sinceramente,  no.  Fue  la  propia  editorial  la  que  se  puso  en  contacto  conmigo  tras  haber  leído  algunos  de  los  relatos  que  había  colgado  en  el  RNR.  Esther  Escoriza, me habló de Zafiro y me  ofreció  la  oportunidad  de  participar  en  el  proyecto.  Les  envié la novela, les gustó y me la  publicaron. 

RománTica'S 20

Todavía hoy me cuesta creer que  todo fuera tan fácil. ¡Es como un  sueño!  ¿Crees que en un futuro no muy  lejano  el  ebook  desbancará  al  papel…  o  ambos  formatos  pue‐ den coexistir?   Espero  que  el  libro  no  desaparezca,  al  menos  no  hasta  que me publiquen a mí en papel  (se  ríe).  Ahora  en  serio,  espero  que no, y  aunque  el  ebook  tiene  muchas  ventajas  y  va  ganando  terreno  día  a  día,  pienso  que  ambos  pueden  coexistir  sin  problemas. A los que leemos nos  gusta  la  sensación  de  tener  un  libro  entre  las  manos  y  quiero  pensar  que  las  editoriales  lo  tendrán en cuenta.  «Declaración  de  amor»  es  Histórica  Medieval,  ¿Por  qué  elegiste  este  género?  ¿Fue  muy  difícil documentarte?   La  mayoría  de  mis  relatos  son  históricos,  pero  nunca  había  escrito  nada  ambientado  en  la  Edad  Media  y  me  apetecía,  me  encantan  las  historias  medieva‐ les,  por  eso  me  decidí  a  probar.  No hay ningún motivo especial.  »Y  tengo  que  confesar,  con  un  poco de vergüenza, que no suelo  documentarme  demasiado;  aun‐ que para esta��novela traté de no  ser  tan  ambigua  como  con  mis  anteriores relatos y busqué infor‐ mación  sobre  la  época  y  sus  costumbres en internet.   ¿Cómo  organizas  las  tramas  de  tus  novelas?  ¿Bolígrafo  y  Papel,  Word,  Excell,  programas  más  específicos tipo Storybook?   ¿Utilizas  todas  las  tecnologías  a  tu  alcance,  o  eres  de  la  «vieja 

escuela»?   ¿Storybook?  Es  la  primera  vez  que  lo  oigo…  eso  puede  darte  una  idea  de  mis  conocimientos  tecnológicos  (se  ríe).  Cuando  tengo  una  historia  en  mente  y  me  pongo  a  escribir,  lo  hago  sobre papel. Me resulta más fácil  y  rápido.  No  pienso  lo  mismo  cuando tengo que pasarlo al PC y  no entiendo ni la mitad de lo que  he  escrito;  así  y  todo  me  resulta  más  sencillo  de  esta  manera,  las  correcciones o modificaciones ya  las hago en el ordenador.  Cuando  estás  escribiendo,  tus  personajes…  ¿Te  obedecen,  o  van a su aire?  Van a su aire, sin duda. Hago mis  cábalas  de  cómo  debería    ir  la  trama,  pero  en  un  momento  dado,  uno  de  ellos  se  salta  el  guion  y  la  historia  cambia,  pero  así es más divertido.  ¿Con qué nos sorprenderás en tu  próximo libro?   Es  una  historias  de  piratas,  en  la  que  creo  hay  un  poco  de  todo;  momentos  tiernos,  divertidos,  angustiosos  y  por  supuesto  apasionados.  Cuéntame  un  poco  sobre  ti,  tus  sueños, tus metas...   Que me publicaran una novela ha  sido  lo  más  increíble  que  me  ha  sucedido jamás y puesta a seguir  soñando, me gustaría que un día  mi  nombre  apareciera  en  la  portada de un libro.  Ana,  estoy  segura  de  que  lo  conseguirás.       Entrevista: Noelia Amarillo


21 RomรกnTica'S


¿Quiénes son? Ellos mismos se presentan…  La editorial Cristal, dedicada a la novela romántica, comienza  su andadura en 2012.  Y  para  ello  convoca  a  escritores  de  habla  hispana  a  remitir  sus  manuscritos  para  seleccionar  títulos  para  su  publicación  (con distribución en España y América Latina).  Se  aceptan  todos  los  subgéneros  románticos  para  público  adulto (no juvenil). 

  

Los  escritores  interesados  deberán  enviar  un  correo  electrónico a…   isabelgarcia@loslibrosdelcristal.com   Incluyendo los siguientes archivos: 

«El cielo en llamas»

1. El manuscrito completo (en Word).  2. Una sinopsis detallada del argumento, con indicación del  subgénero al que pertenece. 

Claudia Velasco

3. Un breve resumen biográfico de la trayectoria del autor. 

«Expiación»

La  editorial  se  pondrá  en  contacto  directamente  con  los  autores  de  las  obras  que  hayan  sido  seleccionadas  para  su  publicación  en  Cristal.  Asimismo,  no  se  pagará  cantidad  alguna en concepto de adelanto, sino mediante liquidaciones  anuales de ventas correspondientes a los derechos de autor  que se establezcan por contrato. 

Arlette Geneve «La primavera de Gloria»

Desde  Cristal  os  damos  las  gracias  a  todos  los  escritores  y  escritoras  participantes  en  esta  selección  por  enviarnos  vuestro trabajo.

D.J. Badler  

RománTica'S 22

 


¿Quiénes son? Ellos mismos se presentan…  Estimado/a Sr/a, Me dirijo a usted con el fin de presentar nuestra editorial. Doble M Ediciones nace de un proyecto atípico dentro del mundo editorial, compuesto por un equipo de profesionales con el empeño de hacer las cosas bien y con una idea clara que define nuestra apuesta por libros de calidad y ofreciendo una línea de distribución distinta de la tradicional. Con ello, apostamos por autores nóveles y consagrados que destaquen por su creatividad y por la capacidad de crear historias que enamoren al lector. La editorial se centra inicialmente en la literatura romántica. Sin embargo, nuestro objetivo es abrir en un futuro nuevos espacios dedicados a otros géneros literarios. «Despacito y con buena letra». En Doble M Ediciones no tenemos prisas, no queremos ofrecer un sinfín de títulos. Preferimos tener en nuestro catálogo una selección de obras de calidad, trabajadas en profundidad por el autor/a y por nuestro equipo, dando como resultado una obra que el lector recomiende. Comenzamos esta nueva andadura de la mano de Ariadna McCallen, autora de novela romántica y paranormal. La danza de las brujas es el título que abre las puertas de Doble M Ediciones. Una novela romántica, donde el lector encontrará una increíble e impactante historia. El lanzamiento de esta obra estará prevista para el mes de Mayo. Adjuntamos imagen de la portada. Esperamos que nuestras obras literarias lleguen a sus manos y ocupen un lugar preferente en su estantería. Aprovechamos la ocasión para saludarles atentamente.

  La danza de las Brujas  Trilogía Hechiceras II  Ariadna McCallen  Corren  tiempos  convulsos  en  Euro‐ pa. En Alemania, durante el reinado  del  emperador  Federico  III,  dos  monjes  disidentes  están  intentando  exterminar  cualquier  tipo  de  exis‐ tencia que  no  cumpla  con  los  dicta‐ dos de la Santa Madre Iglesia y para  ello  han  creado  un  manual,  el  Malleus Maleficarum,  que  pretenden  que se cumpla a rajatabla.  En  medio  de  este  intento  de  manipulación  por  parte  de  estos  monjes que  actúan  respaldados  por  una  orden  eclesiástica  y  amparán‐ dose  bajo  el  manto  de  protección  que  les  proporciona  la  Santa  Iglesia  Católica,  un  grupo  de  hombres,  soldados bajo el mando de Alfred de  Moncraft,  capitán  renegado  de  la  Orden del Santísimo, se han erigido  en defensores de aquéllos que no se  pueden defender por sí mismos.  Anette  es  una  de  esas  personas  señaladas  para  morir,  pero  el  her‐ mano  del  capitán,  el  aguerrido  Adam de Moncraft, no está dispues‐ to  a  perder  a  la  única  mujer  capaz  de darle paz a su atribulada alma. Y,  pese  a  creerla  inalcanzable,  hará  lo  que  esté  en  su  mano  por  mante‐ nerla a salvo y luchar por un futuro  en  común.  Aunque  para  ello  tenga  que descender al mismísimo averno  para  demostrarle  al  padre  de  la  joven  que  sus  sentimientos  son  sinceros  y  que  ningún  obstáculo  es  imposible  de  salvar,  ni  siquiera  el  cruel  embate  que  está  preparando  una  horda  de  asesinos  que  parece  imparable. 

23 RománTica'S


RomรกnTica'S 24


ESTUVIMOS EN EL II ENCUENTRO RA   En un remoto país…  En una antigua ciudad…  El 11 de febrero del 2012 tuvo lugar el 

      Un  encuentro  literario  donde  el  protagonista  central  era  el  género  que  tanto  nos  apasiona,  la  romántica.  Las  mesas,  los  debates,  las  preguntas,  los  dimes  y  diretes,…  todo,  todo  giraba  en  torno  a  la  literatura romántica.

El punto de encuentro, el Restaurante Los Reyes Majos de Alcorcón  (por  si  alguno  no  sabe  situarlo  en  el  mapa,  es  una  de  las  ciudades  dormitorios  más  grande  de  la  Comunidad  de  Madrid;  ufffff….  ¡tiene  metro y todo!).    La  hora  clave,  las  10:30  de  la  mañana,  momento  en  el  que  los  asistentes  al  evento  tuvieron  que  fichar  para  poder  conseguir  su  etiqueta  identificativa  (gracias  a  ella  pudimos  saber  quién  era  cada  uno), además de su bolsa‐regalo de bienvenida.    Después de ocupar posiciones; de que tod@s los lectores, escritores,  traductores, editores, etc… buscaran un hueco libre donde sentarse  porque… bueno, mejor hablar de cifras de asistencia al final de esta  crónica…  Sigue con nosotras lo que allí aconteció… 

11:00 AM (plus-minus) Comienzo del

25 RománTica'S


El  Encuentro  de  literatura  de  Romántica  Adulta  se  abrió  con  la  presentación de «Cien mini‐relatos de amor y un deseo satisfecho»,  libro  resultado  de  un  concurso  en  el  que  participaron  más  de  700  relatos, y en el que sólo 101 fueron ganadores y que vio la luz, por  primera vez, en el II Encuentro RA.  Tras esta apertura magnífica, en la que autores consagrados y no tan  consagrados colaboran en un libro romántico, las mesas “redondas”  (eran más bien rectangulares) dieron comienzo:  1) El Mundo Digital: donde se habló de la edición digital, los nuevos  sellos digitales, los ebooks, Amazon, la piratería, la facilidad para  publicar en e‐book, las redes sociales, los blogs y las webs,…  Una  mesa  en  la  que  participó  la  escritora  y  administradora  del  blog Más que vampiros, Monty Brox; Teresa Cameselle y Claudia  Velasco,  escritoras  estas  últimas  que  además  nos  contaron  su  experiencia  con  la  publicación  en  el  nuevo  Sello  Editorial  Digital  Zafiro. 

2) El  Mundo  de  la  Publicación: esta mesa dio  mucho, mucho de sí  porque además de contar con las escritoras Patricia  Sutherland,  Carolina I. Quesada y la escritora‐editora Lucía de Vicente, hubo  más intervenciones interesantes.  Pero vamos por partes:   Lucía de Vicente en su papel de editora de la Colección eNe, nos  habló de lo difícil que supone separar su función de editora con la  de  escritora,  además  de  adelantarnos  las  nuevas  publicaciones  que  saldrán  a  la  luz  bajo  el  sello  de  esta  colección,  que  está  apostando por escritoras españolas.   Y  es  que  a  lo  largo  de  este  año  podremos  contar  con  nuevos  títulos de la escritora Ana R. Vivo, «Niebla en el pasado» (novela  de  suspense  romántico)  y  Ebony  Clark  nos  traerá  «Una  mujer  como tú», el segundo título de la serie Hermanos Mackenzie.   Patricia Sutherland nos adelantó que el año que viene podremos  ver su novela «Princesa» entre los estantes de la Casa del Libro y  la Fnac. 

RománTica'S 26

Una gran noticia que se suma  a la ilusión de muchos escrito‐ res  españoles  la  dio  la  escri‐ tora  Carolina  I.  Quesada,  ya  que el mismo día 11 de febre‐ ro  vio  la  luz  su  nueva  novela,  «El  bosque  prohibido  de  Aradne».  Un  libro  publicado,  además de en nuestro país, en  Estados Unidos. 


Anuncios    Karol  Scandiú,  habló  de  su  nueva  novela,  «El  Diario  Oscuro»,  que publicará con la Editorial Nowevolution.   Victoria Rodríguez nos contó lo que esconde su última novela,  «Los Guardianes de la Espada», que ha visto la luz gracias a la  Editorial Kiwi hace unos días.   Y  un  nuevo  sello  editorial  vio  la  luz,  Los  Libros  de  Cristal.  Su  editora informó a todos los presentes de que darán prioridad a  escritoras  o  escritores  de  habla  hispana  que  les  ofrezcan  nuevas historias de emoción y belleza.  Una  editorial  que  a  día  de  hoy  ya  podemos  anunciar  con  que  escritoras y libros empezarán su nueva andadura romántica:    La obra «El Cielo en Llamas» de Claudia Velasco  El libro de «Expiación» de Arlette Geneve  La novela de D.J. Balder, «La Primavera de Gloria»    Y poquito a poco llegamos a la comida. Ya eran las 14:30 de la  tarde y la gente tenía hambre.    Plato  arriba,  plato  abajo  todo  amenizado  con  una  buena  charla pero sin quitar la mirada de las televisiones repartidas  por  todo  el  establecimiento  donde  uno  a  uno  se  iban  emitiendo los booktrailers de cada una de las novelas de las  escritoras reunidas en el II Encuentro RA.    Tras el postre, el café, el cigarrillo o el puro, según el gusto de  cada uno volvimos a lo que tocaba. 

fuera de mesa

Firmas de Libros Hablan con sus lectores

 

«Cante» de Platos Sorpresas

Sorteos Y mucho más 27 RománTica'S


Premios Literarios 3) Ganadores y Finalistas de…   3) ¿Concursos Literarios? donde pudimos contar con las opiniones  sinceras de las escritoras Mar Carrión, Arlette Geneve y Noelia  Amarillo, además de la inestimable aportación del responsable  de prensa de la Editorial Terciopelo, Andrea T., quien nos contó  que la Sexta Convocatoria del Premio Terciopelo había recibido  muchísimos manuscritos.    ¿Por qué la participación de estas tres autoras? Fácil…      Mar  Carrión,  Ganadora  del  I  Premio  Relato  Harlequin  con  «Mary cambia su destino».    Arlette  Geneve,  Ganadora  del  VI  Premio  Terciopelo  con  «Mudaÿÿan».    Noelia  Amarillo,  Finalista  del  VI  Premio  Terciopelo  con  «Quédate a mi Lado».    Pero es que además de todo esto Ruth M. Lerga y Ana Iturgaiz,  presentaron  sus  libros,  «Cuando  el  corazón  perdona»  y  «Bajo  las  estrellas»,  ganador  y  finalista  respectivamente  del  premio  Vergara / El Rincón de la novela Romántica 2011.  

RománTica'S 28


120 asistentes

Noticias EXCLUSIVAS

4) El  Triunfo  del  Estilo  Nacional.  La  última  mesa  del  II  Encuentro  RA nos trajo de la mano a las escritoras:   Megan Maxwell quien nos informó que su novela «¿Y a ti qué te  importa?» vería la luz en este mes de marzo y «Casi una Novela» se  publicará antes de que termine el 2012.   Jezz Burning nos anunció que cambiará de registro pasando de la  novela  romántica  adulta  a  la  juvenil  con  una  distopía,  una  trilogía  que  probablemente  se  publicará  en  el  2013  con  la  editorial  Roca.  Pero es que además, bajo su propio nombre, Raquel Barco, puede,  quizás vuelva a firmar la continuación de« La Raza Número 4».    Ángeles  Ibirika  ofreció,  como  exclusiva,  su  aterrizaje  en  la  Editorial  Planeta,  con  una  nueva  novela,  «Donde  Siempre  es  Otoño»  que  llegará  a  las  librerías  el  15  de  Mayo  bajo  el  sello  Booket. Pero es que además, gracias a Booket, se pudieron repartir  a  todos  los  asistentes  los  primeros  capítulos  de  esta  fantástica  historia. 

  Y a las 19:30h (no nos vamos a poner tiquismiquis  con las horas) se dio por concluido el II Encuentro  RA.  Hubo muchos sorteos, muchos regalos en los que  sin la colaboración de editoriales y librerías no se  hubieran  podido  realizar  (18  editoriales  y  2  librerías).  Se  pudo  comprar  in  situ  los  libros  que  los  asistentes  reservaron  con  antelación  o  que  cuando  llegaron  al  lugar  del  evento  les  apetecía.  Todo gracias a la Librería Fábula.   

Pero  es  que  además  pudimos  conseguir  fundas‐ bolsas para libros y puntos de lectura artesanales.  Asistentes ufffffffffffff…. Muchos.    No  mucho  más  se  puede  contar  de  este  encuentro literario, sólo que lo que se busca y se  espera  conseguir  con  estos  eventos�� es  impulsar  todavía  más  el  Género  Romántico  porque  en  realidad es lo que cuenta, el género que nos hace  vibrar a ti… a mí…  Artículo: Merche Diolch 

Y… ¡OS ESPERO EN EL III ENCUENTRO RA!

29 RománTica'S


Tras  sus  dos  grandes  éxitos, La casa de Riverton  y  El jardín olvidado,  ya  está  en  las  estanterías  de  todas  las  tiendas  de  libros  la  nueva  novela de Kate Morton bajo el  título  Las horas distantes,  una  nueva  historia  familiar  que  atrapará  al  lector  desde  las  primeras  líneas  publicada  por  la editorial Suma de Letras.  

RománTica'S 30

  La  escritora  australiana  Kate  Morton,  nacida  en  1974,  sacó  a  la  venta  su  primer  libro  en  español en 2009 bajo el nom‐ bre  La casa Riverton.  Esta  his‐ toria ha vendido a lo largo de  tres  años  más  de  600.000  ejemplares  en  todo  el  mundo  y  ha  sido  traducida  a  diferen‐ tes  idiomas.    Si  algo  poseen  las novelas de Morton, es que  son  de  las  que  hacen  desear  volver  a  casa  para  sumergirse  en  la  lectura,  no  en  vano  estudió Literatura Inglesa y al‐ go  de  este  conocimiento  des‐ tilan  sus  historias,  pues  algún  capítulo evoca a Dickens, a las  hermanas Brönte o a la mismí‐ sima Jane Austen. Según nues‐ tra  escritora,  esto  se  debe  a  que  ha  estado  acompañada  por la lectura desde la infancia  por lo que se describe así mis‐ ma  como  una  lectora  insacia‐ ble. Para la australiana existen  dos  formas  de  dar  vida  a  los 

libros,  cuando  los  lees  y  cuando los escribes, y practica  con mucho éxito la segunda.     La acción de su primera nove‐ la,  La casa de Riverton,  tiene  lugar  en  el  verano  de  1924.  Riverton Manor, una hermosa  mansión  construida  a  los  pies  de  un  lago,  vive  su  apogeo  mientras acoge a la alta socie‐ dad del momento en una ruti‐ lante  fiesta.  Sin  embargo,  en‐ tre  el  glamour  y  la  elegancia  que envuelven la noche se oye  un  disparo.  Un  joven  y  talen‐ toso poeta se quita la vida. Las  únicas  testigos  de  ese  impac‐ tante hecho que marcará para  siempre  las  vidas  de  Riverton  Manor,  las  hermanas  Hannah  y  Emmeline  Hartford,  se  con‐ vierten  en  las  protagonistas  de  la  prensa  y  tras  lo  sucedido, nunca se volverán a  hablar.


Unas décadas más tarde, en el invierno de 1999,  Grace  Bradley,  una  anciana  de  noventa  y  ocho  años que en su día fuera doncella de la gran man‐ sión,  recibe  la  visita  de  una  joven  directora  de  cine  que  está  rodando  una  película  sobre  el  sui‐ cidio del poeta. Esa visita trae al presente los re‐ cuerdos de un pasado que durante décadas Gra‐ ce  ha  mantenido  en  lo  más  profundo  de  su  me‐ moria.    El  terrible  secreto  que  la  anciana  nunca  ha sido capaz de borrar comienza a aflorar y teme  que  esos  recuerdos  que  se  originaron  en  los  decadentes  años  veinte  sigan  aún  vivos.  En  esta  novela el amor, los celos, el odio, las rivalidades,  los  desengaños,  el  convencionalismo  y  la  aristo‐ cracia inglesa son los grandes protagonistas.   La siguiente historia de la australiana sale a la luz  en 2010 con el título El jardín olvidado. Es esta una  trama singular protagonizada por cuatro mujeres  de  épocas  distintas  pero  con  mucho  en  común.  Rose, Eliza, Nell y Cassandra viven a caballo entre  el  siglo  XX  y  el  XXI,  entre  Australia  y  Cornualles.  Rose y Eliza, primas inseparables, guardan celosa‐ mente  un  secreto  muy  delicado  que  no  preten‐ den revelar bajo ninguna circunstancia. A su vez,  Nell  desconoce  sus  orígenes,  pero  su  nieta,  Cas‐ sandra, conseguirá descubrir qué es lo que escon‐ de la familia Mountrachet para poder vivir en paz  En  esta  novela  se  describen  situaciones  que  tres  generaciones de una familia tendrán que afrontar  a lo largo de un siglo para poder descubrir la ver‐ dad que se oculta en lo más profundo.  La  tercera  parte  de  esta  saga  está  en  nuestras  librerías  desde  el  pasado  mes  de  marzo  con  el  nombre  Las horas distantes.  En  esta  esperada  novela,  Kate  Morton  traslada  al  lector  a  Milderhurst  Castle,  una  vieja  mansión  donde  viven  las  hermanas  solteras  Blythe.  Las  dos  mayores son gemelas y se han pasado gran parte  de  su  vida  cuidando  a  su  hermana  pequeña,  traumatizada  tras  un  hecho  ocurrido  años  atrás.  Una carta perdida durante décadas desencadena  esta  historia  cuando  llega  a  manos  de  Edie  Burchill,  quien  llega  a  la  vieja  mansión  con  el  fin  de desmarañar el pasado de su madre, alojada en  Milderhurst  Castle  durante  la  Segunda  Guerra  Mundial.   Morton  crea,  en  todas  sus  novelas,  una  atmósfera  cautivadora  donde  sus  personajes,  seres  inolvidables  llenos  de  pasión  y  obsesio‐ nados  por  los  recuerdos,  y  los  secretos  que  los  atormentan  son  los  grandes  protagonistas. Artículo: Mónica Liceras 

31 RománTica'S


ROMÁNTICA’S presenta «Todo está en juego» de

KATE NOBLE

                   

Llega a nuestras librerías la primera novela de Kate Noble, su título:  «Todo está en juego», una autora que quería pasar la vida detrás de  una cámara pero a la que el destino le tenía reservado otra cosa… 

Todo está en Juego

La incursión en el mundo literario fue más bien una casualidad, pues  tras  haberse  matriculado  en  la  escuela  de  Artes  Escénicas,  ella  misma se dio cuenta de que no estaba capacitada para estar detrás  de  una  cámara…  pero  sí  para  plasmar  en  papel  todas  las  historias  que se le ocurrían. 

Además de ser uno de los solteros más codiciados de Londres, Jason Cummings es miembro de la Sociedad Histórica, una institución exclusivamente masculina… hasta que Winnifred Crane cruza su umbral.

Ediciones  B  apuesta  sobre  seguro  con  esta  novela.  «Todo  está  en  juego  viene  avalada  por  un  éxito  rotundo  en  Estados  Unidos  y  por  críticas  del  público  que  ya  la  han  señalado  como  un  torbellino  de  aventura, fresca, creativa y tan interesante como memorable.  El Chicago Tribune ha dicho de ella que… «Si Jane Austen aún viviera  y  escribiese  novelas,  serían  parecidas  a  ésta».  Para  nosotras  ya  es  suficiente  carta  de  presentación.  Las  chicas  de  nuestra  generación  comenzamos en el mundo de la romántica con los libros de Austen y  las  hermanas  Brönte  y  siempre  es  un  placer  leer  historias  tan  memorables como aquéllas. Si además te encuentras con personajes  tan atractivos como los de Noble… ¿Qué más se puede pedir a una  historia? 

Adoraremos el estilo de Kate Noble. Es fresca, divertida y sus personajes nos harán pasar un buen rato. Si la fémina es pequeña de estatura también es cierto que es obcecada y terriblemente independiente, no dará su brazo a torcer hasta conseguir lo que quiere. Por otro lado, Jason quiere permanecer al margen de cualquier historia amorosa pues su primera tentativa de matrimonio fue un absoluto desastre y, al igual que cualquier erudito es de la opinión que para el estudio lo mejor es la soledad. ¡Comienza la caza! ¿Logrará resistir nuestro querido lord? Desde  RománTica’S  esperamos  que  esta  novela  de  Kate  Noble,  os  resulte  tan  emocionante  como  lo  ha  sido  para  los  que  ya  se  la  han  leído. 

RománTica'S 32

Kate Noble

Cuando su solicitud de ingreso es rechazada, Winn propone una apuesta insólita: si consigue probar la autenticidad de cierto cuadro, recibirá el reconocimiento que merece. Para ello, sin embargo, tiene que viajar al extranjero, y en esas épocas una mujer no podía viajar sola. Aunque Jason admira a la joven por su valentía, no desea acompañarla, pero se ve obligado a hacerlo. El viaje que emprenderán juntos les reserva sorpresas y peligros inesperados…


Tras el período de votaciones en Facebook que concluyó el pasado 15 de Marzo, Revista RománTica’S os da a conocer vuestros GANADORES en los premios Rosa RománTica’S 2011. Las categorías, os recordamos, eran: MEJOR ROMANCE HISTÓRICO MEJOR ROMANCE PARANORMAL MEJOR ROMANCE ACTUAL MEJOR ROMANCE ERÓTICO MEJOR NOVELA CHICK-LIT MEJOR NOVELA SENTIMENTAL MEJOR ROMANCE JUVENIL-ROMÁNTICA MEJOR AUTORA DEL AÑO: INTERNACIONAL/ESPAÑOLA MEJOR EDITORIAL AUTORA REVELACION: INTERNACIONAL/ESPAÑOLA Y, ¡cómo no…! MEJOR PORTADA. Desde RománTica’S os agradecemos a todos los participantes vuestra colaboración. Con todo nuestro cariño, Equipo RománTica’S

¡ENHORABUENA A LOS GANADORES!

33 RománTica'S


Ganadores Mejor ROMANCE Hist贸rico

Mejor ROMANCE Paranormal

Mejor ROMANCE Actual

Mejor NOVELA Chick-Lit

Mejor NOVELA Sentimental

Mejor ROMANCE er贸tico

Rom谩nTica'S 34


Mejor ROMANCE Juvenil Romántica

Mejor Autora Española

Mejor Autora Internacional

Autora Revelación Española

Autora Revelación Internacional

Mejor EDITORIAL

Mejor PORTADA

35 RománTica'S


2 NUEVOS PERSONAJES  

«DONDE SIEMPRE ES OTOÑO»     

Ángeles Ibirika  Booket 

 

Aprovechando  la  maravillosa  oportunidad  que  me  da  RománTica´S,  voy  a  presenta‐ ros  a  los  protagonistas  de  mi  próxima  novela «Donde siem‐ pre  es  otoño».  Una  historia  que  está  hecha  con  un  peda‐ cito  de  mi  corazón,  y  quienes  me conocen bien lo saben.  Aquí os dejo la sinopsis para ir  abriendo boca…  Como cada otoño, Ian O´Connell, afamado escritor de novelas de amor, se aísla en su apartado refugio de Crystal Lake para escribir su nuevo éxito. En su desesperada búsqueda de la inspiración

que por primera vez le ha abandonado, encontrará a Elizabeth Salaya. En ese entorno idílico, mientras la va convirtiendo en la protagonista de su novela, el amor comenzará a entretejerse entre los dos sin que él sea consciente. Un amor que nunca creyó que existiera más allá de los libros, y que, junto al gran secreto que esconde Elizabeth y por el que intentará alejarlo de su lado, le harán dudar de todo lo que hasta entonces había creído firmemente.

candidatos en plena carrera hacia la Casa Blanca, los caminos de Ian y Elizabeth volverán a cruzarse. Pero en medio de intrigas, ambiciones y cadenas de favores que amenazan con tambalear los cimientos de la alta sociedad neoyorquina, será enfrentarse a sus sentimientos y miedos lo que cambie sus vidas para siempre. Traición, sombras, pasión y política se aúnan en una novela inolvidable en la que un instante puede cambiar toda una vida.

En la hirviente Manhattan, envuelta en el ardor de los

Ángeles Ibirika 

Así son ellos…  IAN O’CONNELL 

ELIZABETH SALALLA  

Es  un  afamado  escritor  neoyorkino  de  origen  irlandés, que cada otoño se aísla en su casa de  Cristal  Lake  para  crear  su  nuevo  éxito.  Escribe  novelas  de  amores  apasionados,  pero  piensa  que  en  la  vida  real  el  amor  tan  solo  es  algo  tranquilo  que  te  hace  los  días  agradables.  Atractivo,  seductor,  cínico  e  infiel,  se  siente  satisfecho  con  su  vida,  a  la  que  no  pide  nada  porque  siente  que  cualquier  cosa  que  podría  desear  ya  la  tiene.  Lo  que  no  sabe  es  que,  en  ese  rincón  apartado  del  mundo,  conocerá  a  la  mujer  que  va  a  descomponerle  esa  vida  que  considera perfecta. 

Es  una  española  que,  al  finalizar  sus  estudios  universitarios  en  Washington,  decidió  que  ese  era  el  lugar  en  el  que  quería  vivir.  Ella  sí  cree  que  el  amor,  cuando  llega,  lo  llena  todo.  Por  eso,  porque  sabe  la  importancia  que  tiene  el  amor  y  lo  felices  o  infelices  que  puede  hacernos,  tratará  de  mantener  lejos  al  escritor  desde  el  mismo  momento  en  el  que  descubra  que comienza a enamorarse de él.  Porque, en  esa vida que ella ha elegido pero también en la  que le ha tocado vivir, escuchar a su corazón es  un lujo que no puede permitirse. 

