Page 27

allí donde se hace notoria la intervención de multinacionales petroleras en Colombia con el único objetivo de explotar petróleo a bajos costos; este fenómeno se ve incentivado por el estado Colombiano que crea hacia el año de 1974 los contratos de asociación, que permiten una mayor intervención de capital extranjero y así fomentar la presencia y por tanto explotación de este recurso en el país y sobre todo en el oriente Colombiano. Entre las empresas que se pueden mencionar Occidental, Shell, British Petroleum, Triton, Total, Chevron y Ecopetrol son las que tuvieron mayor éxito en los departamentos de Casanare y Arauca. En 1982 se firma el contrato de asociación Santiago de las Atalayas para explotar el piedemonte llanero, seguido del hallazgo de la occidental petroleum de Caño limón en Arauca, con estimaciones de 1,100 millones de barriles de petróleo. Este descubrimiento impulsa fuertemente la producción petrolera en las décadas siguientes, y el país vuelve a ser exportador. En 1989 y 1990 se realiza las perforaciones en los pozos de cusiana 1 y cusiana 2, lo que se denominó campo cusiana; luego de las exploraciones hechas en este campo se descubrió una estructura diferente que denominaron campo cupiagua, los dos están ubicados en el departamento de Casanare y han generado un gran cambio en la región, las empresas justifican su presencia con el pretexto del desarrollo, pues se habla de la responsabilidad social empresarial, la generación de empleo, las ganancias para la región, entre otros aspectos. Pero lo que no se menciona es el gran pasivo ambiental que no se logra subsanar, ni siquiera mínimamente con los proyectos de responsabilidad empresarial de los cuales tanto se hace alarde, en cuanto a los empleos, se observa que en gran medida son tercerizados y no cubren a la población de la región, además de generar un problema por estar asentados en tierras que podrían destinarse a producción agrícola y pecuaria, actividad que requiere todavía más mano de obra, incluso por generaciones, y contribuye a la seguridad y soberanía alimentaria en la región y por ende al bienestar de las comunidades. Estas deberían ser verdaderas políticas de seguridad y desarrollo del país y no la el aumento del producto interno bruto y el aumento del presupuesto

cartilla  
cartilla  

cartilla dos