Page 32

guno de sus municipios. Se pensaría que esta preocupante situación de cobertura y calidad del consumo de agua en la población son deficiencias administrativas por parte del estado, sin embargo, si se hace un ejercicio menos descriptivo y más analítico nos atreveríamos a decir que esta situación es premeditada y de caracter necesario para asegurar un mercado a ciertos sectores específicos. En este sentido, grandes inversionistas y compañías atraídas por las ganancias que genera el mercado del agua(*Las multinacionales que mayor participación tienen en el mercado son: Suez Lyonnaise des eaux (Francia), Veolia Water (Francia), RWE (Alemania), ACEA (Alcaldía de Roma), Bechtel (USA) pero también Danone, Nestlé, Coca Cola y Pepsi Cola, entre otras.*) con ayuda de sus influencias dentro del aparato burocratico que administra el pais influyen en las políticas de muchos gobiernos con el fin de promover privatización del servicio hídrico y del mismo recurso. Para ello se han valido de la exportación de grandes volúmenes de agua embotellada, o en una segunda instancia,el acaparar los servicios que con el agua se desarrollan. Colombia, uno de los países más ricos en recursos hídricos del mundo y con un gobierno reformista en pro a la privatización se hace atractiva para los empresarios privados y las grandes multinacionales. Actualmente existen 724 registros vigentes de empresas fabricantes de agua embotellada en el INVIMA. Las ciudades que más empresas de este tipo tiene son: Bogotá con 100 empresas registradas, 30 en Villavicencio, 18 en Cartagena, 14 en Cali, Montería y Neiva, 13 en Barranquilla, 12 en Medellín y Santa Marta y 10 en Cúcuta, Ibagué, Maicao, Yopal y Riohacha. El 0,4% de familias colombianas consume agua embotellada, es decir unas 53 mil familias. A pesar de que este porcentaje es bajo comparado con otros países como Italia, el primer consumidor del mundo donde el 85% de las familias consumen agua embotellada, es importante tomar en cuenta su alta tasa de crecimiento igual al 12% anual en promedio. Las regiones donde se consume más agua embotellada son San Andrés y Providencia (coincidencialmente donde existe menos cobertura del acueducto

cartilla  

cartilla dos