RománTica'S 36


37 RomรกnTica'S


FOTO-RELATO: IMÁGENES QUE INSPIRAN  

RománTica'S 38

 


39 RománTica'S


RomรกnTica'S 40


El  agua  de  mar  le  lamía  los  pies,  refrescándole  del  calor.  Lía  alzó  la  cabeza  e  imaginó  que  miraba  al  horizonte,  forzando  en  su  cabeza  los  azules  y  verdes  que  debía  ver,  a  veces  salpicados  por  el  blanco  del  agua  de  mar.  Suspiró,  cada  vez  parecían  más  desvaídos  en  su  cabeza, como si fuera incapaz de rememorarlos como debería. Escuchó a una pareja exclamar  de  sorpresa  y  rodearla  mientras  comentaban  su  suerte.  Seguramente  solo  verían  la  piel  arrugada  alrededor  de  sus  ojos,  tapados  con  unas  gafas  de  sol.  Intentó  ignorarles,  sintiendo  que  se  iba  enfureciendo  a  causa  de  su  conmiseración.  Todos  la  compadecían…  no  sabía  si  prefería  ese  sentimiento  o  el  malsano  regocijo  de  que  se  había  ganado  lo  que  le  había  ocurrido.  Estaba  a  punto  de  echarse  a  llorar,  cuando  unas  manos  le  quitaron  las  gafas  con  cuidado y le taparon los ojos con delicadeza. Aun a su pesar, tuvo que sonreír con toda el alma  al reconocer esos dedos delgados. Manos de araña, pensó; siempre le había llamado así.  ―¿Quién soy? ―preguntó una voz grave y cariñosa a su oído. Ella le dio un codazo al  sentir su corazón desbocarse―. No vale hacer trampas.  ―Eres  el  mayor  capullo  que  he  conocido  nunca,  Simón  ―dijo  ella  cogiéndole  de  las  manos  y  las  acarició  con  la  piel  de  su  cara.  Eran  delicadas,  tal  vez  un  tanto  femeninas  para  algunas personas.  ―No puedes llamar a alguien capullo y luego pedir mimos. Va en contra de toda lógica  ―aseguró dejándose querer.  ―Tú eres mi novio. No te pido mimos, te los exijo ―aseguró ella atrayéndole hacía su  cuerpo para susurrarle sus miedos―. La gente me está mirando.  ―Porque eres preciosa.  ―Es  porque  ven  las  quemaduras,  seguro  que  saben  que  estoy  ciega  ―murmuró  sintiéndose estúpida e infantil por reconocer algo como aquello, pero para Simón nunca tenía  secretos.  Sintió que sus manos se separaban de ella y se ponían delante. Ya sabía lo que iba a  hacer y se juró que, esta vez, no daría resultado. Era una simple cuestión de orgullo.  ―Mírate en este espejo y dime lo que ves ―le pidió. Era al único que le permitía hacer  aquellas  cosas  con  ella.  Los  demás  solo  lo  usaban  como  arma  para  ignorar  la  evidencia…él  nunca lo haría.  ―No veo, estoy ciega ―insis ó Lía terca―. No volveré a ver y…  ―Yo  veo  a  una  chica  preciosa,  valiente  y  fuerte  ―dijo  susurrándole  al  oído  de  tal  forma, que comenzó a derretirse ante sus palabras―. Alguien de quien sen rse orgulloso, que  no  puede  evitar  flaquear…  y  solo  necesita  que  su  novio  la  lleve  detrás  de  algunas  palmeras,  para hacerle el amor durante horas.  ―El plan me gusta ―reconoció ella sonriendo. Notó que su corazón se relajaba y todo  parecía mucho mejor. Simón apartó las manos como si pudiera mostrarle el mal y los colores  se fueron formando en la nada de sus ojos―. ¿Qué más ves?  ―El  cielo  está  encapotado,  las  nubes  son  grises  y parecen  humo,  a veces,  el  cielo  es  malva ―comenzó a describir―. Aun así, se puede ver el color celeste en algunas partes. El mar  es casi cristalino. 

41 RománTica'S


―¿Casi?  ―Hay algas, da asco ―ella se rió por sus escrúpulos―. Cuanto te alejas, reaparece el  verde  ultramar.  Mientras  que  si  te  acercas,  acaba  mezclándose  con  un…  eh…  ¿siena  era  un  marrón oscuro?  ―Sí, has acertado ―aseguró ella echando los brazos hacía agarrándole por la cintura,  sintiendo el roce de su piel.  Escuchó grititos infantiles y sonrió, parecían estárselo pasando de maravilla.  ―Y hay un montón de críos jugando alrededor con una pelota de Nivea. A ver si va a  ser la nuestra ―al escuchar aquella broma, se rió. Simón decía unas tonterías muy divertidas.  ―Como  no  es  posible  que  todas  las  pelotas  de  Nivea  sean  iguales,  ni  tampoco  que  haya al menos veinte en la misma playa…  Tiró de ella mientras soltaba alguna excusa para hacerla sonreír. La ayudó a tumbarse  en la toalla para que luego, estratégicamente, pudiera caerse encima de Lía por «casualidad».  Le dijo que era un pillo y que se quitase, ya que la estaba sofocando y él la ignoró.    El  móvil  de  la  chica  sonó  y  Simón  lo  cogió,  cuando  escuchó  un  insulto,  supo  de  quién  se  trataba. Y su novio no intentó disimularlo.  ―Algún  día  tendrás  que  volvérselo  a  coger,  aunque  solo  sea  para  gritarle  un  par  de  verdades a la cara. ―Lía negó y se abrazó con fuerza al cuerpo delgado, deseando así poder  dejar de temblar y llorar. Entonces escuchó que el chico cogía el teléfono y hablaba―. Mira,  tío,  deja  de  llamarla.  Cuando  le  apetezca  partirte  la  cara,  ya  te  dirá  dónde  y  cuándo  quedar.  Mientras tanto, como vuel… qué rápido ha colgado. Soy mejor que cambiarse de número de  teléfono.   Lía se rió a su pesar y comenzó a acariciar la arena, imaginándose los granos negros,  blancos, ocres y naranjas escurriéndose por entre sus dedos. Su novio le cogió de la mano y la  acercó  a  su  cara,  para  que  sintiera  que  estaba  sonriendo.  Quiso  intentar  imaginarse  sus  cabellos rubios, los ojos grises y la enorme nariz presidiendo aquella cara pálida y casi infantil;  ya casi no era capaz y aquello le produjo tanta congoja, que volvió a echarse a llorar.  ―No, Lía. No te preocupes por ese cabrón ―le pidió Simón abrazándose contra ella.  La joven se acarició la cara mientras arrojaba lejos de sí las gafas de sol, tocando cada  centímetro  de  su  piel,  intentando  volver  a  encontrarse  con  la  persona  que  fue  no  mucho  tiempo  atrás.  La  nariz  chata,  la  boca  carnosa,  los  pómulos  suaves  y  la  barbilla  un  poco  puntiaguda, sentía que se recuperaba, hasta que tocaba las quemaduras alrededor de sus ojos  y  volvía  a  echarse  a  llorar.  ¿Seguirían  siendo  verdes,  o  el  fuego  se  había  llevado  cualquier  rastro de color? El pelo estaba corto, porque se le incendió cuando el accidente.  Su corazón galopaba ensordecedor, igual que sus recuerdos. La pelea con Simón que le  llevó  a  aceptar  una  invitación  de  su  ex,  Carlos,  para  dar  una  vuelta  en  su  moto;  que  fuera  haciendo  el  idiota  hasta  que  ambos  chocaron  contra  otro  coche…  se  vio  a  sí  misma  levantándose, quitándose el casco por sentirse asfixiada por el calor. Se encontró con que su  acompañante estaba inconsciente y próximo del coche en llamas. Se acercó a él le comenzó a  arrastras  fuera  de  las  llamas  y  en  un  golpe  de  viento,  estás  le  dieran  en  los  ojos  y  el  pelo,  quemando ambos hasta que consiguió apagarlos, aunque no pudo evitar caer rendida por el  dolor. Despertar y ver aquella nada, ni negra, ni blanca, flotando sobre ella.  Sentir la mano de Simón cubriendo las suyas, aguantando a su lado mientras se echaba 

RománTica'S 42


a llorar. Y, días después, escuchando comentarios que la tachaban de puta por haberse ido con  su ex a despejarse tras muchas horas de estudio.  ―Es cierto que es mucho más guapo… ―murmuraban, esperando que ella no pudiera  oírles.  ―Dónde vamos a parar.  ―Pero cualquier chica decente habría cortado con el feto antes de irse con el príncipe  de la moto.  Pero podía y no era capaz de dejar de llorar al sufrir aquellas acusaciones. ¿Cambiaría  algo si les hubiera dicho que, antes de acceder, acabó de hacer las paces con su novio y hasta  le contó que había quedado con Carlos? ¿Qué ella era pintora y no volvería a ser capaz de ver  los  colores  de  nuevo?  ¿Qué  toda  su  vida  se  había  ido  a  la  mierda  porque,  aquel  al  que  consideraban un caballero en moto, fue imprudente y solo quiso salvarle? No, todos les habían  juzgado:  eran  la  puta,  el  feto  cornudo  y  la  víctima  de  las  circunstancias.  Aunque  este  último  debería llamarse que solo se atrevía a telefonearla y fingir que nada hubiera pasado.  Sintió  los  labios  finos  de  Simón  acariciando  sus  lágrimas,  bebiéndolas,  como  si  así  pudiera absorber con ellas sus penas. Nunca habría pensado que acabaría con el chico raro de  la clase, el que vestía de negro, tenía más piercings que ojeras y con el que todos se metían.  Nadie entendió que dejó a Carlos por ser un capullo que iba a lo suyo y comenzó con él por…  por  todo,  por  gestos  como  aquel  sabía  que  había  hecho  lo  correcto.  El  haber  podido  conservarlo era un regalo del cielo, aunque hubiera perdido todo lo demás. Incluso había sido  capaz  de  convencerla  para  que  siguiera  pintando,  que  utilizarían  los  programas  informáticos  necesarios  para  ayudarla,  las  herramientas  apropiadas  y  el  tiempo  que  hiciera  falta.  El  único  que seguía viéndola como realmente era, y no a su desgracia.  ―¿Te siguen gustando mis ojos?  ―Ahora mucho más y lo sabes. ¿No lo recuerdas? Siempre te digo que son mágicos,  que puedes usarlos para ver todo aquello que desees ―guardaron silencio. Lía procuró relajar  su cuerpo, dejarse llevar por el calor que había a su alrededor y volver a sentirse bien―. Nos  veo al lado del mar…  Y  Simón  comenzó  a  hablar  de  sus  sueños  y  esperanzas:  dos  niños  correteando  a  su  alrededor, a los que ella sería capaz de vislumbrar en su mente cuando aprendiera a ver con  sus manos; pintando en un estudio lleno de luz mientras él le trae algo para picar; creciendo y  envejeciendo juntos, sin dejar de vivir todo aquello que les correspondía por derecho; conocer  a los nietos, preocuparse por lo malo y disfrutar de lo bueno…   Lía  se  relajó,  siendo  capaz  de  ver  aquello  que  Simón  le  describía  con  asombrosa  precisión.  Escuchó  un  trueno  lejano  y  el  agua  comenzó  a  chocar  contra  el  suelo  y  el  mar,  seguramente  mezclándose  con  la  espuma  marfileña.  Se  recostó  contra  su  novio  y  alzó  las  manos, recibiendo aquel regalo del cielo y más que dispuesta a pintarlo en su mente.  ―¿Qué es lo que ves? ―le pidió a su novio.  ―El mar embraveciéndose, a la gente correr y dos tontos dejando que el agua les cale  hasta  los  huesos  ―aseguró  besándole  en  el  cuello―.  Besándose  mientras  la  tormenta  se  fortalece.  ―Seguramente  hagan  el  amor  entre  las  dunas,  sería  lo  correcto  ―aventuró  la  joven  dejándose querer.  ―Seguramente.  ©Laura López Alfranca 

43 RománTica'S


Aquello sólo podía ser una pesadilla.    Elena  se  repitió  aquellas  palabras  mientras  miraba  por  la  ventanilla  del  coche,  los  ojos  perdidos en la nada y el corazón martilleándole en el pecho. Miró de reojo al conductor y luego a  la manecilla de la puerta, preguntándose si sería lo suficientemente rápida como para abrirla y  saltar del coche.    Le daba igual que fueran a más de ciento cincuenta por hora. Le traía sin cuidado si moría en  el intento. Sólo sabía que tenía que huir de él.    —No estarás pensando en escapar, ¿verdad, Peggy?    Elena  rechinó  los  dientes  y  luchó  contra  el  impulso  de  propinarle  un  puñetazo  en  su  nariz  perfecta, no sabía si por haber hecho la pregunta en un tono burlón a la par que retador, por  haber  adivinado  sus  intenciones  con  tanta  claridad,  o  por  el  apelativo  que  había  usado  para  referirse a ella.     El conductor pasó su chupachups de una mejilla a otra, provocando que ella se enervara más  todavía. ¡Cómo odiaba aquél ruido! ¡Qué exasperante era, por Dios y la Virgen! El que la mirara  de reojo y que en sus ojos rasgados hubiera un brillo divertido, contribuyeron en gran medida a  agrandar su deseo de echarle las manos a ese cuello descomunal, de arrancarle los ojos de sus  cuencas o de morderle la oreja hasta arrancársela de cuajo.    En  vez  de  eso,  se  conformó  con  alzar  la  barbilla  y  mirar  al  frente,  dejando  así  patente  su  rechazo a entablar cualquier tipo de conversación con él.    El hombre soltó una risilla burlona como respuesta a su gesto de desafío e indiferencia, pero  luego volvió a cambiarse el chupachups de mejilla. Y luego otra vez. Y otra. Y otra más…    —¿Puedes dejar de hacer eso? —gritó cuando ya no pudo soportarlo más.    —¿Hacer qué, Peggy? —preguntó él a su vez con fingida inocencia.    — ¡Eso también! —ordenó, ya totalmente irritada.    —¿Pero qué, mujer?    Elena puso los ojos en blanco y alzó las manos al cielo.    —Esa  cosa  tan  desagradable  que  haces  con  el  chupachups.  Me  pone  de  los  nervios.  Y  no  vuelvas  a  llamarme  Peggy  —terminó diciendo  en  un  susurro  amenazante  y  señalándole  con  el  dedo.    El hombre bufó y la miró ceñudo durante el transcurso de dos latidos.    —A mi no me señales con el dedito… Peggy.    —Grrrrrggggg. Eres un grandísimo gilipollas, un chulo, un prepotente, un…    —¡Soooo! —pidió él, conciliador—. Conmigo no pagues tus contratiempos.    ‐¡¿Contratiempos?!  —exclamó  indignada.  Luego  se  apretó  el  puente  de  la  nariz  y  rezó  pidiendo paciencia. De verdad que la iba a necesitar—. A ver si lo entiendo, Paco. ¿A haber sido  testigo de un asesinato, a pasar horas y horas en comisaría y a tener que dejar atrás toooda mi  vida para ingresar en un programa de protección de testigos lo llamas tú “contratiempo”?    Él se encogió de hombros.    —Podría haber sido peor.    Elena resopló de rabia.    —¿Qué puede haber peor que eso?     Paco aparcó su actitud indiferente y la miró furioso. 

RománTica'S 44


—Podrías haber sido tú a quien hubieran violado y asesinado, Elena —replicó con rudeza.    Ella se tensó y olvidó su irritación de golpe. Tragó saliva y miró a Paco con desesperación. Él  la miró un segundo, y al ver el miedo arraigado en sus enormes ojos verdes, se sintió sumamente  mal por haber sido tan explicito.    —Joder...  Ni  se  te  ocurra  llorar  —dijo  entre  dientes,  más  irritado  por  haber  sido  tan  burro  que por la vulnerabilidad que ella mostraba en ese instante y que le hacía sentir como el hombre  más inútil del mundo por no saber qué hacer para consolarla.    —No voy a llorar.    Pero al decirlo, se le escapó un sollozo.     Paco dio un volantazo y detuvo el coche en la cuneta de la carretera de un brusco frenazo.  Tan pronto como el coche se detuvo, se quitó el cinturón de seguridad y trató de abrazarla, pero  ella se apartó bruscamente y le miró horrorizada.    —¿Qué crees que estás haciendo? —Ahora estaba enfadada. Mucho. Muchísimo.     Paco alzó una ceja perfecta, totalmente atónito por su explosión.    —Pues… consolarte.    Craso error. Ella entrecerró los ojos y le golpeó en el pecho con su pequeño puño.    —No quiero tu compasión. ¡No quiero nada de ti!    Había  desprecio  en  sus  palabras,  amargura,  años  y  años  de  frustración  y  dolor.  Paco  se  apartó  rápidamente  de  ella  y  la  miró  con  estupefacción.  Pero  luego,  apenas  un  segundo  después,  entrecerró  los  ojos  y  apretó  la  mandíbula.  En  su  mirada  ya  no  había  lástima,  sino  frialdad y, por qué no decirlo, cínica contención.    La vena latiente de su sien era un indicio de lo peligroso que era seguir por ese terreno.    —Perfecto.  Como  quieras.  —Con  ademanes  nada  suaves,  Paco  volvió  a  abrocharse  el  cinturón y puso el coche en marcha. Cuando habló de nuevo, su voz era tan gélida como sus ojos  azules—.  Pero  no  te  queda  más  remedio  que  joderte  y  aguantarte,  porque  vas  a  tener  que  soportarme hasta el día del juicio. Voy a ser tu sombra. Día y noche.    Elena  no  dijo  nada.  Estaba  demasiado  intimidada  por  su  actitud  como  para  encontrar  las  palabras precisas. Pero lo cierto era que él tenía razón. Le gustase o no —y mira que le gustaba  poco—, él era el policía asignado a velar por su seguridad.    —No me caes nada bien —dijo ella en un tono casi infantil.    Paco por fin sonrió a medias y la miró de reojo.    —Eso lo sé.    Elena suspiró y volvió a mirar por la ventanilla. Después de diez minutos de largo e incómodo  silencio, comentó:    —Podrían  haber asignado a otra persona.    Paco soltó una risilla que rozaba la maldad en estado puro.    —Lo hicieron —confesó.    Ella abrió mucho los ojos y desplegó los labios para preguntar, pero estaba tan sorprendida  que no atinó a hacerlo.    —¿A quién? —pudo hablar finalmente.    —A Hernández. —Su resoplido indicó lo desacertado de aquella decisión. Como ella alzó las  cejas en un interrogante mudo, contestó—: No podía permitir que su negligencia te pusiera en  peligro. Es un incompetente. Y un gilipollas como la copa de un pino.    —Como si tú no lo fueras —masculló entre dientes.     Aunque lo dijo más para sí misma que para él, Paco la escuchó y soltó una carcajada.    —Bueno,  tienes  bien  claro  que  soy  un  gilipollas,  así  que  debo  pensar  que  te  refieres  a  mi  incompetencia.    Esta vez fue el turno de Elena de resoplar, girándose al hacerlo para encararlo.    —Vamos, no seas tan vanidoso. Eres un policía excelente, eso lo sé. 

45 RománTica'S


Paco se asombró, tanto de sus palabras, como de la vehemencia y la seguridad con que las  pronunció.    —¿En serio? ¿Y cómo lo sabes?    Ella enrojeció hasta las orejas.    —Lo sé, y punto —murmuró avergonzada.    Paco dejó de mirar la carretera y fijó sus ojos azules en ella, tanto tiempo, tan intensamente,  que Elena se puso nerviosísima.    —¡¿Quieres dejar de mirarme?! Ya sólo nos faltaba eso, que tuviéramos un accidente.    —¿Cómo lo sabes? —insistió él en saber, haciendo caso omiso a su petición.    Ella le miró y luego a la carretera. Al ver que daban bandazos, y sabiendo que aquél animal  no cedería, bufó y alzó las manos al cielo, un gesto típico en ella cuando se sentía acorralada.    —Oh, está bien. Yo… te he estado investigado.    Paco sonrió de medio lado y volvió a mirar a la carretera.    —¿Por qué lo has hecho?    —¿Por qué insistes en humillarme? —Su voz sonó desgarrada por la impotencia.    —¿Por qué, Elena?    Ella aspiró el aire trémulamente.    —Porque… porque… —su mente buscó una excusa rápida, pero al no encontrar ninguna, se  decantó por decir la verdad—. Porque esperaba a cada instante que fracasaras.    Paco  no  dijo  ni  una  palabra  durante  los  siguientes  cinco  minutos.  Sólo  miró  al  frente,  muy  serio, muy concentrado y muy… enfadado.    —¿Tanto me odias? —Preguntó de pronto. Curiosamente, su voz sonó suave en comparación  a la tensión que emanaba de él, a la furia contenida apenas.    —No…  sí…  yo…  Joder,  entiéndelo.  Hiciste  de  mi  adolescencia  un  infierno—.  Paco  hizo  una  mueca  de  disgusto  consigo  mismo  y  arrepentimiento,  así  que  Elena  se  envalentonó  a  ver  esa  muestra de debilidad por parte de alguien tan guapo, tan fuerte y tan seguro de sí mismo.    Después  de  todo,  siempre  había  sido  el  chico  más  popular  del  instituto,  el  triunfador,  el  ganador, aquél que pasaba por encima de todos, aquél que la había acosado con sus continuos  ataques. ¡Cómo le odió en aquel entonces! ¡Cuánto más le amó en secreto! ¡Cuántas lágrimas  vertidas por hacerlo!    —Tú tampoco lo ponías nada fácil, Elena.    Ella soltó un gritito graciosísimo de indignación y le golpeó en el hombro.    —Pero serás… capullo. ¿Y qué querías, que me dejara avasallar por tus continuos insultos?    —Perdona, pero si mal no recuerdo, yo nunca te he insultado.    —Tienes una pésima memoria. Aún a día de hoy, lo sigues haciendo.    —Yo no te he insultado, mujer, al contrario que tú, que llevas dos horas quejándote por todo  y llamándome gilipollas.    —Grandísimo gilipollas —corrigió ella, sonriente por primera vez.    —Eso, grandísimo gilipollas. Me lo decías a menudo. Nunca supe por qué.     Acompañó sus últimas palabras con encogimiento de hombros que a Elena le resultó de lo  más sexy. De pronto recordó otra época en la que suspiraba por sus huesos, que le temblaba la  voz y las piernas cada vez que le tenía enfrente, que le parecía un verdadero Dios.    Joder, y lo peor de todo era que nada de eso había cambiado. Todavía le costaba mirarle sin  boquear, sin desear probar sus labios, sin que sintiera ese odioso hormigueo por todo su cuerpo.  Era por eso que había disfrazado sus sentimientos con la indiferencia y el desprecio. Sí, cierto, su  odio hacia él no había sido más que un mecanismo de defensa contra el vergonzoso, frustrante e  imposible amor que sentía por él aún a día de hoy.    —Contéstame, Elena. ¿Por qué me llamabas grandísimo gilipollas? 

RománTica'S 46


—Porque tú me llamabas Peggy.—El se rió por lo bajo y la miró—. Y a lo mejor te sorprende,  pero lo cierto es que no me gustaba que me compararan con una cerda.    Él volvió a reírse.    —Es  que  en  verdad  te  parecías  a  la  cerdita  Peggy,  con  esa  naricilla  respingona  y  esos  mofletitos.    —Y estaba gorda –añadió Elena.    —¡¿Queeee?! —preguntó Paco entre risas—. Tú qué ibas a estar gorda, mujer.    —Hombre… comparada con las barbies con las que te liabas, estaba como un tonel.    —Valiente  imbécil  —susurró  él  con  incredulidad—.  Tonel,  dice.  Vamos  que…  Anda  que  no  me  gustaban  a  mí  esas  curvas.  —La  miró  disgustado  y  la  señaló  con  la  barbilla—.  Ni  más  ni  menos que ahora, que pareces el palo de una escoba.    Ella abrió mucho los ojos y la boca, totalmente atónita.    —¿Te estás quedando conmigo? —Se recuperó de la impresión y le miró encolerizada—. No  vayas  por  ahí,  guaperas,  que  ya  no  tengo  diecisiete  años  para  caer  en  tu  juego.  ¿De  verdad  quieres que me crea que te gustaban mis curvas? ¡Ja!    —Más que a un niño una piruleta. —Para confirmar sus palabras, asintió enérgicamente con  la cabeza—. Sí Señor, dos buenos melones. Y ese culo respingón…    —¡Para  ya,  so  payaso!  —exigió  ella,  tapándose  los  oídos  con  las  manos  y  furiosas  lágrimas  pugnando por ser derramadas—. Eso no se hace, cabrón. No puedes jugar con los sentimientos  de una persona de esa manera. Tú me odiabas. Me despreciabas. Me insultabas…    — ¡Yo te quería! —gritó él, furioso.    Durante mucho, mucho tiempo, ninguno dijo nada. Dejaron que el peso de las palabras de  Paco recayera sobre ambos.    Elena no podía dar crédito. No podía caer en esa trampa. No, aquello era falso. Sólo estaba  jugando con ella, como siempre había hecho, como aquella vez que en una fiesta la besó…    Aquél  recuerdo,  tan  férreamente  guardado,  tan  necesariamente  encerrado  en  aquella  parcela de su mente donde guardaba todas sus vergüenzas, emergió mientras él conducía como  un  loco  por  la  A‐6.  Recordó  la  euforia  que  la  embargó  cuando  él  le  pidió  hablar.  Recordó  los  nervios cuándo se empezó a poner zalamero. Recordó el placer que sintió cuando finalmente la  abrazó y descendió la cabeza para buscar sus labios.    Evocó,  no  sin  cierta  vergüenza,  la  vehemencia  con  la  que  correspondió  a  su  beso,  la  desesperación con la que se agarró a sus anchísimos hombros, el calor abrasador que sintió en el  bajo vientre…    ¡Qué feliz había sido por un instante! ¡Qué pletórica y enamorada se sintió!    Hubiera eternizado aquél momento, hubiera deseado que se detuviera el tiempo, que todo y  todos dejaran de existir salvo ellos dos. Y entonces…    Las risas. La humillación. La vergüenza y el… odio.    Porque  él  la  había besado  sólo  porque  perdió una  apuesta.  Porque  todos  sus  amiguitos,  el  grupito  de  gente  chula  que  siempre  le  rodeaba,  estaban  allí  presentes  para  comprobar  que  él  cumplía  con  su  parte.  Durante  mucho,  mucho  tiempo  aquellas  risas  la  acompañaron,  aquellos  rostros burlones y malvados fueron los causantes de sus pesadillas.    Pero lo peor de todo, lo que le destrozaba el corazón, era recordar aquél beso. Porque por  un momento creyó que a él le gustaba. Sí, su erección restregándose contra su pelvis indicaban  eso,  sus  besos  hambrientos  y  desesperados  y  sus  ojos  obnubilados  por  la  pasión  y  el deseo  lo  declaraban.    Pero había estado equivocada todo el tiempo.    Ahora,  inexplicablemente,  se  preguntó  cuánto  había  habido  de  verdad  en  aquél  beso,  y  cuánto de mentira. 

47 RománTica'S


Cuando  por  fin  llegaron  a  su  destino,  una  aldea  perdida  en  los  Picos  de  Europa,  todavía  seguían sumidos en sus pensamientos, hasta que, después de cenar, Paco se sentó en el sofá y  agachó la cabeza, derrotado.    —Es cierto —soltó a bocajarro—. Yo te quería. Siempre te quise. Aún… aún te quiero‐. Alzó la  cabeza  y  la  miró  con  tanto  amor,  con  tanta  desolación,  que  ella  le  creyó  por  una  décima  de  segundo.     Pero luego, moviendo energéticamente la cabeza, desechó tal absurdo.    Él se levantó de golpe y la tomó en sus brazos.    —Me da igual que no me creas. Te quiero, Elena. Dios, te quiero tanto…    Y entonces, la besó.    En ese beso, se dieron todos los que la vida, las circunstancias y el orgullo les habían robado.  Fue  un  beso  tórrido,  carente  de  ideas  preconcebidas,  de  pensamientos  perniciosos,  sólo  ellos  dos  y  lo  que  estaban  sintiendo.  El  renacer  de  un  amor  adormecido,  pero  latiente  y  vivo  bajo  capas y capas de autoengaño.    El retorno de sentimientos que ambos creían haber olvidado.    Con  ansia,  con  desesperación,  se  despojaron  de  la  ropa,  de  los  miedos  y  de  las  dudas  e  hicieron el amor como sólo lo harían dos personas que saben lo que es pasar demasiado tiempo  añorando  un  momento  así,  lo  que  son  las  noches  frías  y  solitarias  y  el  recuerdo  de  un  amor  imposible de juventud.    Cuando sus latidos se calmaron, cuando sólo se escuchaba el ruido de la lluvia golpeando los  cristales, se miraron a los ojos y sonrieron.    —Tengo que decirte una cosa, Peggy.    Elena le pellizcó cariñosamente en el brazo por haber usado ese mote, pero luego le sonrió.    —¿Qué cosa?    —Aquél día, en la fiesta…    Ella se puso tensa, pero se dominó y asintió para que continuara.    —… hice trampa.    —¿Có… cómo trampa?    —Cuando  dijeron  que  teníamos  que  besar  a  la  más  fea,  yo  te  propuse.  ¡Calla  y  escucha,  mujer! —protestó cuando ella le pegó un puñetazo en el pecho—. Entonces, corté los palillos y  les dí a elegir. Pero nadie sabía que yo escondía el más pequeño.    A él debió parecerle graciosísimo, porque comenzó a reírse. Ella no. Uy, qué va.    —¿Tanto te avergonzabas de mí que tuviste que recurrir a semejante ardid para besarme?    Paco suspiró con pesar y la miró compungido.    —Sí.  Lo  siento,  pero  ya  sabes  cómo  era.  —Sonrió  pícaramente  y  le  dio  un  beso  en  la  nariz  antes de añadir—: Un grandísimo gilipollas.    Como  lo  dijo  tan en  serio,  Elena  le perdonó.  Para hacérselo  saber,  comenzó  a  acariciar  y  a  besar todo su cuerpo, palmo a palmo, hasta que algo que descubrió en su cadera derecha le hizo  pegar un grito.    —¿Cuándo te hiciste eso?    Dios, estaba emocionadísima.     Él, también. Así se lo dijeron sus ojos cuando tomó su rostro entre sus enormes manos y la  miró con todo el amor que sentía por ella.    —Cuando cumplí los diecisiete.    Paco no pudo ver las lágrimas de dicha de Elena. Estaba demasiado ocupado besándola.     Y  ella,  demasiado  ocupada  acariciando  aquél  trocito  de  piel,  donde  se  había  tatuado  a  la  famosa cerdita Peggy.             © Laura Nuño 

RománTica'S 48


La manera en que se mueve te dejará temblando Alannah Myles, Black Velvet (Terciopelo negro) Porque la noche es de los amantes Porque la noche es de la lujuria Patty Smith, Because the Night   La primera vez que la vi el sol no brilló con más fuerza, no me sentí como si ella fuera la  única  mujer  en  la  tierra  ni  tampoco  sentí  mis  entrañas  temblar…  En  aquel  instante  vi  por  primera vez a la mujer de mi vida, y no me fijé en ella.   ¿Cómo pude estar tan ciego?  Ha pasado más de un año desde ese instante, y mírame ahora, estoy frente a la puerta  de la casa de mi hermano Darío, con las llaves en la mano y sintiéndome incapaz de meterlas  en la cerradura.   Totalmente borracho.   Desesperado.   Desamparado.   Desolado.   Me siento como una flor que ha perdido los pétalos, como un cielo sin estrellas, como  un río sin agua. Me falta la luz, la ilusión, la misma vida.     La  primera  vez  que  la  vi,  no  supe  ver  quién  era,  no  comprendí  que  de  ella  dependería  mi  felicidad y, ahora lo estoy pagando.   Soy un tipo normal y corriente, al que le gustan las bromas, el cachondeo y… ligar, por  eso, aquel treinta de mayo de hace más de un año, al ver a la espectacular rubia que estaba  parada frente al escenario, escuchando atentamente al grupo que tocaba en la sala de fiesta,  me fui directo a por ella.    Era  un  verdadero  bellezón,  tenía  una  delantera  espectacular,  un  buen  culo  en  forma  de  corazón,  duro  y  marcado  bajo  la  estrecha  minifalda  que  llevaba,  unas  piernas  tan  largas  como el infinito y una preciosa melena rubia que le caía hasta el final de la espalda. Me sentí  embelesado con ella. Acababa de llegar de Madrid, y tras dejar las maletas en el que sería mi  hogar provisional en Torrevieja, pensé… qué mejor manera de estrenar mi nuevo cuarto que  con un polvo con esa tía. Y fui a por ella.   ¡Qué idiota! Vi una gema brillar e ignoré el diamante que había junto a ella.   Alba,  así  se  llamaba  la  rubia,  era  tres  años  menor  que  yo,  y  resultó  ser  la  hija  de  la  cantante de la banda, Sara.   Sara, dulce Sara.   Sara, salvaje Sara.    

