Page 20

nombrar muchos, hay que tener en cuenta que existen muchos factores que hacen variar la proporción del daño ambiental, en términos generales la explotación minera requiere un traslado de material significativo, la OIT estima que anualmente se remueven 50.000 millones de toneladas en el mundo; para la extracción de oro se estiman 620 millones de toneladas anuales lo cual es alrededor de 9 veces lo requerido para la explotación del hierro. Esto tiene grandes repercusiones ya que significa la destrucción del suelo como sistema ecológico, lo cual altera también los ciclos biogeoquimicos al irrumpir la evolución natural de la constitución de depósitos poniendo en circulación diferentes elementos como mercurio, plomo, arsénico,

cadmio y muchos más que son susceptibles a llegar a la biocenosis donde se biomagnifican a lo largo de la cadena trófica. La actividad minera disminuye los cationes presentes en el suelo acidificándolo, además de la gran cantidad de desechos que se producen que en el caso de la minería superficial es 8 veces mayor que la subsuperficial. Hay un elevado consumo de agua, el promedio mundial es de 1 m3/ seg. en cada tonelada de roca para lixiviación en la explotación aurífera, con un uso de unos 25 kg de explosivos por tonelada de roca y 50 ppm de cianuro de sodio en cada m3 de agua, se generan desecaciones, disminución o eliminación de niveles freáticos y/o piezometricos según sea el caso; la explotación de calizas y materiales de construcción elevan los procesos erosivos y extreman la colmatación de cuerpos lenticos, todo esto altera la conductividad, el pH y la tem-

cartilla  
cartilla  

cartilla dos