49 RománTica'S


No puedo evitar apoyarme tembloroso contra la puerta de la casa de mi hermano, no  me atrevo a entrar, sé que Darío estará esperando mi regreso, y no quiero que me vea en este  estado.   Cierro los ojos e intento serenarme, deseo que el terror frío que se aloja en mi corazón  se disuelva como los cubitos de hielo en un vaso de agua tibia, sin dejar rastro. Pero eso no va  a suceder. Lo que he estado a punto de hacer esta noche me perseguirá inclemente durante  toda la eternidad… Una eternidad que será aterradoramente larga si alguna vez Sara averigua  lo que ha  estado a punto  de pasar esta noche. Porque si eso sucede, verá  confirmadas cada  una de las palabras que me ha repetido una y mil veces.      Alba resultó ser una joven alegre y divertida, con el mismo gusto por las travesuras que yo, y  con la cabeza mucho mejor amueblada que la mía.   Me dio calabazas.   No hubo polvo, no estrené mi nueva cama con ella… ni con ninguna otra.   Me he mantenido célibe durante más de un año… y no me ha servido de nada.   Pasamos  la  noche  bailando  y  riendo.  Hablando  y  susurrándonos  confidencias,  sin  darme  cuenta,  sin  ni  siquiera  llegar  a  imaginar  que  ella  se  convertiría  en  un  futuro  muy  cercano, en mi mejor amiga. En mi más firme aliada.   Me presentó a su madre, la cantante de la banda, compartí copas con ellas, chanzas e  historias de la niñez de Alba, y luego, Sara volvió a subir al escenario y la escuché cantar.   Escuché su voz, ronca y profunda, cantando a la noche, a los amantes, a la lujuria… y  me estremecí. El velo que cubría mis ojos desapareció y por fin la vi. Vi a la mujer de mi vida  sobre el escenario, pero ya era tarde… Siempre había sido tarde.   Sara era puro fuego, un torrente de ardiente lava se coló por cada uno de mis poros  con cada nota desgarrada que abandonaba sus labios perfectos.   Su voz era terciopelo negro que acariciaba mi piel, exaltando mis sentidos.   Terciopelo negro posado sobre mi pene, inflamando mi deseo.    Terciopelo negro cubriendo mi cuerpo con una pátina de lujuria que me privó hasta del  mismo aire que necesitaba para respirar.   Sara  era  noche,  pasión  y  sinuosa  sensualidad  sobre  el  escenario.  Su  larga  melena,  negra  como  el  ónix  más  puro,  volaba  alrededor  de  su  cara  de  rasgos  duros  y  marcados.  Sus  ojos,  oscuros  como  nubes  tormentosas,  estaban  entornados  mientras  su  boca  se  movía  voluptuosa  con  cada  nota  de  su  canción.  Aferraba  el  micrófono  con  ambas  manos,  lo  acariciaba  con  sus  dedos  largos  y  delgados,  pegaba  sus  labios  a  él,  y  susurraba  palabras  que  abrasaban  mi  polla,  que  se  enroscaban  en  mi  pene  como  una  cinta  de  terciopelo  negro,  apresándome con pasión en la dúctil humedad de su garganta.   Imaginé  esos  labios  posados  sobre  mi  verga,  incendiándola,  paladeándola…  me  imaginé llenando por completo su boca. Y me corrí.   Como  un  adolescente  inexperto,  como  un  tonto  enamorado,  como  un  idiota  incapaz  de controlarse.   El  sonido  de  los  aplausos a  mi  alrededor  me  despertó  de  la  ensoñación  erótica  en  la  que  me  había  sumergido.  Parpadeé  intentando  volver  a  la  realidad,  y  vi  su  sonrisa.  Y  me  enamoré. Me enamoré ella sin condiciones, sin escape, con la fuerza que da el descubrir frente  a ti a la única mujer que te hace desear ser suyo, para siempre, en cualquier circunstancia.     ¿Puede el destino ser más cruel? 

RománTica'S 50


Se  supone  que  cuando  el  amor  de  tu  vida  se  presenta  ante  ti,  escuchas  música  celestial, te tiembla todo el cuerpo, y sientes arder las entrañas… Yo sentí todo eso demasiado  tarde. Lo sentí dos horas después de intentar ligar con Alba, con la hija de la mujer de mi vida.  De Sara.      Cierro los ojos y trago saliva, aún estoy en el descansillo de la casa de mi hermano, asqueado  por lo que he estado a punto de hacer. Borracho, destrozado, deseando seguir bebiendo hasta  que  la  oscuridad  se  cierna  sobre  mí  y  consiga  hacerme  olvidar  a  Sara…  No.  A  Sara  nunca.  Quiero  olvidarme  de  mí,  de  esta  noche,  de  esta  sensación  de  repugnancia  que  recorre  mi  cuerpo al pensar en otras manos tocándome, en otros labios besándome.   Aferro  con  fuerza  las  llaves  e  intentó  concentrarme  en  la  maldita  cerradura  que  no  deja de moverse, lo intento un par de veces, y por fin consigo abrir la puerta. Y los recuerdos  vuelven a mí.     Esa  primera  noche  con  Sara  terminó  demasiado  pronto.  O  tal  vez  fuera  ya  muy  tarde,  y  la  desesperación  por  separarme  de  ella,  sin  saber  cuándo  iba  a  volver  a  verla,  hiciera  que  las  horas  que  estuve  junto  a  ella  se  volvieran  efímeros  segundos  que  pasaron  con  vertiginosa  rapidez frente a mis ojos.   Sara se despidió de Alba, susurrándole algo al oído y haciéndola sonreír, luego se giró  hacia mí y me dijo adiós con un gesto de la mano para después reunirse con los miembros del  grupo, que ese momento comenzaban a recoger los instrumentos musicales, amplificadores y  micrófonos.  No  hubo  entre  nosotros  más  que  esa  escueta  despedida,  ningún  beso  amistoso,  ninguna  caricia  disimulada.  Pero…  ¿Por  qué  iba  Sara  a  tratarme  de  otra  manera?  Al  fin  y  al  cabo yo solo era uno más de los amigos de su hija.   Alba  me  sonrió,  e  intentó  marcharse  del  local  sin  mí,  pero  yo  se  lo  impedí,  estaba  decidido  a  acompañarla  a  su  casa.  Ya  no  quería  ligar  con  ella,  no.  Ahora  necesitaba  saber  donde  vivía,  conseguir  su  teléfono,  su  mail,  su  cuenta  de  facebook,  lo  que  fuera  con  tal  de  mantenerme  en  contacto  con  ella…  y  con  su  madre.  Me  observó  con  los  ojos  entornados  y  negó con rotundidad… mi insistencia en acompañarla no le había gustado, apenas me conocía,  y no se fiaba de mí.  Abandoné la sala de fiestas con el rabo entre las piernas y me dirigí al piso compartido  en el que residiría durante los meses que durara mi beca.   Ese  había  sido  el  motivo  de  cambio  de  residencia.  Un  trabajo  de  becario  con  el  que  pensaba  conseguir  experiencia…  y,  si  tenía  suerte,  quizá  un  curro  decente.  Pero,  esa  nueva  experiencia  que  tanto  me  había  emocionado  hacía  apenas  veinticuatro  horas,  ahora  ya  no  cautivaba mis pensamientos. Estos estaban centrados en Sara.   Pasé la noche en vela, obsesionado por encontrar la forma de volver a verla, de volver  a  escucharla  cantar  y  fundirme  en  los  matices  sensuales  de  su  voz,  de  sentirme  de  nuevo  hipnotizado por los movimientos de su cuerpo, por el sinuoso recorrido de sus dedos sobre el  micrófono.   Cuando  el  despertador  sonó  al  día  siguiente,  me  levante  del  sillón  en  el  que  había  pasado la noche  pensando, me duché  para intentar conseguir mejor aspecto  del que tenía y  acudí a mi nuevo destino.   Jamás hubiera podido imaginar lo que este me deparaba.  

51 RománTica'S


Entro de puntillas en la casa de mi hermano, pero todo me da vueltas, siento como si  las  paredes  se  combaran  sobre  mí,  cercándome,  robándome  el  equilibrio,  haciéndome  tropezar.  Escucho  un  ruido,  es  Ariel,  la  sirenita  de  la  que  está  locamente  enamorado  Darío.  Está diciendo algo, pero no soy capaz de entenderla, imagino que ha llamado a mi hermano, ya  que este aparece frente a mí con cara de malas pulgas… más o menos la que tiene siempre. Es  un tipo muy serio este hermano mío.   —¿Qué te pasa Héctor? ––Le escucho preguntarme.  —Creo que he bebido una copa de más ––respondo con mi lengua de trapo.   —¿Una solo?   —Voy a vomitar —le advierto, dejando caer la cabeza sobre su hombro.  Mi  hermano  me  mira  aterrado,  hace  años  que  no  ve  tan  borracho.  Sin  pensarlo  un  segundo  pasa  sus  musculosos  brazos  por  debajo  de  mis  axilas  y  me  lleva  hasta  el  baño,  sin  dejar de amenazarme con las cosas terribles que me ocurrirán si le mancho el suelo de vómito.  Ah, pobre, le va a tocar fregar, porque no me siento capaz de llegar hasta el inodoro.  Ariel  nos  sigue,  observándome  preocupada,  casi  prefiero  que  me  mire  enfadada,  no  me gusta asustar a la chica de mi hermano, es una sirenita encantadora. Casi tan encantadora  como mi Sara… Ninguna mujer es tan hermosa como ella, tan perfecta, tan… especial. Y yo he  metido la pata hasta el fondo esta noche. He hecho algo que nunca debí intentar hacer.    —Elegí  mal  ––consigo  decirle  a  mi  hermano  mientras  las  nauseas  se  hacen  cada  vez  más  fuertes.  Sé  que  Darío  me  escuchará,  él  me  dirá  lo  que  tengo  que  hacer  ahora,  me  aconsejará como salir de este bache lleno de mierda––. No tenía que haberla escogido rubia,  tenía que haberla buscado morena, pero pensé que no estaba bien follarme a una morena y  me  intenté  follar  a  una  rubia,  y  mira  lo  que  ha  pasado…  Da,  no  me  aprietes  la  tripa,  voy  a  vomitar.   —Aguanta un par de metros, ya casi estamos.   Pero  no  aguanto.  Expulso  todas  y  cada  una  de  las  copas  que  he  tomado  sobre  la  alfombrilla del lavabo. A medio metro escaso del retrete. Y luego me derrumbo en el suelo.   —¡Miércoles! —Me gruñe Darío—. ¿No podías haber esperado un segundo?   —Da, no le regañes —le amonesta Ariel—. ¿No ves como está?  —Claro que lo veo, por eso justo le estoy regañando.   —Hola  sirenita  ––Saludo  a  mi  cuñada,  agradecido  por  su  inesperado  apoyo,  luego  intento centrar la mirada en mi hermano quiero que él sepa que yo también tengo a alguien  especial—.Yo también tengo una sirena, pero no me quiere. Por eso me he buscado otra, pero  me equivoqué al elegir.   —Héctor, estás como una cuba.  —No. Estoy como un botijo. Si estuviera como una cuba, me la habría follado, pero no  estoy lo suficiente borracho —afirmo cerrando los ojos, arrepintiéndome de mis palabras en el  mismo momento en que salen de mi boca.   —¡No se te ocurra dormirte! No pienso llevarte en brazos hasta la cama.   —No  lo  hagas,  aquí  estoy  bien  —contesto  acurrucándome  entre  el  lavabo  y  el  bidé,  cualquier sitio es bueno para dormir la mona.   —¡Héctor,  levanta!  —grita  cogiéndome  las  manos  y  remolcándome  hacia  el  cuarto,  hacia la cama––. Vamos, hermano, no te voy a dejar aquí tirado, aunque lo merezcas.   —Me da lo mismo si lo haces, estoy acostumbrado.  

RománTica'S 52


—Héctor, ¿Quién te ha dejado tirado? —Me pregunta con dulzura Ariel.   —Mi sirena.   —¿Tu sirena? —Me interroga Darío a la vez que me levanta y acaba cargándome sobre  sus hombros.   Siempre  hace  eso,  cuando  tengo  algún  problema  me  deja  apoyarme  en  él,  y  no  sé  cómo, todo se soluciona. Ojalá esta vez ocurra lo mismo.  —Sí.  Es  tan  guapa  como  la  tuya,  pero  morena.  Y  canta  como  los  dioses.  Pero  no  me  hace caso. Dice que soy un niño. ¿Soy un niño, Da? ––Miro a mi hermano mayor esperanzado,  él siempre sabe todas las respuestas… aunque a veces es un poco obtuso.   —En estos momentos, prefiero no decirte lo que pienso.  —No seas tonto, Da. Claro que no eres un niño, Héctor. Eres un hombre muy guapo y  cariñoso —Me consuela mi cuñada a la vez que le da una colleja a mi hermano.  La adoro, es la única persona sobre la faz de la tierra capaz de poner en su sitio a Darío.    —¿Entonces porque no me quiere? ––Le pregunto a Ariel, quizá ella sepa la respuesta.   —Porque es tonta —afirma Darío.   ¡Ese es mi hermano mayor! Miradle bien, es el mejor tipo del mundo… pero esta vez  está equivocado.   —¡No!  Ella  no  es  tonta.  Es  demasiado  lista  —Confieso  avergonzado—.  Y  yo  soy  un  tonto por haber intentando follarme a otra. ¿Sabes cuánto tiempo llevo sin mojar?    —Ni idea, y tampoco quiero saberlo.   —Más de un año. Un hombre tiene sus necesidades, y yo, el que más. Pero cada vez  que me acercó a una chica, pienso en ella, y no puedo hacer nada. Hoy me he emborrachado,  decidido a quitármela de la cabeza, y mira como he acabado. Sabes, Da, estar enamorado es  un asco —le digo cerrando los ojos y comenzando a roncar, sé que él me meterá en la cama y  me arropará… y quizá mañana entre los dos, encontremos la solución a esta amarga situación  que me está arrebatando la vida.     ©Noelia Amarillo  Este relato es el más descargado en la web Románticas al Horizonte de su concurso Especial Relatos San Valentín 2012

 

53 RománTica'S


RomรกnTica'S 54


55 RomรกnTica'S


Las librerías deberían estar señalizadas  en los mapas como zonas peligrosas.  Marcadas como establecimientos poco  recomendables. Como anomalías    sospechosas en la geografía comercial.  Nadie sabe explicar a dónde conduce la    puerta de una librería.    Por eso los que entran tardan tanto en  salir. Se han perdido. A veces, para  siempre. Los libreros son gente  extraña.  ¡Abrir una librería! Piénsalo, hermano.  Mira a derecha e izquierda. Consulta el  reloj. El móvil. Lo  que sea. Mueve ese  culo. Disimula.  ¿Vas a entrar? No me jodas. ¿Vas a  entrar, de veras, en una librería?  Manuel Rivas 

Admirado y deseado por su  espectacular físico y sus  habilidades como amante  considera, sin embargo, que  las mujeres no son más que  simples objetos de placer a  raíz de una triste historia de  su pasado.   

Los escándalos y rumores  que les envuelven, las  habladurías sobre sus  amantes y sus oscuros  apetitos, tienen alborotado a  todo el país. Cualquier dama  sabe que si es vista con ellos  perderá la reputación de  inmediato.   

 

  Emilia Larrieta nace en  Madrid a finales del siglo XIX,  en el seno de una familia  acomodada. Su vida sufre un  giro radical debido a una  desgracia familiar, y pasa su  infancia en una barriada  marginal.   

RománTica'S 56

    En un lugar idílico, donde las  En vísperas de su  violetas florecen fuera de  presentación en sociedad,  estación y el aire está  Alana Farmer, descubre un  impregnado de sal, una  secreto acerca de sus  orígenes. ¿De verdad es la  mujer desconsolada descubre  princesa perdida de Lubinia?  un diario íntimo que vincula  misteriosamente el pasado  con el presente... 


Solo un bando puede ganar y,  El más temerario y feroz de  de momento, las mejores  los hermanos MacLeod,  opciones las tienen los  Quinn, es prisionero del dios  asesinos. El agente especial  que lleva en su interior y vive  del BAD Hunter Thorton‐ atormentado por haber sido  Payne se vale de su identidad  incapaz de salvar a su familia  de playboy con el fin de  de la muerte. Su ira lo  intentar acercarse a la  gobierna y, día a día, va  organización Fratelli donde  perdiéndose en la oscuridad  cree que se oculta el  de su alma.  criminal…           

  Un esclavo bereber  contratado para urdir una  traición, una duquesa viuda  en lucha por mantener su  legado… y entre ellos, una  pasión irrefrenable. ¿Será  capaz Brianda de Encinares  de mantener su ducado  intacto y ser fiel a los  dictados de su corazón? 

Algunas heridas tardan  mucho tiempo en sanar… y  hay cicatrices que no  desaparecen jamás.  A Rachel Morgan, intrépida  bruja y cazarrecompensas, la  vida le ha reservado una  buena ración de golpes, y se  ha visto obligada a rebasar  límites que había jurado no  traspasar jamás.   

 

 

El conde de Clifton tiene un  Amelia Willoughby ha estado  prometida al duque de  objetivo en la vida: encontrar  Wyndham toda su vida. De  a la condesa perfecta y  casarse con ella. Pero cuando  hecho, habían pasado apenas  se topa con Lucy Ellison todos  seis meses de su nacimiento  cuando se firmaron los  sus planes se desmoronan.  Lucy es experta en descifrar  papeles y se celebró el pacto  que la convertiría en  códigos secretos, hacer  duquesa.  trampas, violar cerraduras y  entrenar a futuros espías... 

57 RománTica'S


Abandonar la casa de su  marido y volver a vivir con su  horrible familia... Mientras  lord Maccon elige  permanecer en un estado  cada vez más ebrio y el  profesor Lyall intenta por  todos los medios mantener la  manada de Woolsey unida,  Alexia huye de Inglaterra  para buscar refugio en Italia.         

 

Cuando Jack Dodger es  nombrado único heredero  del difunto marido de la  duquesa Olivia y tutor de su  hijo pequeño, Olivia se verá  obligada a compartir su casa  con el que para ella es un  hombre despreciable pero  muy pronto las caricias de  Jack la harán cambiar de  opinión.   

Lo último que Garrett, duque  de Calton, esperaba  encontrar mientras seguía la  pista de su enemigo era a la  misteriosa Kate. La hermosa  criada le despierta un deseo  que no esperaba volver a  experimentar. Pero cuando  descubre que en realidad se  trata de la hermana del  hombre que busca…   

 

Tras pasar tres años en  Cuando Tristan Wemyss  La acción se remonta a 1847,  a la trágica noche en que  África, el capitán Bennett  regresa de la guerra hereda  Granada, apenas un bebé,  Wolfe regresa a Londres y  el título de conde de  fue arrancada de los brazos  descubre que todos lo creían  Trentham y una gran fortuna,  de su madre para satisfacer  muerto y que, entre otros, su  con la obligación de que se  case en menos de un año. La  el capricho de Amanda Satter  socio lo ha traicionado. Por  eld, la esposa del amo, que  ello debe restablecer su  mujer escogida es miss  acababa de perder a su única  maltrecha reputación al  Leonora Carling, que no  hija.  tiempo que intenta alejarse  quiere saber nada de  de todas las féminas.  matrimonio. 

RománTica'S 58


Clara se ha trasladado a uno  «Lugh nació primero, sí. El  de los barrios más  día más corto de todo el año,  acomodados de Londres.  cuando el sol está muy bajo  Ahora se hace llamar Alicia y  en el cielo. Luego yo, dos  ha renunciado a su antigua  horas más tarde. Eso es todo,  vida para proteger a Bosco y  más o menos. Lugh va  su secreto. Aunque le duela,  primero, siempre primero, y  sabe bien que olvidarse de su  yo, pues le sigo detrás. Y no  antigua vida.  pasa nada. Eso está bien. Es  como tiene que ser.» 

Desde que los dioses del  antiguo Egipto vagan sueltos  por nuestro mundo  moderno, Carter Kane y su  hermana Sadie han sido  conscientes del problema  que esto conlleva. Como  descendientes de la Casa de  la Vida, los Kane poseen  algunos poderes   

  Una guerra y un amor más  allá del tiempo...   Tamsin Greene es objeto de  una terrible profecía, su  abuela ha predicho que  pronto se verá obligada a  tomar una decisión crucial  para todos… 

 

    Con una amenaza de guerra,  Dieciséis años después de  que un virus mortal borrara  su única esperanza de salvar  a los suyos es casarse con un  de la faz de la tierra la  poderoso noble. Dividida  mayoría de la población  entre los dictados de su  mundial, el mundo es un  corazón y la llamada del  lugar peligroso.   deber, Wendy tendrá que  Eve, de dieciocho años, no ha  estado jamás más allá del  decidir. Si se equivoca, podría  perímetro protegido de su  perder todo lo que ama  escuela...     

59 RománTica'S


Amante liberada (J. R. Ward) 

Los libros de J. R. Ward son de esos libros que atesoras en tus estanterías y relees una y otra vez. Sus personajes son criaturas que adolecen de amargura pero que siempre consiguen levantarse después de estar hundidos. «Amante Liberada» es una novela para el recuerdo.

Diez lecciones para cazar a un lord (Sarah MacLean) 

Imaginativa, atractiva, intrépida. Así es la protagonista de la segunda entrega de «Amor en Cifras» de MacLean, una autora que con su primera novela nos llenó de pasión y de humor. El encanto de sus personajes, la chispa de sus diálogos hacen de esta novela una indispensable..

El heredero (Grace Burrowes) 

Esencia nos trae a otra autora capaz de hacernos disfrutar de sus historias. Grace Burrowes, una desconocida hasta el momento en España, es una de esas autoras que buscaremos en librerías. Encanto, humor y unos padres dispuestos a pasar por alto las excentricidades de la candidata con tal de que su hijo… ¡Se case!

Fiebre sombría (Karen Marie Moning) 

Llega el desenlace de la serie que ha mantenido a propios y extraños enganchados a sus páginas. La historia de Mac pronto tendrá protagonistas reales en la gran pantalla, mientras tanto… ¡No te pierdas la lucha por el SinsarDuhh. La lucha llega a su fin y con él se revelará toda la verdad. Quinta y última entrega. ¡Imprescindible!

Vampiros para la eternidad (Lynsay Sands) 

Los hermanos Argenau son unos vampírios muy extraños, vienen cargados de escenas un poco insólitas y unos diálogos a la par de chispeantes, imaginativos. Si aún no has tenido la oportunidad de conocerles… ¿A qué esperas?  

RománTica'S 60


El libro de Miya (Lena Valenti) 

 

Es la autora más vendida en España, es la autora cuyas historias se esperan como agua de mayo por sus seguidoras. Lena Valenti es de lectura casi obligada para todas aquellas amantes del género paranormal, es la creadora de una serie llena de pasión, acción y… diversión.

Bésame, canalla (Arlette Geneve) 

La que fuera finalista del Premio Planeta en 2008 y hace unos meses ganadora del VI Premio Terciopelo nos ofrece una historia plagada de ternura, una relación llena de pasión e inolvidables recuerdos pero, sobre todo, la esperanza de una segunda oportunidad en el amor. Una experiencia digna de experimentar.

Príncipe mecánico (Cassandra Clare) 

Somos muchos los seguidores de Cassandra Clare y su serie de los Cazadores de Sombra. ¿Quieres saber cuáles son sus orígenes? Encuentra en su interior el por qué cada vez somos más sus seguidores. Totalmente recomendable para jóvenes y adultos.

Cómo conquistar al diablo (Teresa Medieros) 

¡Secuestros, mentiras y… un asesino ¿en la sombra?! Una buena carta de presentación para una novela de una de las autoras más reclamadas. Medeiros es imaginativa, ingeniosa y plaga sus escritos con diálogos y personajes cargados de chispa.

61 RománTica'S


RomรกnTica'S 62


Hoy os traigo una saga cortita que consta sólo de  tres  libros,  sí,  únicamente  tres  volúmenes  (de  momento,  pues  hemos  sabido  que  Esencia  se  prepara  para  lanzar  el  cuarto  antes  de  terminar  este  año)  que  lograron  lanzar  a  su  autora  en  el  mundo  de  la  narrativa  y  que,  gracias  a  ellos,  pudimos  conocer  a  una  de  las  escritoras 

 

españolas más asentada, dentro del panorama de  la literatura romántica.  Si  todavía  no  sabéis  de  quién  estoy  hablando.  Si  todavía  no  os  habéis  dejado  seducir  por  «Los  Hermanos  Martí»…  seguid  leyendo  porque  os  voy a detallar libro a libro, personaje a personaje,  hasta que lo consiga. 

La  creadora:  Anna  Casanovas.  Una  escritora  enamorada  de  la  romántica  que  se  dio  a  conocer  con  «Los  Hermanos  Martí»,  libros  que  están  dentro  del  subgénero  contemporáneo,  y  a  día  de  hoy  su  inspiración  no  tiene  fin,  ya  que  también  podemos  bucear  por  un  mundo  imaginativo  de  personajes  históricos,  gracias  a  su  Saga  La  Hermandad del Halcón, o paranormales, con la Serie Los Guardianes  de  Alejandría;  estos  últimos,  escritos  bajo  el  seudónimo  de  Emma  Cadwell.  Como podéis comprobar, Anna Casanovas posee una pluma inquieta  a la que le gusta regalarnos apasionantes historias donde el amor es  el eje central de las aventuras de sus personajes.    Y tras conocer un poco más a la autora… vamos a lo que nos atañe, la 

Saga de Los Hermanos Martí  ¿Por  dónde  empezar?  Ummm….  ¡Claro!  Por  el  prin‐ cipio…  La  Saga  de  «Los  Hermanos  Martí»  se  etiqueta  dentro  del  subgénero  contemporáneo  o  actual  (como  os  guste  lla‐ marlo)  y  consta  de  los  siguientes libros: 

 

Tres  primeras  historias  en  las  que  lográis  navegar,  sin  demasiados  problemas  pero  con peligro de enamorarse de  sus  personajes,  por  los  entresijos  de  tres  relaciones  apasionantes  entre  tres  parejas  que  lograrán  cautivar  vuestro corazón. 

  *A la venta según programación Noviembre 2012   63 RománTica'S


Con Nadie como Tú comenzamos la Saga de «Los Hermanos Martí».    Ágata Martí tiene veintiséis años, un trabajo mal pagado y vive sola en un

  apartamento en Barcelona. Una mañana de invierno, se da cuenta de que ha

llegado el momento de replantearse su vida, y decide irse a trabajar a Londres. Allí

  se reencontrará con Gabriel, el mejor amigo de su hermano, quien la acoge en su

casa y le da un empleo en el periódico en el que él trabaja. Ágata y Gabriel se dan

  cuenta de que trece años después, las cosas no han cambiado entre ellos. Para ella    

nunca ha habido nadie como Gabriel, el chico que la besó por primera vez. Para él nunca ha habido nadie como Ágata, la única chica capaz de llegarle al alma… No obstante, Gabriel no confía en el amor y Ágata no está dispuesta a conformarse con menos.

  Un principio adictivo en el que conoceremos a Ágata Martí, protagonista  femenina  que  evoluciona  desde  las  primeras  páginas  hasta  la  última,  a  pasos agigantados. En un primer término se nos presenta débil e indecisa  pero,  según  avanza  la  novela,  se  va  transformando  hasta  encontrarnos  con una mujer fuerte que sabe lo que quiere.  El  protagonista  masculino  es  Gabriel,  el  mejor  amigo  de  Guillermo  (hermano de Ágata), que debido a la experiencia vivida, con el divorcio de  sus padres, no cree en el amor.    [...] Había momentos en que pensaba que podía tratarla como a una hermana, pero

  cuando su vista se desviaba hacia sus labios, se le aceleraba el pulso y se moría de ganas de hacer algo al respecto. Luego se acordaba de cómo había mirado esa foto de

  él con Nana, y pensaba que eso era imposible. Una mujer como Ágata se merecía algo mejor. [...]

  El escenario: la ciudad cosmopolita de Londres.  Y la relación que les une: la amistad o…   Un amor de juvenil que puede que evolucione a más, mucho más.                 

RománTica'S 64


El  segundo  libro  de  esta  saga  lleva  como  título  A Fuego Lento,  un  nombre  sugerente  que  hace  referencia  a  la  pasión  escondida  de  la  protagonista femenina o a la relación que nacerá y crecerá entre los dos  personajes centrales.           

Guillermo está cansado de aviones, de hoteles, de cambios horarios… Se está planteando darle un giro radical a su vida y dedicarle más tiempo a su familia, a sus amigos… y quizá al amor. Sin embargo, de momento tiene que seguir adelante con su trabajo e instalarse en Nueva York durante un tiempo. Emma ha sacrificado muchos de sus sueños por convertirse en una buena doctora pero ahora siente que ha llegado el momento de retomarlos; así que decide dejar el hospital y matricularse en la escuela de cocina más prestigiosa de Nueva York. Juntos vivirán la historia de amor más dulce de sus vidas, pero los secretos y los temores se interponen entre ellos… ¿Logrará el tiempo unir lo que separó el miedo?

  Ella es Emma, una mujer cansada de la medicina y que cree, piensa que tal  vez la cocina logre realizarla pero… quizás… lo que transforme su vida no  sea un trabajo sino el amor, el amor a primera vista.  ¿Qué, dudáis que exista? ¿Creéis que el amor a primera vista, el flechazo sólo existe en los sueños?            

[...]-Abuelo, ¿puedo preguntarte una cosa? -le dijo con la timidez de un adolescente. -Claro, Guille, lo que quieras. -Su abuelo, que estaba leyendo el periódico en la terraza, se incorporó un poco. -¿Cuánto tarda uno en enamorarse? -Guillermo fingió estar muy interesado por la etiqueta de una botella de agua que había allí cerca. -¿Por qué quieres saberlo? -Por nada. Cosas del colegio -respondió un poco sonrojado. -Depende -dijo su abuelo quitándole de las manos la botella antes de que se echara el agua por encima-. Hay gente que no lo consigue jamás, pero si es la persona adecuada... -Y sonrió enigmático para captar el interés de su nieto preferido. -¿Si es de la persona adecuada qué? -Si es de la persona adecuada... -chasqueó los dedos-... sólo un segundo. [...]

  Atreveos a navegar entre las páginas de A Fuego Lento y podréis descu‐ brir  que  quizás  y  sólo  quizás,  un  amor  tan  real,  como  el  que  nos  narra  Anna Casanovas en esta novela, pueda existir en nuestro mundo.  Emma  conocerá  a  Guillermo  (hermano  de  Ágata)  en  un  avión  rumbo  a  Nueva York y desde ese instante, en el que no empiezan con buen pie, no  podrán separarse. 

65 RománTica'S


Y llegamos al tercer libro de la Saga «Los Hermanos Martí», Dulce Locura,  en la que por fin el lector conocerá la historia de amor que vivirán Anthony y  Helena (hermana de Guillermo y Ágata).  Sí,  habéis  leído  bien,  por  fin  la  conoceréis.  Y  es  que  a  lo  largo  de  los  dos  volúmenes anteriores de la saga, la autora va dejando pequeñas perlas en las  que va sembrando la semilla de la curiosidad en nosotros, por querer conocer  mejor a estos dos personajes.   

Anthony Phelps es arquitecto y el menor de tres hermanos de una de las familias más ricas de Inglaterra. Sin embargo, desde muy pequeño sufre un problema que lucha por ocultar. Cuando lo trasladan a España por cuestiones de trabajo, Anthony conoce a Helena. En seguida conectan pero de repente, temeroso de que ella descubra su secreto, corta la relación. Hasta que, casi un año más tarde, se encuentran y Helena le pide consejo para seducir a un compañero de la facultad. Aunque Anthony cree morir al oír esas palabras, acepta ayudarla sin dudar para tener una excusa para volver a verla...

       

En  este  caso  la  ciudad  elegida  es  Barcelona  donde  descubriremos  una  relación  amorosa  comparable  a  una  montaña  rusa,  donde  un  beso  es  la  llegada a la cúspide de esa montaña y los temores que atormentan a Anthony  son  las  rápidas  bajadas,  para  volver  a  subir  nuevamente.  Todo  ello  unido  a  esa  sensación  que  nace  en  el  estómago  cuando  vamos  descendiendo  rápidamente  por  sus  cuestas,  que  se  asemejan  a  cuando  nos  enamoramos,  en  este  caso,  cuando  los  dos  protagonistas  deciden  dar  el  paso  para  crear  una relación.         

[...] Despacio, casi a cámara lenta, ella volvió a levantar una mano y le acarició el pómulo. Luego le dibujó las cejas, y Anthony notó que estaba tratando de borrarle las arrugas del entrecejo. -Siempre estás tan preocupado... -susurró-. Y tan triste... Si hubiera sido capaz de encontrarse la voz, él le habría respondido, pero al parecer su corazón y sus pulmones tenían ciertos problemas para funcionar con normalidad. -No quiero que estés triste, Anthony -siguió ella, recorriéndole con el dedo el puente de la nariz-. Conmigo no. [...]

  Una preciosa historia de amor que construye Anna Casanovas perfectamente  y  para  la  que  se  sirve  de  toques,  notas,  frases  cinéfilas  hasta  conseguir  un  amor de película al puro estilo hollywoodiense. 

Y FIN… ¡DE MOMENTO!  

RománTica'S 66

 


...Vale, sí, se ha hecho corta la Saga. Ya os avisé pero… si queréis, deseáis  más  podéis  adentraros  en  la  web  de  Anna  Casanovas  (http://www.annacasanovas.com/)  donde  hallaréis  distintos  relatos  románticos  en  los  que  sus  protagonistas  son  personajes  que  han  ido  apareciendo  a  lo  largo  de  los  libros  que  conforman  la  Saga  de  «Los  Hermanos Martí». 

Estos relatos son…  4 Horizontal: Roma al revés;  nos  cuenta  cómo  Amanda  se  enamora  de  David, un informático con cara a lo Brad Pitt que le ayudará a rellenar los  huecos en blancos de su crucigrama.  El  personaje  de  Amanda  lo  conocemos  en  el  primer  volumen  de  la  Saga  los Hermanos Martí, Nadie como Tú.    Feliz Navidad: es la historia de Jack, personaje que conocemos en Nadie como Tú como jefe de Ágata Martí, y de Kat. Un relato que nos habla de  segundas oportunidades en unas fechas en las que todo puede suceder.    Para ti, Lucía: la protagonista, Lucía, aparece en la segunda novela de la  Saga  «Los Hermanos Martí», A Fuego Lento. Un personaje que nos deja  un  buen  sabor  de  boca  cuando  Anna  Casanovas  nos  la  presenta  en  la  novela  y  que  necesita,  se  merece,  un  final  feliz.  Y  qué  mejor  final  que  enamorarse  de  un  bombero,  Roberto,  que  sólo  desea  una  cosa:  que  le  quieran por sí mismo.    Sí Quiero:  nos  descubre  el  merecido  final  de  Guillermo  y  Emma,  personajes que protagonizaron la novela titulada A Fuego Lento.        Y hasta aquí lo que concierne a todo lo que rodea el mundo de las letras  de  «Los  Hermanos  Martí».  En  principio,  y  si  las  cosas  no  cambian,  esta  saga está formada por tres libros que os he descrito más arriba, además  de  los  relatos  que  ha  ido  regalando  su  autora  en  los  que  nos  narra  las  aventuras  amorosas  de  algunos  de  los  personajes  secundarios  que  aparecen en los libros pero…    Vale, sí, tengo que mencionarlo porque a esta servidora le ha dejado con  ganas de más y es que en el último volumen de la Saga, Dulce Locura, el  lector  puede  conocer  mejor  a  otro  de  los  hermanos  Martí,  Martina,  un  personaje  que  consigue  conquistar  el  corazón  y  por  consiguiente  se  merece, pide a gritos una historia propia.    Es  por  ello,  que  desde  esta  pequeña  sección,  le  pido  a  Anna  Casanovas  que  se  acuerde  de  Martina,  que  la  pobre  está  solita,  esperando  una  oportunidad  para  enamorarse.  ¿Nos  dará  la  sorpresa  de  ser  la  protagonista de…   

HOTEL CALIFORNIA Artículo: Merche Diolch 

67 RománTica'S


RomรกnTica'S 68


TODO SOBRE NUESTRAS CHICAS «PEJR»

 

Hasta ahora, hemos podido no sólo disfrutar de las  primeras  50  páginas  de  las  dos  finalistas  del  I  Premio Ellas Juvenil Romántica, sino también de las  fichas  con  todo  lujo  de  detalles  de  los  chicos  bombón  James  y  Cristianno.  Por  ello,  en  este  número  y  a  unas  horas  de  que  se  desvele  la  ganadora  definitiva,  os  revelaremos  los  secretos  mejor  guardados  de  las  creadoras  de  «Besos  de      Murciélago»,  Silvia  Hervás,  y  de  «Mírame  y  Dispara»,    A.  Mellado.  Sus  aficiones,  el  refresco       que  más  les  gusta,  la  canción  que  nunca  les  falta  para  subir  el  ánimo,  hasta  incluso  el  modo  de  poneros en contacto con ellas para preguntarles lo  que queráis, así como para ofrecerles todo vuestro  apoyo. Aja, Aja, fighting, girls! 

  

69 RománTica'S


SILVIA HERVÁS ROMERO  «Besos de murciélago»  DATOS PERSONALES    Fecha de nacimiento: 13 de agosto de 1989  Horóscopo: Leo  Ciudad de nacimiento: Valencia  Actualmente vivo en: Valencia  Estudios: filología hispánica  Trabajo: diseño páginas web   

MIS GUSTOS        

 

CONTACTO  Web: www.besosdemurcielago.com Blog: http://libelulasdecarton.blogspot.com/ E-mail: silvia612s@gmail.com Facebook: http://www.facebook.com/profile.php?id =100001381734863 Facebook novela: http://www.facebook.com/besosdemurci elago Twitter: https://twitter.com/#!/Silvia612s Formspring: http://www.formspring.me/Silvia612

RománTica'S 70

  Color: blanco  Mascotas: dos gatitos.  Libro: El principito  Grupo de música: Queen  Lugar al que me gustaría viajar: ¡Por todo el mundo…!  Deporte: natación  Plato de comida: Pasta  Postre: Cualquiera que tenga chocolate  Equipo de fútbol: Real Madrid  Otros:  me  encanta  ver  series,  dibujar,  viajar,  los  animales,  los  polos  de  menta  (esos  que  ya  no  se  encuentran  en  casi  ningún sitio) jugar al Call of duty y el café.   

ME GUSTARÍA QUE SUPIERAIS QUE  Por ahora, tengo veintidós años y vivo en Valencia. Escribo  desde  pequeña;  y  comencé  con  los  fanfics  tras  leerme  la  saga de Harry Potter, hasta que decidí dar rienda suelta a mi  imaginación  y  crear  historias  propias  ante  la  necesidad  de  plasmar  y  compartir  mis  ideas.  En  mis  novelas,  me  gusta  experimentar  con  los  personajes  y  darles  vida  propia  con  personalidades  curiosas  y  muy  diferentes  entre  sí.  Especialmente disfruto con la elaboración de los diálogos y  la interacción entre los personajes.    Hasta el momento he concluido tres novelas e infinidad de  relatos  cortos.  Besos  de  murciélago  comencé  a  escribirla  hace varios años en el antiguo foro de JR   


A. MELLADO  «Mírame y Dispara»  DATOS PERSONALES    Nombre: Azahara/Alejandra.  Apellidos: Mellado.  Pseudónimo: Alessandra Neymar  Edad: 24 años.  Fecha de nacimiento: 20 de julio de 1987.  Horóscopo: Cáncer.  Ciudad de nacimiento: Jaén aunque me crie en Barcelona.  Vivo en: Jaén (por poco tiempo jeje)   

MIS GUSTOS    Color: Morado.  Película: El señor de los anillos y cualquier cinta de Michael  Bay.  Libro:  Todos  los  escritos  por  Kirsten  Gier;  Forgotten  de  Cat  Patrick…  Canción: Es difícil elegir, pero algunas de tantas son Power de  Kanye West y It’s a man’s world de James Brown y Pavaroti.  Deporte: No lo practico, pero adoro el fútbol; sobre todo si  veo los partidos con mi hermano pequeño.  Comida  o  plato  favorito:  En  realidad,  me  gusta  toda  clase  de comida, pero la italiana y la china son mi fuerte.   Bebida: Coca‐Cola, café y té al limón.   Postre: Helado de stracciatella y coco o fresas con nata.  El lugar de mis sueños: Europa, y es que el viejo continente  me  vuelve  loca.  Londres  y  Roma  son  mis  ciudades  más  predilectas.  Cita/Lema: La muerte está tan segura de que va a ganarte  que te deja una vida por delante. ¡¡Increíble!!   

      

 

CONTACTO  Facebook: http://www.facebook.com/profile.php?id =100003487943128 Facebook novela: http://www.facebook.com/MirameYDisp ara E-mail: mirameydispara@hotmail.es

ME GUSTARÍA QUE SUPIERAIS QUE  Disfruto de los largos paseos en compañía de mi madre, mi  hermano  y  mi  perrita  Bella  (alias:  Bellita)  y  después  tomar  café al aire libre. Me encanta estar horas hablando aunque  sea de tonterías y rallar a mi familia y amigos con las ideas  que  tengo  ;)  Leer  antes  de  acostarme.  Mirar  la  nada  imaginando escenas sobre mis libros. Adoro el cine y es una  de  mis  cuentas  pendientes.  Otra  de  mis  pasiones  es  la  psicología. Y tengo dos grandes debilidades: los gatos y las  palomitas. 

 

Ahora ya sabéis un poquito más sobre Azahara y Silvia, pero todavía no os hemos hablado de sus propias chicas, las protagonistas que encarnan el papel de derretir a nuestros chicos estrella. ¿Cómo serán? ¿Estarán a la altura de las circunstancias?

¡Seguid leyendo y averiguadlo!

71 RománTica'S


Kathia Carusso (di Castro)   «Besos de murciélago» 

   

 

   

PERFIL DE LA PROTAGONISTA   

 

 

Edad: 17.  Horóscopo: Géminis.  Estudios: Cursando el último curso de enseñanza superior.  Ciudad: Roma.  Familia: Es la menor de dos hermanas.    

EL FÍSICO DE KATHIA 

SUS GUSTOS 

Ojos: Grises plata.      Color de pelo: Castaño claro.  Piel:  Clara,  lisa  como  la  porcelana  y  sedosa.  Perfectamente bien cuidada.  Altura: 178 cm. Aproximadamente.  Talla: 36 ‐ 38 de pantalón.  Características:  De  belleza  impactante  con  un  físico  delgado  y  curvilíneo.  Cintura  estrecha  que  estilizan  sus  piernas  largas  y  bien  definidas.  Ojos  rasgados,  nariz  tersa  y  labios  carnosos  muy  seductores.  Su  cabello  cubre  al  completo  toda  su  espalda,  reposando en el inicio de sus caderas.   

Color: Violeta.  Deporte: Le atrae la natación y correr.  Equipo: Simpatizante del Lazio.  Comida: La Pasta y la comida asiática.  Película  favorita:  Titanic,  pero  aborrece  el  final; ella nunca dejaría que Jack muriera.  Ciudad favorita: Roma y Londres, aunque en  esta última nunca ha estado.  Aficiones:  Estar  con  sus  amigas,  la  moda  y  estar a solas frente al mar; Le gustaría tener  un gato.   El coche que piensa comprarse: Lamborghini  Aventador.   Lista de reproducción favorita: Pussycat Dolls   Busta  Rhymes  Dont Cha.Ciara  ‐  Ciara to the stage.  Kelly Rowland ‐ Motivation (Explicit)   ft Lil Wayne.  Groove Addicts - To Be Free.  Zack Hemsey ‐ Changeling (Instrumental).  Lugar al que viajaría: A cualquier aldea florar  de Japón.  Si pudiera pedir cualquier deseo…: Estar con  Cristianno sin miedo a que los separen.  Miedos: Ver a Cristianno morir. 

SU PERSONALIDAD  Kathia es presuntuosa. Sabe que es muy hermosa  y  lo  emplea  sin  necesidad  de  esforzarse  demasiado.  Es  inteligente  y  muy  astuta.  Sabe  lo  que  quiere  en  todo  momento.  Su  mirada,  penetrante  y  erótica,  es  uno  de  sus  mayores  poderes.  Y  su  físico  no  deja  indiferente  a  nadie.  Provoca  un  deseo  en  los  hombres  difícil  de  describir y al que todo el mundo sucumbe. Suele  ser  fría,  en  todos  los  sentidos,  pero  cuando  conoce  a  Cristianno  se  da  cuenta  que  dentro  de  ella  habita  una  fogosidad  de  la  que  no  era  consciente.  Aunque  no  le  gusta  mostrarlo,  bajo  esa  arrogancia  habita  una  persona  intensa  y  fiel,  con la que se puede contar para siempre.   

RománTica'S 72

Adriana Lima

 


Kelsey Graham  «Mírame y Dispara»     

PERFIL DE LA PROTAGONISTA

Kaya Scoldelario 

Edad: 17.  Estudios: cursando 12th grade, con la esperanza de   acceder el próximo año a una buena universidad. 

EL FÍSICO DE KELSEY 

SUS GUSTOS 

Color ojos: marrones.  Color pelo: castaño.  Altura: 1.61 m.  Color de piel: caucásica.  Tamaño orejas: normal.  Tatuaje: no, pero se lo está planteando.  Piercing: no.  Nº de pie: 6.5 USA (36 europea).  Otros: es muy práctica a la hora de vestir, le  encantan los vaqueros.  

SU PERSONALIDAD  Tiende  a  ser  algo  bohemia  y  bastante  tranquila;  no  le  gusta  meterse  en  líos,  pero  su  paciencia  tiene un límite.   

 

 

Y hasta aquí llegamos. Como siempre, podréis encontrar el resto de información en www.juvenilromantica.es. Ahora, esperar.

¿Quién ganará? ¡Para morderse las uñas!

  Color: verde.  Libro:  El principito,  de  Antoine  de  Saint‐  Exupèry  Lema (cita, frase...): «La violencia es el miedo  a  los  ideales  de  los  demás»  (Mahatma  Gandhi).  Deporte: senderismo, actividades de riesgo…  Comida: Pizza.  Película: La vida es bella.  Serie TV: Lost.  Canción: Kelsey, de Metro Station.  Equipo de fútbol: L.A.Galaxy.  Deportista: Michael Jordan.  Aficiones: salir con sus amigos, leer, ir al cine  y a conciertos, jugar a la videoconsola…  Juego preferido: Call of duty: Black Ops.  Vehículo  (coche,  moto...):  El  coche  de  su  padre,  aunque  siempre  ha  deseado  tener  una moto.  Hermanos:  sí,  tiene  un  hermano  algo  estrafalario  llamado  Marcus  y  ambos  se  llevan bastante bien.  Lugar al que viajaría: La India.  Sueña con…: viajar por todo el mundo y ser  voluntaria  para  ayudar  a  los  más  necesitados.  Si  pudiera  pedir  cualquier  cosa  del  mundo...: ¡Paz y amor para todo el mundo!  Confiaría  en  alguien  que  fuera...:  de  su  familia o su círculo de amigos.  Le  horroriza...:  la  hipocresía,  la  mentira,  las  injusticias…  Se  enamoraría  de...:  un  chico  bueno,  sencillo y humilde.  Miedos:  que  le  ocurra  algo  malo  a  la  gente  que quiere.  Otros:  Le  encantan  los  animales  y  las  películas de dibujos animados.  Artículo: Eva Rubio 

73 RománTica'S


RomรกnTica'S 74


75 RomรกnTica'S


NATHAN GREY, «DOLOR Y PASIÓN»  

    Evelyn pagaba sus pecados  con  su  esclavitud,  en  la  cámara  de  la  reina  de  Inglaterra.  Formar  parte  del servicio de su majestad  era  su  penitencia,  al  tiem‐ po  que  su  mejor  escondite.  Un  lugar,  lejos  de  su  fami‐lia,  desde  donde  no  podría  hacer  más daño. Pero ni siquiera  desde  allí  podía  dejar  de  pensar  en  Nathan,  conde  de Lindsey; su marido. El amor de su vida. Aquel  marido  perfecto  al  que  tan  pronto  tuvo  que  abandonar sin poder darle siquiera explicaciones.  Nathan  pecaba  de  soberbia.  Humillado  por  la  marcha  y  el  abandono  de  Evelyn,  la  despreció.  Su  corazón  dolorido  lo  hizo  por  él,  como  defensa ante tan insoportable  dolor.  Nathan,  en  su  rencor,  no  podía  imaginar  cuánto  amor  guardaba  su  joven  esposa todavía para él y quién  estaba  protegiendo  a  quién  con su extraña marcha. 

RománTica'S 76

Para Evelyn, nada había como el recuerdo de los  añorados ojos de Nathan. Esos ojos del color del  otoñal  cielo  despejado.  Esa  franca  y  fácil  sonrisa  reflejada  también  en  ellos…  La  sonrisa  de  un  Nathan aún inocente.  Esos hombros ligeramente  anchos,  testigos  de  su  seductor  porte.  Su  impecable  frac.  Su  desafiante  cabello,  tan  solo  algo más largo de lo apropiado, pero lo suficiente  para darle ese aspecto de caballero rebelde.  Pero…  mientras  ella  sufre  en  silencio  y  relativa  soledad  su  deseo  aún  latente  por  él,  Nathan,  despechado, no guarda su ausencia con una vida  ejemplar  y  sencilla.  Se  entrega  al  desenfreno  de  las  amistades  poco  recomendables,  el  alcohol…,  la compañía de mujeres que no son y nunca serán  Evelyn.  Como  un  niño  abandonado,  busca  amor  en el vacío.  Nada importa para Nathan: perder su reputación,  su  título,  su  fortuna…  Nada  importa  tan  solo  porque  Evelyn  no  está…  aunque  no  quiera  admitirlo.  Y  piensa  que  nunca  más  volverá  a  estar.  Podemos  ver,  en  los  primeros  capítulos,  cómo el conde de Lindsey se abandona al simple  hecho  de  sobrellevar  la  vida.  Hasta  que  un  día…  Nathan escucha que el nombre de su mujer tiene  posibilidades  de  aparecer  en  el  último  lugar  que  hubiera deseado, por mucho que la haya llegado  a considerar prácticamente su enemiga: las letras 


que conforman el nombre de la mujer de su vida  pueden  quedar  impresas  en  el  Libro  del  escándalo.  

 

Nathan  Grey  reúne  el  coraje  para  sacarla  de  Londres,  en  un  acto  con  el  que  cree  que  se  protege a sí mismo. Engañar a su conciencia no es  difícil,  pero su corazón está hecho de  un tipo de  metal  que  puede  ser  rápidamente  fundido  tan  solo  con  un  poco  de  calor.  Lo  que  Nathan  pretende  en  realidad  es  protegerla  a  ella,  de  la  corte, de los rumores, del escándalo… Es más: le  daría  cualquier  cosa  que  necesitara.  Proteger  a  Evie es lo único que reconduce su vida, su única y  nueva misión, mal que le pese a su orgullo.  Así comenzarán un nuevo tiempo compartido. Un  tiempo en el que, reunidos de nuevo, disfrutarán  de  las  batallas  dialécticas  más  mordaces  y  sarcásticas.  Que  los  llevará  de  los  rencores  más  atroces  y  las  miradas  más  suspicaces  hasta  las  más sospechosamente tentadoras, y… hasta, por  ejemplo,  a  un  picnic  encantador,  delicioso  en  amplio  sentido,  donde  darán  rienda  suelta  a  lo  que desea en realidad cada fibra de su ser.  Pero  las  sorpresas  no  se  acabarán para el malogrado  matrimonio ni siquiera en su  retiro particular. Fuerzas po‐ derosas  los  acechan  sin  ce‐ sar,  mientras  ellos,  sumidos  en  su  propia  lucha  interna,  tardarán en darse cuenta de  que  siempre  habían  tenido  en  sus  manos  el  arma  más  poderosa  para  derrotar  a  sus  enemigos:  su  fortísimo  amor  Un  amor  verdadero,  narra‐ do  de  forma  intensa,  des‐ criptiva  y  emocional.  Una  pasión  interrumpida  por  un  juego de traiciones y vanida‐ des, por un abandono..., por  el    escándalo.  Artículo: Carolina Iñseta Quesada

77 RománTica'S


Tras la muerte de su esposo mientras competía en una carrera del circuito de velocidad, la  vida de Tamara se ha centrado en sus hijos y ha renunciado a la excitación y el glamour de  los circuitos, intentando encontrar  un hombre  sencillo y predecible con el que compartir  sus días.  Elec Moroe es el último de una saga familiar dedicada a las carreras de coches, el novato  del  año  que  está  acaparando  toda  la  atención  por  su  agresiva  forma  de  conducir  en  la  pista.  Rodeado  de  fama  y  dinero,  las  mujeres  más  impresionantes  se  le  acercan  para  conseguir su minuto de gloria. Sin embargo, Elec aspira a algo más, una verdadera mujer a  la que poder amar.  Ambos se encuentran casualmente en una fiesta y la pasión estalla a su alrededor. Pero,  tras  una  noche  de  ensueño,  la  realidad  parece  imponerse  en  la  mente  de  Tamara:  sus  hijos,  los  peligros  de  la  competición,  el  temor  de  volver  a  quedarse  sola  de  nuevo  y,  no  menos  importante,  la  enemistad  entre  la  familia  de  Elec  y  la  de  su  anterior  marido  amenazan con destruir la felicidad que entrevé en los oscuros ojos del joven piloto, y que  hacen que su corazón vuelva a latir de forma descontrolada. 

¿Cuál es el problema exactamente? ¿Te arrepientes de que anoche hiciéramos el amor? ¿Me estás diciendo que no fui más que un accidente, producto de una borrachera?

que  Elec  es  el  hombre  que  satisfará  todas  sus  pasiones  y  deseos  ocultos,  pero  ¿será  el  hombre  que necesite para compartir su vida? 

¿Qué  se  supone  que  debe  de  decir  una  mujer  cuando el hombre con el que has pasado una noche  maravillosa espera más de ti? ¿Algo que no sabes si  le vas a poder dar? Tamara se encontraba ante una  disyuntiva  difícil  de  resolver,  sobre  todo,  porque  había roto su promesa de no volver a acercarse a un  piloto de carreras. 

«Al  límite»  es  la  primera  entrega  de  la  saga  Fast  Track,  una  serie  con  la  que  estoy  segura  disfrutaré  enormemente  si  todas  sus  novelas  son  tan  divertidas,  emotivas  y  sensuales  como  ésta.  Me  enganchó desde el principio hasta el final. A medida  que  avanzamos  en  sus  páginas  conocemos  la  historia  más  profunda  de  su  protagonista:  no  es  todo oro lo que reluce, y en este caso, Tamara tiene  sus  motivos  para  desconfiar  de  un  hombre  aparentemente igual que su marido, pues conoce a  la  perfección  el  sufrimiento  que  su  profesión  conlleva. 

Tamara  es  una  joven  viuda  que  está  demasiado  ocupada  criando  a  sus  hijos  y  haciendo  malabarismos  con  su  trabajo  para  preocuparse  de  las relaciones sociales. Pero después de dos años de  la  muerte  de  su  marido,  cree  que  ha  llegado  el  momento  de  rehacer  su  vida.  Aunque  su  primer  intento resulta del todo penoso. Cansada de la vida  en  los  circuitos  de  carreras,  Tamara  busca  una  persona  estable,  segura  y  predecible  con  quien  compartir  su  vida.  Aunque  lo  que  cree  necesitar  dista mucho de lo que verdaderamente desea.  Elec  Monroe  es  rico,  guapo  y  famoso,  hijo  de  una  leyendo  de  las  carreras,  y  más  joven  que  Tamara.  Suficientes  características  para  no  acercársele  a  menos de dos metros, pero cada vez que Tamara se  encuentra  con  él,  las  chispas  saltan  en  una  atmósfera  de  alta  tensión  que  amenaza  con  consumirlos si no apagan ese fuego que los devora.  Está claro que la suya es una relación apasionada y 

RománTica'S 78

Pero al contrario de lo que parece, y a pesar de su  juventud,  Elec  no  es  un  niñato  superficial.  Cada  escena  entre  los  dos  destila  pasión,  emoción,  dulzura, risa, una amalgama de emociones a las que  es imposible permanecer impávido. Esto le sucede a  Tamara. Cuando a pesar de todos sus esfuerzos por  alejarse  de  Elec,  él  la  busca  consiguiendo  que  ella  caiga una y otra vez en sus redes, se da cuenta que  ha calado en su interior mucho más profundo de lo  que deseaba. Y no sólo en  el plano sexual, aunque  eso nunca está de más…  Elec  se  hace  alguien  necesario  en  su  vida,  se  preocupa  por  ella,  la  cuida,  la  mima,  la  hace  reír…  Este  hombre  la  trata  como  nadie  la  había  tratado 


jamás.  Y  sobre  todo  se  interesa  por  sus  hijos,  a  quien  hace  participes  de  sus  travesuras  y  bromas.  Las relación entre Elec y los niños demuestra hasta  qué  punto  está  decidido  a  involucrarse  en  sus  problemas. Poco a poco, Tamara va rindiéndose a la  evidencia,  pues  resistirse  resulta  imposible,  si  presencias  escenas  tan  tiernas  como  las  que  estos  tres protagonizan.  Aunque aquí entre nos creo que la verdadera razón  de  que  Tamara  no  pueda  rechazar  a  Elec  son  sus  masajes, sí, sí, como lo leéis, las mágicas manos de  Elec  son  capaces  de  quitarle  a  una  el  dolor  de  cabeza  y  conducirte  a  la  locura.  Y  no  os  digo  qué  tipo  de  locuras  comete  Tamara  pues  os  estaría  dando pistas… Sólo un consejo, chicas, si no queréis  darles ideas a vuestros maridos, no dejéis este libro  al  alcance  de  su  mano,  o  quizás  sí,  puede  que  entonces aprendieran unos cuantos trucos.  No  obstante,  no  sé  hasta  qué  punto  resulta  conveniente,  pues  para  una  chica  resulta  verdaderamente  vergonzoso  que  sus  amigos  la  pillen  en  según  qué  situaciones.  Quienes  hayáis  leído  la  novela  sabréis  a  qué  me  refiero.  Vale  que  una  sea  tan  inocente  como  para  hacer  caso  a  su  mejor amiga, vale que te dejes llevar pues la carne  es  débil,  pero  que  siempre  haya  algún  testigo  que  presencie  tu  debilidad  es  verdaderamente  mortificante.  Bueno,  matizo,  mortificante  para  la  protagonista, y desternillante para el lector que sólo  de  imaginarse  la  situación  no  puede  evitar  soltar  una  carcajada.  Así  que  ya  veis,  en  esta  historia  seremos  testigos  de  escenas  conmovedoras,  otras  divertidas e incluso ardientes hasta el sofoco.  «Al  límite»  es  una  novela  original,  divertida  y  diferente  con  la  que  nos  introduciremos  en  el  emocionante  mundo  de  las  carreras  y  viviremos  historias que nos apasionarán. Estoy deseando leer  las  próximas  entregas  de  esta  serie,  cuyos  personajes  ya  se  conocen  en  esta  novela.  Sus  historias han despertado en mí un mórbido interés.  La segunda entrega es la historia de Imogen Wilson,  una  tímida  profesora  nueva  en  la  ciudad,  y  Ty  McCordle,  un  seductor  piloto  rompecorazones.  En  la  tercera  conoceremos  el  desenlace  de  la  historia  de  Suzanne  Jefferson,  la  mejor  amiga  de  Tamara,  con  su  ex  marido  Ryder,  un  problema  andante  de  quien no puede desembarazarse a pesar de haberlo  intentando una y otra vez. Y en las siguientes, pues  quien  sabe  lo  que  nos  depare  su  autora.  En  el  circuito se aproximan curvas muy peligrosas, así que  atentas, chicas, coged los prismáticos, que cualquier  cosa puede pasar.  Crítica: Ana Mª Benítez

79 RománTica'S


John  Matthew  ha  recorrido  un  largo  camino  hasta  establecerse  entre  los  humanos,  siendo  su  naturaleza  vampírica  desconocida  para  él  y  para  todos  los que le rodean. Y hasta que fue acogido por la  Hermandad, nadie podría  haber adivinado cuál era su verdadera historia o su verdadera identidad. De  hecho, el perdido hermano Darius ha vuelto, aunque con una cara diferente y  un destino muy diferente también.  Una despiadada venganza personal introduce a John en medio de la guerra,  éste  necesitará  invocar  a  su  yo  de  ahora  y  al  que  una  vez  fue  para  enfrentarse  unidos  a  esa  encarnación  del  demonio;  todo  bajo  la  atenta  mirada  de  Xhex,  la  symphath  que  ha  intentado  luchar  siempre  contra  la  atracción que siente por John, hasta este momento…   

—¿Por qué te quedaste? Quiero decir allí, en la sala de cirugía, hace un rato. […] Te quedaste y… parecía que entendías lo que me estaba sucediendo. […] —¿Qué demonios te ocurrió a ti, John? Me refiero al pasado. «Amante  mío»  es  la  octava  entrega  de  la  Hermandad  de  la  Daga  Negra.  Y,  cómo  habréis  podido  ya  intuir  por  las  frases  con  las  que  comienzo esta crítica, desde luego no es de esos  libros en los que puedes pasar por alto cierto tipo  de detalles.  Las  novelas  de  J.  R.  Ward  son  novelas  muy  intensas  en  cuanto  a  contenido  y  sus  personajes  son  más  complejos  y  complicados  de  lo  que  jamás  podamos  llegar  a  imaginar  en  una  novela  romántica.  Es  cierto  que,  en  muchas  ocasiones,  nos  hemos  encontrado  con  personajes  cuyas  vivencias no han sido fáciles pero en ningún caso  ninguno  como  éstos.  Su  bagaje  sentimental  en  muchos  casos  está  en  el  ojo  central  de  todo  el  huracán que es el argumento, sus personalidades  tienen  más  de  una  manera  de  entenderse  y,  desde  luego,  son  de  esos  personajes  que  se  vuelven  inolvidables  por  su  oscuridad,  sus  desdoblamientos y sus sentimientos encontrados  ante muchas situaciones.  Con John, Ward ha echado los restos. La crudeza  desnuda  de  sus  sentimientos  expresada  con  una  mirada, con un gesto, con un simple movimiento  de  labios  va  mucho  más  allá  de  lo  concebible.  John  es  mudo,  sí.  En  su  silencio  va  implícita  una  manera de expresarse mucho más compleja de la  que  nosotros  llegaremos  a  entender  porque  ¿cómo  expresar  sus  sentimientos  sin  ni  siquiera  emitir  un  sonido?  Sin  embargo,  John,  es  de  esos  seres que entienden mucho más de lo que se les 

RománTica'S 80

dice  o  ven  con  sus  propios  ojos;  es  uno  de  esos  personajes  que  encierran  en  su  interior  muchos  más  sentimientos  de  los  que  alma  alguna  podría  retener dentro de un frágil corazón, uno de esos  personajes  que  se  te  hacen  más  queridos  por  lo  que  sienten  que  por  lo  que  pueden  llegar  a  expresar.  No  ha  debido  ser  fácil  crear  un  personaje  como  John,  no  ha  debido  resultar  sencillo  ponerle  en  medio  de  la  acción  ni  mucho  menos ha debido resultar fácil crear tal cantidad  de sentimientos expresados en un solo acto como  su  autora  ha  logrado  implantar  en  este  vampiro  mudo.  Pero  la  historia  de  «Amante  mío»  no  es  solo  la  historia  de  amor  entre  dos  personajes  rotos  y  vapuleados  por  su  existencia.  La  historia  de  «Amante  mío»  es  un  conglomerado  de  escenas  que  por  separado  te  estremecen  y  que  en  conjunto  logran  crear  una  magnífica  novela  no  exenta, obviamente, de sangre, sudor y lágrimas.  Una de los recursos que más me han gustado de  los  que  ha  llevado  a  cabo  Ward  en  esta  novela  son los  flashbacks que realiza con un personaje ya  desaparecido en esta historia: Darius.  Este hermano, fallecido en la primera de todas las  historias,  «Amante  oscuro»,  vuelve  con  una  fuerza imparable, como un ciclón en medio de un  territorio baldío que mueve cada grano de arena  del seco suelo. Darius vuelve en forma de diario,  en  forma  de  recuerdo…  pero  también  en  forma  de algo más. La interrelación de éste en la novela  junto con el presente de John es algo a destacar  en esta novela. Pero no es solo Darius quien va a  tener nuestra atención durante esta historia.  Los  personajes  secundarios,  Qhuinn  y  Blay  también  van  a  tener  su  propio  protagonismo  y 


aquí Ward va a empezar a desarrollar una historia  secundaria  que  tiene  mucha  tela  que  cortar  (al  menos  según  mi  opinión).  La  psique  de  Qhuinn  no  llego  a  entenderla  del  todo  pero  me  da  a  mí  que es un poco como la del perro del hortelano…  que  ni  come,  ni  deja  al  amo.  El  triángulo  (o  cuadrado)  que  teje  en  torno  a  estos  dos  personajes  junto  a  Saxton  y  Layla  creo  que  va  a  darnos  más  de  un  dolor  de  cabeza  porque  sinceramente…  ¿Cómo  lo  resolverá?  Lo  veremos  en las siguientes entregas, al menos eso espero.  Pero  volviendo  a  la  relación  principal  os  puedo  decir que el montaje que hace en varias escenas  su  autora  es  de  una  genialidad  impresionante  y,  que  si  fuese  llevado  a  la  gran  pantalla,  serían  de  esas  escenas  inolvidables.  Como  ejemplo  diré  la  entrada  en  una  habitación  vacía,  si  bien  no  tan  vacía  como  John  cree,  cuya  cruda  realidad  destrozaría el alma de quien fuera por muy fuerte  que  se  sea.  Una  ducha,  un  diálogo  apenas  expresado  y  un  entendimiento  sólo  con  una  mirada es otro de esos «momentazos» del libro.  Añadiré  también  que  para  entender  la  relación  entre  Xhex  y  John  es  obvio  que  debemos  remontarnos  a  libros  anteriores.  El  porqué  de  la  situación  entre  ambos,  el  cómo  todo  viene  precedido por una situación que se dio en el libro  anterior de la serie, «Amante vengado», de cómo  Xhex  abandona  a  John  en  su  cama  y  las  consecuencias  posteriores  de  ese  hecho  que  dio  con  la  pérdida  de  John  y  su  desembarco  en  las  tías  y  borracheras.  Creo  que  la  relación  de  estos  dos  es  la  más  complicada  que  he  leído.  Y  si  hay  algo  por  lo  que  me  está  gustando  tanto  esta  autora  es  por  dejar  a  un  lado  la  cursilería  y  los  tópico y presentarnos la cara oscura de todo ser  «humano», sus dobleces, sus contradicciones. En  definitiva: la cara y la cruz de la misma moneda.  «Amante mío» es una novela cargada de escenas  inolvidables  tanto  por  su  crudeza  como  por  su  ternura, es de ésas que son difíciles de digerir en  algunas  escenas  por  su  violencia  pero  que  sin  embargo,  hacen  de  ella  una  historia  inmortal  y  que  dudo  mucho  se  pueda  olvidar  fácilmente.  Para    mí,  una  indispensable  te  guste  o  no  la  novela romántico‐paranormal.    Crítica: Loli Díaz   

81 RománTica'S


Andrew  Robert  Beresford  es  el  libertino  más  famoso  de  todo  el  sur  de  Inglaterra.  Sus  conquistas  son  escándalos  continuos  en  Whitam  Hall,  y  además,  le  producen  un  terrible  dolor  de  cabeza  al  progenitor  de  los  Beresford.  Es  un  sinvergüenza  encantador,  y  ninguna  mujer  es  capaz  de  resistir su mirada pícara y su sonrisa bribona.  Rosa  de  Lara  y  Guzmán  cree  en  la  libertad  y  en  la  igualdad  de  todo  ser  humano, y para escapar de la tiranía del duque de Alcázar idea la forma de  seducir  al  joven  inglés  que  le  ha  robado  el  corazón:  Andrew  Beresford.  Su  alegría y su impulsividad le descubren un mundo que ignoraba que existiera,  sin embargo la guerra está a punto de estallar...  Ambientada  en  la  convulsa  Madrid  de  1835,  cuando  se  gestó  la  primera  guerra carlista en España, «Bésame, canalla» es la historia de dos corazones  que supieron vencer la distancia y superar las dificultades. 

—Me abraso, Andrés —Entonces, abrázame para que arda contigo…

La verdad es que los protagonista de esta trama no se  encuentran hasta bien avanzada la historia pero, he de  añadir, que ni falta que hace. 

intentaba  inculcar  su  «sapiencia»  a  su  primo  Christopher.  Pero  desde  luego  dónde  no  pude  parar  de  reír  durante  un  rato  fue  en  la  escena  en  la  que  Andrew (que aún no sabe mucho de Blanca, es decir,  ignora  que  es  su  padre)  mantiene  una  conversación  con su hermano Christopher dónde le señala (inocente  él)  que  bien  podrían  apañar  un  matrimonio  entre  el  primogénito de Christopher y Blanca. La respuesta de  Christopher,  no  la  revelaré  aquí  lo  dejo  para  que  cuándo os lo leáis comprendáis el por qué no tuve más  remedio que reír. 

En  su  nueva  obra,  Geneve  nos  introduce  en  un  maravilloso  relato  de  las  relaciones  paterno‐filiares.  Una  relación  de  un  hombre  (Andrew  Beresford);  que  años atrás perdió el amor de la única mujer que le ha  importado en la vida, una mujer que le llevó de ser un  bribón  incorregible  pero  respetuoso  con  el  bello  género a ser un crápula y un libertino incorregible con  más de un duelo a sus espaldas y al que su propia hija  le  llama  tarambana,  o…  mejor  dicho…  tara…  tara…  tarabana con su hija (Blanca). 

Si  hay  algo  que  me  gusta  de  esta  autora,  aparte  obviamente  de  lo  que  pueda  llegar  a  llorar  con  sus  escritos,  es  que  me  hace  reír  en  los  momentos  más  insospechados. Y en esta novela lo vuelve a hacer. Que  yo llore no es muy complicado, soy de lágrima no fácil,  sino  súper‐fácil.  Dadme  una  escena  de  sentimientos  desgarrados  y  ya  estoy  con  el  pañuelo  en  la  mano  y  llorando  a  mares  cual  María  la  de  Magdala.  Pero  hacerme reír… eso es más complicado. Por ello doy las  gracias a aquellas autoras que lo consiguen. 

Me encantó esa primera parte del libro, la verdad sea  dicha.  La  manera  en  que  Andrew  se  enfrenta  a  sus  problemas,  cómo  aún  a  riesgo  de  que  un  hombre  pierda los papeles, él se mantiene firme y hace lo que  un  hombre  debe  de  hacer,  la  forma  en  que  trata  de  sacar el diablillo que todo niño guarda en su interior a  Blanca… es sencillamente memorable. 

Bueno, continúo que me pierdo. Cómo iba diciendo, el  primer tercio del libro es la relación que relato pero a  partir de ahí, cuando Andrew descubre la verdad que  todos  le  han  estado  ocultando  y  tras  otra  de  las  escenas memorables que termina con Christopher por  los  suelos…  el  libro  entra  en  una  complicada  historia  dónde  su  autora  recupera  personajes  de  una  novela  anterior.  Me  refiero  a  Alonso.  ¿Os  acordáis  de  él?  Os  acordáis  (de  esto  hace  ya  mucho)  de  el  hombre  que  persiguió a Isabel (la esposa de Jamie Penword) en el  libro  de  «Embrujo  seductor»?  ¿Recordáis  que  en  realidad  pensaba  que  estaba  siguiendo  a  Aracena,  la  hermana  gemela  de  Isabel?    Pues  bien,  en  este  libro  interpreta  un  papel  secundario  de  lujo.  Un  papel  que  conforme  avanza  la  trama  vas  conociendo  más  a  un  personaje un tanto odioso pero al que también vas a ir  descubriendo y… comprendiendo. 

Lo cierto es, que al empezar la crítica de esta manera,  pudiese  suceder  que  llegarais  a  pensar  que  la  nueva  novela de Arlette Geneve va a ser una historia cargada  de erotismo pero… estaríais en un error. 

Pero conozcamos un poco a esta deliciosa muñequita  que nos regala Arlette. Blanca es una niña que, pese a  su  corta  edad  (sólo  tiene  cuatro  años,  casi  cinco)  es  toda  una  damita  bien  educada.  Una  niña  que  aun  siendo tan pequeña, es todo un modelo de corrección  y  de  buenos  modales,  una  niña  que,  si  bien  un  poco  atípica,  alguna  de  nosotras  podríamos  vernos  reflejadas  en  ella  (yo  misma  para  no  ir  muy  lejos  me  sentí  identificada  con  Blanca),  una  cría  que  no  juega  mucho, que nunca se ensucia y que es meticulosa con  sus cosas.   Lo  que  me  pude  reír  con  ambos,  con  Andrew  intentando  sacar  a  ese  diablillo  y  con  Blanca  cuando 

RománTica'S 82

Como  es  costumbre  de  su  autora,  los  secundarios  marcan de forma irremediable un camino que te llega  a  desear  de  forma  irremediable  que  éstos  tengan  su 


propia  historia.  Y  al  igual  que  hace  con  Alonso,  lo  complica  aún  más  todavía  dando  visos  del  futuro  del  otro hijo de John Beresford, me refiero a Arthur.   La  conversación  entre  padre  e  hijo  no  tiene  desperdicio. Tras el sufrimiento que tanto Christopher  como en esos momentos Andrew le han ocasionado al  patriarca  Beresford,  Arthur  le  promete  que  él  no  llegará a ese extremo y que se buscará a una perfecta  dama  inglesa.  ¿Queréis  saber  mi  opinión?  Perdonad  que  sea  tan  gráfica  pero  lo  resumiré  en  una  simple  sílaba: ¡JA!  Ya veréis como me daréis la razón.  En  fin,  continúo  con  este  libro  que  es  el  que  hoy  mantiene  toda  mi  atención.  Por  si  fuera  poco  toda  esta trama y sub‐tramas de la novela, la autora aún va  todavía  un  paso  más  allá  exponiéndonos  uno  de  los  episodios  casi  menos  conocidos  de  nuestra  historia.  Para  mí,  que  soy  una  enamorada  de  la  historia  en  general  y  de  la  nuestra  en  particular,  ésta  parte  siempre me ha intrigado porque nunca la estudié ni en  el instituto ni en la facultad. Siempre he tenido la mala  suerte  que  o  se  acababa  el  curso  o  bien  no  les  daba  tiempo a explayarse mucho a los profesores y ha sido  todo un descubrimiento ver «entresijos» de la misma  que hubiese escapado a sus enseñanzas.  Desde luego el libro me ha parecido corto, me hubiese  gustado  más  que  se  extendiera  en  muchos  aspectos  pero  es  que  entonces  dejaría  de  ser  una  novela  romántica y pasaría al género de la histórica pura. No  obstante,  he  de  decir  que  mentiría  si  no  dijera  que,  para  mí,  en  este  caso,  la  historia  de  ellos  era  lo  que  menos  me  importaba  y  eso  que  su  historia,  ¡madre  mía!,  tiene  mucha  tela  que  cortar.  Yo  estaba  súper‐ intrigada con los tejemanejes de la corte de la regente  María  Cristina,  estaba  más  pendiente  de  lo  que  se  cocía entre los distintos bandos que dieron lugar a las  Guerras  Carlistas  y  más  que  interesada  en  las  reacciones de algunos secundarios ante algún que otro  acontecimiento.  Ni  qué  decir  tiene  que  estoy  como  loca  esperando  la  próxima  novela  (cuando  leáis  el  epílogo  lo  entenderéis)    y  que  al  final  de  esta  crítica  sólo  tengo  una frase: 

—Cállate de una vez, y… ¡Bésame, canalla! Crítica: Loli Díaz

83 RománTica'S


Como  buena  amante  de  la  naturaleza  y  de  los  animales,  Beatrix  Hathaway  siempre  se  ha  sentido  más  cómoda  al  aire  libre  que  en  un  salón  de  baile.  Aunque  ha  asistido  a  varios  actos  sociales  en  Londres  y  posee  una  belleza  clásica y un espíritu libre, Beatrix nunca se ha enamorado ni sabe lo que es  que  la  cortejen  formalmente.  ¿Habrá  llegado  el  momento  de  que  la  Hathaway  menos  convencional  se  conforme  con  un  hombre  ordinario  sólo  para evitar permanecer soltera?  El capitán Christopher Phelan desea casarse, al regresar de la guerra, con la  amiga de Beatrix, la vivaracha y coqueta Prudence Mercer. Pero ésta recibe  una  carta  en  la  que  él  le  cuenta  una  serie  de  «aburridos»  acontecimientos  acerca de la guerra. Beatrix, después de pedirle permiso, es quien responde  al  bravo  capitán.  En  muy  poco  tiempo,  la  correspondencia  entre  Beatrix  y  Christopher  se  convierte  en  algo  más  profundo  y  gratificante.  ¿Llegará  a  descubrir el capitán el engaño del que es objeto? 

Queridísimo Christopher: No puedo volver a escribirte. No soy quien crees que soy. Mi intención no era la de enviarte cartas de amor, pero en eso se han convertido. De camino hacia ti, mis palabras escritas se transforman en los latidos de mi corazón. Vuelve, por favor, vuelve a casa y búscame. Con  estas  sentidas  palabras  da  inicio  la  última  entrega  de  la  serie  Hathaway,  una  saga  familiar  que me ha mantenido atrapada entre sus más de  mil quinientas páginas pero cuya intriga parte de  mucho  tiempo  antes.  Para  conocer  su  origen  deberíamos  remontarnos  al  tercer  libro  de  la  serie  de  las  «Floreros»,  donde  el  intrépido  Cam  Rohan  nos  robó  el  corazón  y  luego  atraparía  Amelia en «Tuya a medianoche».  Pero  vayamos  con  el  libro  que  ahora  mismo  nos  ocupa. ¿Quiénes son sus protagonistas?  Lo cierto es que de Christopher Phelan no tengo  ni un vago recuerdo pero a la chiquilla intrépida y  siempre  metida  en  líos  por  culpa  de  su  impulsividad y sus sempiternos animales… sí que  la  recuerdo  bien.  Aún  parece  que  la  estoy  imaginando correteando por los pasillos del Hotel  Rutledge tras su mascota preferida, no obstante,  he de decir que, tras esa chiquilla atolondrada en  cierto  sentido,  se  esconde  un  alma  cándida  y  bondadosa, una mujer sin ningún tipo de doblez,  una  mujer  cuyos  sentimientos  son  de  los  más  puros  y  altruistas.  La  protagonista  de  esta  historia,  Beatrix  Hathaway,  se  podría  definir  con  una sola palabra a mi parecer: CORAZÓN.  Beatrix  es  puro  corazón,  un  corazón  amable,  un  corazón  sincero,  un  corazón  que  alberga  más  amor del que ella misma pudiese creer. Y le va a  hacer falta. Va a necesitar que este corazón suyo 

RománTica'S 84

se  mantenga  estable  y  no  se  desboque  para  poder lidiar con lo que se le viene encima…  Veréis.  Beatrix  está  un  poco  atormentada  por  algo que ha hecho, por un engaño que ha llevado  a cabo sin pretenderlo; un engaño que va a poner  en  jaque  no  solo  su  conciencia  sino  también  sus  sentimientos  porque…  ¿se  puede  una  enamorar  de alguien que te ha dicho que deberías estar en  un  establo  antes  que  en  un  salón  de  baile  sólo  por las palabras escritas en unas humildes cartas?  Tal  parece  que  sí,  pues  nuestra  querida  protagonista,  al  igual  que  muchas  madrinas  de  guerra, es así como se llamaban a las chicas que  se carteaban con los soldados del frente durante  la  Guerra  Civil  (al  menos  es  de  lo  que  tengo  constancia),  ha  caído  total  y  absolutamente  rendida  bajo  las  palabras  del  aguerrido  capitán  Phelan.  Un  hombre  que  transmite  en  sus  cartas  no  solo  sus  sentimientos  sino  también  la  amargura de la guerra. Que vuelca en esos ajados  pliegos lo que le está provocando a su conciencia  el ser un asesino por la patria.  Y  mientras  reza  porque  esté  a  salvo,  también  siente  cómo  su  corazón  se  despedaza  pues  sabe  que  en  cuanto  él  regrese…  lo  hará  directo  a  los  brazos  de  quien  se  supone  que  le  escribe,  su  amiga Prudence Mercer.  Desde  luego  la  novela  que  ha  escrito  Lisa  me  ha  conmovido; no hay más que leer los sentimientos  expresados,  el  dolor  de  ambos,  la  amargura  del  quiero‐o‐deseo‐pero‐jamás‐será  que  sienten  sus  protagonistas; de la agonía de dos corazones que  sufren de distinta manera…   Por otro lado, como ya es costumbre en Kleypas,  nos  ameniza  la  lectura  con  una  serie  de  hechos  un  tanto  absurdos  e  insólitos  que  logran  arrancarte  una  carcajada  cuando  menos  te  lo 


esperas  a  base  de  diálogos  ingeniosos  y  frases  divertidas  cuando  la  familia  Hathaway  está  reunida: «Es que resulta que la imagen de Cam va  mejorando a medida que se suman más cuñados  a  la  familia»  ¿Eso  por  quién  lo  dice  Leo,  por  Merripen  o  por  Harry?  ¿Quizás  por  ninguno  de  los dos? Dejaré que lo descubráis… 

    

Desde  luego,  que  Kleypas  es  una  autora  que  me  gusta,  no  lo  voy  a  negar.  Decir  que  Kleypas  ha  logrado  ponerme  una  sonrisa  en  los  labios  con  muchas  de  sus  novelas,  es  evidente;  como  también  lo  es  que  he  sufrido  con  y  por  sus  personajes.  ¿Vosotras  no?  Si  os  hablo  de  «Cuando  tú  llegaste»,  ¿estaréis  o  no  de  acuerdo  conmigo?   Pues  dicho  esto,  os  puedo  garantizar  que  jamás  había  llorado  por  un  beso  y  ya  sabéis  que  a  llorona  por  escenas  de  diferentes  tintes  o  cortes  no me gana nadie, pero ¿había llorado alguna vez  por  un  simple  beso?  Sinceramente,  no  lo  recuerdo,  pero  con  la  escena  que  Lisa  monta  en  torno a Beatrix y Christopher en los establos, ese  beso  desgarrado  que  Christopher  le  da  arrebatado  por  la  desconfianza  y  el  engaño  me  hizo  llorar.  Porque  para  ella  no  significaba  lo  mismo.  Simple  y  llanamente.  Para  ella  no  significaba  lo  mismo.  Si  él  volcaba  su  frustración  en  ese  beso…  ella  volcó  su  corazón  y  una  parte  muy  importante  de  su  alma,  volcó  la  esperanza  de  un  ojalá,  volcó  la  ilusión  de  un  «por  favor,  Dios».  Si  no  fuese  la  enésima  vez  que  leo  una  obra  de  Kleypas y sí la primera sé que sólo por esa escena  me  habría  conquistado.  Pero  no  es  la  primera  vez, como ya digo, y aunque estoy acostumbrada  a  leerle  escenas  conmovedoras  como  la  que  describo  me  he  dado  cuenta  de  que  esta  mujer  sigue teniendo la capacidad de sorprenderme.  «Amor  en  la  tarde»  es  una  novela  cuyos  personajes son de esas personas que parece que  jamás  pudieran  llegar  a  estar  juntas,  son  tan  diferentes…  pero  ahí  reside  precisamente  la  magia  de  la  lectura,  en  que  dos  almas  tan  diferentes  puedan  encontrarse  un  momento  fugaz  en  la  vida,  en  que  los  caminos  del  destino  son  totalmente  impredecibles  y  que  cuanto  menos  nos  lo  vemos  venir,  más  fuerte  es  el  huracán  que  nos  provoca.  Una  historia  preciosa  ésta  y  la  ternura  de  Beatrix  inconmensurable  ya  sea hacia el capitán o hacia su perro Albert…   Crítica: Loli Díaz 

85 RománTica'S


Tras  el  apellido  Sharpe  se  oculta  un  gran  escándalo.  Los  cinco  hermanos  parecen  haber  salido  del  mismo  invierno  y  sobre  ellos  existe  un  halo  de  misterio  que  comenzó  a  fraguarse  con  las  muertes  «accidentales»  de  sus  progenitores.  Oliver  Sharpe,  marqués  de  Stoneville,  lleva  años  siendo  el  libertino  más  célebre de Londres. Harta de su comportamiento, su abuela le amenaza con  desheredarle si no doma su salvaje conducta y se casa en el plazo de un año.  Indignado, Oliver decide contratar a una mujer de un burdel para que se haga  pasar por su prometida a fin de demostrar que ni pueden forzarle a casarse.    Cuando  conoce  a  Maria  Butterfiled,  una  hermosa  americana  que  está  buscando a su prometido en los lugares más insólitos, sabe que es perfecta  para  su  ardid.  Pero  no  pasa  mucho  tiempo  antes  de  que  Oliver  se  sienta  dispuesto a arriesgarlo todo para hacer suya a Maria… incluso su corazón y el  oscuro secreto que oculta. 

Por alguna razón los llaman «los demonios de Halstead Hall»! No me malinterpretéis, en el fondo son buenos chicos; siempre están pendientes de mi salud y me acompañan a todos los actos sociales y vigilan que no trabaje demasiado. Pero se niegan a abandonar sus hábitos escandalosos, ¡y ya estoy harta! Éstas  palabras  corresponden  a  la  señora  Hetty  Plumtree,  la  abuela  de  estos  «endemoniados»  chicos  y  chicas  que,  un  poco  hasta  el  copete,  se  ve  obligada  a  plantearles  un  ultimátum:  o  se  casan en menos de un año (todos y cada uno de  ellos)… o se quedan sin herencia.  Lo cierto es que tras haberme leído tantos libros  cargados de drama y de tensión donde he llorado  como  una  cría  recién  nacida  cuando  le  quitan  el  chupete,  he  de  dar  las  gracias  por  haber  tenido  entre  mis  manos  una  historia  como  ésta.  Ligera,  amena, entretenida y divertida.   Me  lo  he  pasado  en  grande  con  los  líos  orquestados  y  organizados  por  los  hermanos  Sharpe.  Su  imaginación  no  tiene  límites  y  Oliver,  el  mayor  de  ellos  es  una  mente  retorcida  y  atractivamente  escandalosa.  La  ocurrencia  que  quiere  llevar  a cabo le va  a salir por el  tiro de la  culata pero aun así el pobre chico va a tener poca  escapatoria  porque  está  rodeado  de  personas  más retorcidas aún que él mismo.  ¡Lo  que  me  he  podido  reír  en  algunos  de  los  pasajes de esta novela!   Por un lado con los personajes principales. Oliver  y Maria, son a mi modo de ver, dos protagonistas  que tienen química, sí, pero una química un tanto  «enmarañada»,  vamos  que  cada  uno  se  va  a  sentir atraído por el otro pero ninguno de los dos  va a ser el que primero dé su brazo a torcer… lo 

RománTica'S 86

que nos lleva a una serie de situaciones de lo más  graciosas.  En cuanto a los secundarios…   He  de  decir  que  son  muchos.  Tantos  como  hermanos  tiene  el  protagonista,  tantos  que  además habría que incluir a una abuela metiche;  Freddy,  un  primo  apocado  pero  protector  que  a  veces  llega  a  parecer  un  tanto  ridículo  pero  con  un corazón lleno de bondad y dispuesto a que le  partan  la  cara  por  ayudar  a  su  prima  Maria  y…  ¡No me puedo olvidar! de un personaje que va a  ser  «imprescindible»  (según  he  podido  constatar),  a  lo  largo  de  la  serie.  No  perdáis  de  vista  en  ningún  momento  a  Jackson  Pinter,  el  investigador  de  Bow  Street,  peligrosamente  irresistible para alguien de la familia.  Conforme  avanzaba  en  la  lectura  me  fui  dando  cuenta  que  los  hermanos  de  Oliver  y  su  abuela  son un hatajo de conspiradores. Sí, tal y como os  lo  digo,  conspiran  a  espaldas  de  su  propio  hermano  cuando  saben  que  lo  que  están  haciendo  es  «por  su  bien»,  aunque  él  no  sea  consciente de ello.  La escena de la biblioteca entre Jarret y Minerva  no  tiene  desperdicio,  tanto  y  más…  cuando  la  «senil»  abuela  Hetty  está  escuchando  todas  y  cada  una  de  las  palabras  de  sus  nietos  a  escondidas.  Son  todos  ellos  más  retorcidos  que  Maquiavelo, que ya es un decir…  La  novela  está  plagada  de  diálogos  graciosos.  La  pareja protagonista mantienen a lo largo de gran  parte  de  la  novela  un  toma  y  daca  que  es  imposible que no te haga sonreír o incluso reír a  mandíbula batiente.  Pero también hay momentos para la sinceridad y  la  apertura  de  corazones.  Oliver  es  un  hombre 


muy  reservado  con  un  suceso  acontecido  en  su  niñez,  un  suceso  que  cambió  su  forma  de  ver  la  vida  y  que  le  llevó  a  lo  que  es  hoy,  un  hombre  despegado  de  su  propio  corazón  y  que  prefiere  malgastar  su  vida  en  actos  poco  menos  que  reprobables.  

[…]A su modo de entender, matrimonio e hijos significaban fidelidad. Y puesto que tenía el apetito insaciable de su padre, se negaba a aceptar a una mujer en su vida. Algo muy lógico por otra parte si nos atrevemos a  analizar la conducta de lord Stoneville, ¿no?  Muchas escenas me han cautivado, otras me han  encantado  y  alguna  que  otra  me  ha  sobrecogido  por la amargura impresa en el significado de sus  palabras.  No  obstante,  hay  un  par  de  ellas  que  me  llamaron  la  atención.  La  primera,  me  lleva  a  plantearme  la  pregunta  de  qué  clase  de  fijación  tiene Jeffries por las espadas; no es la primera vez  que recurre a este arma en alguna de sus escenas  que  cobran  especial  protagonismo  (recordad  la  famosa  escena  del  primer  libro  de  «Escuela  de  señoritas»  y  ese  ligero  roce  de  una  mano  por  la  afilada  hoja  de  la  misma)  y  la  segunda  una  conversación  entre  Oliver  y  Maria  acerca  de  los  criados, me recordó tanto a una tan parecida que  tuvo  lugar  en  la  emisión  de  uno  de  los  capítulos  de «Dawnton Abbey»…  Llegada  a  cierta  parte  de  la  historia  hay  una  conversación  entre  ellos  donde  tomando  como  base  a  ciertos  personajes,  la  autora  crea  un  diálogo  un  poco  extraño  al  establecer  ciertos  paralelismos  entre  los  personajes  ficticios  creados  por  Miranda  en  una  de  sus  novelas  y  nuestros  protagonistas  que  la  autora  consiguió  que  me  encantara  esa  parte.  La  tensión  sexual  además  está  muy  presente  entre  ambos  y  la  manera  en  que  relata  la  escena  logra  que  consigas  observarla  como  si  de  un  primer  plano  en  una  película  se  tratase.  La  intimidación  y  la  intimidad de la misma es genial.  Si  no  habéis  tenido  la  oportunidad  de  leer  a  Jeffries  os  invito  a  hacerlo.  Además  para  las  seguidoras  de  esta  autora  os  diré  que  ha  sabido  muy  bien  engarzar  esta  historia  con  dos  de  sus  series  anteriores  al  introducir  en  ella  varios  personajes  recuperados  tanto  de  «La  Real  Hermandad  de  los  Bastardos»  como  de  la  ya  conocida «Escuela de Señoritas».  Crítica: Loli Díaz 

87 RománTica'S


Una mujer adelantada a su tiempo. Un conde obligado a buscar esposa entre  la  alta  sociedad.  Sus  vidas  se  encuentran  para  romper  moldes  y  tradiciones  en la rígida Inglaterra de 1817. Una historia de amor inteligente, original.  Cuando la madre de Geoffrey –el flamante conde de Stratford– ve entrar en  el  salón  a  miss  Liliana,  está  segura  de  que,  entre  todas  las  jovencitas  casaderas, ella es la única que no le conviene.  Pero  la  inteligente,  liberal  y  culta  Liliana,  no  está  allí  para  buscar  marido.  Aunque bien sabe que acercarse al conde puede ser un paso muy importante  para  lo  que  de  verdad  la  ha  llevado  hasta  allí:  investigar  la  muerte  de  su  padre, un científico célebre al que adoraba.  Ni el conde, que acaba de regresar del frente en la guerra contra Napoleón y  se siente en deuda con quienes más han sufrido, ni la racional, calculadora e  implacable Liliana, apasionada por la química, pensaron que encontrarían en  el otro a un aliado y, sobre todo, al amor de su vida. 

—Para verse en una situación de verdad comprometedora a los ojos de la sociedad, querida, es necesario tener testigos. […] Como aquí solo estamos usted y yo […] Podría saborearla […] Acariciarla. Tacar lo que quiera. Y  así,  sin  anestesia  ni  nada  más,  tenemos  a  nuestro  querido  conde  avasallando  a  nuestra  entrañable  protagonista  que  no  es  ninguna  más  en la larga fila de muchachas intentando dar caza  al  atractivo  y  escurridizo  Geoffrey  Wentworth  a  quien  su  madre  le  ha  tendido  una  trampa  para  volver  al  hogar  con  la  intención  de  que  de  una  vez se case, forme una familia y dé un heredero.  Sin embargo, Liliana no tiene en mente atrapar a  este  lord,  sólo  quiere  aclarar  las  desafortunadas  circunstancias en las que se vio envuelto su padre  y que terminó con su muerte más que prematura.  Armada  de  una  curiosidad  innata  y  un  arrojo  un  tanto  impropio,  nuestra  querida  protagonista  se  ha  metido,  literalmente  hablando,  en  las  fauces  del león.  Pero comencemos pues con mi «análisis».  Lo  primero  que  asalta  mi  cabeza  cuando  pienso  en esta novela y en su protagonista masculino es  que los hombres son muy volubles. ¿No os habéis  fijado  nunca  en  lo  pronto  que  parecen  cambiar  de  opinión  los  hombres  de  nuestras  novelas?  ¿Dónde se suponen que quedan esos machos con  la cabeza como un lebrillo, cabezones hasta decir  basta  y  que  son  capaces  de  meterla  (la  cabeza,  obviamente) por el agujero de una cerradura si se  tercia?  El personaje de Geoffrey que nos presenta Snow  me  ha  gustado  por  muchas  cosas,  pero  sobre  todo  por  una:  no  solo  sabe  escuchar  sino  que 

RománTica'S 88

admite  los  consejos  de  una  mujer,  no  pone  en  duda  su  intelecto  y  es  capaz  de  rectificar  teniendo  en  cuenta  sus  indicaciones  o  sus  consejos.  De  esto  que  digo  existe  un  pasaje  que  lo  pone  todo  bien  de  manifiesto.  Una  escena  donde  Geoffrey  mantiene  una  conversación  con  Liliana  acerca  de  su  intención  de  crear  un  pueblo  en  torno  a  una  más  que  probable  mina  de  plomo  dentro  de  sus  propiedades.  Cuando  la  joven  le  hace  ver  lo  desacertado  de  alguna  de  esas  decisiones,  Geoffrey  no  duda  en  adaptar  sus  ideas  a  los  consejos  de  ella.  Me  pareció  de  una  madurez  y  sensatez  muy  poco  propias  para  los  hombres  de  la  época  que  no  tenían  apenas  en  cuenta los consejos de sus mujeres.  En  cuanto  al  personaje  femenino…  decir  que  lo  que  más  me  ha  gustado  es  su  poder  de  observación.  Es  extremadamente  analista,  capta  en  unos  pocos  segundos  situaciones  que  otros  u  otras han pasado por alto durante mucho tiempo.  La  química  entre  ambos  es  palpable  desde  sus  mismos  inicios  y  si  algo  tengo  que  destacar  de  esta novela es el desarrollo lógico que  su autora  imprime  en  este  incipiente  amor  que  con  el  transcurso de la novela se va a volver más intenso  y profundo, aunque sus mismos protagonistas no  estén  dispuesto,  de  momento,  a  dar  su  brazo  a  torcer.  Otra  cosa  que  me  ha  gustado  mucho  de  esta  autora  es  la  naturalidad  que  imprime  a  sus  personajes  cuando  hablan  entre  ellos  de  cuestiones  sexuales  que,  como  ya  sabemos,  no  eran  nada  «naturales»  en  aquella  época.  Me  ha  resultado  de  lo  más  encantador  notarlo,  pese  a  que  la  escena  que  se  desarrollaba  en  esos 


momentos  era  mucho  más  que  agradable,  de  hecho,  esta  palabra  resulta  tibia.  La  escena  era  ardiente,  apasionada  pero  en  modo  alguno…  vulgar. Me resultó elegante y, galante.  Obviamente  no  voy  a  transcribir  toda  la  escena  en aquí, pues me iría de páginas; baste decir que,  si tenéis la oportunidad de poder leer esta novela  estéis  al  pendiente  de  lo  que  os  digo.  Prestad  atención  a  la  escena  que  transcurre  a  continuación  de  la  conversación  acerca  de  la  mina de plomo y recreaos en la sencillez desnuda  con  la  que  Heather  Snow  inviste  a  su  protagonista  femenina  cuando  «necesita»  experimentar la pasión en carne propia. Si él es el  único  hombre  que  le  ha  atraído…  ¿por  qué  no  pedirle que sea su mentor?  Muchas  veces  me  he  tropezado  con  escenas  parecidas pero ninguna me había resultado hasta  la fecha tan abierta ni sincera.  «Dulce enemigo» probablemente no sea de esas  novelas  que  marquen  un  antes  y  un  después  dentro de la  novela romántica, pero creo que es  una  de  esas  novelas  aparentemente  sencillas  en  argumento que dicen mucho más de lo que en un  primero momento pudiese parecer.  Nuestros  dos  personajes  van  a  coincidir  en  una  ambiente  que  ninguno  de  ellos  tenía  previsto.  Cada uno por motivos diferentes va a recelar del  otro pero el devenir de la trama va a ir colocando  cada  cosa  en  su  sitio  y  al  final  el  respeto  que  ambos  protagonistas  se  profesan  desembocará  en un sentimiento que ninguno de ellos buscaba  pero  que  se  van  a  encontrar  como  un  extraordinario tesoro.  «Dulce  enemigo»  tiene  todos  los  ingredientes  para  que  su  lectura  se  convierta  en  un  grato  y  apacible  momento  no  exento  tampoco  de  algún  que  otro  sobresalto.  La  redacción  de  la  novela  está  llevada  de  forma  ingeniosa  y  plagada  de  humor  y  su  historia  de  amor  me  ha  resultado  fresca y entretenida; eso sin olvidar la dosis extra  de  misterio  que  su  autora  lleva  a  cabo.  Una  mezcla  creo  yo  perfecta  y  cuyas  dosis  de  cada  uno  de  sus  componentes  está  medida  al  milímetro como los ingredientes que podría usar  Liliana en cada uno de sus experimentos.  No  os  perdáis  la  proposición  de  matrimonio.  ¡La  Virgen! Es de las más originales que me he leído.  Crítica: Loli Díaz 

89 RománTica'S


CRÉEME, QUE TE MUERDA UN VAMPIRO... DA ASCO, Y MUCHO MÁS QUE ENCIMA SEA  PORQUE TE HA CONFUNDIDO CON TU HERMANA...  Cuando  Sunny  McDonnald  se  ve  arrastrada  al  Club  Colmillo  por  su  hermana  gemela,  Rayne,  no  espera  encontrar  nada  más  aparte  de  un  puñado  de  niños  góticos  que  juegan a ser vampiros. Pero cuando un tío confunde a Sunny con su hermana, amante  del  lado  oscuro,  y  la  muerde  en  el  cuello,  averigua  que  sus  colmillos  son  reales…  y  mortales.  Ahora Sunny tiene menos de una semana para descubrir cómo invertir los efectos del  mordisco, o de lo contrario acabará igual que los no muertos. Y no solo se convertirá  en vampiro, sino que también estará atada a Magnus, el chupasangre que la mordió,  para siempre. Y para siempre es mucho tiempo...    «¿Cuándo se había convertido don Alto, Castaño  y Encantador en don Capullo de primera?». 

hados  habían  decidido  a  ponerse  a  jugar  con  su  destino… 

Frase  épica  que  todas  las  mujeres  habremos  pensado  o  pronunciado  en  algún  momento  de  nuestras  vidas.  Pero  ¿qué  le  ocurre  a  Sunny  McDonnald  para  que  estas  palabras  acudan  a  su  mente? Pues que el chico que había pensado que  se  había  fijado  en  ella  y  estaba  intentando  seducirla,  se  vuelve  un  borde  total  después  de  que ella se aparte horrorizada cuando él le clava  los  colmillos  en  el  cuello.  Pero,  a  ver,  ¿qué  esperaba? 

«Chicos  que  muerden»  es  la  primera  entrega  de  «Circulo de sangre», de Mari Mancusi. Una serie  que  recrea  el  mundo  de  los  vampiros  de  una  forma  amena  y  divertida,  casi  paródica,  pues  en  esta  era  de  la  tecnología  en  la  que  nos  encontramos, las técnicas de supervivencia de los  no muertos distan bastante de las antaño. Con un  vocabulario  actual  y  discernido,  en  el  que  nos  encontraremos  palabras,  marcas  y  expresiones  que forman parte de la jerga adolescente, Sunny  nos  cuenta  su  historia,  la historia  de  una  neófita  que  se  resiste  a  convertirse  en  un  no  muerto  de  forma  definitiva,  lo  que  produce  situaciones  verdaderamente desternillantes y surrealistas. 

Sunny  asiste  atónita  a  la  conversación  entre  su  hermana Rayne y Magnus, cuando éstos intentan  ilustrarla  sobre  tan  bizarro  acontecimiento.  Lo  cierto  es  que  la  situación  tenía  una  sencilla  explicación, si sencillo se le podría llamar al hecho  de  que  un  instante  de  lujuria  transitoria  hubiese  trastocado  toda  su  vida.  Al  parecer,  Magnus  la  había  confundido  con  su  hermana,  sí,  con  su  hermana  gemela,  quien  era  la  verdadera  destinataria de ese mordisco que la convertiría en  vampiro.  Acontecimiento  para  el  que,  según  sus  palabras,  llevaba  meses  preparándose.  Y  ahora  Sunny le había quitado el puesto.   Pero ¿de qué estaban hablando? ¿Ahora ella era  un  vampiro?  ¿Pero  habría  algo  que  pudiera  hacer?  ¿Una  especie  de  contramordisco  o  algo  así? De ninguna manera se convertiría ella en uno  de  esos  seres,  así  que  estaba  dispuesta  a  cualquier  cosa  parar  la  conversión.  Lamentablemente  para  Sunny,  parecía  que  los 

RománTica'S 90

A  Sunny  no  le  convence  del  todo  la  perspectiva  de pasar la eternidad al lado de Magnus, nuestro  caballero de brillante armadura al estilo vampiro.  Perderse el baile, tener que vivir de noche, dejar  de  lado  sus  amistades,  el  resto  de  su  vida…  ¿Os  he  dicho  ya  que  Sunny  no  quiere  perderse  el  baile?  Pues  eso,  que  si  se  cree  que  va  a  abandonar  todo  su  futuro  para  convertirse  en  la  perfecta  compañera  de  sangre…  ¡Va  listo!  Aunque ha de reconocer que el chico es un amor,  que cada vez que ha estado en peligro ha acudido  a  su  lado,  y  que  a  su  pesar  no  puede  evitar  sentirse  atraída  por  esa  cara  y  esos  ojos  que  la  miran  con  anhelo.  ¡Cómo  si  ser  adolescente  no  fuera ya suficiente problema por si solo!  ¡Y  para  colmo  la  pesada  de  su  hermana  insistiéndole para que estudie! ¡¿El qué?! ¡¿Cómo 


ser un buen vampiro?! Pues sí, ni más ni menos.  Rayne ha reunido todos sus conocimientos sobre  los vampiros en un blog que Sunny debe leer para  estar  al  tanto  de  dónde  se  mete.  Pero  a  ver,  cómo  va  a  tener  tiempo  para  estudiar  si  debe  encontrar  cómo  revertir  la  conversión  ¡antes  de  siete  días!  Vamos,  que  la  cosa  cada  vez  pinta  mejor. Sunny tendrá este tiempo para sopesar los  pros y los contras de ser un vampiro e inmortal, o  sea,  que  tiene  una  papeleta  difícil  de  solventar,  pues  las  decisiones  que  tome  en  este  momento  tan  crucial  de  su  existencia  afectarán  a  toda  su  vida. 

 

Una escena que me causó una particular hilaridad  es  aquella  en  la  que  nuestros  protagonistas  se  encuentran con Lord Lucifent, líder del Círculo de  Sangre,  para  intentar  averiguar  cómo  detener  el  proceso de conversión de Sunny. En la novela, la  protagonista  compara  la  situación  con  una  escena  de  «Padre  de  familia»,  pero  lo  cierto  es  que a mi me recordó a una mezcla entre la serie  «Ángel  o  demonio»  y  la  película  «Chucky,  el  muñeco  diabólico».  No  sabía  si  reírme  o  asustarme del líder supremo con aspecto de niño  y  voz  de  ultratumba,  aunque  Sunny  se  ríe  en  su  propia  cara,  ¡pero  es  que  a  ver  quien  aguanta  la  risa en esa situación!  En  resumen,  en  esta  novela  vivirás  una  entretenida  aventura  en  la  piel  de  una  adolescente con unas opiniones y ocurrencias un  poco  particulares,  ¡cómo  muestra  los  sobrenombre  que  pone  a  todo  el  mundo!,  tanto  que  será  imposible  no  soltar  más  de  una  carcajada.  Su  modo  de  expresarse  y  actuar  son  por sí solos una garantía de diversión. Y si a esto  le  añadimos  un  héroe  que  está  para  hincarle  el  diente,  una  pandilla  de  seres  mágicos  de  lo  más  variopinto  y  una  carrera  a  contrarreloj  para  salvaguardar  su  humanidad,  el  disfrute  está  asegurado.  Si  te  animas  a  adentrarte  en  este  mundo, sólo tengo una recomendación para ti. Si  no quieres convertirte en un vampiro, mantén tu  cuello bien cubierto, pues ¡no debes fiarte de los  «Chicos que muerden»!  Crítica: Ana Mª Benítez

91 RománTica'S


Londres, 1888. Desde niña Annabel Lovelace se ha visto obligada a vivir con  su  tío,  guarda  del  Cementerio  de  Highgate,  donde  descubre  su  extraña  habilidad para comunicarse con los muertos, quizás gracias a la enfermedad  cardiaca que la obliga a vivir entre la vida y la muerte.  Años  más  tarde,  una  serie  de  misteriosas  casualidades  la  convertirán  en  la  médium más influyente del Imperio Británico. Sin embargo, su don la llevará  a descubrir secretos que deberían haber permanecido ocultos y que pondrán  en jaque a la aristocracia londinense.  «Una apasionante historia de amor en el fascinante Londres victoriano durante  los  años  en  que  hacía  furor  el  espiritismo.  El  inmejorable  debut  de  una  escritora a tener muy en cuenta.»  FÉLIX J. PALMA, autor de «El Mapa del Tiempo» y «El Mapa del Cielo» 

—Es una suerte que no vivamos en la Edad Media. A las mujeres pelirrojas las solían quemar en las hogueras. Y a las brujas también. Desde  luego,  nuestra  protagonista,  según  palabras  propias:  Tendría  el  doble  de  posibilida‐ des de calentarse un poquito…  Lo  cierto  es  que  cuando  comencé  a  leer  esta  novela no me pensaba que iba a caer tan rendida  a un personaje que, desde el primer momento, se  me presentó como maravilloso.  Annabel Lovelace es de esas protagonistas que te  llegan  al  alma  y  se  instalan  en  tu  corazón.  Que  sufres con ella, que ríes con ella y que te lleva de  gira por una sucesión de hechos sorprendentes y  geniales.  No  se  le  ha  podido  presentar  a  su  autora  un  debut  mejor  que  éste.  Con  una  calidez  que  conmueve, Victoria Álvarez ha logrado  crear una  historia prodigiosa y maravillosa.   A  medida  que  lees  vas  perdiendo  la  noción  del  tiempo  y  del  espacio,  te  vas  recreando  en  cada  una de las frases de la novela y de las fases de la  historia.  El  personaje  masculino  que  plantea  Victoria es inconcebible y a la vez el único posible  pues  te  vas  dando  cuenta  que  la  «química»  (digámoslo  así)  que  se  genera  entre  ambos  es  espectacular.  Y  digo  «digámoslo  así»,  porque  el  hombre que comparte su amor con Annabel es el  protagonista�� más  insólito  con  el  que  me  he  topado desde que leí la novela de Nieves Hidalgo  «Lo que dure la eternidad». Por supuesto, no voy  a  revelar  en  estas  humildes  frases  a  quien  me  refiero,  pero  huelgue  decir  que  es  uno  de  esos  hombres que te van a enfadar, te van a hacer reír  y sobre todo te van a encandilar.  El  protagonista  de  esta  historia  es  el  «amante»  perfecto  para  Annabel.  Se  conocen  siendo  ella    RománTica'S 92

una niña y la ha acompañado a lo largo de todo el  largo camino en el que se ha convertido su corta  existencia.  Es  el  compañero  ideal,  es  el  hombre  ingenioso  con  un  punto  de  canalla  encantador,  un bribón en sus comienzos y el eterno cómplice  que  toda  mujer  desearía  tener  a  su  lado  hasta  más allá de las fronteras del tiempo y del espacio.  No sé si os habéis leído el libro ya o no. Para las  que  lo  han  hecho,  creo  que  estaréis  de  acuerdo  conmigo en que la autora ha sabido crear a partir  de  unos  sucesos  escabrosos,  una  historia  sólida,  bien argumentada… y llevada, mejor dirigida por  su creadora e interpretada de forma sublime por  sus  protagonistas.  Es  más  que  un  libro,  pues  visualizas  escenas;  palpas  los  contornos  de  las  cosas,  de  una  mesa,  de  un  anillo,  de  una  lápida;  «ves» más allá de lo que creías posible.  Hay escenas de esas que son capaces de robarte  el  aliento,  hay  momentos  en  los  que  estás  tan  abstraída  en  su  lectura  que  cualquiera  variación  en  tu  entorno  es  captada  de  forma  lejana  y  consigue  que  te  lleves  un  sobresalto  porque  te  han  apartado  de  lo  que  estás  viviendo…  o  sintiendo.  Expresar con palabras esto que estoy diciendo es  más  complicado  de  lo  que  parece  y  entenderlo,  quizás, para aquellos que no han disfrutado de su  lectura, es más difícil aún. Opino que el romance  que nos ofrece Victoria Álvarez es uno de los más  inverosímiles  que  una  autora  puede  llegar  a  plantearse.  ¿Os  estoy  picando  la  curiosidad?  Sinceramente,  espero  que  sí.  Como  también  espero  terminar  esta  crítica  sin  revelar  mucho  más.  Aunque  es  bien  arduo  explicar  cosas  sin  recurrir a los spoliers.  De  todas,  creo  que  junto  a  la  de  «Infiel»,  es  la  crítica  más  complicada  que  me  ha  tocado  hacer,  aunque por motivos bien diferentes. 


Pero volvamos a la novela.  «Hojas de dedalera» es una novela tan diferente  a  lo  que  hayamos  podido  leer  que  creo  que  ahí  reside el secreto de su éxito. Si ha sido una raya  en el agua, o la flauta que una vez tocó el burro,  el devenir lo dirá. Si ha sido una casualidad el que  su  autora  haya  irrumpido  en  el  panorama  literario  por  la  puerta  grande,  eso  solo  lo  sabremos con el tiempo. Pero lo que sí os puedo  asegurar  es  que  espero  ser  de  las  primeras  para  comprobarlo.  Victoria  Álvarez  nos  ha  ofrecido  una  historia  de  amor  de  ésas  que  traspasan  las  barreras,  sí.  Nos  ha  regalado  una  trama  cargada  de  intriga,  de  misterio, de romance (insólito, no lo voy a negar),  con  unos  personajes  extraordinarios  y  maravillosos,  una  ambientación  histórica  bien  documentada  si  bien  no  por  ello  exenta  de  inventiva.  En  conjunto  es  una  Opera  Prima  brillante,  enriquecedora  y  que  es  de  lectura  recomendada  para  todos  los  que  aman  la  romántica  paranormal,  la  romántica  histórica,  la  romántica  de  suspense  y  los  que  se  inclinan  por  géneros  de  este  tipo  que  no  llevan  el  romántica  por delante.  «Hojas  de  dedalera»  es  uno  de  los  mejores  debuts literarios que hemos tenido la ocasión de  disfrutar los que ya hemos gozado de esta novela.  Y  su  final,  realmente  sorprendente,  un  poco  inesperado también, pero el único posible. Si aún  no os habéis decidido a leerla, os la recomiendo.  He  leído  críticas,  he  investigado  acerca  de  las  opiniones  generales  y  todos  coincidimos  en  que  la novela es brillante y merece la pena. ¡No os la  perdáis!  Disfrutad  de  la  historia  de  Victoria  Álvarez… «Hojas de dedalera».   Un  consejo:  Mantened  a  mano  los  kleenex,  los  vais  a  necesitar.  Hablando  de  este  libro  en  nuestra reunión semanal de los jueves en Málaga  lo  bauticé.  Mis  compañeras  se  rieron  diciendo  que  siempre  estaba  con  un  pañuelo  en  la  mano  pero  es  que  este  libro  me  ha  despertado  tantas  emociones, y tan profundas, que no podía evitar  el  recurrir  a  cualquier  cosa  que  tuviese  a  mano  para  enjugar  mis  lágrimas.  Con  todo  el  cariño,  Victoria,  señores  de  Versátil,  la  bauticé  como  «Hojas  de  lloradera».  Mis  más  sinceras  felicitaciones  a  ambos  por  poner  en  el  mercado  literario una historia así.  Crítica: Loli Díaz    93 RománTica'S


HISTÓRICAS 

 

   

PARANORMAL 

ACTUAL 

 

 

RománTica'S 94


95 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 96


97 RomรกnTica'S


Vob!cboeb!tpopsb!qbsb!uv!opwfmb!

Aunque  ya  hayan  pasado  unos  añitos  desde  que  salió  a  librerías, La Saga Crepúsculo sigue muy presente hoy en día, y  ¿qué  mejor  que  recordar  lo  que  nos  hizo  sentir  cuando  la  leímos?  En  este  número  he  decidido  volver  a  esa  novela  que  nos  hizo  llorar  a  muchas,  y  que  les  gustó  muy  poco  a  otras:  Luna Nueva.   Será verdad mi amor Me has dicho que te vas Que todo aquel amor por mí En ti no existe más Uno  de  los  momentos  que  más  nos  marcó  en  esta  novela  es,  sin duda, cuando Edward se va y deja a Bella. Esa conversación  cuando  dice  «será  como  si  nunca  hubiera  existido».  Ese  momento  en  el  que  cerramos  el  libro  o  buscamos  más  adelante para ver si Edward volvía a aparecer o no, de pensar  «¡No  puede  ser,  no  puede  ser!».  De  creer  que  la  autora  se  había  vuelto  completamente  loca.  Cuando  escuché  la  canción  Te vas  de  Luis  Fonsi  simplemente  me  vino  esa  escena  a  la  cabeza.  Cada  palabra,  cada  gesto,  y  cada  sentimiento  que  imaginamos  al  leer  —que  posteriormente  vimos  en  la  película— y que nos llegó al alma, marcándola para siempre y  haciéndola inolvidable en nuestros corazones.   Cuando ese amor se va, se va la vida Todo es gris en soledad Se llora como nunca más, Porque nada es más difícil de olvidar Y tú me has dicho que te vas. El  amor  verdadero  que  Bella  y  Edward  se  profesaban  había  llegado al final, y más de una, yo incluida, lloramos como una  magdalena.  ¡Imaginaos  lo  que  sintió  la  protagonista  en  esos  momentos!  ¡Parecía  como  si  Edward  nos  hubiera  dejado  a  nosotras  mismas  en  vez  de  a  Bella!  Stephenie Meyer  siempre  tuvo  el  don  para  hacer exactamente  eso;  te  envolvía  con  una  facilidad que hacía creer que nosotras éramos la protagonista  de  la  novela,  y  que  todo  lo  que  pasaba  nos  estaba  pasando  verdaderamente  a  nosotras  y  no  a  Bella.  ¿Quién  no  se  ha  sentido así leyendo cualquier libro de esta mujer? ¿Y quién no  está  ansioso  porque  sea  noviembre y  Amanecer  Parte  2  salga  en el cine? ¡YO SÍ!  El boom Crepúsculo puede estar apagándose, pero sin lugar a  dudas,  nadie  ha  olvidado,  ni  lo  hará,  lo  que  sintió  al  leer  la  saga.  Los  buenos  momentos  que  siempre  quedarán  en  la  memoria. Y tú, ¿te atreves a recordar?   Texto: Yuliss M. Priego  

RománTica'S 98

 

Luna nueva  Stephenie Meyer  «Cuando el papel me cortó el  dedo,  sólo  salió  una  gota  de  sangre  del  pequeño  rasguño.  Entonces,  todo  pasó  muy  rápido. "¡No!", rugió Edward.  Se  arrojó  sobre  mí,  lanzán‐ dome  contra  la  mesa  y  aterricé  en  un  montón  de  cristales hechos añicos.  Jasper chocó contra Edward y  el  sonido  pareció  el  choque  de  dos  rocas   Aturdida  y  desorientada,  miré  la  brillan‐ te sangre roja que salía de mi  brazo  y  después  a  los  ojos  enfebrecidos  de  seis  vampi‐ ros  repentinamente  ham‐ brientos.» 


TITULO ORIGINAL My Life in Ruins AÑO 2009 DURACIÓN 98 min. PAÍS EE.UU. y España DIRECTOR Donald Petrie GUIÓN Mike Reiss MÚSICA David Newman FOTOGRAFÍA José Luis Alcaine

           

 

REPARTO Nia Vardalos, Richard Dreyfuss, Rachel Dratch, Caroline Goodall, Alistair McGowan, María Adánez, María Botto, Brian Palermo, Sophie Stuckey PRODUCTORA Fox Searchlight / Playtone Productions / 26 Films / Kanzaman GÉNERO Comedia romántica

                 Una ruta en un maltrecho autobús por la cuna de  la  civilización,  la  democracia  y  la  filosofía  parece  ser  el  remedio  para  los  males  que  acarrean  los  protagonistas de  Mi vida en ruinas. Esta veraniega  cinta  no  constituye  nada  del  otro  mundo  en  el  terreno  de  la  comedia  romántica  ni  tampoco  se  acerca  al  gran  éxito  Mi  gran  boda  griega,  por  mucho  que  hayan  querido  equipararla  a  ella,  pero  sí  resulta  entretenida.  Disfrutar  los  hermosos  paisajes  de  la  ciudad  de  Atenas  y  el  azul  del  mar  que  baña  las  carreteras  griegas  merece la pena, aunque sea en forma de ficción.     Georgia  (Nia  Vardalos)  es  una  profesora  de  historia  clásica  griego‐americana  que  se  muda  a  Grecia.  Mientras  busca  trabajo  sin  cesar  y  aparece  la  oportunidad  que  espera,  ejerce  de  guía  turística  para  una  empresa  griega.  Nuestra  protagonista  odia  su  trabajo,  especialmente,  porque  siempre  le  asignan  turistas  de  segunda  categoría que, además de no tener ningún interés 

La vida sin guía puede ser una ruina

          en la Grecia clásica, prefieren pasar su tiempo de  ocio  comprando  los  típicos  souvenir  o  jugando  en  la playa.     Y qué decir del medio de transporte, un autobús  viejo  sin  aire  acondicionado  en  pleno  agosto…  Y  para  colmo,  Georgia  últimamente  no  para  de  escuchar  siempre  lo  mismo:  «Chica,  has  perdido  tu  kefi».  Lo  que  es  lo  mismo,  la  alegría de vivir.  Ante este panorama, Georgia no se puede sentir  más  desgraciada,  pero  una  vez  más  vuelve  a  reunir  a  sus  turistas  de  segunda  en  su  autobús  ruinoso para iniciar una nueva aventura.     Todo  parece  indicar  que  su  variopinto  grupo  no  va  a  diferenciarse  de  otros  anteriores,  pues  sus  viajeros  siguen  la  línea  de  siempre,  con  el  típico  americano casado con su teléfono móvil, el joven  que  viaja  solo  por  primera  vez,  las  dos  recién  divorciadas  y  desencantadas  españolas,  la  ininteligible  pareja  australiana  siempre 

99 RománTica'S


acompañada  por  una  cerveza  Foster’s  ,  el  tenso  matrimonio  inglés  que  no  para  de  discutir  por  todo y que no sabe cómo tratar a su huraña hija,  y  la  típica  pareja  de  ancianos,  donde  la  esposa  esconde, tras su amabilidad, un hábito de lo más  reprochable.     Nuestra protagonista no sabe dónde acudir entre  tanto  estereotipo.  Su  capacidad  de  aguante  está  llegando al límite y justo cuando se propone dejar  el oficio, conoce más a fondo tras mantener una  discusión  con  él,  a  uno  de  sus  turistas.  El  beligerante  Irv  Gordon,  (Richard  Dreyfuss),  está  viviendo  un  viaje  diferente  al  planeado,  pues  su  mujer  murió  hace  pocos  meses.  Este  sabio  americano  propone  a  Georgia  que  cambie  de  táctica y le enseña a pasárselo bien, como aquel  que  dice,  además  de  a  explicar,  con  mayor  atractivo,  la  historia  y  los  mitos  que  rodean  lo  que un día fue la cuna del arte, Grecia. A partir de  este  momento,  la  vida  de  nuestra  guía  cambia  por  completo,  hasta  tal  punto  que  comienza  a  sentir  ciertas  emociones  por  la  última  persona  que podía imaginarse… La magia de Irv ha surtido  efecto sobre Georgia.     Una  película  simpática,  con  buenos  toques  de  humor  y  una  escena  en  autobús  por  la  que  merece  la  pena  sentarse  ante  la  pantalla  y  disfrutar  de  la  compañía  de  este  grupo  de  viajeros tan ecléctico como imprevisible.    Yo me he descubierto riendo en algunas escenas  de lo más «interesantes».    Artículo: Mónica Liceras     

RománTica'S 100


«Son muchos los adictos a sus libros»       Janiene  Frost  es  autora  de  urban  fantasy  y  romance  paranormal, y publica un libro  cada  ocho  o  nueves  meses  ante  la  desesperación  de  sus  impacientes  lectoras  (lo  sé  porque  he  leído  los  mensajes  que  le  dejan  en  su  blog,  que  por  cierto,  es  impresionante.  http://jeanienefrost.com/).   Su  éxito  internacional  le  ha  llevado  a  publicar  sus  libros  hasta  en  diecisiete  países  diferentes.   Jeaniene  vive  en  Carolina  del  Norte  con  su  marido,  Matthew,  y  con  Gitana,  su  perra,  que  piensa  que  el  propósito  en  la  vida  de  su  dueña es atenderla y mimarla.   A  parte  de  con  la  escritura, 

que también me gustan a mí.  

Jeaniene  disfruta  con  la  lectura, la poesía, y los viajes.  

Otra  de  sus  actividades  favoritas  es  pasear  por  los  cementerios.  Para  ella  los  cementerios  son  como  un  parque,  un  museo  de  historia  y  un  jardín  de  arte,  todo  en  uno.  Las  esculturas,  las  historias  que  esconden  y  su  ubicación  en  lugares  tranquilos  consiguen  que  estos  lugares  atraigan  poderosamente su atención.  

Entre sus películas favoritas se  cuentan: «El club de la lucha»,  «Descubriendo Nunca Jamás»,  «Pesadilla  antes  de  Navidad»,  «Gladiador»,  «Underworld»,  «Blade»,  «Los  hombres  de  negro», «Kill Bill»... lo que nos  da  una  muestra  de  su  gusto  por lo paranormal y la acción.   Algunos  de  sus  escritoas  predilectas  son:  J.R.  Ward,  Karen  Marie  Moning,  Sherrylin Kenyon, Nalini Singh,  Katie  Macallister,  Gena  Showalter…  ¡y  muchísimas  más!  (Lo  cierto  es  que  tiene  una  lista  larguísima,  así  que  me  he  tomado  la  licencia  de  nombrar  aquellas  que  han  sido  publicadas  en  España…  y 

Petición personal   Tras investigar un poco a esta  escritora  y  leer  su  blog,  a  pesar  de  que  no  he  tenido  el  placer  de  leer  ninguna  novela  suya, no puedo más que decir:  ¡¡Por  favor,  Señores  Editores:  quiero leer sus libros!!  Artículo: Noelia Amarillo 

  

 

 

Sección de autoras: ¿Autora en el olvido?

       

101 RománTica'S


Novelas de Jeaniene Frost     

Night Huntress series       

Halfway to the grave   (Besos de Sangre, Ediciones B)   One foot in the grave  At Grave´s End  Destined for an early grave  The side of the grave  One grave at time 

Night Huntress World      

RománTica'S 102

First Drop of Crimson  Eternal Kiss of Darkness 

Night Prince  

Once Burned 

Antologías        

Reckoning (solo ebook)  Happily Never after (solo ebook)  Devil to pay (solo ebook)  Magic grave (antología)  Haunted by your touch  Under her skin (solo ebook)  Death’s Excellent Vacation 


El libro: Tiempo de Rosas de Julie Garwood Para  el  artículo  de  este  bimestre,  permitid  que  recurra  a  mi  propio  trastero,  que  baje  ataviada  de  una  linterna  y  las  llaves  de  mi  propio  arcón  y  desentierre  de  él  una  de  las  novelas  favoritas  que  me  leí  en  mi  época  de  universitaria.  Veréis, aunque de esto que os hablo ya ha pasado  algún tiempo más que considerable, cuando cayó  en  mis  manos  un  ejemplar  de  una  novela  de  Garwood  que  me  resultó  fascinante  y  a  la  vez  memorable  yo  apenas  si  había  empezado  a  leer  este género.  Su título: Tiempo de Rosas.   Esta  novela  vio  por  primera  vez  la  luz  en  el  año  1995  y  su  autora  apenas  si  era  una  desconocida  para  mí,  pero  he  de  decir  que  gracias  a  esta  novela me hice una fiel seguidora de ella.  Esta americana nacida en la ciudad de Kansas en  1946  ha  regalado  a  su  público  buenas  y  maravillosas  historias  pero  en  mi  corazón  siempre  llevaré  impresas  las  sensaciones  que  lograron arrancarme cuatro pillastres en las calles  de Nueva York. Aquel día, con pañuelo en mano,  disfruté  de  lo  lindo  con  una  de  las  novelas  más  hermosas de la literatura romántica actual.  Comencemos  por  el  principio.  Acompañemos  en  su  viaje  al  Oeste  a  cuatro  críos  que  se  hacen  llamar  los  Clayborne  desde  las  viejas  calles  de  Nueva York hasta donde les llevó el destino.   Os preguntaréis qué les hizo embarcarse en esta  loca aventura de cruzar todo el país, un país más 

extenso de lo que ellos se podrían imaginar en un  principio, y la respuesta es una sola: Mary Rose.  Mary Rose, el pequeño bebé que se encontraron  en la basura y que estaban dispuestos a adoptar  como  a  un  hermano  más  y  enseñarle  el  «oficio»  que ellos mismos practicaban en cuanto creciera  un poco. Pero, ¿qué ocurrió? Pues un hecho con  el  que  aquellos  chiquillos  no  contaban:  el  niño  era  en  realidad  una  niña.  Y  lo  descubrieron  cuando fueron a cambiarle el pañal.  Ahí  me  descubrí  riendo  entre  lágrimas.  Riendo  por la situación y llorando a un tiempo porque ya  fui  capaz  de  vislumbrar  que  su  autora  me  iba  a  conducir  por  una  historia  donde  iba  a  ser  consciente que una familia es lo que se hace y no  donde se nace.  La  imagen  de  esos  cuatro  ladronzuelos,  viajando  hasta  asentarse,  recurriendo  a  cualquier  tipo  de  trabajo para que a la niña no le faltase de nada es  lo que me conmovió. La manera en la que cierran  filas en torno a ella para que no la dañe ni el aire  es  sencilla  y  llanamente  una  parte  emocionante  de esta increíble novela.  Además  había  que  tener  en  cuenta  que  esos  cuatro niños, entre los que se encuentra un chico  de  color,  es  la  familia  más  atípica  que  se  puede  encontrar en cualquier lado del país. Pero aun así  logran  salir  adelante,  labrarse  sus  caminos,  convertirse  en  hombres  de  bien  y,  lo  más  importante de todo, ver crecer a la chica rodeada  de afecto y un amor infinito.  Es por ello que cuando me tropecé por casualidad  con  la  película  «Rose  Hill»  casi  me  planto  en  Estados Unidos y aniquilo a sus responsables. 

103 RománTica'S


¿Cómo  diantres  se  pueden  cometer  seme‐ jantes desatinos?   La  película  es  la  peor  adaptación que he visto  en mi vida. Se cargan la  esencia  del  libro,  rom‐ pen  el  encanto  de  la  vi‐ da  en  familia  que  lleva‐ ban entre ellos. No apa‐ recen  ni  la  mitad  de  los  hechos  relevantes  de  la  novela  y,  para  colmo,  no  solo  se  «cargan»  el  personaje  de  Cole  Clayborne  (el  cual  tiene  su  propia  historia)  sino  que  a  Harrison,  el  hombre  que  se  enamora  de  Mary  Rose,  el  abogado  enviado  por  su  auténtica  familia  para  que  la  localice, resulta que no solo no aparece como tal  sino  que…  ¡le  transforman  en  su  hermano!  ¡Manda  huevos!  ¡Yo  no  la  recomendaría  ni  a  mi  peor  enemigo.  Es  mala  de  avaricia.  Un  desastre  total y absoluto.  Pero volvamos al libro. Centrémonos ahora en el  personaje  masculino  principal.  El  abogado,  Harrison, un hombre que en cuanto posa los ojos  en  ella  todo  lo  demás  desaparece.  Su  misión,  su  búsqueda.  Todo  da  igual.  Ella  es  lo  único  que  mueve  su  existencia  y  cuando  al  final  logra  tenerla  siente  que  todo  es  un  poco  como  un  espejismo. Que en cualquier momento como cual  gorrión echará a volar y desaparecerá.  El personaje de Mary Rose es encantador, de esas  protagonistas femeninas que tienen candor pero  a  la  vez  una fuerza  de  espíritu  inconmensurable.  El amor que siente hacia sus hermanos es infinito  y  aunque  ninguno  tiene  lazo  de  sangre  con  los  otros, se respetan, se adoran.   «Tiempo  de  rosas»  es  una  de  esas  novelas  que  perduran  en  el  recuerdo,  que  seguirán  dejando  un  exquisito  sabor  de  boca  en  todas  aquellas  personas  que  la  lean.  Las  maravillosas  escenas  que  su  autora  nos  ofreció  en  ella  se  vuelven  a  vivir  una  y  otra  vez  cada  vez  que  el  nombre  de  este  libro  sale  a  relucir  en  una  conversación. 

RománTica'S 104

Siempre acabas diciendo ¿te acuerdas de aquella  escena donde a Harrison casi se le salen los ojos  de  las  órbitas  cuando  se  da  cuenta  de  que  una  noche hablan en la mesa en francés o bendicen la  comida  como  cristianos  y  la  noche  siguiente  siguen  los  ritos  de  los  judíos?  ¡Sí!  ¿Y  del  juicio?  ¿Os acordáis de cómo Harrison defiende la causa  del mayor de los Clayborne cuando es acusado de  aquello de lo que le incriminaron?  Como ya he dicho, una historia llena de matices,  un libro cargado de amor, de aventura, de pasión  por  la  vida,  de  amistad,  de  tantos  sentimientos  nobles  que  cuando  acabas  la  novela  te  quedas  pensando… ¡Qué lástima que se ha acabado!   La gran lástima de todo esto es que la generación  de  ahora  tiene  serias  dificultades  para  encontrar  esta  novela  en  el  mercado  pues  hace  un  tiempo  que se encuentra descatalogada. ¡Una pena!  Pero  si  aquellas  que  no  la  habéis  leído  algún  día  podéis  tenerla  entre  las  manos  gracias  a  que  tu  madre,  o  tu  prima,  posee  un  ejemplar,  no  lo  dudéis ni un segundo, haceos de tiempo, sentaos  con el libro en vuestras manos y comida a mano  porque no os querréis levantar del sillón aunque  el estómago os ruja de hambre.  Artículo: Loli Díaz   


La Película: Lady Halcón    

TÍTULO ORIGINAL Lady Hawke AÑO 1984 DURACIÓN 124 min. PAÍS EE. UU. DIRECTOR Richard Donner GUIÓN Tom Mankievicz, Michael Thomas y Edward Khmara MÚSICA Andrew Powell FOTOGRAFÍA Vittorio Storaro REPARTO Michelle Pfeiffer, Mathew Broderick, Rutger Hauer, Leo McKern, John Wood, Alfred Molina PRODUCTORA 20th Century Fox y Warner Bros. GÉNERO Fantasía Romántica

Una maldición les mantiene alejados de la persona a la que más aman… Este  bimestre  he  recuperado  para  este  artículo  de  mi  videoteca  particular  esta  película  que,  cuando  la  vi  por  primera  vez  me  resultó  una  historia  entrañable,  mágica  y  misteriosa  y  que  ahora,  pasado  los  años,  he  descubierto  que  quizás  sirvió  de  inspiración  a  muchas  de  las  autoras  que  hoy  día  publican  libros  que  se  conocen  como  Romántica  Paranormal  o  de  Romántica Fantástica.  La  película  en  sí  no  es  que  sea  una  obra  magnífica, no es que esté considerada como una  de esas películas que hayan obtenido premios y/o  reconocimientos por parte de los críticos. Pero es  una  de  esas  películas  que  invitan  a  soñar  y  a  pensar en un «Y si…»  Y  si…  ¿en  la  Edad  Media  es  cierto  que  existían  este  tipo  de  hechizos?  Y  si…  ¿la  vida  pusiese  escollos en el camino como los que se encuentra  esta pareja?  Desde  luego  personajes  malvados,  históricos  o  no,  ha  habido  siempre.  Personas  retorcidas  capaces  de  hacer  lo  que  fuere  con  tal  de  salirse  con la suya, también. Y dentro, o amparado, por  la  Iglesia  Católica,  han  existido  también  curas  capaces  de  hacer  todo  lo  contrario  de  lo  que 

predicaban.  Por  eso,  y  si…  ¿dos  enamorados  hubiesen sido separados de manera tan cruel por  alguien en quien ambos confiaban?  «Lady  Halcón»  es  una  de  esas  películas  que,  sin  grandes  pretensiones,  nos  muestra  cómo  una  pareja de enamorados se enfrentan al destino de  estar  siempre  unidos  y,  a  la  vez,  siempre  separados.  De  día,  ella  es  un  halcón  y  de  noche…  él  es  un  lobo. El único momento en el que sus miradas se  encuentran  es  en  los  pequeños  instantes  en  el  que  el  sol  se  abre  en  el  horizonte  o  cae  en  la  noche. Es durante esos escasos segundos cuando  sus ojos quedan prendados en el otro pero sin la  posibilidad  de  tocarse,  de  rozar  su  piel  con  los  dedos.  La  agonía  que  siempre  está  presente  en  sus vidas de no poder amar libremente.  La  única  misión  que  tiene  nuestro  intrépido  guerrero  en  la  vida  es  acabar  con  la  maldición  que les tiene presos. Pero no sabe cómo.  Condenado a vagar por los caminos con su halcón  prendido  de  su  antebrazo  o  corriendo  de  noche  en  forma  de  lobo  con  el  único  cometido  de  proteger a su dama.  

105 RománTica'S


Y  entonces,  aparece  en  sus  vidas  un  pillastre  de  apodo  Ratón  que  va  a  revolucionar  su  apática  existencia.  La  música  de  la  película  me  parece  un  poco,  ¿cómo  diría?,  un  poco  anacrónica.  Muy  actual  para  ambientar  una  película  ambientada  en  el  medievo pero los exteriores son geniales.  Las  escenas  de  lucha  no  son  como  las  que  podríamos  ver  hoy,  no  están  cargadas  de  sangrientas  estocadas  ni  salpicones  de  sangre  pero  la  imagen  de  Navarre,  con  el  halcón  en  su  mano  y  las  palabras  que  le  ofrece  son  tan  entrañables…  El  personaje  que  interpreta  Broderick,  Ratón,  es  la  nota  humana  y  «humorística»  del  film.  Desde  el  principio  sabes  que  es  el  que  más  juego  va  a  dar en la película.  Los  primeros  planos  de  algunas  escenas,  como  por ejemplo, la escena en la que están a punto de  tocarse  y  ella  comienza  a  transformarse  en  el  ave… sobrecogen. Como también lo hace uno de  los últimos momentos de la proyección.  Como  comentaba  no  es  de  esas  películas  que  pasarán a la posteridad como una de las grandes  obras  del  celuloide  pero  sí  es  una  de  ésas  que  a  las  amantes  de  la  novela  romántica  nos  invita  a  soñar,  a  desear  que  se  cumpla  la  misión  de  Navarre para poder tener al fin entre sus brazos a  la mujer que ama en su forma humana.  Solo  tienen  una  oportunidad  para  lograrlo…  ¿lo  conseguirán?  La  historia  de  Navarre  e  Isabeau  es  «La angustia

de un segundo al amanecer y del anochecer. Siempre juntos… y eternamente separados. Mientras el sol se levante y se ponga, mientras haya día y noche mientras cada uno de los dos tenga vida…»   Artículo: Loli Díaz 

RománTica'S 106


La Psico-Comedia   Hoy dedicamos el diccionario a un género que ha  nacido  aquí,  en  España.  Se  trata  de  la  Psico‐ Comedia, su propia creadora nos va a contar qué  tipo de género es éste. 

Psico-Comedia:

Dícese del género que comprende 

varios géneros en uno, básicamente éstos son el  resultado  de  la  siguiente  suma:  novela  +  autoayuda + humor.   Exteriormente,  el  formato  es  de  comedia  romántica con todos los ingredientes propios del  chick‐lit  y  generalmente,  una  mayor  dosis  de  humor  de  lo  normal.  Interiormente,  ofrece  un  profundo estudio psicológico de los personajes y  del  tema  en  particular  que  trate  la  novela,  apoyado  por  el  argumento  y  los  diálogos  para  que  sirva  de  ejercicio  de  reflexión,  autoayuda  y  conclusiones o moraleja.  

Nace la PSICO-COMEDIA 1ª)  Eliminemos  el  formato  «manual»,  árido,  repetitivo  y  aburrido  y  sustituyámoslo  por  el  de  «novela romántica».  Nace la autoayuda novelada: el lector se sumerge  en el argumento, las peripecias de los personajes  y disfruta sin percatarse del trasfondo psicológico  y terapéutico de lo que lee.  2ª)  Plásmela  en  clave  de  comedia‐romántica  o  chick‐lit.  De  ese  modo,  incluso  los  que  no  capten  o  no  necesiten  el  mensaje  psicológico  de  la  obra,  se  llevarán consigo el innegable bienestar de la risa.  En  España.  Sin  antecedentes  en  la  literatura  europea. Completamente original y castizo.     Artículo: Regina Román y Loli Díaz

Profundicemos un poco más…   Siglo XXI.   ¿Nada  nuevo  bajo  el  sol?  ¿Falta  originalidad  en  nuestro  universo  literario?  ¿Todo  lo  que  se  publica es más de lo mismo?  ¿Y si se hubiese descubierto un género novedoso  tanto en España como en el resto de Europa con  el  más  amplio  espectro  de  ventas?  ¿Algo  que  guste  a  adolescentes,  jóvenes  y  ancianos,  a  hombres y mujeres, sin distinción?  ¿Es posible?  Cojamos  un  manual  de  autoayuda  (de  esos  que  tan bien venden) y démosle 2 vueltas de tuerca:   

107 RománTica'S


RománTica’S por la

SOLIDARIDAD Síndrome de Asperger Hoy he vuelto a tener otra «conversación» con el director del instituto al que va mi hijo. Ayer unos chavales que llevan todo el trimestre acosándolo le dijeron: «Jeray va a morir». Claro… el que conoce el tema sabe que Jeray lo entiende como algo literal y llegó a casa temblando de nervios. El director me dice que no le dé mayor importancia y que ha hablado con mi hijo, diciéndole: «Jeray, no puedes dejar que te afecten estas cosas. Tienes que cambiar y no ser tan sensible». ¡Acabáramos! Le he preguntado: ¿Le pedirías a un sordo que te escuchase? … Y nada. No lo quiere entender. Pero lo que más me molesta no es que tenga falta de información, sino el hecho de que no quiere informarse sobre el tema. Menos mal que no todo el mundo responderá igual.  

    El  síndrome  de  Asperger  es  un  trastorno  severo  del  desarrollo  que  conlleva  una  alteración  neurobiológica  en  el  procesamiento  de  la  información. Las personas afectadas tienen un aspecto normal y una  inteligencia habitualmente «superior» a la media. Pero presentan un  estilo cognitivo particular.  El  síndrome  de  Asperger  se  manifiesta  de  diferente  forma  en  cada  individuo, en mayor o menor grado, pero todos tienen en común las  grandes  dificultades  para  mantener  una  simple  relación  social,  especialmente con personas de su misma edad. Hablar o tocar a un  compañero  se  convierte  en  algo  impensable,  difícil,  que  puede  desencadenar  situaciones  de  nervios  en  el  paciente,  incluso  fuertes  ataques de ansiedad.    Otros síntomas son la falta de coherencia en el procesamiento de los  detalles (dificultando incluso la escritura, el dibujo, la costura etc.), la  interpretación  ¡¡literal!!  de  todo  lo  que  se  escucha  (no  descifran  la  ironía),  dificultades  en  las  funciones  motrices  y  de  coordinación  o  planificación, y la distorsión en la interpretación de los sentimientos  y emociones ajenos y propios.   Una serie de circunstancias que hacen   la vida muy difícil y diferente. 

Os pido, por favor, que deis a conocer este síndrome, porque la falta de información se convierte en falta de comprensión hacia ellos y por lo tanto   ayuda. no se les ¡Gracias!*  

  Ángela D’Andrea  

Fantástico y necesario artículo sobre una realidad que, aunque vive a nuestro alrededor y la tenemos frente a nosotros, no vemos ni entendemos. El síndrome de Asperger no tiene cura, pero sí tratamiento, y ese tratamiento empieza porque tú y yo, porque todos, sepamos que existe y que todos, empezando por ti y por mí, comprendamos y respetemos a los «Aspies». Nada les impide ser felices, solo nuestra incomprensión. Actitudes como las de estos padres son toda una lección de amor y de vida. ¡Enhorabuena! y gracias por habernos hecho el regalo de permitirnos conocer esta otra cara de la realidad. Mi abrazo más fuerte. Carlos Olaya, actor

RománTica'S 108


Ángela  no  es  tan  solo  una  madre  preocupada,  es  una  madre  informada y entregada que se siente impotente ante la indiferencia  de los demás por los problemas que atraviesa su hijo. Mi experiencia  con adolescentes me  dice que la razón la tiene totalmente Ángela:  cuando  los  chavales  ponen  nombre  al  síndrome  o  enfermedad  de  uno de sus compañeros, en su mente algo cambio y su lado solidario,  en  mayor  o  menor  medida,  aflora.  En  cambio…  si  no  tenemos  nombres  que  poner  a  un  extraño  e  incomprensible  comportamiento…  es  cuando  nace  la  marginación  y,  fácilmente,  incluso la crueldad contra  quien  tan solo es el «raro». Es psicología  básica.  Una  vez  más,  se  evidencia  cómo  la  desinformación  genera  sufrimiento.  La  detección  de  este  síntoma  debe  comenzar  por  el  departamento  psicopedagógico  de  cada  centro,  quien  debe  colaborar  con  padres,  tutor, compañeros de clase del niño y con el resto de profesores. La  simple  información  se  convierte  en  un  hecho  vital,  que  puede  ahorrar a estos niños y niñas incontable sufrimiento.  Pero  como  nadie  puede  contarlo,  por  mucho  que  lo  intentemos,  como  lo  hace  una  madre,  dejaré  que  sea  otra  de  ellas:  Ana  V.  Hernández, quien se acerque a vuestros corazones con esta carta de  su puño y letra, cuya difusión me ha pedido encarecidamente.  ¿Es o no es una carta de amor?  Más  que  emocionante.  Esta  carta  necesita  difusión  y  por  eso  la  hemos apoyado desde el equipo de RománTica’S.                 Podéis  entrar  en  contacto  con  la  asociación  ilicitana  Arpeger  y  conoceréis  a  Ana,  una  madre  que  está  haciendo  incluso  grandes  proyectos de cine con estos niños. Y muchas grandes personas más.  Página de Facebook  http://www.facebook.com/#!/groups/361857047165854/  Enlace a su tráiler del proyecto de cine   http://www.youtube.com/watch?v=VrdSDzbfHxc&feature=share  Os dejamos con el enlace a un corto dedicado a ellos, muestra de los  proyectos que están realizando estos niños y que debe llegar a todos  los  que  se  encuentren  desesperanzados  y  solos.  Esta  asociación  ha  comenzado  por  ayudar  a  realizar  el  sueño  de  su  vida  a  niños  y  chavales con dificultades para hablar: si todo sale bien, serán actores  y directores de cortos. Fomentar su autoestima y darles la esperanza  de un futuro es toda la motivación.  Un proyecto intachable, creativo, responsable y valiente. Una  iniciativa a imitar.  Artículo: Carolina Iñesta Quesada  

Hola, hijo mío: Verás, quiero dejar testimonio escrito de lo que siento. Sé que con tus nueve añitos, a día de hoy, no entenderás mis palabras pero estoy segura que algún día cuando seas un hombre sabrás entender mis sentimientos... aquí escritos... Lo primero: perdóname pues sé que no he sido la mejor mamá del mundo y a consecuencia de ello no supe entenderte hasta hace poco. Podría echar la culpa a la falta de información, quizás a mi falta de medios o, por qué no, a mi propia ignorancia intentando suplir con amor un evidente problema que nunca quise ver... ni mucho menos reconocer. Estuviste completamente solo todos estos años... Alex, te fallé, perdóname. Intentare tener más paciencia, aprenderé a entender tus mensajes, estamos juntos, ya nunca caminaras solo, aprenderé a valorar más lo que te gusta, porque gracias a Dios y a tu profesora Noelia Llopis que me puso en el camino del entendimiento y me explico lo que ella creía que te ocurría... No se equivocó, tienes síndrome de Asperger. Claro que antes, hijo mío, te llevé a médicos, incluso de pago, estaba desesperada, Alex, mi amor, no te entendía, perdóname. Ahora, cielo, vamos a dar pasos juntos. Sé que sufrirás acoso escolar, estaré a tu lado y con suerte encontraremos profesores como Noe. Realmente debería ser así, pero en cualquier caso estamos aquí. Hay gente a los que nos importáis. Formas parte de un colectivo asperger rodeado de neurotípicos. Tendrás que esforzarte en entenderlos pues ellos no te entenderán a ti, siempre te verán diferente. Si hijo eres diferente, pero también muy especial y si luchas y tienes confianza en ti mismo posiblemente desarrollaras alguna cualidad que será notoria, pero Alex, mi niño, siempre te querré, con todo mi corazón, seas un genio o un jardinero pues me consta el corazón que tienes y sé que te convertirás en un gran hombre... Te quiero, hijo mío.

109 RománTica'S


RomรกnTica'S 110


LA REINA DEL ROMANCE      Ella fue el gran amor de mi vida,     el primero, el más fuerte, pero   lamentablemente también el más triste         Esta  confesión  descarnada,  la  hizo  el  actor  Francés  Alain  Delon un miércoles 28 de octubre del año 2009. El actor se  mostró  arrepentido  de  no  haberse  casado  con  la  actriz  austríaca  Romy  Schneider,  con  quien  mantuvo  una  relación de casi 25 años, según confesó en una entrevista  con la revista alemana «Bunte»

 

  ¿QUIÉN FUE ESTA MUJER QUE ENAMORÓ AL GUAPÍSIMO GALÁN FRANCÉS?   Romy Schneider nació en  Viena, el 23 de septiembre de 1938.  Fue  una  actriz  alemana,  que  nació  durante  la  ocupación  de  la  Alemania  Nazi  en  Austria.  Poseía  también  la  ciudadanía  francesa.  Sus  padres  Wolf  Albach‐Retty  y  Magda  Schneider,  trabajaron  con  ella  en  algunas  películas.  Romy  realizó  una  interesante carrera artística y dos veces recibió el premio César  a  la  mejor  actriz.  Por  su  lugar  de  nacimiento  y  ascendencia  paterna,  también  podría  considerarse  austriaca,  sin  embargo,  nunca  solicitó  la  ciudadanía  austriaca  y  mantuvo  la  nacionalidad alemana de su madre, Magda Schneider. 

 

 

111 RománTica'S


Su  primera  película:  «Lilas  blancas»,  la  protagonizó  cuando  tenía  15  años,  al  rodaje  la  acompañaba  su  madre  y  cantó  el  tema  de  la  película.  Después  de  ese  primer  trabajo,  cambió  su  nombre  a  Romy  Schneider.  Era  una  actriz  puramente  romántica.  Y  las  siguientes  películas  la  hicieron  famosa  en toda Europa. 

CHRISTINE  

 

 

LOS JÓVENES AÑOS  DE UNA REINA 

LA PANADERA Y  EL EMPERADOR   

 

 

 

 

              TRILOGÍA DE LA VIENA IMPERIAL                 

       

RománTica'S 112

 


En  1958,  Romy  conoció  a  Alain  Delon en París. Con él compartió  cartel  en  Amoríos.  Viajaba  constantemente  a  la  hermosa  ciudad  del  Sena,  y  vivieron  un  apasionado  romance  que  duró  25 años.   Romy quería pasar el resto de su  vida con Delon, pero la madre le  pidió  fue  que  se  comprometiera  con él antes de dar ese paso. Así,  el  22  de  marzo  de  1959,  se  realizó  el  compromiso  en  su  residencia  frente  a  muchos  periodistas. La felicidad de Romy  era completa. 

Solía decir…    

Siempre me lo juego todo, llevo las cosas hasta las últimas consecuencias. Me entrego y amo con todo mi corazón.  

 

113 RománTica'S


Contó a la prensa cómo fue el primer  encuentro  con  Alain  Delon  en  el  aeropuerto  de  Orly.  Allí  la  esperaba  el  joven  casi  desconocido  que  sería  compañero  en  el  film  Christine.  El  actor  estaba  al  pie  de  la  escalera.  Ella  miró  con  gran  interés  al  joven  perfectamente  vestido,  con  corbata,  bien  peinado, atractivo, serio y con un ramo de rosas  rojas.  Ella  todavía  no  hablaba  francés  y  él  tampoco inglés... Pero un sentimiento los unía: se  sentían  atraídos  mutuamente.  El  amor  florecía  para  ellos,  pero  tiempo  después,  mientras  paseaba  en  la  finca  con  Delon  recibió  un  telegrama  de  Orson  Welles  que  le  cambiaría  el  destino.  Orson  le  propuso  filmar  El Proceso.  Romy  aceptó  encantada,  y  sin  pensarlo  dos  veces  se  embarcó  con  rumbo  a  los  Estados  Unidos  para  encontrarse  con  el  actor  que  tanto  admiraba.  Hollywood  la  esperó  para  filmar  otras  películas  como  Los Vencedores,  El cardenal  y  Préstame tu marido,  con  Jack  Lemmon.  Después  de  rodar  innumerables  películas,  regresó  a  París,  pero  Delon  no  la  estaba  esperando  en  su  mansión.  Sólo  le  dejó  un  ramo  de  rosas  y  una  carta  de  despedida. Ésta noticia hizo cambiar a Romy por  completo.  A partir del  año 1960, comenzó a trabajar en un  cine más maduro y bajo las órdenes de directores  como  Woody  Allen,  Orson  Welles  y  Luchino  Visconti.  Pero  una  carrera  tan  prometedora,  y  una vida de desamor, convergió en un cataclismo  emocional para ella cuando el 5 de julio de 1981  su hijo mayor, David, muere de forma trágica a la  edad  de  14  años:  se  encontraba  trepando  las  rejas  de  su  casa  cuando  resbaló,  y  quedó  atravesado  por  una  de  ellas  que  le  perforó  los  intestinos. La actriz nunca se recuperó de aquello. 

RománTica'S 114

  Romy  Schneider,  desolada  y  solitaria,  intentó  ahogar su inmensa pena en el alcohol. Y el 29 de  Mayo  de  1982  a  los  43  años,  la  encontraron  muerta en su apartamento de París. Como no se  le  practicó  la  autopsia,  nunca  se  supo  si  murió  producto  de  una  crisis  cardiaca,  o  de  un  suicidio  premeditado. Está enterrada junto a su hijo David  en  el  cementerio  de  Boissy‐sans‐Avoir,  a  50  km  de París.   Yo,  que  adoro  el  género  romántico,  y  que  crecí  soñando  con  sus  maravillosos  vestidos,  Romy  Schneider, siempre será SISSI…  la emperatriz de  Austria,  y  la  gran  precursora  de  las  películas  románticas.  Artículo: Aravalle Palacios 


115 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 116


117 RomรกnTica'S


Se dice que  Boabdil, al abandonar La Alhambra, se detuvo en un lugar,  hoy conocido como «El Suspiro del Moro», y mirando hacia su ciudadela  se  echó  a  llorar  delante  de  su  madre.  Ésta,  dolida  por  la  pérdida  acontecida, le dijo… 

  Pobre  Boabdil...  El  Rey  Chico,  como  así  es  conocido  entre  los  cristianos‐  no  puede  ser  más  desdichado. Durante el amanecer del 2 de enero  de  1492  entregó  las  llaves  de  La  Alhambra,  el  último reducto musulmán en la Península, a Don  Gutiérrez  de  Cárdenas.  No  quiere  recordar  el  suspiro  triste  de  su  alma  desde  aquel  puerto  de  montaña,  ni  las  palabras  de  su  despechada  madre,  Aixa,  ante  el  llanto  de  sus  ojos  claros  al  ver desde allí, ondeando alegremente, el pendón  de  Castilla  en  lo  alto  de  la  Torre  de  la  Vela.  Su  fortaleza  roja,  su  paraíso  terrenal…  ¡perdido!  Seguro que, en el futuro, los cristianos apodarán  aquel  lugar  como  el  camino  donde  suspiró  el  moro o, mejor aún, El Suspiro del Moro.  Boabdil  recuerda  de  aquel  día  el  sonido  de  campana proveniente de lo alto de la Torre de la  Vela.  Para  los  árabes,  aquella  campana  siempre  ha  sido  anunciadora  de  desastres.  El  Rey  Chico  sabe  que  él  representa  el  final  de  una  época,  pues probablemente será el último rey nazarí de  Granada.  Pero  ahora  su  dolor  es  aún  mayor,  apenas importa lo acontecido meses antes, pues  acaba de perder a lo único que quería tanto como  a la propia Granada: a su esposa Morayma.  Sus  sirvientes,  como  marca  la  costumbre  musulmana,  lavan  su  cuerpo  y  lo  perfuman  con  almizcle,  alcanfor  y  otras  sustancias  aromáticas.  De inmediato, lo envuelven en un sudario blanco, 

RománTica'S 118

sin coser ni en la cabeza ni en los pies. Tras el rito,  es  colocado  sobre  unas  parihuelas,  cubierto  con  su hhaik (su vestido). Un grupo de cuatro o cinco  hombres,  los  de  mayor  confianza  del  Sultán,  portan  el  cadáver  de  Morayma  junto  a  un  numeroso  grupo  de  personas,  los  últimos  fieles  de  Boabdil,  hacia  la  puerta  de  la  mezquita,  a  la  hora  de  la  oración  del  mediodía.  Acabada  la  oración,  el  cortejo  vuelve  a  ponerse  en  marcha,  ahora hacia el cementerio. El cuerpo de Morayma  es  colocado  en  una  fosa  estrecha  mirando  hacia  La  Meca.  La  Sultana  acaba  de  ser  enterrada  en  Mondújar, como ella quería. A su lado descansan  los  ascendientes  de  su  esposo,  pues  antes  de  partir,  el  Rey  Chico  dio  orden  de  levantar  el  Cementerio Real de la Alhambra ‐ conocido como  La Rauda‐ para que los restos de sus antepasados  no quedaran en tierra cristiana.  Boabdil se queda solo, mirando a lo lejos, hacia la  puesta  de  sol  que  se  muestra  en  el  cielo  del  horizonte.  Los  recuerdos  invaden  sus  pensamientos  y  le  llevan  hacia  lo  alto  de  La  Sabika,  en  la  Alhambra.  Allí,  la  vuelve  a  ver,  vistiendo  saya  y  un  chal  de  paño  negro,  y  una  toca  blanca  que  le  oculta  el  rostro  casi  por  completo.  Una  lástima,  pues  sus  facciones  son  bellas y seductoras. Pero no importa, es el día de  su  boda,  que  se  celebra  con  pompa  y  alegría.  Quizás el único momento de respiro y felicidad en  toda su vida. 


Los  dos  enamorados  pasean  por  los  jardines  del  Generalife,  su  residencia  de  verano.  A  pesar  de  los  abrazos  y  felicitaciones  de  los  invitados,  tienen  tiempo  para  escuchar  el  sonido  del  agua  deslizándose  por  los  canales  de  los  muros  de  la  Escalera  del  Agua.  Ambos  sienten  verdadera  admiración por el poder purificador del agua. En  el  Patio  de  la  Sultana,  un  ciprés  rompe  la  tranquilidad  del  momento,  pues  habla  sin  palabras  de  la  infidelidad  de  Morayma  con  un  joven de la familia de los Abencerrajes a los que  Boabdil mandó ejecutar. Pero no es el momento  de pensar en ello. Boabdil no quiere perderla; no  al  menos  dentro  de  sus  pensamientos.  Sentado  en el suelo y apoyado con el brazo en el alféizar  de una de las ventanas bajas que hay en el Patio  de la Acequia, contempla los opulentos contornos  de  Morayma  con  admiración  y  deseo.  Ella  se  da  cuenta  y  se  sonroja.  Al  menos,  le  ha  conseguido  robar  una  sonrisa  al  arrogante,  aunque  valeroso  Rey Chico.  Caminan  bajo  el  calor  y  la  larga  sombra  de  decenas  de  cipreses  ante  la  bendición  de  los  allí  presentes.  Los  árboles,  pronto,  les  dejan  ver  las  torres donde los soldados custodian la ciudadela.  Los  jardines,  ricos  en  vegetación,  les  regalan  y  engalanan con sus mejores perfumes. Allí, ante la  mirada  risueña  de  los  presentes,  juegan  como  niños  entre  las  ramas  primaverales  vestidas  de  verde.  Boabdil,  que  no  es  muy  ducho  en  jardinería, arranca una rosa roja de la tierra y se  la  ofrece  a  la  nueva  Sultana  de  Granada.  El  Palacio  de  Yusuf  III  (decimosexto  soberano  de  la  dinastía  nazarí)  y  el  Partal,  con  su  alberca,  su  oratorio  y  sus  jardines  escalonados  y  colgantes,  se  levantan  majestuosos  en  una  explanada  de  ensueño  y  lugar  para  el  disfrute,  y  son  testigos  silenciosos  del  amor  entre  ambos.  Si  las  piedras  pudieran hablar alguna vez… 

La Alhambra fue uno de los monumentos finalistas elegidos para la votación de las Siete Maravillas del Mundo Moderno celebrado el 7 de julio del año 2007 en

119 RománTica'S


Boabdil llora. Llora sobre la tumba de su amada al recordar los días  felices.  Seguramente,  serán  sus  últimas  lágrimas;  ya  no  se  puede  perder más. Apoyando sus pies huérfanos sobre las verdes tierras del  Valle  de  Lecrín,  el  Rey  Chico  devuelve  sus  pensamientos  hacia  la  fortaleza  roja  –se  conoce  así  a  La  Alhambra  porque  cuando  se  construyó  en  el  siglo  XIII  se  trabajaba  de  noche,  y  vista  en  la  oscuridad, desde lejos, y debido a la luz de las antorchas, se veía de  un color rojizo‐. El Sultán acaba de finalizar una audiencia con varios  de sus súbditos en el patio del Cuarto Dorado. Cualquiera que recibe  audiencia en aquel lugar se queda asombrado ante tanta belleza: sus  arcos de herradura, las filigranas en las paredes, celosías en la parte  alta,  la  luz  del  Sol  entrando  por  un  techo  abierto.  Boabdil  tiene  a  continuación  una  reunión  del  Consejo  de  Ministros  en  la  sala  adjunta, la del Mexuar. Los administradores y secretarios se sientan  a  su  lado  para  anotar  todo  lo  que  allí  se  decida.  Por  supuesto,  también  se  encuentra  Aixa,  su  madre,  escondida  en  la  planta  superior,  viendo  y  escuchando  sin  ser  vista  ni  escuchada.  Despechada y resentida, nunca pudo superar que su marido, Muley  Hacen,  prefiriera  el  amor  de  una  cristiana  a  la  que,  incluso,  llegó  a  construir un palacio a los pies de La Alhambra, en pleno Albaicín (el  Palacio de Dalahorra). Instigó en su día a su hijo para que le quitara  el  trono  a  su  propio  padre,  apoyado  curiosamente  por  los  Abencerrajes.  Ahora,  Boabdil,  está  tomando  otra  decisión  importante: ir a la guerra contra su tío, el Zagal. Termina el Consejo,  y el hombre‐chico entra en el oratorio del Mexuar para pedir ayuda a  Dios.  Como  está  escrito  en  cada  una  de  las  salas  de  La  Alhambra  «Sólo  Dios  es  vencedor»,  y  a  él  se  encomienda  para  tal  propósito. 

RománTica'S 120

En el antiguo barrio del Albaicín se sitúa el mirador de  San  Nicolás,  desde  el  cual,  como  bien  dijo  el  expresidente  de  EEUU,  Bill  Clinton,  se  puede  ver  la  puesta de Sol más bella del mundo. 

 

Sólo DIOS es VENCEDOR


Es  muy  temprano.  El  Sol  aún  no  se  ha  mostrado  en todo su esplendor. Boabdil llega al Patio de los  Arrayanes.  Aquella  alberca  es  su  preferida.  Sabe  que  no  hay  otra  igual  en  todo  el  Palacio.  Seguramente,  en  un  futuro,  algún  cristiano  edificará allí mismo su casa, pues no existe en el  mundo  más  belleza  que  la  que  allí  dentro  se  encuentra. A su alrededor se sitúan las diferentes  estancias  del  servicio  y  de  las  personas  más  cercanas  al  Rey  Chico,  además  de  la  Torre  de  Comares  o  Salón  de  los  Embajadores,  donde  se  encuentra  la  alcoba  del  propio  Boabdil.  En  otra  época, a los dos lados de dicho estanque estaban  las habitaciones de las cuatro mujeres del Sultán.  Entra  al  Salón  de  los  Embajadores  a  través  de  la  Sala  de  la  Barca.  A  veces  celebra  allí  audiencias  privadas.  Es  un  lugar  con  un  contenido  poético  muy  rico:  alabanzas  a  Dios  y  al  emir,  y  también  algunos  fragmentos  del  Corán.  Cada  centímetro  de la pared contiene algún elemento decorativo.  El  techo  es  una  representación  del  Universo.  Realizado en madera de cedro con incrustaciones  de maderas de diferentes colores, forma estrellas  superpuestas que representan los siete cielos de 

la  cultura  musulmana.  En  sus  muros  se  abren  nueve  pequeñas  alcobas,  iguales  dos  a  dos,  excepto  la  central  frente  a  la  entrada,  más  ricamente decorada, pues está reservada para el  Sultán y su esposa. Boabdil entra sigilosamente y  observa  a  Morayma,  aún  dormida,  seguramente  soñando  con  sus  hijos,  retenidos  por  los  Reyes  Católicos  desde  hace  algún  tiempo.  Se  acerca  a  ella y la despierta con un beso. La invita a dar un  paseo por el patio de atrás, el de los Leones. Allí,  entre  la  frondosidad  y  riqueza  decorativa  de  arcadas  y  columnas  y  el  arrullo  de  la  fuente  que  sostienen los doce leones, Boabdil le da la noticia  de su marcha al campo de batalla. Las lágrimas de  la Sultana se deslizan por su rostro al mismo paso  que transcurre el agua por los cuatro canales del  Patio, símbolo de los cuatro ríos de la vida. A sus  lados,  se  muestran  expectantes  las  cuatro  salas  adonde llega el agua celestial de la fuente: la  de  las  Dos  Hermanas,  la  de  los  Reyes,  la  de  los  Mocárabes  y  la  de  los  Abencerrajes.  En  esta  última, en la taza de donde brotan sus aguas, aún  queda  el  rastro  de  la  sangre  de  la  familia  asesinada por Boabdil. 

En un extremo del Patio de los Arrayanes el Emperador Carlos V mandó construir un palacio en el año 1526 para establecer allí su residencia tras quedar profundamente impresionado con la belleza de La Alhambra. Hoy forma parte del conjunto monumental y desde 1958 es sede del Museo de Bellas Artes de Granada. 121 RománTica'S


El  Sultán  recoge  a  su  ejército,  que  espera  impaciente  en  la  Alcazaba,  la  zona  militar.  Morayma  lo  observa  todo  desde  la  Torre  de  la  Vela, la torre más alta de La Alhambra, tras la del  Homenaje, justo al lado, y desde la cual se puede  observar Sierra Nevada. Desde allí se despide de  su  esposo,  anegada  en  lágrimas.  No  aparta  la  vista  de  aquel  ejército  hasta  que  los  torbellinos  de polvo desaparecen en el horizonte de la vega.  Boabdil  se  despide  de  ella  desde  la  lejanía,  no  sabe  si  la  volverá  a  ver.  El  agitado  tañido  de  la  campana impregna de tristeza ambos corazones.   Boabdil  ya  está  preparado  para  abandonar  las  Alpujarras  y  marchar  rumbo  a  Fez.  Sabe  que  allí  dejará  las  dos  cosas  que  más  ha  querido  en  su  vida,  pero  ahora  también  es  sabedor  de  que  en  sus  pensamientos  quedarán  perennes  los  recuerdos  de  su  querida  Alhambra  y  su  amada  Morayma, a la espera de que algún día sus almas  se fundan para siempre.  Artículo: Alfredo Gómez 

RománTica'S 122

Hay numerosos hoteles en Granada debido al amplio turismo que alberga la ciudad. Para los que quieran dormir en una Casa-Museo del siglo XVII a los pies de La Alhambra no duden en ir al HotelPalacio Mariana Pineda. Para los más modernos y prácticos: el Hotel Monjas del Carmen, que tiene parking propio, muy útil a la hora de aparcar en Granada, pues la mayoría de calles del casco antiguo son peatonales o para residentes. Cerca de aquí se encuentra la Cuesta de Gomérez, que da acceso a La Alhambra, y la Calle Elvira, una de las calles más nombradas a la hora del tapeo, muy típico en Granada.


123 RomรกnTica'S


Este  bimestre  os  ofrecemos  la  cuarta  entrega  de  esta  segunda etapa de la sección de Horóscopos. Después de  haber  repasado  el  zodiaco  occidental  y  las  compatibilidades  de  los  distintos  signos,  en  este  nuevo  ciclo  nos  ocuparemos  de  daros  a  conocer  en  cada  número  un  signo  del  Zodíaco Azteca. En el anterior número, dibujamos el perfil del signo  Perro.  En  esta  entrega  profundizaremos  en  las  características  y  peculiaridades  de  Caimán,  cuarto  signo  de  este  horóscopo,  asociándolo  además  con  los  protagonistas  de  una  novela  que  aprovecharemos  para  recomendaros.  Esperamos  que  os  resulte  interesante. 

   

El signo Caimán  El  Caimán  es  un  signo  benéfico  que  aporta  seguridad  y  fiereza  de  espíritu.  Es  símbolo  de  abundancia  y  prosperidad,  y  ofrece  una  fortaleza de ánimo a todos sus nativos que les  ayudará  a  combatir  todos  los  obstáculos  en  caso de necesidad. 

  Hombre Caimán… THAYER SAITURN  «La bella de la bestia»  Hannah Howell  Gytha  es  una  joven  de  belleza  espectacular cuyo destino es ca‐ sarse  con  el  heredero  del  seño‐ río de Saiturn, pero la víspera de  su  boda  le  anuncian  la  muerte  de  su  prometido,  un  hombre  a  quien apenas conocía. Ahora de‐ be casarse con el nuevo herede‐ ro,  Thayer  Saiturn,  un  caballo  curtido  en  mil  batallas  a  quien  apodan el Diablo Rojo.   Thayer  no  muestra  el  menor  interés en ese matrimonio, pues  las  heridas  de  tanto  batallar  le  han deformado el rostro y ya su‐ frió  un  desengaño  amoroso,  pe‐ ro ni siquiera el Diablo Rojo pue‐ de  romper  el  contrato  matrimo‐ nial  firmado  por  su  padre  adop‐ tivo  hace  años,  y  pronto  se  en‐ cuentra  casado  con  una  mujer  cuya  belleza  exquisita  y  dulce  inocencia  le  dejan  intrigado,  pero  ¿será  capaz  su  nueva  es‐ posa  de  ir  más  allá  de  las  cica‐ trices  para  encontrar  la  pasión  oculta  y  el  amor  imperecedero  que se ocultan en el interior del  caballero? 

Los  nacidos  bajo  su  influencia  son  grandes  trabajadores,  personas  muy  eficaces  a  las  que  les  gusta  sobresalir  en  todo  lo  que  desempeñan, consiguiendo gran éxito en todas sus empresas, gracias  a su dedicación y sacrificio. Su  capacidad intelectual les avala  como  líderes,  pues  son  a  menudo  fuente  de  conocimientos  y  reserva  de  una gran sabiduría.  El carácter de Caimán  Los  Caimán  se  caracterizan  por  una  apariencia  hermética,  prácticamente  impenetrables,  todo  debido  a  su  timidez  y  la  resistencia  a  exteriorizar  sus  emociones.  No  obstante,  son  personas  fácilmente  admiradas  y  cuyas  cualidades  son  apreciadas.  Son  muy  inteligentes, amantes de la razón y de la lógica, personas ordenadas y  calculadoras, podríamos decir, a las que les gusta que todo en su vida  siga un orden específico.  Es  difícil  descubrir  sus  puntos  débiles  y  aquellas  cuestiones  que  ocasionan su preocupación, debido a su semblante impertérrito. Oh,  no son personas tristes, puedes ser personas muy risueñas y con las  cuales  puedes  pasar  un  buen  rato,  pero  no  es  fácil  que  se  abran  y  cuenten  sus  problemas  de  forma  fluida.  Sólo  con  aquellos  que  despierten su confianza hablarán.  Más  pesimistas  que  optimistas,  utilizan  esta  actitud  como  escudo  para esconder su miedo a concebir esperanza y que éstas luego no se  hagan realidad causándoles decepción. Por esto mismo trabajan con  ahínco,  son  voluntariosos,  no  les  gusta  dejar  las  cosas  al  azar.  Su  ambición y deseo de progresar les lleva a querer escalar a lo más alto  del escalafón, pero sin subir todos los peldaños de golpe, sino paso a  paso, asegurando cada posición de forma férrea y sólida.  La  convivencia  con  este  signo  no  es  tarea  fácil�� pues  hace  falta  un  entendimiento especial para saber ir más de su máscara de reflexión   y  ahondar  bajo  esa  fachada  de  autoconfianza.  Sus  allegados  obtendrán  lo  mejor  de  ellos  cuando  necesiten  su  ayuda,  pues  en  cada proyecto se implican con el corazón y el alma. En cuanto a las 


relaciones  personales  es  otro  cantar,  prefieren  dar  la  apariencia  de  bohemios antes que nadie sepa lo que esconden en su interior.  Caimán y el amor  Si deseas involucrarte con algún Caimán debo advertirte que no son  muy expresivos en el amor. Son personas silenciosas, y su afectividad  es sumamente  controlada. No exteriorizan sus afectos con el  fervor  que  de  ellos  se  requiere,  lo  que  se  convierte  en  un  hándicap  a  superar  en  sus  relaciones.  Pues  además  debes  saber  que  son  sumamente  orgullosos  y  que  herir  su  ego,  sería  una  de  las  peores  cosas que podrías hacer.  Aunque  no  lo  parezca  son  sumamente  susceptibles,  por  ello  huyen  de  los  enfrentamientos.  Practican  la  diplomacia  de  forma  convincente,  pues  la  grosería  les  horroriza.  Siempre  midiendo  sus  actos  y  sus  palabras,  pueden  llegar  a  exasperar  a  su  pareja  en  una  discusión.  Si  buscas  una  persona  calmada  y  racional,  encontrarás  estas  cualidades  en  un  Caimán.  Si  prefieres  un  compañero  que  enardezca tu pasión, dirige tu mirada hacia otro objetivo. 

 

Una  vida  apacible  y  tranquila  es  la  meta  final  de  estos  nativos.  La  sexualidad  no  es  una  de  sus  principales  preocupaciones,  prefieren  centrarse en otros aspectos de su vida sentimental, considerando las  relaciones  íntimas  como  un  aspecto  más  de  la  vida  en  pareja.  Un  elemento más del que disfrutar, sin que ello destruya o desnivele el  equilibrio  de  la  relación.  Para  Caimán  es  fundamental  conservar  la  estabilidad en la vida diaria. 

Mujer Caimán…  Gracie Snow,   «Heaven Texas»  Susan E. Phillips    Gracie  Snow  debe  conseguir    que  el  legendario  futbolista  de  los    Chicago  Stars,  Bobby  Tom  Denton,  regrese  a  su  hogar  en    Heaven,  Texas,  para  rodar  allí  su primera película.   

Amante de los detalles, ya que cree estos son la base de una relación  estable y duradera, a ello dedica sus esfuerzos, a hacer disfrutar a su  pareja  y,  por  tanto,  asegurar  su  felicidad.  No  obstante,  son  conscientes de sus carencias a la hora de manifestar cariño, por ello  intentan compensar a su pareja de otras formas. Aunque lo cierto es  que  solamente  les  hace  falta  confianza,  confianza  en  sí  mismos,  en  ser  lo  que  su  compañero  necesita,  y  en  que  la  lealtad  de  este  es  inquebrantable.  Entonces  se  abandonaran  al  fuego  de  la  pasión,  iluminando la vida de su pareja. 

Pero domar a un tejano egoísta    que  conduce  un  T‐Bird  del  57    puede  ser  demasiado  para  una  cándida  chica  de  Ohio.  A pesar    de su letal encanto, Bobby Tom  se  resiste  a  convertirse  en  una  estrella  de  cine  y  se  niega  a  colaborar  con  una  virgencita  mandona  a  la  que  no  puede  mantener alejada de su vida. 

¿Quieres saber si eres Perro? 

De ahí que el playboy futbolista  decida  evitarla  a  toda  costa.  Nada es más peligroso que una  gata  salvaje  con  el  corazón  de  un  ángel  y  un  pueblo  dema‐ siado  pequeño  para  que  un  hombre  malcriado  pueda  es‐ conderse.  Pero  todo  se  des‐ vanece  en  el  aire  cuando  dos  personas descubren el amor, la  risa y la pasión. 

4, 16 y 28 de enero  14 y 26 de febrero  10 y 20 de marzo  3, 15 y 27 de abril  9 y 21 de mayo  2, 14 y 26 de junio 

8, 20 y 31 de julio  1, 13 y 25 de agosto  6, 18 y 30 de septiembre  12 y 24 de octubre  5, 17 y 29 de noviembre  11 y 23 de diciembre  Artículo: Ana Sarria  Fuente: Astrología Azteca, Hipólito Moctezuma 

     


En RománTica’S damos la bienvenida a  la Primavera…  Un  año  más  el  inicio  del  buen  tiempo  viene de la mano del mes de marzo, de  las  vacaciones  de  Semana  Santa  y,  como  es  habitual  por  parte  d  las  editoriales  románticas,  buenas  y  encantadoras  novedades  que  harán  las delicias de todos los paladares. 

Si deseas que publiquemos tu relato,  envíanoslo a nuestra dirección de correo:  romanticasmagazzine@gmail.com  De entre los relatos recibidos se  seleccionarán los que serán publicados en  nuestras páginas. No se os olvide  consignar en el asunto del mail la palabra    RELATOS   

  El texto no podrá superar las 3000  palabras.     

Todos los relatos deberán llevar el    nombre de el/la autor/a y acompañar el    escrito con una pequeña nota en la que    se haga constar que el texto es de tu  propiedad. 

Desde  RománTica’S  nos  queremos  sumar  a  la  estación    «PRIMAVERAL»  con  un  nuevo  número  de  nuestra  revista.   Gracias  a  tod@s  por  seguir  leyendo  nuestra publicación bimensual.  Saludos cordiales, Equipo RománTica’S  

 

 

      

 

Contacta  con  RománTica’s  para  hacernos  llegar  tu  opinión,  comentarios  y  sugerencias  tanto  sobre la revista como cualquier otro  tema  relacionado  con  la  novela  romántica.  Escríbenos a este e‐mail:  romanticasmagazzine@gmail.com     



RománTica'S - 017